Palabras de la Excma.

Señora Vicepresidenta de la República, con ocasión de recibir el reconocimiento otorgado por la FAO a la República Dominicana, por progresos notables y excepcionales en la lucha contra el hambre.

Excelentísimo Señor Director General de la FAO, José Graziano da Silva; Excelentísimos Señores Jefes de Estado y de Gobierno; Honorables Señores Jefes de Delegación; Amigos presentes; En nombre del pueblo de la República Dominicana y de nuestro Presidente, Danilo Medina, recibo este reconocimiento con gran alegría y satisfacción, complacidos de haber alcanzado una de las metas más importantes de las que nuestro país se ha propuesto, lograr el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio. Este reconocimiento es un impulso para que los países que, como la República Dominicana, están combatiendo las causas estructurales de la pobreza, sigamos avanzando hasta vencer definitivamente el hambre.

Mientras haya hambre en nuestro país, no descansaremos.

Este logro es un logro del trabajo tesonero y la solidaridad de todo el país. Es el resultado del esfuerzo constante y sostenido de varias administraciones gubernamentales, y de instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil, que trabajan en conjunto para que todos los dominicanos puedan comer y nutrirse más y mejor, por lo cual abrazamos este reconocimiento como un motivo de orgullo para nuestro pueblo. Estamos unidos contra el hambre y contra la pobreza. Es también el resultado, de políticas públicas integrales, como lo es el programa de Transferencia Monetaria Condicionada, ‘Comer es Primero’, que ha permitido que cientos de miles de familias en situación de pobreza puedan contar con la capacitación, la orientación y los ingresos necesarios para la creación de capital humano y capital social, y así, mientras van progresando con solidaridad, rompen las causas intergeneracionales de la pobreza y el círculo vicioso que les impide desarrollarse.

Nuestro Gobierno agradece a la FAO y a su Director General José Graziano da Silva, por esta alta distinción, y aprovechamos la ocasión para ofrecerle todo nuestro apoyo en el Programa de Trabajo y Presupuesto de la FAO, para los próximos dos años.

Amigos y amigas: Todos podemos estar de acuerdo que este es apenas un primer paso, una primera victoria en nuestra lucha contra el hambre y la pobreza. Debemos continuar juntos una meta superior; una meta vinculada a la dignidad, la libertad y la igualdad de todos los seres humanos: erradicar el hambre en nuestros países. Rompamos la cadena perversa que une hambre-pobrezaexclusión. No podemos ser una sociedad libre, justa y próspera si no lo es para cada uno de nuestros conciudadanos. Nuestro compromiso, nuestro combate es político y, sobre todo, ético y moral. Aspiramos a que en un muy corto plazo, nos reunamos una vez más para celebrar que nuestros territorios sean declarados libres de hambre y malnutrición. Esta es una tarea impostergable que merece todo el esfuerzo de nuestros países. Estamos en un momento decisivo del combate contra el hambre. Debemos redoblar nuestros pasos para cumplir nuestro compromiso, tal y como lo acordamos en la Cumbre Mundial de Seguridad Alimentaria, el pasado año 2009. No podemos descansar. No podemos resignarnos. No podemos conformarnos, ni acomodarnos.

Mi país, no lo hará. Nuestro gobierno, instituciones y nuestra sociedad civil, tampoco. Y yo, como Embajadora Extraordinaria de la FAO nunca desistiré en este empeño. Este es nuestro compromiso. Que la solidaridad, la justicia y el amor al prójimo primen siempre en nuestras acciones, y estas serán sin dudas nuestras armas para fortalecer la democracia y la paz en nuestros pueblos.

¡Muchas Gracias!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful