Solidaridad Profesional Solidaridad es un término derivado del Derecho Romano, en el que la “obligación solidaria” (in solidum) indicaba una obligación

con pluralidad de sujetos pero con identidad de objeto. Así, varios deudores o acreedores podían tener derecho a una misma prestación pero sobreentendiéndose que cada uno respondía por todos “in solidum”. Este sentido jurídico perdura aún en los códigos civiles modernos. El humanismo ha intentado hacer de la solidaridad la virtud fundamental de la vida moral, aun substituyéndola a la justicia y a la caridad. Entendemos por Solidaridad Profesional la comunidad de intereses entre quienes ejercen entre una todos misma los profesión, y secundariamente universitarios. Creemos que esta solidaridad tiene una gran importancia para el provenir de las profesiones y de la sociedad. En la sociedad moderna las agrupaciones profesionales ya se han convertido en órganos esenciales, que cada día se hacen más necesarios, exigiendo mayor autoridad y autonomía para el desarrollo del bien común. Pero la profesión, en tanto puede desempeñar la función orgánica que le ha asignado la civilización moderna, en cuanto los profesionistas tienen conciencia de que deben ser una institución disciplinada y organizada por el profesionistas

vínculo del deber y, sienten la responsabilidad de ese deber, hasta el punto de convertirlo en virtud. No es difícil entrever en la actividad profesional todo un estilo de claridad, de serena seguridad, de cortés desenvoltura, de energía generosa, conciencia iluminada, voluntad eficiente y honesta libertad que debe cualificar y caracterizar el grupo constituido en organismo indispensable del bienestar colectivo. Pero para que todas estas cualidades ejerzan su benéfica acción en el cuerpo social se requiere la unidad corporativa, que debe ser fruto de la organización profesional. Desde el punto de vista institucional, la solidaridad requiere de todos los miembros de una profesión esta unidad y organización, que es condición de eficiencia y bienestar colectivo. Esta solidaridad nace instintivamente entre las clases humildes; crece tanto más, cuanto es menor el relieve personal y la competencia, y disminuye en la medida en que crecen la competencia y el relieve. Para que esta solidaridad sea una realidad viva y operante en el cuerpo social, es indispensable que entre los profesionistas haya unión, mutua ayuda, estatuto jurídico, jerarquía de los bienes y servicios, responsabilidad y frutos. Para lo cual se necesita que exista en forma permanente: a) La suficiente personería civil que consagre la derechos de poseer, adquirir, y actuar judicialmente ante los

de organizar servicios de compras en común. b) La posibilidad que tiene todos los sindicatos. educadora. que se nos malogran y pudren por falta de amor”. es vaciarla de su contenido social y ético. de retiro o jubilación. puede asegurar: . c) La facilidad de cumplir con su misión social. ya sean comunes de la profesión. y que además de la ciencia. postula la conciencia. siempre que tales iniciativas no se vicien con el fin mercantilista de “realizar ganancias”. de promover cursos profesionales de perfeccionamiento.Tribunales en representación de los intereses profesionales. de socorro mutuo. exige la abnegación del ideal. Reducir institucionalmente la solidaridad a las puras dimensiones de los interese económicos de la profesión. que ya dijimos es orientadora. Etica Profesional. de subvencionar cooperativas. allende la claridad de ideas. organizadora y constructora del porvenir. Sólo la solidaridad cultivada como virtud. pp 128-130) Surge aquí toda una problemática entrañable que. Y es precisamente de un rector universitario la afirmación de que “el mundo actual está lleno de principios y de verdades indiscutibles. y comprometerla con todos los peligros que nacen de la misma naturaleza humana. (Menéndez Aquiles. ya sean de cada uno de sus miembros.

o rebajando sus méritos. debemos reconocer la necesidad de ser conducidos. Etica Profesional. La solidaridad n o se reduce a no perjudicar a los demás. b) La caridad. Cuando el hombre comienza a hacerse responsable. pp 130-131) No es lo mismo ingresar en el mundo que ingresar en la vida. el respeto y caballerosidad que impone la diferencia de sexo entre colegas). aunque sea únicamente con dudas insidiosas. Comprende principalmente una actividad y un afecto propenso a evitar el mal y procurar el bien. que subsiste en distintos grados y terrenos durante toda la vida. y sólo lenta y progresivamente vamos alcanzando las auténticas dimensiones de la conciencia y de la libertad. c) La cortesía. (Menéndez Aquiles.a) La justicia. Hay una cortesía impuesta por la ley natural (el saludo. El crédito de la profesión e y el interés personal exigen que el profesionista se abstenga de dañar la reputación de los colegas con calumnias. Cuando aparecemos sobre la Tierra somos incapaces de dirigirnos. manifestando sus defectos o errores. y aún entonces. tropieza con la dificultad de discernir con claridad la dosis de sumisión e independiente afirmación de sí mismo que debe normar sus decisiones frente al general .

