Está en la página 1de 8

1 GENEALOGÍA DE LA DOCTRINA DE SEPARACIÓN DE PODERES Y DEL PRESIDENCIALISMO. SU RECEPCIÓN EN LA ARGENTINA Aníbal D’Auria Profesor de Teoría del Estado.

Instituto Gioja –Facultad de Derecho (UBA). Investigador Permanente.

INTRODUCCIÓN: TEMA Y OBJETO. El tema de esta ponencia es la conformación histórica de la doctrina de la separación de poderes y del presidencialismo. Mi intención es mostrar cómo ciertas supuestas patologías autoritarias son inherentes a esas mismas instituciones, signadas desde su positivización jurídica, no por valores democráticos, sino monárquicos y aristocráticos. Mi propósito es esbozar los rasgos de una genealogía de la ingeniería constitucional y, especialmente, de la noción constitucionalista de división de poderes y de frenos y contrapesos. Hablo de genealogía en el sentido en que lo hace Foucault, lo que implica: a) disolver las ideas o las instituciones que nos parecen más sensatas, obvias, naturales o racionales en el devenir histórico para mostrar el campo de fuerzas en que emergen y son interpretadas y reinterpretadas; b) no hacer un relato metafísico lineal de “evolución” o “degeneración”, sino trazar cortes significativos en la re-apropiación interpretativa de esa idea o institución para mostrar su prosapia o procedencia; c) finalmente, desnudar a esas ideas o instituciones de sus pretensiones de sentido suprahistórico para mostrarlas como tecnologías de poder específicas y constitutivas de nuestra subjetividad moderna. En la última parte de mi ponencia haré algunas consideraciones polémicas acerca de la recepción del presidencialismo en la Argentina.

DESARROLLO.

1. Primer momento significativo: la politeia aristotélica (S. IV a.C.). Para el siguiente comentario me baso centralmente en el L2cVIII y el L4ccVII y ss. de La política de Aristóteles. Primero: Aristóteles sostiene expresamente la conveniencia de desconcentrar las funciones de gobierno: no es conveniente que una misma persona ejerza diversos roles en el gobierno de la Polis. Pero la

prevaleciente. no puede dejar de pensar el orden político también en términos organicistas. congénito a todo orden político. es decir. en Aristóteles. deliberación (legislación) y justicia (resolución de conflictos entre ciudadanos). aristocracia (senado). sin referencia de unas a otras como “contra-pesos”. la teoría del gobierno mixto de Polibio está desarrollada en función de evitar o demorar el proceso cíclico. sino. En tercer lugar: para Aristóteles la forma preferible de organización en todos los casos es una forma mixta. L y J). Es decir. que sería la base de su grandeza y poder. con la eliminación de la distinción entre pobres y ricos. Polibio alaba la antigua organización de Esparta por su carácter mixto. Segundo momento significativo: Polibio y la teoría del gobierno mixto romano (S II a. En esto fundó Roma su grandeza y poder sobre los otros pueblos. La organización de Roma también se funda en una organización similar. por el lenguaje que usa.C. mesotes: justo medio) y en clave organicista: equilibrio de la Polis. Todo en función de la noción de equilibrio (logos: proporción. no mecánicos: el gobierno mixto no es una ingeniería política sino una terapéutica o medicina política para demorar la muerte del cuerpo político y reforzar su salud. la desconcentración de funciones en diversos individuos (aunque por razones de eficiencia y conocimiento). 2. en todo caso. que es lo que llama politeia. ese justo medio. Cuarto: esa mixtura óptima. el gobierno mixto es en Polibio también una terapia médica para demorar la muerte (la muerte del cuerpo político). dice Aristóteles. la noción de fusión de los principios democrático y oligárquico. sino incrementar la eficiencia en el desempeño de tales funciones: nadie puede hacer bien varias cosas. y cada uno de estas tres funciones puede estar organizada según tendencias democráticas (participación de los pobres) o según tendencias oligárquicas (exclusión de los pobres). no del Estado. Este gobierno mixto consiste en la combinación de las tres formas clásicas puras de gobierno: monarquía (cónsul). En ese texto. Por lo tanto: ya hay en Aristóteles tres temas importantes: la distinción de tres funciones en la polis (E. como “poderes” que se contrabalanceen recíprocamente.2 finalidad de este consejo no es asegurar las libertades individuales (noción ajena al pensamiento antiguo). consecuentemente. con la existencia de una única o. justo medio entre la democracia y la oligarquía. no se logra. de “equilibrar” la polis misma y. Polibio. democracia (comicios de la plebe y sus tribunos). . No se trata aquí de “equilibrar” las funciones de la polis entre sí. en el mero plano del diseño institucional sino en las entrañas de la polis misma. al menos. de degeneración (congénito como la corrupción de un cuerpo orgánico). cada función en sí misma. Segundo: Aristóteles distingue tres tipos de funciones que sería fácil asimilar a nuestros tres poderes actuales: magistratura (ejecución). clase media. Para este comentario me baso en el famoso L6 de las Historias de Polibio.).

Esto explica que en el c14 (“De la prerrogativa”) infiera que el PE puede vulnerar las leyes cuando el bien común lo requiera (lo que viola la postulada supremacía del PL). Pero esta noción del Estado como mecanismo será retomada por el pensamiento liberal clásico para transformarla en ingeniería constitucional orientada a la protección de las libertades individuales (concepto propiamente moderno y ajeno al pensamiento antiguo). Y acá. no puede delegar su función en otros. XVIII). el PL es el poder supremo. hay estado de naturaleza. una concepción de la teoría política como ingeniería del Estado. pero el PL en realidad queda sujeto a un poder superior no institucional que es el pueblo (con el sentido apuntado supra): “Salus populi suprema lex” justifica todo. XVII d. pero el ejecutivo sí (siempre se necesita ejecutar y aplicar las leyes (en Locke. pero con las siguientes condiciones: 1. Con Hobbes se establecen una serie de premisas que signarán prácticamente toda la Teoría Política Predominante posterior: una antropología pesimista. 11. Tercer momento significativo: la Teoría política moderna. o bien actúan enfrentados y no hay garantía de orden social. Mi comentario se basa en los cc.3 3. 3. C. debe respetar la propiedad y no fijar impuestos sin consentimiento del pueblo1. pero en lo que nos interesa acá. y. no hay verdadera división del poder. Es claro que Hobbes se muestra en contra de toda posibilidad de gobierno mixto o de separación de poderes (los diversos órganos actúan en común y. al mismo tiempo que se asume que el Estado es necesario para asegurar la convivencia. c14. En resumen: la doctrina de separación de poderes en Locke: 1 Por “pueblo” parece que hay que entender “conjunto de propietarios”. como derivado de esas premisas. XVII) y Montesquieu (S. la justicia está en la órbita del PE). 2. esto es. parágrafo159 in fine. Podemos afirmar que con Hobbes (S. por pensar al orden político como un mecanismo de ingeniería sobrepuesto a la sociedad. En ellos se funda la doctrina moderna de la separación de poderes. El poder legislativo no necesita funcionar siempre. por lo tanto. . Hay un tercer poder. 13 y 14 del Segundo tratado sobre el gobierno civil. Locke. los textos que nos interesan corresponden a dos pensadores fundacionales de esta corriente: Locke (S. pero conviene que sea ejercido también por el mismo que ejerce el ejecutivo.) se inicia un nuevo modo de hacer teoría política. con la intención de limitar el poder del gobierno. 3. un concepto exclusivamente instrumental de racionalidad. Entre los poderes constituidos. guerra). 12. por muchas razones. debe guiarse por la leyes establecidas previamente. 4. estas leyes deben apuntar siempre al bien público. El PE debe responder ante el PL. que es el poder federativo (relaciones exteriores). una visión atomista y centrífuga de la sociedad.a.

el PE conserva prerrogativas incluso para vulnerar las leyes del PL si el bien común (salus populi) lo justifica. además. son la minoría sabia y racional. y más Como se ve. La bibliografía de referencia en que fundo mis comentarios es: Hamilton. En el L11.b. 4.4 1. 3. Cuarto momento significativo: La Constitución de EE. Pero esta doctrina. Con la constitución norteamericana de 1787 se produce la recepción positiva de la doctrina de separación de poderes en una ingeniería constitucional concreta. IV y VI de El espíritu de las leyes encontramos lo que podemos llamar “formulación clásica de la doctrina de la división de poderes”. Es más propia de la monarquía (moderada por definición) que de las repúblicas (que no son necesariamente moderadas. en Montesquieu. tanto en Locke como en Montesquieu. aún presenta ciertas notas que deben ser subrayadas: 1. por lo que no garantizan necesariamente la libertad). esto es. Madison. Se trata de que cada clase contrarreste el poder de la otra. y es el que debe estar más cerca del pueblo. Por lo tanto. Robert Dahl: Un prefacio a la teoría democrática. 4. 2. mientras los pobres son los “muchos” que se dejan llevar por las pasiones. según la terminología de Dahl). El PJ. L y J) que deben distribuirse en diferentes órganos para “moderar” el poder político en resguardo de la sociedad. 2 . y especialmente. Montesquieu. 3. la doctrina de la separación de poderes está asociada al régimen monárquico (limitado. 3. esto es: tres poderes del Estado (E. sin embargo 3. no contempla la idea de equilibrio y balance entre poderes: el PL es supremo y el PE debe responder ante él. 4. Las sociedades han de estar divididas en clases: ricos y pobres. Los ricos. no debe ser vitalicio ni permanente. 2. Está vinculada y superpuesta con la doctrina clásica del gobierno mixto (rey PE. cc . no contempla la distinción de un poder judicial. Está ejemplificada o tomada de Inglaterra (probablemente a partir de una mala comprensión del régimen inglés)2. Roberto Gargarella: Crisis de la representación política (donde el autor ha estudiado en detalle los preconceptos elitistas y contra-mayoritarios que guiaron a la convención constituyente norteamericana de 1787). hay que impedir que las pasiones se impongan a la razón. aristocracia PL y pueblo PJ ¡!).UU de 1787. Hay que impedir que “los muchos” avasallen a los “pocos”. orientada según fines muy específicos a establecer un sistema de “balances y contrapesos” (“democracia madisoniana”. que aparece por primera vez como un poder separado e independiente. hay que lograr que la minoría virtuosa y sensata contenga a la mayoría irracional. Los constituyentes norteamericanos de 1787 asumían como inevitable que: 1. pero monárquico). Jay: El federalista. 2.

de las elecciones anuales y de la rotación de los mandatos (o sea.UU). senado y PJ) están pensados como reductos del elemento aristocrático6. se permite la reelección indefinida. 3. Por lo tanto. la profesionalización del gobierno). con facultades de indulto y veto. Senado indirecto. 7 ¿Podríamos hablar de esta llamada “democracia madisoniana” como de “democracia catártica y monarquía electiva”? 3 . Y este modelo de ingeniería constitucional es el producto de la superposición de la doctrina antigua del gobierno mixto con la doctrina moderna liberal-monárquica de la división de poderes. Por el contrario. 5. Rechazo de la revocatoria de los mandatos. senado y PJ)4. los constituyentes norteamericanos identificaron con el poder democrático a la Cámara de Representantes. PE unipersonal. que los “pocos” frenen a los “muchos”3. elegido indirectamente y sin participación de la Cámara de Representantes. El Federalista. 5 Todos estos institutos son de claro origen monárquico. a diferencia de la doctrina de Montesquieu. prolongado y de número reducido. Tanto los federalistas como los anti-federalistas (ambos partidos de la convención) compartían esos presupuestos elitistas contra-mayoritarios. sino de mantenerla en equilibrio. y por lo tanto. Como se ve. incluida la argentina de 1853-60. 49). con poder amplio y discrecional para designar empleados públicos5. con mandato prolongado.tres tipos de actitudes diferentes de un constituyente al momento de plasmar por escrito alguna institución jurídico-política: A diferencia de Aristóteles. Tenemos así positivizada en la constitución de EEUU un sistema de “pesos y contrapesos” fundado en el equilibrio entre un PE unipersonal. juicio político (para proteger al PE de la Cámara de Representantes). filtrando el conflicto a través de las instituciones constitucionales. 6 El bi-cameralismo también está pensado para “moderar” las tendencias democráticas de la Cámara de Representantes. 2. Con la importante diferencia de que el elemento democrático se traslada del PJ (Montesquieu) a la Cámara de Representantes (EE. PJ indirecto. el diseño institucional debe dar lugar a la representación de ambas clases para que se equilibren: hay que contrarrestar el poder democrático de la Cámara de Representantes con el poder de las otras ramas del Estado (PE. Este modelo influirá en las constituciones americanas del siglo XIX. no al PJ. Consideraciones sobre el presidencialismo argentino. Las características “tecnológicas” del sistema de pesos y contrapesos diseñado fueron: 1. vitalicio (para “estar separado de la gente”. hay una superposición de la separación de poderes con la doctrina clásica del gobierno mixto. aquí no se trata de disolver la oposición ricos/pobres. Pero ambas doctrinas están reelaboradas y re-interpretadas en función de una coyuntura política específica y clasista7. el resto de los poderes (PE.5 específicamente. como en Montesquieu. 4 También aquí. Creo que podríamos diferenciar –a grandes rasgos. 4. 5. Madison. un PL bi-cameral y un PJ vitalicio y “separado de la gente”.

o desde antes de ese año. vemos que. Pero esto no es todo. o como la que sufrió el presidente De 8 Hipótesis cuya corroboración o falsación empírica depende del período histórico que se tome como referencia: si desde 1945.nos encontramos ante una postura ultra-conservadora coincidente con la actitud a). en ciertos ámbitos académicos y políticos se hizo carne la idea de que la inestabilidad política constitucional argentina se debía –al menos en gran parte.6 a) legitimar tal como se presenta un hecho o tendencia social. bajo la influencia de los trabajos del politólogo Juan José Linz. como se sabe. mencionados en el punto 1. todo el esfuerzo realizado se tiró por la ventana y perdimos el rumbo. y c. En 1994. así. si en los hechos. por gran parte de nuestra clase política. tal es la sutil y muy discutible construcción del concepto de una ´”república posible”. Así. de entrada. puente entre nuestras tradiciones personalistas y la verdadera república. y a través del Consejo para la Consolidación de la Democracia que éste presidió. sino para salvar la figura presidencial en caso de crisis política (como la que sufrió el presidente Alfonsín al fin de su mandato. la figura del Jefe de Gabinete no estaba pensada para dar más poder al Congreso frente al Presidente. c) contrarrestar o evitar un hecho o tendencia social.a la rigidez que el modelo presidencialista (división rígida de poderes) imponía8.una mala comprensión del asunto.vemos que el principal inspirador de nuestras instituciones constitucionales se encuadra en una actitud del tipo b): tal es la importante distinción que traza entre poder autoritario y poder arbitrario. esa hipótesis fue tomada –creo que sin mucha crítica. Este fuerte presidencialismo concebido por Alberdi debía cumplir el rol de agente modernizador de las estructuras sociales y económicas que crearan en un futuro sin fecha cierta las condiciones materiales para la existencia de una república real. y a partir de la Ley Saenz Peña los argentinos ingresamos en la última etapa del camino trazado por Alberdi. b) encausar o dirigir un hecho o tendencia social. cuando los parlamentarismo europeos se había mostrado muy débiles. Sin embargo. supra). Si aceptamos las tesis de Botana.aceptó una negociación con la intención de introducir elementos para atenuar el mismo modelo presidencialista. especialmente la vinculada al partido Radical y a los sectores que le eran afines. desde el vamos. y tal es la gráfica definición de la institución presidencial –citando a Bolivar. el radicalismo –sin fuerzas para oponerse. ¿Cuál de esas actitudes marcó la existencia del presidencialismo argentino? Si pensamos en el Alberdi anterior a Caseros –el del Fragmento preliminar. la reforma atenuaría o reforzaría la institución presidencial era. de una contradicción se puede derivar cualquier cosa. Y. En realidad. Al motivar la reforma dos actitudes opuestas (los tipos a. en su etapa madura –las Bases.por Carlos Nino. una consecuencia azarosa y abierta. a partir de la ruptura institucional de 1930. en adelante. . frente a la iniciativa del justicialismo menemista de permitir la reelección presidencial (lo que es de por sí un reforzamiento del presidencialismo). el proyecto alberdiano resultó exitoso. el proceso de reforma constitucional del 94 era institucionalmente contradictorio. Lamentablemente. En la misma tendencia c) (atenuación del presidencialismo) había –creo. A partir de la salida democrática del ‘83.como “un monarca con el nombre de presidente”.

Excedería el propósito de este trabajo entrar a considerar cómo han de entenderse términos como “democracia” y “democraticidad”.atenuar el presidencialismo no había una idea clara de cómo hacerlo. pasillos que no conducen a ningún lado y. pero luego reformados para otro fin con nuevas habitaciones de chapa o madera. suele plantearse en un terreno. Una ingeniería constitucional racional debería atender a esos dos aspectos: el interno (interrelación entre la forma de gobierno. el sistema de partidos y el régimen electoral) y el externo (interrelación entre el sistema político y su entorno social). Esto prueba. sino previo estudio de las características de nuestra sociedad y cultura política. sino centralmente del valor político “democraticidad” del sistema9. Me basta aquí señalar que entiendo esos conceptos de manera muy cercana a Habermas (muy cercana. como esos edificios construidos al principio para algún fin específico. creo. la ingeniería constitucional falla al tratar aisladamente la cuestión. Y en este sentido. subpresidencialismo y parlamentarismo. Buenos Aires 2004. sin saber utilizar este resorte que le ofrecía la nueva constitución). nuestras instituciones constitucionales seguirán siendo una suerte de construcción amorfa y defectuosa. falta de comunicación entre los diversos ambientes. creo que la polémica entre hiper-presidencialismo. todo este diseño no debería hacerse en abstracto. esto es. pero no idéntica).7 La Rúa a mediados de su período. que desde las mismas filas que pretendían –al menos en los dichos. 9 . lo que es peor. El tema debe discutirse en relación a las otras piezas del rompecabezas que conforma el sistema político como un todo. al menos unilateral: creo que no debe tratarse (al menos no solamente) de los valores políticos “estabilidad” y “equilibrio” (nociones en torno a las cuales gira en gran medida la doctrina de la separación de poderes). Y a su vez. derecho y democracia. Por lo demás. De no ser así. si no equívoco. el sistema de partidos y el régimen electoral. Me permito remitirme a un trabajo mío anterior: D’Auria: Análisis político. La Ley. Poder. sub-divisiones con paredes falsas de cartón.

relegando el valor “democracia” en su más profundo sentido. fue seguir pesando el problema político-institucional en términos exclusivos de equilibrio y estabilidad. sino todo lo contrario: a limitar el poder popular con la creación de instituciones contramayoritarias de origen real y elitista. Su positivación jurídica en la constitución norteamericana de 1787 estuvo orientada a limitar. en la introducción de un bicameralismo simétrico y de un Poder Judicial vitalicio. 4. 3. . Este modelo de “democracia catártica” o de “monarquía electiva” fue adoptado en Argentina como mero puente y camino (“república posible” le llamó Alberdi) hacia una república efectiva y verdadera. se autodefinió al asumir el gobierno como “caudillo de todos los gauchos”. Cargado de esa responsabilidad. Es a la vez superposición de dos paradigmas: organicismo social y mecanicismo político del Estado. y por otro. Una de ellas fue el carácter contradictorio que la determinó: por un lado incrementar el poder presidencial. La reforma constitucional de 1994 fue improvisada y confusa por varias razones. atenuarlo. 1. no menos importante. La doctrina de separación de poderes entendida como sistema de pesos y contrapesos es resultado complejo de la superposición de la doctrina clásica del gobierno mixto y la doctrina liberal-monárquica de la limitación del gobierno. el modelo constituyente de 1853 y todo el proyecto instrumentado a partir de Caseros incrementó el poder presidencial en comparación con el modelo norteamericano.8 CONCLUSIONES. forma de gobierno. no un poder monárquico o aristocrático. Una tercera razón. régimen de partidos y sistema electoral). El mismo presidente Sarmiento. La idea era encausar las históricas tendencias caudillistas y personalistas de nuestra población hacia el desarrollo económico y la construcción gradual de una verdadera democracia republicana. modernizador entre los que más. Esto se manifiesta en la invención del presidencialismo. 2. sin tener en cuenta el acoplamiento de todas las variables externas e internas del sistema político (contexto social. Otra razón fue seguir pensando la ingeniería constitucional en términos fragmentados.