Está en la página 1de 2

JUVENTUD ¿DIVINO TESORO?

Por Juan Fernando Perdomo *


POLÍTICA ANALÍTICA

México en este momento, más que nunca, es un país de Jóvenes.

Hay sobradas razones, naturales y provocadas, para que sean los jóvenes los
que inicien o consoliden su presencia y liderazgo en la vida pública y
empresarial.

Esos, que cada año, en número superior a un millón, se buscan incorporar a la


vida activa.

Esos, también, que generalmente están mucho mejor preparados que sus
antecesores, que otras generaciones.

Esos que, además, cada día tienen más complicaciones que las que nosotros
tuvimos para encontrar un trabajo digno y adecuado, en todos los sentidos.

Pero muy a pesar de ello vemos, cada día, que la banca, las empresas, los
medios de información,… son encabezados por gente joven.

El sector público no es la excepción.

Me parece que esto ha sido por razones muy distintas y con distintos
resultados a los de los otros sectores: Los jóvenes no necesariamente están en
el gobierno por su capacidad. La mayoría están siendo aleccionados
contrariamente a lo que demanda nuestra ética.

Ahí es donde los Dinosaurios encontraron al Divino Tesoro de la juventud.


Los partidos políticos y los gobernantes han incorporado a sus filas, y muchas
veces en puestos relevantes, a jóvenes para proyectar una imagen de frescura
y vanguardia.

La verdad es que muchos de ellos no tienen la experiencia para el cargo que


se les asigna. Y no me opongo a dar paso a esas nuevas generaciones, sino
que, así como los edificios se derrumban sin cimientos sólidos y bien
calculados, los jóvenes sin experiencia; que no han subido los peldaños que
tienen que subir en el tiempo adecuado; pueden desmoronarse y caer, en sus
aspiraciones políticas o de servicio público, en las garras de viejos dinosaurios
de la política, o funcionarios abusivos que los utilicen a su antojo y les lleven
por el camino de la perversidad.

Analiza los casos en el Gobierno Federal de nuestro país, o del propio gobierno
de tu estado:
Secretarios particulares; Secretarios de Gobernación; asistentes,… Por cierto,
estos últimos, muchas veces, por decenas.
Ha sido muy recurrente el tema de que se cuenta con jóvenes que se forjan
desde ahora en la lid política y del servicio público. Y, de repente, por ejemplo
en este año, dejan sus encargos a medias para contender para elecciones de
Diputado Federal, con una enseñanza negativa que se diseminará por el país.

Eso hace que ser joven no siempre sea sinónimo de limpieza, transparencia y
congruencia,… como debiera.

Algunos han aprendido las cosas más negativas de la política y la interpretan


como la oportunidad de hacerse millonarios olvidando el mensaje de Benito
Juárez que conminaba a vivir en la medianía económica, de acuerdo a la
situación que vive el propio país desde hace ya varias décadas.

La Juventud es fuente de energía, de inspiración. Son los jóvenes, los que no


conocen de miedos, los que saben arriesgarse pues están en ciernes y poco
tienen que perder… ¡Y mucho que aprender y que crecer!

Pero esa magnífica oportunidad de crear una generación con culturas positivas,
está convirtiéndose en una nube oscura que empaña el futuro.

Es bien cierto que aprendimos en casa lo más básico de nuestro


comportamiento y nuestros principios; pero tal vez aquellas SEUDO
FILOSOFÍAS de las que hemos hablado: Permisivismo, Hedonismo,
Materialismo, Individualismo y Secularismo, puedan trastocar los valores de los
jóvenes si los alentamos a seguir el ejemplo de los políticos tradicionales.

¡Qué bien que no son todos! ¡Qué bueno que muchísimos encuentran
alternativas positivas y deciden un camino de ética y principios!

¡Qué pena por los que ya cayeron en las garras de la corrupción simbolizada
por políticos que así aprendieron la Política y hoy nos la quieren dejar como
herencia, cuando México ya no aguanta más.

* Juan Fernando Perdomo es egresado del TEC DE MONTERREY.


Servidor público, empresario y Político ( jperdomo@infosel.net.mx ).
www.perdomo-blog.blogspot.com