Está en la página 1de 4

Conclusiones III Jornadas Menores en Edad Escolar… José Díaz Cappa. Fiscal.

CONCLUSIONES JOSE DIAZ CAPPA EN EL ACTO DE CLAUSURA DE LAS

III JORNADAS MENORES EN EDAD ESCOLAR: CONFLICTOS Y


OPORTUNIDADES

“En primer lugar, mis más sinceros agradecimientos a los diferentes organismos
e instituciones organizadoras del evento representados en esta sala, -por cierto,
extraordinaria y acogedora, sede del Conservatori de Música de Palma de Mallorca-, y
en concreto a:

Govern Balear, en sus diferentes Consellerias d´Educaciò y Cultura; Affers


Socials, Promociò i Inmigraciò; Interior, y Salut i Consum; Consell Insular de Mallorca;
Ayuntamiento de Palma, Universitat de Illes Balears (UIB), y Fiscalia Superior de Illes
Balears,

A las diferentes entidades colaboradoras y patrocinadoras,

A los técnicos de todo tipo que lo han hecho realidad y en especial a Silvia,
Marga, Joana y Antonia…

Y, por supuesto, a los asistentes, tanto a los presentes aquí, como, a los,
digamos, virtuales (Ibiza y Menorca), muestra evidente del significado y objetivo de
estas Jornadas, y del interés de todos los que, de uno u otro modo, se vuelcan, no sòlo
en estos tres días, sino a diario, en facilitar a los menores unas mejores posibilidades y
recursos para solventar sus conflictos.

Y uso precisamente tal termino, conflicto, reflejado en el titulo de las Jornadas,


en un sentido amplio, pues tal y como nos comenta José Antonio San Martín, “…nos
relacionamos con personas con intereses diferentes y por ello surge espontánea la
discrepancia, los puntos de vista distintos, el conflicto. El conflicto es algo ineludible,
es algo vivo que sigue su curso, a pesar de que huyamos de él”.

O como dice Luis Rojas Marcos (ilustre visitante de ediciones anteriores) “en
nuestra cultura se exalta la rivalidad y se admira el triunfo conseguido en situaciones
de enfrentamiento, que siempre requieren un vencedor y un vencido. La creencia de que
el antagonismo y la pugna son elementos necesarios, y necesarios en todas las
actividades de la vida diaria, está profundamente imbuida en la sociedad occidental”

Sin embargo, la violencia, como especie, -inidónea- de aquel género, no debe


servir, nunca, como pauta válida para la solución de un conflicto, y, mucho menos,
como fórmula natural de finalización del mismo.

Cuando hablamos de menores, además, no sólo se trata de encontrar la manera


de poner en práctica tales frases, de modo que no queden en retorica y simples
manifestaciones de intenciones, sino de enseñarles a aquellos, tal y como predicamos
los adultos, que realmente es posible hacerlo. Quizás el ejemplo pueda ser su mayor
Conclusiones III Jornadas Menores en Edad Escolar… José Díaz Cappa. Fiscal.

acicate. Quizás estas Jornadas nos hayan enseñado algo a todos nosotros, algo que
podamos realmente transmitirles…

En este contexto, en estos días, hemos ofrecido alternativas, esto es,


oportunidades (segundo termino de nuestras Jornadas), a conflictos tan dispares como
el bullying, en su vertiente de manifestación en la red de redes (ciberbullying), y el
acoso escolar, en general, confiando en la educación, en el refuerzo de la autoestima,
en la búsqueda de la asertividad, y en las formulas colaboradoras entre profesores y
padres como pautas válidas de actuación, siempre con base a una adecuada
preparación de éstos para el correcto desempeño de tal empresa, circunstancia en las
que también debería insistirse, como paso previo.

En esta misma línea, se afirmaron tendencias relativas a la prevención, incluso


en forma de “medidas cautelares”, como alternativa válida al conocimiento de los
derechos y obligaciones de los diferentes miembros de la comunidad educativa, y,
especialmente, de los alumnos, e incluso como fórmula de sensibilización de los
mismos en el reconocimiento del conflicto, y, sobre todo, de sus causas, buscando con
ello la implicación y empatía con los menores victimizados.

Se abogó por una desjudicialización del conflicto en la escuela como fórmula


más bien deseable que real, puesto que, y sin cesar en el empeño en que ello sea así
como meta, como en otros tantos aspectos de la vida, y más en materia de menores, el
especial interés público que la sociedad enfáticamente predica respecto de aquellos, y la
especial consideración protectora de los mismos que a todos nos compromete, hace a
veces, inevitable, aquella solución jurídica, de la que sin duda, debe evitarse, -y en ello
el empeño de las presentes Jornadas desde su primera edición-, su única consideración
meramente punitiva y represiva, intentando buscar, en la misma, sobre todo, sus
posibilidades reales de apoyo, asesoramiento, información y colaboración que, en
una dinámica coordinada de todos los estamentos e instituciones implicadas con y para
los menores, se manifieste en la realidad del tratamiento multidisciplinar y
pluriinstitucional, que son también, estandartes, de las Jornadas sobre menores en edad
escolar…

En este empeño deben destacarse las posibilidades de intervención, en todos los


sentidos, del Ministerio Fiscal.

Se participó también la necesidad de insistir, para evitar las posibles


repercusiones negativas de los problemas domésticos en el ambiente escolar, en la
implicación real de los padres, fomentado sus relaciones con la escuela, potenciando
el aprendizaje de los hijos e implicando asimismo decididamente, a la comunidad en
general, formando todo parte de un nuevo y más activo concepto de disciplina tendente,
más que al mero acatamiento cuasi castrense de órdenes, a la autoregulación y la
empatía como mecanismos precursores del acuerdo y la aceptación de reglas, roles y
normas.
Conclusiones III Jornadas Menores en Edad Escolar… José Díaz Cappa. Fiscal.

En todo caso, se ha advertido durante todas las Jornadas, la necesidad de buscar


los mecanismos necesarios para, lo que podríamos llamar, un control de los problemas
externos, evitando su carácter tendencioso a implicar y contagiar un ambiente escolar
inicialmente sano.

Desde este último punto de vista, en este sentido es fundamental hacer entender
al profesorado que su papel como educadores es esencial para evitar la aparición de
nuevos casos o que estos se prolonguen en el tiempo, fomentándose en los centros,
como formando parte del plan de acción tutorial, la programación de actividades de
formación en habilidades sociales y la elaboración de normas de convivencia general.
(Guía del profesorado de la CCAA de Madrid)

En otro orden de cosas, hemos aprendido como los problemas generados desde
la infancia a consecuencia de privaciones y maltratos, pueden, sin perjuicio de su
severidad y posible cronicidad, ser tratados con diferentes mecanismos tendentes al
reforzamiento del sentimiento de seguridad del menor para motivar el aprendizaje,
buscando el control y evitando la penalización como medida de refuerzo.

En el campo más actual hemos incorporado valiosos elementos para prevenir, y


si es posible neutralizar (erradicar esta todavía lejano) las nuevos riesgos derivados del
uso de las nuevas tecnologías y su incidencia en la vulneración de derechos
fundamentales como la intimidad o la imagen, y la búsqueda de la protección adecuada
de los datos que se incorporan, constante e inexorablemente, a la red. De nuevo, en
estos casos, la prevención y la educación en el uso adecuado, junto con la
supervisión de padres y docentes, se nos han presentado como los principales pilares.

Hemos podido observar las causas de los comportamientos de los menores que
buscan en el grupo la frialdad de ánimo y la fuerza que individualmente no suelen tener
para cometer actos ilícitos, así como el aumento de los acometimientos violentos a
familiares y allegados, para los que, estos sí, las respuestas suelen tener carácter más
coercitivo, pero sin abandonar el espíritu último de toda actuación con menores: la
búsqueda de su superior interés y su, no digamos recuperación, (démosle a la edad un
margen de confianza), sino el reinicio de un comienzo mejor.

Finalmente, incidimos en la necesidad de potenciar los mecanismos


interescolares de resolución de conflictos, sobre todo la mediación, sin olvidar la
necesidad de su ajuste a unos mínimos reglados de actuación, en consenso y
coordinación con las diferentes instituciones implicadas, y, hemos esbozado, quizás
para una futura concreción más detallada, los principales aspectos de esta relativamente
novedosa figura del llamado “policía tutor”.

Reiterar agradecimientos, a nivel incluso personal, por la consideración tenida,


resaltando, finalmente, el carácter exitoso y sobre todo productivo de las Jornadas que
ahora concluyen, y, porqué no, pensando, quizás, en otras cercanas…
Conclusiones III Jornadas Menores en Edad Escolar… José Díaz Cappa. Fiscal.

Resumiría finalmente estas Jornadas en pocas palabras “educacion y empatia”


las definiría como las Jornadas del pensamiento positivo en los buenos resultados,
aunque inicialente no lo parezca, pues “hace más ruido un árbol que cae, que un
bosque crediendo…”

Hasta pronto, y muchas gracias!

También podría gustarte