B. O.del E.-Núm.

199 118 julio 1945
..
385
"
LEY DE 17 DE JULIO DE 1945 sobre Educación Primaria.
Una nueva Ley de'Edl.!caCi6PI!rimaria, que por su propia esencia afecta tan hondamente a la substancia es-
piritual de lin pueblo, y que Poi: ló extenso de su aplic.aciÓn y la intensidad y trascendencia de su tan
certeramente cala en la entraña intima y en la zona vi tal . de. la Nación. presupone de manera imprescindible '
unos sólidos cimientos, en los que hayan de estrecharse en firme soldadura la propia experiencla hi!tórlca y b
a.mbición renovadora que la evoluci6nde los tiempos Espafla. maestra y roucadora de pueblos. no puede
asi afrontar una traruformación que sIgnifica para el mañana después de I3U última victoria contra el materlall5lno
ateo, la Bupervive'nCia de su ser h1st6rlc.o, ia paz inte.rior y el desenvolvimiento de su potencia espiritual. a tra-
vés de las generaciones fecundas que hoy son infancia. niñez y juventud, sin un anudamiento Y enlace con la
tradicIón pedagógica nacional.
Contra. la falsía de los improperios y el acerbo ví'.uperar de los Que la ,{gnoran 9 cínicamente !a .contradil"en.
la gloriosa tradíción pedagógIca hispana representa ;ID'" de los caUdales más .... al1o.sos de nuestro haber hUitórlco
y una de Las m¿s preciadas aportaciones a la cultura e cumenica.España se gloria y ningún momento más opor-
tuno para tecordarlo, de naber impuesto desde la m.lsma época en que alumbraba Césares para el ImperiO
de Roma, las hormas de una. sabia pedagogía. que cristaliza la mente preclara y en la humanisima actua-
ción de nuestro Quintiliano, con el Que tie escribe la inicial de la técnica educadora. primaria. .-lpor-
taciones se hacen mas fecWldas al compas del avance de los tiempos, porque en plena Edad Medla, tras el
brillo inmarcesible de las ideas pedagógicas isidorianas y la práctica de nuestras monásticaS, de
las cuales nacen .en lo arisco de los paisajes desérticos o en los rincones rura,les. donde al lado del Salterio se
ensefia la Gram11t1ca, España produce a un Teod\:llfo para el aPogeo de la escuela palatina lJrlovingia o hace
peregrinar a un Lullo cl]n su pe(l".gogia misionera, su af án metodológico de la ·representación -gráfica y su doc'
trina de la, escuela natural,' primer ensayo de psic.olagismo, Pedagogo de nuestro Renacimiento es el eximio ne-
ibrisense. con su interpretación cristiana de la pedagogia clásica y el primero Que la mantiene incontaminada de
las paganlas renacentistas; y sobre todo, Vives, el gran creador de la psicología pedagógica 'Y .precursor dt- tan-
tas normas y sistemas didácticos que aún viven y retoñan, con ·fuerza peroone, en la práctiCa moderna.
Creación española es; asimismo, el primer sistema de educación de los sordomudos. que inventa nuestro
Ponee de León, y ejecutoria inigl'lalable y sin precedente en la hist9ria de la pedagogia universal el reguero ge
instituciones educativas que, como lo más relevante de su apostólica y clvtilzadora acci6I1. espan::e España por el
Nuevo Continente, tras aquella eseuelaQue surgió en Méjico. dirigida por Fray Pedro 'de Gante. El Si-
glo de Oro se cierra, en fin. con la lección que ensefL&. 0.1 mundo San José de Calasanz, "verdadero fundador del
filantropismo y del immanismo social, al romper los prejuicios de que las letras. eran para las clases priv.lieg1.a.-
das, creando la escuela popular 'Y gratuita y determinando los 1ungamentos de la. enseñanza mutua y del lnte-
gralismo ciclico. .
Cuando "se quiebra la tradición pedagógica de nuestro siglo 1mperml, al advenir el mal llamado 4e las lu-
ces, con su cortejo exótico' de frivolidades,! de racionalismos y de impiedad, que produce su secuela en [os años
sucesivos de agitación politica y revolucionaria, aún tie nefuerzá ,España- para alumbrar una. llueva creación
dagógica, la de un pobre y desmedrado clérigo, don Andrés Manj6n, caballero en una asnilla por los parajes grao
nadinos, que mucho antes que los pedagogos del dia pro clama y practica las ventajas de. la escuela' al aire libre
y da nueva forma y vida al sistema clásico del docere delectandtl del ludus.
"Esta tradición. permanece en nuestra hasta que, desviU:culada de su trayectoria histórica,
se quiebra en la anarquia que nos depara el sfglo XIX. El esfuer.zo ordenador de la escuela primaria en los albo-
res de centuria. está cara.cterizado pSI la frondosidad de las disposiciones --contradictorias. a veces. entre
si-o que engendran un confusionismo acertadamente definido por Rodrlguez San pedro en mil novecientos siete
como iluna superposición de €SfuerZ()s personales, sln trabazón ni método, en lo Que debiera ser una colaborae1ón
nacional permanente, coneertada.'1 €n resultados dearmonía>. Ast. son tanteos de sistematizadón legiSlativa el
Real Decreto de diec1séls de febrero de mil ochocientos veinticinco y la Ley de veintiuno dE' junio de mil 'OCho-
cientos treinta yocho,' cuyas dlf;1X)slclones no alcanz:;l_n a poner orden .y claridad en el fin que se proPonian. -
Este propósito se cumple plenamente en la Ley de nueve de srptlembre de mil OChocientos cincuenta y siete.
la cual representa; sin. duda, un paso fundamental ·c..ra dotar de -sólida estructura administrativa a la noble
misión de enseñar. Su aparato orgámco ha. perdw.=ado s ens1.blemente hasta tilas, pero su aplicación" ha-
bia. de sufrir el azote. de· la inestabilldad pollUca. produc ti) de la época. que reflejaba en mutaciones frecuentes 'y
opuestas los continuos cambios de rumbo gubernativo. Una illtima etapa la constituye la. promulgación del Es-
tatuto del Magisterio, <le mil novecientos diecisiete. que. con las modillcaciones en él introducidas en mayo de
mU noveclentus veintitrés. ha sido el código legislativo por el que se ha regido nueottra primera docencia hasta.
el momento presente, sin los intentos reformista;; de la Dictadura llegaran a cuajar en realidades, por ha.'
berlo !Impedido las vicisitudes pol1ticas más recientes.
La etapa republica,n.a de mil noveCientos trelnta y' uno llevó a la Escuela una radical· subversión de valo-
res. La legislaciOn de este periodo puso su mayor en arrancar de cuajo el sentido cristiano de la. edu-
cación, y la Escuela sufrió una etapa de influencias roa teriallstas y desnaclonallzantes Que la convirt,ieron en
,.
386
-
,-
iulio 1945
B. O. del E.-Núm. 199

campo de experimentación para. la mas- torpe politica, negadora. del ser ínUmo de nuestm conciencia hlsturlca.
La. imagen de Cristo' fué prohibida en las ,aUlas. en tan to que las preparaban ¡a. 1ncorpo-
raclÓln de la ndolescenc.!4 al torvo empeño de revolución marxista.
Por estos motivos. - el Movimiento Nacional, desde el mismo en qu.e Se lnle!!",. eonsagr6 SU más dec!
dida voluntad a. restaurar en toda el ámbito de nuestra y muy singulalmcnte en la Edue¡:acIón
marIa, la !'I"maclón católica de la juventud. Al la.do de. este pensamiento, y en intimo enlace' con él-, lie deter-
minó la mls1ón de la Escuel" para, unlftcar la conciencia de los españoles en el servicio a la Patria y se, promul'
. garon otras disposiciones por las Que se ha re!orz.:>.do el prestig,iO espiritual del -i se l1adotado .a. sus
cuadros personajes de mejoras ostensibles en las condiclones de su ejercicio profesional.' ' , -,
La nueva Ley invoca, entre sus princl1110s jnspiradet;: es. tomó el primert... y más fundamental, el religioso. La
Escuela. espaflola, en armonia. con la tradición de sus 1ll ejores tiempos, ha de ser ante todo cat6lica. Por eso, La
Ley no vacUa. en recoger, acaso como ninguna otra en el mundo. y en algunos mOluentos con l1teralidad
""""-:. . .' .
llesta, los postulados que consignó Pio XI como norinas del derecho educativo cristiano en su inmortal encfclica
Dfvlnt tllius Magtstrl. De conformidad con ellas y eon los principios del Derecho. Canónico se reconoce
a la Iglesia el derecho que de manera supereminente. e independiente de toda potestad ,terrena. le corresponde
para la educaéión por tit:.I1os de orden y la Que' le cOmpete, con' el Esta-
do, de fundar Escuelas de cualquier grado, y, ICor tanto, Prim,arLlts y del Magisterio, con carácter' de públicas.
eh armonia con, la naturaleza de la Iglesia co mo socleda.d perfecta y soberana. Igualmente se reconoce
a la. tamUJa. el derecho pr1mordial 'e inalienable tie educ ar a sus hijos y, eonsigu1:entemcnte. de elegir a los edu-
cadores. . $o .
Ad.emás, la en nuestra ·Patria.ha de ser ese ncialmente espa1'iola. Y en este aSPecto. la r.ey se llnspira
, en el punto l}l'oi\fmt.tico del MüvImiento Nacional por el que Se supedita la función' docente a los intereses
supremos de la Patria, En el mismo grado de importan cia inspiradora se coloca la educacl6n social. lmprescin-
cU6le para la formación del cludadl:\no; la educación f1 slca. neéesaria para el desafroBo fisiológico del escolar
yeomo de formación inteleftual y Y.llnaltnente, la educación profesional. con la que Be fC)m-
pe el 'V1ejQ de nuestra. primera c1r cuida en el recinto estrecho de la histrucci'ón elernental.
para enlazarla con la iniciación del alumno en lo qUe h a. ser su vida futura: la superior formación intelec-
tual o el ejercicio de las actividades agricolas' o 1ndu8 triale$. Completan el cuadro de los prlncipiGs
• :res las ya comagradas normas de iá. y g La. Ley fle dgida en el cumplimiento de
la asistencia obligatoria a la "ESCUela; pero coordInando esta. exigencia con uná ,justicia social,' pro-,
clama el derecho del nifJ.o (pObre al aUlhento y al vestido y sancIona a cuantos le oblIguen a un trabaJO Que no
.. .
:sea el propio de su actividad escola.r. \Recogiendo asim1s roo el principIo de la Ley de mU ochocientos cincuenta.
:v siete, establece s610 lo. gratuidad filara los niños que no puedan pagar la Escuela; pero reserVa para las Institu-
cianes 'benéficas de la. ml.snta el caudal de fugresos que signifique la aportación de los alumnos pudientes. En
fin. par razones, de 1ndole moral y tie eficacia. pe<iagógica. la, Ley consagra el '.principio cristiano do la separación
de sexos en la enseftanza,
La experIencia de la vida impone innoyacIonea OI-den técnico y metodológico,' que, adapiadas al
temileramento: upaftol. eoi inexcusable recoger.,' ",
Se e5tablece f81 un nOmero de Escuelas 11'l.ás a..'1"Ipllo, fl.'aado en U:1,) doscientllS cinruellt3 habItantes
la cUra tipo: SI:l readaptan 10J!l perIodos' de grat!uacl¡'¡u al crear el de prOfesional, con que se am-
pUa la edad há.!lta los quince afios; se el +lpo selectivo en las graduadas; 8J al
Esead.o E!l,1;eftl!nze provincIal y mUnitipai, con e. de 'la ped;\!',llg,C}' {le la
educación, y ampliando extraordfnariamente. de una pa rte. el sistema de patronato. y protegleboo. de otra. a la
• •
en&efi.anza privada con apoyOS y estimulos Que Jamás' alcanzó en legl.slaciones anteriores, se abre ancho en
la creación de Escuelas 3 la colaboraci6n dal Estado, la Iglesia:.las Corpor4Cioues púbUcas, las Empresas y ili"to.
" . . . ..
ciedad en general; se reforma en t6.rll1inos de eficacia y rendimiento la' enseñanza de adultc..;¡. y se trazan nuevas
normas para lós distintos tipos de F..scuei:l,'t .'
1.1. "lda docente de la sufre as;;nUlmo tranS1C'rmatfó¡-. en el r,rden técnko. El cuadro de las enscñan-
tas se c]&s1fiea en drmonia C1n las exlgenc1a:3 pcdasógicas; se dan normas precisas. tll.nt,o: 4Sobre los
:dos como sobre la grá.ctica metOdo]ógica y la comprnuación escolar: se regula de modo eíic.az el tiempo "y" la jor-
nada, y se por vez primera en Patria 'la cartllla de escDlaridad y el cettificQdo de estudios pri-
marios, como documento acreditativo de la oblt¡;atoril'dM de ia educación. Las innóvaclones n.lcanzan igualmen-
te a. lo., ln.strumentoa rnoblllario. material funglble-y se hasta .loa mlilmos 'edlllcI08
con la ambición de Que todo!. a su finalidad docente. para lo Que se regnlan C011 r.,lnudor
Bidad los 3iatemas de construcción eseolar en el ¿¡ ..mtldo del de la capacidad,' :ldeCUaClón e hlgiene
de lo.! édificios.. '
Importa1:1.e.1a espeeial se reconoce a la,., In:5tftuclones 'complementarias de la Escuela,'.." 1115 Que lle seftala mi
amplIo cometido en el orden pedagógico, y singularmente en el soclal. benefico y ,de prnteoción, ya Que ,obre todo
. ' ,
a travéa de ellaa se· apll,can loa prlnclplC?s lusplradQres d e la Ley en lo respe.::t.a a la formación soola.l y a la
obUgatorledad edueatlva.. QuedJl.u 6IS1 dellntdos, can preceptivo, el comedor Y el roperoeacola.r•. el' s,ervlcto