DISPUTACIÓN ACERCA DE LA  DETERMINACIÓN DEL VALOR DE LAS  INDULGENCIAS  L AS 95 TESIS  Dr.

 Martín Lutero, 1517* 
INTRODUCCIÓN 
“La Iglesia necesita una reforma”, se venía diciendo desde hacía  mucho tiempo ya, y grandes  concilios fueron convocados para ocuparse de tal reforma, pero sin resultados concretos. En cambio,  cuando  se  dieron  a  conocer  las  95  Tesis  de  Martín  Lutero,  se  suscitó  en  el  norte  de  Europa  un  movimiento  popular  que  produjo  cambios  como  ningún  otro  lo  había  hecho  antes.  Son  múltiples  las  razones  que  explican  el  éxito  insospechado  de  aquella  acción;  a  indudablemente  una  de  las  más  poderosas,  estriba  en  el  hecho  de  que  esta  vez  se  había  tocado  un  tema  religioso  que  afectaba  a  todos los miembros de la Iglesia.  En las 95  tesis Lutero trata las bases bíblicas del  perdón de los pecados (1‐4, 92‐95), el poder  papal  para  disponer  indulgencias  (5‐7),  las  indulgencias  en  favor  de  los  difuntos  (8‐12),  la  eficacia  de  tales  indulgencias  (13‐29),  la  relación  de  los  méritos  de  las  indulgencias  con  la  ética  cristiana  en  general  (30‐65),  los  abusos  en  la  predicación  de  los  vendedores  de  indulgencias  (67‐80)  y  las  dudas  populares sobre las indulgencias (81‐91). En especial las tesis 1 y 62 se destacan como características  para el pensamiento de Lutero.  Para  comprender  el  interés  despertado  por  Lutero,  hay  que  conocer  la  institución  de  las  indulgencias en la Iglesia a fines de la Edad Media. A partir del siglo XII en adelante se había impuesto  cada  vez  más  la  tendencia  de  ofrecer  una  reparación  por  el  daño  causado  por  los  pecados;  al  principio  se  trataba  de  una  acción  esencialmente  personal,  de  arrepentimiento  y  esfuerzos  espirituales,  encaminados  a  mejorar  el  carácter.  Sin  embargo,  con  el  correr  del  tiempo  llegaban  a  aceptarse también sustitutos de índole material, y hasta sacrificios en forma de dinero que no exigían  esfuerzo  espiritual  alguno.  A  mucha  gente  le,  resultaba  harto  cómodo  ese  sistema  de  convertibilidad  de  reparación.  En  cambio,  para  los  cristianos  de  aspiraciones  serias,  se  constituyó  en  un  problema  grande.  En  el  siglo  XV,  el  problema  comenzó  a  acentuarse  tomando  proporciones  de  importancia.  Llegaban  a  venderse  “letras  papales”  del  papa  León  X,  cuyo  beneficio  sería  utilizado  en  la  construcción  de  la  basílica  de  San  Pedro,  y  se  sabía  que  la  casa  bancaria  Fugger  estaba  autorizada  para  recibir  tales  sumas  en  cancelación  de  préstamos  que  se  habían  concedido  a  las  autoridades  de  la  Iglesia,  entre  ellas  al  arzobispo  de  Maguncia  y  Magdeburgo,  Alberto  de  Brandeburgo.  Cierto  vendedor  de  indulgencias,  llamado  Juan  Tetzel,  comisionado  del  arzobispo,  se  estableció  cerca  de  Wittenberg, y la gente de la ciudad afluía para comprarle su mercancía.  Lutero sintió los efectos de estos acontecimientos en el confesionario. Opinaba que el uso de  tales  indulgencias  tenía  efectos  perjudiciales  sobre  la  vida  moral  y  religiosa  de  los  feligreses.  Preocupado  en  su  conciencia  pastoral,  se  sintió  conmovido  a  una  advertencia  pública.  Después  de 
* Adaptado  por  pastor  Rodolfo  Olivera  Obermöller,  Valparaíso,  Chile,  2011.  Se  han  realizado  cambios  en  algunas  palabras  para  una  mejor  comprensión  según  el  lenguaje  actual.  Los  agregados  están  puestos  como  notas  al  pie  con  un  (*).  Última  revisión  del  02  de  julio  de  2011.  Textos  tomados  de:  Obras  de  Martín  Lutero.  Tomo  I.  Buenos  Aires.  Ediciones  El  Escudo.  1967.

1

  La fecha elegida era el 31 de octubre de 1517. En esa  iglesia  se  encontraba  una  notable  colección  de  reliquias  reunidas  por  el  príncipe  elector  de  Sajonia. por ser víspera de la fiesta de Todos los Santos.  lugar  comúnmente  usado  para  dar  a  conocer  las  tesis  de  los  profesores.  impresas  por  Melchor  Lotter  de  Leipzig.  El texto fue impreso en latín para ser clavado en el pizarrón de la Universidad de Wittenberg.  están  en  Berlín  y  Zeitz.  La  publicación  académica  tuvo  lugar  en  la  puerta  de  la  Iglesia  de  Todos  los  Santos  (la  “iglesia  del  castillo”)  de  Wittenberg.  fue  copiado  por  tantas  personas  que  resultaba  imposible  controlar  la  distribución.  a  publicar  su  criterio  en  forma  académica.  no  se  ha  conservado. págs.  otras  dos. 233‐238.  entre  ellos  al  arzobispo.  probablemente  impresas  en  Magdeburgo.  en  cambio.  Para  enorme  sorpresa  de  Lutero.  se  conservaron  en  Berlín  y  Londres. con enorme angustia mental.    RODOLFO OBERMÜLLER    2 .  y  para  ser  enviado  a  un  número  pequeño  de  interesados.  se  ha  conservado  en  varios  ejemplares.  Dos  copias.  En  la  edición  crítica  de  Weimar.  Los  antecedentes de su proceder los hallamos en las clases que Lutero dictó acerca de las indulgencias el  año  posterior  a  las  tesis.  impreso  por  Juan  Grunenberg. En poco tiempo las tesis eran conocidas en muchas partes de Europa.  Había  leído  además  la  “instrucción  sumaria”  para  predicadores  de  indulgencias editada por el arzobispo de Maguncia.muchas vacilaciones.  El  texto  original. 1° de noviembre. cedió a los ruegos de algunos amigos y se decidió.  Una  indulgencia  beneficiaba  a  todos  los  que  visitaran  dichas  reliquias  en  el  día  aniversario de la iglesia.  Federico  el  Sabio. las 95 tesis figuran en el Tomo I.  Una  edición  en  forma  de  libro  que  al  parecer  apareciera  en  Basilea.  invitando  a  una  discusión  en  la  Universidad.

 sea por conformidad a los cánones 4 . lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.  Versión  Moderna.  bajo  la  presidencia  del  R. Amén.  3   Según  la  doctrina  católico‐romana  la  penitencia  es  un  sacramento  que  comprende  la  contrición  contritio  cordis).  En  el  nombre  de  nuestro Señor Jesucristo.  6.  debemos  justificar  la  elección  de  los  términos  empleados.  5  Hay pecados que sólo el Papa podía remitir o perdonar. ha querido que toda la  vida de los creyentes fuera penitencia. salvo aquella que él ha impuesto.  eficacia.  Martín  Lutero.  Deriva  del  vocablo  latino  disputatio  aplicado  a  los  ejercicios  de  debate  y  discusión  de  problemas  que  se  realizaban  frecuentemente  en  las  universidades  medievales. De ningún modo Dios remite la culpa a nadie.  1957.  lo  hagan.  Declaratio  no  sólo  significa  declaración. Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser  impuesto a los moribundos basándose en los cánones.. su vicario.  Bover  Cantera  y  Straubinger)  traducen  con  razón  por  “arrepentíos”. Si éstos fuesen  menospreciados.  su  uso  es  consciente.  Lutero  quiso  sostener  una  de  estas  disputaciones  con  los  teólogos  de  su  tiempo. el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior.  Nácar  Colunga. eximir o liberar de una obligación (RAE).  1.  Por  esta  razón  redactó  sus  proposiciones  en  latín.  30  de  mayo  de  1518. El Papa no quiere ni puede remitir *  pena alguna.  lo  que  en  castellano  debe  traducirse:  “haced  penitencia”. antes bien. sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en  todas las cosas al sacerdote. parte del derecho canónico relacionada con la penitencia.  5.  la  confesión (confessio oris).  ruega  que  los  que  no  puedan  estar  presentes  y  debatir  oralmente  con  nosotros. los cánones penitenciales.  17)  que  utiliza  la  expresión  “power  and  efficacy”.  se  discutirán  en  Wittenberg  las  siguientes  proposiciones. la culpa subsistirá íntegramente. alzar la pena.  2   Véase  carta  a  Johann  von  Staupitz.  las  acepciones  son  varias:  además  de  valor  puede  significar  poder.  1 3 . subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir.    Al  traducir  al  castellano  el  título  en  latín:  “Disputatio  pro  declaratione  virtutis  indulgentiarum”.  Mas  Lutero  cita  según  la  Vulgata:  poenitentiam  agite.. la absolución (absolutio) y la satisfacción (satisfactio operis). o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado 5 .  No  obstante.  3.  pág. Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el  purgatorio.  8.DISPUTACIÓN ACERCA DE LA DETERMINACIÓN DEL VALOR DE LAS  INDULGENCIAS 1   Las 95 Tesis  1517  Por  amor  a  la  verdad  y  en  el  afán  de  sacarla  a  luz. el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del Papa.  lo  cual  versiones  castellanas  de  la  Biblia  (Reina  Valera. Por ello.  4:17  dice  Ynetanoeite.    por  escrito. 4  Es decir. la verdadera  penitencia interior). El Papa no puede remitir culpa alguna.  Compárese  la  traducción  inglesa  en  Luther's  works  (The  Philadelphia  Edition.  10. Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir. de  aquélla relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los  sacerdotes 3 .  4. En consecuencia.  Las  95  tesis  son  una  schedula  disputationis.  tomo  I.” 2 .  La  voz  disputación  es  un  arcaísmo  por  disputa.  En  cuanto  a  virtus. sea por su  arbitrio. sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por  Dios.  7. quien en sus decretos siempre  hace una excepción en caso de muerte y de necesidad. Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia. Sin embargo.  * Remitir: Perdonar.  El  texto  griego  de  Mat.  Por  tal  razón. una  penitencia interna es nula si no obra exteriormente diversas mortificaciones de la carne.  9.  Maestro  en  Artes  y  en  Sagrada  Escritura  y  Profesor  Ordinario  de  esta  última  disciplina  en  esa  localidad.  Al  publicar  sus  tesis  sobre  las  indulgencias.  sino  también  explicación.  2.  definición  o  determinación  de  un  concepto.  P.

  la  indulgencia.  Ésta  puede  ser  concedida  por  el  Papa.  consigue  por  mediación  de  la  Iglesia.  17.  14. quedando de derecho.  23. Capítulo IV.  13. parece por cierto  haber sido sembrada mientras los obispos dormían 6 . Canon 992). cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas * . De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que.  Debe  ser  el  fundamento de toda sincera conversión en la fe. necesariamente. Libro I.  18.  como  administradora  de  la  redención. Al parecer. no significa  simplemente el perdón de todas ellas.  12. Lutero  niega  que  el  poder  del  Papa  se  extienda  al  purgatorio.  que  un  fiel  dispuesto  y  cumpliendo  determinadas  condiciones. 18:18 y Juan 20:23.  24.  El  CÓDIGO  DEL  DERECHO  CANÓNICO  lo  define  así:  La  indulgencia  es  la  remisión  ante  Dios  de  la  pena  temporal  por  los  pecados. cualquier obispo o cura lo posee  en particular sobre su diócesis o parroquia.  Esto  no  significa  que  el  pecado  se  elimina. Por esta razón. Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror. Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio. según los cánones.  21. 15:19. 13:24 y siguientes.  Sobre  el  poder  de  las  llaves  compárese Mat.  no  perdona  el  pecado  en  sí  mismo.  a  diferencia  del  sacramento  de  la  penitencia  o  reconciliación. Esta cizaña.  25.  [El  poder  de  las  llaves  es  el  poder  dado  por  Jesús  a  la  Iglesia  por  medio  de  los  apóstoles  de  perdonar  los  pecados  en  6 4 . El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio.  La  contrición  refiere  al  arrepentimiento  de  una  culpa  cometida.  el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas. no en virtud del poder de  las llaves (que no posee) 7 .   Mat. Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la  pena del purgatorio.  la  cual. la cuasi‐ desesperación y la seguridad de la salvación. es decir.  15. puesto que están muy cerca del horror de la desesperación. la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y  jactanciosa promesa de la liberación de las penas. sea por la razón o por las Escrituras.  sea  luego  de  la  muerte  en  el  purgatorio. aumente  la caridad.  ya  perdonados  en  cuanto  a  la  culpa.  16. es seguro que  ello solamente puede otorgarse a los más perfectos.  sino  que  exime  de  las  penas  de  carácter  temporal  que  de  otro  modo  los  fieles  deberían  purgar  (=limpiar).  realicen  ciertos  peregrinajes.  y  al  dolor  y  pesar  por  haber  ofendido  a  Dios.  recen  determinada  oración.  sea  durante  su  vida  terrenal.  por  ejemplo.  a  quienes.11. como  prueba de la verdadera contrición * . Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas. exentos de ellas. sino por vía de la intercesión 8 . gran miedo.  o  cumplan  con  otros  rituales. al menos en su totalidad.  utilicen  ciertos  objetos  de  culto. el infierno.  sino  que  se  perdona  y  se  libra  al  pecador  de  la  culpa. Para  todo el artículo  véase la carta a Alberto de Maguncia del 31 de  octubre de  1517. el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación. sino solamente el de aquellas que él mismo impuso. Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las  leyes canónicas. Y no parece probado.  En  la  doctrina  católico  romana. Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio. (Código de Derecho Canónico de 1983. a muy pocos. las penas canónicas no se imponían después sino antes de la absolución. Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo.  20. En consecuencia.  26.  visiten  determinado  santuario. Antiguamente.  22. cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio.  ellas deberían haber pagado en esta vida. Título IV. * La  remisión  plenaria  se  refiere  al  perdón  de  todos  los  pecados. 7   No  las  posee  en  esta  extensión. a causa de las indulgencias del Papa. que estas almas estén excluidas del  estado de mérito o del crecimiento en la caridad.  *  La  absolución  es  cuando  un  sacerdote  (o  pastor)  declara  libre  de  responsabilidad  o  cargos  (penas)  a  un  pecador  (en  nombre  de  Dios).  los  obispos  y  cardenales. tengan  plena certeza de su bienaventuranza ni aun en el caso de que nosotros podamos estar  completamente seguros de ello.  19.  distribuye  y  aplica  con  autoridad  el  tesoro  de  las  satisfacciones  de  Cristo y de los Santos. Por tanto.  Indulgencia  Plenaria:  Consiste  en  la  remisión  total  de  la  pena  temporal  causada  por  los  pecados. yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es  absuelto a la vez que salvo de toda pena.

  32. las  cuales han sido establecidas por los hombres. si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo  que. da ocasión para ello.  37.  15   Confessionalia  son  los  privilegios  que  permiten  elegir  al  confesor. para que el pueblo no crea  equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad. el lucro y la avaricia pueden ir en  aumento.  [El  vendedor  de  indulgencias  Teztel  cantaba:  “Tan  pronto  la  moneda en el cofre resuena. 2a. Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa 18  en manera alguna. mas sí su Palabra]. más la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.  es  decir. Predican una doctrina anti‐cristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para  los que rescatan almas 14  o confessionalia 15 . la  prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.  30. que el tal es rarísimo.  9   Alusión  a  un  refrán  alemán  muy  difundido  en  aquella  época.  42. Cierto es que.  34.  12  Véase tesis 6.  39. cuando al tintinear. Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido  la remisión plenaria.  28.  14  Es decir. a fin de que se  realice  en  ella  la  remisión  de  los  pecados  por  la  sangre  de  Cristo  y  la  acción  del  Espíritu  Santo. ¿Quién sabe.  38. Las indulgencias apostólicas 17  deben predicarse con cautela. Compárese Diccionario de la Academia.  llaves  que  han  sido  para  los  luteranos  dadas  a  toda  la  iglesia  en  nombre  de  Dios. Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes. La verdadera contrición busca y ama las penas. por lo menos. el alma sale volando 10 . pero la profusión de las indulgencias relaja y hace  que las penas sean odiadas.  8  En lugar de intercesión podría pensarse en sufragio. tan raro como el que en verdad adquiere  indulgencias. acaso. No obstante.  33.  11   Probablemente  Lutero  alude  a  una  publicación  del  fraile  agustino  Dr. que la  compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia. la salida de las almas del purgatorio. sea que esté vivo o muerto. Para esto.  al  cual  se  le  otorgan  extraordinarias  facultades  de  absolución. Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente.  17  En este contexto el vocablo apostólico significa papal.  nombre de Dios.  36. Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental 13 . Mera doctrina humana predican aquellos 9  que aseveran que tan pronto suena la moneda que se  echa en la caja.  35. porque (como ya he dicho) 16  constituyen un anuncio de la remisión divina.  31. aquellos que crean estar seguros de su  salvación mediante una carta de indulgencias. es decir. esta participación le ha sido concedida por Dios.  13  Véase nota a tesis 2. el catolicismo romano sostiene que ha recibido  las llaves del Reino de los cielos.27. ensalzar al mismo tiempo.  sin  que  la  iglesia  como  institución  sea  mediadora  del  perdón  de Dios. el alma al cielo brinca sin pena…”  10  Se refiere a la salida del alma del purgatorio.  Lutero  manifiesta  sus  dudas  respecto a esta tradición en las Resolutiones.  5 . ante el pueblo.  Juan  Genser  von  Paltz.  41. la moneda cae en la caja. tiene participación en todos los bienes  de Cristo y de la Iglesia. acepción. según la leyenda. Serán eternamente condenados junto con sus maestros 12 . aun sin carta de indulgencias. la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en  manera alguna. Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y  culpa.  29. aconteció con San Severino y San Pascual 11 . Cualquier cristiano verdadero.  16  En tesis 6. aun sin cartas de  indulgencias. art. Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el  inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.  40. 29.

  46. el Evangelio (que es lo más importante) deba  predicarse con cien campanas. porque éstos siempre obran. sino más bien los atesoran. a causa de ellas. si no son colmados de bienes superfluos.  51. realiza una  obra mayor que si comprare indulgencias. Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los  pregoneros no los derrochan. Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y. 258. mas hablaba usando el término en  el sentido de su época.  50. lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales. se suspendían los sermones en los demás templos. pierden el temor de Dios 19 . Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente. aunque el  comisario 20  y hasta el mismo Papa pusieran su propia alma como prenda. una procesión y una ceremonia. aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro.  59. en cambio. Debe enseñarse a los cristianos que.  19  Véase la tesis 32.  47.  55.  48.  49.  44. Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias.  18   Al  publicar  las  tesis. Ha de ser la intención del Papa 22  que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con  una campana. liberado de la pena. cien procesiones y cien ceremonias. el Papa tanto más necesita cuanto  desea una oración ferviente por su persona.  6 . sino a lo más. antes que dinero en efectivo. para predicar indulgencias.  53. sin la  intervención del Papa. no son ni suficientemente  mencionados ni conocidos entre el pueblo de Cristo. Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad  y no constituye obligación. Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos. Alberto de Maguncia. al otorgar indulgencias.  20  El comisario encargado de la venta de indulgencias.  57. m. Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su  confianza.  24  Mártir. si fuera menester.  56. Porque la caridad crece por la obra de caridad. cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las  indulgencias que a ella.  45. Son enemigos de Cristo y del Papa los que.  21  Cuando en una iglesia de la ciudad se predicaban las indulgencias.  54.  60. la muerte y el infierno del hombre  exterior. pero muy nocivas si.  Lutero  creía  todavía  que  el  Papa  desaprobaba  los  abusos  de  la  predicación  de  los  traficantes  de  indulgencias. están obligados a  retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias. No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de  Cristo) constituyen ese tesoro. Los tesoros de la iglesia 23 . ordenan suspender por  completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias 21 . de donde el Papa distribuye las indulgencias.  22  Véase nota a tesis 42.  52. no lo es  por las indulgencias. preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla  con la piel. Se debe enseñar a los cristianos que. Debe enseñarse a los cristianos que el Papa estaría dispuesto –como es su deber– a dar de su  peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el  dinero. Oféndase a la Palabra de Dios. Debe enseñarse a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de  indulgencias. sin prestarle atención. da su  dinero para comprar indulgencias. sino  la indignación de Dios. a saber.  58. y el hombre llega a ser mejor. la gracia del hombre interior y la cruz. San Lorenzo 24  dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres. la carne y los huesos de sus ovejas.  23  Referencia al thesaurus bonorum operum de la doctrina católico‐romana.43.

  77. para  que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha  encomendado.  74. Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos.  78.   Mt. por el contrario. los tesoros del Evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a  hombres poseedores de bienes. Si los últimos no son confesados y perdonados. con razón.  71. el tesoro de las indulgencias. 12:28‐30.  durante los sermones.  79. muy odiado. equivale a la Cruz  de Cristo 30 .  26 25 7 . que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los  pecados veniales 28 . Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las  indulgencias apostólicas. son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la  cruz. constituye una  blasfemia contra San Pedro y el Papa. como cualquier otro. se entiende que  efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.  62.  28   La  doctrina  de  la  Iglesia  Católica  Romana  distingue  entre  pecados  veniales  o  leves  (peccata  venialia)  y  pecados  mortales  (peccata mortalia). Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas.  73. intrigan en perjuicio  de la caridad y la verdad.  72. Quien habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas.61. Decimos.  68. No obstante.  67. Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy. que para la remisión de las penas y de los casos reservados 25 . En cambio. es sumamente grato. porque hace que los  postreros sean primeros.   Véase nota a tesis 6.  27  Esto era repetido por Juan Tetzel para convencer a la gente sobre el poder de las indulgencias. las virtudes espirituales. curas y teólogos. Sostenemos. Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias.  la  cual.  sea bendito. Así como el Papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo. causan la muerte eterna.  76. Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan  absolver –para hablar de algo imposible– a un hombre que haya violado a la madre de Dios 27 .  65. puesto que hace que los primeros sean  postreros 26 .. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto Evangelio de la gloria y de la gracia de Dios. que el actual Papa. Empero este tesoro es.  75. en cuanto concierne a la culpa.  66.  29  1 Co. los dones de sanidad. con cualquier  artimaña de venta en perjuicio de las indulgencias. Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias.  80. sea anatema y maldito. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los  hombres. no podría conceder mayores gracias.  69. Está claro. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta. a saber: el Evangelio. se exhibía al pueblo como una especie de legitimación. etc. Tendrán que rendir cuenta los obispos. como se dice en  1a Corintios 12 29 . pues. al permitir que charlas tales se  propongan al pueblo 31 .  64.  30   Los  predicadores  de  indulgencias  llevaban  consigo  como  insignia  una  ostentosa  cruz  con  el  escudo  del  Papa. por el contrario. 20:16. basta con la sola  potestad del Papa. dispone de mayores  gracias.  70. con razón.  63. Por ello.

  37  Hch. 6:14. Ez. sin desvirtuarlos con razones. según la cual conceden al impío  y enemigo de Dios. puesto que ya no  es justo orar por los redimidos?   84. como lo hace ahora una  vez 34 . prototipo del hombre rico. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa. paz”. muertes a infierno. Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace  tiempo están abrogados y muertos como tales. si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del Papa. redimir un alma pía y amiga de Dios. concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los  creyentes?  89. Que se vayan pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz. se satisfacen no obstante hasta hoy por la  concesión de indulgencias. a causa de la necesidad. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera. por medio del dinero. quedaban suspendidas las demás indulgencias. Dado que el Papa. Del mismo modo: ¿Qué bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa. antes que por la ilusoria  seguridad de paz 37 . Por tanto.). ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas.  34  En las cartas de indulgencias figuraban las siguientes palabras: semel in vita et in mortis articulo (una vez en la vida y en el  artículo de la muerte). frente a las calumnias o preguntas indudablemente  sutiles de los laicos. resulte  fácil salvar el respeto que se debe al Papa.   Spargi sinunt: se divulgan entre el pueblo. no existirían.  32 31 8 . alusión a Marco Licinio Craso (115‐53 a. Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una  perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias 33 ?  88.  significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los  cristianos. no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero. y por qué no la  redimen más bien. 14:22.C. por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y  amada?  85.81. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa. Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: “Cruz. Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy  apremiante necesidad de las almas –lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un  número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica– lo  cual es un motivo completamente insignificante?  83.  93.  33  Véase tesis 36‐37.  94.  92. todas esas  objeciones se resolverían con facilidad o más bien.  95.  36  Jer. su cabeza. cruz” y no hay cruz.  35  Mientras se predicaban los jubileos. Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa  no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos. si son  igualmente eficaces 35 ?  90. a través de  penas.   Crassis crassiores.  82. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones. y no hay  paz 36 . Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo. por medio de sus indulgencias.  91. cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más  opulentos ricos 32 . busca más la salvación de las almas que el  dinero. 13:10 y 16. en lugar  de hacerlo con el de los pobres creyentes?  87. aun para personas cultas. como si estuviesen en plena vigencia?  86.

  Al  mismo  tiempo.  los  Obeliscos  del  Dr. 243‐246. lo cual es prueba del interés que despertaron.  siendo  contestado  en  seguida  por  Tetzel con una Propositio. 9 . págs.  Probablemente  el  Sermón  fue  distribuido  durante  la  Cuaresma.  Última  revisión del 16 de noviembre de 2010.  a  fines  de  marzo.  Lutero  comunica  su  propósito  de  publicar  el  Sermón  a  Cristóbal  Scheurl  de  Nuremberg  en  una  carta  fechada  el  5  de  marzo  de  1518.  además  de  contestar  un  libro  polémico. oponiéndoles el amor a Dios y al prójimo (14‐17) y –aquí  estamos  ante  la  parte  más  profunda  del  sermón–  se  atiene  fielmente  a  las  bases  bíblicas  (19)  defendiéndose contra la calumnia que lo denuncia como hereje (20).  y  que  además  se  destaca  con  mucha  mayor  fuerza  que  nunca  la  supremacía  de  la  Biblia  frente  a  la  teología  y  las  costumbres  de  la  Iglesia.  Al  comparar  el  sermón  con  las  95  Tesis. y subrayando la  consagración  total  de  la  vida  (9‐13).  En  total  se  conocen  20  impresiones  diferentes  que  todavía  existen  en  numerosas copias.  Lutero  se  prepara  para  la  disputación  en  Heidelberg  y  escribe el  comentario  a  las  95  tesis  en  latín.  Por  esta  razón.  Habla  primero  del  arrepentimiento.LA INDULGENCIA Y LA GRACIA  Dr. proponiendo la doctrina bíblica (6‐8). 1517*  INTRODUCCIÓN  La  amplia  difusión  de  las  95  Tesis  había  disgustado  a  Lutero.  Los  agregados  están  puestos  como  notas  al  pie  con  un  (*). Martín Lutero. el Sermón figura en el Tomo I.  Juan  Eck.  Valparaíso.  Se  han  realizado  cambios  en  algunas  palabras  para  una  mejor  comprensión  según  el  lenguaje  actual.    RODOLFO OBERMÜLLER  * Adaptado  por  pastor  Rodolfo  Olivera  Obermöller.  De  palabras  alusivas  se  desprende  que  Lutero  había  leído  también  la  antítesis  que  Juan  Tetzel.  las  Resolutiones.  preparó  una  explicación  nueva  de  su  posición  frente  al  sistema  de  otorgar  indulgencias.  La  imprenta  de  Juan  Grunenberg  en  Wittenberg  hizo  tres  ediciones  que  se  conservan  en  Zwickau  y  Hamburgo. a la manera de las conferencias populares sobre temas religiosos.  En la edición crítica de Weimar.  en  colaboración  con  Conrado  Wimpina.  el  predicador  de  indulgencias.  de  la  confesión  y  satisfacción  (1‐13).  notamos  que  no  se  hace  ninguna  mención  del  Papa.  Dio  la  forma  de  un  sermón  a un tratado de 20 puntos.  Chile.  había  publicado  en  el  mes  de  enero  de  1518.  esta  vez  con  expresiones  mejor  adaptadas  a  la  comprensión  de  los  laicos  y  en  el  idioma  vernáculo.  criticando  las  doctrinas escolásticas sobre la penitencia (1‐5).  diciendo  que  servirá  para  "suprimir  aquellas  posiciones  tan  vagabundas".  2010.  Después  considera  los  motivos  egoístas  que  estimulan  el  interés  dirigido a la adquisición  de las indulgencias.

 Debe ser el inicio de toda sincera conversión en la fe].   Dejaré.  Así  Él  mismo  absolvió  a  todos:  a  María  Magdalena 44 . Santo Tomás 39   y  sus  seguidores.  no  se  le  recordará  ninguno  de  sus  pecados". 5: 20. 8:2. 89:30‐33. 8:11.  que  suprime  también  las  penas  que  la  justicia divina exige por el pecado 42 . puesto que así habla Dios por boca de Ezequiel 43 :  "Si  el  impío  se  apartare  de  todos  sus  pecados  a  hiciere  justicia.  de  ningún  modo  fundamentada  en  las  Sagradas  Escrituras  y  en  los  Santos  Doctores  cristianos 41 .  es  decir. escuchar la  Palabra  de  Dios.  a  saber:  vigilias.  lecho  duro. es decir. nadie tiene potestad de remitir   Pedro Lombardo.  etc.  vestidos  toscos.  a  la  mujer  adúltera 46 .  6.  difícilmente  se  halla. sobre la cual la Iglesia no ha tornado decisión.  4.  5.  40   La  doctrina  de  la  penitencia  distingue:  contrición  (contritio  cordis).  absolución  (absolutio).  predicar.  Mas  esto  afirmo:  que  no  puede  demostrarse  por  medio  de  texto  alguno  que  la  justicia  divina  desee  o  exija  cualquier  pena  o  satisfacción  por  parte  del  pecador.  sin  tener  en  cuenta  lo  que algunos doctores han pensado.  Entre muchos de ellos existía una opinión difundida –aún no resuelta– de que la indulgencia anula  algo  más  que  tales  buenas  obras  impuestas. es decir. 18:21. 33:14‐16.  y  otras  similares.  o  mejor  dicho.  por  esta  vez. a saber: oración. tales como leer.  Quisiera  oír  de  buena  gana  a  quien  probase  lo  contrario. obras de caridad y de misericordia para  con el prójimo. satisfacción (satisfactio operis). de modo que  la oración comprende toda clase de obras propias del alma.  como  se  dice  en  el  salmo  88 47 :  "Si  sus  hijos  pecaren. agustino de Wittenberg.  con  el  firme  propósito  de  llevar  en  adelante  la  cruz  de  Cristo. no obstante la admitiremos por ahora y hablaremos al modo de ellos.  según  ellos  la  establecen. 1226‐1274.    Para  todos  ellos  no  hay  duda  alguna  de  que  la  indulgencia  suprime  sólo  las  mismas  obras  de  satisfacción.  La satisfacción se subdivide luego en tres partes.  7. es decir.  3. la satisfacción.  la  confesión  y  la  satisfacción 40 . mas no quitaré de ellos mi misericordia".  confesión  (confessio  oris). [La contrición refiere al arrepentimiento de una culpa cometida.  44  Lc.  porque  si  la  indulgencia  suspendiese  todas  esas  mismas  obras.  2.  43  Ez. obispo de Paris.  no  quedaría  nada  bueno  que  pudiésemos hacer.   Sucederá  que  Dios  castiga  a  algunos  conforme  a  su  justicia  o  que  mediante  penas  los  impulsa  a  la  contrición.  castigaré  con  vara  sus  transgresiones.  39 38 10 .  dicha  opinión  sin  refutar. Sus sentencias eran el texto más difundido de dogmática en la Edad Media. meditar.  41  Los Santos Padres.  etc.  a  saber. tales como el Maestro de Sentencias 38 .  la  contrición  o  la  confesión.  trabajo  penoso. Sal.  atribuyen  a  la  penitencia  tres  partes.  47  Cf.  El  ayuno  incluye  toda  suerte  de  obras  de  mortificación  de  la  carne.  42  Opinión de escuela.   Afirman  que  la  indulgencia  no  suprime  la  primera  o  la  segunda  parte. y al  dolor y pesar por haber ofendido a Dios.  45  Lc. Debéis saber que algunos nuevos maestros.  46  Jn.  y  si  bien  esta  distinción. los escritores de los primeros siglos.  y  practicar  las  obras  arriba  mencionadas  (aun  cuando no hubieren sido impuestas por nadie).  sino  solamente  la  verdadera  contrición  de  su  corazón  o  conversión.   Tomás de Aquino. sino la tercera.LA INDULGENCIA Y LA GRACIA  1517    Por el Reverendo Doctor Martín Lutero. Empero. ayuno y limosnas.  1.  enseñar.  que  tenemos  el  deber  de  realizar  o  que  nos  fueron  impuestas  a  causa  del  pecado.  al  paralítico 45 .  Las  limosnas abarcan todo género de buenas obras.  a  saber:  la  contrición.

  también  es  mucho  mejor  que  la  indulgencia  que  se  da  en  canje.  10.  que  con  más  razón  el  hombre  debería  buscar  que  abandonar.  16.  que  por  cada  pecado  mortal  se  impusiesen  siete  años  de  penitencia.  es  decir.  más  vale  realizar  una  buena  obra  que  descuidar  muchas.  no  obstante.  13.  que  el  descuido  de  las  buenas  obras  y  de  las  penas  saludables.  sin  embargo.  11.  9. pero tampoco sé debe recomendarla a nadie.  o  para  lo  que  fuere. entonces.  no  quiere  quitarlas  sino.    Sí.  Pero  hay  aún  muchas  cosas  más  que  se  afirman  sin  razón  ni  pruebas. arriba mencionadas. es la remisión de un gran número de buenas obras.  Puesto  que  al  presente  estas  leyes  no  rigen.  Actuaría  en  forma  mucho  más  segura  y  mejor  aquel  que  donara  algo.  De  hecho.  Aunque  la  penitencia  instituida  en  el  derecho  canónico  estuviese  aún  hoy  en  vigencia.  Se  dice  bien  que  el  pecador.  Por ello.  no  obstante.  15.  puesto  que  toda  pena  y  aun  todo  lo  que  Dios  impone. imaginaria.  en  lugar  de  tomar  una  indulgencia  en  canje.  sino  que  tolera  y  certifica  su  imperfección.  Por  tanto.  por  aquellas  penas  que  aún  resta  soportar.  mil  veces  mejor  que  ningún  cristiano  comprara  o  desease  esa  indulgencia.  con  más  razón  debemos  cuidarnos  de  no  imponer  más de lo que cada cual puede soportar.  puesto  que  la  indulgencia  no  es  ni  puede  llegar  a  ser  otra  cosa.  debería  dejar  a  un  lado  esas  disposiciones  y  no  imponer  más  de  lo  que  cada  uno  pudiese  llevar.  de  la  que  poseen  ellos  para  inventarlas.  no  hay  que  hablar contra la indulgencia.  porque.  la  cristiandad. no se puede dar nombre a esta pena.  sirve  para enmendar a los cristianos y es beneficioso para ellos.  Dios  y  la  Santa  Iglesia  no  imponen  a  nadie  más  de  lo  que  puede  llevar.  promete  que  quiere imponerlas.  La  indulgencia  se  autoriza  a  causa  de  los  cristianos  imperfectos  y  perezosos  que  no  quieren  ejercitarse  resueltamente  en  las  buenas  obras  o  no  quieren  sufrir.  puesto  que.  debe  ser  remitido  al  purgatorio  o  a  la  indulgencia. a  causa de la  brevedad  de  su  vida. es remitido.  que  Dios  no  permitirá  que  nadie  sea  tentado  más  allá  de  sus  fuerzas 48 :  Gravemente  redundaría  en  oprobio de la cristiandad la acusación de que ella impusiese más de lo que podemos soportar.  ciertas  penas  para  la  satisfacción  y  ciertas  otras  para  la  corrección.  para  el  edificio  de  San  Pablo.  Contesto:  esta  aseveración  no  time  fundamento  y  es  mera  fábula. o nada.  para  que  yo  os  instruya  debidamente.  14.  sino  que  prefiriese  realizar  las  obras  y  sufrir  la  pena. De nada  vale afirmar que las penas y las obras son demasiado numerosas para que.  Yo afirmo: si la Iglesia Cristiana aún hoy resolviera o declarara que la indulgencia suprime más que  las  obras  de  satisfacción. y no ha de imponer nada difícil o insoportable.  ella  puede  y  debe remitirlo también.  La  indulgencia.  prestad  atención:  ante  todo  (sin  preocuparte  del  edificio de San Pedro ni de la indulgencia) debes dar al prójimo pobre.  48 11 . si quieres donar algo. si  ella no es ese castigo ni aquellas buenas obras. 10:13.  12.  porque  es  peligroso  hacer  semejante  donación  por  amor  a  la  indulgencia  antes  que  por  amor a Dios. Pero   1 Co.  Es  cierto  que  algunos  de  los  nuevos  predicadores  inventaron  dos  clases  de  penas:  medicativas  y  satisfactorias.  sería.  Por  ello.  Mucho  más  vale  la  obra  realizada  en  beneficio  de  un  indigente  que  una  donación  para  dicho  edificio.  simplemente  por  amor  a  Dios.  puesto  que  la  indulgencia  no  impulsa  a  nadie  a  enmendarse.  exigiendo  solamente  que  el  pecador  lleve  en  adelante  una  vida  recta.  el  hombre  pueda  realizarlas  y  que  por  esta  razón  la  indulgencia  le  es  necesaria.  como  hemos  dicho. Incurre en grave error aquel que cree poder dar satisfacción por sus pecados.  como  dice  también  San  Pablo.  por  el  contrario.  es  decir. puesto que Dios los  perdona  gratuitamente  sin  cesar  por  su  inestimable  gracia.  Es  cierto  que  la  cristiandad  exige  algo.  Pero  nosotros  (¡Dios  sea  alabado!)  tenemos  más  libertad  para  despreciar  tales  cosas  y  charlatanerías  semejantes.  8.estas  penas  sino  sólo  Dios. nadie sabe tampoco en qué consiste.

 sabrían que no pueden deshonrar a nadie sin antes escucharle y convencerle de su  error.  darás  para  las  iglesias. puedes contribuir para el edificio de San Pedro o para otro fin.  Puesto  que  si  hubiesen  comprendido.  no  doy  mucha  importancia  a  tal  charlatanería.  No  hay  una  orden  de  comprar  indulgencias  ni  ello  se  aconseja.  Que  por  la  indulgencia  se  saquen  las  almas  del  purgatorio.  sino  que  constituye  una  evasión  a  la  obediencia.  17.  me  llamen  hereje.  Mas  no  les  es  posible  comprobarlo  y  la  Iglesia  aún  no  lo  ha  decidido.  Todos  ellos.  Ella  pertenece  al  número  de  las  cosas  autorizadas  y  permitidas.  Acerca  de  estos  puntos  no  tengo  dudas.si  llega  el  momento  de  que  no  hubiese  nadie  en  la  ciudad  que  necesitare  ayuda  (lo  que.  Están  suficientemente  fundados  en  las  Escrituras.  se  debería.  o  busca  más  bien  el  alma  en  el  bolsillo  y  si  en  ella  hallare  céntimos.  si  bien  no  se  debe  impedir  a  nadie  comprarla.  Aunque  algunos.  los  ornamentos  o  el  cáliz  que  haya  en  tu  pueblo. mi anhelo. lo contesto: Ya lo he dicho arriba.  19.  20.  En  consecuencia. con sus opiniones.  aunque  algunos  nuevos  doctores  lo  afirmen.  Dejad  a  los  doctores  escolásticos  ser  escolásticos.  tampoco  vosotros  debéis  dudar.  los  altares.  no  lo  sé  y  no  lo  creo  todavía.  Si  tú  dices:  Entonces  jamás  compraré  indulgencia.  ya  que. mi voluntad.  puesto  que  lo  hacen  solamente  algunos  cerebros  obscuros  que  jamás  han  husmeado  la  Biblia.  12 .  con  sus  opiniones  perforadas  de  agujeros  y  en  harapos.  Y  para  expresar  libremente  mi  pensamiento:  cualquiera  que  dijere  otra  cosa  lo  induce  a  error. No obstante. Es mucho mejor que ruegues y obres por las almas.  se  hallan  cercanos  a  la  descomposición. si quieres.  Por  ello. porque es más eficaz y seguro. otorgue a ellos y a nosotros un entendimiento recto!    49  1 Ts.  si  Dios  quiere.  no  es  obra  de  obediencia  ni  meritoria.  ¡Que  los  cristianos  perezosos  y  soñolientos  adquieran  indulgencia! Tú. 5:8.  solamente  entonces. no bastan para dar autoridad a un sermón. mi ruego y mi consejo son  que  nadie  compre  indulgencia.  18.  apartar  de  ella  a  todos  los  cristianos  estimulándolos  y  fortaleciéndolos para las obras y las penas que.  Y  cuando  esto  ya  no  haga  falta.  para  quienes  la  verdad  causa  un  grave  perjuicio  en  cuanto  a  sus  ingresos. se remiten.  ni  nunca  leyeron  a  los  doctores  cristianos  ni  jamás  comprendieron  a  sus  propios  maestros.  entonces. mediante las indulgencias.  porque  San  Pablo  dice:  "El  que  no  hace  bien  a  los  de  su  casa  no  es  cristiano  y  es  peor  que  un  infiel" 49 . no obstante.  no  sucederá  jamás).  y  por  esto. sigue tu camino.  no  has  de  hacerlo  a  causa  de  la  indulgencia. ¡Que Dios.  le  gustaría  más  que  todas  las  almas.  si  quieres.  no  obstante.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.