por la cual todos somos responsables de nuestra obediencia y de nuestras rebeldías. Si no existe. por más que busquemos un sabio o una autoridad a quien transferir son reservas y con absoluta confianza nuestra decisión.conformismo o inercia impuesta por el medio social y la autoridad. Y la razón es que todos los hombres se pueden equivocar. y particularmente en el alma de un verdadero universitario. y que ese sabio absoluto y esa autoridad no existen. la imputabilidad es justa y razonable. lo que comporta un deber. primera acepción es la auténtica. La palabra responsabilidad o de suele ser Sin sinónimo embargo. De tal manera. Por eso la responsabilidad como imputabilidad de una acción puede ser definida como “la posibilidad de que uno puede ser declarado autor libre de esta acción y sus consecuencias. Pero en todas las almas. de la “conciencia” “imputabilidad”. esto es: ” la obligación de rendir cuenta de los propios actos”. podemos afirmar que la imputabilidad es la reacción social o jurídica ante el deber de conciencia. y que se le puede pedir cuenta”. La imputabilidad es la simple atribución de un acto a un sujeto determinado. la imputabilidad es improcedente. . queda siempre un margen de autonomía intangible e irreductible.

Para la verdadera responsabilidad y para la justa imputación de una acción mala se requiere: a) Que al menos confusamente se haya previsto el efecto. Cuando el tribunal es el Poder Público tenemos la responsabilidad legal. se trate de responder de los actos comunes del ciudadano. b) Que sea posible no poner la causa o. no los obstáculos que alteran los actos humanos y la responsabilidad. al menos. según. Y ya sabemos que los factores que influencian el conocimiento y la libre voluntad. o del daño inferido que requiere indemnización o pena por la violación de las leyes. Cuando el tribunal es dios o la propia conciencia. (Así al que desconoce el vino. volverla ineficaz (verbigracia: cuando se tiene el hábito de maldecir.La responsabilidad como deber. Donde se cumplen estas condiciones. es la obligación de responder de los propios actos delante del tribunal competente. no se le puede imputar la embriaguez). c) Que se esté obligado a no poner la causa para evitar las malas consecuencias. que a su vez es civil o penal. tenemos la responsabilidad moral. las pocas maldiciones que se escapan no son imputables). aunque casualmente no se siga el efecto. aunque a . hay responsabilidad de conciencia.

violencia.veces no sea fácil discernirlos ni juzgarlos. También suponemos que nuestros lectores saben distinguir entre los actos voluntarios perfectos e imperfectos. directos e indirectos. actuales y virtuales. miedo. . antecedente. Tales son: la ignorancia. hábito y enfermedades mentales. pasión.

y es de singular interés para el estudio del hombre en sociedad y de la sociedad misma. se habla de que algo o alguien es solidario. la sociedad no funciona bien ni se encamina hacia su verdadero fin. sólo entendiendo a éste dentro de «un conjunto jurídicamente homogéneo de personas o bienes que integran un todo unitario. El principio de solidaridad. la solidaridad es uno de los principios de la filosofía social.SOLIDARIDAD PROFESIONAL Solidaridad es uno de los principios básicos de la concepción cristiana de la organización social y política. Junto con los de autoridad. unido. La palabra solidaridad proviene del sustantivo latín soliditas. que expresa la realidad homogénea de algo físicamente entero. y constituye el fin y el motivo primario del valor de la organización social. en el que resultan iguales las partes desde el punto de vista de la consideración civil o penal». de obligación conjunta. Para el derecho. subsidiaridad y bien común. la solidaridad implica una relación de responsabilidad compartida. personalidad. Se entiende por regla general que. se entiende que sus socios son solidarios cuando todos son individualmente responsables por la totalidad de las obligaciones. cuyas partes integrantes son de igual naturaleza. En la ciencia del Derecho. sin estos cinco principios. En la ciencia del . compacto. Dentro de una persona jurídica. Su importancia es radical para el buen desarrollo de una doctrina social sana.

se habla de que algo o alguien es solidario. en el que resultan iguales las partes desde el punto de vista de la consideración civil o penal». iguales en dignidad y derechos. por lo tanto. Dentro de una persona jurídica. se entiende que sus socios son solidarios cuando todos son individualmente responsables por la totalidad de las obligaciones. pues. La solidaridad es. una relación de justicia: ¿por qué solidaridad? (…) solidaridad. tienen más. moralmente obligatoria en todos los casos. La solidaridad es justa porque los bienes de la tierra están destinados al bien común. aparte de . Siempre ha sido una exigencia de convivencia entre los hombres. porque todos vivimos en una sociedad. de obligación conjunta. en sentido estricto. al bien de todos y cada uno de los hombres.Derecho. es justa y. porque todos necesitamos de todos. Para el derecho. porque somos seres humanos. La solidaridad nace del ser humano y se dirige hacia el ser humano. porque es lo justo. dada su buena fortuna. sólo entendiendo a éste dentro de «un conjunto jurídicamente homogéneo de personas o bienes que integran un todo unitario. la solidaridad implica una relación de responsabilidad compartida. Pero no hay que confundir tampoco a la solidaridad con la caridad pura. están obligados a aportar más en favor de otras persona y de la sociedad en general. y los que. porque estamos juntos en este barco de la civilización. o con la liberalidad. La solidaridad.

o ayudar. y ser. La parte difícil comienza cuando se nos presenta el dilema de ayudar sin recibir nada a cambio. nacionalidad o afiliación política. de ayudar aunque nadie se entere. al mismo tiempo. totalmente desinteresados. Comprendemos que para que haya solidaridad se requieren dos personas: una necesitada y otra solidaria. derivada de la justicia. sino la verdad de que esa otra persona es precisamente eso: persona. pues. La solidaridad (…) se practica sin distinción de credo. Pero el solo dar. el hecho de que con eso se vaya a conseguir algún beneficio personal. entregados. si la solidaridad no es impulsada por la convicción y la virtud. fundamentada en la igualdad. Esto es: ser solidarios por una verdadera convicción de igualdad y de justicia. Lo que debe empujar a un hombre a ser verdaderamente solidario no es. La convicción de igualdad y la virtud de la caridad son las que deben impulsar un acto solidario. la solidaridad es una relación entre seres humanos. sexo. en principio. Es difícil ser caritativos. solidarios. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. en ningún momento. no es lo más difícil. en la cual uno de ellos toma por propias las cargas de el otro y se responsabiliza junto con éste de dichas cargas. ¿qué sucede? Cuando a un acto . ni aún la persona a la que ayudamos. Y. Quede sentado. raza.aquellos en que la ley la contempla y la hace jurídicamente obligatoria. que.

que es materialmente bueno y solidario. para aparentar caridad. que el cumplir las leyes es un acto solidario. la falta contra la solidaridad . que lejos de engrandecer a la persona. la observancia de dichas leyes y. 4) que sea realizado con rectitud de conciencia. pero si este acto lo hace para que otras personas lo vean. Hay actos de solidaridad que son específicamente obligatorios. porque sabemos que cumpliéndolas favorecemos el orden social. materialmente hace algo bueno: el pordiosero podrá comer o comprarse unos zapatos. está viciado y no puede llamársele formalmente solidaridad. Queda claro entonces que. se convierte no sólo en un acto deplorablemente infructuoso. necesita de estos elementos: 1) que sea materialmente solidario. sino además en un acto definitivamente egoísta. entonces ese acto. para que un acto pueda ser considerado verdaderamente solidario. Entendemos. 2) que se funde en la convicción de igualdad. 3) que sea hecho por caridad.materialmente solidario le falta alguno de estos dos elementos. La solidaridad social consiste en colaborar de manera desinteresada con el bien común. para ganar unos cuantos votos. Incluso existen actos en contra de la solidaridad que pueden ser castigados. la empobrece. En este caso. por ejemplo. el bien común. por amor al prójimo y. Aquél que da una billete de cincuenta pesos a un pordiosero. por lo tanto.

ese mismo acto pierde su realidad solidaria para convertirse en una obediencia artificial. porque todos somos parte de la sociedad. así contemplada. pueril y temerosa. La ley. se torna frágil y quebradiza bajo el peso del interés personal y momentáneo de la utilidad. y a todos nos interesa que esas leyes se cumplan para favorecer el bien común. administrativas. Aún en el caso de la ley – de la solidaridad obligatoria–. Lo mismo podemos afirmar. La conciencia virtuosa y la genuina buena intención son quienes deben dirigir nuestros actos solidarios.es motivo de castigo. un acto solidario. Todos somos verdaderamente responsables de todos. etc. El principio de colegialidad. es importante observar en el acto solidario la rectitud de la conciencia. Cumpliendo la ley aportamos nuestra actitud y voluntad para el desarrollo de la sociedad entera. por ejemplo. cuando lo hacemos por la convicción plena de que con ello favorecemos el bien de la sociedad. que finalmente ha de convertirse en bien de todos y cada uno de los que la conformamos. Obedecer el mandato de detenerse cuando el semáforo está en rojo es. ciertamente. El cumplir las leyes debe ser una disposición permanente. del pago de los impuestos justos. desborda con mucho las normas deontológicas que rigen las relaciones entre . y este castigo se lleva a cabo porque se considera que el cumplimiento de la ley es de interés general y a todos aprovecha. Si lo hacemos por miedo al castigo. del cumplimiento las leyes penales.

Y sin embargo no alcanza y es ajeno al ámbito del abogado-individuo. y el abogado-defensor. sean o no extraños al abogado como tal pues. Vamos pues deontológicas los tres límites que rigen las de las normas relaciones entre . pues constituye la expresión del compromiso ético de la abogacía con la sociedad cuya manifestación jurídico-institucional es el colegio. y lo que es más grave. Es desde tales premisas desde las que debe tenerse presente que el territorio genuino y exclusivo de aplicación de las normas que rigen la relación entre los compañeros abogados viene determinado por el ámbito que integran los abogados como miembros de una colectividad profesional. sin que pueda entenderse en modo alguno que su acción o exigencia ha de extenderse al resto de esferas o ámbitos antes citados. una perversión o desviación del funcionamiento y los fines de la esfera o institución invadida. de hacerlo.compañeros. territorio personal y privado del profesional de la abogacía. y late como sustrato general en todo el ordenamiento deontológico. Motivo por el cual el principio de colegialidad alcanza a cuanto atañe a los abogados como tales. que se identifica por ejercer la abogacía y solo por ello. el colegioinstitución. en las tres esferas en las que este se desenvuelve individual o colectivamente y que son: el abogadomiembro de una colectividad profesional. no solo se produciría una confusión en la que sería imposible conducirse con acierto sino.

En el seno del grupo juegan su función ética genuina que es fomentar entre los compañeros. si se confunden los intereses del grupo y los de la institución se produce . Si esa frontera se atraviesa. separando con nitidez la significación de las obligaciones que impone el principio de colegialidad en cada uno de ellos: El límite institucional El límite institucional a las obligaciones deontológicas de fraternidad y el respeto mutuo entre los abogados señala la frontera entre los colegiados como colectivo profesional y los abogados como colegio. De modo que podría decirse que el interés del colectivoinstitución es precisamente que las faltas cometidas por los abogados. entre sí o frente a terceros. sean depuradas convenientemente sancionando aquellas conductas que sean merecedoras de reproche ético. incluidas las que rigen las obligaciones entre compañeros. aquellas actitudes que caracterizan la solidaridad fraternal entre colegas. expresión institucional de ese colectivo. interesa evitar dichos comportamientos en tanto van en detrimento de la dignidad de su función y socavan la consideración y respeto públicos de la abogacía. como mecanismo llamado a exigir y a velar por el cumplimiento de todas las obligaciones deontológicas autoimpuestas por la profesión. llamados a impedir la confusión de intereses entre dichos ámbitos. y en su propio provecho. Sin embargo al colegio como expresión jurídico-institucional de la abogacía.compañeros.

una de las más graves desviaciones del principio de colegialidad. convirtiendo la colegialidad en una sindicación de privilegio que hace valer los lazos fraternales como garantía de impunidad. que consiste en entender de forma absolutamente errónea que la suprema exigencia de la obligación deontológica de fraternidad y solidaridad entre compañeros es cerrar filas frente a toda agresión externa. y tal y como dicha función viene definida como “el deber fundamental del abogado como . En la función de defensa que tiene encomendada constitucionalmente en atención a los preceptos referidos. en contradicción flagrante con su auténtico y verdadero sentido que no es sino garantizar precisamente todo lo contrario. es decir que serán depuradas cuantas responsabilidades atenten contra el prestigio y la credibilidad de toda la profesión. denominado corporativismo-impunidad. negando los motivos de crítica o ataque que cuestionen al colectivo. Reacción tendente a disolver la responsabilidad de los colegiados frente a toda queja de terceros ajenos a la relación colegial. El límite funcional El límite funcional a las obligaciones deontológicas que imponen la fraternidad y el respeto mutuo entre los abogados señala la frontera entre el abogado como miembro del colectivo profesional o “colegiado” y el abogado como “defensor” o instituto inserto en el bloque de constitucionalidad en el que se residencia la función de la defensa jurídica.

Pues si se atraviesa dicha frontera se incurriría en otra grave desviación del principio de colegialidad. y las prerrogativas que asisten al abogado en el ejercicio de la profesión. no le alcanzan sin embargo en el ámbito del núcleo institucional de la función de defensa. cuyos miembros deben para ello abandonar su independencia o lealtad al interés defendido. en el que chocan con el límite y frontera de la independencia profesional. que interesan al mismo en el ámbito del abogado como miembro del colectivo profesional. pues el error individual lleva la vergüenza e indignidad a todo el grupo. el corporativismo-prevaricación. en el ámbito del abogadodefensor. evitando que unos abogados se pidan a otros en aras del principio de fraternidad que abandonen la fidelidad y lealtad al interés defendido para evitar a un colega un mal paso o el oprobio por un error cometido. es cooperar a ella defendiendo en derecho los intereses que le sean confiados”.partícipe de la función pública de la Administración de Justicia. asistidos de las prerrogativas de libertad e independencia y del principio de inmunidad en el ejercicio de las mismas. De modo que la solidaridad y fraternidad exigibles al abogado en relación con los compañeros de profesión. permitiendo que se introduzcan elementos extraños a la misma en el exclusivo territorio de la defensa que . es decir. que consiste en entender de forma absolutamente errónea que la suprema exigencia de la obligación deontológica de fraternidad y solidaridad entre compañeros es cerrar filas ante el error individual evitando que se haga ostensible.

El límite personal El límite personal a las obligaciones deontológicas que imponen la fraternidad y el respeto mutuo entre los abogados señala la frontera entre el abogado como miembro de la colectividad profesional o “colegiado” y el abogado como individuo dentro de su propio entorno jurídico privado. Reacción tendente a esconder la responsabilidad de los colegiados frente terceros ajenos a la relación colegial. fuera e independiente de su relación colegial de sujeción especial. que interesan al mismo en el . como bienes jurídicos prevalentes de la profesión. de modo que la solidaridad y fraternidad exigibles al abogado en relación con los compañeros de profesión.vengan a determinar su sesgo aún en contra del deber de lealtad para con el interés defendido. en contradicción flagrante con su auténtico y verdadero sentido que no es sino precisamente garantizar todo lo contrario. asistido de los derechos fundamentales reconocidos a todo ciudadano y de las facultades y derechos que a todo ciudadano otorgan las leyes. En su ámbito jurídico privado el abogado es soberano y dueño absoluto de sus actos. es decir la tutela de la independencia profesional como obligación y como prerrogativa. convirtiendo la colegialidad en una sindicación de garantía de opacidad de los errores o fallos individuales. que ejerce una determinada profesión como modo de subsistencia.

Pues si se atraviesa dicha frontera se incurriría en otra grave desviación del principio de colegialidad. y que unos abogados se pidan a otros en aras del principio de fraternidad que abandonen toda pretensión privada fuera de la congregación. convirtiendo la colegialidad en una sindicación de garantía de la estructura profesional evitando permeabilidad entre las distintas posiciones profesionales y que nuevos abogados tengan la oportunidad de acceder al ejercicio . resultan ajenas e indiferentes en el ámbito de su núcleo privado personal o profesional al que no alcanza la colegialidad pues choca con la frontera de la independencia personal. el corporativismo-totalitarismo. pues toda tentación individualista resquebraja la unidad institucional y debilita a la corporación. llamada a impedir que el territorio privado pueda ser invadido por el resto de cofrades. como si de una orden religiosa se tratara. que consiste en entender de forma absolutamente errónea que la suprema exigencia de la obligación deontológica de fraternidad y solidaridad entre compañeros es cerrar filas ante toda pretensión de independencia personal evitando que cualquiera de sus miembros conserve espacios propios de libertad individual.ámbito del grupo profesional. evitando fisuras en el poder corporativo. Reacción de carácter doble pues resulta tendente no solo a cohesionar a todos los miembros de la corporación más allá de los límites de lo necesario para sus fines. sino a preservar las estructuras de poder y de reparto de mercado dentro y fuera de la corporación.

cabe citar como casos más típicos el abogado. SECRETO PROFESIONAL El secreto profesional es la obligación legal que tienen ciertas profesiones de mantener en secreto la información que han recibido de sus clientes. el médico. no así en el ámbito netamente personal. en contradicción flagrante con su auténtico y verdadero sentido que no es sino precisamente garantizar todo lo contrario. El pertenecer a una misma profesión. exige respeto. también puede haber otros casos de asesores o servicios que tengan ese tipo de obligación. lealtad en las relaciones con otros colegas.en condiciones de igualdad y según sus propios méritos. Al contrario de lo que ocurre con otros tipos de deberes de confidencialidad. pero no debe ser utilizada como justificación para encubrir un acto negligente de un colega. el psicólogo. como por ejemplo los asesores . Esta lealtad es fundamental a la hora de cuestionar una decisión frente al paciente. Sin embargo. es decir que todo abogado tendrá el apoyo del colectivo profesional para acceder en condiciones de igualdad a los medios necesarios para establecerse profesionalmente y que la corporación no otorgará un plus de apoyo y protección a quienes ya han alcanzado una posición prevalente en el mercado de los servicios. el periodista o el trabajador social. Entre estos profesionales. el secreto profesional se mantiene incluso en un juicio.

Aunque el depositario del secreto no haya prometido guardar secreto. El secreto profesional es una obligación de confidencialidad. El secreto prometido nace de un contrato. Un mismo secreto puede ser a la vez .fiscales (a veces incluidos dentro de los abogados) o las compañías de seguros. y no puede divulgarse. Clasificación del secreto profesional Existen tres clases de secretos: El secreto natural es independiente de todo contrato. se extiende a todo lo que. ni antes ni después de habérsele manifestado el hecho o de haberlo descubierto. por investigación personal o por confidencia. ya sea por casualidad. el secreto profesional se basa en el respeto a la intimidad del cliente. En otros casos. de la promesa de guardar silencio después de haber conocido el hecho. ya sea descubierto por casualidad. por investigación personal o por confidencia espontánea o provocada. como el de los médicos. está obligado a callar. en virtud del precepto moral que prohíbe perjudicar a los demás sin motivo razonable. Por ejemplo. que se impone por la necesidad de que exista una absoluta confianza entre el profesional y quienes acuden a solicitar sus servicios. un acusado no podría contar toda la verdad a un abogado si luego se pudiese obligar al abogado a declarar como testigo lo que le ha contado.

con ligereza. sacerdote. Se vulnera en forma intencional pero indirecta. cuando la confidencia se ha hecho a un hombre que está obligado por razón de su oficio a prestar ayuda o a dar consejo. es decir en forma consciente y premeditada. 2. Será natural cuando la cosa de suyo requiera sigilo. consejeros de oficio. añadiendo que se le revela confiado en su promesa bajo el sello del secreto. Se le comunica que previamente ha prometido. Se puede producir daño en forma directa. Profesional cuando se ha confiado. médico. por ejemplo: abogado. y le es participado lo que se mantenía oculto. El secreto confiado también dimana de una promesa explícita o tácita hecha antes de recibir la confidencia de lo que se oculta.natural y prometido. ya de palabra. A través de una conversación informal. 4. El secreto pasa entonces a ser estrictamente confidencial o profesional. confidencial. A través de una confidencia a otra persona. contador. pero si además va acompañado de una promesa. expresa tácitamente por la razón de su oficio o al menos de las circunstancias. guardar silencio. también será prometido. Violación del secreto profesional El secreto profesional se vulnera en los siguientes casos: 1. ya en sus acciones. 3. a un hombre a quien su profesión obliga a asistir a los demás con sus consejos o cuidados. .

nacen de la dependencia profesional. Esta aceptación se hará constar en el contrato pertinente de Locación de Servicios Profesionales anteriormente descrito. Pero si no se acepta la defensa no existe vínculo jurídico que una al Abogado con el cliente. entre ellos los . Al escuchar la consulta de quien puede transformarse en un cliente posteriormente.Como Abogados que somos. por mucho que no se haya establecido un contrato de Locación de Servicios hasta ese momento. Como todos sabemos desde siempre. “SECRETO”. es aquello que se tiene reservado u oculto. y el consultor en cliente. sin embargo el Abogado tendrá siempre la obligación y el deber moral de guardar el secreto de aquello que fue objeto de la consulta. De lo que se puede inferir que si se acepta la defensa. el Abogado se convertirá en defensor. el Abogado contrae el deber moral de guardar el Secreto Profesional revelado en ella y también contrae el compromiso jurídico de guardar la reserva o prudencia respectiva. siendo así un deber. el Secreto Profesional surge como una consecuencia de la existencia de una relación profesional. Entonces la obligación jurídica de guardar el Secreto profesional y el deber moral de no revelarlo. Mientras que el “SECRETO PROFESIONAL” es el deber que tienen los miembros de ciertas profesiones. un derecho y por que no decirlo también se trata de una obligación entre el abogado y su clientela. que puede o no convertirse en contrato de Locación de Servicios a futuro.

tratando de mantener absoluta discreción de todo lo actuado y sobre todo de lo expresado o manifestado por el cliente. mientras no sea el momento justo o necesario en que las autoridades deban tener conocimiento de aquello. Esto hace que. Primando por sobre todas las cosas el Principio de Confidencialidad. de este modo el Secreto es a todas luces el total resultado de la confianza existente. . en buena cuenta que el Abogado. científicos y prácticos para poder tratar de ganar un fallo o sentencia a favor de su cliente. de no descubrir los hechos que han sido conocidos por el durante el ejercicio de su profesión.Abogados. Por lo que. El Secreto Profesional. La abogacía se caracteriza entonces por ser un oficio o una profesión en el que la confianza es sin lugar a objeciones la principal base. El cliente sabe que ha de depositar sus secretos y acude donde el Abogado. con la obligación de guardarla y no comunicarla a ninguna persona ajena a la situación. pues escucha activamente a las partes y a los clientes y trata de “aconsejarlos” con las ideas mas adecuadas a cada uno. tratando de todas formas salir airosos y ganadores. tenga que actuar muchas veces en el papel de Confesor o en el papel de sacerdote. nace pues de una relación en la que existe una persona que confía un hecho o confía también un documento y un confidente que recibe la noticia. sin tratar de perjudicarlos. en quien a ciegas confía. y es el que pondrá en práctica todos sus conocimientos ya sean éticos.

pues no se trata de un imposible. sino como ya se ha establecido. sus actos o su proceder. teniendo el pleno conocimiento de que tratar ser prudentes es el resultado de un arduo trabajo. pero que poco a poco lo conseguiremos. Para culminar esta reflexión. tendrán necesariamente que guardarse en reserva. Desde ese momento. es pues entonces una relación de confianza e intimidad. tiene la obligación de guardar el Secreto y trabajar de tal forma en que lo pueda ayudar y sacarlo muchas veces de algunas situaciones embarazosas que miles de veces uno se encuentra inmerso sin quererlo y a veces también por el azar y por lo tanto muy injusto. por que el Secreto es garantía de la Seguridad Social que tanto anhelamos sea de estricto cumplimiento en nuestro medio. Esto es que estamos frente a un proceso en que el Secreto es creado por la confianza del cliente y el deber de guardarlo responde a la lealtad del Abogado. es una actitud de conciencia que tienen todos los Abogados que poner en practica. todo cuanto uno conoce sobre las relaciones del cliente. .El cliente deposita entonces toda su confianza en el Abogado y le revela todo su secreto. el guardar el Secreto confiado es fundamental. El Secreto Profesional. el Abogado que debe corresponder la confianza del cliente con lealtad. con total prudencia y discreción y no solo por no perjudicar al cliente. siendo una muestra de su ética profesional. sea dentro o fuera del ejercicio profesional.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful