Está en la página 1de 134
z=—Aceho (Ed_) Isabel Gome Relectura , get, Genesis ame * e inicia con este volumen una nueva coleccidn de libros religiosos = ) y teolégicos con la pretensién de divulgar el pensamiento femenino a sobre estas materias, un pensamiento que se ha presentado con fuerza a partir de los afos 70 y que se inicio, fundamentalmente, en el mundo americano y aleman Tradicionalmente se han buscado en la Biblia los razonamientos necesarios para asentar el principio de una pretendida subordinacion natural de las mujeres a los varones. jNo sdlo se ha interpretado sin contar con las mujeres, sino que a menudo esta interpretacion ha sido en su contra! Pero, también, muchas mujeres a lo largo de los siglos han encontrado en las paginas del texto sagrado motivaciones para combatir situaciones de esclavitud contrarias a la dignidad humana. La intencidn de este libro, escrito por cinco prestigiosas autoras, es hablar de las mujeres del Génesis. La razon es la negativa interpretacién a la que tradicionalmente han sido sometidas las mujeres biblicas, tachadas de tentadoras, seductoras, rivales...Es bueno detenerse sobre ellas y ofrecer, si es posible, una lectura re-constructiva de sus personalidades que sirva de ejemplo y de espejo para generaciones futuras. Sacarlas del anonimato y del silencio haciéndolas caminar junto a los varones por la senda que conduce a la tierra prometida ISBN 84-330-1247-9 SHIM 788433°0124 Isabel G6mez-Acebo (Ed.) Carmen Bernabé Ubieta Elisa Estévez Lopez Maria Dolores Aleixandre Parra Mercedes Navarro Puerto RELECTURA DEL GENESIS Desclée De Brouwer © EDITORIAL DESCLEE DE BROUWER, S.A. 1997 C/ HENAO, 6 48009 BILBAO Printed in Spain ISBN: 84-330-1247-9 Depésito Legal: BI-1484-97 Impresién: Ecolograf, $.A. INDICE 1 - Introduccién 9 2 - Un jurado femenino declara a Eva: No culpabl. 7 3 - {Dejad que hablen las matriarcas! .. 71 4- Las grandes ausentes. La memoria de las esclavas 5 - Las extrafas, tan parecidas y tan diferentes .. 155 » 221 6 - Libro de origenes y fundamentos.. INTRODUCCION SE INICIA CON ESTE VOLUMEN UNA NUEVA COLECCION de libros religio- sos y teolégicos con la pretensién de divulgar el pensamiento feme- nino sobre estas materias. Un pensamiento que se ha presentado con fuerza a partir de los aftos 70 y que se inicié, fundamentalmen- te, en el mundo americano y aleman. Las mujeres espafiolas hemos entrado tarde, lo que no le puede extrafiar a nadie, ya que nuestra cultura mediterranea ha supuesto un mayor freno a la incorpora- cién de las mujeres a la vida publica cualquiera que fuera su campo. Mil razones impedian los estudios teolégicos a las mujeres en Espafia. En primer lugar, la prerrogativa de su ensefianza en los seminarios frente al resto de Europa que tenia facultades teologicas en las universidades civiles; y en segundo, innumerables razones sociales y econémicas. Por un lado, se necesitaban medios para “perder el tiempo” estudiando y por otro, una vez terminados los estudios, las expectativas profesionales estaban copadas por los sacerdotes. Gracias a Dios, en los tiltimos afios han caido muchas barreras y hoy hay un buen ntimero de mujeres espafiolas capaci- tadas para ofrecer su investigacién y opinién sobre estos temas; para ofrecer una teologia desde nuestro pais y con nuestras carac- teristicas propias. 