Imaginaria - Revista Quincenal de Literatura Infantil y Juvenil N° 177 | LECTURAS | 29 de marzo de 2006

Algunas palabras bastan: niña, abuela, bosque, flores, lobo y... ¡Caperucita por siempre!
por Elisa Boland

(Extraído de www.imaginaria.com.ar/17/7/caperucita-roja.htm)

Ilustración de Gustave Doré

El cuento de Caperucita Roja y la literatura para niños y jóvenes El título elegido para este artículo responde a uno de los ejercicios que proponeGianni Rodari en su Gramática de la fantasía (1), a propósito de que con la mención de cinco palabras —niña, abuela, bosque, flores y lobo— inmediatamente evocamos el cuento en cuestión. Esto ya nos sitúa en un primer juego que se despierta con la lectura del cuento. Como señalan especialistas en el tema, la relación entre los cuentos populares y la literatura infantil puede ejemplificarse a través de la evolución del cuento de Caperucita Roja. En estas notas o apuntes para clase —sin pretensiones de originalidad, sino con el afán de organizar y comunicar información sobre un tema ya conocido—, me propuse transitar el camino de este cuento, tan antiguo como paradigmático. Para hacer este recorrido seleccioné básicamente tres autores que trabajaron en el análisis del cuento y su contexto: la investigación de Valentina Pisanty; lo realizado por Teresa Colomerdentro del campo de la literatura infantil y desde la historia etnográfica, los estudios de Robert Darnton. (2)

podemos afirmar que es un ejemplo sobre el tratamiento del humor y lo paródico en la literatura para niños y jóvenes moderna y un juego para observar las posibilidades de reelaboración de un relato. el mercado o la censura. Ante la lectura de este cuento a los niños surgen polémicas y diferentes posturas —ligadas sobre todo a la idea de que los relatos para niños o la literatura infantil debe educar en los valores—.¿Por qué retomar este cuento? Podríamos trabajar con otros cuentos de la tradición pero el más emblemático para ejemplificar los temas elegidos es el de Caperucita Roja. ya que es preciso dedicar atención a las condiciones de lectura en las que se ha ido produciendo la recepción. no surgieron especialmente . logradas por la autora. podríamos decir que abarca aquellas obras destinadas a los niños y jóvenes o de las cuales ellos se han apropiado. jóvenes y adultos—. Se trata de un campo cargado de tensiones entre todos sus participantes —niños. Haciendo una síntesis de su trabajo podemos decir que el cuento Ilustración de Quentin Blake para el Álbum de proviene de la tradición oral y que sobre un estudio de un cromos del II Salón del Libro Infantil y Juvenil de corpus de cuentos de la tradición campesina francesa se Cantabria 2005. y como primera definición de este género. entre otras—. Valentina Pisanty destina un capítulo a la comparación de las diferentes versiones de Caperucita Roja: la popular. muchas veces en detrimento de lo literario y toda su riqueza. Algunas de ellas son independientes de la versión escrita de Perrault. Diversos estudios históricos y bibliográficos han establecido el mapa evolutivo de la literatura para niños y jóvenes teniendo en cuenta los precedentes —el folklore. El texto de Perrault frente a la versión popular El texto reelaborado por Perrault (siglo XVII) toma del repertorio popular pero lo somete a cierto control ideológico y moral. circulación y apropiación de la literatura. pero a la vez debemos indagarlo también desde la producción contemporánea. otras extraídas del relato escrito. Además. Tratando de responder al interrogante inicial. sino también ofrece una propuesta de recorridos de lectura con acercamiento a autores contemporáneos. Se trata de un trabajo ineludible por la sistematización bibliográfica y la clara exposición del tema. que aparecen como condicionantes en la producción. Conviene recordar que este cuento y otros. observan 35 versiones de Caperucita Roja. donde se presentan diversas variables para analizar —las instituciones. tanto en el ámbito de la literatura para niños como en el repertorio de la narrativa oral. La literatura infantil y juvenil depende de un receptor muy cambiante y ello condiciona el estudio del pasado. que incluye riesgo e inquietud. que contienen elementos del texto de Perrault y elementos independientes. Tres versiones de Caperucita Roja En su libro Cómo se lee un cuento popular (3). el cuento de Caperucita Roja no sólo nos permite indagar la evolución de la literatura destinada a los niños en relación con el concepto de infancia. la de Charles Perrault y la de los hermanos Grimm. esa pluralidad de significados. Para situarnos en el campo de la literatura infantil y juvenil. que se convirtió en el cuento por excelencia. y también hay versiones mixtas. las narraciones clásicas de adultos incorporadas al campo juvenil—. conveniente a la sociedad de la época y al ámbito de la corte para la cual trabajaba.

como atravesar solos el bosque. y esa preocupación sería. por ejemplo. en la versión de Perrault. La función era desalentar a los niños a cometer acciones imprudentes. ¡Ay. cargada de ironía: "Aquí se ve que los niños. citado por Colomer (4).. al final del cuento. hacen mal al escuchar a personas no confiables. En la realidad o en la ficción. el motivo desencadenante de la suerte corrida por la niña: el gorro rojo atraería sobre ella el interés del Lobo (el seductor). se juega con la asociación del color rojo al pecado y a la vanidad. Marc Soriano. Habría un grupo de cuentos para niños destinados a la advertencia y a ellos pertenecería Caperucita Roja. Desde ese punto de vista. rasgo añadido por Perrault que revela una actitud del narrador. y los hay astutos que. Digo un Lobo porque no todos los lobos son de una especie. el narrador no es neutral y explicita un mensaje admonitorio: "la pobre niña. muy despojada de elaboración literaria. Entre los cambios más notorios podemos señalar los siguientes: La ausencia. se limita a señalar el encuentro de la niña con el lobo (con ausencia de descripciones. La versión popular. En cambio. escasa descripción de personajes. tan bien hechas. en los casos en que la niña engaña al lobo". En Perrault la identificación hombre-lobo se manifiesta y aunque se dirige a los niños. en la versión oral. persiguen a las imprudentes hasta sus casas. ha estudiado los cuentos populares desde una perspectiva socio-histórica que los contempla como reflejo de la mentalidad de una época históricamente determinada. (5) Un hecho demasiado perturbador para los niños y para el público cortesano a quien destinaba Perrault . esta ficción responde "al hambre y a la dureza de las condiciones de vida de los campesinos y al peligro real que suponía la existencia de los lobos en los grandes bosques y a la complacencia de los receptores populares por el triunfo del débil frente al poderoso. etc). bellas y agraciadas.para un público infantil. Otro rasgo distintivo en Perrault es el añadido de una moraleja en verso. Una moral que señala la necesidad de astucia para sobrevivir en el mundo.". el lobo representa una figura amenazadora. es claro que hace un guiño al lector adulto. donde podemos observar los cambios que se realizan en el cuento a través del tiempo. El narrador nos dice que hay un interés por parte de la abuela y la madre de que la niña se vea más bonita. Pisanty elabora una detallada tabla para cotejar versiones. la idea de infancia en aquellas épocas no era la misma que surgirá más tarde. precisamente éstos son los lobos más insidiosos y funestos!" Un cambio relevante y que se ocupa de marcar la concepción de infancia en cada época es la referencia primitiva al canibalismo de la versión popular que suprime Perrault. y aún más las bonitas niñas.. porque siempre hay un Lobo que se las puede comer. al no saber qué peligroso es detenerse a escuchar a un lobo. en parte. de la "caperuza roja" que le ha hecho la abuela a la niña. Por otra parte. Aquí debe entenderse la presencia del lobo como un peligro real y no metafórico: en el siglo XV había antecedentes de pastorcillos que morían por ataques de lobos. en silencio y con dulces cumplidos.

Además. Como menciona Pisanty. cuando considera al cuento como "una historia admonitoria que deliberadamente amenaza al niño con un final que crea ansiedad". ya que existe una primera traducción al alemán de 1790. En esta nueva versión se omiten las escenas de canibalismo y la referencia sexual aparece mucho más velada. orientado a consolidar los valores dominantes (autoridad de los padres. Los Grimm adaptan el cuento al contexto cultural de la época. Perrault se detiene menos en los detalles del strip tease —si bien la referencia sexual no está totalmente evitada— y tal vez esto se deba a un sentido de pudor o de consideración hacia los oyentes y lectores para los cuales escribía. Como señala Pisanty. conviene mencionar otros detalles." La versión de los hermanos Grimm que reemplaza a la de Perrault será la adoptada por la mayoría de las colecciones infantiles. donde Caperucita se encuentra con otro lobo. todos. se distancian de los cuentos de advertencia y asumen una nueva función. Sin embargo. Con el correr del siglo XX las versiones van hacia una nueva atenuación de los contenidos. renuncia al principio del placer. El cuento es suavizado otra vez. los Grimm sustituyen la moraleja externa —que consideran superficial— por una interna y así añaden un segundo final. el aspecto perturbador que aún advertimos quizás sea un residuo de la tradición popular que refleja la crueldad en la lucha por la supervivencia de una época. . Este modo de concebir la infancia coincide con los principios educativos dominantes en aquella época". Algunos dicen que la figura del cazador es introducida en Alemania. Este final feliz es lo que más distingue del resto a la versión de los Grimm. ya que en Francia sólo los nobles practicaban la caza. con las variantes mencionadas. Y añade una cita de Bettelheim. Pisanty comenta: "la imagen del niño que emerge del cuento de Perrault es la de un destinatario que exige ser dirigido por el adulto en su interpretación del texto. quieren enseñarle que si se comporta como sus padres quieren nada malo podrá sucederle. Finalmente. donde el cazador salva a la niña y a la abuela sacándolas del vientre del lobo. Pero en esta oportunidad.sus relatos. Luego sigue el conocido diálogo entre Caperucita y el lobo. "se trata de un modelo de educación autodirigida. El relato de los hermanos Grimm Según Pisanty. No quieren aterrorizar al niño. La imagen de infancia que impera es de fragilidad y delicadeza y hay que salvaguardar esa sensibilidad infantil. los hermanos Grimm en 1812 (115 años después de Perrault) le añaden el final feliz que en general es el más recordado por Ilustración de Oscar Rojas para el libro Los cuentos de Perrault. la niña ya aprendió a cuidarse y junto con la abuela logran vencerlo. desde 1812 hasta la Primera Guerra Mundial. como la recomendación de la madre a Caperucita para cruzar el bosque o el encuentro con el lobo (el animal la invita a disfrutar de la naturaleza). Sin embargo. acorde con el nuevo clima pedagógico. interiorización de las obligaciones) y a promover el conformismo. y el final con la muerte de la niña devorada por el lobo. el relato de los hermanos Grimm de Caperucita Roja es una reelaboración a partir de la versión escrita por Perrrault. Tanto en la versión popular como en la de Perrault el lobo pide a la niña que se desvista.

pero ilustran lo adecuado del antiguo proverbio francés Se debe aullar con los lobos. además. En el primer capítulo de su libro. nadie consideraba a los niños como criaturas inocentes ni a la infancia una etapa distinta de la vida. Evidentemente. los campesinos no necesitaban una clave secreta para hablar de tabúes. como por ejemplo la "caperuza roja" de la niña. despojado de la elaboración literaria posterior. De esta manera. como Bettelheim y Fromm. Y. aunque el tema sexual dejara de estar en primer plano. (Como los hermanos Grimm y Perrault. plantea reservas. Darnton dice que el cuento les acerca algo del mundo de los primeros campesinos modernos. la juventud y la edad adulta. Aullar con los lobos "Aullar con los lobos" es una expresión citada por Robert Darnton para referirse a la época en que se desarrolla el cuento: "Si el mundo es cruel. Darnton considera que esas interpretaciones ignoran la dimensión histórica del cuento y se realizan a partir de detalles que en las primeras versiones no existen. y la humanidad está infestada de pícaros." El autor intenta reafirmar que. Para los estudiosos del tema. y que Pisanty también retoma para su libro. Las características folklóricas de los cuentos en general se vulneraron cuando fueron fijados por la escritura (Zipes) (6). el temor a ser devorado de las versiones populares y la utilización simbólica tradicional de la figura del lobo como símbolo de la muerte se sustituyen por el temor a la pérdida de la honra. "Se construye así un cuento sobre la seducción y la responsabilidad moral y control de la sexualidad" (7). eran señales de advertencia no destinadas a los niños. en el caso de los historiadores. . "supera en sexo y violencia a la de los psicoanalistas. con un final feliz y un mensaje educativo sobre la obediencia debida".Teniendo en cuenta que durante el siglo XIX se realizó un profundo debate —regido por las ideas pedagógicas— sobre cuáles eran los libros más adecuados para los niños." (8) Como historiador etnográfico. analiza cómo vivían los campesinos en Francia en el siglo XVIII y lo hace a través de los cuentos. Fromm y Bettelheim no mencionan el canibalismo que se comete en contra de la abuela ni el strip-tease de la niña antes de ser devorada). al adaptarlos a las condiciones que requería la educación de los niños. "el cuento continuó bajo una forma explícitamente aleccionadora. Darnton se ocupa de la "gente común" y no sólo de la historia de los personajes conocidos o poderosos. el cuento de Caperucita continúa señalando las huellas de una evolución. que pudiera distinguirse de la adolescencia. pero respecto de las interpretaciones que realizan los psicoanalistas. al menos no exclusivamente. el mito se irá modificando al ubicar el tema de la violación en la moraleja final. Dice el autor que la moraleja de este cuento. En épocas de la Ilustración. como núcleo del cuento. Como dice Colomer. los cuentos franceses mostraban que el mundo era cruel y peligroso y. Intenta investigar cómo la gente organiza la realidad en su mente y cómo la expresa en su conducta. sin sermones ni moralejas. entre otros. Caperucita Roja se había alejado de las formas populares para convertirse en un cuento definitivamente infantil. "Los campesinos cuentan cuentos: El significado de Mamá Oca". ¿qué se puede hacer? Los cuentos no ofrecen una respuesta explícita. Allí reproduce la versión oral del cuento que podríamos considerar antecedente de la Caperucita Roja. la villa sórdida. Darnton insiste sobre la pérdida de la visión histórica de los cuentos —algo ya señalado por Marc Soriano (9)— y afirma que esta versión campesina del cuento (reproducida en su libro). es para que las niñas estén alertas y se mantengan alejadas de los lobos.

ya las teorías psicoanalíticas de la década de los setenta habían actuado como un desencadenante de la reivindicación educativa de la fantasía. Según señala Pisanty. Menciona también la del mexicano Antoniorrobles (1967). para ir al escusado. Las versiones tradicionales siguen siendo dominantes. por lo tanto. durante la década 1930-1940. Ilustración de Bruno Munari y Enrica Agostinelli para el libroCaperucita por ejemplo. Darnton sostiene que "los cuentos franceses no muestran simpatía por los tontos pueblerinos ni por ninguna forma de estupidez. el lobo ya la tiene entre sus garras y ella pide salir Roja. inexorable de la fatalidad que vuelve los cuentos tan conmovedores. quedaba sujeto a régimen vegetariano y se hacía amigo de Caperucita. progresivamente sentida y teorizada tras unas décadas de predominio racionalista y realista".De las 35 versiones registradas de Caperucita Roja. Este es el carácter inescrutable. la muchacha ata la cuerda a un árbol y huye. ella no desobedece a su madre ni deja de leer las señales de un orden moral implícito que están escritas en el mundo que la rodea. Según Darnton. porque la candidez en un mundo de hombres orgullosos es una invitación al desastre." La reformulación del cuento en la literatura infantil moderna Según cita Colomer. quien intercedía por él en el juicio. El lobo le permite salir atándola a una cuerda pero. el cuento relata la educación de un pícaro. que suprimían la carga de violencia y adherían a los valores de perdón y reconciliación y. a su vez. en la que el lobo era llevado a la cárcel. En una de las versiones. "Al tramar los cuentos de esta manera. después de la Primera Guerra Mundial se inicia una drástica reinterpretación de los cuentos clásicos. resume el pecado de la simplicidad. y no el final feliz que con frecuencia adquirieron después del siglo XVIII. la tradición oral les ofreció a los campesinos una estrategia para enfrentarse a sus enemigos durante el Antiguo Régimen. fingen ser tontos sólo para manipular un mundo cruel pero crédulo. Pasando de un estado de inocencia a otro de fingida ingenuidad. Caperucita Roja (sin la caperuza) usa la misma estrategia en versiones del cuento francés cuando logra escapar con vida. Amarilla. "la tontería representa la antítesis de la picardía. Verde. Colomer sostiene que "a pesar de estas críticas la recuperación de estos cuentos para la infancia se ha mantenido inamovible. . Caperucita Roja se une a Pulgarcito y al Gato con botas". "Con estilo galo. el pequeño siempre se enfrenta al poderoso. Elena Fortún realizó en España una versión del cuento en la que el lobo se comía sólo el reflejo de Caperucita en el espejo. por supuesto. porque en los cuentos campesinos. a diferencia de los de Perrault y Grimm. Así. y que sus adversarios se distinguen por la fuerza y la tontería. un pecado mortal. "Ella no ha hecho nada —dice Darnton— para merecer ese destino. personajes que tienen en común la debilidad y la astucia. En la picaresca. más de la mitad terminan en que el lobo se come a la niña. Azul y Blanca. incluyendo a los lobos y a los ogros que no logren comerse a sus víctimas al instante". pero junto a ellas se desarrolla un repertorio muy numeroso de reescrituras." Y observa que los héroes tontos de los cuentos franceses. también evidenciaban un rechazo por los cuentos populares. Sencillamente camina hacia las quijadas de la muerte. Eran versiones que acompañaban los lineamientos pedagógicos de la época. y sin hacer un comentario social explícito." (10) Débiles frente a poderosos A diferencia de los cuentos ingleses o alemanes.

Caperucita Azul es una . No se culpa a la niña por su frivolidad o por su desobediencia y desaparece la moraleja de Perrault. Una especie de nuevo didactismo (al revés) de corte progresista. orientados a descomponer los cuentos tradicionales. En la versión del autor inglés Tony Ross (Altea.Caperucita Roja. El tono ligero del relato. Storr. En el exilio se vuelve vegetariano y aprende a cultivar el huerto. Libros contemporáneos más conocidos Veamos algunos ejemplos de versiones o reescrituras del cuento de Caperucita. sino su simple transformación". representa un intento de desdramatizar el cuento clásico y eliminar su sentido amenazador. etc. (11) Roja. Como señala Colomer (12): "la ampliación de las fronteras de la permisividad y la adopción de nuevos valores no implica la anulación de límites a la adecuación moral en los cuentos infantiles. donde cabría incluir gran parte de la literatura infantil actual. más tarde. en su texto se percibe como la cultura antiautoritaria de los años setenta recurría a la reescritura para introducir nuevos valores sociales en la literatura para niños. 1982). En esta versión la estructura narrativa permanece casi invariable. Azul y Blanca (Anaya. diferente a la que transparentaban las versiones tradicionales. hacia los destinatarios infantiles.parodias y "ejercicios de estilo". Ese elemento paródico y provocativo se presenta primero en las reescrituras para adultos y. el papel destacado le corresponde al humor. unido a la comicidad de las ilustraciones. se traslada al público infantil. En general. que puede captar las referencias intertextuales y los contenidos satíricos que proponen. Las recomposiciones de los cuentos para la infancia moderna se mantienen bastante fieles a la trama clásica y los cambios sustanciales se producen en el plano de la expresión: modernización del lenguaje. será recién a partir de la segunda posguerra que se produce una verdadera inflexión en la actitud de los escritores hacia la infancia y hacia el personaje de Caperucita y. Según el país de origen. 1998). Pisanty cita un ejemplo donde la protagonista recupera su independencia y consigue derrotar al lobo por sí misma (C. o en la que la niña y la abuela se alían para matar al lobo sin necesidad de la intervención de ningún hombre que las salve (versión feminista del Merseyside Fairy Story Collective de Liverpool. Otro ejemplo es la propuesta "cromática" de Bruno Munari y Enrica Agostinelli. Se puede decir que de su lectura surge un mensaje pacifista y ecológico. que promueven múltiples lecturas. En el caso particular de Caperucita. hay reelaboraciones del cuento que derivan de la versión de Perrault y otras de la de los Ilustración de Tony Ross para el libroCaperucita hermanos Grimm. Caperucita Amarilla vive en la ciudad y observa cómo el tránsito urbano se vuelve casi tan peligroso como atravesar el bosque. Verde. Aquí el lobo es desterrado en vez de ser descuartizado por el cazador. 1955). realizadas por autores contemporáneos. Caperucita es la hija de un leñador que la estimula a desenvolverse con libertad en su vida cotidiana en el bosque. en estas nuevas versiones. introducción del humor. En ella cada color es una versión diferente y cada variante afronta el núcleo narrativo principal: Caperucita Verde es amiga de las ranas que la salvan del lobo. por lo tanto. Algunas de estas reelaboraciones están destinadas al público adulto. 1972). Amarilla. los destinatarios previstos de los relatos son los niños y nos reflejan una nueva imagen de infancia. En otras reelaboraciones. uso de jerga juvenil o registros coloquiales.

Cuentos en verso para niños perversos (Altea. Chatterton llega a la casa del raptor. el detective Chatterton salva a la niña y recibe como premio el cuadro que deseaba el coleccionista. En lugar de preguntarle "por sus dientes". y con el lobo que la sigue. Se trata delibros-álbum. Cuando éste amenaza con comerla. adonde llega una mujer pidiendo ayuda porque su hija ha desaparecido. Se distingue especialmente la versión de Sarah Moon (Anaya. cuando el personaje transgresor no es castigado". es un libro del reconocido escritor galés Roald Dahl. donde está estacionado el automóvil. Caperucita Blanca está envuelta en el misterio porque un manto de nieve la hace invisible a la mirada de los lectores (gráficamente se resuelve con las páginas en blanco). lúgubre. una vez transitado el libro. amenazante. Finalmente. en un momento. A simple vista. la pequeña se hace un abrigo. desorienta la elección del lector para este libro. encontrando prendas de ese color a lo largo del recorrido nocturno que hace por la ciudad. uno de los tres libros(14) en los que este autor reescribe historias de cuentos tradicionales a través de los casos que el detective Chatterton debe resolver. un coleccionista de obras de arte sobre lobos. como ocurre con esta versión de Dahl. 1984) por el uso de la fotografía en lugar del dibujo.pequeña pescadora que lucha contra un pez-lobo. con ilustraciones de Quentin Blake. La madre cuenta que la jovencita vestía toda de color rojo. donde conviven seres humanos (la madre y la niña) con animales humanizados (Chatterton es un gato y el raptor . Con la piel del lobo. la acción transcurre en la oficina del detective. Son historias contadas con versos rimados donde se incluye"Caperucita Roja y el Lobo". en un automóvil. 1987). ya que la colección está destinada a los niños pero. de la cama vacía y con las sábanas revueltas. que promueve una interpretación activa del destinatario. con ilustraciones en la estética del policial negro. Así como "la sustitución de la moralidad tradicional por la afirmación de nuevos valores —según señala Colomer (13)— es una característica más típica de la literatura infantil de los setenta (. Para los amantes del policial. Se suceden las imágenes en blanco y negro hasta la casa de la abuela. del francés Yvan Pommaux. En esta versión: el lobo ya se ha comido a la abuela y está a la espera de la nieta.) el juego amoral se extiende durante la década de los ochenta. y solo en ese momento vemos a trasluz la figura del animal. combinadas con rasgos del cómic y del cine. Caperucita saca un revólver y lo mata de un disparo en la cabeza. quien la ha secuestrado para pedir el cuadro "Lobo azul sobre fondo blanco " que posee la madre. un recurso que borra el distanciamiento y presenta con mayor crudeza el desarrollo del relato.. ella provoca el enojo del lobo. De esta manera. la niña altera el relato tradicional y se interesa por el "abrigo de piel" que cree que lleva el lobo. El libro se cierra con una toma. vista desde arriba. Cuando llega Caperucita comienza un diálogo y. encontramosDetective John Chatterton (Ekaré. Se trata de un juego de descomposición y vuelta a recomponer el cuento según la clave elegida. reconocemos un destinatario joven o adulto. En la versión citada.. El detective sale a investigar y va Ilustración de Yvan Pommaux para el libroDetective John Chatterton. 2000). Pommaux plantea un mundo fantástico. Aquí la niña no atraviesa el bosque sino la ciudad empedrada.

transformarlos. Con la lectura de cada versión se abre un nuevo rumbo a la historia. Expresión que remite al uso de un eufemismo para referirse a datos de la realidad que podrían resultar discriminatorios ("dentadura alternativa" por "postiza" o "empleada del hogar" por "sirvienta". lo que permite desmitificarlos. Centrándonos en el relato de Caperucita Roja. también. capaces de defenderse por sí mismas del lobo. ha servido para ironizar lo políticamente correcto. además. poder apreciar cómo el discurso paródico dice más. Y ahora. la posibilidad de observar la evolución de la literatura destinada a los niños y del concepto de infancia que la acompaña. porque lo hace recurriendo a un género poco frecuentado en la literatura infantil. como se señaló al comienzo." Caperucita Roja en Argentina Trabajar a partir de las versiones del cuento de Caperucita Roja ofrece. que en muchos casos suele ser solemne. La literatura también ha reflejado esta concepción y. sexismo y dieta sana. con respecto a las temáticas o al lenguaje. sobre todo cuando se trata de relaciones de poder. creando un final sorprendente. debo continuar mi camino. si me perdonas. utilizando las prendas que la niña ha ido perdiendo como las pistas para resolver el caso. En su versión de Caperucita Roja. el autor estadounidense James Finn Garner. imaginería freudiana. Notable. Como señala Kristeva (15). pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial —en tu caso propia y globalmente válida— que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Además. Rompen con lo establecido para los niños en el terreno de la literatura. pensamiento occidental. así como un acercamiento a distintos autores contemporáneos. nos permite analizar el tratamiento del humor y de lo paródico que realizan los autores nacionales. que se manifiesta en sus . contestación de la ley oficial". El discurso paródico hace una subversión en tanto permite mirar más allá del discurso oficial o del discurso de la autoridad. lo que se ha dado en llamar lo "políticamente correcto". es "contestación del código lingüístico oficial. cómo agrega nuevas "voces" a la monotonía del discurso directo y obliga a percibir aquello que el discurso directo excluye. moralizante o sentencioso. tanto en los temas elegidos como en el uso del lenguaje. los años noventa han mostrado una preocupación a ultranza por la salvaguarda de los valores de respeto social. En su libro Cuentos infantiles políticamente correctos (CIRCE. es posible observar esa característica en el tratamiento paródico de los temas y personajes. por ejemplo). que se convierte en una víctima ante las figuras avasallantes de Caperucita y su abuela. ya que su naturaleza es esencialmente contestataria. Estos escritores demuestran un conocimiento de toda la tradición literaria.coleccionista es un lobo). reemplaza al leñador por un "operario de la industria maderera". recargado con diminutivos. Abre. Podríamos decir que en la Argentina la consolidación del género está dada justamente por la ruptura que estos autores logran a partir de su escritura. en el caso particular de Caperucita Roja. lleva la exageración de estos valores al extremo para burlarse de cuestiones de género. 1995). En el caso de la literatura infantil argentina. Como ejemplo podemos citar un pasaje del cuento donde Caperucita le responde al lobo cuando éste le advierte sobre lo peligroso que puede resultar para una niña recorrer sola el bosque: "—Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante. ver el mundo desde otro lugar. Es interesante observar cómo el autor ha transformado el strip tease de la antigua versión oral en un recurso propio del género policial. el armado de un recorrido de lecturas. Desde otro ángulo.

que sostiene: "No hay prolongación de una línea recta. en tanto el diálogo consabido comienza con la niña señalándole a la supuesta abuela una voz muy ronca: "— ¡Qué voz ronca tenés. posibilita la transformación de la serie literaria. y —particularmente— por poner a los protagonistas en papeles diferentes a los conocidos o vincularlos con personajes contemporáneos.". desarma lo esperado. eliminando el encuentro previo en el bosque. provoca un quiebre que clausura el suspenso del cuento clásico. que Gustavo Roldán recrea con acostumbrada ironía en sus libros. Al respecto. Y observa que. la inversión en clave humorística del modelo culturalmente codificado. Colihue. De allí hasta el final todos los dichos de Caperucita hacia el lobo serán negativos. un lobito. por lo que éste huye deprimido. porque la parodia permite ese corte con un código precedente. cortes. 1989) es el cuento que aporta al relato de Caperucita la visión de los animales del monte. observación en el comienzo. Algunos ejemplos de versiones publicadas en Argentina "Pobre lobo" . propulsión a partir de un punto dado. pero la gente dice así. "Cruel historia de un pobre lobo hambriento" (en el libro Sapo en Buenos Aires. un autor que reflexiona sobre el tema de la filiación o tradición literaria es Tinianov (16). rupturas. también queda muy clara la inversión de los roles (incluso desde el título) en el libro Lobo rojo." Como en la versión de Ema Wolf. Como en aquel poema de José Agustín Goytisolo que decía"Érase una vez / un lobito bueno / al maltrataban / todos los corderos. Se trata de un relato muy breve que comienza cuando Caperucita Roja llega a la casa de su abuela. 1991) deElsa Bornemann. Cuando se ponen a contar un cuento a cada rato dicen tú y vosotros. En esta historia los animales se reúnen y le piden a Don Sapo que narre lo que la gente cuenta a sus "pichones". —No sé muy bien —dijo el sapo—. Allí comienza el diálogo de Caperucita con el lobo disfrazado de abuela. el lobo es un "pobre hambriento" y la niña "medio pavota". para este caso. abuela! Ni que comieras tuercas. Desde la óptica de los animales. e inmediatamente le dice "¡qué boca enorme tenés!". sino más bien desvío. en esas rupturas hay parodia. . al formular esta Ilustración de Matías Trillo para el libroFilotea. desde siempre. por el traslado de las situaciones a lugares y un tiempo cercanos a los lectores. El efecto cómico puede surgir por la utilización de un lenguaje excesivamente cotidiano (o registro de una jerga que contrasta con el cuento clásico). donde la burla también alcanza al uso del "tú" y del "vosotros" cuando los humanos cuentan estos cuentos: "—¿Tú te vas? ¿Qué es tú te vas? — preguntó intrigado el piojo. De modo que. 2001) de Ema Wolf. Según este autor la historia de la literatura sería un conjunto de desvíos. en realidad. En este caso la autora modifica radicalmente la estructura. es que este concepto de parodia remite siempre al de tradición literaria. en este cuento también el lobo es. creando equívocos humorísticos. sirve de punto de partida para una nueva concepción. Y lo más importante. con el lenguaje más coloquial. Caperucita feroz (El Ateneo. En los ejemplos hallados de versiones de Caperucita Roja observamos cómo los escritores argentinos utilizan la forma de la parodia para las reelaboraciones del cuento. Es decir. Ese será el juego verbal que se dará en el diálogo entre los animales a lo largo del cuento. lucha". del libro Filotea (Alfaguara.obras y las instala en la continuidad.".

como otro recurso paródico. después de todo. Pero aquí se dice que se dedicaba a conseguir pieles de lobito para confeccionar sus capas. Aquí el lobo le plantea que ha vuelto porque necesita mejorar su imagen ante el mundo y requiere de su ayuda para lograrlo.al que "llamaban Rojo porque era totalmente pelirrojo". la loba será premiada por su gesto con una estatua en el Parque Lezama. luego de hablar con su madre como cualquier adolescente de hoy en día. según menciona Alison Lurie (17)). la abuela es una loba a la que Caperucita intentará reemplazar. el relato comienza con el lobo que se encuentra con la niña Cinthia Scoch en el Parque Lezama de Buenos Aires. parte hacia la casa de su abuela. con su timidez. Ambos cierran su historia de otra manera. le comunica que encontró a dos cachorros humanos —Rómulo y Remo— a los que piensa amamantar y le ordena a su esposo que la acompañe. en el cual el lobo se ahoga. remala. Aunque nadie come a nadie. La loba. con quien vivió el episodio ya conocido. a "la peligrosa Caperucita Feroz". como dirá Caperucita en el final. aparece la esposa del lobo. Le recuerda que. En el camino se encuentra con el lobo. Por allí se decía que la Caperuza Feroz justo andaba buscando una piel como la del Lobito Rojo y eso causaba mucho temor entre los lobitos del bosque de Zarzabalanda. se despide y se adelanta para llegar a la casa de la abuela. impaciente porque se le complica su plan de comerse a Cinthia. mientras la gente del pueblo se la lleva en una camilla: "Estamos a mano". supermala". que acostumbraba a usar una caperuza roja y a atravesar el bosque. Esta incorporación de personajes de otras historias conocidas provoca nuevas lecturas. . Los cambios en esta versión: Caperucita es Cinthia. Caperucita. Cinthia encuentra a su abuela amordazada. una niña "mala. que no está para bromas. La niña "—por su bien— lo entendió: ella NO era boba". El cuento finaliza refiriendo lo que sucederá con cada personaje en el futuro. 1995). El lobito deberá enfrentarse. como la niña del viejo cuento. muuuy mala. reiterándose la clásica escena de la llegada a la casa. El lobo. se introducen otros personajes de cuentos clásicos. en la que le cuenta que está enferma y le pide que vaya a visitarla. Sudamericana. que además trae otra historia mítica como la de Rómulo y Remo y. El lobo la acompaña en su camino a casa de la abuela y en el recorrido van encontrando otros personajes de los cuentos clásicos como Hansel y Gretel. del libro que lleva ese título (Colihue. malísima. se desarrolla otra escena en la que Caperucita recibe una "carta certificada" de su abuela. Cuando Cinthia llega a la casa con sus acompañantes se inicia el conocido diálogo y. Al final Caperucita será vencida por los lobitos y la amenaza se volverá hacia ella ya que le prohibirán regresar al bosque. con una serie de equívocos en el uso del lenguaje. Por otro lado. el tono empleado vuelve muy amenazadora la presencia de esta niña feroz. En el caso de "Cinthia Scoch y el lobo" (en el libro Cinthia Scoch. se suma el personaje de la loba. 1991) de Ricardo Mariño. la fama de Caperucita es gracias a su propio desprestigio. alude al origen de la realización de una estatua en el parque. Al entrar a la casa.Esteban Valentino nos ofrece un relato cargado de suspenso que luego se dispara hacia el humor. Comienza en el momento en que el Cazador y su ayudante encuentran huellas del lobo en el bosque y dan el alerta al pueblo. El regreso". por ejemplo. En "Caperucita Roja II. un cruce que pone en juego los textos entre sí. Mantienen un diálogo humorístico. Caperucita deberá fingir un accidente en el río y luego decir que el lobo fue quien la salvó y murió en ese acto tan noble (aquí hay coincidencia con uno de los finales que recopilaron los hermanos Grimm. En esta versión. al acercarse la pregunta final.

porque soy mala. Esta reelaboración alterna episodios propios del cuento clásico con otros de la vida del lobo. De pronto da un traspié y todo el mundo ve que no es Caperucita.. en otra. el propio niño va a comerse un sandwich con el lobo entre los panes después que la voz del padre dice "Vamos a la cocina. una representación muy distinta de la imagen que genera su hijo. tendremos una sucesión de imágenes según las representaciones del padre y del hijo.. interesante ejemplo para poner a dialogar con otros textos que disparan nuevos sentidos: "Un día. por la calle Carabobo se pasea una nena con un globo. bien rico. Lo hace con un relato en primera persona del lobo contando que. cuando se dice "Ella vivía cerca de un bosque con su mamá. 2004). un conejo que asoma.. como no tuvo derecho a réplica. intentará explicarse a través de este escrito. para mostrarnos las distintas representaciones de los cuentos que se construyen en la mente de uno y otro.. Caperucita ha perdido totalmente la imagen de niña buena y obediente que ama a su abuela. de Patricia Suárez.. cabaña con techo a dos aguas. o uno de los límericks de Zoo Loco (Alfaguara.Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge) (Alfaguara. A partir del "Había una vez una niña.." También podemos citar ejemplos en verso. 1996). 2003)—." . mala / porque una peste soy / hasta yo miedo me doy / cuando me miro en el río. quien compone un bosque con flora y fauna tropicales. con árboles.". 2000) de María Elena Walsh. como se lo contaron a Jorge). 2000)—. por ejemplo— para indicar quién está hablando o las Ilustración de O·Kif para el libro Caperucita Roja (tal imágenes que cada personaje compone en su mente. las del adulto siempre en sepia y las del niño en colores. sino el Lobo. Ella misma se define a través de una canción: ". de acuerdo con su experiencia y contacto con el mundo de los relatos..". En las dos páginas finales aparecen ilustradas solo las representaciones del niño: en una el papá es el leñador con ropa de superhéroe y. con textos de Luis María Pescetti e ilustraciones de O’Kif es un libro-álbum que aporta algo interesante respecto de lo que pasa en el imaginario del lector u oyente del relato —en este caso un adulto y un niño—. el padre evoca en su discurso el bosque mítico. El ilustrador recurre a las formas de la historieta —los globos." El libro Habla el Lobo (Grupo Editorial Norma. retoma la idea de un lobo que quiere limpiar su imagen. Por ejemplo. juegos verbales con humor: "Carta a Caperucita Roja" de Elsa Bornemann —de su libro Disparatario (Alfaguara. "Caperuza cocinera" de Guillermo Saavedra —incluida en su libro Cenicienta no escarmienta (Alfaguara. que te preparo un sandwich bien..

adulto. Una abuela que sin recomendaciones o advertencias le dice a la niña "Tendrás que ir al bosque". donde recurriendo al humor negro feroz.los mantuve tranquilos durante diez minutos. Entre los ejemplos posibles recomendaremos dos versiones que ya fueron citadas: la de James Finn Garner." La niña irá al bosque en busca de más huevos para terminar el pastel. La violencia de la escritura poética desencadena lo más bello. obtiene como premio medallas de oro y bronce y. bosque. Una niña que sale resuelta..Otras versiones. algo que usted no fue capaz de hacer..) "Pero ella ama a los perros" (.. flores y lobo y abuela—. a diferencia de los niños. En el medio queda el bosque y el encuentro con el perro-lobo. pero según señaláramos a propósito del título elegido para estas notas.. 2000). se le permite pasear por el parque del príncipe de la comarca. además. También es muy recomendable lo que realiza Saki (18) en su relato "El cuentista". Ante la observación de la mujer. En algunos de ellos no se manifiesta la intención de recrear el cuento con la forma clásica. recrea la inquietante situación de la niña que va a ser devorada/herida por un perro-lobo. En ese texto. por sus experiencias de vida e historias como lectores. Podemos considerar que también entre el público adolescente o joven el mito de Caperucita despierta interés. El hombre les cuenta la historia de una niña "horrorosamente buena" que. dramático y perturbador del mito: "Laabuela prepara un pastel de huevo y piñón. Detective John Chatterton. Esta consideración valdría también para lectores adolescentes y jóvenes ya que. Varios autores han trabajado con la evocación de la historia dándole un tratamiento paródico. el solterón responde: ". Algunas de esas propuestas están destinadas al público Ilustración de Perica para el libro Zoo Loco. El perro se detiene en el umbral.. Para los niños resultó el cuento más hermoso que jamás habían escuchado pero. despliega —con el mito de Caperucita Roja— su crítica al mundo de los adultos y lo que estos consideran adecuado para los niños.) "Llega a la cocina y entra. Sin embargo. En el tomo I de Los papeles salvajes (Adriana Hidalgo." Otra reescritura posible la descubrimos en el mundo poético de la escritora uruguayaMarosa di Giorgio (1932-2004). toma el sendero y se interna en él. abuela. posibles lecturas para adolescentes y jóvenes Es indudable la potencia que conserva el relato de Caperucita Roja hasta el día de hoy. para la tía. Un perro sale de entre los árboles y la sigue (. Saki. A la voz de la niña se vuelve la abuela. Y no solamente para los lectores infantiles. porque apelan a las referencias intertextuales o por los contenidos satíricos que proponen. Esta última puede interesar a los más grandes por el aspecto gráfico y el tratamiento del género policial. narra la historia de un solterón típicamente inglés que se encuentra en el mismo vagón de un tren con unos niños acompañados por su tía. de su libro Cuentos infantiles políticamente correctos y la de Yvan Pommaux. . por su bondad destacada. la sola mención de cinco palabras —niña.. el más inadecuado. pueden realizar este tipo de lecturas que implican operaciones más complejas. La escena comienza y termina en casa de la abuela. bastan para instalarnos en el relato. el mérito se convierte en su ruina ante la aparición de un lobo.

aunque se reiteren estructuras. Pero ella sabe algo sobre esas cosas. En los párrafos finales dice: "La historia. Aunque también. permite observar la forma en que esos cuentos se fueron integrando en la literatura infantil. ni siquiera es noticia. en un recorrido que va desde la intención admonitoria de otros tiempos hasta la actualidad donde el énfasis está en el juego literario. propiciando el ejercicio lúdico de la modificación. La multiplicidad de lecturas nos muestra la riqueza del relato y. Y ese final golpea por terrible. lo saluda atte. Marosa di Giorgio estaría recuperando una dimensión para contar la historia que la acerca más a las versiones populares. Eso es inevitable. Julio Cortázar también supo transitar esta historia. Las versiones renuevan significados y ofrecen conexiones con otros discursos. Y aunque no tenemos mayores detalles... 1984) —con imágenes del pintor Julio Silva a las que Cortázar puso escritura—. ¡Con los tiempos que estamos viviendo! La última vez se encontró con un lobito bastante piola y se hicieron tan pero tan amigos que no dan para personajes de cuentos como el que vivimos nosotros. Caperucita Roja" Entonces. Un caso aparte A mitad de camino entre la ficción y el ensayo se encuentra la "Carta al lobo" (en el libro Oficio de palabrera. donde se acentúa el temor a ser devorado y la utilización simbólica tradicional de la figura del lobo como símbolo de muerte. Como si la tensión que se da en el cuento popular a través del diálogo final entre la niña y el lobo. libro Caperucita Roja Siempre se encuentra con todo lo probable de encontrar en un bosque. pero de manera igualmente trágica. lo que hace muy atractiva su lectura. a quien le pide una autocrítica. se juega una carga de erotismo que subyace a lo largo del relato y que aquí se potencia. para mí.Y la abuela da un grito horrible. a través del cruce entre lo mágico y lo sagrado —un recurso que caracteriza la escritura de di Giorgio—. se lee el . Aunque parezca mentira. siguió para adelante con mi hija. ya abuela. 1991) de Laura Devetach donde una Caperucita adulta. Me alegro. En Silvalandia (Argonauta. aquí se demorara a lo largo de la historia para entonces cerrarse en forma abrupta. Cada tanto la pequeña Sidonia tiene que cruzar Detalle de una fotografía de Sarah Moon para el el bosque. La palabra ‘lobo’ rompe los oídos de la niña (. como lectores reponemos todo el tiempo lo que no se nos describe. Además. algo cambió en este mundo y por lo menos esta nieta mía necesita un cuento diferente. Colihue. reflexiona sobre los hechos pasados y cuestiona la actitud de los adultos hacia los niños. personajes y conflictos. su poder evocador no se pierde por la potencia de las imágenes que despierta en el lector. El lector siente la tensión en el recorrido porque sabe el final. con la nieta. También se dirige al lobo... Podemos regresar a la pregunta de ¿por qué leer este cuento? Este cuento —como otros cuentos populares— favorece el aprendizaje de formas narrativas y permite el acceso al imaginario humano configurado por la literatura.)" En este texto. Desde todos estos años que me sirvieron para mirarme mejor.

Editorial Paidós. 2001. Valentina. Introducción al arte de inventar historias. cuando los padres están dormidos y los nietos pueden entrar en puntas de pie en el dormitorio donde la abuela los espera con gran complicidad y regocijo. Caperucita Roja.. con traducción de Roberto Vicente Raschella." Ilustración de Quentin Blake para la tapa del libro Cuentos en verso para niños perversos. Colomer. Lumen.título "Sorpresas para Perrault". el lobo. La gran matanza de gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa.. (2) Pisanty.. México. Valentina. Barcelona. Como escribe Susana Thénon (19).. Gianni. La pequeña. siguen vigentes tanto en su papel tradicional como en los lugares de subversión en los que los han ubicado los autores de literatura infantil de los últimos tiempos. y no sólo para los niños. Una visión política de los cuentos folclóricos y maravillosos. Es ahí donde estos conocidos personajes reaparecen para desmitificar actitudes y costumbres. pues los padres no sospecharán nunca semejantes desobediencias a la pedagogía y a la tradición". Introducción a la literatura infantil y juvenil. Colección Instrumentos Paidós. en su poema "Viaje del lobo": "La casa del lobo no tiene puerta solo en su centro el lobo ofrece innumerables formas de sí mismo muchos pasan a su lado sin verlo o con temor o recuerdan feroces cuentos de feroces infancias o se convencen: ‘soy una oveja’. Barcelona. pero las cosas ocurren de manera muy diferente en Silvalandia. con traducción de Joaquim Nolla y Josep M. 2000). Editorial Argos Vergara. involuntariamente. y todo recomienza cada vez. (5) En algunas versiones populares el lobo mata a la abuela y la corta en trozos que luego convida a la niña. Jack.. las abuelas sólo cuentan cuentos a la hora de la siesta.Traducción de Joan Grove Álvarez. Colección Didáctica de la lengua y la literatura.. . Teresa. Buenos Aires. Mir. (3) Pisanty. Teresa. Madrid. Y para poner en crisis algunos valores y lenguajes a través del humor y la parodia. y debajo describe que "en la mayoría de los países. Obra citada en (2). Editorial Fondo de Cultura Económica. Concluimos diciendo que la historia de Caperucita Roja y sus versiones poseen una inagotable oportunidad de lecturas. Romper el hechizo. 2000). (4) Colomer. brujas y gnomos. 1985). Obra citada en (2). 1995. Existe también coedición de Hogar del Libro/Editorial Fontanella-Reforma de la Escuela (Barcelona. las abuelas cuentan a sus nietos hermosos cuentos de hadas. También por Ediciones Colihue/ Biblioser (Buenos Aires. y por Editorial Planeta (Barcelona. Editorial Síntesis. Gramática de la fantasía. (6) Zipes. En primer lugar. Cómo se lee un cuento popular. 1994. 1984. Robert. Darnton. la abuela. come la carne de su abuela y bebe su sangre... no se han ido. Notas (1) Rodari. 1999.

Mariño. Teresa. Marc. Buenos Aires: Signos. Teresa. Silvalandia. Ediciones Colihue. Cuentos en verso para niños perversos. espacio subversivo. Cinthia Scoch. Buenos Aires. Barrenechea y María Negroni. Buenos Aires. Los papeles salvajes I. Colección Infantil-Juvenil. 1985. Adriana Hidalgo Editora. Robert. Reedición: Buenos Aires. Cuentos infantiles políticamente correctos. 1983. Detective John Chatterton y El sueño interminable. Buenos Aires.19-21). Obra citada en (2). Semiótica 1. Ediciones Altea. Cortázar. Ilustraciones de Juan Noailles. Julia. Ediciones Orión. (p. Disparatario (55 versicuentos y 1 cuento de amor disparatado). Julio y Silva. Obra citada en (2). Iilustraciones de Quentin Blake. Lobo rojo. (17) Lurie. CIRCE Ediciones. Un caso para John Chatterton. Editorial Fundamentos. Traducción de Miguel Azaola. Caperucita feroz. No se lo cuentes a los mayores. Ediciones Argonauta. Buenos Aires. 2000. (14) Nota de Imaginaria: Los tres libros de la serie del detective John Chatterton son:Lilia. escritor inglés nacido en Birmania (1870-1916). Teresa. Bornemann. Elsa. se mencionan los datos completos de cada obra. Susana (1935-1991). 2001. Buenos Aires. (19) Thénon. Colección Infantil. Ediciones Corregidor. en la bibliografía. 1998. Luego. Buenos Aires. Traducción. (16) Tinianov. 1991. Editorial Sudamericana. Listado de obras de literatura infantil y juvenil mencionadas en el artículo Bornemann. y comentados por Imaginaria en la sección "Reseñas de libros". Obra citada en (2). Obra citada en (2). Ediciones Colihue. Julio.(7) Colomer. di Giorgio. Editorial Alfaguara. 1981. Colección Pan Flauta. 2003. 2000. Colección Los Álbumes de Altea. (10) Darnton. Literatura para chicos y vida cotidiana. Oficio de palabrera. 1995. Roald. Serie Morada. Todos con texto e ilustraciones de Yvan Pommaux. Colección Tobogán. (18) Seudónimo de Hector Hugh Munro. Edición a cargo de Ana M. Ricardo. Con ilustraciones de O’Kif. (11) Nota de Imaginaria: Para facilitar la lectura del artículo. Tomo I. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Laura. 1984. Devetach. Alison. Obra citada en (2). Yuri. En Teoría de los formalistas rusos. Traducciónde Gian Castelli Gair. Robert. Literatura infantil. 1995. 1991. Buenos Aires. Madrid. (9) Soriano. 1970. adaptación y notas de Graciela Montes. James. (13) Colomer. Barcelona. editados en castellano por Ekaré. Marosa. Editorial El Ateneo. (15) Kristeva. "La noción de construcción". solo se indican entre paréntesis los datos de la edición vigente en la actualidad (editorial y año de edición). La literatura para niños y jóvenes: Guía de exploración de sus grandes temas. Elsa. Madrid. Finn Garner. en los libros infantiles y juveniles citados por la autora. (8) Darnton. Ilustraciones de Oscar Delgado. La morada imposible. El cuento "Cinthia Scoch . Buenos Aires. Madrid. Dahl. Ilustraciones de María Cristina Brusca. (12) Colomer.

entre 1997 y 2001. Patricia. 1989. Diéguez. Caracas (Venezuela). Sapo en Buenos Aires. Colihue. Colección Libros de Todo el Mundo. 2004. Traducción de Leopoldo Iribarren. Bruno y Agostinelli. Gustavo. 1995. colección AlfaWalsh. Buenos Aires. Wolf. Detective John Chatterton. Enrica. Ediciones Generales Anaya. 2000. Buenos Aires. Ilustraciones de Silvia Jacoboni (Perica).com. Caperucita Roja. Caperucita Roja. Colección Sopa de libros.y el lobo" también estaba incluido en el libro Cinthia Scoch y la guerra al malón (Buenos Aires. Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge). Serie Morada. introducción y versión española de Eduardo Paz Leston. 1982. serie Amarilla. Buenos Aires. Madrid. Buenos Aires. Verde. Ediciones Altea. Madrid. Amarilla. Cuentos. María Elena. Traducción de Joëlle Eyheramonno. Sarah (fotografías) y Charles Perrault (texto). Tony. Editado también en la colección El Pajarito Empilchado. Selección. Editorial Alfaguara. Saki. 1998. Ilustraciones del autor. Editorial Alfaguara. Grupo Editorial Norma. Walsh. Ilustraciones de Nancy Fiorini. Ilustraciones de Matías Trillo. 1996. Especialista en Literatura y Bibliotecas infantiles. Luis María (texto) y O’Kif (ilustraciones). Editorial Alfaguara. Ilustraciones de Pez. 2001. con ilustraciones de Myriam Holgado. Colección Torre de Papel. Suárez. Ema. Ross. Entre 1990 y 2000 tuvo a su cargo la organización y coordinación de la Biblioteca Infantilque funciona en las Ferias del Libro de Buenos Aires. Buenos Aires. Caperucita Roja II. Sudamericana. Buenos Aires. Zoo Loco. Roldán. Colección Libros del malabarista. serie Torre Roja. (Libros del malabarista). Azul y Blanca. en 1996 obtuvo el Premio Pregonero como Bibliotecaria por su labor en la difusión del libro y la literatura para niños. Filotea. Centro Editor de América Latina. Esteban. Valentino. Cenicienta no escarmienta y otros cuentos con pimienta. Ediciones Colihue. Buenos Aires. Serie Naranja. 1984. Ediciones Ekaré. Editorial Alfaguara. Habla el Lobo. actualmente descatalogado. 2003. Fue Presidenta de ALIJA (Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina). Ilustraciones del autor. 2000. Colección Infantil. Colección Ratón Pérez. Traducción de Teresa García Adame. 1971. Guillermo. Elisa Boland (eboland@netizen. Buenos Aires. profesora en Letras y Bibliotecaria. Desarrolla su actividad docente en el Instituto Superior de . Colección Infantil. Grupo Anaya. Colección Próxima Parada Alfaguara. Traducción de Miguel A. Pescetti. Madrid. Ilustraciones de los autores. Yvan. 1991). Caperucita Roja. Munari. Colección Altea benjamín. Pommaux. Saavedra. De 1995 a 2000 se desempeñó como Ayudante en la Cátedra de Didáctica de la Enseñanza en Letras de la Universidad Nacional de La Plata. Moon.ar) es maestra.

Coplas. 1998). Antología del Sur eHistorias del Rey Arturo y sus nobles caballeros. Colabora en diarios y revistas con notas y reseñas bibliográficas. Durante 2001 fue Coordinadora de Capacitación del Programa Nacional "Creando Lazos de Lectura" de la Conabip (Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares). Es Coordinadora en el proyecto Páginas Sueltas de Julia Bowland. Ediciones Novedades Educativas. rimas y trabalenguas. con el proyecto "Elegir libros para niños y jóvenes". 2004.Formación Docente Nº 8. Es autora de los libros Listas bibliográficas sobre literatura infantil y juvenil (Buenos Aires. En 2005 obtuvo una Beca del Fondo Nacional de las Artes sobre el tema: "Evolución de la literatura infantil argentina a través de sus libros más representativos (período 1960-2000)". de Mario Ramos Reseñas de libros: Los cuentos de Perrault (con traducción de Graciela Montes) Ficciones: Tres piezas teatrales de Patricia Suárez (incluye "Caperucita Lola") Galería: Gustave Doré y los cuentos de hadas Destacados: Una mirada humorística sobre los cuentos tradicionales . un archivo de voces y textos literarios de escritores argentinos. para la Dirección de Bibliotecas y promoción de la lectura de la Provincia de Buenos Aires. desde 1997. de la ciudad de La Plata. donde dicta Literatura Infantil y Juvenil para la carrera de Bibliotecología. ambos de Grupo Editorial Norma. Fundación El Libro. Es miembro del Comité de Dirección de la revista La Mancha desde 1998. de Yvan Pommaux Libros recomendados: ¡Soy el más fuerte!. Es Capacitadora del Programa "Forjando identidades lectoras". Artículos relacionados: Reseñas de libros: Caperucita Roja II. Miembro del Comité de Feria del Libro Infantil y Juvenil. de Esteban Valentino Reseñas de libros: Detective John Chatterton.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful