“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón como para Dios y no para los hombres”.

Colosenses 3:23

MINISTERIO 323
info @m inis íano s tu artí culo : teri o32 Env

Junio 2013

Número XIV

www.ministerio323.com

3.co

m

Buenas noticias desde Patmos
Gerardo   era  un   asiduo   lector.   De   mente  abierta  y  de  charla  amena,   su   bagaje   cultural  le  permi9a   hablar   casi  de  cualquier   tema  con   fluidez   y   elocuencia.     El   mismo   que   un   día   declaró   a  mi   padre   su   interés  por   la   lectura  de  la  Biblia,   pero  que  también   le  confió  su  desagrado   por   una  de  sus   secciones   en   parCcular,   a   saber,   el   libro   de   Apocalipsis.   ¿Le   resultaba   diGcil   entender   este   libro?   No,   sino   que,  tal  como  se  lo  explicó  a  mi  padre,   “ciertas  cosas  le  habían  quedado   tan   claras,   al   leerlo,   que   prefería   no   haberlas  entendido”. Cierto,  el  contenido  y   el   esClo   del   libro   de   Apocalipsis   es   uno   muy   peculiar.   Sin   embargo,   su   mensaje,   lejos   de   atemorizarnos,   debiera   llevarnos   a   tomar   algunas   de   las   decisiones   más   importantes   de   nuestra  vida.   Cristo  quiere  transformarnos Declarando   categóricamente   que   sólo   Dios   es   digno   de   recibir   nuestra   alabanza,   pero   describiendo   también   el  perverso   plan   de   Satanás   en   nuestra   contra,   Apocalipsis   nos  
Buenas noticias desde Patmos | www.ministerio323.com

“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”
Apocalipsis 14:12

Dr. Alejo Aguilar Gómez
Tiene  una  licenciatura  y  una  maestría  en  Teología   pastoral  así  como  un  doctorado  en  Ciencias  Teológicas   con  énfasis  en  AnCguo  Testamento.  Actualmente  se   desempeña  como  docente  en  la  escuela  de  Teología  de   la  Universidad  de  Navojoa,  en  Navojoa,  Sonora.   México.    
Recientemente publicó el libro “Conociendo al protagonista de la historia” el cual puedes adquirir a través de Amazon. clic aquí

MINISTERIO 323!
aclara  que  al  final  de  la  historia  sólo   habrá   dos   clases   de   personas:   quienes  hayan  decidido  entregar   su   vida   y   seguir   por   la   eternidad   a   quien  es  el  “camino,  la  verdad  y   la   vida”  (Jn.  14:6),   y   aquellos  cuyo  fin,   al  haber  rechazado   a  Cristo,   será  la   perdición  eterna.   Tan   solemne   desenlace,   dadas   las   constantes,   miseri-­‐ cordiosas  y  urgentes  invitaciones  de   Cristo   registradas   en   este   libro,   debiera   llevarnos   a   reflexionar   en   torno   a   nuestras   acCtudes   y   prioridades   presentes,   pero   sobre   todo  a  procurar   que   tanto   nuestro   carácter   como   nuestra   conducta   sean   precisamente   el   resultado   de   conocer   personalmente   a   Cristo   quien,   pese   a   haber   muerto,   hoy   v i v e   “ p o r   l o s   s i g l o s   d e   l o s   siglos”  (Ap.  1:18). lo  que  se  esperaba  que  este  fuera  o   para   referirse   a   un   cambio   que   marcaría  el  rumbo  y   el  resto  de  su   vida,   que   los   salvos   del   fin   del   Cempo  tengan   el  nombre  de  Dios  y   del   “Cordero”   sobre   sus   frentes   simboliza   que   éstos   reflejarán   el   carácter   de   ambos   en   su   vida,   al   grado   que   podrá   decirse   de   ellos:   “ Éstos   son   los   que   siguen   al  Cordero  por   dondequiera  que  va...   y  en  sus  bocas  no   fue   hallada  menCra,  pues   s o n   s i n   m a n c h a   delante   del  trono   de   Dios”  (Ap.  14:4,  5).               EfecCvamente,   su   esClo   de   vida   será   muy   diferente   al   de   los   demás.   Su   forma   de   actuar,   de   decidir,   su   manera  de   hablar,   e   incluso   su   vesCmenta  así  lo  evidenciarán.  Pero   este  cambio  no  se  dará  de  la  noche   a  la   mañana,  sino  que   será  el  fruto   de   toda  una  vida  de  dependencia  y   cercanía  a  su   Salvador,   el  resultado   de   haber   experimentado   el   poder   transformador   de   Aquel   que,   al   haber   vencido   a   la   muerte   (Ap.   1:18),   es   cap az   tamb i én   d e   comparCr  con  sus  hijos  semejante  y   gloriosa   victoria   sobre   el   mal:   “Y   ellos  le  han  vencido   [a  Satanás]   por   medio   de   la   sangre   del   Cor-­‐ dero”  (Ap.  12:11).    

PÁGINA

2

Sí,   el   libro   de   Apocalipsis   habla  del  carácter   y   la  persona  de   Cristo,  pero  también  del  carácter  de   sus   seguidores.     Por   eso,   tal  como   se  espera  que  un  hijo   se  asemeje  a   sus   padres,   el   parecido   entre   los   fieles  y  el  Padre  celesCal  también  se   describe  en  este  libro.    De  ahí   que   aquellos  que  podrán  mantenerse  de   pie  cuando  Cristo  regrese,  y   pronto   han   de   hallarse   frente   a   su   trono   por   la   eternidad,   sean   descritos   teniendo   el   “sello   de   Dios”   sobre   sus   frentes   (Ap.   6:17-­‐7:17);   señal   que,   de   acuerdo   al   mismo   libro,       Por   ello,   siendo   que   el  libro   equivale   al  “nombre   de  Dios  y   del   de  Apocalipsis  Cene  que  ver   con  el   Cordero”  (Ap.  14:1).   triunfo  del  “Rey  de  reyes  y  Señor  de   señores”   (Ap.   19:16),   resulta   lógico   Por  cuanto  el  nombre  en  los   entonces   que   tanto   el   carácter   Cempos  bíblicos  tenía  que   ver   con   como  la  conducta  de  sus  seguidores   el  carácter  de  quien  lo  llevaba,   con   deben  evidenciar,   desde  ahora,  que  
Buenas noticias desde Patmos | www.ministerio323.com

“El  libro  de   Apocalipsis  habla   del  carácter  y  la   persona  de  Cristo,   pero  también  del   carácter  de  sus   seguidores”.

MINISTERIO 323!

PÁGINA

3

Cristo,   y   no   otro,   es   quien   ocupa   verdaderamente   el   “trono”   de  sus  vidas.   Y   si  bien   el  concepto  de  la  realeza  es  un   tanto   ajeno   a   la   mayoría   de   nosotros   (o   incluso   uno   negaCvo),   debemos   recordar   que,  en  los  Cempos  bíblicos,  la   monarquía   era   la   forma   de   gobierno  más  común  e   impor-­‐ tante.     Por   eso,   en   la   aplicación,   decidir   que   Cristo   ocupe   el   “trono”   de   nuestra   vida”  significa  estar   dispuestos   a  darle  el  lugar   más  importan-­‐ te   de   nuestra   existencia   y   reconocerlo   no   sólo   como   nuestro  Salvador,  sino  también   como   nuestro   Señor   en   todo   cuanto  hacemos  y  somos.   Cristo  puede  transformarnos Que   el  carácter   de   los   r e d i m i d o s ,   e s t o   e s ,   d e   n o s o t r o s ,   u n   d í a   s e r á   s e m e j a n t e   a l   d e   D i o s ,   ciertamente   es   un   ideal   cuya   mecánica   escapa   a   nuestra   p l e n a   c o m p r e n s i ó n .   N o   obstante,   es   evidente   que   saberlo  representa  también  un   desaGo   espiritual   ante   el   cual   debemos  responder.  Y  aunque   no   es  posible  abarcar   en   este   espacio   todo   lo   que   dicho   desaGo   implica,   es   obvio   que   el  marco  del  libro  de  Apocalip-­‐ sis   es  ideal  para  abordar   este   tema,   ya   que   “es   en   la  crisis   cuando   se   revela   el   carác-­‐

ter”   (Elena  G.   White,   Palabras   los   reyes   de   la  Cerra.   Al   que   de   vida   del   gran   Maestro,   nos   amó,   y   nos   lavó   de   339).   nuestros   pecados   con   su   De  ahí   que,   a   la   luz   de   sangre,     y   nos   hizo   reyes   y   la  más  grande  crisis   de   todos   sacerdotes   para   Dios,   su   los   Cempos,   el   apóstol   Juan   Padre;  a  él  sea  gloria  e  imperio   describa   a   los   fieles   hijos   de   por   los   siglos   de   los   siglos.   Dios  como  hombres  y   mujeres   Amén”  (Ap.  1:5,  6). cuyo   carácter   es-­‐ tará   en   armonía   Meses   atrás   tuve   con  la  ley  de  Dios,   “Decidir  que  Cristo   el   privilegio   de   como   aquellos   ocupe  el  “trono”  de   visitar   la   cueva   que,   en   marcado   que   tradicional-­‐ nuestra  vida”   contraste   con   los   mente  se  conside-­‐ significa  estar   que  se  amolden  a   ra  el  lugar   donde   dispuestos   a   d arle   las  exigencias  del   el   apóstol   Juan   el  lugar  más   enemigo   de  Dios,   recibió   la   visión   decidirán   mani-­‐ r e g i s t r a d a   e n   importante  de   festar   vívidamen-­‐ nuestra  existencia”. A p o c a l i p s i s   1 .   te   la   “paciencia   Pero   si  este  fue  el   de   los   santos”   y   lugar   exacto   en   una  “fe”  como  la  de  Jesús  (Ap.   donde   Juan   estuvo   no   es   lo   14:12),   la   cual,   pese   a   las   más   importante,   sino   la   amenazas   y   el   acoso   que   i n e l u d i b l e   r e fl e x i ó n   q u e   sufrirán,  les  impedirá  negar   su   propicia  el   estar   en   la  isla  de   lealtad  al  reino  celesCal.   Patmos.   ¿Por   qué   alguien   estaría   dispuesto   a   pasar   sus   Por   cuanto   semejante   días  finales  en  un  lugar  así?     conducta  estará  a  la  altura  de   lo  que   el  cielo   espera,  quienes   La  respuesta,  a  la  luz  de   así   vivan  serán  dignos  no  solo   lo   que   venimos   diciendo,   de  la  realeza,  sino  también  del   pareciera  ser   clara:   quienes  al   s a c e r d o c i o ,   o fi c i o s   q u e   igual   que  Juan,   estén   conven-­‐ ciertamente  Cenen  mucho  que   cidos   de   que   vale   la   pena   ver   con   la   obra   de   Cristo   en   arriesgarse   por   amor   a  Aquél   nuestro   favor.   De   allí   que   que   ya   lo   arriesgó   todo   por   natural   y   nuevamente   sea   él   nosotros,   cuando   llegue   el   quien  merezca  todo  el  crédito   momento,   estarán   dispuestos   por   ello:   “y   de   Jesucristo   el   a   darlo   todo   por   su   Señor   tesCgo   fiel,   el  primogénito  de   t a m b i é n .   Y ,   fi n a l m e n t e ,   los   muertos,   y   el  soberano  de   cuando  el  triunfo  de  Cristo  se  

Buenas noticias desde Patmos | www.ministerio323.com

MINISTERIO 323!

PÁGINA

4

consume,  seremos  tesCgos  entonces  del  cumplimiento  de  sus  promesas:  “Sé  fiel  hasta  la  muerte,  y   yo  te  daré  la  corona  de  la  vida”  (Ap.  2:10).  “El  que  venciere,  será  vesCdo  de  ropas  blancas;   y   no   borraré  su  nombre  del  libro  de  la  vida,  sino  confesaré  su  nombre  delante  de  mi  Padre,  y  delante  de   sus  santos  ángeles”  (Ap.  3:5). Lamento  que  comprender   todo   esto  y   aceptarlo   como   una   realidad  no  resultara  lo  más   agradable  para  Gerardo,  pero  seguramente  no  Cene  que  ser  así  en  nuestro  caso.  Después  de  todo,   tanto   el  ideal  como  la  forma  de  alcanzar   lo  que  Dios  espera  de   nosotros  aún  sigue   dependiendo   del  poder  y  la  gracia  de  la  misma  persona,  de  Aquel  a  quien  el  sepulcro  no  pudo  retener   y,  por   lo   tanto,  hoy  vuelve  a  decirnos:  “por  cuanto  yo  vivo,  vosotros  también  viviréis”  (Jn.  14:19). ¡Decidamos,  pues,   vivir   por  la  eternidad  con  él  y   experimentemos,  desde  hoy,  la  grandeza   de  su  poder  transformador!

Buenas noticias desde Patmos| www.ministerio323.com