Está en la página 1de 6

CUMBRE DE GINEBRA DE DERECHOS HUMANOS, DEMOCRACIA Y TOLERANCIA

Los disidentes son más


fuertes de los que
muchos creen
Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y el
Movimiento Disidente
Jose Gabriel Ramón Castillo
19/04/2009

Apuntes acerca de la lucha contra el totalitarismo basado en la experiencia personal de enfrentamiento a la


dictadura castrista.
Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen

Ante todo mi agradecimiento a todos lo que han hecho posible mi presencia


en este evento. Hablaré exclusivamente como resistir al autoritarismo basado
en mi experiencia personal en la lucha contra la tiranía castrista poniendo en
perspectiva la necesidad de asistir urgentemente a los que día a día se
enfrentan a terribles dictaduras en el mundo.

Aunque había tenido mis “tropiezos” con la dictadura por simpatizar con Lech
Walesa y el Sindicato Solidaridad no fue hasta la época de la Perestroika y la
Glasnost Soviética que decidí romper mi contrato forzoso con el Régimen. En
1993 fui a parar a la cárcel por el supuesto delito de “Salida Ilegal del
Territorio Nacional” y cuando salí me dediqué completamente a la actividad
opositora incorporándome al periodismo alternativo e instituyendo el
Proyecto Instituto Independiente Cultura y Democracia.

El Instituto fue la culminación de muchas ideas que no pudimos desarrollar en


años anteriores fomentado por toda la Isla a través de diversos planes y
programas. También fue la prueba definitoria de resistencia civil a la dictadura
castrista consagrándome definitivamente a la lucha cívica no violenta cubana.

La tertulia “Salir al Mundo”, el centro de estudios “Juan Clemente Zamora y


López – Silveiro”, las 4 ediciones del concurso literario “Arrecife” y el Coloquio
Democracia y Democratización, Proceso Histórico Cubano, así como, el Taller
Vocabulario Común de la Oposición Cívica y la Iniciativa de Centros Cívicos
Comunitarios de Cuba, fueron llevados a cabo bajo constante asedio
policiaco.

Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y Movimiento Disidente Página 2


Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen

El día de la inauguración del Curso de Derechos Humanos “Cuba con


Derechos”, una de las iniciativas tempranas del Instituto, la policía política
cercó el lugar donde se efectuaba el acto y varios de sus testaferros
agredieron a los participantes. Sin embargo, llevamos a cabo el curso y tres
meses después, bajo otro fuerte dispositivo policiaco, hicimos la primera
graduación de activistas en la región oriental contribuyendo al adelanto y
difusión de los derechos humanos en la sociedad cubana.

Algo muy parecido ocurrió con el salón de las artes visuales “Arte Open 2001”.
Al momento de la inauguración y premiación de las obras ganadoras, fue
asaltado por la policía de pensamiento. Debido a las denuncias hechas por
todas partes este suceso fue conocido mundialmente como el Martes Negro
en la cultura cubana.

En la Primavera Negra de Cuba, marzo del 2003, me condenaron a veinte años


de privación de libertad, sentencia dictada bajo la Ley de “Protección de la
Independencia Nacional y la Economía de Cuba”. Realmente me encarcelaron
por las actividades opositoras como las de ejercer el periodismo
independiente, el activismo de derechos humanos y pedir cambios
democráticos en la Isla.

En la prisión pasé los peores momentos de mi vida: viví hacinado, comí


alimentos podridos, me agredieron físicamente, violaron sistemáticamente mi
correspondencia y en varias ocasiones me incautaron el Diario donde
apuntaba mis vivencias carcelarias.

No obstante, mantuve viva la llama de lucha en las entrañas opresoras de la


dictadura castrista. Entre el 17 de octubre y el 11 de noviembre de 2006, llevé
a cabo la última huelga de hambre en reclamo de atención médica, servicio
religioso, ilimitaciones en mi Bolsa de alimentos, me devolvieran los libros y
las cartas decomisadas y se acabaran los abusos y atropellos en el penal.

Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y Movimiento Disidente Página 3


Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen

La familia sufre por estas situaciones. Mi esposa, por ser sencillamente mi


compañera en la vida, fue despedida del empleo y las veces que me visitó en
la prisión recibió un sinnúmero de humillaciones y vejaciones.

A mi hija, siendo una menor, la sacaron del colegio donde recibía clases y la
ingresaron en un hospital bajo el supuesto argumento de una rara
enfermedad. Tal manera policiaca nunca antes se había visto y la aplicaron
para obligarme abandonar la labor opositora.

He dicho siempre que no me considero una víctima ya que conscientemente


me enfrenté a la dictadura pero mi familia sí lo era y lo sigue siendo todavía
por los padecimientos físicos y psicológicos contraídos por entonces.

La Libertad del Miedo, de la respetable luchadora Aung San Suu Kyi a la que
admiro y respeto muchísimo, me ayudó a pasar la línea del pánico. Gandhi,
Luther King, Sajarov, Yuri Orlov, Lech Walesa y Václav Havel fueron y seguirán
siendo para mí mis modelos a seguir. Sus vidas y sus obras me inspiraron y
trazaron las directrices en mi performance ciudadano.

El pasado 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, le dije a la Dra.


Martha Frayde, una disidente cubana exiliada hace muchos años, que su
ejemplo y el de todos los fundadores de Comité Cubano Pro derechos
Humanos, me ayudaron a creer en lo que hacía. Le comenté cuanto nos
orientó en nuestro trabajo político el Boletín del Comité y como lo divulgué en
la cárcel en mi labor proselitista entre los condenados comunes.

También hay ideas cuya relevancia calan muy hondo. El ensayo “La Futura
Esclavitud” me sirvió para refutar el sistema socialista impuesto en Cuba y
plantearme la lucha en todos los terrenos.

Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y Movimiento Disidente Página 4


Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen

Los disidentes cubanos, al igual que otros disidentes en el mundo, hemos


sabido enfrentar difíciles situaciones. Precisamente, en estos precisos
instantes, valga la redundancia, hay un implacable acoso policiaco en todo el
país y sin embargo llevamos a cabo campañas para sumar ciudadanos a
nuestra lucha.

Para un opositor la mejor recompensa es saberse reconocido por las personas.


Recuerdo, con mucha alegría, el día en que participé en una tertulia radial con
Mart Laar. El Sr. Laar reconoció en mí la legitimidad del movimiento disidente
en la Isla y me brindó el apoyo del Gobierno de Estonia mientras estuviese
como primer ministro. Su gesto conmovió a muchas personas cuyas
convicciones sobre la lucha empezaron a echar raíces a partir de ese
momento.

Como mañana comienza la revisión de los acuerdos de la Conferencia de


Durban, le envío a los participantes de este magno evento el mensaje
siguiente: Cuando se dejan de condenar las injusticias no se impide que más
disidentes vayan a la cárcel sino que se le da balones de oxígenos a las
dictaduras para que sigan atropellando.

Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen y para demostrarlo
traigo a colación palabras de José Martí: “…En el mundo ha de haber cierta
cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay
muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en si el decoro de
muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que
les roban a sus pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro.
En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad
humana…”

Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y Movimiento Disidente Página 5


Los disidentes son más fuertes de los que muchos creen

En unos días se celebrarán elecciones en el Consejo de los Derechos Humanos


y hasta ahora no se han hecho referencia a posibles exclusiones. Sería muy
oportuno pasarle factura a esos regímenes incapaces de cumplir con los
compromisos contraídos. ¡Basta! ¡No faltaba más! La irracionalidad no puede
seguir pululando en las esquinas de nuestras naciones trazándole a la
humanidad un derrotero sin rumbo. ¡Basta!

MUCHAS GRACIAS

Resistir al Autoritarismo: Derechos Humanos, Democracia y Movimiento Disidente Página 6