Está en la página 1de 60
INDICE de TEMA 1. MODELOS DE SIMULACIÓN 3 2. POSIBILIDADES Y LIMITACIONES DE LOS MODELOS
INDICE de TEMA 1. MODELOS DE SIMULACIÓN 3 2. POSIBILIDADES Y LIMITACIONES DE LOS MODELOS

INDICE de TEMA

1. MODELOS DE SIMULACIÓN

3

2. POSIBILIDADES Y LIMITACIONES DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN

7

3. FUNDAMENTOS MATEMÁTICOS DE LOS MODELOS DE

9

3.1. Ecuación del flujo. Interpretación

9

3.2. Aproximación numérica de la ecuación del flujo

10

3.3. Discretización espacial de los acuíferos. Tipos de mallas

13

3.4. Condiciones en los

16

3.5. Modelos en régimen permanente

17

3.6. Modelos en régimen transitorio

18

4. METODOLOGÍA DE DESARROLLO DE LOS MODELOS DE

20

4.1. Establecimiento del modelo conceptual

20

4.1.1. Geometría en

20

4.1.2. Geometría en sección

22

4.1.3. Discretización del sistema

26

4.2. Recopilación de datos y carga en el

28

4.3. Calibración

28

4.4. Análisis de sensibilidad

30

4.5. Revisión del modelo

30

4.6. Explotación del

30

5. INTRODUCCIÓN DE DATOS EN

32

5.1. Creación del fichero del modelo

32

5.2. Introducción de la geometría del

32

5.2.1. Geometría de la

32

5.2.2. Información de las capas del modelo

32

5.2.3. Condiciones de contorno

35

5.2.4. Espesores de las

38

5.3. Introducción de los datos

38

5.3.1. Régimen de simulación

38

5.3.2. Piezometría inicial

40

5.3.3. Sondeos y valores observados

40

5.3.4. Conductividad hidráulica

41

1

Gobierno del principado de Asturias

5.3.3. Sondeos y valores observados 40 5.3.4. Conductividad hidráulica 41 1 Gobierno del principado de Asturias
5.3.5. Conductividad hidráulica 41 5.3.6. Almacenamiento específico 41 5.3.7. 42 5.3.8.

5.3.5.

Conductividad hidráulica

41

5.3.6.

Almacenamiento específico

41

5.3.7.

42

5.3.8.

Filtración

42

5.3.9.

Coeficiente de almacenamiento

43

5.3.10. Porosidad

43

5.3.11. Rendimiento específico

43

5.4. Introducción de los datos de explotación

43

5.4.1. Modelización de

44

5.4.2. Modelización de la

45

5.4.3. Modelización de la

47

5.4.4. Modelización de ríos

48

5.4.5. Modelización de drenes

49

5.4.6. Modelización de condiciones de contorno dependientes de la piezometría

51

5.5. Ejecución del

51

6. INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS

56

6.1. Obtención y curvado de la

56

6.2. Balance hídrico

58

6.3. Representaciones

59

curvado de la 56 6.2. Balance hídrico 58 6.3. Representaciones 59 2 Gobierno del principado de

2

Gobierno del principado de Asturias

curvado de la 56 6.2. Balance hídrico 58 6.3. Representaciones 59 2 Gobierno del principado de
Tema 4 Introducción de datos con PMWIN 1. MODELOS DE SIMULACIÓN. Los modelos de simulación

Tema 4 Introducción de datos con PMWIN

1. MODELOS DE SIMULACIÓN.

Los modelos de simulación son herramientas que permiten reproducir en condiciones controladas los complejos fenómenos que se producen en la naturaleza. Un modelo será tanto más representativo del fenómeno físico que simula, cuanto más capazmente reproduzca su comportamiento, así como las leyes que lo rigen y sus interrelaciones con otros fenómenos. Existen distintos tipos de modelos: modelos analógicos, modelos a escala, modelos matemáticos, etc.

Los modelos analógicos aprovechan las similitudes formales que existen entre dos fenómenos físicos cualesquiera, aquel que queremos modelizar y el que utilizamos con este fin. Las relaciones matemáticas que explican el comportamiento de ambos sistemas son idénticas y estas relaciones se expresan normalmente en forma de ecuaciones diferenciales que suelen estar basadas en algún principio de conservación (de la masa, de la energía). Un ejemplo típico de este tipo de modelos es el constituido por un sistema hidrogeológico y un circuito eléctrico. En este caso, ambos sistemas están controlados por la existencia de un potencial que define su dinámica:

el potencial eléctrico por un lado y la diferencia de piezometría entre dos puntos. La similitud puede extenderse a otros constituyentes de estos sistemas:

La resistencia eléctrica tiene su equivalente en la conductividad hidráulica; ambas características representan la oposición que ejerce el sistema al tránsito a través suyo de un determinado fluido.

Los condensadores del circuito eléctrico equivalen al almacenamiento del sistema hidráulico.

equivalen al almacenamiento del sistema hidráulico. Debido a estas características, podríamos simular el

Debido a estas características, podríamos simular el comportamiento del sistema hidráulico mediante la construcción de un circuito eléctrico en el que los elementos homólogos estuvieran adecuadamente reproducidos. Actuaríamos sobre determinadas características del sistema eléctrico, por ejemplo sobre las resistencias o los condensadores, analizaríamos los resultados obtenidos y a partir de ellos podríamos inferir las consecuencias que alteraciones equivalentes producidas en el sistema hidráulico inducirían en el mismo.

Los modelos analógicos son de concepción sencilla, intuitivos, fáciles de entender, pero limitados en cuanto a su complejidad. Están especialmente indicados para la comprensión profunda del funcionamiento de los sistemas que estamos estudiando precisamente por su carácter didáctico, pero se adaptan mal a su empleo en sistemas

3

Gobierno del principado de Asturias

por su carácter didáctico, pero se adaptan mal a su empleo en sistemas 3 Gobierno del
complejos. Tuvieron un cierto desarrollo hace varios lustros y algún encuentran su lugar para algunas

complejos. Tuvieron un cierto desarrollo hace varios lustros y algún encuentran su lugar para algunas disciplinas, pero en el campo de las ciencias ambientales han sido desplazados por otro tipo de modelos más económicos, flexibles y completos.

Los modelos a escala permiten simular un determinado sistema mediante otro en el que las dimensiones lineales son o bien más reducidas o bien mayores y el resto de magnitudes que puedan ser afectadas por la escala son tratadas de forma adecuada. Un ejemplo de modelo a escala ampliada lo tenemos en las reproducciones del núcleo molecular o de las representaciones de los cromosomas. Un modelo a escala reducida lo encontramos en las reproducciones de presas y otras estructuras hidráulicas realizados para analizar su comportamiento.

No debemos confundir una maqueta con un modelo a escala. En una maqueta, obtenemos una representación de un objeto en la que se han ampliado o reducido determinadas dimensiones lineales en forma proporcional con un determinado objetivo. Sin embargo, en la maqueta existen magnitudes que pueden estar influenciadas por la escala que no sufren alteración en el proceso. Analicemos un ejemplo: supongamos por un instante que debido a un extraño fenómeno todas las magnitudes lineales de los objetos que nos rodean se multiplicaran instantáneamente por mil. Nosotros seríamos mil veces más altos, los objetos que nos rodean serían mil veces más largos, y así sucesivamente con el resto de magnitudes lineales.

Podría parecer que si la transformación es instantánea ninguno de nosotros nos apercibiríamos del cambio. Si analizamos la situación, nos damos cuenta sin embargo que en el nuevo sistema muchas cosas empezarían a cambiar: han aumentado las dimensiones lineales pero el resto de magnitudes físicas no han tenido la variación equivalente. Si en la cocina de nuestra casa tuviéramos colgado un jamón, tanto las dimensiones lineales de la cuerda como las del propio jamón se verían multiplicadas por mil. Pero el peso del jamón como consecuencia del aumento de volumen se incrementaría en la proporción del incremento de longitud al cubo, mientras que la resistencia de la cuerda como consecuencia de su nueva sección lo haría en proporción al incremento de longitud al cuadrado. Mientras el peso del jamón aumenta mil millones de veces, la resistencia de la cuerda aumenta sólo un millón de veces. Es más que probable que si nos encontráramos en nuestra cocina advirtiéramos de forma inmediata el efecto de la transformación.

de forma inmediata el efecto de la transformación. En los modelos a escala hay que realizar

En los modelos a escala hay que realizar transformaciones no exclusivamente sobre las magnitudes lineales, sino sobre el resto de magnitudes del sistema, de forma que entre el original y el modelo se mantenga idénticos comportamientos con independencia de la escala. En nuestro ejemplo del jamón, a lo mejor deberíamos haber sustituido la cuerda del origen por un cable metálico en el modelo, de forma tal que en la situación transformada la capacidad resistente del soporte mantenga las mismas relaciones de equilibrio que en la situación original. En la práctica ello da lugar a que en la realización de modelos a escala sea necesario utilizar materiales con características distintas en función de la escala utilizada. En la modelización de un sistema hidráulico, por ejemplo, pudiera ocurrir que tuviéramos que utilizar en el modelo a escala otro fluido, con una densidad o viscosidad diferentes, para tener en cuenta estos factores.

4

Gobierno del principado de Asturias

con una densidad o viscosidad diferentes, para tener en cuenta estos factores. 4 Gobierno del principado
Los modelos a escala, si están bien realizados, tienen sus ventajas pero también sus inconvenientes.

Los modelos a escala, si están bien realizados, tienen sus ventajas pero también sus inconvenientes. Entre las ventajas se encuentra su gran precisión, lo que se traduce en una elevada credibilidad y en una capacidad de predicción que es difícil de encontrar en otro tipo de modelos. Entre sus inconvenientes se encuentra fundamentalmente el elevado coste de desarrollo inicial, por la complejidad inherente a su dependencia de la escala, y el hecho de que son modelos en cierto modo escleróticos: si queremos analizar cambios en las condiciones del sistema modelizado, la introducción de los cambios pertinentes en el modelo es compleja, lo que incide poderosamente en el coste de desarrollo posterior.

Es frecuente que este tipo de modelos coronen un proceso de modelización que comprenda el empleo en cascada de otras herramientas previas. En las primeras etapas de la modelización del sistema se utilizan herramientas menos sofisticadas, más económicas y más flexibles. Cuando se obtiene un elevado conocimiento del sistema modelizado y no se prevén modificaciones significativas, el empleo de un modelo a escala puede incrementar la precisión de los resultados obtenidos, siempre que dispongamos del presupuesto para su desarrollo o cuando la importancia del sistema modelizado así lo aconseje, con independencia del sobrecoste que ello suponga.

Los modelos matemáticos comprenden una numerosa familia que abarca desde sus expresiones más simples hasta las más complejas. El modelo matemático más sencillo que podemos concebir es una simple expresión matemática que regula las relaciones existentes entre diversas magnitudes físicas. Cualquiera de las fórmulas que estamos acostumbrados a manejar son manifestaciones simples de modelos matemáticos.

Un paso adelante respecto a los modelos matemáticos mas simples lo constituyen los modelos analíticos. En modelos de simulación de flujo de aguas subterráneas, por ejemplo, resultan de integrar directamente la ecuación del flujo, obteniéndose funciones analíticas del tipo H = f(x, y, z, T, S, Q). Ya que a integración de la ecuación exige definir los límites de ésta, los modelos analíticos sólo pueden aplicarse en sistemas muy simples, tanto en lo que se refiere a sus características físicas (homogeneidad de S y T en el ejemplo del acuífero) como en su estructura geométrica (acuíferos infinitos, semiinfinitos, rectangulares, etc). Y un ejemplo de este tipo de modelos sería la fórmula de Theis.

Los modelos matemáticos más completos, y los que tienen mayor interés desde nuestro punto de vista son los modelos numéricos con tratamiento por ordenador.

son los modelos numéricos con tratamiento por ordenador. Los sistemas que se dan en la naturaleza

Los sistemas que se dan en la naturaleza son extremadamente complejos y se caracterizan por la existencia de numerosos parámetros, cada uno de ellos a su vez potencialmente dependientes de otras magnitudes físicas, que interaccionan entre sí de forma tal que las expresiones matemáticas que definen estos comportamientos difícilmente pueden ser tratadas mediante aproximaciones analíticas puras. Las interrelaciones entre los parámetros del sistema y las acciones exteriores a las que están sometidos están enmarcadas por regla general dentro de algún principio de conservación, bien sea de masa, energía o momento.

5

Gobierno del principado de Asturias

dentro de algún principio de conservación, bien sea de masa, energía o momento. 5 Gobierno del
En estos sistemas suelen existir incógnitas que pretendemos conocer (por ejemplo, la piezometría y o

En estos sistemas suelen existir incógnitas que pretendemos conocer (por ejemplo, la piezometría y o la calidad química en todos los puntos de un sistema hidrogeológico)

y relaciones matemáticas, generalmente en forma de ecuaciones diferenciales, que

interrelacionan incógnitas y otros parámetros del sistema. La resolución del sistema se basa en la aproximación de la ecuaciones diferenciales por medio de ecuaciones algebraicas, en que las derivadas parciales de la ecuación se sustituyen por incrementos, aplicándolos a elementos discretos del acuífero. La solución del problema se reduce por regla general a la resolución de un sistema de n ecuaciones con n incógnitas, siendo habitual que el número de incógnitas y ecuaciones se eleve

a cientos e incluso miles, lo que hace necesario el uso de ordenadores y de técnicas numéricas capaces de afrontar este problema.

Las técnicas numéricas que subyacen a estos modelos y que permiten la resolución de los sistemas de ecuaciones planteados se basan en la aplicación del método de las diferencias finitas o del método de los elementos finitos. En ambos casos, se divide el espacio que queremos modelizar en zonas discretas denominadas celdas o elementos, a los que se les asignan las características físicas del sistema modelizado

y sobre los que se obtienen los resultados del sistema. Sin entrar en el detalle de

estas técnicas, por no ser el objeto de este curso, si conviene que sepamos que ambos métodos confluyen en un mismo sistema de ecuaciones, por que ninguno de ellos tiene ventajas respecto al resultado final obtenido, aunque sí hay diferencias sustantivas en la filosofía y complejidad conceptual del método de los elementos finitos respecto al método de las diferencias finitas.

La creciente penetración de la informática en todas las esferas, la drástica reducción de costes tanto de dispositivos físicos (hardware) como lógicos (software), la amplia disponibilidad de programas que permiten la modelización de prácticamente cualquier sistema físico y, sobre todo, la flexibilidad a la hora de definir el modelo y la economía tanto en términos monetarios como en tiempo para su desarrollo, han hecho que sean precisamente este tipo de modelos los que tienen mayor aceptación actualmente.

sean precisamente este tipo de modelos los que tienen mayor aceptación actualmente. 6 Gobierno del principado

6

Gobierno del principado de Asturias

sean precisamente este tipo de modelos los que tienen mayor aceptación actualmente. 6 Gobierno del principado
2. POSIBILIDADES Y LIMITACIONES DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN. Los modelos de simulación son aproximaciones

2. POSIBILIDADES Y LIMITACIONES DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN.

Los modelos de simulación son aproximaciones de la realidad, no son la realidad misma. Esto es importante porque el desarrollo de un modelo conlleva siempre la existencia de un error. Es responsabilidad del técnico decidir si el error inherente a un determinado modelo, tanto en valor absoluto como relativo, es compatible con los fines perseguidos en el desarrollo del mismo. El mismo error absoluto, obtenido mediante la misma herramienta de modelización, puede ser admisible en unos casos e inadmisible en otros.

Pongamos un ejemplo. El modelo MODFLOW permite simular el flujo de aguas subterráneas en medios porosos saturados. Los resultados del MODFLOW están constituidos por los valores de la piezometría en todos y cada uno de los puntos en los que hemos discretizado nuestro sistema. Si realizamos un modelo que tiene por objeto simular las condiciones de explotación de un campo de riego, errores en la determinación de la piezometría del orden de 10 o 20 cm podrían ser perfectamente asumibles, pues se traducirían todo lo más en una pequeña indeterminación en el coste del bombeo. El mismo error absoluto cuando lo que pretendemos modelizar es la recuperación de una zona de marismas, en las que la lámina de agua puede tener espesores del orden de 10 o 20 cm en un 80% de su superficie, sería totalmente inasumible, pues en este caso la incertidumbre representaría desconocer si el 80% de nuestra marisma está seca o en condiciones de soportar la fauna que en ella se desarrolla.

Todos los modelos se basan en una serie de premisas y condiciones que se deben inexcusablemente cumplir para garantizar los resultados obtenidos con los mismos. Cuando decimos, por ejemplo, que el MODFLOW es un modelo de simulación de flujo en medios porosos saturados, significa que si queremos estudiar un sistema carstificado en el que el flujo se realiza fundamentalmente a favor de las direcciones privilegiadas constituidas por las líneas de carstificación, difícilmente podremos utilizar el MODFLOW para simular el comportamiento de este tipo de acuíferos y, si a pesar de todo lo hacemos, deberemos ser extremadamente prudentes a la hora de interpretar los resultados obtenidos porque con casi total seguridad no se corresponderán con el comportamiento físico real del sistema.

Es fundamental por tanto que conozcamos las premisas e hipótesis que subyacen en cada modelo y utilicemos los mismos en su rango de validez. Ello no impide sin embargo que en determinadas circunstancias, y siendo plenamente conscientes de los problemas que se puedan derivar, podamos forzar la aplicación de un modelo más allá de su ámbito de aplicación.

de un modelo más allá de su ámbito de aplicación. Siguiendo con el ejemplo anterior, si

Siguiendo con el ejemplo anterior, si la zona carstificada se caracteriza por una carstificación poco desarrollada, de carácter difuso, más o menos distribuida uniformemente, podríamos suponer el medio como poroso, asociándole una porosidad y conductividad equivalentes a las de un medio de este tipo y simulando su comportamiento mediante el MODFLOW. La interpretación de resultados deberá tener en cuenta esta circunstancia y deberá realizarse de forma especialmente cuidadosa para identificar o anticipar problemas derivados de nuestra asunción.

7

Gobierno del principado de Asturias

cuidadosa para identificar o anticipar problemas derivados de nuestra asunción. 7 Gobierno del principado de Asturias
Por regla general podemos afirmar que la mayor parte de los modelos de simulación actualmente

Por regla general podemos afirmar que la mayor parte de los modelos de simulación actualmente existentes son capaces de ofrecernos resultados compatibles con los objetivos de nuestros proyectos, siempre y cuando respetemos las limitaciones que condicionan su uso y sigamos la metodología de desarrollo de modelos que enunciaremos en epígrafes posteriores.