10 INTRODUCCION Pretendemos recuperar silencios, corregir interpretaciones, ofrecer espiritualidad... con la convicci6n de que también las mujeres podemos y “debemos” acceder a alguna parcela de verdad sobre Dios. Un camino que con frecuencia se cruza con la senda de la teo- logia tradicional y sus modos de ver la realidad de las mujeres. Como nos sentimos Iglesia queremos poner por escrito todas estas intuiciones para que puedan servir a la comunidad. Los futuros lec- tores diran si las consideran enriquecedoras o si nuestra oferta no es digna de tenerse en cuenta. Tradicionalmente se han buscado en la Biblia los razonamientos necesarios para asentar el principio de una pretendida subordina- cién natural de las mujeres a los varones. jNo sélo se ha interpreta- do el texto sin contar con las mujeres sino que con frecuencia esa interpretacion ha sido en su contra! Pero también muchas mujeres a lo largo de los siglos han encontrado en las paginas del texto sagrado motivaciones para combatir situaciones de esclavitud con- trarias a una dignidad humana que comparten con el hijo de Dios. Por ello, hemos querido que nuestro primer libro fuera biblico y més concretamente que hiciera referencia al Génesis, el primer texto de la Sagrada Escritura y el que con mas safia se ha interpre- tado en perjuicio de nuestro sexo. Hablar de Génesis es hacer referencia a un comienzo que en nues- tro caso se ajusta al inicio de una nueva coleccién y con nuestra mayoria de edad. Iniciamos una singladura de libertad de expre- si6n y de opinion dejando atraés un pasado de silencio y de opre- sién. Como cristianas liberadas por Cristo rebosamos de nueva vida y se agolpan las palabras en nuestra boca para proclamarlo. Muchas de estas palabras han contribuido a la formacién de este libro y contribuiran a los venideros. Somos conscientes de que la Sagrada Escritura es un texto patriar- cal, escrito por varones y para varones pero en el que subyacen pequefias pistas que nos permiten una lectura muy distinta de la que tuvo el autor original y los cientos de intérpretes masculinos RELECTURA DEL GENESIS que lo han lefdo a lo largo de los siglos. Desde esas pistas queremos poder seguir leyendo la Biblia, poder mirar atras, poder encontrar modelos de comportamiento en el mundo antiguo que enriquezcan nuestra fe de personas, de cristianas y de mujeres. La palabra de Dios no es idéntica a la del texto biblico ya que el cre- ador se somete a las limitaciones de su criatura y nuestra mision es eliminar sus telarafias hist6ricas y colocarla a la luz del rayo laser de la modernidad; un rayo en el que ha entrado la 6ptica del femi- nismo y su consecuente critica por todos aquellos que no quieren cambios en el statu quo. Los feminismos son, antes de hablar, tacha- dos de extravagantes aunque simplemente pidan que las mujeres tengan la posibilidad de votar como sucedié con las famosas sufra- gistas de finales del XIX. No queriamos Hamar nuestra produccién femenina por todo lo que este término conlleva de color rosa y desmayos de debilidad. Tampoco nos gustaba el apelativo de feminista por contraponerse a machista y aparecer como agresivo y anti-varén. Finalmente, hemos optado por decidir que esta coleccién llevara por titulo En Clave de Mujer algo que no compromete de antemano y que per- mite que se nos juzgue y valore a posteriori, a sabiendas de que no es posible escribir para el gusto de todos. Para nuestra recepcién, nos viene bien la falta de cultura biblica de las generaciones jéve- nes ya que pueden aceptar mejor nuestras sugerencias pues no tie- nen su pensamiento prejuzgado. Incluso, creo que, encontrarén més l6gicos nuestros razonamientos que los defendidos tradicio- nalmente. Con la intencién de que en estos libros colabore el mayor nimero de personas hemos optado por dividirlos en partes. En éste sobre el Génesis son cinco los capitulos y cinco las mujeres que los firman. Lo que la obra puede perder en conexién lo gana con creces en la riqueza de enfoques y de perspectivas. Incluso, me atrevo a afirmar que sin esta parcelacion seria muy dificil ofrecer una produccién literaria pues la falta de tiempo dificulta Ja realizacién una obra 11 12 INTRODUCCION completa en solitario. Si hemos apostado por muchas autoras tam- bién lo hacemos por numerosos lectores y para ello escogemos un estilo divulgativo, pero serio, que tiene como trasfondo muchas horas de trabajo y de investigacién. La intenci6n del libro es hablar de mujeres del Génesis. Haber opta- do por este camino no significa que no nos interesen los demas per- sonajes ya que una lectura En clave de mujer puede detenerse sobre cualquier figura o episodio del texto. La razén de nuestra eleccién viene dada por la interpretacién negativa a la que tradicionalmen- te han sido sometidas las mujeres biblicas, tachadas de tentadoras, seductoras, rivales... Es bueno detenerse sobre ellas y ofrecer, si es posible, una lectura re-constructiva de sus personalidades que sirva de ejemplo y de espejo para generaciones futuras. Sacarlas del anonimato y del silencio haciéndolas caminar junto a los varones en Ja senda que conduce a la tierra prometida, la misma senda que recorremos los seres humanos de todos los tiempos. Ese esfuerzo revalorativo de las mujeres del Génesis es la linea comtin que reco- rre la obra. El primer capitulo, que escribo yo misma, nos sumerge de Ileno en el tema de Eva. Esa mujer mitica que se convirtié en el chivo expia- torio de toda la humanidad y que transmitié su culpa a todo el género femenino. Mi intencién, a lo largo de esas paginas, ha sido presentar el relato como una lectura que hacen los autores del Génesis de la situacién social en la que viven; una situacién nega- tiva para las mujeres, los varones y las serpientes y que no corres- ponde con la intencién originaria de Dios. Hoy podemos encontrar una serie de pistas adicionales de inter- pretacién que no se corresponden con la intencién primaria de sus autores pero que el Espiritu coloca en el entendimiento de los lec- tores modernos, en este caso de las mujeres modernas. Esas pistas, aunque parezca mentira, reivindican la figura de la madre de todos los mortales haciéndola aparecer dentro de toda una tradicién de mujeres sabias en el Antiguo Oriente Préximo. Todo esto nos da RELECTURA DEL GENESIS motivo para afirmar que no hay razén alguna, en los primeros capi- tulos de Génesis que hacen referencia a Eva, para imputarle culpas de orden moral o de inferioridad temporal que sirvan para justifi- car posturas anti-mujer. Dolores Aleixandre presta su voz para que hablen las matriarcas en un pretendido didlogo entre la tinica hija de Jacob, Dina y su nodri- za Rebeca. La curiosidad de la nifa y las respuestas de la nifiera nos transportan a la vida némada de las mujeres de los patriarcas. Nos asomamos a su vida, a su sufrimiento en un mundo que sdlo las considera como vientres productivos, a sus rivalidades aparentes y a su unién de hermanas en los momentos de infortunio. La propia vida de Dina, que a nadie le importa, se convierte en paradigma de lo que supone ser mujer en este mundo del Israel pri- mitivo: sus sentimientos son sacrificados por los intereses tribales de sus hermanos. Lo mismo ocurrié con Sara, la mujer de Abrahan, y con otras mujeres, meras mercancias al servicio del clan. Si la vida de las matriarcas no era placentera menos atin lo era la vida de las esclavas, las grandes ignoradas en la historia del pueblo que resucitan en el capitulo que sobre ellas escribe Elisa Estévez. A Ja tensién del género (varén-mujer) se suma la tension de la clase social (libre-esclavo) reduciendo a estas mujeres a ser instrumentos de placer, de produccién y de lucro. El proyecto de Dios sobre Israel también se deja ver sobre ellas: Bilhd, Zilpa, Débora y Agar... representan los deseos de libertad que tiene el pueblo judio, los deseos de libertad de todo ser humano. Es sobre todo Agar pionera en la huida de un sistema que la oprime y le niega su derecho a ser persona, una actitud en la que juegan un papel fundamental sus encuentros con Yahvé. Pero no silo las ansias de libertad nos sirven de ejemplo vivificante sino que sus vientres reproductores nos ofrecen una buena metéfora de la tierra prometida, espacio fecundo y fértil, lugar de crecimiento y de cons- truccién comunitaria que todos estamos obligados a fomentar. 13