"Olor a gas en un lugar que no lo es

"
Consideraciones a partir de las lecturas "El arte en estado gaseoso" de Yves Michaud y "Los no-lugares, espacios de anonimato" de Marc Augé.

Marco Antonio Lara Martínez

rastros de actividades humanas. que en otro terreno (el del arte) no hacen o pretenden otra cosa que sacudírsela. Michaud y Augé coinciden en que nos encontramos en un punto donde todo se ha magnificado y multiplicado y que . Yves Michaud Después de salir de la estación X del metro. camino sobre la acera con rumbo Y. un mundo sobre a secas. un lugar que señala la entrada a otro que según Marc Augé. sobrepasado. recorro con la mirada ese cementerio. Recuperado de la sorpresa y una vez que la rata desaparece buceando en las profundidades del edén materializado. dar un salto y caer de lleno en el paraíso. en el andar una rata pasa velozmente a mi lado para llegar a un poste. Pero ¿cómo es que unos chicles mascados tricolores han llegado a llamarse arte? ¿Acaso nos hemos perdido al igual que Bas Jan Ader "en busca de la felicidad"? ¿O será acaso que la felicidad de un mundo sobre "estetizado". sobre estudiado. un amontonamiento de basura que rodea y parece dar base a ese poste de luz maltrecho. nos ha alcanzado? Como muchos otros autores. Aquí se ve un Duchamp. pegado al poste con rastros de color y tal vez sabor un Francis Alÿs y más acá un Gabriel Orozco que originalmente guardaba un par del número ocho. sobre informado. allá un Andy Warhol. no lo es (el metro). que en recompensa alumbra casi en totalidad ese universo de vestigios.Este mundo es exageradamente bello. muestrario o incubadora de personajes del mundo del arte. pareciera que la siempre activa contextualización y descontextualización jugara maquiavélicamente para dotar a objetos de un aura.

que bien podría comenzar de la siguiente manera: "Cuando el "aura" fue proclamada como reina del arte. ya sabía que iba a morir". donde la pérdida de identidad tiene que estar . El “no lugar”. sino en una pequeña recapitulación de cómo fue sucediendo esa extinción. se identifica con el espacio de tránsito. clave del texto de Augé. Si lo el "aura" fue en algún momento signo de "individualidad" y bandera del modernismo. dominante en las sociedades “sobre modernas”. sede de la identidad y la subjetividad tradicional moderna hacia lugares "subjetivos" pero inmersos en una masa anónima. acaso tal vez no es que haya desaparecido el aura como pronosticaba Benjamin.por ello el arte (en el caso del primero) y los lugares (por hablar de alguna manera sobre la reflexión antropológica del segundo) se van diluyendo. traídas una y otra vez a la mesa de discusión. Tenemos entonces que en estos dos textos se habla de algo que "no es" o que desaparece. el texto de Michaud es en gran parte esclarecedor no en un diagnóstico. sino que se multiplicó hasta esconderse en la ubicuidad. son conceptos en vías de extinción y por lo mismo. y que es esa característica lo que define gran parte del desarrollo cultural de la actualidad. que desplaza el dominio y aparente totalidad del “lugar antropológico” fijo y estable. de flujo. una especie de "Crónica de una muerte anunciada". Por ello. no podemos afirmar otra cosa que en esta época sobre-moderna.

Pero justo es que en esta maraña anhelada. de una era del vacío (como lo hace Lipovetsky). . El arte mismo es ahora mas que nunca un capital "creativo". con objetivos bien diferenciados. Podríamos tal vez decir que el no-lugar es más un no-espacio de reflexión o depositario de historia que algo físico. Un espacio de encuentro parecido a un mercado. tocó fuertemente las reflexiones que sobre el arte se venían realizando. donde los que intervienen en él son o somos meros personajes inconexos. pero no por ello podemos dejar de lado que esta estudio antropológico de Augé. terrenal. etc. no solo se habla de un arte en estado gaseoso o líquido. un no-lugar probablemente. el mismo Baudrillard se pierde en su era de la sobreinformación. apoyado por esa creciente tendencia a la visualización del arte desde diferentes áreas. no hablando de una única visión redentora. y que es una de las bases para prácticas relacionales y las prácticas participativas. encontremos esos intersticios especulativos. ¿pero acaso no era esta la idea del modernismo donde. pero ya no tan querida. credenciales. o un aeropuerto. mucho del pensamiento actual apunta a un estado entrópico general. Acaso ya alcanzamos el objetivo y estamos arrepentidos de él.respaldada por una validación (documentos. se pudiese incluir a todo el mundo en un proyecto? Esta "deconstrucción" del paradigma es tal vez esa solución.). Como vemos.

Somos una sociedad del espectáculo. lo líquido o lo vacío tienen que ver más con una dispersión. Pero ante todo. una vez identificado el "problema" adentrarse en esas nuevas vertientes generadas por el "sobre" y nadar en esa exceso para encontrar o tratar de unir puntos y trazar redes o esquemas. (coloque aquí una infinita cantidad de verbos a su completo gusto e interés) eso que nos rodea y por tanto. cuestionar. nos define. hay que entender. filósofos o historiadores queriendo definir un espacio-tiempo en el que estamos inscritos. Somos seres inscritos en uno o varios espacios-tiempos tratando entender. Ambos autores proponen. por lo menos desde el bastión del que esto escribe. El arte está disperso un una gran maraña de "sobre estetización" de lo banal. (entendiendo a los esquemas como posibilidades y formas múltiples y maleables de entender una "realidad") de algo que en algún momento de la historia enciclopédica fue llamado arte. duplicar. Ya no hay "lugares" que acumulen" arte. puesto que ésta significa a . trastocar. A modo de conclusión podríamos afirmar que el arte en la actualidad ha dejado de ser (si es que en algún momento lo ha sido completamente) un arte donde el autor es dueño y señor de la significación de la obra. lo gaseoso. que no somos etnólogos.El arte no desaparece.

social. la sintaxis de los elementos que la forman. El arte se materializa cada vez más en "instantes" que en "cosas".partir de su contexto espacial. . La obra se convierte en una huella. Poco a poco el arte de desmaterializa. sino la huella de una serie de procesos. los códigos están en constante cambio y por ello. desde los más obvios hasta los que se insertan en un nivel macro de producción y sistema cultural operante. pero no ya una huella de objetos. los "nuevos medios" se vuelven tan etéreos como las ideas que los originan. nuestro cometido es tal vez repetir ese instante un número infinito de veces con la esperanza de no dejarlo desaparecer. Entonces. cultural donde las relaciones de poder operante son las que definen la construcción de significados.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful