Está en la página 1de 2

HACIA LA REFORMA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

HACIA UN NUEVO SISTEMA DE EDUCACIÓN

Con la aprobación de la LGE viene a terminar un proceso que comenzó con el


movimiento pingüino el 2006. Sin embargo esta ley no es la reforma que Chile
necesita puesto que mantiene los pilares de la LOCE y deja muchos vacíos y
temas pendientes, postergados y, por lo tanto, abiertos. Queda postergada
por sobre todo la Educación Pública y la Educación Superior (ES).

Por eso hoy tenemos la oportunidad y el deber de preparar la cancha para la


discusión de una próxima Ley de Educación Superior y la discusión de la Ley
de Educación Pública. Pero debemos anticiparnos y preparar nosotros un
proyecto para esto. Si no, quizás estaremos el próximo año movilizándonos
nuevamente en contra de algo, de un proyecto presentado por el Gobierno y
nuevamente seguirá avanzando el proceso de privatización de la educación.

Debemos preparar con unidad y propuestas una reforma a la Educación


Superior. Una reforma que ponga en el centro a la responsabilidad del Estado
en garantizar oportunidades y el derecho a todos a una educación de calidad,
en función de un proyecto que esté al servicio del país. Una reforma que
nazca desde la sociedad civil, que la ponga a ella como un actor fundamental
en su elaboración y desarrollo. Una reforma no debe ser impuesta, debe surgir
desde los mismos actores que impulsan los cambios.

Los ejes de esta reforma son:

1) Una nueva institucionalidad: Consejo de Instituciones con Sentido Público.


Que ponga en el centro no el origen de la institución, sino el objetivo que
tienen, y la capacidad de responder a un proyecto país.

2) Financiamiento: Basado en aportes basales de libre disposición a las


instituciones que cumplen con este sentido público. El estado tiene un deber
con las instituciones estatales, de asegurarlas y permitirles cumplir su misión;
y las instituciones privadas con sentido público, tienen una oportunidad de
acceder a fondos públicos si cumplen con los intereses públicos y nacionales.

3) Una nueva política de acceso: que termine la segmentación de una


educación para ricos y otra para pobres. Debemos buscar la integración social
en la educación.

4) Democracia y participación en la educación: Asegurar la libertad de


asociación dentro de las instituciones académicas y espacios donde todos los
integrantes elaboren los proyectos educativos.

5) Formación Técnica: Es necesario que hayan más oportunidades que ir a la


Universidad. Esto es esencial para des-elitizarlas. Para esto necesitamos una
educación técnica, pública y de calidad.
Para esto se ha convocado a un proceso para preparar esta reforma. Con
movilizaciones y discusiones para preparar los elementos para este. Esto no es
sólo un tema educacional, es un tema político y cultural y habla sobre el
rumbo de la sociedad; por lo tanto debemos trabajar no solo los estudiantes,
no solo los miembros de las comunidades educativas, sino todos los actores
sociales, en conjunto.

¡ENDEUDADOS, MALEDUCADOS, ALEGRES Y REBELDES!

Estudiantes de Chile