Está en la página 1de 4

Clase Dominical 03-22-09

Tema: Oración por Liberación


Texto: Salmo 40 (Hebreos 10)

Intro: Durante la clase pasada hicimos mención sobre algunos de los sacrificios que el pueblo de Israel ofrecía a
Dios, todos estos quedaron establecidos en la Ley de Moisés y eran observados por el pueblo, sin embargo con el
tiempo Dios rechazo los sacrificios por que estos no se ofrecían conforme a lo establecido por Dios, esta expresión
del salmista David en el capitulo 40 nos lo confirma, El salmista pudo entender que era mas importante la obediencia
que los sacrificios, que era mas acepto un corazón humillado y contrito delante de Dios que mil holocaustos. La
obediencia juega un papel muy importante de cada uno de nosotros, el rendirse a la voluntad de Dios, pesa mas que
cualquier sacrificio, Esta cita fue usada por el autor de la carta a los Hebreos para hacer referencia a la obra
redentora de Cristo, quien se sujeto en obediencia a la voluntad de Dios al plan de redención.

Hebreos 10:1-4
1
Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por
los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. 2De otra
manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de
pecado. 3Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; 4porque la sangre de los toros y de los
machos cabríos no puede quitar los pecados.

Para poder comprender los versos 5, 6 y 7 de este capitulo nos es necesario leer todo el contexto anterior, lo primero
que el autor de esta carta menciona es que la ley, en referencia a la Ley de Moisés, que también se le conoce como
Tora palabra hebrea que significa enseñanza o instrucción o ley, también se le llama entre los cristianos Pentateuco,
palabra griega que significa “cinco cajas” en referencia a los cinco cilindros donde se guardaban los rollos de los
primeros cinco libros de Moisés que son los primeros cinco de la biblia hebrea, los cuales tienen toda la enseñanza e
instrucción divina para el pueblo de Israel.

Ahora esta ley a la que se refiere el autor de esta carta tenia solo la sombra de los bienes que estaban por venir, es
decir era una ley que aun no manifestaba lo que estaba por venir, la expresión es comparativa entre una imagen o
una estatua la cual al interceptar la luz proyecta una sombra, la cual al observarla no refleja la imagen clara de la
estatua.

La ley nunca puede por medio de los sacrificios que se hacen incesantemente cada año hacer perfectos a los que se
acercan a Dios, es decir los sacrificios que se ofrecen según la lay nunca pueden completar o hacer completo al que
se acercan a rendir culto o adoración a Dios, la palabra griega “teleioo” significa completar, lograr, consumar en
carácter, perfeccionar o perfecto.

Si la ley con sus sacrificios pudiera purificar a los que se acercan a Dios entonces ya no habría necesidad de ofrecer
mas sacrificio, pues ya no se sentirían culpables de pecado o no tendrían conciencia de pecado, por el contrario los
sacrificios lo que hacían era hacerlos concientes de su pecado año tras año y que nunca ellos mismos podrían
acercarse a Dios, sino solo por medio del sumo sacerdote en el día de la expiación con la sangre del becerro y los
machos cabrios la cual nunca puede quitar los pecados, solo los cubría.

Hoy en nuestros días cualquier persona que quiera acercarse a Dios por medio de sacrificios, u obras que el pudiera
hacer, cualquier acto como el portarse bien, o ir a la iglesia, o ayudar a los necesitados, ir a misa, hacer penitencia,
prender una veladora para ganar el favor de Dios, tiene el mismo efecto que los sacrificios que el pueblo de Israel
ofrecía a Dios, un efecto nulo, nada de eso sirve para tener acceso a Dios.

Hebreos 10:5-7
5
Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo. 6Holocaustos
y expiaciones por el pecado no te agradaron. 7Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad,
como en el rollo del libro está escrito de mí.

La expresión “por lo cual” confirma que por cuanto los sacrificios de la ley son ineficaces para redimir o expiar el
pecado del ser humano, el Verbo de Dios tomo forma humana, la expresión “me preparaste cuerpo” es una clara
referencia a la encarnación de Jesús el Hijo de Dios, por cuanto los holocaustos y las expiaciones por el pecado no
podían satisfacer la demanda de Dios, por cuando no le complacían, por lo cual el Señor Jesús no estimando ser
igual a Dios se despojo así mismo tomando forma de siervo, se hizo semejante a los hombre y en esta condición se
humilla así mismo muriendo en la cruz por nuestros pecados, el es el sacrificio perfecto de Dios por el pecado.
Hebreos 10:8-9
8
Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las
cuales cosas se ofrecen según la ley), 9y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita
lo primero, para establecer esto último.

El sacrificio de Jesús en la cruz del calvario, su sangre derramada es suficiente para quitar el pecado del mundo y de
cada ser humano, cuando Juan el bautista vio a Jesús exclamo; He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del
mundo, cuando Cristo hizo la voluntad del Padre quito lo primero, es decir abolió la ley, el antiguo pacto juntamente
con sus sacrificios, ofrendas, holocaustos y expiaciones que no podían quitar el pecado, para establecer esto ultimo,
es decir el sacrificio de Jesús como ofrenda y sacrificio por el pecado y establecer un nuevo pacto.

Hebreos 10:10-12
10
En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.
11
Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que
nunca pueden quitar los pecados; 12pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los
pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.

En la voluntad de nuestro Padre celestial es que nosotros somos santificados, la manifestación de su amor, su
misericordia y su gracia es por su voluntad, nuestra salvación vino a nosotros por su voluntad, la voluntad de Dios
por la obediencia de Cristo, nuestra santificación fue mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo, la cual se hizo
una vez y para siempre, el sacrificio de su cuerpo, el derramamiento de su sangre por los pecados fue hecho una
sola vez y es efectivo para siempre, y una vez ofrecido el sacrificio de su cuerpo se sentó a la diestra del Padre.

Mientras los sacrificios conforme a la ley se ofrecían los sacerdotes nunca podían sentarse, pues los sacrificios a
Dios se ofrecían todos los días, por las mañana y por la tarde, así que nunca se sentaba el sacerdote pues tenia que
estar ministrando constantemente a Dios, al decir que Cristo se sentó después de ofrecerse como el sacrificio
perfecto y agradable a Dios, da por terminado el sacerdocio levítico.

Así que cualquier sacerdote que ofrezca otra vez a Jesús como un sacrifico a Dios para la remisión de pecados
blasfema, pues enfáticamente la Biblia que es la Palabra de Dios declara que ya no se puede ofrecer a Jesús como
sacrificio otra vez, pues su sacrificio fue hecho una vez y para siempre, Romanos 6:9 dice; “que Cristo, habiendo
resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea mas de el.

Es una blasfemia considerar que Jesús es realmente un pan, y que el vino realmente es su sangre, esto es
antibíblico y no tiene sustento, la iglesia romana tiene como dogma esta herejía y sacrifican a Cristo en la misa
renovando el sacrificio de la cruz sobre el altar y reciben perdón de pecados a través del sacramento de la penitencia
invalidando el sacrificio único y suficiente de Jesús en la cruz del Calvario.

Mateo 26:26
26
Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es
mi cuerpo. 27Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28porque esto es mi
sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29Y os digo que desde
ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi
Padre.

Para ratificar lo que le estoy diciendo el pasaje anterior declara que hay un nuevo pacto el cual se estableció por
medio de la sangre de Cristo, la cual fue derramada para la remisión de pecados, ningún sacramento penitencial
tiene valor para el perdón de pecados, en este mismo texto Jesús declara que su sangre que esta contenida en la
copa es simboliza y no literal, pues el mismo le llama el fruto de la vid, por ende consideramos el pan también
simbólico, esto marca la diferencia entre nosotros y ellos, en que el pan y el vino simbolizan el cuerpo y la sangre de
Jesús.

Hebreos 10:14-18
14
porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. 15Y nos atestigua lo mismo el
Espíritu Santo; porque después de haber dicho: 16Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice
el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, 17añade: Y nunca más me acordaré de
sus pecados y transgresiones.18Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

Esta declaración es maravillosa, pues al principio de este capitulo mencionábamos que los sacrificios del antiguo
pacto no podían hacer perfectos a los que se acercaban a Dios, por el contrario cada año se hacia memoria de los
pecados, dijimos que la palabra griega “teleioo” significa completar, lograr, consumar en carácter, perfeccionar o
perfecto.
Este termino griego viene de otra palabra que se escribe muy parecida y es “teleio” que se traduce por completo,
alcanzar madurez, completo, maduro, perfecto, y ambas provienen de una raíz griega “telos” que significa meta o
fin, conclusión de un acto o estado, terminación, resultado, esta frase se usa para una deuda que esta pagada y
cancelada, de donde se deriva otra, “teleo” significa terminar, completar, ejecutar, concluir, descargar una deuda,
pagar, satisfacer, terminar, acabar, consumar, cumplimiento, cumplir, de esta palabra se deriva otra “tetelestai”
¿sabe usted quien dijo esta palabra?

Juan 19:30
30
Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

Cuando el Señor Jesús estaba ofreciendo su cuerpo y su sangre como el sacrificio único, perfecto y acepto ante
Dios, el sacrificio que agrado y complació a Dios, exclamo a gran voz “tetelestai” terminado esta, se ha completado
la obra de la redención, ha concluido la separación de Dios y el hombre, se ha descargado la deuda, esta cancelada,
se ha pagado el precio por la redención del hombre, consumado esta, he terminado, he acabado la obra de
redención, he cumplido!

Ahora nos hizo completos o perfectos para poder acercarnos a Dios, ya no necesitamos sacrificar victimas, tenemos
acceso a la presencia de Dios por medio del Cristo. Hemos entrado en este Nuevo Pacto en el cual tenemos mejores
promesas, Dios ha puesto su Palabra en nuestros corazones, y las ha escrito en nuestras mentes, y nunca más se
acuerda de nuestros pecados y transgresiones.

Dios nos ha sacado de una vida alejada de su presencia, de una vida de religiosidad, de una vida que aun cuando
nos esforzaremos a agradarle nunca podríamos hacerlo, pues todas nuestra justicias eran como trapos de
inmundicia, pues Dos nos ha redimido y no se necesita mas ofrenda por el pecado.

Hebreos 10:19-22
19
Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, 20por el
camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21y teniendo un gran sacerdote
sobre la casa de Dios, 22acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los
corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura

La sangre de Jesús nos trajo perdón de pecados y acceso a la presencia de Dios, por un camino nuevo y vivo o
recién sacrificado, recién degollado, su carne fue rasgada, de la misma manera que en el templo el velo se desgarro
permitiendo el acceso a la presencia de Dios, la cortina que separaba los dos lugares y que no permitía que el
sacerdote mirara el lugar santísimo. Así mismo el cuerpo de Cristo nos ha abierto el acceso a la presencia de Dos,
así que lo que nos resta es acercarnos con un corazón verdadero,

Con la firme convicción de que el sacrificio de Cristo es suficiente y con los corazones purificados de mala
conciencia, y los cuerpos lavados con agua pura que representa la Palabra.

Una de las verdades de Dios es que el nos ha sacado de una religiosidad a una comunión profunda e intima con el,
Dios nos ha completado para que podamos acercarnos confiadamente ante el trono de su gracia para alcanzar
misericordia, no permitamos que el conformismo, el aburrimiento o la monotonía nos lleve a una religiosidad que no
le agrada a Dios, por el contrario aprovechemos esta libertad con la cual nos hizo libres, para caminar bajo su
voluntad.

vv. 23
23
Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

También podría gustarte