Los modelos de simulación pueden ser utilizados con diversos fines. Lo más habitual es que los utilicemos con el objeto de predecir la evolución del sistema estudiado durante un periodo de tiempo preestablecido. En este tipo de aplicaciones partimos de una situación histórica conocida de la que disponemos de información correspondiente tanto a las acciones externas del sistema como a los resultados que las mismas provocan sobre el mismo.

En base a una metodología que expondremos más adelante, podemos desarrollar un modelo que es capaz de reproducir estas situaciones históricas (modelo calibrado). Partimos de la premisa de que si nuestro modelo es capaz de reproducir situaciones pasadas es posible que sea capaz de anticipar razonablemente situaciones futuras. Para ello, sobre nuestro modelo calibrado, introducimos las nuevas acciones que prevemos se den en nuestro nuevo horizonte temporal y ejecutamos nuestro modelo, obteniendo unos resultados que coincidirían con mayor o menor precisión con la evolución esperada de nuestro sistema.

Los modelos también pueden ser utilizados para intentar explicar una situación pretérita, por ejemplo, la evolución de nuestro sistema durante un periodo histórico hasta desembocar en la situación actual. Para ello, la metodología consiste en considerar como instante inicial de la modelización.

la metodología consiste en considerar como instante inicial de la modelización. 8 Gobierno del principado de

8

Gobierno del principado de Asturias

la metodología consiste en considerar como instante inicial de la modelización. 8 Gobierno del principado de
3. FUNDAMENTOS MATEMÁTICOS DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN. 3.1. Ecuación del flujo. Interpretación física. Un

3. FUNDAMENTOS MATEMÁTICOS DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN.

3.1. Ecuación del flujo. Interpretación física.

Un modelo de flujo de un acuífero tendrá que resolver, ajustándola a condiciones espaciales y temporales prefijadas, la ecuación de flujo siguiente:

y temporales prefijadas, la ecuación de flujo siguiente: Esta ecuación de flujo es equivalente a: Si

Esta ecuación de flujo es equivalente a:

flujo siguiente: Esta ecuación de flujo es equivalente a: Si consideramos un elemento prismático de acuífero

Si consideramos un elemento prismático de acuífero cuya base sea un cuadrado de área unidad y su altura la mojada del acuífero:

de área unidad y su altura la mojada del acuífero: representa el producto entre la pendiente

representa el producto entre la pendiente hidráulica

representa el producto entre la pendiente hidráulica y la transmisividad en el mismo sentido Tx ,

y la transmisividad en el mismo sentido Tx, esto es, el caudal que atraviesa una de las caras del prisma perpendicular a la dirección x.

de las caras del prisma perpendicular a la dirección x . representa la variación en el

representa la variación en el espacio del caudal anterior, o sea, la suma algebraica de los caudales que entran o salen por las caras del elemento prismático perpendiculares al sentido x.

del elemento prismático perpendiculares al sentido x . corresponde paralelamente, al caudal que entra o sale
del elemento prismático perpendiculares al sentido x . corresponde paralelamente, al caudal que entra o sale

corresponde paralelamente, al caudal que entra o sale del elemento prismático según el sentido y.

al caudal que entra o sale del elemento prismático según el sentido y . 9 Gobierno

9

Gobierno del principado de Asturias

al caudal que entra o sale del elemento prismático según el sentido y . 9 Gobierno
es el producto del coeficiente de almacenamiento S por la variación del nivel dH durante

es el producto del coeficiente de almacenamiento S por la variación del nivel dH durante el intervalo dt y es, por tanto, la variación que se produce en el agua almacenada en el elemento prismático durante el intervalo de tiempo dt.

Q representa el agua que en el mismo intervalo de tiempo dt entra o sale del prisma por la cara superior o inferior. Corresponde físicamente a fenómenos tales como la infiltración de la lluvia, la alimentación a partir de otro nivel permeable o los bombeos.

Así pues, la ecuación:

otro nivel permeable o los bombeos. Así pues, la ecuación: representa la conservación de la masa,

representa la conservación de la masa, pudiéndose expresar como:

la conservación de la masa, pudiéndose expresar como: Variación del agua almacenada = agua recibida -

Variación del agua almacenada = agua recibida - agua perdida

3.2. Aproximación numérica de la ecuación del flujo.

A partir de la interpretación física de la ecuación del flujo, es sencillo llegar a una aproximación numérica de ella. Bastará dividir el acuífero y el tiempo en elementos discretos

dividir el acuífero y el tiempo en elementos discretos La discretización del acuífero se muestra en

La discretización del acuífero se muestra en la fig. 1 (Nótese que la teoría es válida para cualquier discretizacion del acuífero; la geometría del ejemplo no implica simplificación alguna). Cada uno de los polígonos (celdas) de la figura representa un prisma cuya altura corresponde al espesor saturado del acuífero para el polígono correspondiente.

corresponde al espesor saturado del acuífero para el polígono correspondiente. 10 Gobierno del principado de Asturias

10

Gobierno del principado de Asturias

corresponde al espesor saturado del acuífero para el polígono correspondiente. 10 Gobierno del principado de Asturias
El centro de la celda se denomina C, y N, S, E, W son, respectivamente,
El centro de la celda se denomina C, y N, S, E, W son, respectivamente,

El centro de la celda se denomina C, y N, S, E, W son, respectivamente, los centros de las celdas que se encuentran al norte, sur, este y oeste de C (Véase la fig. 2).

las celdas que se encuentran al norte, sur, este y oeste de C (Véase la fig.
las celdas que se encuentran al norte, sur, este y oeste de C (Véase la fig.

11

Gobierno del principado de Asturias

las celdas que se encuentran al norte, sur, este y oeste de C (Véase la fig.
Las características hidrodinámicas se definen considerando sus valores medios en las celdas situándolas en el

Las características hidrodinámicas se definen considerando sus valores medios en las celdas situándolas en el centro de ellas.

El principio de la conservación de masa se aplica para cada celda entre dos tiempos t1 y t2, tomando como positiva el agua que entra en la celda y como negativa la que sale.

Variación del agua almacenada.

Entre t1 y t2 el nivel piezométrico varía de Hc a Hc'. Por definición del coeficiente de almacenamiento, la variación del agua entre t1 y t2 es algebráicamente:

variación del agua entre t1 y t2 es algebráicamente: Si el nivel sube, esta expresión es

Si el nivel sube, esta expresión es positiva. Si el nivel baja, es negativa.

Agua recibida o perdida.

Tiene dos orígenes:

1)

Agua que llega o sale de la celda debido a intercambios con las celdas que la rodean.

2)

Agua inyectada o bombeada por sondeos, infiltración de lluvia, etc.

El agua que atraviesa la superficie que separa las celdas W y C es:

atraviesa la superficie que separa las celdas W y C es: Twc es la transmisividad media

Twc es la transmisividad media en la superficie de contacto de las celdas. Una aproximación común de Twc es:

de las celdas. Una aproximación común de Twc es: o más físicamente: Procediendo similarmente con las

o más físicamente:

Una aproximación común de Twc es: o más físicamente: Procediendo similarmente con las otras celdas, se
Una aproximación común de Twc es: o más físicamente: Procediendo similarmente con las otras celdas, se

Procediendo similarmente con las otras celdas, se obtiene:

12

Gobierno del principado de Asturias

es: o más físicamente: Procediendo similarmente con las otras celdas, se obtiene: 12 Gobierno del principado
El agua inyectada o bombeada por sondeos, infiltración de lluvia, etc equivale a: Durante el
El agua inyectada o bombeada por sondeos, infiltración de lluvia, etc equivale a: Durante el

El agua inyectada o bombeada por sondeos, infiltración de lluvia, etc equivale a:

por sondeos, infiltración de lluvia, etc equivale a: Durante el tiempo entre t1 y t2, el

Durante el tiempo entre t1 y t2, el balance de masa resulta:

Durante el tiempo entre t1 y t2, el balance de masa resulta: y llamando tenemos: Esta

y llamando

tenemos:

t1 y t2, el balance de masa resulta: y llamando tenemos: Esta expresión es una aproximación
t1 y t2, el balance de masa resulta: y llamando tenemos: Esta expresión es una aproximación

Esta expresión es una aproximación de la ecuación de flujo, basada tan solo en el principio de la conservación de masa.

basada tan solo en el principio de la conservación de masa. 3.3. Discretización espacial de los

3.3. Discretización espacial de los acuíferos. Tipos de mallas.

Para la aplicación de la expresión anterior, el primer paso a dar en la simulación de los acuíferos es sustituir el medio continuo por elementos o celdas adecuados a las necesidades y precisión exigida al modelo. Obsérvese que al sustituir

13

Gobierno del principado de Asturias

a las necesidades y precisión exigida al modelo. Obsérvese que al sustituir 13 Gobierno del principado
se comete un error tanto menor cuanto menores sean En la práctica los tipos de
se comete un error tanto menor cuanto menores sean En la práctica los tipos de

se comete un error tanto menor cuanto menores sean

se comete un error tanto menor cuanto menores sean En la práctica los tipos de mallas

En la práctica los tipos de mallas más utilizados son:

a) Malla rectangular regular.

b) Malla rectangular irregular.

c) Malla poligonal regular.

d) Malla poligonal irregular.

e) Malla variable.

(Ver fig. 3, 4, 5, 6 y 7)

regular. d) Malla poligonal irregular. e) Malla variable. (Ver fig. 3, 4, 5, 6 y 7)
regular. d) Malla poligonal irregular. e) Malla variable. (Ver fig. 3, 4, 5, 6 y 7)

14

Gobierno del principado de Asturias

regular. d) Malla poligonal irregular. e) Malla variable. (Ver fig. 3, 4, 5, 6 y 7)
15 Gobierno del principado de Asturias
15 Gobierno del principado de Asturias
15 Gobierno del principado de Asturias
15 Gobierno del principado de Asturias

15

Gobierno del principado de Asturias

15 Gobierno del principado de Asturias
Al elegir el tipo de malla a utilizar en un modelo es necesario considerar las
Al elegir el tipo de malla a utilizar en un modelo es necesario considerar las
Al elegir el tipo de malla a utilizar en un modelo es necesario considerar las

Al elegir el tipo de malla a utilizar en un modelo es necesario considerar las ventajas e inconvenientes de cada tipo de mallado frente a diferentes criterios:

a) Ajuste al contorno.

Son más convenientes la malla rectangular irregular, la variable y la poligonal irregular, requiriendo menos elementos esta última para obtener el mismo grado de precisión en el ajuste. Las menos indicadas son las regulares.

en el ajuste. Las menos indicadas son las regulares. b) Eficiencia numérica. En general la eficiencia

b) Eficiencia numérica.

En general la eficiencia de los procedimientos numéricos de resolución de las ecuaciones es función del número de celdas consideradas y de la posibilidad de

16

Gobierno del principado de Asturias

ecuaciones es función del número de celdas consideradas y de la posibilidad de 16 Gobierno del
ordenación de estas matricialmente. Las ventajas son, pues, para las mallas regulares, presentando grandes inconvenientes

ordenación de estas matricialmente. Las ventajas son, pues, para las mallas regulares, presentando grandes inconvenientes la poligonal irregular.

c) Ajustes a los datos conocidos del acuífero.

En este caso destacan la malla poligonal irregular y la malla variable, con ventajas para la malla variable, ya que la definición de las celdas se puede sistematizar. Menos precisas son las regulares.

3.4. Condiciones en los límites.

Tal como se veía anteriormente, la aproximación de la ecuación del flujo exige escribir para cada celda una ecuación que liga los valores de la piezometría en una celda con la de las celdas que se encuentran en su entorno.

De esta forma, para cada celda se escribe una ecuación, resultando un sistema con tantas ecuaciones como incógnitas, con la salvedad de las ecuaciones correspondientes a las celdas que forman los límites del modelo, cuya piezometría es función de la existente al otro lado del límite del acuífero que, por lo tanto, no es considerada.

Para llegar a un sistema de ecuaciones con el mismo número de éstas que de incógnitas, es preciso definir valores exteriores al acuífero mediante expresiones numéricas que, sustituidas en las ecuaciones de las mallas que forman los límites, permitan obtener sistemas de ecuaciones determinados.

La definición de los valores exteriores o límites del acuífero se realiza a través de las condiciones en los límites. Son fundamentalmente de tres tipos:

a) Límites impermeables.

Corresponden a las zonas donde el acuífero se encuentra en contacto lateral con materiales impermeables con los que, consecuentemente, no existe intercambio de agua. Ya que el caudal entre una celda y la contigua viene expresado por:

el caudal entre una celda y la contigua viene expresado por: bastará para cumplir esta condición
el caudal entre una celda y la contigua viene expresado por: bastará para cumplir esta condición

bastará para cumplir esta condición de límite que

por: bastará para cumplir esta condición de límite que En la práctica este límite se simula

En la práctica este límite se simula utilizando una celda ficticia exterior al dominio del acuífero, considerando la transmisividad de paso entre la celda de límite y la del acuífero igual a 0.

17

Gobierno del principado de Asturias

la transmisividad de paso entre la celda de límite y la del acuífero igual a 0.
Este procedimiento es igualmente válido cuando el límite del modelo coincide con una línea de

Este procedimiento es igualmente válido cuando el límite del modelo coincide con una línea de corriente, equivalente a un límite impermeable, ya que a su través no circula el agua.

b) Límite de piezometría constante.

Corresponden al contacto del acuífero a simular con otros acuíferos de gran entidad, lagos extensos, el mar, etc., de forma que las acciones que se realizan en el acuífero a simular no afectan grandemente los potenciales de las masas de agua que se encuentran en sus límites.

Este límite se puede simular incluyendo una celda ficticia fuera del límite del acuífero para la que se fija:

fuera del límite del acuífero para la que se fija: c) Límites de gradiente constante. Corresponden

c) Límites de gradiente constante.

Corresponden a límites situados en general dentro de los límites del acuífero, pero muy alejados de las zonas a afectar por las acciones que se simulan. En este caso, puede admitirse que la pendiente hidráulica del acuífero, en los límites, es constante. En el caso de acuíferos cautivos, para los que la transmisividad en cada punto no varía en el tiempo, esta condición equivale a caudal constante.

Se simula incluyendo una celda ficticia exterior al límite del modelo, fijando la piezometría de la celda ficticia como la suma de la correspondiente a la malla dentro de modelo y un valor constante adecuado para obtener el gradiente que se desea simular.

3.5. Modelos en régimen permanente.

El régimen permanente viene caracterizado por la permanencia en el tiempo de los niveles piezométricos. Recordando el desarrollo que se incluye en el punto 3.2:

niveles piezométricos. Recordando el desarrollo que se incluye en el punto 3.2: 18 Gobierno del principado

18

Gobierno del principado de Asturias

niveles piezométricos. Recordando el desarrollo que se incluye en el punto 3.2: 18 Gobierno del principado
para un régimen permanente : por lo que la ecuación resultante es: Desde el punto
para un régimen permanente : por lo que la ecuación resultante es: Desde el punto

para un régimen permanente :

para un régimen permanente : por lo que la ecuación resultante es: Desde el punto de

por lo que la ecuación resultante es:

régimen permanente : por lo que la ecuación resultante es: Desde el punto de vista del

Desde el punto de vista del modelado, equivale a introducir un valor de S igual a 0.

3.6. Modelos en régimen transitorio.

La expresión incluida en el punto 3.2 es aplicable poniendo en evidencia la necesidad de una condición de límite temporal: para t0, comienzo de la simulación, deben definirse sobre todo el acuífero los valores de la piezometría.

deben definirse sobre todo el acuífero los valores de la piezometría. 19 Gobierno del principado de

19

Gobierno del principado de Asturias

deben definirse sobre todo el acuífero los valores de la piezometría. 19 Gobierno del principado de
4. METODOLOGÍA DE DESARROLLO DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN. La premisa en la que se

4. METODOLOGÍA DE DESARROLLO DE LOS MODELOS DE SIMULACIÓN.

La premisa en la que se basan los modelos de simulación radica en la asunción del hecho de que si un determinado modelo es capaz de reproducir situaciones pretéritas de un sistema físico cuyos parámetros de entrada, acciones exteriores y evolución conocemos, es bastante presumible que será capaz de predecir situaciones futuras, permitiéndonos anticipar en el tiempo la evolución del sistema y tomar las medidas precautorias, de control o correctoras adecuadas para garantizar la evolución del mencionado sistema dentro de unos límites ambientales aceptables.

Para garantizar el cumplimiento de la mencionada premisa es preciso que el desarrollo de un modelo siga una metodología, ampliamente sancionada por la práctica, cuya asunción es indispensable para alcanzar la calidad mínima que requiere la utilización de estas herramientas. Esta metodología consta de los siguientes pasos:

1. Establecimiento del modelo conceptual

2. Recopilación de datos hidrogeológicos y de explotación y carga en el programa.

3. Calibración del modelo

4. Análisis de sensibilidad

5. Revisión, en su caso, del modelo conceptual, e iteración de los pasos 3 y 4

6. Explotación del modelo y, en su caso, iteración de los pasos 2, 3 y 4

4.1. Establecimiento del modelo conceptual.

4.1.1. Geometría en planta.

Todo modelo es una aproximación de la realidad, como hemos visto, y como tal representa una simplificación de las características físicas e hidrogeológicas del sistema así como de las acciones externas que actúan sobre él. Pero si queremos que el modelo sirva a nuestros fines, esas simplificaciones deberán ser tales que recojan las características más significativas del sistema que pretendemos modelizar.

La primera decisión que debemos tomar hace referencia a la extensión física del área modelizada, tanto en planta como en sección transversal. Los límites extremos del modelo constituyen lo que se conoce como el contorno del mismo. En primera instancia, la fijación de los límites del modelo es discrecional. Tan sólo deberemos tener en consideración que nuestro modelo constituye una porción de un sistema físico que se encuentra en equilibrio dinámico con el resto de elementos del sistema en el que está inmerso.

el resto de elementos del sistema en el que está inmerso. Si aislamos una parte de

Si aislamos una parte de este sistema para su estudio, nuestro modelo, deberemos garantizar que la misma sigue manteniendo las condiciones de equilibrio iniciales. Ello se consigue incorporando a los límites del modelo (el contorno) las acciones y

20

Gobierno del principado de Asturias

se consigue incorporando a los límites del modelo (el contorno) las acciones y 20 Gobierno del
reacciones que el resto del sistema ejerce sobre él. Este proceso se conoce como imposición

reacciones que el resto del sistema ejerce sobre él. Este proceso se conoce como imposición de las condiciones de contorno. Las condiciones de contorno más habituales son de dos tipos, y el resto pueden asimilarse a cualquiera de ellas operando adecuadamente:

a) Condiciones de flujo conocidas en el contorno (magnitud y variación temporal)

b) Condiciones de piezometría conocidas en el contorno (magnitud y variación temporal)

Pongamos un ejemplo: si queremos estudiar un acuífero local que forma parte de un sistema regional, a través de los límites de nuestro acuífero se pueden estar produciendo intercambios hidráulicos, de uno u otro signo, con los acuíferos limítrofes; si aislamos nuestro acuífero para su estudio mediante un modelo de simulación, deberemos incorporar a los límites del modelo los flujos de agua que el acuífero intercambiaba cuando formaba parte del sistema general.

A pesar de la discrecionalidad en la fijación de los límites del modelo, es conveniente

identificar un contorno a través del cual conozcamos a priori las acciones que el resto del sistema ejerce sobre él. Un caso particularmente simple lo constituye la presencia de un borde impermeable. Un borde impermeable constituye una condición de flujo conocido cuya magnitud es constante en el tiempo e igual a cero. La

presencia de bordes impermeables facilita notablemente la fijación de limites en un modelo. Otro caso frecuente lo constituye la presencia de una línea de piezometría conocida, por ejemplo, una gran masa de agua (el mar, un lago, un río

suficientemente importante,

impone en la zona de contacto su piezometría.

) con conexión hidráulica con nuestro acuífero que

En ausencia de contornos con condiciones claramente identificables, el técnico puede fijar sus propios límites. Ello conlleva no obstante la necesidad de fijar a través de ese contorno discrecional las condiciones de contorno, es decir, las acciones que el resto del sistema ejerce sobre el área estudiada, lo cual no siempre es fácil de conocer y está, en muchos caso, sujeto a graves errores derivados fundamentalmente de esta dificultad.

Los bordes que podemos utilizar para limitar físicamente el área modelizada pueden ser de dos tipos:

a)

Bordes de tipo físico

b)

Bordes de tipo hidráulico

Si

utilizamos el ejemplo de un borde impermeable, el contacto de nuestro acuífero

de un borde impermeable, el contacto de nuestro acuífero con una formación de conductividad hidráulica

con una formación de conductividad hidráulica significativamente menor daría lugar

a un borde impermeable de tipo físico. Si en el sistema en el que se encuentra

inmerso nuestro acuífero imaginamos la red de flujo, cualquier línea de flujo constituiría un borde impermeable, esta vez de tipo hidráulico: por definición, las líneas de flujo son ortogonales a las líneas isopiezas, es decir, a ambos lados de una línea de flujo la piezometría es la misma, el gradiente es nulo, luego el caudal que

21

Gobierno del principado de Asturias

de flujo la piezometría es la misma, el gradiente es nulo, luego el caudal que 21
atraviesa la línea de flujo es cero. En ausencia de bordes de tipo físico, podemos

atraviesa la línea de flujo es cero. En ausencia de bordes de tipo físico, podemos utilizar bordes de tipo hidráulico para limitar nuestro área de estudio.

A pesar de que podemos utilizar cualquiera de los dos tipos de bordes en la

delimitación de nuestro modelo, preferiremos siempre el empleo de bordes de tipo físico frente a los bordes de tipo hidráulico, y ello por las siguientes razones:

a) Los bordes de tipo físico son más fácilmente identificables. Ello conlleva un menor coste de proyecto y menor tiempo de desarrollo.

b) Las posibilidades de comisión de errores respecto al funcionamiento de un borde de tipo físico son menores que cuando tratamos con bordes de tipo hidráulico.

c) Los bordes de tipo físico son estables en el tiempo, al menos a la escala temporal utilizada en los modelos. Los bordes de tipo hidráulico están sometidos a las variaciones que sobre ellos inducen las condiciones de explotación del sistema. Si han sido elegidos de manera inadecuada, por ejemplo excesivamente próximos al área de explotación del sistema, pueden variar en el tiempo y en el espacio, haciéndolos inutilizables en el entorno de MODFLOW.

De la misma forma, es posible establecer condiciones de contorno referidas al flujo y referidas a la piezometría. Salvo en los casos elementales de bordes impermeables (flujo cero a través del contorno), se preferirán condiciones referidas a la piezometría que condiciones referidas al flujo por las siguientes razones:

a) Es más fácil medir la piezometría de un sistema hidrogeológico que el flujo que atraviesa una determinada sección del mismo.

b) Por esta razón, el trabajo de campo resulta más económico si determinamos piezometrías que si determinamos flujos.

c) Por la misma razón, las posibilidades de comisión de errores son mayores en las estimaciones de flujos que en las determinaciones de piezometrías.

La condición de contorno impuesta guarda relación con la disposición de celdas utilizadas en la discretización. Si a lo largo de una determinada línea queremos imponer una condición de flujo conocido o borde impermeable, las caras externas de las celdas deberán coincidir grosso modo con la mencionada línea. Si a lo largo de una determinada linea queremos imponer una condición de piezometría conocida, los baricentros de las celdas deberán coincidir grosso modo con la mencionada línea.

Este último caso puede requerir que el tamaño físico del modelo supere ligeramente

el tamaño real de la zona modelizada, por lo que en la interpretación de resultados

deberemos tener en cuenta esta circunstancia.

de resultados deberemos tener en cuenta esta circunstancia. 4.1.2. Geometría en sección transversal. De la misma

4.1.2. Geometría en sección transversal.

De la misma forma que hemos establecido unos límites en planta para el modelo, deberemos concretar igualmente la extensión del modelo en profundidad. En sentido

22

Gobierno del principado de Asturias

deberemos concretar igualmente la extensión del modelo en profundidad. En sentido 22 Gobierno del principado de
transversal, el modelo está compuesto por una o varias capas. Denominaremos a estas capas unidades

transversal, el modelo está compuesto por una o varias capas. Denominaremos a estas capas unidades hidroestratigráficas. Cada una de las capas es tal que los materiales que la componen poseen características similares desde el punto de vista hidrogeológico (conductividad hidráulica, coeficiente de almacenamiento, porosidad,

).

De igual forma a como ocurría en la delimitación en planta del modelo,

podremos fijar arbitrariamente una profundidad de modelización siempre que en la

capa límite contemplemos la influencia que el resto del sistema ejerce sobre el acuífero modelizado.

Lo habitual es identificar capas de tipo impermeable porque como es bien sabido ello facilita la imposición de las condiciones de contorno. Otra posibilidad es limitar el modelo por capas suficientemente impermeables, entendiendo como tales aquellas en las que su conductividad hidráulica es al menos dos órdenes de magnitud inferior a la correspondiente al resto de capas modelizadas. Las capas que cumplen esta condición se comportan en la práctica como capas impermeables, y el limitado flujo hidráulico que discurre a través de ellas puede ser despreciado en la mayor parte de los casos.

MODFLOW numera las capas de arriba hacia abajo. Los límites extremos, superior e inferior, que delimitan cada capa no tienen por qué definir un espesor constante a todo lo largo del acuífero, pudiendo variar esta magnitud de unas zonas a otras. Para definir el espesor de una capa en una determinada celda se introducen las cotas topográficas de dichos límites. Las capas deben ser tales que tengan continuidad a todo lo largo de la extensión superficial del modelo. Si una determinada capa desapareciera en un punto determinado del sistema, a efectos de la modelización se introduce en la zona de desaparición un espesor pequeño pero no nulo para la capa en cuestión

Atendiendo a la tipología de las capas y a la de los acuíferos que se desarrollan en ellas podemos establecer la siguiente clasificación:

en ellas podemos establecer la siguiente clasificación: a) Capas que contienen acuíferos confinados: Son aquellos

a) Capas que contienen acuíferos confinados: Son aquellos que en cualquier instante de la modelización permanecen saturados en todo su espesor. (Corresponde al tipo de capa 0 de MODFLOW: ver epígrafe 5.2.2)

b) Capas que contienen acuíferos libres: Son aquellos que cumplen la condición de que el lugar geométrico de los puntos que definen su superficie piezométrica se encuentra a la presión atmosférica. En el modelo MODFLOW puede haber como máximo una capa de estas características y debe ser la primera. (Corresponde al tipo de capa 1 de MODFLOW: ver epígrafe 5.2.2)

c) Capas que contienen acuíferos que en algún instante de la modelización pasan de estar saturados en todo su espesor a no estarlo, o viceversa. A su vez, pueden darse las dos circunstancias siguientes:

a) Que la variación en el espesor saturado sea pequeña y podamos considerar que la transmisividad del acuífero es prácticamente constante.(Corresponde al tipo de capa 2 de MODFLOW: ver epígrafe

5.2.2)

23

Gobierno del principado de Asturias

constante.(Corresponde al tipo de capa 2 de MODFLOW: ver epígrafe 5.2.2) 23 Gobierno del principado de
b) Que la variación en el espesor saturado sea grande y debamos considerar una transmisividad

b) Que la variación en el espesor saturado sea grande y debamos considerar una transmisividad variable. (Corresponde al tipo de capa 3 de MODFLOW:

ver epígrafe 5.2.2)

El tipo de capa influye sobre el uso que MODFLOW hace de los parámetros hidrogeológicos que se comentan en los epígrafes 5.2.2 y 5.3. Si hemos identificado la capa como de tipo 0 (acuífero confinado), MODFLOW entiende que la misma permanecerá saturada en todo su espesor en todo momento y en cualquier circunstancia, asignando a la capa la transmisividad que le corresponda, bien porque se la hayamos introducido nosotros directamente o bien porque forcemos al programa a calcularla a partir de la conductividad hidráulica y el espesor saturado (ver epígrafe 5.2.2 ). En los cálculos en los que se precise, el programa hace uso del coeficiente de almacenamiento (storage coefficient) o del coeficiente de almacenamiento específico (specific storage coefficient) según la opción de cálculo por la que hayamos optado (ver epígrafe 5.2.2). Si identificamos la capa como de tipo 1 (acuífero libre), el programa hace uso del rendimiento específico (specific yield).

En los casos en los que se identifica la capa como de tipo 2 o 3, el programa utiliza el coeficiente de almacenamiento o el coeficiente de almacenamiento específico en aquellos casos en los que la piezometría calculada para cada celda es superior a la cota del techo de la celda, mientras que hace uso del rendimiento específico cuando la piezometría calculada para cada celda es inferior a la cota del techo de la misma.

El tipo de capa también influye en el rendimiento del programa. Por ejemplo, las capas tipo 2 y 3 son más exigentes en términos de tiempo de ejecución porque MODFLOW tiene que establecer para cada celda y para cada instante modelizado si el acuífero se encuentra saturado en todo su espesor o no. Si además se da la segunda circunstancia y se trata de una capa tipo 3, de transmisividad variable, el programa debe calcular la misma, para cada celda y cada instante, a partir de los valores de la conductividad hidráulica y el espesor saturado. En modelos con varios cientos de celdas en cada dimensión el sobrecoste en términos de tiempo de ejecución puede ser significativo.

Ante la duda sobre el comportamiento de una determinada capa, lo más indicado es optar por las capas tipo 3: el peso de nuestra duda, y el coste en términos de tiempo de cálculo, se lo transmitimos a MODFLOW, que se encargará para cada celda y en cada instante de discernir si el acuífero se encuentra saturado en todo su espesor o no.

En el modelo conceptual atendiendo al tratamiento que se da a las capas podemos encontrar los siguientes tipos de modelos:

las capas podemos encontrar los siguientes tipos de modelos: a) Modelos bidimensionales. Son modelos constituidos por

a) Modelos bidimensionales. Son modelos constituidos por una única capa en la que prevalecen dos dimensiones (extensión superficial del acuífero) frente a una tercera (espesor del acuífero). En estos casos, las líneas de flujo discurren aproximadamente paralelas a las caras que limitan la base y el techo de la

24

Gobierno del principado de Asturias

aproximadamente paralelas a las caras que limitan la base y el techo de la 24 Gobierno
formación salvo en las zonas de recarga y descarga en las que las líneas de

formación salvo en las zonas de recarga y descarga en las que las líneas de flujo se curvan para alcanzar una posición aproximadamente vertical. Estas zonas de distorsión son generalmente pequeñas y pueden despreciarse en relación con la extensión superficial del acuífero, de forma que a efectos de la simulación consideramos que el flujo es paralelo a los límites inferior y superior de la capa y que las líneas equipotenciales son, por tanto, ortogonales a estos límites. Las características hidrogeológicas asociadas a cada celda son una integración en sentido vertical de las correspondientes al acuífero.

en sentido vertical de las correspondientes al acuífero. b) Modelos cuasitridimensionales. Corresponden a

b)

Modelos cuasitridimensionales. Corresponden a situaciones de acuíferos multicapa, pero en los que en cada una de las cuales se sigue dando la circunstancia de la prevalencia de dos dimensiones frente a una tercera. Con cierta generalidad las capas acuíferas suelen estar separadas por otras semipermeables, con una conductividad hidráulica notoriamente inferior a la de las capas que separan. En este tipo de formaciones existe una componente vertical del flujo, generalmente pequeña pero no despreciable. A efectos de la modelización, lo que se hace es considerar que en cada capa el flujo está estrictamente contenido en la misma y que discurre paralelamente a los límites inferior y superior de cada capa. Para tener en cuenta la componente vertical del flujo, se introduce un efecto corrector en forma de goteo o filtración entre cada dos capas contiguas. MODFLOW permite que introduzcamos directamente esta magnitud si la conocemos o que sea el propio programa el que la calcule a partir de los datos geométricos de las capas en contacto y de la conductividad hidráulica vertical entre ellas.

c)

Modelos tridimensionales. En los casos en los que no se da la circunstancia de prevalencia de dos dimensiones frente a una tercera, la componente vertical del flujo es comparable a sus componentes horizontales, motivo por el cual las simplificaciones introducidas en los dos casos anteriores no son factibles. En estos casos no hay más remedio que modelizar el acuífero como tridimensional, asociando a cada celda no sólo su conductividad hidráulica horizontal sino también la vertical. El modelo requiere introducir una gran profusión de datos de carácter tridimensional, lo que complica y encarece la modelización, motivo por el cual esta opción deberá ser obviada siempre que razonablemente se pueda.

c)

Perfiles transversales. Los perfiles transversales nos brindan la oportunidad de obviar la realización de modelos tridimensionales cuando esta circunstancia puede parecer inevitable. Un sistema tridimensional puede ser estudiado mediante un conjunto de rebanadas bidimensionales obtenidas mediante cortes transversales dados al sistema. Para cada rebanada se realiza un modelo bidimensional y los resultados obtenidos para la secuencia de rebanadas nos permite hacernos una idea del funcionamiento del sistema estudiado. Para que la filosofía de los perfiles transversales funcione se

25

Gobierno del principado de Asturias

sistema estudiado. Para que la filosofía de los perfiles transversales funcione se 25 Gobierno del principado
debe cumplir la condición de que el flujo transversal que atraviesa cada rebanada sea nulo.

debe cumplir la condición de que el flujo transversal que atraviesa cada rebanada sea nulo.

Ello se consigue, en primera instancia, eligiendo la traza del perfil de forma que siga una línea de flujo, pues como sabemos transversalmente a ella el flujo es nulo. La anchura de la rebanada es arbitraria pero si existen explotaciones a lo largo de la rebanada, deberemos elegir una anchura tal que los conos de influencia de las mismas queden circunscritas a la propia rebanada, para evitar la aparición de flujos en sentido transversal a la misma. Tendremos oportunidad de desarrollar en profundidad la modelización mediante perfiles transversales en epígrafes posteriores.

4.1.3. Discretización del sistema.

Se denomina discretización al proceso mediante el cual transformamos el sistema físico original, de carácter contínuo y con infinitos puntos, en el sistema modelizado, discreto y constituido por un número finito de puntos.

Para la discretización en planta, MODFLOW utiliza un esquema de malla constituido

por celdas rectangulares irregulares centradas en el bloque. La celda es la unidad de introducción de datos al modelo y es, a su vez, la referencia para la obtención de resultados. La malla se obtiene de forma tal que todos los puntos interiores a una determinada celda se caracterizan porque poseen propiedades hidrogeológicas

similares (conductividad hidráulica, porosidad, coeficiente de almacenamiento,

El número de filas y columnas que constituyen la malla así como el tamaño de cada una de ellas es común a todas las capas que constituyen el modelo.

).

Los datos hidrogeológicos disponibles se asignan al baricentro de la celda y los resultados que suministra el programa (la piezometría en cada celda) vienen referidos a ese mismo punto. Si la información de partida tiene una distribución geográfica determinada, deberemos hacer uso de herramientas de interpolación/extrapolación que nos permitan asignar valores a los baricentros de cada celda. Es habitual utilizar programas estadísticos que realizan esta función, generalmente haciendo uso de técnicas de krigging. En particular, PMWIN acepta ficheros del programa SURFER, que incorpora esta funcionalidad.

del programa SURFER, que incorpora esta funcionalidad. En principio, cuanto más densa sea la malla utilizada

En principio, cuanto más densa sea la malla utilizada tanto mayor será la precisión obtenida en los resultados. Una densidad de malla mayor requiere en consonancia un mayor número de datos, lo que se traduce en un incremento de coste derivado de la recopilación y carga de los mismos. Superada una determinada densidad de malla, se pierden las ventajas derivadas de la mayor precisión y se incrementa exponencialmente el coste de desarrollo, por lo que es importante elegir un número de celdas adecuado. El número de celdas y densidad de la malla dependen de las siguientes características:

d) Disponibilidad de datos.

26

Gobierno del principado de Asturias

la malla dependen de las siguientes características: d) Disponibilidad de datos. 26 Gobierno del principado de
En principio se debería disponer de datos para una de cada cinco celdas del modelo

En principio se debería disponer de datos para una de cada cinco celdas del modelo con el objeto de minimizar los errores derivados de los procesos de interpolación y extrapolación de valores desde las celdas con dato a las celdas sin ellos. Esta regla puede relajarse en modelos homogéneos e isótropos y deberá ser más estricta en aquellas zonas que exhiban una mayor heterogeneidad y anisotropía. Los datos no siempre tendrán por qué haber sido determinados expresamente en el ámbito de nuestro proyecto (aunque esto será lo preferible): pueden proceder de proyectos análogos desarrollados en la zona, ser extrapolaciones de valores medios de formaciones hidroestratigráficas similares, etc.

a) Escala del modelo. Los modelos a escala de emplazamiento (varias centenas de metros o pocos miles de metros de lado) suelen precisar unas pocas decenas de celdas por dimensión, cada una de ellas a su vez en torno a la decena de metros de lado. Los modelos a escala local (varios miles de metros de lado) suelen precisar varias decenas o pocas centenas de celdas por dimensión, cada una de ellas a su vez en torno a la centena de metros de lado. Los modelos a escala regional (varios kilómetros de lado) pueden precisar varias centenas e incluso miles de celdas por dimensión, cada na de ellas a su vez de varias centenas de metros de lado (celdas de 1 km de lado no son infrecuentes a esta escala)

a) Condiciones del modelo. Es necesario utilizar una densidad de celdas mayor (tamaño de celda menor) en las siguientes circunstancias:

a) En las inmediaciones de las zonas de explotación, para seguir con mayor precisión su influencia.

b) En las inmediaciones de las zonas potencialmente afectadas por la explotación y otras zonas sensibles, por la misma razón.

c) En aquellas zonas en las que la variabilidad de las características hidrogeológicas es mayor, para reproducir con mayor precisión la misma.

d) En aquellas zonas en las que el gradiente hidráulico es mayor, bien sea el natural o el inducido por la explotación, con el objeto de obtener de manera más fiel la variación del mismo.

de obtener de manera más fiel la variación del mismo. Cuando se utilizan celdas de tamaño

Cuando se utilizan celdas de tamaño variable, se debe garantizar que la transición de tamaño entre dos celdas contiguas sea progresiva, para evitar la aparición de errores numéricos en el proceso de resolución del modelo. En este sentido, la relación de tamaños entre dos celdas contiguas en cualquier dirección no debería superar el valor de 1.5 y este valor máximo es preferible que se de en los límites del modelo, en áreas alejadas de la zona de explotación. Muy excepcionalmente esta relación podría incrementarse hasta el valor de 2.0. Por la misma razón de minimización de errores numéricos, la relación entre el lado mayor y menor de cada celda no debería superar el valor de 10. Los errores se minimizan para celdas aproximadamente cuadradas.

27

Gobierno del principado de Asturias

el valor de 10. Los errores se minimizan para celdas aproximadamente cuadradas. 27 Gobierno del principado
En sentido transversal, la discretización se manifiesta en el número de capas utilizadas en el

En sentido transversal, la discretización se manifiesta en el número de capas utilizadas en el modelo. Ya hemos visto que el número de capas está inicialmente relacionado con el número de unidades hidroestratigráficas identificadas durante el desarrollo del modelo conceptual. Debe haber al menos tantas capas como unidades hidroestratigráficas pero si una determinada unidad es de gran espesor, puede dividirse a efectos de la modelización en varias capas diferentes, con lo que obtendríamos una mayor precisión en la estimación de la piezometría en sentido vertical.

4.2. Recopilación de datos y carga en el programa.

Uno de los primeros condicionantes para la realización de un modelo consiste en la

disponibilidad de datos adecuados, en número y calidad, correspondientes al sistema físico estudiado. Estos datos se extienden a los parámetros que caracterizan física, e

hidrológicamente a nuestro sistema (geometría, características hidrogeológicas, pero también a las medidas de diversa índole correspondientes a las acciones

) y a la

En este

sentido es totalmente aplicable la máxima sajona que postula garbage in, garbage out (si metemos basura, obtenemos basura). A pesar de lo evidente de la necesidad de disponer de datos de calidad, es excesivamente frecuente la pretensión impuesta de realizar modelos para los que no se dispone de información mínima, pensando tal vez en este tipo de herramientas como varitas mágicas capaces de obviar las limitaciones impuestas por la ausencia de información.

externas a que se ve sometido el sistema (explotaciones, recarga de lluvia, propia evolución temporal de las variables ambientales (piezometría,,

)

).

Para poder realizar un modelo con un mínimo de garantías, deberemos disponer de un volumen de información que guarde una relación adecuada con el número de celdas de que consta el modelo, como hemos visto en el apartado 4.1.3.a.

En el epígrafe 5 se describe el proceso de introducción de datos mediante el preprocesador PMWIN.

de introducción de datos mediante el preprocesador PMWIN. 4.3. Calibración. La fase más crítica del desarrollo

4.3. Calibración.

La fase más crítica del desarrollo del modelo consiste en la calibración y el análisis de sensibilidad del sistema. Este proceso es, con diferencia, el más costoso en términos de tiempo, energía y económicos, pues durante su desarrollo es preciso realizar decenas, centenas e incluso miles de simulaciones para los sistemas más complejos variando en cada una de ellas los datos de partida y analizando los resultados producidos por el modelo. Para la realización del proceso de calibración es necesario disponer de información de tipo histórico correspondiente tanto a las condiciones de explotación del sistema como a la piezometría alcanzada como resultado de las mismas.

De los datos y parámetros disponibles en el modelo, algunos poseen una credibilidad alta, por su procedencia o forma de determinación, mientras que otros poseen una

28

Gobierno del principado de Asturias

alta, por su procedencia o forma de determinación, mientras que otros poseen una 28 Gobierno del
credibilidad o bondad menor, estando incluso algunos de ellos meramente estimados a partir de fuentes

credibilidad o bondad menor, estando incluso algunos de ellos meramente estimados

a partir de fuentes diversas (bibliografía, estudios previos o similares, etc

fase de calibración tiene por objeto mejorar la bondad o credibilidad de estos parámetros y consiste en la iteración de un procedimiento mediante el cual se introducen los datos disponibles sobre el sistema para un rango de fechas dado, se ejecuta el modelo y se comparan los resultados obtenidos con la información histórica disponible para la zona modelizada; si existe una discrepancia alta entre los resultados modelizados y los observados en la realidad, se modifican los datos de partida y se itera el proceso; la calibración finaliza cuando la diferencia entre los resultados modelizados y los datos observados está por debajo de un valor de cierre (error asumido).

La

).

El proceso de calibración manual requiere una elevada dosis de experiencia y de paciencia y para garantizar un progreso adecuado precisa de determinada técnica y de mucha organización. En primer lugar, es necesario clasificar la información introducida al modelo en, al menos, tres categorías: datos fiables, datos razonablemente fiables y datos poco fiables. En cada una de las iteraciones del proceso se procede a modificar primero aquellos datos y parámetros que poseen una credibilidad menor. Para tener una mejor idea de la influencia de cada parámetro sobre el resultado obtenido, es preciso modificar muy pocos datos en cada iteración. Mediante un proceso de prueba y error se va observando cómo la variación en la magnitud de un determinado parámetro afecta a los resultados. Tras varias iteraciones se obtiene un valor para el parámetro analizado que da lugar al mejor ajuste. Llegado a este punto se procede a variar la magnitud de otros datos, siguiendo un proceso iterativo similar al formulado.

Cuando se calibra el modelo MODFLOW los valores de comparación se corresponden con la piezometría o descensos observados en un determinado número de puntos de control, que pueden corresponder a pozos, sondeos o piezómetros instalados como parte del proyecto. PMWIN permite incorporar al modelo estos puntos de control a través de la opción de menú Parameters –>Boreholes and Observations. A cada punto de control se le asigna a través de la pestaña Boreholes un nombre (borehole name), las coordenadas x (easting) e y (northing) de localización (coordenadas geográficas reales, no la referencia a la fila y columna del modelo en que se encuentra el punto de observación) y la capa (layer) en la que se realiza la medida.

Posteriormente, se introducen las medidas realizadas en cada punto de observación a través de la pestaña Observations.

de observación a través de la pestaña Observations . Para cada punto y para cada observación

Para cada punto y para cada observación se introduce el instante en que se ha efectuado la medida (Observation Time) y a continuación el descenso (Drawdown) o la piezometría (Head) observadas. Cuando se rueda el modelo, PMWIN permite representar gráficamente la evolución temporal de la piezometría o el descenso calculados en cada punto de observación. Los gráficos se obtienen a través de la opción de menú Tools–>Graphs–>Head-Time y Tools–>Graphs–>Drawdown-Time. Junto a los valores calculados por el programa es posible representar gráficamente también los datos reales observados en cada punto. La superposición de las gráficas de valores medidos y calculados facilita el proceso de calibración al permitir visualizar los efectos producidos sobre el modelo cuando se introducen

29

Gobierno del principado de Asturias

al permitir visualizar los efectos producidos sobre el modelo cuando se introducen 29 Gobierno del principado
modificaciones en los datos de partida. En epígrafes posteriores tendremos oportunidad de utilizar las opciones

modificaciones en los datos de partida. En epígrafes posteriores tendremos oportunidad de utilizar las opciones de interpretación de resultados que brinda PMWIN en el proceso de calibración del modelo.

4.4. Análisis de sensibilidad.

La solución obtenida en una caso concreto por MODFLOW no tiene por qué ser única, de tal manera que dos conjuntos de parámetros diferentes pueden dar lugar al mismo resultado. Para discernir cual de ellos es el que con mayor probabilidad define el sistema modelizado se procede al análisis de sensibilidad, que pretende descartar las soluciones espúreas normalmente caracterizadas por una mayor inestabilidad. Para ello, se modifican ligeramente los datos de partida y se analizan los resultados obtenidos. Las soluciones más inestables se caracterizan porque pequeñas variaciones en los datos de partida dan lugar a variaciones más que proporcionales en los resultados, correspondiendo a situaciones más inestables, menos frecuentes en los sistemas naturales, y firmes candidatas para el descarte.

La aplicación sistemática de la calibración y el análisis de sensibilidad durante el desarrollo de un modelo permiten garantizar que los resultados obtenidos tengan la calidad, credibilidad y capacidad de predicción necesarios para su empleo en los proyectos más habituales.

4.5. Revisión del modelo conceptual.

Eventualmente, durante el desarrollo de un modelo se puede llegar a situaciones en las que no se consigue calibrar el modelo adecuadamente o se alcanzan situaciones inestables e inaceptables durante la etapa de análisis de sensibilidad. En estos caso, y siempre que los procesos anteriores hayan sido llevados a cabo siguiendo las normas de buena práctica, es posible que la causa de estos problemas radique en un modelo conceptual del sistema modelizado inadecuado.

Cuando se sospeche esta circunstancia, no queda más remedio que proceder a la realización de un nuevo modelo conceptual y a iterar desde el principio todo el proceso. Obviamente, los costes asociados a este replanteamiento son elevados, motivo por el cual debemos invertir una parte significativa del coste de desarrollo del proyecto en la elaboración de un modelo conceptual preciso. En esta fase es conveniente que intervenga un equipo multidisciplinar que garantice que las características más significativas correspondientes al sistema estudiado y a su previsible comportamiento hayan sido adecuadamente trasladadas al modelo conceptual propuesto.

adecuadamente trasladadas al modelo conceptual propuesto. 4.6. Explotación del modelo. Cuando se finalizan las etapas

4.6. Explotación del modelo.

Cuando se finalizan las etapas anteriores, el modelo está en condiciones de simular situaciones hipotéticas, pasando a la fase de explotación. En esta etapa se hacen generalmente predicciones anticipadas en el tiempo, aunque la utilidad del modelo no se limita a este único aspecto predictivo, pudiendo ser realizadas simulaciones

30

Gobierno del principado de Asturias

no se limita a este único aspecto predictivo, pudiendo ser realizadas simulaciones 30 Gobierno del principado
sobre situaciones pretéritas para identificar, por ejemplo, el origen histórico de un determinado problema ambiental

sobre situaciones pretéritas para identificar, por ejemplo, el origen histórico de un determinado problema ambiental observado en el presente. Igualmente, puede ser utilizado el modelo para caracterizar el sistema, es decir, para cuantificar mediante su uso la magnitud de determinados parámetros del sistema estudiado. Esta última utilidad del modelo coincide de forma muy precisa con la etapa de calibración:

recordemos que durante la misma partíamos de una estimación de parámetros del sistema que en determinadas zonas podía ser más o menos grosera y que tras la calibración obteníamos un valor para estos parámetros con un mayor grado de credibilidad, al ser capaces de generar resultados modelizados con una correspondencia más o menos fiel con los valores observados del sistema.

Debemos entender los modelos como herramientas vivas que van alcanzando más credibilidad y capacidad predictiva conforme aumenta el tiempo que han sido utilizados. Ya hemos visto que para el correcto desarrollo de un modelo se precisa disponer de una abundante información de carácter histórico, en base a la cual realizar el proceso de calibración. La explotación continuada del modelo permite ampliar la información histórica disponible y mejorar progresivamente la calibración del modelo.

histórica disponible y mejorar progresivamente la calibración del modelo. 31 Gobierno del principado de Asturias

31

Gobierno del principado de Asturias

histórica disponible y mejorar progresivamente la calibración del modelo. 31 Gobierno del principado de Asturias
5. INTRODUCCIÓN DE DATOS EN PMWIN. La introducción de datos en PMWIN se realiza seleccionando

5. INTRODUCCIÓN DE DATOS EN PMWIN.

La introducción de datos en PMWIN se realiza seleccionando las distintas opciones de menú de izquierda a derecha y de arriba a abajo, conforme aparecen en el menú principal y encada menú desplegable. Cuando una determinada opción de menú aparece en pantalla con un color gris claro indica que la opción está desactivada, bien porque sea preciso introducir datos previamente a través de otras opciones o porque para la configuración

La introducción de datos al MODFLOW se puede realizar en cualquier sistema de unidades coherente. El programa no controla las unidades que se introducen y debe ser el propio usuario el que sepa en cada momento en qué unidades está trabajando. Si optamos por trabajar en metros y en días, todos los datos suministrados al modelo deberán ser coherentes con estas

5.1. Creación del fichero del modelo.

En primer lugar hay que crear el fichero que contendrá los datos del modelo, definiendo la carpeta en la que estarán ubicados tanto los distintos ficheros de datos utilizados por PMWIN y MODFLOW como los ficheros de resultados y auxiliares generados durante la simulación.

El fichero de datos del modelo se crea a través de la opción de menú File New Model. En la ventana de diálogo que aparece se selecciona la carpeta de almacenamiento deseada y se asigna el nombre al modelo. Eventualmente se puede introducir un texto descriptivo del modelo a través de la opción de menú File Model Information. Posteriormente, se puede abrir el modelo así creado a través de la opción File Open Model.

5.2. Introducción de la geometría del modelo.

5.2.1. Geometría de la malla.

En relación con la malla utilizad en el modelo, lo primero que debemos tener en cuenta es su orientación. Como vimos en capítulos anteriores, en un medio heterogéneo y anisótropo la conductividad hidráulica puede variar en distintos puntos del acuífero y, en un mismo punto, puede haber variaciones en función de la orientación. Si representamos en un punto los valores de la conductividad hidráulica según las distintas direcciones mediante un vector de longitud proporcional a la conductividad y unimos los extremos de los vectores dibujados, obtenemos el denominado elipsoide de conductividades.

obtenemos el denominado elipsoide de conductividades. En este elipsoide es posible identificar una dirección

En este elipsoide es posible identificar una dirección respecto de la cual la conductividad hidráulica es máxima y otra respecto de la que es mínima: son las llamadas direcciones principales de la conductividad. Pues bien, la malla de nuestro modelo debe estar alineada con la dirección principal de la conductividad. Pequeñas desalineaciones de nuestro eje x o y respecto de la dirección principal de la

32

Gobierno del principado de Asturias

desalineaciones de nuestro eje x o y respecto de la dirección principal de la 32 Gobierno
conductividad da lugar durante el proceso de resolución del modelo a errores relativamente groseros que

conductividad da lugar durante el proceso de resolución del modelo a errores relativamente groseros que pueden invalidar sus resultados. Por supuesto, en el caso de medios isótropos o razonablemente isótropos, que suelen ser los que mayoritariamente encontramos en nuestro trabajo, todas las direcciones son principales, pudiendo por tanto orientar nuestra malla con el criterio que queramos.

Los datos de la malla se introducen en el modelo a través de la opción de menú GrisMesh Size. Inicialmente se introduce el número de filas y columnas de que consta la malla y un valor por defecto para su tamaño en sentido x e y, común a todas ellas. Este valor se puede modificar posteriormente para cada una de las filas y columnas que componen la malla. A través de esta misma pantalla se introduce el número de capas que componen el modelo. Estos valores se utilizan para definir los contenedores que almacenan los datos utilizados por el programa y no pueden ser cambiados a posteriori, por lo que es necesario estudiar previamente la geometría de la malla que vamos a utilizar.

Tras introducir los datos de esta ventana de diálogo y aceptar los valores aparece el entorno de asignación de tamaños personalizados a las filas y columnas del modelo. El procedimiento para asignar a una determinada fila/columna un valor distinto del asignado por defecto en la pantalla anterior es el siguiente:

a) Verificamos que el icono identificado con el signo + esté pulsado. Esto permite modificar los datos de la malla. Si el icono no está pulsado, no es posible asignar nuevos valores a la malla.

b) Nos situamos con el cursor en la celda cuyo tamaño queremos cambiar y pulsamos el botón izquierdo del ratón para hacer la celda activa. La fila y columna que intersectan sobre la celda así seleccionada aparecen resaltadas en la pantalla.

c) Pulsamos el botón derecho del ratón y aparece una ventana de diálogo. Cambiamos los valores de los campos Column y Row de la sección Size. Nos olvidamos temporalmente de la sección Refinement, a la que volveremos más adelante. Al cambiar los valores por defecto vemos que los nuevos valores son asignados a la fila y columna que intersectan sobre la celda seleccionada.

d) Iteramos el procedimiento anterior hasta asignar los valores deseados a todas las filas y columnas del modelo.

e) Salimos del entorno de asignación de valores de malla pulsando el icono identificado con una puerta y respondemos Sí al mensaje de confirmación que aparece a continuación.

Sí al mensaje de confirmación que aparece a continuación. Dentro del entorno de asignación de valores

Dentro del entorno de asignación de valores de malla es posible magnificar o reducir la porción de la malla visualizada mediante el efecto zum que brindan los iconos de lupa disponibles. Igualmente es posible rotar o desplazar la malla mediante los dos iconos situados a la derecha de los anteriores. Por último, es posible copiar los valores de una celda a otras de la misma malla. Para conseguir este último extremo, es preciso seguir el siguiente procedimiento:

a) Hacemos activa la celda cuyos valores queremos copiar situando sobre ella el cursor y pulsando el botón izquierdo del ratón.

33

Gobierno del principado de Asturias

copiar situando sobre ella el cursor y pulsando el botón izquierdo del ratón. 33 Gobierno del
b) Pulsamos el icono de copia situado en el extremo derecho del menú de iconos.

b) Pulsamos el icono de copia situado en el extremo derecho del menú de iconos. Los valores de la celda activa son copiados en memoria.

c) Nos situamos en la celda o celdas a las que queremos copiar el valor anterior situando sobre ellas el cursor y pulsando el botón izquierdo del ratón. Los valores de celda en memoria son transferidos a las celdas correspondientes.

d) Una vez finalizado el proceso, volvemos a pulsar el icono de copia para desactivar la opción.

5.2.2. Información de las capas del modelo.

La información correspondiente a las capas del modelo se introduce a través de la opción de menú Grid–>Layer Type. Cuando se activa esta opción aparece una ventana de diálogo que solicita, para cada capa del modelo, la siguiente información:

a) Tipo de capa (Layer Type). Se introduce un código que admite los valores 0,1,2 y 3 según el tipo de capa que estemos considerando. El criterio de asignación de estos códigos es el que se recoge en el epígrafe 4.1.2.

b) Factor de anisotropía (Anisotropy Factor). Mide la relación de transmisividades en las dos direcciones principales del acuífero: Ty/Tx. En medios isótropos esta relación vale la unidad.

c) Transmisividad (Transmisivity). El programa admite bien que introduzcamos la transmisividad de cada una de las celdas de la capa o bien que las calcule el propio programa multiplicando la conductividad hidráulica de cada celda por el espesor saturado que en cada instante ésta tenga. Esto va a afectar a la introducción de datos hidrogeológicos que se comentará en el epígrafe 5.3.: si para una determinada capa hemos indicado que vamos a introducir la transmisividad, deberemos hacerlo a través de la opción Parameters–>Transmisivity; si por el contrario hemos optado porque la calcule el programa, deberemos introducir la conductividad hidráulica en la opción Parameters–>Horizontal Hydraulic Conductivity y será el propio programa el que calcule la transmisividad multiplicando este valor por el espesor saturado en cada instante.

este valor por el espesor saturado en cada instante. d) Filtración o goteo entre capas (

d) Filtración o goteo entre capas (Leakance). El programa admite bien que introduzcamos el goteo que se produce entre cada dos celdas de capas limítrofes o bien que lo calcule el propio programa a partir de los datos de conductividad hidráulica vertical. Esto va a afectar a la introducción de datos hidrogeológicos que se comentará en el epígrafe 5.3.: si para una determinada capa hemos indicado que vamos a introducir el goteo, deberemos hacerlo a través de la opción Parameters–>Vertical Lekance; si por el contrario hemos optado porque lo calcule el programa, deberemos introducir la conductividad hidráulica vertical en la opción Parameters–>Vertical Hydraulic Conductivity

34

Gobierno del principado de Asturias

vertical en la opción Parameters–>Vertical Hydraulic Conductivity 34 Gobierno del principado de Asturias
e) Coeficiente de almacenamiento . El programa admite bien que introduzcamos el coeficiente de almacenamiento

e) Coeficiente de almacenamiento. El programa admite bien que introduzcamos el coeficiente de almacenamiento de cada una de las celdas de la capa o bien que lo calcule el propio programa multiplicando el coeficiente de almacenamiento específico de cada celda por el espesor saturado que en cada instante ésta tenga. Esto va a afectar a la introducción de datos hidrogeológicos que se comentará en el epígrafe 5.3.: si para una determinada capa hemos indicado que vamos a introducir

el coeficiente de almacenamiento, deberemos hacerlo a través de la opción Parameters–>Storage Coefficient; si por el contrario hemos optado porque lo calcule el programa, deberemos introducir el coeficiente de almacenamiento específico en la opción Parameters–Specific Storage

y será el propio programa el que calcule el coeficiente de almacenamiento multiplicando este valor por el espesor saturado en cada instante.

Como regla general, en aquellos casos en los que el programa nos permite introducir un valor directamente o que lo calcule el propio programa, se tomará la decisión en virtud de la facilidad para conocer a priori el valor solicitado. Por ejemplo, si tenemos una capa tipo 0 (acuífero confinado), el valor de la transmisividad no varía a lo largo del tiempo al mantenerse en todo momento constante su espesor saturado y siendo, por tanto, constante el producto de conductividad hidráulica por espesor saturado. En este caso, lo más indicado sería seleccionar la opción de introducción de la transmisividad directamente: con ello evitamos al programa que para cada celda y para cada intervalo de la simulación efectúa la operación de cálculo de la transmisivad a partir de la conductividad y el espesor saturado para dar un resultado invariable a lo largo del tiempo en cada celda. Por el contrario, si tenemos una capa tipo 1 (acuífero libre), el espesor saturado es variable a lo largo del tiempo y nos resulta desconocido: indicaremos al modelo que calcule la transmisividad en función del valor variable a lo largo del tiempo del espesor saturado.

5.2.3. Condiciones de contorno.

Es preciso que indiquemos al programa la condición de cada una de las celdas del modelo, que puede ser de tres tipos:

una de las celdas del modelo, que puede ser de tres tipos: a) Celda genérica, de

a) Celda genérica, de piezometría variable. El programa asigna a este tipo de celdas el código 1.

b) Celda de piezometría constante. La celda adquiere el valor de

piezometría que se asigna como condición inicial al modelo para la misma

y mantiene dicho valor a todo la largo de la simulación con independencia

de las circunstancias que afecten al mismo. El programa asigna a este tipo de celdas el código -1. Las celdas de piezometría constante se comportan como fuentes universales de agua o como sumideros universales de agua:

por definición son capaces de dar o recibir todo el caudal que les pidamos en un instante dado sin que por ello varíe su piezometría.

c) Celda inactiva. Corresponde a celdas en las que no existe el acuífero, generalmente exteriores al límite del modelo pero que pueden darse

35

Gobierno del principado de Asturias

el acuífero, generalmente exteriores al límite del modelo pero que pueden darse 35 Gobierno del principado
igualmente en el interior del mismo. El programa asigna a este tipo de celdas el

igualmente en el interior del mismo. El programa asigna a este tipo de celdas el código 0.

Se accede a esta opción a través de la secuencia Grid–>Boundary Condition– >IBOUND. Tras seleccionar esta opción aparece el entorno de asignación de las condiciones de contorno a las filas y columnas del modelo, similar al que vimos en el epígrafe 5.2.1.

Por defecto, todas las celdas tienen asignado el valor 1. El procedimiento para asignar a una determinada fila/columna un valor distinto del asignado por defecto es el siguiente:

a) Verificamos que el icono identificado con el signo + esté pulsado. Esto permite modificar los datos de la malla. Si el icono no está pulsado, no es posible asignar nuevos valores a la malla.

b) Nos situamos con el cursor en la celda cuyo valor queremos cambiar y pulsamos el botón izquierdo del ratón para hacer la celda activa.

c) Pulsamos el botón derecho del ratón y aparece una ventana de diálogo. Cambiamos el valor del campo Boundary Condition asignando a la celda seleccionada el código que le corresponda.

d) Iteramos el procedimiento anterior hasta asignar los valores deseados a todas las celdas del modelo.

e) Salimos del entorno de asignación de valores de malla pulsando el icono identificado con una puerta y respondemos Sí al mensaje de confirmación que aparece a continuación.

Dentro del entorno de asignación de valores de malla es posible magnificar o reducir la porción de la malla visualizada mediante el efecto zum que brindan los iconos de lupa disponibles.

También es posible asignar los valores a las celdas definiendo áreas de igual valor en vez de asignar el mismo de forma individual celda a celda. Para ello, a la derecha de los iconos de zum existen dos nuevos iconos: cuando el primero está activado permite la asignación de valores individuales a las celdas; si pulsamos el siguiente icono, identificado mediante un polígono azul, podemos definir un polígono cerrado mediante el cursor, definiendo cada vértice que lo constituyen mediante pulsaciones del botón izquierdo del ratón. Una vez definido el polígono, situamos el cursor en cualquier punto interior al mismo y pulsamos el botón derecho del ratón, lo que invoca una ventana de diálogo similar a la vista para la asignación individual de valores. Introducimos el valor zonal que queremos asignar y pulsamos el botón identificado mediante >> para asignar este valor a todas las celdas interiores al polígono.

este valor a todas las celdas interiores al polígono. Los dos iconos situados a la derecha

Los dos iconos situados a la derecha de los anteriores permiten cambiar entre los dos sistemas de coordenadas que mantiene PMWIN: el global y el local. La definición de estos sistemas de coordenadas se efectúa a través de la opción de menú Options– >Environment y dentro de esta, seleccionando la pestana Coordinate System. Esta opción nos permite, por ejemplo, georreferenciar nuestro modelo respecto de

36

Gobierno del principado de Asturias

. Esta opción nos permite, por ejemplo, georreferenciar nuestro modelo respecto de 36 Gobierno del principado
coordenadas geográficas tipo UTM mientras que mantenemos una referencia más manejable para la realización del

coordenadas geográficas tipo UTM mientras que mantenemos una referencia más manejable para la realización del modelo propiamente dicha.

Por último, es posible copiar los valores de una celda a otras de la misma malla e incluso copiar capas completas del modelo en otras, a través de los dos últimos iconos de esta pantalla. Para copiar los valores de una celda a otras, es preciso seguir el siguiente procedimiento:

a) Hacemos activa la celda cuyos valores queremos copiar situando sobre ella el cursor y pulsando el botón izquierdo del ratón.

b) Pulsamos el icono de copia de celdas identificado mediante tres círculos alineados situado en la porción derecha del menú de iconos. Los valores de la celda activa son copiados en memoria.

c) Nos situamos en la celda o celdas a las que queremos copiar el valor anterior situando sobre ellas el cursor y pulsando el botón izquierdo del ratón. Los valores de celda en memoria son transferidos a las celdas correspondientes.

d) Una vez finalizado el proceso, volvemos a pulsar el icono de copia de celdas para desactivar la opción.

Para

procedimiento:

copiar

los

valores

de

una

capa

a

otra,

es

preciso

seguir

el

siguiente

a) Nos situamos en la capa que queremos copiar, moviéndonos a través de ellas con las teclas de avance y retroceso de página del teclado numérico.

b) Pulsamos el icono de copia de capas identificado mediante dos planos azul y amarillo situado en el extremo derecho del menú de iconos. Los valores de la capa activa son copiados en memoria.

c) Indicamos la capa a la que queremos copiar el valor anterior tecleando su número de capa en el campo que aparece a la derecha del icono anterior. Los valores de capa en memoria son transferidos a la capa correspondiente.

d) Una vez finalizado el proceso, volvemos a pulsar el icono de copia de capas para desactivar la opción.

Es importante indicar que mediante este procedimiento se reasigna a la capa destino el valor de la totalidad de las celdas en función del que éstas contuvieran en la capa origen de la copia.

del que éstas contuvieran en la capa origen de la copia. En el caso de que

En el caso de que deseáramos asignar a todas las celdas de una determinada capa el mismo valor, el procedimiento más rápido consiste en acceder a la opción de menú Value–>Reset Matrix. Al seleccionar esta opción aparece una ventana de diálogo idéntica a las ya estudiadas a través de la cual podemos introducir el valor que se asignará a todas las celdas de la capa activa. El mensaje inferior nos indica que procedamos con precaución, pues cualquier valor previamente asignado a celdas de esta capa será reemplazado por el nuevo valor introducido, sin pedir confirmación previa.

37

Gobierno del principado de Asturias

será reemplazado por el nuevo valor introducido, sin pedir confirmación previa. 37 Gobierno del principado de
5.2.4. Espesores de las celdas. El espesor de cada celda se introduce en el modelo

5.2.4. Espesores de las celdas.

El espesor de cada celda se introduce en el modelo asignando los valores de cota correspondientes a su base y techo. PMWIN reserva una opción de menú para introducir las cotas del techo Grid–>Top of Layers (TOP), y otra para introducir las cotas de la base, Grid–>Bottom of Layers(BOT). Elegimos la opción deseada y nos aparece el entorno de asignación de valores a la malla que ya conocemos. La operativa es similar a la expuesta en párrafos anteriores, estando activas las mismas opciones de menú e iconos ya comentadas.

Conviene realizar las siguientes puntualizaciones. MODFLOW detecta si una capa está saturada en todo su espesor o no comparando la cota piezométrica calculada para una celda en un instante dado con el techo asignado a la misma. Si la cota piezométrica es mayor que el techo, la capa está saturada en todo su espesor. Si esto no fuera así, y en función del tipo de capa de que se trate, MODFLOW actúa de una forma u otra, conforme se ha tratado en el epígrafe 4.1.2. Por otra parte, en los acuíferos libre (capas tipo 1 de MODFLOW) el programa hace caso omiso de la información que introduzcamos pa el techo de las celdas: MODFLOW supone que en este tipo de capas, el nivel piezométrico puede alcanzar cualquier valor sin restricciones. Será nuestra responsabilidad analizar en qué casos se alcanzan valores de la piezometría inadecuados, por ejemplo, cuando la misma alcanza cotas por encima del terreno natural si no hemos tomado medidas para contemplar esta eventualidad

5.3. Introducción de los datos hidrogeológicos.

5.3.1. Régimen de simulación.

MODFLOW permite realizar simulaciones en régimen estacionario y en régimen transitorio. Régimen estacionario es aquel en el que ninguna de las magnitudes que definen el sistema ni de las condiciones de explotación no a lo largo del tiempo. Como consecuencia de esta situación, el sistema alcanza en términos de piezometría una situación de equilibrio que permanece invariable a lo largo del tiempo. Por el contrario, en el régimen transitorio alguna de las magnitudes o condiciones de explotación que definen el sistema varía a lo largo del tiempo, dando lugar a una situación en términos de piezometría también variable a lo largo del tiempo.

Para definir el régimen de simulación del modelo debemos definir previamente los siguientes términos:

modelo debemos definir previamente los siguientes términos: a) Período de simulación. Es el intervalo de tiempo

a) Período de simulación. Es el intervalo de tiempo al que se extiende la simulación del modelo.

b) Periodo de explotación. En un régimen transitorio, cada uno de los intervalos de tiempo en los que se divide el periodo de explotación y que se caracteriza porque durante el

38

Gobierno del principado de Asturias

los que se divide el periodo de explotación y que se caracteriza porque durante el 38
mismo, las características del sistema y las condiciones de explotación permanecen invariables a lo largo

mismo, las características del sistema y las condiciones de explotación permanecen invariables a lo largo del tiempo.

El periodo de explotación es la unidad temporal de introducción de las condiciones de explotación al modelo (naturales o antrópicas), de la misma forma que la celda es la unidad espacial de introducción de datos geométricos e hidrogeológicos. Para identificar el número de periodos de explotación y su duración temporal necesarios para la realización de un modelo es preciso analizar pormenorizadamente las condiciones de explotación del modelo e identificar los periodos de tiempo durante los cuales todas ellas

permanecen constantes. En el momento en el que cualquiera de estas condiciones de explotación varía (por ejemplo, aumenta o disminuye el caudal bombeado por un pozo, varía la recarga inducida por la infiltración de agua de lluvia, se modifican las condiciones de un río conectado

finaliza un periodo de explotación y

hidráulicamente con el acuífero, comienza el siguiente.

),

c) Intervalo de cálculo. En un régimen transitorio, cada uno de los intervalos de tiempo en los que se divide un periodo de explotación con el objeto de obtener para él los resultados (piezometría o descensos) suministrados por el modelo. El intervalo de cálculo es, por tanto, la unidad temporal de obtención de resultados del modelo.

MODFLOW permite que los intervalos de cálculo de un determinado periodo de explotación sean todos de la misma duración o bien que éstos se concentren más al principio del periodo de explotación (intervalos de menos duración) y se espacien más al final del periodo de explotación (intervalos de mayor duración). En el caso en el que los intervalos de cálculo tengan duración variable, sus duraciones respectivas guardan la proporción de una serie geométrica, cuya razón podemos fijar y que generalmente oscila entre 1.0 y 1.2. El número de intervalos de cálculo y su duración puede ser distinto para cada periodo de explotación

puede ser distinto para cada periodo de explotación La información sobre el régimen del modelo se

La información sobre el régimen del modelo se introduce a través de la opción de menú Parameters–>Time. Al entrar en ella, aparece una ventana de diálogo que consta de tres secciones. En la sección Simulation Flow Type seleccionamos el tipo de régimen: estacionario (Steady State) o transitorio (Transient). En la sección Simulation Time Unit elegimos la unidad con la que MODFLOW etiqueta los resultados de carácter temporal. Hay que tener en cuenta que lo aquí elegido no afecta al cálculo del modelo, pues como ya hemos apuntado en epígrafes anteriores, las unidades utilizadas por MODFLOW son cualesquiera arbitrarias elegidas por el usuario. En la primera sección de la ventana de diálogo aparecen los campos para definir cada periodo de explotación. La primera columna (Length) permite introducir la duración del periodo de explotación. La segunda columna (Time Steps) se utiliza para definir el número de intervalos de cálculo en que se divide el periodo de explotación. En la tercera columna (Multiplier Flow) se introduce la razón de la serie geométrica a la que se adaptan las duraciones de los intervalos de cálculo. Si

39

Gobierno del principado de Asturias

geométrica a la que se adaptan las duraciones de los intervalos de cálculo. Si 39 Gobierno
queremos que todos los intervalos de cálculo sean idénticos introducimos como valor de la razón

queremos que todos los intervalos de cálculo sean idénticos introducimos como valor de la razón geométrica la unidad. El resto de columnas de esta ventana de diálogo hacen referencia al programa MT3D.

5.3.2. Piezometría inicial.

MODFLOW precisa conocer cual es el valor de la piezometría en todas las celdas del modelo en el instante inicial. En el caso del régimen estacionario, el valor inicial asignado no afecta a la solución del modelo, pudiendo asignar a este parámetro el valor que queramos. Tan sólo deberemos tener la precaución de elegir un valor suficientemente elevado para que en el transcurso de la resolución del modelo, ninguna celda llegue a quedarse seca. Es preferible pecar por exceso que por defecto: si elegimos como valor de la piezometría inicial un valor muy por encima de la solución real del modelo, tan sólo incrementamos ligeramente el tiempo de cálculo invertido por el modelo. La versión nativa de MODFLOW tiene la peculiaridad de que si en el transcurso de la búsqueda de la solución se seca una celda, el modelo la mantiene seca desde ese instante en adelante. Este efecto puede propagarse a otras celdas, que se secan y se mantienen en ese estado en iteraciones posteriores. Este efecto invalida los resultados del modelo, por lo que debe ser evitado. Algunas versiones de MODFLOW incorporan un módulo adicional que permite que si una celda se seca en un instante dado, se pueda volver a humectar si en las celdas contiguas o en la situada bajo ella se dan las condiciones adecuadas, fundamentalmente que en ellas se alcance una piezometría superior a un determinado umbral. Utilizando adecuadamente este módulo podría obviarse el efecto mencionado anteriormente.

En el caso de régimen transitorio, la piezometría inicial tiene una influencia directa sobre el resultado final, por lo que es necesario conocerla con precisión e introducirla en el modelo. Es frecuente realizar modelos en los que en un primer instante se modeliza una situación estacionaria, generalmente correspondiente a un intervalo de tiempo en el que exclusivamente actúan condiciones externas de origen

natural (p.e., recarga por infiltración de agua de lluvia, interacciones con ríos,

)

que es anterior al establecimiento de condiciones de explotación antrópicas. En estos casos, la piezometría obtenida como resultado del modelo estacionario se puede

utilizar como piezometría inicial del modelo transitorio que le sucede.

La piezometría inicial se introduce a través de la opción Parameters–>Initial Hydraulic Head. Al seleccionarla, aparece la pantalla de asignación de valores a celdas que ya conocemos, y cuyo funcionamiento hemos explicado con anterioridad.

En el caso de que en el modelo existan celdas que hayamos definido como de cota constante a través de la opción, dichas celdas adquieren el valor que les asignemos como piezometría inicial y mantendrán este valor a lo largo de la simulación, cualesquiera que sean las circunstancias que rodeen al modelo.

que sean las circunstancias que rodeen al modelo. 5.3.3. Sondeos y valores observados. 40 Gobierno del

5.3.3. Sondeos y valores observados.

40

Gobierno del principado de Asturias

sean las circunstancias que rodeen al modelo. 5.3.3. Sondeos y valores observados. 40 Gobierno del principado
Como vimos en el epígrafe 4.3 correspondiente a la calibración del modelo, a través de

Como vimos en el epígrafe 4.3 correspondiente a la calibración del modelo, a través de la opción Parameters–>Boreholes and Observations podemos introducir los sondeos y puntos de control de que disponemos y para cada uno de ellos, las observaciones realizadas bien correspondientes a niveles (Head) o a descensos respecto del valor inicial (Drawdown).

5.3.4. Conductividad hidráulica horizontal.

A través de la opción Parameters–>Horizontal Hydraulic Conductivity introducimos el valor de la conductividad hidráulica vertical que corresponde a cada celda del modelo. El valor que introducimos corresponde al de la conductividad en sentido del eje x. Este valor es utilizado por MODFLOW para el cálculo de la transmisividad en el sentido del eje x, cuando así lo hemos indicado en la definición de las capas del modelo. MODFLOW calcula la transmisividad en el sentido del eje y a partir del factor de anisotropía que en su momento asignamos a la capa.

En algunas pantallas de introducción de datos veremos que junto con el campo correspondiente al parámetro cuyo valor estamos asignando aparece un campo etiquetado como Parameter Number. Este es un valor opcional que va asociado al programa de calibración PEST que no es objeto de este curso y que por tanto dejaremos en blanco.

5.3.5. Conductividad hidráulica vertical.

MODFLOW utiliza la conductividad hidráulica vertical para el cálculo del flujo en modelos tridimensionales y en el caso de modelos cuasitridimensionales, para calcular la filtración o goteo (Leakage) que se produce entre dos capas contiguas, si así se lo hemos indicado en la definición de la capa.

Por regla general, habida cuenta de la génesis que ha dado lugar a las capas modelizadas, generalmente de origen sedimentario, la conductividad hidráulica vertical suele ser menor que la horizontal y puede tener valores entre 5 y 10 veces menor que esta. Como todos los datos del modelo, si este valor va a ser utilizado, debemos medirlo con precisión si queremos obtener resultados que se ajusten a la realidad.

La introducción de datos se efectúa a través de la opción Parameters–>Vertical Hydraulic Conductivity.

opción Parameters–>Vertical Hydraulic Conductivity . 5.3.6. Almacenamiento específico. El almacenamiento

5.3.6. Almacenamiento específico.

El almacenamiento específico se utiliza, por definición, exclusivamente en modelos en régimen transitorio y afecta a capas que estén saturadas en todo su espesor. MODFLOW calcula el coeficiente de almacenamiento a partir de este valor, si así se lo hemos indicado en la definición de capas del modelo.

41

Gobierno del principado de Asturias

de este valor, si así se lo hemos indicado en la definición de capas del modelo.
La introducción de este dato se realiza a través de la opción Parameters–>Specific Storage 5.3.7.

La introducción de este dato se realiza a través de la opción Parameters–>Specific Storage

5.3.7. Transmisividad.

Cuando en la definición de capas del modelo indicamos que deseamos introducir el dato de la transmisividad directamente, MODFLOW lee los valores introducidos a través de la opción Parameters–>Transmisivity. El valor introducido en las celdas corresponde a la transmisividad según el eje x. MODFLOW calcula la transmisividad según el eje y multiplicando los valores aquí introducidos por el factor de anisotropía correspondiente a cada capa.

5.3.8. Filtración.

Los datos introducidos a través de la opción Parameters–>Vertical Leakance son utilizados por MODFLOW cuando en la definición de capas del modelo indicamos que deseamos introducir el valor de la filtración entre capas directamente. Ante la dificultad de obtener estimaciones fiables de este valor, suele ser más frecuente efectuar el cálculo a partir de la conductividad hidráulica vertical de las capas afectadas.

En relación con el goteo entre dos capas, podemos analizar las siguientes situaciones características (k representa la conductividad hidráulica vertical de cada capa y e su espesor):

a) Goteo entre dos capas contiguas de unidades hidrogeológicas distintas

dos capas contiguas de unidades hidrogeológicas distintas b) Goteo entre dos capas contiguas de la misma

b) Goteo entre dos capas contiguas de la misma unidad hidrogeológica.

dos capas contiguas de la misma unidad hidrogeológica. c) Goteo entre las dos capas extremas de

c) Goteo entre las dos capas extremas de un paquete de tres capas.

entre las dos capas extremas de un paquete de tres capas. d) Goteo entre dos capas
entre las dos capas extremas de un paquete de tres capas. d) Goteo entre dos capas

d) Goteo entre dos capas extremas de un paquete de tres capas en el cual la intermedia tiene una conductividad hidráulica considerablemente inferior (dos órdenes de magnitud) que la correspondiente a las capas que separa.

42

Gobierno del principado de Asturias

inferior (dos órdenes de magnitud) que la correspondiente a las capas que separa. 42 Gobierno del
5.3.9. Coeficiente de almacenamiento. Cuando en la definición de capas del modelo indicamos que deseamos
5.3.9. Coeficiente de almacenamiento. Cuando en la definición de capas del modelo indicamos que deseamos

5.3.9. Coeficiente de almacenamiento.

Cuando en la definición de capas del modelo indicamos que deseamos introducir el dato del coeficiente de almacenamiento directamente, MODFLOW lee los valores introducidos a través de la opción Parameters–>Storage Coefficient. El coeficiente de almacenamiento se utiliza, por definición, exclusivamente en modelos en régimen transitorio y afecta a capas que estén saturadas en todo su espesor.

5.3.10. Porosidad efectiva.

La porosidad efectiva se introduce a través de la opción Parameters–>Effective Porosity.

5.3.11. Rendimiento específico.

Al igual que en el caso del almacenamiento específico y del coeficiente de almacenamiento, el rendimiento específico es un parámetro que sólo tiene sentido cuando estudiamos un régimen transitorio. Este concepto es el equivalente para los acuíferos libres del almacenamiento en acuíferos confinados: mide el agua que una determinada columna del acuífero de sección unitaria es capaz de ceder o absorber al variar la piezometría la unidad. El rendimiento específico es un valor que en magnitud es menor o igual que la porosidad eficaz. Suele asociársele confusamente el valor de la porosidad eficaz sin más, cuando en realidad y para determinados tipos de acuíferos puede llegar a ser considerablemente inferior. El agua que cede un acuífero libre al variar la piezometría procede de los poros y coincide con su agua gravífica, aquella que somos capaces de drenar por gravedad. En acuíferos constituidos por arenas limpias de granulometría gruesa, prácticamente la totalidad del agua de los poros es drenable por gravedad, en cuyo caso el rendimiento específico coincidiría con la porosidad eficaz. Sin embargo, en materiales arcillosos y limosos o en arenas sucias o de granulometría muy fina, una parte significativa del agua de los poros no es drenable por gravedad, en cuyo caso el rendimiento específico adquiere un valor menor que el de la porosidad eficaz.

Los datos para esta magnitud se introducen a través de la opción Parameters– >Specific Yield.

a través de la opción Parameters– >Specific Yield . 5.4. Introducción de los datos de explotación.

5.4. Introducción de los datos de explotación.

43

Gobierno del principado de Asturias

>Specific Yield . 5.4. Introducción de los datos de explotación. 43 Gobierno del principado de Asturias
MODFLOW permite simular varias condiciones de explotación a los que puede verse sometido nuestro acuífero.

MODFLOW permite simular varias condiciones de explotación a los que puede verse sometido nuestro acuífero. Para ello incorpora una serie de comportamientos (pozos,

ríos, drenes, recarga,

Hablamos de comportamientos porque cada uno de ellos, con independencia del nombre que arbitrariamente tienen asignados en el programa, permite simular todos aquellos fenómenos físicos de la naturaleza que se comportan igual que el comportamiento que estemos analizando en cada caso. Por ejemplo, el comportamiento recarga permite simular el fenómeno de infiltración de agua de lluvia, expresado como volumen de agua que se incorpora al acuífero por unidad de superficie y por unidad de tiempo. Pero este mismo comportamiento permite simular también el retorno de agua de riego, la infiltración incorporada al acuífero a través de balsas de recarga, etc., porque todos estos fenómenos se traducen en definitiva en una incorporación de un determinado volumen de agua por unidad de superficie y por unidad de tiempo, que es en definitiva lo que permite modelizar el comportamiento recarga.

)a

través de los cuales realizar dichas simulaciones.

El procedimiento de asignación de valores a celdas para cada uno de los comportamientos que veremos a continuación sigue las mismas pautas que las vistas

para la asignación de valores hidrogeológicos: en la pantalla de asignación de valores

a celdas, se selecciona la celda a la que queremos asignar un valor pulsando sobre

ella el botón izquierdo del ratón y se activa la ventana de asignación de valores pulsando el botón derecho del ratón. Como ya hemos comentado anteriormente, en los casos en los que en la ventana de asignación de valores aparezca el campo Parameter Number, prescindiremos de asignarle valor alguno, al corresponder a información del programa PEST.

La primera vez que asignamos valores a un determinado comportamiento aparece la pantalla de asignación de valores a celda habitual. Si en un instante posterior activamos un determinado comportamiento al que con anterioridad asignamos valores, el programa muestra una ventana de diálogo intermedia con dos opciones:

Editar (Edit) y Desactivar (Deactivate). Si seleccionamos la primera de las opciones (Editar), el programa permite continuar con la edición de valores de celdas habitual. Si, por el contrario, seleccionamos la segunda opción (Desactivar), el programa desactiva el comportamiento seleccionado: aunque los datos previamente asignados no se pierden, el modelo no contempla este comportamiento a efectos de la modelización, es como si los datos no se hubieran asignado, pero con la ventaja de que si posteriormente queremos considerar el comportamiento de nuevo a efectos de la modelización los datos previamente asignados permanecen almacenados.

los datos previamente asignados permanecen almacenados. 5.4.1. Modelización de pozos. La modelización de pozos se

5.4.1. Modelización de pozos.

La modelización de pozos se realiza a través de la opción Models–>MODFLOW–>Well

Si en una determinada celda existe un pozo, bien sea de explotación o de recarga, es

preciso asignar a la misma el caudal que se bombea o se inyecta en ella. Los caudales que se incorporan al acuífero tienen, por convención, el signo positivo, mientras que

los caudales que se extraen del acuífero tienen el signo negativo. Si en una determinada celda hubiera varios pozos de los que se extrae o a través de los que se inyecta agua, se asignaría a la celda la suma algebráica de caudales que le

44

Gobierno del principado de Asturias

se inyecta agua, se asignaría a la celda la suma algebráica de caudales que le 44
corresponda. En la modelización de pozos MODFLOW supone que los pozos son totalmente penetrantes en

corresponda. En la modelización de pozos MODFLOW supone que los pozos son totalmente penetrantes en la capa en la que son modelizados

Puede darse la circunstancia de que el pozo físico que queremos modelizar atraviese varias capas de nuestro modelo. En este caso, es preciso asignar a cada capa atravesada el caudal que de ella se extrae o que a ella se incorpora procedente de nuestro pozo, en los casos en los que ello sea posible por disponer el pozo de ranurado enfrentado a dicha capa. Ello se realiza modelizando el pozo real por tantos pozos como capas atravesemos, de tal forma que en una determinada posición de coordenadas (x,y) existirán pozos simulados en cada una de las capas y para esas mismas coordenadas. En cuanto al caudal que se asigna a cada capa, se parte de la premisa de que la suma de todos ellos se debe corresponder al caudal bombeado o inyectado desde nuestro pozo. El caudal se asigna introduciendo su valor, en las unidades en las que estemos trabajando, en el campo Recharge Rate of the Well

La asignación de caudales unitarios a los pozos de cada capa se efectúa suponiendo una distribución proporcional a la transmisividad de cada capa, esto es:

proporcional a la transmisividad de cada capa, esto es: El comportamiento pozo puede utilizarse para simular

El comportamiento pozo puede utilizarse para simular los intercambios de caudales que se producen entre nuestro acuífero y los sistemas hidrogeológicos limítrofes, cuando se conocen los caudales intercambiados. En estos casos, se dispone a lo largo de las celdas situadas en la línea de contacto de ambos sistemas una batería de pozos cuyos caudales totalizados dan cuenta del caudal intercambiado entre los dos acuíferos. La manera de distribuir el caudal total entre cada pozo es discrecional, siendo habitual hacer una distribución proporcional al espacio ocupado por cada celda de contacto.

5.4.2. Modelización de la recarga.

Cualquier sistema de la naturaleza que se manifieste como la incorporación de un determinado volumen de agua por unidad de superficie y por unidad de tiempo puede ser modelizado mediante el comportamiento recarga. Entre estos sistemas se encuentran: la infiltración de agua de lluvia, los lixiviados procedentes de un vertedero, el retorno de agua de riego, la infiltración producida a partir de balsas de recarga.

la infiltración producida a partir de balsas de recarga. La introducción de datos para este caso

La introducción de datos para este caso se realiza a través de la opción Models– >MODFLOW–>Recharge. Al activar la asignación de valores de celda por el procedimiento habitual, aparece una ventana de diálogo con dos cuerpos: en la parte superior aparecen los campos de asignación de valores y en la parte inferior una serie de opciones a efectos de incorporación de la recarga (Recharge Options), que comentaremos a continuación:

45

Gobierno del principado de Asturias

de la recarga ( Recharge Options ), que comentaremos a continuación: 45 Gobierno del principado de
a) La recarga se aplica exclusivamente a la capa superior ( Recharge is only applied

a) La recarga se aplica exclusivamente a la capa superior (Recharge is only applied to the top grid layer).

Mediante esta opción, el valor que asignemos a la recarga en cada celda de coordenadas (x,y) se supone que se incorpora exclusivamente a la celda que ocupa esas coordenadas perteneciente a la primera capa o superior, y ello para todas las celdas del modelo. La cuantía de la recarga se introduce en el campo Recharge Flux expresada en forma de volumen por unidad de superficie y tiempo (las aparentes unidades de velocidad que aparecen en dicho campo provienen de esta circunstancia). El campo Layer Indicator aparece desactivado.

b) La recarga se distribuye verticalmente en función de lo que indique el campo IRCH (Vertical distribution of recharge is specifief in IRCH)

En determinadas circunstancias, puede que la recarga no se incorpore a la capa superior, sino a una cualquiera de las que constituyen nuestro modelo. Supongamos por ejemplo el caso de un vertedero que ocupa parte de las celdas de la capa primera y a través del cual se produce un lixiviado que se incorpora a la capa segunda. Fuera del área ocupada por el vertedero, la infiltración del agua de lluvia se incorporaría a la primera capa. MODFLOW permite simular este comportamiento mediante esta opción: en las celdas ocupadas por el vertedero asignamos la tasa correspondiente al lixiviado en el campo Recharge Flux y en el campo Layer Indicator (IRCH) pondríamos el valor 2, para indicar que este lixiviado se incorpora a la capa 2; en las celdas externas al vertedero, asignamos la tasa de recarga de agua de lluvia en el campo Recharge Flux y en el campo Layer Indicator (IRCH) pondríamos el valor 1, para indicar que esta recarga se incorpora a la capa 1.

c) La recarga se aplica a la primera celda activa que se encuentra en sentido vertical (Recharge is applied to the first active cell).

vertical ( Recharge is applied to the first active cell ). Pudiera ocurrir que en una

Pudiera ocurrir que en una determinada capa, por ejemplo la primera, para las coordenadas (x,y) no hubiera ninguna celda activa, es decir, a esa celda le habríamos asignado con anterioridad el valor 0 a través de la opción Grid–>Boundary Condition –>IBOUND, mientras que progresando en sentido vertical pudieran existir celdas activas en capas inferiores. En estos casos, y una vez seleccionada esta opción, el programa indaga en sentido vertical, desde arriba hacia abajo, empezando por la capa 1, cual es la capa en la que se encuentra la primera celda activa para unas determinadas coordenadas (x,y) y asigna el valor de la recarga especificada en el campo Recharge Flux a la celda de coordenadas (x,y) de dicha capa. Esta opción es la más frecuentemente utilizada para simular la recarga procedente de la infiltración de agua de lluvia, pues es el propio programa el que se encarga de identificar en qué capa se asigna el valor de recarga que hayamos especificado.

46

Gobierno del principado de Asturias

de identificar en qué capa se asigna el valor de recarga que hayamos especificado. 46 Gobierno
5.4.3. Modelización de la evapotranspiración. Como consecuencia de la acción del viento, del soleamiento y

5.4.3. Modelización de la evapotranspiración.

Como consecuencia de la acción del viento, del soleamiento y del efecto de transpiración de las plantas, especialmente las freatofitas, parte del agua existente en el acuífero puede ser emitido a la atmósfera a través del fenómeno conocido como evapotranspiración. El fenómeno es más acusado cuanto más superficial es el acuífero, y decrece con la profundidad de tal forma que a partir de cierta profundidad límite, a la que llamaremos profundidad de cese de la evapotranspiración, el fenómeno desaparece. Cuando el nivel freático está a flor de la superficie del terreno la evapotranspiración es máxima. MODFLOW presupone que entre estas dos profundidades, la superficie del terreno y la superficie de cese, la tasa de evapotranspiración varía linealmente con la profundidad desde su valor máximo hasta su valor cero.

Habitualmente, la profundidad de cese se encuentra a profundidades entre 1.5 y 2.5 metros, dependiendo del tipo de materiales que constituyan el acuífero, la cobertura vegetal, la exposición a los efectos del sol y viento, etc.

La introducción de datos para este caso se realiza a través de la opción Models– >MODFLOW–>Evapotranspiration. Al activar la asignación de valores de celda para la evapotranspiración, aparece una ventana de diálogo con dos cuerpos: en la parte superior aparecen los campos de asignación de valores y en la parte inferior dos opciones a efectos de consideración de la evapotranspiración (Evapotranspiration Options), que comentaremos a continuación:

a) La evapotranspiración se calcula para las celdas de la capa superior exclusivamente (ET is calculated for cells in the top grid layer)

Esta opción tiene un sentido similar al que consideramos al hablar de la recarga. Al seleccionar esta opción, MODFLOW presupone que la evapotranspiración se produce a partir de las celdas de la primera capa exclusivamente, situación que suele ser la más habitual. En este caso, el campo Layer Indicator (IEVT) permanece desactivado.

el campo Layer Indicator (IEVT) permanece desactivado. En el campo Maximum ET Rate se introduce el

En el campo Maximum ET Rate se introduce el valor de la evapotranspiración máxima que se produce cuando el nivel freático aflora en superficie. Sus unidades corresponden al volumen de agua perdida por unidad de superficie y por unidad de tiempo. En el campo Elevation of the ET Surface se introduce la cota topográfica absoluta que corresponde a la superficie del terreno de la celda en cuestión. En el campo ET Extinction Depth se introduce la profundidad a la que se produce el cese del fenómeno de la evapotranspiración para la celda considerada. Adviértase que se introduce el valor absoluto de la distancia que media entre la superficie del terreno y la superficie de cese, NO la cota topográfica absoluta de dicha superficie de cese.

47

Gobierno del principado de Asturias

superficie de cese, NO la cota topográfica absoluta de dicha superficie de cese. 47 Gobierno del
b) La distribución vertical de la evapotranspiración viene definida por el valor de IEVT (

b) La distribución vertical de la evapotranspiración viene definida por el valor de IEVT (Vertical distribution of evapotransporation is specified in IEVT)

A través de esta opción, MODFLOW permite que las celdas de las que se extrae el agua evapotranspirada pueda provenir de capas distintas de la superior. Supongamos, por ejemplo, el caso de una excavación que eliminara parte de la capa superior y dejara expuesta la segunda capa a los efectos de la evapotranspiración en una zona concreta del área modelizada. En las celdas correspondientes a esta zona indicaríamos esta circunstancia asignando al campo IEVT el número de capa desde la que se pierde el agua, en este caso la 2. En el resto de celdas se pondría como valor del campo IEVT el valor 1. El resto de campos tiene el mismo significado comentado para el caso anterior.

5.4.4. Modelización de ríos.

MODFLOW permite simular el intercambio hidráulico que se produce entre el acuífero y las manifestaciones hidrológicas de superficie, por ejemplo los ríos. Para ello, el programa considera que los ríos pueden simularse como si la sección de su cauce fuera rectangular y en su fondo existiera un depósito de sedimentos de un espesor dado y una conductividad hidráulica conocida. Aunque en la realidad el intercambio de agua río-acuífero se produce a través del fondo y las márgenes del río, MODFLOW presupone que este fenómeno se puede aproximar razonablemente bien concentrando todo este intercambio a través de los sedimentos del fondo. El río discurre en superficie de forma tal que su traza puede atravesar varias celdas. En una celda dada, el transcurrir del río puede ser sinuoso, de forma tal que la longitud del río contenida dentro de la celda puede superar las dimensiones laterales de ésta.

la celda puede superar las dimensiones laterales de ésta. El sentido del flujo del agua que

El sentido del flujo del agua que se intercambia entre el río y el acuífero dependerá de los valores relativos de la cota a la que se encuentre la lámina de agua en el río y de la cota piezométrica del acuífero en la celda considerada: si la lámina de agua del río tiene cota superior a la cota piezométrica del acuífero, el río es perdedor; en caso contrario es ganador. Cuanto mayor sea la diferencia de cotas, tanto mayor será el caudal intercambiado, siempre que exista una conexión hidráulica entre el río y el acuífero. Si el nivel piezométrico del acuífero va descendiendo, esta diferencia de cotas aumenta, de forma tal que el caudal intercambiado se incrementa proporcionalmente, siempre y cuando el nivel piezométrico del acuífero no se encuentre por debajo del lecho del río. En el momento en el que el nivel piezométrico del río alcanza este punto, es decir, cuando coincide con la cota del lecho del río, el caudal que pierde el río a favor del acuífero alcanza su valor máximo, Qmax. Si el nivel piezométrico sigue descendiendo, se produce la desconexión hidráulica entre el río y el acuífero. El río, en este caso, sigue perdiendo agua pero el caudal ya no se incrementa proporcionalmente a la diferencia de cotas sino que se mantiene constante con un valor Qmax.

La cantidad de agua que pierde o gana el río en una celda dada aumenta también proporcionalmente a la anchura del río, a la longitud del río dentro de la celda y a la

48

Gobierno del principado de Asturias

a la anchura del río, a la longitud del río dentro de la celda y a
conductividad hidráulica de los materiales del fondo a través de los que se produce el

conductividad hidráulica de los materiales del fondo a través de los que se produce el flujo de agua. Por otro lado, el caudal intercambiado depende inversamente del espesor de dichos materiales. Podemos expresar estas relaciones en la forma:

materiales. Podemos expresar estas relaciones en la forma: donde Qi es el caudal de agua que

donde Qi es el caudal de agua que entra en el acuífero en la celda i, k es la conductividad hidráulica de los materiales del fondo del río, W es la anchura media del río en la celda, L es la longitud de río contenida en la celda, Hr es la cota de agua del río, Ha la cota piezométrica del acuífero y Hb la cota del lecho del río. Denominamos conductancia ( no confundir con conductividad hidráulica) a:

( no confundir con conductividad hidráulica) a: En el caso de los ríos, este valor de

En el caso de los ríos, este valor de la conductancia puede estimarse a partir de la fórmula anterior. Si quisiéramos obtener una valor de la conductancia más próximo al real, no tendríamos más remedio que proponer un ensayo de campo. Éste podría consistir en lo siguiente: mediante un aforo diferencial entre los puntos de entrada y salida del río a la celda estimamos el valor de Qi intercambiado; medimos el valor medio del nivel piezométrico en la celda, Ha, y el valor medio de la cota de la lámina de agua en el río, Hr. El valor de la conductancia se obtendría entonces mediante la fórmula:

la conductancia se obtendría entonces mediante la fórmula: La introducción de datos para los ríos se

La introducción de datos para los ríos se realiza a través de la opción Models– >MODFLOW–>River. Al editar los datos de una celda aparece la clásica ventana de asignación de datos. En el campo Hydraulic Conductance of the River Bed se introduce el valor de la conductividad hidráulica de los materiales que constituyen el lecho del río. En el campo Head in te River se introduce la cota absoluta correspondiente a la lámina de agua del río. En el campo Elevation of the Riverbed Bottom se introduce el valor de la cota absoluta correspondiente al lecho del río.

valor de la cota absoluta correspondiente al lecho del río. 5.4.5. Modelización de drenes. Los drenes

5.4.5. Modelización de drenes.

Los drenes se utilizan profusamente en ingeniería civil y agricultura, entre otros campos, con el objetivo de reducir los niveles piezométricos en determinadas zonas de interés: para evitar que las raíces de los cultivos se encuentren anegadas, para

49

Gobierno del principado de Asturias

interés: para evitar que las raíces de los cultivos se encuentren anegadas, para 49 Gobierno del
mantener en seco obras de ingeniería (túneles, sótanos de edificaciones), etc. Los drenes son dispositivos

mantener en seco obras de ingeniería (túneles, sótanos de edificaciones), etc. Los drenes son dispositivos de muy variadas formas constructivas cuyo funcionamiento es tal que drenan agua cuando el nivel piezométrico supera la cota a la que se encuentra la boca de entrada al dren (umbral del dren) mientras que permanecen secos cuando el nivel piezométrico permanece por debajo de dicho valor.

Podemos considerar a los drenes como ríos siempre ganadores. Tanto es así que la modelización del comportamiento de determinados ríos se puede y debe hacer a través de esta opción: si suponemos un tramo de río canalizado que atraviesa una ciudad, con un revestimiento de hormigón, por ejemplo, está claro que su comportamiento dista mucho de ser como el considerado en el apartado 5.4.4, pues aunque el nivel freático se encontrara por debajo de la cota de agua del río éste no perdería agua. En este caso, el comportamiento de MODFLOW que mejor simularía este tramo de río corresponde al comportamiento dren.

MODFLOW presupone que el caudal de agua que circula por el dren es proporcional a una magnitud que denominaremos conductancia, y que tiene un significado análogo al estudiado en el epígrafe anterior, y a la diferencia de cotas que exista entre el acuífero y el umbral del dren, esto es:

que exista entre el acuífero y el umbral del dren, esto es: siendo Hd la cota

siendo Hd la cota umbral del dren y Ha la cota piezométrica del acuífero en la celda donde se sitúa el dren.

A diferencia de lo que ocurre con los ríos, en los que el término de conductancia puede estimarse a partir de la longitud del tramo de río que discurre por la celda, la anchura del río, el espesor de los sedimentos del fondo y de la conductancia hidráulica de los mismos, las variadas formas y tipologías que pueden adoptar los drenes hacen tremendamente dificultosa esta estimación. Por ello, la mejor manera de obtener un valor de la conductancia es mediante un ensayo de campo. En este ensayo se mide el caudal de agua que discurre por un tramo del dren y la cota piezométrica media de la celda en la que éste se encuentra. Como la cota umbral del dren es un dato constructivo conocido, la conductancia vendría dada por la expresión:

conocido, la conductancia vendría dada por la expresión: La introducción de datos para los drenes se
conocido, la conductancia vendría dada por la expresión: La introducción de datos para los drenes se

La introducción de datos para los drenes se realiza a través de la opción Models– >MODFLOW–>Drain. Los dos datos que hay que introducir en las celdas en las que existe un dren son el valor de la conductancia, que se introduce en el campo Drain Hydraulic Conductance, y la cota topográfica absoluta de lo que hemos denominado umbral del dren, que se introduce en el campo Elevation of the Drain.

50

Gobierno del principado de Asturias

denominado umbral del dren, que se introduce en el campo Elevation of the Drain . 50
Aparte de simular drenes convencionales, a través de este comportamiento se pueden simular, como ya

Aparte de simular drenes convencionales, a través de este comportamiento se pueden simular, como ya hemos visto, tramos de río impermeables pero también manantiales, dado que su funcionamiento responde perfectamente al que MODFLOW presupone a este comportamiento. Por otra parte, mediante una batería de drenes se pueden simular igualmente surgencias en general, humedales (siempre que su comportamiento se pueda acomodar al enunciado) y zonas difusas de exudacón.

5.4.6. Modelización de condiciones de contorno dependientes de la piezometría

A través de la opción Models–>MODFLOW–>General Head Boundary podemos

simular condiciones de contorno que dependan de la piezometría. El caudal que circula a través de una celda a la que se asigne este comportamiento viene dada por la expresión

se asigne este comportamiento viene dada por la expresión Siendo COND una constante denominada conductancia, cuyo

Siendo COND una constante denominada conductancia, cuyo significado ya conocemos, Hb la carga hidráulica en la celda de borde y Ha la cota piezométrica en el acuífero. Con este comportamiento se pueden simular condiciones de cota constante sin más que asignar a la conductancia un valor muy elevado. Si el régimen

es transitorio, de un periodo de explotación a otro pueden variar los valores de los

parámetros asignados, con lo que asignando a la conductancia un valor muy elevado podríamos simular el caso de celdas de cota constante cuyo valor de cota puede variar de unos períodos a otros.

Para la asignación de valores a las celdas donde se de este comportamiento tan sólo debemos introducir el valor de la conductancia en el campo GHB Hydraulic Conductance y el valor de la carga hidráulica en la celda de borde en el campo Head on the Boundary.

5.5. Ejecución del modelo.

Los comportamientos que hemos analizado en el epígrafe anterior son los que configuran el programa nativo MODFLOW y que son soportados por la mayor parte de las versiones ejecutables del MODFLOW existentes. El resto de comportamientos, que tendremos oportunidad de revisar más adelante, corresponden a opciones que o bien han sido incorporadas con posterioridad o que sólo pueden encontrarse en determinadas versiones ejecutables.

pueden encontrarse en determinadas versiones ejecutables. Una vez introducidos los datos enumerados en los epígrafes

Una vez introducidos los datos enumerados en los epígrafes vistos hasta ahora, estamos en disposición de ejecutar el modelo. Lo primero que debemos hacer es fijar los parámetros que controlan las salidas ofrecidas por el programa. Esto se realiza a través de la opción Models–>MODFLOW–>Output Control. Al seleccionarla, aparece una ventana de diálogo dividida en tres cuerpos.

51

Gobierno del principado de Asturias

. Al seleccionarla, aparece una ventana de diálogo dividida en tres cuerpos. 51 Gobierno del principado
En el primer cuerpo se pueden seleccionar las opciones del programa que saldrán impresas como

En el primer cuerpo se pueden seleccionar las opciones del programa que saldrán impresas como parte de los resultados, de las cuales a nosotros las únicas que nos interesan por ahora son las correspondientes a la piezometría (Hydraulic Heads), descensos (Drawdowns) entendidos como la diferencia entre la piezometría inicial y la final para cada periodo de explotación, el flujo analizado celda a celda (Cell-by- cell Flow Terms) que se utiliza para el estudio del balance hídrico, y por último una opción para reproducir un eco de los datos de entrada introducidos (Echo Print of Input Values). Marcando la casilla correspondiente, MODFLOW genera los ficheros de las opciones así marcadas tras la ejecución del programa.

En el segundo cuerpo de la ventana de diálogo se introduce el criterio para la frecuencia con la que queremos obtener los resultados del programa. En virtud de los valores que introduzcamos en estos campos, MODFLOW selecciona los intervalos de tiempo en los que posteriormente podremos analizar resultados. En el campo Periodo de Explotación (Stress Period) seleccionamos la frecuencia con la que se muestrean los periodos de explotación modelizados para obtener resultados interpretables: si en este campo introducimos 1, MODFLOW leerá y pondrá a nuestra disposición los resultados para todos los periodos de explotación simulados; si introducimos un 2, mostrará los resultados para uno de cada dos periodos de explotación, y así sucesivamente.

En el campo Intervalos de Tiempo (Time Step) seleccionamos la frecuencia con la que se muestrean los intervalos de simulación modelizados de cada periodo anteriormente elegido para obtener resultados interpretables: la operativa es idéntica a la explicada para los periodos de explotación. Si en este campo introducimos un 1, MODFLOW leerá y pondrá a nuestra disposición los resultados para todos los intervalos de simulación de aquellos periodos de explotación previamente elegidos en base al criterio anterior; si introducimos un 2, mostrará los resultados para uno de cada dos intervalos de simulación de los periodos de explotación previamente elegidos, y así sucesivamente. Esta opción permite, en modelos con gran número de periodos de explotación e intervalos de simulación, seleccionar sólo aquellos instantes de más relevancia para nuestro proyecto, evitando el elevado consumo de espacio en disco que conlleva almacenar resultados que no son de nuestro interés.

almacenar resultados que no son de nuestro interés. En el tercero de los cuerpos de la

En el tercero de los cuerpos de la ventana de diálogo se introduce el criterio para identificar celdas que poseen una piezometría singular, esencialmente las celdas en las que no existe flujo (For no-flow cells) esto es, aquellas que marcamos como inactivas e las condiciones de contorno (Boundary Condition) y las celdas que a lo largo de la modelización quedan secas (For cells, which went dry), esto es, aquellas en las que la piezometría calculada estaría por debajo del límite inferior de la propia celda. Los valores por defecto suministrados por el programa son -999.99 para las celdas inactivas y 1E+30 para las celdas que se secan. Estos valores permiten identificar rápidamente este tipo de celdas cuando se analizan las matrices de resultados de piezometría suministradas como resultado del cálculo de nuestro modelo y pueden ser utilizados en los programas que interpretan automáticamente estos resultados, bien sean propios o ajenos, con el fin de dar a estas celdas un tratamiento singular.

52

Gobierno del principado de Asturias

sean propios o ajenos, con el fin de dar a estas celdas un tratamiento singular. 52
Una vez elegido el criterio de selección de resultados, tenemos que indicar a MODFLOW qué

Una vez elegido el criterio de selección de resultados, tenemos que indicar a MODFLOW qué técnica de resolución del modelo queremos utilizar, de las cuatro alternativas que ofrece el programa. Esto se realiza a través de la opción Models– >MODFLOW–>Solvers. El sistema de ecuaciones que debe resolverse para obtener la solución a nuestro problema puede ser abordado por diferentes métodos matemáticos, de los cuales lo más significativo desde nuestro punto de vista de usuarios es que alguno de ellos es más rápido encontrando la solución y que, eventualmente, alguno de estos métodos podría no ser capaz de encontrarla por un problema de convergencia.

En la mayor parte de los casos, que un método de cálculo sea más rápido que otro nos resultará indiferente, pues las diferencias en tiempo serán de escasos minutos y, en ocasiones, ni eso. Si consideramos que el coste del tiempo de cálculo en los actuales ordenadores personales es prácticamente nulo, esta diferencia tan sólo tendría significado para modelos altamente complejos, con tiempos requeridos de cálculo muy altos, en los que incluso pequeñas diferencias de tiempo podrían dar lugar a sobrecostes altos, máxime si tenemos en cuenta que en la fase de calibración y análisis de sensibilidad del modelo se pueden llagar a hacer centenas de simulaciones. Al seleccionar uno cualquiera de los métodos de cálculo nos pedirá la siguiente información, variable según el método escogido:

Número máximo de iteraciones (Allowed Iteration Number, Maximum Iterations). Todos los métodos utilizan un procedimiento iterativo para localizar la posible solución. En el mejor de los casos, iteración tras iteración el programa va convergiendo hasta encontrar la solución al problema planteado, con el error que le hayamos indicado. Eventualmente pudiera ocurrir que el método no fuera convergente para nuestro caso concreto. Para evitar que el programa caiga en un bucle sin fin, se fija el número máximo de iteraciones que permitimos ejecutar antes de que el programa de por finalizada la búsqueda, bien por haber encontrado una solución o por haber superado el máximo de iteraciones permitidas. Varía desde pocas centenas para casos simples a varios millares para los modelos más complejos.

Criterio de convergencia (Convergence Criterion, Head Change Closure Criterion). Cuando el máximo valor absoluto de los cambios de piezometría en todas las celdas es menor que el criterio de convergencia impuesto, el programa da por encontrada la solución y finaliza el proceso iterativo. Normalmente se fija en valores comprendidos entre 0.01 y 0.001

se fija en valores comprendidos entre 0.01 y 0.001  Criterio de obtención de salidas impresas

Criterio de obtención de salidas impresas (Printout From the Solver). Permite especificar con qué frecuencia queremos obtener la impresión de los cálculos intermedios realizados durante el proceso de búsqueda de la solución. En determinadas ocasiones permite identificar las causas que originan que un determinado problema no converja.

Criterios varios para acelerar la búsqueda de soluciones. Son parámetros con los que podemos jugar para afinar el proceso de búsqueda de solución y minimizar el tiempo de cálculo, máxime si se han de hacer muchas

53

Gobierno del principado de Asturias

de solución y minimizar el tiempo de cálculo, máxime si se han de hacer muchas 53
ejecuciones durante el proceso de calibración. Muchas veces se pierde más tiempo intentando determinar los

ejecuciones durante el proceso de calibración. Muchas veces se pierde más tiempo intentando determinar los parámetros que optimizan el proceso de cálculo que el que se ahorra una vez encontrados los mismos. Según el proceso de cálculo seleccionado, reciben distintos nombres: Number of Iteration Parameters, Acceleration Parameter, Relaxation-Acceleration

Eventualmente, alguno de los métodos permite indicar

además si el problema a resolver es de tipo lineal o no lineal, con objeto de

aquilatar aún más el proceso de búsqueda de la solución

Parameter,

De todos estos parámetros, los más importantes son los dos primeros: el número máximo de iteraciones permitidas y el criterio de convergencia y son aquellos con los que habitualmente se juega.

Una vez seleccionado el método de cálculo, podemos ejecutar el programa. Para ello seleccionamos la opción Models–>MODFLOW–>Run. Aparece una ventana de diálogo en la que, a través del primer cuerpo, le indicamos al preprocesador PMWIN qué versión de MODFLOW estamos utilizando (Modflow Version) y la ruta del ejecutable correspondiente (Modflow Program). En nuestro caso utilizaremos MODFLOW96 + INTERFACE TO MT3D96 AND LATER y como ejecutable C:\PM5\modflw96\lkmt2\modflow2.exe, suponiendo que hayamos realizado la instalación por defecto aconsejada. En el segundo cuerpo de la ventana de diálogo aparece la lista de ficheros de MODFLOW que genera PMWIN. Si de una ejecución del programa a la siguiente hemos introducido algún cambio en los datos, el propio PMWIN se encarga de regenerar automáticamente los ficheros precisos, por lo que nuestra intervención aquí es innecesaria. En el tercer cuerpo de la ventana de diálogo aparecen diversas opciones que podemos seleccionar:

Regeneración de todos los ficheros de datos de MODFLOW (Regenerate all input files for MODFLOW). Permite la regeneración de todos los ficheros de datos de MODFLOW hayamos o no introducido modificaciones en los datos a través de las opciones de PMWIN. Es una opción útil cuando por diversas circunstancias (por ejemplo, un corte de luz) se ha producido una corrupción de los ficheros requeridos por MODFLOW.

Chequeo de los datos del modelo (Check the model data). Esta interesante opción permite que PMWIN chequee la coherencia de los datos introducidos en el modelo, al menos la de aquellos para los que el preprocesador dispone de algún criterio, por ejemplo, que la cota topográfica de la base de una celda no sea superior a la cota topográfica de su techo. Si se encuentran errores en este proceso, PMWIN los recoge en el fichero CHECK.LST

en este proceso, PMWIN los recoge en el fichero CHECK.LST  Generar sólo los ficheros de

Generar sólo los ficheros de datos, sin ejecutar MODFLOW (Generate input files only, don’t start MODFLOW). Permite postponer la ejecución de MODFLOW a un instante posterior o bien generar los datos que MODFLOW requiere en un determinado ordenador y ejecutar MODFLOW a partir de ellos en otro ordenador diferente, por ejemplo uno de mayor capacidad o potencia de cálculo.

54

Gobierno del principado de Asturias

ordenador diferente, por ejemplo uno de mayor capacidad o potencia de cálculo. 54 Gobierno del principado
 No generar los ficheros para MODPTH ( Don’t generate MODPATH files anyway ). Se

No generar los ficheros para MODPTH (Don’t generate MODPATH files anyway). Se desactiva la creación de ficheros requeridos para el programa MODPATH.

Una vez completados los datos de esta pantalla, ejecutamos MODFLOW pulsando el botón OK. Aparece a continuación una ventana MSDOS indicando la secuencia de iteraciones consumidas en el proceso de cálculo y notificándonos la localización del fichero OUTPUT.DAT que contiene información sobre el mismo. Nuestra principal preocupación en este punto es verificar que el número de iteraciones consumidas en el proceso de cálculo sea menor que el máximo que le hayamos indicado. Si el programa alcanza las iteraciones máximas autorizadas, finaliza sin dar mayores indicaciones de la causa.

Si esto ocurre puede ser debido a dos circunstancias: o bien el programa requiere más iteraciones para hallar la solución que el máximo que le hemos indicado o bien el proceso es no convergente. En el primer caso, solucionaríamos el problema incrementando el número de iteraciones máximas permitidas haciendo, por tanto, que el programa dedique mayor tiempo de cálculo a la búsqueda de la solución. En el caso de que el proceso sea no convergente con el método de cálculo seleccionado, el problema se soluciona generalmente optando por uno cualquiera de los otros métodos disponibles.

Si con cualquiera de dichos métodos el proceso sigue sin converger, es prácticamente seguro que tenemos algún tipo de datos incorrectos o con valores incoherentes, por ejemplo, parámetros hidrogeológicos que no se correspondan con la realidad y ostensiblemente fuera de rango. Un caso habitual en el que se presenta este problema de no convergencia es cuando por la conformación geométrica de las celdas, en el proceso de cálculo descienden los niveles y dejan bolsas aisladas sin conexión hidráulica entre sí. MODFLOW es incapaz de manejar esta circunstancia, por lo que debemos localizar las zonas en las que se produce este hecho y eliminarlas del modelo. La no convergencia puede darse también cuando, teniendo todos los datos correctamente introducidos, el sistema a modelizar es extremadamente complejo. Esta circunstancia es altamente infrecuente, por lo que en caso de no convergencia deberemos descartar siempre y en primer lugar un error en la introducción de datos

deberemos descartar siempre y en primer lugar un error en la introducción de datos 55 Gobierno

55

Gobierno del principado de Asturias

deberemos descartar siempre y en primer lugar un error en la introducción de datos 55 Gobierno
6. INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS. El resultado de una ejecución de MODFLOW es una matriz de

6. INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS.

El resultado de una ejecución de MODFLOW es una matriz de valores de piezometría para cada una de las capas que constituyen el modelo cada una de ellas con tantas filas y columnas como tenga nuestro modelo. La piezometría que se obtiene es la que correspondería al centro de cada celda. A las celdas inactivas y a las que eventualmente se sequen se les asigna el valor que hayamos especificado, habitualmente -999.99 y 1E+30, respectivamente. Es importante advertir que si deseamos conocer la piezometría en un punto intermedio del modelo que no corresponda al centro de una celda, deberemos obtener el valor a mano o mediante un programa auxiliar que interpole para ese punto la piezometría a partir de la piezometría de celdas limítrofes. El programa SURFER, orientado al curvado de datos distribuidos geográficamente, es utilizado con este fin y el propio PMWIN dispone de un interfaz directo con este programa.

Las opciones incorporadas en PMWIN permitir realizar directamente las siguientes operaciones:

a) Obtener para cada capa y para cada celda de una capa el valor de la piezometría correspondiente al centro de la celda y crear a partir de estos valores las curvas isopiezas o isodescensos correspondientes.

b) Establecer para la totalidad del modelo o para una parte de él un balance hídrico que ponga de manifiesto la procedencia y destino del agua que circula por el modelo.

c) Representar gráficamente la evolución a lo largo del tiempo de la piezometría o de los descensos en una serie de puntos determinados del modelo.

6.1. Obtención y curvado de la piezometría.

Para obtener y curvar la piezometría se debe seleccionar la opción de menú Tools– >Presentation. Al seleccionar esta opción aparece la matriz de asignación de datos de PMWIN. El procedimiento para leer los resultados obtenidos por MODFLOW e incorporarlos a las celdas correspondientes es el siguiente:

a) Nos situamos en la capa cuyos datos queremos obtener pulsando las teclas de avance y retroceso de página del teclado numérico.

de avance y retroceso de página del teclado numérico. b) Seleccionamos la opción de menú Value–>Results

b) Seleccionamos la opción de menú Value–>Results Extractor. Aparece una ventana de diálogo con la pestaña MODFLOW seleccionada por defecto. En el campo Tipo de Resultado (Result Type) seleccionamos el valor a representar: Piezometría (Hydraulic Head) o descensos (Drawdown). En los campos Periodo de Explotación (Stress Period) e Intervalo de Tiempo (Time Step) seleccionamos el instante para el que deseamos obtener los

56

Gobierno del principado de Asturias

de Tiempo ( Time Step ) seleccionamos el instante para el que deseamos obtener los 56
resultados. En el campo Capa ( Layer ) introducimos el número de capa para el

resultados. En el campo Capa (Layer) introducimos el número de capa para el que queremos obtener los resultados. Pulsamos el botón Leer (Read). PMWIN lee los resultados generados por MODFLOW y puebla la matriz que aparece en pantalla con los mismos.

c)

Transladamos los valores de esta matriz a la capa de nuestro modelo pulsando el botón Aplicar (Apply) y cerramos la ventana de diálogo. Si ahora nos situamos en cualquiera de las celdas del modelo, veremos que en ellas se ha cargado el valor de la piezometría calculada por MODFLOW.

a)

Para obtener las líneas isopiezas a partir de la información previamente cargada en los pasos anteriores, se procede de la siguiente manera:

d)

En la pantalla utilizada en los pasos a), b) y c) seleccionamos la opción de menu Options–>Environment.

e)

Aparece una ventana de diálogo con tres pestañas. De éstas, seleccionamos la correspondiente a las curvas de nivel (Contours). Aparecen una serie de opciones activables que nos permiten personalizar la presentación del curvado. Las dos primera opciones (Visible, Display contour lines) permiten mostrar las líneas isopiezas y el texto asociado a ellas y hacerlas visibles en pantalla La tercera opción (Fill contours) permite rellenar los espacios comprendidos entre las distintas isolíneas mediante una trama de color que podremos hacer variar de manera uniforme entre dos colores determinados a los que asignaremos los valores extremos de la piezometría representada. El propio programa se encargará de asignar a los valores intermedios el color que le corresponda dentro de la escala seleccionada. La cuarta opción (Orient labels uphill) permite seleccionar la posición en que se mostrará el texto asociado a cada isolínea. Por último, la quinta opción (Ignore inactive cells) permite eliminar de la representación las celdas inactivas del modelo.

f)

El cuerpo intermedio de la ventana de diálogo permite:

Fijar los valores entre los que se representarán las curvas de nivel. Para ello pulsamos la cabecera de la columna Nivel (Level). Aparece una ventana de diálogo a través de cuyos campos podemos fijar la cota mínima y máxima de representación (Minimum, Maximum), así como la separación a considerar entre cada dos isolíneas (Interval).

a considerar entre cada dos isolíneas ( Interval ).  Seleccionar el color o colores con

Seleccionar el color o colores con los que se representarán las curvas de nivel. Pulsando la cabecera de la columna Linea (Line) aparece una ventana de diálogo a través de la que podemos asignar los colores asociados a cada uno de los valores extremos seleccionados en el apartado anterior. Cualquier valor comprendido entre ellos tendrá asignado un color intermedio a los seleccionados de la escala que genera automáticamente el programa.

57

Gobierno del principado de Asturias

a los seleccionados de la escala que genera automáticamente el programa. 57 Gobierno del principado de
 Seleccionar los colores con los que se rellenará el espacio comprendido entre las distintas

Seleccionar los colores con los que se rellenará el espacio comprendido entre las distintas isolíneas. La mecánica de trabajo es idéntica a la enunciada en el epígrafe anterior.

Seleccionar con qué frecuencia queremos rotular las isolíneas dibujadas. Al pulsar la cabecera de la columna Etiqueta (Label) aparece una ventana de diálogo que nos permite indicar cuál será la primera isolínea etiquetada (First label contour line) y a partir de ella, con qué frecuencia queremos rotular el resto de isolíneas (Label line frequency)

A través de las últimas dos columnas podemos fijar el tamaño del texto utilizado en la rotulación (Label Height) y la separación entre dos etiquetas consecutivas (Label Spacing)

6.2. Balance hídrico.

Para obtener el balance hídrico se debe seleccionar la opción de menú Tools–>Water Budget. A través de esta opción, MODFLOW ofrece la posibilidad de obtener para un determinado periodo de explotación y para un determinado intervalo de tiempo del mismo, el balance hídrico del modelo o de una porción de él. El procedimiento es el siguiente:

a) Tras seleccionar la opción Tools–>Water Budget, aparece una ventana de diálogo en la que debemos especificar el instante para el cual queremos obtener el balance hídrico fijando el periodo de explotación (Stress Period) y el subintervalo del mismo (Time Step).

b) Si además del balance total deseamos conocer el balance para subzonas del modelo, pulsamos el botón Zonas (Zones). Aparece la pantalla de asignación de valores a celdas. PMWIN identifica cada zona del modelo de la que queremos obtener su balance mediante un número. Todas las celdas que tengan asignado el mismo número pertenecen a la misma zona. Una determinada zona puede comprender celdas pertenecientes a distintas capas e incluso, lo que es menos habitual, las celdas de una misma zona pueden definir regiones no conexas. El código de identificación de zona es un número secuencial que se asigna comenzando por 1. Tras definir las zonas de nuestro interés, salimos de esta pantalla salvando los datos.

interés, salimos de esta pantalla salvando los datos. c) Para ejecutar el cálculo del balance, se

c) Para ejecutar el cálculo del balance, se pulsa el botón OK. PMWIN genera un fichero denominado WATERBDG.DAT en el mismo directorio en el que tenemos el resto de datos del modelo. Este fichero se puede visualizar inmediatamente después del cálculo pulsando la tecla INTRO o podemos editarlo con posterioridad utilizando cualquier editor de textos. El balance aparece recogido en forma de varias matrices de estructura idéntica. Para cada zona de interés y para cada capa de esa zona figura una de estas

58

Gobierno del principado de Asturias

Para cada zona de interés y para cada capa de esa zona figura una de estas
matrices. Además se genera otra matriz para el conjunto del modelo. La estructura de estas

matrices. Además se genera otra matriz para el conjunto del modelo. La estructura de estas matrices es la siguiente:

La primera columna contiene la descripción de los términos del balance considerados. El modelo contempla las entradas y salidas de agua al sistema procedentes de las siguientes fuentes: el almacenamiento (Storage); las celdas de cota constante (Constant Head); el intercambio horizontal con las celdas limítrofes a la zona de su misma capa (Horiz. Exchange); el intercambio vertical con las celdas limítrofes a la zona de la capa superior (Exchange Upper) e inferior (Exchange Lower); los pozos (Wells); los drenes (Drains); la recarga (Recharge); la evapotranspiración (ET); la conexión hidráulica con los ríos, en las dos opciones en que estos se pueden simular ( River Leakage, Stream Leakage); los bordes de piezometría variable (Head Dep. Bounds); el agua procedente de la compresibilidad de las capas (Interbed Storage)

En las columnas siguientes aparece el caudal de agua que entra en la zona (IN), la que sale de la zona (OUT) y el balance neto (IN- OUT).

El programa totaliza cada columna en una fila adicional (SUM OF THE LAYER) al pie de cada una de las matrices consideradas. Además, en el caso del balance correspondiente al modelo total (WATER BUDGET OF THE WHOLE MODEL DOMAIN) calcula el error del balance (DISCREPANCY), entendido como la diferencia entre entradas y salidas globales. Este parámetro es de especial significancia puesto que para garantizar la corrección del modelo debe mantenerse por debajo del 1%.

6.3. Representaciones gráficas.

Para obtener representaciones gráficas de evolución de piezometría y descensos se debe seleccionar la opción de menú Tools–>Graphs. El programa permite obtener la evolución temporal tanto de la piezometría (Tools Graphs–>Head-Time) como de los descensos producidos (Tools–>Graphs–>Drawdown-Time). Las representaciones se hacen para los puntos de observación introducidos según lo especificado en los epígrafes 4.3 y 5.3.3. Al seleccionar cualquiera de estas dos opciones se obtiene una pantalla con la siguiente información:

se obtiene una pantalla con la siguiente información:  En la porción derecha de la pantalla

En la porción derecha de la pantalla aparece una sección a través de la que podemos seleccionar los puntos de observación (Boreholes) de los que queremos obtener la gráfica. La primera columna contiene el nombre que hemos asignado a cada uno de estos puntos en el momento de su introducción. Si queremos obtener la gráfica de un punto de observación concreto, marcamos la casilla que le corresponde de la columna Gráfico

59

Gobierno del principado de Asturias

concreto, marcamos la casilla que le corresponde de la columna Gráfico 59 Gobierno del principado de
( Plot ). Podemos representar la gráfica de los distintos puntos de observación con colores

(Plot). Podemos representar la gráfica de los distintos puntos de observación con colores diferentes seleccionando los mismos a través de la columna Color.

La representación gráfica se puede realizar con dos estilos diferentes (Graph Style) para fijar la escala del eje del tiempo: Lineal (Linear) o Semi- logarítmica (Semi-Log)

El gráfico puede contener además dos tipos de datos (Data Types): los observados para cada punto de observación (Observation) y los calculados por el programa (Calculated). De esta manera, el gráfico obtenido se puede utilizar en el proceso de calibración del modelo: si el modelo está adecuadamente calibrado, ambos gráficos deberán coincidir de manera suficientemente razonable. La comparación de ambos tipos de datos se puede realizar también numéricamente pulsando el botón Datos (Data): aparecen en este caso dos tablas conteniendo los valores observados y los calculados por el programa en cada instante. Las diferencias entre valores observados y calculados se hace más evidente a través del gráfico asociado al botón Diagrama de diferencias (Scatter Diagram). Como se puede observar, estas opciones gráficas constituyen una herramienta inestimable en el proceso de calibración del modelo.

El resto de opciones de esta pantalla son fundamentalmente de control de apariencia del gráfico en pantalla. Podemos, por ejemplo, dibujar distintos tipos de líneas horizontales y verticales para facilitar la lectura del gráfico o permitir que el propio programa ajuste los valores máximos y mínimos grafiados con el objeto de obtener una representación adecuada, todo ello a través de la sección Opciones (Options). Si preferimos fijar nosotros los límites de los ejes a afectos de la representación, podemos introducir los valores máximos y mínimos a través de las secciones X-Axis (Time) e Y-Axis.

y mínimos a través de las secciones X-Axis ( Time ) e Y-Axis . -o-O-o- 60

-o-O-o-

60

Gobierno del principado de Asturias

y mínimos a través de las secciones X-Axis ( Time ) e Y-Axis . -o-O-o- 60