Está en la página 1de 24

!

"#$%&"'()#*"*"(#
&'#+%'*,#-"#
&,.'+.")#
/'01'2",+'3#$)()#%+)#
&,.'+.")#).4"*)#

Winston H. Elphick D.

1
Saludamos a cada uno de los integrantes
de las Comunidades Educativas
que nos han entregado su confianza para trabajar
juntos por la formación permanente.
Reciban este libro digital como un testimonio de
gratitud por la importante tarea que realizan
por la educación en Chile.

EQUIPO FUNDACION SEPEC

Santiago , Abril 2009

2
“Si pudiera vivir de nuevo mi Docencia”
es un texto inspirado en el poema “INSTANTES”
de Jorge Luis Borges. Ha sido adaptado W. Elphick D.

CENACE – Centro Nacional de Calidad Educación Empresa.


Primera Edición Digital . Stgo de Chile Abril 2009
© Winston H. Elphick D.

LO PUEDE REPRODUCIR CON TOTAL LIBERTAD citando la fuente.


Nos interesa repartir estas ideas, pueden ser pequeñas semillas…

C E N A C E

F U N D A C I O N S E P E C

3
“Si pudiera vivir de nuevo mi Docencia”
Autor: Winston H. Elphick D.

PRIMERA EDICION DIGITAL:


C e n a c e
Santiago Chile , Abril 2009

VERSION TOTALMENTE GRATUITA.


PUBLICACION SIN FINES DE LUCRO.
Nuestro negocio es vender ideas, sueños,
propuestas para mejorar la vida personal y social.

¿Quiere ser nuestro socio? ¿Cómo?


Difundiendo, imprimiendo, regalando,
estudiando en grupos este texto.
Hagamos LIBRE el LIBRO …

4
SI
PUDIERA
VIVIR
DE
NUEVO
MI
DOCENCIA

Si pudiera
vivir nuevamente
mi docencia,
en la próxima vez
intentaría enseñar
menos,
para aprender más
junto a mis alumnos.

Dejaría
de estar en el centro,
para llevar al centro
especialmente
al alumno de la
periferia,
el que espera,
el no integrado.

5
Si pudiera vivir
de nuevo mi docencia
me fijaría más
en los problemas reales
y me desprecuparía
de mis imaginarios pedagógicos:
que este curso no me quiere,
que estos otros son antipáticos.

6
Trataría de reconocer mis errores,
no intentaría
defender mi imagen de perfecto,
pediría perdón
por no haber vinculado
el currículum con sus vidas,
ni las evaluaciones
con su crecimiento como personas.

7
Compartiría
con mis alumnos
que es necesario
aprender a perder
para ganar
y valorar
en la vida,
que no todo
es competir
y ganar,
competir
y acumular,
competir
y derrotar.

Más importante
es competir
todos contra
la pobreza,
la miseria del
pensamiento,
el derrumbe
de los sueños.

8
Trataría de correr más riesgos,
innovaría un poco más
abandonando el temor al fracaso
o la reprimenda de mis directivos.

Con el tiempo aprendí


que el error puede ser aprendizaje,
ya que es producto del hacer,
de alguien que intentó
una ruta nueva,
que abrió puertas cerradas.

9
Contemplaría un poco más la vida,
me abriría al juego con mis alumnos,
recibiría de buen modo sus opiniones
y valoraría sus críticas.

Yo fui uno de esos profesores


que trabaja planificadamente sus clases,
que no incorporó el factor sorpresa,
que amenazó con que en sus clases
no se habla ni de religión ni de política...
me cerré a la vida.

10
Fui temeroso de hablar de democracia
y dictadura, de derechos y deberes,
olvidé que la ciudad sin esto es
simplemente una cárcel enorme.

No abracé el momento,
por temor a descuidar
los planes y programas,
y por si no lo saben,
de eso está hecha la vida,
de momentos
que nos miran y pasan.

11
Aprendí también
que junto con disfrutar el momento,
es necesario vivir el ahora unidos
a la esperanza del futuro.
Sin pensamiento prospectivo,
no hay sueños de futuro.

Me cerré al trabajo
con mis colegas,
hice de mi sala
mi espacio privado,
mi reinado pequeñito.

12
Yo era de esos que no iba
a ninguna clase sin sus programas,
sus libros, las pruebas atrasadas,
los cigarros, el puntero,
un suplemento del diario
de la semana pasada,
la agenda, el lapicito rojo
para denunciar a los flojos,
el libro de anotaciones.
Si pudiera , en mi segunda docencia
viajaría más liviano,
tendría sólo lo esencial en mis manos.
Buscaría lo imprescindible
para crecer en la relación educativa
con mis alumnos.

13
Si pudiera volver
a vivir mi docencia,
le creería
un poco más
a mis alumnos.

No pasaría nunca
asistencia
llamándolos
por su apellido
o el número de lista.

Les miraría
más tiempo
a los ojos
y me aprendería
sus nombres,
y cada cierto tiempo
les preguntaría
sobre esa antigua pena.

14
Si volviera
a vivir
de nuevo
mi docencia
usaría menos
el power point
y me acercaría
más a ellos,
les llevaría
preguntas
más que
respuestas,
los haría
mis socios
para
descubrir
juntos
la armonía
del universo
y lo grande
de la vida
humana.

15
Si pudiera volver a vivir mi docencia,
no rehusaría la invitación
a acompañarlos
a jornadas y al camping,
a andar a pies descalzos
olvidando las astillas,
a contemplar juntos los atardeceres ,
a mojarnos sin pensar
en las enfermedades
y llegar cansados
a la reflexión de la noche.

16
Pero ya ven, la dirección me ha llamado.
Estoy a punto de jubilar
y abandonar la docencia.
Ya no tengo tiempo
para vivir mis sueños docentes.

“Si pudiera vivir de nuevo mi Docencia”


es un texto inspirado en el poema “INSTANTES”
de Jorge Luis Borges. Ha sido adaptado W. Elphick D.

17
JORGE LUIS BORGES

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges


Escritor argentino
(Buenos Aires, 24 agosto de 1899
Ginebra, 14 junio de 1986).

18
INSTANTES

Si pudiera vivir nuevamente mi vida !


en la próxima
trataría de cometer más errores.

!No intentaría ser tan perfecto,


me relajaría más. !

19
Sería más tonto de lo que he sido,
!de hecho tomaría muy pocas cosas
con seriedad. !
Sería menos higiénico.

20
Correría más riesgos,
!haría más viajes,
contemplaría más atardeceres, !
subiría más montañas,
nadaría más ríos. !

Comería más helados y menos habas,


!tendría más problemas reales
y !menos imaginarios.

21
Yo fui una de esas personas !
que vivió sensatamente
y prolíficamente !
cada minuto de su vida ;
!claro que tuve momentos de alegría. !
Pero si pudiera volver atrás
trataría !de tener solamente
buenos momentos . !

Por si no lo saben,
de eso está hecha la vida,
!sólo de momentos;
no te pierdas el ahora. !

22
Yo era uno de esos
que nunca i! ban
a ninguna parte
sin un termómetro,
!una bolsa de agua caliente,
!un paraguas
y un paracaídas ; !
si pudiera volver a vivir,
viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir


comenzaría !a andar descalzo
a principios de la primavera !
y seguiría así
hasta concluir el otoño.

!Daría más vueltas en calesita, !


y contemplaría
más amaneceres
!y jugaría con más niños,
si tuviera !otra vez
la vida por delante. !

23
Pero ya ven,
tengo 85 años !
y sé que me estoy muriendo.

En un pequeño homenaje al gran


J o r g e L u i s B o r g e s

24