Está en la página 1de 19
Cuello Pagnone, Marina Dos eventos ¿políticos? con jóvenes como ¿protagonistas? En Julio de 2012, el

Cuello Pagnone, Marina

Dos eventos ¿políticos? con jóvenes como ¿protagonistas? En Julio de 2012, el Senador Nacional por la Provincia de Buenos Aires, Aníbal Fernández y la Senadora Nacional por la Provincia de Chaco, Elena Corregido, presentaron un proyecto de Ley que proponía ampliar el derecho a sufragio a ciudadanos a partir de los 16 años de edad, modificando el límite inferior actual previsto por el Código Electoral Nacional, establecido en 18 años. El tratamiento definitivo de dicho proyecto, está previsto para mediados de Octubre del corriente año. Entre tanto, el asunto ha tenido en casi 3 meses, un abultado tratamiento mediático. En coexistencia temporal con parte de ese periodo, a partir del 17 de Septiembre, estudiantes de varias escuelas de nivel medio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires realizaron manifestaciones, tomas de edificios y otras modalidades de expresión de su rechazo ante la implementación de una reforma curricular que pretende, entre otras propuestas, modificar las cargas horarias de asignaturas específicas en escuelas de educación técnica. En ambas situaciones, un sector etario definido y coincidente, emerge como protagonista, objeto o sujeto de prácticas políticas (Rabbia y Brussino, 2007). Si bien no se pretende aquí caer en un difundido reduccionismo (sobre el que ya ha advertido la literatura académica especializada 1 ) y equiparar juventud/adolescencia con estudiantado, puede reconocerse a priori que una buena proporción de estudiantes de los colegios afectados por la medida del Consejo Federal de Educación, son al mismo tiempo, jóvenes susceptibles de ser alcanzados por el proyecto de Ley de ampliación de la edad para el voto, y viceversa, muchos de los jóvenes que podrían quedar alcanzados por la prolongación de la edad para sufragar, se encuentran en situaciones de escolarización plausibles de convertirse en reclamos. Los eventos motivo de las notas analizadas, política y socialmente, podrían concatenarse con otros de la actualidad, pero hacerlo en este momento y espacio, marcaría, por sí misma, una particular lectura de la situación, que es, naturalmente, discursiva. Más adelante, en los criterios de selección del corpus, se harán algunas referencias a los eventos políticos y sociales contemporáneamente tratados por la prensa, y presentados de modo conjunto y concatenado por el medio del cual dicho corpus fue extraído.

1 A modo de ejemplo, ver Chaves, M. (2011a) y Rabbia y Brussino, 2007. Estos últimos autores describen: “son los espacios ‘educativos’ y -con menor frecuencia los ‘laborales’ y ‘de salud’- donde la institucionalidad política sitúa lo propiamente “juvenil”, donde los jóvenes son representados como objetos de políticas públicas y, a veces, como sujetos de la política(las páginas del original no fueron numeradas). La reproducción de ese posicionamiento, conlleva el riesgo de dejar por fuera de los estudios la posibilidad de conocer las manifestaciones juveniles en los sectores no escolarizados o no institucionalizados.

Página 1

Objetivo Tras esta breve presentación de los escenarios a los que refieren las notas que se analizarán, se propone como objetivo del presente trabajo una aproximación a la reconstrucción de los sentidos que se postulan en relación a la juventud (y más precisamente a los jóvenes y adolescentes), respecto de dos eventos con carga política (en los cuales los jóvenes son posicionados como sujetos y/o como objetos de acciones políticas), en notas periodísticas de un medio digital, cuya versión impresa posee alcance nacional. El planteo consiste, entonces, en un análisis semántico de los sentidos propuestos en torno a los jóvenes y la caracterización de su accionar político (entendido en términos generales, e incluyendo, obviamente las negaciones respecto de dicho accionar, o las ausencias de su caracterización como político). Chaves (2005) plantea, respecto del abanico de posibles representaciones sobre lo juvenil, que “en el interior de cada grupo existe una diversidad de discursos que remiten a distintos modos de representar a la juventud, modos que se vinculan con distintas formaciones enunciativas”. Su trabajo, por ser justamente sobre representaciones, apela al conocimiento cotidiano práctico de grupos sociales, e incluye los aportes mediáticos que hacen al contenido de estas representaciones. Acotando el presente trabajo al objetivo antes reseñado, lo que se pretende es, en cierta medida, dar un paso en el mismo camino, intentado descibir de qué habla un medio en particular, ante un emergente político concreto, cuando habla de jóvenes. Como parte del posicionamiento teórico inicial, se considera relevante la descripción que realiza Vasilachis (2003) respecto de los efectos que las categorizaciones operan en la interacción social:

Estas acciones son sociales porque están dirigidas a otros individuos, los interlocutores imaginarios del hablante; se refieren a actores sociales que, por lo general, no son parte de esa interacción, y tienen signitificativos efectos debido a que, por un lado, influyen en el contenido, en el sentido y en la posibilidad de las relaciones sociales de

las que son o pueden ser sujetos los mencionados actores, (

condicionan la propia definición de su identidad (

el otro,

)

y

por

)

(Vasilachis, 2003:101).

Siguiendo ese lineamiento, se pretenderá analizar no sólo el modo en que los actores sociales juveniles son categorizados por el medio elegido, sino también los puntos de contacto o disidencia entre esas categorizaciones y las características autoatribuidas por esos actores, en la medida en que esto sea posible a partir del material seleccionado.

Selección de las notas

Página 2

Para abordar esta propuesta, se seleccionaron dos notas periodísticas, una referida a las tomas de los colegios porteños y otra al proyecto de Ley de ampliación de la edad electoral. Ambas notas fueron publicadas en el sitio web del diario Clarín. La selección de este medio, respondió, en primera instancia, a que era el portal web que más resultados arrojaba ante las búsquedas simples, de entre los tres inicialmente explorados (los dos restantes fueron Página 12 y La Nación, ambos en su versión digital).

Una vez seleccionado el periódico, se analizó de modo no sistemático el listado de resultados para cada una de las búsquedas 2 , obviando de los resultados aquellos que, ya por el contenido explícito de su título, ya por la fecha de publicación (previa a los suceso descriptos anteriormente) resultaran manifiestamente impertinentes. Así, se generó un listado de notas candidatas para el análisis, para cada una de las temáticas, las cuales se presentan en las tablas del Anexo I. Los resultados así seleccionados, fueron nuevamente reducidos. Para esta instancia se consideraron dos criterios. El primero de ellos fue estrictamente temporal: como la toma de los colegios inició casi dos meses después de la presentación del proyecto de Ley, no se consideraron entre los resultados relacionados con este último, los que estuvieran temporalmente muy alejados del 17 de Septiembre de 2012. El segundo criterio de selección se aplicó con posterioridad a una lectura generalizada de las notas sobre ambas temáticas que hubieran cumplido con el primer filtro: entre éstas, se buscaron aquéllas que, ya por su extensión, ya por sus descripciones de los actores sociales que motivan este análisis (jóvenes) en relación a prácticas determinadas (a grandes rasgos, políticas) aportaran material suficiente para establecer ciertas comparaciones. Finalmente, de entre las posibles notas acerca del proyecto de Ley, se optó por una que, además, hacía referencia específica, ya desde su titular, a contextos educativos, en miras a ampliar los posibles puntos de comparación entre ambas temáticas; y que no centraba desmedidamente el tema de la nota en el posicionamiento del oficialismo y/o de la oposición frente al tema, en desmedro de referencias a los actores sociales abarcados directamente por la propuesta legislativa 3 . Tras estas sucesivas selecciones, se apartaron para su análisis las siguientes notas, ambas presentadas en los Anexos II y III respectivamente:

1)

Tomaron secundarias porteñas. Clarín, 18 de Septiembre de 2012. Sección: Sociedad

2 Las búsquedas se realizaron a partir de las frases clave “voto a los 16” y “colegios tomados” respectivamente, aunque posteriormente se ampliaron siguiendo las etiquetas propuestas por el medio para cada nota.

3 De hecho, como podrá apreciarse en el Anexo I, muchas de las notas relevadas se centran, casi exclusivamente, en las reacciones que la presentación del proyecto de Ley y el inicio de su debate generó especialmente en términos de fragmentación interna- en uno u otro de esos bloques, particularmente dentro del oficialismo.

Página 3

2)

Voto a los 16: el riesgo de transformar a las aulas en un mercado electoral. Clarín, 11 de Septiembre de 2012. Sección: Política.

Como se mencionó previamente, el medio periodístico del cual se extrajo el corpus para el

presente análisis plantea, en notas de diverso estilo y tenor publicadas en varias de sus secciones,

algunos eventos, que, al quedar vinculados por simple proximidad temporal, o ser explícitamente

incluidos como contexto político de los temas centrales, operan como marco referencial propuesto por

el medio 4 . La descripción y/o mención de estos otros eventos contextuales opera, según cada caso, como

condiciones de producción de los discursos (Verón, 1980), resignificadas a su vez- como contenidos de

ellos. Un análisis complejo del recorte de la red de semiosis que queda así establecido, excedería

ampliamente los propósitos del presente. Sin embargo, a modo ilustrativo, se mencionarán algunos de

los eventos contemporáneos a los dos analizados, que el mismo diario Clarín propone como relacionados

con éstos 5 .

-Protestas contra el Gobierno Nacional, realizadas en diferentes puntos del país, el día 13 de Septiembre de 2012. -Disertaciones de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en Harvard y Georgetown. -Implementación por parte de la AFIP de medidas especiales para la compra de divisa extrnajera (calificadas como “cepo al dólar”). -Propuesta de inclusión en el proyecto de Ley de modificación del Código Electoral, a extranjeros residentes en el país. -Presencia de la agrupación política La Cámpora en colegios de la Ciudad de Buenos Aires. -Aumento de presencia juvenil en actos políticos oficialistas. Interpelaciones de la Presidente hacia la juventud (el sector juvenil aparece como “invocado” por el oficialismo 6 ). -Conflicto por sanción a un estudiante cordobés, por manifestar en un libro de visitas de una muestra fotográfica en homenaje a Eva Perón “esto es un asco”. -Discursos mediáticos y políticos acerca de la posibilidad de modificación constitucional para habilitar más cantidad de reelecciones.

4 Se prefiere esta descripción contextual de otros eventos relacionados con los dos que se toman como motivos de análisis, circunscripta a las propuestas del mismo medio periodístico, por varios motivos. Uno de ellos es que, cualquier otra descripción basada en otros criterios, conformaría, necesariamente, un nuevo discurso con condiciones de producción ajenas a las del Diario Clarín (y posiblemente con contenidos dispares también). Aportar, en cambio, un sucinto panorama de lo que el mismo medio propone como eventos asociado debería permitir un somero acercamiento al tipo de vinculaciones que Clarín, como emisor, realiza, y quizás adelantar algunas de las caracterizaciones de actores que se analizarán posteriormente, al permitir vislumbrar el posicionamiento ideológico general del medio.

5 Esta enumeración se basa en la lectura no estructurada como análisis sistemático- de las notas incluidas en las Tablas del Anexo I.

6 Quizás todos los elementos de la lista merecerían un análisis particular aparte, el cual podría abordarse tanto desde la perspectiva de los discursos políticos como desde la de los discursos mediáticos, y seguramente también en la especial coyuntura de ambos. Respecto de este elemento, la invocación de la Presidente a la juventud, la invitación a su involucramiento activo y su militancia, cabe mencionar que como fenómeno discursivo y político, fue intensificándose entre el primer y el segundo mandato presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, a tal punto que la juventud fue uno de los ejes de la campaña electoral previa a este segundo mandato. A modo de ejemplo, puede oírse el siguiente spot publicitario correspondiente a la campaña 2011: http://www.youtube.com/watch?v=EEOZL4ELCZI&feature=relmfu

Página 4

Un último elemento de peso, al que el medio periodístico no hace referencia directa en las notas relevadas 7 , es la situación sostenida desde 2009 entre el Gobierno Nacional y el grupo mediático al que Clarín pertenece, a raíz de la sanción de la Ley N° 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, conocida como Ley de Medios, promulgada en reemplazo de la Ley de Radiodifusión N°22.285, vigente desde 1980. Al igual que con los eventos antes mencionados, una explicitación detallada de esta situación constituiría, por sí misma, todo un análisis discursivo (de discursos políticos, jurídicos, periodísticos, entre otros). Así planteado el corpus de análisis, se procederá a continuación a detallar cómo son presentados y descriptos en estas notas los jóvenes que tomaron los colegios, y los jóvenes potenciales votantes, y qué acciones se les atribuyen en cada caso, con la intención final de establecer ciertas comparaciones entre ambos casos.

Caracterización de los actores y sus acciones Un primer acercamiento a la caracterización de los actores puede realizarse a partir de los elementos de los titulares de ambas notas: volante, título y bajada (en el caso en que está presente). La nota titulada “Voto a los 16: el riesgo de transformar las aulas en un mercado electoral”, así como la mayoría de las notas sobre el mismo tema relevadas en el Anexo I, aparece publicada en la sección Política del diario, lo cual posiciona el tema dentro de un entramado en el cual aparecen también otros temas considerados como políticos por el medio. Cabe resaltar este aspecto, pues como se verá posteriormente, las notas relacionadas con las tomas de los colegios son ubicadas en la sección Sociedad, negándoseles desde ese punto su carácter de confrontación política. La volanta del titular, reubica el tema, ya definido como político por el medio, como un asunto de Gobierno, siendo la única nota de las enumeradas en el Anexo I que posee dicha volanta. La apelación a la estructura gubernamental, posiciona el asunto del voto a los 16 años en una esfera de decisiones políticas no simétrica a la ciudadanía. Se establece así una suerte de distanciamiento paradojal, por el cual las elecciones (bastión democrático por excelencia), y la reglamentación acerca de las mismas, no son un asunto de la población sino del Gobierno. El título inicia con la frase “Voto a los 16”, que venía siendo utilizada previamente por el periódico 8 y que fue cristalizando paulatinamente como denominación para identificar todo el conjunto

7 Pero sí en otras notas del mismo periodo temporal (y obviamente también en previas).

8 Ya en títulos, ya en volantas, ya en etiquetas (descripciones se agregan al costado de la versión digital de las notas, y que permiten realizar una búsqueda rápida de notas sobre el mismo tema).

Página 5

de acontecimientos, incluido el proyecto de Ley 9 . Este segmento del título está compuesto por el sustantivo voto y el complemento a los 16. El voto no aparece como una acción, a la que sería plausible adjudicarle un sujeto, sino en su versión sustantivada. Por otra parte, la preposición a no permite dar cuenta de una determinada temporalidad (como sí lo permitiría la utilización de desde), conectándola en un proceso a través del cual la posibilidad/obligación de votar a partir de los 16 años se vea continuada por la de seguir haciéndolo hasta el término superior impuesto por la Ley. Para completar la frase, los 16 denomina una edad motivo de discusión jurídica y de otras discursividades- pero no a los sujetos que transitoriamente- poseen esa edad. En conjunto, los 16 aparece además como desconectado del resto de los ordenamientos etarios, e incluso de la mayoría de edad jurídica actual establecida en 18 años- pues así como no se hace referencia a los 16 años como el inicio de un periodo ampliatorio, tampoco se hace referencia a los 18 años como la finalización de ese periodo. En otras palabras, este fragmento del titular presenta una imagen condensada en la que se transmite la impresión de que lo que está en tratamiento no tiene una conexión lógica con el deber electoral en general: el voto a los 16 aparece como una novedad, casi como una rareza. La primera y la segunda parte del título aparecen delimitadas por la marcar ortográfica de los dos puntos, tras la cual es esperable encontrar una explicación, ampliación, determinación de causa o determinación de consecuencia. En este caso, el riesgo de transformar las aulas en un mercado electoral aparecería como consecuencia del primer término voto a los 16, especialmente por la inclusión del sustantivo riesgo que opera como descriptor de peligrosidad al tiempo que como advertencia, y por la del verbo transformar que da cuentas de una acción que convierte a una cosa en otra, es decir, se encubre tras él un proceso sin agente, pues el verbo no está conjugado. Sin embargo, como no se establecen marcas explícitas de causalidad, el título completo se asemeja más bien a una ecuación a través de la que se establece equivalencia entre sus dos expresiones. La metáfora mercado electoral, anticipa la idea de clientelismo, es decir, da a entender que los votos pueden circular del mismo modo que los productos y por tanto comprarse o venderse. La expresión metafórica parece consolidada y naturalizada a tal punto, que lo riesgoso no es que lo electoral se vuelva un mercado, sino que el mercado electoral se instale en las aulas, ámbito que se presenta como actualmente exento de esas transacciones. La bajada del titular En las escuelas ya evalúan cómo podrían impactar las campañas si se aprueba el proyecto que debate el Senado, tampoco posee un sujeto explícito, y el agente de evaluar

9 Como se podrá ver en el Anexo I, otras denominaciones previas, presentes en títulos o volantas, fueron “voto desde los 16 años”, “16 años” y “voto joven”.

Página 6

puede deducirse únicamente a través de su ubicación en las escuelas, pero sin referencia a quiénes son los miembros de las escuelas que realizan esas evaluaciones, o si esta denominación por el conjunto de la comunidad educativa incluye explícitamente o no a los estudiantes, y con qué nivel de protagonismo. Cómo se puede apreciar a través de los referentes incluidos como voces en la nota, quienes evaluarán son autoridades, docentes y estudiantes, pero con un claro predominio de los dos primeros sobre los últimos 10 . A lo largo de esta nota, los jóvenes son categorizados léxicamente a través de su condición estudiantil (aspecto que se comparte con la segunda nota) pero también en referencia a su condición etaria. Las denominaciones empleadas son: alumnos, centro/s de estudiantes, chicos (cada una de ellas con cuatro menciones en la nota), escolares, jóvenes, nosotros (cada una con una aparición en el texto). Del representante estudiantil mencionado, se nombra tanto el primer nombre como el apellido (a lo que se suma agrupación, centro de estudiantes, escuela y distrito): Leonardo French. En esta nómina de categorizaciones léxicas podría incluirse los 16 años debido a que esta expresión (proyecto para habilitar el voto a los 16 años) invoca, por efecto metonímico, a los (ciudadanos, jóvenes, adolescentes, etc.) de 16 años, es decir, el voto no quedaría habilitado para una edad, en abstracto, sino para los sujetos que cumplan con el requisito jurídico de haber cumplido esa edad. Las adjetivaciones que acompañan estas denominaciones refieren o bien a características sociodemográficas de las poblaciones de origen o escuelas a las que concurren los estudiantes (tal es el caso de: de clase media/media-baja, de la República del Perú, de Hurlingam, de Villas del Bajo Flores) o bien a características psicológicas o madurativas atribuidas por docentes o autoridades de escuelas a los estudiantes (tal es el caso de no muy convencidos o preparados en comparación con personas de 25 años-).

Las acciones que se atribuyen activamente a los jóvenes en esta nota son: soler organizar, soler tener (ambas referidas a los centros de estudiantes); tener (en negativo para el complemento visión sectaria o partidista y para responsabilidades, y en afirmativo para otros problemas); quedar habilitados, deber votar, necesitar (que el poder político debata otros temas), y convertirse (los centros de estudiantes, en motores de promoción del voto). A Leonardo French, estudiante citado en la nota, se le atribuyen acciones declamativas, tales como creer y cerrar. En su alocución, se aluden (al colectivo estudiantil, representado en un nosotros inclusivo) las acciones de manejar (internamente, es decir sin intervenciones, el asunto), tener que organizar (el centro de estudiantes).

10 La nota incluye breves testimonios en primera persona de un rector, un vicerrector, tres docentes, y un estudiante (a la sazón, representante por una agrupación política, en el Centro de Estudiantes de una escuela).

Página 7

De modo pasivo, se le atribuye a los alumnos la acción de recibir (de manera dispar la posibilidad de votar), y de no generar (los centros de estudiantes, un reclamo para bajar la edad de votación). Como objeto de acciones de otros agentes, los jóvenes aparecen implicados en las siguientes:

generar (en los alumnos, conciencia cívica e interés o no generarlo-), apurar (a los chicos con el voto), poner (en los chicos una responsabilidad), no ver (a los alumnos muy convencidos). Las menciones a política o político en esta nota son cinco y hacen referencia, dos de ellas a partidos políticos, una al poder político, una a la postura política del rector, y una a la política asociada a los punteros de barrio.

La segunda nota, se encuentra publicada en la sección Sociedad, y encabezada por la volanta Escuelas Técnicas que cumple la función de circunscribir el adjetivo sustantivado secundarias, mencionado en el titular, a algunas escuelas, en este caso escuelas de enseñanza técnica. El titular “Tomaron secundarias porteñas”, conforma una oración con sujeto tácito, deducible por la conjugación del verbo en tercera persona del plural operando como agente de la acción tomar, cuyo complemento en calidad de objeto de las acciones son las secundarias porteñas. La bajada del titular: Son cuatro escuelas técnicas y medias. Los alumnos rechazan cambios en los planes de estudio, especifica que las escuelas secundarias porteñas tomadas no son únicamente técnicas, como adelantaba la volanta sino también medias. El posible agente de las tomas aparece ahora explícitamente como agente del rechazo:

los alumnos. A lo largo de la nota, los actores juveniles son categorizados léxicamente, principalmente en su condición de pertenecientes al sistema educativo en general y a las escuelas tomadas en particular: se los menciona siete veces como alumnos (los alumnos o sus alumnos), tres veces como estudiantes, y solamente una vez como chicos. Esta última denominación aparece en el testimonio de uno de los jóvenes, Tomás, cuyo relato es identificado únicamente por su nombre sin mención a su apellido- y la pertenencia a la Escuela Técnica N° 35. Estas categorizaciones léxicas aparecen acompañadas únicamente por adjetivaciones de cantidad, como en los casos de bastantes chicos y muchos alumnos (ambas expresiones incluidas en la declaración de Tomás) y pronombres posesivos como sus alumnos (haciendo referencia a la escuela). Las acciones que se adjudican a estos agentes en voz activa son las siguientes:

Sujeto

Acción

Complemento

Tácito

tomaron

secundarias porteñas

Página 8

(los) alumnos

rechazan

cambios

(los) estudiantes

buscan extender

la protesta

(los) alumnos

se oponen

a

la reducción de horas

Tácito

les preocupa

el cambio

(bastantes) chicos

trabajan y estudian

 

Tomás

contó

 

Tácito: Tomás

agregó

 

(los) alumnos

realizaron

marchas

Tácito

oponerse

a

los cambios

(los) alumnos

denunciaron

 

(los) alumnos

presentaron

petitorios

(los) alumnos

exigieron

reiteradas veces

Es destacable que las tres últimas acciones mencionadas (denunciar, presentar y exigir) aparecen condensadas en una sola oración, la última de la nota.

Las acciones de las que se los presenta agentes, en voz pasiva, son tomar (cuatro secundarias de la Ciudad fueron tomadas por sus alumnos) y resistir (la iniciativa es resistida por los alumnos). La acción de votar (hoy se votará si se suman diez escuelas más), puede, implícitamente atribuirse a los protagonistas de las tomas, por lo tanto a los alumnos, pero su conjugación y ausencia complementos desdibuja la acción de éstos en la oración. Las acciones de otros sujetos de las que son objeto son, en su mayoría, acciones atribuidas a sujetos tácitos y tres de ellas aparecen en el testimonio del alumno Tomás: querer imponer (las reformas que quieren imponernos), escuchar (sin escuchar a los estudiantes) y dificultar (lo cual dificultaría que muchos alumnos puedan cursar). Son tres acciones que, ya por su sentido, ya por la ubicación de los estudiantes como objeto de las mismas, ya por su construcción en negativo, dan cuenta de obstaculizaciones y privaciones que se presumen intencionadas. Otras acciones en las que los estudiantes aparecen como objeto son, nuevamente, escuchar (exigieron reiteradas veces que los escuchen), e, implícitamente, reunirse (las reuniones entre la ciudad y los estudiantes comenzaron en mayo).

Es importante rescatar que no hay menciones explícitas a la política en esta nota. Sin embargo, más adelante se analizará las características y posibles calificaciones políticas de estas acciones atribuidas directa o indirectamente a los estudiantes de los colegios tomados.

Comparación entre ambas notas

Página 9

Como se adelantó, una primera comparación entre ambas notas (y en el tratamiento general, por parte del medio a ambos temas) puede realizarse sobre la base de las secciones en que fueron publicadas: el tema del voto en sección Política y el tema de las tomas de colegios en sección Sociedad, connotando claramente que mientras que los asuntos asociados al voto son no solo políticos sino también relacionados con asuntos de Gobierno, ni las acciones de los estudiantes (tomas, ocupaciones, petitorios) ni la reforma impulsada por el Consejo Federal de Educación, ni la adecuación implementada sobre esta reforma- por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, son asuntos políticos 11 . En una primera impresión podría considerarse que este medio periodístico define como político sólo lo que se vincula institucionalmente con la política tradicional. Sin embargo, la nota sobre colegios tomados hace referencia a muchas más instituciones gubernamentales que la nota sobre voto a los 16, y sin embargo no considera a las acciones que entre ellas transcurren como políticas. La definición de política propuesta ente ambas notas parece, en todo caso, más que institucionalista, tradicional:

políticos son los partidos, político es votar, existe algo identificable como poder político y diferenciable de la sociedad-, existen punteros políticos y la posibilidad de un rector- de asumir un determinado posicionamiento político partidario, es parte de la política votar, y de las decisiones de gobierno la ampliación o reducción de quienes tienen el derecho de hacerlo; sin embargo, las modalidades más directas de luchas en espacios de tensión sobre las definiciones de cuestiones educativas, no son para este medio, en estas notas, parte de la política. Un segundo punto interesante de comparación es la aparición del adjetivo sustantivado chico/s para categorizar a los jóvenes o adolescentes a los que se hace referencia. A pesar de la difusión del término para referir a personas de determinada edad, chico conserva las huellas de pequeño. En la nota sobre el voto, chico/s se conecta, casi en todos los casos con descripciones de carencia, insuficiencia o ausencia, ya sea socioeconómica, ya sea madurativa. Se hace referencia a los chicos de las Villas (mientras que, cuando se habla de sujetos de clase media/media-baja, se los denomina alumnos), a implementar medios para que los chicos no tengan una visión sectaria o partidista, a los chicos como susceptibles de ser apurados con el voto (por parte de ¿los adultos?), y a los chicos como poseedores de problemas. En la nota sobre colegios tomados, en cambio, el adjetivo chicos aparece una única vez, en boca de uno de los protagonistas de las tomas, acompañado de las acciones trabajar y estudiar (presentadas como una dupla indisociable), generando un cierto efecto de contraste: son “chicos” pero trabajan y estudian (responsabilidades sumatorias, como si fueran adultos).

11 Posteriormente se sumaron otras acciones como marchas y manifestaciones, reuniones con autoridades, convocatoria a los medios, entre otras. Muchas de ellas fueron cubiertas en notas periodísticas del mismo medio que se analiza aquí. Sin embargo, el tratamiento del tema siempre permaneció en la sección Sociedad.

Página 10

Respecto de la utilización diferencial de chicos para referirse a aquellos que habitan las villas (escenario urbano utilizado a su vez como elemento diagnosticador de clase social baja) y alumnos para referirse a los de clase media/media-baja, aparece otro elemento que permite reafirmar lo antes dicho respecto de la definición de lo político propuesta por el medio. Estos últimos se interesan por (para ser textuales, en ellos genera interés) temáticas como el sufragio y la Constitución, ambas asociadas con aspectos tanto institucionalistas (republicanos) como tradicionales de la política, y también con un cierto orden social y político, a través del cual las formas de participación de los ciudadanos- son canalizadas por acciones esporádicas (como la participación electoral) y por mecanismos regulados (por instrumentos legales, como la Constitución Nacional). Para los primeros, en cambio, a quienes se les atribuye el no interés (o la imposibilidad de generarlo), lo político se describe como asociado a la figura (poco institucional) del puntero político, y al clientelismo como pauta cotidiana. El riesgo implicado en la mercantilización de las elecciones, reaparece ahora como exclusivo de un cierto sector socioeconómico, las clases bajas. Respecto de las acciones atribuidas a los sujetos ante ambas temáticas, o aquellas de las que son objeto, la nota sobre voto atribuye acciones que posicionan a los jóvenes como receptores: ellos reciben, en ellos se genera (por intervención de otros) o no un determinado interés, es poco lo que tienen (salvo problemas, para el resto de los casos se destacan carencias), en caso de votar será porque quedaron habilitados o porque algunos adultos consideran que deberían hacerlo, necesitan otras discusiones en el seno de la sociedad y el poder, y son depositarios de (se pone en ellos) responsabilidades que no tienen. Sólo en la autoadscripción de actividades realizada por el representante 12 estudiantil aparecen verbos con más potencia y autonomía, como organizar y manejar, pero también el reflejo de la posición pasiva a la que se aludió previamente, vuelta en posición de resistencia e interpelación: “*que+ no venga el inspector de escuelas a decirnos cómo tenemos que organizar el centro de estudiantes. Ellos nos tienen que dar respuestas, no marcar la línea”. En comparación con ese posicionamiento aducido respecto del accionar de los sujetos, la nota referida a las tomas de colegios alude a acciones mucho más potentes, activas e interpelativas. En este contexto, los jóvenes toman, rechazan, buscan, se preocupan, realizan, denuncian, presentan, exigen, resisten. No se puede negar el componente político de estas acciones, que cumplen tanto con la función

12 Es necesario aclarar que la denominación “representante” me pertenence en este contexto, y no aparece en la nota referida (aunque de este estudiante sí se menciona su pertenencia a un Movimiento y su participación en el Centro de Estudiantes de su escuela). Explicitarla, por dentro de la dinámica política en la escuela es decir, aunque más no sea como representante estudiantil-, implicaría reconocer que existe un juego político en el que los adolescentes ya juegan, y que legitimaría la posibilidad de ampliarlo.

Página 11

de identificar un antagonista en el campo de lucha de poder (muchas de estas acciones exigen un complemento, o son transitivas, por lo que reconocen un objeto, un otro real o simbólico) así como de interpelarlo, reconociendo la asimetría del vínculo. Dicha asimetría se ve complementada por las acciones de las que son objeto, que remiten a dificultamientos, imposiciones y negativas. Justamente, esta asimetría, en la cual los estudiantes reconocen su posicionamiento inferior y ante la cual presentan un protesta puntual, debería bastar para caracterizar de políticas a las acciones.

Conclusiones A riesgo de hacer intervenir otro discurso más en este análisis, con las dificultades particulares que los discursos científico-académicos importan respecto de su pretensión de objetividad, resulta de utilidad retomar el análisis de Chaves (2005) respecto del lugar que ocupa la juventud en diversas discursividades y representaciones sociales:

las miradas hegemónicas sobre la juventud latinoamericana responden a los modelos jurídico y represivo del poder. Tomando la propuesta foucoultiana sostengo que la juventud está signada por «el gran NO», es negada (modelo jurídico) o negativizada (modelo represivo), se le niega existencia como sujeto total (en transición, incompleto, ni niño ni adulto) o se negativizan sus prácticas (juventud problema, juventud gris, joven desviado, tribu juvenil, ser rebelde, delincuente, etc.) (Chaves, 2005: 26, las bastardillas corresponden al original).

Para el caso de las notas analizadas, las tres formas de negación/negativización parecen emerger del discurso: la negación jurídica opera claramente en el trasfondo de tratamiento otorgado a la temática del voto a partir de los 16 años, y ancla con justificativos, argumentaciones, referencias a “adultos expertos” y calificaciones que niegan la característica de totalidad en los sujetos juveniles: así, aparecen como manipulables, parciales, comprables, y necesitados de la implementación de toda una serie de operaciones y dispositivos para complementar los aspectos definidos como carencias. Respecto del tema de las tomas de los colegios, las prácticas juveniles, más que negativizadas, aparecen como negadas: aun cuando la descripción de las mismas posiciona a los jóvenes en un rol mucho más activo, la condición de politicidad de sus acciones es negada casi completamente. Cabe sobre esto una advertencia, realizada también por Chaves:

Todo aquello que se presente como externo a la lucha de poder, no es más que una posición y discurso de poder que intenta convencer a los otros jugadores de que no hay juego, para conseguir por ejemplo que todos dejen de jugar, y así quedarse sin contrincantes, dominando solo la partida e imponiendo las reglas del juego. No hay ninguna posibilidad de pensar que la educación no es política. Perdón, sí la hay. La del dueño del juego, que a sabiendas que educar es un proyecto político nos quiere convencer de lo contrario, para poner solo él las fichas, las reglas y manejar a los jugadores. La escuela es de todos, cuidémosla, dijeron muchos estudiantes ocupando el lugar que siempre se les reclama como “sujetos de la educación”, pero que pocas

Página 12

veces se les dice que lo tomen como lugar de acción (el famoso agente transformador) y dejen de ser “objeto” de discurso (Chaves, 2011b:60).

El tratamiento conjunto de ambas notas permite vislumbrar que, aunque con reconocidas carencias aún, el lugar de los jóvenes respecto de las políticas es habilitado más fácilmente cuando se trata de posicionarlo como objetos, que cuando emerge un posicionamiento como sujetos (Rabbia y Brussino, 2007). Lo “propiamente juvenil” reconocido por la institucionalidad política, aparece no solo circunscripto a cierto espacio de institucionalización, sino también a ciertos comportamientos dentro de esos ámbitos; por lo que acciones “no escolares” llevadas a cabo en espacios reconocidos por dicha institucionalidad como espacios propiamente juveniles, no son tenidas, en cambio, por acciones políticas. Rozando el impugnado margen de lo no institucional y no tradicional, las acciones de estos jóvenes quienes, por lo demás, podrían considerarse como jóvenes bastante “centrales” (Chaves, 2011a)- caen en la periferia de lo político. Retomando los términos de Rabbia y Brussino (2007), ambas notas analizadas aun con las diferencias referidas previamente- reafirman la “perspectiva de la desafección política” respecto de los jóvenes, ya por la vía de la descripción de sus incapacidades en ese terreno, ya por la vía de la no contemplación de sus acciones como propias de un comportamiento político 13 . Esta perspectiva parecería, además, suficientemente soportada como parte del discurso hegemónico sobre los jóvenes. Por último, resta barajar el supuesto de que los jóvenes, pretendidamente centrales aun cuando no como actor social colectivamente organizado, al menos por su mera pertenencia a un determinado grupo etario y condición de institucionalización- en las notas analizadas, transitan, sin embargo, una posición bastante periférica. Elementos propios de las condiciones de producción de los discursos 14 algunos de ellos someramente delineados antes- permitirían suponer que esta aparente centralidad es, en realidad, accesoria y sirve a los propósitos de reafirmar el posicionamiento de Clarín respecto de diversas instancias gubernamentales, al tiempo que como pretexto del medio para construir un escenario discursivo desde el cual construye mediáticamente los lugares y niveles de cohesión/fragmentación del oficialismo y de la oposición.

13 Las tres perspectivas descriptas por los autores son: de la desafección política (desinterés, desconocimiento y escasa participación política juvenil), de la participación diferenciada (preferencia juvenil por prácticas políticas poco convencionales) y de la nueva participación (emergencia de nuevos paradigmas de implicación ciudadana). Para poder orientar las conclusiones de este trabajo en la línea de algunas de las dos últimas, sería necesario, al menos un reconocimiento más explícito de un viso político (no convencional, novedoso, diferente, pero mínimamente político) implicado en las acciones juveniles, reconocimiento que no se trasluce en las notas analizadas, como se argumentó previamente. 14 Y por tanto, ideológicos (Verón, 1980).

Página 13

Referencias

Chaves, Mariana (2005). Juventud negada y negativizada: representaciones y formaciones discursivas vigente en la Argentina contemporánea. Última década, 23, 9-32. Disponible en:

Chaves, Mariana (2011a, junio). Jóvenes entre el centro y la periferia de la ciudad, del Estado y de la academia. Ponencia presentada en Seminario internacional: Las políticas urbanas y la construcción de ciudadanía, Universidad Tres de Febrero, 30 de Junio de 2011.

Chaves, Mariana (2011b). La escuela es de todos, cuidémosla: palabras cruzadas entre estudiantes, profesores, padres, políticos, funcionarios, medios y científicos. Propuesta Educativa, 35, 59-60. Disponible en http://www.propuestaeducativa.flacso.org.ar/archivos/dossier_articulos/53.pdf

Rabbia, Hugo & Brussino, Silvina (2007, octubre). ¿La política en minúscula?: repertorios de participación social y política en jóvenes cordobeses. Ponencia presentada en I Congreso Ciencias, tecnologías y culturas. Diálogo entre las disciplinas del conocimiento. Mirando al futuro de América Latina y el Caribe. Universidad de Santiago de Chile, 30 de octubre al 2 de noviembre de 2007.

en:

Tomaron

secundarias

porteñas.

Clarín,

18/09/2012.

Disponible

http://www.clarin.com/sociedad/Tomaron-secundarias-portenas_0_776322548.html

Vasilachis, Irene (2003). Pobres, pobreza, identidad y representaciones sociales. Barcelona: Gedisa.

Verón, Eliseo (1980). La semiosis social. En: M. Monteforte Toledo (Comp.), El discurso político, pp. 145- 162. México: UNAM.

Voto a los 16: el riesgo de transformar las aulas en un mercado electoral. Clarín, 11/09/2012. Disponible en: http://www.clarin.com/politica/Voto-riesgo-transformar-mercado-

Página 14

Anexo I

Listado de notas periodísticas relevadas de modo no sistemático, para una primera selección y reducción del corpus a analizar.

 

Notas sobre proyecto de ampliación de la edad para votar. Diario Clarín (versión digital)

 

Fecha

 

Título

Sección

29/08/2012

El

kirchnerismo impulsa que se pueda votar desde los 16

Política

30/08/2012

En medio del debate, Cristina les habló a los "jóvenes"

Política

30/08/2012

El

proyecto K para votar a los 16 vuelve a partir a la oposición

Política

30/08/2012

Yo voto que sí

Política

30/08/2012

El

kirchnerismo impulsa que se vote desde los 16 años

Política

30/08/2012

Según el oficialismo, casi la mitad quiere ir a las urnas

Política

31/08/2012

El

Gobierno apura el proyecto para que se pueda votar desde los 16

Política

31/08/2012

El

voto a los 16: otro proyecto que divide a la oposición

Política

31/08/2012

Para el Rector del Buenos Aires, a esa edad no están para votar

Política

31/08/2012

El

kirchnerismo, a favor de bajar la edad del voto

Política

01/09/2012

Para el radicalismo, el voto a los 16 "es una maniobra electoral"

Política

01/09/2012

El

Gobierno quiere que ya se trate la ley para poder votar a los 16

Política

01/09/2012

Cerca de la especulación electoral, lejos de la necesidad de los jóvenes

Política

01/09/2012

A

Binner no la parece mal, pero propone una consulta popular

Política

02/09/2012

El

voto a los 16 y la re-re: para cada necesidad se inventa una nueva épica

Opinión

02/09/2012

La UCR, crítica con el proyecto de bajar la edad para votar

Política

03/09/2012

Apareció una diputada K que está en contra del voto a los 16

Política

03/09/2012

El

voto joven en un país adolescente

Opinión

03/09/2012

Voto joven: los radicales buscan que no sea aplicable para 2013

Política

04/09/2012

Proponen que se pueda votar a los 16 también en las elecciones porteñas

Política

04/09/2012

Crecen las críticas contra el proyecto para votar a los 16

Política

04/09/2012

El

oficialismo pone en marcha el debate mañana en el Senado

Política

05/09/2012

Ya estalló la primera polémica por el voto desde los 16 y de los extranjeros

Política

05/09/2012

El

FPV dice que no hay plan para reformar la Constitución, pero insiste en discutirla

Política

05/09/2012

Arranca el debate sobre el voto a los 16 y sigue la polémica

Política

05/09/2012

De las testimoniales, a menores y extranjeros

Política

05/09/2012

Ofensiva final por el voto manipulable

Sociedad

06/09/2012

Otros dos legisladores K se oponen al voto a los 16

Política

06/09/2012

El

asco, el voto y la educación de las emociones

Opinión

06/09/2012

Voto joven: el kirchnerismo dice que tiene la ley lista para ser aprobada

Política

07/09/2012

La polémica por el voto a los 16 abre más fisuras en el oficialismo

Política

07/09/2012

Yoma cree que no hay que dejar que voten los extranjeros

Política

07/09/2012

Zaffaroni disparó otro debate al hablar de la imputabilidad

Política

08/09/2012

El

PRO no pudo definir su postura frente al proyecto del voto a los 16

Política

08/09/2012

Pino dice que bajar la edad para votar en el 2013 "es una burla"

Política

11/09/2012

Voto a los 16: el riesgo de transformar las aulas en un mercado electoral

Política

Página 15

11/09/2012

Piden que a los 75 sea obligatorio

Política

12/09/2012

Sin apuro del oficialismo, comienzan los debates por el voto joven

Política

13/09/2012

Voto a los 16: el kirchnerismo ahora lo quiere obligatorio

Política

14/09/2012

Hay hipocresía en el discurso oficial hacia los jóvenes

Opinión

19/09/2012

Los K cierran filas para que el voto a los 16 sea "optativo"

Política

19/09/2012

Sileoni defendió en el Congreso el voto a los 16

Política

19/09/2012

Votar a los 16: ¿nuevo derecho o maniobra distractiva?

Opinión

20/09/2012

El kirchnerismo da otro giro y quiere que sea optativo el voto a los 16

Política

27/09/2012

Los K avanzan con le voto a los 16, pero archivaron la habilitación a extranjeros

Política

02/10/2012

"Tengo 16 y estoy capacitado para votar"

Opinión

04/10/2012

Voto desde los 16, listo para ser aprobado

Política

05/10/2012

Tres hitos en la decadencia institucional

Opinión

06/10/2012

Voto a los 16, una maniobra utilitaria

Opinión

07/10/2012

La historia se repite: Menem también buscó el voto a los 16

Política

 

Notas sobre tomas de colegios porteños. Diario Clarín (versión digital)

Fecha

Título

Sección

18/09/2012

Tomaron secundarias porteñas

Sociedad

19/09/2012

Más escuelas se suman a las tomas

Sociedad

19/09/2012

Tomaron 9 colegios de la ciudad contra un nuevo plan de estudios

Sociedad

21/09/2012

Siguen las tomas de escuelas y avanza la reforma curricular

Sociedad

26/09/2012

Conflicto educativo en la ciudad: ya suman 29 los colegios tomados

Sociedad

28/09/2012

Tres mil alumnos marcharon contra la reforma curricular

Sociedad

29/09/2012

Bullrich acusó al kirchnerismo por la toma de escuelas en la Ciudad

Sociedad

04/10/2012

La jueza exhortó a levantar las tomas y los alumnos se niegan

Sociedad

04/10/2012

Los estudiantes vuelven hoy a marchar

Sociedad

05/10/2012

Hubo un principio de acuerdo con los alumnos de las escuelas tomadas

Sociedad

05/10/2012

Tomas: los alumnos marcharon y ahora también reclaman a Nación

Sociedad

06/10/2012

Primer paso para levantar las tomas en las secundarias

Sociedad

07/10/2012

No se levantan las tomas

Sociedad

Página 16

Anexo II

CLARÍN, 18/09/2012. DISPONIBLE EN http://www.clarin.com/sociedad/Tomaron-secundarias-

Tomaron secundarias porteñas

Son cuatro escuelas técnicas y medias. Los alumnos rechazan cambios en los planes de estudios.

18/09/12 - 11:01

Cuatro secundarias de la Ciudad fueron tomadas por sus alumnos en rechazo a una reforma del plan de estudios de las escuelas técnicas impulsada por el Gobierno porteño. Las escuelas ocupadas son la técnica N° 6 “Fernando Fader”, de Flores; la técnica N° 35 “Ing.

Eduardo Latzina”, de Monte Castro; la Media N° 7 “María Claudia Falcone”, de Caballito; y la técnica de Jardinería “Cristóbal María Hicken”. Hoy se votará si se suman a la toma diez escuelas más, y los estudiantes buscan extender la protesta mañana a otros 30 edificios.

Los alumnos se oponen a la reducción de horas en materias de laboratorio y taller y al quite del turno noche. En 2009, el Consejo Federal de Educación elaboró diez propuestas básicas para que las provincias las apliquen en sus territorios con el fin de homogeneizar los contenidos que se enseñan en las escuelas secundarias de todo el país para que los títulos tengan validez nacional. La iniciativa de reforma del plan de estudios que está impulsando el Ministerio de Educación porteño busca acoplarse a estos criterios, pero es resistida por los alumnos.

El cambio que más les preocupa es la eliminación del horario nocturno. “Entre las reformas que quieren imponernos en las técnicas, sin escuchar a los estudiantes, está la supresión del turno noche, lo cual dificultaría que muchos alumnos puedan cursar, ya que hay bastantes chicos que trabajan y estudian”, contó Tomás, de la Técnica N° 35, que a su vez recordó que ese establecimiento ya había sido ocupado ante la negativa del gobierno porteño de escuchar sus propuestas. “El Consejo Federal de Educación exige 6.400 horas y la Ciudad tiene que adaptarse a eso, situación que el turno noche no cumple. Lo que hacen para cumplir con esa carga, es bajar el turno noche a las cuatro y media de la tarde”, agregó.

Las reuniones entre la Ciudad y los estudiantes comenzaron en mayo pasado. Allí aparecieron las primeras discrepancias y protestas, cuando los alumnos realizaron marchas para oponerse a los cambios. Los alumnos denunciaron que en el transcurso de seis meses presentaron petitorios con más de 15.000 firmas y exigieron reiteradas veces que los escuchen.

Página 17

Anexo III

CLARÍN, 11/09/2012. DISPONIBLE EN http://www.clarin.com/politica/Voto-riesgo-transformar-

Voto a los 16: el riesgo de transformar las aulas en un mercado electoral

En las escuelas ya evalúan cómo podrían impactar las campañas si se aprueba el proyecto que debate el Senado.

11/09/12

De aprobarse el proyecto para habilitar el voto a los 16 años, que el Senado contiunuará debatiendo mañana en comisión, las aulas ya no será sólo un espacio de formación: se transformarán en un mercado electoral.

L a comunidad educativa ya está pensando cómo impactar en las escuelas secundarias las elecciones legislativas de 2013, si el oficialismo logra imponer la aplicación inmediata de la ley. En períodos electorales, los centros de estudiantes, profesores o autoridades, suelen organizar debates con dirigentes de distintas agrupaciones para generar en los alumnos una conciencia cívica.

Pero si los escolares quedan habilitados para votar, las aulas pasarían a ser parte de la estrategia de los partidos políticos. El cambio, a priori, parece significativo.

“Acá nunca vino un candidato a hacer campaña. No entran los partidos políticos – indica Gustavo Zórzoli, rector del Colegio Nacional de Buenos Aires a Clarín. Pero si esto sucediera, la escuela va a tener que garantizar la pluralidad de ideas, más allá de la postura política partidaria del rector. Pero todo puede ser complicado porque la escuela tiene una programación, dictado de materias, y esto cambia la agenda ”, explica Zórzoli, que se manifestó en contra de bajar la edad del voto.

Esta posibilidad no fue un reclamo originado desde centros de estudiantes y fue recibido de manera dispar por los alumnos. “Tiene mucha incidencia el grupo social-económico. Doy clases en colegios de Boedo y Paternal, con alumnos de clase media/media-baja y siempre las cuestiones de sufragio y la Constitución generan interés afirma Carla Horton, con 22 años en la docencia. En cambio, en el Normal 4 de Caballito hay muchos chicos de villas del Bajo Flores donde la política pasa por el puntero, si abren el asfalto, lo que se promete y no se cumple y el clientelismo como pauta cotidiana muy presente. Ahí el voto no genera interés”.

Para el vicerrector del colegio Carlos Pellegrini, Leandro Rodríguez , la campaña electoral tendrá que realizarse “fuera de la escuela” . Y explica: “Podríamos coordinar debates plurales para que los chicos no tengan una visión sectaria o partidista, porque no creo que la formación partidaria sea buena. De todos modos, no creo que un docente rompa su

Página 18

pluralismo por las elecciones”, indica Rodríguez, quien cree que los jóvenes deberían votar. “Los veo tan preparados como otros de 25”, concluye.

Cuantas más opiniones se pulsan sobre el impacto del voto en las escuelas, más divergentes se revelan las posiciones. Para Alicia Rodríguez, docente en colegios de Hurlingham, que se reconoce oficialista, cree que hay que trabajar más en educación cívica antes que “apurar a los chicos” con el voto. “Les estamos poniendo una responsabilidad de alumnos que no las tienen para otras cosas”, dice.

Sergio Ferreira, docente de historia en dos escuelas medias de Berazategui, no vio todavía alumnos muy convencidos frente a la posibilidad del voto. “Me parece que los chicos tienen otros problemas.

Necesitarían que el poder político y la sociedad debatiera la exclusión, el mercado del trabajo, las adicciones, la violencia en las escuelas, que es un tema muy grave”, explica.

Sin embargo, la opción electoral generará mayor interés alrededor de los centros de estudiantes, que suelen tener referentes partidarios fuera de la escuela, y se convertirán en motores de la promoción del voto en las aulas.

Leonardo French, del “Movimiento Sudestada” del centro de estudiantes de a “República del Perú” de Hurlingham, cree que el voto incentivará la participación en las aulas. “Lo importante es que esto lo manejemos entre nosotros y no venga el inspector de escuela a decir cómo tenemos que organizar el centro de estudiantes. Ellos nos tienen que dar respuestas, no marcar la línea”, cierra French. El impacto frente al voto ya se empieza a escuchar.

Página 19