Kinesiología. Universidad de chile.

Fracturas de codo.

Interna: Karina Monrroy M. Guías: Marcela Antúnez. Matías Osorio. Lugar Instituto Traumatológico. Fecha: 13 Octubre 2006.

2

Índice.

Índice.......................................................................................................................................3 Introducción............................................................................................................................4 Evaluación del codo. ..........................................................................................................5 Generalidades de rehabilitación del codo. ..............................................................................7 Fracturas de codo..................................................................................................................11 Fracturas de húmero distal................................................................................................11 Fracturas de cabeza de radio.............................................................................................24 Fractura de olécranon........................................................................................................33 Fracturas de coronoides.....................................................................................................41 Bibliografía...........................................................................................................................41

3

Introducción.
El uso de la extremidad superior depende en gran parte de una articulación del codo funcional. El codo, una articulación compleja, sirve como enlace en el sistema de brazos de palanca que coloca la mano en posición, como fulcro de la palanca del antebrazo, y como articulación que soporta cargas. Para las actividades diarias, recreativas y profesionales son necesarias movilidad y estabilidad en la articulación del codo. La pérdida de funcionalidad del codo puede comprometer la independencia individual y no sólo por el daño en codo en sí, si no que, además, está articulación presenta estructuras, que de dañarse, pueden significar un importante daño en la irrigación, sensibilidad y movimiento de la mano.

Anatomía.

El codo se describe como una articulación Trocogimglinoide, es decir, que posee 2 grados de libertad: Flexión-extensión y prono-supinación. La articulación del codo esta compuesta a su vez por 3 articulaciones: la Humerocubital la Humerorradial y la Radiocubital proximal. Húmero: Los componentes articulares incluyen la tróclea y cóndilo en las caras medial y lateral, respectivamente. Proximalmente a la tróclea la prominente epitroclea sirve de punto de inserción al ligamento colateral cubital y al grupo de músculos flexores-pronadores. Lateralmente, el epicóndilo esta localizado inmediatamente encima del cóndilo humeral, es mucho menos prominente que la epitroclea. El ligamento colateral radial y el grupo muscular supinador-extensor se originan en la superficie del epicóndilo. En la cara anterior, la fosa radial y coronoide son asientos de la cabeza radial y la apófisis coronoides durante la flexión. En la cara posterior, la fosa olecraniana recibe el olécranon. La diferencia de tamaño entre las columnas supracondileas medial y lateral explica la vulnerabilidad de la columna medial, lo cual la hace más propensa a fracturarse ante los traumatismos y algunas intervenciones. Radio: La extremidad proximal del radio incluye la cabeza radial, la que articula con el cóndilo humeral y tiene una forma cilíndrica con una depresión central para éste. La cabeza se asegura al cubito mediante el ligamento anular. Distal a la cabeza radial el hueso se estrecha formando el cuello radial. La tuberosidad bicipital o radial marca el final del cuello. Cúbito: la mayor articulación del codo, la que es responsable de la estabilidad intrínseca. La extremidad proximal del cubito está compuesta por la

4

con una fractura o luxación. presencia de abrasiones. Inspección. puede detectarse cualquier alteración apreciable de la anatomía ósea. La inspección y palpación del epicóndilo. palpación de los tejidos blandos se hace importante para medir las consecuencias de la fractura y la inmovilización. Borde lateral: el relleno completo del receso inferior la condilo lateral es sugestivo de aumento de volumen del líquido sinovial o una patología de la cabeza radial. Además. A observar: Alineamiento axial. Borde posterior: un olécranon prominente indica una subluxación posterior o migración del antebrazo sobre el brazo.  Evaluación del codo. De esta manera pueden valorarse fracturas. Borde lateral: la región lateral supracondilar. El examen de la cabeza radial se hace fácilmente siempre que no esté alterada la articulación. luxaciones irreductibles o anomalías de crecimiento que afectan a la parte distal del húmero. El dolor es el síntoma más común. Articulaciones asociadas: la exploración del codo no es completa sin una revisión de la columna cervical y los otros componentes de la extremidad superior. Es esencial una historia precisa para poder identificar la naturaleza del problema. Si se acompaña con déficit de extensión se debe sospechar ruptura del tendón del tríceps. debe tenerse en cuenta la localización e intensidad. contusiones o heridas en la zona.cavidad sigmoidea mayor que se articula con la tróclea del húmero. Borde medial: la prominencia de la epitroclea es evidente. (columna lateral) es fácilmente palpable. Palpación. la muñeca y la mano. Historia. también debe observarse aumento de volumen. pseudoartrosis. Una disrupción del codo es más fácil por palpación sobre el borde lateral de la cabeza radial o sobre 5 . el mecanismo por el cual se produjo la lesión conducirán hacia el tipo de lesión que se produjo. En el caso de las fracturas es de especial importancia la articulación radiocubital distal. y el compromiso funcional experimentado. observar deformaciones en varo o valgo. Por la superficialidad de la estructura articular. La superficie cortical de la superficie cortical de la apófisis coronoides sirve como punto de inserción al músculo braquial anterior y a la cuerda oblicua. epitroclea y la punta del olécranon forma un triangulo equilátero cuando el codo está flexionado. En comparación a la extremidad contralateral.

y las mujeres poseen 50% de la fuerza de los hombres. Movimiento. Movimiento funcional. Extensión. o extraído. El codo es una articulación. 6 .el receso posterior localizado justo entre la cabeza radial y el margen lateral del olécranon. que por sus características de congruencia y de la cápsula articular. Los test de fuerzas para flexión. Pronación. Sólo se puede efectuar grandes estimaciones de la fuerza en la exploración clínica. Borde medial: el ligamento colateral medial tiene su origen un poco anterior e inferior a la epitroclea y se abre en abanico insertándose a lo largo de la fosa sigmoidea mayor. El énfasis se sitúa en la importancia de la pérdida de extensión completa. como en la resección de la cabeza radial. por lo que la valoración del rango de movimiento es la parte más importante del examen físico. ya que este es el primer plano de movimiento que normalmente se altera y el último en recuperarse con los problemas intrínsecos de la articulación del codo. extensión. Los rangos de codo corresponden a: Movimiento Flexión. Se puede palpar haciendo movimientos suaves con el codo 30º y 60º de flexión. Sin embargo cuando el cartílago articular es destruido. La extremidad dominante tiene 5%-10% más fuerza que el lado no dominante. Evaluación funcional del codo. El codo presenta una estabilidad intrínseca conseguida por las superficies articulares. La pérdida de la flexión terminal es más inestabilizaste que el mismo grado de pérdida de extensión terminal. Para la mayoría de las actividades no es necesario ni se utiliza el movimiento completo potencial del codo. Borde anterior: el tendón del bíceps es fácilmente palpable con el supinación contrarresistencia. pronación y supinación se realizan contrarresistencia. es propensa a la rigidez postraumática. la inestabilidad de los ligamentos colaterales puede determinarse por la aplicaron de fuerzas en varo o valgo. Inestabilidad. Supinación. Borde posterior: se busca el olécranon y la fosa olecraniana en flexión.30º 50º 50º El movimiento de la articulación del codo necesario para desarrollar las actividades diarias se mide realmente por la estabilidad y alcance de la mano. Fuerza. Normal 135º 0º-5º 90º 90º Funcional. 0º-90º -20º .

tienen un alto grado de congruencia que. Peinarse (5) Comer (5). Puntos. hay puntos en común en los que se debe enfatizar ya que pueden influir en el plan de rehabilitación. Ninguno (45) Leve (30). El sistema normalmente empleado se denomina Mayo Elbow Performance Score (MEPS). Las fases de rehabilitación incluyen el control de la respuesta inflamatoria. 7 . Moderada estabilidad (5). sumado a la reacción capsular a traumas. pobre <60. se realiza por sistemas de clasificación que consideran tanto la función objetiva como los hallazgos subjetivos. promover la curación y restaurar la función. Dolor. 20 10 25 Total 100 Clasificación: excelente >90. Generalidades de rehabilitación del codo. Función. regular 60-74. sin embrago. Asearse (5). (Puntos). Esta posición óptima debe asociarse con mínima cantidad de movimiento compensadora del hombro. La evaluación funcional del codo. Vestirse (5). justifican su dificultad para conseguir una función normal después de una lesión o intervención quirúrgica. en cada tipo de fractura se revisa lo referente a rehabilitación. Moderado (15) Severo (0) Arco > 100º (20) Arco 50-100º (15) Arco < 50º (5) Estable (10). Si bien. 45 Definición. en la actualidad. Movimiento Estabilidad.La posición óptima de artrodesis del codo para poder realizar las actividades de la vida diaria de ha aceptado en 90º. Función. Calzarse (5). Gran inestabilidad (0). bueno 75-89. Esta peculiar articulación. Índice de actuación. Se han desarrollado a partir de la necesidad de valorar la efectividad de la artroplastía total del codo. actualmente se utiliza para distintos métodos de reconstrucción.

E: Elevación. Los mismos principios son aplicados a las lesiones de partes blandas. En el codo se basa en la necesidad de evitar la rigidez articular a través de evitar el desarrollo de sus fases: 1. M: Medicamentación. • • - - 8 . Facilitar la curación. (que no es igual a inmovilización o inutilidad del segmento) I: HIelo. Fibrosis. Ya en la etapa de fibrosis el tratamiento más razonable es el uso de férulas o quirúrgico. El alivio del dolor con el uso de medicamentos no debe ser interpretado como una ayuda a este proceso. Edema. El esquema que se ha probado como válido es el llamado “PRICEM”. un indicador específico de cura biológica. Formación de tejido de granulación. Asimismo. El movimiento debe realizarse e un arco de movimiento seguro.Control de la inflamación y el dolor. en la tercera etapa. reducción del edema o extravasación de fluido y resolución de los hematomas. Las 2 primeras pueden ser evitadas con MCP en todo el rango. también puede representar un papel en la curación de las partes blandas. Estimulación eléctrica de alto voltaje . se logrará una rehabilitación más completa y rápida. por lo tanto. Entre los elementos que pueden ayuda en este proceso se cuenta: Ejercicio precoz de las áreas no lesionadas : los hechos observados incluyen la mejoría clara de la circulación local. R: Reposo. 3. todavía se podría ver beneficiado por la MCP. 2. Se cree que desempeña un papel importante en la consolidación ósea. Ejercicio de protección precoz para el área lesionado : observaciones realizadas sobre el proceso de curación en el hueso y cartílago han demostrado la efectividad del ejercicio de protección para fomentar este proceso. Si puede minimizar la fase inflamatoria del proceso de curación incluyendo el dolor. Sangrado. 4. el mantenimiento de la fuerza y la complance de tejido. por lo que la movilización continua sería beneficiosa. es decir: P: Protección(que no es igual a inmovilización o inutilidad del segmento). se describe el concepto de MOVILIZACIÓN CONTINUA PASIVA (MCP). Movimiento continuo pasivo: la inmovilización es claramente perjudicial para las articulaciones normales como para las dañadas. Se debe tener en cuenta que la rehabilitación comienza esencialmente en el momento de la lesión. C: Compresión. El bienestar del paciente no es. y ante la imposibilidad que el paciente este todo el tiempo realizando la movilización de manera activa.

esta indicado el restablecimiento de la función de la zona dañada. ya que al permitir cambios en la angulación. enfermedades asociadas. Permite el movimiento dando estabilidad latero-medial a la articulación.Por estas razones la utilización de la MCP debe ser tan pronto como sea posible. férula articulada con o sin bloqueo de movimiento. Restablecimiento de la función. La MPC requiere de una estrecha supervisión por alguien preparado para su uso. Debe ser usado hasta que el paciente sea capaz de conseguir por si mismo toda la capacidad de movimiento. Recuperación de la fuerza.  Férulas estáticas y de protección: se utilizan normalmente por periodos cortos y como medida de protección después de una lesión o cirugía. No se aplican de manera continua. Mientras no sea posible hacerlo deben tomarse las precauciones para el drenaje de la extremidad. Existen diferencia significativas entre cada paciente dependiendo de múltiples factores como la edad.  Férulas dinámicas: son las más utilizadas para tratar la rigidez inminente o ya establecida. ocupación. y se flexiona el codo a través de un sistema de correas ajustables. se estabiliza y fija en el torax.  Ortesis funcionales de contrafuerza: u “ortesis de Hiperflexión”. Se utiliza cuando el paciente ha ganado por otros medio los 100º de flexión. Según si se bloque o no puede utilizarse como férula estática o dinámica. cuando sea necesario. La utilización de MPC requiere de un ajuste del dolo al movimiento. a través de analgesia e incluso anestesia. fractura. más que ajustar el movimiento al dolor. ya sea por medio de la movilización precoz o manipulación articular. etc.  Férulas articuladas: se utiliza si el problema es inestabilidad articular permite una movilidad activa dentro de rangos seguros. Utilización de ortesis: existen 5 tipos que se emplean en el postoperatorio o tratamiento post trauma del codo: férula estática.  Férulas estáticas graduables: se aplica una fuerza constante al codo dando lugar a fuerzas y tensiones que se transmiten a las parte blandas. Una vez que esté controlado el dolor o el proceso inflamatorio y se haya llegado a una fase avanzada del proceso de curación. permite aumentar la carga. férula dinámica. Está contraindicado cuando existe daño ligamentoso o potencial inestabilidad articular. Para ello: Movimiento: recuperación de rango. sexo. • - 9 . férula estática graduable y ortesis funcionales de contrafuerza.

También debe partirse de expectativas reales antes recomenzar un programa de rehabilitación.A considerar: la motivación personal y la situación laboral son variables importantes al recurara la función del codo. 10 .

Se sugiere que aproximadamente el 7% de las fracturas corresponde a la región del codo. Esto se debe. un tercio corresponden a tercio distal del húmero. transcolumnares (transcondileas o supracondiles) e intrarticulares. Las fracturas supracondileas en extensión del húmero distal representan > 80% de todas las fracturas supracondileas en adultos. Las fracturas supracondileas en flexión suponen entre 2% y 4% de todas las fracturas supracondileas del adulto. Si se sustituye el término Cóndilos por el de Columnas. Existen muchas clasificaciones de estas fracturas que se basan en el concepto que el húmero termina en 2 cóndilos. Las recomendaciones abarcan desde la abstención terapéutica a la reducción quirúrgica y fijación interna amplia. Las fracturas que afectan a la extremidad distal del húmero se encuentran entre las que mayor complejidad ofrecen a la hora de un tratamiento correcto. De éstas. . Incidencia. donde las fracturas se pueden dividir en 3 grandes grupos: Fracturas extracapsulares. el 2% del total.Son poco frecuentes. las articulares parciales (tipo B) e intraarticualres completas (tipo C). por lo que los cirujanos raramente pueden obtener mucha experiencia. existen 3 tipos de fracturas que incluyen las fracturas extracapsulares (tipo A). Cada tipo en subdividido en 11 . se refleja con mayor precisión la arquitectura estructural. es decir. transcondilea y bicondilea.5% y al 1% de todas las lesiones del codo. Las fracturas del cóndilo sólo representan entre 0. fundamentalmente a: .La compleja estructura anatómica de la extremidad distal del húmero (orientación de las superficies articulares y escasa cantidad de hueso esponjoso) supone un reto para los cirujanos. El Grupo suizo de la AO desarrolló una clasificación detallada a la hora de evaluar los resultados finales del tratamiento. Las fracturas de epitroclea y epicóndilo justifican el 5% de todas las fracturas del humero distal y afectan con mayor frecuencia al epicóndilo que la epitroclea Clasificación.  Fracturas de húmero distal. Para el húmero distal.Fracturas de codo. de ahí los términos de fractura condilea. .Consecuencia de dolor y pérdida de la movilidad después de cualquier traumatismo de codo.

Fragmento de grandes dimensiones: RAFI. que a su vez se dividen en 3 subgrupos. En niños se asocia estrés en valgo y adulto a traumatismo directo. debe sospecharse luxación asociada por inserción del complejo ligamentoso colateral medial. Inmovilización con codo en 90º flexión. Codo en flexión 90º. Avulsión aposifiaria .2 y 3). fracturas extraarticulares. 12 . 1. TIPO A.3 grupo (1. TIPO A. Resultando en la siguiente clasificación: TIPO A. Habitualmente por estrés en varo. supinación y muñeca extendida. Epicóndilo medial no 3. Epicóndilo lateral. inmovilización por 7 a 14 días. Tratamiento Observación Si el segmento esta desplazado. fracturas extraarticulares. Fragmento desplazado o atrapado en la articulación: RAFI. Ligamento colateral cubital mantiene la estabilidad de la articulación 2. pronación y muñeca en 30º.1. Rara vez se desplazan. Fractura rara en adultos. Grupo Subgrupo Mecanismo 1. Epicóndilo incarcerado medial incarcerado. Fracturas extaarticulares con Avulsión aposifiaria . Proximidad con nervio cubital: exploración nerviosa. Desplazamiento minino: sintomático.

En lesiones en flexion. TIPO A. fracturas multifragmentarias 13 . Pueden dañarse la arteria braquial y los 3 nervios principales. Las lesiones en flexión son menos frecuentes y nos resultado de fuerza dirigida anteriormente. que se aplica una fuerza posterior sobre codo flexionado. se aplica yeso con codo 95º y con presión en el eje del cubito. con osteopenia intensa o cuya condición no permite RAFI. casi siempre. Grupo 3. lateral. fracturas extraarticulares. Observación Consecuencia. bajas. a la vez. Oblicua distal y medial. 3. Transversa Tratamiento. de una caída con la mano en extensión. Se inmoviliza por 2 semanas en caso de fracturas estables y por más de 4 en fracturas desplazadas inestables. TIPO A. (trans columnares) 1. Oblicua distal y 2. Metafisiaria simple.Grupo Subgrupo Mecanismo 2. Manipulación cerrada: en lesiones en extensión se utiliza tracción longitudinal para contrarrestar la fuerza de tríceps y bíceps. Metafisiaria simple. RAFI: método de elección. (transcolumnares). Fijación con agujas percutaneas: en pacientes ancianos. A u vez las altas y bajas pueden dividirse en patrones de extensión y flexión. fracturas extraarticulares. * Las fracturas transcolumnares también pueden clasificarse en 4 patrones básicos: altas. en abducción y aducción. Tracción esquelética: en paciente con edema importante y politraumatizados que requieren estabilización temporal.

(unicolumnares). Reducción cerrada: en caso de fracturas no desplazadas. capitellum. transtroclear multifragmentaria. Compleja. 1. Mecanismo Tratamiento . Quirúrgico: RAFI. pueden tratarse con férula o yeso durante 4 a 5 semanas. capitellum. Con control radiográfica. fracturas articulares parciales. Transtroclear simple: región medial.Subgrupo Tratamiento. En estos pacientes la sustitución total del codo permite una buena recuperación funcional. . intacta. CLASIFICACIÓN*2. Puede considerarse la sustitución total del codo en ancianos activos con buena funcionalidad previa y que presentan una fractura humeral distal muy conminuta que se considera imposible de reconstruir. Grupo Subgrupo 1. . 2. El borde medial de la cabeza del radio inicia la fractura cuando impacta en el surco entre el capitellum y la tróclea. Frontal. 3. Transtroclear simple: región por surco. Como consecuencia de una carga axialmente dirigida. sagitales mediales. 1. en las desplazadas tipo I y todas tipo II. sagital lateral. Si l obra es eficaz es preferible estabilizar la fractura con agujas percutaneas o tormillos. RAFI: de elección. 1. 3. y posteriormente inmovilizar con yeso. mayor afectación de la tróclea y son más inestables. Con cuña 2. Fracturas multifragmentarias. tróclea. 1. 2. TIPO B. ya que el cúbito se desplaza junto con el fragmento fracturado. Se asocia con un traumatismo directo sobre el codo o con caída con mano en hiperextensión. 14 . Transtroclear multifragmantaria. 2. 3. Obser. 2. La creta longitudinal de la escotadura sigmoidea del olécranon comprime el surco de la tróclea produciendo el mismo efecto.Mientras más alta.CLASIFICACIÓN DEL MILCH*1. con inmovilización por 3 a 4 semanas. con cuña 3. transtroclear simple. 3. No quirúrgico: las no desplazadas. fragmentada. capitellum y tróclea. fracturas extraarticulares. TIPO A.

epifisiaria en T. Mltifragmentaria. Grupo Subgrupo Mecanismo 1. fracturas articulares parciales. 3. • • Existen 2 tipos según la afectación de la cresta troclear: Tipo I: cresta troclear lateral indemne. con marcado desplazamiento. Articular simple. metafisiaria simple 1. 1. RAFI: de elección. metafisiaria compleja. 2. 1. • Tipo III: conminución importante. aplizada de manera repetida. 3. metafisiaria en cuña. (unicolumnares). Tratamiento . Tipo II: cresta troclear lateral forma parte del segmento condilar (medial o lateral). a veces con afectación troclear. Cartílago articular Con mínima porción de hueso subcondrla adherido. La tracción es temporal en espera de osteosintesis. Inmovilización por 4 a 6 semanas. 3. Por fuerzas directa. compleja. más tracción de masa muscular flexora y extensora. Clasificación de Milch. favorables resultados. metafisiaria multifragmentada. 2. con cuña fragmentaria. 3. *2 Clasificación • Tipo I: fragmento de Hahn-Steinthal. 15 . lo que retrasa la movilización activa del codo en extensión. metafisiaria simple. fracturas articulares completas. articular simple. con ligero desplazamiento 2. 2. El abordaje que se realiza obliga una osteotomía del olécranon. Efecto ciña de la cresta el olécranon. *1. TIPO C. hacia el olécranon con codeen flexión 90º.TIPO B. No quirúrgico: va desde la reducción cerrada con yeso hasta la tracción esquelética más movilización precoz. con cuña intacta. Gran componente ósea del condilo. • Tipo II: fragmnto de Kocher-Lorenz.

fracturas articulares completas. Tipo III: desplazadas con rotación. Clasificación de Riseborough y Radin 16 .clasificación de Riseborough y Radin: Tipo I: no desplazada.Obser. TIPO C. . . Tipo IV: conminución grave de superficie articulares.clasificación de Reich: en T o Y. Tipo II: ligero desplazamiento sin rotación de fragmentos en plano frontal.

ESTABILIDAD: Las fracturas de húmero distal desplazadas son lesiones inestables. Mantener la herida abierta cerrando la articulación en el siguiente desbridamiento. Cuando se produce la consolidación. Lavado exhaustivo. las lesiones por barrena y herida de guerra. Tiempo previsto para la consolidación ósea: 8 a 12 semanas Tiempo previsto para la rehabilitación: 12 a 24 semanas • Objetivos de la rehabilitación. Se debe valorar la fijación externa si la herida está muy contaminada. 17 . • Objetivos ortopédicos. Se caracteriza por la afectación de todos los grandes grupos titulares-óseos articulares. el húmero distal es estable para la carga de peso.• Codo catastrófico. Iniciar movilidad tan pronto como sea posible. neurológicos. muscular y cutáneo. La causa más frecuente incluyen las heridas por arma de fuego. La estabilización quirúrgica permite la rehabilitación precoz y la recuperación de la función. Hoy en día el manejo esta dado por: desbridamiento adecuado de los tejidos óseos y partes blandas. ALINEAMIENTO: La alineación exacta del húmero evita la incapacidad y la deformidad cosmética con un ángulo anormal mientras que la reducción exacta de la superficie articular es necesaria para disminuir el riesgo de artritis postraumática. Rehabilitación. Reducción y fijación interna.

vestirse y peinarse. proteger el ángulo de carga normal del codo y restablecer la completa amplitud de movimiento del hombro. Las relaciones de la fractura condilea con la tróclea lateral son importantes para la estabilidad del codo. Afectación articular: pueden producir cambios postraumaticos de la articulación del codo a menos que se realice una reducción anatómica. La osteoporosis produce una RAFI más difícil y produce una disminución en la fuerza de la fijación. . Las fracturas condileas se asocian frecuentemente a lesiones ligamentosas y de la cápsula. • Consideraciones especiales. la rigidez articular es más frecuente y presentan un mayor índice de fracturas conminutas intraarticualres debido a la naturaleza osteoporoticas del hueso. . . Fuerza muscular: Mejorar la fuerza de los siguientes músculos.deltoides. Cuando la eminencia troclear lateral se afecta en la fractura condilea.extensor del codo: Tríceps. . Objetivos funcionales: Restablecer las actividades que necesitan de flexión/extensión y supinación/pronación. . así como la necesidad de un largo período de rehabilitación. o Flexor cubital del carpo. La luxación del codo puede estar presente en el momento de la evaluación inicial. Es frecuente un retraso en la consolidación ósea y en las partes blandas. como comer. . o Extensor cubital del carpo.Supinadores del antebrazo y pronadores. higiene personal.Extensores de la muñeca: o Extensor radial largo y corto del carpo.Amplitud de movimiento: Restablecer y mantener la completa amplitud de movimiento del codo. Fracturas abiertas: Las fracturas abiertas que afectan al extremo distal del húmero se pueden asociar a un desgarro perióstico importante.Flexor del codo: Bíceps. 18 . Músculos secundarios.Flexores de muñeca: o Flexores radial largo del carpo. Edad: En los paciente ancianos. se considera una fractura/luxación. Luxación del codo o lesión ligamentosa.

Fuerza muscular. Precoz e inmediato. Peligros. Se pueden comenzar con ejercicios pendulares de hombro evitando rotación interna y externa. Se debe estar alerta ante el desarrollo de un síndrome compartimental. Se inician los movimientos activos de los dedos y de las articulaciones metacarpofalangicas. Se inician los ejercicios de flexión y extensión de los dedos así como en los ejercicios de aducción y abducción para el fortalecimiento intrínseco. El yeso debe estar ajustado al borde palmar proximal para permitir la completa amplitud de movimientos de las articulaciones metacarpofalangicas. 19 . Ejercicios de péndulo que permiten la amplitud de movimientos del hombro. Uso de extremidad sana en las actividades diarias.• Tratamiento. Se puede producto un síndrome compartimental en el brazo. No realizar fortalecimiento de musculatura de codo. Yeso o férula. porque produce estrés e el sitio de fractura. Reducción abierta. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. Fase de consolidación del hueso: fase inflamatoria. Consolidación ósea. Seguir protocolo de yeso y férula posterior. Agujas percutaneas. El paciente debe ser capaz de realizarlos movimientos aunque persista el dolor. o Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación. Evaluar la amplitud de los movimientos activos y pasivos del los dedos. El edema y la pérdida de color de la piel. Exploración física. No deben haber movimientos del codo. Valorar dolor. Se debe evitar la rotación interna y externa del hombro. Si se sospecha de un síndrome compartimental se deben medir las presiones compartimentales y realizar una fasciotomía de ser necesario. Amplitud de movimientos. (1º 7º día de la lesión). No se permite la supinación ni la pronación. Estabilidad del foco de fractura: no hay estabilidad ósea. El brazo se inmoviliza y no debe haber movimiento en el codo. son frecuentes. edema y parestesias. Actividades funcionales.

La compresión neuropática por el edema y el yeso ajustado. En las fracturas no desplazadas que son estables y no necesitan reducción. Se deben evitar la rotación interna y externa del hombro. Peligros.Si hay una adecuada fijación con un dispositivo estable. así como desviaciones radiales y cubitales dentro del yeso. Como todavía hay dolor. Evaluar los márgenes del yeso o la férula. Fuerza muscular. Se continuan los ejercicios pendulares de hombro. Igual indicaciones para las rotaciones. Yesos o férula. También se puede usar un cabestrillo. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. el dolor y el edema lo permitan. Consolidación ósea. o Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación . se inician ejercicios suaves activos a las 2 a 3 semanas. el codo y el hombro. no es necesaria la inmovilización y se inician suaves ejercicios activos con la muñeca. Exploración física. Amplitud de movimientos. En las que necesitan una reducción cerrada se inician ejercicios activos-asistidos de flexión de 90º con 20 . Puede apretar una bola. cuando las partes blandas. el relleno capilar y la sensibilidad así como la amplitud de los movimientos activos y pasivos de los dedos. Continuar con activos de dedos. pero la excesiva inmovilización posquirurgica anula el proposito de la reducción abierta y fijación interna y producen rigidez importante. Si la calidad del hueso es mala o la fijación es inadecuada. Fase de consolidación ósea: se inicia la fase de reparación. edema y parestesia. (se permite la prono supinación del antebrazo si se ha conseguido una estructura estable). Debe evitar los movimientos de rotación del hombro. Se pueden usar vendajes funcionales o una férula de protección. Actividades funcionales. Iguales indicaciones anteriores. realizar ejercicios isométricos con flexores de muñeca y extensores. esponja o pelota para fortalecer los dedos. Estabilidad del foco de fractura: ninguna a mínima. el brazo se debe inmovilizar. Evaluar si el paciente se queja de dolor. Tratamiento: 2 semanas. Se deben iniciar a los 3 a 5 días.

Tratamiento: 4 a 6 semanas. Estabilidad del foco de fractura: una vez que se aprecia un puente de callo en el foco de fractura. Amplitud de movimiento. Dependiendo de la estabilidad clínica y la evidencia radiológica de fusión precoz. Entre las sesiones.férula posterior según tolerancia del paciente. férula posterior o simplemente un cabestrillo de apoyo y protección entre las sesiones. ayudan a solucionarlo. 21 . No se deben realizar pasivos de codo. Se continúa con movimientos de los dedos y ejercicios pendulares de hombro. Consolidación ósea. Si se ha realizado una fijación interna. Evaluar la estabilidad. se inicia un programa de movimientos activos suaves del codo para estas y otras fracturas del húmero distal. o Consideraciones ortopedicas y de rehabilitación . Evaluar la herida. estables. En las fracturas no despalzadas. Yeso o férula posterior. el dolor y la amplitud de la articulación del codo. Continuar con los ejercicios activos de la muñeca. el paciente debe usar la extremidad afectada para comer y en actividades similares. Exploración física. La inmovilización debe continuar en las fracturas humerales supracondileas en extensión que necesitan reducción. Fuerza muscular. Reducción abierta y fijación interna. Agujas percutaneas. que deben continuar dentro de un programa domiciliario. codo y hombro. el paciente debe mantener el yeso. Uso de vendaje funcional. La rigidez posquirurgica del codo es el mayor problema y los ejercicios de flexión y extensión activa. porque aumentas el riesgo de miositis osificante. Se continúa con fortalecimiento de mano e isométricos de musculatura de antebrazo. Las agujas deben mantenerse con la inmovilización de la mano. Actividades funcionales. El protocolo de rehabilitación es el mismo que el del yeso o férula. ésta es generalmente estable Fase de consolidación: fase de reparación. se inician ejercicios supervisados activos a la 2º a 3º semana. Los pacientes con fracturas por extensión supracondileas deben continuar con los ejercicios supervisados de flexión de 90º con la protección de la férula posterior. Metodos de tratamiento: aspectos especificos.

Evaluar la estabilidad del húmero y la palpación de edema en el foco de fractura y la amplitud movimientos de las articulaciones de la muñeca hombro y codo. la férula de protección o el vendaje funcional pueden retirarse cuando la fractura esté radiográficamente consolidada. Se inician ejercicios suaves de resistencia del codo en flexo/extensión. Reducción abierta y fijación interna. se retiran las agujas y se inician los movimientos activos. Fase de consolidación ósea: fase de remodelación. ha disminuido. Es este momento. combinar los ejercicios pasivos con el programa de ejercicios activos ya iniciado. Prestar atención especial a las limitaciones en la flexión y extensión del codo. Si la fractura está unida. el riesgo de miositis osificante producido por el movimiento pasivo de la fractura. el paciente debe llevar una ortesis o cualquier vendaje equivalente o vendaje funcional. o Consideraciones ortopedicas y de rehabilitación . Se puede mejorar con hidroterapia o con la aplicación de calor antes de los ejercicios. El paciente debe realizar los ejercicios en casa. Se debe continuar con amplitud de los movimientos de los dedos. Se debe insistir para conseguir una flexión completa. codo y hombro. Inicialmente. extensión. Para todas las modalidades de tratamiento. Consolidación ósea. Exploración física. Peso contra gravedad. así como la amplitud de movimientos sosteniendo un palo por encima de la cabeza y el movimiento de lado a lado. muñecas y hombros. Se inician los movimientos activos. Fuerza muscular. férula posterior o un cabestrillo para el apoyo y la protección entre las sesiones de terapia. Amplitud de movimiento. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos.asistidos supervisados del codo con un programa domiciliario. 22 .Agujas percutaneas. Estabilidad del foco de fractura: estable. el codo puede estar rígido. El paciente debe usar un vendaje funcional. supinación y pronación. Esto se produce a las 10 a 12 semanas pero puede aparecer precozmente a la 8º. Entre las sesiones. Tratamiento: 8 a 12 semanas. Puede haber todavía una rigidez importante en el codo y se debe considerar la férula dinámica. Debe continuar con los ejercicios de movimientos activos y activos –asistidos de la muñeca. Una vez que hay evidencia radiológica de consolidación. Se enseñan ejercicios cinéticos.

porque así permite la movilización precoz del codo. Vasos: La lesión de la arteria radial puede producirse en cualquier fractura humeral aunque sea asociada más frecuentemente con las fracturas supracondileas y las fracturas en T o Y. Los nervios radial y mediano se pueden lesionar con cualquier fractura distal del humero. Amplitud de movimientos Las consecuencias más frecuente a largo plazo de las fracturas del húmero distal. La mala consolidación de las fracturas condileas laterales con la consiguiente deformidad en valgo. en el manejo inicial. ya sean intrarticuares o extraarticulares. Complicaciones. Lesiones asociadas. Retraso de la fusión/ falta de fusión después de una osteotomía del olécranon. Si no se permite el desplazamiento intrarticular. ya que las consecuencias. produce una parálisis tardía del nervio cubital. la producción excesiva de callo o por Osificación ectópica. El tratamiento de las contracturas severas o de la Osificación ectópica es la liberación quirúrgica o la resección. Se necesita de una adecuada planificación y una fijación estable del olécranon para evitar esta complicación. mala fusión. El tratamiento quirúrgico de una artritis severa del codo incluye artroplastia total o la fusión del codo. la incidencia de artritis postraumatica disminuye significativamente. escaso tratamiento de la fractura. generalmente hay una lesión nerviosa concurrente y se puede producir el síndrome compartimental. de no ser 23 . ya se les puede retirar la férula o el vendaje. particularmente en las fracturas intercondileas en T. La incongruencia de la superficie articular puede producir una artritis postraumática que produce una incapacidad importante y dolor. Esto se puede producir por la contractura capsular. Precaución ante la sospecha de un síndrome compartimental. Mala fusión/ falta de consolidación: La mala consolidación ósea de las fracturas del húmero distal produce frecuentemente deformidades cosméticas.Muchos pacientes a los que se les han realizado una reducción abierta y fijación interna con un sistema rígido. respectivamente. activos y el tratamiento conservador puede ser la mejor opción en estas situaciones. Artritis postraumatica. Nervios: El nervio cubital recorre el epicóndilo medial y es el más frecuentemente lesionado. Tampoco proporciona buenos resultados en los pacientes jóvenes. la inadecuada fijación. Los factores de riesgo de la falta de fusión de las fracturas distales del húmero incluyen la conminución importante. Se necesita de un mecanismo de bandas a tensión con alambres paralelos o de una tornillos. Las lesiones nerviosas pueden producirse durante el traumatismo o durante la reducción de la fractura. las fracturas abiertas y la infección. es la perdida de la amplitud de movimientos del codo. cicatrices después del tratamiento quirúrgico.

rotura ligamentosa e incluso capsular. coronoides y de la cabeza del radio. hecho importante en la posterior aparicion de miositis osificante. incluyendo la contractura isquemica de Volkmann incluso la pérdida del miembro. Por definición. Lesión de ligamentosa del codo. Entre un 15% y 20% de estas fracturas afectan al cuello. Una carga axial aplicada sobre el antebrazo pronado (Caída sobre mano y codo extendidos) produce de manera consistente una fractura de la cabeza radial. hundimiento. A menudo ocurre algún daño ligamentoso de diverso grado. Tipo I de Mason. 24 . Clasificación. • Fracturas de cabeza de radio. Tipo IV: asociada a luxación de codo. Se asocia a fracturas de olécranon. Las fracturas del cuello radial pueden incluirse en el esquema de Mason: Tipo I: fractura no desplazada. Las lesiones condrales y fracturas del capitellun son frecuentes.7% y 5. Otra causa poco frecuente es un impacto directo. la luxaión de codo debe desgarrar el Músculo Braquial. Las fracturas de la cabeza y cuello del radio representan entre al 1. (impactación. angulación). Tipo II: fracturas marginales con desplazamiento. • • • • Clasificación de Mason. Lesiones asociadas.detectado. afecta al margen más anterior de la cabeza del radio cuando el antebrazo esta pronado. Tipo III: fracturas conminutas con afectación de toda la cabeza. pueden ser terrible. Esta fractura se presenta como una luxación posterior del antebrazo. Fracturas recurrentes.4% de todas las fracturas. Mecanismo de lesión. Representan el 3% de las fracturas de codo. Mayormente corresponde al Ligamento colateral cubital. Incidencia. Complicaciones Neurovasculares. Tratamiento.

• Bloqueo mecánico: reducción abierta y fijación interna o bien escisión de la cabeza radial. . Dolor.En caso de bloqueo mecánico de los movimientos puede realizarse una escisión de la cabeza radial. Tipo IV de Mason.Si la fractura es conminuta se practica una escisión. . . • Ausencia de bloqueo mecánico: protección temporal con cabestrillo (2 a 3 semanas) y movilización precoz cuando remitan los síntomas. . Tipo II de Mason. . 25 .Debe confirmarse la integridad del ligamento colateral medial. Tipo III de Mason. . . Algunos recomiendan la sustitución protésica si existe dolor tras la extirpación de la cabeza radial. Puede ser necesario reparar o reconstruir el ligamento colateral medial. algunos autores defienden el tratamiento conservador de las fracturas tipo II de Mason y la movilización precoz.Para que la fijación sea estable debe conservarse al menos el 50% de la cabeza radial. ya que la escisión de la cabeza radial puede producir una migración proximal.Las lesiones del ligamento colateral medial y de la articulación radiocubital distal deben tratarse en la misma intervención. una reducción abierta con fijación interna. . Prótesis de cabeza Radial. hay que aspirar el hemartros e inyectar lidocaína para comprobar si existe bloqueo mecánico. incluso en casos de conminución y desplazamiento.En caso de limitación de la supinación y la pronación. si es posible.La mayoría de los autores defiende la reducción abierta con fijación interna de las fracturas desplazadas (> 2 mm) de la cabeza radial. .La articulación radiocubital distal y el ligamento interoseo deben reparase cuando se encuentren afectados. Algunos autores aconsejan aspiración de la articulación con o sin inyección de anestesia local. en caso contrario puede practicarse.El principal argumento para su uso es la prevención de la migración proximal del radio. contractura e inflamación puede deberse a una fractura del cóndilo (posiblemente osteocondral) que no se apreció en la radiografía.Las indicaciones quirúrgicas son discutidas. con algunas agujas de Kischner o tornillos sin cabeza. .- Tratamiento sintomático consiste en cabestrillo y movilización precoz a las 24 a 48 hrs de la lesión cuando remite el dolor.Mason afirmó que cualquier desplazamiento o inclinación de la cabeza radial que afecte > 25% de ésta debe tratarse mediante escisión. ya que la escisión puede provocar una inestabilidad del codo en valgo. .

Flexores del codo. 1. . Fuerza muscular.triceps. Debe repararse la rotura del ligamento interoseo y del ligamento colateral medial. Extensores del codo.Bíceps.Braquiorradial. . Objetivos de la rehabilitación. . mantener todo el rango de movilidad de la muñeca. . Objetivos del tratamiento. Estabilidad. Para la mayoría de las actividades de la vida cotidiana. La escisión tardía de una prótesis sintomática o fracturada ha proporcionado resultados favorables. Las fracturas desplazadas de la cabeza del radio pueden afectar al alineamiento anatómico y funcional de la articulación del codo. que constituyen los impalntes protésicos de elección e el codo inestable.supinador. incrementándose de este modo el ángulo normal soportado por la articulación del codo y alterándose su biomecánica. Supinadores del codo. Restaurar y mantener la amplitud del movimiento de las articulaciones del codo y radiocubital en extensión.Anconeo. Las fracturas de la cabeza del radio pueden causar inestabilidad y acortamiento del radio. dedos y del hombro. 2. . La cabeza del radio es un estabilizador secundario de la articulación del codo proporcionando un 30% de resistencia frente a una fuerza en varo. Alineamiento. Cada vez se emplean más los implantes metálicos (titaneo. 26 . Amplitud de movimiento.Bíceps. Rehabilitación. Restaurar y mantener la fuerza de los siguientes músculos. vitalio) de cabeza radial. . . Objetivos ortopedicos. Pronadores del codo. flexión pronación y supinación.braquial.- - En estudios de seguimiento prolongado de fracturas-luxaciones y lesiones de Essex-Lopresti se ha demostrado que los implantes de silicona no funcionan muy bien.

Fracturas conminutas. que puede consolidar más despacio que una fractura extraarticular. Extensores de la muñeca.Flexor radial del carpo. Edad. la cabeza del radio debe conservarse o en su caso el reemplazamiento mediante una protesis ayudaría de forma eficaz a estabilizar el codo frente a un valgo extremo. Una fractura de cabeza de radio es una fractura intraarticular. En pacientes jóvenes o atletas de elite. se debe intentar por todos los medios la reconstrucción de la fractura mediante una RAFI a para prevenir inestabilidades. así como actividades que requieren de la supinación y pronación. como abrir puertas o girar llaves. Duración prevista de la rehabilitación: De 6 a 12 semanas. Están asociadas a un retraso en la consolidación ósea y con las peores complicaciones postraumaticas (perdida importante de la extensión. una fractura de la apófisis coronoides y una lesión el ligamento colateral-medial. descenso en el rango de movilidad importante y gran riesgo de una seudoartrosis).extensores largo y corto radial del carpo.flexor cubital del carpo.Extensor cubital del carpo. Objetivos funcionales.Pronador cuadrado. En este contexto. La combinación de una fractura de cabeza de radio. se ha de comenzar la rehabilitación tan pronto como sea posible puede reducir su duración. vestirse. 27 . . Restaurar y mejorar las actividades de la vida cotidiana como arreglarse. En pacientes más mayores. . . Tiempo previsto de consolidación ósea: De 6 a 8 semanas. Una vez que la fractura es estable se debe iniciar la movilización. Triada. se recomienda una escisión precoz y movilización inmediata.pronador redondo. . si hay inestabilidad del codo. alimentarse. Consideraciones especiales de la fractura . Luxación posterior tipo IV. Es más difícil de obtener una amplitud funcional en pacientes mayores debido al mayor porcentaje de rigidez.. Como el rango de movilidad funcional es el objetivo de la rehabilitación. crea una inestabilidad multidireccional. Es muy importante alcanzar una estabilidad. . Flexores de la muñeca.

dolor en la muñeca migración proximal del radio. ya que son demasiado dolorosos de realizar. que tiene riesgo debido a su proximidad al cuello del radio. La cabeza del radio es un importante estabilizador lateral del codo. la sensibilidad. así como rango de movilidad activa y pasiva de los dedos. Evaluar el relleno capilar. y si se han usado implantes de silicona. se le coloca al paciente un cabestrillo o una férula articulada. lesión en el LCM del codo o destrucción de la membrana interósea radiocubital (otro estabilizador de la articulación del codo). Las fracturas en el codo producen edemas importantes. Consolidación ósea. El dolor sobre el ligamento colateral cubital al forzar al valgo puede indicar una lesión del mismo y provocar un codo inestable. Tratamiento. artritis postraumatica. Mientras que la movilización precoz activa se acepta para la recuperación funcional. Fase de consolidación del hueso: fase inflamatoria. Aún no se recomiendan los ejercicios de fortalecimiento en el codo. sinovitis.Lo primero que se debe realizar es la reducción de la luxación. Una movilización precoz del codo es crucial para prevenir atrofias y contracturas. Este proceso esta generalmente asociado con una disminución en la fuerza de apoyo. Peligros. Estabilidad del foco de fractura: no hay. se deben evitar la movilización pasiva ya que está asociado con la formación de osificación heterotópica y con un resultado funcional pobre. Después del ejercicio. Evaluar rango de movimiento del codo. Se recomienda un arco de movilidad activo para la muñeca y hombro con el fin de mantener el movimiento de dichas articulaciones. Fuerza muscular. incluyendo flexión y extensión y especialmente prono-supinación. Suelen aparecer síndromes compartimentales de codo y antebrazo. 3 o 4 después de la fractura y una vez que ha cedido el dolor. Evaluar el nervio intraóseo posterior. osificación heterotopica del codo. Esta función es la de mayor importancia cuando hay asociada una fractura de la apófisis coronoides. Esta indicada la extirpación de la cabeza del radio o de los fragmentos fracturados cuando existen fragmentos óseos inestables secundarios a un fragmento fracturado o secundario a una conminución de la fractura. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación . en espacial si la fractura es intrarticular. Exploración física. (1º a 7º días de la lesión ). inestabilidad en valgo de la articulación del codo. Amplitud de movimiento. Después se trata la cabeza del radio dependiendo del tipo de fractura. Precoz a inmediato. se puede iniciar en el codo unos movimientos suaves de flexión y pronación. 28 . También se comprueba el edema de la extremidad.

Se recomiendan ejercicios como apretar una pelota o amasar para mantener la fuerza de dedos y muñeca. Tratamiento: 2 semanas. Quitar el cabestrillo e iniciar la movilización activa. Explorar la herida y descartar la presencia de eritema. así como para disminuir el edema. Fuerza muscular. supuración. Continuar suavemente con ejercicios isométricos para el bíceps. Se acepta cabestrillo no rígido ya que permite la flexión y la extensión. Es difícil conseguir una fijación rígida en una fractura de la cabeza del radio y se necesita una inmovilización externa. para prevenir una atrofia difusa. Continuar con rango del movimiento completo en el hombro y la muñeca. Evaluar el estado neurovascular del paciente y la amplitud de movimiento del codo. 29 . especialmente después de una fijación interna. Examinar la herida en busca de eritema y supuración. reduce o limita la amplitud del movimiento y la función.Actividades funcionales. No se permiten los movimientos pasivos para evitar la luxación. RAFI. Evitar movimientos pasivos por el elevado riesgo de osificación heterotopica. Continuar con la amplitud de movimiento activo del codo. que indicarían infección. Amplitud de movimientos. tríceps y deltoides. Comprobar la posición y postura del cabestrillo y el estado de la piel. La osificación heterotopica. Consolidación ósea. La extremidad sana se utiliza en el cuidado personal para las AVD. Normalmente se utiliza una férula ortésica articulada. Cabestrillo / entablillado. Iniciar tratamiento postoperatorio con indometacina para prevenir la formación de hueso ectópico. Debido a que la extremidad afectada esta en un cabestrillo. Exploración física. Quitar las grapas o los puntos. Peligros. alteración del callo y del material del osterosistesis. Estabilidad del foco de fractura: ninguna a mínima. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. No se prescriben ejercicios de fortalecimiento de codo. Actividades funcionales. Fase de consolidación ósea: se inicia la fase de reparación.

30 . Cabestrillo / entablillado. Medir la amplitud de movimiento. la estabilidad en varo y valgo del codo.Iguales indicaciones anteriores. aunque podría mantenerse el cabestrillo unos días hasta que el paciente estuviese más cómodo. se deben evaluar la movilidad funcional y puede ser necesaria una terapia de movilización agresiva activa-asistida e incluso pasiva de los pacientes con importante limitaciones en el movimiento. RAFI. En este momento. valorar la posibilidad de distrofia simpático refleja. Retirar la férula para estimular los movimientos activos. No es infrecuente la aparición de rigidez. muñeca y dedos. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos . Tratamiento: 4 a 6 semanas. Consolidación ósea. Es particular. Amplitud de movimiento. así como una prono-supinación activa fuera de la abrazadera articular. Fuerza muscular. así como el estado neurovascular del paciente. Peligros. Exploración física. la ortesis debe adaptarse perfectamente. se le debe retirar gradualmente unos días. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación . Se aceptan déficit en la extensión y flexión final. No es infrecuente la luxación. Para estar cómodo y que sea funcional. Continuar con movimientos activos y activos-asistidos del codo en todos los planos. Examinar cicatrices en busca de eritema y área de presión. Fase de consolidación: fase de reparación. ésta es generalmente estable. Es esencial comenzar con el movimiento. Un paciente aprensivo o que presente dolor después de la retirada de cabestrillo. El paciente debe ser consciente de que es esencial una flexión y extensión activa del codo con la ortesis articular. Evaluar la distrofia simpático refleja. Continuar con la administración de indometacina. Estabilidad del foco de fractura: un puente de callo en el foco de fractura. si existe alguna limitación en el rango de movimiento se permite realizar un suave arco pasivo. Continuar con el movimiento completo del hombro. Puede ser útil una ortesis articulada por las noches para ayudar a disminuir el dolor. promover un movimiento activo. A las 6 semanas. pero si ocurren pérdidas más extensas se debe sospechar una osificación heterotopica.

Continuar con ejercicios de presión manual. se deben realizar estudios electromiograficos a la 6º semana. Si fuera necesario. Se debe retirar después de 2 semanas e iniciar movimientos activos.Se continúa con isométricos de bíceps. Consolidación ósea. Se debe examinar el estado neurovascular (especialmente en le nervio interoseo posterior) con particular atención en la habilidad del paciente para extender la articulación metacarpofalangica. Si se ha retirado el yeso. RAFI. Osificación heterotopica. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos Cabestrillo / entablillado. Fuerza muscular. La consolidación puede ser más lenta que con los tratamientos no quirúrgico. El paciente puede ir incrementando el tiempo sin la ortesis hasta dejarlo completamente después de 6 semanas. Continuar con los movimientos activos y pasivos del codo. Tratamiento: 8 a 12 semanas. Peligros. Sin embargo. tríceps y deltoides. Al final. se puede administrar hidroterapia para facilitar la movilización y disminuir la rigidez y el dolor. debe haber una amplitud de movimiento funcional útil en el codo. 31 . para poder precisar la localización de la lesión. el paciente puede usar la extremidad afectada para comer y en actividades similares. se debe comenzar el movimiento pasivo forzado. Se debe continuar la terapia. si hay alguna disminución en la amplitud. Estabilidad del foco de fractura: estable. El paciente debe seguir llevando una ortesis articular paro también debe estar más tiempo si ella trabajando la pronación y supinación activa y activa asistida. pasiva y activa del movimiento. Amplitud de movimiento. Cuando está afectada la función nerviosa. Medir la amplitud de movimientos activos y pasivos del paciente. porque la fractura es estable. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación. Fase de consolidación ósea: fase de remodelación posterior organización del callo que comienza a ser más resistente a las fuerzas de torsión. Exploración física. Actividades funcionales. Lo más importante en este momento es conseguir un movimiento funcional.

La migración proximal del radio y del desarrollo de una muñeca con un cubito plus puede causar un debilitamiento de la fuerza de la prensión y de la pinza cubital del carpo. Este es un problema frecuente después de la realización de una fijación interna. supinadores y pronadores de codo y para los flexores y extensores de la muñeca. El paciente puede utilizar la extremidad afectada para el cuidado personal y actividades ligeras. monitorizar su propia tolerancia. La osificación heterotopica severa puede ser el principal factor en una pérdida significativa funcionalidad del codo. Los pacientes intervenidos se les debe retirar el soporte ortésico y el paciente debe continuar con una movilización activa y pasiva hasta que se consiga una flexión. Osificación hetorotópica. Los pacientes sin el ligamento colateral cubital y sin la cabeza del radio (como es el caso de una fractura/luxación) son propensos a una inestabilidad en valgo y una parálisis tardía del nervio cubital . Pérdida de movimiento. Actividades funcionales. en especial. Puede aparecer una artrosis postraumatica. extensión. escisión ósea o ambos. pronación y supinación funcional. La perdida de este estabilizador del estrés en valgo puede estar asociado con algunos problemas. en presencia de incongruencia articula o fragmentos osteocondrales libres. Complicaciones y Consideraciones a largo plazo . Se puede desarrollar una sinovitis pos la silicona en aquellos pacientes en los que se ha utilizado para reemplazar la cabeza del radio y el espaciador debe ser retirado una vez que los tejidos blandos hayan cicatrizado (3 a 6 meses). Inicialmente. aunque el 5% de las fracturas no quirúrgicas muestran signos de osificación heterotopicas. Los pacientes con contracturas que no respondan a una terapia agresiva deben ser evaluados para una liberación de los tejidos blandos. Artrosis postraumática. y en relación a esto. el paciente puede usar la extremidad sana para ofrecer resistencia. Todos los pacientes tratados de forma conservadora o con escisión ósea deberán estar completamente curados. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. Escisión de la cabeza del radio. extensores. Estos son problemas de difícil solución. Los pacientes con un compromiso severo de la movilidad necesitan de un tratamiento quirúrgico agresivo con liberación de los tejidos blandos. El rango de movilidad debe ser normal o casi normal. 32 .Se puede comenzar los ejercicios de resistencia progresiva para los flexores.

La arteria braquial esta también en riesgo debido a su proximidad a la cabeza del radio. . Existen diversas clasificaciones para este tipo de fracturas. Las fracturas de olécranon presentan una distribución bimodal: tiene 2 peak. Indirecto: caída sobre la extremidad extendida acompañado por una intensa contracción del tríceps. sobre todo en las fracturas de tipo III o IV de Mason en las que se plantea la escisión de la cabeza radial. Con este tipo de lesión. o Por traumas indirectos. . o Frecuentes en ancianos. la orientación y la existencia de rotura de ligamento colateral. Puede ocurrir una lesión neurovascular del nervio interóseo posterior o del nervio mediano. . es muy importante o reparar o reemplazar la cabeza del radio para prevenir la inestabilidad de la articulación del codo. Una es la de Colton basado en la anatomía.Fracturas desplazadas: o Fracturas por avulsión. 33 .Luxo fracturas. Puede deberse a lesiones inadvertidas del ligamento interoseo. . Se debe realizar un minucioso examen neurovascular antes de la intervención.Fracturas oblicuas y transversales. uno en persona jóvenes en traumas de alta energía y el otro en ancianos por caídas. Directo: caída sobre vértice del codo o trauma directo sobre el olécranon. Lesiones asociadas. o Permite la extensión activa contra gravedad. Clasificación. o No aumenta con la flexión de 90º. la articulación radiocubital distal o el complejo fibrocartilaginoso triangular.Fracturas conminutas. Puede ser necesario realizar una sinostosis radiocubital para prevenir la migración proximal del radio. que puede causar una rotura en las fibras oblicuas anteriores del ligamento colateral cubital (el que genera mayor resistencia en valgo). . Mecanismo de lesión.Dolor crónico de muñeca.Fracturas no desplazadas: o Menos de 2mm. Es importante detectar estas lesiones. • Fractura de olécranon. Una luxación del codo puede ocurrir con una fractura de la cabeza del radio.

Objetivos del tratamiento. fijación bicortical con tornillos de placa o muelle dinámico. Inmovilización por entre 1 a 3 semanas con yeso braquial o férula simple. Fuerza muscular. . Fijación interna: cerclaje alámbrico a tensión. Exéresis. Cubitohumeral y tratar de restaurarla.Flexor del codo: Bíceps. Músculos secundarios.Supinadores y pronadores. Fracturas No desplazadas Desplazadas estable No conminuta conminuta Tratamiento. Objetivos ortopédicos.extensor del codo: Tríceps. que se articula con la troclea del húmero distal y esta distribución añade estabilidad al codo. se pueden extirpar 2/3 del olécranon sin producir inestabilidad del codo El tratamiento se basa en encontrar la inestabilidad de la art. Restauración de la articulación. 34 . Objetivos de la rehabilitación. fijación intramedular longitudinal. Mejorar la fuerza de los siguientes músculos. Fijación externa. Es olécranon forma una muesca sigmoide importante.La clasificación de la clínica mayo corresponde a: Tipo I II A B III A B Inestables No conminuta Conminuta. Amplitud de movimiento. Rehabilitación. Restablecer y mejorar la amplitud de movimiento de codo y mantener la amplitud de movimiento del hombro y muñeca. Estabilidad. . Alineamiento. .

- - Extensores de la muñeca: o Extensor radial largo y corto del carpo. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación . La fijación estable con las agujas K o tornillos puede ser difícil. Evaluar el edema excesivo y la perdida de color son frecuentes y producen la inflamación de los dedos. Fase de consolidación del hueso: fase inflamatoria. Consolidación ósea. Evaluar el relleno capilar. o Flexor cubital del carpo. Exploración física. se debe evitar la presión de la foso antecubital por el yeso o el vendaje tipo ACE porque puede producir síndrome compartimental. Objetivos funcionales. Precoz a inmediato. o Extensor largo de los dedos. o Extensor cubital del carpo. Estos pacientes presentan u hueso osteoporotico que determina la elección de la fijación en fracturas desplazadas. o Flexor largo de los dedos y sublimis. La extirpación y el avance del tríceps es más apropiado. Consideraciones especiales. el paciente debe capaz de realizar el cuidado personal y las AVD de forma independiente. la sensibilidad. Evaluar la extensión pasiva de los dedos. así como la amplitud de los movimientos activos y pasivos de los dedos. Cuando se coloca un yeso o una férula. Incluso aunque haya una pérdida permanente de la extensión. Tratamiento. Peligros. Tiempo previsto para la rehabilitación: 10 a 12 semanas. (1º a 7º dias de la lesión ). Tiempo previsto para la consolidación: 10 a 12 semanas. Edad. 35 . Presar atención a la función del nervio cubital. Los pacientes ancianos tienen más riesgo de desarrollar rigidez articular secundaria a la fractura y a su tratamiento. Estabilidad del foco de fractura: no hay. Restablecer y normalizar las AVD. Flexores de muñeca: o Flexores radial largo del carpo. un dolor desproporcionado con el movimiento puede ser signo precoz de síndrome compartimental.

Evaluar la piel en busca de eritema. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación. Tratamiento: 2 semanas. Consolidación ósea. Si todavía es necesaria la inmovilización (por una fractura no desplazada. Evaluar los movimientos pasivos y activos de todos los dedos. Se prescriben ejercicios que no provoquen fortalecimiento del “codo”. Actividades funcionales. Estabilidad del foco de fractura: ninguna a mínima. A los 3 a 4 días del trauma se inician ejercicios suaves isométricos de la muñeca. Fase de consolidación ósea: se inicia la fase de reparación. la mano y los dedos. No se permite el movimiento. Evaluar que el almohadillado sea correcto. El codo se mantiene vendado durante los primeros 10 días con una férula posterior. se debe asegurar que el yeso o férula no se ha aflojado. Se inician los movimientos activos de hombro y muñeca (si el yeso o férula lo permiten). 36 .Rango de movimiento. Fuerza muscular. Peligros. según lo permitan el dolor. Evaluar la piel en busca de eritema. Los dedos y mano pueden estar edematosos. supuración y purulencia. Reducción cerrada y férula posterior o yeso. RAFI. Se deben realizar extensión y flexión activa de dedos para mantener la fuerza de los extensores y flexores. el relleno capilar y la sensibilidad y el edema excesivo. Se indica al paciente que use la extremidad sana en las actividades. Entre 3º y 5º días se inician movimientos activos suaves de flexión del codo permitido por la tensión estable de la fijación con bandas Escisión y avances y fijación del tríceps . supuración y purulencia. Entonces se retiran las suturas y se coloca un yeso largo. masajes retrógrados ayudan a disminuir el edema. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos . osteoporosis severa o reparación tendinosa). Exploración física. Ajustar el yeso a la palma distal y a la articulación metacarpo falangita dorsal para permitir el movimiento completo de las articulaciones interfalangicas y metacarpofalangicas.

37 . Estabilidad del foco de fractura: un puente de callo en el foco de fractura. Amplitud de movimientos. Se puede usar una sujeción nocturna adicional. Consolidación ósea. Continuar con los ejercicios isométricos de la muñeca y los isotónicos de los dedos. Se enseña al paciente a flexionar al codo dentro del yeso realizando ejercicios de los flexores del codo. Continuar con activos de hombros. Evaluar la piel en busca de eritema. Exploración física. Evaluar la palpación de edema en el lugar de fractura. RAFI. Actividades funcionales. Para evitar desplazamientos de la fractura. no se permite la extensión. Retirar el yeso o la férula. Evaluar márgenes del yeso. Retirar los puntos de sutura o grapas. Continuar con la flexión del codo si la fijación con bandas a tensión lo permite. Consideraciones ortopedicas y de rehabilitación . Evitar la amplitud de movimiento. así como de muñeca mano y dedos. Evaluar la herida en busca de eritema. ésta es generalmente estable. Fase de consolidación: fase de reparación. Retirar los puntos de sutura o grapas. purulencia o induración. Iniciar los ejercicios isométricos del bíceps. El paciente debe seguir con la férula (o más frecuentemente con yeso) durante 6 semanas porque la reparación de la incisión es todavía débil. supuración y purulencia. Generalmente después de 2 a 3 semanas se retira el yeso. Fuerza muscular. la crepitación y el moviendo para asegurar una consolidación clínica. si no se había hecho ya. Tratamiento: 4 a 6 semanas. Reducción cerrada y férula posterior o yeso.Se debe asegurar que le yeso no produce compresión de la fosa antecubital. que pudiera producir un síndrome compartimental. Se debe instruir al paciente e la flexión activa de la muñeca y la extensión y la desviación cubital y radial. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. supuración. Permitir el movimiento completo de las articulaciones intrfalangicas y metacarpofalangicas. Escisión y avances y fijación del triceps. Evaluar la amplitud de movimiento del codo. Iguales indicaciones anteriores.

se le debe instruir en los ejercicios asistidos. Se deben evitar los movimientos pasivos del codo. El yeso se retira cuando la fractura es estable. se debe 38 . Estabilidad del foco de fractura: estable. Se repiten los ejercicios activos de la muñeca para ayudar al fortalecimiento de los músculos. Se instruye al paciente en los ejercicios activos de codo en flexión. codo y muñeca. Se continúa con los movimientos activos y activos asistidos del hombro. El paciente debe aprender los ejercicios isotónicos de la muñeca. Fuerza muscular. Exploración física. supinación y pronación y ejercicios activos asistidos de la muñeca en todos lo planos. extensión. Rango de movimiento. Se puede usar una férula posterior por la noche para mejorar el confort. Escisión y avances y fijación del tríceps . Si la parálisis del nervio cubital esta todavía presente. Reducción cerrada y férula posterior o yeso. Actividades funcionales. Si es aprensivo. Asegurarse que el paciente alcanza una adecuada amplitud de movimiento sin crepitación. Mantener el yeso o férula hasta la 6º semana. El paciente puede usar la extremidad sana para ayudar en los ejercicios de la extremidad afectada. se retira el yeso y se inician los movimientos activos y activos asistidos del codo.Peligros. Tratamiento: 6 a 8 semanas. RAFI. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. Evaluar la distrofia simpático refleja. Se continúa con isométricos de bíceps y triceps e isotonicos de flexores largos y extensores de dedos. Después. Consolidación ósea. El paciente debe ser capaz de realizar flexión y extensión del codo en forma activa. Consideraciones ortopédicas y de rehabilitación. el paciente puede usar la extremidad afectada para comer y en actividades similares. Si se ha retirado el yeso. Fase de consolidación ósea: fase de reparación. no hay movimiento en el lugar de la fractura o hay suficiente formación de callo.

Actividades funcionales. Consolidación ósea. Exploración física. Fuerza muscular.considerar la exploración electromiográfica para determinar la integridad del nervio y su recuperación. No hay cambios Escisión y avances y fijación del tríceps . Se inician los ejercicios de resistencia del bíceps y tríceps. Evaluar la resolución de la distrofia simpático refleja y el estado de cualquier déficit del nervio cubital. El paciente puede utilizar la extremidad afectada para la higiene y el cuidado personal. Se enseña al paciente a realizar ejercicios activos y activos asistidos en todos los planos del codo. Amplitud de movimiento. El paciente puede utilizar la extremidad sana para ofrecer asistencia mientras flexiona y extiende la afectada. Puede ser necesario el fortalecimiento suave pasivo. Evaluar la inflamación y el movimiento del foco de fractura. Puede haber algunas limitaciones en la extensión del codo. No hay cambios. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos. Consideraciones ortopedicas y de rehabilitación. Evaluar la mejora de la amplitud de movimiento y la fuerza. Se continúa con los ejercicios del programa. 39 . Fase de consolidación ósea: fase de remodelación. Estabilidad del foco de fractura: estable. Tratamiento: 8 a 12 semanas. Se puede usar una férula dinámica en los ejercicios pasivos de fuerza de codo. Retirar el yeso si no se había hecho previamente. Reducción abierta y fijación interna. No hay cambios. Reducción cerrada y férula posterior o yeso. Fuerza muscular. Rango de movimiento. Continuar con ejercicios activos y activos asistidos del codo y la muñeca en todos los planos hasta conseguir una amplitud.

en este momento. Continuar con los movimientos activos y pasivos sin restricciones. porque la reparación del tendón es fuerte. por lo que el fracaso del final de la extensión no es un problema. Complicaciones y problemas a largo plazo. La cirugía adicional para la extirpación de este hueso puede ser necesaria una vez maduro. especialmente cuando se asocian a fractura/luxación del codo. no son infrecuentes en estas lesiones. incluye el retraso extensor y las contracturas en flexión. El paciente puede utilizar la extremidad sana para ofrecer resistencia. necesitan más de la flexión que de la extensión. Se considera aceptable un decalaje de 2 mm. Actividades funcionales. pero esto no es frecuente. 40 . Si con el tiempo no se produce la recuperación. La formación de hueso ectópico no es generalmente problema. Afectación articular. La perdida de movimiento del codo. Se aconseja la supinación y pronación. Generalmente no se necesita de un vendaje. Lesiones asociadas. La mayor parte de las lesiones. La neuropraxia del nervio cubital se ha descrito en un 2% a 10% de las fracturas de olécranon. Las actividades del cuidado personal. aumentando gradualmente la resistencia. No hay cambios. No hay cambios Escisión y avances y fijación del tríceps. los cambios degenerativos postraumaticos pueden ser problemáticos produciendo dolor y limitación del movimiento.Se continua con lo ejercicios progresivos de resistencia de la muñeca y del codo. El paciente puede cargar peso de forma gradual para mejorar la fuerza. Reducción abierta y fijación interna. La exploración cuidadosa en la evaluación inicial. La formación del hueso ectópico reduce significativamente la amplitud de movimiento del codo. se debe realizar una descompresión con transposición. debe justificarse cualquier déficit del nervio cubital. Durante el manejo quirúrgico se debe poner atención e la protección del nervio cubital. incluyendo las fracturas abiertas e intraarticulres. Reducción cerrada y férula posterior o yeso. Se debe hacer cualquier esfuerzo para restablecerla congruencia articular en el momento del manejo de la fractura. requieren de más tiempos para la consolidación ósea y la rehabilitación. El paciente puede utilizar la extremidad afectada para la higiene y el cuidado personal. En las fracturas intraarticulares. o Métodos de tratamiento: aspectos específicos .

Ediciones Universidad Católica de Chile. J. 2º edición. se fractura durante una carga axial con el codo flexionado entre 0º a 20º. Más ya se fractura la cabeza del radio. 41 . Fortune. Santiago. “Ortopedia y traumatología”. Movilización precoz a menos que este inestable. Son poco frecuentes y se han descrito entre 2% a 10% de los paciente con luxación de codo. Clasificación. 50% de la coronoides Tratamiento. en teoría.La articulación del codo puede ser inestable en las fracturas conminutas de la coronoides o en las lesiones del LCM. III Se trata según la patología asociada. Las fracturas aisladas de coronoides son raras y habitualmente se presentan asociadas asociadas a luxacioes de codo. . La clínica Mayo presenta una clasificación de las fracturas de coronoides así como un plan de razonamiento de tratamiento. generalmente luxación. Pero. Mecanismo de Lesión. Tip o I II Fractura Lesión de la punta de coronoides Fragmento único o conminuto de aprox. Chile. Si no es susceptible de reducir. se debe fijar el segmento Fragmento de Siempre están más del 50% de asociadas a la coronoides inestabiliad de codo. Incidencia. es necesario la utilización de un dispositivo de distracción mediante fijador externo Bibliografía. De ser así.Fracturas de coronoides.

Madrid. T (editor). Kellan. K. España. Capítulos 13. editorial Marbán. “OKU. Madrid. A. Delmas. 2004. España.. 42 . Shoulder and elbow 2”. 2004.. 2001. Editorial Ars Medica. 2003.. EEUU. J. Editorial Marbán. 2002. “Fracturas. H. 14 y 15. “Traumatología de codo”. topográfica y funcional”. (editor). Tomo 3. “Anatomía humana. actualizaciones en cirugías ortopédica y traumatología. Koval. Rouvière. Murthy. 10º edición. 2º edición. Tratamiento y rehabilitación”. 2º edición. V. España Morrey. editorial Mason.Hoppenfeld. S. Madrid. Barcelona España. B. Zuckerman J. “Fracturas y Luxaciones”. “OKU... Norris. descriptiva. Editorial Marban. Trauma2” 2002. Publicado por American Academy of Orthopaedic Súrgenos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful