Está en la página 1de 1

LOS INSTRUMENTOS

Los timbales

Por José Manuel Molina Azorín

Los timbales fueron introdu-

cidos en Europa occiden- tal en el S. XIV, siendo he- rederos de las naqqâra del mundo árabe. Estos instrumentos, de dimensio- nes modestas, tenían for-

ma de cazo sobre el cual

se extendía un parche; se tocaban siempre por pa-

res que el músico llevaba

atados a la cintura. Esta-

ban afinados a intervalos

de

quinta y su uso militar

se

prolongó hasta la se-

gunda mitad del S. XVIII. Hacia mediados del S.

XV aparecieron los gran-

des timbales procedentes

del S. XV aparecieron los gran- des timbales procedentes Timbales. Durante mucho tiempo se utilizaron para

Timbales.

Durante mucho tiempo se utilizaron para su afinación tornillos con empuñaduras y también llaves de ajusta, pero en la actualidad han sido sustituidas por un gra- to mecanismo que se accio- na por medio de un pedal. Consiste en un resorte cen- tral unido a unas barras dentro y fuera de la cubeta que transmite al segundo aro la tensión deseada. Un manómetro de afinación controla la acción de este mecanismo. El instrumento va situado sobre un trípode de aros de madera o metálicos. Se construyen en varios tamaños, siendo los más frecuentes el gran timbal en Sol, con un diámetro de 65-70 cm; el timbal me- dio en Do, con un diámetro de 60-65 cm; y el pequeño timbal, con un diáme- tro de 20-30 cm. Los 3 timbales juntos abarcan una extensión total de una oc- tava cromática, aúnque la familia puede ser más grande con hasta 6 timbales. Los timbales se percuten con dos ma- zas, pudiendo ser estas desde muy blan- das hasta muy duras, y de materiales muy distintos. Según donde percutamos el parche obtendremos una calidad de so- nido u otra. El sonido se apaga median- te la utilización de las manos. Las posibi- lidades interpretativas de los timbales van desde los golpes secos, redobles, trémo- los, hasta los más modernos glissando que se obtienen coordinando el golpe con el uso del pedal. Después de muchos años, la escuela mo- derna ha reconocido el valor de este pre- cioso instrumento, y generalmente se le asigna un rango elevado en la orquesta, digno de su sonoridad particular y de sus propiedades rítmicas.

de

Hungría, y rápidamente se convirtie-

Y volviendo al S. XIX, ya con Wag-

ron

en instrumentos de Corte. A partir de

ner, los timbales alcanzarían el rango de

ese

momento, los timbaleros gozaron de

instrumento temático. A partir de este

numerosos privilegios por parte de los príncipes. La entrada de los timbales en la or- questa fue paulatina, acompañando en

momento, el timbal se convertiría en el instrumento de percusión membranófono más eficaz de la orquesta moderna. El timbal actual posee una caja de

un

principio las piezas de carácter mili-

resonancia de forma semiesférica y me-

tar

o reforzando a los metales. Durante

tálica con un baño de cobre o latón. Tam-

los

S. XVII y XVIII se utilizaban los timba-

bién se fabrican en aluminio, acero y

les

por pareja; uno para la tónica y otro

materiales sintéticos. El fondo presenta

para la dominante. En el S. XIX su uso se verá aumentado, fundamentalmente gra- cias a Beethoven, quien le otorga un carácter tonal a los timbales. Aunque fue Häendel, en el siglo an- terior, quien ya los utilizó en su «Música para los Fuegos Artificiales” donde usó tres pares de timbales y tres timbaleros, todos afinados en Re y La, utilizándolos junto con las trompetas y trombones con la intención de dar un aire festivo a su música. Además fue este compositor el primero en indicar un cambio de afina- ción dentro de una pieza y en requerir tres timbales como por ejemplo en su «Música Acuática».

una pequeña abertura con el fin de equi- librar la presión de aire mientras se toca. Lleva una membrana única en la parte superior que también se fabrica con ma- teriales sintéticos, aunque antiguamente eran de piel curtida, como por ejemplo pieles de asno, de cordero, cabra o vaca. Dicha membrana va tensada entre dos cercos de hierro fijos sobre el borde del armazón y se ajusta por medio de 6 u 8 tornillos opuestos diametralmente y a distancias iguales entre sí alrededor del borde. Estos tornillos pueden hacer va- riar la afinación en un intervalo de quin- ta como mínimo.

del borde. Estos tornillos pueden hacer va- riar la afinación en un intervalo de quin- ta

DIAPASÓN/9