Está en la página 1de 181

A mi madre: María Francisca Ramos

A

Nayely Janet García Ramírez Idalia Pérez Hernández Guadalupe Centeno Ramos Citlalhxócitl López Limón Brenda Miranda Ramos

Por la tenacidad demostrada y por los bellos momentos compartidos

El trabajo que a continuación se presenta es producto de una investigación desarrollada en el marco del Máster en Animación Sociocultural e Intervención Socioeducativa impartido en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, España de 2006 a 2008. El título original del trabajo de tesis es Formación de Jóvenes Investigadores Indígenas; procesos e identidades el cual consiste en una Investigación Acción-Participativa en la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla; Yaonáhuac, Puebla, México. La investigación fue dirigida por la Dra. Mª Victoria Pérez de Guzmán Puya a quien le agradezco enormemente su apoyo.

AGRADECIMIENTOS A

Dr. F. H. Eduardo Almeida Acosta

Dra. Doris Jiménez Flores

Isauro Chávez Tomás

Mtro. Julio Antonio Jiménez Montiel

Lic. José Gálvez Gutiérrez

Lic. Gabriela Méndez Cortés

4.1.3.

El presente estudio describe un proceso de Investigación Acción Participativa, llevado a cabo con Jóvenes Indígenas, estudiantes de la Licenciatura en Psicología de la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla, Campus Yaonáhuac; ubicado en la Sierra Nororiental de Puebla, México; en presencia de situaciones sociales que desfavorecen el desarrollo profesional de la población con la que se trabajó.

Los objetivos generales fueron identificar las dificultades y fortalezas que poseen los estudiantes indígenas al enfrentarse a estudios de nivel superior y la realización de investigación; detectar los aspectos con los que se identifican los estudiantes y la manera en que se determinan los procesos grupales y comunitarios que se manifiestan ante la elaboración de trabajos dentro del aula.

El trabajo se basó en la teoría del desarrollo comunitario, justicia social, interculturalidad y respeto a las identidades culturales en contextos de educación superior desde una perspectiva de Animación Sociocultural y Educación Social.

En el diseño metodológico se definen los conceptos sobre juventud indígena y procesos de investigación, la conceptualización de la metodología cualitativa y se describe su procedimiento en el que se especifican los instrumentos de investigación utilizados: Grupos de discusión, Diario de Campo y Entrevistas.

Continuando, se analizaron los datos recabados, a través de su reducción que conllevan los pasos de separación, clasificación y síntesis. Se diseñaron cuadros que muestran las categorizaciones realizadas para obtener resultados, conclusiones y de esta manera llegar a su verificación con la triangulación y complementación de técnicas.

De las conclusiones obtenidas surgen tres propuestas fundamentadas en la eliminación de barreras para la participación y el aprendizaje de la Inclusión Social: a) un proyecto de fortalecimiento a la Investigación, b) un proyecto de innovación de Campus y c) un curso-taller de Capacitación en Animación Sociocultural para académicos y directivos; todos aplicados a la UNIDES. Importante es mencionar que de la investigación presente surgen 6 proyectos de tesis de licenciatura en proceso de elaboración.

es mencionar que de la investigación presente surgen 6 proyectos de tesis de licenciatura en proceso

Los países en vías de desarrollo poseen comunidades marginadas y excluidas que requieren de un cambio social dirigido a permitir un mayor grado de mejora en la forma de vida en todos los sentidos y al interior de los grupos sociales. Algunos de los factores que pronuncian y enfatizan las dificultades de participación se pueden percibir ante la presencia de Estados represores en contra de los más pobres del mundo.

Las barreras complejas que enfrenta cada país en su desarrollo poseen factores que las determinan y por citar algunas se pueden mencionar el aspecto socioeconómico, género, origen étnico, raza, casta, religión, lenguaje, aislamiento geográfico, violaciones a derechos, inestabilidad política, incapacidad física, entre otros que dificultan el desarrollo de procesos de interacción para la cohesión entre un sector social y otro (Dassín, 2008).

La discriminación persistente en contra de las mujeres, las comunidades indígenas y la devastación irresponsable de los recursos naturales en nombre de una ganancia económica a corto plazo, nos hace conscientes de intervenir en el desarrollo comunitario con respeto a la diversidad.

En el México actual entendido como pluricultural y multiétnico se presentan realidades específicas y necesidades locales que, de igual manera, deben ser atendidas también desde lo particular. Los problemas de las comunidades deben ser resueltos de manera peculiar a cada uno de ellos.

De manera teórica esto es conocido pero en la práctica se encuentran casos, por ejemplo, en los que se reportan proyectos comunitarios que nunca fueron aplicados. Una propuesta de solución es el empoderamiento y la apropiación de los proyectos que resultan de las políticas globales los cuales, sin duda, serán de beneficio a las comunidades para el combate de las injusticias sociales siempre que su diseño se enfoque al fortalecimiento de la comunidad logrando que esta se apropie de los procesos.

En el discurso pronunciado por el Subcomandante Marcos en la caravana por la dignidad en (2001), ante la indiferencia del estado mexicano de reconocer y valorar a los indígenas, nos invita a luchar por la dignidad del ser indígena, por el respeto mutuo, la tolerancia, desde una perspectiva intercultural. Este respeto se desenvuelve ante la presencia de un “nosotros” y un “otro”; es decir la “otredad”.

Él mismo nos invita a concebir la diversidad como fuente de riqueza que, de cierta manera, refuerza nuestra identidad para finalmente llegar a vivir en un mundo donde quepan todos los mundos.

Hasta este momento hemos hablado de injusticia social y es preciso señalar su opuesto que entendemos como la igualdad de oportunidades para el bienestar; la equidad. (López Barcenas, 2008).

Muchos programas gubernamentales no operan de manera eficaz ni eficiente ya que los habitantes de las zonas rurales e indígenas no ven satisfechas sus necesidades. Por otro lado fomentan la no participación y la dependencia que se traduce en pasividad. En este sentido nuestra responsabilidad como ciudadanos es la participación en todos los ámbitos de nuestra existencia como pueblos indígenas.

En presencia de estos contextos se espera que los procesos educativos dialoguen con los procesos culturales y encontrar ante cierta cultura cierta educación pero se halla lo contrario; procesos homogeneizadores, de acumulación de información, pasividad, sumisión, opresión, entre otros (Morales Espinoza, 2006) que en vez de potenciar limitan la capacidad creadora de los seres humanos para después acusar a los pueblos indígenas de su incapacidad de autonomía.

En otros momentos y otras sociedades se ha concluido de manera similar a la anterior: la educación va de la mano con los procesos culturales e identitarios. Para el caso de la psicología rusa que nos orienta a entender las funciones psíquicas superiores como el proceso de interiorización (intrapsicología) de la

cultura después de atravesar un proceso interpsicológico, es decir de la socialización del conocimiento. Por ello es el contexto quien debe favorecer y enriquecer la mente humana a través de retos que permitan un avance cada vez mayor de la zona de desarrollo próximo (Vygotski L. S. en Shunk, D. 2001).

Como un plan para solucionar este tipo de conflictos en la educación básica de México se crea la Coordinación de Educación Intercultural Bilingüe en 2001. Muchas han sido las críticas a esta modalidad, desde otras perspectivas se dice que tal plan tiene el objetivo de castellanizar a los niños indígenas aunque en la realidad no se están desarrollando habilidades y conocimientos desde la lengua materna.

Para el caso de la educación superior no fue sino hasta el ciclo escolar 2004-2005 que se establecieron las universidades interculturales con enfoque de desarrollo local y con fortalecimiento a la lengua, los procesos tradicionales, el desarrollo sustentable; es decir desde la identidad de los jóvenes universitarios para diseñar el proyecto de vida de cada uno desde su realidad local. La primera de estas Universidades fue en el Estado de México Atendiendo a personas de las etnias Mazahua, Nahua, Otomí, Tlahuica y Matlazinca de diferentes Estados de México (Observatório Latino-Americano de Políticas Educacionales, 2008 y Universidad Intercultural del Estado de México 2008).

De lo expuesto en el párrafo anterior retomamos en este trabajo el caso de la educación, (Schmelkes, S. 2005:9) en el ámbito superior solo una mínima parte de los jóvenes indígenas a quien se les puede llamar privilegiados, cursan educación superior. Una menor proporción aun tiene acceso a posgrado y es casi invisible el número de indígenas que llegan a alcanzar el doctorado (Navarrete, David. 2008).

Como cada subcultura en cada estado y en cada pueblo requieren entonces de proyectos y de estudios específicos también.

La situación de la educación superior y la investigación en México…… Instituto de Evaluación de la Educación de la Ciudad de México.

Los planes y programas de las Universidades permiten desarrollar habilidades competitivas y de desarrollo profesional desligando al estudiante de su comunidad enfocando su atención hacia el desarrollo económico del país el cual es sumamente necesario y urgente para nuestro país.

Reflexiones como la anterior llevan el pensamiento hacia otras más a favor de la formación de conocimiento que pueda ser eficaz y efectivo para las realidades sociales que viven los pueblos de México.

La educación permite que las personas mejoren sus propias vidas y ayuden a otros a en la búsqueda común de construir sociedades más justas y equitativas. (Ford Foundation 2008:22).

En las escuelas ordinarias se propone el estudio como única alternativa de desarrollo, debes estudiar la secundaria, posteriormente la preparatoria y finalmente una licenciatura para que te “vaya bien en la vida” y puedas tener un trabajo: en la sierra nororiental de Puebla, últimamente, se están haciendo presentes instituciones de educación superior. Los jóvenes más afortunados egresan de ellas y se enfrentan ante la ausencia de empleo o la migración como única alternativa como realidad.

Existen infinidad de casos en los que se muestra la manera en cómo se toman decisiones desde altos mandos son consultar a las comunidades o sectores sociales a los que se aplican.

Estamos ante la presencia de planes y programas descontextualizados porque si bien hemos hablado de las necesidades que se tienen en las comunidades debiera haber universidades que preparen a las personas para poder enfrentar tal problemática. Profesionales con perspectiva de autonomía en el sentido de desarrollo de proyectos con perspectiva de desarrollo comunitario y

sustentabilidad; es decir, profesionales que generen empleo, recursos económicos, bienestar social y respeto a la biodiversidad.

De esta manera se estaría haciendo un vínculo entre lo comunitario, lo real

y lo académico científico; esto permitiría obtener indicadores positivos de desarrollo al vincular diferentes subsistemas dentro del mismo contexto y enriqueciéndose el uno del otro.

Entonces se propone para la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla (UNIDES) formar jóvenes Investigadores indígenas que comprende la

elaboración de un proyecto de investigación participativa y con ello coadyuvar en

la solución de problemática social-cultural que se presenta en la Sierra Norte del

Estado de Puebla, México.

Visto desde esta manera, la educación superior no solo tiene que ver con la repetición y la memorización de conocimiento obtenido por otros investigadores ya que en la Universidades no solo tenemos el derecho sino también la obligación de investigar con rigurosidad científica. En cartas a quien pretende enseñar Freire (2005) menciona que es un grave error dicotomizar la lectura de la escritura; si bien debemos leer el mundo también debemos escribirlo; esta escritura tiene que ver con la investigación científica.

Generar conocimiento por los mismos habitantes de las zonas rurales e indígenas es necesario para poder conocer las dimensiones de los problemas socioculturales y con ello realizar acciones participativas en las que se vean implicados los destinatarios de dichos programas desde su planeación, ejecución y hasta la evaluación del mismo.

A las zonas rurales e indígenas llegan investigadores de diferentes Universidades del país y del mundo entero recogiendo información y llevándosela sin que la población a la cuál fue aplicada tenga un beneficio, aunque sea mínimo.

Es necesario que los jóvenes y sobre todo los indígenas sistematicen información de sucesos acontecidos en su entorno y se dispongan a trabajar en la

solución de sus problemas sociales. La población indígena ha sido excluida y ha sido obligada a entrar al proyecto de nación occidentalista (Bonfil Batalla, 2005), el cual no responde a las características de la población con cultura mesoamericana; en ello radica la importancia que los jóvenes indígenas realicen investigación desde su propias perspectivas comunitarias.

Un punto más que fundamenta las propuestas realizadas en este trabajo son los resultados obtenidos del Análisis de la Realidad del proyecto de intervención llevado a cabo en el año 2007 (Miranda Ramos, 2007). Los datos nos muestran una serie de carencias y necesidades que debían ser cubiertas con nuestra investigación en la Tesis de Maestría. Los resultados más relevantes fueron los siguientes:

Los estudiantes se no se sienten partícipes en las actividades de la Universidad. Consideran que no son tomados en cuenta.

La población estudiantil de la Universidad, en su mayoría, indígena y no se diseñan programas que los involucren y atiendan sus necesidades reales.

No existen las estructuras adecuadas para llevar a los estudiantes

indígenas a una formación profesional y humana pertinente.

Nos encontramos ante personas con baja autoestima e introvertidos que al

mismo tiempo son creativos, participativos y con iniciativa cuando se les convoca y

se les toma en cuenta.

A través de la aplicación de técnicas se tomó conciencia de la realidad

acerca de las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas a las que cada

miembro del grupo de trabajo está expuesto.

Mediante el análisis de un problema se determinaron las opiniones que los

alumnos poseen sobre su propia formación, se identificaron las ideas de los alumnos en torno a la Universidad en la que estudian a través de una entrevista semiestructurada.

El proceso grupal posibilitó que se generara conciencia y sensibilización ante la situación en que se vive, de la cual se agrega la promoción en el estudiantado del trabajo en equipo y la disposición hacia él.

Por medio de entrevistas realizadas por el Animador Sociocultural se

detectaron individuos, grupos, colectivos, instituciones, profesionales de quienes es posible recibir apoyo y oportunidades de desarrollo para el estudiantado.

Las actividades realizadas fueron llevadas a cabo como fruto de la creación un grupo de recogida y análisis de la información con el cual se decidió conjuntamente lo prioritario a trabajar.

Se vio la necesidad de abrir espacios en los que se incremente el nivel de

participación de los estudiantes y que además se generen acciones de las que se obtenga conocimiento para, de esta manera, incidir en la calidad académica de la UNIDES Campus Yaonáhuac.

Se vio la necesidad de poner en práctica el potencial que los estudiantes

reflejan, ahora con un compromiso grupal para el efecto del programa desde el nacimiento de la idea del proyecto, pasando por la planeación participativa, la acción y la evaluación.

Los estudiantes de Psicología de la UNIDES, consideran requerir de

elementos específicos en su formación, textualmente lo afirmaron en una reunión de planeación del proyecto de intervención: “somos futuros orientadores, agentes

de cambio y como parte de nuestra formación debemos tener conocimiento de diferentes áreas que el contexto inmediato no satisface”

Entre las conclusiones finales del Proyecto de Animación Sociocultural e Intervención Socioeducativa destacamos las siguientes.

Los estudiantes de la UNIDES Campus Yaonáhuac realizaron algunas de las actividades que llevan a cabo los profesionales de su área; en este caso son estudiantes de Licenciatura en Psicología y con ello solucionar necesidades que manifiestan en el Análisis de la Realidad.

Los estudiantes de ésta Universidad formaron parte del equipo que reunió la información para detectar las necesidades sentidas y latentes del grupo en general además de elaborar participativamente un proyecto de intervención.

Se desea que los estudiantes tomen como modelo la gestión de proyectos para extrapolarlo a su desempeño profesional cuando se encuentren, como egresados, fuera de la Universidad.

En general, los espacios de encuentro, acción y diálogo entre personas impulsan el desarrollo personal y profesional a través del intercambio de ideas y experiencias.

Nuestras conclusiones finales de todo el proceso: análisis de la realidad, planeación, ejecución y evaluación del mismo nos llevaron a pensar:

Se partió de una situación de pasividad para llegar a una situación en la cual se realizaron acciones que quizá no se hubiesen realizado sin la auto-reflexión de la realidad. Por lo tanto podemos hablar de un cambio social tangible e intangible generado por un grupo de personas jóvenes e indígenas en una zona rural de México.

El animador sociocultural debe guiarse con el mayor grado de objetividad posible. Puede auxiliarse de sustentos teóricos y la aplicación de técnicas con rigor científico.

Lo que sucede en el entorno del centro educativo se refleja y reproduce al interior. Se presentan problemas político-educativos, económicos y de interacción social, normas y reglas incongruentes e inconsistentes.

Durante el proceso se manifiestan toda clase de sentimientos y emociones.

Se presenta el fenómeno de la bola de nieve. Llega el momento en que las acciones por sí mismas surgen bajo las propuestas del grupo de trabajo.

Se presentó apertura a la pluralidad.

Hacer Educación Social requiere: ser científico y poseer un compromiso social.

Las recomendaciones realizadas por los sinodales en la comunicación de este proyecto fueron:

Los estudiantes manifiestan necesidades (características del grupo de estudio) sobre las que hay que trabajar.

Es importante ahondar en el tema de la identidad indígena de los estudiantes.

Tener precaución de no salirse de una línea de investigación trazada previamente.

Es posible trabajar con el Instrumento de investigación e intervención desarrollado por el Dr. Tony Booth denominado: Índice para la inclusión.

Ampliar el Marco teórico.

Los datos recogidos en el proyecto de intervención realizado en el curso anterior han permitido recoger una serie de información sobre la que habría que ahondar. Si bien, como en un año que es el tiempo del que disponemos, no se puede ahondar en todos los aspectos hemos priorizado aquellos a los que consideramos se le puede dar respuesta más a corto plazo.

En resumen, la finalidad de esta investigación es conocer tanto las identidades de los jóvenes indígenas que son estudiantes de licenciatura en Psicología de la UNIDES, Yaonáhuac como su interrelación con las características y los procesos que atraviesan al realizar proyectos de investigación rigurosamente científica formando universitarios indígenas con compromiso social orientados al desarrollo comunitario. Por lo tanto ahora son capaces de ofrecer a su propia comunidad alternativas de bienestar social.

Dadas las condiciones socioculturales que viven las zonas rurales e indígenas de México con respecto
Dadas las condiciones socioculturales que viven las zonas rurales e indígenas
de México con respecto a la educación superior y a la investigación científica, esta
investigación se propone ciertas acciones para poder implementar desde una
universidad planes, políticas y prácticas que incluyan las características
específicas de cada localidad. A saber se describen a continuación.

Identificar las dificultades y fortalezas que poseen los estudiantes indígenas al enfrentarse a estudios de nivel superior en zonas rurales mediante investigación multimétodo para tomar en cuenta los resultados en las políticas y las prácticas de la Educación Superior de la UNIDES.

Identificar las dificultades, fortalezas que presentan los alumnos de la UNIDES Campus Yaonáhuac para hacer investigación científica mediante técnicas cualitativas de investigación para proponer vías de facilitación a esta tarea del quehacer universitario.

Detectar los aspectos con los que se identifican los estudiantes de la UNIDES Campus Yaonáhuac y la representación social acerca del “ser indígena” mediante la metodología cualitativa para fundamentar próximos programas de intervención socioeducativa con jóvenes en zonas rurales e indígenas desde su identidad.

Determinar los procesos grupales y comunitarios que se manifiestan ante la elaboración de trabajos dentro del aula en la UNIDES Campus Yaonáhuac y la manera en que estas manifestaciones se observan de igual manera en las comunidades indígenas y rurales del México actual para fortalecer y fomentar la investigación en los estudiantes universitarios de esta institución.

¿Cuáles son las dificultades que presentan los alumnos de la UNIDES, Yaonáhuac para hacer investigación?

¿Cómo son las relaciones sociales que se establecen ante un trabajo de grupo?

¿Cómo se identifican los alumnos de la UNIDES con otros grupos?

¿Cuál es la representación social que tienen los estudiantes de la UNIDES acerca del “Ser indígena”?

¿Cuál es la representación social de juventud en los estudiantes de la UNIDES?

¿Cuáles son las fortalezas que los estudiantes tienen ante la elaboración de una investigación?

¿Cuál es el proceso organizativo que siguen los estudiantes de Psicología de la UNIDES?

¿Hacia qué objetos de investigación se enfocan los estudiantes de la UNIDES en la elección de tema a trabajar?

A lo largo de la historia, el país ha vivido distintas etapas, fases y modelos de gobierno: la Corona española participó en el cambio cultural mexicano obligando a las personas a que hablaran español y a profesar la religión católica. Se buscó una independencia a la cual se llegó en nombre pero no en práctica porque jamás se olvidó el proyecto occidentalista de nación (Bonfil, 2005) que siempre se ha tenido: ha sido deseo del gobierno querer parecerse a los europeos.

Desde tiempos remotos los indígenas han tenido manifestaciones culturales variadas, ricas en información. Es a través de la conquista de México, con la llegada de “otra cultura”, que se tuvo un primer contraste entre los mexicanos y los Europeos.

Según los presagios funestos (León Portilla, 2001), los mexicanos creyeron que aquellos que llegaban eran dioses quienes merecían ofrendas. Fueron recibidos como tales, les entregaron regalos, devolviendo burla y abuso al utilizar armas de fuego con la finalidad de espantar a los mexicanos. Estos primeros encuentros son la base de la identidad indígena mexicana: la presencia de un “nosotros” con un los “otros” en el reconocimientos de las características de un grupo y las características del otro (Fossaert, 1983).

Poco a poco, ante enfrentamientos de lucha, los mexicanos fueron perdiendo gente, ciudades y dioses debido al uso de armas de fuego que los españoles traían consigo. La alianza con los Tlaxcaltecas, matanzas como la de Cholula, invasión, quema de casas, violaciones de mujeres, corte de los canales y

falta de agua, las epidemias de viruela y la muerte de miles de mexicanos fueron consecuencias de la invasión en la que pareciera que los españoles vencieron.

Otro momento que marcó la historia de México fue en el cual Porfirio Díaz industrializó al país como sinónimo de progreso y entonces se intentó hacer parecer a México a los franceses. Actualmente en las escuelas Mexicanas se obliga a aprender español e inglés; seguramente se está copiando de nuevo a otro país ¿Por qué no se valora y potencia desde el interior de los pueblos y se deja de copiar modelos externos?

La finalidad de la política neoliberal es modernizar Mesoamérica. El término modernización, visto desde el modelo economicista, conciben a las poblaciones rurales e indígenas como un obstáculo para el progreso y el desarrollo de México, refleja un planteamiento equivocado, porque las propias naciones industriales, con todo y las grandes transformaciones que han sufrido, mantienen sus identidades y culturas.

Por etnodesarrollo podemos entender el ejercicio de la capacidad social de un pueblo para construir su futuro, aprovechando para ello las enseñanzas de su experiencia y los recursos reales y potenciales de su cultura, de acuerdo con un proyecto que se defina según sus propios valores y aspiraciones.

El concepto de etnodesarrollo a diferencia del concepto de desarrollo, plantea estrategias de sobrevivencia pensadas desde el interior de las comunidades.

El concepto de desarrollo con visión occidental poco tiene que ver con las necesidades, ritmos y formas de vida de los habitantes del medio rural e indígena. Un ejemplo de lo anterior es que mediante el plan Puebla-Panamá, pretende hacer

autopistas, crear infraestructura en la zona del Pacífico-Golfo para beneficio de los empresarios y dueños de las maquiladoras, a pesar de que con ello arrasen con flora, fauna, contaminación de bosques y ríos donde los más beneficiados los dueños de dichas empresas; que en muchos de los casos son de nacionalidad extranjera.

Este caso permite observar como desde las cúspides institucionales se toman decisiones, se plantean reformas sin consultar a los ciudadanos quienes si no se informan y exigen su derecho de participación en políticas públicas, jamás sabrán de lo que se tratan los asuntos gubernamentales que pueden llegar al extremo de la venta de nuestros recursos naturales y culturales.

Sin embargo es necesario detenerse a pensar en los indicadores que ubicarán a México en una modernidad de carácter de integridad cultural, que los ciudadanos dirijan la política hacia donde mejor convenga y satisfaga. Tal concepto debiera entenderse como lo que los indígenas quieren para sus pueblos, lo que los indígenas entienden por modernidad tal como lo realiza la Investigación Acción Participativa (IAP), (Fals Borda en Pérez Serrano, 2001).

El Estado Mexicano experimenta la formación de una imagen modernista, quiere ser parte de los países desarrollados. Utiliza la imitación cultural extranjera dejando al olvido el fortalecimiento interior del país; es decir, lo que realmente se “es”, “hace”, “piensa”, “escucha”, “baila”, “viste”.

Tener un buen proyecto de país requiere aceptar con amor las raíces culturales, entender lo que se “es”, para partir de ahí a un futuro prometedor hacia los pueblos indígenas; es decir, saber ¿quién soy?, ¿de dónde vengo? y ¿a dónde voy? (Rodríguez Estrada, 1994).

La situación social mexicana de estos tiempos presenta gobernantes corruptos, hostiles; con delitos sin castigar, los juicios legales se arreglan con dinero; un país con política gubernamental neoliberalista que únicamente favorece los intereses de los ricos en el que la gente pobre no tiene lugar. Sabiendo que se vive en un mundo en el que el costo de vida es cada vez más caro y los salarios son cada vez peor pagados; propóngase hacer algo para salir de esta situación.

El pueblo podría lamentarse toda la vida pero es también obligación de los ciudadanos participar en acciones sociales que lleven a atender las necesidades propias. Será entonces necesario borrar el estereotipo del mexicano, del indígena que está acostumbrado a extender la mano para que le den porque los indígenas tienen mucho que dar. México necesita de ciudadanos con propuestas y no solamente con discursos demagógicos.

Los indígenas son quienes más han sufrido, y siguen sufriendo infinidad de injusticias sociales; si no se lucha por los derechos que les corresponden, seguramente seguirá la situación de la misma manera. Los derechos de cualquier índole se ganan con la lucha de grupos sociales, no es algo que esté dado, nadie los regala por ello se deben exigir hacer validos para no perderlos.

Dentro del modelo económico actual mexicano se valora el consumo, en diferentes áreas “modernas” de conocimiento se trabaja por competitividad, entendida como competir y ser mejor que el otro sin importar lo que tenga que hacer se debe pasar por encima del otro. En las Universidades de las ciudades los estudiantes hacen hasta lo imposible por tener un mayor promedio que el otro, por tener mejor currículum, un mejor empleo, o un mejor salario. En cambio, el pensamiento indígena valora la cooperación, la participación por ejemplo en las faenas, en la fiesta del pueblo en la que todos cooperan, para llevar el agua a la comunidad, todos los miembros de pueblo participan, cuando se realiza alguna fiesta todos ayudan de la misma manera que si alguien muere. La convivencia es un valor indígena.

También debemos voltear a ver que estamos acabando con el medio ambiente; el mundo es nuestra casa. Cada vez hay menos agua, menos bosques, menos animales, menos plantas y seguimos contaminando. Dentro del pensamiento indígena encontramos este respeto a la naturaleza, cuando cortamos un árbol para danzar antes pedimos permiso a la naturaleza. ¿Es eso malo? Además de no cortar árboles sólo por capricho sino cortarlo siempre que sea necesario para nuestra supervivencia. Para el mundo neoliberalista no es importante el equilibrio ecológico sino la ganancia monetaria que le traigan las acciones, sean estas cuales fueren.

“Los pueblos indígenas preservan valores dignos de grande aprecio y que el mundo moderno, en riesgo de globalización, ha perdido. Pensemos en su sentido comunitario y de solidaridad, su cohesión familiar, el respeto a la naturaleza y al saber de los anciano; al rechazo de la corrupción…” (León Portilla; la Jornada 8 de agosto de 1997).

En el pensamiento indígena se valora la sabiduría de los ancianos, su experiencia, en el pensamiento globalizado se ignora a los ancianos por no ser productivos.

El movimiento Zapatista ha sido iniciador del movimiento para la reivindicación de los pueblos indígenas en México, pero ahora a nosotros ¿que nos queda por hacer?, ¿de qué manera seguiremos la lucha iniciada? Y al referirme a lucha y a revolución no me refiero a enfrentamientos armados sino a una revolución intelectual en la cual seamos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor y seamos capaces de tomar nuestras propias decisiones ya que el desarrollo no es material sino un estado de conciencia mental.

Invito a hacer investigación para plasmar en papel las ideas, la cultura que nos permita tener una visión clara de lo que somos, para jamás olvidarlo y así

fortalecernos. Nosotros los indígenas debemos hacer investigación, debemos buscar nuestra autonomía. Con ello encontraremos información muy rica y valiosa, tal y como varios investigadores han reportado. Escribir lo que hacemos y lo que decimos nos lleva a un mundo que podemos compartir y que puede quedar por años, (Lerner, 2004).

La cultura no es algo dado ahistóricamente, sino que es algo que se construye día a día; depende de nosotros si nuestras manifestaciones culturales continúen o no; es decir, seguirán siempre que nosotros nos comprometamos a usar cotidianamente nuestra lengua, a danzar, a tocar nuestra música, a cuidar nuestro medio ambiente, nuestras costumbres y tradiciones. Nadie más que nosotros somos los responsables y tenemos nuestro destino en las manos.

La presencia de población indígena requiere atención intercultural y de desarrollo para la gente, con la gente y desde la gente sin implantar modelos y perspectivas ajenas al contexto (Freire, 2005 y Rozas, 2008). Ello implica trabajar con subjetividades, con sus percepciones de la realidad y su auto-percepción.

La miseria en particular y la pobreza en general, es la denegación de todos los derechos humanos, los civiles, los políticos y los económicos, sociales y culturales. Constituye un caso masivo de violación de los derechos fundamentales de la persona, (Despoy, 1996 en Ramírez, Gloria, 2008).

Las resoluciones de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y de la Asamblea General señalan que tanto la pobreza como la exclusión social son una violación de la dignidad humana, (Bengoa, 2004 en Ramírez, Gloria, 2008).

la pobreza como la exclusión social son una violación de la dignidad humana, (Bengoa, 2004 en

El desarrollo desde una perspectiva occidental dirige a los pueblos indígenas a la tecnología científica y a la entrada al mundo económico-social neoliberal con todas las consecuencias devastadoras que ello implica. Esta perspectiva descontextualizada nos lleva a reflexionar acerca de si ¿habrá alguna perspectiva de desarrollo realmente indígena?, ¿Será verdad que los pueblos indígenas desean salir del subdesarrollo abandonando su identidad indígena uniformizándose?

Se han tenido proyectos para occidentalizar a México (Bonfil, 2005) uno de ellos ha sido la conquista y el otro a partir de la independencia en la que criollos y mestizos no abandonaron ni renunciaron a la idea. A esto Bonfil le ha llamado el México imaginario por ser un ideal no realizable ya que se al enfrentarse al México real, también llamado profundo, se enfrentan ante graves inconsistencias y niega la cultura Mesoamericana.

No ha habido lugar para una convergencia de civilizaciones que anunciara su paulatina fusión para dar paso a un nuevo proyecto diferente de los dos originales pero nutrido de ellos (Bonfil, 2005:10).

El origen colonial de la sociedad mexicana ha provocado que los grupos y clases dominantes de país sean los participantes e impulsores del proyecto occidental de nación. Como características de toda sociedad colonial se encuentra un grupo invasor cuya cultura es distinta de la de los pueblos sobre la que ejerce su domino, afirma ideológicamente superioridad inmanente en todos los órdenes de la vida, niega y excluye la cultura del colonizado.

En los medios de comunicación rodean a los mexicanos elementos de la cultura Estadounidense y se toma como modelo a seguir, en este modelo el México profundo no tiene cabida y es contemplado como un símbolo de atraso y obstáculo a vencer.

Lo requerido es encontrar los caminos para que florezca el enorme potencial cultural que contiene la civilización negada. Con esa civilización y no contra ella es como se puede construir un proyecto real que desplace de una vez y para siempre

el proyecto del México imaginario que está dando pruebas finales de su invalidez.

El México real dialoga perfectamente con el concepto de educación popular como elemento prioritario para generar nuevas condiciones de calidad de vida y sociedades más incluyentes y equitativas. (Leyva, Madrid. 2008:92).

Las líneas divisorias entre la Animación Sociocultural, la Educación Social,

la educación permanente, el Desarrollo Comunitario, la Educación Popular y la

Educación de Adultos son casi imperceptibles. Todas convergen en ser tareas

educativas intencionales situadas fuera del sistema educativo formal y orientadas

a lograr la madurez social, promover las relaciones humanas y a preparar al individuo para vivir en sociedad de la misma manera que generar capital económico y material para mejorar la calidad de vida integral.

El capital intelectual es un recurso que debe ser generado y aprovechado para el desarrollo de un país. El desarrollo entendido holísticamente, como totalidad, en el sentido económico, político, educativo, social, de salud, de bienestar es hacia donde se tiene que dirigir el plan de desarrollo de un país.

La Investigación Acción Participativa es una alternativa para la Educación Social y la formación de personas en un sentido crítico de la realidad así como el fomento de la responsabilidad por su propio destino social.

La situación étnica-social por la que atraviesa México ofrece la posibilidad de aplicación de ciertas metodologías para acercarse al bienestar, una de estas

metodologías y ciencias son la Pedagogía Social, la Educación Social (ES) y la Animación Sociocultural (ASC).

Tanto la ES como la ASC aplicadas a los entornos indígenas de México puede solucionar no sólo una necesidad de las múltiples presentadas, sino llevar a los pueblos a iniciar el viaje por la espiral de desarrollo (Lawrance y Lorch, 1972 en Chiavenato, 2004) en el modelo de Desarrollo Organizacional en la que a pesar recorrer la misma secuencia de pasos de diagnóstico, planeación de acción, implementación y evaluación nunca se pasa por el mismo lugar, siempre se avanza hacia un nivel mayor de desarrollo en un proceso educativo por naturaleza. Esto es, a etapas cada vez más complejas de discusión y práctica (Fals Borda, 2000 en Pérez Serrano, 2001).

Conceptualmente como ciencia y disciplina, la Pedagogía Social es el campo de conocimiento organizado como ciencia en una disciplina que tiene como objetivo la formación y preparación de los profesionales de la educación social con la intención de que tales conocimientos remitan a la práctica y contribuyan a mejorarla.” (Sáez Carreras, J. 1998: 60-64 en Gutiérrez Nieto 2003:2).

Así, la Pedagogía Social queda definida como “la ciencia construida desde la práctica social y educativa no formal, que fundamenta, justifica y comprende la normatividad más adecuada para la prevención, ayuda y reinserción de quienes pueden padecer o padecen, a lo largo de toda su vida, deficiencias en la socialización o en la satisfacción de necesidades básicas amparadas por los derechos humanos” (Fermoso, P. 1994:20).

Por su parte, la Educación Social es entendida como “aquella acción sistemática y fundamentada, de soporte, mediación y transferencia que favorece específicamente el desarrollo de la sociabilidad del sujeto a lo largo de toda su vida, circunstancias y contextos, promoviendo su autonomía, integración y participación crítica, constructiva y transformadora en el marco sociocultural que le envuelve” (Riera Romaní, J. 1998:45).

Aunque, en ocasiones, se utilizan indistintamente los términos Pedagogía Social y Educación Social, conviene indicar que la Pedagogía Social es una ciencia, y que la Educación Social constituye su ámbito de intervención (Pérez Serrano, 2005).

Los ámbitos propios de la Educación Social son la socialización, la ayuda vital y la ayuda social. Entre sus actuaciones se cuentan genéricamente la animación sociocultural, la pedagogía laboral y ocupacional, la ayuda y asistencia a la infancia no escolarizada y a la familia, la atención a la juventud en el cuidado, sobre todo de jóvenes de alto riesgo; el desempeño de las tareas educativas no formales en los centros y residencias para jóvenes disociales y en programas de educación de adultos. En fin, la atención a deficientes y marginados prestada por educadores sociales: minusválidos, enfermos mentales, presos, vagabundos, desamparados, inmigrantes, entre otros.

Según este planteamiento, la Pedagogía Social es la ciencia social o concepciones filosófico- sociales y, la Educación Social es su contenido, objeto o saber social que conjuga los ámbitos moral, laboral, sociocultural, preventivo, etcétera.

La tarea de la Educación Social consiste en despertar el sentido de las relaciones entre los hombres, en asignarles un lugar en el orden de los valores y en promover la realización de unas relaciones sociales lo más perfectas posible (Kriekemans, 1968:129 en Pérez Serrano, 2005: 11).

La tarea fundamental de la Educación Social es la inserción del individuo en su medio. Procura desarrollar el sentido cívico que nos proporciona una conciencia adecuada de los vínculos que nos unen a la comunidad y de la conducta que tales vínculos nos imponen (Pérez Serrano, 2005:11).

Los objetivos de la Educación Social son alcanzar una serie de metas muy ambiciosas, que podrían sintetizarse en una: llevar al individuo a obrar

correctamente en el campo de lo social, con el fin de que éste se integre en la sociedad del mejor modo posible, y sea capaz de mejorarla y transformarla. La finalidad es contribuir a lograr la armonía, la integración, el equilibrio y la formación de la persona en todos los ámbitos para así colaborar a su desarrollo. Desde una perspectiva global, se puede indicar que la Educación Social tiene como finalidad:

• Lograr la madurez social.

• Promover las relaciones humanas.

• Preparar al individuo para vivir en sociedad.

La investigación desde una perspectiva socioeducativa, es un proceso sistemático de carácter social, en el cual diversos grupos humanos transforman de manera simultánea los conocimientos que tienen de la realidad y sus propias formas de actuar con respecto a la misma. (Pérez Serrano, 2001:30).

La investigación en Educación Social al ser participativa también es un proceso de aprendizaje, de construcción colectiva, el cual tiene como característica principal una visión dinámica de la realidad, está vinculada a la práctica, orienta al cambio y a la transformación social, hace reflexión sobre la praxis. Los implicados participan críticamente, genera conocimientos y es de utilidad.

En este proceso tanto el profesional como los miembros de la comunidad analizan la realidad social, descubren y caracterizan sus demandas a través de la evaluación de sus necesidades, describen e interpretan información, evalúan la eficacia, rentabilidad y efectos de una determinada intervención. Son entonces estas tareas las que van formando a los participantes en un sentido crítico de su propio existir.

Debido a que se requiere un fundamento que sostenga nuestras intervenciones socioeducativas se realizan las investigaciones de conocimiento de

la realidad. La tarea es realizada por un profesional que tiene por objeto el cambio social que es consciente de la necesidad de reflexionar sobre la realidad y sobre su misma praxis; se debe conocer en todos los ámbitos posibles: social, político, económico, histórico, geográfico, cultural y religioso. En un sentido dialéctico la investigación permite mejorar la práctica, lo que ejemplifica el diálogo entre la Animación Sociocultural y la Educación Social.

El constructivismo pedagógico dice que los seres humanos construimos el conocimiento a partir de la interacción con la realidad. A partir del constructivismo social se hace cultura al participar y modificar la realidad en la que estamos inmersos, no es para nada lejano al constructivismo pedagógico solo que aplicado a diferente nivel.

La justificación filosófica de las posturas abordadas pertenecen al empirismo, fenomenalismo y criticismo (Hessen, 2003) donde el sujeto en su quehacer diario va interactuando con su objeto de conocimiento y es con los sentidos que aprende; a cada experiencia le va dando un significado y su realidad es cuestionada.

En el Constructivismo Social y Cultural se encuentra la Animación Sociocultural, actúa como un instrumento que se sirve de las Ciencias Sociales para su aplicación (Pérez Serrano y Pérez de Guzmán Puya, 2006). Por lo tanto, la ASC está en el plano de la aplicación práctica para la solución de problemas que a su vez genera teoría y conocimiento.

Dentro de Educación Teórico-práctica (Freire, 2005) la ASC está en el nivel práctico, conlleva a la toma de consciencia y a que las personas tomen las riendas de su propio destino y las lleven a mayores niveles de bienestar social; es decir, a un mayor nivel de desarrollo, entendiéndolo desde la subjetividad social.

El ser humano naturalmente es un ser sapiente que se cuestiona y se responde ante los fenómenos acontecidos en su entorno. Muchas han sido las preguntas tanto como distintas las respuestas generadas. Es tema de la teoría del conocimiento determinar la validez de cada una de ellas a través de las variadas metodologías científicas existentes en la actualidad. En este sentido el ser humano tiene la responsabilidad del saber y buscar la verdad.

Con respecto a la validez de las respuestas algunos enfoques epistemológicos afirman que es posible el conocimiento siempre que se examinen todas las afirmaciones de la razón humana y, de esta manera, no aceptar nada despreocupadamente.

El criticismo donde quiera pregunta por los motivos y pide cuentas a la razón humana. Su conducta no es dogmática ni escéptica, sino reflexiva y crítica (Hessen, 2003:43).

En este sentido el ser humano que atraviese por proceso de investigación participativo se estará capacitando para evaluar las distintas posibilidades de su realidad y pondrá en juego su poder de actuar para construir una realidad que le favorezca. Se halla también, en este sentido, la fundamentación de la Investigación Acción Participativa en el intelectualismo el cual dice que la experiencia y el pensamiento forman la base del conocimiento (Hessen, 2003:58).

A través del criticismo y del intelectualismo se llega a la pedagogía crítica, (Paulo Freire, 2005). La teoría la trabajó en Sudamérica en la alfabetización, dimensionando a la Educación como práctica de la libertad.

La pedagogía crítica desarrollada por Freire se basa en temas generadores, el encuentro de personas para la educación y crecimiento común colocando al investigador en una postura horizontal.

La parte la Investigación Acción Participativa (IAP) no está exenta de las características de la pedagogía crítica; la IAP genera la conciencia popular.

Al igual que Freire, 2005, en la investigación participativa interviene tanto el conocimiento científico como el conocimiento popular en una combinación de ambas sin inclinar la balanza a favor del monopolio académico (Fals Borda, 2000 en Pérez Serrano, 2001), el cual ha sido utilizado como una forma de explotación para el pueblo.

Desde la IAP la gente tiene control en la generación de conocimientos nuevos. El conocimiento y la ciencia se ponen a beneficio de las masas que han sido víctimas del poder.

La IAP es un avance metodológico para beneficiar a los pueblos, por ello es fundamental preguntarles qué es lo que sienten y necesitan; luego debemos analizar que tanto pueden aportar para satisfacer sus necesidades y qué tanto puede venir de afuera, para lo cual es prioritario fortalecer la participación (López Bárcenas, 2008: 113).

Según French (2005), el origen de la IAP se encuentra en los trabajos educativos de J. Dewey al traducir el método científico de resolución de problemas en términos comprensibles para practicantes y para el pueblo. Esas ideas originales y de gran influencia se incorporaron en la Investigación-Acción varios años después.

El método sugerido por Dewey en su epistemología inicia con la problematización de los sujetos en cuestión, paso seguido, disposición de datos, la construcción de ideas e hipótesis; finalmente la aplicación y comprobación de las hipótesis, (Dewey, 1970 en Fermoso, 1994:14).

Por otro lado, la Investigación Acción es el proceso de recopilar en forma sistemática datos de la investigación acerca de un sistema actual en relación con algún objetivo, meta o necesidad, de alimentar de nuevo esos datos; de emprender acciones por medio de variables alternativas seleccionadas, basándose tanto en los datos recopilados como en las hipótesis; y de evaluar los resultados de las acciones recopilando datos adicionales. (French y Bell, 2005:

141).

No se pueden dudar los soportes científicos de la IAP ya que las tradiciones científicas son auto-aplicadas sobre la gente, con la gente y desde la gente. Se ha dicho que el investigador en IAP es un activista a la vez por lo que se trata entonces de la sinergia entre la teoría y la práctica, el aprendizaje formal y el conocimiento implícito.

La característica principal de la IAP es la libertad de explorar y recrear, de reconstruir el conocimiento con el propósito de adelantar el progreso social, aumentar conciencia propia, aplicando vivencias, donde el diálogo es el punto de inserción en el proceso social.

La IAP rompe con el binomio sujeto/objeto de la investigación positivista a través de la participación en la que los individuos son sujeto y objeto a la vez, simultáneamente. Con las preguntas generadoras del método de Freire es posible descubrir los porqués para concientizar y ser críticos. La participación de grupos de personas en procesos de IAP es fundamental en todo momento hasta la organización de los resultados, de los cuales, el grupo sigue siendo propietario hasta la publicación de estos.

El fortalecimiento de la IAP se debe a la combinación entre la investigación cualitativa y la cuantitativa; las reglas se siguen rigurosamente aplicando el dicho de Pascal: “El corazón tiene razones que la razón no entiende” o el de William Bateson: “El trabajo científico puede alcanzar su punto más alto cuando aspira a ser arte”, (Fals Borda 2000 en Pérez Serrano 2001).

Lo hasta aquí reflexionado lleva a pensar en un trabajo alternativo ya que la tradición científica pide dudar y despreciar el conocimiento popular y el sentido común.

La orientación general de la IAP es el saber local; el conocimiento popular viene en paquetes de datos culturales generados por grupos particulares. En la IAP esta información es procesada, conformada y verificada por un grupo de participantes motivados y plenamente conscientes ya que estas tareas funcionan mejor en grupo.

La IAP es diferente a la investigación común por ser investigación colectiva y autónoma. En la investigación común el investigador toma la iniciativa y total responsabilidad del trabajo en la cual puede tener propósitos personales. En la IAP se concibe una tarea colectiva.

La IAP se da por la necesidad esencial de autonomía e identidad en el ejercicio del contrapoder popular. La creación de la ciencia y del conocimiento tiende a favorecer a aquellos que la producen y controlan. Entonces el saber se convierte en un proceso endógeno.

Formalmente construida

Con sus propios términos

Con su racionalidad práctica

Sistematización empírica

Propia manera de institucionalizar, acumular y transmitir conocimientos de una generación a otra.

Esta ciencia no se basa en la racionalidad Cartesiana ni Kantiana. Sirve y debería servir a las clases explotadas. La sabiduría del común y el saber científico se mezclan y convergen. Asi los estudiantes contemporáneos pueden prodcir conocimiento útil y completo para el cambio social lo cual es un reto al monopolio positivista presente.

De esta manera el conocimiento colectivo y emancipador de la ciencia popular se convierte en una herramienta para la búsqueda de la justicia social.

La IAP transforma el vínculo investigador-investigado a través de la participación. También se puede describir a la Investigación Acción como un enfoque a la solución de problemas, sugiriendo así su utilidad como modelo, guía o paradigma. Es la aplicación del método científico de indagación de los hechos y experimentación, a los problemas prácticos que requieren soluciones de acción y que implican la colaboración de científicos, participantes y legos.(French y Bell,

2005:142-143).

La participación es más que simples apoyos a las políticas gubernamentales, más que el paso de la autocracia a la democracia participativa. “Participar tiene que ver sobre todo en cómo la gente se apropia de los procesos sociales, solo quien vive el proceso sabe cuál es su problema central” (López Bárcenas,

2008:115).

Si el problema que se va a atacar es de interés para muchas personas, o si es probable que el experimento afecte a muchas personas, la investigación-acción debería involucrar a esas personas. Entonces se convierte en una investigación- acción cooperativa, (Corey, 1953 en French, 2005:145).

La participación es romper por medio de vivencias aquella relación asimétrica de sujeto a objeto de sumisión, dependencia, explotación y opresión entre las personas, los grupos y las clases sociales.

Pasa la IAP la participación es un Estándar a cumplir, por lo cual se puede cumplir el progreso político, social y económico. Es avanzar el conocimiento en la búsqueda de la Justicia.

Es Interactuar, discutir, reflexionar e informar en colectivos igualitarios cada cual ofreciendo lo que mejor sabe.

Entonces hay un encuentro de las diversas tradiciones científicas lo que da lugar a un conocimiento enriquecido que es efectivo en la lucha por la justicia, la realización de la paz y el progreso social, en la búsqueda del respeto mutuo, compromiso compartido, búsqueda de nuevos conocimientos, búsqueda de nuevas experiencias sinergísticas, autonomía e identidad en la investigación colectiva. Estimular movimientos autónomos, defender su articulación en la vida como meta valiosa

La construcción de la autonomía implica arrancar del opresor sus poderes y entender como interiorizar el propio poder. La IAP lleva a la contra-alineación es decir, la construcción de un democracia del conocimiento lo cual es necesario para sobrevivir en los contextos presentes tan ambiguos y violentos de muchas naciones.

Incluye también el poder hablar, es un grito por la vida y la dignidad de los pobres. Los investigadores participativos estimulan acciones autodeterminantes:

Defender la vida humana

Defender las culturas

Mejorar el control de lo propio (Autogestión)

Construir el contrapoder popular

Autodeterminación

Acciones provinciales regionales y de la sociedad civil frente a las del Estado.

El éxito o fracaso de estos movimientos es uno de los criterios de validación de la IAP. El discurso del desarrollo dominante es un modelo impuesto, perpetúa las viejas distinciones ideológicas entre la barbarie y la civilización. Esto va contra la economía, la autonomía y la identidad de la gente común.

Este modelo de mal desarrollo incita nuestra protesta y nuestra crítica subversiva exigiendo políticas alternativas, movimientos auténticos y tecnologías adaptadas a la cultura, las necesidades y los fines de las personas comunes.

Se pide que se revivan viejas prácticas apropiadas para la agricultura tradicional, el cuidado de la casa, la salud y otras actividades para defender a las comunidades pobres y explotadas.

En el mundo, la autonomía y bienestar de los grupos base han disminuido debido a las fuerzas mal concebidas de integración, homogeneización y “desarrollo” nacionales promovidos por las poderosas oligarquías centrales o a las imitaciones de los Estado-Nación Europeos. A pesar de todos los valores y raíces que sostienen la cultura y la personalidad de las comunidades sigue en pie. (Fals Borda, 2000 en Pérez Serrano, 2001).

A la luz de la Investigación Acción Participativa es percibida la Educación

Social al formar en ellos un sentido crítico de solución de problemas de la realidad. La IAP es redescubrir la vitalidad de los valores y raíces, estimular el contacto cultural y no violento, tolerancia entre diferentes tradiciones, fomentar movimientos de resistencia y defensa de las expresiones económicas y políticas locales.

Existe todavía una necesidad de autonomía e identidad cultural y solo se necesita de estímulos para salir a la superficie porque el potencial ahí está. La historia oficial y elitista ha sido la única para la mayoría de los investigadores sociales y la cultura de la gente común, la de la vida cotidiana, ha sido relegada como elemento de segunda clase.

El siglo XVIII fue el siglo de la ilustración, el siglo XXI debe ser el siglo del

despertar a los derechos, a la posibilidad de acción, a la dignidad y al sentido de la

propia acción. Es la praxis una posibilidad a la recuperación de la propia historia y la cultura.

Con el trabajo de investigadores en IAP algunas comunidades base han desarrollado una conciencia propia en sus posibilidades de autodeterminación ya que se incrementa el poder para la acción independiente. En San Miguel Tzinacapan a partir de la introspección y el trabajo comunitario en autobiografías razonadas (Almedia y Sánchez Días de Rivera 2001), es decir la auto-percepción

y reconocimiento en un Análisis de la Realidad (Herrera Menchén, 2001) para un desarrollo comunitario de manera independiente y autónoma en la cual los

miembros se desarrollan intelectual y socialmente para insertarse en instituciones

y organizaciones que benefician a otras generaciones como se describe en “Las

veredas de la incertidumbre: Relaciones interculturales de supervivencia digna”

(Sánchez Díaz de Rivera y Almeida Acosta, 2005).

Con el trabajo de Eduardo Almeida y de María Eugenia Sánchez se ha adelantado el progreso de un grupo Náhuatl de Cuetzalan, Puebla, desde la comunidad misma en vez de los intereses creados por los grupos dominantes. El método científico utilizado por estos investigadores motivó a los habitantes a la acción a través de investigaciones adecuadas y la capacitación a la comunidad a reconocer el valor de su propio conocimiento y permitir que este florezca.

Así como en San Miguel Tzinacapan, Cuetzalan, Puebla las comunidades indígenas del resto de México poseen una inmensa capacidad de resistencia a la vida de las culturas populares,

“Redescubrir las raíces históricas y culturales es un elemento esencial en cualquier esfuerzo por mejorar las comunidades deprimidas” (Fals Borda en Pérez Serrano, 2001:67). Pero dentro fuera de los límites institucionelas pero ahora dentro de la praxis.

La praxis es concebida como no científica por los positivistas. En la IAP la unidad dialéctica teoría y acción es cíclicamente determinante ya que la práctica provee de elementos de conocimiento. Con ella ha sido posible el avance de luchas populares y de la recuperación crítica de la historia y de la cultura. Incluye principios interdisciplinarios y holísticos así como conocimientos técnicos y teóricos.

Cuando se hace IAP se atraviesan etapas cada vez más complejas de discusiones teóricas y prácticas de conocimiento, práctica de la ciencia y la acción transformadora.

