Está en la página 1de 112

BIBLIOTECA

CLASICA GREDOS

PETRONIO

INTRODUCCI~N. T A ~ A D U C C I ~Y N NOTAS DE

LISARDO RUBIO

FERNANDEZ

EDITORIAL GREDOS

Asesor para la sección latina: SEBASTIAN MARI=

BIGORRA.

Según las normas de la B. C. G.. esta obra ha sido revisada C. D ~ AYZD~Az. por MANUEL

INTRCIDUCCION

L A NOVELA LATINA
O EDITORIAL CREDOS, S. A.

Sánchez Pacheco, 81, Madrid. España, 1978.

Frente a otros géneros literarios como el épico y el dramático que en Roma gozaron de gran predicamento desde los orígenes de su literatura, la novela surge tarde y sólo está representada por dos obras: El Satiricón, de Petronio, y El Asno de Oro, de Apuleyo. Anteriormente los romanos parecen haberse contentado con traducciones de los cuent.os milesios griegos, que leían con avidez en tiempos de paz y se llevaban entre sus enseres personales en período de campaña para entretener sus horas de ocio en la vida de campamento. Por novela se entiende literatura narrativa no histórica, pues, como observó Menéndez y Pelayo, ala definición de la novela como historia ficticia incurre en una contradicción en los términos, pues la verdad es esencial en la historia. Si toda historia es o debe ser verdadera, parece dificil que pueda haber historia ficl. ticia~
1 M . ME&NDEZ PELAYO, Orígenes de la novela, IV. ed. nacional, Madrid, 1962, pig. 206. Sobre la novela en la antigüedad clásica disponemos de dos liibros recientes en España: C. MIRALLES, La novela en la antigüedad clásica, Barcelona, 1968 y C. Gmch GUAL, LOS orígenes de la novela, Madrid, 1972.

Depósito Legal: M. 17488 - 1978.

ISBN 84-249-3510-1.
Cráñcas Chdor, S. A., Sánchez Pacheco, 81, Madrid. 1978. - 4876.

Para el gran sabio español en el nombre poco exacto y comprensivo de novela entran el cuento y la leyenda, la pintura de costumbres y la narración de sucesos maravillosos. Desde el género heroico, degeneración de la epopeya, hasta el pastoril, extensión de la poesía bucólica, todo cabe dentro de la novela. La forma de estas composiciones es variadísima; unas veces están en prosa, otras en verso, otras en prosa entremezclada de verso. Son las composiciones más libres en su forma, y menos reductibles a moldes determinados. Pero siempre presentan la narración como carácter distintivo. Según esto, el nombre de novela es adecuado para designar las obras de Petronio y Apuleyo. Novela es El Satiricón, a pesar de los extraños elementos combinados en su composición. En cuanto a El Asno de Oro no se puede dudar de la unidad interna que existe en su estructura, como se verá en su lugar.

PETRONIO

Petronio y su obra plantean un sinfín de difíciles problemas. Del autor no sabemos nada con absoluta certeza; en cuanto a su obra, sólo nos ha llegado en parte e ignoramos lo que esta parte podría representar en el supuesto conjunto primitivo, cuyas líneas generales no logramos reconstruir: ni siquiera estamos de acuerdo sobre el tema que el autor pretendió desarrollar.

1 . La obra.
Entre las obras de la literatura antigua que han llegado a la actualidad, pocas hay cuya transmisión

acuse a través de los siglos estragos y peripecias más curiosas que El Satiricón!. Le falta el principio y el final, como es bien comprensible y ocurre con otros textos, ya que lo más expuesto a perecer en un libro son siempre las primeras y últimas hojas del mismo. Pero, en el caso de El Satiricón, lo conservado ha ido apareciendo por partes y al azar de las circunstancias en diversas bibliotecas europeas: los editores han tenido que ir encajando los trozos dispersos para reconstruir en la medida de lo posible su primitiva unidad. Naturalmente, hay muchísimas lagunas más o menos extensas, y también no pocas «piezas, para las que no se encuentra sitio y que han de rellegarse a un apéndice en las ediciones críticas o de cierta pretensión científica. La colección de fragmentos, tal como la leemos actualmente, se ha constituido en tres etapas escalonadas a un siglo de distancia entre sí. El primer manuscrito de Petronio apareció en 1476 y sirvió de base a la primera edición que de nuestro autor hizo Francisco Puteolano (Milán, 1482). Contiene la mayoría de las aventurias de Encolpio y el principio de la cena de Trimalción. No se conoció otro texto de Petronio hasta la segunda mitad del siglo XVI. A partir de 1564 se descubren nuevos fragmentos que van encajando en el texto primitivo y lo completan en unos cuantos puntos; estos sucesivos hallazgos dan lugar a las importantes ediciones de Sambucus (Viena, 1564), Juan Tornesio (Lybn, 1575) y Pedro Pithoeano (París, 1577), que sucesivamente amplían la edición de 1482. Completan el texto, aunque no mejoran lo ya conocido, pues los nuevos manuscritos son menos fidedignos que el primitivo d.e Francisco Puteolano. Para lograr progresos substanciales en el conocimiento de E1 Satiricón hemos de esperar todavía cerca de otro siglo más y llegar al año 1663, fecha en que, en la biblioteca de Nicolás Cippio, aparece el importan-

Después de este dictamen no se hicieron esperar las nuevas ediciones que incorporarían el contenido del Traguriensis a la novela de Petronio: las encabeza Michael Hadrianides. quiso repetir la hazaña añadiendo 40 versos a Catulo. tardó en imponerse al mundo erudito. pues. en 1692. La inmensa mayoría de los asambleístas reconoció la autenticidad del códice y se dictaminó que «la Cena era del mismo autor que las Aventuras de Encolpion. contiene en una primera parte los poemas de Catulo. 111. y en enmendar por conjetura los pasajes corrompidos. el año 1669. 811). ed. tuvo menos suerte y se descubrió el doble fraude. un nuevo manuscrito sin las lagunas de los conocidos anteriormente. Petronio. el período de dos siglos de descubrimientos que fueron desenterrando la obra de Petronio en sus dimensiones actuales. con cierto personaje consular llamado igualmente Entre ellos figuró el humanista español José Marchena y Ruiz (1768-1820). PALENCIA. luego viene un largo fragmento que fue fácil identificar con la cena de Trimalción. blioteca de Traductores españoles. ed. pero siempre en la extensión marcada por el Tragurien:iis. Historia de la Literatura Espariola. en Belgrado. Publicó. como queda dicho. Fraguó un texto que llenaba una laguna de El Satiricón acon tal destreza que fue reconocido como auténtico por los críticos más autorizados de Alemania> (J. Con esto la edición «completa» de Amsterdam quedaba de hecho todavía demasiado aincompletan para los admiradores de Petronio. sus interpolaciones tuvieron bastante éxito y figuran todavía en la mayoría de las ediciones posteriores. E. Madrid. como estudio general sobre la figura del abate Estudios y disMarchena. igualmente MENÉNDEZ PELAYO. Aunque la crítica. se publicaron ediciones especiales del códice en 1664 (Padua y París) y 1665 (Upsala). Esta fecha cierra. ver igualmente MENBNDEZ PELAYO. 15. cuyo trabajo publicó el impresor Juan Blevio. su sensacional edición de Petronio en Rotterdam. 2 El más célebre fue el francés Francisco Nodot. y. cuyos primeros capítulos ya se conocían. 4. pues. pág. de su tiempo tardó poco en desenmascarar la superchiería del falsario. llamado así por haberse descubierto en la ciudad yugoslava de Traur. 1953. nacional.' ed. CIII-CV). aunque está fechado (20 de noviembre de 1423). cursos de crítica histórica IV. págs. El autor. cuando. páginas 108-221. hubo incluso un auténtico congreso en 1668 para estudiar el manuscrito y zanjar definitivamente la cuestión. 2. y en París el año siguiente. en Amsterdam. El Traguriensis. nacional.1 texto de Marchena puede leerse en la edición de Diaz y Díaz (Introducción. Tibulo y Propercio. un militar que aseguraba haber :hallado en 1668. Surge entonces la era de falsarios que pretendieron completarla de verdad (! ). BiSobre esta falsificación cf.tísimo códice Traguriensis (hoy Parisinus 7989). Antes de incorporarlo a las ediciones de Petronio. HURTADO Y A. 1942. Sin embargo hemos de recordar aquí que la autoridad del códice Traguriensis. después. pues. apud Weidmannos. No hemos acogido esos suplementos en nuestra traducción. Madrid. Madrid. en casos de discrepancia. . 1862). A la vez que se constituía la colección de fragmentos de El Satiricón se iba identificando a «sur autor. Así. En este sentido hace época la edición crítica monuniental de Francisco Bücheler (Berlín. 1940. desde 1669 sólo hubo para nuestro texto mejoras de detalle: consi:stieron en aprovechar exhaustivamente los datos suministrados por los manuscritos. que suscitaron numerosas y apasionadas controversias en pro y en contra de la autenticidad de la obra. de Utrera.

como suelen hacer los condenados a la última pena. fue admitido en el reducido número de los favoritos de Nerón. Lo inverosimil de esta última pretensión salta a la vista: el personaje de Tácito escribe su libelo pocas hor. y lo que nos queda de El Satiricón. Cuanto mayor era la despreocupación y abandono reflejados en sus palabras y su conducta. como a la mayoría de los que dilapidan sus bienes. tal retrato es irreconocible en ninguno de los personajes de nuestra novela. aunque forzosa. ¿cómo no iba a destruir en el acto un libro destinado a ridiculizarlo y cuya primera copia y al parecer única. y luego en la de cónsul. No trató de adular con misivas. he de insistir en algunos antecedentes. el personaje consular llamado Petronio trazó el retrato de Nerón con toda su depravación. donde se le dejó detenido. ni a Nerón ni a Tigelino ni a ningún otro personaje influyente. Cerial Anicio. Sin embargo. lacrado el relato. Posteriormente.Petronio y del cual Tácito nos da las siguientes noticias en el libro XVI (capítulos XVII-XIX) de sus Anales: «En el transcurso de breves días cayeron en la misma redada Aneo Mela. su crueldad. . que para nada mencionaban la inmortalidad del alma ni las bonitas máximas de los filósofos. Aprovecha. no encontraba agradable y delicado sino lo que previamente Petronio le recomendaba. y no se le tenía por un vicioso. y airea a sus ojos la amistad de Petronio con Escevino: antes compra entre sus esclavos a un delator y. aún siendo al parecer una mínima parte de la novela primitiva. exigiría no obstantle varios días de dedicación aunque sólo fuera para el trabajo material de copiarla.» La creencia en que Tácito nos habla aquí del autor de El Satiricón se ha impuesto desde el siglo XVI entre las personas cultas. sin dar lugar a la defensa. recayendo en sus vicios reales o aparentes. mayor era también la simpatía que despertaba su aparente sencillez.tenia en sus manos? ¿No hubiera incluso movilizado su censura a la caza de otros posibles ejemplares? Y. sino por un refinado vividor. »Por lo que atañe a Petronio. encarcela a la mayoría de los restantes. la pasión dominante del príncipe. por iiltimo. sino que se abría caprichosamente las venas. las cerraba. Por otra parte. bajo el nombre de jóvenes impúdicos y mujeres depravadas. se mostró enérgico y a la altura del cargo. describió el inaudito refinamiento de las orgías del príncipe y. No resistió la idea de aguardar entre el temor y la esperanza. así como otros alcanzan la gloria trabajando. Escuchaba a sus interlocutores. .. como luego diremos. Acto seguido. al contrario. en Bitinia.as antes de morir. Rufrio Crispino y Petronio. y a la vez charlaba con sus amigos sin adoptar un tono serio ni pretender dejar a la posteridad un ejemplo de valor. como ante un rival que le llevaba ventaja en la ciencia del placer. por hastío.Casualmente el César había ido a pasar aquellos días en Campania y Petronio lo había acompañado hasta Cumas. tampoco se quitó de repente la vida. Era el árbitro de la elegancia: el príncipe. lo envió a Nerón. asistió a comidas. si Nerón hubiera tenido en su poder el libelo en cuestión. pues. . y no han faltado eruditos que llegaron hasta el extremo de identificar El Satiricón con el libelo a que se refiere Tácito en los párrafos anteriormente citados. él la había alcanzado vegetando. Pasaba el día durmiendo y dedicaba la noche a sus quehaceres y diversiones. ahora bien. Recompensó a algunos de sus esclavos e hixo azotar a otros. De aquí la envidia de Tigelino. En la dignidad de procónsul. se entregó al sueño para que su muerte. las volvía a abrir. pareciera natural. destruyó su anillo por temor a que :se usara luego para ocasionar nuevas víctimas. tan sólo quería oír poesías ligeras y versos fáciles.

C.. «Ancora sull'eta di Petronior. G. R. 3. Rose y Pierre Grima14. 1968. des Etudes Lcrtines 53 (1976). una fecha próxima al 62 después de Jesucristo» 5. muy a última hora y cuando ya parecía que todo estaba dicho sobre el tema. K. The The roman novel. WALSH. 1948. 14 (1937). P. Walsh. y su opinión no es compartida por nadie en la actualidad. con el tiempo. C) Eumolpo. GRIMAL. MARTIN. ahora bien.De un siglo a esta parte han sido contadísimos los eruditos que han creído leer en El Satiricón el libelo a que alude Tácito. nos vemos sorprendidos por un artículo muy sugestivo y documentado de René Martin q. E. Rev. Otras cuestiones. admitida esta tesis. como este autor escribe sus Pun!ica entre los años 85-101 de nuestra era. Bologna (193&37).. p. Sin embargo. c. F. Ernout) ~Livrede poche~. C. 3 (1961). sino de Si1:io Itálico. Introducción date and author of the Satyricon. La cuestión petronian a no parece. Riv. como autoridades en la materia las obras de J. este último resume el sentir de todos ellos en las siguientes palabras: «Las probabilidades más fuertes están a favor de la fecha tradicional. Diaz y Díaz.ue renueva la «cuestión pretoniana» 6 . 1970. Los intentos de nuestro siglo por situar al Petronio novelista cronológicamente después de Marcial (tesis de Paoli) e incluso después de Apuleyo. como comúnmente se cree. P. págs. 182-224. Y. ROSE. naturalmente. capítulos LXXIX-CXLI. F . tampoco podríamos seguir identificando al Petronio novelista con el Petronio consular y amigo de Nerón cuya vida y muerte nos ha referido 'Tácito. como actualmente figura en nuestras ediciones. En cambio. 4 J. Este autor sostiene que el poema sobre la guerra civil incluido en la obra de Petronio (capítulos 119-124) no es una parodia de Lucano. BRUGNOLI. P. 12-14. aQuelques remarques concernant la date du Satyriconw. capítulos 1-XXVI. 3 U. K. 3-46. 1971. aL1intitulatiodel Satyricon*. la composición de El Satiricón sería por lo menos unos treinta años posterior a la época de Nerón. P. BROWINC. al Satiricon (traducción de A. SULLIVAN. Introducción. a finales del siglo 11 o primeros decenios del 111 (tesis de Marmorale). FUNAIOLI. 5 o. 111. XXVII-LXXVIII. a literary Study. The Satyricon of Petronius. Contra su tesis: G . X-XLVI. PAOLI. E. entre los que merecen destacarse. «The date of Petroniusm Classical Rewiew (1949). caps. 46-59. pues. di Cultura Classica e Medioevale. etc. quedar definitivamente zanjada todavía. Bari.. Rendic. b ) La Cena de Trirnalción. se ha ido afianzando cada vez más la identidad del autor de El Satiricón con el cortesano de Nerón. Studi Ital. han dado lugar a múltiples réplicas con nuevos argumentos a favor de la tesis tradicional Especialmente en el último decenio se ha consolidado la datación tradicional con nuevos e importantes estudios. Accad. después de los dos siglos que duró el descubrimiento y consiguiente agrupación de estos fragmentos bajo el nombre de un solo autor y de 6 R . Sullivan. Class. Para una exposícíón más pormenorizada del debate hasta el año 1968 remitimos a la edición que citaremos en su lugar de M. . G . di Filologia La questione petroniana. comprende una nutrida serie de fragmentos más o menos largos agrupados en tres apartados (las tres partes en que aparece dividida la novela en muchas ediciones): a ) Ascilto. G.1972. «La obra de Petronion. 317-331. P. MARMORALE. Como queda dicho. V. ([L'eta del Satyricon.

. si no una amplia discusión. extensivamente. más bien parece una aposición calificativa: ~Petronic~.Latomus 20 (1961). en el prólogo de su edición de 1629. lo que subsiste frente a lo que se ha perdido? Una nota del códice Parisinus 7975 sitúa nuestro actual capítulo XX en el primitivo libro XIV de Petronio. Etude sur Pétrone. Se han señalado además notables diferencias de estilo. blemática de Petronio). el Parisinus 7989. es evidente que no hay unidad visible entre la Cena y las aventuras del dúo Encolpio-Eumolpo. Prescindiendo de estas y otras dudas conexas. B. de lengua y de psicología entre las dos partes esenciales de El Satiricón. el texto de la Cena es auténtico. Etude sur PétronLe (libro basico para toda la pro1 1 Satyricon di Petronio. E. 1892. 261271. consta (?) que la Cena es tan sólo un fragmento de los libros XV y XVI de la obra primitiva. págs. algo así como la sexta parte del original. es decir.. el famoso Traguriensis. identificados alegremente y sin las debidas garantías por nuestros sabios modernos. aPetronio del 111 secolos. F. y. y éstos con múltiples lagunas. 821-25. y. E. Como cognomen suele dársele el de Arbiter. según los cálculos más optimistas Cerraremos este apartado de dudas con unas palabras sobre el nombre del novelista y el título de su obra. Sin embargo. 8 Sobre las cuestiones aquf planteadas puede consultarse: A. 7 A. C. su libro fundamental ya citado. pero no de la pluma que escribió las Aventuras de Encolpio: se trataría de dos o más autores distintos. París. El único nombre seguro de nuestro autor es el de Petronio. Si estos datos fueran exactos. Berkeley. ROSE.. Para unos. ya llevamos casi otros tres siglos más leyendo «la obra de Petroniom en forma substancialmente invariable. Como praenomen se le han atribuido los de Titus. que fue cónsul alrededor del año 62.o. ¿qué representa. Florencia. Leyde. 1933.~ T h e author o£ the Satyricon~. COLLIGNON. lengua y psicología pasan por denotar simplemente el gran mérito de «un»autor que sabe adaptarse a la materia que trata y a las circunstancias en que escribe 7. es decir. P. Claro que lo inconexo de las partes se atribuye al estado fragmentario de la obra. entre los autores más recientes. ni tampoco para entenderlas mejor. las diferencias de estilo. De hecho. o Caius o Publius. el texto de la Cena no encaja con el resto de la novela y ha de considerarse como una pieza inventada en su totalidad por algún falsario más hábil que Nodot y demás interpoladores de Petronio. Paideia 3 (1948). En otro códice. 1967. N o obstante. 351-356. The date and author of Satyricon. 73. 190 SS. sobre todo. COLLIGNON. 1971.una obra primitiva única. nos faltarían por lo menos trece libros en su totalidad: sólo tendríamos tres. discute las razones en que se pretende fundar tales atribuciones. -Y. PARATORE. la costumbre no ha de transformarse en certidumbre hasta el punto de hacernos olvidar la azarosa historia de la transmisión de la obra y borrar toda sombra de duda en lo que atañe a nuestro autor y a nuestra novela. c. Ningún episodio de la Cena es indispensable para comprender las aventuras que le siguen. WALW. antes referido. El último trabaijo que conocemos sobre esta cuestión sostiene que el autor de El Satiricdn se llamaba Titus Petronius Niger. pág. The ancient Romances. Nunca han faltado dudas sobre la legitimidad de tal agrupación y de su atribución a un autor único. Para otros. árbitro (= Arbiter) de la eleganciap. págs. que en el texto de Tácito. 9 K. ya nuestro Gonzalo de Salas. G. los mismos hechos han dado lugar a otras hipótesis e interpretaciones que merecen al menos una mención.

Reclama para el escritor sencillez. hablan exactamente el mismo lenguaje: la educ:aci6n -la educación del escritor. Unos párrafos de El Satiricón (capítulo 132) definen muy claramente el ideal artístico de Petronio. Expresiones solemnes y retóricas se funden o alternan con otras de la más baja trivialidad.los iguala a todos. naturalidad y franqueza en la descripción de la vida humana tal cual es: a(Por qué. y todos se expresan en la mejor latinidad del sermo urbanus. Todos los tonos son oportunamente mezclados: el c6mico y el trágico. las conversacio nes anodinas. en una comedia toldos los personajes. Debe entenderse que estos adjetivos sustantivados en genitivo estarían. Petronio conoce el arte de escribir y maneja la lengua del Lacio con una maestría insuperable. efesíacos. Por ello. 4. el patético. regidos por el sustantivo libri. otros manuscritos. señores o ple'beyos. aNada hay tan falso como un necio prejuicio de la gente. que es estilo de gran señor. pero éstos. se entiende. en genitivo plural. como piara los insuperables escritores de nuestra picaresca. Es cierto que los gramáticos tienen especial predilección por Petronio. que llevan varias novelas griegas. y mi lengua describe sin rodeos el diario vivir de las gentesu. Pero ello no ha de llamar a nadie a engaño. la gracia de un estilo limpio. Para Petronio. me miráis con ceño fruncido y condenáis mi obra de una franqueza sin precedentes? Aquí sonríe. con un aspecto sin duda barroco. en quien ven una mina de «incorrecciones~ y giros que aanuncianu las lenguas románicas. en Petronio hay dos estilos notoriamente distanciados: el del propio Petronio. De la complejidad de elementos fantásticos y lingiiísticos surge un arte nuevo. los . en cuya boca abundan las incorrecciones morfológicas y los giros sintácticamente inadecuados. el Aethiopicón de Heliodoro. «libros de temas satíricos. «Satiricón» es una forma griega. el Bernensis 357 (siglo IX). las costumbres inmundas que llenan su libro. parece seguro el de Satiricón que le da el más antiguo de los códices. pero con el genio inconfundible de la fuerza1 creadora. el Ephesiacón de Jenofonte de Éfeso. sus medios expresivos. y el que Petronio presta a sus personajes plebeyos. etc.En cuanto al título de la novela. sin mezcla de tristeza. Catones. etíopes. las aventuras groseras. Las escenas populares. etc. El estilo de Petronio. están en total acuerdo con la materia que trata. mixtifican un tanto la pura descripción. con la forma burlona y la forma poética. Anterioirmente se consideraba indispensable la unidad de ton.u. ni tan insensato como una fingida austeridad». Este desdoblamiento estilística1 es una gran novedad en la literatura latina. es de rigor que unas cuantas páginas de Petronio figuren en toda antología de latín vulgar. Petronio en cambio no añade aditivos: parece hacer consistir el arte del escritor en la reproducción pura y simple de las cosas que imagina tener a la vista. la vulgaridad de los temas no implica vulgaridad en 'la ejecución. Este programa del más puro realismo está plenamente logrado en la novela. En realidad. hablan de uSátiras». por ejemplo el Parisinus 8049 (siglo XII). El escritor. le parecen interesantes por sí mismas. es decir. El Satiricón es un modelo y tal vez el más perfecto del realismo en la Literatura latina. cultos o ignorantes. el burlesco. No faltan ciertamente otros muchos cuadros realistas. Como un :realista contemporáneo mira y describe objetivamente cosas ajenas al mundo aristocrático al que verosímilmente pertenece y para el cual escribe.0 a lo largo de una obra. en principio. principalmente entre los satíricos.

Sempere. En Barcelona (1965) publica Enrique Palau en *Obras Maestras» su versión: Petronio. En 19618-1969 aparece en uAlma Mater» la edición crítica y traducción de nuestro colega . Bergua una versión sin originalidad en Avila (1932. Leipzig. redactan a su modo los discursos que ponen en boca de sus personajes. nianum (Teubner. Weidmann. la editio minor de F. Como traductor y editor publicó Juan B. F. Traducciones castellantzs de Petronio. Hemos citado antes las ediciones que se recomiendan por su interés histórico. Petroni Arbitri Satiricon Josephi Antoni Gonsali de Salas (Francfort. Krohn. Müller (Munich. Tampoco lleva año una versión de Roberto Robert: Petronio. Vda. 5. la de A. reimpresión en 1962). publicó El Satiricón o Sátira de costumbr. Entre las de mayor interés científico. Abundan igualmente las ediciones por separado de la Cena de Trimalción. Entre las mejores ediciones antiguas de Petronio. con traducción española. Friedlander (con comentario y traducción alemana. Perrochat: Le Festin de Trimalcion: Commentaire exdgdtique et critique («Les Belles Lettres~. cuya segunda edición lleva la fecha de 1959 (es una reproducción de la de Meabe). Ernout (colección aBelles-Lettress. Si hemos de juzgar por el número de ediciones y reediciones que. Siin fecha sale en Buenos Aires una versión de J. reimpresión en 1958). Barcelona. muy a principios de siglo. «Clásicos Aguilarv nos ofrecen el año siguiente una primera traducción con méritos propios. entre otras. la de K. 1975). por afán de unidad estilística. y concretamente en la última década. Valencia.es romanas por Tito Petronio Arbiter (sin año. 1967. SEGEBADE. Tomás Meabe es tradiictor (a través del francés) del texto que publicó en París (sin fecha). E. e igualmente en la Argentina aparece en «Clásicos Inolvidables» otra versión. reedición en 1973). es magnífico el comentario de P. G. 1964). en versión castellana. texto. aunque más de una vez tuvieran a mano los discursos arealesn pronunciados por ellos. de Rodríguez Serra). En 1966 nos encontramos con Cayo Petronio. 1898. la muy reciente de C. El Satiricón. Heraeus (con numerosas reimpresiones). la de M. El Satiricón y otros escritos. Samaranch. Bücheler-W. A:nónimo y sin fecha hay un Tito Petronio Arbiter. cabe pensar que :nunca tuvo Petronio tantos admiradores como en nuestro siglo. la de L. Madrid. 1929. Es muy valiosa. LOMMATZSCH. reimpresión en 1965). 6. Madrid. «Ediciones Prometeos).historiadores. comentario e índices: T. de la Universidad de Puerto Rico: Petronio. dos volúmenes («Alma Maten. 1629). El Satiricón. EDAF. reeditada posteriormente). reedición. 1891. El Satiricón (Madrid. a pesar de su mediocridad como txaducción y de la lamentable nota introductora «Breve noticia sobre el autor y la obra». Lexicon PetroLéxico: J. Sin texto latino. 1862. 1968-69). con comentario (Roma. el libro ha sido reeditado en 1969 (Valencia. Pellegrino. con sucesivas reimpresiones). 1961. tenemos de Petronio. Ediciones. Bücheler (Berlín. hay que recordar especialmente: la editio maior de F . suele recordarse la que nuestro G o d e z de Salas dedicó al conde-duque de Olivares con introducción.1939). Petronio es el primero en romper con tal norma estilística: hace hablar y actuar a los personajes conforme a su ambiente social y a la formación que les corresponde. El Satiricón (Madrid. José Menéndez Novena. el prólogo lleva la fecha de 1902). Díaz y Díaz. debida al profesor Francisco de P.

C. DIAz Y D~Az. 64110. Cambridge. págs. ed. 1972. WALKER. 5. Orígenes de la novela.Petronio Arbitro: Satiricón. A. merezca la atención del lector castellano que aspire a penetrar en la obra apasionante de Petronio. Hemos seguido el texto latino de A. A. Díaz y Díaz (dos volúmenes). Barcelona. 1970. París. uimitaciones» y «analogías. J. MIRALLES. B. 7 . págs. «Les Belles Lettresm. Sin embargo Menéndez y Pelayo parece haber minimizado demasiado el peso de la novela latina.' tirada. RUIZDE ELVIRA.. La novela en la antigüedad clásica. LOS orígenes de la novela.' edición de bolsillo (Madrid-Barcelona). 1962. Si Collignon ha podido escribir todo un volumen sobre Petronio en Francia (Pétrone en Frunce. 1968. y concretamente la de Petronio habría sido nula. Lumen). 1. El Satiricón. Esta desproporción es un claro indicio de que Apuleyo ha tenido en España (y en tiempos pretéritos) más éxito que Petronio. BUCHELW. 349-354). aún después de tantas otras tan recientes. 5. Petronii Cenu Trimalchionis. Pétrone: Le Satiricon. FRIEDLANDER. Amsterdam. 1967. Emerita 21 (1953). C. Meisenheim am Glan. the Golden Ass and the Spanish golden age picaresque novel. Petronii Saturae.Manuel C. A. Ernout. En la Bibliografía Hispano-Latina Clásica de nuestro gran polígrafo hay bajo el nombre de aApuleyo~ exactamente cien páginas de utraduccionesm. 1905). L. P. M . En 1971 vuelve a salir una versión anónima más (firma la introducción León-Ignacio): Petronio. 1971. ERNOUT. págs. Madrid. The Ancient Romances. E. como hemos visto al señalar las traducciones de El Satiricón.mínima. ed. NOTA BIEILIOGRAFICA 1 . texto revisado y traducido. WALSH. único autor entre nosotros que ha sopesado su texto y lo ha interpretado en consecuencia. Barcelona. Pétrone: Le Satiricon. M. en nuestro país. 1962. Y también en Barcelona sale en 1975 la más reciente traducción de Petronio (ed. París. 1962. La novela entre los latinos. F. Berkeley. Nos referimos a esta cuestión al tratar de Apuleyo (últimas páginas de nuestra introducción a dicho autor). 205-266. LA NOVELA EN LA ANTIGUEDAD CLASICA La influencia de la novela latina en las letras espafiolas habría sido -según Menéndez y Pelayo. . G. más o menos remotas en nuestra literatura (tomo VI.Alma Maten. 85-184) contra sólo seis páginas en el correspondiente apartado de ~Petroniou (tomo VII. 1969. nacional. París. The Satyricon o f Petronius and the Metamorphoses o f Apurleius. SCOBE. .. Berlín. MENÉNDEZ PELAYO. 2 volúmenes. se ha producido una notable reacción favorable a Petronio. The Satyricon.The Roman novel. PERRY. 1958 (reimpresión). Madrid. en nuestro siglo. y sobre todo de la novela de Petronio. tomo IV: Apéndice 1. nEl valor de la novela antiguan. 1968. M. Esperamos que nuestra interpretación. GARC~A GUAL. 1960 (reimpresión). Petronio en España.Aspects o f the Ancient Romance and its Heritage. no parece existir materia para una obra paralela en España tan interesante como el libro francés.

1971. A Study o f the Life and Works o f C. di Fil. De pronto se les presenta Psique. 261-271. R. 1949. 2. aburrido por la disertación.M. -. 1948.. 1961. 3-5. FUNAIOLI. The Satyricon o f Petronius. 1954. PELLEGRINO. Le Festin de Trimalción. 182-224. Encolpio y Ascilto intentan vender un manto robado. P. aAncora sull'eth di Petronioa.E. cia. 46-59. Agamen6n le replica que si la preparación escolar de la juventud es defectuosa. Petronianum. Arbiter o f Elegante. BROWING. 1 : PARTE. M . Discusión entre Encolpio y Ascilto. 1962. BRUGNOLI. Ya reconciliados. 1962. Bolonia. Rev. Encolpio va en su búsqueda y lo encuentra en un lupanar. Rendic. 12-15. PARATORE. París. SEGEBADE. Encolpio. COLLIGNON. V. Van al encuentro de Gitón. Leipzig. aQuelques remarques concernant la date du Satyricon. MARMORALE. P. 3 : ed. 1892. 1975. E. 2 A. protagonisla de la novela. París. la sirvienta de cierta mujer llamada Cuartila.aL1etA del Satyriconn.. C. 1-2. Ambos logran salir del antro con bastantes apuros. Accad. Etude sur Pétrone. E.. The date and author o f the Satyricon. G . 6-8. Petronii Arbitri Satyricon. d'intitulatio del Satyricona. A literary Study. 1898 (reimpresión 1962). Nos hallamos en los alrededores de Nápoles ARGUMENTO G. reclámándoles una reparación del sacrilegio.' ed. Leyde. PAOLI. 3 4 . Petronii Arbitri Cena Trimalchionis. V. acompaiiado de Encolpio.. PERROCWT. Acto seguido entra también Cuartila. Latomus 20 (1961). Munich. R. Ascilto. MARMORALE. F. Cuartila somete al trío .. MARTIN. Gitón se queja de la violencia a que le ha sometido Ascilto. Pétrone. Riv. Bologna (193637). U. C. Vuelven muy satisfechos a cenar. la culpa recae principalmente sobre los padres. ~ U L U ) . " K. Roma. 1965. A. des Etudes Latines 53 (1976). ~Petroniodel 111 secoloa. Toronto. 1968. di Cultura Classica e Medioevale 3 (1961). 14 (1937). 9-11. Fioren: ed. Class. Studi Ital. lamenta la decadencia de la oratoria. BONARIA. Se entabla una discusión que termina con el cambio de ambas p:rendas. Léxico 1.. 1933. Classical Review. Psique acusa a estos hombres de haber perturbado el sacrificio que su señora estaba ofreciendo a Príapo. ROSE. II Satyricon di Petronio. E. J . G . 317-331. Petronio Arbitro: 11 Satiricon. Bari. E. 1626. Petronii Arbitri Satyricon. ha desaparecido. 821-825. K. ~The date of Petronius. ~ M M A T Z SLexicon CH. SULLIVAN. Petronius. Londres. Paideia 3 (1948). LU questione petroniana. Se les acerca un comprador que llevaba encima la túnica raída que ellos habían perdido y en la que habían cosido su dinero.aThe author of the Satyricon. BAGNANI. Commentaire exégétique et critique. Florencia. el querido de Encolpio.ASCILTO -.

93-94. 31-32. Se sirve un vino centenario. Encolpio conoce al poeta Eumolpo e intima con él. 77.Encolpio. 37-39. 1W104. 88-89. Gitón es una vez más motivo de reyerta: esta vez entre Encolpio y Eumolpo. Intermedio. SU mujer. 90. Lucha épica entre Eumolpo y el posadero. ¡(Ojo al perron! 73. 57-58. 4748. 83-87. Cuando. Los homeristas. 33. visita una galería de arte. Vuelve el anfitrión y toma la palabra: confidencias muy personales y erudición del nuevo rico. 92. Otras historias terroríficas. Nuevas desavenencias entre Encolpio y Ascilto disputándose a Gitón. 56. bebido. Trimalción se da a conocer jugando a la pelota.EUMOLPO 79-82. pero en esto llega un esclavo de Agamenón a recordarles que estdn invitados a cenar en casa de Trimalción. Encolpio se quiere suicidar: Gitón y Eumolpo llegan oportunamente para evitar el suicidio. Rifa burlesca. Encuentro de Encolpio con Gitón: se reconcilian. Cómo se enriqueció Tnmalción. 6142. Trimaicibn explica por su parte el significado del plato con los doce signos del Zodíaco. 69. La casa y el comedor: su decoracibn. Por úitimo logran evadirse y piensan incluso en alejarse del país. el propietario de la nave. Otra sorpresa. 63. Trimalción hace su entrada solemne cuando ya se ha iniciado la cena. Otra vez al baño. Trimalción representa el ensayo de su propio entierro. Embriaguez general. Nuevo plato sorpresa: un cerdo. 97-99. Varias intervenciones de los convidados. para distraer su despecho. Origen de los famosos bronces de Connto. Grave contratiempo: Licas.L A CENA DE TRIMALCION 27-28. 49. Trimalción. Ascilto y Gitón a todos sus caprichos. Se explica a Encolpio quién es la mujer de Trimaición y quienes sus amigos. 52. 75-76. El baño previo. 36. 67. Meditación sobre la muerte. Nuevo plato: un jabalí con gorro de liberto. Gitón. Gitón. ~lsciltoy Gitón se escabullen. Reflexiones de Eurriolpo sobre la decadencia moral y artística. 74. 68. Amenidades. Encolpio invita a Eumiolpo a cenar con él. Ultimo servicio y postre. Fortunata y Centella. . su poema modélic:~sobre la conquista de Troya. 4041. 95-96. 53-55. Ascilto y Gitón son llamados al orden. 51. Deliberación con Eumolpo sobre el modo de escapar del barco y salir del terrible aprieto. Otro plato sorpresa. 64-66. una gran dama viajera. 91. Historia del hombre-lobo. Reflexiones de Trimalción sobre la brevedad de la vida. Mientras se sirven a los invitados unos huevos con sorpresa. 72. 35. en la posada. burla las pesquisas de Ascilto. y para evitar de modo definitivo su persecución. 29-30. Violenta discusión entre Trimalción y su esposa. Trimalción concluye una partida de dados que había iniciado. 50. 3. 60. 59. El servidor trincha^. La historia del frasco irrompible. son los enemigos más temibles de Encolpio y Gitón. 78. 2. y Trifaina. Trimalción sale un momento: los invitados charlan libremente. Un plato con los doce signos del Zodíaco. Fortunata. 34. Trimalción lee su testamento. 42-46. quiere bailar y que baile Fortunata.' PARTE. Encolpio y Eumolpo se embarcan juntos para el extranjero. entretanto. Entretanto el trío Encolpio.' PARTE. 70-71.

prólogos de los libros 1 otros autores. Eumolpo expone su teoría sobre el poema Cpico.105-106. donde la gente anda toda a la caza de testamentos. Para distraer los ánimos. Aún este énfasis sena tolerable si abriera el camino a futuros oradores. Pasión de Crisis. . Impotencia de Encolpio. 126135. Eumolpo pone a sus herederos una condición para entrar en posesión de sus bienes: han de comer su cadáver. Una vez más. que me conduzca junto a mis hijos. según mi opinión. 108-110. por Encolpio. Eumolpo interviene. en lugar de debatir los graves problemas del Estado. 113. Aventura amorosa de Encolpio (que ahora se llama Polieno) con la crotoniense Circe. en que lo único que importaba era destacar de algún modo y arrancar aplausos aun a costa del buen gusto.' P m : ASCILTO l . 117. Una muestra de lo que ha de ser un poema: La Guerra Civil. Aventura de Eumolpo con la hija de la matrona File mena. 111-112. 114-116. Eumolpo se 6nge rico y sin herederos para explotar la avidez de los crotonienses.aulas nada de lo que es realmente la vida. A esta preparación escolar inadecuada a la vida hay repetidas alusiones en Sdneca el Retórico (ver. Sobreviene una tormenta en la que perece Licas. en su favor. 1 1 y IX) y por ejemplo. 141. 136138. Sarcasmos de Circe. Ahora estos temas grandilocuentes y estas frases tan huecas como altisonantes s610 logran un resultado: que los jóvenes. 2 3 . ¿No será una nueva especie de Furias lo que atormenta a nuestros declamadores? Oídlos recitar: ' ¡Estas heridas las he recibido por la libertad del pueblo! ¡Este ojo lo he sacrificado por vosotros! iDadme un guía. se vuelve tonta de remate por no ver ni oír en las .) 1. la sacerdotisa de Príapo que debía curar a Encolpio. Llega la calma y se acuerda un tratado de paz. Gitón es motivo de discordia: ahora entre Trifaina y Encolpio. (Aquí queda interrumpida la novela. Operaciones mágicas para devolver a Encolpio su virilidad de antaño. Licas y Trifaina reconocen a Encolpio y Gitón: el castigo ejemplar parece inevitable. Se entabla una dura reyerta. 140. 119-124. Tan sólo se les habla de piratas con 1 Alusión a la bárbara costumbre de cortar a los prisioneros los tendones de las corvas parra imposibilitarles la huida. sirvienta de Circe. sin éxito. El ardid de Eumolpo con los crotonienses tiene Cxito. 107. obliga a éste a huir. El percance de las ocas sagradas de Oenotea. 2 En el Imperio. 139. . maestros y alumnos trataban en sus ejercicios de declamación temas imaginariols e insustanciales. u . 118. en las escuelas. Controversias. pues los tendones de mis pantorrillas l han sido seccionados y no pueden sostener el peso de mi cuerpo'. 125. Y así. se crean transportados a un nuevo mundo 2. Los supervivientes se enteran de que han ido a parar a Crotona. a11 llegar al foro. la juventud. Eumolpo cuenta la historia de la Matrona de Efeso.

Ibico. sin esperanza de botín. afirmar con vuestra venia que. cual astro maligno. Así sale la cuenta de El Satiricón: aPíndaro y los nueve Iíricosw. corno caso totalmente excepcional.^ 9 3.púdica elocuencia no admite aderezos ni redundancias. te voy a revelar los secretos de nuestro arte. Los que se educan en este ambiente son tan incapaces de tener buen gusto como los cocineros de 2 tener buen olfato. Agamenón no pudo tolerar que mi declamación bajo el pórtico se alargara más que sus propias y sudorosas sesiones en la escuela: muchacho -me dijo-.queda como bajo un rocío de adormidera y sésamo. que supera en mucho a todos los demás. Simónides. El maestro a la sombra de su escuela no había asfixiado todavía el genio cuando Píndaro y los nueve líricos3 renunciaron a s cantar en el ritmo homérico. La noble y -permítaseme la expresión. los maestros no 2 tienen la menor culpa en lo que atañe a los ejercicios declamatorios: ellos se ven en la necesidad de ponerse a tono con los insensatos. 3 Para Quintiliano (Institución Oratoria.' PARTIE: ASCILTO 31 8 cadenas apostados en la costa. 4. A l reducirla a una música ligera y vana. últimamente. que Platón ni Demóstenes hayan acudido a esa 6 clase de ejercicios. envenenardas en cierto modo por el mismo manjar. sois vosotros quienes habéis echado a perder la elocuencia. »¿Cuál es la concltisión? Hay que echar la culpa a los padres: no quieren que sus hijos se formen en una severa disciplina. detuvo su marcha y enmudeció. habéis convertido el discurso en un cuerpo 3 sin nervio. de oráculos aconsejando con motivo de una epidemia que se inmolen tres vírgenes o unas cuantas más. ninguna pudo alcanzar las canas de la longevidad. ante todo. nLos falsos aduladores que van a la caza de una 3 cena entre la gente rica tienen como preocupación primordial pensar en lo que resulte más grato a sus oyentes. entonces la elocuencia. ha asolado el alma de nuestra juventud y sus aspiraciones de grandeza. los líricos son nueve incluyendo a Píndaro. ¿quién desde entonces ha alcanzado una fama comparable a la de un Tucídides o un Hiperides? Ni la misma poesía ha recobrado su brillante y sano aspecto. perderá el tiempo sobre su roca. El 4 caso del maestro de oratoria es el mismo: como el pescador. La juventud no se entretenía en declamaciones cuando Sófocles o Eurípides crearon la 4 lengua en que debían expresarse. las palabras y frases se recubren de mieles y todo --dichos o hechos. 61).1. 2. puesto que tu lenguaje estB reñido con las aficiones del público y puesto que. entre todas las manifestaciones del arte. Permítaseme. Un escoliasta de Píndaro cita estos nueve nombres al lado del de Píndaro: Aiceo. al contrario. a una especie de entretenimiento. 'se quedarían solos en sus escuelas'. Safo. Baquílides. cultivas el sentido común. de tiranos redactando edictos con órdenes para que los hijos decapiten a sus propios padres. oh retóricos. al ver falseadas sus normas. Y para no invocar ya tan sólo el testimonio de los poetas. Alemán. X. pero se yergue esbelta en su natural 7 belleza. el único medio de conseguir lo que pretenden es efectivamente tender al oído ciertas trampas. Pues si sus lecciones no gustaran a la juventud. por cierto. Para resumir. Estesícoro y Conna. Eri primer lugar cifran sus es- 2 . si no pone en siu anzuelo un cebo que a ciencia cierta atraiga los pececillos. Anacreonte. como dice Cicerón. sin vida. Eln el fondo. Hasta la pintura ha corrido la misma triste suerte desde que la audacia egipcia tuvo la ocurrencia de condensar en reglas los principios de un arte tan ilustre. de Asia ha pasado a Atenas esta verbosidad hueca y desmedida. tampoco veo.

»Luego.. . Si aceptaran unos estudios graduados. abuela. la cosa más 3 grande del mundo. aproveché la ocasión para desaparecer e irme corriendo en busca de Ascilto. dé rienda suelta a su libertad y blanda las armas del gran Demóstenes. En consecuenicia. Luego. según propia confesión. empiece por adaptar su vida a la estricta norma de la austeridad.» Yo protestaba que no reconocía Ila casa. lsabrías acaso decirme dónde está mi casa?» Le hizo gracia el chiste tan insulso. al parecer acababan de oír una improvisada declamación de no sé qué individuo como réplica al alegato de Agamenón.» 6. no hacia más que ir y 4 venir sobre mis propios pasos hasta que. corra a veces t u pluma solbre la plana para cantar la fortuna con sus característicos vaivenes.' PARTE: ASCILTO 33 peranzas.. entonces consagre a la poesía sus primeros años. La tomé por una adivina y. y me contestó: «¿Cómo no lo voy a saber?» Se puso de pie y echó a andar adelantándoseme. liberado del acento griego. no me di cuenta de la huida de A. saciado en dilatada corriente. cuando habíamos llegado a un barrio bastante apartado. lanzan al foro a esas inteligencias todavía muy verdes pretendiendo revestir a sus hijos recién nacidos con el ropaje de la oratoria. »Hoy los niños no hacen más que jugar en la escue4 la. Yo mismo voy a expresar mis ideas en un breve poema: 5. infundirá a tus pala- bras la savia de una nueva inspiración. Dejando el foro. para trabajar su estilo con despiadada crítica. beba a pleno pulmdn en la fuente Meonia. como toda su vida.scilto. lo que es más vergonzoso que ambos extremos. por ver cumplidos pronto sus votos. brotarán de tu pecho palabras dignas de las Musas. harto de correr y bañado de sudor. »Que entonces te envuelva el destacamento romano. para convencerse que no es lo mejor aquello que deslumbra la infancia: entonces la gran oratoria volvería a reinar con toda su autoridad. Sírvante de alimento las guerras cantadas en tono heroico y no pierdas de vista la impresionante sonoridad del indomable Cicerón. Al poco rato. ni vaya tras los déspotas como cliente a la caza de una cena. nadie quiere reconocer en la vejez la desacertada enseñanza de su in5 fancia. no vaya al teatro contratado para aplaudir de oficio a los artistas.1. Pero no vayas a creer que yo condeno la improvisación sin pretensiones de un Lucilio. los jóvenes hacen el ridículo en el foro. y entonces. B S alguien ~ aspira a u n arte sobrio y se interesa por grandes temas. Como yo prestaba atención a Agamenón. is el cual. No le importe el pala5 cio insolente con su altiva mirada. saturado ya de la socrática grey. me dirijo a cierta anciana que vendía legumbres silvestres y le pregunto: 7. no se entregue al vicio ni ahogue en vino el calor de su inspiración. entró en el pórtico un nutrido grupo de estudiantes. Pero no recordaba 3 exactamente el camino ni sabía dónde estaba nuestra hospedería. dando tiempo al joven para formar su espíritu en el estudio de la íilosofía. para escuchar con calma los modelos que se propone imitar. ~Pertrechat u mente con todas esas virtudes. que es. y. la ama'ble vieja retiró la cortina de una puerta y dijo: aEsta debe ser tu morada. Pero si a uno le sonríe la ciudadela de Mii o nerva en armas o la tierra habitada por el colono Lacedemonio o la mansión de las Sirenas. cuando veo a ciertos individuos paseándose misteriosamente entre dos hile- 2 3 . Como los jóvenes se 2 burlaban de las ideas y su disposición en el conjunto del discurso. Y mientras en el ardor de la conversación yo deambulaba por el jardín. «Por favor.. en la ambición.

Y él. gladiador obsceno. Al oír eso. 2 9.. contesta: «Como andaba desorientado por toda la ciudad. pues. su. consintió en hablar: «Ese. que encontraremos repetidas veces en Petronio y ApuIeyo. t 3 8. nos deshicimos de aquel impertinente.5 do: 'Si tú eres una Lucrecia. vino hace un instante 4 a mi departamento y quiso atentar contra mi honor. Maldiciendo. tu hermano o compañero. se secó con el dedo pulgar las lágrimas que le saltaban de los ojos.» 5 La palabra «hermanar>. y. supra.. ya el hombre me había puesto la mano encima. Tarde. que ni el aliento tienes limpio?» Ascilto fingió indignar.l... monstruo invertido. 6.. por unos callejones tortuosos y muy oscuros. si yo no hubiera podido más que él. Como entre niebla. Le pregunté si el hermanito5 nos había preparado 2 algo para almorzar. El muchacho. 4 Planta afrodisíaca. blandiendo sus puños con mayor vigor todavía y a mayor altura que los míos. 10. Después de saludarlo amablemente. te has encontrado con un Tarquinio'. sin saber dónde estaba mi paradero..." P A R T I ! : 4 ASCILTO 35 5 ras de letreros y de prostitutas desnudas. El ckiiquillo. me cubro la cabeza y echo a correr por el centro del lupanar hasta la salida de enfrente. demasiado tarde ya. Luego. después de resistirse iin buen rato. habría pasado un mal rato. ¿qué iba a hacer si me estaba muriendo de hambre? ¿Querías que siguiera escuchando sus frases. preocupado ante el aspecto 3 del hermanito.. Como yo quería chillar. pregunto. me hizo una propuesta deshonrosa.. cap. sentándose sobre la cama. «Idiota de remate.. pregunté qué había pasado. tan extenuado y moribundo como yo: se diría que lo había llevado allí la misma vieja.» . es decir. 6 Cf.. le pregunté qué hacía en un sitio tan poco recomendable. echó mano a la espada dicien. comprendí que se me había llevado a un burdel. chilló diciendo: «¿Te B quieres callar. eres bastante más ruin que yo. con el dinero en la mano.. pregunto: «¿Quécontestas.. dice: u ¡Si supieras lo que me ha ocurrido! «¿Qué pasa?».. apuntando con mis puiíos a los ojos de 6 Ascilto. asesino nocturno. que ni aun cuando pasabas por valiente pudiste con una mujer honrada y que en un bosque me adoptaste como hermano por la misma razón que ahora te acompaña en la hospedería ese chiquillo?» «Desapareciste: -le dije. que por todas partes toda aquella gente me parecía entregada a la bebida del satirión4. vi a Gitón de pie en la esquina de una calle y me dirigí a su encuentro.mientras yo hablaba con el maestro Agzimenónm 6. la emboscada que me había tendido la vieja. a quien la arena ha desechado cuando ya habías sucumbido? ¿Te quieres 9 callar.. Tanto es así. me trajo a este lugar y. desfallecido. tiene en el lenguaje erótico el sentido de uquendoa o aamante* de hombre a hombre... . La alcahueta ya había cobrado un as como precio de la habitación. Llevándose las manos a la cabeza para secarse el sudor. Yo. música de vasos rotos y sus interpretaciones de sueños? Por Hércules. Aunando nuestras fuerzas. En el mismo umbral de la puerta me cruzo con Ascilto. al ver que a los ruegos yo añadía ya las anienazas.. ya que por cenar fuera de casa has aplaudido al poeta.7 se y. (ENCOLPIO). se me acercó un buen padre de familia que se ofreció muy cortésmente para acompañarme.

. 11. volví a mi celdilla y. sazonando además los go1:pes con sarcasmos obscenos: U ¡Tal reparto. acabando en sonrisas la más sucia de las discusiones. diciénde me: «¿Sabes. no perdamos la noche. entre herm. Mañana. aunque poco recomendables. de pronto. ya que nos hemos comprometido a cenar como profesores que somos. ya que así lo dispones. En consecuencia. veo que no podemos entendernos. Allí vimos un sinfín de mercancías. cuando Ascilto. después de unos besos muy espontáneos. añadiendo: «Por hoy. pasaban no obstante fácilmente bajo la oscuridad del atardecer. s Para no hacerte la competencia. que ha vuelto a nuestras manos 2 2 3 .. me buscaré habitación y algún hermanito. al ver intacto nuestro tesloro y la poquita cosa que era el vendedor. ni pensarlo! s 4 S610 la pasión me hacía romper así tan bruscamente con él. se quedó de piedra. estrecho fuertemente en mis brazos al chiquillo rebosando de aquella felicidad soñada y envidiable. Al poco rato un campesino. Llenó la celda de risas y aplausos. hermano. pues me parecía el que había encontrado mi túnica en el despoblado. me apartó irn poco de la gente. pasamos a otra cosa. Iba ya tiempo. Ascilto se fijó a su vez en la espalda del rústico com. Tampoco yo s me sentí indiferente al observar a aquel hombre. Desde luego era el mismo. en efecto.ente su colorido podía atraer algún comprador. tendnamos diariamente mil motivos de fricción y nos llevarían en lenguas por toda la ciudad. en un rincón.anos. me sorprendió en plena fiesta con el hermanito. y. apareciendo por la puerta al acecho y violentando el cierre. como si fuera un comprador. 13. Pero no se atuvo tan sólo a las palabras. soltó la correa de su saco y empezó a sacudirme sin cumplidos. No había concluido la escena.» 7 Mi respuesta fue: «Diferir lo que está acordado es perder el tiempo. que aspiraba a quitarme de encima a este importuno vigilante para volver a mi vida de antaño con Gitón. pero. se puso a palpar minuciosamente la prenda. 6 Ascilto no se negó a ello. Como también nosotros habíamos traído el manto 2 robado. y ni siquiera manifestaba interés en vender lo que él tomaba por desecho de algún mendigo. Una vez más volvió a mi recuerdo la ofensa de Ascilto: «Mira -le digo-. 4 ciendo. venerable hermano? iAh? ¿ Estáis acampando por parejas?. se acercci en compañia de una mujercita y se puso a examinar el manto con mucho interés. de lo contrario. empezó por acercarse él tambih. quisimos aprovechar la gran oportunidad y.4 prador y. empezamos a agitar una punta de la prenda por ver si casualm. Tú eres persona culta y yo también. repartamos los bártulos que tenemos en común e intentemos buscar fortuna cada uno por su lado. Llegábamos al mercado al caer el día. iOh maravillosa jugada de la Fortuna! El campesino aún no había tenido la curiosidad de registrar las costuras. Cuando hube echado un vistazo por toda la ciudad. por cierto no eran de alta calidad. estirando la punta de la túnica que cubría la espalda del labriego.' P A R T E : 3 ASCILTO 37 Así.l. estiró la manta que yo me había echado encima y dijo: u ¿Qué estabas ha- 12. para no dar un paso en falso. Ascilto. cuya cara 3 me era familiar. yo me ofreceré para cualquier otro servicio: pues. Pero Ascilto 6 no se atrevía a creer en lo que veia y. ya en paz.

pues. donde la pobreza nunca puede salir triunfante? Incluso l o s Cínicos. contando con la compensación del otro negocio más redondo para aliviar la pérs dida. 14. Nos. deseando hacerse con el manto. y los revendedores que habían acudido al oír nuestro griterío. con las monedas de oro intactas. lo que acabamos de reconocer. Ya se inclinaban 4 por secuestrarnos. un harapo que apenas aprovechaba para remiendos. LOCO de alegría. la justicia no es más que una mercancía pública y el caballero que preside el tribunal ratifica las transacciones. Entonces.l. yo dije que no había que andar con rodeos. se le citaría ante la justicia.' PARTE: ASCILTO 3 39 4 el tesoro por el que tanto suspiraba? Allí está la túnica y. Por lo demás era fácil adivinar que aquellos pícaros no s pretendían sino hacer desa. la sospecha de robo que recaía sobre ambas partes. la que acompañaba al campesino. no tanto por tener a la vista el botín cuanto por ver a la Fortuna liberarme de una infamante sospecha. Decía: «¿Quién nos conoce aquí? ¿Quién dará crédito a nuestras afirmaciones? Yo soy partidario de comprar sencillamente. por nuestro que sea. para no quedar visiblemente cortados. Pero no disponíamos más que de una moneda de dos ases y la reservábamos para comprar unos garban4 zos y unos altramuces. de nuestra indignación. pero unos consejeros jurídicos -por no llamarlos rateros nocturnos-. desconfiaba de los procedimientos legales. al contrario. Extendemos. que ocasionalmente intervenía en pleitos. dijo: 15. contando con que nosotros no acudiríamos a la cita por temor a vernos acusados de robo. Pero en modo alguno eran 7 comparables las partidas en litigio. un calvo con la frente toda abultada. también nos echamos sobre la túnica rota y sucia. como es natural. para que entretanto no se nos escapara la presa. y.6 otros. sino de una cosa muy distinta. Y no se trataba ya tan sólo 3 de dilucidar lo que parecía el motivo de la controversia. Así.preciosísirno manto. protestamos de que ellos retuvieran unos despojos que eran nuestros. y nosotros. 2 ¿De qué sirven las leyes donde sólo reina el dinero. venden la verdad a buen precio. Así. ¿Qué hacemos? i A qué título reivindicaremos nuestro bien?. ya que la otra parte reclamaba un . Ascilto logró acallar las risas y. más de una vez. aunque desconcertados por completo. 3 . de pronto la mujer del rostro velado.presentaría el día siguiente. y no sé: quién entre los revendede res.parecer la prenda en cuanto la tuvieran en sus manos. pues.: agarró con ambas manos el borde del manto. y hasta con cierta frecuencia. que había que acudir sencillamente a la ley. pues. «Vemos que cada mal tiene especialísimo cariño a lo que es suyo. a saber. pretendían que ambas prendas fueran depositadas en sus manos y que al día siguiente un juez dictaminara el caso. con la misma indignación. que andan siempre con la alforja a cuestas. afirmando que lo .8 do el silencio. es preferible recuperar por poco dinero nuestro tesoro que embarcamos en un pleito peligroso. después de examinar con atención los detalles. por lo que se ve. consegui. había echado ya mano al manto. esto es. se reían. decidimos colocar el manto aunque fuera a bajo precio. diciendo a voz en grito que había cogido a unos ladrones. que nos devuelvan nuestra túnica y que se lleven su manto. si se negaba a devolver el bien ajeno a su legítimo dueño.» Al campesino y a su mujer 2 les gustaba el cambio. nuestra mercancía. Ascilto.

mi mayor dolor es una tortura del corazón. Era una mujer con la cabeza cubierta: precisamente la que. nos echamos a reír de la sutileza tanto de los revendedores como de los impostores. dice: «¿Cómo se ha de cali. Seguíamos aún en silencio y sin inclinarnos a una u otra opinión. el campesino.. Yo 7 misma. en la noche aquella de mi oprobio. 17. acompañaba al campesino. Nos dice: a¿Os figurabais que os habíais reído de mí? Yo soy la sirvienta de Cuartila. una tortura que me coloca en el inevitable trance de morir: consiste en la angustia de que podáis divulgar. al parecer. Aun enton. se puso a llorar largamente.2 ces nos abstuvimos de pronunciar una sola palabra: esperamos estupefactos el final de aquellas lágrimas que constituían una estudliada escena de dolor. tan poblada de divinidades que resulta más fácil encontrarse con un dios que con un hombre. lo que habéis visto en la capilla de Príapo y de que podáis publicar los secretos designios de los dioses. le tiró a Ascilto la túnica a la cara y. No os alarméis. Por ello he pedido mi curación al sueño: se me ha ordenado veniir a buscaros y se me indicó cierto ardid para calmar la virulencia del mal. a 9 a No quiero alcanzar al instante lo que anhelo: la victoria fácil no me gusta. que derrocharon habilidad para devolvernos nuestro dinero: nidad favorable ha podido mandar a estos jóvenes tan simpáticos hacia la zona de su residencia. con la indiscreción propia de la juventud. En efecto. pues nadie ha puesto impunemente su mirada en lo que estaba vedado. preguntamos quién era. me preocupa más vuestra juventud que mi ofensa. la oportunidad contribuyó a que se vieran satisfechas las aspiraciones de ambas partes. convertido ahora en único objeto de discusión. y más 5 en nuestra comarca. Me arrodillo. Pero el a remedio de mi mal no es lo que tanto me atormenta. cuyo sacrificio habéis perturbado ante la gruta. la cerradura se desprende y cae por sí misma. con las manos entrelazadas tan estrechamente que hasta le crujían las articulaciones. mandó que depositáramos en mano de una tercera persona el manto. al quitarnos así todo motivo de reclamación. pues. indignado de vernos exigir la presentación del harapo. cuando se presentó personalmente Cuartila en compañía de una doncella y. Sobrecogidos y pálidos. Recobrado pues. Efectivamente. momentos antes. 16.' P A R T E : 6 ASCILTO 41 7 Eso mismo era exactamente lo que también nosotros deseábamos. Pero al acabar de engullir la cena dispuesta por el servicial Gitón. Y no creáis que me ha traído aquí el afán de 6 venganza. Mientras intercambiamos esas palabras.4 ficar vuestra audacia? iDlónde habéis estudiado el arte de una piratería que supera a cualquier leyenda? Dios me perdone: me dais compasión. sentándose sobre mi lecho. Por ñn. Contestación: crAbre y lo verás. dentro. 3 cuando la teatral tormenta acabó de tronar. y a puertas cerradas. un atrevido y estruendoso empujón hizo retumbar la puerta. aún sigo creyendo que sólo por imprudencia habéis cometido el inexpiable crimen. nos fuimos corriendo a la hospedería. Ahora bien. la puerta se abre de pronto y da libre paso al intruso. pregunta qué divi- 2 3 4 .l. sentí unos escalofríos tan mortales que sospecho un acceso de fiebre terciana. No viene con reclamaciones ni pretende castigar vuestro error: al contrario. la dama se quita el manto que cubría su altiva cabeza y.. Aquí la tenéis: viene en persona a la hospedería y pide permiso para hablaros. nuestro tesoro.

. se puso a aplaudir y a reír de tal manera que nos quedamos asustados. Pero si no hubierais accedido a darme el remedio que solicito..... señora -le digo-. y aún ignorábamos el motivo de aquel cambio de humor tan instantáneo.. 6 sentirse despreciado es vergonzoso. me besó con mucha efusión y. más helado que un invierno de las Galias.. 20. por mi parte. de repente. desisto del pleito que os tenía planteado. Ascilto a la sirvienta y Gitón a la doncellita. dalo pronto: no hemos cometido un crimen tan horrendo como para tener que morir entre torturas. Lo mismo hizo la sirvienta que la había precedido. . No obstante. no podía ver 4 demasiado negra la situación. Toda la estancia resonaba al son de aquellas risas estudiadas.. ni dejéis traslucir esos secretos que en tantos siglos apenas mil hombres han llegado a con0cer. estábamos dis:puestos a cualquier eventualidad. acarició suavemente con su mano los mechones 5 de pelo que me colgaban tras la oreja y añadió: «Establezco una tregua con vosotros. Tengo a pecho el poder seguir libremente el camino que me plazca. por nuestra parte éramos también tres.. Ascilto quedó perplejo unos instantes.l. Más todavía: yo ya había apareado las fuerzas 5 por si era preciso dar la batalla: yo haría frente a Cuartila.. empezó a velar con su sombra nuestros desventurados ojos.. 7 Luego. que parecía insoslayable. si un dios le había indicado algún otro remedio para su terciana. Se puso muy contenta con esta promesa.. por demás endebles en caso de intentar algo. apoyando sobre mi lecho el rostro y busto entre 2 largos suspiros y sollozos....~Al oír 3 estas palabras de Cuartila.... y lo mismo la doncellita que la había acompañado al entrar. absolutamente a nadie.' vuestras plantas y tiendo hacia vosotros mis manos suplicantes pidiendo y rogando que no toméis nuestras ceremonias nocturnas como objeto de bromas y de risas. El que no se encona suele salirse con la suya.. la exhorto a animarse y a no pensar más en su doble preocupación: 3 pues ninguno de nosotros divulgaría sus misterios y.. en todo caso. «En consecuencia. aPor favor. nosotros estábamos dispuestos a secundar la divina providencia hasta exponiendo la pro4 pia vida. que por lo menos éramos del sexo fuerte y. bajo la impresión simultánea de la compasión y del miedo. Yo. además.. Hasta e 2 sabio plantea conflictos cuando se ve despreciado... tampoco pude: proferir una sola palabra. Por un lado había efectivamente tres mujercitas...» . si preparas un golpe mortal. Tras esta súplica se deshizo otra vez en Iágrimas. . al considerar la compañía. dar leyes es motivo de orgullo. he dado la orden de no admitir 2 hoy a nadie. En aquel instante se derrumbó toda nuestra fortaleza..... pasando de las lágrimas a la risa.. y la muerte....n 18. quedamos atónitos. Fijábamos sucesivamente nuestra mirada inquisidora en nuestros propios compañeros y en aquellas mujeres. ya tenía a punto para mañana un pelotón encargado de vengar mi oprobio y restablecer mi honra: 6 PARTE!: ASCILTO 43 19. en esta hospedería: así podré recibir sin moleistias de ninguna clase el tratamiento que vais a darrrie para mi terciana...

. con un pincel empapado también con satirión. por cierto. como veremos.. Sea como fuere. con una vara de ballena en la mano y bien arremangada ella tambien.... y.... Intentó despertar en mí una pasión que mil muertes habían ya enfriado. Ascilto. le ordenó que dejara en paz a aquellos desgraciados. Queríamos.. Entraron un sinfín de entrenadores de palestra que 4 nos frotaron debidamente con aceite y nos volvieron a poner en forma. pero no había nadie para venir en nuestra ayuda.. Agasajados luego 7 con unos cuantos platos rnás. hasta que Cuartila. 21.. mantenía a raya a Ascilto... sobre todo cuando la jovencita se echó a su cuello y.... y. ... repuestos ya del can..que Encolpio se tomó todo el satirión?.. La sirvienta sacó de su seno dos lazos: con uno ligó nuestros pies. con el otro nuestras manos 7.. 4 5 Por Último llegó un indecente bailarín ataviado con un suave paño de lana verde arrayán y arremangado hasta la cintura. en un momento en que la conversación decaía... aiEs verdad -pregunta Cuartila.. pensáis ahora en dormir. . además. aplaudió diciendo: aya te he servido. extendió cuidadosamente una alfombra sobre el pavimento... 3 Ascilto se había cubierto la cabeza con el manto... Siguiendo. 8 El propio Gitón acabó por no poder aguantar la risa.. pobres de nosotros. pedir auxilio.. mientri~sque la doncellita. Todo su cuerpo se estremeció bajo una carcajada no exenta de gracia.... Psique me pinchaba las mejillas con una aguja del pelo.l. pues recordaba que es peligroso meterse en intimidades ajenas.. 2 6 3 7 .. sin que el muchacho se resistiera. Ambos juramos por todo lo que había de más sagrado que tan horrible secreto moriría entre nosotros dos. 7 Evidentemente se alude ahi a una operacidn mhgica análoga a otras detalladamente descritas en la novela latina. le dio un sinfín de besos..... comprometida por mi sonrisa. jes posible que hayas podido tú solo con tan copiosa dosis del mágico filtro?. cuando ya nos empezábamos a caer de sueño: ajCómo .' 2 PARTE: ASCILTO 45 La sirvienta.. y.. interviene: ajY qué? ¿Yo no me merezco un trago?^ La sirvienta. la invitación nos instalamos 6 allí.... hasta se nos inunda con vino de Falerno.. cuando yo hacía ademán de pedir socorro a los ciudadanos. que se llamaba Psique. nos vestimos para cenar y nos mandaron pasar a una sala inmediata donde estaban dispuestos tres lechos con el dispositivo colmpleto de un esplendidísimo banquete....d i c e Cuartila-. .. que suceisivamente nos malhería con sus descoyuntadas nalgas o nos infectaba con nauseabundos besos... sabiendo que esta noche se debe íntegramente al culto de Príapo?.. pues.5 sancio. muchacho.. tras unos maravillosos entremeses iniciales..

desplegando todo su vigor. por poco no le rompe la cabeza. se dejaron caer al pie de la mesa tan al unísono como si lo hubieran tenido previsto. darme un embasiceto?m8. se caía de sueño. joh ternura la vuestra. 24. pues. alegres maricones. .. hacía otro tanto: unos yacían desperdigados al pie de los convidados.. . tanto dentro como fuera. se habían reintegrado al servicio. otros. oh castrados de Delos! 3 Tras recitar sus versos. y acinedo~o agalán.... con vuestras piernas delicadas. Entra entonces un indecente bailarín.:Cómo? ¿No sabías que embasiceto quiere decir íncubo?~Luego. después de frotarse un poco los ojos. Cuando se la disputan ávidamente entre la vajilla de plata. di. Como Ascilto. otros se habían quedado en el mismo umbral de la puerta con las cabezas recostadas una sobre otra. tan rendido como él y por los mismos percances. en esto entra una instrumentista que al ruido metálico de sus platillos acabó de despertamos a todos. Se reanudó. venid corriendo. faltas ya de aceite. ¿ha de ser Ascilto el único en la sala libre de servicio?. apoyados en las paredes. Los dos sirios que habían entrado a robar. 23. apresurad el paso. Tras unas palmadas de sus manos dislocadas y unos profundos suspiros. con vuestras manos tentadoras. reducido al colmo de la desesperación. 8 ~Embasiceto~.. Por su fxente sudorosa caían arroyos de esencias y entre las ariugas de sus mejillas se veía tal cantidad de pasta. derramaban también ellas un tenue y último resplandor. cuando se vio sorprendido por los asaltos del galán. le entiznó también los labios y la espalda. había empezado a saborear el sueño. qué hombre tan agudo! jLa gracia inagotable de esta tierra! .. acudid aquí en seguida. Me molió las ingles de mil maneras sin 5 resultado alguno. Yo. el banquete y una vez más Cuartila nos invitó a beber: al son de los platillos se acentuaba su alborozo de bacante. quiere decir..1. despabilado ya el maestro de ceremonia. También volcó la mesa con la vajilla. para que mi 3 colega no saliera mejor parado que yo: «Me remito a vuestra rectitud de conciencia -les digo-. venid al vuelo. la persona más insulsa del mundo y muy digno cliente de aquella casa. al verse sorprendidos. la rompen por estirar cada uno en sentido opuesto. le digo: «¿No habías prometido. oh veteranía del amor. me escupió el más infecto 4 de los besos.2 ciendo: « iOh.. señora. Se puso ella a apl. «Bueno 4 -replica Cuartila-.. que aquello parecía una pared desconchada y a punto de: derrumbarse bajo un aguacero. y al caer de bastante altura una copa sobre el lecho donde dormía la sirvienta... Luego. se instaló en mi lecho y. y los esclavos. que le den también a Ascilto el embasiceto. Encolpo esperaba. declamó un poema como éste: Aquí.. y toda la comparsa. pues. había echado aceite a las lámparas moribundas. en griego.. sin que él se diera cuenta en su estado de sopor. aquella sirvienta que había sufrido sus desplantes le untó toda la cara con grandes manchas de hollín y... Ahora.. .copa. a la vez.. recibir una copa.audir con cierta dulzura..' P A R T E : : ASCILTO 47 2 2 3 4 5 6 22. agobiado por tantos contratiempos. y se pusieron a roncar como si llevaran horas durmiendo. Las lámparas. NO pude contener por más tiempo mis lágrimas y. El golpe le hizo chillar: gracias a eso se descubrió a los ladrones y se despertaron parte de los borrachos. cuando entraron en la sala dos esclavos sirios para escamotear una botella. venció irni resistencia y me arrancó las vestiduras.

Era evidente que el muchacho no había puesto 3 mucha resistencia.... era precisamente la que al principio había acompañado a Cuartila a nuestro aposento.. andando el tiempo.l. aquel proverbio que Y. 6 7 2 3 4 5 6 25. se levantó igualmente. entretanto. ya le seguían en larga hilera y aplaudiendo aquellas mujeres en estado de embriaguez. aprovechaba los entreactos para acercar sus labios a los míos y darme. has hecho bien de advertírmelo. 9 El proverbio que Cuartila cita aquí en sentido obsceno alude a la conocida anécdota del atleta Milón de Crotona. En esto se le acercó Psique. como se tocaban las caras de todos los espectadores. le aplicó un beso..» ASCILTO 49 5 dice: 'Podrá con el toro quien haya podido con el ncl villo'. bajo 2 el incentivo de aquella parodia voluptuosa. cogió a Gitón por la mano y lo arrastró al dormitorio. pasamos sin sobresaltos el resto de la noche. introduciendo su mano bajo la ropa de Gitón y manoseando a aquel inexperto mancebo. «Bueno . Todos aplaudían y reclamaban la boda. sí . retozaba con los críos de mi edad. y. llamándolo a su lado. ¿Por qut no? ¿No es la linda ocasión de desflorar a nuestra querida Panucha?~ Al punto traen a una chiquilla muy bonita y que: no parecía tener más de siete años. al correr de los años. Así las cosas. me fui entregando a otros cada vez mayores. hoy... tumbados en la cama. se prestaría a tal descaro. . Con las caricias de su rnano me atrajo a mí también 5 a su lado para que prese:nciara la escena. Le dije que era mi hermanito: . se había puesto en pie y reventaba de risa. ya el embasiceto abría la marcha con una antorcha en la mano.. y tampoco la niña se había desolado y palidecido ante la palabra «bodaB. ¿Es ella acaso más joven que lo era yo cuando soporté al hombre por primera vez? ¡Persigame la ira de Juno si guardo algún recuerdo de mi estado virginal! Cuando apenas sabía hablar. y le susurró al oído unas palabras que no pude captar: «Sí. Habían dispuesto en la sala nupcial la alfombra de la profanacitjn. Ya Psique había envuelto la cabeza de la niña con el velo colorado.»'. no interrumpió su ejercicio y. tomando la iniciativa. 6 . a quien tritura con sus apretones y besos... recorría diariamente varios estadios con el animalito a cuestas. no quiero un plato vulgar. 26. Luego. como de paso. sonriente. logró transportarlo cuando su tamaño era ya el de un toro adulto.. Cuartila. unos cuantos besos seguidos.. hasta alcanzar la edad adulta que veis.. me levanté para asistir a la ceremonia nupcial. sin duda. Cuartila le echó el ojo y con el mayor interés preguntó a quién pertenecía aquel muchacho. Gitón." PARTE: Ante esta orden. y temiendo que en mi ausencia aún le fuera peor a mi hermanito. así. después de un banquete regio. que. Entonces.d i c e Cuartila-. despues. Yo quedé atónito y aseguraba que ni Gitón.Entonces -replica-. ni una chiquilla de tan corta edad podría someterse a la ley impuesta a la mujer. De ahí arranca. nosotros nos sentamos a la puerta de la sala. Encerrados ellos 4 ya a solas.. Cuartila. el íncubo cambia de montura y salta sobre mi compañero.. ¿por qué no me ha besado?» Y. un joven de lo más recatado. dice: «Mañana esgrimirá amablemente sus armas como anticipo de mis delicias.. sirviéndose de un ternero recién nacido.d i c e Cuartila-.. echó una mirada indiscreta por una rendija malliciosamente preparada y observaba con libidinosa curiosidad aquel juego infantil.

s sico con unas flautas en miniatura y. cuando. Entretanto. vemos a un viejo calvo. es decir. 28. como si confiara al oído algún secreto. al balneario. lo que! esencialmente merecía pervivir y ha pervivido de la obra de Petronio. y un carretón en el que iban los amores de Trimalción.3 bían vino de Falerno en su presencia. nos fuimos a pasear. No había concluido su frase Menelao. 6 y con él llegamos a la puerta. el de la esperada francachelalO. que jugaba a la pelota con unos esclavos jovencitos y de largas melenas. lo Así.AZOS.2. nos aseamos con esmero y encargamos a Gitón. envolvie. todo inundado de perfumes. sino que un esclavo tenía un saco lleno e iba abasteciendo a los jugadores de nuevas pelotas.s ción produjo un castañeteo con los dedos. Mientras tanto. un esclavo de Agamenón vino a sacarnos de nuestra incertidumbre: . 7 las pelotas.D 7 . lo desparramaban en abundancia: aEs mío -decía Trimalción-. Estuvimos un m e mento al calor del sudadlero y salimos al agua fría. mejor dicho. y un trompetero apostado a l lado para saber en todo instante las horas de menos que ha de vivir. . y lo beben ai mi salud. de pronto. que desempeñaba muy a gusto su papel de esclavo. admirandlo esas finuras. deliberábamos sobre los medios de evitar la tormenta que teníamos encima. en cuyo montante había un letrero con esta inscripción: TODO ESCLAVO QUE SALG~A A LA CALLE SIN PERMISO DEL DUERO RECIBIRA CIEN LATIG. en nuestra congoja. y ya estáis asistiendo al preludio de la cena. ¿No sabdis quién invita hoy? Es Trimalción. Entramos. que calzaba sandalias y se entrenaba con pelotas verdes. se enjuagó un poquito y se limpió a la cabellera de un esclavo. cuando llega 4 corriendo Menelao: uEste es -dice. Ya Trimalción. Observamos todavía otras particularidades: había dos eunucos. o. pues. Así. sino con toallas de la más fina lana. un mancebo ya entrado en años. pidió agua para las 6 manos.^ Luego. Nosotros seguimos su marcha. sin desnudamos. Ya en marcha. A nosotros no nos llamaron tanto la atención los esclavos -aunque valían la pena. pues. cuando Trimal. Sena prolijo enumerar todas sus singularidades.. ~stábamos. nos atraía más la ocasión de escapar que 1 3 la de descansar. olvidando todas nuestras calamidades. se estaba 2 secando. uno a cada extremo del campo.. pero no las que: pasaban de mano en mano al desarrollarse el juego. el otro contaba 10 Aquí empieza el banquete de Trimalción. y. Ya no volvía a coger la pelota que se le caia al suelo. En esto. pues. tres masajistas be.cuanto el propio dueño. Pero plagados de golpes como estábamos.el que os invita a su mesa. LA CENA DE TRIMALCION 2 : PARTE: 2 3 27. uno tenia en la mano un orinal de plata. pero no con paíío:s corrientes. es decir. le fue entonando canciones durante todo el trayecto.. es decir. Aliviada ya su necesidad. al pelearse por él. a pasar un rato entretenido acercándonos a los corrillos. legañoso y más repulsivo que su propio dueño. se le acercó al respaldo un mú. y a esta señal acudió el eunuco tecidiéndole el orinal en pleno juego.4 ron al señor en una manta escarlata y lo colocaron en una litera: ante ella desfillaban cuatro corredores con ricos y llamativos collares. pues. harto maravillados.¿Cómo? -dice-.' P A R T E : LA CENA DE TRIMALCI~N 51 Había llegado ya el tercer día. de acompañarnos al balneario. persona 9 elegante por demás: tiene un reloj en el comedor. vestido con una túnica rojiza. sino las que caían al suelo.

Pues. Y lo que me causó mayor admiración fueron unos fascios con hachas colgados en el marco de l a 1 puerta y cuyo extremo inferior terminaba como en un espolón de bronce de un navío con la siguiente iinscripción: Con la misma dedicatoria colgaba también de la bóveda una lámpara de dos brazos. se leía: «CUIDADO CON EL 2 PERROD. Me faltaba tiempo :para contemplar tantas maravillas. estaba el portero limpiando guisantes en una fuente de plata. Pregunté. 7 el pie derecho. la fiesta de gladiadores que dijo-. nos disponía. con un gran cuerno de la abundancia. Yo. Ya habíamos llegado al comedor.2. me caí de espaldas y por poco no me rompo las piernas. Satisfechos de saborear esas delicias. atado con una cadena: era una pintura sobre la pared. al entrar y a corta distancia de la cabina del portero. Era un cargo modesto.. 4 entraba en Roma bajo la dirección de Minerva. Luego. con esta inscripción: 3 El otro representaba la órbita lunar y los siete pla. También observé en el pórtico un equipo de corredores a pie que se entrenaban bajo 8 la dirección de un técnico. en letras capitales. Había un mercado de esclavos con sus rótulos al cuello. que tenía asignadlo ese oficio. y encima. A su lado estaban la Fortuna. al echar adelante. un esclavai desnudo se arrojó a nuestras plantas y se puso a suplicarnos que lo libráramos 11 Los séviros de Augusto formaban. cuando un jovencito esclavo. En cada una de las dos hojas de la puerta había sendos cuadros: uno. con uniforme verde puerro y cinturón rojo cereza. Unas bolitas de distintos colores marcaban los días fastos y los nefastos. con largas melenas de esclavo y un caduceo en la mano. al guardián del atrio qué represen9 taban los cuadros centrales: «La Ilíada y la Odisea -me y. y las tres Parcas hilando 7 sendas ruecas de oro.4 netas. Allí. un colegio de seis miembros cuya misión era organizar el culto del emperador en las colonias italianas. 29. Al final del pórtico. y el propio Trimalción. se guardaba la primera barba del señor. Sobre el dintel colgaba una jaula de oro donde una urraca de varios colores saludaba a los que entraban. no acababa de observar la super3 ficie total de aquella pared. En medio de mi asombro ante tantas maravillas. según decían. del otro lado. cómo había llegado a administrador: un hábil pintor había representado exactamente toda su vida con las respectivas 5 leyendas. estaba el procurador recibiendo cuentas.~ 30. todos a una. desempeñado generalmente por libertos. cuando recobré la serenidad. Mercurio levantaba a Trimalción por la barbilla y lo transportaba a un ex6 celso trono. como su nombre indica. había un perro descomunal.' PARTE: LA 8 CENA DE T R I M A L C I ~ N 53 9 En la misma puerta. Ahora.5 mos a entrar ya en el comedor. nos sorprendió con esta exclamación: ¡Con el pie derecho! Realmen. a la izquierda. en la antesala. Mis compañeros se echaron a reír. . Además vi en el rincón un gran armario con un nicho donde había unos Lares de plata. se veía cómo había estudiado contabilidad. dio Lenas. pues. si no me falla la memoria. una Venus de mármol y una caja de oro no muy pequeña donde..6 te nos causó cierta sensación el temor de que alguno de nosotros pudiera infringir la regla protocolaria al cruzar el umbral.

El vino del dueño es el agradecimiento del escanciador. Y para no lucir s61o esas riquezas. Dos fuentes 10 forman como un tejado sobre el asno. de aceitunas negras. s pues estaban ya instalados todos los comensales. ¿qué le vamos a hacer? Lo dejo en vuestras manos. pero con unas inscrustaciones de hierro.auténtico. procura satisfacer su vanidad con un anillo dorado y otro de oro auténtico. pero recubierto de incrustaciones de hierro formando estrellas. que estaba entonces contando las piezas de oro. Yo quise averiguar si toda la servidumbre se componía de can6 tantes. lo que suponía apenas unos 9 diez sestercios. y en la última falange del dedo siguiente una sortija de oro -a mi piarecer.. Sacaron unos entremeses de lo más espléndido. En f i n . a quien. ciruelas de Siria con gajos de granada. sino que realizaban su tarea canturreando. 2 Por fin nos instalamos en la mesa. a Trirnakión le corresponde. se reservaba el lugar preferente. En la bandeja de los 9 entremeses había un asno en bronce de Corinto con alforjas. Unos esclavos de Alejandría nos echaron agua de nieve para lavarnos las manos. descubrió su u Legalmente. pues. de un manto escarlata salía su cabeza rapada. las cuales. Nos sentíamos muy obligados por tan insigne favor. Me perdió mi ropa de mesa. según nueva moda. 2 3 4 . Su aparición arrancó una sonrisa de sorpresa. Había también sa1chic:has calientes sobre una pa. en sus bordes llevan inscrito el nombre de Trimalción y el peso de su plata. levantó la mirada y nos dijo: «No me importa tanto la pérdida como el i i descuido de esa nulidad de esclavo. ya recargado con los pliegues de su ropa. Echamos. Muy orgulloso. desde luego era púrpura de Tiro. vais a saber ahora mismo -dice.. atrás nuestro pie derecho. Llevaba en el dedo meñique de la mano izquierda un gran anillo ligeramente dorado 12.i i rrilla de plata. y. como si fueran estrellas. iban llenas de aceitunas blancas. bajo la parrilla. de un lado. Dos pasarelas soldadas entre si tenían encima unos lirones salpicados can miel y adormidera. Un esclavo muy dispuesto me atendió con una melodía de la misma aspereza. al entrar en el comedor. y con gran asombro por nuestra parte nos plantó toda una profusión de besos a la vez que nos daba las gracias por nuestra amable bondad: aPor lo demás. les siguieron otros por el lado de los pies y 4 nos quitaron los padrastos con destreza sin igual. le rogamos que perl o donara al esclavo.a quién habéis hecho1 el favor. pero ya había sufrido una lavada.' PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 55 del castigo: al parecer no era grave la falta que lo e ponía en peligro. excepto el propio Trimalción. 31. nos salió al paso aquel mismo esclavo por quien habíamos intercedido. y presentándonos al tesorero. En medio de esta ostentación y a los acordes de la música nos trajeron ya al propio Trimalción y lo colocaron sobre unos cojines minúsculos. cualquiera.2. se había dejado robar en el balnean o la ropa del tesorero. y para ello pedí bebida. y alrededor del cuello. llevarlo de hierro. había añadido una servilleta con una ainplia franja roja y volantes colgando por todas partes. Aquello parecía un coro de pantomimo y no 7 un comedor de una casa particular. Y ni aun en tan desagradable menester se quedaban callas dos. En efecto. sólo'los ciudadanos del orden ecuestre podían llevar anillo de oro. y del otro. pues. y así ocurría cada vez que reclamábamos un servicio 3 32. cuando. que me había regalado un cliente para mi cumpleaños.

Trimalción~ha puesto caprichosamente a su vino la etiqueta de uFalerno Opimio Centenario.* Nos pasani unas cucharas que no pesaban menos de media libra. 3). y rompemos los huevos... XIV.» Seguí. nos . Bebamos.» Mientras bebíamos. que se dio cuenta de ello. cuando de pronio la orquesta da la señal y desaparecen los entremese!s en manos de un coro de cantores. empezaron a escarbar en la paja. a los agudos acentos de una melodía. Ya Trimalción. Pero oí a un veterano comensal de la casa comentar: ~Aqun dentro ha de haber algún bocado exquisito. en la postura que suelen adoptar para incubar sus huevos. dijo: «Amigos míos: por mi gusto aún no hubiera venido al comedor.u Acto seguido se trajeron unas ánforas de vidrio cui. al estar menos hacinado~.. Y mientras él.» Tras él llegaba un esclavo con un tablero de terebinto y unos dados de cristal. ción. C. mandó abofetear al esclavo y tirar otra vez aquel plato. usaba denarios de oro y plata. por múltiples razones. y eso que mis invitados eran de bastante más categoría. Y lo que os sirvo es auténtico Opimio. Probemos. Trimalción se volvi6 ante este cuadro. con unos pequeños odres. pues. Si se tomara la etiqueta de Trimalción como documento histórico.ama la igualdad. pues. dando unas 7 palmadas. como los que sirven para regar la arena del anfiteatro: nos echaron vino en las manos. cuando se hubo mondado los dientes con un hilillo de plata. quitando cáscara y me encontré con1 un papafigo rebozado con yema de huevo y pimienta. había autorizado a repetir. y. pues allí nadie ofrecía agua. agotaba el léxico de todos los tejedores y nosotros saboreábamos todavía los entremeses. Trimailción.. J. por Hércules. Luego. pues. se había hecho servir de todo y. a ver si aún se pueden tomar. 8 13 El vino de Falerno. era uno de los más apreciados de Italia en la Antigüedad. si alguien quería más vino con miel. un plato de postre se le fue 2 accidentalmente de la mano a un esclavo. he aquí que nos traen un azafate donde había una gallina de madera. C. Mientras leemos los letreros. Se felicitó al dueño de la casa por esas finuras: 5 ((Marte -dice Trimalción. esos esclavos tan mdolientes. Y. Ayer no saqué un vino tan selecto. aim se bebía (?) en el siglo 1. cada una. No obstante. Inmediatamente después entraron dos etíopes. me temo que estén ya empollados.6 dadosamente selladas y en cuyo cuello había un rótulo CENTENARIO. de donde sacaron huevos de pavo' y los repartieron a los convidados. Se acercaron en seguida dos esclavos. he sacrificado toda complacencia conmigo mismo. la composición del Satiricón se !situaría en el 21 a. Observé un detalle que es ya el colmo del refinamiento: en lugar de piedrecitas blancas y negras como peones. La cosecha de Falerno en el consulado de Opimio (121 a. con esta inscripción: UFALERNO OPIMIO. Trimalción. El vino es vida. En el bullicio.' brazo derecho con un brazalete de oro y una placa de esmalte engarzada en un aro de marfil. dice: ¡Ay! El vino vive bastante más que la pobre criatura humana. pero por no retrasarme demasiado y haceros esperar más. con los demás desperdicios. de larga 4 cabellera. PARTE: LA CE'NA DE T R I M A L C I ~ N 57 2 3 4 5 6 7 8 33. Apareció en seguida el encargado de la limpieza 3 y se puso a barrer la plata. pero sin p:reocupaciones cronológicas exactas. J. 13. en Campania. ya a mano. con las alas desplegadas en círculo. que resultaron ser obra de pastelería. Por eso he mandado que a cada uno se asignara una mesa. fecha que nadie ha tomado nunca al pie de la letra ni puede tomarse. De paso. pues me parecía ver ya formado el pollito. Yo estuve a punto de tirar mi ra. para proclamar su excelencia. continuando la partida. con su voz sonora. vais a permitirme terminar mi partida.) fue célebre: segun Plinio (Historia Natural.2. 34. nos darán menos ca1or. no obstante. después de dejar el juego. que intentó recogerlo del suelo. diciendo: «Amigos míos: son huevos de pavo que yo mandé echar a una clueca.

78). garbanzos. Trimalción no cesaba 7 de repetir con el más insistente tono de voz: uTrincha. por lo menos en los banquetes de los ricos. con lo que recordaba a Pégaso. mientras tengamos salud! n ci En el centro. acudieron al son de la música cuatro servidores danzando y retiraron la parte superior de la bandeja. sobre Piscis. un panal de miel. carne de ternera. Después de dejar caer este esqueleto varias veces sobre la mesa y hacerle tomar varias actitudes gracias a sus articulaciones movibles.5 fecho de un éxito como aquél. dicitndoles: 'Mira a éste. . luego bebe y divitrtete. un esclavo trajo un esqueleto de plata 14. una langosta. nos dice: «Os doy un consejo: comamos. en Marcial. como se ve por varias referencias literarias (por ejemplo. Epigramas. dos barbos. cuya forma recuerda la testuz del borrego.Entre los egipcios. una diadema. 44). . sobre Gémini.. un higo chumbo.2 : P A R T E : y nos extasiábamos ante tales magnificencias. fue troceando la vitualla con el estilo de un conductor luchando en su carro a los acordes del órgano.Y el propio Trimalción. en una segunda bandejajugosos pollos. que sus articulaciones y vértebras móviles podían girar en cualquier dirección. adaptando sus movimientos al compás de la música. Estalla un aplauso general. Es la ley del banquete.... con su voz espantosa. muestra esta figura a cada uno de los comensales.. me permití interrogar en ese sentido al comensal que tenía a mi derecha y 15 Manjar muy apreciado en la Antigüedad. 2 vemos debajo . que ahora nadabai como en un nuevo criadero. se puso a chirriar una cancicin del mimo de Laserpicio. Era una bandeja circular y tenía representados a su alrededor los doce signos del zodíaco.pasaba alrededor ofreciendo el pan en una olla-horno de plata. 11. no menos satis. dice. iniciado por la servidumbre 4 de la casa. Un esclavo egipcio . sobre Virgo.^ 6 7 2 3 4 35. tan bien armado. un terrón. 14 Trimalción sigue aquí una costumbre egipcia adoptada sucesivamente por griegos y romanos: . También observamos junto a cada uno de 3 los cuatro ángulos un Msirsias con un pequeño odre de donde una salsa cargada de pimienta caía sobre el pescado. un hombre da la vuelta con una figurita de madera en ataúd. tal has de verte tú después de muerto's (Heródoto. arrancado con su césped. A la oración fúnebre siguió una bandeja cuyo tamaño no respondía a nuestra expectación. una liebre. alusión humorística en esa palabra tantas veces repetida. Trimalción añadió: LA CENA DE TRIMALCI~N 59 S 9 lo ¡Ay! lPobres de nosotros! ¡Qué poquita cosa es el hombre! ¡He aquí en qué pararemos todos nosotros cuando el Orco se nos lleve! iA vivir. ubres 15. atacamos aquellos manjares selectos. trincha.e s decir. sobre Cáncer. Al quitarla. y. su originalidad atrajo.. una balanza que de un lado tenía una torta y del otro una tarta. al terminar la comida. sobre Escorpión. Después de estas palabras de Trimalción. Al vernos poner mala cara ante aquellos manjares tan vulgares. sobre Capricornio. 36. y en e1 centro una liebre a la que se habían aplicado unas alas. una oca. el artista había colocado el especial y adecuado manjar: sobre Aries. sobre Acuario. no obstante. todas las miradas.. sobre la Libra. sobre el León. pues. Al punto 6 se adelantó el trinchante y. con la son:risa en los labios. Entretanto. sobre Tauro. XIII. . la ubre de una cerda que no había criado.Tnmalción. sobre cada uno de ellos. testículos y riñones. Yo sospechaba alguna.. aTrincha~. un pescadito de mar. pintada y esculpida con mucho realismo. sobre Sagitario.

Y hace poco.al que está trinchando las vituallas? Se llama Trincha. una urraca entre surco y surco.6 pañeros suyos. ¿Y el que ahora vegeta ii en el puesto que dejó vacante el liberto? ¡Qué buena vida se ha llevado! No se lo echo en cara. No tiene ninguna mula que no sea hija de un onagro. Pero esa alimaña1 7 está en todo. 18 Alusión a la leve bofeta.. Pero por otra parte es una mala1 8 lengua. ¿quién era? ¡Perdóneme tu Genio tutelar! No hubieras 4 aceptado de su mano un pedazo de pan. además. En cuanto ai Trimalción. ¿Ves al último del último1 banco? Hoy tiene sus ocho. muy poco. por ese lado. tiene posesiones cuya extensión sólo está1 al alcance del vuelo del gavilán.lai 6 y cuenta su1 mujer de Trimalción. se ha visto transportada al cielo 5 y es el brazo derecho de Trimalción. hasta en lo que menos te figuras. 38. pero cuando no ama. la culpa es de los malditos libertos que le arramblaron con todo. no ama. se llama Fortunata ' 3 dinero midiéndolo a celemines. sino que. ¿Ves todos esos 5 cojines? No hay ninguno que no contenga lana de color púrpura o escarlata. las abejas del país mejorarán de clase por virtud de las de Grecia.. Ya no pude tomar un bocado más. se tu il volessi.. é 6 quedaría convencido de ello. !Por lo cual acaba de publicar io el siguiente anuncio: 'Gayo Pompeyo Diógenes alquila su buhardilla a partir de las kalendas de Julio porque él se ha comprado una casa'. pues. según dicen 8 (yo no sé nada. Y ahora. sobria y persona de buen consejo: ya lo ves. Enteraos bien: 13 17 Proverbio que aún pervive en italiano para aludir a un imposible: «Vi troveresti il lsrtte di gallina. aparecería allí 17. En una palabra.. ihuy. Todo se produce en su casa: lana. Tienen las espaldas bien guardadas. »Y no vayas a pensar que Trimalción compre! nada. mandó importar abejas de Atenas. «Es -me dice. Él. Yo no 9 tengo envidia a nadie cuando un dios le hace un regalo. Hasta ahí llega la felicidad de ese corazón. pero lo he oído). huy!. se pudo hacer con el gorro de un íncubo y encontró así un tesoro. pi16 ES decir. huy. personalmente. limones. Creo que tiene hipotecado hasta el último cabello. no sabe lo que tiene. »Y no se te ocurra menospreciar a los libertos com. Vio en sus 12 manos un millón de sestercios. Partió de la nada. . Hace poco acarreaba al hombro fajols de leña. a él no le importaría enterrar bajo una mata de ruda a cualquiera de esos infelices. Y he aquí que estos días ha escrito a la 4 India solicitando semillas de setas.s «¿Ves -me que había asistido con frecuencia a fiestas como ésta: dice. Cuando ama. Así. cada vez que Trimalción~ dice 'trincha'. En cuanto a sus esclavos. mienta. sabe amar. dinero y más 9 dinero. no creo que ni el diez por ciento conozcan a sui ii amo. pero tuvo la desgracia de arruinarse. «Afortunadas. es oro puro.* 37. empezando por preguntar quién era aquella mujer 2 que iba y venía por todas partes. Para producir en casa 3 miel ática. llama y da órdenes con una sola palabra. para abreviar. En la celda de su portero hay acumulada más plata que la equivalente a cualquier otro patrimonio l o en su totalidad.da que el señor daba a su esclavo al concederle la libertad. por Hércules. de paso.7 cientos mil sestercios. extendí ampliamente mi interrogatorio. si pidieras leche de gallina. pocas palabras: la lana que allí se producía era 2 de escasa calidad: Trimalción compró carneros de Tarento para renovar su ganado. pues nadie le aventaja en bondad. temia. Pero. y. sin saber cómo ni por qué. no fue suya la culpa. l 1 si en pleno mediodía ella le dijera que e s de noche. Y. volviéndome hacia aquel hombre para conocer todos los detalles posibles. >Aún le duele la bofetada de la liberación l8 y ya sueña con la buena vida. y. por ser tan acaudalado. Es abs.

Sagitario. Capricornio. todo aquel que nace bajo ese signo tiene muchos rebaños. Así va 13 girando el mundo. El anfitrión. Su mesa. Virgo es el signo de las mujeres. como un panal de miel. y por temor a que sus acreedores lo creyeran tambalearse. hay que saber literatura. Y por eso nacen entonces los rebeldes.. 40. 12 el de los desgraciados. La Balanza. así como lo ves! Fue empresario de pom15 pas fúnebres. como la rueda de un molino. nuestra madre. el (le los bizcos. el de los cocineros y retóricos 20. y.Pues. Descansen en paz los huesos de mi patrono por haber tenido a bien hacer de mí un hombre de sociedad. y él prosi. levantando los brazos al cielo raso de la esa . el de los cantineros y los alcornoques. TRIMALCI~N 63 14 2 3 39. Bajo el signo del León nacen los zarnpones y los mandones. Primero se convierte en Aries. ¿os creéis que voy a contentarme con la cena presentada en el azafate? . pues ya se había retirado el primer servicio y los alegres comensales se dedicaban otra vez a beber y a charlar ruidosamente.Ese cielo que veis. El Escorp:ión. 16 más que humana realidad! Al ir a menos su situación. Bajo el signo de 8 Cáncer he nacido yo: por eso ando sobre tantas piernas y tengo tantos bienes en tierra y mar. tiene además la cabeza dura.m Nosotros aplaudimos la gracia del astrólogo. Trimalción interrumpió tan amenas noticias. de los. Se tiraba al suelo más vino en su mesa que el que se guarda en otra bodega cualquiera. una frente sin pudor y la córnea ocular muy aguda. y a cada instante trae algún daño al hombre.6 gue: uLuego el cielo entero se vuelve Toro. los boyeros y los que saben buscarse el pasto por si mismos. . desde hace tiempo. Bajo este 19 4 5 signo nacen la mayoría de los pedantes y pe1eones. no pongo nada por encima de esa constelación: para no eclipsar mi propia estrella. a diario. donde tienen su mansión los doce dioses. .2: PARTE: LA CEINA DE la olla de los amigos hace malo el cocido Ig. ¡Un sueño. el de los envenenadores i i y asesinos. pues al cangrejo le va tan bien un elemento como el otro.. los toros. perfumistas y de cuantos venden a peso. ES preciso -dice. a ¡Estupendo! D. Adaptacibn de un proverbio griego similar. de los esclavos fugi. y en cuanto las cosas se tuercen. La tierra. proclamó una subasta con el siguiente anuncio: 'Gayo Julio Próculo subastará lo que sobra en su casa'. que echan el ojo a las legumbres pero cogen el tocino. 1-5) se compara la Retórica al arte culinario: tanto el cocinero como el ret6rico han de halagar el gusto del cliente para conquistarlo. supra. era como la de un rey: jabalíes de rizada pelambre.'¿Es eso conocer a Ulises?' . fue nuestra exclamación unánime. Acuario. jadiós amigos! ¡Y qué bonito negocio el suyo. es preciso que los peces puedan nadar. el i o de los carniceros. pues. En Gémini nacen 7 las carrozas de dos caballc~s. Por favor. mucha lana. como lo ha demostrado ese plato. ¿Qué significan la mata de césped que veis en el centro y el paria1 de miel que hay encima? Yo no hago nada sin intención. tanto si nace como si muere. pastelería. ¿qué? Aun comiendo. cocineros. está en el centro: es redonda como un huevo y encierra en su seno toda clase de bitenes. se transforma sucesivamente en otras tantas figuras. Y por eso. panaderos. Piscis. aves. Y así. Una vez m á s (cf.9 tivos y de los que arrastran grilletes. a quienes les salen cuernos de tanto sufrir. A mí no se me puede presentar ninguna novedad. la virtud fecundante y los que comen a dos carrillos. reclinado sobre el codo.que vosotros mismos animéis vuestro vino.

Este jabalí estaba destinado. capítulo 36. Viéndonos así liberados de nuestro " 23 LOS tres nombres significan sucesivamente aBaco Tonante». y aBaco Inspirado. Después de agotar todas las más disparatadas conje. como último 4 plato. cuando fuera del comedor surge un inmenso clamor y he aquí que una jauría de perros de Laconia entran corriendo al3 rededor de la mesa. aBaco Ebrio. PARTE: LA C E N A DE TRIMALCI~N 65 entre los asistentes a la cena tanto los dátiles de la Tebaida como los de Caria.n El esclavo quitó el gorro al jabalí y se lo puso él mismo. daba vueltas y más vueltas en mi pensamiento tras el posible significado del jabalí servido con su gorro de liberto. No sabíamos todavía ni por sospecha a qué venía todo aquello. juramos que no admite comparación con Hiparco y Arato 21. el dios romano de origen itálico que fue asimilado a Diotrysos-Bacchus. 6 coronado de sarmientos y hiedras. ~2 Cfr. Lieo o EuhioU mientras daba la vuelta a la mesa con una cestita de uvas e interpretaba con finisima voz unos poemas de su amo. C. con las piernas fajadas y una cazadora jaspeada. 24 aDionisos. para trinchar el jabalí no se presentó el conocido «Trincha»a que había hecho las porciones al servir las aves de corral. de sus defensas colgaban dos cestas de hoja de palmera. J. Contestación: 3 [(Eso te lo puede decir muy bien hasta el esclavo que te sirve. los invitados lo rechazaron. con mayúscula. Yo maldije mi estupidez y no volví a preguntar nada 5 más. yo. Cuando se hubo entregado a cada invitado su pajarito. Entonces. Hiparco (160-125 a. Trimalción añadió: «No me negaréis 8 -diceque el dios Liber es de mi propiedad. 4 Alrededor del animal y hechos de pasta dura se agrupaban pequeños lechoncitos. Aplaudimos la gracia de Trimalción.. nosotros lo vamos cubriendo de besos. Las crías se repartieron entre los invitados para que se las llevaran a casa.* Acto seguido se acercaron unos esclavos a las cestas que colgaban de las defensas del animal y distribuyeron a partes iguales 21 Arato fue el poeta y gran astrónomo que escribió los Fenómenos.' tancia. Al oír su ar. Ya estaban a punto unos pajareros con sus cañas de liga.2. Tras ellos llega un aparador en el que iba un jabalí de tamaño poco común. muy joven. Echó mano a su puñal de caza y descargó un fuerte golpe al costado del jabalí: por el boquete de la herida 6 salieron volando unos tordos. y a medida que el esclavito va pasando a nuestro alrededor. supra. Hay en el original un juego de palabras sin traducción posible. Trimalción se levantó y se 9 fue al excusado. verdadero manual de la Astronomía antigua. para que no me tomiaran por persona que nunca había asistido a banquetes de postín. acudió un barbudo gigante. Después de este servicio. ya que liber significa a la vez nlibre~y. por eso vuelve hoy a la imesa en calidad de liberto. no se trata de ningún enigma. 41. me atreví a preguntar a mi amable informador sobre la cuestión que me atormentaba. una llena de dátiles de Caria y la otra de dátiles de la Tebaida.) fue un comentarista de Arato. como colgados de la ubre: daban a entender que lo que iba allí era un jabalí-hembra.7 monía. Trimalción añadió: «Ya veis qué bellotas tan 8 finas ha comido ese cerdo montés. además con un gorro de liberto en la cabeza. Durante este diálogo.. sino de una cosa muy sencilla. Liber. a la cena de ayer. en esto se presentan unos servidores y extienden sobre los lechos unas colchas en cuyos bordados se veían redes. acrirrucado en mi rincón. un hermoso esclavo.2 turas. Trimalción se volvi16 y dijo: ~Dionisio. se proclamaba sucesivamente Bromio. s Ahora bien. Entretanto. ... cazadores al acecho con sus ve2 nablos y todo un equipo de caza. s C libre. y en un instante se hicieron con las avecillas que revoloteaban por el come7 dor. sé 1ibre.

ha rendido el alma. ¡Ay. Y ¿qué le hubiera S pasado si no se hubiera atenido a un régimen? Estuvo cinco días sin llevar a la boca ni una gota de agua ni una migaja de pan. Pero un viejo amor es como un cáncer. Por lo demás.el primero que a uno se le ocurra. Desde luego.4 ter. daba a manos llenas y tenía la mesa bien abastecida. o. Y 25 Expresión despectiva paoverbial para decir auno cualquiera». Lo cierto es que supo aprovecharse de la vida mientras fue de este mundo . legó su patrimonio a no sé qué engendro de la Tierra25. Y. Una excelente persona. le sobrevino una herencia donde robó bastante más de lo que correspondía a su lote. en sus manos el plomo se volvía oro..déspota. . Dama fue el primero en tomar la palabra después de reclamar una copa de mayor tamaño: aun día -dice. Ya se ponía pesado. Mientras das media vuelta se hace de noche. Su hermano fue todo un carác. el agua tiene dientes y nuestro corazón se 2 disuelve un poco cada día bajo sus efectos. 42. Ello resulta fácil cuand~o todo va sobre ruedas. Y para 3 decirlo todo. 2 me figuro que habrá dejado sus cien mil sestercios bien redondos. pero la primera vendimia le hizo recobrar el aplomo: vendió el vino al precio que quiso. Ayer. En cambio. tienen cierto poder. por estar reñiido con su hermano. al menos. no que se le prometa. ¿De qué se puede quejar? Salió de la nada y hubiera estado dispuesto i i hozar un estercolero para recoger de un bocado un cuarto de as. Se le lloró muy bien (había manumitido a cierto número de esclavos). tratamos de animar la conversación entre los i o invitados. pues el baño consume como el batán. (Lo que cuenta) es que a uno se le dé. En sus principios tuvo que desplumar aves de mal agüero.no es nada. Somos menos que las moscas. ay! Andamos por el mundo como globos hinchados. ¿Qué hubiera pasado si él no la hubiera tratado tan bien? 7 Pero la mujer . tampoco me fue 3 posible bañarme: hoy tuve que ir a un entierro. fue su fatal destino. 12 beber caliente es el mejor abrigo. Nunca se acierta cuando uno se fía demasiado pronto. murió bien. ¡qué ave de rapiña es la mujer! Nadie debiera tener condescendencia con una mujer: es como echar agua al pozo. ¡Bonito día de frío hemos tenido! Apenas me hizo entrar en calor el baño. Verdadero niño mimado 7 de la Fortuna. Así ha crecido como ha crecido: como un panal de miel. 43.. Yo he bebido a jarros y estoy borracho perdido. y menos que nadie acierta el hombre de negocios. el bueno de Crisantemo. Aquel alcornoque que s era el otro. Uno va lejos cuando huye de los suyos. una mala lengua. Filerón lo interrumpió vivamente: «Volvamos al mundo de los vivos. y todo en moneda contante y sonante.. para acabar de enderezarle la barbilla.. se ha ido a donde iremos todos. Consideró como 6 oráculos a sus esclavos y éstos lo echaron a perder.. Con todo. Aún me 4 parece que le estoy hablando. . pues el médico no 6 es más que un consuelo moral. cuando me tomo un trago de vino con miel. pues yo me he alimentado con lengua de perro. dialogó conmigo. Por HCrcules. Son los médicos quienes lo echaron a perder. Seleuco interviene en la conversación y dice: uYo no me baño a diario. El difunto ya tiene lo que podíia esperar: vivió bien. El vino se me ha subido a la cabeza.. Lo cierto es que tuvo buen entierro: le sirvió de féretro el lecho que utilizó en vida. pero nosotros no somos más que burbujas. todavía ayer. amigo para el amigo.. ellas. Por eso. aunque su esposa le haya escatimado las lágrimas. mejor dicho. con sus buenas mantas. era un descaradlo. la Discordia en carne y hueso. lo mejor es ir directamente i i de la cama a Ia mesa. me río del frío a mis anchas.

Los campos están yermos.2. nadie cree que el 17 cielo es el cielo.» 44. conozco un caso que le dio a ganar mil denarios de oro. Tales fueron las palabras de Filero.. Por Hércules. Más todavía: le atraían los mancebos. un hombre con todos los refinamientos del gusto. «Estáis charlando de lo que nada importa al cielo ni a la tierra y.14 mos cojones no saldría tan bien librado. nadie guarda el ayuno. 26 Las fiestas de las Saturnales (a partir del 17 de diciembre) eran ocasión. de una semana de diversiones y banquetes. pero era un hombre recto. era pura pimienta. negrote como un cuervo. vivía junto al antiguo arco de triunfo. tendré que vender mi barraca.» Y entretanto el pueblo humilde padece. todos nuestros males son un castigo de los dioses. y todos regresaban calados como ratas de agua. La gente de hoy es así: leones en privado. como uno cualquiera de nosotros.. ¡Ay. ¿Qué va a pasar si ni los dioses ni los hombres 16 se apiadan de esta colonia? Juro por la vida de mis hijos que. cuando yo era niño: más que un hombre. todo el mundo cierra los ojos y se dedica a contar su dinero. llevaba bien e sus años.. Antaño. como la cola del ternero. 7 Calcinaba la tierra bajo sus pisadas. No se lo echo en cara: he ahí lo único que se llevó consigo. De ahí la buena vidla que se da en casa: recibe en un día más escudos que otro cualquiera tiene de patrimonio. iban tirados los pre.ii cios en aquel tiempo. a quien le importa más un as para su bolsil1. Recuerdo a Safinio. y todavía conservaba su verde vigor. había que ver cómo cardaba el pelo a cada concejal. hoy no pude catar un bocado de pan. Yo conocía a este hombre desde tiempo inmemorial. y he aquí ahora las de Ganimedes. ¡Qué amabil. nunca se le vio sudar ni escupir. Pero todo ello por 13 tener un edil que no vale tres higos.NA DE TRIMALCI~N 69 jcuántos años te crees que se llevó consigo? Setenta y tantos. Júpiter no importa un bledo a nadie. sacudían leña a todos estos peleles. Pues bien. pues para las mandi%ulas 4 de los más ricos siempre es fiesta de Saturnom. No andaba con rodeos. seguro. Con . Fue resistente como el cuerno. ya me he comido mis harapos. llamaba a cada cual por su nombre. Y si esta sequía continúa . le las grandes damas vestidas de largo subían descalzas al Capitolio. amigo de sus amigos. Ahora. no dejaba en paz en su casa ni a la perra. Cuando tomaba la palabra 9 en el foro. gallinas en público. 15 y si continúa esta carestí. Por lo que a mí toca.idad la suya! Contestaba al lo saludo. al contrario. ay! ¡Cada día peor! Nuestra colonia va creciendo 12 al revés. dice: alos dioses tienen los .D n El texto latino. así empezaba inmediatamente a llover a cántaros (entonces o nunca). por entenderse con los panaderos! aApóyame y te apoyaré yo a ti. con él podías jugar con toda confianza a pares y nones en plena osa curidad. En las asambleas edilicias. nadie se preocupa de lo que escuece la carestía de la vida. Si la flor de harina de Sicilia no era de buena calidad. pero si nosotros tuviéra. a mi llegada de Asia! Aquello era 5 vivir. iOh! ¡Si tuviéramos todavía aquellas fieras que me encontré yo aquí al principio. Creo que tenía un deje asiático. 2 Por Hércules. ¡Malditos ediles. Llevamos ya un año de 3 hambre.a. e imploraban de Júpiter la Illuvia. literalmente. . entretanto.' PARTE: LA CE. los dioses nos han dejado de: la manon: porque nosotros no somos piadosos. su voz se amplificaba como una trompeta. con el pelo suelto. de tal 6 modo que el propio Júpiter se sentía celoso. para los romanos. iba directamente al grano. Por ejemplo. con el corazón puro.unas comprabas un pan que bastaba y sobraba para daos personas: nuestros panes de hoy son más menudos que el ojo de un becerro. en mi opinión.0 que la vida de todos nosotros. Efectivamente.

he visto en mejor forma a ciertos condenados a las fieras. Unas veces es así y otras as&. Glicón.El centro de la bóveda celeste está en todas vartes. Y he aquí que ahora vamos a tener un magnífico espectáculo de gladiadores: durará tres días.. dirías que aquí los cerdos se pasean por la calle asados y todo.2 : P A R T E : 45. sin cuartel posible. ¿Qué culpa tuvo el esclavo. y no serán gladiadores profesionales. Será así o asá. Si lo hace. nuestro amigo Tito tiene aspiraciones de grandeza y es cerebro calenturiento. Pero a falta de asno. otro tenía las patas vendadas. En realidad. Ya dispone de cierto número de víctimas para el sacrificio".d i j o Equión. mirmtras viva. tal astillau. iC6mo podía esperar Glicón que la mala hierba de 9 Hermógenes iba a dar un día buen resultado? Su padre era capaz de cortar las garras a un gavilán en pleno vuelo: de tal palo. De un soplo se les echaría a tierra. a El proverbio latino correspondiente dice al pie de la letra: . condenó el i:ntendente a las fieras. Aunque se gaste cuatrocientos mil sestercios.. El único de cierto aliento fue un tracio. de una mujer que competirá sobre un carro pies forrados de lana. el depósito de las víctimas estará en medio para que todo el anfiteatro pueda verlas. si tuviéramos hombres! Pero ahora anda mal. no se resentirá su patrimonio.8 blico entre celosos y amantes. y no es la nuestra sola. se pone calcetines de lana. Tiene con qué pagar. ya quedará ignominiosamente marcado y s61o el Orco podrá limpiar su deshonra. Ha hecho morir unos jinetes a la luz de un candelero: parecían gallinas mojadas: uno era un desecho de burro. Pues conozco las intimidades de su casa: no hace las cosas a medias. pues. el tercero estaba tan muerto como el muerto relevado.. En Apuleyo veremos a cierto personaje que. Glicón. pero algo que ha de valer ciertamente la pena. ¡Por Hércules. lo cual significa que no m u e s t a n su presencia y asistencia. habla mejor. con sus tendones seccionados. págs. para no delatarse. Verás la pelea del pú. que fue sorprendido haciendo el amor a su patrona. y que por lo tanto el aliauot Manios de Petronio auiere decir aalminos hombres destinados a morir como víctimas. que no vale un sestercio. y en cambio su nombre será inolvidable. no hay patria mejor que la nuestra. Sacará el mejor acero. Pero me huelo que Mamea nos va a dar un banquete. Damos al texto una traducción nueva. se arrea a la albarda. Pepe. 29 Víctimas propiciatoriass es en el original aManios. que no valían un sestercio. Glicón ha recibido su merecido. lo con u n par de denarios para mí y para cada uno de mis hombres. siguiendo el articulo de L. 109118). uPor favor . . Ha heredado treinta millones de sestercios: su padre tuvo la desgracia de morir.. En resumen: todos acabaron degollados. Cada uno a r g a con las propias culpas. No debemos ser exigentes: en todas partes cuecen habasz8.. 'lo cierto es (me dirá 13 3 El proverbio latino dice: uUna culebra no engendra una cuerda. LA CENA DE TRLMALCI~N 71 galo y del intendente de Glicón. Has de saber que lo derrotará a velas desplegadas. Por lo demás. tal fue la insistente petición del gran público: ' ¡'Duro con ellos! ' S610 tenían piernas para escapar corriendo. como decía el campesino refiriéndose a un cerdo pinto que había perdido. y aun éste 12 cumplió sin originalidad en la pelea. así. en el que se nos expLica que Manius y Mania son divinidades del Lacio a las que se ofrecían víctimas humanas.. jhay algo que valga ii la pena en lo que nos hino el otro? Nos dio unos gladiadores ya decrépitos. Esto es ponerse a sí mismo en evidencia. 1952. que se vio obliigado a acceder? Más justo sería meter en las astas del toro a la pendanga de su mujer. el trapero-. Manius e Maniu (~GiornaleItaliano di Filologia. sino libertos en su gran mayoría. Lo que hoy falta llegará mañana: así es la vida. Si salieras al extranjero.. eclipsará por completo la popularidad de Norbano.

amigos. siento unas resonancias por el estómago. Ahora espero que mi vientre vuelva a entrar en la 3 norma de siempre. y que enseña más de lo que sabe. ya le pega bien al griego y ahora no le hinca mal el diente al latín. no obstante. Pero ¿qué? Algún buen día te convenceré para que te acerques a la ñnca y visites nuestras barracas. Yo creo que no hay mayor tormento que aguantarse. Ninguno de nosotros nace sin válvula de escape. lo que aprendes. por lo menos. pues tú. Por eso le estoy chillando a diario:: 'Primigenio. Tanto es así que hasta los días festivos suele venir a casa. muy poco. con fardos a cuestas. La culpa es tuya. huevos. al chiProverbio equivalente a restamos en p í u D . me ha sentado bien una infusión de cortezas de granada con un poco de pinocha en vinagre. aunque tiene debilidad por los pajaritos. Encontraremos qué comer: un pollo. ya lo tengo decidido: le enseñaría un oficio (barbero. Se secó la frente y se lavó las manos con perfume. Haz el cómputo: es más lo que te doy que lo que recibo. NO sabemos a qué cuatro reglas concretas se alude aquí: ja las cuatro reglas aritméticas?. sobre todo. allí se cna un chiquillo (la niña de mis ojos) que ha de ser tu discípulo. si vive. B 3 4 5 6 7 47. pero no quiere trabajar. porque de noche no sueles dejarme dormir? Tam33 Varios testimonios literarios antiguos citan los oficios de barbero y pregonero como mi& lucrativos que las carreras liberales. hazme caso. No obstante. Por consiguiente. como vendedor ambulante. no levanta la cabeza de su mesa de trabajo. Tras una brevísima pausa. por cierto. que ni Júpiter puede prohibir. que te estoy oyendo decir: «¿Quées lo que nos cuenta este pesado?. es culto.2. 31 46. pregonero o. abogadou). Es lo único. Es inteligente y de buena pasta. Aún seguía este intercambio de impresiones. ja reglas de retórica? 31 32 CENA DE TRIMALCI~N 73 2 quill~ unos libros de leyes. Fortu.. La cultura es un tesoro. aunque su maestro sea un pedante y no sepa atenerse a su oficio. De 1 0 1 contrario. si alguno de vosotros tiene que 4 hacer una necesidad. no hablas. se queda satisfecho. no debe apurarse. Pues su barniz de literatura es ya más que sdiciente. le gusta la pintura. Y los mddicos no se entienden. hace ya muchos días que 2 no me responde el vientre. pero muy concienzudo. Por otra parte. aunque este año el mal tiempo lo ha estropeado todo en mayor o menor grado. Como quiera que sea. Ha encontrado. pues. dice: «Perdonadme. ¿Te ríes. y quiero inculcarle cierta afición al Derecho con miras a la administración de la casa. Pues en cuanto dispone de un momento libre. otros entretenimientos y. algo que sólo el Orco pueda quitarle de las manos. para ti lo aprendes. Me figuro. Y si se le ocurriera rechistar. cuando apareció Trimalcicin. no faltarán comestibles para atracarnos. Hay otro profesor menos preparado. No eres de nuestra peña y por eso te ríes de lo que dicen estos pobres hombres. Agamenón. Una mano lava a la otra. aho:ra se las mide hasta con Norbano. Ya sabe las cuatro reglasg. Ahora he comprado. que sabes hablar.. Hace todavía poco tiempo. lo pasaremos bien.5 nata. tendrás a tu lado un esclavo fiel. Además. Con ello se asegura el pan. Viene cuando le parece. Ya le maté tres jilgueros y le dije que se los había comido la comadreja. Sabemos que estás muy engreído de tu cultura.' PARTE: LA Norbano) que te di un espectáculo. Mira al abogado Filerón: si no hubiera estudiado. hoy no podría espantar el hambre de sus labios. y un talento nunca se muere de hambre'. andaba por ahí. y por poco que le des.' Y yo te correspondo con aplausos. . como si se tratara de un toro.

Trimalción. jrecuerdlas los doce trabajos de Hércules. En cuanto a la Sibila de Cumas. Sé de muchos que se han muerto por ese motivo. aunque no sé defender un pleito. pueda hacerlo navegando dentro de mis dominios. aNi una cosa ni otra -replica el cocinerw.^ *¿Adquirido por compra -pregunta Trimalción-. me gustaba. volvió hacia nosotros la mirada y dijo: «Si no os gusta el vino.5 nidos un pobre y un rico. advertido del poderío del señor. 4 Agamenón: ¿Qué causa has defendido hoy? Yo. Dicen que linda con mis propiedades de Terracina y Tarento".d i c e Trimalción-. Acto seguido manda llamar a su cocinero y. como todo lo 2 que entra en la boca. y acto seguido ahogamos nuestra risa con un tras guito tras otro. o la leyenda de Ulises y el episodio del Ciclope retorciéndole el dedo pullgar con una pinza? Cuando yo era niño. manda matar al cerdo más viejo. . lo mandaré cambiar.» Y el cocinero. según decía el encargado del protocolo. Pero habla ahora tú. como pasa lo en los circos. . elevando el 12 tono. Ten. Pero Trimalción disipó de pronto nuestra sospecha: alcuál de estos cerdos queréis que se prepare al instante para la cena? Un pollo. dice Agamenón. y desarrolló no sé qué controversia. a ver si nos sirves bien . Agarnenón. procedo de la herencia que te legó Pansa en su testa13 mento.. por su parte.. Y no (creas que me aburre el estudio: tengo tres bibliotecas. de lo contrario te mandaré echar a la brigada de los peatones. una de ellas griega y otra latina. la amabilidad de decirme el tema de tu declamación. no hay controversia. de manera que si me apeteciera ir un día a Africa. aunque ellos no hayan querido reconocer su verdadero mal. provistos de bozales y cascabeles.~ Agarnenón empezó: «Estaban re. re. ella les contestaba: ' ¡Quiero morir! 'm 34 Trirnalción da muestra 'deridícula pedanteda citando dos ciudades tan alejadas geográficamente. la he visto con mis 8 propios ojos colgada en una botella. Lo que aún ignorábamos era que nos hallábamos tan sólo a medio camino en aquella ascensión al monte de las delicias. yo no lo compro. servirían para alguna exhibición. Si alguien tiene ganas de cosas mayores. producen flatos en todo el organismo. El cocinero responde: aDe la brigada número cuarenta. De pronto toma la palabra Trimalción: uSi el hecho es real. que yo todavía no conozco. Yo me figuraba que habían entrado unos acróbatas y que los cerdos. 7 Nosotros agradecemos su generosidad e indulgencia. os toca a vosotros darlo por bueno. Ahora quiero 3 englobar a Sicilia en mis posesiones. sin esperar a que eligidramos. leer todo eso en Hornero. es producto de una finca mía. y cuando los niños le preguntaban: 'Sibila. uno de los cerdos tenía dos años. o nacido ya en casa?. bacín y demás me6 nudencias. Luego. pues. se fue a la cocina con las provisiones. añade: «¿De qué brigada eres?. Efectivamente. trajeron al comedor tres cerdos blancos.2 : P A R T E : LA CENA DE TRIMALCI~N 75 poco me parece mal que la gente se desahogue en la mesa.» «¿Qué es un pobre?». recobrando la calma. si el hecho no es real. sí sé mucho de adrninistración doméstica. «Estáte alerta. tras limpiar las mesas al son de la orquesta. mi mejor amigo. como suele decirse.. ¿qué quieres?'. Creedme: si los gases os suben a la cabeza. Gracias a los dioses. otro tres y 9 el tercero ya tenia seis. Nosotros acogíamos estas y otras intervenciones suyas 7 con los más efusivos aplausos. 48.. se queda en nada. «Por favor. todo está a punto en el exterior: agua. los médicos no aconsejan contenerse.. una carne guisada y otras bobadas por el estilo son platos que prepara un campesino cualquiera.6 plica Trimalción. mis cocineros suelen poner a cocer en su cai i cerola hasta terneros enteros. a ¡Finísimo! ».

y les prendió fuego. salta una oleada de salchichas y butifarras. Hubo sin embargo im artesano que fabricó una botella de vidrio irrompib1. Toda la servidumbre aplaudió la exhibición y lanzó un unánime «Viva Gayo»%. no tiene va1o:r. ya que tienes tan poca memoria. que se le sirvió en una bandeja de Corinto. entre dos verdugos. como quien se olvida de echar pimienta y cominos. luego hizo que el César le devolviera su botella y la tiró contra el pavimento. I l a conquista de Troya con la de Corinto (acaecida esta en el 146 a. juramos que en tan poco tiempo no hubiera sido posible 3 guisar ni un vulgar pollo.6 tesanos fueron cogiendo de esta masa para fabricar platos. Trimalción. hombre astuto y muy zorro. yo. le digo: «Verdaderamente ese esclavo debe ser la mayor nulidad: ¿es posible olvidarse de vaciar un cerdo? Yo. te preguntas por qué he de ser el único que tenga auténticos conntios. Luego. amontonó sobre una pira todas las estatuas de bronce.3 parpajo. Llamad5 me. Los ar. inclinándome al oído de Agamenón. Pero aún fue mejor su salida: «Tal vez -dijo-. C. ¿dónde está lo corintio si uno no dispone de Corinto como abastecedor? Y no me tomiéis por un mentecato: co. recobrando un aire de satisfacción. cfr. « ¿Cómo. oro y plata. llamadme aquí al cocinero. ninguno de nos7 otros intervendrá de nuevo por él. Pero.El cocinero. ciertamente. 2 de recibir una corona de plata como premio.» El pobre cocinero se acercó a la mesa y dijo que se había olvidado de hacerlo.. si vuelve a hacerlo. dado su conocido des. vacíalo ahora en nues9 tra presencia. PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 77 49. Todo el mundo empezó a interceder diciendo: «Son cosas que pasan.2. al menos no huele mal. por Hércules. Muy sencillo: porque el fabricante a quien compro se llama Corinto. no se lo perdonana ni aun cuando el descuido fuera 8 guisando un pececillo. Aníbal. corta por un lado y por otro con l o tacto prudente la panza del cerdo. fijándose cada vez más en el animal: 4 «¿Cómo? ¿Cómo? -dice-. subió de punto el asombro al observar que el cerdo parecía todavía mucho mayor que el bicho presentado un momento antes.^ El cocinero vuelve a ponerse su túnica. a siete siglos de distancia. éste se halla de pie. déjalo. Así surgieron los bronces corintios: un conglomerado de toda clase de cosas. además 3 Gayo es el praenomen de Tnmalción.» Trimalción no fue tan cruel y. añadió: aPues bien. Después de la caída de Tro:yaB. y ya estaba sobre la mesa la fuente con el enorme cerdo. Perdonad lo que voy a deciros: por mi parte 7 prefiero el cristal. Y si no fuera por su fragilidad. Trimalción dijo: «Soy el único que tiene auténticos corintios. lo preferiría incluso al oro.~ Yo esperaba. La tradición atribuye en efecto ai incendio que siguió a la conquista de Corinto por Mummio la invención fortuita de la alea ción que dio lugar a los famosfos bronces que después llevaron el nombre de esta ciudad. El César se 36 Otro ejemplo de la falsa erudición de Trimalción: confunde.. echa mano al cuchillo.» Por mi parte. fuentes y estatuillas. De pronto. por favor.5 nozco muy bien el origen de los bronces de Corinto. A este cerdo no le han sacado las tripas! No es posible. desazonado.) y a Aníbai con Mummio.e. Todos los metales así mezclados formaron el bronce. con la más implacable crueldad. oírle decir que se hacía traer de Corinto la 4 vajilla. . J. 51. ni fu ni fa. Como Agamenón examinaba de cerca el 2 objeto. Desnudad6 lo. 2 3 50. los letreros del capitulo 30 y el epitafio del capitulo 71. Fue presentado al César con su obsequio. Sin demora desnudan al cocinero. Aún no se había explayado del todo. olvidado? -exclama Trimalción-. hoy por hoy. Ahora bien. Nuestra primera impresión fue de asombro ante la presteza. fue invitado a beber una copa. por las heridas que se agrandan y ceden bajo el peso. no pude contenerme.

Todo ello en plata maciza. A continuación sacó de su cinturón un martillo y devolvió tranquilamente a la botella su debida forma. dice: «¿N:inguno de vosotros invita a bailar a mi querida Fortunata? Creedme: nadie dirige el cordaxB mejor que ellar. anunció en voz alta: «Día siete de las kalendas de agos. . en seguida. venga vino! D Todos aplaudimos la graciosa ocurrencia. Oída su respuesta negativa. 53.2 to. Volviéndose a él. que. echó a correr alrededor de la mesa . gri7 tando: « ¡Fuera el agua. perimadeia! S Hubiera saltado al centro de la sala si Fortunata no le hubiera susurrado algo al oído. han nacido treinta niños y cuarenta niñas. pues sabía cómo se hacfan méritos para una nueva invitación.~ «¿Cómo? 6 3 El cordax era una dama griega de las más licenciosas y movidas. castígate tú mismo por ser tan atolondrado. Trimalción.En ellas se ve cómo Casandra mató a sus hijos. probablemente le diría que su io dignidad estaba reñida con una actuación tan plebeya. Tengo un jarro con asas que me dejó uno de mis patronos. con los labios s caídos. En Cumas. los tiernos cadáveres yacen por el suelo como palpi2 tantes todavía de vida.. diez millones de sestercios. 4 Mientras daba esas explicaciones. Nada había tan voluble como su humor: tan pronto ii atendía a las indicaciones de su Fortunata como seguía el impulso de su natural vulgaridad. en la finca que es propiedad de Trimalción. 52. Misma fecha: 3 el esclavo Mitrídates fue colgado de una cruz por haber blasfemado contra el Genio Tutelar de nuestro señor Gayo. siento verdadera pasión por la plata. mientras la servidumbre en pleno cantaba a coro: a iMadei. 9 imitaba al actor Siros. bebe muy complacido y.. Con este invento creía disponer de la varita mágica de Júpiter. Misma fecha: se declaró un incendio en las huertas pom.t. Andan por el centenar las copas que tengo de ese metal con una urna de cabida . cediendo a 37 Trimalción quiere sin duda referirse a los combates de Héctor y Pati-oclo. como si diera un parte oficial en Roma. pero destaca sobre todo el entusiasmo de Agamenón. al verse perdonado. hizo gracia al esclavo... Al instante el esclavo. En unas copas tengo grabados los combates entre Hermerote y Pe. partió de la eivienda de Nasta.^ Por último. por 4 falta de inversiones. el César mandó cortarle el cuello: pues si su secreto se divulgara. pide perdón.. que. haríamos tan poco caso del oro como ahora del cieno. y más cuando el César le hubo preguntado: «¿Conoce alguien más este tratamiento del vidrio? Piénsalo bien.2: P A R T E : LA CENA DE TRLMALCI~N 79 4 5 6 llevó el mayor susto de su vida. así halagado. Cortó por lo sano sus ansias de baile un secretario. con un lapsus demasiado fuerte: Héctor-Hermerote y Patroclo-Petraites (! ).. «¿A qué vienen esos ruegos? -le dice Trimalción-. en él aparece Dédalo en3 cerrando a Níobe en el caballo de Troya. Pero el artesano recogió del suelo la botella: estaba abollada como si fuera una vasija de bronce. se uncieron quinientos bueyes. un joven esclavo dejó caer un vaso. levantandio los brazos sobre la frente. Se subieron de la era al grmero quinientos mil modios de trigo. Mi conocimiento en traites n esas materias no lo vendena por toda la plata del mundo.. ¡Como si yo te hiciera algún daño! Tan sólo te doy un consejo: que procures mejorarte 6 y seas menos atolondrado. Trimalción dice: avenga. ya e casi borracho.s peyanas. Misma fecha: se ingresaron en caja. .. nuestras instancias. Y él mismo.

^ Siguió la lectura de unos edictos edilicios. prorrumpió en un grito unánime. luego venía la lista de los granjeros. contando con que aquellas súplicas pudieran acabar en algún golpe teatral. La atellana (de la ciudad osca Atella) era un género cómico de lo más popular y obsceno. ¿Cuándo se compraron a mi nombre las huertas pompeyanas?» «El año pasado -replica el secretario-. En consecuencia 4 empecé a observar a mi alrededor todo el ámbito del comedor. decía. y también el fallo de un juicio entre servidores de cámara. no por compasión de aquel repugnante personaje -pues les hubiera encantado verlo fracturarse el cráneo-.d i c e Trimalción-. Aprobamos a coro su decisión y nos extendemos en comentarios diversos so'bre la inestabilidad de las cosas humanas. sólo había en el mundo dos cosas que él no se cansaba de admirar: los equilibristas y los cornetas. La concurrencia. Uno de ellos. y por eso no se ha sentado toda8 vía su importe en los libros de cuentas. Yo estaba en el mayor de los apuros. efectiva. 3 55. los cabellos sueltos. El 3 joven que se habia caído ya llevaba rato dando vueltas a nuestros pies e implorando perdón. los animales. es decir. de unos testamentos de los guardas forestales con una cláusula desheredando a lo Trimalción. «un oficio muy ingrato». Trimalción era el único que admiraba esas exhibiciones. tanto la servidumbre como los invitados. por ver si al través de las paredes surgía alguna sorpresa. proclamando su des. El propio Trimalción gemíai lastimosamente y se re. el recuerdo de sus personajes estereotipados pervivió en Italia mucho tiempo y tal vez contribuyó a] nacimiento de la commedia dell'arte. Mis sospechas no andaban muy descaminadas.> Trimalción se enfureció: ((Cuando se compre a mi nombre una finca. los conciertos. todo lo demás. acudieron rápidamente los médicos.5 mente. el chiquillo se vino abajo cayendo sobre el propio Triimalción. acudió Fortunata con especial presteza. . ii tosco y soso como él solo. si no se me informa de ello en el plazo de los seis meses siguientes. 13 son puras bobadas. vino un decreto de Trimalción dando la libeirtad al chiquillo. se plantó con una escalera y mandó a un joven trepar por los barrotes y ponerse a cantar y a bailar en lo alto de la misma. «También -dicehabía adquirido una compañía de cómicos. Pues todavía tenía presente el caso del famoso cocinero que se había olvidado de vaciar el cerdo. una droga a punto. en vez del previsible castigo. «Es verdad . con el fin de que nadie pudiera decir que tan alto personaje había sido víctima de un vil esclaivo.gracia y mala suerte. después de ver azotar a un esclavo que se había puesto a vendar el brazo herido del amo con lana blanca en lugar de usar lana escarlata. a continuación le hizo pasar entre aros de fuego y sostener con 12 los dientes una ánfora. prohibo 9 que me pasen la cuenta del importe. el de un cajero acusado de irregularidades. el de un mayordomo relegado a Bayas. Por último entraron los equilibristas. En el momento en que nuestro Gayo ponía más calor en su parlamento. no ha de dejar de consignarse por' escrito u n incidente como 2 .» 7 54.' PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 81 . máxime.aTonadas latinasr: menos sabias y refinadas que las melodías griegas.d i c e Trimalción-. pero he preferido verlos representar la atelana? y a mi flautista griego le dije que me tocara tonadas latinas.2 costaba sobre su brazo como si lo tuviera herido. sea la que fuere -dice-. el nombre de una liberta repudiada por un mayordomo de la casa que la habia sorprendido en la habitación de un esclavo adscrito al servicio del balneario.2. y. sino por temor a que el banquete acabara mal y a verse en el compromiso de tener que llorar una muerte que no les afectaba para nada.

. al parecer.n A raíz de este epigrama recayó la conversación sobre la poesía. Para ti son la gallina númida y el capdn galo. Durante largo rato se atribuyó la palma de la vena poética a Mopso de Tracia. que emigra en invierno y es presagio de la suave primavera. el' coral de la India? ¿Para que alguna matrona. yo creo que el de médico y el de banquero: porque el médico ha de saber lo que la pobre gente tiene en el vientre y en qué condiciones sobreviene la fiebre (ello no es obstáculo para que yo odie soberanamente 3 a los médicos. es un don que les viene de Júpiter. Entre los animales 4 sin facultad de hablar.éste. El emperador Claudio fue uno de los admiradores de Siro. Por 1 de Fa1erno. maestro. en tu opinión. . la cigüeña hace ahora su nido en las calderas de la corrupción. ¿Hay acaso algo mejor que esta composición? extienda en lecho ajeno? ¿Para qué quieres el valioso cristal de la verde esmeralda? ¿Para que ansias las piedras de Calcedonia con sus fulgurantes destellos? ¿ S e d para que brille tu probidad a la luz de sus resplandores? ¿Es justo que una mujer casada se vista con vaporosas gasas y se exhiba. aunque. Un esclavo adscrito a esta misión cantó los premios: a ¡Plata maldita! -Trajeron un jamón con unas vi. en una nube de lino?» 56. Hasta la cigüeña. la Fortuna planea sobre nuestras cabezas y cuida 0 tanto. 4 5 6 . el más dlebre de los mimógrafos. cargada: con las alhajas del mar y saltando sobre su deber. después del arte de escribir. esclavo. U iAlmohadón! >u -Trajeron un medallón para colgar del cuello. cuando Trimallción ya despachaba a los fi16. Y lo indignante (del caso es que uno se come 5 la carne de una oveja y se encuentra con una túnica. ave de finas patas y alegre música de castañuelas. se hizo circular a nuestro alrededor una urna con papeletas para una rifa.7 sofos.'el oficio más dificil? Personal. tiene que descubrir el bronce bajo la capa de plata. hasta que intervino Trimalción: «Dime. porque su lana hace nuestra elegancia. ¿qué diferencias hay entre Cicerón y Publilio?" Yo creo que el primero fue más elocuente.2 mente. las ovejas. sírvenos vino de nuestro destino.Las murallas de Marte se diluyen en boca del Lujo devorador.8 najeras encima. Es cierto que pican: porque donde hay dulzura ha de haber también algo de amargura. modelo de piedad filial. amable y transeúnte visitante.. jcuál es -pregunta Trimalción. leyó en voz alta el texto siguiente: 3 &Loque no era de esperar. sin romperse demasiado la cabeza cavilando. desnuda.» Luego. en cuanto al banquero. los más activos son los bueyes y las ovejas: los bueyes. A las abejas. se atraviesa en t u camino. «Pero. Para t u palacio ceban en una jaula el pavo revestido de plumas de oro. yo las tengo por animales divinos: su boca 6 nos da la miel. se! Q hblilio Siro. Evidentemente es absurdo comparar a dos autores que nada tienen en común salvo el elemento extrínseco de la fama. que siemlpre me están recetando tazas de eneldo). el segundo de mayor altura moral. porque gracias a ellos comemos pan. ¿Para q u t quieres la costosa perla. gozó en ciertos medios de tanta popularidad como Cicerón. cual tapiz babildnico.» Pidió al instante unas tablillas y.

Y ahora espero vivir de tal modo que nadie pueda reírse de mí. pero se me han ido de la memoria. ya le hubiera tapado la boca con sus bemdos. Soy un hombre entre los hombres. sin contar la del perro.. N ¡Gorriones y cazamoscas! -Premio: un racimo de uvas pasas y un tarro de miel ática. Yo prefiero mii crédito a cualquier tesoro. Hubo un sinfín de retruéio canos por el estilo. Entretanto. Para acabar: ¿quién me ha reclamado lo suyo dos veces? Fui esclavo cuarenta años. pagué mil denarios por mi libertad. a ¡Puerros y melocotones! » -Premio correspondien9 te: un látigo y un cuchillo. pero los gusanos se crían en la carne fresca. ¿por quC has padecido la esclavitud?'. Por Hércules. os lo aseguro. Pero tú. a iMurena y letra! » -Premio: un ratón atado a una rana y un manojo de acelgas. a 2 3 4 57. jverdad? Lo juro por la Diosa Tutelar de esta casa: si estuviera a su lado. ¿No te gustan las lindezas de mi señor? Lo pasas mejor y haces mejores fiestas en tu casa. él no sabría por dónde tirar. me replicarás. doy de comer a veinte bocas. he hecho algún dinerillo.' . 8 con sus avanzados años: :se encuentra a gusto con nosotros.2 : PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 85 ¡Sabiduría tardía y afrenta! m -Dieron como premio unos bizcochos salados y un gancho con una manzana. he rescatado a mi compañera. pues nacer libre es tan fácil i i como decir: 'Ven acá. no debo un chavo a nadie. no sabes decir ni ma.adilla por un lado y por otro. se burlaba de todos esos chistes y hasta lloraba de risa: con ello desató el furor de un coliberto de Trimalción. Tuvimos risa para rato. Hice lo posiblle por dar satisfacción a mi io amo. y espero morir sin tener que avergonzarme después de muerto. no obstante. Ascilto. supra. para que nadie tuviera derecho a tomar su seno por una t'oalla. ma. prefiriendo ser ciudadano romano que rey tributario. a ¡Traje de mesa y traje de calle! B -Premio: un pastel y unas tablillas. no por ello es mejor. iBuena pieza para reírse del prójimo. mejor dicho. . ¿tan atareado estás que 7 no puedes echar una mirada a tu pasado? ¡Ves el piojo en el vecino y no ves la garrapata que llevas encima de ti? Sólo a ti te parecemos dar risa. 5 ando con la cabeza bien alta. Tú necesitas biberón. Y había en casa quienes procuraban ponerme la zanc. a ¡Canal y pedal! m -Premio: una liebre y una zapatilla. más vil que las inmundas aguas que salen del cuerpo! Si yo me pusiera a rociarlo con las que salen del mío. Tú eres muy rico: pues come dos veces. sin embargo (gracias a s8uGenio Tutelar) salí a flote. eres una frágil pieza de barro. ahí está tu maestro. Aún llevaba melena cuando vine a esta colonia: la basílica todavía no existía. cena 9 otras dos. se me nombró gratuitamente magistrado séviro41. con los brazos en alto. intemperante y descarado. borrego? -le pregunta-. nadie me ha dicho en el foro: 'DevuClveme lo que me debes'. He ahí verdaderos trofeos. una correa ablandada en agua: aunque es más suave. hombre honrado y digno: una sola uña suya valía más que toda tu persona.!Por qué te quedas atontado como un chivo en un gairbanzal?~ 41 Cfr. o. nadie supo nunca si yo era esclavo u hombre libre. nota 11 . Porque yo mismo me he entregado como esclavo. nunca he sido demandado. no suelo calentarme fácilmente. un indefinido y nocherniego vagabundo como 61. precisamente el que estaba a mi lado en la mesa: @¿Dequé te ríes. ¡Se ríe! ¿Qué es lo que le da risa? ¿Ha comprado tu padre su vástago a peso de oro? ¿Eres caballero romano? Pues yo soy hijo de un rey: 'Entonces. He comprado unos 6 palmos de terreno.

una zorra remojada? Ojalá gane tanto dinero y tenga tan bello entierro que el pueblo jure por mi óbito como es cierto que te he de perseguir por doquier hasta que revientes. En nuestro tiempo tuvimos otra escuela: el . ando a lo »También te diré quién de :nosotros corre sin moverse 9 de su sitio. que estaba a nuestros pies y llevaba ya rato conteniéndose la risa. ese pasto de cuervos? Yo me encargaré de que la ira de Júpiter recaiga sobre ti y tam3 bién sobre quien no sabe mantenerte a raya. es únicamente por deferencia a mi compañero de liberación. Ascilto intentaba replicar a esas injurias. Divirtámonos mejor. Gran verdad: 4 tal amo. . ¿también a ti te da risa. ¡Vaya! ¡Qué cosa más 12 bonita. no daría dos chavos por mi propia madre. o. ya nos veremos en la calle. Yo no estudié geometría ni crítica ni otras zarandajas. Después de esta última salida. cállate. Entonces. Adivina. o sestercios. cuidado con entreteneros. perdona a ese j e venzuelo. Pero hoy reina la pura vulgaridad: no hay quien valga 14 dos cominos. encantado de Ila elocuencia de su coliberto: «Basta ya -dice-. pero sé las mayúsculas. He aquí la cuestión: . Yo me encargaré de que caiga sobre ti la ira de Atana.¿Quién de nosotros es? Ando a ancho. ahí van mis cuartos. de lo contrario. Verás que tu padre ha perdido contigo su dinero.2 . supra. o no te reirás de mí por 7 dorada que tengas la barba. Te sobresaltas. 2 0 largo. Bonita pieza igualmente quien así te 13 educa: es un idiota y no uri maestro. ¿o te crees que me importan las sortijas de boj que has robado a tu amiga? ¡Protéjame Occupo! Va. Lo juro por el pan que como: si te perdono. sobre ti y sobre quien empezó por hacerte inaguantable.maestro decía simplemente: '¿Lo tenéis todo en orden? Derechitos a casa. yo doy gracias a los dioses por las lecciones que he recibido. A él le hierve la sangre: demuéstrale que pue4 Sobrenombre de Mercurio. 2 estalla de una manera bastante escandalosa. estás at:ontado. estamos en diciembre! 42 ¿Cuándo has pagado tu vigésimo de liberación? " ¿Qué pretende ese tierno aspirante al patíbulo. si quieres: hagamos tú y yo una pequeña apuesta: adelante. divido por cien cualquier suma en ases. pero cuando me lanzo.» 59. tal esclavo. quién de nosotros crece y mengua a la vez. ratoncillo. ' P A R T E : LA CENA DE TRIMALCI~N 87 8 58. y no me apiadaré de ti por más que implores a Júpiter Olímpico. a Impuesto del 5 por ciento que los libertos pagaban al disco de la libertadu. quiero dejar de crecer tanto por arriba como por abajo si no entierro a tu amo bajo una mata de ruda. por más retórica que sepas. lanzó sobre el chiquillo su torrente de injurias: aBueno -dice-. A duras penas me aguanto. nota 26. Así como me ves. cuidado con insultar a los mayores'. Prueba. trufa rastrera. Al advertirlo el adversario de Ascilto. dejad a un lado las discusiones. Está bien: ya caerás bajo mis colmillos. te desazonas como i o rata cogida en una bacinillla. pero Trjmalción. cebollino rizado? ¡Vivan las Saturnales! ¡Muy bien. libras 42 Cfr. IIermerote. y he ahí unos calzonazos que no saben imponerte respeto. ya te hubiera arreglado las cuentas en el acto. y tú. Bueno. Gitón. O no sé quien soy. s mejor dicho. y eso que no soy una cabeza exaltada de nacimiento.i i mos al foro y pidamos dinero en préstamo: verás si mi anillo de hierro tiene crédito. deja de molestar a quien vale miás que tú y no se ocupa de tu vida. Lo estamos pasando muy bien. Ya lo verás: de nada te servirán ni tu peluquita de dos chavos ni 6 tu amo de a cuatro.

salió vencedor y casó a su hija. Una vez mhs. empezaban a echar agua de azafrán. y. una nueva serie de sorpresas reanimó la alegría. de pronto. se puso a pinchar los trozos con la punta del arma y a repartir el ternero entre los maravillados comensales. iba leyendo la traducción latina del texto. Ya estaba servida una bandeja con varias tartas: ocupaba el centro un Príapo de pastelería que en su regazo. pues..5 deja y. Cuando tú eras todavía un gallito. en toda la extensión de su circunferencia colgaban coronas de oro con frascos de perfume. Según decía Trimalció~n. De ahí arranca ahora la narración de Homero explicando 5 cómo luchan entre sí troyanos y parentinos. tampoco tenías sentido común. incluso después de esta advocación. Mientras se nos invita 4 a tomar aquellos regalos para llevárnoslos. pues ningún regala me parecía suficiente para atiborrar la faltriquera de Gitón. me puse en pie y temí ver a algún equilibrista bajar del techo. y como los homeristas. como vanos invitados. entre la servidumbre despavorida. pues. hecho el silencio. como acto 6 seguido os lo va a aclarar el argumento. dijo 45: «¿Sabéis qué episodio representan? Diomedes y Ganimedes fue4 ron dos hermanos.. He aquí. con voz melódica. arrarnblaban con la fruta. el segundo Feliciano y e3 tercero Lucrativo.. de considerables dimensiones. Cuando Trimalción concluyó su comentario. Pasaron 9 46 El agua de azafrhn er:a habitualmente empleada en las ceremonias religiosas para perfumar los almohadones de los dioses y sus estatuas: la sorpresa de los asistentes en este caso fue verse rociados inopinadamente ellos mismos. Ifigenia. el tercero. Después de exhibir todos los lances de su esgrima. cuya desagradable lluvia lbegaba a salpicamos la cara 6 Considerando como sagrado aquel plato presentado 7 con tan religiosa solemnidad. Trimalción se sentó en un cojín.. desenvainando su espada y haciéndose el loco. cuya hermana era Helena. Yo. 2 60. Entretanto." PARTE: LA 2 CENA DE TRIMALCI~N 89 des sobreponerte. con Aquiles. repetía: (LOS dioses os bendigan. iquiquiriquí! . Esto desató la furia de Ayax. que 3 se abre de pronto el artesonado y desciende un gran aro. Agamenón la raptó y en su lugar inmoló una cierva a Diana. todos cargamos nuestras servilleitas. . . dialogaban en versos griegos. En estos casos siempre es vencedor quien sabe dejarse vencer. pues todas las tartas y todas las frutas.uno se llamaba Ganancia. al 6 menor contacto. naturalmente. nos erguimos todos a una y exclamamos: « ¡Viva Augusto. la alegría del principio (es mejor) y pres3 temos atención a los homeristas. según su orgullosa costumbre. Trimalción confunde toda clase de leyendas. 7 Detrás venía un Ayax que. arrancado sin duda dle alguna enorme cuba. llegaron tres jovencitos vestidos con s túnicas blancas: dos de ellos colocaron sobre la mesa unas estatuillas de los dioses Lares con su esfera de oro colgada al cuello. también los demás invitados levantaron la cabeza en espera de 45 alguna novedad enviada del cielo. padre de la patria! n Sin embargo. partió a pedazos el animal. frutas y uvas de todas clases. No se nos dio mucho tiempo para admirar tan elegante pantomima. alarmado. Tendimos nuestras ávidas . pues. los homeristas lanzaron un clamor. Rece bremos. se vio traer sobre una fuente de doscientas libras un ternero ya cocido y hasta provisto de su yelmo. de pronto.manos hacia la fastuosa ban. empezó a retumbar el artesonado y tembló todo el comedor. Agamenón. sostenía. Luego. como es habitual. No menos extrañados. pasando alrededor de los comensales con una pdtera de oro en la mano.2. vuelvo la vista hacia la mesa .~ Al punto entró una compañía golpeando los escudos con las lanzas. él. pero yo con especial empeño.

Eneida 11. Por favor. 790. Trimalción se volvió hacia Nicerote y le dijo: «Solías ser más animado en los banquetes. Pero. si quieres darme gusto. empezó a aullar y desapareció en el bosque. Yo trabajé de pies y manos. mi amo Ihabía ido a Capua a liquidar unos enseres inútiles. el tabernero.* Nicerote. 49 Normalmente se enterrat~aa los muertos en las afueras de las poblaciones y precisamente a la orilla de sus principales vías de comunicación. Si los sustos mataran a la gente. me costó trabajo reponerme. Cuando ya todos se habían felicitado deseándose mutuamente mucha salud de cuerpo y alma. Quisieron los dioses que allí me enamorara de la mujer de Terencio. por suerte. aunque tengo cierto miedo a que estos intelectuales se rían a cuenta mía. me desvivi por entrevistarme con ella: pues. Era un soldado valiente como el diablo. En esto. Mi aspecto. cuando se 7 hubo transformado en lobo. voy a contar mi historia. cuéntame lo que te ha ocurrido. Llegamos a la zona de las tumbas": mi hombre tiró por entre 4 las estelas funerarias. me caía el sudor por el entrecejo. Eché mano no obs. formó un círculo de orina alrededor de su ropa y al instante se convirtió en lobo. 62. en un principio.luego un busto con la auténtica fisonomía de Trimalción. nos dio reparo dejar de hacer lo mismo. Sólo me quedaba un leve aliento en la punta de la nariz. algo te pasa hoy: estás callado. por ejemplo. vivíamos en la Calle Angosta. y ella nunca me estafó. sino más bien sus cualidades morales. yo no diría una mentira por todo el oro del mundo. mis ojos estaban muertos. Luego.si no es cierto que llevo ya un buen rato loco de contento al verte tal cual eres. volviéndome s hacia mi compañero. yo me siento tarareando una melodía y contando dichas estelas. Viva pues la auténtica alegría. al primer canto del gallo. me acerqué a recoger sus ropas: pero se habían petrificado. Salimos de noche. Allá ellos.a al borde de la calzada. veo que se había desnudado y había dejado toda su rop. si ella ganaba un as. nunca me dijo que no. lo que me atraía en ella no era su físico o una vulgar pasión. era el de un fantasma. yo lo guardaba en su bolsillo. como suele den Transición muy usual en poesía y particularmente en Virgilio. Cuando le pedía algo. luego..9 tante a mi espada y seguí mi camino dando sablazos a las sombras hasta que n-ie vi en casa de mi amiga. cf. 61. medio era para mí. yo ya no estaría coi1 vida. Su marido se encontró con la muerte un buen día en la casa de campo. con todo. vo1vie:ndo a mi relato. No os creáis que os gasto una broma. 3 había tal claro de luna que parecía pleno día. en la actual casa de Gavilla. al entrar. permanecí inmóvil como un muerto. 2 3 4 5 aDespués de este preámbuloun inició la historia siguiente: «Cuando yo era todavía esclavo. estuve a io punto de sufrir un colapso. marcaban las distancias en millas. conven. sobre las calzadas romanas. pues ¿qué me quitan con reírse de mi? Es mejor hacer reír que salir burlado. halagado por la amabilidad de su amigo: «Pase de largo a mi lado todo buen negocio -dice. Pero os lo juro. una preciosidad. Yo.2 zo a un huCsped que teníamos para que me acompañara hasta el quinto miliario e. una alhaja de mujer. como todos lo besaban. La conocíais: era Melisa la Tarentina. Aprovechando la ocasión. 6 él. Mi querida Mellisa empezó por sorprender. 6 7 8 9 . no abres la boca. me sentí s desorientado.ii 48 LOS miliarios eran las piedras que. la amistad se demuestra en los momentos de angustia.* cirse.

Nosotros. luego añade: «Si hubieras llegado antes. ya nunca io más recobró su color natural. a decir verdad. se encuentra con un manojo de paja. al clarear el día salí corriendo a casa de nuestro común patrón Gayo. un médico le estaba vendando el cuello. se lanza 6 decidido a la calle..8 vemos a velar el muerto. parecía aquello un galgo persiguiendo a una liebre. 2 . hay brujas nocturnas que trastornan todo lo habido y por haber.omo convencidos.A DE TRIMALCI~N 93 se de que me hubiera puesto en ruta tan a deshora. Este hombre echa miano a su espada. Al oír esto. según los cuales. a ellas no las vimos. vol. Una versión más del asno sobre el tejados. me encontré únicamente con sangre y nada más. debéis 9 creerme: hay mujeres con dotes extraordinarias. y pocos días después se murió de un ataque epiléptico. Os lo aseguro. besamos la mesa y suplicamos a las brujas nocturnas que permanezcan encerradas en sius casas mientras nosotros nos vamos a las nuestras all acabar de cenar. Estaba con nosotros un c. perfecciones.2 : P A R T E : LA CEN. Nuestro héroe. pues me consta que Nicerote es incapaz de gastar bromas: al contrario. También yo os voy a contar una historia horripilante. por Hércules. Ya veía multiplicado el número de lámparas y todo el comedor me parecía haber cambiado de aspecto. aunque.. se le murió a mi amo el esclavito que hacía sus delicias. 13 Cuando llegué a casa. si es mentira lo que digo. Ovidio. piero al tocar la madre a su hijo para abrazarlo. volviendo dentro. nos hubieras al menos echado una mano. No tenía corazón.apadocio. VI. a mí (podéis creerme) se me han puesto los pelos de punta. la suma de todas las s o Proverbio fundado en prodigios como los que refiere Tito Livio (XXVII. ni nada: evidentemente las Estrigas habían robado al niño y habían puesto en su lugar un muñeco de paja. muy 5 valiente y fuerte de veras: podía con un toro embravecido. ni intestinos. Comprendí que era un duende y ya no pude en adelante comer un bocado de pan en su compañía: 1s antes me hubiera dejado matar. aunque logró escapar. Tan maravillados c. mi soldado estaba en cama. como herido a latigazos: evident'emente una mano maligna había caído sobre él.371. en 51 Seres mal6ficos que. 2 3 63. segúm creencia popular. al llegar al sitio aquel donde se había quedado petrificada la ropa. como un cantinero desplumado.. y les chupaban la sangre (cfr. se habían visto bueyes u otros animales subidos a los tejados. ya no pude seguir cerrando los ojos ante la evidencia. es persona veraz y de la mayor reserva. uno de nuestros esclavos 12 le atravesó el cuello de una lanzada. Cuando yo tenía todavía mi melena rizada (pues ya de niño llevaba una vida de verdadero sibarita). en ciertas ocasiones. Ante el asombro y unánime sorpresa de los asistentes. y traspasa a una de esas furias por aquí ( jel cielo guarde lo que toco! ). corpulento. Oímos un gemido. La pobre madre del chiquillo lo estaba 4 llorando y éramos muchos los que compartíamos allí su tristeza: de pronto las 13strigas5l empezaron a silbar. Trimalción dijo: «Respetando tus palabras. se llevaban a los niños mientras dormían. pues entró en la granja un lobo y desangró todos nuestros animales como si fuera un carnicero. en pleno estómago. En cuanto a nuestro fornido gigante. con su mano izquierda debidamente protegida. cerrando la puerta. se dejó 7 caer en una cama: tenía el cuerpo todo morado. caiga sobre mí la ira de nuestros Genios Tutelares. 64. Sin embargo no salió del todo con la suya. una auténtica perla. Cada cual piense lo que le plazca sobre este asunto. resollando como un toro. Fastos. 131-132).

Caligula mandó azotarlo hasta matarlo a latigazos. el emperador o Júpiter. con el traje oficial de etiqueta. para animarnos a comer. 54 ES decir. como el actor titubeó en contestarle. estaba arropando con un chal verde a una perrita negra y escandalosamente gorda. rociando con aceite hirviendo a unos cuantos invitados. Creso. Trimalción. ¡Ay! ¡Ay! Adiós dulzuras de la sobremesa! * aMis cuadrigas -contestó el otro. inúndale la cabeza. Para no ser menos. Tras este rasgo de bondad salieron a la mesa unas verdaderas delicias del paladar: su solo recuerdo. y dar (de beber a todos los esclavos que teníamos a nuestro lado. hizo observar a los asistentes que aun en aquella ocasión era notable la suavidad de su voz (Suetonio. le pega con la mano y levainta cierto número de dedos de la otra. El albioroto no se redujo a la citada i o pelea: un candelero volcó sobre la mesa y rompió toda la cristalería. echándole un pedazo de pan blanco. y tú jno tienes nada que contar? ¿No vas a recrearnos con nada? Solías ser más animado. y. se volvió a quien él llamaba hacia un joven -su ojito derechCreso.a pelea. a una señal dada por el portero con el pie para hacerlo acostarse. *al guardián (según decía) de la casa y de sus moradores. Plocamo. ¡Cómo bailaba! ¡Cómo recitaba! ¡Cómo parodiaba al barbero! No había quien me igualara. un capón y unos huevos de oca adornados con montera. de joven. 52 Y ilevándose la mano a la boca susurró una frase tétrica e ininteligible: luego nos dijo que era griego. por poco me pongo tuberculoso a fuerza de cantar. recitabas hermosos diálogos con acompañamiento melódico. indignado de las alabanzas prodigadas a Escílax.. a la que él servía sobre un almohadón medio pan. la azuzó prestamente a l. Vida de Calígula. insistiendo en que los pollos estaban deshuesados.2. a cabalio sobre otro. la perrita de Creso. Trimalción. Escílax.. traen un perro enorme atado a una cadena. Esta operación inspiró a Trimalción la idea de llamar a Escílax. Caiígula le preguntó en cierta ocasión quitn era más grande. riéndose y gritando: «Bocaza. para aparentar que no i i daba importancia a la pérdida. 13 manda preparar un gran recipiente lleno de vino rebajado con agua. entró un nuevo comensal vestido de blancos y con nutrida esco1t:a. Trimalción. con una condición expresa: «Si alguno rechaza la invitación. De día. Trimalción entonces. dice: aNadie en mi casa me quiere más que él. 2 3 4 . jcuántos hay?> Al cabo de un rato. en lugar de un tordo. Cuando yo era otro. preguntando cuántos dedos tiene levantados. el trabajo en serio. El otro. el perro se tiende ante la mesa. podéis creerme.' P A R T E : LA CENA DE TRXMALCION 95 3 4 5 6 7 EI 9 esto interviene Trimalción: «Oye. XXXIII). sin hacerse 12 esperar. dio un beso al chiquillo y le mandó subirse a su espalda. pretendiendo hacérselo engullir a pesar de la repugnancia y náuseas del animal. recobrada la calma. quitando únicamente a Apeles. de inmunda dentadura. viva la alegría. Sin demora. Yo me asusté ante su porte 53 Juego de marras en que un niño. ha ganado y cambian las tomas. ahora.:.. En esto llam6 un lictor dando golpes en la puerta del comedor. Trimalción nos instó por todos los medios. ctlebre por la musicalidad de su voz. me hace venir la saliva a la boca.han abandonado las carreras desde que enfermé de la gota. A cada uno de nosotros se nos sirvió. Era un muchacho legañoso. después de imitar a los cometas. Si el que está debajo acierta. sin atenerse más que a su instinto camino. 65. ante los gemidos del desgraciado. saltó sobre el caballo y le sacudió la espalda a puñetazo limpio. dejó en el suelo a su pemta y a Apeles fue un actor trágico griego. bocaza. llen6 la sala de espantosos ladridos y por poco deja hecha trizas a Perla.

2.'
mayestático: me figuraba que era el gobernador en persona. Por ello hice ademán de levantarme y ponerme de pie en el suelo, aunque fuera descalzo. Agame5 nón se echó a reír ante mi azoramiento: «Detente -me dice-, tonto de capirote. Es Habinas, el séviro y tallista de mármol, que pasa por el mejor artista de monumentos fúnebres., 6 Tranquilizado con estas palabras, me apoyé otra vez sobre mi codo y contemplé con gran admiración 7 la entrada de Habinas. Este, ya borracho, apoyaba ambos brazos sobre la espalda de su mujer; cargado con unas cuantas coronas, por la frente le caían chorros de perfume sobre los ojos; se coloca en el sitio del pretor y, sin demora, reclama vino y agua caliente. e Trimalción, encantado de su buen humor, reclamó él también una copa mayor y preguntó al huésped cómo 9 se le había tratado: «Hubo de todo; sólo echamos de menos tu presencia; pues mis ojos estaban puestos io aquí. Por Hércules, lo pasamos muy bien. Escissa celebraba una espléndida novena fúnebre5 en honor de su pobre esclavo, a quien había dado la libertad a título póstumo. Y creo que, aun con satisfacer el cinco por cientos, hace un buen negocio; se estima el valor del ii difunto en cincuenta mil sestercios. De todos modos pasamos un día muy agradable, aunque se nos obligó a verter sobre los pobres huesos del difunto la mitad de la bebida., ~7

PARTE: LA CE!NA DE TRIMALCIÓN

97

66. «Bueno, pero ¿qué es lo que habéis cenado?,, pregunta Trimalción. «Te lo diré dontesta-, si es que puedo: pues tengo tan buena memoria que muchas
55 Esta unovena* era un sacrificio que se celebraba a los nueve días del entierro; a dicho sacrificio y al consiguiente banquete asistían los familiares y amigos. Cfr. supra, nota 43. fl Se vertía como libación en honor del fallecido.

veces hasta me olvido de imi propio nombre. Recuerdo 2 no obstante que empezamos por un cerdo coronado con salchichas; a su alrededor había morcillas y además butifarras, y también mol.lejas muy bien preparadas; todavía había alrededor acelgas y pan casero, de harina integral, que, para mí, es mejor que el blanco; pues me da vigor y, cuando he de hacer cierta cosa muy personal, la hago sin lágrimas. El plato siguiente fue una 3 tarta fría cubierta de exquisita miel caliente de España. Por eso no probé bocado de la tarta, pero me atiborré de miel hasta aquí. A su alrededor había garbanzos y 4 altramuces, nueces a discreción y una manzana por persona. Yo arrambié no obstante con dos y ahí las tengo envueltas en la servillleta; pues si no llevara algún obsequio a mi esclavito :mimado, habría trifulca. Mi s señora esposa tiene muclha razón de refrescarme la memoria. ,Como plato fuerte tuvimos un trozo de oso; Centellas tuvo la imprudencia de probarlo, y por poco devuelve hasta las tripas:; yo, al contrario, me comí 6 más de una libra, pues me sabía a auténtico jabalí. Si el oso, me decía, puede comerse a la humana criatura, con mayor razón puede el hombre comerse al oso. Por 7 último tuvimos queso tierno, mistela, un caracol por persona y unos trozos de! tripas, y unos higadillos al plato, y huevos con capenuza y nabos, y mostaza, y un plato de mierda: ¡basta ya Palamedes! S También pasaron una bandeja con aceitunas aliñadas: no faltaron personas tan groseras que: se llevaron hasta tres puñados. En cuanto al jamón, se lo perdonamos.
Centella es la esposa de! Habinas. A Palamedes, héroe de la guerra de Troya, se atribuían toda clase de inventos: juego del disco, de las damas, del ajedrez, etcétera. .Basta ya Palamedes. es la manera de concluir una enumeracih.
S

2.' P A R T E :

LA CENA DE TRIMALCI~N

99

67. »Pero dime, Gayo, por favor: ¿por qué For2 tunata no ocupa su sitio en la mesa?^ «Ya la conoces -contesta Trimalción-; mientras no guarde la vajilla de plata y no distribuya las sobras a los esclavos, no 3 llevará a su boca ni una gota de agua.o «Pues bien -replicó Habinas-, si ella no viene a la mesa, yo me largo., Ya hacía ademán de levantarse; gracias que, en esto, la servidumbre en pleno, a una señal de Trimalción, ya había reclamado más de cuatro veces a For4 tunata. Entró, pues, con la falda recogida por un cinturón verde pálido, dejando visible una túnica interior de color cereza, unas ajorcas de oro trenzado y unos 5 botines bordados igualmente en oro. Entonces, secándose las manos en el pañuelo que llevaba al cuello, se instaló en el diván que ocupaba Centella, la esposa de Habinas; y, como esta ÚItima aplaudía, Fortunata la besó diciendo: « ¡Por fin tengo el gusto de verte! B 6 Se dio la circunstancia de que Fortunata se quitó las pulseras de sus carnosos brazos y las ofreció a la admiración de Centella. Acabó quitándose también las ajorcas y su redecilla de oro, cuyo metal, según decía, 7 estaba contrastado. Trimalción observó sus manipulaciones y mandó que se le entregara todo aquello: «Ya veis -dice- los perifollos con que cargan las mujeres; y nosotros, como estúpidos, las dejamos que nos desplumen. Esto debe rayar las seis libras y media. También yo tengo un brazalete de diez libras: lo encargué a con las limosnas de Mercurio%@. Para demostrarnos que no mentía, acabó por mandar traer una balanza y hacernos comprobar a uno tras otro el peso de su al9 haja. Para no ser menos, Centella, echando mano a un estuche de oro que llevaba colgado al cuello y que ella
Entitndase: rcon los ingresos imprevistos.. La gente echaba dinero en los altares dedicados a Mercurio junto a las piedras miliarias (cfr. supra, nota 47).

llamaba su «buena estrellan, sacó unos pendientes y, a su vez, los ofreció a la consideración de Fortunata: «Son -diceun regalo de mi señor marido; no hay otros mejores., «¿Cómo? -salta Habinas-. ¿No me habrás desangrado para comprarte esas lentejuelas de cristal? Desde luego, si yo tuviera una hija, le cortana las orejitas. Si no hubiera mujeres, lo tendnamos todo regalado; pero ellas no dan ni tiempo a que se nos caliente el dinero en el boIsi1lo.u En esto, las dos mujeres, ya mareadas por el vino, se echaron a reír y luego, en plena borrachera, se cubrieron mutuamente de besos: una pondera la diligencia de su amiga como ama de casa, la otra saca a relucir la inversión y frialdad de su propio marido. Mientras se abrazan de esta manera, Habinas se levanta con disimulo y, cogiendo a Fortunata por los pies, de un empujón, la tira sobre la cama. « iOh! iOh! », gritó, al advertir que se le había subido la falda por encima de las rodillas. Se acomoda, pues, y, apoyada en el seno de Centella, se tapa con el pañuelo el rostro, cuya fealdad se acentúa por efecto de la congestión.

lo

11

12

13

68. Al cabo de un rato, Trimalción mandó servir los postres. Los esclavos retiraron todas las mesas y trajeron otras; echaron sobre el piso semn coloreado con azafrán y bermellón; y -detalle que yo nunca había visto- echaron igualmente mica molida. De pronto Trimalción toma la palabra: «Podría haberme contentado con este servicio; pules, con eso, ya tenéis postres. No obstante, si hay alguna golosina, sirve nos la.^ Entretanto, un joven esclavo de Alejandría, el que servía el agua caliente, s'e puso a imitar al ruiseñor,
61 Esta úitima frase, naturalmente, se dirige a uno de los servidores de la casa; la frase anterior se dirigía a todos los comensales.

2

3

4

sin que Trimalción dejara de chillar: u ¡Venga otra cosa! n Y he aquí una nueva atracción. El esclavo que se sentaba a los pies de Habinas, sin duda por orden de su amo, se puso a declamar de improviso con voz sonora:

«Entretanto, Eneas, con su escuadra, ya había alcanzado la alta mar ...m62
Nunca voz tan áspera había herido mis oídos; pues, además de elevar o bajar el tono según se le antojara a su bárbara fantasía, mezclaba a este poema versos traídos de atelanas63; logrando así que, por primera 6 vez, hasta Virgilio me fuera insoportable. Sin embargo, en un momento en que el cansancio le hizo callarse, Y eso que nunca se ha dedicado Habinas añadió: a i al estudio! Pero lo hacía instruirse enviándolo a oír 7 a los charlatanes. Por eso no hay quien lo iguale, tanto si se pone a imitar a los muleros como a los charlatanes. Su habilidad es desconcertante; lo mismo hace de zapatero, que de cocinero, que de pastelero: en su 8 persona se encarnan todas las musas. Tiene no obstante dos defectos; si no los tuviera, seria el hombre ideal: está circunciso M y ronca. Además es bizco; pero esto, para mí, no tiene importancia; imita la mirada de Venus 65. ES incapaz de callarse, como tampoco puede dejar de parpadear 66. Me costó trescientos denarios.. .»
5

69. Centella interrumpió su discurso: *Desde luego -dice- omites parte de las mañas de tu vil esclavo: tambidn es tu alcahuete; y yo me encargaré de estigVerso de Virgilio, Eneida V. 1. Sobre la atelana, c h . supra, nota 39. .Está circuncisow equivale a decir: aEs judío*. 6 LOS antiguos pretendían que Venus era ligeramente bizca. 66 Hay, según los antiguos, estrecha reIaci6n entre la mirada de una persona y sus defectos morales.
62

matizarlo, b7. Trimalción se echó a reír: aConozco muy 2 bien -dice- a ese capadocio; no se priva de nada, y, por Hércules, lo felicito; pues, luego de muerto, nadie le llevará nada de eso a la tumba. Y tú, Centella, deja de ser celosa. Créeme, tannbidn nosotros sabemos de 3 vuestras andanzas. Os juro, por mi vida, que también yo solía vapulear a mi mismísima patrona; tanto es así, que el amo llegó a concebir sospechas, y por eso me relegó en una de sus granjas. Pero cállate, lengua mía, y te daré pan., Tomando esas palabras como un elogio 4 a su favor, el maldito esclavo sacó de su seno una lámpara de arcilla y durante más de media hora estuvo imitando a los trompetas; Habinas lo acompaiíaba silbando con los dedos pegados a su labio inferior. Por último se adelantó hasta el centro de la sala e 5 imitó a los flautistas corales sirviéndose de unos trozos de caña o, poniéndose un capote y con un látigo en la mano, parodió la vida del carretero, hasta que Habinas lo llamó a su lado, le dio un beso y lo invitó a beber diciéndole: aHas estado colmo nunca, Massa; te regalo unos botines.~ Nunca hubiera acabado tanto aburrimiento si no 6 hubiesen sacado el último servicio: unos tordos de harina candeal, rellenos con ;pasas y nueces. Detrás hubo 7 membrillos con púas incrustadas como si fueran erizos. Y todo esto, a decir verdad, hubiera podido pasar, si no llegan a traer un plato de lo más extraño: no lo hubiéramos tocado aunque nos muridramos de hambre. Cuando lo vimos en la m.esa, pensamos que era una 8 oca cebada, con peces y aves de todas clases a su alrededor. Trimalción nos dijo: uLo que estáis viendo en la mesa está hecho con u n 1 ingrediente único.>,Yo, con 9 mi consabido fino olfato, comprendi al instante de qué
67 aEstigmatizarlow, es decir. marcarlo al hierro candente para indicar a todo el mundo su peligrosidad.

se le ha dado un bonito nombre: lo llaman Dédalo. se puso en seguida 13 a imitar al actor trágico Izfeso. los dejo libres a todos ellos en mi testamento. de una anca te hará una gallina.y tú también.. En todo caso. en el mejor de los casos.al fue la invasión del comedor por la servidumbre en pleno. si tengo salud. Asombrados ante la insolencia de esos borrachos y centrando nuestras miradas sobre los combatientes. yo le traje de Roma. con motivo de unas Saturnales.2. el importe de su vigésimos y una cama con la correspondiente ropa. a Carión le dejo un bloque de casas.. di a Menófila. Basta con que se lo propongas. aunque hayan sido víctimas de un triste destino. Luego. {Para qué ii más? Poco faltó para que nos tiraran a nosotros de lo alto de nuestros lechos: t. un campo y su concubina. de la panza de las ánforas. volviéndome hacia Agamenón. unos esclavos jovencitos y de larga cabellera trajeron perfume en una palangana de plata y ungie- 2 3 ron los pies de los comensales. de un poco de tocino te hará un palomo.. como regalo. como sucede actualmente con nuestros equipos deportivos. eso después de adornarles previamente las piernas con guirnaldas de flores desde el muslo hasta los talones. y de una vulva te hará un pez. Trimalción tomó la palabra:: ~Filárgiro. pronto beberán el agua de la libertad.. interviene Trimalción: *Ojalá engorde mi patrimonio (no mi persona) como es cierto que mi cocinero ha hecho todo esto con carne de cerdo. Ver supra. cada equipo. tenía sus partidarios entre e1 púbIico. vimos cómo. que un esclavo recogió en una bandeja y ofreció a los asistentes... os autorizo a instalaros en la mesa. han mamado la misma leche. unos cuchillos de acero nórico. 2 8 . tu compañera. pero ni uno ni otro aceptaron su fallo. Trimalción quería hacer justicia entre los contendientes. Acto seguido manda traer dichos cuchillos. Según una inaudita moda. ya Cen. y gracias a mi iniciativa. En Roma. Me da apuro referir lo que sigue. y poco después a desafiar a su amo con apuestas: *¿A que en la próxima carrera del circo se llevan la palma los ver des?^ 4 5 6 7 71. Y como tiene una lúcida inteligencia. Yo pude ver a mi 12 derecha al cocinero que bahía hecho la oca con carne de cerdo: olía que apestiaba a salmuera y a salsas. De pronto entraron dos esclavos como si se hubieran peleado en la fuente. he visto representar todo un banquete de esta forma.. le digo: ((Muchome extrañaría que todo esto no estuviera hecho de . por añadidura. Trimalción se expliayó al oír esa apuesta: aAmigos -dice-. por muy partidarios que seáis de los verdes 68. No satisfecho con estar en la mesa. es decir. Por eso. El hábil cocinero estuvo a la altura de esos refinamientos: nos sirvió unos caracoles en una parrilla de plata y nos amenizó con los gorgontos de su horrible voz. sino que cada uno por su parte dio un estacazo al ánfora del otro. Ya Fortunata hacía ademán de querer bailar. los esclavos también son hombres. hablan los textos antiguos de dos verdes. Sin dejarme concluir. o. y cada color. No hay en el mundo persona de mayor valía. Hasta nos autoriza a comprobar el temple de su filo en nuestra barba. Carión. «los rojos*. de un jambn te hará una tórtola. los contempla y los admira. A Filárgiro le lego. caían ostras y vieiras. elos azules. 68 LOS competidores se distinguían en el circo por sus colores. alos blancos. en todo caso aún traían al cuello las ánforas. nota 43.' P A R T E : LA CENA DE TRIMALCI~N 103 se trataba y.» 70.to tella aplaudía más a gusto que hablaba. Sin embargo. de arcilla. echaron una 9 apreciable dosis del mismo perfume en el cántaro del vino y en la lámpara. en esto. que tome sitio ella también.

Puedes :mandar añadir. -Y A TI TAMBIÉN. y ante todo. . si te parece lo bien. LE HUBIERA SIDO POSIBLE ENTRAR EN TODAS LAS DECURIAS DE ROMA. ya cuidaré por mi testamento de precaverme contra cualquier injuria a mi cadáver. nota 12. estúdialo con cuidado. mandó traer una copia de su testamento y lo ley6 todo. un niño llorando. D P J ~ TREINTA MILLONES DE SESTWCIOS NUNCA E S C U C H ~A NINCÚN FIL~SOFO. con p r e fusión de viñas. 9 »Además. Pon también el conjunto de los participantes dándose la gran vida. desde la primera hasta la Última línea. la sala en que lo celebramos.. para que todo aquel que mire la hora se vea obligado. a leer mi nombre. por no pertenecer al orden ecuestre. para que. pues ya sabes que di un banquete público y dos denarios por comensal. También puedes mandar esculpir una urna retan y. n La uma rota era usual en las tumbas como símbolo de la vida truncada. 72. la hago mi heredera y la recomiendo a todos mis amigos. 73 La úitima línea del epitafio constituye un presunto di& logo entre el difunto y el tmnseúnte que se detiene para leer la inscripción. yo pueda seguir viviendo aun después de muerto. ni unas ánforas bien grandes y perfectamente lacradas para que no pierdan el vino. En el centro habrá un reloj. QUE TE VAYA BIEN. PERO NO LAS A C E P T ~ . que no falte mi niño mimado. unas coronas. la toga bordada de los magistrados. quiera o no quiera. además que haya doscientos pies de fachada y cien de fondo.D 73 7 DESTE P A N T E ~ N NO PASARA A 8 MI HEREDERO. cfr. perfumes y todos los combates de Petraites. Trimalción se echó a llorar a lágrima viva. es decir. quiero que se añada esta inscripción: 4 5 6 dedos71. Propondré a uno de mis libertos como centinela en mi tumba para que la gente no vaya a ensuciar mi panteón. amigo entrañable? ¿Construyes mi panteón de acuerdo con mis instrucciones? Te ruego encarecidamente que a los pies de mi estatua figuren mi perrita. fuera acertado tste: ~ A Q U YACE ~ GAYO POMPEYO TRIMALCI~N MECENATIANO. encima. Quiero que alrededor de mis cenizas haya frutas de todas clases. SE LE CONCEDI~ EN S U AUSENCIA EL SEVIRATO. Volviéndose luego a Habinas: *¿Qué dices -pregunta-. Por lo tanto.2 : 3 PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 105 En cuanto a mi querida Fortunata. PIADOSO.^ Ya todos empezaban a dar gracias al amo por su generosidad. y publico así mis últimas voluntades para que toda mi casa me quiera ya desde ahora como si me hubiera muerto. 12 tal vez. Pues es totalmente absurdo tener en vida casas bien arregladas y no preocuparse de aquellas otras que hemos de habitar por más tiempo. él. dejándose de bromas. iquC te parece?. S A L I ~DE LA NADA. Te ruego igualmente que sobre mi tumba mandes esculpir unas naves avanzando a velas desplegadas y que yo mismo aparezca sobre un tribunal vestido con una toga pretexta y con un anillo de oro en cada uno de los cinco aUna toga pretexta. en esto. ESFORZADO. repartiendo al pueblo un saco de escudos. FIEL. supra. También lloraba Fortunata y 71 En vida no poda llevar ni uno s610. Al concluir estas palabras. En cuanto al epitafio. en medio de los sollozos de la casa en pleno. A mi derecha colocarás la estatua de mi Fortunata con i i una paloma en la mano y llevando a una perrita atada con una correa. gracias a ti.

flexionaban la cabeza hacia atrás hasta llegar a tocarse las extremidades de los pies. Gitón nos guió por el pórtico hasta llegar a la puerta. nosotros esfumémonos 7 entre la multitud. muertos de frío. poniéndose de rodillas. por último. muy estrecha por cierto y parecida a una cisterna frigorífica. Por otra parte. volviéndome hacia Ascilto.» 6 «Démosles la razón -contesta Ascilt*. precisamente en este lugar hubo antaño una panadena. le digo: «¿Qué opinas? Yo. allí estaba Trimalción.^ «Tiene razón. 5 Yo. según decían los que entendían su jerga.2. ¿por qué no aprovechamos la vida? 3 Tan cierto es que os quiero ver felices: vamos todos al baíío. pude observar allí unos pescadores de bronce sobre unas lámparas. llenó de lamentaciones 2 el ámbito del comedor. que rebosaba alegría. con sólo ver el baño. jugaban al corro alrededor de la bañera y hacían retumbar el ambiente con el inmenso clamor de sus carcajadas.pretendí ayudar al bañista. cuando Trimalción prosiguió: «Bueno. me moriría en el acto. pues. Los demás invitados. o." PARTE: LA lloraba Habinas. unas mesas de plata maciza con un juego de copas de cerámica dorada y un filtro de vino en el que era visible el paso del liquido. ¿Por dónde íbamos a tirar. Yo. pero fui arras8 trado a la misma fosa. de pie. y el animal. os lo garantizo: no os pesará. eran canciones de Menécrates. nada me da tanta ilusión. intentaban recoger del suelo unos anillos. Más todavía: ya habían empezado a h e m e las lágrimas a mí también. la casa en pleno. pobres de nosotros. se nos acompañó a un nuevo comedor. sin estar menos bebido y aunque me había asustado del cuadro del perro74. donde Fortunata había expuesto sus maravillas: así. nosotros bajamos a la bañera destinada a Trimalción. Menos mal que nos salvó el portero: con su intervención calmó al perro y nos sacó 9 a tierra tiritando de frío. Está tan caliente 4 como un horno.que bañarse sin aglomeraciones. y. Y se levantó descalzo para seguir a Trimalción. los primeros en rogar al portero que nos llevara al balneario. como si hubiera sido invitada al funeral. con las manos atadas a Ia espalda. lo había calmado ya su rabia. él se lo había tirado al oírlo ladrar. Ni aun entonces nos fue posible librarnos de su insoportable vanidad: «No hay nada mejor -decía. incitado por la acústica de la sala.. abrió hasta la bóveda su boca dle borracho y se puso a desgarrar unas canciones que. cuando el cansancio le hizo sentarse. entramos en la galería del baño. 2 3 4 5 . quitándonios la ropa. Mientras los demás se distraen con sus juegos. pero mientras ellos van camino del baño. Jamás un invitado 74 Sobre este perro. Fuimos. así encerrados en este laberinto de nuevo estilo? Ya empezábamos a suspirar por el baño caliente. así atraído por la comida. solicitamos del guardián que nos abriera la puerta de salida: «Estás equivocado contesta si te imaginas que has de irte por donde has entrado. Luego. que Filón puso a secar en la entrada. recuérdese 10 dicho antes en el capítulo 29. con las irnanos entrelazadas. algunos. CE:NA DE TRIWLCIÓN 107 ha salido por la misma puerta: se entra por un lado y se sale por otro distinto.» 73. ya que no sabemos cuando hemos de morir. Es verdad que Gitón ya había previsto con tiempo un medio muy ingenioso para resguardarse del perro: todo lo que nosotros le habíamos dado del banquete.» Luego. pues.d i c e Habinas-. de un día hay que hacer dos.^ Así quedó acordado. Disipada ya nuestra borrachera. que Ascilto hasta se cayó al estanque. el perro que allí estaba atado nos acogió con tal estrépito. tiene razón .

he hecho cle ella una persona decente. Aquí empezó a perturbarse el buen humor. 2 3 4 5 6 7 74. algo así como nuestro ángel custodio. y que vengan otros a relevaros. 78 El rGenio~es la divinidad protectora de cada hombre. ¡Lejos de nosotros todo eso! Por lo mismo. Fortunata. Trimalción se echó sobre él y empezó a besarlo sin parar. pregonando su inmundicia y su bajeza por no saber contener su instinto. Entró. 16 por no pasar por liviano. por bonachón.12 da y acogió en sus brazos a la amiga que sollozaba. pues. a ¡Buenos días. En consecuencia. Fui tonto de: remate: me hubiera podido 15 casar con diez millones. Con estas palabras suyas coincidió el canto del gallo. Trimalción salta por 13 su lado: aiCómo? ¿Ha perdido la memoria esa flautista siria? La he sacado del puesto en que estaba en venta como esclava. hoy uno de mis esclavos celebra su primera barba7? es un muchacho (y que nadie se ofenda) de buena conducta y tan ahorrador.' PARTE: LA CENA DE TRIMALCI~N 6 109 En esto dice Trimalción: «Amigos míos. Entre 8 los recién llegados aparecid un esclavo joven y de buena presencia. Ahora se infia como una rama y no escupe en su falda n: es un alcornoque. me clavé el hacha en mi propia pierna. Trimalción mandó guisarlo en una cacerola. Fortunata molía pimienta con un molinillo de boj. le tiró a Fortunata una copa.. empezó a insultar a Trimalción. Por lo tanto. como si hubiera 11 perdido un ojo. que recoge las migajas. El habilísimo cocinero. consagrada incluso como reliquia en el santuario familiar. sosteniendo una patena y un cuerno de la abundancia. En la iconografía suele aparecer como un hombre vestido con toga. repetían los 75 rLa primera barba. el de la perfumería. Sin ir más lejos. decían los salientes. Trimalción mirando a los esclavos dijo: aiCómo? ¿No habéis cenado todavía? Marchaos. Gayo! m. Centella quedó también consterna. Hemos visto en el capítulo 29 cómo los romanos guardaban cuidadosamente esa primera barba. aquel que poco antes con un cerdo nos había hecho aves y pescados. Séame propicio mi y yo me encargaré de domar a esta Casandra Genio7B en zapatillas. Un esclavo tuvo la atencibn de acercarle a la mejilla herida un jarro de agua fria. quejándose y echando a llorar. Desconcertado por el presagio. Y bien sabes tú que no miento..r Aún no había terminado de hablar y ya le habían traído un gallo de los alrededores. Trimalción mandó verter vino bajo la mesa y rociar también las lámparas con vino puro76. del esclavo favorito era ocasión de una fiesta. exasperado por la escena. alcanzándola en la cara. Quien nace en 14 una choza no sueña con palacios. otros. Gayo! r. Bueno. ya me las arreglaré para que vuelvas a 17 n Escupir sobre sí mismo era un procedimiento para conjurar Ia mala suerte.Además se quitó el anillo de la mano izquierda y se lo puso en la derecha: UNOen vano -diceha sonado esa trompeta. Agatón. Después de tomar esos bocados exquisitos. otro turno: u ¡Adiós. 76 Todo elio para conjurar el mal agüero anunciado por el gallo que canta a deshora. de pie entre los Lares.2. cortó pues el pollo a trozos y lo echó a la olla. quien me traiga ese pájaro de mal agüero tendrá una rec0mpensa. . para 9 añrmar sus derechos claramente en plano de igualdad. por su l o lado. Pero yo. dio un girito y se llevó al rostro sus manos temblorosas. Ella. me llamó aparte para decirme: 'Te doy un consejo: no dejes que se pierda tu raza'. Fortunata se apoyó sobre él. bebamos sin parar y prolonguemos la cena hasta la aurora. o se va a producir un incendio o alguien va a perder la vida en el contomo. Acabó incluso por decirle: u ¡Perro! » Trimalción. sin nada de mujer. aun ayer. Y mientras Dédalo se afanaba en preparar una salsa al fuego vivo.

mejores y con más suerte. las cargué de vino (en aquel entonces se vendía a peso de oro) y las mandé a Roma. ¿Os figuráis que me di por vencido? s No voy a deciros. ¿Es esa tu decisión. y déjate ya de hacer rechinar mis dientes.está exento de culpas.ero del Césars' y recibí un patrimonio de senador. Me callo. como es cierto que quiero verte disfrutar tu peculio. Ya me con6 ces: cuando me meto algo en la cabeza. e. que esta pérdida h e para mí un plato de buen gusto. Pero volvae mos a los vivos. es mi honradez lo que me ha hecho llegar a esta afortunada posición. daba satisfacción también a la señora. lee un libro de corrido. encargué otras naves. Ya sabéis lo que quiero decir. ¿Para qué 2 más? Me nombró cohered. 81 Lo de introducir al César entre los herederos era una precaución frecuente entre los ricos para que los CCsares no anulasen su testamento y confiscaran la herencia en su totalidad. capitulo 47). prohibo que bese mi cadáver. con el beneplácito de los dioses. así. pues no soy de esos vanidosos. hice durante catorce i i años las delicias de mi amo':no hay nada de vergonzoso en dar gusto al amo. Habinas se adelantó a suplicarle que se calmara: «Ninguno de nosotros -le dice. no tendré discusiones. no levantaba mas que ese candelero. Somos hombres y no 2 dioses. y para que me saliera antes la barba. llegué a hacerme el amo de la casa y. me frotaba los labios con el hollín de la lámpara. Se diría que fue un sabotaje: 4 todas las naves naufragaron. si he faltado en algo. no por su hermosura.» CENA DE TRIMALCI~N 111 75. ¿No se merece que yo lo mime como a niña de mis ojos? Pero Fortunata se opone. por Hércules. al menos después de muerto. te prohibo que coloques su estatua en mi panteón. Ya se sabe:: un gran navío tiene gran 6 m Ya hemos visto anteriorimente que Trimalción achacaba a Fortunata sus ronquidos nocturnos (cfr.2. cariño. roncadora". invocando su Genio Tutelar y llamándolo Gayo. Más todavía: para enterarla de que sé castigar. Yo fui un día exactamente lo que vosotros sois ahora..» Centella. no un cuento. Baste saber que diariamente medía mi estatura tomándolo comio referencia. ¿aún sigues Iloriqueando? Ya me cuidaré io yo de que llores tu suerte. »Por otra parte. Por otra parte. Habinas. seré breve: mandé: construir cinco naves. Me apeteció hacer negocios. le dijo lo mismo. El corazón es lo que hace al hombre: todo 9 lo demás son bobadas. zancu6 da? Hazme caso: digiere tu felicidad. 76. Como si nada hubiera pasado. Neptuno se engulló treinta millones de sestercios. que nadie me negaba el nombre de héroe. En un solo día. Para no cansaros. también con S sus ahorros ha adquirido un sillón y dos copas. Y tú. Después de este arrebato. le rogaba 3 que se dejara convencer. llegué a la posición que veis. Es una realidad.' PARTE: LA buscarme deshaciéndote las uñas 79. tanto es así. ]Nadie se conforma con lo 3 que tiene. No obstante. miloca. «Compro bien. 4 Di un beso a este excelente muchacho. es tan inamovible como si lo fijaran con un clavo de tercia. sino por lo que vale: sabe la tabla hasta el diez. Os lo ruego. Yo reviento de felicidad. Y para que ya desde este momento te enteres de lo que te has ganado: Habinas. Cuando vine de Asia. Otro os dirá otra cosa. . escúpeme a la cara. Trimalción ya no pudo contener por más tiempo las lágrimas: «Te pido un favor. mayores. con su jornal se ha comprado un uniforme de gladiador tracio. fui el cerebro rector del mismísimo patrono. Pero como os iba diciendo. gracias a mis méritos personales. 79 Se deshará las uñas escarbando la tierra en busca de Trimalción (! ). vendo bien». llorando.. amigos: divertíos. desde entonces. pero. de lo contra7 rio vas a ver por experiencia quién soy yo.

me daré por satisfecho en la vida. Volví a cargarlas de vino. He ahí el anuncio de mi horóscopo. tanto 6 vales. Eres dueño de vastos latifundios. de sestercios. saca la mortaja que quiero llevar a la sepultura.' Y ¿por qué no he de decíroslo? También me anunció que me quedaban treinta años. hoy es rey.. 2 3 4 77. Y'o quiero tener un entierro grandioso. sólo le faltó decirme lo que había cenado la víspera. Fue la levadura de mi peculio. embrutecido por la más innoble embriaguez. que me sobrevendría pronto una herencia. 83 Ver supra. trajo al comedor una manta blanca y una pretexta . Inmediatamente rescaté todas las fincas que habían pertenecido a mi patrono. Era para pensar que había pasado toda su vida bajo mi mismo techo. y. 9 Cuando mis bienes llegaron a superar el patrimonio nacional en su totalidad.» Acto seguido destapó un frasco de esencia de nardo y nos perfumó a todos. veinte dormitorios. su esposa Fortunata. *Escucha.. en la planta superior: una sala. el nido de esta víbora * y una espléndida vivienda para el portero. Entretanto. sabía todas mis interioridades. Entre un montón de ala La víbora que . Entre. Construyo una casa. Y si tengo la suerte de extender mis dominios hasta Apulia. sonriente. la hospedería tiene capacidad para cien huéspedes. añadiendo: «Figuraos que estáis invitados a mi banquete fúnebre.^ La situación llegaba al colmo del mal gusto. l o Cuando ya estaba bien decidido a dejar también esas transacciones. Habinas. Tiene cuatro comedores. Tú estás criando una víbora en tu seno. tocino. me retiro del juego: dejé los negocios y empecé a hacer empréstitos a los libertos.anida. En un solo viaje hice diez millones. compro un lote de esclavos y animales. digno consejero de los i i dioses. te haré quemar vivo. Nadie te corresponde con la debida gratitud. llamado Serapa.2: P A R T E : LA CENA DE TRIMALCI~N 113 resistencia. bien redondos. de lo contrario. Me dijo cosas que yo ya tenía olvidadas: me explicó todo de cabo a rabo. Trimalción. todo su vestuario y me puso en la mano cien escudos de oro. para que todo el pueblo bendiga mi memoria. y eso que tiene junto al mar la casa paterna. Basta un detalle: cuando Escauro viene aquí. Creedme: tanto tienes. con la protección de Mercurio. Estico.7 tanto. creo estabas presente cuando me dijo: 'Tú te hiciste con tu mujer en tales y tales circunstancias. perfumes y esclavos. Saca también el perfume y una muestra del ánfora que he dispuesto para que se laven mis huesos. cuando Trimalción. nos mandó comprobar al tacto a ver si eran de buena lana. Estico. mandó llamar al comedor a los cornetistas para darnos un nuevo concierto. 5 nunca va a parar a otro albergue. capítulo 72. Aún hay otras muchas cosas que luego os mostraré. que no las roan las ratas o les entre la polilla. Tal es el caso de vuestro amigo: antaño era rana. me indujo a seguir adelante un astrólogo que casualmente llegó a nuestra colonia: era un tipo griego.. 2 3 4 5 . Como sabéis. la habitación en que yo duermo. se te medirá por lo que tengas. diciendo: «Espero que me sea agradable después de muerto como ahora en vida. Estico no se hizo esperar. además.. junto a la habitación de Trimalción es. he mandado construir esta casa. mandó echarlo en un jarro ordinario. Eres pow afortunado en amigos. dos pórticos de mármol. era una choza. todo cuanto tocaba crecía como panal de miel. Las cosas van de prisa cuando 8 los dioses quieren. cuatro meses y dos días de vida. evidentemente. habas. ahora 78. 7 es un templo. Fortunata tuvo un bello gesto: vendió todas sus joyas. En esta ocasión. dijo: ~Cúidalasbien.^ En cuanto al vino.

entonces. No había a mano antorcha ninguna para guiar nuestra marcha en desbandada. después de repartirnos 1 2 con la mayor lealtad nuestros despojos: « ¡Bueno -dice-. se quedó dormido en un abrazo adúltero con desp:recio de todos los derechos humanos. provistos de agua y hachas.^.esta presa sobre la que pretendes recostarte exclusivamente tú. serían ya bastante oscuridad. 8 8 2 3 4 5 6 7 79. Después de arrastrarnos cerca de una hora entre toda clase de pedregales y punzantes cascos de cerámica rota. sino que. siin embargo. Los vigilantes que guardaban las cercanías. dioses y diosas del cielo! ¡Qué dulce lecho! Entre ardientes abrazos confundimos nuestras almas en un delirio de mutuos besos. había marcado con tiza todos los pilares y columnas. esclavo del empresario de pompas fúnebres. había bebido tanto que se hubiera dejado quemar viva sin despertarse. La víspera. aun en pleno día. vi que me habían robado mi felicidad (si hay que creer en la fidelidad de los amantes). esas rayas triunfaron de la más cerrada oscuridad nocturna y nos señalaron con su destacada blancura el camino a seguir. ya que temía perderse hasta en plena luz del día. Así. tocó tan bien que despertó a toda la vecindad. pues. Seguramente hubiéramos pasado la noche a la puerta si no llega a pasar un mensajero de Trimalción con un convoy de diez carros. recoge lo antes posible tus bártulos y busca otro escenario a tu inmundicia. La mitad . Tocadme algo bon i t o . Uno de ellos. P A R T E : mohadones. en compañía de sus huéspedes. Por mi parte. diciendo: uFiguraos que ya estoy muerto. me sentí morir.. y como medida preventiva. forzaron bruscamente la puerta y. al despertarme y explorar a tientas io mi lecho. 3 PARTE:EUMOLPO EUMOLPO 115 de la posada y nos hizo entrar con él por el mismo boquete. Añádase a esto nuestra embriaguez y el desconocimiento de aquellos parajes que. creyendo que había un incendio en casa de Trimalción. ' . clavando sobre Ascilto una mirada rabiosa. Retozando a sus anchas con un amante que no le pertenecía (sin que éste se diera cuenta de la ofensa o aparentando no dársela). des. ahora repartámonos también al muchacho! D 80. Nuestra vieja patrona. Yo creía que me gastaba una broma en el instante de partir. pues. y el silencio de la media noche ya no nos permitía contar con la luz de los transeúntes. dejamos plantado a Agamenón y echamos a correr apresuradamente como ante un verdadero incendio. Pero 61 desenvainó la espada con mano homicida: UNO ha de ser tuya -dice.i i perté a latigazos a Gitón y. Yo sentí la tentación cle atravesar a ambos con la espada y prolongar su sueño en brazos de la muerte. le digo: «Puesto que con tu crimen has violado la palabra dacia y nuestra común amistad. No por ello pasamos menos apuros cuando llegamos a la posada. inventor siempre a puntal de las malas jugadas. nos sacó de apuros la penetrante inteligencia de Gitón. me arrebató en la oscuridad al chiquillo y lo pasó a su cama.3. Pues cuando me 9 rindió el vino y se soltaron mis ebrios brazos. forzó. armaron el gran revuelo. el más decente de todos ellos. 6 7 ¡Qué noche aquella. Sin perder el tiempo en armar escándalo. la puerta No debo felicitarme. se estiró hasta los pies del lecho. Nosotros. Luego. Ascilto no replicó. ~Los cornetas entonaron una marcha fúnebre. aprovechando la gran oportunidad. Ascilto. optando por una solución más prudente. Adiós preocupaciones mortales.

degollándonos mutuamente. desempeñó tareas femeninas en un cal!abozo de esclavos. para acabar. con su trofeo. según su propia confesión. entre tantos y tan hondos sollozos. cargado de vicios. Luego. La compafiía representa su comedia en el escenario. cuando a e cierra el libro que contiene los papeles artísticos.» Hice exactamente como él: enrollé mi manto al brazo y me puse en guardia. me hería el pecho cansado de llorar. 2 3 4 5 9 La amistad es un nombre que dura mientras es útil. y se alquiló como mujer . los lazos sagrados de la más ilustre amistad.» Yo me figuraba que unas relaciones tan antiguas como las nuestras constituían ya un lazo de consanguinidad. Por temor. No di demasiado tiempo rienda suelta a las lágrimas. Ascilto sale. entre: otros contratiempos. Ante esta deplorable locura. digno del destierro. reaplarecen las verdaderas caras. sin deliberar. Fulminado por este veredicto. nos volvéis la espalda y echáis vergonzosamente a correr. y. y. olvidó hasta el nombre de un viejo amigo y ( ¡qué vergüenza! ) cual mujer veleidosa. aquí está mi cuello al desnudo: descargad aquí vuestros golpes. ¿Y qué diremos del otro? El día de tomar la toga viril se puso una estola de señora. hundid aquí vuestros puñales. que venidi6 su juventud por un vale. Mientras nos asiste la fortuna.' PARTE. Él. Que Gitón siga a quien quiera. apenas había yo terminado de hablar.a una y otra vez: uiPor qué no me habrá tragado la tierra en una sacudida sísmica? ¿Ni el mar que descarga su ira hasta sobre los inocentes? ¿Habré escapado a l. recogí mis bártulos y me fui con mi tristeza . a que llegara Menelao. aunque tenga que cortarla con mi espada para vengar vuestro desaire. se levantó al punto y eligi6 a Ascilto por hermanito. el peón va y viene sobre el tablero del juego. en tierras extrañas. que es libre por estupro.» Envainamos la espada ante tales ruegos. oh amigos. un joven que compró la libertad con el estupro. un tercero el de rico. habré matado a un huésped. otro el de hijo. y Ascilto se adelantó a hablar: uVoy a poner fin a nuestra discordia. No puse el menor reparo. nos dais la cara.a justicia.a un lugar retirado a orillas del mar. y hubiera atentado contra mi propia vida de no haber mediado el temor de contribuir así al triunfo de mi enemigo. se dejó convencer por su madre de que no era hombre. su inalterable compañero de penas y fatigas. exclamab. y deja plantado. como un mendigo y un desterrado que vegeta en la soledad de una posada en una ciudad griega? Y ¿quién me ha reducido a este confinamiento? Un joven inmundo. sin aparentar la menor duda. me habré salvado de la arena del circo. orgulloso. rumiando en mi corazón mi soledad y mi fracaso. uno hace el papel de padre. «Si a todo trance -proclamaba.: EUMOLPO 117 2 3 4 5 6 7 13 ha de ser mía. nuestro profesor ayudante.queréis un crimen. vendió todo lo suyo por una sola noche de prostitución. Ahora. 81. tal como estaba. con tantos títulos heroicos. se desvanecen las ficticias. cuando la fortuna se derrumba.a quien conocía su identidad de hombre. Soy yo quien debo morir. al contrario. Allí permanecí czulto durante tres días. y me encontrara a mi solo en la posada.3. dejémosle al menos la libertad de elegir al hermano que guste. después de armar un escándalo y cambiar el escenario de su liviandad. me dejé caer desarmado sobre la cama. los dos amantes pasan en estrecho abrazo noches enteras. yo que he roto vuestro juramento de amistad. el infortunado chiquillo abrazaba llorando nuestras rodillas y nos suplicaba con insistencia que no convirtiéramos aquella humilde posada en una nueva Tebas. ni profanáramos. 6 . al que había sido hasta aquel instante su mejor amigo. acepté al vuelo la propuesta y dejé la decisión en manos del juez.

he de lavar mi ultraje en su sangre criminal.. su aspecto externo no era muy distinguido.. 83. El contorno de las figuras destacaba con tal primor y naturalidad. un águila planeaba en e1 cielo Ilevántiose al escanciador del Ida. mejor dicho. si soy hombre libre. salto a la calle y. cuyo rostro reflejaba la angustia y quería aparentar cierto aire de grandeza. poco a poco se calma mi temeridad y acabo dando gracias a aquel vagabundo por su audacia.' PARTE:: EUMOLPO y tal vez uno y otro... como loco. imatb accidentalmente a su amigo. Apolo hizo revivir en una flor la sombra del joven Jacinto. se ríen de mi soledad. aunque le apremia el ansia. me mandó deponer las armas y ponerme en guardia. 2 3 4 5 6 7 6 . pues. Adoré también a la diosa de Apeles que los griegos llaman Monocnema". y todas las fábulas están llenas de amores sin rivalidades. exclamé: aAsí. que competían en realismo con la propia naturaleza y que yo no pcodía tocar sin sentir cierto sobrecogimiento.3. también vi bocetos de Protógenes. Acumula sin fin: tiene miedo y en su boca ardiente mastica hambre. Luego. pues.decía su brazo asesinom y adornaba con un capullo entreabierto su lira por tensar. También había unos cuadros con figuras de ename rados. el inocente Hylas rechazaba a una Náyade impúdica. ja qué legión perteneces?.. Desarmado.. Pero yo admití como socio de mi vida a un huésped más cruel que Licurgo. las Dianas amonocnemasm represeintaban a la diosa en actitud de carrera. yo no soñaba sino muerte y sangre. como si estuviera solo.. he aquí que entra en la sala de pinturas un anciano de blanca cabellera. La Ninfa que raptó a Hyliis hubiera dominado su pasión si hubiera pensado que Hércules vendría a reclamar sus derechos sobre ese joven.. camarada -me dice-.. Pues si soy hombre. en el agotamiento del placer. Extraviada y desencajada la mirada. jugando al disco. como mi expresión y mi n e ~ o s i s m o dejaran traslucir la impostura. ja qué centuria?» Con el mayor aplomo le inventé un centurión y una legión. repongo fuerzas con comida abundante. me dirijo a la posada.. cfr. por eso bajó a la tierra a satisfacer su pasión. por otro lado.. el joven y hermoso Jacinto: 'de la sangre del muchacho hizo brotar la flor que lleva su nombre. En esto.. en aquellas de sus tablas que la injuria del tiempo no había logrado todavía destruir. He ahí el símbolo del rico poderoso. Apolo mal.. en esto llamé la atención de un soldado. 119 2 3 4 s No puede beber en medio de las aguas ni puede coger la fruta que cuelga de los árboles el infortunado Tántalo. No hay que poner demasiada confianza en los propios proyectos. Pero me la han de pagar.~ Mientras yo lanzaba a!jí mis quejas al viento. 162-220. m Apolo. por la que había jurado vengarme. sin duda un desertor o un maleante nocturno: «Oye. Ovidio. echaba a cada paso mano a la espada. Admiré la mano de Zeuxis X. que las figuras parecían tener vida. ujcómo? -replica el otro-.. Llegué a una saIa de pintura con maravillosos cuadros de diversos estilos. jcalzan de blanco los soldados de tu ejército?. hasta los dioses se enamoran. cortadas las alas de mi venganza. Dicho esto. Por un lado. sosteniéndose sobre una pierna sola. recorro todos los pórticos.» 82. y para que mi debilidad no hiciera fracasar la expedición... Júpiter no halló en todo su cielo el objeto de su amor.. ciño la espada. Metamorfosis. pues también la Fortuna tiene sus designios. yo. . pero sin perjudicar a nadie. y por lo tanto se tra84 aMonocnemaw significa e:n griego ama sola piernaw.

si yo1 llego a besar a ese chiquillo sin que él se entere. me levanté muy de mañana y le traje el hermoso par de palomas que él estaba esperando.» 9 io . pretendiendo demostrar que también los literatos están a merced de su diner0. Ese individuo se detuvo. un auténtico maestro de rufi. Inventé un procedimiento para ser su amante sin excitar las sospechas del padre. a mi lado. Ya era yo el encargado de acompañair al joven al gimnasio. Estaba allí muy a gusto por lo confortable de la casa. Quien sienta plaza en los campamentos militares se forra de oro. me acerqué al pequeño comediante y le planté unos cuantos besos.Un día que estábamos acostados en el comedor (pues una solemnidad había abreviado aquel día la tarea escolar y por perezai no nos habíamos movido del comedor después de la prolongada fiesta). EUMOLPO. hace fortuna. . El amor al arte nunca ha enriquecido a nadie. Sdlo la elocuencia tirita de frío entre harapos y con la voz de la pobreza clama en el desierto de las artes. aunque con frecuencia el favoritismo las conceda también a la mediocridad.Quien confía en el mar. que todos. yo quien le daba lecciones y consejos para que ningún seductor entrara en casa. Con tímido susurro pronuncié e1 siguiente voto: 'Diosa Venus (dije). Pero es un veterano del crimen.3: P A R T E : taba evidentemente de uno de esos escritores que se atraen la antipatía de los ricos. se me dio alojamiento en Pérgamo.ines. oír el precio asignado a mi capricho. EUMOLPO 121 8 jarse ablandar. Satisfecho de este primer paso. . El vil adulador disipa su embriaguez descansando sobre púrpura bordada. Así. ya era yo el que dirigía sus estudios. a eso de la media noche comprendí que el muchacho estaba despierto. pues. 84. me parece. 86 2 3 4 2 3 5 6 4 5 Las palomas eran símbolo y prenda de amor. la realidad es ésta: si alguien riñe con toda clase de vicios y se lanza por el camino de una vida recta. pero el genio tiene por hermana a la miseria. «Ya quisiera yo que el enemigo que me condena al hambre fuera persona de tan buena fe que pudiera de- 85. Mi voto quedaba cumplido. Siempre que en la mesa se trataba de la corrupción de menores bien parecidos.n «No sé por qué. si algo significan las coronas.. lo primero que se encuentra es la reacción del odio ante su moralidad ejemplar: ¿quién puede dar por buenos unos principios opuestos a los suyos? Además. me indignaba tan vivamente. y sobre todo porque el hijo de mi huésped era toda una belleza. los que tan s610 se ocupan de amontonar riquezas no quieren que a los ojos de los hombres haya nada superior a lo que ellos detentan. :pero especialmente la madre. me negaba con tan seria austeridad a oir hablar de esas obscenidades. 'Y entonces -me dirás-. . el loma~'~ muchacho empezó a ro:ncar.No hay duda. y de no poca inspiración. pues. maiñana le regalo un par de paAl. «Cuando el servicio militar me llevó a Asia en el séquito del cuestor. Quien seduce a las casadas recibe un premio por su adulterio. ¿por qué vas tan mal vestido?' Precisamente por eso. Eso los lleva a atacar por todos los medios posibles a los cultivadores de las letras. me miraban como a uno (de los siete sabios. «Soy un poeta -me dice-.

o ahora mismo se lo digo a mi padre! ' No hay obstáculo que la tenaci. Aún no que. us6 todos los argumentos que dicta una vehemente pasicin. a su impaciencia y saboreé todas las delicias de su cuerpo. como unas circunstancias aná- logas nos habían colocado ante la misma oportunidad. pues. accedí a su petición y. agotado de felicidad. entre suspiros y sudores. es decir. Pasados unos días. mirando alrededor y colgándoseme al cuello para abrazarme. temía que un regalo tan considerable excitara sospechas 7 sobre tanta generosidad de mi parte.' 88. luego. tras un paseo de varias horas. diciendo: '¿Por qué no repetimos?' Harto ya de que me l o despertara tantas veces. formulé un nuevo voto: 'Si puedo (digo) acariciarlo con mano libertina sin que él se entere. de mi sopor: '¿Quieres algo m&. pues. pues.' Nunca había tenido el joven un sueño tan profundo. sin duda le entró miedo 3 de que yo me quedara dormido. me reconcilié con el chiquillo. si logro dar a este chiquillo dormido el abrazo supremo que deseo. es bastante más sencillo comprar unas palomas o unos gallos que un corcel. 4 »Cuando la tercera noche me trajo nueva oportunidad (él se hacía el dormido). No le disgustó del todo mi descaro y. »La noche siguiente. empez. muy enfadado. como premio por su complacencia le daré un par de gallos 2 de los más agresivos. pero con una condición: que el 5 muchacho no se entere de nada. además. Pero él. exclama: 'Dime. exploté enfurecido y volví contra él sus propias palabras: 'Duerme. también le pregunté a qué atribuía la decadencia actual. me quedé nuevamente dormido. Por la mañana.3.5 res vuelve a empezar.3 dad no logre derribar. de mí?'. Por lo tanto. que accediera a dejarse querer.' Ante esta promesa. Accedí. por aplicar mis manos a sus pechos de blancura inmaculada. Pero él. ¿dónde está el corcel?' 87. en pago de mi felicidad le daré mañana un corcel macedónico. sin dar el último paso.' Así. siguió un apretado beso y por úitimo un abrazo que colmó de una vez todas mis ansias.7 daba satisfecho aquel joven en plena forma y especialmente inclinado a la pasividad. me levanté y le dije al oído: 'Dioses inmortales.6 timiento. dice. Aún no me s era desagradable del todo la oferta. Me sacó.' PARTE: EUMOLPO 123 86. le di la gran alegna de traerle cuanto le había prometido. Reanimado por esas palabras. aproveché sus complacencias y me dejé caer dormido. burlado y ridiculizado ante sus compañeros a quienes él había hecho graindes elogios de mi generosidad: 'Para que veas (dice) que no soy como tú: si quie. esperaba mi regalo 13 habitual. 2 no hacía más que repetir: ' ¡Duérmete. pues. olvidando todo resen. el joven se me acercó espontáneamente. pude ganar su confianza otra vez. Como pude. volví a casa sin darle más que un beso. yo me deslicé a su lado y. Luego. Empecé. maestro. des. me dirigí a mi mentor para preguntarle el siglo de aquellas pinturas y el tema de ciertos cuadros que yo no entendía. dandoseme idéntica oportunidad. en cuanto oí roncar al padre empecé a suplicar al chiquillo que se reconciliara conmigo.ó a pellizcarme de nuevo. Mientras él seguía repitiendo que despertaría a su padre. sentado en la habitación. o se lo digo a tu padre ahora mismo. Menos de 9 una hora más tarde. un verdadero ejemplar. Pero ya se sabe. la desaparición de las bellas artes y en particular de . cuando se hizo de día. conquisté la felicidad que me negaba.4 pués de quejarse ampliamente de que yo lo hubiese engañado. aunque aparentaba resistirse. »Aunque con mi deslealtad me había cerrado la puerta que tenía abierta.

3. para que nadie tenga reparos en correr tras el dinero. se s talan las cumbres del Ida y sus robles partidos caen en masa para tomar la apariencia de un caballo amenazador. Pero nosotros. Y. todo el mundo ve más arte en un lingote de oro que en cualquier obra maestra de esos pobres maniáticos griegos llamados Apeles o Fidias. 38). iOh patria! Nosotros nos creímos que sus mil navíos habían levado anclas y que tu solar estaba p~ El poema de Eumolpo lleva el mismo título que el que cantó Nerón. ni siquiera tenemos el valor de estudiar la producción artística del pasado. Contestó así: «ES el ansia del dinero lo que ha producido el cambio. como los hombres. Por eso Demócrito logró extraer la esencia de cada planta y se pasó la vida haciendo experiencias para descubrir la virtud de los minerales y vegetales. ¿Dónde está la dialéctica? ¿Dónde la astroncl mía? ¿Dónde el camino tan trillado de la sabiduría? ¿Quién entra nunca en un templo y hace voto por alcanzar la elocuencia? ¿Quién busca asimismo la fuente de la filosofía? Ya ni siquiera se pide la salud física o moral. de treinta millones de sestercios. Eudoxo envejeció en la cumbre de una altísima montaña para captar los movimientos de los astros en el cielo. 89. 111 a. Lisipo se murió de inanición. Crisipo de Cilicia. J. para excitar su inventiva. v a. Allí se encierra el valor. inventor del cuadrante solar horizontal. en esto. . C. discípulo de Zenón.). l o cuando los dioses. Mirón (s. el descubrimiento de un tesoro. fue uno de los fundadores del estoicismo (s. cuyos bronces traslucían en cierto modo hasta el alma de los personajes y de las fieras que esculpía. y Mirón. Lisipo fue el escultor preferido de Alejandro. Nerdn. otro. detractores de la Antigüedad. intenta con su dinero conciliarse al propio Júpiter. absorto en el esbozo de una estatua insuperable. para volver a las artes plásticas. 8 »Diez veranos duraba ya el asedio de los desdichados frigios entre angustias y peligros. pues Eumolpo no alude para nada al incendio de Troya. 240241). »Pero te veo absoirto por completo ante el cuadro que representa la caí~dade Troya.). por consejo del dios de Delos. sino que apenas se pisa el umbral del Capitolio. y lo que quería Nerón e n precisamente destacar la. Antaño. J. florecían las artes liberales y había una reñidísima competencia entre los hombres por divulgar pronto los descubrimientos útiles a la humanidad.9 dad. durante el incendio de Roma (cfr. no encontró sucesor. l o exacerbado por diez años de guerra. C.' la pintura. como leemos en Horacio (Epístolas 11 1. Suetonio. y Crisipo. sano y salvo. Forma un antro inm!enso y oscuras cavernas que dan cabida a un campamento. Pero la similitud de ambos poemas parece reducirse a la identidad del título. explicarte en verso su tema. el logro. sino que. pues.) fue el gran artista especializado como escultor de animales. uno de los fundadores de la doctrina del átomo. purificó su mente por tres veces con eléboro. suele prometer mil libras de oro al Capitolio: esto es. Intentaré. J. Bpica grandeza del incendio en ambos casos. No te extrañe pues ya que la pintura haya decaído. s 7 PARTIE: EUMOLPO 125 un pariente rico. tan sólo enseñamos y estudiamos sus vicios. la fe del divino Calcas vacilaba en la incertidumbre de una sombría perplejidad. astrónomo y matemático. cuando se apreciaba el mérito al desnudo. maestro de rectitud y bon. C. a los acordes de la lira. Los dánaos se hacinan en sus oscuras galerías: se ocultan en las entrañas del exvoto. otro. de la que no subsistía el menor vestigio. sumergidos en vino y crápula. Eudoxo de Gnido. IV a. uno pone por condición de su ofrenda el entierro de Demócrito de Abdera (s. en efecto. El mismo senado.

2 . De pronto. mHe aquí ahora nuevos prodigios. pero el destino detiene su brazo.He aquí que a la muerte de los hijos viene a sumarse ahora la del padre. con S U S cintas sagradas y su traje frigio. »Ya Febea*. también las hay de alegría. Hay una zona en que aflora sobre las aguas marinas la espalda de la esbelta Ténedos. de pie.» 90. ya libres de la pesadilla de la guerra. levantan el oleaje que bate las rocas. Laocoonte. entre los hijos de Príamo sepui!tados bajo las tinieblas de la noche y del vino. la Luna. repercute en la lejanía el estruendo de los remos cuando las escuadras surcan el mar y la blanca superficie de las aguas gime bajo el peso de las quillas en movimiento. Entonces. despiden los mismos destellos que sus ojos. hermana de: Febo. corno1 genio acostumbrado a verse aplaudido así. Los caudillos en armas ponen a prueba su forma física. Pronto viene el pánico a secarlas. se apresuran a cumplir sus votos franqueando las puertas. tal como lo afirmaba Sindn en su actitud de futura víctima. tal como rezaba la inscripción grabada en el monstruo. allí se encrespa el mar embravecido y la ola al romperse refluye a u n nivel inferior al de la mar serena. se cubren con sus escudos ligeros y emprenden la lucha. cual esbeltas naves. los monstruos se so arrojan sobre él y arrastrm sus miembros por el suelo. en ondulaciones gemelas. Las mejillas se inundan de lágrimas: como hay lágrimas de terror. Así. Uno decapita al adversario aletargado por el vino y prolonga su! sueño en el sueño último de la muerte.3: PARTE: EUMOLPO 127 1s 20 2s 30 35 40 libre de guerra. Troya. Las multitudes. Ellos se llevan a la cara sus tiernas manos. hiere el vientre del caballo. las ondas se estremecen ante sus silbidos. El sacerdote de Neptuno. Desenvainan las espadas. no obstante. suele sacudir la cerviz con 60 su altiva melena antes de lanzarse a correr. ninguno de los dos piensa en sí mismo. ~ por perder sus dioses. Pero él. Aquí. cubren de espuma sus flancos. Cebados ya en la muerte. Volvemos la vista: dos serpientes. impotente protector. las centelleantes serpientes los envuelven en los lazos de su cuerpo enroscado. como en el silencio de la noche. prendas de su ternura. es decir. con la cabellera suelta. como el corcel tesalio. El sacerdote yace como víctima al pie del altar y golpea la tierra. sus melenas. otro inflama en los altares su antorcha incendiaria e invoca contnz Troya a los propios dioses 65 t royanos. 45 cada uno piensa en su hermano. flotando libremente sobre el agua. al sentirse libre del yugo. . con esta profanación sagrada. fraguando para nuestra desgracia una eficaz mentira. en su plenitud. e m p i e z . el cariño ha invertido los papeles y la muerte se lleva a esos desgraciados mutuamente alarmados. y el inaudito ardid decide toda la guerra. se cubrió I l a cabeza y se lanzó fuera del templo. Por segunda vez pone. a punto de perecer. Luego. en tensión su débil brazo e intenta sondear de u n hachazo el ingente busto. los dos hijos de Laocoonte. Se estremece la juventud cautiva en su interior y a su murmullo la mole de roble respira un extraño miedo. el esplendor de sus rayos abrasa e1 océano. Se pone en marcha esa juventud cautiva para conquistar a Troya. sus abultados cuellos. el dardo rebota. los griegos abren e2 recinto del caballo y saltan a tierra los guerreros. afianzando así el ardid. unos transeúntes que paseaban por el pórtico atacaron a pedraidas a Eumolpo en plena declamación. había desplegado su esplendorosa melena y con rostro radiante abría la 55 marcha al frente de los as:tros menores. siembra con sus clamores la alarma entre las gentes. Allí estaban. blandiendo su lanza. Tuve miedo de que se me tomara a mí tam~ F e b e a la ~ . Los corazones son presa del terror. S u cola emite u n zumbido.

Bueno. yo apelo a la fidelidad de tus recuerdos: ¿soy yo quien te abandoné. Al darse cuenta de que yo lo 7 seguía queriendo. Para confirmar. Gitón levantó un poco más las cejas.» Movió la cabeza. 7 8 2 9 3 Alusión a l juicio referido en el capítulo 80. el público me ha dispensado siempre la misma acogida. ya lo he olvidado todo con tal de ve:r en ti un sincero y leal p r e pósito de enmienda. para no tener que pelearme también contigo. Era evidente que no le gustaba su oficio.. Encolpio. UNO obstante. pues el joven tenia su delicioso pecho dolorido de tanto sollozar.' PARTE: EUMOLPO 129 3 4 5 6 bién por poeta. a correr tras él hasta llegar a la playa. pues. 92. diciendo: « iOh. y en cuanto te pongas a delirar te descalabraré sin duelo.3. si por hoy abjuras tu manía. dejé excliusivamente a tu albedrío la decisión de tu amor. y en un vuelo me planto en mi posada. cuando Eumolpo llamó a la puerta. de paso. Era ya noche cerrada y ya la mujer había cumplido mi encargo referente a la cena. Será suficiente alivio para mi desgracia el de sucumbir por tu v e 1untad. por una rendija. fuera ya del alcance de los proyectiles. le pregunto: «Oye. eché. Cada vez que me he presentado en el teatro para dar un recital.. Acto seguido 4 cierro debidamente las puertas y me dejo caer sobre él. Se volvió hacia mí. querido jovencito! No me he estrenado hoy. saco a Gitón por una salida oscura y sucia. Yo pregunto: «¿Cuántos sois?» Y. Sácame del servicio de un bandido sanguinario y castiga con el rigor que quieras a tu juez arrepentido 90. También yo me voy a llenar los bolsillos de piedras.2 . y cuando pudimos parar. Pasó rato sin que ninguno de los dos 5 pronunciáramos una sola palabra. pues. echándome a su cuello para darle a entender claramente que estaba reconciliado con C l y que nuestra amistad renacía con los mejores auspicios. ante dos hombres armados. y me dijo: u ¡Ten compasión de mí. está apoyado contra la muralla. Pero ya no me quejo.» pues yo -le contesto-. preocupado y abatido. o eres tú quien me traicionaste? Confieso y proclamo abiertamente que. Veo a Gitón.e s t a b a rec:itando un poema en el balneario-. No. con cara risueña. tiene en la mano ropas y un cepillo.» Yo encargo a la guardiana de mi mísera morada la preparación de mi mísera cena. el testimonio de mis ojos . busqué refugio junto al más fuerte. me puse a explorar aten. hermano! Donde no hay armamento a la vista puedo hablar con libertad. te invito a cenar conmigo. ¿qué pretendes con esa manía? Llevas apenas dos horas a mi lado y me has hablado más en verso que en prosa. me abstendré por todo el día de hoy del sabroso manjar de la poesía. ¿Qué ú de tus concesiones a un amor extraño? me dices t merecí yo tal ofensa?. lo oprimí contra mi pecho en un efusivo abrazo. diciéndome: aPor favor. abandonan90 do a Eumolpo . 91.n Yo le ordeno dejarse de lamentos para que nadie se enterara de nuestros proyectos y. No me extraña que la gente te persiga a pedradas. él me enjugó el rostro con su manto. uiOh 6 conducta indigna la mía: la de seguir amhdote a pesar de verme abandonado! Y en mi corazón no queda huella de la herida por muy lhonda que haya sido.u Como yo entrecortaba mis palabras con gemidos y lágriimas. abrazándolo y cubriendo de besos su rostro inundado de lágrimas. Besé aquel corazón lleno de sabiduría y..

con las variables tonalidades de sus abigarradas plumas. lo aplaudía y 9 admiraba. no hubiera conseguido que los mozos de servicio me devolvieran mis ropas sin presentarles una persona que me avalara. sin duda para apropiarse en exclusiva de tan i i espléndida fortuna. el otro se vio rodeado por una enorme multitud que.tu promesa de no componer hoy un solo verso? Ten palabra: perdónanos al menos a nosotros.» Durante 3 el discurso de Eumolpo yo cambiaba de fisonomía a cada paso. en Cólquide. me abalancé a abrirle. añadió que nunca habia pasado un día tan 6 amargo. empecé a buscarte por todos los rincones. El mújol ya resulta pesado. muy respetuosa. Lo que escasea es siempre lo mejor. Por io eso ha116 tan pronto ayuda. «¿Así cumples -le digo.. me ridiculizaron con la más descarada parodia. eso sí que lo apreciamos. La rosa no se atreve a competir con el cinamomo. no sé qué caballero romano. Pues si alguno de los bebedores instalados en esta hospedería llega a olfjatear el solo nombre de poeta. le echó encima su manto y se 10 llevó a casa. amotinará a todo el vecindario y nos triturará a todos por el mismo motivo. a ver si con Eumolpo llegaba también Ascilto. según decían. En cuanto comprobé que mi huésped venía solo. me callé mandé servir la cena.importado de Fasia. El escaro que nos llega de las más lejanas playas y la incierta pesca traída polr una nave que ha corrido el riesgo de naufragar entre las Sirtes. saben a plebeyo. cediendo a un &sto extraviado.3. Por expresarme así. sucesivamente alegre o triste ante los deshonrosos fracasos o los éxitos de mi enemigo. iOh. merecí una reprimenda del joven Gitón con toda su dulzura. :me decía que no estaba bien meterse con una persona de edad. Yo. como si nada supiera de la historia. un infame personaje. ante sus atributos viriles tan desproporcionado~. joven de bríos! Sin duda puede iniciar su tarea la víspera y tiene hasta el otro día. Tan 12 cierto es que valen más ingles que ingenio. Él. 93. No apreciamos lo que está a nuestro alcance. No podemos menos hoy que pasar4 lo muy bien. tomándome por un loco. y cuando me vi expulsado del baño como tantas veces me echaron del teatro. Ten piedad de nosotros y recuerda el episodio de la pinacoteca o del baño.)) No me gustó este exordio tan indiscreto y temí haber acogido en mi casa a un segundo Ascilto.^ Y. al verlo correr de un lado a otro. 7 repitiendo a voz en grito: iEncolpio! En el extremo opuesto un joven desnudo (habia perdido su ropa) también reclamaba a su Gitón con el mismo indignado 8 griterío. No obstante. el corazón. cuando el muchacho le hubo servido la bebida: «Me gustas más tú -le diceque toda la colección de bañista s. s Eumolpo vuelve a insistir. y. la oca blanca o el pato. En cambio." PARTE:: EUMOLPO 131 tamente el exterior. en cambio. La amante desplaza a la esposa. sblo anhela la fruta prohibida: Aves como el faisán -. los mozos de servicio. ya que nosotros nunca te hemos apedreado. Pero a mí. en cambio. movió la cabeza diciéndome: «Enhorabuena por este Ganimedes. faltando además a los deberes de la hospitalidad: yo sentaba cortésmente un invitado a mi mesa y luego lo espantaba con mi gro- 2 3 4 . al tumbarse sobre mi camastro y ver a Gitón poniendo la mesa en su presencia. vaciando la copa de un trago.era el hombre en sí quien parecía un secundario apéndice.o la pintada africana son sabrosas a nuestro paladar porque no es nada fácil conseguirlas. «Pues mientras estoy en el baño -dicecasi me matan a palos por intentar recitar un poema a los bañistas sentados alrededor de la piscina. Claro.

se da una puñalada tras otra en el cuello y cae redondo a nuestros pies. Pero ni 14 Gitón presentaba el menor síntoma de estar herido ni yo sentía el menor dolor. habéis decidido largaros de noche. Encolpio -me dice-. sino de Marco Manicio en persona. quiero con el mismo acero abrirme paiso hacia la muerte. de lo contrario hubiera ahogado en la sangre de Eumolpo la 4 rabia que tenía contra Ascilto. 95. mi resentimiento: aEumolpo -digo-. Fue una suerte para Eumolpo que el soldado aquel me hubiera quitado mi espada. Y al tiempo descarga un rudisimo tortazo sobre su rostro. aunque no me lo mandes. por eso Eumolpo tampoco había intentado evitar la comedia del suicidio. Eumolpo no preguntó por el motivo de mi furia. acompañándolo en su cafda. es 7 decir. Dicho esto.. Ya había ligado mi cinturón al catre de mi camastro dispuesto contra la pared. Yo me encargo de haceros comprender que estáis en casa no de una viuda indefensa. por no pagarme el alquiler de la habitación. En esta encerrona. dio un portazo. prorrumpió un grito y. cuando menos me lo esperaba. 6 Tenme. Pero esto no ha de quedar así. Por eso salió de la habitación como si fuera a por agua.n Aterrado por mi declaración. cuando.' sería. pasando del dolor a PARTE: EUMOLPO 133 la rabia. por un demente y cede a mi locura. Yo lo intenté antes que tú: busqué una espada en casa de Ascilto. contempla a tu vez el espectáculo que pretendías ofrecerme a mí. Y si no te hubiera hallado a ti. Yo doy un grito de i 3 terror y.1s tarse.3. 94. yo decidí poner fin a mi vida 8 ahorcándome. y para que veas que la muerte no está lejos de quienes la buscan.. Yo ser6 tu guía y protector. o ambas cosas a la vez? ¿Quién ha levantado la cama esa y qué significa este revoltillo? Ciertamente vosotros. unos esclavos fugitivos.d i c e Eumolpo. y con su discreta salida calmó mi furor. pues. amenazas?. me tiró sobre la cama: «Estás equivcl io cado. EUMOLPO A G I T ~ N . « ¡Feliz madre la tuya . sino que cruzó en el acto el umbral. Esto no es ofender a Encolpio: tiene 3 otro amor. ya estaba atándome el nudo al cuello. se fue C+ rriendo en busca de Gitón. No dejó de advertirlo Gitón.por haber traído al mundo a un hijo como tú! ¡Ten buen ánimo! Es raro ver a la hermosura unida a la sabiduría. tras conteinplar el tristísimo cuadro de los que yacían por el suelo. Eumolpo exclama: «¿Encima.i i te al fondo de un precipicio. Por eso se Ia había dejado quitar sin asus. arrebata al servidor asalariado de Eumolpo 12 una navaja. Yo soy violento y tú liviano: ya ves qué poca armonía hay en nuestros caracteres. Créeme: no has perdido el tiempo con tanta recomendación: has cautivado mi cariño. hubiese hallado la muer. abriéndose la puerta.. pues. 2 Yo llenaré mis poemas de alabanzas en tu honor. aún prefiero oírte hablar en verso que formular semejantes votos. con la soltura que le dalban los brindis celebrados en 2 3 4 5 . dice: «¿Cómo? ¿Son unos borrachos. entra Eumolpo con Gitón y me vuelve a la luz en el preciso instante en que yo iba a cruzar la meta fatal. 5 POCO a poco se enfrió. seguiré tus pasos. de un empujón con ambas manos. El otro. especialmente exasperado. me dejó encerrado en la celda. sacando bruscamente la llave. escapa cuanto antes. si te figuras que vas a tener la suerte de morir antes que yo. maravillosamente adecuadas a su hermosura. Mientras se desairrolla ese drama entre amantes. llega el mesonero con la segunda parte de nuestra pobre cena y. y. Pues era una navaja sin filo y precisamente despuntaida para prácticas de aprendices barberos lo que el servidor a sueldo llevaba en la vaina. Y continuó con otras muchas recomendaciones llenas de moderación y respeto. 9 Gitón.

Agitando una antorcha que daba más humo que luz. A pocos pasos del pregonero estaba Ascilto. porque padeicía de la gota. sin competencia. Entretanto. Gitón. aparece en medio de la contienda en brazos de dos litereros. Así pues. Se concentra la servidumbre y afluyen en masa los huéspedes: todos ellos borrachos. me dispongo a gozar. Después de una larga perorata. contra aquella pandilla de: borrachos y esclavos evadidos. saboreaba la humillación de Eumolpo como un delicioso manjar y le recomendaba pedir auxilio. y acto seguido se lanzó al exterior de la 6 sala. aprovechando la ocasión de vengarme. el administrador del inmueble.3 : PARTE: EUMOLPO compañía de sus huéspedes. no pude contenerme y di al tierno Gitón un rabioso y punzante capirotazo en la cabeza. Bargatés. se presenta en el albergue un pregonero seguido de un esclavo público y un reducido número de acompañantes. opinaba que debíamos abrirle y socorrerlo en el apremiante peligro. a quien hicieron levantarse de la 135 mesa. con un asador todavía repleto de carnes rechinantes. con unas altas madreñas desemparejadas: trae atado a una cadena un perro descomunal. 96. echa mano a un candelero de madera. Yo. proclamó el siguiente anuncio: uHace pocas horas ha desaparecido del balneario un 2 jovencito de unos dieciséis años: tiene el pelo rizado. también él. indignado ante la afrenta. pegando al agujero alternativamente un ojo y el otro. Yo. s sin hacerse esperar. Gitón. Mientras Eumolpo habla a solas con Bargatés. con un mandil de lo más asqueroso. devolviéndole la jugada al matón. cocineros e inquilinos traen a mal traer a a nuestro excluso: uno. Nosotros seguíamos toda la escena a través de un agujero que había en la puerta. recibirá la gratificación de mil escudos. se vuelve a Eumolpo y dice: u iOh el más culto de los poetas! ¿Eras tú? ¿Y estos sinvergüenzas de esclavos no echan a correr? ¿Se atreven a ponerte las manos encima?» 5 6 EL ADMINISTRAWR IBARGATÉS A EUMOLPO «Mi compañera no me hace caso. pretende reventarle los ojos.» 7 2 3 4 97. cumplió mis órdenes: en un abrir y cerrar de ojos se enganchó al cordaje y super6 a . podría burlar las manos de los actuales inquisidores. porque se acababa de romper el picaporte. si me quieres. estirado ahora bajo el camastro. de la habitación y de la noche. se cubría contra toda clase de riesgos. al que azuza contra 9 Eumolpo. adopta la actitud de un combatiente. en cambio. Pero él. Eumolpo. envuelto 3 en un abigarrado manto y con una bandeja en que llevaba las pruebas de idlentificaci6n y la suma prometida. Destaca sobre todo una vieja legañosa.. como antaño Ulises pegado a su borrego. se 1l. en esto. con su candelero.ama Gitón. sale en persecución del fugitivo y venga el descalabro de su frente con una lluvia 7 de golpes. de este modo. cierro la puerta sobre Eumolpo y. con su voz rabiosa y bárbara. disparó sobre la cabeza de Eumolpo un jarro de barro que partió la frente de aquel gruñón. siempre compasivo. maltrátala en tus versos para restarle humos. Mandé a Gitón que se escondiera rápidamente 4 bajo la cama y se enganchara de pies y manos a las cuerdas entrelazadas al catre para sostener el colchón. Como aún seguía vivo mi rencor. con una horquilla sacada de la despensa. Yo aplaudía por la paliza que daban a Eumolpo. otro. es gracioso y guapo. Si alguien lo devuelve o indica su paradero. Se fue llorando a sentarse en la cama.

estornudó tres veces seguidas con tal intensidad que hizo temblar la cama. conteniendo la respiración por temor a delatarse. Más todavía: para que él diera crédito a mi fingido ruego. Eumollpo se volvió ante la sacudida 5 y respondió a la tos de Gitón con la jaculatoria de ritual. Ascilto. Ascilto. le ruego que no remate a dos moribundos: uTendrías razón de acalorarte -añadosi te fuera posible presentar al que delatas.' P A R T E : Ulises en su propio terreno. El agente oficial. para no dar lugar a sospechas. aunque 3 sigue infiexible. Después.bre de besos como suave bálsamo: uOh. Ahora el joven ha huido entre la gente y no puedo sospechar en dónde se ha metido. que nunca ha deseado matar a nadie. viéndolo ya calmado. 6 EUMOLPO 137 Gitón en tu poder. has venido a matarme. en tus manos. llegó a la mía y se forjó una esperanza tanto más firme cuanto mejor 8 trancada encontró la puerta. en tus manos tienes mi suerte. i n t r e duciendo sus hachas por las rendijas. le declararé que tienes a 7 8 9 2 . volviéndose hacia mí. en digna correspondencia a tu traición. Gitón. Por la bondad divina. si cierta divinidad. padrecito querido. le pedí que me dejara al menos ver a Gitón. empieza por consentir que se ponga a salvo. ahora que por estar rota la puerta ya no era posible cerrarla para nadie. Luego. ahora mismo intentaré alcanzar al pregonero y.n Cuando ya mis razones. sin poder contener la respiración. llené la cama de ropas y marqué en ella la huella de una sola persona a la medida de mi propia estatura. y. hazte con el muchacho. Yo caí de rodillas ante Ascilto e. se encuentra con un Ulises a quien hasta um Cíclope hambriento hubiera perdonado la vida.» Yo abrazo sus rodillas y. Eumolpo. sí. empezó por vendar con unas telas de araña empapadas en aceite la herida que Eumolpo había recibido en la ceja. Si amas a tu Gitón.D Gitón. levantando el colchón. se frotaba la cara contra las chinches.. no hubiera obligado a ese joven a delatar su propia presencia cuando estaba ahí colgado. derrama la sangre que has venido a buscar so pretexto lo de un registro. añadí: «Ya lo sé. Luego le dio su propia capa a c. lo estrecha entre sus brazos y lo cu. aunque sea para entregarlo a Asci1to.4 molpo.rbitro del humano destino. ahora. El agente público no actúa con tanta suavidad. iOjalá me abrasara a mí solo un fuego hosti'l! ¡Ojalá me tragara a mí solo la mar embravecida! Pues yo soy el objeto de toda esta 98. yo me hubiera visto burlado corriendo de taberna en taberna . Gitón se retorcía para esquivar los golpes y. cual á.» Ascilto descarta el rencor que le atribuyo. siempre mucho más adaptable que yo. tras recorrer con el introductor 7 oficial todas las demás habitaciones. irrumpe descompuesto en el interior: «Ya tengo mil escudos -dice-. sino que echando mano al bastón del cantinero lo mete bajo la cama y escudriña hasta los Últimos socavones de la pared.ambio de la túnica rasgada del primero. y menos a un suplicante como yo que seguía siendo su gran cariño aun después de nuestra fatal querella. Pues ¿qué otra finalidad tienen las hachas que has traído? Sacia pues tu resentimiento: aquí tienes mi cabeza. Eumolpo.3. Por mi parte. afirma que no pretende sino recobrar a su evadido. hizo saltar la 9 resistente barra. empezaban a convencer a Eu. Entretanto. invocando nuestra antigua amistad y nuestras comunes miserias.. dice: 6 «¿Cómo? ¡Bandido! ¿Aun cogido con las manos en la masa te has atrevido a negarme la evidencia? ES decir.

Sea enhorabuena pues. yo soy su promotor. con la ayuda de Gitón. y le pregunté: «Por favor. la ieve capa helada se derrite en un abrir y cerrar de ojos. los bandos enemigos llegarían a un acuerdo. o. no tiene importancia.» 139 en un saco todas nuestras cosas y. debía limpiar su alma de la lepra del rencor hasta suprimir la última 3 huella. se dejó oír sobre la cubierta de la nave una voz que se quejaba en estos términos: « ¡Entonces. preparad los bártulos y seguidme. i n . como si la Fortuna se hubiera p r e puesto abatir mi resistencia. hundí la cabeza en mi capucha y me puse a soñar como :si estuviera dormido. Pero ¿qué? ¿No disfrutamos en común de los mejores dones de la naturaleza? El sol luce para todo el mundo. por creerme víctima de alguna truculenta pesadilla. presa de la misma indignación. ¿Hay algo más bello que una corriente de agua? No obstante. como si no supieras 6 que tenemos prisa. Así sedimenta el rencor en los corazones: se aposenta en las almas groseras. se 4 desliza sobre los espíritus cultos. el agua está al servicio público. guiad s mis pasos. meto 2 2 3 4 5 . subo a bordo del navío.» Pensé todo eso como simlple posibilidad. por otra parte. Eumolpo -dice-. Y sobre todo yo.' PARTE. aunque pretendiera alguna ventaja en exclusiva. yo procurana en adelante no decir ni hacer nada ofensivo para él. padrecito.: EUMOLPO serie de crímenes. prorrumpió en tono más inflamado: «Si un dios -dice. pues. «Por mi parte. toma. 100.d i c e Eumolpque tienes razón al hablar así. como maestro de bellas artes. le ruego y conjuro que se reconcilie conmigo: le dije que no estaba al alcance de los enamorados el saber dominar la locura de los celos. guía a las propias fieras en busca de sus pastos. el amor. cuando sonó la puerta abierta de golpe y apareció plantado en e1 umbraI un marinero con la barba alborotada: estás perdiendo el tiempo. Yo. ¿Por qué ha de ser. con mano temblotardé en recobrar el habla. no obstante. ¡qué acogida iba a dar yo a ese fugitivo! n Tanto a Gitón como a mí se nos he16 la sangre en las venas al oír tan inesperadas palabras. EUMOLPO. una mujer. un robo más bien que un galardón asequible a cualquiera? No. pero cuando brilla la tierra cultivada por el arado. él.3.» Con profusión de lágrimas.hiciera caer a Gitón en mis manos. despertando a su mercenario. después de encomendarme a los astros. Un solo rival. y viejo por añadidura. Aún estaba hablando. te doy el beso de la paz. que se estaba quedando dormido. 99. En las zonas incultas y escabrosas son más duraderas las nevadas. si lo preferís. Si yo muriera. que ya llevaba un buen rato durmiendo. «ES un contratieinpo que el muchacho guste a Eumolpo. aPara demostrarte . le ordena echar a andar con el equipaje. Pero. nos ponemos todos en pie. burlando con ello mi reacio corazón. de pronto. Por f rosa. por excepcibn. siempre y ante cualquier situación aproveché el momento presente como si cada día fuera para mí el último y no debiera ver jamás otro amanecer. pero que. de ninguna manera quiero ser dueño de bienes que exciten la envidia pública. Luego. que. estiré la túnica de Eumolpo. fracasaría por falta de aliento.. La luna. se ha burlado de mí! » Esta voz masculina y un tanto familiar a mis oídos me hizo palpitar el corazón. y Eumolpo. con su séquito de innumerables astros.» Sin más.

«¿Por qué -propongo yo. iqué buena oportunidad la nuestra para enfrentar al amo con los siervos que huyen de él! Pero supongamos que el n. «¿Qué asechanzas hay aquí -les dice.. si era para no dejarnos luego dormir? ¿Qué ganas si te digo que el dueño de esta nave es Licas de Tarento y que lleva a Tarento una desterrada llamada Trifaina?~ EUMOLPO 141 6 7 101. persona de lo más honorable. si no optamos por tirarnos al agua y libramos así de todo peligro. Desconcertado y sin saber qué partido tomar. la mujer más hermosa del mundo.^ En cuanto a Gitón. por nuestra comunidad de intereses. perdió el conoci2 miento un buen rato. por cortesía. Ya ves. con él va además Trifaina. cuando un sudor abundante nos hubo hecho recobrar a ambos la lucidez mental. ¿cómo p o dremos desembarcar sin que nos vea todo el mundo? ¿Con la cabeza tapadaq'. joh Fortuna!. ¿qué más quieres para ponernos en evidencia?. Añádase a esto que. me eché a los pies de Eumolpo diciendo: «Ten compasión de unos moribundos y. sino que con la mayor inocencia y buena fe nos había embarcado con él en aquella nave en que tenía plaza re4 servada con mucha antelación. Licas.. que anda siempre viajando por el gusto de viajar. «Bueno .3. Quedé atónito y temblando al oír ese trueno. y atropellando las palabras. presentando al desnudo mi cuello. Desconcertado por esta diatriba. recostado sobre mi pecho. querrá visitar al paciente. 102. ¿quién dejará de echar una mano a los enfermos? Si vamos al descubierto. 6 «Precisamente -dice Gitón.avío pueda desviarse de su i i ruta en alta mar. supongamos que Licas no se dé una vuelta por los camarotes cle los enfermos.d i c e Ciitón-. 9 «porque es difícil recalar para los grandes navíos. l o posiblemente.ue buscar alguna salida. . Eumolpo jura por 3 todos los dioses y diosas que no sabe nada de lo ocurrido ni ha pensado en ningún daño o perjuicio. He ahí a qué Cíclope. o al descubierto? Si la tapamos.' P A R T E : ¿me puedes decir de quién es esta nave o qué pasaje lleva?.» Al tiempo. me has derrotado para siempre. el 7 anciano nos pide individualmente a todos nuestro parecer: «Supongamos -dice+ que nos hallemos en la caverna del Cíclope.» Eumolpo replicó que eso era imposible. asegúrale que tu hermano no resiste el mar y está en las ultimas.o qué temible Anioal va con nosotros a bordo? Licas de Tarento. Hay q. se acerca la hora de nuestra muerte y nos damos ya por bien pagados con que no le cierres el paso. Le sentó muy mal que lo molestara. propietario de este barco cuyo nimbo dirige personalmente. Podrás colorear esta mentira con cierto aspecto de preocupación y algunas lágrimas.son las personas de quie- nes pretendemos huir. naturalmente). Luego. remátanos con tu brazo. a qué capitán de piratas debemos nuestro pasaje. y además parecerá inverosímil que el caso de tu hermano revista tan de pronto esa gravedad.no acudimos más bien a la audacia? ¿Por quié no nos deslizamos por un cable hasta el bote salvavidas. convence al piloto s para que haga escala en algún puerto (con una buena gratificación. para que el piloto se deje enternecer y te haga caso. y dueño también de algunas fincas y de una casa comercial. expone al sobresaltado Eumolpo los motivos de su odio y el inminente peligro que nos amenaza. digo: «Esta vez. cortamos las amarras y dejamos que la Fortunai se encargue de lo demás? 91 Entiéndase: ala cabeza tapada como un enfermo grave-.. ha fletado la nave con un cargas mento destinado al mercado. y me contestó: «¿Valía la pena hacerte caso e instalarnos en el último rincón de la cubierta.

que no cabe s en vosotros. y los papeles parecen distintos cuando los has hecho un lío. embadúrnanos la cara con tiza. como cosa sin importancia. es decir. como estatuas. »Hemos de buscar por otro camino nuestra salvación. felices por escapar a un injurioso tormento y por reírnos de nuestros enemigos con el cambio de color. Más tarde.» «¿Ah. ahora bien. Por lo que afecta a mi colaboración.si pudiera tener éxito. noche y dia. Escuchad lo que me dicta la desesperación: cubrámo- 12 13 14 15 16 . como si nuestro vientre no hiciera de las suyas.. ¿Por qué ha de cargar un inocente con los riesgos del prójimo? Me doy por satisfecho con que la 3 suerte proteja nuestro descenso.3 : PARTE: EUMOLPO Y yo no quiero ver a Eumolpo envuelto en nuestra aventura. el embalaje y las ataduras?. nos pondremos a tus órdenes. sin excitar la menor sospecha. que se pasa la noche en vela observando 4 hasta el movimiento de las estrellas. pero no lo desfigura. A ver qué os parece esta otra idea: os voy a envolver en dos pieles y. naturalmente habrá unos cabos sueltos para que podáis 9 respirar y tomar alimento.para que nos tomen por judíos? Agujeréanos las orejas para que parezcamos árabes. como suele ocurrir con frecuencia por falta de cola: dime.. os lo desembarcaré como equipajes. Aprovechemos ese recurso para teñimos de la cabeza a los pies. hay que deslizarse por la popa. poco hechos a la fatiga. ¿A quién ha de pasarle inadvertida vuestra salida? NO al piloto ciertamente. Y aun suponiendo que se quedara dormido. para que la Galia nos considere hijos suyos: jco:mo si un simple cambio de color pudiera desfigurar una fisonomía y no hiciera falta reunir adecuadamente!muchos rasgos para fundar tal impostura! Supongamos que el ingrediente aplicado a nuestra cara sea duradero. A l día siguiente empezaré a gritar que mis esclavos. ¿Nos vas a atar como si careciéramos de ciertos orificios.» bonito proyecto .» «Y ¿por qué no circuncidarnos -dice Gitón. Encolpio. ¿podremios aguantar. Pues arriesgar porque sí la vida. sólo se le podría burlar intentando la fuga por el costado opuesto.d i j o Eumolpo. También me extraña. como si no fuera normal que estornudáramos o roncáramos? ¿Crees que un ardid como éste haya tenido i i éxito alguna vez? Pero supongamos que podamos aguantar un día empaquetados: ¿qué pasara si la cosa se 2 143 alarga porque la bonanza o los vientos desfavorables detienen nuestro rumbo? ¿Qué podremos hacer? Hasta las ropas se cortan por los :pliegues si están enfardadas mucho tiempo. por temor a un castigo más duro. os guardaré entre mis ropas como equipajes. ¿Os parece posible? Interrogad vuestro valor. no rehuyo ningún peligro. como buen hombre de letras. al arribar al puerto. un marinero y que para deshacerse de él habría que matarlo o echarlo al agua 6 por la fuerza. Así. ¿podremos también rellenar nuestros labios hasta hacerlos horriblemente abultados? ¿Podremos cambiar nuestra cabellera a fuerza de rizos? ¿Y llenamos la frente de cicatrices? ¿Y arquearnos las piernas? ¿Y andar sobre los tacones? ¿Y modelarnos una barb~a al estilo extranjero? Un tinte artificial ensucia el cuerpo. dishazados de esclavos etíopes. es una decisión. imaginemos que ninguna gota de agua venga a manchar nuestra piel y que tampoco la ropa se nos lleve la tinta. durante la noche. sobre el mismo timonel. sí? -le pregunto-. se han tirado al mar. Ved lo que se me ha ocurrido a mí. tiene sin duda tinta entre sus cosas. Jóvenes como nosotros. por supuesto. con tal que luzca una esperanza de sal7 vación. bien empaquetados con correas. puesto que allí está el cable que amarra 5 el bote. Eumolpo. que no hayas pensado en otra dificultad: que en el bote está de guardia permanente.

3 que Epicuro es un hombre verdaderamente divino cuando. por añadidura. vio a nuestro barbero en plena faena a hora tan intempestiva.registrar el barco para que no se diga que no hacemos caso de las divinas advertencias?~ Entonces. como una marca m& entre otras para facilitar su reconocimiento (cfr. a los criminales y desertores. el individuo que la noche anterior nos 5 había sorprendido en nu. U ¡NO lo quiera el cielo ni la tierra! -exclama Eumolpo-. recostado sobre el antepecho de la nave.m PARTE: EUMOLPO 145 te silencio. 93 La ofrenda de la propia cabellera era. guardando un prudenEra habitual afeitar las cejas a los esclavos evadidos. y me ha dicho: 'En la nave de Licas te encontrarás con Gitón'.d i c e . en plena noche? Traed ahora mismo los culpables a mi presencia. execró ese presagio. Así. Cicer6n. Eumolpo nos llen6 a los dos la frente de grandes letras y su culta mano nos cubrió por completo la cara con el letrero habitual de los esclavos fugitivos. no sólo la cabeza sino hasta el entrecejo *. un viajero.e no está permitido a ningún mortal cortarse el pelo o las uñas en una embarcación salvo en caso de estar el mar embravecido. Desgraciadamente. * 2 . sabiendo que también yo viajaría en la mis- 2 3 4 5 6 103.' nos la cara con nuestras vestiduras y tirémonos al fondo del mar. Ante estas palabras. mediante una libación. exclama de pronto: «Ya está claro: son los que esta noche se hacían afeitar al claro de luna. LICAS.» 105.» «Soy yo . 20).d i c e Eumolpquien he dado tales órdenes.~ «Eso te dem. el mismo letrero servirá para desviar toda sospecha de vuestros perseguidores. pues tambikn a mí se me apareció la imagen de Neptuno que vi en el tetrástilo de Bayas. Nos fuimos solapadamente a un extremo del barco y ofrecimos a la navaja del barbero nuestras cabezas y nuestras cejas. según creencia antigua. Y. 104.» Trifaina sin. con la mayor gracia. pasamos las últimas horas de la noche sin recobrar el apacible sueño.uestra -replica Eumolpo. recaímos en nuestro anterior estado de angustia y. aunque aparentamos no haber oído la imprecación del hombre mareado.2 tió un escalofrío y añadió: «Se diría que hemos dormido juntos. ¿alguien se ha cortado el pelo a bordo de mi nave y. se pronuncia contra tales ridiculeces. a la vez que para encubrir vuestra fisonomía con el aparente suplicio. quiero saber qué cabezas han de purificar mi barco. a fe mía. mi criado es barbero: os afeitará ahora mismo a los dos. 4 el presagio soñado por Trifaina: «¿Quién nos impide -añade a continuación. Pues he oído decir qu. «Creía ver en sueños a Príapo que me decía: 'Si quieres hallar a Encolpio. tanto para prevenir un naufragio como en acción de gracias por haber sobrevivido al mismo. al claro de luna. y corrió a dejarse caer en SU lecho. has de saber que yo mismo lo he embarcado en tu nave1. Licas palideció entre rabia y asombro: «Así.3. uno de los votos más gratos que pudieran hacerse a Neptuno. un tal Heso. el peor de los ejemplos.estra desdichada operación clandestina. dando con ello.» Sin dilación. estaba devolviendo a causa de un fuerte mareo y. Pro Q. que evocaba muy a las claras el voto supremo de los náufragos 93.~ Licas conjuró no obstante. ¿Cómo vais a coronar tan lamentablemente vuestra vida? Decidíos más bien por la solución que os voy a dar. Yo os pondré luego un hábil letrero sobre la frente. Roscio 7. Como ya sabéis por el episodio de la navaja. Nosotros. pues . se puso en práctica la artimaña.. para hacer creer que se os ha marcado realmente al fuego.

era justo castigar a unos fugitivos que habían pagado con odio sus bondades. 106. para enteramos de que lo habían hecho..» 4 En conclusión. fueran plenamente visibles a los ojos de los lectores. ya había desarmado a la marinería. Licas. ya que no todo estaba perdido para su sensualidad. atraídas por aquella 7 VOZ familiar. vuelan a ver al paciente. se lanzan contra nosotros armados de correas y dispuestos a aplacar a su divinidad tutelar con la sangre S de unos bellacos. convencida de antemano. haya identificado al héroe por una cicatriz. bajando de buenas a primeras la mirada al nivel de mis ingles. y alargándome cor- tésmente la mano. esperar. la noche pasada los pillé en su compañía inundados de vino y perfumes.» Trifaina se inclinaba por la indulgencia. dio tal grito. que ya lo habrás entendido así. y en voz baja empezó a preguntarnos en qué calabozo habían acabado nuestras andanzas y qué rnanos crueles nos habían infligido tan duro castigo. que me conocía perfectamente. pero Licas seguía recordando la seduc:ción de su esposa y las afrentas que él mismo había sufrido bajo el pórtico de Hércules. como ésas! ¡Ojalá tuvieran la frente realmente marcada con ese letrero! Sena para nosotros un mínimo de satisfacción. Slin duda. enfurecidos. Entre otras fechonas. Para abreviar. cuando también las sirvientas prorrumpen a gritos: « iGitón! ¡Es Gitón! ¡Detened vuestros brazos crueles! ¡Es Gitón. pretendí que los letreros. engafiada por el aparente suplicio: creía en efecto que eran auténticos los estigmas que veía grabados en la frente de los cautivos. a lo veinte años de distancia. Pero Gitón. señora! ¡Ven en su auxie lio! r> Trifaina. para no transformar el barco en un aparente calabozo. y. sin fijarse ni en mis manos ni en mi cara. . Trifaina se i i puso a llorar. Pero en realidad han pretendido jugarnos una pura comedia y reírse de nosotros con una inscripción sólo aparente. mandé retirar la roña que esos condenados llevaban encima. incluso sin mediar palabra ya tenía medio aplacado su rigor. me dice. no :soy cruel. pero si les levanto 2 3 . cuando este hombre perspicaz. y. en vista de que esos malditos tenían el pelo largo y asqueroso. «Buenos días. Gitón. saltó: « iOh simpleza femenina! -dice-. el olor que despiden no es sino un residuo de mi patrimonio.a P A R T E : EUMOLPO 147 3 ma nave. ¡Como si las letras grabadas al fuego dejaran cicatrices. presta oídos a sus gritos y en un brinco vuela hacia el chiquillo. dio tan hábilmente con la única prueba de identidad en el caso de su fugitivo. los dioses los han traído a nuestra nave. despejados de la sombra de sus cabelleras. Que nadie se extrañe ya de que el ama de Ulises. con su extraordinaria hermosura. oh Trifaina. me han comido todo mi dinero en casa de una amiga que tenían en común. montando en cólera. pues. al primer golpe. se acordó darnos cuarenta latigazos a cada uno. Sin hacerse. creo. Con creciente expresión de rabia exclama: «Los dioses inmortales se ocupan de las cosas humanas. No fue ella sola a asombrarse: todas sus sirvientas. Tú verás cómo hemos de perdonar a unos criminales que la misma divinidad ha entregado al castigo. para aplacar la divinidad tutelar de la nave. a la vez. Yo aguanté con espartana entereza los tres primeros latigazos. Sin que los culpables se dieran cuenta. Por lo que a mí toca. los marineros. acude como si también él me hubiese oído. pero. 9 Licas. a pesar de todos los disfraces de mi rostro y aun del conjunto de mi fisonomía. que Trifaina pudo captar al oído el timbre 6 de su voz perfectamente conocida. hasta cierto punto. no pretendí perjudicarme a mí mismo con un mal agüero. Encolpion. nos mandaron esos sueños tan coincidentes.3.

aun así podíais daros por satisfechos con el castigo que tenéis a la vista. pues. vayamos por partes. o. temo atraerlo sobre mi cabeza. también su honor y dignidad habían quedado escarnecidos en plena asamblea. ahí están postrados. ¿por qué hiciste todo lo posible por ocultar a tus protegidos? De todo ello se deduce claramente que los culpables han caído en nuestras redes por casualidad y que tú has buscado una artimaña para burlar el ímpetu de nuestra repulsa. Ya quisiera yo veros 13 escucharme con toda la buena fe que ellos tuvieron en su cándida actuación. como suplicantes. ¿hace falta un mediador para descubrir la verdad? ¿Qué dices tú. Aun los amos crueles e implacables reprimen su dureza cuando los esclavos evadidos han vuelto a casa arrepentidos. Dejaos. si hubiesen sustraído vuestro dinero. Y en primer lugar. honorables y (consideración de mayor peso) 6 que fueron antaño vuestros íntimos amigos. ¿por qué se raparon la cabeza? El que desfigura su fisonomía. EUMOLPO. esos jóvenes de buena familia. ya os han dado una satisfacción. Luego. Me han pedido que los reconcilie con 2 sus grandes amigos de antaño. de ahí se concluye que han caído en esta nave por casualidad. 107. pero al adelantarse el viento94 quedó aplazado el cuidado de su aseo..3. pues al que hace daño a unos desconocidos lo llamamos bandolero. más digna de compasión una cabeza por aparecer calva? Además. mejor dicho. Ya quisieron antes de embarcarse descargar sus cabezas de un estorbo tan pesado como superfluo. No iréis a pensar que esos jóvenes han caído por pura casualidad en vuestras redes. En cuanto a tu pretensión de intimidarnos 10 proclamando que se trata de jóvenes de buena familia y honorables. ten cuidado. ¿Qué han de hacer las víctimas cuando los culpables acuden a recibir su castigo? Es verdad que fueron nuestros amigos: por 11 eso merecen un castigo más severo. Por Hércules. si hubiesen abusado de vuestra confianza con una traición. no una satisfacción.» Eumolpo impugnó tan inicua argumentación: «Veo 1 2 -diceque lo que más perjudica a esos desgraciados jóvenes es el haberse cortado el pelo de noche. aventurero? ¿Qué salamandra Entiéndase: «el tiempo favorable a la navegación)). aplacar. «Sin duda por no ser un desconocido. no vaya tu arrogancia a redundar en perjuicio de su causa. si han acudido aquí por propia voluntad. sus rostros de hombres libres se han sometido voluntariamente a una ley penal que los pone al margen de la sociedad. pues no conocían ni ciencia augural ni la ley de navegantes. como veis. Llevan en la frente. Trifaina cambia de parecer y afirma que ella no se opone al castigo.9 tendían reconciliarse con tu mediación.» Ante tan supersticioso discurso. permitid a esos hombres libres llegar a su 4 destino sin sufrir injusticia. No pensaron en la 14 importancia que tenía el sitio donde pudiera realizarse su proyecto. pero quien lo hace a sus amigos es poco menos que parricida. «¿Cuándo tuvieron necesidad de 1s ¿Es acaso afeitarse unos suplicante:^? -dice Licas-. si pre. . prepara una trampa. que se adhiere a tan justísima venganza. sin que ellos se lo propusieran. hasta per5 donamos al enemigo público que se rinde. ¿Qué más exigís? ¿Qué más querdis? Ahí los tenéis." P A R T E : 4 EUMOLPO 149 el castigo. la marca de la esclavitud. cuando la primera precaución de cualquier viajero es informarse del capitán en cuyas manos ponen 3 SU vida. me han designado los acusados como su delegado en esta misión. Ya se sentía tan agraviada e injuriada como el propio Licas.» Licas interrumpió su súplica: «No embrolles -dice7 8 la cuestión.

que Trifaina.3.no obstante. prestando 13 y tomando juramento a la manera tradicional. el heroico Gitón. Sin embargo. supra. se calmen los ánimos de nadie. asustado por temor al castigo y sin saber qué contestar ante la evidencia. la mayoría se retiran del campo de batalla heridos y sangrando. Eumolpo declara que no ha de tolerar que nadie. en un negro nubarrón. con sus palabras y sus gestos. sin caer muertos. 1 2 como la lucha parecía tomar mal cariz. por saber que empuñaba la famosa navaja que había utilizado ya para cortarse el cuello 96. Entonces. etc. Epigramas. Trifaina impide tamaño atentado. al desleírse. Por ambas partes hay. 7 . Secundaban a nuestro defensor un criado y uno o dos pasajeros. Hallándose. Marcial. En consecuencia. 66. sin (que. como es de suponer. nos. capítulo 94. Desfigurado. contra toda legalidad humana y divina.' te ha roído el entrecejo?% ¿A qué divinidad has consagrado tu cabellera? ilontesta. del otro lado. acercando a su virilidad i o la navaja homicida. cuando. 2 ninguna palabra me parecían adecuados.) PARTE: EUMOLPO 151 de su equipo. entonces la ira 3 de Licas se trocó en furor. pues. sin disimular ya que le perdona. pues. apunto con mis puños a los ojos de Trifaina y proclamo en voz alta y clara que entraría en acción con todo mi vigor si aquella condenada no dejaba en paz a Gitón: ella era la única de todo el pasaje que merecía ser molida a latigazos. hace frente a nuestros ame4 nazadores e irritados enemigos. se adelantó y se aventuró a entablar negociaciones: «¿Qué furor -exclamatrueca la paz en conflicto armado? ¿Qué crimen h!an cometido nuestras manos? Ningún héroe troyano transporta en esta escuadra la % 14 Cfr. y. Me quedé sobrecogido. Pero cuando se me limpió con una esponja húmeda mi cara llorosa. pero de tan escaso vigor. ningún gesto. me corrió la tinta por toda la cara y todos los trazos de las letras se convirtieron. También yo apoyé una i i y otra vez el filo de la navaja barbera en mi cuello sin más intención de matarme que Gitón de cumplir su amenaza. no menos exasperada por mi agravio.otros por salir sanos y salvos. De un lado el criado barbero se arma a sí mismo y distribuye entre nosotros el resto 95 Era creencia muy extendida en la Antigüedad que la sangre o la saliva de la salamandra hacia caer instantáneamente el vello de cualquier parte del cuerpo que tocara (cfr. con mi cabeza horriblemente rapada y el entrecejo tan liso como la misma frente. Plinio. no sin dificultad. el piloto consiguió. No por 9 ello amaina el furor de los contendientes: los demás luchan por vengarse. no falta ni el griterío de las criadas ]para animar el combate. XXIX. propusiera una tregua. como parlamentaria. Historia Natural. que su apoyo en la pelea era más bien un s apoyo moral que un efectivo refuerzo. ponzoña! » 108. frente a frente ambos ejércitos. 74. . amenaza con cercenar la causa de tantas desventuras. 11. Lejos de interceder en modo alguno en mi propio favor. Mi audacia inflama más todavía la cólera de Licas: 6 se indigna de que yo olvide mi propia defensa y chille 7 en favor del prójimo. la servidumbre de Trifaina se dispone al ataque a puñetazo limpio. él hacía el trágico papel con mayor desenvoltura. humille así a unos ciudadanos libres. muchas bajas. Trifaina. tan sólo el piloto amenaza con abandonar el timón del navío si no se pone térmlno a aquella locura provocada por el desenfreno de unos cuantos granujas. y echando mano a un ramo de olivo en el altar de la diosa tutelar del barco. se desboca y logra que todo el pasaje 8 se divida en dos bandos.

Por tu parte. servido en el campo de batalla. Tras esta patética proclama de Trifaina.» 109.' P A R T E : EDMOLPO 153 prenda arrebatada al Atrida burlado¶.3. pretendió él tambi'én gastar unas bromas a los calvos y estigmatizados. pagarás 2 3 por cada agravio doscientos denarios contantes y sonantes. ni un abrazo. nuestras sienes se marchitan. que iba recogiendo los miembros dispersos de su hijo. Licas. y un hábil pajarero logró alcanzarlas con unas cañas entrelazadas. cuando Eumolpo. ¡Ay de mí! ¿Quién invoca la muerte empuñando las armas en medio de estas olas? ¿A quién le parece poco una sola muerte? No pretendáis superar la crueldad del mar ni añadáis nuevas olas a sus despiadado~abismos. otro con engañosos anzuielos sacaba la presa que se resistía. oyendo el llamamiento a la paz. el triste invierno se ha llevado nuestros rizos primaverales. Todo el navío vibra al eco de las canciones y. con sinceridad de conciencia. nuestro cráneo rapado y limpio brilla bajo el ardiente sol. te comprometes a olvidar toda ofensa que te haya sido inferida por Gitón. y un banquete. te comprometes igualmente a no exigir nada contra su voluntad al joven. después de agotar el repertorio de sus pesadísimos chistes. *La cabellera. tras increpar duramente a Licas. Eumolpo. Al final. Trifaina. con la desenvoltura que da el vino. Ya Licas empezaba a congraciarse conmigo. único adorno de nuestra hermosura. como 6 una súbita calma había detenido nuestra marcha. y a no averiguar dónde pasa la noche. te comprometes a no echárselo en cara ni a buscar venganza ni acudir a cualquier otra clase de violencia.4 mos nuestras armas y.~ Concluido el tratado en dichos términos. so pena de pagarle por cada infracción cien denarios contantes y sonantes. Su plumón se elevaba revoloteando en alas del viento mientras las gruesas plumas caían al agua y se arremolinaban sobre la leve espuma. tú. te comprometes a no molestar a Encolpio ni con expresiones ni con gestos insultantes.5 les amainan los odios. firma un tratado de alianza redactado en los siguientes términos: «Con sinceridad de conciencia.~ 98 Medea había hecho pedazos a su hermano Apsyrtos y los había ido sembrando sobre la ruta seguida por los Argonautas para retrasar la persecución de su padre.Oh ingénita perfidia de los dioses! ¡Las primeras alegrías que nos dais en la vida son también lo primero que nos arrebatáis! 9 . para evitar que aun después del juramento subsistiera el menor vestigio de rencor en nuestros corazones.8 faina salpicaba a Gitón con las últimas gotas de su copa. se decide borrar el pasado por un intercambio de besos. se interrumpió unos momentos la batalla y nuestros brazos. ya Tri. uno intentaba capturar con su arpón los peces saltarines. sólo un amor desdeñado pone en tensión vuestras energías. . suspendieron las hostilidades. sin el marco de su sombra. depone. volvió a la poesía y empezó a recitar esta especie de elegía a la cabellera: 9 Es decir: *Ningún nuevo Paris lleva sobre su nave a una nueva Helena arrebatada a un nuevo Menelao. ni un beso. enredadas en las varillas enviscadas se dejaiban coger con la mano. ni íntimas relaciones amorosas. sella la concordia con la alegría. se nos ha caído. Hasta unas aves marinas vinieron a posarse 7 en nuestra antena. el rey de Cólquida. si antes del día de hoy hubo entre vosotros algún roce. nuestro caudillo. Ahora. de lo contrario. Entre exhortaciones genera. aprovecha la oportunidad del arrepentimiento y. ninguna Medea enfurecida derrama en esta lucha la sangre de un hermano 98.

extenderse mucho más y superar las insulseces precedentes. »No había. Eumolpo. Cuando perdió. acompañó al difunto hasta su última morada. en toda la ciudad otro tema de s conversación: según opinión unánime de todas las clases sociales. Más todavía: saca unas cejas de una cajita y las ajusta tan hábilmente en su debida posición. que lloraba con ella y reanimaba la lámpara del monumento fúnebre cuando la veía mortecina. besó al chiquillo con toda el alma. por virtuosa que fuera. hasta realzaba favorablemente mi cara. decía que las mujeres se enamoraban fácilmente.8 dad ni los nombres ilustres de la Historia. ocultaba en todo momento mi rostro. se olvidaban hasta de sus hijos. que atraía a las mujeres de los pueblos vecinos como maravilla digna de verse. Llevado 2 3 4 5 6 7 Sin embargo. perdía la cabeza y se extraviaba. Yo. Aún quería -al parecer. Puestos en é:I los ojos y los oídos de todos. si queríamos oírlo. Para convencerte de que la muerte llega a marchas forzadas. a la manera griega. era el único ejemplo de auténtica virtud y amor conyugal que hubiera iluminado al mundo. Estaba afligida y 3 empeñada en morir de hambre. «Había en Éfesai cierta señora de virtud tan notoria.3. era un hecho acaecido en su tiempo lo que iba a contarnos. bajo el impulso de un nuevo amor. Acompañaba a la inc*onsolableviuda una sirvienta 4 de lo más fiel. se hubo colocado el cadáver en su hipogeo. pero una sirvienta de Trifaina se lleva a Gitón bajo cubierta y adapta a la cabeza del chiquillo una peluca de la señora. . conmovida hasta derramar lágrimas. pues me sentía notoriamente desfigurado y de una fealdad poco común cuando ni el mismo Licas se dignaba dirigirme la palabra.» 110. En esto. el gobernador de la provincia mandó crucificar a ciertos maleantes al mismo costado del nicho en que la señora lloraba al recién enterrado. en parte. se quedó guardándolo y Ilorando día y noche sin interrupción.' PARTE: EUMOLPO 10 155 iDesdichado! Hace un instante tenías una soberbia cabellera: eras más hermoso que Febo y que la hermana de Febo. le pareció poco acompañar. o golpearse el pecho desnudo ante la concurrencia de los asistentes. aquella mujer sin igual llevaba yai cinco días sin probar alimento. aunque también me alegraba de ver que había recobrado su antigua hermosura. pues. Pero la consabida sirvienta vino también a levantar mi baja moral: llamándome a solas me puso una cabellera postiza no menos elegante que la de Gitón. pues. nuestro defensor a la hora del peligro y autor de la actual concordia. te escondes y temes la sonrisa de las muchachas. y cuando. más liso que el bronce y que la redonda seta criada en el huerto después de la lluvia. a la primera ocasión. ya está muerta. e!l soldado encargado de montar 6 guardia junto a las cruces para que no se llevaran a enterrar los cadáveres. ten presente que tu cabeza. un último intento fue el de los magistrados: también fracasaron y hubieron de desistir. Pero ahora. Trifaina reconoció así al auténtico Gitón y. que devuelve al jovencito todos sus encantos. vio brillar una viva luz entre las tumbas y oyó el llanto de la desgraciada. por temor a que decayera la alegría si faltaban temas de conversación. 2 a su marido. que toda mujer. »La noche siguiente. por tratarse de una peluca rubia. empezó así: 111. como todo el mundo. empezó a meterse con la ligereza femenina. Llorada por todo Éfeso. Y para él no tenían interks las tragedias de la Antigüe. el cortejo fúnebre con el pelo suelto. sin que sus parientes y allegados la pudieran arrancar de allí. que.

dejarte morir de hambre.3. juntos no sólo aquella noche. en el sepulcro y. 3 4 »'¿Te crees que se van a enterar la ceniza o los Manes de este sepulcro?* »'¿No te decides a volver a vivir? ¿No te decides a sacudirte de encima un prejuicio femenino y a saborear 99 5 Virgilio. al caer la noche. »Pero ya se sabe qué tentación suele despertarse la mayoría de las veces cuando una persona tiene el estómago satisfecho. al considerar aquellas lágrimas y aquella cara toda arañada. Volviendo a las mismas zalamerías que habían determinado a la señora a seguir viviendo. tan encantado de la hermosura de aquella mujer como del secreto de sus amores. pues. La señora. cayó en la cuenta de que realmente se trataba de una viuda inconsolable en su añoranza. lo deposita sobre el cadáver yacente. su noche de bodas. al ver aquella preciosidad de mujer. luego. pues. sin entender de consuelos. se hiere el pecho con mayor violencia y. se hubiera acercado a la tumba se hubiera figurado que aquella virtuosísima esposa había expirado sobre el cadáver de su marido. Durmieron. siguiente y otra más. El soldado trajo. al sepulcro su modesta cena y empezó por exhortar a la afligida: no debía obstinarse en sufrir inútilmente. le dice que a todos nos espera el i n y la misma última morada. con las puertas del sepulcro bien cerradas. 112. se quedó inmovilizado y perplejo como ante un fantasma o una 8 aparición de ultratumba. le hace todas mismo f las consideraciones indicadas para curar las úlceras del 9 corazón. ahora se lanza ya al asalto de su virtud. sino también la. sino que. pues. dio el asalto a la obstinación de la señora: '¿De qué te servirá -le dice. al ver que Virgilio. trató de hacer tomar a la pobre mujer un poco de alimento. la doncella no dejaba de repetirle: 13 2 »'¿Vas a luchar contra un amor que te llena?' 'm »¿Para qué más pormenores? Ya no supo la mujer mantener el ayuno de la otra parte de su cuerpo: el soldado logró persuadirla sobre ambos puntos. Entró. amigo o desconocido. le entraron ganas de 7 saber quién era y qué hacía. seducida sin duda por el aroma del vino. enterrarte viva y entregar tu alma inocente antes de hora? 12 el aliciente de la luz todo el tiempo posible? El mismo cadáver que ahí yace debe animarte a vivir'. »El soldado. lo llevaba al selpulcro. y para que acabara de cuajar su simpatía. pues. y así todo aquel que. . exasperada. los padres de uno de los crucificados.' PARTE: EUMOLPO 157 por una curiosidad muy humana. consintió en doblegar su obstinación y se dio una hartura con apetito no inferior al de la sirvienta que se había adelantado a rendirse. no debía agotarse llorando sin provecho alguno. Pero ella. »El soldado no se dio por vencido. hasta que. compraba cuanto estaba al alcance de sus medios y. arrancándose el pelo a mechones. El joven no era mal parecido ni c:arecía de elocuencia a los ojos de la viuda fiel. Eneida IV 38. con io la misma insistencia. al observar que había un cadáver. empezó por caer la sirvienta: tendió su mano vencida a quien amablemente las convidaba. reconfortada por la comida y beii bida. »A nadie le disgusta oír que le apremien a comer o a beber. extenuada por varios días de ayuno. Eneida IV 34. En estas circunstancias. como es de suponer. Luego. pues.

ni la alegría que reinaba en los corazones dejaba sitio al rencor.r parte en nuestras fiestas. Mi pecho se inundó de lágrimas. el pueblo. con la pesadilla del intolera. como satírico punzante. le dice que no va a esperar la sentencia judicial. La marinería acogió el cuento con una carcajada.E: EUMOLPO se había relajado la vigilancia. cuando ve una cruz sin su cadáver. si mi irritación era mayor contra el joven que me arrebataba a la amanite o contra Ia amante que seducía al joven: ambos espectáculos eran para mí sumamente enojosos y más dolorosos que mi pasado cautiverio. hacerme tomar parte en la conversación general: sin duda. Trifaina. 2 3 4 5 113.» Sin duda habían vuelto a su mente la imagen de Hedile y la del saqueo de su nave por la pandilla de emigrantes depravados. no le dio risa. ya arreglaba sobre su frente afeitada «Si llevas en tus venas una gota de sangre libre. Lo que mayor reparo me daba era pensar que Eumolpo se hubiera enterado de toda la escena y que. al día siguiente. y. en cambio. temía reabrir las heridas recién cicatrizadas. mientras Trifaina se sonrojaba visiblemente y apoyaba con cariño su cabeza sobre la espalda de Gitón. Si eres un hombre de verdad..6 ble pacto recién concluido. se vengara con unos versos. ii 12 .' . Yo. pues. no te acercarás a esa fulana.Al tenor de este bello discurso. manda sacar del féretro el cadáver de su marido y clavarlo en la cruz vacante. io no afectaba el aire altivo de un dueño. ya cubna de besos su pecho. maravillado. y poco faltó para que me ahogara entre suspiros y sollozos. 159 6 7 8 10s rizos de la peluca. El soldado llevó a la práctica la idea de aquella mujer genial. Prefiero colgar al muerto que sacrificar al vivo. no has de tener más considt:raciones ante esta mujer que ante una prostituta. mientras el soldado en su recinto va tranquilamente a la suya. descolgaron de noche al ajusticiado y cumplieron con él los últimos deberes. Entretanto. un rincón para morir y que el fatal monumento sirva a la vez para el amante y el marido. Téngase en cuenta. ]por añadidura. limitándome a observarlos a los dos con mirada aviesa y huraña.. va a sentenciarse por abandono del servicio. lo menos que cabía esperar. Pero ni los términos del tratado le permitían recordarlo. La mujer. se asusta del suplicio que le aguarda y cuenta a la mujer lo ocurrido. o. sino que moviendo airadamente la cabeza dice: «Si el gobernador hubiera sabido hacer justicia. con su espada. A Licas. tan compasiva como virtuosa: 'No permita el cielo -diceque vea morir a un tiempo dos seres tan queridos. ni comía ni bebía. en los primeros momentos de reconciliación. Ignoraba. sino que iba tras las complacencias de un amigo. tenía que haber devuelto a su tumba el cadáver de ese padre de familia y crucificado a la mujer en su lugar. tan sólo le pide. se pregunta por qué milagro se había subido el muerto a la cruz. recostada en el seno de Gitón. Pero al día siguiente. Licas intentaba t0ma.3: PART. cada caricia 7 que ideaba aquella mujer depravada. Para mí era una herida cada beso. que ni Trifaina 8 me dirigía la palabra (como olvidando que yo había sido un día amigo y grato amante suyo) ni Gitón consideraba conveniente brindar una simple copa a mi salud. 9 fruto de auténtico dolor. no obstante. sino que él mismo.

Siguiendo. ¡Mira! Las olas van a echiar a pique la nave.. con intención de cazar la presa. ni timón. 101 Sin duda hay aquí alguna alusión a un episodio perdido de la novela. pues. Gitón se despojó de sus vesti. pero unos esclavos fieles la cogieron en brazos y. flotaba sobre las olas como un bloque mal desbastado y falto de la última mano.' P A R T E : 13 EUMOLPO 161 Eumolpo formula un juramento en términos solemnes. Licas.. por compasión. Mientras nos entretenemos con estos y otros temas análogos. pues. cerraron con sus tinieblas la luz del día. sálvanos del peligro. entretanto. Ya no había mástil. cumple la misión que le 13 encarga el destino y da el asalto a todo lo que quedaba del navío.. ¡Mira! 9 El mar embravecido quiere: separar a dos amantes que se abrazan. la arena nos dispondrá una tumba sin proponCrse1o... Y para que las olas celosas no pudieran romper nuestro estrecho abrazo. Así.. 114.. Acudieron entonces con presteza unos pescadores en sus minúsculas barcas. 7 También Trifaina estaba ya a punto de perecer.. el Aquilón. Pues bien. que reina sobre las costas de Italia. la 8 salvaron de una muerte inminente. la dirección 14 2 . ni cables. colocándola en un bote con la mayor parte de su equipaje. lo arrebata un vendaval que lo 6 tira al agua. como 12 arreglado sobre mi lecho :Fúnebre. el viento nos arrastraba en dirección a Sicilia. cuando más arreciaba el peligro. ta'l vez algún transeúnte.. nos echará unas piedras encima.. en el peor de los casos y a pesar de la furia de las olas. dis ciendo: « iEncolpio. pero el oleaje lo zarandea y un violento torbellino lo sume en el abismo. tendió hacia mí sus brazos suplicantes. Al oír mis palabras. reaparece un instante. Oímos un murmcillo insólito: salía del fondo de la cabina del piloto y parecía el rugido de una fiera cuando intenta escapar. y. nos arrojara a la misma playa. .m Yo acepto esas supremas ataduras y. zarandeaba a su antojo nuestra nave.. espero una muerte que ya no me asusta. devuelve al navío el velo de la diosa y su sistro! *OL Por los dioses te lo pido. Pero al encontrarse con ciertos pasajeros dispuestos a defender lo suyo. ten compasión como sabes hacerlo. lo que era más peligroso que cualquier tormenta.. 115. con un resto de humanidad. A veces. y aglomeradas las nubes desde todos los puntos del horizonte. poniéndose una túnica. La marinería corre asustada a ocupar sus puestos y arría las velas ante la 2 tormenta.3. si realmente quieres a Encolpio. el mar se embraveció. Yo me asía estrechamente a Gitón y exclamaba llorando: a¿No hemos merecido del cielo sino vernos unidos a la hora de la muerte? Y aún la Fortuna cruel nos niega este consuelo.. Pero el impulso del viento había alterado el ritmo regular del oleaje de tal modo que el piloto 3 no sabía qué rumbo debía tomar. y si el miar. asustado. ni remos. con mayor frecuencia.l o duras y..1 1 peranza -dice-. ligó con su cinturón nuestros dos cuerpos juntos: «Ya que no nos queda otra es. ponte a besarlo mientras puedas hacerlo y arrebátale al destino impaciente esta última felicidad.. que al menos flotemos unidos sobre las aguas del mar..» Mientras así grita... impedía toda visibilidad una oscuridad tan intensa y repentina. que el timonero ni siquiera veía la proa en toda su exten4 sión. tendió su cabeza a mis besos. La tormenta. o. su crueldad se trocó en afán de auxiliarnos.

. mientras cumple las promesas hechas a la divinidad... pues.. como por la suerte de un desconocido. 14 llenad vuestros corazones de grandiosos proyectos. del agua o del tiempo! Hagas lo que hiagas. pues. de verlo encontrar el sosiego para componer un poema cuando la muerte se le echaba encima. ni una tabla de salvacibn. poco ha. otro se cae del carruaje y. -¡Pero las fieras des.si en algún rincón del mundo no están esperando a este hombre una esposa confiada o un Gjo que no sabe de naufragios? Sin duda habrá dejado en todo caso a un padre a quien dio un beso de desl o pedida. is ayer todavía.18 pedazarán ese cadáver! --¡Como si el fuego le hubiera de dar mejor acogida! ¿No es éste considerado como el más duro de los suplicios cuando nos enfurecemos ante los esclavos? ¿Hay. y reconocí arrojado. Al día siguiente.¿Dónde está ahora -pre. en toda circunstancia 17 nos acecha el naufragio.. queda enterrado por derrumbamiento de su propia morada.. ensalzabas la solidez de tu imperio. veo de pronto un cadáver que flotando sobre un ligero remo8 lino viene en dirección a la playa. ¡He ahí los proyectos de los pobres mortales. hizo el balance de su patrimonio y fijó. en la choza de un pescador y. EUMOLPO 163 3 4 5 Realizada por fin esta laboriosa faena. dónde tu incontenible arrebato? Ahora te ofreces como pasto de peces y monstruos. me 9 paré a contemplar el pérfido elemento: «¿Quién sabe e x c l a m é . el resultado final ha de ser en todos los casos el mismo. por así decir. Este hombre. por afán de llegar pronto. Y Licas ardía en la pira erigida por las manos de sus enemigos.» Yo echo mano al forajido y pido ayuda a Gitón para sacar a tierra al poeta gruñón. No pude aguantar ya más las lágrimas. los anhelos de las grandes ambiciones! ¡Ahí tenéis al hombre: ved cómo lo lleva el agua! » ii Aún me estaba yo lamentando. a la hora del naufragio no te queda. mortales. entristecido y.13 gunto. otro. de tu gran navío. cuando nos poníamos a deliberar sobre el rumbo que deberíamos tomar. uno se ahoga por excesos en la comida..3.tu iracundia. pierde la viida.. Asombrados.. Al guerrero lo traicionan las armas.. fijando la mirada 20 . a mis pies al que momentos antes era 12 el terrible e implacable Licas. Tomad precauciones y disponeos a gozar por milenios de las riquezas adquiridas por fraudes. por deteriorados que estuvieran nuestros víveres a consecuencia del naufragio. después de alimentarnos lo mejor posible. Eumolpo. pues. ardua tarea es siempre la de cerrar un poema. con los ojos húmedos de lágrimas. en su intención. nos encontramos con Eumolpo sentado ante un inmenso pergamino: lo estaba llenando de versos. cuando el oleaje orientó hacia la orilla su rostro intacto todavía.. entramos. sacamos de allí al hombre vociferante y lo invitamos a tener un poco de sentido común. por su lado. Pero él montó en cólera por la interrupción y dijo: «Dejadme concluir el párrafo... ¡Dioses y diosas! ¡Qué lejos de su destino ha venido 16 a caer! Y no sólo los mares frustran así las esperanzas de los mortales. otro muere por excesiva frugalidad. Corred ahora.. con el corazón angustiado. pasamos allí la más trágica de las 7 noches.. Me detuve. mayor demencia que 19 intentarlo todo para que la tumba no respete nada de nuestro ser?» . Es cierto que no hay sepultura para el que sucumbe entre las olas: jcomo si al cadáver que ha de desaparecer le importara el proceso de su descomposición por medlio del fuego.a PARTE: del sonido.. la fecha en que regresaría a la patria.. y hasta me golpeé repetidas veces 6 el pecho con mis puños:: . tú que. Si uno se para a pensarlo bien.

una verdadera esperanza. a nuestro patrono y estuldiamos juntos nuestro papel. nos panemos solemnemente a su disposición en cuerpo y allma. los solterones empedernidos y sin allegados próximos consiguen los máximos honores. En cambio. no alcanzan aplausos o provecho la moderación ni las sanas costumbres. Toda la gente que veáis en esta ciudad está dividida (recordadlo bien) en dos bandos: 7 O son cazadores de testamentos o testadores que se dejan cazar. reflexionó sobre lo extraño del caso y nos confesó que no le disgustaba este medio de enriquecerse. Acto seguido. sólo ellos pasan por tener la exclusiva del talento militar. emprendemos la marcha en la dirección convenida. al contrario. Para asegurar entre nosotros el secreto de la farsa. con. compuso un epitafio para el difunto.» 117. del heroísmo 9 y hasta de la honradez. y ~~~~~~~. Eumolpo acababa de perder a su hijo. aseisinar y sufriríamos cualquiera otra vejación ordenada por Eumolpo. Después de prestar jura. desde donde divisamos una fortaleza a poca distancia 2 en lo alto de una cota. si uno tiene herederos naturales. 116. Vais a entrar -diceen una ciudad que recuerda los campos en tiempo de peste. azotar. pero él añadió: «Ojalá tuviera ai mi disposición un escenario más amplio. por Hércules. Ia Madre de los dioses nunca nos abandona: ella sabrá proporcionárnoslo. saludamos a coro. si os dedicáis al comercio. No sabíamos cuál era -fiamos a la ventura. .» Nadie se atrevió a condenar un ardid s en el que no había nada que perder. por eso había dejado su ciudad natal el desgraciado anciano: no quería ver a los clientes y amigos de su hijo.6 mento. En esta ciudad nadie se hace cargo de un hijo porque. sino que os pondría al instante ante una gran fortuna. ciudad antiquísima. pues -dice para 4 montar nuestra comedial? Nombradme director. y en su día 3 la primera de Italia. Cumplido ya este piadoso deber. cambiad de profesión y buscad otro medio s de vida. nadie lo invita a comer ni a presenciar espectáculos. y en un instante llegamos sudando a la cumbre de una montaña. más prudente.3.hasta que por un campesino nos enteramos de que era Crotona. Eumolpo. prestamos juramento a una fórmula (de Eumolpo: nos dejaríamos quemar. atar. se le excluye de toda clase de diversiones y ha 8 de vivir oculto entre los maleantes. 3 con tal que se contentara con la indumentaria recogida en nuestras rapiñas y con todo lo que nos había procurado el saqueo de la finca de Licurgo: «en cuanto al dinero para la inminente operación. si os gusta la empresa. que no se haría esperar mi representación. Yo me figuraba que era 2 una broma del viejo. Pero si sois gente más distinguida y capaz de sostener eternas mentiras. cuando ya intentábamos conseguir mayor información sobre los habitantes de aquel noble solar y sobre las actividades de su especial preferencia desde que las continuas guerras 4 habían arruinado su prosperidad: « iOh mis buenos extranjeros -nos dice el campesin*. no hay sitio para la elocuencia. de una carrera llegaréis 6 directamente a la fortuna. con ademán de esclavos. Pues en esta ciudad no se cultiva la literatura. su agudeza de poeta.» Yo le prometo (acceder a todas sus exigencias. es decir. esos campos en donde no hay más que cadáveres desgarrados y cuervos que :los desgarran. Como gladiadores de profesión.' P A R T E : EUMOLPO 165 en la lejanía en busca de inspiración. quiero decir un vestuario más lujoso y un instrumental más rico para acreditar mi farsa: os juro. joven de extraordinaria elocuencia.~ «¿A qué esperamos.

118. ya cree haber alcanzado la cumbre del Helicón. que no hable más que de oro y plata. apoderarse de Cartago. para que no faltara detalle a la comedia. renegaba de nuestro paso ligero y decía que iba a echar 1 2 a rodar los fardos o iba a escapar con la carga. aunque mi padre me haya dejado la pobreza por toda herencia.3. los profesionales del foro acuden con frecuencia al apacible campo de la poesía como a un puerto feliz en busca de refugio. tan libre como vosotros. sino Verso de Horacio. que podría. No basta en efecto con encerrar en sus versos la narración de los acontecimientos (lo hacen muchísimo mejor los historiadores). cada vez que intentara llamamos a uno de nosotros. para. Los demás o no han visto el camino que lleva a la poesía o. lo que su alta posición echa de a menos es la falta de servidumbre. pero lo que más le afecta no es esa pérdida. ¿Me habéis tomado por una caballería o por una nave destinada al transporte de la piedra? Me he colocado para desempeñar el oficio de una persona. invocamos a los dioses para que nos acompañe el éxito y la suerte. Así. no de un caballo. pues. lograr el »'Odio al profano vulgo :y lo mantengo a distancia' lm. no se han atrevido ai pisarlo. 2 3 4 »Procúrese además que ningún pensamiento rompa s con la unidad de la obra. y nos ponemos en marcha. Odas 111 1. «Una falsa ilusión de poetas ha hecho fracasar a muchos jeivenes. ii Dispuestas así las cosas. que se siente a diario ante sus libros de cuentas y renueve a cada instante las cláusulas de su testamento. por ejemplo. Soy hombre libre. Aún posee en Africa treinta millones de sestercios en fincas y títulos de inversiones. »Cualquiera. recomendamos a Eumolpo que tosa lo más posible. Pero una inspiración de buena ley está reñida con la superficialidad: el ingenio no puede concebir ni engendrar nada grande sin el riego fecundante de las grandes corrientes literarias. Yo diría que se han de evitar toda clase de vulgaridades en lo's términos y usar un léxico inaccesible a la plebe. de las fallidas rentas de sus fincas y de la eterna esterilidad io de las tierras. en cuanto a esclavos. Y. en el romano Virgilio y en la depurada maestría de Horacio. tiene tal ejército desparramado por sus posesiones de Numidia. y el asalariado Corax. . además de eso. A esa triste desgracia se había sumado un reciente naufragio con una pérdida superior a los veinte millones de sestercios. Pero Gitón no resistía bajo la desacostumbrada carga. que. haga malas digestiones y rechace abiertamente toda clase de alimentos.» No contento con refunfuñar. sino al contrario: que cobre su valor del contexto que lo arropa. En cuanto uno logra montar el esquema de un verso e insertar en el período alguna idea sentimental. 1. maldiciendo su papel y echando al suelo a cada paso sus paquetes. en todo caso. figurándose más fácil componer un poema que una controversia esmaltada de chispeantes retmécanos. si lo han visto. si quisiera. 9 Siguiendo este esquema. «¿Qué os creéis? -decía-. que toque el tema de la 6 guerra civil sin una preparación literaria completa. levantaba la pierna a cada paso y llenaba el camino EUMOLPO 167 13 de inmundos y malolientes estampidos. sucumbirá en la pesada tarea. Gitón se reía de su desfachatez y remedíiba con la voz cada uno de sus estallidos." PARTE: menos todavía el sepulcro que diariamente renovaba 7 SUS lágrimas. debía confundir nuestros nombres para dar a entender a las claras que el señor incluso recordaba a los servidores ausentes. Es lo que se comprueba en Homero y los li:ricos. EUMOLPO.

Y a los pesados cascos de sus naves iban y venían surcando los mares. se explora el último rin15 cón de Hammón en Africa para que no nos falte el monstruo cotizado por sus mortíferos colmillos. y el soldado.25 nes de u n cuerpo sin vigor y sin nervio. n o de Cólquide.quel madero estéril y tristemente famoso se agolpa una multitud sepultada en vino. Geórgicas 11 121. Hasta los ancianos han perdido la virtud de la prudencia. tantas nuevas modas en! la indumentaria y tantos disfraces de la virilidad. No reina menor locura en el campo de Marte: los ciudadanos se dejan comprar y van con 40 sus votos a la caza de un botín o de unas monedas contantes y sonantes. era ya u n enemigo. al difundirse las riquezas. Virgilio. la naturaleza se busca a sí misma y no se encuentra. el' poder ha cambiado de mano Sus aves son los faisanes: se criaban muchos en la desembocadura del Fasis. carecía de aliciente e 2 placer que disfruta a diario la plebe. el mar y la tierra de Oriente a Occidente. la cabellera suelta.prostitución total. He aquí. He aquí ahora nuevos desastres y nuevas heridas infligidas a la maltrecha paz. los adema. . los seres '03 nos traían fibras desconocidas. i o u n brillante arrancado a la tierra rivalizaba con la púrpura. los númidas y. la 30 atención. si 5 al fin del mundo había alguna oscura bahia. de un lado. Y a carecían de aliciente las alegrías habituales y conocidas. en venta la curia senatorial: se subasta la popularidad. al pasar con las armas en la mano. en este esfuerzo por detener la huida acelerada de los años.3. sin darse todavía por satisfecho. la fibra desconocida es la de la seda (cfr. que ni alcanza el precio de aquélla ni llama. del otro. aunque le falta la última mano: LA GUERRA CIVIL 169 119. 54). [Ay! Da vergüenza hablar y revelar oráculos de perdición: según moda persa. se amontonan en nuestras naves animales exóticos ham103 LOS seres son los chinos. siente ansias por todos los productos de la tierra. una mesa de cedro donde se reflejan batallones de esclavos junto a la púrpura de los invitados. y el destino estaba listo para lanzarse a sangrientas guerras en busca de la fortuna. Alrededor de a. El escaro que vive en el fondo del mar de Sicilia se sirve vivo en la mesa.' PARTE: EUMOLPO que la imaginación ha de lanzarse libremente entre peripecias. y Plinio. Está en venta el pueblo. La gula tiene ingenio. y las ostras extraídas a orillas del lago Lucrino realzan nuestras 35 cenas y renuevan el apetito a expensas del bolsillo. El soldado admiraba los bronces de Corinto. brientos. y el tigre desfila en jaula de oro a beber sangre humana ante los aplausos del pueblo. Y a el romano victorioso dominaba el universo entero. como aquélla. De donde se sigue la entrega a una . Ahora las aguas del Fasis echan de menos sus avesIw y en sus silenciosas orillas sólo las brisas animan el desierto follaje. Historia Natural VI 17. intervenciones divinas y fabulosos artilugios de la fantasía. algún palmo de tierra dedicada a exportar el oro amarillento. A precio de oro se va a las selvas en busca de fieras. las vetas de su madera rivalizan con el oro. y el pueblo árabe había saqueado sus propios campos. arrancada del suelo africano. se roba la virilidad a desgraciados 20 jóvenes en la flor de su vida: el hierro que mutila sus carnes los condena a ignorar el amor. para que resulte una obra más parecida al vaticinio de un espíritu profético que a la escrupulosa y fiel narración escrita al dictado de los testimonios: algo así como la siguiente improvisación. suponiendo que la deis por buena.

que han de atravesar las almas para llegar al reino de las sombras. el vencedor.e increpó a la Fortuna alada en los siguientes términos: «Oh Fortuna. He ahí los honores con que paga la gloria. La ambición alcanza ya a mi propio reino. Los desgraciados optan por las armas y tratan de recuperar con sangre las comodidades que perdieron por u n lujo abusivo. Por añadidura. sino que en su persona sucumbían el poder y el honor de Roma. so pagaba su propia ruina y caía como presa indefensa. El parto guarda a Craso en su poder. se ve rechazado por el pueblo. A estos parajes asomó su rostro el venerable Plutón --un rostro salpicado de pavesas y de la blanca ceniza de las piras. candidato a la pretura frente a Catón en el año 54. se lucha por cambiar de sitio los elerneintos naturales. La audacia que nada tiene. Los romanos la identificaron con Belona. que te complaces en cambios siempre renovados y al instante dejas de lado cualquier logro. las aguas retroceden ante la piedra. 20s aplastó bajo el peso de sus armas la fúnebre Eniola]. dispersó sus cenizas. Dicarcis es una denominación antigua de Puteoli. Catón. ¿no ves la derrota que para ti supone el equilibrio de Roma y que no es posible sosten(er por más tiempo su deleznable mole? La nueva generación de Roma odia la propia fortaleza y le cuesta sostener el edificio que ha levantado. el gran Pompeyo yace bajo las aguas del mar de Libia. ¿qué medidas razo60 nables iban a sacarla del atolladero sin el furor y la guerra y las pasiones desencadenadas por el hierro? 45 6s 120. t ú que no toleras ninguna autoridad excesivamente segura de sí misma. para ignominia de u n pueblo en decadencia moral. Ninguna casa está segura. allí no se oye la canción primaveral de la suave y sonora enramada con sus variadas notas. consumían a la plebe. Esta zona no reverdece en otoño ni cría la hierba cuyo manto alegra la campiiía. Pues. una especie de lepra prende 55 silenciosamente en la médula de los huesos e invade con virulencia todos los miembros arrancando al paciente auténticos ladridos. Hay u n rincón perdido en el fondo de u n abrupto precipicio. Contempla en la i!ejanía qué lujo de despojos y qué fortunas locamente! empeñadas en arruinarse. cuyo poder alcanza 101 humano y lo divino. durante el consulado de Pompeyo y César. a los tres. surge u n mar en los campos cultivados. la plaga de la usura y la necesidad de acudir a empréstitos. nada teme. El oro es material de construcción y las casas alcanzan la altura del cielo. nadie está libre de hipotecas. tierra no pudiera con tantas tumbas. 70 75 80 85 9 0 . Julio ha regado con su sangre a la ingrata Roma. No. pues las emanaciones violentas que arroja al exterior impregnan el contorno de un vaho mortal. Pompeyo y César. entre Parténope y el territorio de la gran Dicarcis 'OB. se avergüenza de haber arrebatado los fasces a u n Catón los. en distintas ocasiones.8 PARTE: EUMOLPO 171 y hasta la mismísima hierática majestad ha decaído bajo el impulso corruptor del oro. según otras fuentes) de Marte. La Fortuna había proporcionado tres caudilloslw. Divinidad que personificaba la guerra. 109 El Cocito es afluente del Aqueronte: forman la laguna del Estigio. más humillado que el vencido. no fracasaba sólo u n hombre. Minada por trabajos inla Parténope es el nombre poético de Nhpoles. Aquel caos y aquellas horribles rocas de oscura piedra pómez no quieren coronarse sino con el fúnebre ciprés. y como si la El vencedor a quien se alude aquí fue Vatinio. en tan completa derrota. Pasaba por ser la madre (la nodriza o la hija. Y Roma. derrotado.170 EL SATIRICON 3. A una Roma empotrada en este cieno y aletargada en este sueño. asediada entre dos precipicios. 106 Los tres caudillos son Craso.lo bañan las aguas del Cocito lW.

en la segunda sucumbieron los asesinos de César. si me es lícito revelar impunemente la verdad. abre las puertas de tu reino sediento y llama a tu lado nuevas almas. pues. deja t u pacífica mirada y ponte el antifaz de la guerra: empuja a los romanos y tráeme muertos a mi reino. veo el golfo de Accio y los soldados atemorizados ante los dardos de Alpolo "3. Y a resuena Una de las tres Furias. El cielo se enfurece al ruido de las armas. Veo igualmente. Alusión a las batallas de Farsalia (en Tesalia) y de Filipos (en Macedonia) en los años 48 y 42. oh Fortuna.n 11s 120 ioo 105 iio 122. Así pues. el Sol oculta su rostro entre tinieblas: ya parecía respirarse la atmósfera de la guerra civil.. Siento horror por cuanto he concedido a las colinas de Roma. Eneida VI11 704-706). a quien obedecen los abismos del Cocito. vuelve a cerrar el seno de la tierra. En la primera. tus ba. la diosa Cintia114130 apagó la luz de su cara llena y se negó a iluminar el crimen.3. Acto seguido. Y a hace tiempo que no me he teñido la cara con sangre.13s mueve los astros y pone 12 Marte en guardia. Ea. La misma divinidad que puso en pie el soberbio edificio lo va a destruir. A duras penas podrá el barquero Portmeo transportar en su navecilla las sombras de tantos guerreros: necesitaría una escuadra. Y a veo por cierto las llanuras de Filipos cubiertas de muertos 111 por dos veces. 110 "1 en mis oídos estremecidos el fragor de las armas. mientras la piedra sigue hallando inútiles aplicaciones. es decir. veo las piras ardientes de Tesalia y el entierro del pueblo ibérico lI2. 114 Febea o Diana (identificada con la Luna) es llamada Cintia porque había nacido al pie del monte Cinto. resquebrajó el suelo produciendo una amplia grieta. Apenas había concluido la Fortuna. decidió la victoria a favor de Octavio. En la batalla de Munda. dejó caer de su corazón inconstante las siguientes palabras: «iOh padre. oh Nilo. Apolo. Las montañas retumbaban al crujir y desplomarse sus cumbres. sucesivamente. donde César derrotó a los hijos de Pompeyo con sus partidarios hispanos. Virgilio. por ejemplo. tus votos se ver& cumplidos. César derrotó a Pompeyo. cébate en la carnicería: el universo desgarrado cae en poder de los Manes del Estigi0. date por satisfecha con t u inmenso desastre. que tenía un templo en Accio. Será para mí u n placer ver a la gente consumirse en las piras y ahogar en sangre su afán de lujo. Pues bulle en mi corazón un rencor no inferior al tuyo y una llama no menos ardiente me devora hasta la médula de los huesos. el Etna se abrasa en insólita hoguera y lanza al espacio sus 113 La batalla de Accio dio el imperio a Octavio en el año 31 antes de J. retumban las nubes y lanzan su carga de fuego. en la isla de Delos. La Fortuna. El padre de las sombras retrocede y. 121. Y tú. en u n intento por estrechar con su mano la mano de la diosa. los Manes infernales confiesan su esperanza por llegar al cielo. rotas por u n rayo centelleante. 125 los auspicios divinos ponen de manifiesto los desastres y calamidades que se ciernen sobre la humanidad. C. Por su lado. pálido de horror ante los dardos de su hermano. Concluido este discurso. entonces. m e sublevan mis propias dádivas.rreras que gimen cubriendo a Libia.. la trompeta guerrera con. Desfigurado. y mi Tisífone 110 no baña sus miembros sedientos desde que la espada de Sila ha dejado de empaparse y la tierra estremecida ha dejado de producir cosechas regadas con sangre. Bruto y Casio. cuando. segun rezan los textos literarios (cfr. pálida Tisífone.' PARTE: EUMOLPO 173 95 sensatos se abre la tierra: crujen las galerías en las montañas cuyos filones se agotan y. y los ríos iban a morir a la aventura sin dar con sus cauces habituales. con la cara ensangrentada. .

se rebajan las rocas para dar libre paso. satisfecha d e m i s éxitos militares y cargada de mis pasados triunfos. tendiendo los brazos al cielo. ante el aplauso de sus soldados. Pero m e arrastra una herida: se m e expulsó d e m i propia ciudad mientras yo teñía de sangre el Rin. Decididamente mi causa está ganada: c o n tantos héroes m i s armas n o pueden conocer la derrota. surcando el espacio en d i ~ ~ e r s a pasadas. U n dios pone pronto en claro todos estos presagios. sus aguas se petrificaban. Cuando César. a pesar mío. 145 por impulso del dios griego. dijo con energía: ~ J ú p i t e romnipotente. César pone en movimiento las banderas de Marte y. a pesar m í o em160 puño las armas. se adelanta a dar u n golpe audaz. vino el deshielo d e las nieves.c o m o cumpliendo órdenes. mi brazo n o se dejará encadenar impunemente por cobardía. el ave de Delfos115 nos envió desde el cielo presagios favorables. mis sesenta triunfos. E n las cimas alpinas. unos viles intrigantes que sólo v e n en m i Roma a una madrastra. y defended con la espada m i causa.» Al concluir estas enérgicas palabras. César. U n cometa con su séquito d e estrellas 140 desconocidas provoca incendios en serie. e n una marcha sin precedentes. a dar estas batallas. Se diría que el cielo se ha retirado de sus alrededores. .decídase la suerte por arbitraje de la Fortuna. sino que endurecido por las heladas y la bruma invernal permanece firme y es capaz de aguantar al m u n d o entero e n su arrogante espalda. dorados fulgores circundaban s u divino rostro.3. llevado por s u afán de venganza. Júpiter nos manda una lluvia de sangre. por último. tierra de Saturno. prescinde de toda demora y. dad rienda suelta a vuestra furia. ¿quiénes se horrorizan d e 165 m i gloria? ¿Quiénes los que ven venir la guerra? Unos mercenarios a sueldo. amigos. Por lo tanto. hay u n lugar sagrado con altares dedicados a Hércules: el invierno lo recubre d e dura capa de nieve y su blanca cima alcanza los astros. Muy pronto. a todos nos amenaza el m i s m o desastre. Pero cuando los escuadrones forzaron la barrera de nubes y el ti:mido corcel rompió las amarras de la lluvia. como en115 "6 170 175 180 185 190 El ave de Delfos es el1 águila. S i n embargo. Al principio ni el hielo n i el teirreno endurecido por la blanca escarcha le opusieron resistencia: mantuvieron la calma del horror. desde la cima de la montaña contempló en la lejanía las llanuras de 15s Hesperia y. allí donde.se detenían. de lo alto de la sierra. pisó esas cumbres y halló el lugar adecuado. A todos nos llama el m i s m o agravio. La sangre del germano. no se ablanda a los rayos del sol e n su plenitud ni al soplo iso d e la suave primavera. Emprended la lucha y poned a prueba vuestros brazos. Debo daros las gracias: m i victoria n o es exclusivamente mía. ya que el castigo amenaza nuestros trofeos. Animado por esos presagios. invoco vuestro testimonio: Marte m e lleva. Es decir. mientras yo cerraba el paso de los Alpes a los galos que por segunda vez se lanzaban sobre nuestro Capitolio: m i triunfo aseguraba mi destierro. Pero saldrán mal librados. el Sol. pero también éstas . 123. en efecto. He aquí que entre las tumbas y los huesos por calcinar aparecen fantasmas profiriendo amenazas con voz estridente. corred. Soldados victoriosos. espero. Hasta el resplandor de Febo 116 brilló más de l o normal y acrecentó el tamaño d e s u disco. tira s u armadura gala y se pone la de la guerra civil." PARTE: EUMOLPO 175 rayos. y tú. que rayan al cielo. s Por el lado izquierdo de u n bosque sobrecogedor se oyó igualmente u n vocerío insólito seguido de una llamarada. ya que nuestra victoria se ve pagada con vilip e n d i o ~ . y. se vieron bajar súbitas riadas. he ahí la raíz de mi peligrosidad.

gana al vuelo las cumbres del gran Palatino y hace vibrar todas las estatuas con este trueno que descarga sobre Roma: «Ya hay escuadras recorriendo el mar. Tan vergonzoso pánico alcanzó.. más presto se da a la huida. Por añadidura. Hay quienes. con el corazón angustiado. de horror y en su pánico discrepan ante una doble solución. u n tercero iza la vela para huir y lo confía todo a la Fortuna. y los Alpes en toda su extensión son u n her21s videro de escuadrones bañados en sangre germana. traspasa llorando e1 umbral de su casa y echa maldiciones de muerte! contra el enemigo ausente. que. O como de las cimas del gran Olimpo se descuelga Júpiter. irritado. el de la torva mirada. Uno da nerviosamente la mano a sus hijos. a las 24s mismas potestades divinas. y el cielo despavorido se puso a tono con la desbandada. ¿Para qué he de lamentar tales menudencias? Con el otro cónsul.que se va. era hijo de Anfitrión y de su esposa Alcmena. los jóvenes. Roma :se complace en la retirada. otro oculta en el regazo a sus penates. el e. e1 pueblo es el primero -lamentable espectáculo. Precisamente mientras César. Apoyado en su larga lanza. 225 abandonan sus moradas desoladas. Hay quien opta por 117 Hércules. que se veía aprisionado como bajo u n mar de hielo. En medio del desorden. Pero si antes el hielo no ofrecía seguridad a nuestros pasos. el que había merecido veneración por forzar el abismo del Ponto y apaciguar las aguas del Bósforo. para que la veleidosa Fortuna pudiera ver la espalda del gran Pompeyo. Cada cual carga con lo que más siente perder. Por todo el orbe. la resistencia y por correr la suerte del destino. sangre. legalmente. Un imprudente acarrea todos sus bienes: los lleva como botín al campo de batalla. descargaban su masa. el que con su triple triunfo había estremecido a Júpiter. s la Fama veloz agita estremecida sus alas. y los quírites. sacudidas por una furiosa ventisca. de hecho.también huye.xplorador del salvaje Hidaspo.3. Éste quiere huir por tierra firme.» En el ambiente se vislumbran armas. incendios. supera esos 210 o r g ~ l l o ~ o baluartes. guiado por el pánico y dejando la ciudad desierta. abrazan a sus esposas. guerreros y armas caían por igual en deplorable revoltijo. cargan con 230 sus ancianos padres. matanzas. sin que faltaran a la cita ni los vientos desatados en torbellino ni la enorme granizada que hacía crujir el cielo. derrotados por los rumores que corren. el escollo 240 donde se estrellaron los piratas. el bondadoso escuadrón de los dioses abandona enojado . ahora -¡qué vergüenza!. Quien 220 más miedo tiene. las nubes. vencidos y agarrotados los ríos en sus cauces: César aún no se daba por vencido. Cuando en la alta mar se enfurece el potente Austro y levanta las olas con su impulso. pues. de nada sirven a la marinería ni 23s el lastre ni el timón: uno arría sobre el mástil el pesado velamen. Y a caían las propias nubes desploma200 das sobre el ejército. sin medir sus fuerzas. sin atenerse a su nombre de poderoso. para desarmar a los Gigantes moribundos. también el gran Pompeyo. pero que. pues. surcaba 20s con paso firme la aterradora llanura. vencidos los astros del cielo. como desciende de su ciudadela del Cáucaso el impetuoso hijo de AnfitriónH7. guerra total. era hijo de Júpiter y Alcmena. ahora los burlaba 195 y nos hacía resbalar: escuadrones. el terror del Ponto. el otro prefiere arriesgarse al líquido elemento: el mar le parece ya más seguro que el patrio solar. Los corazones palpitan. otro busca una ensenada con playas tranquilas y seguras. y lo que poco antes era u n atolladero exigía ahora el uso del hacha. 124.a PARTE:: EUMOLPO 177 cadenadas al caer. Estaba vencida la tierra bajo la ingente nevada.

con los cabellos sueltos. y César pretendía descender de Venus a través de Iulo. infra. 2 . con las riendas rotas o sin ellas. trepó por las altas crestas del ilustre Apenino para contemplar desde allí todas 280 las tierras. Cuando dejd atrds las tinieblas del Cocito y el Tártaro. y también Marte. dejd escapar este grito: «Empuñad ya las armas. yergue 260 a lo lejos su cabeza sanguinaria y con el casco ensangrentado se cubre la cara surcada de mil heridas. pueblos de corazdn: ardiente. aunque tiemble la mismísima tierra. Curidn. Allí repusimos fuerzas en una modesta posada. asomó al cielo su cabeza infernal. o anciano ya desolado por los años. predica la legalidad. huye al inexorable reino de Plutón. Megera con su provisión de teas. parecido a t l en todas sus hazañas "9. cuando i%amos en busca de alguna residencia más confortable. esconde su cabeza bajo el casco y. no arrasas los recintos amurallados y arrebatas sus tesoros? iOh gran Pompeyo! . caerá vencido. Forman su séquito la Buena Fe. sus ojos magullados lloraban. ¿Cómo. empuñadlas y Ianzad vuestras teas al centro de nuestras ciudades. La Paz es la primera que agita sus brazos blancos 250 como la nieve: vencida. era madre de Venus. a ella se adhiere Palas. La Tierra acusa el paso de los dioses. suelta la cabellera. nadie. nota 133). El hijo de Cilene es Mercurio (que nació en el monte Cileno). con extraordinaria facilidad de palabra. sus dientes rabi'osos aparecían cubiertos de asperezas de sarro. al día siguiente.3. y la Concordia. su lenigua destila sangre y su ros. tú. D Se cumplid en la tierra! cuanto ordenó la Discordia. agitaba en su diestra temblorosa una sangrienta antorcha. Léntulo. no aplaques al valeroso Marte.ales y los ejércitos desplegados por todo el orbe terráqueo. Marte lleva colgado al brazo izquierdo su escudo desgastado y cargado de incontables dardos.290 cilan tus armas? ¿Por qud no fuerzas las puertas. todos sus litor. 29s Cuando Eumolpo. el hijo de Cilene y el dios de Tirinto. la 270 hermana de Febo. nadie retroceda. Por contraste.27s tro está poblado de serpientes. dejando este mundo. El dios de Tirinto es Hércules (cfr. entramos por f i n en Crotona. Marcelo. el Furor. Entonces. divino César? ¿Por qué va. de su pecho enfurecido. caemos sobre una cuadrilla que iba a la caza de testamentos y nos asedió Epidamno es la denomiinación antigua de Dirraquio. blandiendo su gigantesca lanza. sigan resistiendo nuestras casas cuarteadas. y los astros. Ilorosa con su manto desgarrado. concluyó este recital. de sangre le obstruye la gczrganta. Tú. mientras su diestra amenazadora inflama la tierra con u n leño candente. Un coágulo 11s Dione. ceñido el pecho con una túnica desgarrada. el hijo de Eneas. y la Discordia. 285 mujer. Quien no da el pecho. ya que toda la corte celestial se ha escindido en dos bandos. cabizbaja. hija del Océano y Tetis.' PARTE:: EUMOLPO 179 la tierra enloquecida y se aparta de la maldita humanidad en pie de guerra. la amenazadora Belona. niño. las Asechanzas y la lívida estampa de la Muerte. Al gran Pompeyo 1 0 apoyan Febo. enardece a la plebe. Vibraron las trompetas. surge en la lejanía el coro de Plutón: la espeluznante Erinia. Tu. del precipicio que daba paso a la 255 mansión del Érebo. la Justicia. la Destruccidn. Entre ellas.¿No sabes defender las colinas de Roma? Refúgiate en las murallas de Epidamnolm y empapa de sangre humana los golfos de Tesalia. 119 La hermana de Febo es Diana. 265 trastornados. Para empezar. quieren recuperar su equilibrio. Dionefi8 apoya a su querido César.

hibe en el escenario. como traidor celoso. aunque por nadar en la abundancia engordaba más y más cada día y hasta me figuraba que la Fortuna había dejado de acecharme. de dónde procedíamos.. A POLIENO . Pasamos.. no haces más que avivar la pasión de quien por ti se muere. A pesar de todo. y esos ojos lánguidos de provocativa mirada? ¿Qué proclaman tus andares sabiamente estudiados y el movimiento impecablemente acompasado de tus pies. les explicamos con tan expresiva y fácil verborrea de dónde veníamos y quiénes éramos. pues. no les pasaría nada.3. CRISIS. «¿Qué pasará -me decía..>.. haz que te quede agradecida. Pues con decir~ne que eres un esclavo y un 5 pobre hombre. C..) 2 3 4 125. De acuerdo con el plan trazado en común. o de un histrión que se ex. si lo das desinteresadamente. Mi se. así una buena temporada en Crotona.. Si nos quieres. 4 (Todos los cazadores de testamentos rivalizaban en atenciones por congraciarse con Eumolpo. ¡Dioses y diosas del cielo! ¡Qué malo es vivir fuera de la ley! Siempre está uno esperando el castigo que ha merecido. Algunas se enamo. acudir de nuevo a la mendicidad.. Pues ¿a qué 2 viene ese pelo ondulado por el peine? ¿A qué esa cara desgastada a fuerza de tratamientos. cansado de la felicidad presente. . dime: ¿no serás tú esa mujer enamorada de mí?n La sirvienta se rió con ganas ante tan cruda salida y me dijo: «Haz el favor de no ser tan fatuo. había olvidado su condición primitiva hasta el punto de vanagloriarse ante sus amigos de su irresistible influencia y asegurarles que. está a punto el comprador.. y con sólo ver tus andares sé lo que piensas.. lo que es más galante.. sin embargo... y después de triunfar.8 doras palabras. salta por encima de las catorce gradenas siguientes 121 y va a las últimas filas de la plelbe en busca de su amor. En el acto se entabló entre ellos la más dura competencia por arruinarse a fuerza de atenciones con Eumolpo. no por ello reflexionaba menos en mi situación presente y en su falta de base.7 ñora pertenece a esa categoría: de la orquesta. J. 126. y Eumolpo.6 ran de un gladiador o de un mulero todo polvoriento. Hasta 9 la fecha no me he entregado a ningún esclavo y no La ley Roscia. por fin.. Rebosando saitisfacción ante tan halaga. gracias a la intervención de sus amistades. del año 6 1 7 a.si un astuto captador de herencias mandara a Africa algún espía que descubriera nuestra farsa? ¿Qué pasará si el servidor a sueldo de Eumolpo. pregunto: «Por favor. en el colmo de la felicidad. reservaba la orquesta a los senadores y las catorce filas siguientes a los caballeros. de la miseria. delatara nuestra impostura en todos sus detalles? Evidentemente tendríamos que huir una vez más. pues. Hay mujeres que vibran por la crápula y no se apasionan sino al ver esclavos u ordenanzas con la túnica arremangada. SIRVIENTA DE CIRCE. «Consciente de tu atractivo.... vender lo que me 4 interesa.. adivino el carácter de la gente. que nos creyeron a pies juntillas. yo. y. diera la voz de alerta a sus amigos y. te sientes orgulloso y vendes tus caricias: no haces favores. sino que expones tu hermosura en busca de comprador? Ya lo ves: no 3 entiendo de agüeros ni me preocupa nunca el horóscopo de los astrólogos.» POLIENO.a PARTE:: EUMOLPO 3 a preguntas: quiénes éramos.. aunque cometieran algún desmán. Detrás venia la plebe. por la cara.

acompañando sus palabras con un gracioso gesto de sus dedos. jugando más a fondo. pongo a tu disposición. Ella.3 : P A R T E : EUMOLPO 183 permitan los dioses que caiga en mis brazos un candiio dato a la crucifixión. por muy sirvienta que sea. permanezcas silencioso entre los habitantes del cielo como estatua sin lengua? Este era el momento de aplicar unos cuernos a tu torva frente. sus manos. Me causó verdadera sorpresa tal contraste de gusii tos y me pareció curiosísimo aquel caso de una criada con pretensiones de señora. la línea de sus cejas se prolongaba por un lado hasta las sienes y por el otro hasta llegar casi i6 a entrecruzarse sobre los ojos. ¿Qué ha ocurrido. pero. Tienes un hermano. el sabor de mis besos. su nariz era ligeramente arqueada y su boquita recordaba la que 17 Praxíteles atribuye a Diana. No hay voz humana capaz de expresar su hermosura. su frente diminuta aparecía despejada al arrancar el peinado directamente hacia atrás. y 1 1 0 me ha importado averiguarlo. es cierto. y por primera vez. soy yo quien por tu hermosura he de suplicar ti1 condescendencia para que te dignes admitir a un pobre extranjero entre tus admiradores. el alabastro de sus pies con una graciosa ajorca de oro. y. Y no vayas a creer que me presento con las manos vacías en el templo del Amor: te cedo a mi hermano como ofrenda. Tendrás en mi u n fiel devoto. Dígnate tan sólo probar. muy complacida. rogué a la sirvienta 12 que me trajera a la señora a la avenida de los plátanos. quise averiguar el nombre de mi diosa: uiCómo -replicb. oh joven. se dirigió al parque de laureles que linda con el paseo. allá ellas. y el de una señora con villanía de criada. He aquí a la 127. el momento de disimular tus canas bajo un plumaje. vi que Csta no valía la pena. . que más bien me parecía oír entre brisas un coro de sirenas. Júpiter. no te ha dicho mi sirvienta que me llamo Circe? Desde 2 3 4 5 6 1 2 Alusión a vanos amoríos de Júpiter.. nunca trato más que con caballeros. Entonces. recogiéndose la túnica. me ofreces a ese hermano sin el cual no sabes vivir. todo lo 15 que yo diga es poco. Le pareció buena idea. a cuyo cuello estás siempre colgado. i3 Sin hacerse esperar demasiado. ¿qué te impide adoptar además a una hermana? Yo me sitúo en e:l mismo plano. en ave para conquistar a Leda. mi alma gemela a la tuya. yo. bajo apariencia de lluvia de oro. Luego. el eterno enamorado de Doris. sedujo a Dánae. y. para que.. pues. aiC61no -replica ella-. Luego. todo ello hubiera eclipsado el mármol de is Paros. Mientras así hablaba. saca a la señora de su escondite y coloca a mi lado una mujer que supera i4 en perfección todas las maravillas del arte. si me permites adorarte. Maravillado. de rizado natural. a quien amas con el amor que yo espero de ti?. me sonrió con tanta dulzura que me pareció la luna1 llena asomándoseme entre nubes. yo. Su barbilla. La cabellera. era tal el encanto seductor de sus palabras. tan dulce la melodía que acariciaba el aire. le caía en cascada sobre los hombros. su cuello. cuando te ve:nga bien. aAl contrario -le digo-. añadió: aSi no te molesta el trato con una mujer distinguida y que ha tenido este año la primera experiencia del amor. Si las señoras quieren besar las huellas de los latigazos.. éstos brillaban más que las estrellas en una noche sin luna. que se metamorfoseó en toro para seducir a Europa. tirando al suelo las armas. auttntica DánaeIn. y como ante un resplandor más brillante que el del cielo. Prueba una simple caricia y verás una llamarada inflamar en el acto todos tus miembros.

me puse a reflexionar para cerciorarme si era realidad el placer que me había ilusionado. que te bese? ¿Tengo acaso el aliento agriado por el ayuno.» Así habló Circe. como condenado y horrorizado por una pesadilla. los blancos lirios pusieron una sonrisa e n la verde pradera. 3 4 5 io Así e n la soporífera noche los sueños O ~ U S C Unues~ tros ojos extraviados. no mientas a tu reina. nuestro espíritu anhela lo que ha perdido y sigue totalmente absorto por la visibn que se ha desvanecido.3. Mejor dicho. así resplandecieron las rosas. Crisis. en cambio. reina mía. perdí las escasas fuerzas que me quedaban todavía y. tal vez. si te parece. 6 128. y la tierra socavada nos pone al descubierto u n tesoro. dije: *Por favor. las violetas y la flexible juncia. nuestra mano perversa manosea el fruto del robo y arrambltz con el hallazgo. «Dime. y enlazándome en sus brazos más suaves que el plumón. cuand o se ha disipado la ilusoria alegría d e nuestra mente y volvemos a la realidad.» Como Crisis permanecía muda. una intervención del cielo si el destino une nuestras vidas. Por algo Circe se enamoró de Polieno: al contacto de esos nombres siempre surge una gran llamarada. CIRCE. preparando con mil besos un intenso deleite amoroso. o me huelen los sobacos por falta de limpieza? Si no hay nada de esto. pero sinceramente: ¿Soy acaso fea? ¿Voy acaso mal arreglada? ¿Algún defecto natural desluce acaso mi hermosura? Por favor. «¿Qué pasa? -dijo-. tengo el secreto presentimiento de que la divinidad actúa sobre mí en forma misteriosa. Soy ví'ctima de un maleficio. después de probar todas las caras que suelen reflejar la risa entre enamorados. no obstante. ya desde ahora. como en el más completo desmayo. en tus brazos. Circe le quitó de la mano un espejo y. pues. Sobre aquel césped retozamos estrechamente abrazados. y el día particularmente esplendoroso favoreció nuestros amores secretos. He de ver. me arrastró sobre una alfombra de césped florido. Gitón?~Yo.» 9 Como las flores que desde la cumbre del Ida derram ó la madre Tierra cuando Júpiter se unió a Juno e n lícito himeneo y se abrasó todo su ser en el fuego del amor. vivamente sonrojado. así invocó la tierra a V e n u s para que bajara al suave césped. Estréchame. Yo. ¿Te disgusta. no hurgues mis miserias. sacudió su ropa toda arrugada de tumlbarse en el suelo y entró corriendo en el templo de Venus. No caigo en la cuenta de mi error. No ha de asustarte ninguna mirada indiscreta: tu hermano está muy lejos de aquí.' P A R T E : IlUMOLPO 185 2 7 8 luego ni yo soy hija del Sol ni es mi madre quien en sus buenos tiempos detuvo el curso de los astros. ¿no será tal vez que te asusta . el sudor baña nuestro rostro y u n hondo temor embarga nuestra m e n t e por si se le ocurriera a algún conocedor del escondite sacudir nuestra pesada faltriquera: luego.

3 : PARTE: EUMOLW 187 7 «En ese caso te doy las gracias.jo: «Son frecuentes los percances como el tuyo. Ha muerto aquella parte de mi cuerpo que antaño hacía de mí un Aquiies. Ni mi espejo ni mi fama irnienten. ~POLIENO SALUDA A CIRCE. Por lo que a mí toca. Crisis entró. pide el remedio a Gitón. Váigame el cielo: eres ya un caso perdido. no me reconozco. no veo en mí al hombre viril. también nos cuidaremos de este punto. ya que me quieres con socrática buena fe. nunca había caído en delito mortal. Te lo tengo que decir: ¡Joven. pues. Cobra energías.12 cribí sobre las tablillas la siguiente respuesta: 5 *Si yo fuera camal. Ya lo ves: reconozco mi culpabilidad. reina mía. pues soy hombre. No obstante. sobre todo en esta ciudad. no puedo. ordena el castigo que gustes: lo merezco. cuidado 6 con Ia parálisis! Nunca he visto a un enfermo en tan grave peligro. en mi habitación y. ii Pon tan sólo un poco de cariño en la contestación a mi señora y vuelve a ganarte su simpatía con sincera condescendencia. y todavía joven. tus energías si dejas de dormir tres días seguidos con tu hermano. Si decides ma- 2 3 .~ El chiquillo.* Cuando Crisis comprendió que yo había leído la io diatriba de cabo a rabo. busca un suplicio para todos estos crímenes. soy un asesino. Pues bien.. di. 130. Recobrarás.está fuera de sí. He cometido una traición. pues dicen los médicos que un hombre sin nervio no Alusión a la continencia o impotencia de Sticrates. negar una medicina a un desgraciado como tú. He de confesarte la verdad: desde el instante que sufrió tu agravio.. me entregó unas tablillas con la siguiente carta: 2 3 puede caminar. que. Si la misma frialdad invade tus rodillas y tus 7 manos. según Plutarco (Vida de Alcibíades.. hermano. sin embargo. uCrCeme. pero al contrario. si puedes.8 mente. Hasta la fecha. te estoy agradecida por tu falta de vigor. he profanado un templo. ya no puedo temer dar 9 con otro amante a quien me sea más difícil complacer. Alcibíades no fue más respetado cuando compartió el lecho con su preceptor. te lo aseguro. Si quieres ponerte bien. *Te confieso. que son muchas las culpas en mi haber. Accedí gustoso a la invitación de la sirvienta y es.. Pero ¿qué importa? Aunque me has ofendido grave. ya puedes encargar la música de tu entierro. me quejaría de verme defraudada. dormía con su alumno Alcibiades sin dejar de respetarlo.* lZ3 129. se arrancó de mis brazos y se fue corriendo a encerrarse en casa. para no dar lugar a habladurías en caso de ser sorprendido a solas conmigo. sin embargo. Pude disfrutar por más tiempo a la sombra de la voluptuosidad. quiero saber cómo estás y si tus piernas han podido llevarte a casa. 4). de parte de la señora. donde hay hechiceras capaces de hacer bajar la luna del cielo.

8 Circe.3. sino que me falló el instrumental. animaban los campos con sus trinos. Sin dar tiempo a decirlo. es decir.' tarme iré a ti con propia espada. aunque me asustaba aquel sitio de funesto agüero. y el tembloroso ciprés. No acierto a 6 ver lo que me pasó. palpándome. antes de ir a dormir. dijo: «¿Lo ves. A continuación.n 7 Tras despachar a Crisis con esta hermosa promesa. dice: «¿Qué tal. de una carrera me presentaré des4 nudo ante mi reina. No sé quién me las ha extraviado. se puso a tantear mi vigor. me marcó la frente a pesar de mi repugnancia. sin duda por recordar el desaire de la víspera. he aquí la última palabra de mi defensa: te daré satisfacción. bajo el arbolado me puse a esperar a mi guía de expedición. y bebí un traguito de 8 vino puro. me puse en forma con un ligero paseo. prescindiendo del baño. y los pinos bien podados con su copa estremecida. me colocó ante los ojos su ramo de mirto y. PARTE: EUMOLPO 189 saliva un poco de polvo y. tomé alimentos especialmente excitantes. paralítico? ¿Has venido hoy con todo lo que . describiendo círculos sobre el césped y las tiernas violetas. que me asustaba el menor contacto con mi hermano. querida Crisis. dijo: «¿Y qué. saltando de alegría.i o rojó ligeramente al verme.. luego. Era tal mi empeño por quedar bien. Recuerda tan sólo una cosa: no fui yo el culpable. Me aconsejas que cuide mi parálisis: como si pudiera agravarse ya más después de r o barme la posibilidad de hacerte mía. Después de dar unas vueltas. Al día siguiente me levanté sin malestar físico ni moral y bajé a la misma avenida de los plátanos. ves cómo he levantado la liebre paral que otros la cobren?» 5 6 7 2 3 4 131. Tal vez mi impaciencia no dio a la naturaleza su tiempo. Luego amasó con Había derramado sus sombras veraniegas el plátano ondulante. acabé al instante. Concluido este encantamiento. como cobrando bríos por esta especie de tabique que nos separaba. Entre el arbolado jugueteaban las aguas caprichosas de un arroyo espumoso que arrastraba piedrecillas en sus plañideras ondas. te sientes ya más animado?» La vieja sacó de su seno una red tejida con hilos de varios colores y me la echó al cuello. como cebollas y cabezas de caracol. acababa de sentarme donde lo había hecho el día anterior. Aunque era un soldado dispuesto al combate. en actitud de descanso. me mandó escupir tres veces y echarme tres veces al bolsillo unas piedrecitas previamente encantadas por ella y envueltas en púrpura. si te das por satisfecha con unos latigazos. cuando se presentó Crisis arrastrando con ella a una viejecita. Ella entonces. luego. Se son. desabrido. y con él también el laurel coronado de bayas. Cuando me hubo saludado. puse especial esmero en cuidar mi imperdonable cuerpo. encontrándose la vieja con las manos llenas por mi enorme sobresalto. tal vez por quererlo todo. colocando la pasta en su dedo cordial. luego. mis fuerzas obedecieron a la orden de mando. . a Crisis. cuando retiró su séquito y por invitación suya me senté a su lado. Digno marco del amor: díganlo si no el ruiseñor del bosque y la golondrina de querencias ciudadanas que. apoyaba su cuello de 9 alabastro sobre un almohiadón de oro y se abanicaba tranquilamente con un ramo de mirto florido. No obstante. me di una ligera fricción. no hallé s mis armas. si me permites reparar mi cu1pa. y entré en el dormitorio sin Gitón.

disimulé con habilidad las huellas de los latigazos por temor a que mi desventura fuera motivo de sonrisas para Eumolpo o motivo de disgustos para Gitón. i n a la venganza. pues. ¿que traicionaras mis años en la primera flor de la pujanza y cargaras sobre mí el agotamiento de la más avanzada decrepitud? Un favor te pido: extiéndeme mi certificado de defunción. después de verme io ya en el cielo..' P A R T E : ii EUMOLPO 191 has de tener?> Yo le replico: « ¿Por qué no me pones a prueba en vez de preguntar?» Y. empecé a lamentar imis palabras y a sentirme interiormente avergonzado. Y sin darse por satisfecha con tan grave afrenta. en la cama y concentré todo el fuego de mi rabia contra la causa de todas mis desgracias: 132. había llevado al culpable a refugiarse en mis entrañas arropado en mil repliegues. pues. me precilpitaras en el infierno?. Sólo me quedaba. de sortilegios. Burlado así por el susto mortal del maldito delincuente.3. más impasible a mis palabras que el flexible sauce o el flácido tallo de la amapola. llama a sus camareros y acude por f les manda azotarme. más frío que el hielo invernal. Bastante aliviado por esos desastres compensatonos. oprobio de los dioses y los hombres? Pues ni es lícito pronunciar tu nombre entre las cosas serias. Sus encantos personales me incitaban por sí solos al amor que él me brindaba.i i minos. arrojándome en sus brazos con todo mi peso. Echan igualmente a Proseleno y azotan a Crisis. Mi inculpado me daba la espalda con los ojos fijos en e1 suelo. me dejo echar a la calle a latigazos y escupitajos. sobre mi codo. descubrirle la cabeza para el suplicio. Pues el miedo. sin formular ninguna petición de clemencia. lancé contra el 9 terco recalcitrante una invectiva como ésta: «¿Qué me dices. ya que. pues. exentos. un recurso para salvar mi honor: el Tres veces echt mano a la terrible segur de doble filo. esta vez. convoca a todas sus hilanderas así como a los más viles de sus esclavos y les manda escupirme a la cara. consternada. Cuando mi cólera se hubo explayado en esos tér. pues. Cubro mis ojos con las manos y. La señora. ohidando mi propia dignidad. Imposible. por saber que bien merecido lo tenía. comenta y se pregunta quién habrá podido perturbar así la alegría de la señora. concluida ya mi innoble amonestación. 8 2 3 4 5 Incorporado. había dirigido la palabra a aquella parte de 12 a 7 . espoleada por tan manifiestos desaires. hube de acudir a las palabras que más podían herirle. Sin embargo. ya nuestros cuerpos ligados en mutuo abrazo entremezclaban hasta el aliento. ¿Merecía de ti este trato? ¿Merecía que. toda la servidumbre. Ya no estaba a mi alcance lo que momentos antes ansiaba ejecutar. tres veces me sentí de pronto más lacio que el tallo de una col y me asustó el hierro inservible en mi mano temblorosa. Me hundí. de fingir una indisposici6n. ya nuestras manos enlazadas habían descubierto todas las posibles caricias. Ya era seguido el crepitar de nuestros labios por multiplicarse los besos. saboreo plenamente sus besos.

.» «Compañero de las NiinfasIE y de Baco. sin mezcla de tristeza.... me 13 dije: «¿Yqué? ¿Qué delito he cometido por desahogar mi irritación con esa diatriba tan natural? ¿O por qué ha de ser normal referirse al cuerpo para quejarse del vientre.. vestida de negro. De rodillas en el umbiral.. lo ha recomendado positivamente en su doctrina y ha dicho que la vida no tenía otra finalidad. El chiquillo se llevó la mano a los ojos y con la mayor resolución juró que no había sufrido la menor violencia de parte de Ascilto.. 3 133.. te lo ruego. o se conformó con 124 4 12s Véase Odisea X X 17 y SS... los quiragros de sus manos. Invocación a Príapo siin nombrarlo. Concluido este manifiesto. No vengo a ti manchado de sangre criminal.. entró en el templo una vieja con la cabellera desgarrada. 16 Nada hay tan falso como un necio prejuicio de la gente ni tan insensato como una fingida austeridad.. ¿llegó en su culpable vela hasta el agravio. hermano. agobiado por la indigencia.ia. numen de los ricos bosques por grizcia de la hermosa Dione. un macho cabrío.» Mientras pronunciaba esas palabras y observaba atentamente mi parte muerta. Escucha mi súplica. el padre de la verdad. como sacrílego enemigo. En tus patenas hervirá e1 vino del año y la juventud embriagada dard tres veces la vuelta alrededor de tu templo en triunfante procesión. alivia m i espíritu y perdona mi leve culpa. es decir. sino que. acoge m i humilde súplica. tú que reinas sobre la ilustre Lesbos y la verde Tasos. santo dios. aunque sin comprometer toda m i persona. falto de recursos..3. después de frotarme largo rato la frente. los legañosos de sus ojos y los que tropiezan con demasiada frecuencia achacan a sus pies toda la culpa del daño que se hacen: is una noche casta y pura?.. la gracia de un estilo limpio. tutor de Baco y deleite de las Dríaties. tú a quien adora el Lidio de los siete ríos y a quien eleva u n templo en tu querida HipepeIz6. de la boca o de la cabeza cuando nos duelen demasiado? Y ¿qué? ¿No discute Ulises con su corazón? Iz4 ¿No increpan ciertos héroes trágicos a sus ojos 14 como si éstos los pudieran oír? Los podagros se quejan de sus pies.. 126 . no dejaré de honrarte cumplidamente.. me miráis con el ceño fruncido y condenáis mi obra de una franqueza sin precedentes? Aquí sonríe. Pues ¿quién ignora el amor y las alegrías de Venus? ¿Quién prohíbe a nuestros sentidos inflamarse al calor de la cama? Hasta el sabio Epicuro. he pecado. Pequeña ciudad de Lid. padre del rebaño. llamo a Gitón y le digo: ((Cuéntame. Catones. Verás ir a tu altar.. Quien peca por debilidad. en la falda del monte Tmolo. Luego. pero con toda sinceridad: aquella noche que Ascilto te arrancó de mi lado. no puse mi mano impía en tus templos. no es culpable del todo. verás ir a tu altar u n cornudo borrego y. invoqué así a la divinidad que me había vuelto la e:spalda: »¿Por qué.. y cuando vuelva a sonreírme la hora de la Fortuna. y mi lengua describe sin rodeos el diario vivir de la gente.a PARTE: EUMOLPO 193 2 mi cuerpo que las personas de cierto decoro hasta pretenden ignorar. asísteme.» . como víctima de leche. la cría de una cerda gruñona.

Gracias que la escoba se partió al primer golpe.. después de menear la cabeza un buen rato. Para abreviar: figúrate cómo será. El mar amaina para mí la furia de su oleaj'e y el céfiro deja de silbar a m i paso... has perdido tu trabajo y tu sudor.Todo lo que ves por el rnundo obedece a mis órdenes. frenando así el ímpetu de mi verdugo. se pone a sacudirme.' P A R T E : horrible. . dijo: uEs esa una enfermedad que s611oyo sC remediar. Me puso la mano encima y me sacó al vestíbulo. Y no vayáis a pensar que yo hablo por hablar: sólo pido que ese jovencito duerma conmigo una noche. vuelve a llevarme a la habitación de la sacerdotisa. no encuentra muchacho ni muchacha a quien poder veinder su mercancía! Nunca has visto a mayor infeliz: es una correa mojada.. se ve obligado a frenar sus caballos desbocados y volver sobre su órbita. se sentó al otro extremo de la cama y con voz temblorosa empezó a lamentarse de haber vivido tanto. A mí me obedecen los ríos.. has excitado contra mí la ira de los dioses. es la eficacia de mis palabras. y más al sentirme manoseado. uiQué brujas te han roído los nervios? ¿Qué porquería o qué cadáver has pisado de noche en la calle? Ni siquiera te has desquitado con Gitón.. desazonado. 12 . me puse a llorar a lágrima viva y. met~amorfoseó con sus cantos mágicos a los compañeros d'e Ulises. me dejé caer sobre la almohada. y veréis si no lo pongo más tieso que iun cuerno: 8 9 io ii 3 4 5 6 7 Entonces. yo podría trasplantar al fondo del mar la vegetación del Ida o hacer volver a su cumbre la corriente de las aguas.. sin réplica de mi parte.... derraman riqueza los campos y brota a raudales el agua del Nilo entre rocas y ariscos peñascos.d i j o la vieja-. día de alegría incluso para los que están de luto. iOh Oenotea ... Expe!rta en esta clase de artilugios. No pude menos de gemir. sin encontrar en mí la menor resistencia.. Circe.. sino que flácido. no menos afligida y llorosa.. ¿Para qué hablar de estas menudencias? La imagen de Ia luna baja del cielo por encanto de m i magia. La vieja. Se amortigua la llama de los toros. En esto se presentó la sacerdotisa: «¿A qué habéis venido a mi habitación? ¡Como si estuvierais ante una pira recién apagada! Y eso que es día festivo. y. Proteo toma cuantas apariencias quiere.3. Al oír este comentario.. echa mano a una escoba en la rinconera de la puerta y. apagada por inmolación de vírgenes. la hija del Sol.. no una verga. Y no contento con pecar tú. me empuja sobre el lecho. agotado como un caballo cuesta arriba. . Oenotea se sentó entre nosotros dos y.. nació con mala estrella.. Los campos floridos.. y Febo. se resecan mustios por falta de savia. el joven que aquí ves. los tigres de Hircania y los dragones encargados de montar guardia. probablemente me hubiera partido algún brazo o la cabeza. cubriéndome la cabeza con la mano derecha. cuando salió de la cama de Circe sin saborear el amor. de no ser así. cuando se m e antoja.. endeble. cuando se me antoja. EUMOLPO 2 134.

. sin poder contener cierta sonrisa.' 135. que empezaba entonces a coger fuerza. arranca las cáscaras a mordiscos y escupe al suelo dando la impresión de una lluvia de moscas. acto seguido. También colgaban de una viga ahiumada las provisiones que almacenaba la humilde choza: dulces acerolas entrelazadas en aromáticas coronas. echándome en cara mi lentitud. y la vieja. cae despedida sobre el hogar. ajedreas añejas y racimos de uvas pasas. alcanzó en la despensa un fardo que contenía su provisión de habas y un trozo de cabeza de cerdo muy añeja y con mil muescas del cuchillo. Yo cumplo sus órdenes: con mano atenta voy 6 separando los granos cuya cáscara estaba sucia. había unas cestas de flexible mimbre y un cántaro con manchones de vino.. inmediatamente echó a correr por la vecindad en busca de la chispa que reanimaría su fuego. Entonces yo me ade1ant.. y. Entonces. Rompe. Luego.. Sobre u n zarzo de sauce había unos manojos de paja trillada y unas vasijas de barro recién moldeadas en ágil maniobra de u n torno rudimentario.. se le rompe el taburete carcomido que debía servir de complemento a su estatura. arregló una escudilla agrietada igualmente por 4 el tiempo. se - . arrastrada por su propio peso.. ella. se recostó en su lecho y me besó una y otra vez. Acudí 3 ciertamente asustado y. . colocó en el fuego un enorme puchero. la parte superior del puchero y ahoga 2 el fuego.. sobre! la pared -un conglomerado improvisado de paja seca y barro en abundancia-.3. Todo alrededor. pues. pues! -grita Oenotea-. 4 y he aquí que tres ocas sagradas. cuando con el gancho quiere volver a su sitio la media cabeza de cerdo coetánea de su propio nacimiento. Tal fue la hospitalaria Hecale que en tierras de Actea acogió antaño a Teseo.... Pero ella.. había cantidad de ganchos rústicos. Al lado.. recoge lo que YO tenía por desperdicio. para que nada demorara el sacrificio. jseguid mis órdenes! » Y.. acostumbradas sin duda a reclamar a la vieja su pitanza a mediodía. « ¡Ea. ablandando un poco de pez..éhasta el portillo de la choza. Hecale. 5 Cuando hubo desatado el fardo. con un gancho. la cubrió de candentes brasas y. Calímaco. acreedora de honores divinos y cantada por la elocuente musa del hijo de Battos ln para admiración de los siglos. de ellos colgaba una fina escoba de juncos recién cortados. devolvió a la hollinienta pared el clavo que se había caído al descolgar la escudilla de madera. 3 tinajas que destilaban suaves perlas de agua. puse de pie a la vieja. PARTE: EUMOLPO 197 2 Oenotea coloco una mesa vieja en el centro del altar. 136. Me estremecí de horror ante tan fabulosas promesas y me puse a observar a la vieja con mayor atención. personalmente sufre quemaduras en un codo y levanta una nube de polvo que le tizna toda la cara. Todavía descuelga un trocito de carne.. 7 Yo admiraba el ingenio de la pobreza y su habilidad hasta en los más mínimos detalles: s Allí no brillaba el marfil indio incrustado en oro ni el suelo que pisábamos era de radiante mármol: la tierra no se veía mixtificada por sus propios dones. poniéndose un mandil cuadrado.. echó sobre la mesa parte de las legumbres y me mandó limpiarlas con cuidado.. junto a unas 127 ES decir. después de lavarse cuidadosamente las manos.

137. Historia Natural VI 32). 128 7 ta detrás de la cama y me pongo a desinfectar con vinagre la herida -bastante superficial. golpeándose las manos. los habitantes de la comarca suplicaron a Hércules que los liberara de aquella plaga. ¿qué has hecho en mi ausencia y dónde están mis habas?. sin mancilla hasta el día de hoy. 2 3 . pues. tiro la oca muerEl lago Estinfalo. y. Colocó sus brasas bien ii dispuestas sobre unas cañas secas. descorazonadas sin duda por verse sin jefe. Pero aún no habia cruzado el umbral 9 de la sala. Pero ella. guía y capitán del cruel asalto. le dejaban sólo los residuos. Las dos ocas supervivientes ya habían recogido las habas desparramadas al azar por todos los rincones del piso. Dejándome pues de bromas. la tercera. Luego. para no prolongar su disgusto. y. así huyeron las Harpías con sus inmundas secreciones cuando hubieron infectado con su veneno los manjares engatiosos destinados a Fineo lB. Hércules consiguió sacar aquellos monstruos de la espesura de sus bosques y ahuyentarlos haciendo ruido con VI11 22. calderas (PAUSANIAS 129 Fineo. pues. le ofrecí otra oca en compensación (de la que había perdido. sufrió el castigo de la ceguera y quedó a merced de las Harpías. 4. PLINIO. después de poner encima unos cuantos leñcis. Recogí mis cosas JI salí de la casa para emprender la marcha. y la mansión del cielo vio perturbada su paz. por figurarme que mi acción era 12 incluso digna de encomio. El tter se estremeció horrorizado por inauditos gritos de dolor. Atolondrado. yo intentaba co~mprender el motivo de su furor y por qué la oca le daba más lástima que yo. al macho que era el ídolo de todas nuestras señioras. y. y. entrada como si la estuviera esperando con impacien<:ia. has logrado que cualquiera de mis enemigos « ¡Criminal! 1 x 1 Según ley de los banquetes. le expliqué detalladamente el combate. No vayas. y aun éstos infectados con olor tan nauseabundo que ningún mortal lo podía aguantar. no ceja mi venganza hasta ver muerta a la oca: 6 Así me figuro que huyeron al cielo las aves del Estínfalo m espantadas por la estratagema de Hércules. cuando veo llegar a Oenotea con un cacharro lleno de brasas. me planté en la. tan satisfecho de mi botín como de mi venganza. en Arcadia.s garme. el número de copas apuradas debía ser tres o un múltiplo de tres. Pero 13 al ver a esta última prorrumpió en tan estridentes chillidos. sin darme por satisfecho con unos palos de cumplido. me dijo: ¿Aún te atreves a hablar? No te das cuenta del inmenso crimen que has cometido: has dado muerte al ejemplar favorito de Príapo. después de comerse ellas los mejores bocados. Una de las ocas me desgarra la túnica.3: P A R T E : EUMOLPO 199 lanzan sobre mí y me asustan asediándome con sus chirridos horribles y como rabiosos.de mi pierna. te mandarían crucificar. rey de Tracia. a creer que no tiene importancia lo que has hecho: si los magistrados se enteraran. Estos monstruos le quitaban de la mano y hasta de la boca los alimentos que él iba a tomar. llegó incluso a marcarme una pierna a picotazos como s si usara una sierra. pues. y sorprendido ante mi inaudita fechoría. marcha atrás y. UY tú -me dice-. Has manchado de sangre mi miorada. otra me desata y estira los cordones del calzado. estaba infestado por unas aves de descomunal tamaño que atacaban a la gente. Yo. dejando caer lo mi manto. empezó a disculparse por su tardanza: su amiga --decíano la había dejado salir antes de agotar las tres copas de ley la. Yo. y. por mostrar a los argonautas la ruta de Colcos. Di. habían regresado a su sagrado recinto. arranco una pata a la mesa y con esta arma al brazo la emprendo con la agresiva alimaña. que me hacía creer en una segunda invasión de ocas. tomé la decisión de lar. por evitar un escáridalo.

pronunciando una oración. entre los autores que nos hablan de Labeón..3.. Procuraremos. según decía. despojarme de mi carácter sacerdotal. que nadie se entere. las copas de vino puro volaban de boca en boca. ii 12 13 9 Todo aquel que disponga de dinero tendrá asegurado el viento favorable para navegar y dominará la fortuna a su arbitrio: podrá casarse con Dánae y convencer a Acrisio como antes a Dánae 131.. manifiesta el antojo que te apetezca.. Para mí era cosa sabida y evidente que salían a la superficie del líquido las avellanas fofas o con aire en vez de almendra. continúa sentada en la cama deplorando la suerte de su ganso.. y. muy firmemente adherido.. destaca Aulo Gelio (Noches Aticas XIII 10).. pimienta molida y 132 Servio Sulpicio. lo tendrás. . amigo de Cicerón (éste le dedica varios capítulos en el Brutus).n Al ver las monedas. no chilles.e las llenas y bien granadas se iban al fondo. si quiere ser poeta o declamador..» evidente que . 4 «Por favor -le dig-. 10 s 6 7 8 Mientras ella. La vieja colocó bajo mis manos un cuenco de vino. luego. ya sea unos gans0s.». y. 138. también ella prorrumpe en más sentidos sollozos y empieza a compadecer mi suerte como si yo hubiera dado muerte a mi padre y no a un vulgar ganso.. Por tu parte. el motivo de mi inquietud es tu propia suerte: te estoy dando una prueba de cariño. joven. MAS todavía: para que no subsistiera el menor vestigio de mi crimen.y tendrá toda Me estoy alargando la autoridad de Servio y Labeón demasiado: con dinero contante y sonante.. pues... convencer sucesivamente a la hija y al padre mediante una lluvia de oro. ella deducía su pronóstico.. Si es jurisconsulto. les digo: «Vamos a ver: ¿puedo expiar el crimen de mi brazo a precio de oro? ¿Aun suponiendo que os haya faltado o incluso que haya cometido un asesinato? Ahí van dos piezas de oro. y en él me leyó el porvenir. preparando asii un selecto manjar al que ella había condenado a muerte minutos antes.. «es evidente que no.to.. partió a trozos todo el ganso y lo puso en el asador. pues.. fue autciridad máxima en Derecho civil y como tal se le cita en el Diges. harto de insulseces.. después de frotarlo con una mezcla de aceite. arrancará el aplauso cerrado de todo el auditorio. al ver el ganso muerto y averiguar la causa de la desolación de Oenotea. cuando quiera. con gran estupor de mi parte." PARTE: EUMOLPO 20 1 pueda. Antistio Labeón fue el jurisconsulto más célebre en tiempos de Augusto. no de maldad. pues. he aquí que se presenta Proseleno con el importe del sacrificio. le sacó el hígado. Así. Abriendo... extendió por igual todos mis dedos. Oenotea dice: «Perdóname. el pecho del ganso. repartirá los «es 131 Es decir.. qu. . ruega a los dioses que perdonen tu conducta. Una caja fuerte encierra a Júpiter en su seno. echó en un poco de vino una:s avellanas.».. me los purificó con puerro y apio. Entretanto.. yo te daré una avestruz en sustitución de tu ganso. al revés. Según flotaran o se fueran al fondo. Oenotea saca un fado de cuero y. si quiere defender pleitos.. con ellas os será posible comprar ya sea unos dioses. su prestigio superará el de Catón.

pero con los pies todos ensangrentados en mi precipitada evasión. también antes sufrió Pelias la maldición de la siniestra Juno. se le llamó el héroe de Tirinto porque Aicmena era esposa de Anfitrión. hubiera sacrificado por ella a Helena y demás diosas. aunque ebrias de vino y lujuria. ciudad especialmente consagrada al culto de Juno. y Ulises sintid pánico en el reino de Neptuno. Si al menos me fuera permitido robarle un beso. siento la pesada cólera de Príapo .3: semilla de ortigas trituradas. ¿qué papel haría Helena?. Tambitn! yo. 135 El rey Pelias. 2 Mezcla un poco de jugo de mastuerzo con abrótano y. rey de Tirinto. sobre la tierra firme como sobre la líquida llanura del canoso Nereo. Télefo aplacd la cólera de una doble divinidad. ¿qué papel haría Venus? El propio Paris. 1% Laomedonte. Las dos divinidades que persiguieron en Troya a Télefo fueron Minerva y Baco. nel reino de Neptunom o ala llanura de Nereom son. ¿Hay algún punto de comparación entre esta belleza y la belleza de Ariadna o de Leda? Frente a esta belleza. nadie 1 3 Es decir. 3 4 Las dos viejecitas.Helespóntico lX. pretende compartir tu felicidad actual aunque ello le cueste la cabeza. 3 6 7 8 . 2 S ~Crisis. de haber comparecido en el concurso esta belleza con su mirada arrebatadora. hubo de cargar con el peso del mundo. Y a antes. NO soy el único en verme perseguido por la divinidad y el implacable destino. Neptuno y Nereo son las primeras divinidades marítimas. padre de Prkuno. Hércules (hijo de Jupiter y Alcmena). 1% Argos. simples nombres poéticos del mar. el castigo de los dioses no se hizo esperar y Laomedonte se vio envuelto en conflictos y obligado a pelear. detenedlo! * Logré escapar. Luego. el héroe de Tirinto la. sin embargo. fue finalmente asesinado por sus propios hijos con la ayuda de Medea. el juez de las diosas enamoradas. tal vez mi cuerpo recobrara su vigor y se reanimaran mis sentidos entorpecidos sin duda por un maleficio. acudir a mi querido Gitón para saber si alguien había preguntado por mí. me lo introduce suavemente por el ano. ¿Se me ha despedido? Lo Se me ocurrió. que despreciaba tu posición anterior. Laomedonte empuñó las armas sin saber cómo.. rociándome las partes. PARTE: EUMOLPO 203 tomo a broma. pues. abrazar aquel seno angelical y divino. había sido fundada por lnaco. aHoy. pues. cuya ambiciión le había llevado a cometer diversos crímenes. la despiadada vieja me unta una y otra vez las piernas con la misma sustancia. atormentado por el enojo de la Znaquia Juno 13. Deshice mi lecho con múltiples arrebatos como si allí tuviera no sé qué imagen de mi amor. no pagó a Neptuno y Apolo el precio convenido por la co:nstnicción de las murallas de Troya. ¡Con tal que llegue a congraciarme con ella! 139. coge un puñado de ortigas verdes y se pone a golpearme suavemente todo el cuerpo hasta la altura del ombligo. de aquí el calificativo de aInaquiam aplicado a Juno. Ningún desaire me desalienta: jse me ha azotado? No quiero saberlo. intentan seguir mis pasos y corren tras de mí por algunas calles gritando: a ¡Al ladrón.

Conclu- sión: la señora dejaba sus hijos en casa de Eumolpo para que siguieran sus lecciones: era la única herencia que podía legar a los jóvenes. Una señora de las más respetables. dio a Córax la orden de meterse blajo la cama que él mismo ocupaba: con las manos apoyadas en el suelo debía poner en movimiento las caderas del amo. Así. intentaba así transmitir a sus sucesores la propia profesión. cuya bondad iba hasta con. tendrías que sufrir el castigo reservado a los esclavos. pero también en aquella ocasión me encontré con la misma divinidad hostil.3. que antaño había aprovechado su juventud para escamotear muchas herencias. cuando apareció Crisis y. 5 2 3 140. No había en toda la redondez de la tierra otro hombre capaz de formar día a día a la juventud en los sanos preceptos de la moral.9 do la cosa tocaba a su término. Como chiquillo bien aleccionado.5 siderarme todavía un niño. presentaba a los ancianos sin familia un hijo y una hija que tenía. acabó diciéndome que habías incurrido en una falta. por una rendija del tabique. admiraba la acrobacia de su hermana. pero ayer vino cierta mujer (no estaba nada mal) y. corría el riesgo de hacer fracasar totalmente nuestro teatro. me estrechó en sus brazos con la mayor efusión: «Ya eres mío -dijo-. Por mi 11 parte. acompañada del joven que era su hermano.8 guía hábilmente sus instrucciones y sincronizaba el balanceo con la experta maniobra de la niña. llamada Filomena. y si no mantenía su impostura sin excitar sospechas. sin perder minuto. vieja y ajada.en el dormitorio. Entre su servidor y su amante. EumoIpo pedía claramente a Córax que activara :su tarea. a menos que la apagues con mi sangre! D Uno de los nuevos esclavos acudió de pronto y me aseguró que el amo estaba irritadísimo conmigo por llevar faltando dos días a mi servicio. ahora. para no perder la forma en la inacción. después de una larga conversación y un sinfín de cargantes preguntas. me acerqué a él para probar si daba facilidades. no rechazaba mis caricias. incluidas las suyas. Córax se. pues. pues parecía poco menos que imposible ver calmada su iracunda rabia sin llegar a los azotes. el viejo parecía jugar al columpio. y se retiró so pretexto de ir al :templo a cumplir una solemne promesa. y que si la persona agraviada persistía en su reclamación. Pero 6 él había proclamado a todo el mundo que padecía de la gota y era tullido de espalda. Eumolpo. dejó 4 a la niña -una verdadera preciosidad. Lo mejor que podía hacer sería preparar alguna disculpa válida.' PARTE: EUMOLPO 205 -me dijo-. viendo que el hermano. a casa de Eumolpo recomendando sus hijos a la prudencia y bondad del anciano: se ponía en sus manos y cifraba en él sus mejores esperanzas. Acudió. Cuan. rogó a la chiquilla que descansara encima de él. Ya 10 había renovado Eumolpo por dos veces la operación entre grandes carcajadas. tal como yo lo había esperado: joh anhelo de mi alma! ¡Delicias de mi vida! ¡No verás morir la llama de mi amor. invitó a la jovencita a una sesión de gimnasia sagrada. . confiada en aquella bondad que le acababan de recomendar. Poniendo exactamente por obra sus palabras. luego. 7 para acreditar firmemente la mentira.» 4 Aun no había concluido mi protesta. pues. echándose a mi cuello.

excepto mis libertos. O mucho me engaño. de qué iban a vivir los rateros si no lanzaran. aEn cuanto a la repugnancia de tu estómago.3. «En ciertos pueblos sa€)emos que hay todavía en vigor una ley según la cual los allegados han de comerse a sus muertos. Añade a esto que ya en. 137 Protesilao fue el primer héroe griego que desembarc6 en Troya y cayó bajo los dardos de Héctor.. debía traer de Africa tu dinero y tu servidumbre. como condición para entrar en posesión de lo que les dejo. Obedecerá a tu voluntad si por una hora de asco le prometes en compensación un sinfín de bienes.. han recortado su generosidad. Era célebre por sus éxitos amorosos.s contraremos algún adobo para quitarles el sabor. agotados ya sus recursos. sino un millón de sestercios. el encargado de llevar y traer las almas. aTodos cuantos tienen asignados legados en mi testamento. tocó con ambas manos el obsequio que yo había recibido de los dioses.. a la multitud sus bolsas de menor o mayor tamaño con monedas contantes y sonantes? Los mudos animales no caen sin cebo: tampoco se dejanan cazar los hombres sin la esperanza de encontrarse con algo que morder. o la Fortuna de nuestra c~omunidadempieza a arrepentirse del trato que nos ha dado. según tus promesas. Prcl nunciando esas palabras. para convencerse. Pues ¿de qué iban a vivir los merodeadores. «No llegó el barco que. 141. Basta con que cierres los ojos y 7 te figures que no te tragas las entrañas de un hombre. pero luego. lo reconozco. tendrán que partir a trozos mi cadhver y comérselo en presencia del pueblo. 1s «Todo eso es exacto. 4 5 Gorgias estaba dispuesto a cumplir hasta el final. es quien. En un principio se estremeció de horror. Con esto quiero advertir a mis amigos que no recusen mi voluntad. La inmensa fama de su fortuna cegaba los ojos y las mentes de aquellos desgraciados.' PARTE: EUMOLPO 12 207 13 «Pero hay divinidades más poderosas: éstas me han devuelto mi integridad. levanté mi túnica e hice comprobar a Eumolpo todo mi poder. todos. como anzuelos. Los cazadores de testamentos. solía vanagloriarse de no haberse fijado nunca en una tienda ni haberse parado a contemplar una multitud un tanto nutrida. me ha devuelto lo que una mano airada me había cercenado. Mercurio. pues nadie cae más pronto en desgracia que quien ambiciona los bienes ajenos. no 6 tengo por qué preocuparme. con sus favores... Pues ninguna clase de carne tiene en sí buen gusto: pero . 2 3 14 ~Sócrates. Tan cierto es que 10 mejor es consultarlo siempre todo con la sabiduría. ya puedes tener por cierto que estoy mejor dotado que Protesilao '3 o cualquier otro héroe antiguo. tanto es así que con frecuencia se echa en cara a los enfermos el que dejen una carne de calidad inferior. el más sabio de los mortales a juicio del cielo y de la tierra.. sino que consuman mi cadáver con el mismo valor que han puesto en maldecir mi vida.

son epicenos. aunque Petronio haya usado una forma femenina diciendo balneatrix. ya que la terminación -TOR vale igualmente como masculino y como femenino. bai!neator ( = bañista). Si no fueran derivados verbales. para que sobre él recayerari las desgracias de toda la población. SERVIV~ ad Vergili Aen. la del oro»: maldita. coronado de verbena y con indumentaria de maldito era llevado en procesión por toda la ciudad colmado de execraciones. y eso que no esperal o ban herencia. llegaron a comer carne humana. La expresión ha sido tomada de una costumbre de los galos. Cuando Numancia cayó en poder de Escipión. Esto se lee en Petronio. uno de sus pobres se ofrecía a ser mantenido durante un año entero a expensas del pueblo y con una alimentación muy selecta. Pues cada vez que los marselleses sufrían una epidemia. . X Z Z 159: (sobre el género femenino de los nombres terminados en -TOR). Después. es decir execrable. Y si quieres antecedentes en apoyo de mi determinación. 111 57: «maldita hambre. » 9 APÉNDICE: FMGMENTOS SERVIV~ ad Vergili Aen. apurados por Aníbal. y no pretendían más i i objetivo que no morir de inanición. por ejemplo un hiombre o una mujer pueden ser senator (= senador). se encontraron madres que tenían en su regazo los cadáveres de sus hijos a medio devorar. los petelinos hicieron lo mismo en una gravisima situación alimenticia. y en tales condiciones se le despeñaba.cierto aderezo la altera y la concilia con la aversión del estómago. tal individuo. los saguntinos.

PSEVDACRO ad Horati epod. 5, 48: «mordiéndose Canidia el dedo pulgar,: ha expresado el comportamiento y ademán de una persona furiosa. Petronio, para presentar a una persona furiosa, dice: mordiéndose el dedo pulgar hasta ponerlo en peligro.

FVLGENTIVS Mythologiar,um I p. 23 Munckeri: No sabes ...qué temor inspira :la sátira a las señoras. Aunque ante las oleadas de las palabras de las mujeres hayan de callar los abogados y se queden mudos los maestros de gramática, aunque el profesor de retórica guarde silencio y el pregonero apague su voz, la sátira y sólo ella impone un fren'o a sus furores, por mucho que la Albucia de Petronio se enardezca.

SIDONIVS APOLLINARTS carminis XXZZZ: ¿Para qué ensalzaros, maestros de la lengua del Lacio, Cicerón, Livio, Virgilio? ...y tú, Arbitro, devoto del tronco sagrado en los jardines de Marsella, émulo de Príapo, el dios del Helesponto?

'

1 1 8 p. 124: Por eso FVLGENTIVS Mythologiarum 1 también Petronio Arbitro cuenta que se tomó una copa de jugo de mirra como estimulante de la libido.

PRISCIANVS institutionum VIZZ 16 (Grarnrnatici Latini, Keil, 11 381) et IX 29 (ibidem 11 567): Petronio: El alma contenida en nuestro pecho.

FVLCENTIVS in expositione Vergilianae continentiae p. 156 s.: Ya expusimos más arriba la fábula de Cérbero presentada como una discusión o proceso forense. De aquí el dicho de Petronio en Euscio: uTal abogado era un Can Cérbero en el tribunal».

BOETHIVS in Porphyrium translaturn dialogo ZZ p. 45: Lo haré -dijocon muchísimo gusto. Pero, aya que el sol de la mañana, - c o m o dice Petronio- aha desplegado su sonrisa sobre nuestra morada,, levantémo nos, y, si la cosa tiene su importancia, se tratará luego con mayor consideración.
1 El tronco sagrado es el que, a modo de falo, simbolizaba a Príapo.

FVLCENTIVS in expositione sermonum antiquorum 42 p. 565 Merceri: Se llama ferculum al servicio de las carnes. De aquí el dicho de Petronio Arbitro: #Después que se presentó el ferculunw.

APÉNDICE: FRAGMENTOS

213

FVLGENTIVS ibidem 46 p. 565 s.: ualgia son las convulsiones de los labios que se producen en un trance espasmódico. Así dice Petronio: «con los labios convulsivamente deformados».

cosa y se simula otra. Peitronio tiene otra opinibn al decir: «¿En qué consiste el dolo, jueces? Precisamente en hacer una cosa que dolet ( = duele) a la ley. Ya sabtis lo que es dolo: ved ahora lo que es malicia*.

XII FVLGENTIVS ibidem 52 p. 566: alucinare se dice de los suefios de pesadilla; la palabra deriva de alucitae (= mosquitos), a los que nosotros llamamos conopes ( = cínifes). Como dice Petronio Arbitro: «Efectivamente a mi camarada le molestaban los cínifes*. XIII

S. Dionysii: petaurus es una clase de GLOSSARIVM juego. Petronio: «Como nnanda el juego del petauro, a veces arriba (y a veces abajo),.

XVII (Zbidem): Petronio: «Se sabía que ellos no podían atravesar la gruta de Nápoles sin agacharse*. X'VIII

FVLGENTIVS ibidem 60 p. 567: Se llaman manubies a las galas de los reyes. Así dice Petronio Arbitro: «Tantas galas de reyes halladas en poder de un esclavo fugitivo*. XIV FVLGENTIVS ibidem 61 p. 567: aumatium se dice de un rincón retirado en un lugar público, por ejemplo en el teatro o en el circo. Así dice Petronio Arbitro: «Me lancC yo mismo al aumatium ( = rincón),.

PEROTTVS COYHU copiae p. 200, 26 editionis NICOLAVS Aldinae anni 1513: Cosmo fue un excelente fabricante de perfumes: de él deriva el nombre de (perfumes) Cosmianos. Así (Juvenal 8, 6): usumérjase en una caldera llena de Cosmo,. Petronio dice: «Tráenos un frasco de alabastro con Cosmlanom.

ISIDORVS originum V 26, 7: dolus es un engaño de la mente: viene de deludere ( = burlar). Se hace una

TERENTIANVS MAVRVS de metris (Gramm. Lat., Keil V I p. 399): Vemos que Hloracio nunca colocó en serie versos de esta medida; en cambio el habilidoso Arbitro los usa a menudo en sus libros. Podéis reconocer estos versos que solemos cantar: muchachas de Menfis, dis-

puestas al servicio divino. Teñido del color de la noche, muchacho de la mano que hablan. MARIVS VICTORINVS 111 17 (ibidem p. 138): Sabemos que algunos poetas líricos incluyeron en sus poemas versos de este tipo y medida, como los hallamos en Arbitro; he aquí un ejemplo: «Muchachas de Menfis, dispuestas al servicio divinon. Igualmente: «Teñido del color de la noche; coros egipcios*.

anus recocta uino trementibus labellis.

Vieja cocida en vino, de labios temblorosos.

MAVRVS de metris (Grarnm. Lut. Keil, TERENTIANVS VI p. 409): El apartado que sigue en nuestra exposición mostrará el metro en el que Anacreonte, como se recuerda, compuso sus amables canciones. Resulta que lo usó Petronio -cuando nos cuenta que el lírico en cuestión cantaba una letra al unísono con las musas- y otros muchos. Pero voy a explicar con qué cesura se construye este verso: duuerunt segetes meum laborem~(= Las mieses agradecieron mi esfuerzo^). iuuerunt es el comienzo de un hexámetro; el resto, segetes meum laborem, es exactamente como

in artem Donati (Gramm. Lat., Keil, p. 432, SERGIVS 22): Quirites ( = ciudadanos romanos) se dice igualmente sólo en plural. Sin embargo leemos en Horacio hunc Quiritem (=este ciudadano), lo que supone un nominativo Quiris. Así mismo el propio Horacio escribe quis te Quiritem?, cuyo nominativo será hic Quirites, como dice Petronio. in commento artis Donati (Gramm. Lat., POMPEIVS Keil, p. 167, 9): Nadie -aunque lo leamos- dice hic Quirites. Leed a Petronio y veréis que lo hace nominativo singular. Efectivamente Petronio dice: hic Quirites.

atriplici uides ut ortu triuiae rotetur ignis uolucrisque Phoebus are rapidum pererret orbems

Ves cómo la resplandeciente luna gira en triple fase, y el sol en su carro veloz recorre su arrebatadora órbita.

GRAMMATICVS de dubiis n'ominibus (Gramm. Lat., Keil, p. 578, 23): Fretum ( = estrecho marítimo) es del género neutro y su plural es freta, como aparece en Petronio: freta Nereidum (= los estrechos marftimos de las Nereidas). XXIV HIERONYMVS in epistula ad Demetriadem CXXX 19 p. 995 Vallarsi: De los muchachitos peinados con tirabuzones y rizos, así como (de los delicados cutis perfumados con aromas exótico.s, a quienes puede aplicarse aquel dicho de Arbitro: «NOhuele bien quien siempre huele bien,, huya la púdica doncella como de la peste y el veneno.

XXI DIOMEDES in arte (Gramm. Lat., Keil, I p. 518): Y de aquí el verso quebrado que Arbitro formó como sigue:

cada cual se inventa en ávida porfía sus propias divinidades. Helmii de P r e metheo: Aunque Nicágoro. que le desgarra el pecho y lo más hondo de sus entrañas. hechas lenguas. contraviniendo conocidas normas de la naturaleza. y Palas reivindica para sí las tiendas. 4 La conocida leyenda de Midas con sus misteriosas orejas puede leerse en Ovidio. insatisfecha. y los peces paren sin ninguna previa unión amorosa. los llama a todos2 Neptuno. tan temeroso como ansioso de descubrir su secreto. las abejas. bullen y llenan de audaces guerreros sus cuarteles. Así.APÉNDICE: FRAGMENTOS 217 xxv FVLGENTIVS Mythologiarurn I I p. no es el que cantan deleitosamente los poetas. después las estrellas esparcidas por la bóveda celeste. fruto de los trabados panales de cera. y el curso del año marcado por el cambio de los meses. devuelto al oriente tras iluminar la tierra.. libre de las ataduras de Lucina. Toda palabra que dejes escapar' en palacio corre e inquieta la ciudad con inmediatos rumores. no despliega su vigor en un solo empeño.. sino un vicio del corazón: la envidia y el boato. La superstición progresó y un necio error obligó a los labradores a entregar a Ceres las primicias de sus mieses. Y no basta con divulgar la confidencia: la revelación traidora sale aumentada y se afana por agrandar la noticia. 2 3 . el cuervo pone sus huevos al madurar las mieses. Metamorfosis XI. Texto muy inseguro. sin acoplamiento. y su esplendor renaciente. La naturaleza. sumergido bajo el agua. XXVI ANTHOLOGIA LATINA 690: Así. El peluquero del rey Midas. incuba sus huevos con su tibio aliento. la osa con su lengua pone en forma a su criatura. la tierra encontró un modo de expresión. a coronar a. Así la tortuga consagrada a Febo. y las cañas. se derrumbaban las ciudades en medio de las llamas y ardía el Atos alcanzado por ellas. XXVII ANTHOLOGIA LATINA 466: El primero en introducir dioses por el mundo fue el miedo. En el mismo sentido dice Petronio Arbitro: «El buitre que explora lo más hondo de su hígado. divulgaron el secreto de Midas. luego Febo. un servidor escarbó la tierra y le dio a conocer las orejas ocultas de su rey. cuente que él ( = Promet e ~ formó ) aquella primera figura (humana) y que ofrecía su hígado a un buitre como si pintara un retrato de la envidia. ANTHOLOGIA LATINA 476: Pues el hombre aguantaría el fuego en su boca antes que guardar un secreto. a Pales con intervención de los pastores. y el menguante de la luna. 182-193. Así. sino que se complace en promover sucesivos cambios. Tanto el comiprometido con un voto como el que ha vendido el munido. como lo había narrado el delator '. Baco con sarmientos cargados de uvas y a complacer. Aunque oculto. cuando caían los fulminantes rayos del cielo. Así. en cuanto ha dado a luz. 45 s.

la adúltera hace regalos. y campos empapados con la sangre derramada.XXIX ANTHOLOGIA LATINA 650: Nos engaña la vista. sino que cada cual se los forja a sí mismo. hasta el tribunal rodeado de público. nerviosos. varada ésta. se representa en las tinieblas cuanto pasó de día. escribe la querida a su amante. y. ve dardos. Así la torre que de cerca se levanta cuadrada. La persona saciada rechaza el licor del Hibla5 y el olfato con frecuencia detesta el perfume de la casia. en Sicilia. el marinero arranca a las olas su embarcación o. y muertes de reyes. en sueños.. el cazador bate con su jauría los bosques. 5 Es decir la miel. cuando el descanso se apodera de nuestros miembros relajados por el sueño y la mente ingrávida se evade. Pues. XXX ANTHOLOGIA LATINA 651: Los sueños que burlan nuestra mente con sombras vaporosas no nos los mandan los santuarios divinos ni las deidades del cielo. Las heridas de los desgraciados perduran a lo largo de toda la noche. [el perro. en el monte Hibla. nos miente la instintiva sensibilidad. El avaro esconde sus riquezas y descubre un tesoro enterrado. sigue ladrando el rastro de la liebre]. . se daba una miel de afamada calidad. se redondea de lejos borrándose sus ángulos. Una cosa no podría agradamos más que otra sin la fatal complacencia de los sentidos luchando con caprichoso empeño. Quienes suelen defender pleitos se representan las leyes y el foro. Quien ataca en guerra plazas fortificadas y arrasa mediante el fuego desgraciadas ciudades. a h e gando la razón. y tropas en retirada.. se sostiene encima a punto de morir. con vanadas plantas aromáticas. y.

119. alpino 122. 50. 59. 39 Capua 62 Caria 40 Calcedonia 55 . 22. 58'. 12. 141 Apeles 64. 88. 7. 44. 92. 6. 24. 104 Balanza (o Libra) 35. 15. 133 Asia. asiático 2. 20. 69 Capitolio 44. 59. 94. 119 Arato 40 Ariadna 138 Aries 35. 38 Atana 58 Atica 56 Atnda 108 Augusto 60 Austro 123 Ayax 59 babilónico 55 Baco 53 Bayas 53. 98. 21. 48. 68 Atenas 2. 1 2 3 Anfitrión 123 Angosta 61 Aníbal 50. 78 Agatón 74 Alcibfades 128 Alejandría 31. 88 Apenino 124 Apolo 83. 39 Africa. 65. 57. 79. 13. 19. 129 Aquilón 114 árabe 102. 9. 72. 1 1 . 117. 9. 10. 80. 101. 75. 125. 97 Battos 135 Belona 124 Bósforo 123 Bromio 41 Calcas 89 Campo de Marte 119 Cáncer 35. 97. 39 Ascilto 6. 49. 122 Capricornio 35. 39 capadocio 62. 93.1NDICE DE NOMBRES (Remitimos a capítulos) Accio 121 Acrisio 137 Actea 135 Acuario 35. 83. 141 Agamenón 3. 39 Bargatés %. 52. 68 Alpes. 121 Apulia 77 Aquiles 59. 14'. 85 atelana 53. 26. africano 48.

132. 111 Habinas 65. 109. 75 Dione 124. 67. 113. 91. 122. 124. 125. 92. 72. 101 Doris 126 Cilene 124 Dríades 133 Cínamo 3 0 Cínicos 14 Efeso (actor trágico) 70 Cintia (diosa) 122 Circe 126. 106. 108. 71. 130. 4 6 Fílipos 121 Filomena 140 Filón 73 Fineo 136 Fortuna 13. 89. 55 Discordia 124 Cíclope 48. 43. 89 Demócrito de Abdera 88 Demóstenes 2. 28. 109. 134. 59 Hermógenes 45 Heso 104 Hesperia 122 Hidaspo 123 Hiparco 40 Hipepe 133 Hiperides 2 Hircania 134 Homero. 128. 104. 55 Fama 123 Fasia 93 Febea 89 Febo 109. 127. 93. 83. 67. 115. 122 Ganancio 60 Ganimedes 44. 99. 92 Gavilla 61 Gayo (Julio Próculo) 38 Gayo (Pompeyo Diógenes) 38 Gayo (Pompeyo Trimalci6n) 30. 20. 75 (y ver también Trimalción) 103. Géminí 35. 98. 67. 128. im. 34. 50. 124 Dionisio 41 Cicerón 3. 69. 57. 74. 102. 55. 75. galo 19. 129. 122. 69. n Hammón 119 Harpías 136 Hecale 135 Hedile 113 Helena 59. 131. 19. 53 Curión 124 Dama 41 Dánae 126. 109. 78 Estigio 121 Estinfalo 136 Estrigas 62 etíope 34. 110. 85. 117. 132. 71 Diana 59. 25. 38. 2 6 . 59. 21. 76. 67. 20. 119 Craso 120. 19. 57. 101. 25. 26 Cumas 48. 52. Catones 119. 128. 130. 90. 125. 132 Epidamno 124 Equión 45 Erebo 124 Erinia 124 Escauro 77 Escilax 64 Escipión 141 Escissa 65 Escorpión 35. 54. 20. 99. Efeso (ciudad) 111 egipcio 35 134 Encolpio 9. 133. 96. 136 Hermerote 52. 110. 131. 94. 97. 94. 62. 74. 102 Etna 122 Eumolpo 79. 98. corintio 31. 126 Cartago 118 Dicarcis 120 Casandra 52. 100. 133 César 51. 107. 124 Cólquide 93 Córax 117. 91. 39 Genio (tutelar) 37. 102. 140 Eudoxo (de Gnido) 88 Euhio 41 Eurípides 2 Falerno 21. 74 Delfos 122 Delos 23. 81. 124. 107. 128. 17. 101. 105. 64. 54. 24. 123. 29. 2 3 . Gayo Pompeyo Catón. 101. 139 Glicón 45 Gorgias 141 Grecia. 59. 5. 73. 49. 96. 16. 74. 134 138. 141 Fortunata 37. 69. 70. 117. 114. 134 Fe (la Buena) 124 Feliciano 60 Fidias 88 Filárgiro 70. Cocito 120.~ N D I C EDE NOMBRES 223 Cari6n 70. 125 Cuartiia 1 6 . 104. 71 Filer6n 43. 65. 100. 91. 39 España 66 Estico 77. 74 Diógenes (cf. 105. 112. 114. 108. 122. 44. 48. 75 germano 122 Gigantes 123 Gitón 10. 76. 98. 102. 62. 72. 137 dánaos 89 Dédalo 52. griego 5. 140 Corinto. 137 Diógenes) Diomedes 49 Cáucaso 123 Centella 66. 53. 80. 68. 60. 132. 70. 75. 5 Endimión 132 Eneas 68 Enio 120 Epicuro 104. 50. 45. 114. 124. 82. 76 frigio 89 Furias 1 Furor 124 Galia. 33. 95. 118 . 74. 122. 114. 62. 71. 138 Helespóntico 139 Helicón 118 Hércules 10. 102. 115. 129. 121. 55. 123. 72. 132. 132.121. 97. 139 Crotona 116. 113. 70. homeristas 48. 79. 58. 130. 117. 74. 83. 102. 53. 47. 94. 133. 38. 100. 92. 123 Creso 64 Crisantemo 42 Crisipo 88 Crisis 126. 92. 129. 24. 43. 129.

139 Primigenio 46 Próculo ( 4 . 139 Júpiter 4 4 . 134 Ifigenia 59 Ilíada 29 Inaquia 139 India. 124 Saíinio 44 Sagitario 35. 115 Nereo 139 Licurgo 83. 26 Publilio 55 Quírites 123 Rin 122 Roma. 120.47. 29. 83.~ N D I C E DE NOMBRES 225 Horacio 118 Hylas 83 ibérico 121 Ida 83. 25. 106. 62 Nilo 122. 139 108. 135. 109. 117 Plutón 120. 126. 46 Palamedes 66 Palas 124 Palatino 123 Pansa 47 Panucha 25 Parcas 29 parentinos 59 Paris 138 Paros 126 Parténope 120 parto 120 Paz 124 Pégaso 36 Pelias 139 Perla 64 Pérgamo 85 persa 119 petelinos 141 Petraites 52. 128. 123 Orco 34. 138 Olimpo. pompeyano 30. 124 (cf. 123. 120. 136. 105. 8 1 Laconia 40 Menófila 70 Meonia (fuente) = Homero 5 Laocoonte 89 Laomedonte 139 Mercurio 29. 121 Nasta 53 Libra (o Balanza) 35. 21. 134. 39 saguntinos 141 Saturnales 58 Saturno 44. hija de Lares 29. 89. 89. Gayo Pompeyo Trimalción y Gayo Pompeyo Diógenes) Ponto 123 Portmeo 121 Praxíteles 126 Pnamo 89 Príapo 17. indio 38. 137. olímpico 58. 129. 56.137 Medea 108 Justicia 124 Megera 124 Melisa 61. 68. 113. Massa 69 Mecenetiano 71 122. 130 Pompeyo. 60 Laserpicio 35 Tritón) 5. 55. 71. Gayo Julio Próculo) Marsias 36 Julio César 120 Marte 34. Marco) Jacinto 83 Marcelo 124 judíos 102 Marco (Manicio) 95 Julio (cf. 121 Manicio (4. 62 Menécrates 73 Labeón 137 lacedemonio 5 Menelao 27. 29 Mirón (escultor) 88 Leda 138 Mitndates (esclavo) 53 Lenas 29 Léntulo 124 Mopso 55 León 35. 46 nórico 70 Numidia. in. 121. 122 Seleuco 42 Serapa 76 seres 119 Servio 137 . 55. 110. 123. 104. 39 Muerte 124 Lesbos 133 Musas 5 Liber 41 Libia 120.38. 137. 39 Platón 2 Plocamo 64 macedónico 85 Mamea 45 Manes 111. 21. 71 Píndaro 2 Piscis 35. 107. 88. 119. 140 Minerva (Tritónida. 51. Juno 25. 124 Polieno 126. 134 Ninfas 83. 119 Numancia 141 Occupo 58 Odisea 29 Oenotea 134. Náyade 83 Neptuno 76. 134. Gayo Julio Prócu10) Proseleno 132. 45. 122. 104. 59. 127. 127. 120. 116 Lidio 133 Lieo 41 Lisipo (escultor) 88 Lucilio 4 Lucrativo 60 Lucrecia 9 Lujo 55 Nicerote 61. 39 Licas 100. 67. 127. 117. 135 Italia 114. 122. romano 5. 71. 133 Niobe 52 Norbano 45. 53. 137 Proteo 134 Protesilao 140 Protógenes 83 Psique 20. 70.53. 101. númida 55. 123. 104. 123. 77.

39.. .... .. ... 138 Virgilio 68. 34.. 114.. Petronio .. . ... 100. tarentino 38. 39 Tebaida 4 0 Tebas 80 TClefo 139 Tknedos 89 Terencio (tabernero) 61 Terracina 48 Tesalia.. 121... 35.. 56. . 62. 110. ... in.. . .. .... . 121 Tito 45 Tracia.... ... 89... 74... tracio 45. .. 128. 140 Sófocles 2 SOI 122.. . . 31.." parte: La Cena de Trimalción ... . troyano 50. Teseo 135 Tierra 43.. . 113. 47. . 61. 65. 55.. . 127... . 74 Siros 52 Sirtes 93 Sócrates.. . socrático 5.. 78.64.. 75 Trifaina 100.... 28...... 37. 49. . 54. 127 Siria.... . 48.. 104... 29. 139 Tiro 3 0 Tisífone 120.. 85.. . ... La novela latina . .. INTRODUCCI~N .... 27... 33... 101.. 7 7 8 23 Venus 29. . 134 Tántalo 82 Tarento. 209 . ...... . 66. 114 Trimalción 26.Sibila 48 Sicilia 44.. 52. 79 Trincha 36.. 75.. 119 Sila 120 Sinón 89 Sirenas 5. 67.. 57.. . . . 60. 55. 29 2.. . 59. . 106... .. .. 68... 52.. 59. 108 Tucidides 2 f NDICE GENERAL Págs. 38. .. ... 48... .. . 105....... .. . 36. 39 1.... .' parte: Eumolpo . 41. 32. . 118 Virgo 35. 68... . 40 Troya.. .... . 48. . 71.. ........ 12i Tirinto 124.. 108. 69. n..... tesalio 89... . sinos 22... . Nota bibliográfica ... .. 70." parte: Ascilto ... 101 Tarquinio 9 Tártaro 124 Tasos 133 Tauro 35. 114 APÉNDICE: FRAGMENTOS .. 132. 109. ...61. .... ... .. . 50... . .. 53....... .. 73. 50 3.. 31. ....

Intereses relacionados