Está en la página 1de 1
O.J.D.: 243260 E.G.M.: 1170000 Tarifa: 23670 € Área: 932 cm2 - 90% Fecha: 20/06/2013

O.J.D.:

243260

E.G.M.:

1170000

Tarifa:

23670 €

Área:

932 cm2 - 90%

1170000 Tarifa: 23670 € Área: 932 cm2 - 90% Fecha: 20/06/2013 Sección: ESPECIAL Páginas:

Fecha:

20/06/2013

Sección:

ESPECIAL

Páginas:

16

20/06/2013 Sección: ESPECIAL Páginas: 16 Parking de bicicletas de alquiler en Pekín, capital de

Parking de bicicletas de alquiler en Pekín, capital de China, donde se cuentan por millones. / ROMAN SIGAEV

LA CIUDAD SOBRE RUEDAS

La cultura de pedalear, tan arraigada en Oriente y en Europa Central, carecía de un seguimiento masivo en España. Pero cada vez más bicicletas customizadas tipo ‘fixie’ o plegables se van mimetizando con el mobiliario urbano

JAVIER MUNERA

E l más sencillo de los

mecanismos para

cicloturistas. Dise-

ñado para alcanzar

la máxima veloci-

dad sobre pista, sin

más pretensiones.

La bicicleta fixie

–de piñón fijo– carece de frenos o cambios y, sin embargo, ya forma parte del tráfico más agresivo de las grandes ciudades. La tendencia, eso sí, es customi- zarla, tanto en mecánica como en colores y accesorios. El paseo so- bre dos ruedas es cultura en ciuda- des como Ámsterdam, Brujas o Gante, donde los conductores lle- van décadas respetando a los ci- clistas, sobre todo en los centros históricos. En España, la moda se ha impuesto por la fuerza, con cier- ta dosis de locura, ya que hay quien recorta exageradamente el mani- llar para circular entre los coches. Hoy, proliferan los carriles bicis –de nueva construcción o aprove- chando el pavimento de carreteras antiguas y vías ferroviarias sin uso–, parques lineales eternos y progresiva peatonalización de cas- cos urbanos (aunque la razón de li- mitar los vehículos motorizados sea medioambiental, no las bicis). Aquí, cada uno debe elegir un modelo adecuado a su pericia. Una fixie pura y dura puede resultar pe- ligrosa. A máxima velocidad, no frena, es más, los pedales siguen girando por mucha fuerza que se haga con las piernas. Un ciclista experimentado frena derrapando.

Si no es su caso, lo más sensato es sustituir el piñón fijo por un
Si no es su caso, lo más sensato
es sustituir el piñón fijo por un li-
bre (los pedales se detienen), o ins-
talar, al menos, un freno. Es asom-
brosa la cantidad de bicicletas de
carretera que se han recuperado
del desván. La estética retro pega
fuerte y marcas de toda la vida co-
mo BH, Orbea, Torrot, GAC, Peu-
,
especializados se han visto obliga-
dos a reconvertir el negocio en
puntos de venta de piezas de dise-
ño (sillines, grips, manillares, bu-
jes, bielas, platos, pedales, tijas, cu-
biertas o potencias de mil colores).
Desde hace unos años, también
son tendencia las bicis plegables,
para hogares pequeños sin traste-
ro. Su rueda, más pequeña, acon-
seja paseo tranquilo, no carreras.
geot
invaden las calles. Talleres
MODELOS ‘DE BOLSILLO’
La bicicleta plegable se
ha convertido en un
medio de transporte
práctico para trayectos no
demasiado largos. Para
complejos de oficinas en
vertical, sin espacio en la
acera o parking, su
transformación fácil –10
segundos– permite
guardarla en armarios o
espacios reducidos. Ya
tiene que ser pequeño el
maletero de un coche
para no poder disfrutar
de ella en excursiones
campestres. En la
imagen, modelo de la
firma Dahon, un diseño
clásico con trasportín
trasero. / DAHON