Está en la página 1de 2

Las redes sociales: el “Boom” de los últimos tiempos

Comunidades virtuales, redes sociales o estructuras sociales, que se


crearon en 1995, cuando Randy Conrads creó un sitio web para que la
gente pudiera crear o mantener el contacto con sus antiguos
compañeros de colegio o universidad. Desde ese momento, no han
parado de expandirse y hacerse más famosas entre los jóvenes.

Con las redes sociales ha surgido una nueva forma de comunicación. Cada una de ellas
nos ofrece una temática especializada, y es por ello por lo que con una información útil,
se están aproximando al concepto que nace de la red, que es dar continuidad y
respuestas a una serie de dudas, o simplemente responder en tiempo real a una
necesidad.
Hoy en día, estas redes se han convertido en una herramienta habitual en los
departamentos de recursos humanos de las empresas en el proceso de selección de sus
trabajadores. Al mismo tiempo, nos sirven para comprar y por ello, muchos estudios de
mercado se realizan en base a los datos obtenidos en redes sociales.

Las redes más famosas hoy en día son tuenti y facebook. Comenzaron a asomar cabeza
hace una década y han alcanzado una gran popularidad en lugares como Estados Unidos
o Reino Unido. Las grandes compañías de Internet no tardaron en invertir mucho dinero
en hacerse con algunas de las iniciativas más prometedoras, por tanto, su expansión ha
sido muy creciente en los últimos años.
MySpace es la más popular de todas por su número de usuarios, le sigue Facebook,
creado originalmente por estudiantes de la universidad de Harvard, aunque hoy por hoy,
tuenti lidera la expansión de las redes sociales en España situándose por encima de
facebook.
Estas redes, están adquiriendo cada vez más protagonismo y según algunos estudios, su
imparable crecimiento en la actualidad se debe entre otras cosas a la crisis, ya que los
usuarios pueden colocar su currículum y su perfil profesional en ellas, lo que hace que
aumenten los internautas que quieren aprovechar estas facilidades.

Numerosas ventajas rodean a las redes sociales, pero hay que tener en cuenta que
muchas veces, los usuarios atraídos por las ventajas de poder compartir información y
fotos con los amigos, con una gran cantidad de herramientas de interacción que facilitan
su trabajo, se olvidan de la prudencia. Las encuestas muestran que muchos internautas
no saben que, al estar en las redes sociales, su perfil es indexado por los buscadores de
Internet como Google. La AEPD considera que estas empresas deberían establecer, por
defecto, estándares de seguridad y privacidad para evitar esta indexación y para
asegurar que se protegen datos especialmente sensibles. Por ello, los juristas inciden en
que los internautas deben dar su consentimiento ante cualquier recogida o uso de datos
personales, tal como establece la normativa de protección de datos.

De modo que es necesario hacer un uso responsable de las redes sociales. Así, es
conveniente leer el aviso legal y la política de privacidad, ya que según Ernst & Young,
no todas las redes se ajustan a la normativa española, facilitar la información
imprescindible, no dar datos de localización o usar contraseñas seguras en el registro.
Además, es importante que las fotos que se suban de terceros tengan su consentimiento,
y asegurarnos que nadie puede hacer un uso comercial de nuestros videos o fotos.
Restringir el acceso a fotos personales, porque, a pesar de los rumores, por subirlas a la
web, no cedemos la propiedad a la red social. Por otra parte, la legislación prohíbe a los
menores de 14 años darse de alta en estas redes. No hay que prohibirles las redes, pues
son una forma de socialización pero si concienciarles de los peligros que hay.
En definitiva, el uso correcto y responsable de las redes sociales para evitar delitos
contra la privacidad o el derecho a la intimidad de todo ser humano, debe partir de una
mayor labor de concienciación desde la infancia, de una actividad a escala mundial por
parte de los gobiernos para que los usuarios conozcan sus derechos antes de acceder a
una red social, junto a los peligros que un mal uso de la misma puede acarrear en su
vida personal.