Está en la página 1de 1

Flexibilidad: dada en función al comportamiento del tipo de fibra que compone el árbol del cual proviene la pieza. Trabajabilidad: es la capacidad de ser cortada con facilidad mediante máquina o a mano, es decir el grado de dificultad que presenta ante los trabajos de cisura. Higroscopicidad: Absorbe y despide agua, con lo que sufre cambios en su forma (cambios físicos) por hinchamientos y contracciones alternadas (crecimiento y decrecimiento). -hinchamiento: aumento de volumen por absorción de agua (crecimiento). -contracción: disminución de volumen por ceder o eliminar humedad (decrecimiento). Para entender dicha incidencia debemos estudiar como se encuentra el agua dentro de la estructura leñosa, lo que se da de tres maneras:

Agua de consistencia celular

Agua libre ocupando los huecos intercelulares

Agua higroscópica o de imbibición

El agua de consistencia celular forma parte de la propia madera (son inseparables) su desaparición significaría la destrucción de la madera (de ahí la necesidad del 10 al 15 % de humedad presente en la madera ya estacionada). El agua libre solo rellena u ocupa los huecos de la madera, sin ligarse a su estructura. El tercer aspecto es el verdaderamente peligroso desde el punto de vista patológico, ya que al instalarse en los espacios de la pared intercelular provoca una variación de las distancias de las mismas, generando los fenómenos de hinchazón y merma con sus consecuentes problemas. Al ser un elemento móvil, en la mayoría de los casos la pieza termina con agrietamientos y deformaciones propias de su constante crecimiento y decrecimiento debido a la pérdida y ganancia de humedad. Este problema encuentra una solución al estabilizarse la humedad en la madera mediante un secado controlado logrado en una estufa. El tenor de humedad debe ser reducido hasta un 10 a un 15 %, en donde la madera se mantiene estable y constante. Cuando la humedad de la madera y la del ambiente son iguales, entonces se dice que hay un equilibrio higroscópico. Resonancia: Actúa como un cuerpo elástico, ya que absorbe las vibraciones ante la presencia de ondas sonoras. Conductibilidad: transmisión de energía a través de su masa. Prácticamente carece de conductibilidad térmica y acústica. Interperización: Fenómeno producido al estar expuesto a la intemperie. Es un proceso de desintegración y cambios estados, de índoles físicos y químicos, producidas por factores externos: lluvia, luz, granizo, oxígeno del aire, heladas, partículas de polvos, arena, etc. Combustibilidad: A pesar de que la madera arde a relativamente poca temperatura, es un material que presenta mucho menos riesgo de colapso frente al fuego que otros materiales tales como el acero. Las razones por las que la madera es considerada como de riesgo intermedio (entre el acero y el hormigón) son las siguientes:

Mala conductibilidad térmica: lo que hace que en el corazón de la pieza exista poca temperatura, que sumado a un espesor generoso, provocara que solo se queme la parte exterior de la pieza, mientras que el interior se mantendrá intacto.

La carbonización superficial que se produce en la pieza, forma una película (a manera de cáscara) que impide la salida de gases, así como la penetración del calor.

Al prácticamente carecer de dilatación térmica, no afecta a las demás estructuras (a las que va adosada) ni adopta deformaciones propias.

Propiedades mecánicas:

Al disponer estructuralmente las distintas piezas de madera se debe tener en cuenta un aspecto físico mecánico importante del material: la anisotropía, lo que hace que actúe de modo diferente según el eje de aplicación de la fuerza o solicitación. La tumefacción es el aumento de las dimensiones de la pieza y obviamente se produce por causa de la introducción de agua en la pared celular justo entre las microfibrillas que la conforman y dentro de ellas. Este fenómeno repercute en la pieza de diversas maneras según el sentido de longitud radial o tangencial que ésta tenga en su colocación respecto de sus fibras. Lo mismo ocurre al ceder agua, solo que aquí se produce un acercamiento (disminución de volumen) de las fibrillas, el que también será diferente en función del sentido o la dirección que se considere (longitudinal, radial o Tangencial).

Corte:

2

se considere (longitudinal, radial o Tangencial). Corte: 2 ACONDICIONAMIENTO Y SECADO: La madera tiene su época

ACONDICIONAMIENTO Y SECADO:

La madera tiene su época de corte. Cuando está en crecimiento hay plena actividad, de modo que hay una mayor cantidad de savia circulando, y por lo tanto tiende a pudrirse fácilmente. -invierno: es la época indicada, dado que la planta se mantiene en reposo, sin crecimiento y por consiguiente, sin la producción de savia. -verano: de producirse en esta época, se deben dejar ramas para continuar con el proceso natural de secado y así eliminar el mayor porcentaje de savia (y humedad) posible. Una eficaz manera de averiguar la época de corte de un rollizo, es mediante la utilización de una solución yodada, la que aplicada al tronco, se tornará amarillenta delatando la presencia excesiva de savia y con ello la época de corte (verano o de pleno crecimiento) si en cambio toma un color violáceo, el corte corresponderá al de crecimiento adormecido o en reposo, es decir en invierno.