CLUB DE LECTURA IES LUIS BUENO CRESPO

Ruta Literaria de Juan Latino
Mayo 2013

Juan Latino (José Vicente Pascual) Editorial Comares (Granada, 1998)

Página

2

Ruta Literaria de Juan Latino
Juan Latino (José Vicente Pascual) Editorial Comares (Granada, 1998)
El novelista José Vicente Pascual desarrolla en esta obra la extraordinaria figura de Juan de Sessa, más conocido como Juan Latino. Fue un esclavo negro traído de África por los traficantes portugueses y vendido a la poderosa familia Fernández de Córdova, con la que se trasladó a Granada en la segunda década del siglo XVI. Fue manumitido a los treinta años, después de haber cursado estudios de bachiller y la licenciatura en artes liberales. Llegó a ser profesor de latín en la universidad creada por Carlos V, y catedrático de Gramática en el Colegio Cardenalicio. Fue persona de gran influencia en los círculos del poder en los tiempos en los que Granada fue capital del imperio español. Tuvo fama de muy culto, y su nombre fue sinónimo de astucia hasta el punto na, 1995. "Palermo del cuchillo" (Premio Fundación Alfonso XIII, 1995). Ediciones B, Barcelona, 1996. "Juan Latino". Ed. Comares, Granada, 1998. Ed. Atrio, (tercera edición), Granada, 2003. "El pescador de pájaros". Ed. Comares, Granada, 2000. "El país de Abel". IDEAL - Ed. Dauro, Granada, 2002. "El arpa de oriente". Ed. Atrio, Granada, 2003. "El ingeniero y el rey". Ed. Arial, Granada, 2003. De su obra se han llevado a cabo las siguientes adaptaciones: En teatro:"Juan Latino". Compañía de Tito J un co Mar t ín e z. Estrenada en el teatro Alhambra, Granada, enero de 2000. Representaciones en España, Francia, Argentina y Cuba. En narrativa.- "El segundo hijo del mercader de sedas para jóvenes lectores". Ed. Comares, Granada,

Contenido:

Introducción

2

La Cuadra Dorada
Real Chancillería Iglesia de San Gil y Santa Ana El Bañuelo Palacio de los Córdova Muralla Zirí

3
5 19

21 24 26

Iglesia del Salvador Iglesia de San Miguel Bajo

30 34

de merecer de Miguel de Cervantes la siguiente alusión en el prólogo del Quijote: "Pues al cielo no le plugo / que saliese tan ladino / como el negro Juan Latino." José Vicente Pascual narra cómo un esclavo negro pudo llegar a alcanzar tal notoriedad en aquel mundo c o n v u l s o . José Vicente Pascual nació en Madrid en 1956. Ha publicado las siguientes novelas: "La montaña de Taishán" (Premio Azorín, 1989). Aguaclara, Alicante, 1990. "El capitán de plomo" (Premio Café Gijón, 1993). Aguaclara, Alicante, 1994. "El cuarto oscuro". Ediciones B, Barcelo-

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

3

La Cuadra Dorada La casa de los Tiros
cual se ha ido construyendo posteriormente. Los primeros propietarios de la casa fueron los Granada Venegas descendiente de Yusuf IV . La casa ha pertenecido hasta 1921 a los Marqueses de Campotejar, título que le fue otorgado a la familia Granada Venegas en reconocimiento a los servicios prestados a la corona. Casa de los Tiros Su nombre se debe a las piezas de artillería que hay en sus almenas. Actualmente es la sede del Museo Casa de los Tiros, museo de historia de la ciudad, biblioteca y archivo de temas locales. Historia Fue construida en el sigloXVI, formó parte de la muralla del barrio de los Alfareros, de ahí su aspecto de fortaleza militar. Del edificio original sólo se conserva el Torreón, en torno al El Edificio. La Fachada La fachada de la torre, pues tal es la forma del edificio, es de silleria y decorada por cinco esculturas sobre consolas, que representan a Hércules, Teseo, Mercurio, Jasón y Héctor. Los héroes están representados en actitud de disposición a entrar en batalla en cualquier momento. Tienen los pies separados para alcanzar mayor estabilidad, los hombros enderezados y la vista enfocada fijamente a la lejaanía. Las figuras son en tamaño natural y dado que la fachada del estrecho edificio de tres pisos carece de otros elementos decorativos, su virilidad y belicosidad causan una gran impresión.3 En la fachada se abre una gran puerta adintelada del siglo XVII y sobre ésta hay tallada una espada que perfora un corazón. Se puede leer el siguiente lema: "El (corazón) manda".

Actualmente museo de Historia de la ciudad, biblioteca y archivo de temas locales

Página

4

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Encontramos dos balcones y tres aldabas de bronce, sujetas por corazones a modo de clavos que las sujetan, donde puede leerse: "¡El corazón manda! Gente cual aldaba llamándonos a la batalla y Aldabadas son las que da Dios y las siente el corazón" El interior El zaguán, de gran altura, ocupa la parte baja de la torre, cubierto por un techo de madera plano con grandes vigas apoyadas en zapatas góticas. Entre las vigas, pinturas policromadas de animales mitológicos y fieras luchando. El patio de formas sencillas, con paredes encaladas, y al estilo musulmán con una pequeña fuente en medio y columnas nazaríes. La escalera principal moderna, datada del siglo XVIII y culminada con bóveda con ventanas, da paso a la planta superior, y decorada con una colección procedente del Generalife de retratos de los reyes españoles de la Casa

La Cuadra Dorada es la sala más emblemática del edificio.

de Austria realizados por los retratistas de la Corte, copias efectuadas durante los siglos XVI y XVII. La escalera del siglo XVI, contiene decoración pictórica mural, representando a las virtudes: Caridad, Esperanza, Justicia y una Inmaculada. La Cuadra Dorada es la sala más emblemática del edificio y a la que se hace referencia en la novela “Juan Latino” pues aquí tenían lugar las tertulias literarias . Con armadura renacentista que decora su techo y pinturas murales. Su nombre hace referencia a la abundancia de reflejos dorados de su alfarje o artesonado. Formado por grandes tablones con bajorrelieves y textos, apoyados

en grandes vigas y zapatas con formas de personajes históricos, representando un tablero de ajedrez, siendo una muestra de aquellos que lucharon por conseguir la unidad de España, describiendo bajo cada uno las hazañas que los hicieron famosos. Se encuentra Alarico, Hermenegildo, Recaredo, Alfonso V, López de Mendoza, así como los Reyes Católicos artífices de dicha unidad y Carlos I, que la elevó a categoría de Imperio, e Isabel de Portugal . Los frescos ubicados en las paredes representan a héroes y guerreros, y hay cuatro tondos con las figuras en relieve de heroínas de la Antigüedad. El nombre de esta sala responde más a una toponimia popular que al nombre real que pudo tener, ya que no se han encontrado documentos que lo describan. Su nombre se basa, por un lado, en su proporción casi cuadrada y, por otro lado, en la abundancia de reflejos dorados que la adornan.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

5

La Real Chancillería
Esta parada es indispensable por la presencia que tiene en la novela esta institución: -La novela empieza en 1594 con la muerte en la hoguera, en la plaza de la Chancillería, de una ninfa capturada en los jardines sombríos de la Alhambra, calificada como ser no humano ni bestia terrena decidiendo que no era criatura de Dios y por tanto se consideró obra del diablo Este hecho fue realizado ante la curiosidad y el miedo de multitud de granadinos cristianos antiguos y conversos y por supuesto con la presencia de autoridades civiles y religiosas entre las que se encontraban magistrados y relatores de la Real Chancillería, dignatarios del colegio cardenalicio, inquisidores, representantes de las nobles familias, el Corregidor y algunos de los Caballeros Veinticuatro. -Otro hecho narrado es la visita a la cárcel de Juan Latino a su mejor alumno Luis Pedro Ibáñez acusado de traición y asedel Reino, la Universidad, el Arzobispado, el Tribunal de la Inquisición, además de la propia Chancillería. Granada es el símbolo de la unidad del nuevo Estado y es la ciudad castellana con mayor concentración de organismos ligados a la Corona durante el gobierno de los Reyes Católicos y el emperador Carlos V, hasta que en 1561, durante el reinado de Felipe II, se produce la elección de Madrid como corte estable. El rey Enrique II de Castilla fundó el tribunal de la Real Audiencia en las Cortes de Toro de 1371, siendo la primera de ellas la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid, que inicialmente tuvo competencias sobre toda la Corona de Castilla. Con la ampliación de territorios tras el matrimonio de los Reyes Católicos y la posterior conquista de Granada, la reina Isabel I de Castilla dividió en dos la jurisdicción del tribunal. Para ello creó la Real Audiencia y Chancillería de

sinato por envidia a Juan Latino. -Y además a lo largo de la novela apreciamos la buena relación que tiene Juan Latino con el entonces Presidente de la Real Chancillería, D. Pedro de Deza. En cuanto a la Real Chancillería nos vamos a centrar en dos bloques:La institución El edificio: -La Chancillería. - La Cárcel La institución: historia El establecimiento de la Real Chancillería en Granada forma parte del programa promovido por la monarquía hispana de asentamiento en la ciudad, tras su conquista, de destacadas instituciones de carácter administrativo, cultural, militar o eclesiástico, caso de la Capitanía General

Esta parada es indispensable por la presencia que tiene en la novela esta institución:

Página

6

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

de Ciudad Real en 1494, otorgándole competencias judiciales en los territorios comprendidos al sur del río Tajo, mientras que a la de Valladolid le correspondió el norte del mismo río. En 1500 se planteó el traslado de la Chancillería de Ciudad Real a la ciudad de Granada, hecho que se hizo efectivo cinco años más tarde, siendo reina Juana I de Castilla. Esta nueva audiencia heredó las competencias jurídicas de la anterior. Tras una serie de reformas judiciales y una posterior reorganización de las audiencias reales, perdió parte de su jurisdicción al ser creada en 1525 la Real Audiencia de los Grados en Sevilla y un año más tarde la Real Audiencia de Canarias, con sede en Gran Canaria. Durante el siglo XVIII fue perdiendo poder y competencias al crearse la figura del intendente, hasta que en la Constitución

Hoy es sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Composición y funciones La Real Audiencia y Chancillería de Granada estaba compuesta por el presidente, 16 oidores, 4 alcaldes de Corte, 3 alcaldes de hidalgos, 2 fiscales y un numeroso grupo de oficiales distribuidos en seis salas de justicia, cuatro de lo civil, una de lo criminal y la Sala de Hijosdalgo. Los oidores aparecieron en las Cortes de Alcalá de 1348 como órgano específico. Las audiencias que disponían de chanciller y por ello eran depositarias del real sello también recibieron la denominación de Chancillería o Real Chancillería. Pleitos de hidalguía Se trata de una documentación encaminada a reconocer la condición de "hidalgo" de una persona. Dicha condi-

Las audiencias que disponían de chanciller y por ello eran depositarias del real sello también recibieron la denominación de Chancillería o Real Chancillería

Española de 1812 se inicia un proceso en el que se evalúa la existencia de estos tribunales reales considerados arcaicos. Tras la muerte de Fernando VII de España y la posterior implantación del Liberalismo se determinaron una serie de decretos, conocidos como decretos de Nueva Planta, entre los que se encuentra el de 26 de enero de 1834 por el que fueron suprimidas las reales audiencias y creadas a su vez las audiencias territoriales. Sus competencias pasaron a la recién creada Audiencia Territorial de Granada, con jurisdicción sobre las provincias de Granada, Almería, Jaén y Málaga.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página 7

ción no estaba necesariamente unida a la nobleza ni a la riqueza. La mayor parte se conserva en los archivos de la Chancillería de Valladolid y de la de Granada. Los archivos pasaron desde mediados del siglo XX al actual Archivo de la Real Chancillería de Granada en la Casa del Padre Suárez, dónde hace poco, en el 2005 se inauguraron nuevas instalaciones.

La construcción del edificio de la Chancillería es el primero que se erige por la monarquía hispana para albergar un tribunal de justicia

EL EDIFICIO: LA CHANCILLERÍA Emplazamiento En un primer momento, el lugar elegido para su emplazamiento en la ciudad fue la Alcazaba de la Alhambra, elección que encontró la oposición del Conde de Tendilla, Capitán General del Reino y Alcaide de la Alhambra, quien no halla en ella un lugar digno para su establecimiento. Después de varios intentos el primer fiscal y embajadores de la Chancillería se asentaron en las casas de Alonso Enríquez, en el entorno más cercano del que será su emplazamiento definitivo en Plaza Nueva La Chancillería y la Cárcel Real no goza-

ron durante los primeros años de su presencia en la ciudad de una sede digna, mostrando los litigios y causas judiciales que debía resolver hasta 1526 con la estancia del emperador Carlos V que ordenaría su traslado definitivo a su emplazamiento actual. La construcción del edificio de la Chancillería es el primero que se erige por la monarquía hispana para albergar un tribunal de justicia. Al no existir antecedentes se acudió para la Chancillería de Granada a la tipología del palacio manierista romano como medio de mostrar la dignidad y grandeza de la institución jurídica. A ello hace referencia la inscripción latina recogida en la cartela situada sobre la por-

tada principal, escrita por Ambrosio de Morales, cronista del Rey: «Ut rerum quae
hic geruntur magnitudini non omnino impar esset tribunalis maiestas, Philippi 2 regis catholici providentia regiam litibus iudicandis amplificandam et hoc digno cultu exornandam censuit anno IUDLXXXVII, Fernando Niño de Guevara Praeside»

(_«Para que la majestad del tribunal no fuese del todo desigual a la grandeza de las cosas que aquí se tratan, la prudencia del católico rey Felipe II quiso hermosear este palacio, donde se deciden las contiendas, y adornarlo con esta conveniente decoración en el año 1587, siendo presidente Fernando Niño de Guevara»_).

Página

8

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Es necesario tener en cuenta su doble uso como Real Chancillería y como Cárcel Real

EL EDIFICIO En el análisis arquitectónico del edificio es necesario tener en cuenta su doble uso como Real Chancillería y como Cárcel Real, tratándose de espacios diferenciados dentro del proyecto constructivo, aunque su unión mediante una crujía intermedia de forma triangular le da a éste una unidad externa, conformando un único y monumental conjunto de grandes proporciones, cuyas obras se ejecutarían f undame nta lmen te desde 1526 hasta 1587, fecha en que se finaliza la fachada principal. Pese a todo las obras continuaron y, así, la pequeña portada barroca de la Cárcel Real, situada en uno de la fachadas laterales del edificio, es de 1699. La fachada de la Chancillería es una aportación excepcional a la arquitectura pública del reinado de Felipe II. Su autoría se vincula al arquitecto jiennense Francisco del Castillo. Castillo supo interpretar en su proyecto el deseo del Presidente de la Chanci-

llería, Fernando Niño de Guevara, que quería que esta fachada, concebida como auténtico emblema de poder, fuera el reflejo de la presencia de la Corona en la ciudad. La fachada, ejecutada por el cantero Martín Díaz de Navarrrete, quien contó con la colaboración del escultor Alonso Hernández, se estructura en dos cuerpos y siete ejes. Sorprende la apretada y densa variedad de vanos. Cada eje presenta un doble piso en cada uno de los cuerpos, salvo el eje central de la portada que, en el piso bajo, sólo abre el vano de entrada. Éste consiste en un gran arco de medio punto enmarcado por un dintel, cuyo centro se decora con un medallón situado sobre la clave del arco, mientras que en las enjutas aparece decoración de granadas coronadas. El arco se flanquea por columnas pareadas corintias de fustes estriado sobre altos pedestales, las cuales sostienen un estrecho friso que se adelanta en la parte coronada por las co-

lumnas. Sobre el friso se dispone un frontón triangular partido para acoger la cartela con la inscripción latina escrita por Ambrosio de Morales, que es sostenida por las garras de un león, que es el animal emblemático de la realeza y está asociado a la justicia divina desde época medieval. Flanquean la portada principal en este cuerpo bajo otras dos puertas menores adinteladas, coronadas por frontones curvos, cuyos tímpanos albergan cartelas de piedra serpentina. Encima se disponen pequeños vanos cuadrados que sirven de claraboyas para el zaguán. En los dos ejes extremos de cada lateral se invierte, en una clara propuesta manierista, esta composición de vano menor sobre otro mayor, componiéndose de pequeñas ventanas cuadradas sobre las que se disponen otras rectangulares de mayor tamaño. Las ventanas bajas presentan molduras acodadas soportadas por estípites en ga-

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

9

antropomorfos con terminación en garras y las superiores ménsulas con molduración de triglifos y nuevamente terminación en garras, todo ello de influencia serliana. Los ejes de las esquinas quedan separados del resto de ejes mediante una hilera de sillares almohadillados en los que se alternan unos de mayor tamaño con otros menores, composición que se repite en las esquinas y que, en ambos casos, se continúan en el cuerpo superior. Cuatro ménsulas de diseño manierista sostienen el segundo cuerpo de la portada central, en cuyo centro se abre un balcón adintelado coronado por un frontón triangular inserto dentro de otro frontón, curvo y partido, de mayores proporciones, que a su vez es sostenido por columnas pareadas corintias de fuste estriado, de menores proporciones que la del primer cuerpo. Entre el balcón y las columnas pareadas se inserta una variada decoración geométrica de placas recortadas. Sobre el frontón triangular del

balcón se eleva un edículo que alberga las armas de Felipe II y se remata por un pequeño frontón curvo. A ambos lados, y descansando sobre el frontón curvo partido, se hallan figuras alegóricas de la Justicia y la Fortaleza, virtudes que debían caracterizar al tribunal de justicia. Los ejes laterales se componen de doble piso pero no presenta en este cuerpo superior las inversiones experimentadas en la composición de aquél. Tres balcones, enmarcados por columnas corintias de fuste estriado, se

abren en cada uno de los laterales del cuerpo superior de la portada. En ellos se alternan, en otra solución compositiva típicamente manierista, remates de frontones triangulares en los vanos de los extremos con otros curvos en los centrales. Cada uno de los seis balcones se sostienen por dobles ménsulas de cueros retorcidos con mascarones que representan figuras monstruosas, leones y damas, dispuestos todos ellos sobre la línea de cornisa que separan los dos cuerpos que componen la

Sobre el frontón curvo partido, se hallan figuras alegóricas de la Justicia y la Fortaleza, virtudes que debían caracterizar al tribunal de justicia.

Página

10

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

El patio central construido hacia 1540, articula la parte del edificio dedicada a acoger a la institución de la Chancillería

fachada. Sobre los balcones, que dominan la composición de este cuerpo superior, se dispone un segundo piso de pequeñas ventanas cuadradas con molduración acodada y antepechos de balaustre. La fachada se remata por un amplio cornisamento sobre el que se dispuso, en 1762, una balaustrada de piedra con remates de pirámides distribuidos regularmente, cinco a cada lado del eje de la portada principal. Sobre ésta se dispuso un templete de hierro que protege un reloj, obra de finales del siglo XVI que, originariamente, se emplazaba en la esquina izquierda de la fachada, pero que fue trasladada a este espacio central en 1806, sustituyendo a un medallón con el busto de Carlos III que, a su vez, fue trasladado al interior del edificio, colocándose en la escalera principal. Para René Taylor, la influencia de Vignola en el diseño de la fachada de la Chancillería es evidente y encuentra su precedente más inmediato en un grabado de la

fachada del Palacio Bocchi en Bolonia, fechado en 1555. El contacto entre Vignola y Francisco del Castillo, quien colaboraría con el maestro italiano en la Villa Giulia durante su etapa de formación en Italia explicaría esta influencia. El propio diseño de Villa Giulia pudo influir en la fachada de la Chancillería. La elegancia y monumentalidad de la fachada de la Chancillería queda realzada en el espacio público y celebrativo de Plaza Nueva que, en aquel tiempo, fue ampliada mediante nuevas obras de embovedado del río. Por lo que respecta al interior, en primer lugar se accede al amplio zaguán rectangular, cubierto con un alfarje en el que las vigas mayores apean sobre asnados de acanto. Frente a la puerta de entrada, en el otro frente mayor del zaguán, una escalinata salva el desnivel existente entre éste y el patio. Al final de la escalinata una arcada, formada por cinco arcos de medio punto apoyados sobre pilastras con medias columnas

dóricas adosadas, da acceso al gran patio central. El patio central construido hacia 1540, articula la parte del edificio dedicada a acoger a la institución de la Chancillería. Este bello patio, con fuente poligonal central, está porticado mediante una arcada de medio punto sostenida por altas columnas toscanas de mármol blanco. Mientras que en las claves de los cinco arcos que conforma cada frente del pórtico aparecen ménsulas de acanto como motivo decorativo, en las enjutas se disponen medallones con bustos. Del total de dieciséis medallones dispuestos en el pórtico, doce contienen representaciones de personajes masculinos de la Antigüedad, en su mayoría generales y emperadores romanos, mientras que los cuatro restantes son figuras femeninas, tres de ellas matronas romanas. Un ancho entablamento separa el pórtico del piso superior adintelado y acristalado, formado por balaustrada de

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

11

piedra y columnas de mármol blanco pseudojónicas sobre pedestales y zapatas que sostienen un segundo entablamento decorado con ménsulas de hojas de acanto dispuestas de manera regular sobre los capiteles de las columnas y entre éstos. Pórticos y galerías poseen sencillos alfarjes. Para Manuel Gómez Moreno el responsable de tal diseño debió ser Diego de Siloé, hipótesis que apoya Antonio Gallego Burín al considerar que los personajes representados en los tondos pudieran ser obra de Diego de Aranda, escultor colaborador del arquitecto burgalés. En ellos se repiten varios de los motivos preferidos de los tondos siloescos: el morrión que cubre dos de los personajes, las coronas triunfales o láureas que ciñen otros, así como las indumentarias que visten: togas, clámides, égidas y otros atuendos militares. La monumental escalera de tres tramos que da acceso al piso superior, situada en la esquina noroeste

del patio, es obra del cantero Pedro Marín, quien contó con la colaboración del escultor Alonso Hernández. Fue realizada durante el reinado de Felipe II, hecho que atestigua no sólo el escudo del monarca representado en una cristalera del tondo abierto en ella, sino también una cartela situada en su parte superior y una inscripción de uno de los remates de su pasamanos de hierro. Una triple arcada de medio punto sobre pilastras da acceso a la escalera. De ella destaca los arcos de los extremos, ya que sobre sus claves se sitúan cartelas sostenidas por dos figuras femeninas alegóricas, que reposan sobren el trasdós del arco. En el arco izquierdo las alegorías representadas son la Justicia, con la espada, y la Prudencia, con una serpiente, y en el derecho aparecen la Fortaleza, con un fuste de columna truncado, y la Templanza, con un ánfora de la que vierte agua dentro de otro recipiente. Sobre el programa alegórico de las virtudes, un entablamento

con dentículos soporta en cada arco el águila de San Juan, que presenta la heráldica de los Reyes Católicos, la cual se sobrepone a un frontón partido con decoración de ovas y flechas. Del escudo pende anacrónicamente el vellocino, distintivo de la Orden del Toisón incorporado al escudo de España a partir de Felipe el Hermoso. El arco central, de composición más simple, presenta sobre él una cartela, con mascarones en sus centros, que es sostenida por dos putti a los que se enroscan animales marinos, cuya disposición sobre el arco es similar a la de las virtudes representadas en los dos extremos. El tondo mencionado anteriormente y dos ventanas rectangulares, con un friso con putti, ilumina la caja de escalera. Sobre las ventanas, frontones curvos y partidos acogen los símbolos de la Orden del Toisón –eslabón y pedernal– y los emblemas de los Reyes Católicos –yugos y flechas–, coronándose el conjunto con un águila que aferra el

Los símbolos de la Orden del Toisón –eslabón y pedernal– y los emblemas de los Reyes Católicos – yugos y flechas–

Página

12

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

En las pechinas de los ángulos se dispone una gran piña de mocárabes.

mundo entre sus garras. Por su parte, la caja de escalera se cubre con una armadura de artes decoración vegetal, recorrida por un friso dorado en el que se sitúan en sus lados mayores escudos de Felipe II sostenidos por tenantes metaforseados en formas vegetales. En las pechinas de los ángulos se dispone una gran piña de mocárabes. Al final de la escalera se repite el mismo esquema de triple arcada presente en su arranque. En las enjutas, unos tondos acogen la cruz de San Andrés, el yugo, las flechas y un cuarto emblema que no es posible identificar al quedar embutido en el muro. El programa iconográfico de la Chancillería se completa con la decoración escultórica de las seis puertas del piso superior, número coincidente con el de salas que componía la institución jurídica. En los cuarterones de cada una de estas puertas aparecen relieves de personajes de la Antigüedad y figuras alegóricas: hombres ilustres, virtudes, la Sibila, juris-

consultos, dioses, legisladores cristianos y paganos, además del lema imperial del Plus Ultra. LA CÁRCEL REAL Tras el patio principal, al fondo de la construcción, se halla la Cárcel Real, la cual se estructura en torno a dos patios. El primero de ellos repite el mismo esquema compositivo que el patio de la Chancillería y también dispone en su centro una fuente poligonal. En este caso, los pórticos poseen en cada frente cuatro arcos de medio punto sostenidos por columnas toscanas de piedra de Elvira, mientras que la galería superior es nuevamente adintelada, con columnas de igual orden sobre pedestales y con balaustrada de piedra. Ambos espacios se cubren con sencillos alfarjes de un solo orden de vigas. El segundo patio de la Cárcel Real únicamente posee pórticos en los frentes norte y oeste, formados por columnas toscanas sobre pedestales con zapatas con decoración de sosegado. Posee un pequeño

pilar adosado con mascarones en forma de ones romboidales y hexagonales, con cabeza de león que funcionan como caños. El cuerpo superior, de menores proporciones, repite el esquema del piso bajo. Se remata este patio con un alero de canecillos. En esta parte trasera del edificio se levantan además dos torres, originariamente destinadas a calabozos.

LOS MATERIALES Los historiadores resaltan la capacidad del arquitecto jiennense para integrar la luz como elemento arquitectónico en esta fachada, especialmente en la portada, donde emplea rocas grises, blancas y verdes que se conjugan y mueven según la luz incidente: la caliza de Sierra Elvira, el travertino de Alfacar, el mármol de Macael y la serpentinita del Barranco de San Juan. En general, la cimentación, partes bajas y muros de los edificios históricos de esta ciudad se han construido con el travertino de Alfacar. En la Real Chancille-

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

13

ría tres de las cuatro fachadas (excepto la principal) están construidas con este travertino de tonos ocres dorados a gris, labrado toscamente debido a los grandes huecos (coqueras) que dificultan su talla. En la portada de la Real Chancillería además aparecen los otros tres tipos de rocas, no empleadas como material estructural, pero sí ornamental, cuyo uso es característico en elementos decorativos del patrimonio arquitectónico de Granada. Su color contrasta con el de los muros dorados del edificio. La caliza de Sierra Elvira constituye una de las piedras ornamentales más significativas del patrimonio arquitectónico de Andalucía oriental. Ha sido la más usada por su color gris con tendencia a tonos rojizos. En la Real Chancillería aparece formando las columnas y los frontones de las tres portadas del edificio (principal y dos laterales), así como en la primera planta justo encima de la portada

principal, donde su color oscuro juega cromáticamente con el mármol blanco. Junto con la serpentinita y el mármol blanco son los tres materiales de la fachada que admiten pulido lo que permite obtener colores más intensos. La caliza de Sierra Elvira resulta en un material idóneo para la elaboración de columnas, pedestales, escaleras y, también, en forma de losas para solería (véase la pavimentación de Plaza Nueva). El mármol blanco de Macael parece como elemento decorativo en la portada principal y en el primer piso donde destacan una cartela y el gran escudo real enmarcado por caliza gris de Sierra Elvira en el primer piso. También, ha sido colocado alrededor de los medallones de serpentinita para darles mayor resalte. La serpentinita verde forma los medallones que aparecen sobre las ventanas y dentro de los frontones curvos del primer cuerpo del edificio, así como las placas rectangulares de los

pedestales sobre los que se asientan las columnas de la entrada principal Empezamos con una ninfa y vamos a terminar con un fantasma. El Verdugo Fantasma De La Real Chancillería De Granada. La Audiencia granadina fue una de las únicas cinco sedes con verdugo a fin del siglo XIX. Por ese tiempo ejercía el cargo de ejecutor Lorenzo Gonzalez Álvarez también conocido como “El Maestro Lorenzo”, el cual capa negra en mano y sombrero de ala ancha, llevaba siempre como reliquia el garrote de Mariana Pineda con la fecha de 1777, mientras recorría los bares para echarse al gaznate una copichuela de anís. Fue descrito por el periodista que lo entrevistó como un hombre pequeño y cargado de espaldas, con horribles protuberancias en la cabeza, mirada penetrante y maliciosa que presumía de ser muy bueno en su oficio y de tener sentimientos humanitarios. Granada contó también con uno de los

El mármol blanco de Macael aparece como elemento decorativo en la portada principal.

Página

14

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Muchos granadinos recordarán la tétrica figura de Bernardo Sánchez atravesando Plaza Nueva

últimos verdugos españoles, se llamaba Bernardo Sánchez Bascuñana. De sus doce actuaciones una se llevó a cabo en Granada, concretamente en 1955, en la persona de Antonio Hernández, condenado por asesinar a tres familiares por cuestiones de herencia. Muchos granadinos recordarán la tétrica figura de Bernardo Sánchez atravesando Plaza Nueva vestido con larga capa oscura y gafas de sol, entrando en la Audiencia de Granada maletín en mano. Algunos creían ver en este último verdugo al fantasma de la Chancillería, algo imposible ya que la primera aparición del verdugo fantasma fue en 1924 y Bernardo Sánchez Bascuñana no moriría hasta 1972. Desde siempre el oficio de verdugo ha sido vilipendiado, despreciado por todos sin excepción. Y no únicamente porque su cometido consistiese en quitar la vida a otros hombres o ejecutar toda suerte de castigos y torturas. En tiempos no tan lejanos se asociaba a este personaje

con las gentes que, se decía, mantenían pactos con el diablo. Estas y otras muchas supersticiones podían tener algo que ver con el hecho de que el pago a los antiguos verdugos incluía las ropas de aquél que moría a sus manos. En tiempos en los que las ejecuciones estaban al orden del día, un verdugo podía vivir con cierta holgura, huir de la miseria a la que tenía que enfrentarse la mayoría de la población y aceptar la profesión de sus antepasados, pues, frecuentemente, era ésta una institución que pasaba de padres a hijos. Contamos con el testimonio de una antigua limpiadora del edificio, Encarna, de quien preservamos, por expreso deseo suyo, su completa identidad. La aparición contemplada por Encarna se produjo una tarde del final de la primavera de 1988, alrededor de las ocho y media de la tarde, cuando todavía no había anochecido. La limpiadora trabajaba en esos momentos, junto a otra compañera, en una zona denomi-

nada el palomar, en la parte superior del edificio. Mientras distraídamente pasaba paño para limpiar una de las ventanas interiores, de ésta le pareció ver una sombra en el piso inferior, en concreto en uno de los pasillos de la zona de la antigua Fiscalía. En un primer momento, Encarna siguió realizando su trabajo sin pensar que sombra fuera otra cosa que la de cualquiera de las personas que deambulaban en esos momentos por el edificio. Sin embargo, al poco, la curiosidad hizo que volviera a acercar la vista a la venta-na y viera, esta vez, no ya una sombra sino una figura indefinida. La figura iba vestida con capa larga y sombrero de alas anchas. Con gran asombro pudo constatar que el rostro del extraño personaje estaba completamente lívido y, si en él presentaba algún tipo de algún tipo de facciones, éstas eran apenas reconocibles. Lo más extraño, no obstante, fue que la limpiadora apreció que entre el borde inferior de la capa y el suelo existía una amplia franja de aire, una distancia de unos centímetros en la que no se dejaba apreciar calzadol alguno. Era como si

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

15

la figura flotara en el a i r e . Se sintió alarmada por la aparición al tiempo que un intenso escalofrío de miedo le recorría todo el cuerpo. Pero, de nuevo, la curiosidad pudo más que el pánico. Bajó a renglón seguido las escaleras hacia el piso inferior y, cuando todavía estaba en los últimos escalones, pudo ver con más nitidez al misterioso aparecido. En sus facciones indefinidas no podían adivinarse los ojos, aunque si una inquietante frialdad en el semblante. Encarna se atrevió entonces, casi sin proponérselo, a dirigir sus pasos al lugar donde se encontraba la extraña f i g u r a . En ese instante el aparecido se alejó de su lado de una forma inusual, sorprendente, que terminó por convencerla de que estaba ante un ser de otro mundo. Sin volverse, retrocediendo de cara a la limpiadora, el fantasma comenzó a perderse al fondo del pasillo, en un oscuro vestíbulo que desembocaba en una habitación cerrada a cal y canto. Antes de que el pánico

espoleara a Encarna escaleras arriba de nuevo, la limpiadora se atrevió a pronunciar una pregunta al extraño personaje ¿Quieres algo de mí?. Su pregunta no halló respuesta alguna. Una vez en el palomar, con el corazón latiendo a todo ritmo, con los nervios a flor de piel, comentó con su compañera lo que le había sucedido. La inquietud no hizo sino aumentar cuando las dos limpiadoras cayeron en la cuenta de que el lugar en el que se había perdido la extraña figura al final del pasillo, una vez traspasado el vestíbulo, desembocaba en la habitación destinada a guardar los enseres personales y los instrumentos del v e r d u g o . Las voces de alarma de las dos limpiadoras llegaron a oídos de los guardias civiles que permanecían en esos momentos en el puesto de vigilancia, situado en el piso bajo. Cuando las limpiadoras se atrevieron a bajar las escaleras y Encarna relató que creía haber sido testigo de una aparición, uno de los guardias civiles

preguntó: “¿No vestiría ese fantasma capa y sombrero de ala ancha?”. El semblante guardia civil cambió de color cuando recibió una respuesta afirmativa. Según Encarna, este miembro la Benemérita pidió de inmediato en los días siguientes, por propia voluntad, el traslado a otro destino, ¿Sería él también testigo de las andanzas del fantasma del Verdugo de Audiencia, el popularmente llamado “Maestro Lorenzo”. Como consecuencia del suceso, aquel día se quedó sin limpiar el pasillo en el que se produjo la aparición. Encarna asegura también que, como pudo terminó lo más rápidamente su trabajo antes de dar por concluida la jornada. No en vano la limpiadora asegura que, en el tiempo que aún permaneció ese día en la Audiencia, pudo constatar que el ascensor comenzó a funcionar sin que nadie lo manipulara mientras ella se movía de una planta a otra del edificio. Fuente: http:// www.dosmilfantasma s.com

“¿No vestiría ese fantasma capa y sombrero de ala ancha?”.

Página

16

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

VOCABULARIO
ALFARJE: es un techo de madera horizontal y entrelazada que en muchos casos se labra y se pinta adicionalmente ANTEPECHOS: Baranda que cierra un lugar alto para impedir que las personas se caigan.: ANTROPOMORFOS: significa "como humano". Es atribuirle características humanas a un ser no humano u objeto. ARCO DE MEDIO PUNTO: arco que en el intradós tiene la forma de un semicírculo. RQUITECTURA MANIERISTA: es aquella fase de la arquitectura renacentista que se extiende entre el final de la arquitectura renacentista y el comienzo de la arquitectura barroca. El manierismo rechazó el equilibrio y la armonía de la arquitectura clásica, concentrándose en el contraste entre norma y transgresión, naturaleza y artificio, signo y subsigno. Desde el punto de vista decorativo, asume gran importancia el tema grotesco. El punto de partida de la arquitectura manierista es la Villa Farnesia de Roma . ASNADOS (DE ACANTO): Madero o conjunto de maderos que aseguran los costados de la galería BALAUSTRE: forma moldeada en piedra o madera, y algunas veces en metal, que soporta el remate de un parapeto de balcones y terrazas, o barandas de escaleras. El conjunto de balaustres se denomina balaustrada.: ANCILLER DE CASTILLA: El que tenía a su cargo los sellos reales para autorizar cartas o provisiones regias, hasta que el título fue honorífico y se vinculó en el Arzobispo Primado de Toledo. CANECILLOS: cabeza de la viga que asoma al exterior y soporta la cornisa o alero. CARTELA: adorno que sirve para enmarcar una inscripción o un emblema. CLAMIDE: prenda de vestir ligera, hecha de lana, que llevaban a modo de capa los soldados de caballería y efebos griegos entre los siglos V a. C. y III a. C. CLARABOYAS: tragaluz, claraboya, lucerna o lucernario es una ventana situada en el techo o la parte superior de una pared utilizada para proporcionar luz a una habitación. COLUMAS CORINTIAS: El capitel es el elemento más representativo de este orden y se reconoce por su apariencia de campana invertida o cesta de la que rebosasen las hojas de acanto, cuyos tallos dan lugar a una especie de volutas o espirales (caulículos) en las cuatro esquinas.: COLUMNAS TOSCANAS: es la aportación etrusca a los órdenes clásicos. Con el paso del tiempo, dado que los arquitectos renacentistas conocían mucho mejor el arte romano que el griego, el orden toscano también fue muy habitual desde el siglo XV . La columna toscana se apoya sobre una base (y ésta, sobre un podio). El fuste es de sección circular, normalmente liso. El tamaño total de la columna suele ser de catorce módulos, siendo de doce el del fuste. Su diámetro no es constante, sino que va aumentado hasta producir un ligero abombamiento o éntasis, decreciendo luego hacia el extremo superior. CORNISAMIENTO: En la parte superior de los edificios, conjunto formado por el arquitrabe, la cornisa y el friso. Conjunto de molduras que coronan un edificio o un orden de arquitectura. DINTEL: Un dintel es un elemento estructural horizontal que salva a un espacio entre dos apoyos y permite crear vanos en los muros para conformar puertas, ventanas o pórticos. EDÍCULO: tabernáculo, relicario, templete ÉGIDAS: Originariamente designa la impenetrable coraza de Júpiter; más tarde el atributo de su hija Minerva. Por . extensión:. Escudo (arma defensiva). Fig. .Protección. ENJUTAS: Enjuta o albanega es la superficie delimitada por el extradós de un arco y el alfiz que lo enmarca. Por extensión se puede llamar enjutas a las superficies angulares curvas comprendidas entre el arco y un rectángulo imaginario que lo contenga. También se refiere a los espacios triangulares curvilíneos entre los arcos que sostienen a una cúpula y el tambor de ésta.

ALFARJE: es un techo de madera horizontal y entrelazada que …..

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

17

VOCABULARIO
ENTABLAMENTO o cornisamento: conjunto de piezas que gravitan inmediatamente sobre las columnas en la arquitectura arquitrabada ESTÍPITES: El estípite es una pilastra troncopiramidal invertida que a veces tiene funciones de soporte. Es frecuente verlos superpuestos unos a otros. Su origen está en las columnas micénicas. se comenzó a utilizar en España a finales del s. XVII. FRISO: parte ancha de la sección central de un entablamento, que puede ser lisa o (en los órdenes jónico y corintio) estar decorada con bajorrelieves. FRONTÓN: también llamado frontis o frontispicio) es un elemento arquitectónico de origen clásico que consiste en una sección triangular o gablete dispuesto sobre el entablamento, que descansa sobre las columnas. INFLUENCIA SERLIANA: nombre de un recurso arquitectónico muy utilizado en el Renacimiento y posteriormente en el periodo neoclásico, que consiste en combinar arcos de medio punto con vanos adintelados. Debe su nombre al arquitecto Sebastiano Serlio, que fue el primero en teorizar sobre esta forma arquitectónica. La serliana se utiliza generalmente en portadas y loggias a modo de arco de triunfo en el que los laterales están adintelados y son más bajos.Un ejemplo de esta forma puede verse sobre la portada del Palacio de Carlos V en Granada, realizada por Pedro Machuca en 1527. MANIERISMO: un estilo artístico que predominó en Italia desde el final del Alto Renacimiento (c. 1530) hasta los comienzos del período Barroco, aproximadamente hacia el año 1600. En la arquitectura manierista, los edificios pierden la claridad de composición y pierden solemnidad con respecto al clasicismo pleno.En los edificios se multiplican los elementos arquitectónicos, auque no cumplen una función arquitectónica.La decoración gusta por compartimentar las fachadas de los edificios. MASCARONES: cara de piedra o de otra materia que se coloca en las fuentes o en otras obras de arquitectura como bajo los entablamentos, bajo los balcones, en la clave de las racadas, en la abertura de las grutas, etc: Ménsulas «cortas»: pequeños salientes que sirven de soporte para algún otro elemento, como el arranque de un arco, balcón o cubierta.Ménsulas «largas» o voladizos: elementos estructurales que por su longitud horizontal funcionan como una viga, es decir, a flexión. MÉNSULAS: cualquier elemento estructural en voladizo. Se puede distinguir entre: MOLDURAS ACODADAS MORRION: El morrión era un casco que apareció en la Castilla de principios del siglo XVI que cubría la cabeza de los antiguos caballeros; su forma era algo cónica y contaba de ordinario con una cresta casi cortante. OIDOR era la denominación de los jueces miembros de las Reales Audiencias o Cancillerías, tribunales colegiados originarios de Castilla, que se convirtieron en los máximos órganos de justicia dentro del Imperio español. Su nombre proviene de su obligación de escuchar (oír) a las partes en un proceso judicial, particularmente durante la fase de alegatos. OVAS: producciones animadas destinadas para su consumo en video, donde comenzaba el boom de los reproductores Beta y posteriormente el VHS. PECHINAS: son triángulos esféricos, presentando una superficie limitada por tres arcos de circunferencia. SIBILA, LA: personaje de la mitología griega y romana. Se trata de una profetisa, inspirada en ocasiones por Apolo,1 capaz de conocer el futuro. SILLARES ALMOHADILLADOS: Tipo de acabado exterior de los paramentos de piedra con sillares, que consiste en una forma de labrar en relieve la cara vista de la piedra rehundiendo las juntas. TENENTES: responsable de la tenencia feudal correspondiente a una villa o región, designado por el rey o señor durante la Edad media en los reinos cristianos de la península Ibérica. La tenencia no daba derecho de propiedad y era temporaria. El tenente administraba justicia, recaudaba los impuestos reales y militares. Los ingresos resultantes usualmente se repartían en partes iguales entre el tenente y el rey.

TENENTES: responsable de la tenencia feudal ….

Página 18

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

VOCABULARIO
TÍMPANOS: espacio delimitado entre el dintel y las arquivoltas de la fachada de una iglesia o el arco de una puerta o ventana. También es el espacio cerrado delimitado dentro del frontón en los templos clásicos. TOISÓN: La Insigne Orden del Toisón de Oro es una orden de caballería fundada en 1429 por el duque de Borgoña y conde de Flandes, Felipe III de Borgoña, para celebrar su matrimonio1 con la princesa portuguesa Isabel de Avis, hija del rey de Portugal Juan I, en la ciudad de Brujas. La insignia consiste en un collar de eslabones entrelazados de pedernales o piedras centelleantes inflamadas de fuego con esmalte azul y rayos de rojo rematando con un cordero y el toisón todo de oro esmaltado TONDOS: medallones ubicados en mitad del frontón. TRASDÓS: plano superior externo convexo de un arco o bóveda. A veces se denomina extradós. También designa el lomo de una dovela, que suele estar oculta por estar entro de la construcción. TRIGLIFOS: ornamento arquitectónico característico del friso dórico con forma rectangular, más alto que ancho, con tres bandas verticales separadas por dos glifos (acanaladuras) completos y dos semiglifos, uno en cada extremo. A veces sólo existen las acanaladuras centrales. Este motivo ornamental del friso dórico alterna con la metopa, de superficie cuadrada, que se decora con relieves. VANO: hueco abierto en un muro con la intención de iluminar un lugar. Vano es un hueco en un muro destinado para una puerta o ventana. VELLOCINO: Piel de res lanar con su lana. Carnero

Toisón de Oro

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

19

Iglesia de Santa Ana
La Iglesia de Santa Ana de Granada forma parte del conjunto de las interesantes iglesias mudéjares de la ciudad; se sitúa junto a la Ribera del Darro, en el amplio espacio dominado por la Plaza Nueva, próxima a la Real Chancillería y al pie de La Alhambra. Se erige en el año 1537 según proyecto de Diego de Siloé, el artista de más renombre de la época en su zona, en el solar donde anteriormente se encontraba un oratorio islámico, la mezquita Al-jama Almanzora, y consta básicamente de una sola nave a la que se le adosan capillas laterales y una excelente Capilla Mayor. De aquella anterior mezquita se conserva hoy su alminar, una bella torre de ladrillo de gran esbeltez, donde se superponen hasta cuatro tramos de huecos centrados en su cara principal, sabiamente organizados de menor a mayor en su orden de altura, todos con sutiles ele-

Se erige en el año 1537 según proyecto de Diego de Siloé,

mentos decorativos a modo de alfiz que los enmarcan superiormente. La iglesia presenta cinco capillas a cada lado de la nave cubiertas con techos de artesonado mudéjar y una Capilla Mayor cubierta por armadura de lazo. Tiene interiormente elementos artísticos de incalculable valor, con grupos escultóricos muy interesantes en las capillas, entre cuyas imágenes sobresale

una Dolorosa de José de Mora realizada en el año 1671 o un Calvario de Diego de Aranda. También son notables las pinturas que se conservan en sus muros, obra de los siglos XVI y XVII. En la Sacristía se conserva un cáliz, obra de Francisco Téllez de 1568 y un Crucificado expirante asociado al quehacer artístico de Juan de Mena. Otro de los grandes valores arquitectóni-

Página

20

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Juan Latino está enterrado en la cripta de esta iglesia de San Gil y Santa Ana.

cos de esta interesante iglesia está en su portada principal a la plaza, trazada por Sebastián de Alcántara en el año 1542 y terminada más tarde por su hijo Juan de Alcántara en 1547; corriendo a cargo de las imágenes el escultor Diego de Aranda. Emplazada en su centro tras una amplia grada y realizada en estilo renacentista, esta portada está formada por un alto arco de medio punto flanqueado entre columnas de orden corintio de fuste estriado y sobre basamento, que soportan una cornisa sobre las que se sitúan tres hornacinas con imágenes, y sobre ellas un medallón o tondo con la imagen de la Virgen y el Niño; figurando en las enjutas del arco y bajo la fuerte cornisa los escudos del arzobispo Niño de Guevara. Como datos anecdóticos dentro de la historia de esta iglesia cabe decir que en ella contrajo matrimonio Mariana de Pineda, la popular heroína ejecutada bajo el

reinado de Fernando VII, conservando además los restos del historiador granadino Francisco Bermúdez de Pedraza (siglo XVI) y del escultor y pintor local José Risueño (16651732), sucesor de la línea artística de Alonso Cano. Y en relación con nuestra novela Juan Latino está enterrado en la cripta de esta iglesia de San Gil y Santa Ana. En esta tumba hubo un epitafio en latín que se ha perdido, pero que recogió Don Francisco Valverde y Perales en Historia de la Villa de Baena (1903) y cuya traducción es

la siguiente: El hombre sabio de Granada, maestro de la brillante juventud y orador piadoso y excelso en doctrina y en costumbres, hijo de padres etíopes de estirpe negra, habiendo salido de la infancia comenzó los estudios de la salvación y cantó las gestas de la casa augusta de Austria; el Latino yace en este sepulcro. Resucitará con su fiel esposa. Esta Iglesia de Santa Ana de Granada, donde conviven el mudéjar y el renacimiento, está considerada como Bien de Interés Cultural.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

21

El Bañuelo
gura por haber pertenecido a particulares desde la reconquista, ya que el resto de baños árabes que estaban desperdigados por la ciudad, como los de la Alcazaba Cadima, los de la Mezquita Aljama, donde hoy está la iglesia del Sagrario, o los de Abolaz que se encontraban en Carcel baja , se fueron desmantelando. El Bañuelo fue sometido a reforma en la década de los años 20 del pasado siglo de la mano de Torres Balbas y ha pasado por otra más reciente intervención que finalizó en agosto de 1995. DESCRIPCIÓN DEL INTERIOR. Tras atravesar un pequeño zaguán accedemos a un pequeño patio con alberca central, que, desde la restauración, ha servido como patio de la vivienda de la persona responsable de la custodia del monumento. Un doble arco de herradura en el muro oeste nos señala el pequeño acceso al

HISTORIA. En la casa número 37 de la Carrera del Darro, rodeado de conventos y casas señoriales, nos encontramos con el Hammam alYawza o Baño del Nogal (en un documento del año 1494 se le llama Chauze que significa del Nogal; pocos años después es citado con denominación de baño de Palacios o de la puerta de Guadix), que es conocido popularmente como El Bañuelo. Fue construido en el siglo XI, en época Zirí, a extramuros de la primitiva muralla, en el barrio de los Axares -

de la salud o deleite – llamado así tanto por su clima como por los bellos edificios que en él se encontraban, siendo sus límites la Puerta de los Tableros, la Puerta de Guadix Baja y la calle San Juan de los Reyes. Constituye un claro ejemplo del baño musulmán de uso público, siendo una joya de su género. Estos baños fueron declarados Monumento Nacional en 1918, lo que garantizó que las generaciones futuras pudieran pasearse por ellos. Se salvaron de una desaparición se-

El Bañuelo. Fue construido en el siglo XI, en época Zirí,

Página

22

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

baño. A través de ella pasamos a la que inicialmente haría las funciones de bayt almaslaj o sala de vestuario y reposo, cuyo techo abovedado, se hallaba poblado de lumbreras estrelladas y octogonales que servían para iluminar y ventilar la estancia. A continuación se accedía a una sala rectangular con espacios en los extremos delimitados por arcos dobles con columna

y los pilones llenos de agua, para rociarse con caliente o fría indistintamente. Pasando de dentro hacia fuera se hacía sudoración en seco, baño de vapor, baño caliente y baño frío. El baño ofrecía otros servicios como los masajistas, peinadoras o mozos que rascaban los pies de los bañistas con piedra pómez. Se cree que este establecimiento tendría cabida para 46 bañistas.

El Bañuelo antes de su reconstrucción

central. Se trataba del bayt al-barid o sala fría. A través de una puerta se pasaba a al bayt al-wastani o sala templada, que, como era habitual en todos los baños, era la de mayor tamaño. Pasada esta sala se penetraba en el baytal-sajun o sala caliente bajo la que se encontraban las calderas de ladrillo y los

Para aislarlo del exterior se empleaban gruesos muros de argamasa sobre los que se levantaban las bóvedas de piedra y ladrillo con lucernarios octogonales o estrellados para permitir la entrada de luz o la salida de vapores. Los muros se revestían de estuco con una decoración pintada sobrepuesta.

Las conducciones para el agua y las salidas de humos se realizaban con tubos de cerámica unidos por sus extremos. Parte de los materiales de su construcción procedían en su mayoría de edificios más antiguos, romanos y de construcciones de los primeros tiempos de la dominación musulmana. El pavimento era de losetas de barro y en tiempos posteriores sirvió como aljibe y lavadero. Los granadinos islámicos le dieron excepcional importancia a la limpieza corporal y espiritual. De ahí la profusión de baños públicos y mezquitas. El agua fue elemento de primera necesidad no solo para lavarse el cuerpo o para regar los campos sino en el aspecto puramente sensual y decorativo; fuentes, arroyos, albercas y surtidores forman parte directa de la vida en la Granada medieval. El contraste no puede ser más evidente si recordamos la tradicional suciedad corporal de los reyes cristianos y sus súbditos. Tanta languidez y tanto relajo estaban muy mal vistos por los conquistadores cristianos. Los baños públicos fueron considerados

Lucernarios octogonales o estrellados para permitir la entrada de luz o la salida de vapores

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

23

causa próxima de pecado y suprimidos por real orden. Los granadinos, a partir del siglo XVI, apenas si podían recibir más agua que la escasa del bautismo. Al modo y manera de la Europa cristiana. RELACIÓN ENTRE JUAN LATINO Y EL BAÑUELO. En la novela de José Vicente Pascual, en la tercera edición del libro, en 2007 de la editorial Comares S.L., en la página 168 se hace mención al Bañuelo: El día de Navidad del año cristiano de mil quinientos sesenta y ocho, Muley Muhmamad Aben Humeya alzo al viento las banderas de guerra: “Aquel día de Navidad tañeron exasperadas las campanas de todas las iglesias, rutilaron hogueras en el horizonte, por los pequeños pueblos de la Vaga y los altos del Albaycin; resonaron los cascos de las caballerías y las tajantes ordenes de los oficiales hendieron el si-

Los hombres de Aben Humeya subieron al Albaycin por las cuestas angostas de Dan Juan de los Reyes y el Bañuelo

El Bañuelo reconstruido

El Bañuelo reconstruido lencio mortífero de las calles desiertas. Los hombres de Aben Humeya subieron al Albaycin por las rabiosas cuestas que parten de las an gosturas de San Juan de los Reyes y el Bañuelo, donde aprovecharon para disparar unos cantos arcabuzazos al monasterio de la Concepción”.

Página

24

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Muralla Zirí de Granada
EL REINO ZIRÍ DE GRANADA. De 1008 a 1031 se desarrolla en alAndalus lo que se denomina el período de fitna o de descomposición del califato Omeya. En pocos años se vino abajo la ingente labor de Abd al-Rahmán III y ello se debió a la pérdida del prestigio de la misma institución califal, a la rivalidad existente entre los grupos que apoyaron a los omeyas, a la existencia de una oposición interna, a los cambios radicales introducidos por Almazor en el gobierno, etc. En 1013 en Córdoba el caudillo bereber Sulaimán al-Mustain que ya había sida proclamada Califa en 1009 y que 1010 había sometido los distritos de Jaén, Elvira, Málaga y Algeciras. Contó para realizar esta ingente labor con la ayuda de un

MURALLA ZIRÍ La parte más alta de la ciudad es la que conserva mejor sus vestigios

Personaje de gran interés para la historia de Granada: Zawi ibn Ziri, de la familia de los Sinacha – bereberes que se había puesto al servicio de los amiríes desde su llegada a al-Ándalus.

Parece ser que este grupo de bereberes comprendió entonces que la unidad política de al-Ándalus había dejado de existir y que esta situación perduraría durante bastante tiempo.

Fue durante este periodo cuando se construyeron los baños árabes del Bañuelo. MURALLA ZIRÍ La parte más alta de la ciudad es la que conserva mejor los vestigios, ya que han

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

25

La muralla islámica, que data del siglo XI, se levantó para delimitar el sistema político y defensivo de la Alcazaba Vieja.

ido desapareciendo los restos del centro histórico fruto de la urbanización. La primera fase de la muralla islámica, que data del siglo XI, se levantó para delimitar el sistema político y defensivo de la Alcazaba Vieja. De este

tramo, que mide 1,3 kilómetros, sólo se han descubierto 400 metros de la muralla zirí en la antigua Mezquita de los Conversos -actual Iglesia de San Juan de los Reyes- y algunos paños conservados e integrados en las ca-

sas de la zona. Se cree que el itinerario hipotético se desarrolla en torno a San Nicolás, Cuesta de la Alhacaba, Puerta de Monaita, Arco de las Pesas y Plaza Larga, en el Albaicín.

Página

26

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Palacio de los Córdova
HISTORIA. En la esquina de la ya desaparecida Sierpe Alta (nombre que recibió de la sierpe que adornaba una de las columnas de la emblemática casa) con la Plaza de las Descalzas (edificio Banco Santander y el desaparecido teatro de Gran Capitán), tenía la fachada principal la casa palacial de Don Luís Fernández de Córdoba, Alférez Mayor de Granada, que hoy se encuentra integrada en el Convento de las Descalzas; conocida como el Palacio de los Córdova, quién ordenó su construcción hacia 1532 y terminada en 1592, sobre terrenos adquiridos a la viuda de Don Álvaro de Bazán. No se conoce el momento en el que la familia Fernández de Cordova vende la casa, aunque podría estar relacionado con la construcción del Palacio de las Columnas, en la calle P ue n zue la s que hubiera sido su nueva residencia ya convertidos en Condes de Luque.

Lamentablemente, el conocido palacio de los Córdova, fue derribado en medio de una gran polémica en 1919, para levantar en su solar el Teatro Gran Capitan. En medio de una encendida polémica ciudadana, Ricardo Martín Flores, a cuyas manos pasó el edificio, conserva los restos en la finca Villa María, en el camino de Pulianas. A comienzos de los años 1960, cuando se plantea la posibilidad de que los restos del edificio viajen a Cordoba, el alcalde Manuel Sola persuade al

Duque de Montellnono, casado con Hidal Fernández de Cordova, para reconstruir el palacio. De este modo, el arquitecto malagueño Álvarez de Toledo proyecta volver a levantarlo con la ayuda de la descripción de las piezas y unos dibujos del edifico realizados por Manuel GomezMoreno. El lugar que se propone para reconstruir el palacio es el comienzo de la Cuesta del Chapiz, es idóneo tanto por las vistas como por su extensión. Al fin el 1965 se coloca la primera piedra.

La fachada presenta cuatro cuerpos de alzada más una torre en la que se abren tres arcos.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

27

DESCRIPCIÓN DE LA F ACH AD A. La casa de Don Luis Fernández de Cordova debió de ser construida hacia el año 1530 y posteriormente añadieron la portada, demasiado mala para el tiempo en que se labró; tiene pilastras con figuras de leones; encima el escudo del célebre Alcaide de Los Donceles, con el prisionero rey Boddil, las banderas ganadas a los moros en la batalla

de Lucena y por divisa, estas palabras del evangelista: “Sine Ipso factum est nihil”. En el dintel se lee este simbólico fragmento de los Salmos: “Unam petii a Domino, hanc requiram” y el balcón de encima tiene otros dos escudos, el nombre de D. Luis Fernández de Cordova, comendador de Villanueva de la Fuente y alférez mayor de Granada. En la esquina del edi-

Unam petii a Domino, hanc requiram”

ficio se puede ver, tallada una columna gótica con capitel arábigo de mocárabes y encima una original sierpe (serpiente), que dio nombre a la calle; precioso ejemplo de estilo mudéjar. La fachada presenta cuatro cuerpos de alzada más una torre en la que se abren tres arcos. Las ventanas y balcones se disponen en dos filas simétricas, destacando los balcones del tercer cuerpo con sus rejas sobre tornapuntas. La portada esta desplazada hacia la izquierda y constituye una extraña composición manierista que remata en un prominente alero, que recuerda las grandes portadas nazaríes, como la del Cuarto Dorado de la Alhambra. Labrada en mármol blanco y rosa, tiene puerta adintelada con pilastras dóricas a los lados que sostenían una cornisa con leones recostados y un escudo. En el segundo cuerpo se abre un gran balcón rodeado por un friso y flanqueado por escudos.

Página

28

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

El alero es muy volado y en una de las esquinas destaca una columna con capitel arábigo. DESCRIPCIÓN DEL INTERIOR. A través de un zaguán se accede a un patio, con un pilar y una fuente, con un claustro en el piso bajo formado por una elegante galería de arcos rebajados con columnas y a través de una escalera con

bóveda decorada con escudos da acceso al claustro alto. En las dependencias, algunas de gran magnificencia como el salón de honor o la capilla, puede admirarse una extraordinaria colección de armaduras mudéjares, y algunas portadas y adornos de yeso. El palacio conserva la mejor colección de cubierta mudéjares granadinas.

USO EN LA ACTUALIDAD. El Ayuntamiento granadino se convierte en propietario del edificio al adquirirlo en 95.000.000 de pesetas el 28 de mayo de 1983, con el objeto de ubicar en sus instalaciones el Archivo Histórico Municipal de la Ciudad de Granada y ofrecer, de este modo, a los investigadores unos servicios completos. Inmediatamente después de la compra, el Palacio acoge la exposición “Arte mudéjar” que inauguraron los reyes de España en 12 de octubre de 1983. Archivo. El Archivo, que comenzó a funcionar en agosto del año siguiente da cabida a documentación derivada de los servicios de la ciudad desde 1492. Son las Capitulaciones de Granada el documento más importante que se guarda aquí, aunque de él existen

El Ayuntamiento granadino se convierte en propietario del edificio el 28 de mayo de 1983.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

29

dos ejemplares: el del Archivo general de Simancas que se firmó el 25 de noviembre de 1491 y este, fechado el 30 de diciembre. Otros documentos que destacan en el Archivo son la Carta Real de merced de-

terminando la constitución del ayuntamiento de Granada que data del 20 de septiembre del 1500 o Carta Real que crea El Tribunal de las Aguas de Granada del 2 de octubre de 1501.

RELACIÓN ENTRE JUAN LATINO Y EL PALACIO DE LOS CORDOVA

Son las Capitulaciones de Granada el documento más importante que se guarda aquí.

A lo largo de la novela de José Vicente Pascual, se cita en diversas ocasiones el c Palacio de los Cordova en relación con diversos episodios de la vida de Juan el negro. En la tercera edición del libro, en 2007 de la editorial Comares S.L., en las páginas 76, 87, 89, 91, 166, 167, 168 y 169 se hace mención a: Página 76: con motivo de la visita del Emperador Carlos a Granada, Juan Latino, “a paso lento vestido con galanuras que me daban un aire extraño de muñecón palaciego y sintiendo en mi cogote la mirada incrédula de curiosos y gañanes de la Vega congregados por el festejo, me dirigí al palacio de los Cordova con la esperanza de poder descansar aquella tarde y estudiar algo a la noche” Página 87: volviendo doña Elvira (hija del Gran Capitán) sana y salva, de la iglesia del Salvador, “Todos la conocen, todos saben que quien se atreviera a toser a su paso sufriría las consecuencias porque es la dama más noble de la ciudad, dejando aparte a doña María Manrique, su madre, a quien el emperador distingue con tanto afecto que cada domingo envía a media docena de clérigos para que digan misa en la capilla de los Cordova”. Página 89: Doña María Manrique no dedicaba su tiempo a otro negocio que el de administrar con fervor, casi con avaricia, su lenta moribundia, “Tan solo dos veces, antes de marcha sacramentada hacia el monasterio de San Jerónimo, abandonó la vetusta dama sus aposentos mortuorios de la casa de los Cordova”. Página 91: Doña María solicita al arzobispo que envíe todos los días a un sacerdote que la confiese y que fuera hombre versado en ardiles demoniales. “el arzobispo no faltó a su promesa. Desde el día siguiente, con puntualidad de legista ejecutando una deuda vencida, visitó el palacio de los Cordova, un dominico prebendado de la catedral”. Página 166: Volviendo de la Cuadra Dorada, Juan Latino le comenta a su amigo Delavalle, como recurrió a la estratagema de recitar a un clásico para responder a León Roque de Santiago: “Bien hecho – dijo Delavalle - .Cuando a uno se le acaban los dardos, la prudencia aconseja tomar

Página

30

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

piedras, aunque sean prestadas del vecino. Reímos ambos la ocurrencia. Continuamos nuestro lento paseo en dirección al palacio de los Cordova”. Página 167: Andan los moriscos revoltosos estos días y de un lado y otro llegan rumores inquietantes. “Precisamente me dirijo a casa de los Cordova donde hoy se celebra una reunión para hablar de estos asuntos”. Página 168: La preocupación por los asuntos de los moriscos, se refleja en: “Nada más llegar a casa de los Cordova, donde fui saludado con afecto por mis antiguos amos, percibí la severidad en los semblantes, una Honda preocupación, el tono rumoroso de voces quedas, ese bisbiseo de sepulcro y funeral que anuncia graves deliberaciones”. Páginas 168/169: Don Gonzalo insiste en contar con la presencia de Juan Latino: “A pesar de que llevaba mucho tiempo siendo hombre libre, los deseos de don Gonzalo continuaban ejerciendo en mi ánimo la potestad de lo imperativo. Por eso acudí a la mansión de los Cordova sin pensármelo dos veces”.

Iglesia del Salvador
sufrido importantes deterioros, especialmente en la rebelión de los moriscos y durante la Guerra Civil. La Iglesia del Salvador fue la primera de las parroquias erigidas en 1501, convirtiéndose en Colegiata por Bula de Clemente VII, de 5 de abril de 1527, con el fin de que en el Albaicín hubiese más ministros para la educación de los moriscos. En 1533 se le concedieron cuantos privilegios gozaban las demás Colegiatas españolas, adoptándose para su régimen, en 1563, los estatutos de la de San Hipólito de Córdoba y
El edificio se levantó sobre la antigua Mezquita Mayor del Albaicín

Esta iglesia de estilo mudéjar fue edificada entre los siglos XVI y XVII. El edificio se levantó sobre la antigua Mezquita Mayor del Albaicín, de la que todavía se conserva su patio, además del aljibe y la galería occidental

con arcos de herradura apuntados. También son testigo de su pasado los arranques de las columnas del resto de las galerías y los alfarjes que las cubren. Con el paso de los años este edificio ha

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

31

El edificio ha sufrido importantes deterioros, especialmente en la rebelión de los moriscos y durante la Guerra Civil.

desde 1589, los de San Salvador de Sevilla, pero conservando los ritos y ceremonias del Manual Granatense. Enaltecida desde su fundación con el título de Insigne y dotada de cuantiosos bienes, sufrió muchas vicisitudes, pues resentido el edificio en 1559, hubo que trasladar a la Iglesia de Santa Isabel de los Abades la parroquial y a la de San José la Colegiata. Aunque, desde su fundación, los canónigos se resistieron a residir en el Albaicín, especialmente desde que estalló la revolución morisca, tuvieron que volver a este edificio una vez terminada la obra cristiana, en 1594,

hasta que, en 1775, resentido de nuevo por un violento terremoto, pasaron a ocupar la Ermita del Cristo de la Fuente en la Plaza Larga, luego el Convento de Santo Tomás de Villanueva y, en fin, la parroquia de San Andrés, donde estuvieron de 1756 a 1758. Expulsados los jesuitas se le concedió R.C. de 23 de agosto de 1769, la Iglesia del Colegio de San Pablo, donde se instaló en 1771, agregándosele entonces la parroquia de los Santos Justo y Pastor, hasta que el Concordato de 1851 extinguió como tal esta Colegiata, de la que fueron Canónigos los hermanos escultores Miguel y

Jerónimo García, Pedro Soto de Rojas, José Antonio Porcel y Salablanca, José Alcocer e Higueras. En cuanto a la parroquial, que siguió establecida en el Albaicín, se le dieron por anejas, en 1509, las Iglesias de San Martín, San Blas, Santa Inés y San Sebastián, las cuales ya no existen, y en 1842, se les asignaron parte de las feligresías de las suprimidas de San Bartolomé, San Gregorio, San Cristobal y San Luis. El edificio árabe sirvió, para el culto cristiano, hasta finales del s. XVI, si bien, hacia su mitad, se realizaron en él reparaciones, reconstruyéndose el muro que da a la plaza,

Página

32

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

algo más afuera del primitivo, haciendo Esteban Sánchez, en 1543, por traza de Diego de Siloe, su portada adintelada, de piedra policromada, flanqueada de columnas jónicas. El centro de la hornacina lo ocupa una imagen de madera de la Virgen, obra de Diego de Siloe, actualmente en el museo de la Catedral. La torre de ladrillo, se acabó en 1592. Otra sencilla portada, abierta en el s. XVII, por la calle de Panaderos al patio de la Mezquita, tenía en la hornacina que la coronaba una imagen en madera del Salvador, de arte alemán de comienzos del XVI, depositada tam-

bién en el Museo Catedralicio, desde 1936. La Iglesia, que parece trazó Juan de Maeda, debía tener tres grandes naves, pero quedó sin acabar a comienzos del s. XVII, terminándose sólo la central, con seis arcos de medio punto que habían de comunicarla con las restantes y cubierta con armadura mudéjar. La capilla mayor, construida de 1565 a 1592 por el aparejador de la Catedral Juan Martínez y, a su muerte, por Juan de la Vega, era cuadrada, con arco de cantería, dos capillas a los lados y sencillo alfarje cubriéndola. Entre algunas de las joyas que guarda la iglesia se pueden ver

un cuadro de la Santa Cena, de Bocanegra, o la escultura tallada de la imagen titular de Pedro Duque Cornejo, o el Crucificado “Señor de la Sangre” tallado en el siglo XVII, entre algunas de las más relevantes. Otras obras de interés existentes en esta Iglesia eran las estatuas del Salvador, San Martín y San Blas, de Bernabé de Gaviria, hechas en 1604; la pequeña de la Virgen de Loreto, labrada en 1629 para el Convento de los Agustinos, por Alonso de Mena; la del Señor recogiendo la túnica, en una urna, de José de Mora, que perteneció al Convento de San Antonio; la de una Virgen de los Remedios, del estilo del mismo Mena; una tablilla de EcceHomo, pintura atribuida al Divino Morales, y, en fin, la pila del agua bendita, que era árabe. Todo esto desapareció, al quedar la Iglesia en ruinas a causa del bárbaro incendio del 10 de marzo de

Esta Iglesia, era una de las dos de Granada que tenían derecho de asilo y en su claustro se colgaban los sambenitos de los moriscos penitenciados por la Inquisición.

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Página

33

1936, del que únicamente se salvaron la imagen de la Virgen del Rosario, hecha en 1630, que hoy está en la parroquia de San Bartolomé, un alto relieve con busto del Padre Eterno, de Bernabé de Gaviria, en 1604, que debió pertenecer al primitivo retablo, y hoy en el Museo Catedralicio, una Virgencita del círculo de Alonso de Mena y fragmentos de la pila árabe citada anteriormente. Esta Iglesia, en la que el arquitecto WilLa colegiata o iglesia colegial es el templo católico, que sin ser catedral, posee un cabildo.

helmi, encargado de su restauración, ha transcrito en cemento la desaparecida armadura mudéjar, era una de las dos de Granada que tenían derecho de asilo y en su claustro se colga-

ban los sambenitos de los moriscos penitenciados por la Inquisición que, al principio, se exponían en la Catedral, así como las de los judaizantes figuraban en la Parroquia de Santiago.

VOCABULARIO
ALFARJE.-Techumbre plana con maderas labradas, ornamentadas y entrelazadas artísticamente, que puede estar dispuesta para servir de suelo a la planta superior COLEGIATA.- La colegiata o iglesia colegial es el templo católico, que sin ser catedral, posee un cabildo. La dignidad rectora recibe el nombre de deán, aunque ocasionalmente también sea llamado abad o prior. La erección de una colegiata obedece a diferentes razones, como pueden ser la existencia anterior de una catedral en la misma ciudad, querer dar importancia a una población sin poner sede episcopal, para mayor esplendor del culto, etc. la colegiata puede ser secular o regular. También se denomina así al templo en que hay (o hubo en su tiempo) una comunidad de canónigos regulares de San Agustín presidida por un abad. Las comunidades de canónigos regulares de San Agustín están en el origen de diversas órdenes religiosas como los dominicos o los premonstratenses. En la actualidad se denomina colegiata a una iglesia principal de tipo colegial, con abad y canonjía, que no es sede obispal -catedral-, y donde los oficios divinos se celebran con similar liturgia a la de las catedrales.

Página

34

R u t a L i t e r a r i a d e J u a n L a t i n o

Iglesia de San Miguel Bajo
La Iglesia de San Miguel preside la plaza de su nombre y fue parroquia hasta 1842, en que, suprimida, se agregó a la de San José. Se erigió sobre una mezquita, en 1501, y se construyeron, de 1528 a 1539 su mitad inferior, por el albañil Antonio Fernández y el carpintero Gil Martín y, la superior, de 1551 a 1556 por el albañil Alonso de Villanueva y el carpintero Gabriel Martínez. La portada debió trazarla Siloe, ejecutándola los canteros Juan de Alcántara y Pedro de Asteasu, de 1555 a 1556, con arco semicircular enmarcado en columnas corintias adosadas a pilastras y escudos del Arzobispo Guerrero en las enjutas y, encima, capillita con la estatua del titular, hecha en 1558 por Toribio de Liébana, flanqueada de óculos sostenidos por angelotes. Al lado izquierdo del templo labró el mismo Asteasu otra portada adintelada con pilastras corintias y, sobre su entablamiento, un medallón entre volutas con un relieve de la cabeza de San Pedro. El interior de la Iglesia, cerrada al culto por ruinosa, tiene naves con capillas laterales, despojadas de casi todas sus obras, algunas de las cuales han pasado a otras Iglesias. La parte primitiva del templo está dividida en tramos desiguales por tres arcos apuntalados que apoyan en ligeras columnas, sirviendo el tramo primero de capilla mayor, que está cubierta con alfarje mudéjar ochavado pintado a lo plateresco y los otros dos tramos con techos de faldones. El resto construido después, es análogo en cuanto a las forma de las capillas y los arcos. Para la capilla mayor hizo un retablo, de 1559 a 1561, el discípulo de Siloe Tomás de Morales, con pinturas de Juan de Palenque, que constaba de dos cuerpos rematados por un semicírculo con una pintura del Padre Eterno, todo perdido hoy. En el s. XVIII se sustituyó este retablo por el actual, obra de Blas Moreno, hecho en 1753, decorado con ángeles por Torcuato Ruiz del Peral, de quien también es la imagen de San Miguel. En el crucero hay otros retablos de finales del XVI, en uno de los cuales figura la imagen de Cristo atado a la columna que, atribuida a Siloe, se halla en la Iglesia de San José.

La Iglesia de San Miguel preside la plaza de su nombre y fue parroquia hasta 1842

Página

35

Esta Ruta Literaria fue realizada en Granada, el día 7 de Mayo de 2013.
Participaron con su presencia y colaboración:

ALICIA ALVAREZ BUSTO ANTONIO AVILA PABLOS CARMEN MARIA EMILIO LINARES PERNIL FRANCISCO PINEDA GAMEZ GLORIA DIAZ HIDALGO ISABEL LOZANO PALACIOS JOSE ANDRES JIMENEZ RUIZ MARI CARMEN GARCIA ESPEJO MARIA JOSE MURO JIMENEZ MARIBEL MOLINA MONTES MARTA WILHELMI PEREZ MANUEL MUÑOZ CASAUBON MERCEDES RULL SEGURA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful