1. P resentar y Dedicar a sus hijos a Dios desde el comienzo de su vida.

Cuando lo hace, usted se compromete con Dios y con ese hijo para educarlo (1ª. Samuel 1:28; Lucas 2:22). 2. Enseñar a sus hijos a temer a Dios y a apartarse de la maldad, a amar la justicia y a odiar el pecado. Inculcarles la conciencia de la actitud y del juicio de Dios hacia el pecado, Heb. 1:9. El Diluvio, Babel, Sodoma y Gomorra, la cautividad en Babilonia y el mayor de ellos, el Sacrificio de JESÚS en la Cruz del Calvario, entre otros, fueron juicios de Dios por el pecado. 3. Enseñarlos a obedecer, mediante la Disciplina Bíblica, Heb. 12:7. Dios espera que usted aproveche los años formativos de sus hijos para disciplinarlos; si no lo hace, serán hijos que avergüenzan y ellos mismos sufrirán las consecuencias, como los hijos de Elí (1ª. Samuel 2:12-36 y 4:1-17). Algunas veces son suficientes las palabras, para disciplinarlos; pero otras ocasiones, es necesaria la vara de la corrección (Deut. 8:5; Prov. 3:11-12; 13:24; 23:13-14; 29:15-17). 4. Protegerlos de las influencias impías estando conscientes de los esfuerzos de Satanás por destruirlos espiritualmente por la atracción al mundo y por medio de compañeros inmorales (Prov. 13:20; 28:7; 1ª. Juan 2:15-17). 5. Hacerles saber que Dios siempre está observando y evaluando lo que hacen, piensan y dicen (Salmo 139:112). Así que deben cuidar muy bien su conducta en todo momento y en todo lugar, para tener la bendición de Dios.

6. Llevarlos en sus primeros años de al arrepentimiento, al bautismo en Jesús y a que reciban el Espíritu Recuerde que si no se convierten “quizá nunca lo hagan”.

vida a la fe personal, agua en el Nombre de Santo (Mateo 19:14). en sus primeros años,

7. Establecerlos en una iglesia espiritual donde se proclame la Palabra de Dios, se honren las normas de justicia y se manifieste el Espíritu Santo. Enseñarles el lema: “Compañero soy yo de todos los que te temen” (Salmo 119:63). 8. Animarlos a que se mantengan separados del mundo y que testifiquen y trabajen para Dios (2ª. Cor. 6:14-7:1; Stgo. 4:4). Enseñarles que son extranjeros y peregrinos en esta tierra (Heb. 11:13-16), y que su verdadero hogar y ciudadanía están en el cielo con Jesús (Fil. 3:20; Col. 3:1-3). 9. Instruirlos en cuanto a la importancia del bautismo del Espíritu Santo (Hechos 1:4, 5, 8; 2:4, 38, 39). 10. Enseñarles que Dios los ama y tiene un plan específico para la vida de cada uno de ellos (Lucas 1:13-17; Ro. 8:30; 1ª. Pe. 1:3-9; Salmo 138:8). Ninguno vino al mundo por casualidad ni coincidencia, sino para cumplir el plan y el propósito de Dios con ellos. 11. Instruirlos diariamente en la Palabra de Dios, en la conversación y en un tiempo devocional familiar (Deut. 4:9; 6:5-57; 1ª. Ti. 4:6; 2ª. Tim. 3:15). El Altar Familiar es fundamental para el fortalecimiento espiritual y de la familia, “LA FAMILIA QUE ORA UNIDA PERMANECE UNIDA”. Debe enseñarles la importancia de leer la Palabra de Dios diariamente y orar en todo tiempo.

Estudie la oración de Jesús por sus discípulos en Juan 17. y dedicar su vida en amor a sus hijos con compasión. 4:1-4 y 6:20. 13. Ver: Gén. Tim. 6:4-9. Prepararlos para sufrir y soportar la persecución por causa de la justicia (Mat. y a derramar la vida como si fuera un sacrificio al Señor. Los padres deben cultivar una relación cercana y genuina con cada uno de sus hijos. Stgo. padecerán persecución” (2ª. Alentarlos. Ef. 5:16). e INTERESARSE MÁS EN LA SALVACIÓN DE SUS HIJOS que en sus empleos. Tienen que alentar y corregir. pero aún esto traerá recompensa de Dios para ellos. bondad. DE CRIAR A SUS HIJOS EN DISCIPLINA Y AMONESTACIÓN DEL SEÑOR. Fil. para hacer de su propia vida lo que debe ser ante el Señor. Los padres deben dar ejemplo de vida y conducta cristiana. y no deben mostrar favoritismo. entre otros. Prov. es la solemne obligación de los padres darles a sus hijos LA INSTRUCCIÓN y CORRECCIÓN que corresponden a la crianza cristiana. 14. Stgo. ¡DIOS LO BENDIGA EN ESTE RETO DE DIOS. 15. 5:10-12). 12:12. 2:17). como modelo de las oraciones que usted como papá o mamá. 5:16-18). ternura. . Encomendarlos a Dios con oración intercesora constante e intensa (Ef. 6:18. Según la Palabra de Dios. mediante el ejemplo y el consejo. paciencia y firmeza (Col. 3:12-14 y 21). 18:19. Tener tal amor e interés por sus hijos. Deut. profesiones. posición social y aún su ministerio en la iglesia (Salmo 127:3). Efesios 6:4 y Colosenses 3:21. a través de la comunicación y el diálogo continuo. por ser cristianos. Rom. Ignorar cualquiera de estos quince pasos. de tal manera QUE LOS PREPARE PARA LA VIDA QUE AGRADA A DIOS. La Iglesia sólo complementa la instrucción que dan los padres. Deben saber que “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús.12. Es posible que sufrirán la burla y el desprecio en la escuela. Salmo 78:5. estén DISPUESTOS A CONSAGRARSE Y SANTIFICARSE. humildad. a la vida de oración (Hechos 6:4. el vecindario y dondequiera que se encuentren. 3:12). puede llevarlo al fracaso en la crianza de sus hijos. debe hacer diariamente por sus hijos. y para profundizar la fe de sus hijos (Juan 17:19. que ustedes como padres. 6:18. castigar el mal intencional. La oración es el ÚNICO MEDIO para mantenerse unido a Dios.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful