Está en la página 1de 6
MAESTRIA: GERENCIA EMPRESARIAL CÁTEDRA: INVESTIGACIÓN EN LAS CIENCIAS SOCIALES ENSAYO CRÍTICO –PARADIGMA CRÍTICO:

MAESTRIA: GERENCIA EMPRESARIAL

CÁTEDRA: INVESTIGACIÓN EN LAS CIENCIAS SOCIALES

ENSAYO CRÍTICO –PARADIGMA CRÍTICO:

“EDUCACIÓN TRANSPARENTE”

Integrante:

Gil, Lorena 14.404.242

Grupo: 12ª

Puerto Ordaz, 23 de Junio de 2013

EDUCACIÓN TRANSPARENTE

(ENSAYO SOBRE PARADIGMA CRÍTICO)

Diversos personajes dieron origen al paradigma crítico cuando observaron

el dominio social que existía en las instituciones educativas, donde la

democracia interna se encontraba debilitada por la aceleración en la

imposición de reglas y normas que no pertenecían al verdadero contexto y

esencia de la educación.

Sanchéz (2012), expone que:

Un punto central en la investigación social crítica es la idea de que el conocimiento es estructurado por el conjunto de las relaciones sociales existentes. El objetivo de una metodología crítica es proporcionar conocimiento de las estructuras sociales imperantes. En un sentido u otro, estas son percibidas por los investigadores sociales como opresivas. Para Griffin (1990), la intención es cambiar al mundo no limitarse a describirlo (p.32).

De esta manera, las teorías relacionadas sobre el paradigma crítico están

aplicadas directamente a la libertad en los métodos educativos, en los cuales

las diferentes ideologías y poderes de las diferentes comunidades han

influido para establecer límites y controles sobre los lineamientos

establecidos en las aulas de clases, es evidente que todos los puntos débiles

deben ser detectados desde las aulas para poder asumir la realidad y

mejorarla para proveer un verdadero desarrollo social.

Escribano, A. señala que “El paradigma crítico pone el acento en los

aspectos sociales de la práctica didáctica, es decir, se subraya que ésta es

producto de formas sociales establecidas de carácter ideológico que enmascaran relaciones de poder y dominación social en la escuela.” (p.341)

Así mismo, se tiene un paradigma que pone freno a los diversos inconvenientes internos relacionados con el control y abuso de la sociedad en donde se utilizan a las escuelas como instrumento para lograr tal

cometido, entonces, la reflexión de los docentes va orientada hacia el estudio

del

efecto que puede causar las ideologías implantadas a nivel educativo y

los

mecanismos de represión por parte de los estudiantes.

En este sentido, Escribano A., apunta los siguiente: “El punto siguiente entiende que todas las actitudes consideradas normalmente como “fracaso del estudiante” (pereza, pasotismo, carencias culturales, ect.) son básicamente formas de resistencia a la opresión de clase social, sexo, raza o cultura.” (p. 344).

El autor mencionado anteriormente, describe al paradigma crítico de una manera amplia cuyo objetivo principal es detectar y barrer con los problemas sociales generados por los entes gubernamentales y del ambiente que rodea a cada uno de los estudiantes.

Uno de los aspectos más importantes sobre el cual esta metodología invita a realizar una evaluación minuciosa dentro del sistema educativo es la discriminación social que hoy en día se ha extendido tanto en países desarrollados y sub-desarrollados, alertando así a los docentes, directivos y organismos gubernamentales.

Saez, R., en su texto describe : “Se trata de hacer ciencia humana y social

a la luz de preguntas por determinados valores, utilizando tanto procedimientos empírico-analíticos (explicación), como hermeneúticos

(compresión), orientada por el interés emancipativo y dirigida a hacer una sociedad buena, humana y racional.”(p.116)

En términos generales, los problemas principales que se buscan solucionar con la implementación de los fundamentos establecidos por el paradigma crítico son la falta de valores, prejuicios e intereses individuales, permitiendo que la sociedad formada en los diferentes grupos de alumnos puedan en un futuro presentar un equilibrio en cuanto a todos los poderes que representan dicha sociedad.

Todos los autores consultados coinciden en el cambio social positivo que implica el estudio a través de la metodología que presenta el paradigma crítico, sumado a esto también resaltan las siguientes semejanzas:

Los instrumentos utilizados para el estudio son las personas (docentes-estudiantes.

Se ejecuta una interpretación de ideas (ideográfica).

La finalidad es reforzar los valores.

Las investigaciones se efectúan sobre escenarios reales.

El conocimiento utilizado es tácito.

La metodología es cualitativa.

Los informes son descriptivos.

La sociedad es el protagonista y el beneficiado principal.

Las muestras son definidas y no al azar.

Los problemas están bien definidos así como sus soluciones.

Existe una verdadera unión de la teoría y la práctica.

En otro particular, algunos autores consideran que el paradigma crítico posee beneficios muy limitados y que dependen directamente de la percepción de las personas que efectúen el estudio, por lo que, tratándose

de un estudio cualitativo la subjetividad de quién ejecuta el análisis y la solución a los problemas es básico para unos buenos resultados, pudiéndose ver alterados si dicha persona tiene otros puntos de vista sobre el área analizada.

En ese sentido, son muchos los casos que pueden citarse sobre el paradigma crítico, pudiendo mencionar como ejemplo principal uno sobre el cual muchos países no habían puesto atención anteriormente y es sobre el “bullying” o “acoso escolar”, a países desarrollados como Estados Unidos les ha costado muchas víctimas fatales para darse cuenta que esto es un verdadero problema lo que los ha obligados a implementar una metodología como el paradigma crítico dentro de las aulas para poder detectar y atacar esa problemática social.

BIBLIOGRAFÍA

Saez R. (2012). Teoría de la educación, metodología y focalizaciones: la mirada pedagógica. España. Editorial Gesbiblo S.L.

Sánchez G. (2012). La expresión corporal en la enseñanza universitaria. España. Ediciones Universidad de Salamanca.

Escribano A. (2004). Aprender a enseñar: fundamentos de didáctica general. España. Colección Humanidades.