Partidos políticos durante la Segunda República y la Guerra Civil.

Durante la década de los treinta la evolución política fue protagonizada, a un nivel mucho más alto que en ningún otro momento de la contemporaneidad, por los partidos y fuerzas políticas. Durante el siglo XIX la dirección del país fue diseñada y ejecutada por una oligarquía terrateniente o una alta burguesía que estaba representada de un modo muy puntual por los partidos políticos dinásticos; pero éstos apenas tenían otra preocupación que ser máquinas electorales y elementos de representación parlamentaria para la defensa de unos intereses tan determinados como minoritarios. Partidos que, en numerosas ocasiones, respondían más a alineamientos de notables en torno a una personalidad, que al respaldo operativo a una determinada opción ideológica. Esta situación comenzó a cambiar en el período de la Restauración, con la formación de los primeros partidos de masas, que en buena medida fueron más efecto que causa de la ampliación del derecho de sufragio hasta hacerlo universal (con la salvedad de edad y sexo propia del período). En las dos últimas décadas del siglo XIX se ampliaron los dos grandes partidos dinásticos, el LiberalConservador y el Liberal-Fusionista, al tiempo que de sus grietas surgía una pléyade de nuevos partidos, se reincorporaban otros desaparecidos tras la defenestración de la Primera República y, caso totalmente innovador en España, comenzaban a desarrollarse los primeros núcleos políticos obreros; dos de cuyos casos más sobresalientes fueron el Partido Republicano Radical (PRR) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Desde los años finales del siglo y sobre todo en las dos primeras décadas del siglo XX, el fenómeno más destacado de innovación partidaria política fue la aparición de partidos regionales, entre los que destacaron la Lliga Regionalista Catalana (LRC) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV). Durante la dictadura de Primo de Rivera, como consecuencia de la identificación producida entre el régimen ordenancista y la monarquía, aparecieron un gran número de partidos políticos, la mayor parte de ellos abiertamente republicanos. Tras la dimisión de Primo de Rivera se abrió el proceso de normalización constitucional. Pero la imposibilidad de retrotraer sin más la situación política española de 1930 a 1923 -sin depurar las responsabilidades a que hubiera lugar y tratando de ignorar la inviabilidad física de reabrir unas Cortes y reunir diputaciones y ayuntamientos, cuyos integrantes en un buen número habían desaparecido o estaban incapacitados-, hizo que esta transición desde el poder fracasara en sus inicios. Fue en este momento

Fueron los partidos políticos los que cuestionaron el modelo de transición que pretendían realizar los gobiernos de Berenguer y Aznar. en el período republicano no sólo operaron fuerzas políticas de esta adscripción. los maximalismos radicales y en último extremo el desprecio por el individuo y la democracia. dado que ningún partido contó nunca con mayoría suficiente para gobernar en solitario. La multiplicación de grupos políticos se produjo no sólo. El panorama político de la Segunda República fue extremadamente complejo. los intereses corporativos. iniciaron una disputa multitudinaria para diseñar el régimen venidero y dirigir el destino del país. lo que hizo que se desencadenara la Guerra Civil. indiferente o claramente opuesto al régimen republicano o al menos al estilo de república instaurada en 1931. En los cuadros sinópticos y las fichas siguientes se ha tratado de sintetizar el proceso de desarrollo y transformación de todo el espectro político durante aquella trágica década. de hecho. sin embargo. resulta de todo punto incomprensible la evolución de la propia República y de su conclusión en la Guerra Civil. pero también sindicatos. hay que señalar la enorme importancia que tuvo la composición de las Cortes. en este panorama contendieron grupos que eran estrictamente políticos. la tentación de los extremismos. sin un conocimiento de la evolución de cada una de esas grandes fuerzas políticas que protagonizaron el período republicano. en España tardó mucho y tuvo una dimensión muy reducida la formación de grupos de ideología ultraconservadora y carácter totalitario. se mantuvo dentro de los márgenes legítimos señalados por la Constitución. por un afán de diferenciación o descuello de personalidades. conllevaron un traspaso de esos límites constitucionales. La propia tradición autoritaria española aconsejaba otros caminos para el sostenimiento de los intereses de la derecha. aún en unos términos extremadamente crispados e incluso violentos. Además. prácticamente la mitad del espectro político era ajeno. Por todo lo anterior. por lo que las coaliciones y pactos de legislatura fueron la práctica común. pero sobre todo fue el largo período . Por último. o agrupaciones políticas juveniles claramente diferenciadas de sus partidos. las ambiciones personales.cuando los partidos políticos acertaron a desempeñar un papel para el que la sociedad no parecía estar dispuesta. el destino fue encarado con relativa tranquilidad. y así. Mientras esta disputa. aunque en ocasiones lo hubiera. Partidos y agrupaciones de extrema derecha A diferencia de otros países.

lo que llevó a la fusión con las JONS. las JCAH se integraron en las JONS. En febrero de 1934 culminó el acercamiento de FE a otros grupos de similar ideología. fundadas en Valladolid por Onésimo Redondo. Cuando las JONS se fusionaron con FE constituyeron el ala más izquierdista de la organización. no fue ninguno de los anteriores el que sirvió de amalgama. pero no supieron captar las suficientes voluntades para salir de su posición marginal. con explícita admiración de Ledesma por Hitler. que pasaron a tener una dirección bicéfala con Ledesma y Redondo. paulatinamente Primo de Rivera fue excluyendo al resto. cuya línea ideológica se alejó pronto de la monarquía y se acabó identificando con el nazismo. un joven abogado e hijo del anterior dictador. fue el Partido Nacionalista Español (PNE). Por esto la organización se radicalizó. Decía promover una verdadera revolución social. De un carácter muy semejante a las JONS fueron las Juntas Castellanas de Acción Hispánica (JCAH). El segundo gran grupo surgió alrededor de la revista La conquista del Estado. la importancia de todos estos grupos radica en que acabaron formando el gran partido de la extrema derecha española del período republicano. el PNE desarrolló una organización inspirada en las Ligas Patrióticas de los legitimistas franceses.de la dictadura militar primorriverista el que vacunó a gran escala a la derecha radical española del contagio fascista. dentro de su escasa dimensión. En 1931 se fundaron las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS). El primer grupo destacable. tras su fundación la FE apenas pudo desbordar el reducido círculo universitario. pero fracasó su intención de consolidar una gran plataforma monárquica interclasista. dirigida por Ramiro Ledesma Ramos y financiada por monárquicos. Sin embargo. grupos de choque especializados en acciones violentas contra la izquierda. en especial tras la creación de los Legionarios de España -tomando como modelo el fascismo italiano-. Sin embargo. Confesionalmente monárquico. sino el partido Falange Española (FE) que fundó en octubre de 1933 José Antonio Primo de Rivera. Dada su escasa dimensión. fundado en 1930 por el neurólogo José Mª Albiñana. al tiempo que iniciaba una progresiva . un antiguo dirigente del sindicalismo católico que se sentía seducido por el corporativismo mussoliniano. Aunque más moderadas socialmente. Esto no impidió que aparecieran grupúsculos muy minoritarios. de amplias inquietudes intelectuales y una personalidad atractiva incluso para algunos de sus enemigos. incluso desde antes de la proclamación republicana. Si en un primer momento FE de las JONS fue dirigida por los tres líderes coaligados. anticapitalista y corporativista.

El monarca. persiguiendo por cualquier medio (y fueron conspirativos los más efectivos) la restauración monárquica. sino incluso entre concepciones ideológicas. la derecha política y sociológica estuvo extremadamente dividida. hacia 1936. y aquellos otros que. con una financiación regular otorgada por Mussolini. e incluso en el interior de estos grupos los enfrentamientos llegaron a la formación de partidos o agrupaciones rivales. explícita o implícitamente. no sólo entre partidos. Por supuesto dentro de los monárquicos persistía la ya secular división entre carlistas y dinásticos.identificación del nuevo partido con los correligionarios europeos. nada hacía pensar que suponía un peligro para el régimen equiparable al que sus homólogos europeos significaban en sus países. se fundó un sindicato falangista. el caso más notorio de este grupo fue la CEDA. cuando no perseguidos. su sección más violenta. La dictadura los había mantenido prácticamente excluidos. en el que pronto destacó la llamada Primera Línea o Falange de la Sangre. Monárquicos Tras la dimisión de Primo de Rivera los grupos políticos que defendían el trono de Alfonso XIII se encontraron en una grave tesitura. Partidos y agrupaciones adscritos a la derecha Durante todo el período republicano y. hasta bien entrada la Guerra Civil. y se organizó un aparato militar. Sin embargo el gran problema de FE fue su financiación. ignorado por la derecha y combatido por la izquierda. desde un primer momento recibió ayuda de los monárquicos. Dentro de este segundo grupo hubo otra clara división entre aquellos que se confesaban abiertamente monárquicos y actuaban consecuentemente como tales. la solución vino de Italia. La gran trascendencia que Falange llegó a tener para la historia de España se produjo al ser utilizada por quienes sí representaban un peligro extremo para la República. la Central Obrera Nacional Sindicalista. A pesar de esa ayuda FE era. aunque participaran en las elecciones y llegaran a desempeñar altos cargos ministeriales. un partido muy marginal. abandonaron al partido y apostaron por el Bloque Nacional de Calvo Sotelo. como ahora se verá. pero ante las evidencias "anticlericales y revolucionarias" del programa de 27 puntos presentado por José Antonio. sin apoyar directamente el retorno de la monarquía. de hecho. A grandes rasgos se puede hacer una gran división entre dos derechas claramente enfrentadas en cuanto al régimen político vigente: una derecha republicana y otra que no lo era. necesitado de hombres que . tampoco reconocían el régimen republicano.

Para llenar este vacío de apoyo a Alfonso XIII surgieron varios partidos y agrupaciones. y un buen número de los integrantes de la anterior Unión Patriótica (UP). Ligados a la UMN surgieron una serie de grupos monárquicos con posiciones más radicales. más el Partido Reformista dirigido por Melquíades Álvarez. la exigencia de responsabilidades a los dirigentes de la dictadura y la convocatoria de una Cortes constituyentes. pero con poco apoyo social. del doctor Albiñana y como casos más moderados. En realidad el Bloque apenas pasó de ser una agrupación de influyentes personalidades. José Antonio Primo de Rivera. el ejemplo más claro de esto fue el PNE. Políticos provenientes de la dictadura primorriverista fundaron en marzo de 1930 la Unión Monárquica Nacional (UMN). Alcalá-Zamora. lo que les hizo cercanos a la extrema derecha. En su lugar solicitaban el retorno de la Constitución de 1876. ayudadas por la defección de una considerable facción de la clase media y los enfrentamientos sobre la dimensión y el calendario de la transición a desarrollar. el hijo del anterior dictador. que según ellos favorecía la eclosión de partidos revolucionarios. conde de Guadalhorce. pero con una necesaria reforma en un sentido más autoritario. Miguel Maura. proveniente del republicanismo. pero a los anteriores problemas se sumó el obstáculo más importante: la negación de notables políticos anteriormente monárquicos a participar en ellos. hizo que tras la elecciones de abril de 1931 muchos de ellos encontraran acomodo en sus filas. Ramiro de Maeztu. Sánchez Guerra o Ángel Ossorio pidieron abiertamente la abdicación de Alfonso XIII e incluso se declararon explícitamente republicanos. el esbozo de partido único creado durante la dictadura. por ello eran muy críticos con la transición democratizadora de Berenguer y Aznar. aún dentro de su radicalismo. Desde febrero de 1930 ambos partidos iniciaron su reconstrucción. Una de las más importante fue el Bloque Constitucional. recibió muy diversas respuestas. La UMN fue presidida por el ex-ministro de Fomento del Directorio. cercanas al republicanismo más conservador.encabezaran partidos de respaldo al régimen. José María Pemán. los partidos dinásticos conservador y liberal estaban prácticamente desaparecidos y las divisiones de carácter personal que ya habían sufrido con anterioridad a la dictadura se reactivaron. y en ella militaron José Calvo Sotelo. se encuentra el Partido Laborista del ex- . partido que decía defender la monarquía. proclamaba la virtualidad de la obra realizada durante la dictadura. Todos ellos habían luchado en contra de la dictadura y perseguían el mantenimiento de la monarquía (aunque recomendaban la abdicación de Alfonso XIII en uno de sus hijos). La moderación de sus posturas. formado en marzo de 1930 por notables de los partidos conservador y liberal. pero que sobre todo.

que pretendía contemporizar con el nuevo régimen y en todo caso centrar la atención del partido en la defensa de los valores socio-culturales y económicos encarnados en la Iglesia católica. unidas a la negación de Alfonso XIII en abdicar en favor de su hijo Juan de Borbón. emprendieron el camino del exilio siguiendo el ejemplo de Alfonso XIII. sobre todo. La otra facción estaba dirigida por Antonio Goicoechea y situaba la lucha para la restauración de la monarquía en primer término. dirigido por Goicoechea. impidieron la consolidación del proyecto.ministro Eduardo Aunós y la Juventud Monárquica. el resto de AP amplió su voluntad contemporizadora con el régimen y. muchos de los que apoyaban financieramente su existencia. Los grupos que surgieron para continuar con la defensa de la idea monárquica (y sobre todo unos intereses de clase muy determinados) fueron muy reducidos. apoyado por miembros destacados de la aristocracia y la alta burguesía. pero también por los restos de las redes caciquiles en varias regiones de España que tan destacado papel habían desempeñado durante los reinados de Alfonso XII y Alfonso XIII. en el que estaba implicada la segunda facción. El acercamiento de la jerarquía eclesiástica a . persistió en la pretensión de conformar un gran partido conservador de carácter clerical. Las elecciones municipales de abril de 1931 y la posterior proclamación de la República colapsó todo futuro de estos grupos. El primero de estos grupos fue Acción Nacional (AN). surgida de la plataforma de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas que dirigía Ángel Herrera Oria. muchos de sus dirigentes y. Despejada del lastre que suponía el ultramonarquismo. que acabó por escindir el partido y fundar Renovación Española (RE). de hecho. al frente de la que se encontraba AP y su líder Gil Robles. RE también trató de conformar una gran fuerza monárquica. de la mano de José Calvo Sotelo creó en diciembre de 1934 el Bloque Nacional (BN). Las divergencias entre ambos sectores culminaron con el golpe de Estado de agosto de 1932. Esto se materializó con la creación en marzo de 1933 de la CEDA. sobre todo. pues su actuación se basaba más en la influencia que en la posibilidad de captación electoral masiva. Carlistas El movimiento político que durante el siglo XIX había generado tres guerras civiles se encontraba al comienzo del período republicano en un estado muy débil. pero las dificultades para "hermanar" a alfonsinos y carlistas. grupo de jóvenes aristócratas y de la alta burguesía dirigido por Eugenio Vegas Latapié. AN-AP tuvo dos grandes tendencias: la primera encabezada por José Mª Gil Robles. que en 1932 pasó a denominarse Acción Popular (AP). éste fue el partido alfonsino durante toda la República.

provocando la radicalización de sus bases. paradójicamente. especialmente Víctor Pradera. sí contaban con notables apoyos sociales en el País Vasco. puso término a los contactos con los alfonsinos y centró su actuación en la consolidación del carlismo como fuerza política cohesionada y en la organización de su milicia armada. Cataluña y también en Andalucía. Jaime de Borbón poco antes de morir solicitó la creación de un partido "monárquico. y fundó el Partido Católico Tradicional (PCT). federativo y anticomunista" y. el sector ultracatólico acaudillado por Cándido Nocedal que. que basó en tres grandes principios: tradición monárquica. La dictadura de Primo de Rivera terminó por enfrentar a las tres familias. Las elecciones de 1933 permitieron la entrada de monárquicos y carlistas en el Parlamento. grupo de intelectuales fundamentalistas con escaso apoyo electoral. Cataluña y norte de Valencia. Navarra. la dirección carlista optó ya por preparar la insurrección armada. germanófilo. monarquía autoritaria y corporativa y autonomía regional (fuerismo). donde destacó rápidamente el integrista Manuel Fal Conde. Esto condujo a Fal Conde al liderazgo indiscutible del carlismo. . su ideólogo más sobresaliente. el Requeté. pues si bien ninguna de ellas apoyó expresamente al Directorio. desde 1909. Sin embargo. La más radical era la integrista. en principio las bases carlistas siguieron fieles al pretendiente. muchos de sus militantes colaboraron con él. La CT tuvo un amplio respaldo en el País Vasco. Los que habían permanecido fieles a don Carlos y. pero la alianza radicalcedista empujó a CT (junto a RE y PNE) a una posición de extrema derecha. aunque los alfonsinos no le prestaron mucha atención. Tras las elecciones de febrero de 1936. fue la caída de la monarquía lo que le hizo renacer de sus cenizas. rompió con el aliadófilo don Jaime durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo. lo que facilitó extraordinariamente el golpe de Estado nacional en el norte de España. tras romper con el pretendiente Carlos de Borbón por "excesivamente liberal". el fuerte dogmatismo arrastrado y las divisiones internas habían causado esta debilidad. esa pretensión se materializó con la reunificación de las tres familias carlistas en la fundación de Comunión Tradicionalista (CT). Mella. Hacia 1931 el carlismo estaba dividido en tres grandes "familias". renovó el carlismo.los alfonsinos. Juan Vázquez de Mella. a su hijo don Jaime. La caída de la dictadura hizo romper el carlismo en mil pedazos y durante la dictablanda su desaparición era esperada. Navarra. los jaimistas tomaron entonces el liderazgo del marqués de Villores. con la jefatura del jaimista conde de Rodezno. un seguidor de Mella que acabó por ser un puntal de la UP y uno de los ideólogos más importantes de la extrema derecha. había acabado formando el Partido Católico Nacional.

y ha sido con posterioridad en su estudio. que él supo fundir con la tradición autoritaria local. A pesar de su organización descentralizada y las múltiples divergencias ideológicas internas. cultural y religioso llevó en las elecciones de 1933 a un triunfo de la CEDA. fue compleja y lenta. que controlaban la Confederación.La derecha no republicana La ordenación de la derecha. dirigida por Manuel Giménez Fernández). pequeños propietarios agrarios y obreros católicos. que inició un proceso de fusión y confederación con otros partidos de ámbito estatal (Acción Obrerista). con el que se sentían representados desde medianos comerciantes. para otros era más determinante el peso conservador autoritario (Gil Robles. Si para algunos el carácter social-católico la aproximaba a la democracia cristiana europea (ala social-católica. sindical. supo entusiasmar a los católicos españoles -temerosos ante la radicalización "jacobina" republicana. Manuel Aizpun) e incluso la radicalización de sus bases por su identificación con la extrema derecha filofascista o monárquica (Juventudes de Acción Popular). la CEDA no tuvo grandes disensiones y su crecimiento fue espectacular: ya en 1933 era la agrupación con más militantes -medio millón de afiliados-. que ideológicamente se encontraba muy alejada del republicanismo. a grandes terratenientes. José Mª Gil Robles se alzó con el liderazgo de la derecha. regional (Derecha Regional Valenciana) y provinciales y locales (Acción Agraria y Ciudadana).y se dejó influir por las tendencias filofascistas triunfantes en Europa. Partidos regionalistas Desde finales del siglo XIX la cuestión nacionalista (entonces llamada regionalista) fue uno de los problemas esenciales en la vida socio- . su carácter interclasista y las fuertes conexiones con los mundos económico. Tras numerosos intentos de conformación de fuerzas políticas más o menos cercanas o integradas entre los monárquicos. la formación que acabó por reunir a todos los pequeños grupos de diferente dimensión fue la Confederación de Derechas Autónomas (CEDA). uno de los grandes problemas del período republicano. En realidad la CEDA fue un gran bloque de defensa de intereses sociales. empresarios industriales y alta burguesía financiera. Su núcleo central fue Acción Popular. aunque se inició apenas producida la caída de la monarquía. Esta fuerte organización. La línea ideológica de la CEDA fue en su momento. Catedrático de Derecho político y diputado por Salamanca. hábil para la maniobra política y gran orador. lo que le dio una extraordinaria influencia social.

sobre todo con Prat de la Riva. A partir de los años ochenta. la actuación de Blas Infante confirió al regionalismo bético una dimensión que en absoluto tenía relación proporcional con su proyección social. si éste fundamentaba sus aspiraciones en bases culturales. salvo las legitimadoras del Estado: el nacionalismo español. si bien su estrategia política distó mucho de ser mayoritariamente respaldada por la sociedad a la que decía representar. Partido Nacionalista Vasco (PNV). y en actividades de asociaciones culturales como Irmandandes da fala. en el País Vasco el PNV apenas pasó de grupúsculo voluntarista. el aranismo (como pronto se conoció el nacionalismo vasco inicial) las fundamentaba en la raza. en última instancia se mantenía la idea . Una diferenciación no menor se daba en la materialización política de estos iniciales movimientos nacionalistas: mientras que en Cataluña pronto surgieron partidos políticos claramente identificables con posiciones nacionalistas y tuvieron un apoyo electoral importante y sostenido. en la reafirmación del españolismo. en las proclamaciones legitimadoras del golpe de estado de 1936. tanto en la declaración explícita de Primo de Rivera en el golpe de estado de 1923. es decir. el regionalismo catalán fue profundizando y ampliando su discurso y alcanzó con Almirall y. Aunque no se definió abiertamente como monárquico. Así se ve. como a lo largo de todo el régimen franquista. muy minoritario. En Andalucía. aun entonces. basado especialmente en la actitud testimonial de personalidades como Otero Pedraio o Alfredo Brañas. sino un regionalismo culturalista. En el tercero de los conocidos como Territorios históricos. Galicia. las primeras connotaciones nacionalistas. el PNV estaba muy alejado de los planteamientos republicanos. la lengua y la religión. al mismo tiempo que en el País Vasco Sabino Arana sentaba las bases de un nacionalismo muy distinto al catalán. Ya en este momento se evidenció una de las características más destacables de las consecuencias de la actuación nacionalista periférica: el estímulo y la fundamentación de formulaciones de signo contrario. sin respaldo electoral significativo hasta la República y. Desde su fundación a finales del siglo XIX.política española. No es necesario recordar la influencia del republicanismo catalán y el peso de las reivindicaciones de la Lliga (Ley de Mancomunidades de Canalejas) a principios de siglo. por entonces no existía una formulación nacionalista propiamente dicha. en las discusiones constituyentes de la II República. históricas y sobre todo en una vocación de europeísmo modernizador. Hasta las últimas décadas del siglo XIX no existieron formulaciones nacionalistas propiamente dichas. el PNV había sido de hecho el primer partido explícitamente nacionalista.

cuyo objetivo era superar el casi medio siglo de marginalidad en el sistema político y recuperar las posibilidades electorales y de acción política que anteriormente se habían disfrutado. sino la autodeterminación de Euzkadi. el liderazgo de nuevos dirigentes más liberales y prorrepublicanos impuso una línea posibilista y en 1932 se rompió la alianza con el carlismo. cuando decidió participar en las elecciones su respaldo no estuvo a la altura de lo esperado. aún más importante. el independentismo absoluto defendido por el PNV y la participación en la política española mediante una amplia autonomía defendida por la Comunión Nacionalista. lo que consiguió al redefinir y llenar de contenido manifestaciones culturales y recreativas tradicionales. amparándose en su confesionalidad religiosa. Con esos fines nació Alianza Republicana. La dictadura primorriverista tuvo dos efectos en el nacionalismo vasco: por una parte. El contenido de su ideario nacionalista descansaba sobre tres bases inalterables: el ultracatolicismo. El nuevo PNV participó en las elecciones municipales de 1931 coaligado con los carlistas y. por ese sistema. no sólo se opuso radicalmente a la Constitución republicana sino que algunos de sus miembros mantuvieron contactos conspirativos con los monárquicos. Sin embargo. y. lo que conllevó una deficiente estructuración del partido a nivel regional. posibilitó que centrara su atención en la socialización de su ideología. deportes como la pelota o costumbres y danzas pasaron. la identificación entre la dictadura y la monarquía brindó al republicanismo una oportunidad histórica para protagonizar una transición a la democracia bajo un nuevo régimen. a tener una nueva significación nacionalista. el foralismo y el racismo. Durante la dictadura se produjeron dos efectos importantes: se reforzaron lazos de solidaridad entre los distintos y anteriormente enfrentados grupos republicanos. Republicanos El republicanismo fue muy minoritario durante toda la Restauración y a la altura de 1930 no disponía de grandes partidos que movilizaran amplias voluntades sociales. desde esta posición dirigieron las negociaciones para la aprobación del estatuto de autonomía. Hasta mediados de la segunda década el PNV se autoexcluyó de la participación electoral. donde se convirtieron en el primer partido. el segundo efecto fue la unificación en 1930 de las dos corrientes nacionalistas. que reunía a varios grupos de ideología semejante y que en gran parte protagonizaron la transición posterior. Las elecciones municipales de 1932 evidenciaron la fuerza del PNV en Vizcaya y Guipúzcoa.de que lo importante no era el régimen político español. en ella estaban integrados el . En febrero de 1926 culminó un amplio movimiento de revitalización y unificación republicana.

dirigido por Melquíades Álvarez. el grupo de AC donde destacaba Azaña. como Alcalá-Zamora y Miguel Maura. Unamuno o Marañón). capaz de atraer a los monárquicos más moderados. Marañón y Pérez de Ayala. la más influyente fue el Partido Republicano Progresista (PRP) que en agosto del 31 había surgido de la desaparición de Derecha Liberal Republicana. surgió la Agrupación al Servicio de la República (ASR) de la mano de Ortega y Gasset. el catalanista PRC y varias personalidades opuestas a la dictadura (entre las que destacaban Antonio Machado. dirigida a la movilización de la intelectualidad al servicio de la necesidad pública. se opuso a los gobiernos de transición y. La tercera gran agrupación fue el Partido Liberal Demócrata (PLD). a la sazón Presidente de la República. terminaron abandonando toda acción política. defendían la instauración de una república muy moderada. en 1930 se desgajó de ella su ala más liberal encabezada por Marcelino Domingo. dando lugar al Partido Republicano Radical Socialista (PRRS). consiguiendo trece escaños. pero enfrentados con el gobierno azañista. El ala más moderada de la DLR siguió a Miguel Maura. Ajenos a la Alianza surgieron dos grupos de republicanos en 1930. susceptible de identificarse con las amplias clases medias conservadoras. su presidente continuó siendo Alcalá-Zamora. lo que hubiera supuesto un gran beneficio para la estabilidad de la República. La Alianza nunca llegó a ser un partido político propiamente dicho. los partidos se multiplicaron y se escindieron claramente entre conservadores y progresistas. si bien organizó y coordinó gran parte de las actuaciones de los partidos que la integraban. La proclamación de la República acabó por fragmentar las distintas ideologías que se cobijaban bajo la solidaridad creada en la lucha contra la dictadura. quien fundó el Partido Republicano Conservador (PRP). En especial durante el primer bienio se complicó extraordinariamente la plataforma política republicana. Aunque al principio la ASR se negó a ser un partido político. a diferencia de los anteriores. Por una parte. Blasco Ibáñez. la Derecha Liberal Republicana (DLR) agrupaba a antiguos monárquicos e independientes que se habían alejado de la monarquía con motivo de la dictadura.PRR de Lerroux. ya en las elecciones de abril de 1931 hizo campaña a favor de las listas republicanas y en las posteriores elecciones generales las integró. sobre todo. a los gabinetes presididos por Azaña. el viejo PRF. La derecha republicana estuvo conformada por tres opciones principales. Al mismo tiempo. . este partido contó con una gran militancia y durante unos años aspiró a ser la gran fuerza política de la derecha. por lo que consideraban un peligroso viraje hacia la izquierda.

pero este mismo aumento le configuró un carácter de partido de aluvión. donde pasó a ser una fuerza residual de escasa importancia. el partido liderado por Manuel Azaña. Aunque no articuló ningún programa político coherente y siempre presentó carencias organizativas importantes. La izquierda republicana La izquierda republicana se encontró muy dividida durante el primer bienio. cuyo principal dirigente fue Marcelino Domingo. aliándose con los carlistas en los comicios generales. lo que fue causa de numerosas rupturas y escisiones. pero a pesar de su alianza con otros partidos de la derecha catalana no lo consiguió. con un sostenido crecimiento y una fuerte articulación en todo el país. El centro republicano La gran fuerza política del centro republicano fue el Partido Republicano Radical (PRR). sobre todo de los extremismos de algunos de sus dirigentes. su crecimiento fue notable y en los comicios generales de 1933 consiguió el mayor resultado de su historia. Había integrado parte del Pacto de San Sebastián y Lerroux formó parte del Gobierno provisional. en 1933 trató de conformar una fuerza conservadora con la que poder enfrentarse a la pujante ERC. Del antiguo partido radical que había encabezado la lucha contra la monarquía desde principios de siglo y. mientras la Lliga reforzaba su carácter conservador y localista. pero los enfrentamientos con Azaña en la disputa por el centro republicano habían hecho que los radicales abandonaran el Gobierno y a partir de diciembre de 1931 formaran parte de la oposición. lo que le valió el puesto de primer partido de la izquierda republicana. El grupo que más creció fue el Partido Radical Socialista (PRS). lo que unido a una serie de escándalos producidos por la corrupción de miembros del partido produjo una gran desafección electoral. poco quedaba cuando en 1931 se proclamó la República. Fue entonces cuando se evidenció la ausencia de un programa ejecutable. Con el cambio de nombre por el de Lliga Catalana.En Cataluña la Lliga Regionalista ocupó esta situación. sin una ideología y programa coherente. lo que permitió que Lerroux alcanzara la Presidencia del Gobierno. Durante los dos años siguientes la dirección del partido se esforzó por reformar la cohesión interna y dotar a su opción de un atractivo electoral que sólo encontró en una creciente moderación ideológica y un atractivo populismo. su principal líder Francesc Cambó se autoexilió en Francia durante más de un año con la proclamación de la República. Caso contrario ocurrió con Acción Republicana (AC). con una larga historia tras de sí y un liderazgo indiscutible en la figura de Alejandro Lerroux. Esto se puso de manifiesto en las elecciones generales de 1936. Sus .

en esta zona se desarrolló un sistema de partidos republicanos propios con la inclusión del regionalismo y el nacionalismo. o la radicalidad en la defensa de su nacionalismo. A comienzos de los años treinta el republicanismo catalán estaba conformado por cinco partidos principales. La actuación de EC se centró en la organización de grupos armados en Francia con los que provocar un levantamiento contra la dictadura y el centralismo (sucesos de Prats de Molló en 1926) y la creación de milicias urbanas. que imprimieron al grupo un fuerte contenido nacionalista. ya en sus planteamientos operativos. incluido el de la violencia. sus dirigentes principales eran Bofill i Mates y Nicolau D´Olwer. la cuarta fuerza del republicanismo catalán era el Partit Republicà Català . Frente a estos tres partidos republicanos y moderadamente nacionalistas. además de encontrarse el grueso del PRF y del PRR. combinado con una moderación social y un cierto accidentalismo en las formas de gobierno. Finalmente. Republicanismo catalán En Cataluña el republicanismo tuvo un arraigo muy superior al resto de España. Acció Catalana (AC) había nacido en 1922 fruto de la disidencia del sector más liberal de la Lliga y de sus juventudes. lo que además era legitimado por la persistencia de la dictadura primorriverista. Francesc Macià. las conexiones entre ambas fuerzas se iniciaron de inmediato. dirigida por Carrasco i Formiguera.militantes eran prioritariamente de clases medias y a su formación se fueron sumando tanto apoyos de otros partidos minoritarios como la federación de partidos republicanos de carácter regional. ya en su ideología. En 1934 esta formación acabó por reunir a todo el sector más progresista del republicanismo con la fundación de Izquierda Republicana (IR). que a finales de la década se acabó separando de AC para fundar Acció Republicana de Catalunya (ARC). como el Partit Català d´Acció Republicana y el Partido Republicano Gallego de Casares Quiroga. se situaron dos fuerzas explícitamente independentistas. tal vez este origen. llevó al partido a la aceptación de la conquista de la independencia por cualquier medio. primera piedra de lo que posteriormente fue el Frente Popular. Contra esa moderación reaccionó el ala izquierda del partido. dirigida por Antoni Rovira i Virgili. llegando a una confederación de ambos grupos. los escamots (vigilantes). El resto de los militantes se unió a algunos desencantados carlistas y formaron Unió Democrática de Catalunya (UDC). la más influyente fue Estat Català (EC). Cuando de forma paralela se conformó la Unión Republicana (UR) con la fusión del IRS y el PRD. partido fundado en 1922 por un oficial del Ejército. este partido fue lo más cercano en la época a los partidos demócrata-cristianos europeos.

Siguiendo el ejemplo catalán. pero su principal significación era la defensa de una república de carácter federal. Sus dos principales dirigentes fueron Macià y Companys. el liderazgo y magisterio de Vicente Blasco Ibáñez hizo surgir el Partido de Unificación Republicana Autonomista (PURA). sobre todo. Los casos más notables se produjeron en Valencia y Galicia. El crecimiento del socialismo español fue extremadamente lento por el predominio del anarcosindicalismo en el sector obrero y. Él fue el primer diputado socialista en 1902 y. En Galicia la principal fuerza política de este carácter fue la Organización Republicana Gallega Autónoma (ORGA). diez años después. De cara a las elecciones municipales este nuevo partido se fusionó con Estat Català e independientes para fundar Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Había sido fundado en Madrid en 1879 y. se fundó en Barcelona la Unión General de Trabajadores (UGT). quien en su representación tomó parte en las negociaciones del Pacto de San Sebastián.(PRC). cuya moderación social y defensa de la descentralización encontró aliados entre los radicales. tras la creación de la Conjunción Republicano-Socialista. AC y AR se reunificaron para crear el Partido Catalanista Republicà. a la vez. por la rígida disciplina impuesta por su principal líder. Santiago Casares Quiroga. menos agresivo que el anterior pero socialmente más progresista. el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) era el partido político con más historia de todos los participantes en las anteriores elecciones municipales y. el único partido moderno y de masas con una visión articuladora del Estado. dirigido por Companys. Sus líderes más notorios fueron Antón Villar Ponte y. fundada en octubre de 1929. protagonistas de los hechos más significativos de la evolución política catalana y los dos primeros presidentes de la Generalitat. de carácter centrista y autonomista. en otras regiones se estructuraron partidos políticos de identidad republicana. la representación . con los que sostuvo alianzas durante todo el período republicano. el gran grupo político del republicanismo catalán durante toda la década de los treinta. que como ya se ha visto formó parte de la Alianza Republicana. Pablo Iglesias. La importancia de estas cuatro fuerzas radica en el proceso de unificación que llevaron a cabo a comienzos de 1931. su programa era socialmente moderado. Izquierda En el momento de la proclamación de la República. central sindical que si en principio tuvo un carácter abierto a toda ideología. acabó siendo el sindicato socialista. En la primera. sobre todo. Por sí mismos estos partidos republicanos catalanes apenas tenían una trascendencia social significativa.

Durante la dictadura de Primo de Rivera tanto las direcciones del PSOE como las de la UGT se dividieron entre una oposición frontal al régimen y una colaboración que permitiera.). independientemente del régimen de turno. acabaron por incorporar al PSOE dentro del movimiento conspirativo que culminaría con el Pacto de San Sebastián. también producidas por los enfrentamientos internos ante la posibilidad de colaborar con los partidos "burgueses" de centro republicano. para impedir que el sector liderado por Largo Caballero se opusiera a la participación del PSOE. frente a éstos se encontraba el sector mayoritario del partido. que a su vez lideraba UGT. que conducía a la formación de un gran bloque progresista. como Juan Negrín y Luis Jiménez de Asúa. la materialización de esa idea fue el Frente Popular. que acabó formando parte del FP. a pesar de la creciente oposición de buena parte de las bases ante la lentitud y moderación de las reformas gubernamentales. Entonces se impuso el programa de Prieto. Este proceso de bolchevización del socialismo español culminó con la revolución de 1934. coincidente con Azaña. partidario de alcanzar una alianza con las fuerzas de extrema izquierda que condujera a una revolución social y a la instauración de una república proletaria. Durante el primer bienio. el PSOE radicalizó su posición. En los años finales de la dictadura los contactos con otros partidos de la oposición y el ingreso de personalidades provenientes del republicanismo.parlamentaria socialista creció hasta 1919. cuando se evidenció que el camino insurreccional y revolucionario estaba condenado al fracaso. a partir de entonces se evidenciaron dos líneas opuestas de actuación: por una parte se encontraban los sectores más moderados. quienes mantenían que se debía colaborar con las fuerzas más progresistas del republicanismo para desalojar a la derecha del poder y evitar la instauración de una dictadura por la CEDA. a este sector se sumaron las Juventudes Socialistas (JJ. dirigidos por Prieto y Besteiro. La única opción política socialista distinta al PSOE fue la Unió Socialista de Catalunya (USC). Se impusieron las tesis de Largo Caballero e Indalecio Prieto frente a las del Presidente del partido y del sindicato. Tras el triunfo radical-cedista en las elecciones de 1933. esta línea colaboracionista se impuso. el partido más fuerte y estructurado. Julián Besteiro. dirigido por Largo Caballero. Con la proclamación de la República el PSOE. Prieto inició conversaciones con el PCE. creció en progresión geométrica. realizar los cambios necesarios para mejorar las condiciones de los obreros. que a pesar de los esfuerzos realizados no consiguió consolidarse como la opción principal del . lo que ocasionó tensiones.SS. que pretendía mantener la autonomía del partido desde la oposición.

Aunque en principio el PCE se opuso a la proclamación de la "República burguesa". la solicitud acabó siendo rechazada. Este brusco viraje no gustó a Moscú. el seguimiento puntual a los dictámenes del Comintern le hizo reconocer la diferencia entre el nuevo régimen y la monarquía. El triunfo del nazismo en Alemania hizo que en el mismo Comintern se produjera un giro paulatino en el análisis de la realidad política nacional. Extrema izquierda Comunistas Hasta los años treinta el comunismo era un opción muy minoritaria dentro del movimiento obrero español. que por medio de presiones sustituyó la dirección del partido. Con todo. con el resto de partidos de oposición a la dictadura. el PCE fue ignorado en la preparación del Pacto de San Sebastián. Ya en 1930. De hecho se expulsó a la Federación Comunista Catalano-Balear por anunciar su voluntad de colaborar con republicanos y socialistas para alcanzar la República. la persecución a que fue sometido por la dictadura hicieron que su crecimiento fuera muy reducido. a los que calificaban como el "peligro más grande para la clase obrera". sacudidos por la noticia del golpe de Estado de Sanjurjo. Por ello ofreció a la federación catalana del PSOE la unificación. sobre todo. dado que nadie se lo había pedido. El hecho principal del PCE en el primer bienio fue la celebración del IV Congreso en Sevilla. mientras entre sus filas se negaban a colaborar -aunque no hubiera lugar. Su rígido seguimiento de los dictados del Comintern de Moscú. de entre los que destacó rápidamente la dirigente vizcaína Dolores Ibárruri. El grupo más importante era el Partido Comunista de España (PCE). que había nacido en 1921 como una escisión del PSOE cuando éste renunció a seguir los pasos de la victoriosa Revolución soviética. posteriormente conocida como Pasionaria. donde. participando varios de sus miembros en los gobiernos de la Generalitat. y la dejó en manos de José Díez y otros líderes. esto llevó al PCE a iniciar . pero a pesar de realizar un congreso extraordinario para ello. lo que le llevó a no conseguir un solo diputado en las elecciones de 1931. pero no suavizar su radical oposición al resto de los partidos republicanos. salió la idea de defender la República. en el momento de la proclamación de la República el PCE no llegaba al millar de militantes. y mucho menos de colaboración.obrerismo catalán.con los partidos republicanos. Los enfrentamientos internos a causa de las divergencias ideológicas y. la USC tuvo un cierto protagonismo a nivel local. su férreo centralismo y las dificultades de la clandestinidad coadyuvaron al mantenimiento de su marginalidad y a una intransigencia operativa que impedía todo canal de diálogo.

Este cambio de estrategia tuvo su primer fruto con la consecución del primer diputado en las elecciones de 1933 y el segundo con la entrada en las conversaciones que culminaron con la formación del Frente Popular en 1936. pero que dos años después se alió con la Federación Comunista Catalano-Balear que había sido expulsada del PCE. cada cual pretendía realizar la revolución a su modo). su amplio espectro social (de campesinos sin tierras a artesanos y obreros industriales). con una dimensión muy reducida. El éxito obtenido ayudó a la fundación en 1911 de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). que alcanzó a formar parte del Frente Popular y desempeñó un importante papel en los primeros años de la Guerra Civil. Andreu Nin. su localización prioritaria en Andalucía y Cataluña. y trataba de desarrollar un proyecto ideológico propio. Juntos formaron el Bloque Obrero y Campesino (BOC). el sindicalismo puro y la acción directa en las relaciones . de ácratas a terroristas. el PCE consiguió la representación parlamentaria más amplia de su historia. Un carácter testimonial tuvo el partido fundado por el antiguo dirigente de la CNT. junto con el BOC. dirigido por Joaquim Maurín. Amparado en esta coalición. El otro gran partido comunista tuvo su origen en Cataluña. donde había sido funcionario de la Internacional Sindical Roja y estrecho colaborador de Trotski. fundada en 1901. la gran central sindical anarquista española cuyos principios de actuación estaban basados en el antiestatalismo revolucionario. tras su vuelta de la URSS. el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM). adaptado a las peculiaridades nacionales. y su gran diversidad organizativa y operativa (de anarcosindicalistas a pedagogos.contactos con otras fuerzas políticas para salir de su aislamiento y conformar un frente antifascista. pero en los años ochenta habían bajado a unos 5. cuando en 1928 fue fundado el Partit Comunista Català.000 militantes. que se negaba a seguir las directrices de Moscú. cuyo hecho más trascendente fue la convocatoria de la huelga general que dio origen a la Semana Trágica de Barcelona en 1909. La primera gran asociación anarquista fue Solidaridad Obrera. la importancia de la Opción de Izquierda Comunista (OIC) radicó en conformar. Las características más destacadas del anarquismo español fueron su irregularidad (ya en 1872 contaban con 45. Anarquistas El movimiento obrero en España estuvo liderado desde comienzos del último cuarto del siglo XIX por la ideología anarquista. el repudio a la acción política.000).

se pasó a la oposición más radical. . pues estaba encaminada directamente a provocar enfrentamientos con las autoridades de la República. Aunque una facción de la CNT se opuso al empleo indiscriminado de la violencia y al "culto del mito de la revolución". grupo político de presión sobre el sindicalismo puro de algunos de los dirigentes más notorios. La dictadura de Primo de Rivera persiguió duramente y acabó por dividir a los anarquistas. como ellos denominaron a la agitación callejera y el terrorismo-. estos sindicalistas fueron desbordados por los radicales de la FAI. La segunda dirección fue aún más desestabilizadora. Posición que se manifestó en un incremento de la movilización social que pretendía. impedir la consolidación de la República. con proliferación de huelgas generales y parciales. Aunque no fue integrante del Pacto de San Sebastián. en primer lugar. La proclamación de la República fue bien recibida en general por los anarquistas.laborales. La actuación del anarquismo durante el período republicano se movió en dos direcciones: la primera se atuvo a los cauces legales. encarnada sobre todo en la FAI y sus métodos de acción directa -o "gimnasia revolucionaria". cuyo más luctuoso suceso se produjo en Casas Viejas. En 1927 se creó la Federación Anarquista Ibérica (FAI). fruto de esta estrategia fueron las distintas oleadas revolucionarias de 1932 a 1934. en las que en ocasiones se desbordó la legalidad con actuaciones de sabotajes y coacciones violentas. aún en 1931. la CNT se declaró partidaria de sumar la huelga general a las acciones políticas de los conspiradores republicanos. lo que a partir de 1918 (Congreso de Sants) fue interpretado como la relación directa entre el capital y el trabajo. en la que no se excluía el ejercicio de la violencia. pero pronto cundió la desilusión y de ella.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful