Está en la página 1de 22

OBJETIVOS DE LA REHABL IT AC IÓ N P ROTÉS ICA EN EL DESDENT ADO TOTAL

Obtener retención o sel lado de la base protésica.

Recuperar estética.

Recuperar fonación

Recuperar masticación

Recuperar pl ano oclusal

Devol ver dimensión vertical oclusal.

Devol ver rel ación horizontal mandibular.

Obtener correcto enfilado dentario.

Lo grar estabilidad protésica y bal ance oclusal .

B IO T IP OLO GÍA

La

clasifi cación original de las características fí sicas y funcional es del

hombre fue hecha por Empédocles en el Siglo V A. C. El proclamó la doctrina que el universo estaba compuesto de 4 elementos: fue go, tie rra , agua y aire; y debido a que el hombre era un microorganismo, é ste estaba compuesto de los mismos el ementos, los cual es se manifestaban en la forma de secreciones corporal es, como la sangre, la fl ema y la bilis amarilla y negra. La s varias dol encias y diferencias en el hombre comenzaban a explicarse como un desbal ance en estas secreciones. Hipócrates cl asifica al hombre de acuerdo al predominio de un humor por ciertas combinaciones de caracterí sticas fí sicas y funcional es. Su clasificación era: san guíneo, por el dominio de la sangre; flemático, por el predomi nio de la flema; col érico, por el dominio de la bilis amarill a; y melancólico, predominio de la bilis negra. Al gunas de l as caracterí sticas eran: cuerpos de estatura al ta y baja; múscul os pesados y fuer tes o pequeños y débil es; marcha o movimiento l ento o rápido; rosto roji zo o pálido; buena o mala digestión. Hipócrates

ll amo a estas caracterí sticas corporal es “temperamentos”. La a sociación habitual de estos temperamentos, desde su inicio o determinadas caracterí sticas mental es, funcionales y fí sicas crearo n la “teoría de los temperamentos”.

Lo s romanos hicieron la segunda clasificación del hombre basados en las caracterí sticas facial es o craneal es, por ejemplo: cabeza grande, nariz grande, l abios gruesos y mejillas hinchadas. Esta cl asificación tenía co mo objetivo dar una pista sobre la personalidad del individuo que poseía tales caracterí sticas facial es. Esta s cl asificaciones son de interés solo cronol ógico, pero esto indica que las personas de aquel entonces como l as de ahora, observan caracterí sticas faciales importantes y l es atribuyen ciertos valores. En la sel ección dentaria, en el enfil ado y su caracterización, para hacerlo los menos subjetivo posibl e, ya que no todos contamos con un excel ente sentido artí stico o e stético, tenemos una valiosa herramienta que ll amamos Biotipologí a . Este término aparece por primera vez, utilizado por Nicola Pende entre los años 1921 a 1930. El biotipo clásico fue descrito por Ernesto Kretschmer, al emán, en la década del 30 y sirvió de base para su aplicación en la odontologí a. En la época d el 50 aparecen trabajos de Marxkos, Gerber, Horauf y Tanzer. En los años 70, el Prof. Dr. An drés Barros Pérez -Cotapos, realiza un trabajo de aplicación, en nuestro medio, de la T ipología de Kretschmer.

Biotipos de Kretschmer
Biotipos de Kretschmer

BIOTIPOLO GÍA E N LA ODON TOLOGÍA

La biotipología estudia l as formas facial es y é stas deter minan la forma y tamaño de los dientes artificiales, así como su disposición en el arco dentario, en relación a las bases óseas de los maxilares. Estudios antropol ógicos han demostrado que l as piezas dentarias anteriores, armonizan con la forma de la cara y con l as estructuras faciales. En el desarrollo del esqueleto crá neofacial, con el conjunto de los tejidos blandos, exi sten guí as de crecimiento muy compl ejas, pero aun así es posible reconocer ciertos patrones de desarrollo.

CLA SIF IC ACIO NE S BIOT IPO LÓ GICA S

Al e xi stir diverso s centros de crecimiento y o sificación en el cráneo y la cara, es posible que predomine un desarrollo mayor, en ciertos sent idos de la estruc tura ó sea. Este último daría origen a conformaciones esquel éti cas craneofacial es, q ue podrían clasificarse en distintos biotipos. A cada biotipo, cualquiera que sea la escuela que lo describa, le corresponde un aspecto facial determinado, una apariencia natural y auténtica, es decir, una armonía facial. Para cl asificar a nuestros pacient es existen caracterí sticas objetivas de l as personas, según l as cual es podemos elegir un modelo de dientes, en la etapa de enfilado dentario, que sea armónico con su rostro y personalidad.

SE GÚN EL T IPO PSICOLÓ GICO

El biotipo clásico fue anal izado y descrito por Kretschmer , psiquia tra al emán, en la década de los 30, despué s de haber estudiado y medido un gran número de individuos, el aboró una clasificación de los delincuentes tomando en cuenta su estructura morfol ógica y las relaciono con el t emperamento, construyendo 3 tipos básicos fundamental es: el Leptosómico o Asténico, el Atl ético o Epil ept oide y el Pí cnico o Ciclotímico; a los cual es sumo una cuarta categorí a representada por grupos mixtos y desproporcionados, ll amándolos Displ ásticos. E stos e studi os sirvieron de base a la concepción

particular de la clí nica

odontol ógica. A partir

de

la

década

de

los

50

numerosos autores se centran en el probl ema analizándolo a través de este

prisma. Horauf y Tanzer en Al emania, son los que motivan la rea lización de

una

cl asificación

de

los

tres

biotipos

clásicos,

rel acionando

el

perfil

psicol ógico

del

paciente

con

suconstitución

fí sica

y

sus

caracterí sticas

facial es.

CAR ACTER ÍSTICAS B IOTIP OLÓGIC AS DEL LEPTOSÓ MICO

Es el sujeto de aspecto débil, form as del gadas, apl anadas, de ro stro al argado, nariz del gada y puntiaguda, poca vellosidad corporal. En relación con su psiquis se observa una diversidad de carácter, pudiendo presentar una mentalidad abstracta , sentime ntalidad, especul ativo s, inclinados por el arte, de difí cil adaptación, introvertidos, de personalidad retraí da y seria, son individuos de energía serena y gr an tenacidad. Se asocia este tipo con el temperamento esquizotímico, caracterizado por oscilar entre la hipersensibilidad y la frialdad. En la cara predomina el largo sobre el ancho, presenta el tercio inferior converge nte hacia el mentón, dándole aspecto triangul ar. El rostro puede presentar tres apariencias: rectangul ar, triangul ar o cuadrado triangul ar.

particular de la clí nica odontol ógica. A partir de la década de los 50 numerosos

T ipo Leptosómico

La alineación natural de los dientes nos da la impresión que existiera una desarmonía entre el tamaño de ellos y de los maxilares. El normotipo clásico l eptosómico acusa falta de espacio. Es posible también o bservar anomalías de alineación y apiñamiento dentario. Lo s central es superiores se destacan como anchas paletas, y los l aterales pueden presentarse montados. Los caninos muestran aguzadas cúspides sin visos de atrición. Analizada la alineación en el pl ano horizontal se verá que esta tiene una orientación triangul ar, esto hace que muchas veces l as caras mesiales de los central es superiores aparezcan montados. Ha y tendencia a las caries proximales por la dificul tad en el cepillado. La altura de las cúspides tanto en caninos como posteriores es bastante evidente según l as caracterí sticas general es. Podríamos cal ificarlas del orden de los 30° grados. Los maxilare s prácticamente se engranan a través de los compl ejos oclusales. Predominan movimientos de apertura y cierre y por esta razón no se observan cúspides abrasionadas, los caninos destacan nítidamente sus aguda s cúspides. De acuerdo al el evado valor del trayec to ságitocondil ar, veremos una curva oclusal a su vez bastante pronunciada. Medido su radio este resul ta bastante cerrado, del orden de los 8 cm. El incisivo central superior presenta esta s mismas caracterí sticas.

La alineación natural de los dientes nos da la impresión que existiera una desarmonía entre el

Incisivo central superior d e un paciente leptosómico

Al analizar la sobremordida, encontramos que está caracterizada por una

mandíbula poco evolucionada. El hueso ha carecido del estímulo de una

musculatura potente y no ha tenido

desarrollo adecuado, presentándose

tendencia al micro gnatismo, que se manifiesta con sobr emordida profunda ,

tanto en el plano vertical como el horizontal. A veces los incisivos inferi ores prácticamente ocluyen con el pal adar. Esta caracterí stica incluso se manifiesta en el paciente desdentado, donde evidenciamos un notorio resalte del reborde superior por sobre el inferior. Al analizar la alineación natural de los dientes, da la impresión que existiera una desarmonía entre el tamaño de ellos y el de los maxilares. Esto se evidencia en la falta de espa cio, encontrándose normal mente apiñamiento dentario. Lo s c entr ales superiores se de stacan como anchas pal etas y los l ateral es pueden encontrarse montados. Los caninos presentan cúspides muy aguzadas, sin atrición.

tanto en el plano vertical como el horizontal. A veces los incisivos inferi ores prácticamente ocluyen

Sobremordida en un paciente l eptosómico

tanto en el plano vertical como el horizontal. A veces los incisivos inferi ores prácticamente ocluyen

Dientes inferiores que ocluyen con el pal adar

El índi ce de Gerber es de suma importancia en la caracterización de una prótesi s. Se puede observar que la nariz del l eptosómico muestra al as en un nivel más alto respecto a la punta , lo que se debe rel acionar con la ubicación con respecto al pl ano oclusal, de l os incisivos centrales y lateral, detalle de importancia en la caracterizaci ón del enfil ado de una prótesis. Gerber postula que existe una relación entre la altura del pl ano incisal del l ateral superior respecto al central, que resulta proporcional a la diferencia de nivel es entre l as aberturas nasal es -voladoras al extremo de l as alas y la punta de la nariz. El aspecto del biotipo presente denota los l ateral es en un plano superior sobre los central es, da el aspecto como si esta posi ción el evada del ala de la nariz traccionara hacia arriba los l ateral es. Este detalle resulta de real importancia al tratar de rehabilitar pacientes que no presenten sus diente s ántero -superiores.

El índi ce de Gerber es de suma importancia en la caracterización de una prótesi s.

Índice de Gerber en un paciente l eptosómico

CARA CTERÍST IC AS B IOTIP OLÓGIC AS DEL ATLÉTICO

Se caracterizan por poseer un esquel eto bien formado, como también la musculatura , de lí neas al argadas, mie mbros bien formados y musculosos, poco desarrollo visceral y de las caderas, caball era espesa, barba carrada, cuerpo velludo y piel áspera. En cuanto a los rasgos psíquicos, se destac a su mentalidad tosca, de temperamento viscoso, o scil an do entre la sentimental idad y el apasionamiento y la brutalidad, impul sivos, de actitudes perversas, terco s, de movimientos pausados, tenaces y persistentes en afectos y conductas, perseverantes y al mismo tiempo poco sensibl es y

espiritual es.

Es

el

cl ásic o representante de la

normalidad

y

de

la

armonía ,

existiendo equilibrio en su contextura , entre el l argo y el ancho. La forma de su

cara es cuadrada, cuadrada triangular, existiendo una relación

proporcional

entre

el

alto

y

el

ancho .

Todos

estos

detall es

d escritos

permiten encontrar cúspides comunes del

tipo

de

los 20°.

El

canino

se

destaca fuertemente implantado, su cúspide es redondeada evidenciándose lógicamente un moderado grado de atrición en ell a, concomitante con la libertad de movimi entos mandibula res del biotipo. La curva oclusal es más abierta que en el tipo anterior, esta vez el radio del orden

de l os 10 cm.

espiritual es. Es el cl ásic o representante de la normalidad y de la armonía ,

Paciente atlético

La alineación dentaria es armoniosa, con buenos puntos de contacto. Lo s seis dientes anterosuperiores, se disponen de frente, continuándose con los posteriores, determinando una suave curva a ni vel de los canino s. El resultado es un festón gin gival, sano y firme. Ahora si analizamos estos rebordes desdentados anteriores en el plano sagital, nos encontramos el reborde superior en línea con el inferior, lo que corresponde a un desarrollo muscul ar y óseo más equilib rado. El central superior presenta una forma cuadrada, rel acionándose con la forma de la cara. La sobremord ida presenta un sobrepase moderado con un promedio de 2 mm. Al analizar el índice de Gerber, l as al as de la nariz están l evemente por arriba de la pu nta, se observará una nariz más armónica que refl eja sus nivel es pertinentes e n los incisivos centrales y lateral es superiores. Estos úl timos sólo estarán ligeramente por sobre los centrales, en lo que a bordes cortantes se refiere .

Mordida de un paciente atl ético Relación entre rebordes de un paciente atlético CAR ACTER ÍSTICAS
Mordida de un paciente atl ético Relación entre rebordes de un paciente atlético CAR ACTER ÍSTICAS

Mordida de un paciente atl ético

Mordida de un paciente atl ético Relación entre rebordes de un paciente atlético CAR ACTER ÍSTICAS

Relación entre rebordes de un paciente atlético

CAR ACTER ÍSTICAS B IOT IPOLÓ GIC AS DEL PÍCNICO

Son suje tos muy corpulentos, de líneas cortas y redondeadas, ví sceras voluminosas y grasientas, extremidades cortas, ro stro redondo, a menudos cal vos, poco desarrollo piloso, poco desarrollo muscul ar. En cuanto a los caracteres psíquicos, el ciclotí mico se distingue de los otros por poseer un buen intelecto, de carácter risueño y jovial, temperamento oscil ante o circular , entre excitado y al egre o decaído y triste , sintónicos con el medio, de pensamiento retrasado o acelerado en rel ación con su e stado de ánimo, pudiendo ser pesimistas u optimista s, prácticos en su ac tivida des pero no constantes. En el rostro hay un predominio de los rasgos o val ados. En la alineación

dentaria esta disposición en base a maxil ares amplios, permite observar comúnmente malos puntos de contacto y presencia de diastemas. Al revés que en el l eptosómico, parece qu e los dientes fueran pequeños para un maxilar tan desarroll ado. Existe un amplio desarrollo de la mandíbul a, con tendencia cl ara al prognatismo. Los arcos dentarios se dispon en en oclusión borde a borde, adoptando en algunas oportunidades una mordida invertida. La oclusión borde a borde facilita microfracturas del esmalte y abrasión de dientes anteriores. La sobremordida se reduce prácticamente a cero. Al analizar la alineación dentaria, como l as bases maxil ares son ampl ias, los dientes no presentan puntos de contacto, presentándose diastemados. La orientación horizontal nuevamente entrega esta constante biotipológica oval ada. El trauma oclusal, los diastemas y malos puntos de contacto, facilitan los probl emas periodontales. El fe stón gingival aparece brill ante, descamado, frágil. A vece s, denota un fino reborde marginal infl amado. En lo que a altura cuspídeas se refiere ellas tienden a las llamadas cúspides funcional es, romas o de 0°. El canino superior muestra un borde incisal y los dientes posteriores cús pides bajas y pl anas, en función al movimiento franco de lateralidad. El radio de la curva oclusal es más abierto aún que en los casos anteriores y anota 12 cm. La forma del central superior es semejante al rostro de un paciente de tipo pí cnico.

dentaria esta disposición en base a maxil ares amplios, permite observar comúnmente malos puntos de contacto
dentaria esta disposición en base a maxil ares amplios, permite observar comúnmente malos puntos de contacto

Caracterí sticas de un paciente pícnico

Relación entre rebordes de un paciente pícnico El índice Gerber, nos muestra al as de la

Relación entre rebordes de un paciente pícnico

El índice Gerber, nos muestra al as de la nariz a la misma altura que su punta, es decir, los rebordes incisales d e los central es y l ateral es superiores van a un mismo nivel, en rel ación al pl ano oclusal .

Relación entre rebordes de un paciente pícnico El índice Gerber, nos muestra al as de la

Índice de Gerber en un paciente pí cnico

SEGÚN LA REL ACIÓN DE LOS COMP O NENTES VERTICALE S Y HORIZONTALE S

Es el conjunto de caracteres morfológicos y funcional es que determinan la dirección de crecimiento y comportamiento funcional de la cara de un ind ividuo, rel acionados entre sí, que se dan por trasmisión hereditaria o por trastornos funcional es. La forma facial está clasificada en 3 tipos bá sicos, según la rel ación entre los componente s vertical y horizontal de la cara, medidos entre el nasión y el mentón, y entre los arcos cigomáticos. Ésta es importante al determinar la ubicación del pl ano oclusal y contorno

labial .

BIOT IPO MESO FACIAL

Son

individuos

de

facie s

armónica,

proporcionada,

guardando

buena

relación entre el ancho

y

el

alto

de

la

c ara, los tercios facial es son

equilibrados. La dirección del crecimiento de la mandíbula es hacia abajo y

adelante.

  • Existe

proporción

bal anceada

vertical y horizontal es.

y

armónica

entre

los

planos

faciales

  • Existe un pl ano de oclusión ideal para soporte labial y ll enado del espacio de la sonrisa con los dientes superiores.

Ha y

mínima

exposición

de

te jidos

gingi val es

en

una

sonrisa

ampl ia,

con correcta ubicación de la línea labial y del contorno del labio.

labial . BIOT IPO MESO FACIAL Son individuos de facie s armónica, proporcionada, guardando buena relación

BIOT IPO DOL ICO FACIAL

Biotipo Mesofacial

Son indi viduos en los que en su fa cies predomina el largo sobre el ancho. El tercio inferior se en cuentra aumentado, el perfil es convexo, la muscul atura

débil, generalmente

asociado

a

probl emas

funcional es.

La

dirección de

crecimiento de

la

mandíbula

es

hacia

abajo

y

atrás,

predomina

el

crecimiento vertical.

  • Está caracteriza do por un predominio de la dimensión vertical de la cara sobre la horizontal.

  • Existe un exce sivo desarrollo dentoal veol ar con excesiva altura del plano oclusal.

  • Cuando sonrí e muestra considerabl emente el reborde gingi val, la línea l abial es alta y en estado de reposo los dientes superiores son visibl es extendiéndose bajo el labio superior, más al lá de lo normal .

Cuando sonrí e muestra considerabl emente el reborde gingi val, la línea l abial es

Biotipo Dolicofacial

BIOT IPO BRAQ UIFAC IAL

Son individuos en los que en su c ara predomina el ancho sobre el l argo. Caras cuadradas, musc ulatura fuerte , con una direcci ón de crecimiento mandibul ar co n predominio de componente horizontal o posteroanterior. T ienen d iámetros bicigomáticos y mandibul ares superiores a la norma.

  • Posee una dimensión vertical deficiente del rostro siendo más evidente en la parte inferior de la cara.

  • Presenta un compl ejo dentoal veol ar inadecuado.

  • El pl ano oclusal

es deficiente

en altura

co n

un mal

soporte l abial

y un

ll enado inadecuado de la sonrisa ya que al sonreír, pueden no apreciarse los dientes.

SE GÚN PRE DOMINIO DE GRUPOS MUSCUL ARES (LE PER A)

Exi ste también otra cl asificación conocida, establ ecida por Le Pera, en la cual que se afirma que hay predominancia de al gunos grupo s musculares durante el proceso masticatorio , y clasifican al paciente según su tendencia funcional y predominio de grupos muscul ares.

BIOT IPO TEMPORAL

  • Forma de la cara más oval que triangul ar. Tercio medio prominente.
    Músculo temporal muy desarroll ado.

BIOT IPO TEMPORAL Forma de la cara más oval que triangul ar. Tercio medio prominente. Músculo
  • Reborde mandibul ar más disminuido que el superior . arco dentario es elíptica .

BIOT IPO TEMPORAL Forma de la cara más oval que triangul ar. Tercio medio prominente. Músculo

La cur vatura del

  • La s piezas dentarias inferiores son más pequeñas. Esto se da porque el maxilar inferior es más peque ño, punto que se debe tomar en cuenta en la rehabilitación, de la misma forma va a ocurrir cuando tengamos un maxilar superior más grande con respecto al inferior.

  • Lo s ejes de los dientes anteriores se orientan hacia palatino y sus dientes se caracterizan por sus cúspides más al tas.

  • Lo s dientes anteriores presentan un gran sobrepase vertical y hori zontal y los superiores sobrepasan el l abio, haciéndose más vi sibl es.

BIOT IPO MASETERINO

  • Tercio de la cara bien desarrollado.
    Músculo masetero más de sarroll ado.

BIOT IPO TEMPORAL Forma de la cara más oval que triangul ar. Tercio medio prominente. Músculo

Ausencia de surco mentol abial.

  • Reborde mandibul ar más amplio que el superior . recto.

BIOT IPO TEMPORAL Forma de la cara más oval que triangul ar. Tercio medio prominente. Músculo
  • La s

piezas

dentarias

inferiores

son

más

grandes,

El arco dentario es

esto

es

a sí

para

poder incorporar las piezas armónicamente a ese mayor desarrollo óseo.

  • Lo s eje s dentarios se orientan verticalmente o hacia vestibul ar y sus dientes se caracterizan por sus cúspides más bajas.

  • Lo s dientes anteriores con tactan borde a borde .

BIOT IPO PTERIGO IDEO

Poco desarrollo del mentón.

Cara triangul ar o rectangul ar.

Músc ulos pterigoideos más desarrol lados.

Rebordes mandibulares pequeños en toda su extensión.

Ha y una tendencia del maxilar superior e inferior a una biprotrusión.

La cur vatura del arco dentario es triangul ar.

Lo s e jes de los dientes anteriores prese ntan una inclinación hacía vestibular.

SELEC CIÓN DE NTAR IA

Ac tualmente, parece ampliamente aceptado que para realizar prótesis totales se ha de contar con un diente que contemple una morfol ogía lo más natural posibl e. Al menos, e so se puede deduci r si contemplamos la prol iferación, en los últimos años, de dientes con estas caracterí sticas. El diente artificial, para pasar desapercibido, ha de mantener unas proporciones lo más parecidas a las naturales y confi gurar una morfol ogía basada en formas real es. De esta manera, los dientes, por vestibul ar, han de tener una proporción adecuada entre la anchura incisal, la cervical y la lon gitud de la corona anatómica, es decir, la distancia desde el borde incisal hasta la línea cemento -esmalte, para que las piezas no adopten una morfología ni demasiado triangul ar ni demasiado cuadrada.

• Rebordes mandibulares pequeños en toda su extensión. • Ha y una tendencia del maxilar superior

Dientes artific iales

Sobremordida en dentición artificial Igualmente, desde proximal, la proporcionalidad de la dista ncia entre la zona

Sobremordida en dentición artificial

Igualmente, desde proximal, la proporcionalidad de la dista ncia entre la zona cérvico - vestibul ar y el área lingual del cíngulo permite obtener una curvatura l abial adecuada para al canzar un equilibrio entre los labios, l as mejill as, la lengua y los músculos. Finalmente, al igual que en las denticiones naturales, e l diente ha de presentar superficies y facetas de desgaste a la vez que mamelones y lí neas periquimáticas, a unque estos factores han de ser modificados e individualizados según la edad del paciente .

Sobremordida en dentición artificial Igualmente, desde proximal, la proporcionalidad de la dista ncia entre la zona
Sobremordida en dentición artificial Igualmente, desde proximal, la proporcionalidad de la dista ncia entre la zona

Superficies y facetas de desga ste en dentición artificial

TEORÍA S SOBRE L A SELEC CIÓN DENTAR IA

Ahora bien, a partir de estas forma s básicas, resulta de suma importancia, desde el punto de vista esté tico, obtener la información suficiente que permita elegir l os dientes anteriores superiores adecuados con relación a la

proporción dentofacial de cada paciente. En e ste sentido, varios han sido los intento s que, con mayor o menor aceptación, se han presentado y se han usado durante los últimos cien años. Es adecuado empezar cronológicamente por el principio e incluir todas l as técnicas a pesar que la mayoría tengan poco valor hoy en día.

  • Durante la

época de

marfil y los perí odos iniciales de la

porcel ana, los

dientes eran sel eccionados o creados, en su mayo ría, por medidas dimensional es, con poca consideración hacia la forma del rostro u otras cualidades. Éste método, en su forma modificada y en aplicación e specí fica para el espacio de la prótesis y el tamaño del arco, es todavía una proyección de las técnicas actualmente utilizadas.

  • La

se gunda

técnica

“Correspondencia

y

armoní a”

fue

descri ta

por

White en 1872, basada en los temperamentos que correspondí an con cierta forma y color de los dientes; y la armonía buscaba una proporción y tamaño correspondiente del rostro hacia los dientes. La forma y el color eran modificadas para estar en armonía con la edad y el sexo, buscando la naturalidad en forma, apariencia y uso.

  • La tercera técnica fue el “Concepto de forma tí pica” propuesta por Hall en 1885; se basa en su ma yoría en la curvatura de la superficie labial de los dientes, el contorno y el ancho del cuello; pero también basa su estudio en la inclinación lab io-lingual de los incisivos superiores en rel ación a los diferentes tipos de perfil: cóncavo, convexo y recto. Cl asificó los dientes en: o voides, triangul ar y cuadrado. Aparentemente esta cl asificación ejerció poca infl uencia en la práctica odontológica de la época. Es importante señal ar que la teoría de l as formas fue propuesta por l o menos 25 años antes que Wil liams.

  • La “Técnica de los Temperamentos” propuesta White y Hall en 1886 para la sel ección dentaria debe ser considerada la técnica de cuarto orden cronol ógico, sin embargo es la primera desde el punto de vista y aceptación universal .

  • La quinta técnica es el “Método de proporción biométrica de Berry” del

1906.

Berr y propuso en 1903 que la forma del contorno del incisivo central superior invertido era simil ar a la forma del contorno del rostro.

  • La sexta técnica fue el “Método de la tabla de la dimensión tabular” de Cl app, presentada en 1910. Este método se baso en sel eccionar el tamaño del diente de la medida de los 6 anteriores juntos tomados de círcu lo de Bonwill y el espacio vertical presente en el paciente. La forma del diente se basaba en la impresión del operador sobre armonía en el rostro formas dental es .

  • Cabe resaltar al gunas técnicas o autores importantes, como por ejemplo:

“Base Mol ar” de Val derrama en 1913; Cigrande en 1913; la “ Le y de la armonía” de Williams en 1914; la “Técnica de Wravin” en 1920 y la “ Forma

del

arco maxilar” de Nel son

en

1920 ,

la

“Teoría dentogénica” de Frush

y

Fisher de 1955.

 

TEORÍA DE LOS TEMPERA MENTOS

Fue el primer sistema aceptado ampliamente en odontología para la sel ección de dientes anteriores y estaba basado en l as teorías de J . W. White y

W.R . Hall. Ésta s, en síntesi s, trataban de rel acionar el carácter de l as personas con la forma y tamaño del cuerpo que , juntamente con la edad y el sexo del paciente permitía deducir las formas, los tamaños, los colores, las texturas de los dientes y l as formas de las bases de l as prótesi s. Requirió de varios años el asociar y establ ecer l as caracterí sticas dentales de los temperamentos, e incorporarlos en la forma de dientes fabricados, por lo tanto, parece más apropiado que se designe como una técnica específica sol amente después de haber al canzado la madurez y el uso

uni versal. I gualmente, dentro de esta corriente, incluso se

rel acionó la forma

del arco dentario y el contorno del

pal adar con el temperamento del

paciente. Así, el temperamento descrito como bilioso, se rel acionaba con un arco pl ano en la parte anterior y con líneas diver gentes hacia atrás. El sanguíneo, tenía un arco en forma de pie de caballo, mientras que el

paladar formaba un contorno semicircular. El temperamento nervioso, tenía un arco ligeramente curvado en ambos l ados y un paladar abovedado como un arco gótico. Finalmente, el linfático se relacionaba con

un arco semicircul ar y con un pal adar poco profundo y redondeado.

TEORÍA DENTOGÉ NIC A

El concepto “dentogénico” que utiliza la edad, el sexo y la personalidad del paciente, aporta información adicional al dentista p ara la selección de dientes anteriores. Este concepto, que representa una variación de la “Teoría de los temperamentos” , y que fue introducido por Frush J . P. y Fisher R. D . en 1955 a través de una serie de artículos, describe un método de sel ección de die ntes basado principalmente en el sexo (ma sculino o femenino), la personalidad (vi goroso, moderado y delicado) y la edad (jo ven, media edad y mayor). Cada uno de estos fac tores, combinándose entre sí, determina la forma de los dientes anteriores. Por ejempl o, l as formas dentarias femeninas, según e ste concepto, se caracterizan por sus líneas curvas y un bor de incisal más ondul ado, mientras que las masculinas son más cuadradas, con un borde incisal más recto. Asimi smo, en el diente típicamente femenino, el pe rímetro máximo se encuentra en el tercio incisal y en el masculino en el medio o cervical. La edad también puede relacionarse con la forma de los dientes. En efecto, la longitud del incisivo central en relación con la del l ateral depende de la edad, de tal manera que cuando apenas ha y diferencia entre ambos estará indicando un grado de abrasión propio de una dentición ya “vieja”. Sin embargo, en denticiones “jóvenes” esta diferencia es mucho más acentuada. No obstante , nos encontramos an te un método en el que confl uyen muchos aspectos cargados de cierta subjetividad (sobre todo los relacionados con la personalidad) y, el uso de un vocabul ario (dul zura , vigorosidad, energí a, fuerza , intrepidez, e tc.) que , de stinado a la el ección y colocaci ón de los dientes, re sul ta muy ambiguo. Ad emás, como demuestra al gún estudio reciente, su aplicación también presenta bastan tes dificultade s. Ahora bien, resulta interesante en cuanto se plantea concebir l as prótesis de manera individualizada para cada pac iente, a partir de buscar relaciones dentofaciales que permitan dotarl as de una mayor naturalidad. En este concepto el dentista tiene la obligación de sel eccionar los dientes artificial es; una prescripción escrita al técnico dental indicando la edad, el

sexo

y

la

personalidad del paciente no cumplían con los requerimientos

profesional es.

TEORÍA W ILL IAMS

En 1914 Will iams rechazó la teoría de los temperamentos y propuso un nuevo método para la sel ección de los dientes anteriores ba sado en la forma de la cara del paciente. Ésta , refl ejaba el reverso del contorno del incisivo central superior y luego de anal izar la zona comprendida entre l as cejas y la p unta del mentón, cl asificó l as caras humanas en cuatro grupos según su contorno:

caras de líneas paral elas, de líneas convergentes, de líneas curvas y de formas mixtas. Sin tener en cuenta estas últimas, darían l as tres formas típicas:

cuadrada, triangular y o vo ide. En su concepto “ La l e y de la armonía”, Williams propuso que a una ca ra tipificada como cuadrada le correspondería, para obtener armoní a, unos dientes de formas cuadradas; a una cara triangul ar, dientes triangul ares y a una cara con formas ovoides, dientes ovoides . Sólo de esta manera se obtendría una armonía entre la dent ición y la cara del paciente. Al guno s factores modificantes como enfermedad, desarrollo, fuerzas fí si cas y mezclas raciales resultaban en formas adul teradas con una forma dominante de base, pero no se consideraron suficientemente significativas como para invalidar la teoría. La teoría y la técnica fueron ampliamente aceptadas por muchos años, aunque al gunos cuestionaron su validez en l as úl timas décadas.

sexo y la personalidad del paciente no cumplían con los requerimientos profesional es. TEORÍA W ILL

Teoría de Will iams

Forma de dientes según Teorí a De Williams Esta caracterización, en personas de edad avanzada, pueden
Forma de dientes según Teorí a De Williams Esta caracterización, en personas de edad avanzada, pueden
Forma de dientes según Teorí a De Williams Esta caracterización, en personas de edad avanzada, pueden

Forma de dientes según Teorí a De Williams

Esta caracterización, en personas de edad avanzada, pueden incluir, por un l ado, a spectos cromáticos como manchas, descal cificaciones, sarro, sectores muy transparentes, grieta s, dentina oscurecida y por otro, la inclusión de facetas de desgaste , superficies más li sas y pl anas debido al desgaste , bordes incisales menos cortantes y más gastados y superficies de contacto más pl anas, de manera que no tengan la apariencia de puntos de contacto de bola con grandes espacios interproximales y con troneras muy amplias.

Forma de dientes según Teorí a De Williams Esta caracterización, en personas de edad avanzada, pueden
Caracterización de prótesis dental es La etapa de sel ección dentaria debe ser realizada por el

Caracterización de prótesis dental es

La

etapa

de

sel ección

dentaria

debe

ser

realizada

por

el

odontó logo

tratante , inmediatamente después de la determinación, registro y transferencia de las rel aciones intermaxilares. En la odontología diaria, en la práctica rutinaria, uno obser va que ha y odontólogos que no realizan esta l abor y se la traspasan al técnic o dental. Esto es un grueso error, ya que el laboratorio dental realiza esta etapa sin el paciente, guiándose solo por los modelos y en ocasiones hasta sin las guí as marcadas por el clínico, en los rodetes de cera, de l as pl acas de relación. En la clínica, para esta etapa existen al gunos parámetros o guí as y el mejor de ellos es contar con los ll amados registros “registros de pre -extracción; e stos son :

  • Modelos de estudio conservados por el odontólogo.

  • Foto grafías en las que sean visibl es los dientes natural es, su di sposición, la sonrisa.

  • Radiografías.
    Registro de color .
    Dientes e xtraídos.

Caracterización de prótesis dental es La etapa de sel ección dentaria debe ser realizada por el