Está en la página 1de 29
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR INSTITUTO PEDAGÓGICO DE CARACAS DEPARTAMENTO DE PEDAGOGÍA EVALUACIÓN
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR INSTITUTO PEDAGÓGICO DE CARACAS DEPARTAMENTO DE PEDAGOGÍA EVALUACIÓN

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR INSTITUTO PEDAGÓGICO DE CARACAS DEPARTAMENTO DE PEDAGOGÍA EVALUACIÓN EDUCACIONAL SECCIÓN: 010

MARCO TEÓRICO DE LA EVALUACIÓN

Prof. Luis de la Rosa

Autor (a): Rivas Nelsy C.I 19.195.106

Caracas, Mayo del 2011

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN...........................................................................................1

LA EVALUACIÓN EDUCATIVA.......................................................................2 FORMAS DE PARTICIPACIÓN EN LA EVALUACIÓN........................................9

Autoevaluación........................................................................................9

Coevaluacion.........................................................................................10

Heteroevaluación...................................................................................11

VALIDEZ Y CONFIABILIDAD EN LA EVALUACIÓN........................................11 EVALUACIÓN CUANTITATIVA.....................................................................14 EVALUACIÓN CUALITATIVA........................................................................16

Función Pedagógica: Está relacionada con el diagnóstico, orientación, individualización, afianzamiento y motivación del aprendizaje. Esta función permite que a través de la evaluación se conozca profundamente al alumno, s ele oriente y guie en la resolución de dificultades, creación de hábitos de estudios y orientación vocacional. Además posibilita la realización de pronósticos fundados sobre las posibilidades de desarrollo futuro del alumno y se diseñen estrategias para individualizar la enseñanza y para el tratamiento de dificultades específicas. Siendo esto así la función pedagógica se caracteriza por: 17

Función Administrativa: Esta función está relacionada con la calificación, selección, clasificación, promoción y certificación de los aprendizajes logrados. Esta función tienes como características las siguientes:........18

Función Legal: Esta función va referida a que el docente siguiendo lo establecido en las bases legales que apoyan el proceso de evaluación de los aprendizajes deben elaborar los criterios de evaluación con los cuales valorarán los logros alcanzados por los estudiantes. Estos criterios deben considerar la competencias por áreas académicas, el boque de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales y los objetivos didácticos por aéreas académicas como lo establece los

artículos 88, 100 y 106 del Reglamento General de Educación y el 12º

de la Resolución Ministerial

nº586.

.......................................................18

ÁMBITOS DE APLICACIÓN DE LA EVALUACIÓN..........................................19

REFERENCIAS............................................................................................26

3

INTRODUCCIÓN

Podemos hablar de evaluación en todos los campos de actividad del ser humano, pero el objeto de nuestro interés aquí, es la evaluación de los aprendizajes en el campo educativo; por lo tanto nos referiremos a ella exclusivamente. La evaluación de los aprendizajes escolares se refiere al proceso sistemático y continuo mediante el cual se determina el grado en que se están logrando los objetivos de aprendizaje. Dicho proceso tiene una función primordial dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje, pues por medio de ella se retroalimenta dicho proceso. Si como resultado de la evaluación descubrimos que los objetivos se están alcanzando en un grado mucho menor que el esperado o que no se están alcanzando, inmediatamente surgirá una revisión de los planes, de las actividades que se están realizando, de la actitud del maestro, de la actitud de los alumnos y de la oportunidad de los objetivos que se están pretendiendo. Todo este movimiento traerá como resultado un reajuste, una adecuación que fortalecerá el proceso enseñanza-aprendizaje que se viene realizando; es así como la evaluación desempeña su función retroalimentadora. Imaginar el proceso enseñanza-aprendizaje sin evaluación, sería como salir a un camino deseando llegar a determinado lugar, pero sin preocuparnos en ningún momento por analizar las señales que nos indican si vamos por el camino adecuado; correríamos el riesgo de descubrir tardíamente que hemos llegado a donde no deseábamos, o que llegamos, pero habiendo utilizado el camino más complicado porque no nos detuvimos a observar que había otro más corto y en mejores condiciones. Evaluar, en otras palabras, es reunir todas las evidencias posibles que en forma objetiva podamos encontrar a favor o en contra de cada una de las actividades que se están desarrollando dentro del proceso enseñanza-aprendizaje. Este informe desarrolla de manera detallada lo que es el marco teórico de la evaluación educativa, tocando puntos como: sus principios, características, tipos, formas de participación, validez y confiabilidad, las evaluaciones cualitativas y cuantitativas, las funciones de la evaluación, ámbitos, instancias y el sentido y la finalidad de la misma.

1

LA EVALUACIÓN EDUCATIVA

DEFINICIÓN

La evaluación se puede entender de diversas maneras, dependiendo de las necesidades, propósitos u objetivos de la institución educativa, tales como: el control y la medición, el enjuiciamiento de la validez del objetivo, la rendición de cuentas, por citar algunos propósitos. Desde esta perspectiva se puede determinar en qué situaciones educativas es pertinente realizar una valoración, una medición o la combinación de ambas concepciones. Para Tyler (1940) la evaluación, “es un proceso que determina en qué medida han sido alcanzados los objetivos establecidos, que supone un juicio de valor sobre la información recogida”. Por su parte García Ramos (1989) indica que la evaluación “es una actividad o proceso sistemático de identificación, recogida o tratamiento de datos sobre elementos o hechos educativos, con el objetivo de valorarlos primero y, sobre dicha valoración tomar decisiones”. Atendiendo a esto se puede decir que la evaluación es un proceso sistemático que permite establecer objetivos para valorar el rendimiento a través de la enseñanza y aprendizaje según los propósitos establecidos para luego reflexionar los resultados y tomar las decisiones pertinentes. Es importante destacar que hay que ter en cuenta ¿Qué evaluar?, ¿Por qué evaluar? ¿Cómo evaluar? y ¿Cuándo evaluar?, ya que esto permite tener una visión holística de los que se va a realizar.

PRINCIPIOS DE LA EVALUACIÓN

Teniendo en cuenta lo estableció en el Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación (1999), en su artículo nº 89 nos establece que la evaluación será:

1. Continua: porque se realizará en diversas fases y operaciones sucesivas que se cumplen antes, durante y al final de las acciones educativas. 2. Integral: por cuanto tomará en cuenta los rasgos relevantes de la personalidad del alumno, el rendimiento

2

estudiantil y los factores que intervienen en el proceso de aprendizaje.

  • 3. Cooperativa: ya que permitirá la participación de

quienes intervienen en el proceso educativo.

Asimismo la Resolución 586 promulgada el 30 de abril de 1998 en su artículo 8 que la evaluación es un proceso:

  • 1. Cualitativo y constructivista: Por la descripción que debe hacerse de los diversos eventos que se suscitan en el aula o fuera de ella, analiza procedimiento, recursos y acciones de la práctica pedagógica para determinar su influencia en la calidad del proceso de enseñanza y aprendizaje…

  • 2. Naturalista, ético: Por entender a la evaluación como una capacidad inherente a la condición humana, y un derecho inalienable de todo aquel que participa en los procesos de enseñar y aprender, basada en el respeto, la comprensión e imparcialidad de todo aquel que asume el papel de evaluador.

  • 3. Multidireccional, flexible: Por considerar diversas fuentes de información y asumir diferentes funciones, la evaluación debe adaptarse a las necesidades del contexto social donde esté inmersa la escuela, por este motivo no deben establecerse criterios uniformes para la evaluación.

  • 4. Progresivo, individualizado: Por llevar un registro constante del desempeño del estudiante y por comparar a cada alumno consigo mismo para evidenciar el avance alcanzado por cada educando con relación a las competencias definidas para e grado o nivel.

El proceso de evaluar, al igual que los procesos de enseñar, aconsejar y administrar, es más efectivo y alcanza mejores resultados cuando se basa en adecuados principios operacionales. Estos principios, o ideas-guías, proporcionan cierta dirección al proceso y sirven como criterios normativos para apreciar la efectividad de los procedimientos y de las prácticas que se utilizan para ello.

3

CARACTERISTICAS DE LA EVALUACIÓN

Interactiva: Es aquella donde se toma en cuenta la participación de todos los actores escolares (docente, alumno, representantes y otros miembros de la comunidad) que intervienen en la acción educativa.

Continua: Hace seguimiento del proceso y registra en forma acumulativa información útil, suministrada por los alumnos, docente y otros actores escolares. Con esto detecta avances e interferencias para orientar, motivar y ofrecer acciones necesarias para estimular y mejorar

Sistemática:

Establece

continuidad,

planificación que se realiza.

correlación

e

integración

en

la

Reflexiva: Se basa en la convicción de que evaluar es reflexionar, analizar lo

que el alumno, el docente u otro miembro de la comunidad, está haciendo y cómo lo está haciendo o cómo lo podría mejorar.

Negociable: Proporciona la discusión, la deliberación entre los participantes

involucrados en el hecho educativo, para consensuar y tomar decisiones.

Criterial: Parte de una referencia al contrastar la actuación del alumno con el

desarrollo de las competencias para la emisión de juicios valorativos.

Global: Ve el proceso en su totalidad, toma en cuenta todos los aspectos del desarrollo integral del alumno e integra las diversas disciplinas a través de las áreas del conocimiento con la conjugación de los diferentes contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales.

Acumulativa:

Se

llevan

juicios

descriptivos

a

través

de los registros

descriptivos anecdóticos y diarios de clase; además de todas aquellas producciones realizadas por los participantes almacenadas a través de la técnica del portafolio.

4

Individualizada: Considera al estudiante como sujeto único e irrepetible,

autónomo, libre, democrático, responsable, crítico y capaz de autoevaluarse.

Cualitativa: Describe y narra la cualidad y calidad de cómo se está dando el proceso, registrando los hechos tal como suceden en la realidad apoyado en la investigación etnográfica. Estos resultados son analizados e interpretados en el proceso de aprendizaje tomando en cuenta el contexto donde ocurre el hecho.

Flexible: Se adapta a las necesidades, intereses y condiciones de los sujetos,

facilita los ajustes y modificaciones necesarias en la optimización de los procesos.

TIPOS DE EVALUACIÓN

Evaluación diagnóstica: Se realiza al iniciar cada una de las fases de aprendizaje, tiene la finalidad de proporcionar información sobre los conocimientos previos de los estudiantes para decidir el nivel en que se deben desarrollar los nuevos contenidos de aprendizaje y las relaciones que se establecen entre ellos. También puede tener una función motivadora, en la medida en que ayuda a conocer las posibilidades que ofrecen los nuevos aprendizajes.

Evaluación formativa: Responde a una concepción de la enseñanza que considera que aprender es un largo proceso a través del cual el estudiante va reestructurando su conocimiento a partir de las actividades que lleva a cabo. Este tipo de evaluación tiene una función reguladora del proceso de enseñanza y aprendizaje para posibilitar que los medios de formación respondan a las características de los estudiantes.

La información que se busca se refiere a las representaciones mentales del

estudiante y a las estrategias que utiliza para llegar a un resultado determinado;

además

pretende

principalmente

detectar

cuáles

son

los

puntos

débiles

del

5

aprendizaje

más que determinar

cuáles

son los resultados

obtenidos en dicho

aprendizaje.

A través de los errores se puede diagnosticar qué tipo de dificultades tienen los estudiantes para realizar las tareas que se les proponen y de esta manera poder arbitrar los mecanismos necesarios para ayudarles a superarlos. Pero también interesa remarcar aquellos aspectos del aprendizaje en los que los estudiantes han tenido éxito, pues así se refuerza este aprendizaje.

Evaluación Sumativa: Tiene por objeto establecer balances fiables de los resultados obtenidos al final de un proceso de enseñanza – aprendizaje. Pone el acento en la recogida de información y en la elaboración de instrumentos que posibilitan medidas eficaces de los conocimientos a evaluar.

Tiene esencialmente una función social de asegurar que las características de los estudiantes respondan a las exigencias del sistema. También puede tener una función formativa al determinar si los estudiantes han adquirido las competencias mínimas requeridas previstas en el programa de estudios e incentivadas por el docente. En consecuencia, al valorar el proceso se puede identificar si los alumnos cuentan con los prerrequisitos necesarios para posteriores aprendizajes y dar continuidad al mismo, de lo contrario ayuda a determinar los aspectos que conviene modificar en una repetición futura de la misma secuencia de enseñanza – aprendizaje.

Si bien se menciona que los tipos de evaluación son tres, es importante señalar que solamente son ponderables la evaluación formativa y sumativa, por ello se comparan sus características en el cuadro siguiente:

Evaluación Formativa

Evaluación Sumativa

 

Es aplicable a la evaluación de procesos

Es aplicable a la evaluación de productos

de aprendizaje.

terminados.

 

Se debe incorporar al mismo proceso de

Se

sitúa

puntualmente

al

final

de

6

funcionamiento como un elemento

proceso,

cuando

éste

se

considera

integrante del mismo.

acabado.

Su finalidad

es

la

mejora del proceso

Su finalidad es determinar el grado en

evaluativo.

que se han alcanzado las competencias y

valorar el producto o desempeño.

 

Permite

tomar

medidas

de

carácter

Permite tomar medidas a medio y largo

inmediato.

plazo.

7

Dicho esto en el siguiente esquema se puede apreciar de manera sintetizada las características que poseen cada uno de los tipos de evaluación.

Evaluación Inicial o Diagnóstica

Se realiza al inicio del año escolar y de cada bloque o periodo donde se

Detecta

las

condiciones

de

aprendizaje

en

que

se

encuentra

el

estudiante para iniciar cada curso. Sirve de base para planificar trabajo de aula.

el

Proporciona información útil para

ayudar al alumno

a

superar

sus

deficiencias. Su propósito no es calificar.

vayan a dictar nuevos contenidos.

Dicho esto en el siguiente esquema se puede apreciar de manera sintetizada las características que poseen
Dicho esto en el siguiente esquema se puede apreciar de manera sintetizada las características que poseen
Dicho esto en el siguiente esquema se puede apreciar de manera sintetizada las características que poseen

Evaluación Final o Sumativa

Se realiza al finalizar una unidad, bloque de objetivos, un lapso o curso completo. Proporciona información a los estudiantes y representantes acerca de los objetivos alcanzados al final de un lapso o del curso.

Sirve

de

base

para

la

toma

de

decisiones en cuanto a la promoción o

repetición de un curso.

Determina la

efectividad

del

proceso de aprendizaje. Su propósito es calificar y certificar.

Dicho esto en el siguiente esquema se puede apreciar de manera sintetizada las características que poseen

Evaluación del Proceso de Aprendizaje o Formativa

apoyo alumno para superar las deficiencias y orientar las actividades hacia el logro de los objetivos.

y

Sirve

de

al

docente

al

Permite el seguimiento del proceso de aprendizaje. Proporciona información sobre el progreso del estudiante. Se realiza cada vez que el docente lo considera necesario. Su propósito no es calificar.

8

FORMAS DE PARTICIPACIÓN EN LA EVALUACIÓN

Hay que tener en cuenta que con la evaluación se pretende que los estudiantes tomen conciencia de sus logros y dificultades en el proceso de aprendizaje, de tal manera que puedan corregirlos y superarlos; y que el docente cuente con información objetiva que le permita valorar la efectividad de las secuencias didácticas, recursos y/o materiales seleccionados, para estar en la posibilidad de retroalimentar constructivamente a los estudiantes y padres de familia respecto al nivel de desarrollo de las competencias alcanzadas. De este modo, el proceso de evaluación es una experiencia integradora de desarrollo que proporciona información significativa, desde el ámbito actitudinal, lo que lleva a incluir en el proceso de evaluación la retroalimentación de la participación activa del estudiante a nivel individual y grupal, a través de la autoevaluación y la coevaluación.

Por lo tanto la evaluación de acuerdo a las formas de participación se divide en tres tipos: autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación.

Autoevaluación Es la capacidad del sujeto para juzgar sus logros respecto de la tarea asignada:

significa describir cómo lo logro, cuándo, cómo sitúa su propio trabajo respecto al de los demás y que puede hacer para mejorar (Argudín, 2005, p.78).

Al realizar la autoevaluación dentro del enfoque por competencias cobra importancia buscar y mantener un ambiente de trabajo basado en el respeto por la opinión del otro lo cual fomenta la tolerancia, la apertura a la discusión y capacidad de negociación , por lo que se debe partir de la siguiente pregunta ¿Cómo lo hice?, en este momento el estudiante reflexiona con la intención de tomar conciencia de su papel en el aula, para poder aplicar la autoevaluación con los estudiantes se necesita considerar los siguientes aspectos que se evaluarán:

Tolerancia (¿Acepté la forma de pensar de mis compañeros?) Cooperación (¿Colaboré con las tareas que me fueron asignadas?)

9

Reciprocidad (¿Participé en forma activa en el trabajo de equipo?) Consideración (¿Respeté los turnos de participación?) Responsabilidad (¿Tomé conciencia de mis actitudes y sus consecuencias?)

De esta manera el estudiante proporciona el punto de vista de sí mismo; permitiendo poder reafirmar las propias observaciones por los docentes y a su vez puede ayudar a descubrir algunos eventos que están sucediendo en el salón de clases al no poder observar en su totalidad lo que acontece.

Coevaluacion Consiste en la evaluación del desempeño de un alumno a través de la observación y determinaciones de sus propios compañeros de estudio. El mencionado tipo de evaluación resulta ser realmente innovador porque propone que sean los mismos alumnos, que son los que tienen la misión de aprender, los que se coloquen por un momento en los zapatos del docente y evalúen los conocimientos adquiridos por un compañero y que ellos también han debido aprender oportunamente. Esta retroalimentación que nos propone este tipo de evaluación, busca y tiende a mejorar el aprendizaje, porque animará a los estudiantes a que se sientan realmente partícipes del proceso de aprehensión de contenidos y no meros asistentes de una clase, la coevaluación les propone a los estudiantes que participen de su propio proceso de aprendizaje y el del resto de sus compañeros a través de la expresión de juicios críticos sobre el trabajo de los otros. Algunas consideraciones que deberían ser tenidas en cuenta a la hora de la coevaluación de los compañeros son las siguientes:

Sí se mostró pendiente de la tarea, comunicándose y participando activamente, es decir, sugiriendo ideas, compartiendo conocimientos y también ideas. Sí se mostró responsable, preocupándose por enriquecer y mejorar la tarea del equipo en el que le tocó participar. Sí se comunicó en forma clara, precisa, concisa y cordial para con el resto de sus compañeros, aceptando las opiniones contrarias y sentando sus propias

10

ideas y su propia reflexión acerca del equipo, analizando su desempeño y las cuestiones que podrían mejorar su dinámica. Permite que sean expresadas las ideas de los demás miembros del equipo. Colabora en actividades de beneficio común. Valora el trabajo de los demás. Acepta las opiniones de los miembros de equipo. Asume con responsabilidad sus tareas.

Heteroevaluación Es la evaluación que realiza una persona sobre otra respecto de su trabajo, actuación, rendimiento, etc. es la evaluación que habitualmente realiza el docente con los estudiantes (Casanova, 1998). En el ámbito educativo, habitualmente la evaluación se lleva a cabo el profesor con respecto a los aprendizajes de sus estudiantes; sin embargo también es importante que la heteroevaluación pueda realizarse del estudiante hacia el profesor ya que no se debe perder de vista que la evaluación es un proceso que compromete a todos los agentes del sistema educativo. La heteroevaluación es un proceso importante dentro de la enseñanza, rico por los datos y posibilidades que ofrece y también complejo por las dificultades que supone enjuiciar las actuaciones de otras personas, más aún cuando éstas se encuentran en momentos evolutivos delicados en los que un juicio equívoco o injusto puede crear actitudes de rechazo (hacia el estudio y la sociedad) en el niño, adolescente o joven que se educa.

VALIDEZ Y CONFIABILIDAD EN LA EVALUACIÓN

Dentro de la evaluación los instrumentos de la misma, no pueden plantearse al margen de los criterios de validez, confiabilidad, practicidad y utilidad que se mencionan a continuación:

11

Validez: se refiere al grado de precisión con que se mide lo que se desea medir. En este sentido es absolutamente relevante la muestra sobre la cual se ejecuta la medición. Porque no se trata de determinar si el instrumento es o no válido. La validez se refiere siempre a los resultados, para lo cual deben considerarse el uso que se hará de éstos. “Cuando se requiere determinar si un instrumento es válido se requiere, entonces, información acerca de los criterios que han presidido su construcción y administración. Los criterios son entonces, externos a la evaluación misma” (Camilioni, 2003) Existen por otra parte, siguiendo a Camilioni, diferentes clases de validez, entre las que podemos identificar:

Validez de contenido (validez curricular): deberá representar una muestra significativa del universo de contenido cubierto por el curso o la unidad didáctica ... en todos los casos, deberá referir a los contenidos más importantes según sea su significatividad en el aprendizaje de los alumnos. Validez predictiva: se refiere a la correlación existente entre los resultados obtenidos en una o varias pruebas combinadas y el desempeño posterior del alumno en aspectos que corresponden al área evaluada por esas pruebas. Validez de construcción: supone la coherencia del instrumento respecto al marco teórico que sustenta el proyecto pedagógico. Validez de convergencia: establece la relación que existe entre un programas de evaluación o un instrumento y otros programas o instrumentos de validez ya conocida. Validez manifiesta: se refiere al modo en que los instrumentos aparecen frente al público externo. La razonabilidad debe ser visible y explicable a fin de que no sólo sea válida sino que también parezca serlo. Validez de significado: se refiere a la relación que se establece desde la perspectiva de los estudiantes entre el programa y los instrumentos de evaluación, por un lado y los procesos de enseñanza y aprendizaje por el otro.

12

Validez de retroacción: cuando la evaluación tiene un efecto normativo sobre los contenidos de la enseñanza, esto es, la evaluación establece lo que se debe enseñar.

Confiabilidad: se refiere al grado de exactitud con que se mide un determinado rasgo. La confiabilidad debe ser estable y objetiva, independientemente de quien utiliza un programa o un instrumento de evaluación. “Un instrumento confiable permite aislar los aspectos que mide de otros que para el caso se consideran irrelevantes” (Camilioni: 2003).

También se puede decir que la confiabilidad consiste en la esperanza firme que se tiene sobre algún acto, así como su presunción en eventos futuros. En el caso de la evaluación del aprendizaje, esta confiabilidad refiere al esfuerzo del evaluador para asegurar la pertinencia y permanencia tanto del procedimiento como de las estrategias y métodos utilizados para evaluar el aprendizaje. Dentro de la confiabilidad se pueden apreciar dos enfoques el cuantitativo y el cualitativo, y también lo podemos ver enfocado en la confiabilidad del evaluador, contenido y curso del tiempo Confiabilidad Cuantitativa: la concepción de confiabilidad de la evaluación del aprendizaje, bajo el enfoque cuantitativo, hace referencia a la estabilidad o consistencia interna en las técnicas e instrumentos; y reside en establecer la medida en que se puede replicar la evaluación: una exigencia al evaluador para que, utilizando otros métodos y estrategias, llegue a idénticos resultados. La prueba y el test alcanzan un elevado coeficiente de confiabilidad si los errores de medida se minimizan; es decir, cuando toda medida de confiabilidad indica qué proporción de la varianza total de las puntuaciones es varianza de error. Confiabilidad Cualitativa: la confiabilidad, bajo la perspectiva cualitativa, es un proceso empírico para verificar el grado de similitud entre el contexto del evaluador y el contexto del evaluado. Es relativa y depende totalmente del grado de superposición o apareamiento de sus características más sobresalientes. A su vez, depende enteramente de la descripción detallada que realice el evaluador sobre el

13

tiempo, lugar y cultura donde ocurre la evaluación, para poder así transferir juicios hacia otros evaluadores. Confiabilidad del evaluador: La falta de confiabilidad ocasionada por el criterio de la persona calificadora, esto se hace evidente cuando se comparan las calificaciones asignadas por dos profesores distintos, pero de igual competencia en su materia. Confiabilidad del contenido: Las evaluaciones pueden ser inadecuadas, por pequeñas o grandes que sean, siempre dependerán de la exclusión de contenidos. Pero aunque la evaluación sea grande, puede no ser representativa si algunas partes de la materia son descuidadas y otras sobrevaloradas. Confiabilidad en el curso del tiempo: La inestabilidad temporal de la medición es también una fuente de falta de confiabilidad, porque cualquier variedad de factores pudieran dar como resultado que el estudiante obtuviera calificaciones diferentes en la misma evaluación. Practicidad: se refiere a la viabilidad de la construcción, administración y análisis de resultados.

Utilidad: refiere a la medida

en que una evaluación

resulta útil para la

orientación tanto de los alumnos como de los docentes, la escuela o a los sectores interesados en la calidad de la educación.

EVALUACIÓN CUANTITATIVA

La evaluación cuantitativa permite crear situaciones controladas del área o aspecto que se desea evaluar. Mide la cantidad de objetivos alcanzados expresados como conductas y la adquisición de contenidos, aunque estos contenidos sean almacenados en la memoria a corto plazo. Este tipo de evaluación hace referencia a la medición del aprendizaje con respecto a una escala de calificación, para ella se establece el conjunto de atributos que deben ser medidos que le permita indicar el grado en que este se presente en cada uno de los estudiantes. Ejemplo: 5-Excelente, 4-Sobresaliente, 3-Regular, 2-Insuficiente, 1-Deficiente.

14

La evaluación cuantitativa se caracteriza por:

Utiliza formas de evaluación objetiva, por ejemplo: de repetición de lo impartido por el profesor.

Su función básica es sumativa.

Permite estandarizar y aplicar pruebas a grandes grupos. Los resultados son confiables. Se mide por: pruebas y exámenes escritos u orales.

Promueve la motivación, a través del castigo o recompensa. Mide el conocimiento adquirido por el estudiante como si fuera el único responsable del proceso. Los exámenes se realizan en momentos planeados y fijos.

Las pruebas cuantitativas tienen requisitos que se deben cumplir, como:

validez, valor instruccional, facilidad de aplicación, tabla de especificaciones y análisis de ítems. No se examina la labor del profesor, ni la adecuación de los métodos y medios. En la mayoría de los casos no se evalúan los objetivos sino los contenidos.

Los objetivos, necesidades e intereses en muchos casos están alejados de la realidad. La evaluación cuantitativa tiene las siguientes finalidades:

Búsqueda de la objetividad. Establecimiento de generalidades. Obtención de datos. Sujeto de evaluación: individuo en poblaciones. Diseño planificado. Dirigidos a evaluaciones de programas de gran alcance. Evaluación de resultados.

15

EVALUACIÓN CUALITATIVA

La evaluación cualitativa es aquella donde se juzga o valora más la calidad tanto del proceso como el nivel de aprovechamiento alcanzado de los alumnos que resulta de la dinámica del proceso de enseñanza aprendizaje La misma procura por lograr una descripción holística, esto es, que intenta analizar exhaustivamente, con sumo detalle, tanto la actividad como los medios y el aprovechamiento alcanzado por los alumnos en la sala de clase. A diferencia de la evaluación cuantitativa donde abundan los exámenes, pruebas y otros instrumentos basados mayormente en la medición cuantitativa, la evaluación cualitativa, aunque se valora el nivel de aprovechamiento académico de los alumnos, se interesa más en saber cómo se da en éstos la dinámica o cómo ocurre el proceso de aprendizaje. Como todos sabemos, la medición y evaluación del aprovechamiento académico no es sólo una tarea intelectual que se suele medir únicamente con los exámenes. También depende de la conducta del educando en términos de sus actitudes, intereses, sentimientos, carácter y otros atributos de la personalidad. Para los maestros no le es fácil juzgar la calidad de los aprendizajes de sus alumnos al tener que considerar éstos como parte integral de su comportamiento. Las diversas dimensiones del comportamiento humano por su condición subjetiva e intangible, como es el mismo aprendizaje, requiere de medios y técnicas especializadas. A tales efectos, los educadores han desarrollado algunas técnicas para medir aspectos que afectan los niveles de aprendizaje tales como: actitudes, motivación, asistencia y puntualidad a clases, participación en actividades, cooperación, participación en clase, creatividad, sociabilidad y liderazgo. La evaluación cualitativa se caracteriza por:

Valora conocimientos y valores. Puede ser subjetiva (necesario triangulación). Permite las funciones: diagnóstica, formativa y acumulativa.

16

El estudiante puede escoger qué hacer y cómo hacerlo mediante situaciones reales o simuladas. La valoración se asigna por negociación. Es continua y permanente. Integra resultados previstos y no previstos. Se requieren criterios y guías claros que el estudiante conoce previamente.

Se puede hacer uso de categorías, números, letras o combinación de ellos Se pueden utilizar la auto y la coevaluación.

Es esencial

para la consideración

de las diferencias

individuales

y

las

inteligencias múltiples.

FUNCIONES DE LA EVALUACIÓN

En torno a la evaluación se cumplen principalmente las siguientes funciones:

pedagógica, administrativa y legal.

Función Pedagógica: Está relacionada con el diagnóstico, orientación, individualización, afianzamiento y motivación del aprendizaje. Esta función permite que a través de la evaluación se conozca profundamente al alumno, s ele oriente y guie en la resolución de dificultades, creación de hábitos de estudios y orientación vocacional. Además posibilita la realización de pronósticos fundados sobre las posibilidades de desarrollo futuro del alumno y se diseñen estrategias para individualizar la enseñanza y para el tratamiento de dificultades específicas. Siendo esto así la función pedagógica se caracteriza por:

Diagnosticas necesidades educativas. Orientar, apoyar al estudiante en sus metas de aprendizaje. Permitir la individualización y afianzamiento del proceso de enseñanza y aprendizaje. Motivar al estudiante al autoaprendizaje.

17

Mejoramiento continúo de la calidad del proceso. Apoyar el proceso investigativo del docente.

Función Administrativa: Esta función está relacionada con la calificación, selección, clasificación, promoción y certificación de los aprendizajes logrados. Esta función tienes como características las siguientes:

Seleccionar para integrar secciones o determinados grupos. Clasificar a los estudiantes en aprobados o reprobados. Calificar su desempeño de acuerdo con una escala. Promover a los estudiantes de un grado o nivel. Certificar su desempeño con los documentos pertinentes.

Función Legal: Esta función va referida a que el docente siguiendo lo establecido en las bases legales que apoyan el proceso de evaluación de los aprendizajes deben elaborar los criterios de evaluación con los cuales valorarán los logros alcanzados por los estudiantes. Estos criterios deben considerar la competencias por áreas académicas, el boque de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales y los objetivos didácticos por aéreas académicas como lo establece los artículos 88, 100 y 106 del Reglamento General de Educación y el 12º de la Resolución Ministerial nº586.

Del mismo modo el artículo 18 del Reglamento General de Educación y el 16º de la Resolución Ministerial nº586, establecen una escala alfabética para la interpretación de los resultados del rendimiento estudiantil. La escala se utilizará al finalizar el año escolar, esta información se anexará al informe descriptivo y analítico que debe ser entregado a los padres y representantes. En consecuencia esta función supone promediar resultados intermedios para obtener una valoración global, la cual debe pronunciarse respecto al éxito o el fracaso de todo el proceso.

18

ÁMBITOS DE APLICACIÓN DE LA EVALUACIÓN

Tradicionalmente, la evaluación se ha venido aplicando casi con exclusividad al rendimiento de los estudiantes, a los contenidos referidos a conceptos, hechos, principios, etc., adquiridos por ellos en los procesos de enseñanza. A partir de los años sesenta, la evaluación se ha extendido a otros ámbitos educativos: actitudes, destrezas, programas educativos, materiales curriculares didácticos, la práctica docente, los centros escolares, el sistema educativo en su conjunto y la propia evaluación.

Como resultado el artículo 88 y el artículo 97 del Reglamento General de Educación, establecen de modo claro que un ámbito de la evaluación lo representa el proceso de aprendizaje de los alumnos. En estos artículos se destaca la responsabilidad que le cabe al docente en la mediación, orientación y valoración de los logros de los alumnos. También se destaca que la evaluación debe referirse no sólo al rendimiento estudiantil sino a la actuación general del educando y a los rasgos más relevantes de su personalidad.

De

la

misma

manera

la

Resolución

nº586 del Ministerio de

Educación se plantea que la educación contempla la actuación general del estudiante, equipo interdisciplinario, directivos y todos los entes relacionados con los procesos de enseñanza aprendizaje. Se incluye además el proyecto pedagógico del plantel y del aula, los recursos utilizados, el apoyo institucional y la participación de los padres y representantes.

Con base en lo dicho anteriormente se puede definir cada uno de los ámbitos de la evaluación como sigue:

Evaluación del Aprendizaje: Se concibe como un proceso interactivo de valoración continua de los procesos de los alumnos, fundamentado en objetivos de

19

aprendizaje y los planteados por los docentes con sus respectivos criterios referenciales. Evaluación de las Instituciones: Reconoce un ámbito muy claro y muy complejo como es el de la institución escolar, en este caso demanda estrategias metodológicas muchas veces próximos al marco general de lo que se conoce como análisis institucional a otros espacios organizacionales pero con el requerimiento básico del reconocer la especificidad de la escuela, como forma particular de institución. La evaluación institucional requiere una definición clara de los propósitos y los alcances de la misma al igual que de las limitaciones que se reconocen desde un inicio.

Evaluación de Programas Educativos: La evaluación de los programas puede concebirse como un proceso de reflexión sistemática basado en la recopilación de información y en la acción optimizadora. Es una técnica que partiendo de un diagnostico permite identificar , obtener, organizar, procesar, analizar, interpretar y suministrar informaciones respecto a los factores y elementos que condicionan el proceso educativo y que garantizan las efectivas toma de decisiones para el mejoramiento de los programas.

Evaluación del Sistema Educativo: En este caso, el ámbito es el más amplio posible y se refiere a la búsqueda de respuestas sobre el funcionamiento más o menos adecuado de la totalidad o un segmento del sistema educativo en su conjunto, tomando en cuenta las complejidades que esto supone. La consideración de la evaluación en este ámbito supone la inclusión de algunos componentes vinculados típicamente con otros ámbitos, pero donde la lectura, el análisis y el uso de la información suponen juicios de valor sobre las características distintivas del sistema Educativo en su conjunto.

INSTANCIAS DE LA EVALUACIÓN

La instancias de evaluación y el proceso que esta desarrolla hacen referencia sobre la siguiente interrogante ¿A quién recurrir? El primer ente dentro de una

20

institución educativa es el docente, luego hay que tenar claro cómo se organiza estructural y administrativamente (Organigrama o líneas de jerarquías, jefes directos) del centro educativo, luego del que el docente sea consultado primeramente, sigue los

concejos de cursos, el docente guía, coordinación de evaluación, director académico, supervisor de zona y distrito. Siendo esto así por ser el docente la primera instancia de la evaluación a continuación se explica la función que desempeña este a la hora de ejecutar una evaluación:

  • - Formar al alumno en la posibilidad de generar su propio juicio y autocrítica,

sobre sus conocimientos, actividades y producidos en los distintos momentos del aprendizaje. Esta formación de autocrítica y de autonomía de valoración del alumno, su visión sobre sí mismo, su accionar y producido, es una fortaleza de la propuesta, y exige una formación progresiva en la actividad que se incorpora desde un principio a cada uno de los trabajos, haciendo explícitos sus objetivos, pautas de evaluación y resultados estimados, como ejercicio de aprendizaje sobre sus dificultades y niveles de logro.

Seguimiento continuo del proceso de Enseñanza-Aprendizaje, implica para el docente una permanente visión de su práctica para responder con flexibilidad a las circunstancias generadas, aplicando las re-orientaciones necesarias para la consecución de los objetivos propuestos. Esta instancia de la evaluación abarca tres acciones, la del docente con una adecuada planificación previa, explicitación y correcta devolución; la que realiza el alumno sobre sí mismo, sus habilidades, conocimientos y actitudes, en su desempeño y resultados; y la consensuada (autoevaluación), que se instrumenta como situación clave al final del ciclo.

SENTIDO Y FINALIDAD DE LA EVALUACIÓN

Es de particular importancia el considerar que ninguna evaluación puede ni debe realizarse al margen de las realidades de la dinámica institucional, pues es pilar para

21

la toma de decisiones. El reconocer las particularidades de los diversos ambientes escolares, permitirá ubicar los hallazgos encontrados dentro de un sustrato u origen común, el cual puede explicar hasta dónde las situaciones diagnosticadas son inducidas y hasta dónde son el producto inevitable del concurso de los fenómenos y su interacción, e incluso permiten visualizar eventualidades producto del azar (hechos no explicables a priori y posteriori ). Con base en ello, antes de empezar a efectuar la evaluación habrá que contestar estas preguntas:

¿Para qué evaluar?: Precisa el grado de intención de la intervención educativa.

¿A quién van a dirigirse los resultados de la evaluación?: Clarifica a los destinatarios, no sólo de la información a generar, sino también de los resultados y las decisiones que serán tomadas.

¿Qué evaluar?: Delimita el campo problemático al que habrá de enfrentarse el evaluador, atendiendo el carácter multifactorial de lo educativo. Con base en ello, ningún estudio o investigación evaluativa podrá ser considerada totalizadora.

¿Con qué nivel de profundidad?: Define el alcance y limitaciones que tendrá la evaluación. La respuesta a esta última interrogante estará supeditada al carácter de la evaluación: exploratorio, descriptivo, explicativo o de comprensión; en todo caso su fin último siempre será la toma de decisiones buscando la innovación o el cambio, iniciando por interpretar y/o valorar lo que sucede dentro del acto educativo.

Partiendo de las respuestas a estas interrogantes se podrá dar atención al cómo, cuándo y dónde evaluar, que si bien orientan y son un punto de partida, es importante no olvidar que el sentido superior de la evaluación es aportar elementos para entender bajo qué condiciones ocurren los fenómenos educativos, precisando en lo posible las interacciones entre ellos. Para establecer la finalidad de la evaluación hay que destacar que es un proceso amplio, presente a lo largo de todo el proceso de

22

enseñanza, donde fines y objetivos, la selección de los medios y métodos, su organización y los mismos procedimientos de evaluación, deben ser objeto de un juicio antes de la toma de decisiones. Concebida de esta forma la evaluación permite verificar el cumplimiento de los objetivos, apreciar el rendimiento de los alumnos, convalidar una estrategia pedagógica, un método o un material. Esto significa que la evaluación no solo es un balance, sino un sistema de regulación del acto pedagógico. Evaluamos para conocer, con el fin fundamental de asegurar el progreso formativo de cuantos participan en el proceso educativo, principal e inmediatamente de quienes aprenden y junto con ellos de quienes enseñan. En este procedimiento dialéctico, la evaluación se convierte en actividad continua de conocimiento. En esta dinámica la evaluación se convierte en labor de aprendizaje estrechamente ligada a la práctica reflexiva y crítica en la que todos salen beneficiados precisamente porque la evaluación es, debe ser, fuente de crecimiento e impulso para conocer. Por lo tanto se puede establecer que la evaluación tiene las siguientes finalidades:

Evaluamos para conocer, no evaluamos para calificar. Evaluamos en contextos naturales; examinamos en escenarios artificiales. El equilibrio entre extremos se puede conseguir convirtiendo el tiempo de clase en

tiempos de aprendizaje, y a la evaluación en parte integrada en las tareas de

aprendizaje.

.

Evaluar formativa y continuamente es un modo de entender la enseñanza y el aprendizaje, no solo una forma de evaluar ni tan siquiera de desempeñar otras funciones meramente calificadoras o relacionadas con la evaluación. Ahí radica el saber y el saber hacer reflexivo del profesor que implica tomar las decisiones adecuadas en el momento oportuno en función de las necesidades del sujeto que aprende en virtud de los contextos en los que se da el aprendizaje

Aprender de la evaluación, quién enseña necesita seguir aprendiendo de y

sobre su práctica de enseñanza. La única seguridad que le queda al profesor es la

23

inseguridad en la que se mueve. La docencia no es un estado al que se llega, sino un camino que se hace. Si algo debe distinguir la profesión docente es su estado de apertura permanente para el aprendizaje continuo. Por eso la evaluación educativa debe ser formativa, continua, individual, procesual, participativa y compartida.

Dar a conocer a través de la evaluación, porque la evaluación responde a una necesidad de conocer, es decir es propia de la intencionalidad formativa que la caracteriza, los agentes sociales necesitan de la evaluación para saber de un modo claro y transparente cómo funciona el sistema educativo social, y por el derecho a conocer que ampara a la ciudadanía en una sociedad democrática.

24

CONCLUSIÓN

Finalmente después de haber desarrollado los aspectos referentes al marco teórico de la evaluación de puede concluir que, hoy quizás uno de los temas con mayor protagonismo del ámbito educativo, y no porque se trate de un tema nuevo, en lo absoluto, sino porque, educadores, padres, estudiantes y toda la sociedad en su conjunto, son más conscientes que nunca de la importancia y repercusiones del hecho de evaluar y ser evaluado. En el proceso de enseñanza-aprendizaje el docente se enfrenta a la necesidad de contar con técnicas e instrumentos que le permita realizar una evaluación educativa con objetividad, pertinencia y oportunidad; por ello, es necesario abordar la evaluación como un indicador del nivel de desempeño alcanzado por los estudiantes que permite tomar decisiones y al mismo tiempo proporcionar rendición de cuentas a los diferentes actores que participan en la educación.

La evaluación de la enseñanza está al servicio de la educación, y por lo tanto, deja de ser objetivo central de los programas la simple transmisión de información y conocimientos. Existiendo una necesidad de un cuidado mayor del proceso formativo, en donde la capacitación del estudiantado está centrada en el autoaprendizaje, como proceso de desarrollo personal. Bajo la perspectiva educativa, la evaluación debe adquirir una nueva dimensión, con la necesidad de personalizar y diferenciar la labor docente. Cada estudiante es un ser único, es una realidad en desarrollo y cambiante en razón de sus circunstancias personales y sociales. Es importante tener en cuenta que la evaluación debe permitir la adaptación de los programas educativos a las características individuales del alumno, detectar sus puntos débiles para poder corregirlos y tener un conocimiento cabal de cada uno.

25

REFERENCIAS

Alfaro,

M.

(2000).

Evaluación

Caracas-Venezuela.

del

aprendizaje.

Fedupel,

serie

azul.

Argudín, Y. (2008). Educación basada en competencias: nociones y antecedentes. México; Trillas.

Camilloni, a. y otras (1998). La calidad de los programas de evaluación y de los instrumentos que los integran, en: La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo, Buenos Aires, Paidós.

Casanova, Mª. (1998).

La evaluación Educativa. Escuela Básica. Biblioteca para la

Actualización del Maestro. México.

Medina, A. (1991). Teoría y métodos de evaluación. Madrid, Cincel.

Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación (1999). Decreto Nº 313 del 15 de septiembre.

Resolución Ministerial Nº 586 promulgada el 30 de abril de 1998.

Fuentes Electrónicas:

26