¿al v acío. . .?

Revista Literaria y Crónica del Grupo Literario ¿al vacío...? de los Valles del Tuy N ° 2 3 . A ñ o V I I I . J u n i o , 2 0 1 3 http://grupoliterarioalvacio.blogspot.com

E l P ortón de los A nafres , antiguo tasca - restaurant tereseño , en la salida hacia G uatopo M ediados de la década de 1980. fotografía tomada de tucuy . wordpress . com .

E sta

revista circula con el apoyo del

S ede M iranda

y el

S istema N acional de I mprentas , G abinete C ultural M iranda del MPPPC

http://imprentademiranda.blogspot.com

editorial
Los vacuistas nos declaramos en estado vibracional y fotovoltaico. Somos, como esa otra teoría cuántica, cuerdas ondeando en lo invisible, el lazo que todo lo une. Nos disipamos, dispersamos, dilatamos, gravitamos, y andamos por aquí y por allá como quien no quiebra un plato, pero siempre pulsando. Hacerse el pendejo es parte de la estrategia para que nuestros electrones, protones, neutrones, neutrinos, fotones, quarks y demás pisapapeles y móviles de escritorio, ahuyenten a los extraterrestres que andan de oficina en oficina, olfateando la cálida gomaespuma. “Hay allá insignias que parecen ludos de karmas” cientifizó poéticamente una vez el autor del Círculo de los 3 soles, y luego fue a reinventar la poesía como principal causa de accidentes automovilísticos. Nosotros no pretendemos lograr tal ingenio astrometafísico, pero hay algo que sí podemos hacer de manera inmarcesible: continuar hablando de todo esto como si a alguien realmente le importara. Y así hasta que a alguien realmente le importe y entonces el vacuismo como problema iconoclasta, preguntatario, extremauntario, desoxirribonucleico, pseudocientífico y antiidealista, se convierta en una parainfernalia más. Pero por ahora podemos seguir como buena leguminosa que se va vaciando: echando a pesar del clima y la pauperrimidad del sueño. I.M.F.
¿AL VACÍO...? Julio Valderrey, Isaac Morales Fernández, Leonardo Delgado, Danna Urdaneta, Marcelo Seguel Bon, Leonard Delgado, Rosa Anyélica Guevara, Ana Karina Rondón, Magdalena Goncalves, Michelle Antoine, Yhonais Lemus, Angélica Aguilar, Hamlet Yaraima Marín, Leandro Blanco. Colaboran en este número: Pablo Romero, Nancy Martínez Tovar, Yhonaís Lemus, Angélica Aguilar, Rodolfo Rodríguez, Víctor A. Bueno. Correo: grupoliterarioalvacio@gmail.com Página: http://grupoliterarioalvacio.blogspot.com

Estampas sencillas Remebranzas en memoria de Héctor Bello por Isaac Morales Fernández
Pág. -13

contenido

Comentalibros “Aquella palabra que puede encender o apagar otro fuego”. Brevísima nota sobre el libro Pirografías del poeta ecuatoriano César Eduardo Carrión por Isaac Morales Fernández Pág. -11 “Costura de luz”. Prólogo al poemario Hilos celestes de Yhonais Lemus por Julio Valderrey Pág. -10 Narrativa mirandina Manuscritos en bambú por Víctor A. Bueno Pág. -9 Poesía mirandina Danna Urdaneta - Leonard Delgado Magdalena Goncalves - Angélica Aguilar Yhonaís Lemus - Nancy Martínez Tovar Pág. -8 Poesía venezolana Julio Valderrey - Rodolfo Rodríguez Pág. -7 Para la formación Conflicto docente: educar en la era del vacío por Pablo Romero Pág. -6 Ensayos Literarios La literatura infantil y juvenil ¿Una tarea para escritores bobos? por Ana Karina Rondón Pág. -5 Tuyedades Poeta al vino - Mal entendido - Supuesto romance - Se cagó de la risa por Leonardo Delgado Pág. -3 Paramanifiesto vacuista
Pág. -2

Manifiesto Nº √1 o Manifiesto horizontal como el sexo socialista
Pág. -1

Epitafio al poeta Héctor Bello

Pág. 0

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-13

estampas sencillas

Remembranzas en memoria de Héctor Bello
(07-02-1961 / 09-05-2013)
por Isaac Morales Fernández
Héctor Bello en la Casa de la Cultura “Juan España” de Santa Teresa del Tuy. Enero de 2009.

RIMERA REMEMBRANZA EN MEMORIA DE HÉCTOR BELLO: Un día recuerdo que estábamos en una asamblea de la Red de Escritores en Barinas en 2008. En la misma mesa nos sentamos a comer, beber y hablar de poesía y otras locuras Héctor Bello, José Daniel Suárez Hermoso (a quien tuve la hermosa oportunidad de conocer ese día precisamente cuando ya yo era un empedernido lector suyo) y yo (entre otros poetas, recuerdo que estaban el famoso Güilín, Hermes Vargas Colmenares,Julio Valderrey, mi hermano Ennio Tucci y no recuerdo quien más). En medio de la echadera de vaina recuerdo que me paré y dije “¡No puedo más, estar entre un Bello y un Hermoso! ¡Me tienen acomplejado!”. Estos dos poetas a quienes tanto admiro por muchas razones (a pesar de sus apellidos inversamente proporcionales a sus atributos físicos) se rieron plenamente. Yo estaba entre grandes, grandes sobre todo porque ellos se sentían entre iguales. Héctor Bello era sin duda un grande de la literatura venezolana... SEGUNDA REMEMBRANZA EN MEMORIA DE HÉCTOR BELLO: Héctor vino a Santa Teresa del Tuy en tres oportunidades. La primera de ellas fue la más importante porque se quedó tres días enteros entre mi casa y la casa de una amiga, creo que fue Martha Milla. Y fue así porque vino a dar uno de los primeros Libro-Taller (creo que fue el sexto), que fue el poemario “Hasta que el recuerdo lo permita” de José Javier Sánchez, quien también pasó esos tres días en casa de mi familia. Eso fue, creo, en enero de 2009. Mi mamá Yrene Marìa Fernàndez Vàsquez guarda algunas fotos de esos momentos. Desde esa vez Héctor siempre quedó con un afecto especial por mi familia y siempre me preguntaba por

P

ella. Cuando publicó su libro Alteraturas, en el ejemplar que me regaló escribió la siguiente dedicatoria: “Isaac, pana. Ojalá estos textos contengan aunque sea un poco de ese gran aprecio que siento por usted y su familia. Si haya un verso que se le parezca, es suyo. Héctor Bello, en Caricuao, 08 de octubre de 2011”... Nunca tuve oportunidad de decirle a Héctor que por esa conjugación excelente entre poesía y dramaturgia, en Alteraturas no hay un verso que NO se me parezca... TERCERA REMEMBRANZA EN MEMORIA DE HÉCTOR BELLO: Conocí a Camilo, el hijo de Héctor, una noche de 2009, entre tragos, risas y poesía. Leyó unos poemas que nos gustaron mucho a todos. El chamo tendría en ese entonces unos 17 años, no estoy seguro. Eso fue en un encuentro del Sistema de Imprentas, en Caricuao. Tiempo después, creo que fue en 2011, en otro encuentro semejante, igualmente en Caricuao, Héctor llegó contándome que Camilo, sin recordar o asociar mi nombre, había puesto un epígrafe de un poema mío en uno de él, de su primer libro que saldría publicado poco después. Héctor me dijo que cuando su hijo le había enseñado eso, él enseguida le dijo que ese epígrafe era de un amigo muy cercano, que trabajaba en la imprenta de Miranda. Después fue mi alumna y amiga Danna Urdaneta (porque estudian Letras juntos en la UCV) quien le aclaró a Camilo de quién se trataba ese tal Isaac Morales. En fin, a Héctor le emocionó tanto contarme esto que más tarde, cuando volvimos a caer en el tema, tal vez por los excesos etílicos, hasta se

estampas sencillas

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ le salieron las lágrimas hablando de cuanto le enorgullecía ver que su hijo tomaba el camino de la poesía también. Me habló de la relación afectuosa entre ambos y de cómo le había maravillado esa casualidad de que Camilo, sin recordarme (me conocía a mí pero no recordaba mi nombre, no sabía que yo era el mismo autor de aquel libro) le hubiera gustado tanto un texto mío como para arrancarle un epígrafe.Yo solo pude decirle: “Héctor, tu hijo es mi hijo. No te imaginas el orgullo que eso me da a mí también”. Por supuesto, me emocionó tanto la conversación y las lágrimas de alegría de Héctor que, en un patetismo hermoso, terminamos llorando los dos... Me contagió, pues... Tu papá lloró y me hizo llorar de alegría en nombre tuyo y de tu poesía, Camilo, ¿qué te parece? CUARTA REMEMBRANZA EN MEMORIA DE HÉCTOR BELLO: En cierta ocasión, en Guarenas, 2008, nos reunimos de nuevo la gente de las imprentas regionales. A mí y a Julio nos tocó compartir habitación con Ricardo Dominguez Guerra, mi querido maestro de la “ternura”, quise decir, de la pintura, que para entonces trabajaba en la imprenta de Yaracuy. La segunda noche se formó una sampablera protagonizada por Ricardo y el poeta Héctor. Ricardo salió con su “pata de elefante” en el bolsillo de la habitación y se perdió como por dos horas. Dejó en la habitación: 1) un mapa en afiche que le habían regalado en la imprenta de cultura, extendido sobre una mesa de noche, 2) un pan relleno que supuestamente era su cena, 3) una botella de ron, 4) una caja de cigarros, y 5) un libro (no recuerdo de qué era el libro). Lo cierto fue que en los momentos de locura de Héctor, este pasó por la habitación, vio el libro de Ricardo y dijo humorísticamente: “¡Este libro es muy bueno, tengo que robárselo al pana Ricardo y que me perdone!”. La cosa fue para reírse un buen rato. El pobre Ricardo no pegó una esa noche: El mapa se lo dejaron mallugado porque alguien se le había sentado encima durante largo rato (no diré quién para no revelar su identidad, pero es mujer y de grandes proporciones), la botella de ron nos la bebimos entre todos, los cigarros se los fumó otra amiga que no revelaré su nombre (ambas mujeres no sé por qué les dio por meterse

-12

a conversar sobre sus respectivos hijos en el cuarto nuestro), el libro -como ya dije- se lo llevó Héctor y, aquí me delato pasado el tiempo para reírnos, yo me comí el pan (como era de esperarse dados mi hábitos alimenticios, Ricardo, compréndeme, ya dije mi verdad 5 años después). Pero, en fin, la mayor crisis fue por el libro. La molestia del artista plástico fue tal que hubo que decirle (yo no fui el sapo, por si acaso, pues me estaba haciendo el dormido) que el libro lo había agarrado Héctor, y Ricardo estaba tan rascado que en vez de ir a buscarlo, lo mandó a llamar. La discusión entre los dos fue para estortillarse de la risa, uno iracundo y el otro tratando de hacerle entender que el hurto del libro era extremadamente necesario, que no se molestara, que comprendiera, que el destino le había puesto ese libro en frente y cualquier cantidad de locuras “hectorbellianas” más... Al final, como a la media noche, Héctor por fin le devolvió el libro a Ricardo, y además, en compensación por la molestia, le regaló un libro hecho por él en la imprenta de Aragua. Eso sí, Ricardo, nunca te diré quienes fueron las dos mujeres (la que te mallugó el mapa y la que se fumó tus cigarros), solo te puedo decir que aún Julio Valderrey se ríe mucho de esta anécdota porque tu aquella vez le echaste la culpa a él de todo, jajaja... En las cosas que lo metía a uno Héctor Bello... ¡Que personaje! Mayo, 2013

¿al vacío...? te recomienda visitar los siguientes enlaces en internet:
grupoliterarioalvacio.blogspot.com hayqueocuparlosespacios.blogspot.com imprentademiranda.blogspot.com masdelodebidoymenosdeloquerido.blogspot.com gabineteculturalmiranda.blogspot.com revistamatria.wordpress.com tucuy.wordpress.com redescritoresmiranda.wordpress.com Y en Facebook: Venceremos Colectivo Editorial de los Valles del Tuy Gabinete Miranda Escritores mirandinos con Chávez

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-11

comentalibros

“Aquella palabra que puede encender o apagar otro fuego”
Brevísima nota sobre el libro Pirografías del poeta ecuatoriano César Eduardo Carrión
oesía escrita a la luz de la vela. Esto es lo primero que pienso al cerrar la última página de este excelente poemario, que queda prácticamente pirograbado a la corteza de la memoria. Pero Pirografías (Editorial Gescultura, Colección “La Lira de Orfeo”, Quito, 2008) no es la luz que nace de las sombras, ni el fénix, ni la vela nocturna (“Aunque hablen de la luz, la sombra cierne mis palabras”), sino tal vez el juego de sombras a la luz de la vela. Se considera que las primeras pirografías (escritura a base de fuego) fueron las que realizaba el hombre de la Edad de Piedra al acercar pequeñas antorchas a las paredes de las cavernas para grabar alguna imagen, algún mensaje, alguna cosmogonía. Entonces, ya el fuego no guardaba ningún secreto prometeico para el hombre. En las Pirografías de Carrión, desde el primer verso ya se condensa todo el poemario: “busco la piedra en el claro del bosque”. Se destaca lo seco, mustio y muerto que revive como energía pura en medio de la luz vital: “la piedra / adquiere la figura de otro pájaro”. Más aún, la madera seca y muerta es la que produce el fuego: “El bosque ya es leña entregada al vacío”.Y, por supuesto, este vacío es energético, fértil; pero también es caldo original, materia primigenia, orden a partir del caos. Pero también Pirografías se parece a una persiana que se abre y se cierra, vista desde la oscuridad del bosque, tal y como lo que somos: un animal que acecha. O tal vez al vuelo del ave que hace juguetear a los rayos del sol, y bajo ese tenue y errático juego de luces y sombras, todo se pudre, pero no para morir, sino para fermentar y transformarse en algo nuevo:
Entre miles de caminos que atraviesan este bosque prefiero este sendero perdido en la enramada (…) Encuentro mi silueta entre las ramas mutilada por la sombra de los árboles

P

por Isaac Morales Fernández
vez terroríficas, seguramente inquietantes. Vemos todo con el asombro que lo vería un niño abandonado en medio de la hojarasca húmeda sobre el detritus de los suelos. ¿Quién no ha entrado jamás a una edificación abandonada, convertida en escondite de aves, reptiles e insectos, y con cintas solares que más que iluminar, agudizan la oscuridad de allá donde no llegan? Así se ven las cosas cuando el hombre no coloca su deslumbrante y enceguecedora mano encima. La sensibilidad pone a prueba a la razón. Se trata, pues, de una visión muy primigenia, tan primordial como el hombre de piedra pirograbando la caverna en eso que llaman con simpático lugarcomún “los albores de la humanidad”. Así, leyendo este libro volvemos a ser el homo sapiens en ciernes, protosocial, en armonía con una naturaleza inhóspita a la cual era necesario respetar y temer (rendir culto) para sobrevivir. Yo leo Pirografías asombrado como un bebé en eterna y penosa habituación a la luz del día, con los párpados adoloridos:
Hablo de la sombra que produce el haz de luz y no del haz de luz, porque verlo me deslumbra

Vemos todo desde el suelo del bosque. Vemos las altas ramas y las aves haciendo sombras chinescas, formas deformadas (de nuevo la piedra que figura ser pájaro), erráticas, tal

Es, en síntesis, el claroscuro de la vida, acaso el principio omnipotente del yin y el yang, la base dicotómica de la creación universal, la búsqueda del equilibrio entre el blanco y el negro, el punto de unión absoluta entre el fuego y la piedra (o la madera, o la piel). Pero aún me queda una cosa más por decir. Para mí ha sido imposible no dejar de pensar, mientras avanzaba en la lectura de Pirografías, en una fotografía (¡vaya otra arte gráfica que precisamente tiene mucho que decir sobre la sombra y la luz!) del fotógrafo venezolano Geczaín Tovar Andueza, de la muestra La persistencia en el blanco y negro, Serie Rural, presentada durante la 8va exposición del Centro Nacional de la Fotografía de Venezuela, entre abril y mayo de 2006. Tentáculos solares pirograbando las estancias lúgubres, acentuando irónicamente las oscuridades, todo visto por ojo asombrado desde la sombra. Con esto termino:

comentalibros

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-10

“Costura de luz”. Prólogo al poemario Hilos celestes de Yhonais Lemus
a palabra nos lleva por esos caminos de la creación donde la poesía es elemento esencial para la construcción de un universo privado que va aflorando en imágenes, develando una realidad que a veces permanece oscura o en los límites que nos propusimos para hacer de la palabra algo sagrado. HILOS CELESTES, libro de la poetisa Yhonais Lemus nos conduce por ese laberinto donde la vida es un hilo que nos lleva hacia una realidad que golpea y nos pasea por el camino de las dudas. Poemas que se apropian de un pedazo del tiempo y atraviesan un espacio, una autopista, el ferrocarril, cierta realidad que se disipa en el verbo, en la imagen que nos lleva a un estado intermedio entre la materia y el espíritu. Poemas que nos dejan en un estado de sorpresa y desilusión El engaño de los mil rostros desdoblados La mirada desfigurada revoloteando en los cuerpos Toda la ostentación en un mismo precipicio. Es un hilo que nos conduce hacia el laberinto conformado por los vacío de la vida y donde el infinito parece una autopista tormentosa. Lo irrealizable es parte del encuentro con algunos espacios donde nos ha tocado asumir el canto. Aquí la poesía es reflexión sobre la realidad y se nos presenta como punzadas a la vida, una estocada hiriente que nos lacera el existir. También la vida negada como experiencia y asumida como sueño. Textos que se entrelazan con una realidad real para huir hacia lo absoluto de la palabra como venganza y asumir la poesía como un hilo que se expande hacia lo infinito, hacia lo celeste de un mundo contradictorio y donde la materia de la poesía es la vida trasmutada en palabras que respiran y viven por si mismos. Se perciben voces que vienen de lo onírico. La palabra emplumada me ubica el sueño abierto sobre la orilla del párpado

L

por Julio Valderrey
Poemas como salidos de la sorpresa, del instante donde todo es irreverencia y aullido del silencio pero también reflexión sobre la palabra También es la dureza del deshumanizado contacto con nuestros semejantes pero a la vez asintiendo que nos ha tocado esto y nos corresponde cantarlo o rezarlo. La presencia de lo efímero, lo que vemos, casi tocamos pero que no está al final, al ser nombrado. Algo que desaparece en la respiración, al terminar el verso, testimonio de lo etéreo. La intuición relampaguea para establecer ciertas relaciones escondidas entre los objetos y los seres vivos pero que buscan una realidad en lo absoluto donde se perciben voces que vienen del sueño y nos deja dudando del vivir, como en un intermedio de la vida, pero Dudamos del grito y abrimos los ojos. Se asume la realidad como flagelación. Lo urbano es desasosiego y quizás desarraigo, un monstruo de hojalata que resta vida a la inocencia. Es el eco y la voz de una poetisa que hostiga a una ciudad de c o n c re t o y humo. Imágenes que delatan un lugar árido en el tiempo y en el espacio. Es la vida negada como experiencia y asumida como búsqueda. Una poesía que nos deja dudando para sumir un tono donde sólo la palabra es el reino.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-9

narrativa mirandina

Manuscritos en bambú (extractos)
por Víctor A. Bueno
rimero que todo este es un libro pre-taoísta, los pretaoístas aprendemos a usar el poder de la “no acción”, nos parecen ridículas todas las ideas que pueda concebir un humano y nos horroriza que alguien haga algo por alguna idea humana. Mil años después del maestro Po el Buda (despierto) enseñó que el cerebro escreta pensamientos y recomendó la higiene de la limpieza de dicha secreción. El universo es analógico. Una idea de algo es lo poco que un ser humano puede entender y tratar de transmitir de algo, los pre-taoístas creemos que la realidad nos supera. Entonces este libro no contiene ninguna idea. Si alguien encuentra alguna fue porque se me escapó involuntariamente, no llevo sino 50 años aprendiendo pre-taoísmo. Este librito se inició con un texto que escribí para hacerle una broma a Elizabeth Conte Chassin-Troubert, la hija de Erwin. Ella creyó que el texto lo había escrito Li Tai Po, y como llevo tiempo tratando de aprovecharme del gran vacío (o mi gran ignorancia) de la literatura precolombina, me ha sido fácil aprovecharme del gran vacío (o mi gran ignorancia) de la literatura china de antes de los estados guerreros, para llenarlo con los personajes de mis libros y para achacarle a otros el producto de mis “exploraciones poéticas de la realidad”. Algo de este librito lo escribí en el internado judicial de Los Teques, en el Estado Miranda de la República Bolivariana de Venezuela. Estuve preso allí más de 17 meses.Ya gané el juicio y estoy en la calle, igualmente preso de mis limitaciones, defectos, vicios, deseos y presupuesto. Lo único que hice fue prestar mi cuenta corriente para que recibiera unos depósitos en ella, claro que también cobré algunos depósitos y también presté el teléfono para que hicieran algunas llamadas. La acusación fue por extorsión. Como parte de mi responsabilidad social creo que debo indicar autores que sean útiles a quienes se interesen por el tema de la delincuencia, el retardo procesal y las cárceles en Venezuela en esta época, creo que con William Blake, Franz Kafka, Vladimir Lenin y Mármol León, es suficiente para arrancar. De William Blake pueden analizar de su obra las Bodas del cielo y el infierno de alrededor de 1790. En las últimas líneas de “Una fantasía memorable” extraigo esta cita: “Una misma ley para el león y para el buey es opresión”. Y en “Una visión memorable” habla de dos clases de hombres: El prolífico y el devorador, y asevera que la religión es un esfuerzo por reconciliar a ambos. Hay una nota ahí que transcribo textualmente: “!Jesucristo no quería unirlos, sino separarlos como prueba en la parábola de las ovejas y las cabras! Dijo: No he venido a traer la paz, sino una espada (Evangelio de Mateo)”.

P

(...) De Vladimir Ilich Ulianov, que usaba el seudónimo Lenin, y que siempre se desligó de los utopistas y anarquistas hay que leer por lo menos esto: “Los obreros armados son hombres de realidades y no intelectualillos sentimentales, y será muy difícil que dejen que nadie juegue con ellos, entonces la necesidad de observar las reglas nada complicadas y fundamentales de toda convivencia humana se convertirá pronto en una costumbre, entonces quedarán abiertos de par en par las puertas para pasar de la primera fase de la sociedad comunista a la fase posterior y, a la vez a la extinción completa del estado.” Lo que me parece más curioso es que Lenin se proponía llevar las labores de administración de un estado que se encargaba de toda la economía con burócratas que solo ganarían sueldo mínimo y sólo deberían saber hacer las cuatro operaciones aritméticas básicas. (...) Desde la azotea del internado judicial de Los Teques algunas veces se ve a un mar de neblina hacer un archipiélago de bellas islas con las cumbres de los montes que lo rodean, también se ve una bella huerta y tiene al lado una pequeña finca con cinco vacas y tres caballos. También hay cerdos. Mi amigo Víctor León, que es agricultor, un día que me explicaba los diferentes tipos de plantas sembradas que se veían a lo lejos, gritó: “¡Jálame matica de cilantro!”, como deseando que las matas de cilantro de la huerta que veíamos lo sacaran de la cárcel. Ojalá yo algún día pueda escribir algo así. Escribo en blogs y en Facebook porque no me aguanto las ganas de escribir, no he conseguido un trabajo serio y no se me ocurre otra cosa mejor que hacer. No me interesa relacionar mis escritos con ninguna causa, ni siquiera la mía. Nadie tiene derecho a usarlos a favor o en contra de ninguna ideología o causa. Todo parecido con la realidad es coincidencia, los nombres han sido ocultados para proteger por igual a los inocentes y a los culpables. Este libro tiene todos los derechos reservados y lo que nadie nunca va a tener derecho es a fastidiarme con él, así que si no lo lees, por favor ¡no me ladilles! Molestarme con él sin haberlo leído será considerado una ofensa personal. (...) Bueno, suficiente de realidad. Están advertid@s, de aquí en adelante empieza el libro. Me encantaría escribir que yo no fui quien escribió esto, que solo lo traduje, así que ¿Cuál es el problema? ¡Yo no escribí esto!¡Fue Li Tao Po! Guarenas, 10 de abril de 2013

poesía mirandina

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-8

Danna Urdaneta
Punto blanco
A Jorge Romero León

El nacimiento de narices cosidas, la prolongación de lo propio en el costado. Suena en mí la estridencia de la mano sacerdotal, la ironía burguesa, su primacía y los tonos del Bachiano Brasilero. Perecen las manos que cubren el rostro travesti: un vestido que se abre al reflejo, la conciencia del punto blanco. Flotar arrastrado entre las puertas, los nodos de la cintura, dejar de escribir con esa sensación en la espalda. A la espera de lo propio; una virgen recostada de la liga azul mortandad de lenguas, la cicatriz de los arlequines castrados, flor roja evadida. Crece, crece, crece el embudo, las trenzas de la piel desgajada, un golpe taciturno que florece por la boca. Este grito romántico, volar sobre la nostalgia cuadrícula: las aves puntiagudas, el cielo declinado en la conciencia como basurero de Caracas. He crecido, he crecido, he crecido sobre los lazos verdes en el sepulcro, aquellos tazones de monstruos que te devuelven la placenta en los sueños agitadores de los viajes. Pude ser trasgresora, el reloj en los suburbios del dado; animar la cólera en mi salida, hacer caso omiso a las bocas delineadas en las filas perfectas, a los negros con sabor, eructar la ansia de los libros verdes, asaltar la cuna de los dioses marinos y del mundo plutónico, tomar el falo que se angustia en las cadenas ilusorias de la madrugada. Me dedico los poemas para romper la mesura de las galaxias gametofóbicas. La ausencia. La voz deiforme del hueco espiral. La transitividad del fuego seco. Un príncipe mitómano, genio nupcial; la vista del meridiano en la entrepierna sucia, monocromía de la carrera temporal del silencio. Gira incesantemente en sí mismo, mancha vitiliga de la angustia. Gametolírica, sincretismo del verbo conquistador en la perolata del caos. Desemboco diariamente en lo difuso, no logro juntar las entrañas en el agua corriente. Vi a Sorpresa, solitaria, reposa en la fuente divina, llena de ropas inconexas en su cuerpo, con la boca tapada y sin poder humedecer su arritmia. Todos padecemos la identidad, dijimos; nos alienta la incertidumbre, el titán del Caribe dormitando.

Punto blanco que se retrae, olvida, pasa detrás del muro. Corazón claro, frío, azul la mora que tiñó una vez tu escudo: él late en la vértebra ritual de los años un trazo leve fuera de casa. Así es, submarino, posible un trazo leve fuera de casa; eco monocorde y vaporoso, (Beatrice tostada en el valle cumanés que no se puede despreciar) río habitado condicionamiento del aire que se arruga para siempre. Punto barrido en el trasero, trenes intransitables, la arcilla plegada al teatro, residuo de un pelaje carnavalesco en la cordura: matiz de la sombra y su reiteración. Inconformidad circular, fractalidad hervida en la forma daemónica, humedad inhabitable del trabajo: promover el alcance de lo vivo y su negación. Punto blanco que nos desfila en las tablas, punto blanco que seca el vidrio, mancha informe en la afirmación del progreso occidental, declive del hambre toda nocturna; valle afanoso, llegadas, genes, persecuciones maleables. La vida se ausenta de sí misma, el hombre decae para sí en el juego de la marmota. El juego de la marmota, una torta de fresa en la vitrina. Mota de algodón, punto blanco; sé sentarme en la mesa del hormiguero. La bestia se aproxima en su hechura vertiginosa y horadada. -.-

Leonard Delgado
Con su voz arrugada, y antes de afirmar que soy pagano, discuto con Reverón sobre sus voces y demonios. Solo una carta a mi padre antes de morir, luego la siesta de un esgrimista derrotado, la ausencia de rostros triviales, la casa de la abuela con tus zapatos colgados detrás de la puerta, mientras me ahogo de la angustia soñando con alguna vez podré ser madera, vuelve el residuo de mi espalda, el amor no te hace feliz ni popular “y la puta se viste de rey”.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

poesía mirandina

Magdalena Goncalves
Noche
El rocío Transpira Bajo un sueño En la superficie Con gran esplendor En su morada Expresa gracia El enlace De un disfraz Cosechando con sensatez Cargada de ocio Su sentencia De posesión

Yhonaís Lemus
Para JulioValderrey deja de ser en el día la mesa de noche una copa de vino derramada y enseguida los viñedos y después Baco y muy cerca la poesía tienen memoria los árboles siempre sus raíces nos alcanzan cuando no está el sol para verlo

-.-

Angélica Aguilar
Después de la ira
Callaron las voces al confirmar que solo quedó la carencia absoluta, más el carbón, más la desolación, había muerto la infamia, brotarían con esto risas de alegría, vendría el triunfo, estaría satisfecha la venganza, pero lo que ha de venir con el sol nos cubrirá mañana, soplará el mismo aire del norte o del sur y seguiremos respirando como cualquier otra criatura... solo que menos humanos.

-.-

Nancy Martínez Tovar
Aquí
Mil voces abstractas en este rincón. Perpetuo reflejo plateado bajo el manto oscuro y sinuoso, canto de cuerdas del viento viajan indecisas en el estrecho concurso de blanco en gris. Perturbadas en las ideas de colores colgadas en ese poema.

poesía venezolana

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-7

Julio Valderrey
La mujer que no es amada
La mujer que no es amada está perdida1, sola, vivirá en las ciudades o en los pueblos. Caminará por las calles y se vera en las vidrieras de las tiendas. Sentada en un parque recordará, verá pasar a la gente y se hará preguntas en silencio. Será tierna en mayo, cuando las flores aparecen. Se escribirá cartas y deseará amanecer en cuarteles de invierno junto a soldados ebrios. Recordará a quien alguna vez posó su mano sobre la suya y fue rechazado. Leerá graffittis en alguna pared. Se acordará de su niñez y adolescencia como una calle larga. Hablará sola en las tardes de lluvia y sus palabras transcritas a una lengua triste cuyo secreto para descifrarla será haber sido elegido de los sueños y las reinas de copas. Recostada sobre puertas antiguas tocará las celosías. Sola, vera envejecer sus ojos. No escribirá un diario y sus palabras se perderán entre bosques y ríos. Olerá a mora y a hierbabuena, a algo de olvido. La mujer que no es amada está muerta.

Rodolfo Rodríguez
(Estado Nueva Esparta)

Floración
Tu muerte anda en el patio Viste de amapola Uno te ve llegar como el guamache en el olvido de la lluvia con tu floración y tu odorancia eternas Si alguien dice es roble resucita la pespé y se regresa el viento para decir tu nombre y si te dicen cují te vuelas por el nido de la tortola al lugar ese de no volver más que como floración nocturna

______________________
1. Entrevista a Cocó Channel.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ -6

para la formación

Conflicto docente: educar en la era del vacío *
por Pablo Romero (filósofo uruguayo)
stimados, en mi columna semanal en el periodístico Ciudad + (Tevé ciudad), abordé el tema del conflicto docente, a partir de la medida del sindicato docente de decretar un paro por tiempo indefinido a partir del próximo 20 de junio, lo cual coloca nuevamente de manera “brusca” el tema educativo en el tapete. En tanto la desvalorización de la tarea docente tiene un costo social importante -y coayuda a la crisis de autoridad de referentes que vive nuestra sociedad-, se planteó el vínculo entre el valor social/cultural fundamental de la tarea docente y su correlato salarial como símbolo del valor social que finalmente se le otorga. Ese desbalance notorio, que claramente desvaloriza la tarea docente, se da justamente cuando la tarea de educar parece ser más compleja que en cualquier otro momento histórico. Vivimos un momento sin comparación en cuanto a la dificultad del educar. Educamos en la era del vacío. Y desde ese punto, en la columna se trajo a escena al filósofo francés Gilles Lipovetsky. Ya no contamos con alumnos que persigan una búsqueda del sentido, ni de objetivos a largo plazo. Las grandes preguntas se han vuelto obsoletas. Ya no hay más que excesiva inmediatez, en una sociedad que entroniza la espontaneidad, lo efímero. En el marco de una cultura que pretende ser “divertida”, el tiempo del ocio reflexivo es sustituido por una sociedad del entretenimiento, donde lo educativo parece representar lo “aburrido”, lo “lento”, lo que carece de efectos “inmediatos”.

E

Vivimos en una sociedad hiperindividualista, que ha perdido sus viejas bases fundadas en los valores de la Ilustración. Esas viejas bases sólidas que daban sentido –y sentido en términos colectivos- se han diluido. En ese marco, el reconocimiento de la tarea docente también parece haberse diluido y carece del debido reconocimiento respecto de su importancia vital. Los invito a mirar la columna en: http://youtu. be/1yYoyfMZV10 Y los invito a continuar el debate en el espacio de mi blog: http://pabloromero7.blogspot.com y/o en el sitio en Facebook del programa: http:// www.facebook.com/ ciudadmas?fref=ts y/o a través del espacio en Youtube de la columna. Y los espero con una nueva columna el próximo jueves, pasadas las 19:30 (el programa, que vale la pena ver completo, comienza a las 19:00), en la pantalla de Ciudad + (quienes no tiene cable lo pueden ver en vivo online en: http://adinettv.com.uy/ canal/69) Abrazos, Pablo

* El artículo es originalmente un correo electrónico informativo que su autor nos envió a nuestra dirección, como aporte al debate sobre la educación en Latinoamérica en estos tiempos difíciles de cambio, en donde un grueso del pueblo educador se resiste a mejorar la sociedad.

ensayos literarios

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-5

La literatura infantil y juvenil ¿una tarea para escritores bobos?
esde mis inicios en la lectura, en el período que hoy conozco como infancia, he de confesar que las innumerables y hermosas imágenes eran el aspecto principal que dirigía mi atención hacia un cuento. Esto produjo en mí la motivación de descifrar aquellas letras que las acompañaban en cada página. En segundo lugar, después de haber logrado decodificar qué significaban las letras, cada frase, cada idea; mi interés en los cuentos radicaba en las semejanzas de estos con aspectos de mi vida física e interior. Quizás estas aparentes coincidencias confirmaban que mi realidad no es única, no es ajena a otras personas, es decir, no sólo ocurre en mí sino que conforma parte de un todo, en pocas palabras mi día a día, mi mundo era parte de un mundo simbólico, donde el “yo” se sumergía en un caos múltiple, colectivo, sin embargo, esto era singular y extraordinario. Ante los elementos fantásticos como: hadas, duendes, animales parlantes, entre otros elementos, mi actitud crítica y comparativa me decía que en “la realidad” no podía encontrar o ver a personajes como estos, pero esta contradicción momentánea, no impidió mi afición hacia las historias fantásticas porque mi intuición simbólica me decía que había “un más allá”, que el carácter fantástico no opacaba los temas e ideas, ellos aún respondían a una concordancia, y paradójicamente su tendencia irreal la exaltaba. Los cuentos eran una metáfora de mi mundo, hasta el punto que a través de ellos podía comprender o intentar visualizar acciones y situaciones ajenas a mí pero presentes en la sociedad. Aludo esta experiencia personal porque es esencial recalcar su coincidencia con respecto a la visión de la literatura infantil como “aquella que más se adapta a la psiquis infantil”, acepción con la cual coinciden los autores Colomer, T. (1999) y Jesualdo (1967), como definición de esta, ya que desde su enfoque la literatura infantil no es discriminatoria, ni se enfatiza en bobos o personas ñoñas sino que se corresponde a las necesidades pedagógicas que van en función de las etapas del crecimiento humano. Los elementos universales presentes en un cuento infantil, hacen que éste pueda trascender a otras edades, que no sólo se corresponden al período infantil y juvenil. Si un cuento posee esta característica podrá definirse como literatura. ¿Todo cuento que intenta captar al público infantil y juvenil es literatura? Este tópico es motivo de la problemática en

D

por Ana Karina Rondón

torno a la literatura infantil y juvenil, en cuanto a su consideración como literatura, lo cual Jesualdo (1967) discute de manera prolífica, y coincide en la apreciación de que esta “sin duda alguna constituye un tipo de literatura y que su carácter literario radica en su universalidad y posibilidad de aportar a sus lectores valores y una visión de su mundo, además de la ampliación de la imaginación”. Claro está, sin que ninguno de estos aspectos tenga un sentido moralizante, concepciones limitadoras o erróneas en cuanto a la vida en sociedad. Tomando en cuenta esto último, es imprescindible destacar otra problemática, y es la de ¿qué temas debe abordar la literatura infantil? Con respecto a ello, Jesualdo (1967) refiere que pese a tener esta literatura como una de sus funciones “ser un medio socializador”, no debe poseer un enfoque meramente moralizante ni un realismo extremo, donde se sesgue la imaginación de los lectores, bajo la idea de que la fantasía presente en los cuentos produzca una especie de alienación y falsa idea de la vida en los niños (as), que fomente un tipo de confrontación compleja y radical. Sin embargo, bajo mi experiencia, el carácter fantástico hace de esta literatura una metáfora de la realidad, juega con ella, ya que esta se encuentra implícita en cada cuento, y parte de ella para aludir lo imposible dentro de lo posible, aportando así el desarrollo del potencial creativo en los niños y jóvenes. Esto se ejemplifica en las historias visionarias de Julio Verne, si observamos el contexto histórico de su novela

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ De la tierra a la luna (1865), este tema representaba una posibilidad al igual que Veinte mil leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en ochenta días (1873). En la actualidad es visible como la imaginación y la creatividad aportada por el autor en sus historias constituyeron el punto de partida para innovar y ver qué de lo fantástico puede ser de manera potencial un hecho futuro. Quizás no se pueda crear hadas, elfos o genios que concedan deseos pero es interesante ver qué de sus cualidades podemos admirar. Además, esa búsqueda del final feliz o la felicidad, más que generar decepción, es un aspecto que fomenta la lucha hacia “algo” y una constante superación en las personas. El crecimiento físico-psíquico puede generar que el concepto de felicidad varíe pero la persistente lucha por preservar y lograr lo que anhelamos, y a veces decimos que sólo es algo de cuentos, sin saberlo, representa el ideario que nos motiva a una lucha por lo que para sí concebimos como “la felicidad”. ¿Quién escribe cuentos infantiles? Este aspecto constituye otra de las de problemáticas abordadas por los autores Jesualdo (1967) y Colomer (1999). La creación por parte de algunos escritores “especialistas” de cuentos infantiles, debe ponerse en duda, más cuando estos no tienen un carácter infantil, y sólo intentan plantear situaciones que componen una complejidad psicológica que corresponden a un perfil adulto, mientras otros escritores llegan al otro extremo: la mediocridad, al punto en que el sentido infantil se hace pobre y desdeñable para los niños(as) y jóvenes. A todo esto, los autores mencionados concluyen en que si bien los cuentos, que intentan adaptarse a la psicología infantil deben emplear un lenguaje sencillo y directo, ni asumir un vocabulario y abstracción temática compleja, y mucho menos viciarse con un lenguaje precario y pobre, que no precisamente esté dirigido a un lector niño(a) astuto. ¿La literatura infantil posee alguna función? Dentro de las funciones de la literatura infantil y juvenil, las lecturas de Colomer (1999) y Jesualdo (1967) aluden una característica en común, y es la visión de ésta como un elemento esencial de iniciación social del niño(a) o adolescente, ya que a través de ella existe una vía de comunicación entre realidad personalrealidad social de manera explícita. Es resaltante cómo la literatura infantil se corresponde con las situaciones socioculturales y contextuales, ella es un espejo de los tópicos de carácter universal, como lo es la vida-muerte, las emociones, normas y convenciones sociales, y de los temas vigentes como la separación o divorcio. Así los cuentos infantiles, en algunas circunstancias, cumplen una función integradora y simbólica con respecto a la realidad, ayudan a entender situa-

-4

ensayos literarios

ciones que emocionalmente son difíciles de abordar con un sermón-conversación. En cierto modo mi voz como lectora de cuentos infantiles, pese a la existencia de medios como la televisión, es un testimonio de cómo estos textos contribuyen en la comprensión de temas difíciles. A mis 4 años murió mi hermano mayor, compañero de juegos, y a mis 6 años mi padre, cito esto para recalcar el cómo leer cuentos pudo facilitar la aceptación mi pérdida única- dolorosa. Con esto no afirmo que sin estos no habría entendido mi realidad-situación pero no puedo negar que amortiguaron el dolor en la búsqueda de la comprensión, pues los cuentos infantiles me hablaban de la necesidad de amar, la existencia humana, su posible evanescencia física, pero además aludían su sentido perenne en la memoria. Aunque miles de preguntas sobre el tema de la muerte venían a mí, finalmente mi criterio y el tiempo lograron dar algunas respuestas pero asevero que el poder asimilar mi realidad compartida-única, en gran medida, se lo debo a los cuentos infantiles. Otra de las funciones que se le adjudican a la literatura infantil es su esencia adoctrinante o facilitadora del aprendizaje, bajo este aspecto es destacable que quizás desde el inicio de la literatura en su forma primigenia “la oralidad”, ésta es una función que sigue vigente, pues el sentido alegórico de los cuentos permiten visualizar lo posible, sin que el mensaje sea explícito y tenga un carácter principalmente moralizante, que produzca en los niños(as) o adolescentes la idea de que se los está sermoneando o regañando. En lugar de regañar y tratar a los niños con reprensiones, los cuentos sugieren una vía-medio de enseñanza. Muestra de esta concepción podemos rastrearla en la época medieval en el libro: “El Conde de Lucanor” (Don Juan Manuel, siglo XIV), donde el Conde de Lucanor le pide a su consejero que le oriente en cómo debe educar a un sobrino que aprecia mucho y no desea que caiga en malos pasos, a lo cual su consejero responde con la historia de un filósofo, a quien se le encomienda la crianza del hijo del rey, y relata que su malacrianza fue solventada con la invención de un cuento. El consejero responde al Conde de Lucanor que le resulta mejor a través de historias adoctrinar al joven, pues si lo hace de forma directa, éste lo tomará como afrenta y no hará caso a lo que se le dice porque la edad de la infancia y la adolescencia tiene una carácter difícil. Esta visión es interesante porque es la demostración del cómo la literatura tiene de manera intrínseca un sentido educativo, no sólo a nivel vivencial sino también en la asimilación de estructuras: poéticas, narrativas, de ésta última el niño(a) puede establecer el hilo narrativo de un cuento (inicio, desarrollo

ensayos literarios

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________ y cierre), lo cual resulta importante porque el aprendizaje no sólo se refuerza desde los temas abordados en los cuentos infantiles, también se induce a la interpretación textual y al conocimientos de las tipologías textuales, integrando en su lectura el aprendizaje contenido-la forma. Otra función esencial de la literatura infantil y juvenil es que ésta sirve “como elemento de socialización a la nuevas generaciones” (Colomer, 1999), bajo este enfoque la literatura no sólo inicia a los niños(as) en la sociedad sino que también ofrece la representación contextual de lo que es su mundo y su momento histórico-social (aspecto mencionado en párrafos anteriores). De tal manera, existe una correspondencia causal e inherente entre la literatura infantil con los temas contemporáneos, que no inhibe los tópicos universales. Un ejemplo de ello son los cuentos donde se incluyen aspectos relacionados con avances tecnológicos, problemas y tabúes sociales, los cuales pueden ser abordados con elementos fantásticos y alegóricos. Sin duda alguna los cuentos infantiles contextualizan una visión de mundo, problemas dentro de una época determinada. Cada generación devela a través de sus escritos las voces y pensamientos de épocas pasadas, que aún cuando no tengan fines históricos, resulta un testimonio-memoria de su momento social. Un caso concreto, ejemplo de esta idea es “El diario de Ana Frank”, famoso por pertenecer a una niña perseguida en el holocausto nazi. Otra función de la literatura infantil es la de dar disfrute y recrear al lector “el arte por el arte”, a mi parecer es una de las funciones más importantes y poco aludidas de la literatura infantil, ya leer o escuchar un cuento, no necesariamente es un acto que se realiza conscientemente para iniciarnos en la sociedad, educarnos o entender a la nuevas generaciones o la sociedad en la cual habitaremos. Sin duda alguna, la literatura infantil de manera extraordinaria hace todo esto, pero su efectividad y aspecto excepcional es que lo hace posible su función primigenia de recrear y causar disfrute y goce al lector, niño(a) o adolescente, quizás es por esto que algunos escritores se pierden y desbocan en el afán agradar o captar al público infantil y juvenil, Intentando abordar temas que se identifican “a la fuerza” en la psiquis de estos lectores. Algunos aciertan utilizando el humor como elemento de juego, lo cual proporciona un “algo más”, que un simple cuento comercial-educativo, y que en su lugar, generan satisfacción y distracción. También es resaltante que, siendo la literatura infantil y juvenil la representación contextualizada de una visión de mundo, “la realidad” de una sociedad determinada, sea posible la interacción o préstamo literario de, una cultura-a otra, ciertos motivos, temas y personajes, en algunos casos, se hace factible hallar una historia con mínimas variaciones según la cultura que lo reelaboró. De tal manera, existe la posibilidad de que un cuento que haya sido concebido con un sentido específico en una determinada cultura, pueda traspasar a otra cultura con otra función o intencionalidad que difiere a la de su origen, como ejemplo de ello cabe citar el mito de “El ave fénix”, o la historia de “La caperucita roja”, los cuales han recorrido con diversos matices simbólicos: oriente y occidente. En algunos casos, dichas historias comparten rasgos éticos universales, y otros propios a la cultura que la originó. La literatura infantil es un elemento, que sin proponérselo históricamente, integra de manera global macrotemas que se ajustan a las necesidades culturales colectivas, constituye un acervo de la memoria colectiva humana de gran importancia. Por último, es necesario aludir el carácter machista que ha poseído la literatura infantil, asunto que es destacado por Colomer (1999), que se corresponde ciertamente a un tema subyugado en un segundo plano y donde se coloca la participación del género femenino excluido del protagonismo en los cuentos infantiles. El rol de la niña-mujer dentro de la historia suele ser secundario. Siempre, si es una fémina, es la compañera o hermana del protagonista, la madre, la mujer despiadada, la enemiga o la viejecita que aporta su conocimiento o ayuda; ideas tipificadas. No figura como la heroína- aventurera, lo cual ha fomentado un modelo que ubica a los hombres o niños como aquellos que deben ser los protagonistas de la historia o quienes vivan aventuras, aún cuando en la actualidad se ha logrado que éstas tengan un rol más participativo: del arquetipo de “ama de casa” al de “profesional”, en casos excepcionales. Sin embargo, persiste dentro de la literatura infantil un carácter sexista que centraliza la figura del hombre como héroe, quizás esta concepción radica en el predominio o visión patriarcal que ha persistido en la sociedad, y de la cual no está exenta la literatura infantil y juvenil. Referencias bibliográficas Colomer, T. (1999). “Introducción a la literatura infantil y juvenil”. Madrid, Editorial Síntesis. Jesualdo, (1967). “La literatura infantil”. Buenos Aires, Editorial Losada.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

-3

tuyedades

Tuyedades
por Leonardo Delgado
POETA AL VINO Íbamos a una actividad cultural en Caracas el poeta Julio y mi persona. Como siempre, quedamos en encontrarnos en el ferrocarril. Cuando llegó vi que traía consigo a sus inseparables amigos los lentes oscuros, como para cuidarse de que no le apareciesen más raya al tigre, es decir, más arruga en la cara. No se los quitó en todo el trayecto hacia Caracas, conversábamos de muchas cosas y yo lo miraba mucho a la cara hasta que se me ocurrió preguntarle por qué no se había quitado los lentes si ya estábamos en el vagón del metro. Él me contestó serenamente: “me pegan las luces en los ojos, ¿no ves que soy albino?”.Y yo le repliqué “Será al vino, poeta”. MAL ENTENDIDO El poeta Isaac esperaba camioneta en la urbanización donde reside para dirigirse hasta su lugar de descanso-trabajo. Se había parado un poco tarde y tenía prisa pues debía sacar unos machotes ese mismo día para comenzar a sacar unos libros. Ya había empezado la hora pico de la mañana y el poeta ya estaba empezando a desesperarse porque ya tenía cierto tiempo en la parada. A lo lejos avizora una camioneta que venía como a 10km por hora. Impaciente, ya le daba a los pies contra el piso como el repique de un tambor. Cuando por fin ve que la camioneta está cerca de la parada, esta arranca repentinamente y le imprime una velocidad que le arranca las esperanzas al poeta, quien yacía con el brazo levantado en señal de párate. “¡Va llena!”, le alcanzó a decir el chofer, gritándole, a lo que el poeta le responde enérgicamente “ballena será el coño ‘e tu madre”.Y tuvo que agarrar un taxi. SE CAGÓ DE LA RISA Cierto día me contó mi amigo Carlos Morgado artista plástico Yarense y animador socio-cultural del Gabinete del estado Miranda que tuvo que realizar un viaje a oriente para hacer una diligencia. Lo que no tenía en los planes es que justo ese día estaba mal del estómago pero ya había emprendido su viaje. Cuando iba en camino se percató que delante de su puesto había dos orientales que no paraban de contar chistes uno tras otro, el aguantaba la risa por su condición apretada que tenía, sin embargo los personajes arreciaban con los chistes y cada vez eran más buenos hasta que el amigo Carlos no aguanto más y se cagó de la risa que le produjeron los chistes de estos señores que iban en el autobús. SUPUESTO ROMANCE Julio venía entrando al “Juan España”, donde queda su lugar de trabajo, la imprenta. Cuando ya se acercaba a la puerta de la oficina escuchó unas voces quejumbrosas de dos personajes que él muy bien conocía. Frena su andar y se propone a descubrir esa situación husmeando en silencio. Esto era lo que decían: “mira, está entrando torcido, muévete para acá, si no te volteas no lo voy a poder meter, dale ahora creo que sí, suave, vale ¿no ves que la rompes?”. En ese momento entra el poeta de sopetón para descubrirlos con las manos en la masa pero no encontró nada de la película que el poeta tenía montada en su cabeza. Estaban los poetas Magdalena Goncalves e Isaac Morales tratando de meter unos libros en una bolsa negra pequeña. Tronco de chasco se llevó el poeta.

De izquierda a ultraizquierda: David Acosta, Juan Túnez, Julio Valderrey. Leonardo Delgado e Isaac Morales Fernández. Ocumare del Tuy, Octubre de 2012

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

Paramanifiesto vacuista
(*) Anotacionásticas del Ojo del Más Allá:
-Ejemplo de lo que aún hoy es vanguardia: el Woyzeck de Büchner, el Ulises de Joyce, Macedonio Fernández, Rayuela de Cortázar, Néstor Sánchez, Entre Marx y una mujer desnuda de Jorge Enrique Adoum, Rafael José Muñoz, Víctor Valera Mora. -¿Se pueden superar los términos vanguardia y postvanguardia? ¿Cómo superar esto?, si ahora la regla es romper las reglas y no se puede retroceder. -Palabras clave: riesgo, exploración, experimento, peligro: lanzarse al vacío. ¿Y allí qué hay?: El nunca. La noregla. -Los temas literarios siempre han sido los mismos: vida, muerte, amor, desamor, sociedad, locura, ciudad, ecología, máquina, monstruos, metaliteratura, feminidad, familia, fe… Y ¿el vacío puede ser un tema? ¿El tema del No-tema o de todos los temas? ¿O uno nuevo? -Se ha experimentado con: lo cronológico (saltos temporales), los personajes y su dimensión (realidades), el lenguaje en tanto estilo (redacciones posibles), la voz narradora, el vocabulario (desde lo erudito hasta lo vulgar), el caligrama y la tectónica en general (ubicación espacial de la palabra en la página), mezcla de géneros literarios (poema en prosa, ensayo de ficción…) -¿Dada-nadaísmo? ¿Post-dadá? ¿Post-nadaísmo? ¿Neodadá? ¿Neo-nadaísmo? ¿Post-neo dadá? ¿Post-neo nadaísmo? -Poesía científica, poesía fractal, metapoesía. -El vacío es absorbedor. -Hermetismo científico. Cerrado ¿al vacío? ¿herméticamente? Hermes: ¿Trimegisto o Argifontes? - Retaguardia < Vanguardia < Exploración, espionaje. - Vanguardia = reconocimiento o exploración de lo desconocido, riesgo, punta de lanza, bala disparada, peligro,

-2

abrir nuevos rumbos, extralimitarse, es un terreno infinito, un vacío infinito, la deformación transpostmoderna… ¿Vacuismo? PROPUESTAS DEL VACUISMO: -Impertinencia gramatical. -Uso mínimo de artículos, pronombres, conectivos y preposiciones, para que prepondere la palabra en el vacío audible. -Imágenes imposibles, no simple contradicción. -Ausencia de contenido, tema o significado lo cual es imposible, pero es una tentación. -No es espontaneidad improvisadora del poema automático, es tallado escultural del poema hasta acercarlo a las migajas de la nada. Los grumos y granos de roca repartidos por el taller: ese es el poema, el ripio es el poema mismo, por eso hay despoetizarlo, es decir, quitarle todo lo que es fácilmente poesía, y eso incluye lugares comunes, quitarle lo “entendible”, lo muy narrativo. -Formalismo deformado. -Figurativismo desfigurado. -No es lo humano, es lo humanista. -No es negar lo anterior, es reinterpretarlo.Ya todo está negado. Ahora hay que pregun-tar, dejar la duda, no pretender llenar un vacío sino interpretarlo, hacer sonar el vacío. -Lanzar los dados por un precipicio. -¿Para qué responder? Hay que preguntar, dudar, intentar. -Después del Dadá quedó la destrucción del arte. Ahora hay que hacer que esa destrucción ordenada silenciosa se haga vacío caótico sonoro. -Términos científicos literaturizados.

* Este Paramanifiesto fue publicado original en nuestro blog de internet en abril de 2012. Para ver los dos manifiestos vacuistas anteriores, revisar en nuestro mismo blog o en las ediciones anteriores de nuestra revista, las: Nº14 correspondiente a agosto de 2009 (1er ManifiestoVacuista o Manifiesto Nº -1) Especial dedicado a Rafael José Muñoz, y la Nº15 correspondiente a febrero de 2010 (ManifiestoVacuista Número 1i) Tributo a la Generación Beat. En pocas palabras: la 14 y la 15.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

Manifiesto Nº √1 o Manifiesto Horizontal, como el sexo socialista

-1

Anotacionásticas de El Ojo del Más Allá y el Poeta de Raza Cósmica (El OráculoVidente Chamánico se abstuvo de opinar por razones “pezonales”)

ANTECEDENTES PEZONALES En espléndido experimento entre fractales, teoría de cuerdas, momias del altiplano y arepas con quesomacizoguayanés, descubrimos hace algún tiempo que el bigote de la patria nos ayudaría a imponer nuestro reino en la tierra, fustigando a los esclavoamos del dinero y la literatura más odiable del orbe: la del: 1) unipostpequeñoburgocolonizadoinfracobarderrequeterrequeterrikitidizqueobjetivísimointelectualisísísísimopreclaroneoliberal que domina aquel lado del risco y la del: 2) ultramegahiperrequeterrecontradizquerrequeterrequeterrikitirrevoluciopanfletacomodaticialtisonantesuperarrechoguerrillero que pretende dominar este lado del cerro

PREMISAS TEÓRICULONAS: - Viva el vacuismadurarrechebrio, y eso sí, el trabajo queda relegado para la CBST, a nosotros solo la poesía nos salva de un mal polvo, nuestro único deportetrabajo es la pesca donde nunca falta la caña. - Muy pronto, nuevas noticias vacuistas sacudirán el cisma de los culoscultos que cagan a la altura inigualable de la tercera lumbar (mediante la presente misilojiva queremos hacer constar que esos culosantos no habitan en nuestra culoteca). - “Si usted quiere, yo gozo, y si no quiere, yo sí quiero”. Conclusión metafísica a la que se llega inevitablemente luego de leer las Antimemorias de Jotamario.

Otros objetivos específicos del vacuismo: 1) Joder. 2) Burlarnos. 3) Antiescribir, pseudoescribir, metaescribir. 4) Releer a nuestros contemporáneos y coterráneos para que no nos vengan a joder. 5) Dar talleres de cómo NO se debe escribir poesía, para que la gente aprenda precisamente lo que nos interesa: que antiescriban, pseudoescriban, metaescriban. Nuestra labor no será jamás pedagógica, sino libertaria. Escribamos como nos dé la gana pero midiendo con precisión absoluta el tamaño de la plasta que estamos poniendo. 6) Cagarnos de la risa pero limpiarnos bien ese culo. 7) Inorden, que no es lo mismo que desorden. 8) Ah, sí, y pasar un ratico más de tiempo entre los abarikotos para comprender al fin la macroorgiástica poesía fractal infinitesimal y todos esos recursos típicos de los que ya harto se ha hablado en los manifiestos anteriores de esta cosa inordenada, vacía, loca, borracha, melancólica, feliz e incongruente que es el vacuismo.

¿al vacío...? ___________________________________________________________________________

0

El Sistema Nacional de Imprentas de la Fundación Editorial El Perro y la Rana lamenta desde lo más hondo de nuestros espíritus la desaparición física de nuestro amigo, colaborador y fundador Héctor Bello. Este poeta, dramaturgo, director teatral, actor, editor, diseñador gráfico, nació en Caracas el 7 de febrero de 1961. Su primera labor artística la desarrolló en la rama teatral, egresando en 1985 de la Escuela de Arte Dramático del Estado Aragua. Dedicó buena parte de su vida a la dirección teatral e incluso incursionó en la actuación para televisión. En la rama editorial, trabajó para varios sellos editoriales, destacándose como uno de los fundadores del Sistema Nacional de Imprentas (en el que pasó de ser, en 2007, el diagramador de la imprenta del Estado Aragua, a ser uno de los directivos de este ente, entre 2009 y 2011) y luego como Coordinador del área de Talleres Editoriales de la Fundación Editorial El Perro y la Rana, trabajo que desempeñó exitosamente los últimos dos años de su vida. En la literatura destacó como poeta, habiendo publicado los libros Ciudad satélite (1986), Muestra de minificción aragüeña (2001), Muro de sueños (2004) y Alteraturas (2011). Bebedor, amigo, bromista, insigne trabajador, detallista, organizado, comprometido y pícaro, obstinado y feliz, nuestro camarada, hermano, y querido poeta, parte hoy, 9 de mayo de 2013 hacia nuestro tesoro memorial y a un puesto seguro en nuestro legado cultural y en nuestro cariño fraterno.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful