Está en la página 1de 3

Rescate Urbano con Helicóptero

Fernando Granizo Herranz


Bombero
Comunidad de Madrid

Después del incendio del edificio Windsor en Madrid, han surgido otra vez los comentarios sobre la
posibilidad de utilizar helicópteros en misiones de rescate en edificios de gran altura (EGA). Las
opiniones sobre este tema son muy variadas y la mayoría de las veces enfrentadas. Con este artículo
voy a intentar demostrar que es posible, pues ya se está realizando en otras ciudades del mundo, por
lo que deberíamos ir despertando para no dejar pasar este tren.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS
La idea de utilizar los helicópteros para realizar rescates en EGA ya
surgió en España, exactamente en Madrid, en 1987. Desde la
Delegación de Gobierno de Madrid se coordinó un grupo de trabajo
compuesto por la Unidad de Helicópteros de la Policía Nacional y
voluntarios de los Cuerpos de Bomberos de los Ayuntamientos de
Alcorcón y Mostotes. A este equipo se le denominó Grupo de
Salvamento en Edificios de Gran Altura y estaba coordinado por D.
Rafael Moro.

Este Grupo estuvo entrenándose durante más de un año, hasta el


26 de abril de 1988, fecha en la que ocurrió un desgraciado
accidente en el cual fallecieron dos compañeros, el cabo Sotero
Ortega y el bombero Juan Carlos Higueras del Cuerpo de Bomberos de Alcorcón, mientras realizaban un
ejercicio.

Inmediatamente después del accidente, se disolvió el Grupo de Salvamento en Edificios de Gran Altura,
y hasta la actualidad no ha surgido ninguna iniciativa parecida en toda España.

SITUACIÓN INTERNACIONAL
Desde la implantación de los helicópteros en nuestra sociedad, se están usando para realizar todo tipo
de rescates. Y la prensa lo ha ido recogiendo a lo largo de los años; éstos son algunos de los casos
más famosos de rescates efectuados por los helicópteros en EGA:
• Noviembre de 1980. Incendio en el Hotel Gran MGM de las Vegas, Nevada. EE.UU. Fueron rescatadas
300 personas del tejado, para lo cual se utilizaron 16 helicópteros.
• Mayo de 1988. Incendio en la Torre de Damián, Los Ángeles. EE.UU. Fueron rescatadas 6 personas
por la azotea.
• 1993. Incendio en el edificio Palacio de la Luz, en Montevideo, Uruguay. Fueron rescatadas 5
personas del tejado.
• Febrero de 1993. Atentado en los subterráneos de las Torres Gemelas en Nueva York, EE.UU. Fueron
rescatadas 28 personas del tejado de la Torre Norte.
• Abril del 2002. Se estrella una avioneta contra el Edificio Pirelli, en Milán, Italia. Los soldados de
rescate rappelan desde un helicóptero para acceder a los pisos superiores del edificio.
• Marzo del 2003. Incendio en la sede del Parlamento, en Quito, Ecuador. Fueron rescatadas 15
personas del tejado.
• Febrero del 2005. Incendio en la Torre Golden Plaza, en Taichung, Taiwan. 9 personas rescatadas del
tejado.

La mayoría de estos rescates fueron realizados por helicópteros de servicios de emergencias o militares,
pero sin una preparación específica para estas misiones.

Sin embargo en otras ciudades, donde también ha surgido esta inquietud o necesidad después de un
siniestro, han desarrollado sistemáticas de actuación para solventar estas situaciones que no se deben
improvisar por los riesgos que conllevan.

Las ciudades en las que sus Cuerpos de Bomberos ya están preparados para el rescate de personas en
EGA son actualmente Tokio, Seúl, San Francisco y la última en incorporarse a este pequeño club ha
sido Nueva York. Desde noviembre del año pasado han solucionado las discrepancias entre la policía y
los bomberos, para trabajar en equipo los helicópteros de la policía con determinadas unidades de
bomberos para realizar rescates en EGA.

SITUACIÓN NACIONAL
Hay que reconocer que la incidencia de este tipo de rescates es
muy baja, lo que no justifica la adquisición de un helicóptero y el
crear una Unidad especializada sólo para realizar estas misiones. Sin
embargo, adaptar al rescate urbano Unidades ya creadas y
entrenadas para misiones de rescate con helicópteros, como son los
Grupos de Rescate en Montaña, es muy sencillo y casi sin coste
económico para la administración.

Lo que sucede es que normalmente los Cuerpos de Bomberos que


tienen los helicópteros y las Unidades entrenadas, no suelen tener
muchos EGA en su territorio de competencia y sin embargo donde
se concentran los EGA, los Cuerpos de Bomberos no disponen de
los medios necesarios para poder realizar los rescates urbanos. El
sentido común diría que lo más sencillo sería alcanzar acuerdos de
colaboración entre los distintos Cuerpos de Bomberos, para darse
ayuda mutua, pero ya todos sabemos qué es lo que dice el dicho
popular…

Ejemplos de estas circunstancias serían los casos de la Comunidad


de Madrid con respecto al Ayuntamiento de Madrid o la Generalitat
de Cataluña con el Ayuntamiento de Barcelona, además de otras situaciones parecidas a lo largo del
territorio nacional.

Pero creo que todos tenemos algo claro, que si por desgracia un día surgiera un incendio en un EGA,
con personas aisladas en la azotea, y se dispusiera de un helicóptero, daría lo mismo que fuera de
Bomberos, Policía Nacional, Guardia Civil, Ejército o cualquier otra institución, casi seguro se mandaría a
intentar el rescate, y a ver quién “es el guapo” que se negara ante tal circunstancia, con el riesgo no
sólo de no poder realizar tan angustioso rescate, sino que desgraciadamente pudiera desencadenar un
accidente con dramáticas consecuencias, por no tener sistematizado y entrenado este tipo de rescate.

MISIONES PARA EL RESCATE URBANO


Las misiones de rescate urbano que puede desarrollar un helicóptero con una Unidad entrenada son
fundamentalmente dos.
• La más obvia es el rescate de personas aisladas en la azotea de un edifico, a la cual no pueden llegar
las autoescalas, ya sea por la mayor altura del edificio que la posibilidad de la autoescala, o por
razones de emplazamiento, cuando no sea posible alcanzar la azotea para realizar el rescate de estas
personas.
• La otra posibilidad son las personas que por un incendio se encuentran aisladas en un hueco de la
fachada de un edifico, que por altura o por el emplazamiento de la autoescala no se puede efectuar su
rescate. También en estos casos un helicóptero, con una Unidad entrenada, puede ser una solución
para el rescate de la persona o personas en peligro.

SISTEMÁTICA DE INTERVENCIÓN
La sistemática para realizar una intervención de rescate urbano por personas aisladas en la azotea de
un EGA tendría que tener los siguientes pasos para resolver dos problemas fundamentales:

1º. El primer problema que hay que resolver es cómo acceder a la azotea. En este momento el piloto
del helicóptero es el que tiene la última palabra sobre por dónde acceder, pues aunque esté ardiendo el
edificio por los cuatro costados, casi siempre hay una cara libre de humo por el viento, y si no la hay,
entonces no es probable que haya supervivientes que rescatar.

De todas las posibles opciones que hay para realizar la transferencia desde el helicóptero a la azotea
por parte de los bomberos que van a realizar el rescate, como: la grúa, la Billy&Pugh o el fase rope; el
rappel es el método que reúne las mayores condiciones de seguridad y rapidez para realizar dicha
transferencia.

2º. Una vez en la azotea, los bomberos deberán realizar dos misiones simultáneamente. Una será
atender a las víctimas que se encuentran en la azotea y esperan ser rescatadas. La otra, acondicionar
la azotea, con la retirada de todos los elementos que limiten la aproximación del helicóptero.

3º. Por último el segundo problema es el proceso de rescate propiamente dicho. Las opciones en este
caso son menos:
• La grúa directamente es muy lenta si el número de personas para ser rescatadas es elevado.
• La red de rescate que sería el método ideal actualmente es “ilegal” dentro de la normativa de
Aviación Civil Española, con la paradoja que en diversos países de la Unión Europea sí se puede utilizar.
• Con lo que sólo nos queda el apoyo directo en la azotea, para realizar el embarque de las víctimas en
el interior del helicóptero.

La sistemática para el rescate de personas aisladas en huecos de fachada, es mucho más sencilla:
1º. Al llegar al siniestro, desciende un bombero con la grúa.
2º. Al llegar a la altura de la persona a rescatar, el bombero le coloca una eslinga de rescate o también
es posible un triángulo de evacuación.
3º. Tanto la víctima como el bombero son izados a la cabina del helicóptero, mientras éste abandona la
zona de rescate.

Como podéis observar, es muy parecido de como se puede realizar el rescate de un escalador
accidentado en la pared de cualquier montaña.

Como podréis imaginar, para no alargar demasiado este artículo, las sistemáticas están muy
simplificadas y no se entra en el detalle de cada paso ni el material necesario para ejecutarlas.

CONCLUSIONES
Después de un puñado de años como bombero y de los suficientes como miembro del GERA del
Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, durante los cuales he realizado más de un centenar
de horas de vuelo y casi lo mismo en operaciones de grúa, entre entrenamiento y actuaciones reales,
creo que empiezo a tener la formación y la experiencia suficiente, para poder afirmar que el rescate
urbano con helicópteros es técnicamente posible y por lo tanto se debe desarrollar por los Cuerpos de
Bomberos en España.