Psicología social de la educación Yolanda Mañas

LIDERAZGO EN LOS GRUPOS
Consideramos muy importante el conocimiento y la profundización en el estudio de las diversas teorías sobre el liderazgo, para la formación del profesorado, porque: -pueden aportarles elementos de análisis y comprensión a la hora de realizar su propia definición y posicionamiento como líderes y también en las continuas redefiniciones y ajustes que de ese rol sea necesario realizar con los roles de los alumnos y alumnas y con el de sus superiores jerárquicos. -pueden aportarles elementos de análisis para la comprensión de los procesos relativos al poder que se desencadenan en el centro educativo o institución en la que se desarrolla su labor. El liderazgo es un rol que ejercemos en la relación con los estudiantes que en este sentido pasan a desarrollar el rol de subordinados y se da en el contexto del aula y el centro educativo ubicados en un barrio concreto de una localidad y país determinado. El concepto que tengamos sobre el papel del líder, el concepto y expectativas hacia el líder que tienen nuestros estudiantes, la percepción que tengamos de esas expectativas, las experiencias que hayamos tenido anteriormente como subordinados o líderes, la “cultura” de la organización educativa en la que trabajamos, las creencias, mitos y prejuicios respecto al liderazgo que tiene la cultura en la que vivimos, la facilidad o dificultad que tengamos para desarrollar ese rol, la visión que tienen los profesores que también desarrollan ese rol con nuestros estudiantes van condicionando muy diferentes situaciones. Pueden ser muchos los interrogantes que se nos pueden presentar cotidianamente a los profesionales de la educación respecto a las relaciones de autoridad frecuentemente conectadas con las relaciones de dependencia. Siguiendo a García Sáiz vamos a estudiar el tema señalando de una manera general que el liderazgo es uno de los temas de interés más antiguos en la historia de la humanidad. Es un fenómeno universal en muchas especies de animales y, por supuesto, en el ser humano, si bien hay que decir que los patrones de comportamiento considerados aceptables en los líderes difieren de un momento a otro, de una situación a otra y de una cultura a otra. La literatura sobre el liderazgo en su conjunto no está exenta de problemas, sesgos o irregularidades; en concreto, se caracteriza por: -Está basada en una serie limitada de supuestos, la mayor parte de los cuales corresponde a una sociedad occidental industrializada. -La mayor parte de las teorías desarrolladas y la evidencia empírica disponible provienen de la realidad norteamericana, caracterizada por el predominio del individualismo sobre el colectivismo, de las responsabilidades de los seguidores sobre sus derechos y del hedonismo sobre el deber o la motivación altruista. Se asume el lugar central que ocupa el trabajo en la vida de las personas, hay una orientación hacia los valores democráticos y se enfatizan supuestos basados en la racionalidad más que en el ascetismo, la religión o la superstición.

1

Psicología social de la educación Yolanda Mañas Esta situación pone de relieve la necesidad de tener siempre presentes los factores culturales y de contemplar la posibilidad de que ciertos resultados no sean generalizables a otras realidades socioculturales. Existe una importante diversidad conceptual pues son muy numerosas las concepciones y definiciones de liderazgo que se han desarrollado, casi siempre de forma paralela y en consonancia con los distintos enfoques adoptados. A pesar de las diferencias entre las diversas definiciones, éstas parecen girar en torno a un proceso fundamental, algo en lo que parece haber un amplio consenso: el liderazgo implica un proceso de influencia entre un líder y sus seguidores. De entre las definiciones del liderazgo vamos a considerar dos seleccionadas por la amplitud de su punto de vista: “El liderazgo es una interacción entre dos o más miembros de un grupo que, con frecuencia, implica una estructuración o reestructuración de la situación y de las percepciones y expectativas de los miembros. Los líderes son agentes de cambio (personas cuyos actos afectan a otras personas más que los actos de éstas les afectan a ellos). El liderazgo se da cuando un miembro del grupo modifica la motivación o competencias de los demás miembros del grupo” (Bass, 1990). Teniendo en cuenta esta definición, cualquier miembro del grupo puede mostrar alguna cantidad de liderazgo. Lo habitual, no obstante, es que haya diferencias al respecto entre los miembros del grupo. En este sentido, los líderes serán los más influyentes en cuanto al logro de los objetivos del grupo. “El liderazgo… es un proceso de influencia que comprende un líder -el agente que ejerce influencia- y los seguidores -los agentes sujetos a esa influencia-. La influencia significa que ocurre algún tipo de cambio en el agente objeto (seguidores) como consecuencia de algún acto realizado por el agente origen (el líder). La influencia, considerada en estos amplios términos, es un resultado del poder. La capacidad del líder de influir en los seguidores es otra forma de decir que el líder tiene poder sobre los seguidores”. Esta definición propuesta por Jesuino (1996), incorpora el concepto de “poder”, algo no muy habitual a pesar de la intrínseca relación que tiene con el ejercicio del liderazgo. -Las características del líder Atendiendo a los procesos perceptivos y atributivos que se producen en la interacción entre líder y seguidores, las Teorías Implícitas ponen de relieve la necesidad de que el líder no sólo debe poseer suficientes recursos de comportamiento, sino que, para emplearlos del modo adecuado, ha de ser un hábil “diagnosticador” de las situaciones e interacciones a las que se enfrenta. El líder debe dominar aquellas habilidades de diagnóstico, gracias a las cuales pueda observar e interpretar adecuadamente los hechos y comportamientos que se suceden a su alrededor, y determinar cómo va a actuar ante ellos, por medio de sus habilidades sociales. Para ello es necesario que optimice los procesos de percepción y atribución implicados y evite los sesgos que con tanta facilidad se producen en la interacción social. Las conductas de líder han sido estudiadas en los denominados estilos de liderazgo. El antecedente fundamental de este enfoque ha de situarse en el

2

Psicología social de la educación Yolanda Mañas clásico estudio de Lewin y sus colaboradores (Lewin et al., 1939), quienes investigaron los efectos de tres estilos de liderazgo (autocrático, democrático y liberal) sobre el funcionamiento de diversos grupos, según diferentes criterios de eficacia. En los años posteriores se han desarrollado numerosos estudios basados en este enfoque. Las implicaciones básicas derivadas de éstos numerosos estudios que han seguido una línea similar, tienen que ver con la identificación de una serie de estilos posibles de liderazgo. Aunque con una terminología diferente y ciertas discrepancias en alguna cuestión de fondo, la mayor parte de los trabajos plantea descripciones similares que pueden ser encuadradas bajo cuatro estilos básicos de liderazgo: 1.Interés por la tarea: el líder fomenta altos niveles de productividad, organiza y define las actividades del grupo en función de los objetivos de éste. También denominado interés por la producción, centrado en la producción, orientado a la tarea, centrado en la tarea, iniciación de estructura o desempeño . 2.Interés por las personas: el líder se preocupa por las necesidades, intereses, problemas, desarrollo, etc., de los demás miembros del grupo. También denominado interés por la persona, centrado en la persona, orientado a la persona, consideración o mantenimiento. 3.Liderazgo directivo: el líder toma todas las decisiones que afectan al funcionamiento del grupo, y espera que los miembros sigan las instrucciones. También denominado liderazgo autoritario o autocrático. 4.Liderazgo participativo: el líder comparte con los miembros del grupo la toma de decisiones que afectan al funcionamiento de éste y comparte toda la información que le afecta. También denominado liderazgo democrático. Wright y Taylor desarrollan el enfoque de Habilidades Interpersonales o Sociales aplicado al liderazgo. Una de sus principales premisas consiste en señalar que el comportamiento del líder puede ser considerado desde tres diferentes niveles de análisis: 1.Componentes primarios o moleculares : se trata de lo que líder realmente hace y dice cuando interactúa con sus seguidores. Los elementos son los siguientes: -Comunicación verbal lingüística: empleo de preguntas, argumentaciones, afirmaciones, etc., con el fin de recoger información de sus seguidores, proporcionarles información, influir en su funcionamiento, afrontar problemas o quejas, etc. -Comunicación verbal paralingüística: volumen de voz, fluidez verbal, pronunciación, entonación y demás elementos asociados al habla. Tienen una incidencia fundamental en lo que se dice, proporcionando un significado u otro según se ejecuten. -Comunicación no verbal: gestos, mirada, expresión facial, postura corporal y demás elementos no verbales que acompañan a los anteriores y que también dotan de significado al proceso de comunicación (confirman, contradicen, refuerzan…lo que se dice).

3

Psicología social de la educación Yolanda Mañas 2.Factores estructurales: se refieren al modo en que los elementos primarios o moleculares se combinan para establecer secuencias de comportamiento orientado a la interacción. 3.Enfoque general: los componentes empleados en una interacción y el modo en que se estructuren dependerá en parte de tipo de interacción que el líder quiera tener con los seguidores. Dos son los aspectos fundamentales a destacar: -el grado en que el líder está dispuesto a permitir que los seguidores influyan en la interacción y en las decisiones que se adopten. -el grado en que el líder pretenda enfatizar las diferencias de estatus en la relación. Se considera líder interpersonalmente hábil a aquel que: 1.Pueda recurrir a una amplia variedad de recursos lingüísticos, paralingüísticos y no verbales, y adecuarlos a la situación y a los objetivos establecidos. 2.Pueda estructurar las interacciones de un modo eficaz por medio de la adecuada combinación de los elementos anteriores, de tal forma que le facilite el logro de los objetivos. 3.Pueda desarrollar un enfoque general de la interacción que sea apropiado a los objetivos en cuestión y a las probables reacciones de los seguidores. 5.3-El liderazgo del profesorado de cara al grupo-clase La persona que desarrolla el rol docente: Es una persona central, que determina el marco y estructura de trabajo y de comunicación en el cual los alumnos y alumnas se desenvolverán con mayor o menor autonomía, pero ya no es el agente exclusivo de la transmisión del saber.

Tiene la responsabilidad de diagnosticar y aclarar las dificultades del grupo, siendo a la vez parte del mismo (líder formal) con la problemática que conlleva verse atrapado en los complejos e interrelacionando procesos que en su conjunto llamamos dinámica grupal.

Necesita posicionarse y actuar de cara a los líderes informales que puedan surgir en los grupos, pudiendo su actitud oscilar desde el miedo, el rechazo, la complicidad o estímulo tácito para que le faciliten la tarea.

En los conflictos que se desencadenen, además de describir la conducta problemática de la manera más concreta y menos evaluativa posible, ha de procurar que el grupo describa y observe su propio proceso, facilitando procesos de feedback. Aquí son muy importantes sus propias convicciones y actitudes hacia el conflicto. Como propone Pallarés, podrá ser más eficaz si lo considera una fuerza positiva para el cambio y el crecimiento a nivel individual y grupal, y si al mismo tiempo es capaz de facilitar un clima de apoyo y confianza para los alumnos y

4

Psicología social de la educación Yolanda Mañas alumnas que se angustien en las situaciones conflictivas en que se ven implicados, ven implicados a otros, o al profesor o a la profesora. La mayor dificultad en las situaciones conflictivas es tener la capacidad de superar su propia inseguridad y no reinstalarse en la rigidez y autocracia de la posición tradicional de la persona educadora, estar abierta y saber escuchar al grupo y a sus componentes, además de a sí misma.

En esta situación necesita ceder el poder, dejando que los alumnos y alumnas asuman funciones de liderazgo y resuelvan sus dificultades.

Modela con su conducta la conducta que desea ver adoptada por el grupo. Ejemplo: mirar al que habla.
• •

Lleva a cabo actividades específicas de aprendizaje que promuevan la adquisición de actitudes y habilidades que desea ver adoptadas por el grupo de alumnos y alumnas. Nunca menospreciará, ridiculizará, pinchará o se reirá de un alumno o alumna, ni dejará que lo hagan entre iguales.
• • •

Será suave pero firme al responder a la persona que ofenda a otra. Esto establece una norma y favorece la comunicación abierta. Es más conveniente que proponga una estructura material del grupo en forma de círculo desde la consideración de la clase como lugar de comunicación.

5