A diferencia de la Investigación tradicionalista en la que el investigador es un externo y observa a los protagonistas locales guiado por un compromiso personal

e individual en su esfuerzo por la investigación, en la IAP el investigador es un

activista que ayuda a modificar y explicar representaciones ideológicas existentes, muchas veces alineantes”. En este sentido el conocimiento científico es liberador.

La metodología de la IAP parece ser la forma más efectiva para construir la democracia del conocimiento en el mundo actual. Ha sido una ventaja para mejorar la suerte de las comunidades base, es decir de los pueblos.

Los componentes de la IAP son la investigación, la educación para adultos y la acción socio-política inmersos en un proceso de comportamiento personal colectivo que ocurre dentro de un ciclo de vida y un trabajo productivo satisfactorio. Por lo tanto la adquisición de un conocimiento serio y confiable sobre el cual construir poder para los grupos y clases sociales pobres y oprimidas o explotadas, que vienen a ser las comunidades base de las que hemos hablado, par sus organizaciones y movimientos auténticos.

La IAP capacita a los grupos y clases oprimidas a adquirir suficiente creatividad

y fuerza transformadora que se expresa a través de proyectos, acciones y luchas específica. Produce y desarrolla un proceso de pensamiento sociopolítico con el cual las bases populares se pueden identificar.

Ortega y Gasset a través de la experiencia aprendemos la esencia vital intuitivamente, la sentimos, la gozamos y la entendemos como realidad y por lo tanto colocamos nuestro ser en un contacto más amplio y pleno.

En la IAP se llama vivencia y se complementa con un compromiso auténtico. Experiencia y compromiso son elementos básicos necesarios para la IAP y para el desarrollo de las bases populares.

Los animadores socioculturales contribuyen con sus conocimientos y técnicas en las experiencias de transformación además de su experiencia práctica con compromiso social. La suma de conocimientos de ambos tipos hace posible

adquirir un cuadro de la realidad objeto de transformación mucho mas correcto y exacto. Esta combinación de saber académico y saber popular da un conocimiento científico total de naturaleza revolucionaria que destruye al monopolio. La destrucción del binomio asimétrico es la clave del concepto de participación tal como en la IAP; es romper con la relación asimétrica de sumisión-dependencia.

El concepto de participación en la IAP está enraizado en las tradiciones culturales de su historia real, no es su historia elitista.

Los valores de las culturas y de los pueblos han sido interiorizados a tal profundidad que han sobrevivido a la violencia, la conquista y a las invasiones como ejemplo se colocan aquellos que tienen que ver con la ayuda mutua, el cuidado de los viejos, el cuidado de los enfermos, el uso comunitario de las tierras, los bosques y las aguas, la familia extensa y el matriarcalismo. En ellas se encuentra la participación auténtica, endógena “de y para la gente”. Por ello la IAP propone no mas estructuras verticales de poder, no mas patrones tradicionales de explotación y dominio a diversos niveles.

El triunfo intelectual orgánico es cuando el proceso de transformación continúa sin la presencia de los agentes animadores externos o la creación de su propio campo y extenderse en el tiempo y en el espacio, vertical y horizontalmente en las comunidades y en las regiones. Desde el microsistema hasta el macro-sistema hasta adquirir una dimensión política.

La evaluación final es el haberse incluido en la dimensión política y la oportunidad que brinda para hacer teoría en concordancia con la acción. Lo cual tiene importancia en la región por la interpretación de la realidad para la creación de mecanismos internos y externos de nivelación de poder.

La fuerza socio-política creadora puesta en movimiento por la IAP lleva a conformar un nuevo tipo de estado menos exigente, controlador y poderoso, inspirado ahora en valores positivos, culturales y auténticos bajo la perspectiva de un humano ideal y demócrata.

La identidad de

un pueblo se conforma a través

de sus

relaciones

interculturales con miembros de otros grupos sociales y étnicos.

Como lo afirma Fals Borda, en la Investigación acción el conocimiento popular viene en paquetes de datos generados por grupos particulares los cuales desde la perspectiva de la Psicología Social deben ser percibidos de forma holística en la que cada elemento influye determinantemente en otros. Razón por

la cual en Educador Social debe poner atención a la monografía del lugar en que

inicia trabajos y revisar todas las áreas entre otras mencionamos la histórica, cultural, lengua e idioma, social, creencias y religiones, economía, política, organizaciones civiles, pensamiento, movimientos sociales, vida cotidiana, entre otras.

Los datos recabados pueden darnos una idea a priori de la identidad de los sujetos con los cuales se trabaja, es decir sus símbolos a través de elementos del lenguaje.

La identidad tiene que ver con la forma de vivir, pensar, sentir y actuar; es el

yo en función del otro. Hay elementos personales y sociales que hacen diferentes

a unos sujetos de otros. Determinar lo que hace la diferencia es caer en la

identidad.

Los indígenas como actores interpretan el destino de su historia y discuten acerca de los problemas de su vida cotidiana. Reflexionan sobre su origen y refuerzan sus identidades a partir de los “otros” que son diferentes y conciben la vida de distinta manera. (Mismo mexicano, diferente idioma)

Para Bartolomé (1997), los rasgos en las sociedades mesoamericanas: la lengua determina la pertenencia a un grupo y funciona como elemento distintivo de otros grupos; historia compartida, filiación comunitaria, estilo de vida, sistema cosmológico, la relación con la tierra. Entonces, las identidades son entendidas como resultantes de los significados atribuidos y asumidos por distintas personas sociales, en razón de los sistemas inter-étnicos dentro de los cuales han estado y están incluidos, (Bartolomé, 1996). Para Giménez 1996, la identidad social representa un punto de vista subjetivo y propio. Esta emerge y se afirma al confrontarse con otras identidades en el proceso de la interacción social y cómo auto-identificación es reconocida intersubjetivamente. La identidad para Giménez (1996:14) no es un atributo o una propiedad intrínseca del sujeto, sino tiene un carácter inter-subjetivo y relacional, resulta de un proceso social en el sentido de que emerge y se desarrolla en la interacción cotidiana con los otros.

El individuo solo se reconoce a sí mismo sólo reconociéndose en el otro, (Alejos 1995), cuestiona una postura sustancialista de los estudios antropológicos porque han privilegiado a la cultura indígena creando una imagen del indígena como ser absolutamente distinto a la otredad mestiza a la que se adhieren fuertemente peyorativas contrapuestas o antagónicas a la primera.

Retoma el concepto relacional entre “yo” y el “otro” considerándolos como aspectos complementarios más que “alteridades absolutas”, (Bajtín, ) significa ser el otro y, a través del otro, ser para sí mismo; “mirando al fondo de sí mismo el hombre encuentra los ojos del otro o ve con los ojos del otro”.

La identidad en general manifiesta las representaciones colectivas que forman parte de la experiencia derivada de las interacciones sociales, del conocimiento compartido y del saber común.

Moscovici (1986), las representaciones colectivas son concebidas como formas de organización tanto del conocimiento como de la realidad, y son, resultado de un proceso de construcción social.

Las representaciones como “campos conceptuales” son sistemas de imágenes que sirven para construir la realidad a la vez que determinan el comportamiento de los sujetos. Como manifestación subjetiva expresan el sentimiento de pertenencia a la comunidad.

Proceso lógico en virtud del cual los individuos y los grupos humanos se auto-identifican siempre y en todo lugar por la afirmación de sus diferencias con respecto a otros individuos y a otros grupos.

La

identidad

es

una

construcción

histórica

que

de

esta

formando

y

reformulando cotidianamente. (Construccionismo histórico Ixkik duarte)

Retomar la filosofía indígena tiene que ver con el desarrollo sustentable, la ecología por el respeto a la naturaleza y a la tierra como madre. Un ejemplo de que la identidad y la cultura cambian es que las mujeres indígenas están dando doble lucha de reivindicar frente al estado el derecho a la diferencia cultural y al interior de sus comunidades propugnar por cambiar las tradiciones que consideran contrarias a sus derechos. Aída Hernández

Las mujeres indígenas han reivindicado sus derechos de ciudadanía nacional y han retomado la demanda del movimiento indígena nacional y recuperar sus tradiciones, pero lo han hecho a partir de un discursos que plantea la posibilidad de “cambiar permaneciendo y de permanecer cambiando”. Aída Hernández.

La Identidad, (Fossaert 1983 en Gall, 2007), es la percepción colectiva de un nosotros, relativamente homogéneo por oposición a los otros en el cual se

comparten caracteres, rasgos, signos y emblemas además de una memoria común. Esa percepción compartida es tangible e intangible ya que comparten territorio, historia y cultura que los hace “idénticos” y genera un sentimiento de pertenencia y de diferencia respecto a los “otros” (Ávila Palafox, 1993).

La identidad y la otredad son conceptos interrelacionados dialécticamente, (Barth, 1976), también dice que la identidad es una realidad social marcada por imperativos territoriales, económica, clase, porlítica, institucional, recreación, re- elaboración constante de la memoria e historia grupales y asunción de la propia cultura. La identidad colectiva es una construcción social, es representar un nosotros cognitivo y afectivo. Es aquello por lo que podemos dar la vida y quitársela a otros. (Lisón y Tosana 1993 en Gall).

El otro es incorporado en términos de contrastes y de oposición en el contexto de las relaciones sociales; denota la idea de inclusión-exclusión, de pertenencia o no pertenencia, de nosotros y ellos, de uno mismo y del otro.

El desarrollo es un cambio perdurable en el modo en el que una persona percibe su ambiente y se relaciona con él, (Bronfenbrenner, 1979:23), producto de la interacción del organismo humano en desarrollo con su ambiente. El ambiente ecológico se concibe como un conjunto de estructuras seriadas, cada una de las cuales cabe dentro de la siguiente, como las muñecas rusas.

En el nivel más interno está el entorno inmediato que contiene a la persona en desarrollo. El paso siguiente conduce fuera del camino conocido, porque nos hace mirar más allá de cada entorno por separado a las relaciones que existen entre ellos.

El tercer nivel del ambiente ecológico nos lleva aún más lejos, y evoca la hipótesis de que el desarrollo de la persona se ve afectado profundamente por hechos que ocurren en entornos en los que la persona ni siquiera está presente.

En toda cultura o subcultura los entornos de una determinada clase tienden

a ser muy parecidos mientras que entre las culturas presentan diferencias

perceptibles. Es como si dentro de una sociedad o subcultura existiera un plan

para organizar cada tipo de entorno. Además, el plan puede cambiarse, con lo cual resulta que la estructura de los entornos de una sociedad puede alterarse

notoriamente y producir cambios correspondientes a lo que respecta la conducta y

el desarrollo.

La detección de una variedad tan amplia de factores que influyen en el desarrollo solo es posible si se emplea un modelo teórico que permita su observación. La ecología del Desarrollo humano es la tesis de que lo que cuenta para la conducta y el desarrollo es el ambiente como se le percibe más que como pueda existir en la realidad objetiva.

No se concibe a la persona en desarrollo solo como una tabula rasa sobre

la cual repercute el ambiente, sino como una entidad creciente, dinámica, que va

adentrándose progresivamente y reestructurando el medio en que vive. En segundo lugar, como el ambiente también influye, y requiere un proceso de acomodación mutua, se considera que la interacción de la persona con el ambiente es bidireccional, es decir, se caracteriza por su reciprocidad. En tercer lugar, el ambiente, definido como importante para el proceso de desarrollo, no se

limita a un único entorno inmediato, sino que se extiende para incluir las interconexiones entre estos entornos y las fuerzas externas que emanan de entornos más amplios. El ambiente ecológico se concibe topológicamente como una disposición seriada de estructuras concéntricas en las que cada una está contenida en la siguiente.

Un entorno es un lugar en el que las personas pueden interactuar cara a cara fácilmente y el cual tiene importancia científica no solo por sus propiedades objetivas sino también por el modo en que las personas de ese ambiente percibe estas propiedades.

El desarrollo humano es el proceso por el cual la persona en desarrollo adquiere una concepción del ambiente ecológico más amplia, diferenciada y válida, y se motiva y se vuelve capaz de realizar actividades que revelen las propiedades de ese ambiente, lo apoyen y lo reestructuren, a niveles de igual o mayor complejidad, en cuanto a su forma y contenido.

Para demostrar que ha habido desarrollo humano es necesario establecer que un cambio producido en las concepciones y actividades de la persona se extiende también a otros entornos y otros momentos.

Las decisiones curriculares se deben tomar en función de lo que somos para llegar hasta lo que queremos ser. (Uría, 1998). No cabe duda que es necesario conocer aquella sociedad en la que vive el alumno para no caer en desfases e inadecuaciones en el terreno educativo, se decir, creando programas educativos culturalmente pertinentes.

Los niños y adolescentes crecen y se desarrollan en un área geográfica determinada, en una época dada de la historia y en el seno de colectividades que tienen su carácter propio, y estos factores tienen necesariamente una influencia sobre su educación y si comportamiento social. por ello la escuela debe también introducir en su currículo básico todos los recursos materiales del ambiente.

Para que el contexto sea educativo es necesario controlar la influencia que sus diversos elementos puedan ejercer sobre el alumno, potenciando los más convenientes y contrarrestando los que se consideren negativos.

La apertura de la escuela al entorno ha dado lugar a que el alumno integre los elementos en apariencia contradictorios del ambiente exterior, de manera que sean para el causa de maduración y no de contradicción.

Los centros escolares así caracterizados son los que se conocen como centros educativos comunitarios.

En el Índice de inclusión (Booth, T. y Ainscow, M., 2000) se sugieren aspectos a considerar en el cual cae la participación de la comunidad en el aula como determinante a la integración educativa.

A través de un recorrido sobre la situación actual en México, hacemos referencia a la campaña mundial de educación para todos, que en términos prácticos es ineficiente porque está pensada en términos de cobertura y no de calidad. Y por si fuera poco desde los años noventa se ha venido enfocando la currícula hacia una formación técnica dándole mayor prioridad que a la humanista.

Otro de los grandes problemas de la educación es la inequidad ya que no todos los ciudadanos tienen acceso a una educación básica adecuada; mucho menos a una educación superior de calidad y esto no permite salir de la inequidad y marginación social; y además discrimina. Aunque se ha ido avanzando en este sentido todavía falta mucho por hacer para lograr una equidad desde los procesos educativos.

Un tercer déficit tiene que ver con la pertinencia: la educación en todos los ámbitos y modalidades no responde a las necesidades de la gente y no establece un vínculo entre el estado y la sociedad que permita una mejora integral en la calidad de vida.

Por ejemplo colocamos uno de los casos presentados en el libro publicado por Eduardo Almeida Acosta y María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera (2001),

“ … Los maestros juegan un papel muy importante para que el niño se margine cuando sale de la escuela. La razón es que casi nunca hablan del campo. Siempre hablan de que uno debe ser mejor, estudiando mas para que el día de mañana sea uno el que ayude al pueblo a superarse. Al oír esta clase de lenguaje, de niños pensamos que debemos estudiar, superarnos y ser como los maestros, ya no volver al campo. Esto hace que uno se sienta mal y se refugie uno en la soledad por no seguir estudiando. Se vuelve solitario, no puede hablar porque todo lo que uno oye en la escuela y aprende no sirve en el momento en el que se empieza a vivir en la realidad. En la escuela no solo uniforman en la forma de vestir, sino en la forma de pensar que al final poco sirve porque choca con nuestra forma cultural” (Chávez Tomás, Ismael en Almeida y Sánchez 2001).

El cuarto déficit tiene que ver con el impacto educativo en la dignidad humana, en el sustento del modelo social y de desarrollo. Se cuestiona el valor civil de la educación occidental, que es todavía el paradigma dominante en términos de la generación de seres humanos capaces de establecer relaciones saludables.

De acuerdo con las características de la educación en México y la problemática presentada a manera de pertinencia el Gobierno Federal de decretó la creación de la Coordinación General Bilingüe de la Secretaría de Educación Pública a raíz del reconocimiento y valoración étnica, cultural y lingüística como uno de los pilares fundamentales para construir la identidad multicultural, democrático y equitativo.

A pesar del impulso cuantitativo que se ha dado a la educación en las áreas indígenas en las últimas tres décadas, la calidad con equidad y pertinencia, sigue siendo un problema fundamental, (Diario Oficial de la Federación, 2001:58).

El Gobierno Federal concuerda con los investigadores en Acción Participativa que existe una gran riqueza potencial y creativa contenida en el carácter pluri- cultural y multilingüe de la nación mexicana por ello creó la instancia con objeto de garantizar que en la prestación de los servicio educativos se reconozca la diversidad étnica, lingüística y cultural del país.

Las tareas de la coordinación creada con fines educativos interculturales por mencionar son asegurar que la educación intercultural bilingüe responda con un alto nivel de calidad a las necesidades de la población indígena, promover y evaluar política educativa intercultural, promover la participación de la sociedad, los pueblos y comunidades en la educación; formular y evaluar programas innovadores que atiendan la diversidad a través de la formación permanente del personal docente. Una tarea mas es la difusión y desarrollo de los pueblos indígenas, la producción de materiales escritos en lenguas indígenas y la realización de investigaciones educativas con el perfil intercultural.

Para la encomienda de la Coordinación de Educación Bilingüe se requiere de diseñar alternativas de gestión escolar con la participación de la comunidad que reconozcan la diversidad étnica, lingüística y cultural.

Ante universidades interculturales que satisfacen demandas específicas son requeridas formas de gestión universitaria específicas con el cometido de ofrecer educación indígena para la gobernabilidad de los pueblos por el pueblo mismo. Tal gobierno debe encausarse al reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y su participación en la toma de decisiones de todos los niveles, ofrecer una serie de actividades de sensibilización y de formación sobre los derechos de los pueblos indígenas y prácticas democráticas; formación de líderes indígenas y con todo lo anterior la construcción alternativa de nuevos modelos de gobernabilidad, (Meloche, 2007).

Durante las últimas décadas muchos académicos, representantes de estados y miembros de organismos internacionales han puesto en debate el tema de la relación Universidad-Sociedad ya que en nuestra actualidad se cuestionan sobre la efectividad del cumplimiento de las demandas sociales a través de las universidades siendo que estas fueron fundadas con tal objetivo.

El decenio de los pueblos indígenas declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) puso en la mesa la necesidad de diseñar políticas y estrategias para acortar las grandes asimetrías fruto de la exclusión, la invisibilidad y la negación de los pueblos indígenas, (Ramíro Muñoz, 2006:130 en Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe).

Se han realizado eventos de discusión en la que participan distintas universidades interculturales ubicadas en pueblos indígenas para el desarrollo de sus estados para garantizar y mejorar el acceso a la educación como un derecho humano tanto como la formación académica. Con ello fue posible orientar el contenido de los programas de formación profesional, (Lerma, 2007).

En numerosos debates se ha dialogado acerca del apoyo a las comunidades indígenas en su proceso de construcción de una propuesta de educación superior. Por su parte el Banco Interamericano de Desarrollo pretende dar apoyo a los pueblos indígenas bajo el concepto “desarrollo con identidad” y se encuentra realizando estudios en relación al acceso de los pueblos indígenas a la educación post-secundaria, vocacional, técnica y profesional.

En la actualidad se avanza en la construcción de la red de centros universitarios que trabajan sobre la cuestión indígena con visión y compromiso con el mundo indígena, sus necesidades y demandas.

Con ello se propone pensar en la identidad, misión y funciones de la universidad desde la perspectiva no solo de las exigencias del mercado sino de la pertinencia social, económica, política, cultural y ética.

La UNESCO define a la pertinencia como la capacidad de las Instituciones de Educación Superior (IES) y los sistemas de Educación para responder a las necesidades del entorno.

Respecto a la Educación Superior, no existe una legislación en ningún país de la región que responda a las demandas de reconocimiento, inclusión y participación de los pueblos indígenas en los sistemas de educación superior, (Ramiro Muñoz, 2006:132 en Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe).

En el siglo XX los pueblos indígenas han soportado la exclusión mediante diferentes formas de negación e invisibilidad. En los estado-nación mono- culturales se ha negado la participación a personas que no fueran varones, blancos, con propiedad y heterosexuales; esta concepción excluyente se consagró en la mayoría de las constituciones políticas que durante años marcó el sendero de los estados creando una cultura política discriminadora y excluyente. Esta política requiere de una transformación en los procesos de reconocimiento e inclusión de la identidad y cultura de los pueblos indígenas y de otras identidades.

Respecto a la educación superior no existe en ningún país latinoamericano que responda a las demandas de reconocimiento, inclusión y participación de los pueblos indígenas en los sistemas de educación superior de los países.

Otro momento de invisibilidad de los pueblos indígenas en la educación superior es la seria limitación de los pueblos indígenas en el acceso a la información y cuando llegaran a tenerlo no se encuentra en su lengua. Las

políticas educativas no consideran la variable indígena y cuando lo hacen lo restringen a la lengua indígena. El término indígena va más allá abarcando sub- variables como el territorio, la cultura, la identidad, los usos y costumbres, entre otros.

Como consecuencia la política económica neoliberal se ha invisibilizado a los pueblos indígenas en una dramática exclusión socioeconómica que ha empobrecido a miles de seres humanos y los ha despojado de las condiciones mínimas para la supervivencia. Al contemplar estos datos podemos concluir que ser indígena en Latinoamérica es ser pobre entre los pobres y mirando desde las mujeres indígenas es perceptible que son las más pobres y marginadas.

En distintos países se han presentado esfuerzos por crear programas de educación bilingüe pero que presentan problemas de calidad.

Los pueblos indígenas participan en la modificación de las constituciones en varios países de América Latina introduciendo el multiculturalismo y la diversidad como base de la existencia de los estados nacionales y el reconocimiento de derechos culturales. Tales modificaciones constitucionales han llegado a ser reformas constitucionales así como instrumentos internacionales como la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.

Sin lugar a dudas, hoy los pueblos indígenas cumplen un papel muy importante por su protagonismo político y por su importancia cultural, esto por la ubicación de las sus tierras y por las zonas con las tasas más elevadas de biodiversidad así como los valiosos recursos naturales, mineros y de hidrocarburos.

En los años noventas, los pueblos indígenas iniciaron el desarrollo de diversas propuestas para promover el acceso a la educación superior indígena como parte de la movilización social para demandar mayores espacios de

educación con pertinencia cultural, mejores condiciones de equidad en el acceso a la educación y reconocimiento a la diversidad étnica, cultural y de pensamiento en la perspectiva del desarrollo propio.

En los países latinoamericanos hoy se implementan mecanismos y políticas especiales de acceso a la educación superior para los pueblos indígenas y estas son en primer lugar becas, cupos y admisiones especiales; en el segundo la creación de programas de educación superior para los pueblos indígenas; y en un tercer punto la creación de Instituciones de Educación Superior (IES).

Estos tipos de accesos y sus diferentes modalidades, sin duda, han contribuido significativamente a que se creen condiciones para que los pueblos accedan a la formación técnica, profesional y de posgrados; y de alguna manera han permitido que desde el ámbito de la educación superior se reconozca la diversidad étnica y cultural.

También es claro que desde hace algunos años las organizaciones indígenas no solo demandan el acceso a la educación superior, sino mayores niveles de pertinencia cultural a los sistemas de educación superior, porque ellos no responden adecuadamente a los intereses, ni a las problemáticas, ni a las cosmovisiones de los pueblos, tampoco a las aspiraciones de participación y proyección que las comunidades indígenas esperan de la educación. Los pueblos indígenas aceptan cada día menos el papel que se les está asignando como receptores de programas y proyectos más no actores de procesos educativos.

Los pueblos indígenas también demandan políticas de educación superior incluyentes que no sólo permitan el acceso sino que sea también pertinentes política, social y culturalmente.

Es factor clave del juego geopolítico mundial cruzar saberes y necesidades del contexto, destacando el valor práctico del saber, enfatizando los problemas de investigación formulados en contacto directo con nuestros contextos locales y globales para aportar propuestas de solución que dignifiquen la vida en nuestras sociedades. (:137)

Las experiencias de educación intercultural bilingüe se pueden clasificar en dos vertientes: las que se promueven desde los pueblos indígenas y las que se promueven desde fuera de los pueblos indígenas.

En la primera vertiente de experiencias, también llamada “Ad intra”, encontramos dos tipos de educación: por un lado se consolida una educación superior propia fincada en el principio de autonomía cultural y de pensamiento de cada pueblo indígena; está orientada a fortalecer la identidad, autonomía y planes de vida propios. Se caracteriza por sus altos niveles de pertinencia, altos niveles de efectividad, su calidad es diferencial y se realiza en condiciones precarias en cuanto a estructura y financiamiento. La principal modalidad es la escuela propia y las universidades autónomas.

Por otro lado están las experiencias de educación bilingüe e intercultural promovida por los pueblos indígenas, este tipo de educación se realiza desde el dialogo y relación con otras culturas, idiomas y formas de pensar; está orientada a fortalecer los procesos propios, a crear las condiciones para interactuar con el medio externo en condiciones de igualdad y a impactar positivamente en la cultura nacional. Este tipo de educación se caracteriza por sus altos niveles de pertinencia y efectividad, su calidad es diferencial, y las condiciones en las que se realiza también es diferencial. En cuanto a las modalidades mas recurrentes son:

programas de formación técnica, vocacional y profesional, especialmente en formación de maestros, Centros de Educación Superior e Instituciones de Educación Superior.

En la segunda vertiente de experiencias, también denominadas “Ad extra” también encontramos dos tipos de educación superior: Por un lado proliferan un gran número de prácticas de educación bilingüe e intercultural promovidas desde el sistema de educación superior, este tipo de experiencias se realiza teniendo en cuenta los contextos culturales de los pueblos indígenas; está orientada a responder a sus demandas de acceso, mayor cobertura y pertinencia. Se caracterizan por tener pertinencia y calidad diferencial, su efectividad es media y las condiciones en que se realizan suelen ser favorables, porque se pone a disposición de este tipo de educación todo el respaldo y peso institucional del sistema de educación superior y de las IES. Las principales modalidades son cupos, becas, programas, institutos e incluso se han creado IES con esta perspectiva.

Por otro lado tenemos modalidades especiales de ingreso a las instituciones tradicionales que se basan en concepciones culturales, educativas y epistemológicas dominantes y hegemónicas; sus efectos son aculturación, integración de los pueblos indígenas a la cultura dominante homogeneización cultural. Se caracteriza por tener una calidad diferenciada, bajos niveles de pertinencia, altos niveles de efectividad, condiciones de infraestructura diferenciales y en los países en cuyas constituciones nacionales afirman en concepto de estado multiétnico pluricultural y multilingüe, este tipo de educación es inconstitucional.

Las modalidades más recurrentes son los cupos, las becas y los programas de extensión, también desde esta perspectiva se han formulado propuestas bajo el rotulo de “universidades indígenas” que simplemente apuntan a crear espacios para ampliar la cobertura, cualificar la mano de obra indígena para las industrias asentadas en sus territorios y ser más efectivos en el proceso de integración y colonización.

A pesar de los intentos los pueblos indígenas de América Latina demandan mayores niveles de pertinencia cultural. Para responder a esta demanda la educación superior deberá enfrentar el reto de cambiar una forma de reconocernos en nuestro continente, desde un enfoque monocultural, en contravía de la pluralidad y diversidad de nuestro continente que encierra una colosal variedad de lenguajes, modos de ser, actuar, sentir y pensar.

La búsqueda y configuración de una sola identidad, partiendo de la negación e invisibilidad de nuestra diversidad, no nos ha permitido descubrir y disfrutar la inmensa riqueza que tenemos.

El discurso de la identidad mono-cultural es un llamado a ser planos, sin ganas de perfil, ni capacidad de expresarnos con pasión, e incluso nos impiden los verdaderos encuentros.

Un segundo obstáculo es el mimetismo en muchos órdenes con respecto a Europa y Estados Unidos.

Para enfrentar estos retos los pueblos indígenas nos invitan a que, siguiendo el rastro de su sabiduría ancestral y reconociendo el valor de sus culturas e identidades, avancemos en nuestro proceso de madurez que estñá expresada en literatura, en teología, en sociología, en economía, en política que se produce desde lo más profundo de nuestras identidades.

El llamado de los pueblos indígenas fortalece el sentido de la universidad como universitas: es decir, como espacio de encuentro y diálogo de culturas, pueblos, naciones; donde sea posible la convergencia de perspectivas, enfoques, intereses desde una concepción de universalidad extendida por su significación, como una dialéctica incesante, irreductible y fecunda, entre las distintas y heterogéneas identidades y no por extensión donde se es universal si se cuenta con el prisma completo de las disciplinas profesionales; donde la autonomía sea la

afirmación de la naturaleza creativa del saber, su capacidad reflexiva de indagación y su poder de innovación, creando espacios de libertad pensante que engendren, con responsabilidad, nuevos horizontes éticos y políticos frente a nuevos y viejos poderes que quieren imponer su verdad, donde la corporatividad, sea entendida como corresponsabilidad de los diferentes actores que participan en la vida universitaria que, desde diversas posiciones y diferentes competencias participan, en una misma tarea conjunta; donde la cientificidad no sea un punto de llegada determinada por el método, sino un camino permanente de búsqueda, indagación, creación y creatividad impulsado desde el y para qué.

Una universidad que construye “universitas” genera espacios de creación, difusión y aplicación de conocimientos desde y para sus entornos, con altos niveles de capacidad académica, altos niveles de pertinencia social, laboral, cultural y altos niveles de responsabilidad ética y política.

Las Universidades de Latinoamérica, según la Organización de Inclusión Social y Equidad en la Educación superior ISEES (2008), que abordan el tema indígena son Universidad Indígena Intercultural de América Latina y el Caribe, Universidad intercultural de las nacionalidades y pueblos indígenas Amawtay Wasi (Ecuador), Universidad autónoma indígena intercultural UAII-CRIC (Colombia), Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaraguense- URACCAN y Universidad indígena de Venezuela (Universidad indígena de Tauca). En el extranjero los programas de apoyo a estudiantes de grupos marginados y a continuación se mencionan Programa de Educación sobre el Negro en la Sociedad Brasileña, Regiones Autónomas de la costa Caribe Nicaragüense, Programa de Apoyo Académico para estudiantes Mapuche en Chile, Hatun ñan “El Gran Camino” en Perú, Caminos hacia la Educación superior en Egipto, Programa de Acceso en Nambia, Fundación para la Excelencia

Académica y Acceso en la India, Promover Pathways en la Educación Superior en Vietnam, Pathways en la Educación Superior en Filipinas, Promoviendo el Uso del Lenguaje Académico en Indonesia, Acceso a la Educación Superior para personas con discapacidades en Rusia, (ANUIES, 2005 y Ford Foundation, 2008).

Las experiencias de educación bilingüe e intercultural promovidas por el sistema de educación superior han sido en las Universidades Interculturales de los estados de Chiapas, México, San Luis Potosí, Tabasco, Veracruz, Sonora y Michoacán, Chihuahua, Guerrero, Puebla y Quintana Roo; estas Universidades abarcan las regiones con mayor presencia indígena y notable atraso económico. Igualmente, existen varios programas de licenciatura en Educación Bilingüe intercultural y programas de maestría como el de Lingüística Indoamericana del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cuenta con varios programas de pre y posgrado orientados al estudio y conocimiento de los pueblos indígenas de México. La Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, cuenta con una maestría orientada al desarrollo de los Pueblos indígenas. (ISEES, 2008 y Ramiro Muñoz, 2006).

Por su parte el programa Pathways to Higher Education de la Fundación Ford ha generado programas de Apoyo Académico para Estudiantes Indígenas a través de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES, 2005) en el Instituto tecnológico de Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Universidad Autónoma de Chapingo, Universidad Autónoma del Estado de México, Universidad Pedagógica Nacional, Universidad Tecnológica de Tula-Tepeji, Universidad de Guadalajara, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad de Quintana Roo, Centro de Estudios Superiores del Estado de Sonora y la Universidad Veracruzana, (ANUIES, 2005).

Programa Internacional de Becas de Postgrado para Indígenas

El Programa Internacional de Becas (IFP por sus siglas en inglés) forma parte de un ambicioso proyecto internacional educativo promovido por la Fundación Ford en coordinación con diversos organismos nacionales en 22 países alrededor del mundo. (Ford Foundation, 2008).

Considerando la importancia de la formación académica de posgrado para el liderazgo en la generación de nuevas opciones de desarrollo, la Fundación Ford lanzó en el 2000 un programa internacional de becas denominado International Fellowships Program (IFP). Este programa busca contribuir a la consolidación de una nueva generación de líderes entre los grupos que han enfrentado mayores restricciones en su acceso a la educación superior, a fin de fortalecer su participación en la resolución de los enormes retos del siglo XXI.

El IFP es el programa educativo de mayor envergadura emprendido por la Fundación Ford en toda su historia. Inició su operación en el 2000 en Vietnam, Nigeria, Senegal, Ghana, Chile, Perú y Rusia, y a la fecha se ha expandido a otros 15 países del mundo, entre los que se encuentra México. Durante los 10 años de vida del IFP, se apoyará a más de 3,000 mujeres y hombres de América Latina, África, Medio Oriente, Asia y Rusia para realizar estudios de posgrado.

En cada país el programa es manejado por organizaciones nacionales, regionales e internacionales, en estrecha colaboración con la Secretaría General del IFP, cuyas oficinas centrales se encuentran en Nueva York. Estas organizaciones han integrado grupos de trabajo con académicos, profesionales y otros expertos, con el propósito de definir políticas específicas para la operación del programa en los respectivos países y hacer la selección de los becarios.

Para México, la Fundación Ford ha unido esfuerzos con el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) para dar

al Programa una identidad local y una base institucional sólida. También se cuenta con la importante participación de la oficina para América Latina del Instituto Internacional de Educación (IIE).

El IFP proporciona becas completas por una duración máxima de 24 meses para maestría y 36 meses para doctorado en universidades de cualquier parte del mundo. Los becarios serán seleccionados con base en su excelencia académica, su compromiso con el desarrollo social y comunitario y su potencial de liderazgo. Los becarios deberán proseguir sus estudios en cualquier campo que favorezca las metas de la Fundación Ford para el fortalecimiento de valores democráticos, la reducción de la pobreza e injusticia y la promoción de la cooperación internacional y el desarrollo humano.

Una de las aspiraciones centrales del Programa es que sus becarios, con base en los conocimientos y la experiencia adquiridos durante sus estudios, se conviertan en líderes en sus respectivos campos de estudio, contribuyendo así al desarrollo en sus países y a una mayor justicia social y económica en el plano mundial.

En México, el Programa Internacional de Becas, coordinado por el CIESAS, está dirigido a apoyar a estudiantes indígenas del país que estén interesados en realizar estudios de maestría o doctorado en México o en el extranjero, a partir del año 2009. En la promoción 2008 se otorgarán alrededor de 30 becas.

El Programa tiene el propósito de contribuir a la formación de investigadores y profesionales indígenas de alto nivel académico que puedan participar activamente en la solución de los problemas que enfrenta el país, desarrollar nuevos campos de conocimiento y comprometerse al mejoramiento de las condiciones sociales y económicas de la población indígena.

Acorde con los principios generales del IFP, los candidatos del Programa Internacional de Becas de Posgrado para Indígenas deberán proseguir sus estudios en cualquier campo que favorezca el fortalecimiento de valores democráticos, la reducción de la pobreza e injusticia y la promoción de la cooperación internacional y el desarrollo humano. Entre las áreas de estudio susceptibles de recibir apoyo se encuentran las siguientes: desarrollo y relaciones laborales; desarrollo financiero y económico; medio ambiente y desarrollo sustentable; desarrollo comunitario (agropecuario, rural y agroindustrial); educación; sexualidad y salud reproductiva; religión, sociedad y cultura; comunicación; arte y cultura; derechos humanos; cooperación internacional; gobierno y sociedad civil.

El Programa Internacional de Becas de Posgrado para Indígenas proporciona becas completas por una duración máxima de 24 meses para maestría y 36 meses para doctorado. Los estudios se pueden realizar en realizar en universidades o instituciones de educación superior de alto nivel académico.

La Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

En la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) se ha estado acercando la Universidad a los municipios interesada y preocupada por acercar los beneficios que trae consigo la educación superior a los jóvenes que están en edad de demandar formación profesional; “se tiene un pleno compromiso de vincularnos con el sector social, porque con ello se responde y se brinda un servicio como Universidad pública que somos, (Ojeda Lara, 2008). Asimismo se contribuye al fortalecimiento de la integración familiar, porque se evita que los jóvenes emigren a la capital; es decir, se logra que permanezcan en su región para estudiar una carrera profesional o posgrado, por lo que se reducen las cargas financieras al no tener que sufragar gastos extraordinarios cuando salen de su comunidad.

El Programa de Apoyo Académico para Estudiantes Indígenas (PAAEI) de la BUAP establecido en 2002 beneficia directamente a una población estudiantil proveniente de regiones rurales y de zonas marginadas, además de generar conocimientos y tecnologías aplicables a las comunidades, principalmente aquellas donde se ubican los campus regionales comenta el rector Enrique Agüera Ibañez, (2005:9).

El objetivo del PAEEI, (Henao Castillo, 2006) es facilitar al estudiante proveniente de municipios o comunidades indígenas la conclusión de sus estudios de licenciatura, dándoles el apoyo que cada uno requiera de acuerdo a sus necesidades para disminuir la deserción escolar, asignar tutores, gestión de becas, fomentar en la Universidad la formación integral de los estudiantes con enfoque de género, involucrar a los estudiantes de origen indígena en proyectos de tipo social y productivo para el desarrollo de sus comunidades y fomentar el desarrollo institucional con programas innovadores que atiendan a los estudiantes indígenas desde una perspectiva intercultural.

La Universidad Intercultural del Estado de Puebla

De igual manera la Universidad en el Estado de Puebla opera la Universidad intercultural del Estado de Puebla ubicada geográficamente en el municipio de Huehuetla, (Luna Patricio, 2008) en la sierra norte del Estado de Puebla hacía falta un espacio educativo de nivel superior que formara a nuevos profesionistas comprometidos con su propia gente, es decir, existe la necesidad de profesionistas que sean oriundos de la zona y que se queden a impulsar la zona, rescatando su cultura y lengua, sus conocimientos ancestrales ahora nutridos por el conocimiento científico y académico.

De la Universidad Intercultural de Puebla se rescatable citar su misión la cual es La misión de la UIEP es formar profesionales, intelectuales e investigadores a través de un modelo de educación superior basado en principios

de interculturalidad y sustentabilidad que contribuya a promover el desarrollo humano, económico, social, cultural y territorial de los diversos sectores sociales con los pueblos y culturas indígenas, en un marco de equidad, respeto y cooperación, (Luna Patricio, 2008).

La Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla

Por otro lado la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla (UNIDES) parte de un modelo que se inserta en el concepto de educación permanente; caracterizado por procesos de aprendizaje encaminados al desarrollo individual y colectivo, generador de saberes, flexible y enfocado a elevar la calidad de vida, es acompañado de un sistema de acreditación ágil, flexible y motivador, que provoca el cambio de aprendizajes controlados por exámenes de repetición de datos a procedimientos de reconocimiento de saberes y desempeños enfocados a productos concretos y aplicables, y se manifiesta en la adquisición y manejo de lenguajes, métodos y valores, (Jiménez Montiel, 2008).

Con el objeto de brindar apoyo en beneficio de la Sociedad, mayormente en zonas marginadas y de difícil acceso, en las que el acceso a la tecnología y la ciencia tiene mayor dificultad, se crea la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla a través del Gobierno del Estado en 1997; la cual brinda formación profesional a personas mayores de 16 años para, fundamentalmente, mejorar la situación económica, social y cultural de la población.

A través de la regionalización de la Universidad se han establecido sedes en zonas rurales y marginadas del estado, principalmente, para funcionar como promotora de desarrollo personal y colectivo que lleve a procesos educativos, cuyos resultados produzcan el aprovechamiento de recursos locales y regionales.

La UNIDES tiene como objetivo “crear opciones educativas que proporcionen a los usuarios elementos científicos, tecnológicos, culturales y de

integración personal, así como una formación científico-técnica en un desarrollo que los arraigue productivamente a su comunidad o región, y los introduzca con menores costos al sector social y productivo” (Gobierno Constitucional del Estado de Puebla, 1997:20).

estudiantes con las fuerzas

productivas de la región, formar “estudiantes autogestivos y participativos”

echando mano de la educación permanente y del enfoque constructivista.

Tarea de la UNIDES,

es vincular a

los

En el decreto de creación de la UNIDES es posible percibir actividades tales que permitan el desarrollo de programas de apoyo técnico en beneficio de la sociedad, determinar planes y programas específicos para responder a las necesidades individuales y colectivas de aprendizaje.

La UNIDES no está declarada como Universidad Intercultural, pero su currículum flexible permite las adaptaciones pertinentes a las necesidades de la comunidad estudiantil que a causa de sus características es cabal la valoración equitativa de las culturas coexistentes y la posibilidad de ritmos diferenciados en aprendizajes y desempeños.

“Retomar el camino conduce a la profesionalización” es el lema de la UNIDES, ya que permite a las personas que tengan carreras profesionales truncas terminar sus estudios profesionales a través del programa de revalidación. (Gobierno del Estado de Puebla, 1997).

La declaración de la UNESCO respecto a la educación de jóvenes y adultos, Hamburgo 1997, alienta la creación de nuevos modelos de educación como el operado por la UNIDES que:

Logre crear procesos de aprendizaje con clara visión de futuro formulada participativamente.

Permita establecer proyectos de vida personal, familiar y comunitaria, como un elemento sine qua non de la vida ciudadana moderna.

Haga uso intensivo de las nuevas tecnologías electrónicas aprovechándose según su capacidad de actuar sobre las personas.

Presente modelamientos de desempeños deseados como producto:

desempeñándose en las diversas formas de comunicación (de emisor y receptor); teniendo acceso a la información y aplicarla; ordenando el pensamiento para que sea claro y coherente.

La presente investigación se desarrolló al interior del Estado de Puebla, en México, en una
La presente investigación se desarrolló al interior del Estado de Puebla, en
México, en una comunidad Náhuatl llamada Yaonáhuac, en la cual desde hace
cuatro años opera el sistema semi-escolarizado de la Universidad del Desarrollo
del Estado de Puebla.
Dentro de las actividades de naturaleza universitaria se destaca la
investigación para la generación de conocimiento además de que esto permite la
obtención de grado académico de los estudiantes. Se sistematizó el proceso de
elaboración de proyectos de tesis con el propósito de contextualizar las
investigaciones.
Las categorías sobre las cuales nos detuvimos a reflexionar son los procesos
que llevaron a los estudiantes a implementar su proyecto y las identidades que los
estudiantes manifiestan referente a su etnicidad.
Mediante un modelo de investigación multimétodo y cualitativo se aplicaron
técnicas tales como el Diario de Campo, la Observación, la entrevista y los grupos
de discusión, las cuales nos llevaron a obtener datos referentes a los estudiantes
de la licenciatura en Psicología del octavo y noveno cuatrimestre de la misma
Universidad
A continuación se describen las definiciones de los términos que se utilizan
como categorías en esta investigación para trabajar, de manera posterior, con las
concepciones así descritas. Esta determinación de significados permitirá compartir
con los lectores los mismos códigos conceptuales.

Según los documentos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2000) los datos referentes a la juventud abarcan a personas entre los 15 y los 29 años de edad, aunque estamos conscientes de que estas edades y los nombres de las etapas del desarrollo varían entre las diversas instituciones y los diferentes teóricos del desarrollo humano. Por ejemplo para el Consejo Nacional de Población (CONAPO, 2000) consideran como jóvenes únicamente a las personas entre 15 y 24 años mientras que para el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJ, 2008) la juventud abarca las edades que van de los 15 a los 29 años de edad.

En el área teórica de la Psicología del desarrollo humano Papalia se remite a la descripción de una secuencia de etapas de las cuales y partiendo de la adolescencia procede la edad adulta temprana, sin denominar la juventud. (Papalia, 2001).

Diversos enfoques tratan el tema desde el punto de vista biológico dejando de lado la construcción social de la juventud que es un tema importante. En las comunidades indígenas ser joven significa adquirir responsabilidades a temprana edad, como las del trabajo. Desde la adolescencia es usual ayudar en las actividades productivas de la casa, (Rea, S/F). Esto significa no es lo mismo ser joven en un lugar que en otro ni en un tiempo que en otro.

De igual manera, al revisar documentos en torno a la definición del término indígena puede percatarse de la diversidad de enfoques; y habrá que situarse en uno.

Por ejemplo según la posición de Villoro el “ser Indígena” es algo que se hereda y, en ese sentido, se transmite de una generación a otra de manera biológica. Con tal postura biologisista sólo son indígenas aquellos descendientes

de indígenas y se niega la posibilidad de tener identidades múltiples o reconocer la hibridez cultural que enriquece los procesos civilizatorios. (Hernández Castillo, R. A. 2000).

“los mexicanos actuales son los descendientes de los indios y los españoles, la progenie de una unión que mezcló sangre y tradición” (Friedlander, J. 1977).

En el otro extremo se dice que el “ser indígena” es aquel que posee tal identidad, es decir, el que se identifica con un grupo étnico determinado, comparte características y se asume como tal.

La identidad es la percepción colectiva de un “nosotros” relativamente homogéneo (el grupo visto desde adentro) por oposición a los “otros” (el grupo de afuera), en función del reconocimiento de caracteres, marcas y rasgos compartidos que funcionan también con signos y emblemas así como de una memoria colectiva común”. (Fossaert, 1983 en Gall, 2008).

Por lo tanto el concepto de indígena que usaremos como pilar que sustenta esta investigación es el que alude Fossaert y Gall, el cual se ve reforzado por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos al declarar que:

“La nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas que son aquellas que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas, o parte de ellas”

En la cual afirma que es la consciencia de la identidad indígena es el criterio principal para determinan a quienes se aplican las disposiciones sobre los pueblos indígenas en el territorio mexicano.

Entre todo esto, en este estudio ha quedado como Juventud Indígena la etapa de desarrollo humano comprendida entre los 15 a los 29 años de edad en la cual, además, hay un sentido de pertenencia a una comunidad que comparte significados, memoria colectiva, territorio, historia, cultura y un sentido de pertenencia a un pueblo indígena mismo que conserva instituciones sociales económicas, culturales y políticas, o parte de ellas, con origen anterior a la colonización.

Por investigación se entiende la actividad reflexiva, sistemática y, en cierta medida, controlada cuya finalidad consiste en descubrir e interpretar hechos y fenómenos en un determinado contexto real, así como la posibilidad de establecer relaciones y derivar leyes de amplia validez. (López Noguero, 2002). Lo cual nos lleva a pensar en términos coloquiales en una actividad humana orientada a descubrir algo desconocido. Conocer el cómo y el porqué de las cosas, sus razones y motivos sin dejar de tomar en cuenta que la investigación científica sigue un método científico.

A través de la historia han existido diversas rutas en la búsqueda del conocimiento algunas de las cuales son el Empirismo, el Materialismo Dialéctico, el Positivismo, la Fenomenología y el Estructuralismo mismos que se encuentran polarizados en dos enfoques principales que son, a saber, el enfoque cualitativo y cuantitativo de la investigación. (Hernández, Sampieri, 2003).

El abordaje del proyecto de investigación que realizaron los jóvenes indígenas está enfocado a las personas y a sectores sociales desde la Psicología:

Investigación en Psicología Social.

Aventurándonos a definir un proceso que siempre es diferente en cada investigación y con la perspectiva del investigador, escribimos a continuación los pasos que se sugieren para el proceso: portada, índice, planteamiento y exposición de la Investigación (Introducción, Justificación de la Investigación, Marco teórico, hipótesis o planteamiento inicial y Objetivos), diseño de la investigación (Variables o categorías de estudio, población o muestra, metodología, instrumentos y técnicas de recogida de datos), Análisis e interpretación de datos, conclusiones y propuestas, bibliografía y anexos. (UNED,

2008).

Esta tesis dedicada a la formación de jóvenes investigadores indígenas:

procesos e identidades se desarrolló con un grupo de alumnos de la UNIDES Campus Yaonáhuac, inscritos en la licenciatura en Psicología en los grados de octavo y noveno.

El grupo al que se estudió fue seleccionado por el hecho de haber trabajado en una investigación previa en el desarrollo de un proyecto de Animación Sociocultural durante el año 2007, en este momento se está dando continuidad para reflexionar sobre la acción y mejorar la práctica socioeducativa.

El sector social al que hacemos referencia tiene las siguientes características socioeconómicas: alto nivel de marginación, clase social baja, con escasos recursos económicos, muchos de ellos trabajan y pagan sus propios estudios, ayudan en la economía familiar, los trabajos en los que se desempeñan, son: comercio informal, obreros en maquiladoras, empleados, albañiles, meseros, empleados públicos y campesinos.

Son originarios de comunidades rurales, de población indígena, cuyas características son, discriminación por pobreza y por origen étnico, poco transporte público, escasos servicios de salud y educación, falta de bibliotecas, en

algunos casos falta de agua potable, sin drenaje, calles sin pavimento, casas construidas con lamina de cartón, madera, tabique, que constan de pocas piezas y que son compartidas por el resto de la familia, carecen de computadora para poder realizar sus trabajos de la Universidad.

La vida de estos estudiantes se desenvuelve en un contexto rural con menor número de oportunidades académicas, económicas, sociales y culturales que debemos convertir a fortalezas para el desarrollo profesional de cada uno. Esto se ve reflejado por la inexistencia de espacios que involucren a los miembros del Campus Yaonáhuac justificado en que la participación conlleva a la inclusión social y con mayor grado cuando tiene impacto en la sociedad en general.

En muchos casos, existe falta de orientación para la vida, para el trabajo, que favorezca su formación y brinde conocimientos en su desarrollo emocional y sexual. Además no existe un acervo bibliográfico pertinente, lo cual es indispensable, tanto para la actualización del profesional, como para la fundamentación de intervenciones e investigaciones.

El grupo estuvo formado por 17 de estudiantes originarios de los municipios de Zacapoaxtla, Zaragoza, Tlatlauquitepec, Teteles, Atempan, Hueyapan y Chignautla en Puebla, y del municipio de Jalacingo, Veracruz.

La distribución por zona geográfica de ascendencia es la siguiente:

Zacapoaxtla

Zaragoza

Tlatlauquitepec

Teteles

Atempan

Hueyapan

Chignautla

Jalacingo

No.

Persona

s

1

3

2

2

2

3

1

3

La distribución por sexo se encuentra de la siguiente manera: nueve mujeres y ocho hombres de los cuales 14 de los 17 trabajan además de estudiar para la ayudar en el gasto familiar, en las cuotas y materiales que la Universidad requiere para sus estudios.

Las edades oscilan entre los 20 y 25 años de edad y según las historias que cuentan 15 de los 17 integrantes del grupo tienen ascendencia indígena.

Desde la perspectiva de la formación de jóvenes Investigadores indígenas se espera que orienten sus acciones investigativas a la problemática social de su entorno; se vislumbran proyectos de investigación social.

Por lo tanto se requiere del desarrollo de proyectos de investigación rigurosamente científicos, contextualizados a su comunidad y se evaluará el proceso: pasos para lograrlo, actitudes, relaciones sociales establecidas, obstáculos y recursos.

La metodología es la forma en que se enfocan problemas y se buscan respuestas. En las Ciencias Sociales se refiere a la manera de realizar investigación ya que los intereses y propósitos del investigador lo llevan a elegir alguna metodología.

El objetivo de la metodología es generar un conocimiento válido y fiable; se encarga de otorgar el carácter intersubjetivo y potencialmente replicable de este, lo cual es condición necesaria para cualquier forma de explicación científica, sin importar el tipo que ésta sea, de las teorías utilizadas y del nivel de análisis que se utilice.

La metodología cualitativa ha recibido distintos nombres, entre ellos podemos observar: Paradigma cualitativo, metodología cualitativa, interpretativa, etnográfica, ecológica, etogenética, naturalista, fenomenológica, etnometodología, interaccionismo simbólico, constructivismo, observación participante, entre otros. Los distintos enfoque responden a enfoques ligeramente distintos pero todos ellos comparten nos principios comunes

(Pérez de Guzmán Puya, María Victoria, 2002 en López Noguero, Fernando;

2002:42).

Según Guba y Lincoln (1982, 1983) y Colás (1992) en López Noguero, Fernando 2002, podemos señalar las siguientes características de la investigación Cualitativa: a través de ella es posible obtener una concepción múltiple de la realidad, su principal objetivo es la comprensión científica de los hechos o fenómenos. A lo largo del trabajo de campo el investigador está interrelacionado con su objeto de estudio al mismo tiempo que interacciona e influye dialécticamente. Al hacer uso de la metodología cualitativa se tiene como objeto generar conocimiento que describa el caso individual que se está investigando.

Como características específicas se pueden mencionar que a través de la metodología cualitativa la fuente principal y directa de los datos son situaciones naturales ya que ningún fenómeno puede ser entendido fuera de sus referencias espacio-temporales y de su contexto. El investigador se convierte en el principal instrumento de recogida de datos por la razón sostenida de que la persona puede adoptar datos tan fiables como los generados por medios más objetivos.

Dentro de las principales ventajas de la metodología arriba mencionada podemos destacar su adaptabilidad para poder recoger información simultánea sobre múltiples factores y a varios niveles, tener una visión holística: es decir, capacidad para captar el contexto de forma global. Una mayor amplitud de conocimientos, posibilitando aprehender conocimientos de tipo proposicional o tácito, la posibilidad de explorar respuestas atípicas e idiosincráticas. Incorporación del conocimiento de intuiciones, aprehensiones o sentimientos, aplicación de técnicas de recogida de datos abiertas, por adaptarse a mejorar las influencias mutuas y ser más sensibles para detectar patrones de comportamiento.

No se debe dejar de lado que el muestreo es intencional y el análisis de datos inductivo, la teoría se genera a partir de los datos de una realidad concreta, no partiendo de generalizaciones a priori. El diseño de la investigación se va elaborando en la medida que avanza la investigación. La metodología cualitativa se plantea criterios de validez específicos, utilizando técnicas propias que garantizan la credibilidad de los resultados.

1. Retomar los resultados del Análisis de la Realidad

2. Retomar las conclusiones del Proyecto de Animación Sociocultural “Animación a la Inserción profesional con jóvenes indígenas de la UNIDES, Yaonáhuac, Puebla, México”.

3. Retomar las conclusiones generales del proyecto de Animación Sociocultural.

4. Conformación del grupo investigador

5. Encuadre

6. Aplicación de las nueve cuestiones de Ander-Egg.

7. Planteamiento del problema de investigación

8. Establecimiento de objetivos

9. Desarrollo de preguntas de investigación

10.Redacción de finalidades de estudio 11.Justificación la investigación y su viabilidad

12.Revisión bibliográfica

13.Detección de la literatura a lo largo de todo el proceso 14.Revisión de la literatura a lo largo de todo el proceso

15. Construcción del marco teórico

16.Diseño de la investigación

17. Determinación conceptual de las categorías a estudiar

18. Descripción del grupo de trabajo

19. Selección y adaptación de los instrumentos

20.

Aplicación de los instrumentos

21. Recogida de la Información

22. Análisis de los datos mediante la triangulación y complementación de instrumentos de investigación para la validación de resultados.

23. Interpretación de la Información

24. Formulación de conclusiones

25. Propuestas de mejora

26. Redacción del informe final

1. Se retomaron los resultados del Análisis de la Realidad como elementos para partir de ellos hacia una investigación del modelo Acción Participativa.

2. Se retomaron las conclusiones del Proyecto de Animación Sociocultural “Animación a la Inserción profesional con jóvenes indígenas de la UNIDES, Yaonáhuac, Puebla, México” para fundamentar la Investigación presente.

3. Se retomaron las conclusiones generales del proyecto de Animación Sociocultural y se incorporaron a la fundamentación que sirve como base a ésta investigación.

4. Se conformó el grupo investigador a través de la presentación del proyecto de investigación. El objetivo particular fue determinar el interés que el grupo tuvo; determinar el interés que los estudiantes tienen ante la elaboración de un proyecto de investigación.

5. Se solicitó a cada estudiante elegir un tema específico sobre el cual trabajar el proyecto de tesis.

6. Se realizó el encuadre en una reunión de trabajo donde se estableció un contrato por el cual cada parte asumió compromisos para el cumplimiento de los objetivos.

7. Se respondió a las nueve cuestiones de Ander-Egg (Ander-Egg en Herrera Menchén, 2005). El Investigador respondió a las cuestiones para ubicar el proyecto de investigación que echó a andar. Se desarrollaron las preguntas:

a. Que se quiere hacer, Naturaleza del proyecto

b. Por qué se quiere hacer, Origen y fundamentación

c. Para qué se quiere hacer, Objetivos y propósitos

d. Cuánto se quiere hacer, Metas, objetivos operativos

e. Dónde se quiere hacer, Ubicación, contexto.

f. Cómo se quiere hacer, Metodología, actividades y tareas

g. Cuándo se quiere hacer, Calendario y cronograma

h. A quienes va dirigido, Destinatarios

i. Quienes lo van a hacer, Recursos humanos

j. Con qué se va a hacer, Recursos materiales

8. Se redactó en el programa informático Word el Planteamiento del problema de investigación con la ayuda de revisión de literatura para dar objetividad al planteamiento.

9. Se establecieron los objetivos de la investigación para ubicarse y guiarse en ellos durante todo el proceso de investigación.

10.Se redactaron las preguntas de investigación para tomarlas como guía de la investigación y que las conclusiones respondan a tales planteamientos.

11. Se redactaron las finalidades de la investigación con el objeto de determinar hacia donde se dirigió la investigación.

12. Se razonó para poner en papel la justificación la investigación y se determinó a través de un análisis la viabilidad del estudio.

13. A lo largo de todo el proceso investigativo se realizó una revisión constante de bibliografía sobre los planteamientos teóricos, metodológicos y epistemológicos de dicho estudio.

14. Se realizó una detección de la literatura a lo largo de todo el proceso para actualizar en todo momento la investigación.

15. Se realizaron lecturas de documentos encontrados en torno al tema que ocupó la presente investigación.

16. Una vez detectado el marco teórico se pasó a redactar la justificación teórica que fundamenta la investigación para partir de ella hacia la construcción de nuevos conocimientos.

17. A partir de ello se realizó el diseño de la investigación con una orientación cualitativa y dentro del marco de la Educación Social.

18. Se determinación los conceptos y las categorías a abordar con sus respectivos teóricos, cuidando de la validez de ellos.

19. En una reunión el grupo de trabajo se auto-describió retomando datos del Análisis de la Realidad y datos a partir de la observación e interacciones con el grupo investigado.

20. Se presentaron, al grupo de trabajo, los avances del proyecto de investigación “Jóvenes investigadores indígenas; procesos e identidades”

21. Los miembros del grupo de investigación seleccionaron y adaptaron de los instrumentos que servirían para obtener los datos necesarios para conocer las categorías que se plantearon para la investigación.

a. Se realizaron lecturas sobre técnicas e instrumentos de recogida de información en Investigación social

b. Se seleccionaron las más pertinentes a los objetivos planeados.

c. Se diseñaron las páginas de la libreta de notas a fin de recoger información de manera ordenada.

22. Se realizó un re-encuadre en el grupo de discusión donde se establecieron y desarrollaron los siguientes puntos:

a. Cada miembro del grupo investigador mencionó el tema que había elegido.

b. Se diseñó el plan de acción.

c. El primer punto a tomar en consideración dentro de este grupo de discusión fue consensar la elaboración del proyecto de investigación individual. Dicho punto se logró de manera positiva.

d. El segundo punto que se abordó fue concientizar a los participantes en los aspectos que tienen que ver con la utilidad que el proceso descrito puede tener a la vida profesional y personal de cada sujeto.

e. El tercer punto dirigido por el grupo de discusión fue orillado a pensar sobre este proceso como un ejercicio de investigación que permitirá

desarrollar habilidades para la realización de la tesis y en caso de ser necesario cambiar de tema.

f.

El

cuarto punto abordado en el grupo de discusión fue acompañar a

los compañeros que aún no se decidían por un tema de investigación a tomar la decisión final.

g.

El

quinto aspecto tratado en el grupo de discusión fue que la tarea de

redactar en dos hojas que es lo que cada estudiante desea

h.

El

Sexto acuerdo fue presentar la redacción ante la plenaria grupal.

i.

El séptimo acuerdo consistió en el compromiso de adquirir bibliografía referente al tema que cada miembro del grupo eligió y llevar al grupo lecturas realizadas con su respectivo mapa cognitivo

por cada capítulo leído el día jueves 22 de Mayo de 2008.

j.

El

compromiso número ocho se relaciona a la búsqueda de material

científico redactado en artículos de revistas electrónicas ubicadas en Internet. Seleccionar dos referentes al tema de investigación elegido.

k.

La actividad número nueve se refiere a la aplicación de la técnica “V”

a los artículos. Con dicha técnica se encontrarían las partes del

diseño de la investigación dentro del artículo seleccionado. Actividad que se reportaría el 9 de Mayo.

l.

El

décimo acuerdo fue revisar modelos de investigación cualitativa

para definir el modelo que mejor se ajuste a los intereses de los miembros del grupo investigador.

m.

El acuerdo número once fue dar estructura a su proyecto de investigación dentro de la fecha del viernes 16 de mayo.

n.

El compromiso número doce fue solicitar a la Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla el Seminario de asesoría de Tesis para continuar con los trabajos de investigación bajo la tutoría de la

UNIDES.

o.

Se tomó como compromiso que cada día se elegiría a un relator y a un moderador distinto que coordinara y registrara la sesión de discusión grupal.

23. Se convocó a reuniones periódicas (grupos de discusión) para desarrollar los proyectos de investigación de los estudiantes de la UNIDES tomando como orientación aspectos que sugiere la Universidad Pablo de Olavide (UPO) para la elaboración de proyectos y de tesis de Maestría (UPO, 2007 y 2008) para lo cual se siguieron las actividades establecidas, y acordadas en grupo con anterioridad. 24.Se eligieron los temas de los proyectos de investigación por parte del grupo de trabajo conformado por estudiantes de la UNIDES. 25.Se expusieron las redacciones que los miembros del grupo investigador realizó ante la plenaria grupal 26.De manera grupa se buscó bibliografía referente los temas seleccionados. 27.Los estudiantes seleccionaron dos libros de referentes al tema de su proyecto de investigación. 28.El grupo de trabajo seleccionó de los libros adquiridos dos capítulos por cada libro para visualizar referencias acerca de la elaboración de su marco teórico. 29.Cada estudiante elaboró un mapa cognitivo por cada capítulo leído y lo presentó ante el grupo. 30.Búsqueda de dos artículos en revistas electrónicas científicas sobre el tema a tratar 31.Elaboración de la técnica “V” a cada artículo científico (Pimienta Prieto,

2007).

32.Elaboración de un marco teórico tentativo. 33.Búsqueda de modelos de investigación: Investigación Acción Participativa, Investigación por Estudio de casos, Investigación Fenomenológica, Investigación etnográfica e Investigación experimental. 34.Investigación de técnicas de recogida de información. 35.Se aplicaron de manera simultánea a la elaboración de proyecto y dentro del grupo de discusión las técnicas de observación y de registro en diario de campo. 36.Recogida de la Información

a. Se transcribió la información con ayuda de miembros del grupo de trabajo.

b. Se extrajo de la información recogida cuál es la más interesante al

estudio. 37.Se retomó y modificó el diseño de una entrevista elaborada por la Psic.

Fabiola de Anda Pérez. 38. Se aplicó una entrevista semi-estructurada referente a la Identidad.

a. Se seleccionaron los candidatos a entrevista

b. Se les citó para llevarla a cabo.

c. Se aplicó y se grabó el audio de la entrevista.

39. Se

su

correspondiente análisis mediante la triangulación y complementación de instrumentos de investigación y con ello obtener la validación de los resultados.

reunieron

los

datos

recogidos

hasta

el

momento

para

a. Organizar la información

b. Realizar relaciones y correlaciones de los datos.

c. Triangular

d. complementar

40.Interpretación de la Información

a. Resumir,

crear

una

explicación

comunidad. 41.Formulación de conclusiones

a. Análisis de la información

que

sintetice

i. Datos más relevantes del estudio

cómo

es

esa

ii. Valoración y percepción que tiene el grupo y el sector

iii. Valoración en función de los criterios de la institución

iv. Punto de vista del investigador y del grupo colaborador sobre

la magnitud del problema o sobre la situación que se estudia. Pronóstico

b. Propuestas de actuación

i. Prioridades a trabajar en función de la investigación

ii. Finalidades a cubrir en corto plazo

iii. Posibilidades que tiene trabajar en ese sentido

c. Devolución de las principales conclusiones

i. Decidir a quien se va a devolver la información

ii. De que forma

iii. Dividir responsabilidades y tareas

42.Propuestas de mejora 43.Redacción del informe final

En el presente apartado se describen las principales características de los instrumentos y las técnicas de recogida de datos para la investigación social. La sección se remite, también, a declarar acerca de la validez y la fiabilidad de cada una de ellas por las características mismas de las técnicas y los instrumentos.

Otro elemento que dio validez fue el uso del enfoque multimétodo de investigación a través de la triangulación y complementación en la cual una técnica se respaldó con otra para dar fiabilidad.

La investigación Cualitativa es un proceso activo, sistemático y riguroso de indagación dirigido en el cual se toman decisiones sobre lo investigable. La Investigación Acción Participativa (IAP) se orienta hacia la práctica y requiere la presencia de un grupo.

La IAP es una forma de indagación introspectiva colectiva empleada por participantes en situaciones sociales con el objeto de mejorar la racionalidad y la justicia de sus prácticas sociales o educativas, complementar esas prácticas y de las situaciones en las que éstas tienen lugar.

Un punto fundamental en la IAP es la toma de decisiones y el cambio. El grupo de discusión consiste de personas que interaccionan entre sí, tienen consciencia de pertenencia y de compartir unos objetivos comunes.

Las relaciones que se establecen en los grupos de discusión producen cambios en los miembros que lo conforman porque las ideas y los pensamientos que se expresan promueven la reflexión individual y colectiva, por lo que se requiere de una escucha activa.

En una discusión grupal a través de preguntas abiertas y de la observación podremos determinar ideas, conocimientos, conceptos, actitudes, valores, percepciones y opiniones. Las preguntas promueven la participación de manera similar la metodología Mayéutica de Sócrates.

Para Krueger, (1998:24 y 35) “un grupo de discusión puede ser definido como una conversación cuidadosamente planeada, diseñada para mantener información de un área definida de interés, en un ambiente permisivo, no directivo”. Tienen un propósito muy definido: determinar las percepciones, sentimientos y maneras de pensar de las personas acerca de las situaciones que viven y los servicios que utilizan.

Ibañez (2000:263), afirma que “el grupo de discusión exige un diseño abierto y una integración de los investigadores, como seres concretos, como sujetos en proceso, en el proceso de investigación… Los datos producidos por el proceso de investigación –modificándolo-; ésta modificación le pone en disposición de registrar la impresión –y dirigir mentalmente- de nuevos datos, y así se abre un proceso dialéctico inacabable.”

Cirigliano-Villaverde (1981:143) define al grupo de discusión como un número reducido de personas, entre cinco y veinte, que se reúnen para intercambiar ideas sobre un tema de manera libre e informal, aunque con un mínimo de normas. Se trata pues de un intercambio cara a cara entre personas que poseen un interés común para discutir un tema, resolver un problema, tomar

decisiones o adquirir información por aporte recíproco”. El cumplimiento de estas normas generales lo diferencian de una charla o conversación cotidiana.

Hill (1974:15-17) expresa que es un método interactivo de las ideas presentadas y conocidas previamente por los participantes, utiliza el habla para adquirir conocimientos, no como ornamentación sino para usarlos.

Canales y Peinado (1995:289 y 295), afirman que “el grupo de discusión es una técnica que trabaja con el habla. En ella, lo que se dice –lo que alguien dice en determinadas condiciones de enunciación-, se asume como punto crítico en el que lo social se reproduce y cambia, como el objeto, en suma, en las Ciencias Sociales”. En toda habla se articula el orden social y la subjetividad.

Organización y funcionamiento de los grupos de discusión

Las normas básicas de organización y funcionamiento de un grupo de discusión se establecen en función de los objetivos en los cuales se define sobre qué se va a trabajar, se explica para qué se realiza el trabajo y se responde a la pregunta ¿Qué debe hacerse?

Al establecerse un grupo de Discusión se debe determinar el tipo de información que se necesita y conocer por qué se necesita dicha información. Es necesario exponer los cambios que se esperan conseguir, por lo tanto se recogen datos de la vida real en un entorno social concreto.

En un grupo de estas características se arma discusión sobre el tema previsto en la fase de reconocimiento de la realidad y de acuerdo con la definición del problema a investigar. En algunos casos se selecciona a los participantes de acuerdo con los objetivos de investigación.

Con referencia a los participantes del grupo de discusión, estos se convocan anticipadamente informando sobre el objetivo de la reunión, de los objetivos que se pretenden y de la cuestión a tratar.

La discusión se centra en torno a una idea, preocupación común al mismo tiempo que se comparten objetivos. Una característica más es el desarrollo de consciencia de pertenencia al grupo, la interacción entre los participantes y el conocimiento de las características de sus miembros, sus intereses, sus necesidades, motivaciones.

En los grupos de Discusión se presenta, en los miembros, la disponibilidad para participar, una comunicación recíproca leal, sincera, respetuosa, cordial y se asumen y comparten tareas, responsabilidades, éxitos y dificultades. Se ponen en práctica los valores que presiden una convivencia en paz y armonía.

Cuando se presentan conflictos se resuelven desde la perspectiva positiva del mismo, como la posibilidad de aprender algo nuevo. Siempre y en todo momento se fomenta una actitud de colaboración, cooperación, negociación y de autocrítica.

Tanto el investigador como el grupo de trabajo consideran el lenguaje verbal y no verbal presentado en el transcurso de las sesiones así como la atención y el cuidado con la naturaleza de las preguntas.

La investigación cualitativa presenta flexibilidad en diversas áreas y fases,

el grupo de discusión no está exento de esta ya que la requiera para incorporar las

nuevas necesidades, cambios e imprevistos como consecuencia de la

intervención.

Los participantes comprenden el proceso, los diferentes elementos que intervienen. Favorece la participación, facilita la consecución de los objetivos y la reestructuración en caso de presentarse la re-dirección de los objetivos.

En relación a los espacios y el tiempo, se seleccionan el lugar de la reunión

y toma en cuenta la facilidad de localización, habitualmente conviene que esté

aislada de ruidos exteriores y de distracciones visuales o sonoras que dificulten la comunicación. El ambiente físico es favorable, cómodo, adecuado para la

actividad que va a realizar

Se ha de cuidar las condiciones ambientales de frío, calor, se evitan locales que puedan tener algún tipo de connotación negativa para los asistentes, la posición física del grupo ha de ser colocándose en círculo para tener una comunicación cara a cara. Se establecerá un tiempo de inicio y de finalización de la sesión, la distribución es flexible de los aspectos a discutir y del tiempo asignado.

Para las conclusiones y síntesis dentro del grupo de discusión se asigna un tiempo al final, se elabora un guión con los aspectos a tratar en la próxima reunión, si bien esta propuesta inicial se puede modificar como consecuencia de las nuevas necesidades.

En relación al grupo el intercambio de ideas sigue cierto orden lógico de acuerdo con el objetivo central de cada reunión, aunque en un clima de libertad y espontaneidad. En cada reunión se cuenta con un coordinador y con un secretario, funciones que deben ser rotativas para promover el desarrollo de capacidades, evitar posibles hegemonías y relaciones de poder. La función del coordinador consistirá en promover la participación de todos, evitar la monopolización de la palabra y de las divagaciones innecesarias, mantener un ambiente informal y cordial…

La discusión se desarrolla en un clima democrático de participación, de confrontación de opiniones desde el respeto, la cordialidad y la escucha activa. Puede haber un registro de la discusión mediante un magnetofón, video, anotaciones tomadas por el moderador y secretario para evitar la pérdida de información relevante. La necesidad de utilizar estos recursos tiene que ser conocida y compartida por los asistentes.

A toda costa se evita el uso de recursos que distorsionen la participación además de el establecimiento de unas reglas, un procedimiento del grupo de discusión compartido. Se forman grupos homogéneos o heterogéneos en función de los objetivos que pretendamos y de las posibilidades de comunicación entre los participantes.

A lo largo de la sesión grupal se mantiene una discusión guiada, con espontaneidad y libertad; y el número de participantes es aconsejable entre cinco

y diez personas. La confrontación de opiniones basadas tanto en el estudio previo de la cuestión a tratar como en lo escuchado en la reunión.

Las relaciones interpersonales amables basadas en la sinceridad, el respeto y la colaboración permiten una estructura horizontal en la que el liderazgo sea compartido para promover el desarrollo de capacidades. Es a través de la participación de sus componentes en la formulación de sus objetivos que se incremente la conciencia de grupo y la corresponsabilidad en el diseño, ejecución

y evaluación del plan.

la

colaboración y el consenso sin descuidar el rigor metodológico y de sistematización. Se presenta una evaluación continua de acuerdo con la metodología de la investigación-acción y se presentan informes escritos.

En

un

grupo

de

Discusión

se

toman

decisiones

basándose

en

Como toda técnica los grupos de discusión tienen sus dificultades, las cuales damos a conocer a continuación. Pudiera ser que los participantes desconozcan la dinámica de un grupo de este tipo, también es posible que haya una contaminación ante la participación previa en otro grupo de discusión.

El desconocimiento entre los participantes puede generar trabas para constituir el grupo e incluso repercutir en la asistencia a las reuniones. Todas estas dificultades pueden crear una dificultad para sistematizar los datos.

Ante el nacimiento de un grupo de discusión es prioridad procurar que no existan intenciones ocultas para no generar desconfianza ante la participación y y afectar el compromiso con los objetivos propuestos.

Investigación mediante grupos de discusión

El investigador debe cerciorarse del encuadre del grupo establecido a través de un mapa general y guía orientativa para el investigador y los participantes. Éste distingue diferentes pasos que se pueden alterar para adecuarse a las diferentes condiciones que se originan.

Algunas de las recomendaciones en esta fase son definir términos y conceptos para evitar errores semánticos, informar sobre la situación a discutir para contribuir a delimitar el área problemática e iniciar el debate. Identificar los principales temas y subtemas ayudará a distribuir el tiempo para tratar los diferentes aspectos.

Con una planeación sistemática son mas fácilmente discutibles los principales aspectos ya que los temas han sido seleccionados y se les ha asignado el tiempo y la prioridad.

La aplicación e integración de conocimientos se hace presente ante la aplicación y el uso de conocimientos que deben tener un valor personal y un significado. Esto motiva a los participantes de manera muy fuerte. El desarrollo de la habilidad para pensar críticamente sería uno de los grandes logros. Requiere de un esfuerzo para superar la carga afectiva que se produce en los grupos.

A lo largo de la investigación y el funcionamiento del grupo de discusión se presentan momentos de evaluación de los logros individuales y de grupo, esto es imprescindible para que un grupo funcione y sea efectivo.

Existen roles del grupo y habilidades que se desarrollan en los miembros a través de tareas específicas para la discusión de una cuestión. Estos son iniciar, dar y pedir información, dar y pedir opiniones, repetir y dar ejemplos, confrontar y someter a prueba con la realidad, aclarar, sintetizar y resumir.

Las principales tareas desarrolladas en un grupo de discusión son comprobar la asistencia, controlar el tiempo, evaluar y diagnosticar y determinar normas que regulen la conducta de los miembros. Con respecto a los roles de

mantenimiento del grupo se observan personas que promueven la participación, apoyan, estimulan, elogian y escuchan activamente tanto como aliviar la tensión del grupo.

Algunos posibles indicadores para evaluar un buen grupo son la creación de un clima cálido, receptivo y no amenazador; que el trabajo a realizar se presente como una actividad de cooperación y se acepte como la razón de ser del grupo, que todos participen e interactúen, que se distribuyan las funciones del liderazgo. La discusión se realiza de forma adecuada, eficiente y resulta

agradable, la evaluación se acepta como parte inteligente de la actividad del grupo

y que los miembros asisten regularmente y vienen preparados sobre las cuestiones a debatir.

Para Krueger (1998:56-150 en López Noguero, 2002) la investigación

mediante grupos de discusión consta de tres fases; El diseño de la investigación,

la

realización de las entrevistas corresponde a la fase de conducción de grupos y

el

análisis de datos con la respectiva redacción del informe de resultados.

Ésta es una de las técnicas utilizada para recabar información en el presente estudio, otra de ellas es la observación participante. Ambas comparten la característica de obtener basta información del contexto en el que sucede el fenómeno a estudiar.

La investigación cualitativa pretende comprender la situación de estudio, el observador participa como miembro del grupo social, toma nota de las situaciones y las recrea en el proceso de estudio. Es propia de la fenomenología.

En la Observación participante, el observador intenta entender el fenómeno social desde la perspectiva de una persona. El objetivo no es un frío conocimiento científico, sino un entendimiento del fenómeno y ofrece un conocimiento holístico,

todas las observaciones e interpretaciones están dirigidas a entender las relaciones de los elementos dentro de todo el sistema.

El principio de contextualización de la observación participante requiere que todos los datos sean considerados solamente en el contexto en el que fueron obtenidos.

Las ventajas a las cuales con encontramos son que proporciona una visión global y holística y describe relaciones tal y como ocurren en los contextos en los que se observa. Dentro de las desventajas podemos encontrar que requiere de atención y de un observador muy experto, se requieren observaciones continuas y por largos espacios de tiempo, se recoge gran cantidad de materia escrito que dificulta su organización e interpretación, la validez de los datos puede verse afectada por las características personales del observador y por su mejor o peor integración al grupo observado.

“La observación participante es la principal técnica de recogida de datos en la metodología cualitativa. Supone la interacción social entre el investigador y grupos sociales. Su objetivo es recoger datos de modo sistemático a través de un contacto directo en contextos y situaciones específicas. Mediante la observación directa se intenta obtener una visión global de la realidad para una mejor compresión de la misma”. Colás, P. Bendía, L. (1992).

La observación participante es utilizada en las Ciencias Sociales y educativas tanto por el enfoque positivista como el interpretativo o hemenéutico. La investigación social requiere un mínimo de participación. Desde el positivismo la participación plantea problemas porque no admite la relación entre el observador y el elemento observado (una característica de las ciencias naturales). Con el fin de solventar el problema se recurre a la observación participante.

La serie de pasos para el diseño de investigación usando como técnica la observación participante según Bisquerra (Bisquerra, 1989) es: Identificar y formular una definición general del fenómeno objeto de estudio, formular una

explicación hipotética del fenómeno, determinar cómo vamos a recoger y describir los datos observados y tener en cuenta si se necesita categorizar previamente, estudiar un caso a la luz de la hipótesis con el objeto de determinar si esta hipótesis se ajusta a los datos, si no se ajusta, se reformula la hipótesis o se redefine el fenómeno como consecuencia el caso estudiado queda excluido.

De manera posterior se Incorporan los hallazgos individuales en un modelo de organización. En este momento el investigador establece correlaciones entre las variables detectadas con la intención de captar si determinados fenómenos son elementos determinantes en la influencia sobre otros eventos, si una situación

o fenómenos se adecuan a lo que se ha descrito en la fase teórica. La recogida e

interpretación de datos, es la fase final del análisis sistemático de la observación

participante y se basa en una re-comprobación y análisis más pausado de los datos.

Después de examinar un reducido número de casos, se puede lograr una certeza práctica. El descubrimiento de casos negativos refuta la explicación provisional y requiere una nueva reformulación. Este procedimiento de examinar casos, redefinir el fenómeno y reformular la hipótesis se continúa hasta que se establece una relación universal. Cada nuevo caso negativo requiere siempre una redefinición del fenómeno o reformulación de la hipótesis.

El uso del diario de campo ha de fundamentarse desde un enfoque sociológico

aplicando las reglas del relato. Con él se pretende obtener una variedad de datos

a través del uso de un cuaderno de notas que permitirá recoger la información de

forma inmediata sobre el terreno. Los datos que aporta consiguen el análisis de la situación vivida por el observador, estos datos procesados son la base para los registros a desarrollar en el Diario de Campo.

La finalidad de esta propuesta es desarrollar un diario de campo que posibilite un instrumento para el registro de información posibilitado la reflexión, el análisis,

el establecimiento de hipótesis sobre nuestra investigación o intervención, para su manejo se emplea una técnica hipotética deductiva desde la que poder integrar en el análisis y conclusiones, sentimientos, interpretaciones y datos objetivos.

Las anotaciones responden a los comportamientos observados, las interpretaciones de lo observado y descripciones de sucesos objetivos confirmable por más de un observador. Por tanto, de acuerdo a la naturaleza de los sucesos las anotaciones son certezas, no certezas y veracidades.

Durante el proceso de observación participante se registrarán los participantes, el ambiente, el objetivo de la actividad en la que se desarrolla la observación, el comportamiento social, los aspectos temporales. La estructura del diario de campo favorece el proceso lógico que orienta al observador a la extracción de conclusiones de datos registrados. Será un soporte para un proceso analítico de la realidad observada.

Se establecen tres apartados diferenciados para el desarrollo de las anotaciones que contiene el diario: Un primer apartado de carácter descriptivo en el que se registran las anotaciones que responden a la cuestión ¿Qué ocurre?, un segundo de carácter analítico en el que se registran procesan las anotaciones que responden al ¿Cómo ocurre? El apartado de carácter crítico en un tercer lugar, en el que se registran anotaciones que responden a la cuestión ¿Por qué ocurre?

De acuerdo a lo establecido en este estudio la entrevista es una conversación que tiene
De acuerdo a lo establecido en este estudio la entrevista es una conversación
que tiene una estructura y un propósito, (Alvarez-Gayou, 2005); en la Investigación
cualitativa, la entrevista busca entender el mundo desde la perspectiva del
entrevistado y desmenuzar los significados de sus experiencias.

Los elementos que comprende una entrevista cualitativa, (Kvale, 1996 en Álvarez-Gayou, 2005), son los doce siguientes:

Mundo de la vida. Se considera que el tema de la entrevista cualitativa es la vida de la persona entrevistada y su relación con la propia vida. Significado. La entrevista busca descubrir e interpretar el significado de los temas centrales del mundo del entrevistado. El entrevistador registra e interpreta el significado de lo que dice y la forma en que se dice. Cualidad. La entrevista busca obtener un conocimiento cualitativo por medio de lo expresado en el lenguaje común y corriente y no busca la cuantificación. Descripción. La entrevista busca descripciones ricas de los diversos factores de la vida de las personas. Especificidad. Se persiguen descripciones de situaciones específicas y no opiniones generales. Ingenuidad propositiva. El entrevistador mantiene apertura plena a cualquier fenómeno inesperado o nuevo, en vez de anteponer ideas y conceptos preconcebidos. Focalización. La entrevista se centra en determinados temas: No está estrictamente estructuradas con preguntas estandarizadas, pero tampoco es totalmente desestructurada. Ambigüedad. Las expresiones de las personas entrevistadas pueden en ocasiones ser ambiguas, reflejando así las contradicciones con las que vive una persona en su mundo. Cambio. El proceso de ser entrevistado puede producir introspección en el individuo, por lo que, en el curso de la entrevista, éste puede cambiar las descripciones o los significados respecto de cierto tema. Sensibilidad. Diferentes entrevistadores propician diferentes respuestas sobre determinados temas, dependiendo de su grado de sensibilidad y conocimiento sobre el tema en particular

Situación interpersonal. El conocimiento se producirá a partir de la interacción personal durante la entrevista. Experiencia positiva. Una entrevista de investigación bien realizada puede constituir una experiencia única y enriquecedora para el entrevistado, quien a lo largo de ella puede obtener visiones nuevas acerca de su propia situación de vida.

La planeación de una entrevista cualitativa para una investigación requiere una serie de estadios básicos (Kvale 1996, en Álvarez-Gayou, 2005).

Selección del tema. Diseño. Entrevista Transcripción. Análisis. Verificación. Preparación del Informe.

La calidad de una entrevista se evalúa a través de ciertos criterios propuestos por Kvale y a continuación se describen.

Las contestaciones del entrevistador se presentan espontáneamente, con riqueza y especificidad, y han dado respuesta de manera importante al entrevistador.

El entrevistador da seguimiento y clarifica los significados de los elementos importantes de las respuestas. La entrevista ideal se interpreta en gran medida durante la entrevista

Las preguntas son breves y más amplias las respuestas.

misma. El entrevistador intenta verificar sus interpretaciones de las respuestas.

La entrevista es comunicable por sí misma, es decir, es una historia que no requiere muchas descripciones ni explicaciones adicionales.

Se retomó una entrevista semiestructurada con la fundamentación de la teoría de las representaciones sociales para conocer la identidad de los miembros del grupo de trabajo mediante una entrevista a profundidad.

Los aspectos de dicha entrevista fueron organizados por la Psicóloga Fabiola de Anda Pérez para el estudio de las identidades de adolescentes indígenas en una escuela de nivel medio-superior en San Andrés Tzicuilan, Cuetzalan, Puebla. A tal instrumento se le realizaron adaptaciones por Saúl Miranda Ramos y el resultado final fue el siguiente:

1. ¿Cuál es tu nombre?

2. ¿Qué edad tienes?

3. ¿Cuáles son tus ocupaciones?

4. ¿De dónde eres?

5. ¿Qué caracteriza al lugar de donde eres?

6. ¿Qué es ser joven?

7. ¿Qué es lo positivo de ser joven?

8. ¿Qué es lo negativo de ser indígena?

9. ¿Cómo ven los “no jóvenes” a los jóvenes?

10.¿Cómo ven los jóvenes a los “No jóvenes”? 11.¿Qué es ser indígena? 12.¿Qué es lo positivo de ser indígena? 13.¿Qué es lo negativo de ser indígena? 14.¿Cómo ven los indígenas a los no indígenas? 15.¿Cómo ven los no indígenas a los indígenas? 16.¿Eres indígena? Si, No, ¿Por qué? 17.¿Qué es ser joven indígena?

18.¿Qué es lo positivo de ser joven indígena?

19.¿Qué es lo negativo de ser joven indígena?

Para la investigación en Educación Social el análisis de datos es un modo sistemático de aprehender hechos, fenómenos y significados. Con este análisis se orientan los actos del investigador en actos de lo que los datos recabados significan para el grupo de trabajo y para él mismo.

En esta sección el lector puede percatarse de la existencia de datos colectados mediante las técnicas aplicadas. Estos datos son básicamente palabras y textos. Dichas palabras cobran entidad y adquieren significado para tanto para el investigador como para el grupo de trabajo. El significado aludido es un nuevo código.

En este estudio se presentan datos cualitativos que acercan al modo en que el grupo de trabajo articulan su visión del mundo, la forma en cómo han creado sus lógicas de justificación y el establecimiento de reglas para regular sus conductas.

Los datos recabados en el proceso de investigación llevado hasta este momento no pueden responder a los planteamientos iniciales si no son organizados y manipulados de alguna forma. La forma en las cuales se realizó es a través del establecimiento de relaciones, la interpretación, extracción de significados relevantes al problema abordado.

Analizar significa examinar las partes de un objeto por separado y las relaciones existentes entre ellas para construir un todo significativo (Spradley, 1980 en López Noguero, Fernando; 2002). Un análisis de datos implica manipular, transformar, reflexionar y comparar desde los datos para extraer significados