Está en la página 1de 210

MEMORIAS

MEMORIAS
MEMORIAS
2
2

VII Encuentro Regional de ONG y Conferencia Internacional de OSC

Memorias

©

Federación Antiqueña de ONG

©

Iniciativa Regional Rendir Cuentas

2013

Coordinación del VII Encuentro Regional de ONG y Conferencia Internacional de OSC

Mauricio Cadavid

Director Ejecutivo Federación Antioqueña de ONG

Adriana María García

Responsable Oficina de Prensa Federación Antioqueña de ONG

Rosa Inés Ospina Anabel Cruz

Codirectoras - Iniciativa Regional de la Sociedad Civil Rendir Cuentas

Dirección Editorial

Fernando Chaves Valbuena

Relatorías

Javier Darío Jaramillo Juan Fernando Sierra

Realización Gráfica

María Cristina Rueda Traslaviña Wilson Martínez Montoya

Producción web

Juan Vera

El VII Encuentro Regional de ONG y Conferencia Internacional de OSC, así como la preparación de estas memorias fueron financiadas con recursos de la Cooperación Técnica Regional no reembolsable del Banco Interamericano de Desarrollo –BID ATN/SF-12348-RG, la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín.

Contenido

Presentación

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.6

  • 1. Acto de Inst alación Raúl Fernando Montoya Ruiz, Mauricio Cadavid Restrepo Anabel Cruz, Claudia Pa tricia Restrepo Montoya, Beatriz White Correa

 

12

  • 2. La sociedad civil de Améric a Latina ante los procesos de integración regional Confe rencia de Guzmán Ibarra Comentarios de Rubén Fernández

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

20

  • 3. Nuevas realidades sociales en Antioquia y

 

las

 

OSC

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

40

Las ONG y los nuevos c ontextos, entre la crisis y la reinvención

 

Max Yuri

Gil

 

Ramírez

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

42

Nuevas realidades sociales en Colombia - Lucía González Duque .............45

Las ONG en los nuevos c ontextos sociales. FAONG Raúl Fernando Montoya Ruiz

 

47

  • 4. Socialización de políticas públic as locales para el fortale cimiento de las organizaciones sociales

 

52

• Control social preventivo: Gobiernos confiables Adriana Córdoba Alvarado

54

Las ONG frent e a las políticas públicas en equidad de género

 

Rocío Pineda

 

59

Lineamientos para una política pública de fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil de Medellín - Carlos Andrés Pérez .......62

3
3
  • 5. Debates temáticos por grupos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

72

  • 6. Conv ersatorio: La transparencia y la rendición de cuentas en el fortalecimiento de las instituciones y organizaciones Sergio Fajardo, Nuria Cunill, Rosa Inés Ospina

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

82

  • 7. Pre sentación de

resultados

de

la

Iniciativa Regional

 

Rendir Cuentas

 

92

  • 7.1. Principales re sultados de la primera Rendición Social de Cuentas

 

a

nivel

regional

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

94

  • 7.2. aprendidas

Lecciones

por

países

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

106

El impacto e n la reducción de la pobreza de las acciones de las

 

organizaciones de la sociedad civil que brindan servicios Jared Ortiz González, República Dominicana

 

106

Transparencia y rendición social pública de cuentas en Colombia

 

Mauricio Cadavid

109

Transparencia de las ONG para revaluar su rol en la sociedad

 

Cecilia

Blondet,

Perú

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

116

Rendición de cuen tas e incidencia en OSC - Miriam Díaz Santana,

 

Repúblic a

Dominicana

125

El concep to de información pública a partir de la transformación de -

“lo público”

Tania

da

Rosa,

Uruguay

128

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La importancia de los esfuerzos colectivos en materia de transparencia

 

y rendición de cuentas - Guillermo Correa,

 

Argentina

 

134

Una re alidad “no tan particular” -

Jorge Vera, Uruguay

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

137

Ant ecedentes de la instalación de la Iniciativa Regional

 

Rendir Cuentas en Paraguay: Semillas para la democracia

 

Corina M. Cazenave, Paraguay Una re flexión sobre las dificultades en la promoción de la rendición de cuentas de las organizaciones sociales

 

142

Roberto

Courtney,

Nicaragua

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

146

4
4
• Rendir Cuentas en Argentina: los comienzos Adrián Falco, Argentina 150 • Rendir cuen tas: una
Rendir Cuentas en Argentina: los comienzos
Adrián Falco, Argentina
150
Rendir cuen tas: una inversión colectiva
Verónica
Suárez,
Ecuador
154
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
7.3.
Comen tarios a la presentación de resultados desde distintos
int erlocutores de la Iniciativa Regional
158
Palabras de apertura - Robert Pantzer, BID
Rendir cuen tas: herramientas para una reflexión crucial -
Mariano De Donatis
Las OSC ant e el reto de construir lo público
valorando la heterogeneidad, Nuria Cunill
161
165
8.
Obstáculos para la efectiva rendición de cuentas desde lo público,
las organizaciones de la sociedad civil y la cooperación al desarrollo
170
172
María Luisa Zapa ta Trujillo, Gerardo Martín Tavara
La lucha con tra la corrupción como prioridad del Gobierno
Carlos Fernando Gal án
Desafíos para la transparencia y rendición de cuentas desde las
Organizaciones de la Sociedad Civil - Rosa Emilia Salamanca
177
9.
Lecciones apre ndidas y oportunidades de las rendiciones colectivas de
cuent as. Debate con el público
• Lecciones apre ndidas y oportunidades de la rendición colectiva de
cuentas. Reflexiones desde la experiencia ecuatoriana
Orazio Be llettini Cedeño
Transparencia, legalidad y fortalecimiento como retos
ante las nuevas realidades sociales - Susana Eróstegui
Rendición c olectiva de cuentas por parte de las OSC: los retos,
las oportunidades, las urgencias. Una mirada desde la investigación
Natalia Franco Borrero
184
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
188
193
200
5
Presentación 6

Presentación

6
6

U na participación entusiasta y un balance muy positivo para asistentes y organizadores son los aspectos predominantes del 7º Encuentro Regional de ONG y la Conferencia Internacional

de OSC 2012, “Transparencia, legalidad y fortalecimiento como reto ante las nuevas realidades sociales”, celebrados en Medellín entre el 5

y el 7 de diciembre del 2013.

N Ver programa

Esta jornada fue convocada por la Federación Antioqueña de ONG (FAONG) y la Iniciativa Regional de la Sociedad Civil Rendir Cuentas, tuvo el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Confederación Colombiana de ONG (CCONG), la Red de ONG por la Transparencia (ONGxT), la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, y contó con la participaron de unas 260 personas incluyendo 30 panelistas entre nacionales e internacionales.

Para las organizaciones de la sociedad civil que pudieron asistir, este encuentro fue la posibilidad de intercambiar experiencias y conocimientos con sus pares de todo el continente acerca del estado actual de las ONG y las OSC, su legalidad y legitimidad, sus nuevos roles, las modalidades, experiencias y mejores prácticas de rendición de cuentas dentro del sector de las organizaciones sociales en un contexto que presenta cambios importantes, como la limitación de los aportes de la cooperación al desarrollo o los cambios regresivos en las legislaciones nacionales para las organizaciones de la sociedad civil.

Para las organizaciones de la sociedad civil que pudieron asistir, este encuentro fue la posibilidad de intercambiar experiencias y conocimientos con sus pares de todo el continente

7
7

Como se desprende de las memorias que se presentan a continuación, cabe destacar, de una parte, el valioso aporte y la participación activa de las organizaciones federadas

Como se desprende de las memorias que se presentan a continuación, cabe destacar, de una parte, el valioso aporte y la participación activa de las organizaciones federadas, lo cual permitió evidenciar las fortalezas con que cuenta en la actualidad la Federación Antioqueña de ONG y su liderazgo e influencia tanto en el contexto nacional como internacional. De la otra, la riqueza de los aprendizajes derivados del trabajo adelantado en el marco de la Iniciativa Regional Rendir Cuentas durante los dos últimos años. Gracias a los recursos de cooperación del Banco Interamericano de Desarrollo se llegó a seis países de la región (Argentina, Colombia, Ecuador, Perú, República Dominicana y Uruguay) y se construyeron herramientas comunes que se han constituido en valiosos bienes públicos regionales.

De esta manera, la jornada dejó a participantes y organizadores la satisfacción de una labor bien cumplida, pero también la certeza de los grandes retos que aún persisten tanto a nivel nacional, como gremial y en el marco de la Iniciativa Regional Rendir Cuentas.

Actividad previa al Foro

El evento, que contó con la presencia de 20 representantes de organizaciones sociales de ocho países de la región, adicionales a Colombia ( N Ver la lista de invitados), se inició el 5 de diciembre en la tarde con un encuentro informal entre las y los invitados internacionales, las organizaciones convocantes y las y los funcionarios tanto del Programa Antioquia Legal y la Secretaría de Participación Ciudadana y Desarrollo Social de la Gobernación de Antioquia, como de la Secretaría de Evaluación y Control Interno de la Alcaldía de Medellín.

8
8

Comenzó con un recorrido por la ciudad en el sistema integrado de transporte, Metro/Metrocable, para apreciar la transformación de la ciudad gracias a una política sostenida y efectiva de inclusión social, y se concluyó con una cena en el emblemático Jardín Botánico de Medellín, donde fue posible conversar sobre los principales campos en que trabaja cada quien en sus respectivos países y las expectativas en relación con el evento formal.

Primera jornada

El evento formal, organizado en dos jornadas, se inició con un acto de instalación en el que participaron como expositores el Presidente del Consejo Directivo de FAONG Raúl Montoya; el Presidente de CCONG Mauricio Cadavid; la Codirectora de Rendir Cuentas Anabel Cruz, la Vicealcaldesa de Educación, Cultura, Participación, Recreación y Deporte de Medellín Claudia Patricia Restrepo Montoya y la Secretaria de Participación de la Gobernación de Antioquia Beatriz White.

En el desarrollo de la agenda del primer día se incluyó, primero, la presentación de un breve resumen y algunos comentarios de Rubén Fernández –director del programa Antioquia Legal de la Gobernación de Antioquia– al trabajo “La sociedad civil de América Latina ante los procesos de integración regional”, preparado por el politólogo paraguayo Guzmán Ibarra, quien a última hora tuvo dificultades para llegar a hacer su presentación en persona.

A continuación la realización de dos concurridos paneles, el primero sobre “Nuevas realidades sociales en Antioquia y las OSC”, con la participación como ponentes del Director General de la Corporación

9
9

Región Max Yuri Gil, la Coordinadora del Proyecto Equidad del Centro de Fe y Culturas Lucía González Duque y el Presidente del Consejo Directivo de la FAONG Raúl Fernando Montoya; y el segundo, sobre “Socialización de políticas públicas locales para el fortalecimiento de las organizaciones sociales”, donde intervinieron la Veedora Distrital de Bogotá Adriana Córdoba Alvarado, la Secretaria de Equidad de Género de la Gobernación de Antioquia Rocío Pineda y el Secretario de Evaluación y Control del Municipio de Medellín Carlos Andrés Pérez.

La jornada del primer día se cerró con un debate temático, por mesas de

trabajo, en torno a cuatro aspectos críticos de la realidad de las OSC en

Las organizaciones pudieron presentar y debatir sobre sus prácticas de rendición colectiva de cuentas, los usos sociales de las mismas, las alternativas de mejoramiento y el significado y la trascendencia que la rendición de cuentas tienen para la consolidación y el futuro de las OSC

10
10

Colombia y en la región: Sala 1: Transparencia, legalidad y legitimidad de las OSC; Sala 2: Retos para el efectivo fortalecimiento organizacional; Sala 3: La equidad y la inclusión como retos para las ONG; Sala 4: La situación de posconflicto en Colombia y papel de las organizaciones de la sociedad civil. La relatoría del conjunto de mesas temáticas estuvo a cargo de Juan Fernando Sierra de la Corporación Región de Medellín.

Segunda jornada

La jornada del segundo día se abrió con un animado y extenso conversatorio sobre “La transparencia y la rendición de cuentas en el fortalecimiento de las instituciones y organizaciones”, entre el Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo Valderrama, la Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas Nuria Cunill y la Codirectora de la Iniciativa Regional Rendir Cuentas y miembro individual de Transparencia Internacional Rosa Inés Ospina-Robledo.

A continuación, la mañana de este segundo día se dedicó a la

presentación de resultados y lecciones aprendidas de la Iniciativa

Regional de la Sociedad Civil - Rendir Cuentas, introducida por Anabel Cruz, Codirectora de la Iniciativa Regional, y que permitió a las organizaciones de los nueve países miembros de Rendir Cuentas presentar y debatir sobre sus prácticas de rendición colectiva de cuentas, los usos sociales de las mismas, las alternativas de mejoramiento y el significado y la trascendencia que la rendición de cuentas tienen para la consolidación y el futuro de las OSC. Como comentaristas de estas presentaciones intervinieron Robert Panzer, Especialista en Desarrollo Institucional de la Representación de BID en Colombia, Mariano De Donatis coordinador para América Latina de la Red Internacional Civicus y Nuria Cunill, experta en temas de gestión pública trasparente.

En las horas de tarde de este segundo día se adelantaron dos paneles, el primero sobre los “Obstáculos para la efectiva rendición de cuentas desde lo público, las OSC y de la cooperación al desarrollo”, con participación del Alto Consejero Presidencial para la Transparencia en Colombia Carlos Fernando Galán, la Directora de la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín María Luisa Zapata, Gerardo Tavara de Transparencia Perú y Rosa Emilia Salamanca de la Alianza Colombia /Red de ONGxT. Y el segundo, dedicado a las “Lecciones aprendidas y oportunidades de las rendiciones colectivas de cuentas”, con participación de Orazio Bellettini, Director del Grupo Faro de Ecuador; Susana Erostegui, Directora de Unitas Bolivia, y Natalia Franco, profesora asistente de la Facultad de Administración y Coordinadora del IESO de la Universidad de los Andes en Colombia.

Para cerrar el evento formal, Rubén Fernández, Carlos Andrés Pérez, Rosa Inés Ospina y Mauricio Cadavid presentaron las principales conclusiones del evento y agradecieron la participación y riqueza de todos los aportes, comprometiéndose a poner a disposición de todas las y los interesados las presentes memorias.

11
11

Acto de instalación. Raúl Fernando Montoya Ruiz, Presidente del Consejo Directivo de la Faong, Anabel Cruz, Codirectora de la iniciativa Regional Rendir Cuentas, Beatriz White Correa, Secretaria de Participación Ciudadana y Desarrollo Social de la Gobernación de Antioquia, Claudia Patricia Restrepo Montoya, Vice-alcaldesa de Educación, Cultura, Participación, Recreación y Deporte de la Alcaldía de Medellín, y Mauricio Cadavid Restrepo, Presidente de la Confederación Colombiana de ONG.

12
12
1
1

Acto de instalación

E l evento académico de instalación del 7º Encuentro Regional de ONG

y la Conferencia Internacional de OSC 2012 estuvo a cargo de Raúl Fernando Montoya Ruiz, presidente del Consejo Directivo de la

Federación Antioqueña de ONG; Mauricio Cadavid Restrepo, presidente de la Confederación Colombiana de ONG; Anabel Cruz, codirectora de la Iniciativa Regional Rendir Cuentas; Claudia Patricia Restrepo Montoya, vicealcaldesa de Educación, Cultura, Participación, Recreación y Deporte del municipio de Medellín, y Beatriz White Correa, secretaria de Participación Ciudadana y Desarrollo Social de la Gobernación de Antioquia.

E l evento académico de instalación del 7º Encuentro Regional de ONG y la Conferencia Internacional

R aúl F e R nando M ontoya R uiz ,

Presidente del Consejo Directivo de la FAONG

Destaca como asuntos de mayor interés para la deliberación social, la noción de las ONG como bienes públicos, la búsqueda de la gobernabilidad en estas organizaciones y su compromiso con la responsabilidad social.

Por lo tanto, las preguntas que nos deberían orientar el trabajo en estos dos días son:

¿ C ómo estamos?, ¿cuáles son el papel, los retos e implicaciones de las ONG para enfrentar los nuevos contextos y formas de relacionamiento?; ¿cuáles son las respuestas y estrategias que las organizaciones tienen que asumir para el momento?

“La principal preocupación es cómo lograr que las organizaciones orienten sus acciones hacia problemas sociales y no hacia sí mismas”

13
13

También plantea como referentes de la reflexión “el acuerdo político y programático de la Confederación Colombiana de ONG, cuya principal preocupación es cómo lograr que las organizaciones orienten sus acciones hacia problemas sociales y no hacia sí mismas”; los principios de Estambul para la efectividad de las OSC como actoras del desarrollo; los planes de desarrollo municipal y departamental, particularmente, y la apuesta política expresada en la Alianza Medellín - Antioquia – AMA.

Finalmente agradece a la Confederación Colombiana de ONG, a Rendir Cuentas, a la Alcaldía de Medellín, a la Gobernación de Antioquia, al Comité Académico, al Comité Asesor y al equipo de trabajo de la Federación por todos sus esfuerzos para hacer posible el evento.

También plantea como referentes de la reflexión “el acuerdo político y programático de la Confederación Colombiana

M au R icio c adavid R est R epo

Presidente de la Confederación Colombiana de ONG

Propone cuatro reflexiones orientadoras del trabajo en estos dos días de encuentro y deliberación: la pertinencia de la Alianza Medellín- Antioquia, la importancia del fortalecimiento de las organizaciones sociales, las amenazas a la permanencia y sostenibilidad de las ONG y la necesidad de ser organizaciones éticas y morales.

Sobre la Alianza Medellín-Antioquia – AMA, celebra que por primera vez la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín deciden que pueden trabajar juntas, en alianza y derrumbando las argumentaciones jurídicas que han tratado de impedirlo. “Alianza connotada por voluntad política por lo que, fácilmente, puede sufrir resquebrajamientos y esto tiene que ser preocupación de la sociedad civil, siendo propositivos y sabiéndonos sumar a la garantía de las transformaciones sociales a partir de alianzas estratégicas”.

14
14

Y agrega: “Las ONG nos vemos cumpliendo distintos papeles en la Alianza: de control social, de participación ciudadana, de protección de los derechos humanos, haciendo parte de la reglamentación de la Ley Estatutaria de Participación Ciudadana, de la reglamentación de la Ley de Infancia y Adolescencia”. De manera consecuente, Cadavid propone afinar la relación ONG - Alianza AMA y avanzar en una agenda de relacionamiento con el sector público, con la Gobernación y la Alcaldía, que vaya más allá de apoyar eventos.

Sobre la importancia del fortalecimiento de organizaciones , plantea Cadavid que “más allá de la intención perversa de vigilancia y control de las organizaciones, lo que necesitamos es promoción y desarrollo; en conjunto debemos librar la batalla por el fortalecimiento de las organizaciones sociales, hay una deuda histórica con esto, la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia están avanzando en el asunto y tenemos afirmaciones favorables en el Plan de Desarrollo Nacional, pero los avances son pocos, y esta es una tarea que tiene también el Ministerio del Interior.”

Igualmente resalta que la permanencia y la sostenibilidad de las ONG están amenazadas: “Nos desenvolvemos en un contexto de adversidad muy fuerte, de control, constreñimiento y estigmatización, el respaldo del gobierno es tímido, necesitamos juntar voluntades, renunciar a caprichos políticos, garantizar la permanencia en el tiempo”.

Finaliza Cadavid destacando la necesidad de ser organizaciones éticas y morales , “el tema de la transparencia no puede ser moda sino un encargo ético, debemos ser organizaciones morales. No serlo y pretender garantizar cambios sociales es una contradicción.”

“El tema de la transparencia no puede ser moda sino un encargo ético, debemos ser organizaciones morales. No serlo y pretender garantizar cambios sociales es una contradicción”

15
15

“Las ONG nos han enseñado a hacer el ejercicio dialógico de entender las nuevas circunstancias, recogerlas con afecto y entenderlas para transformarlas”

16
16
 

a nabel c R uz

Codirectora de la Iniciativa Regional Rendir Cuentas

Empieza reconociendo y celebrando la exitosa y solidaria colaboración entre la FAONG y la Iniciativa Regional Rendir Cuentas. “Rendir Cuentas como Iniciativa Regional es joven y tiene sus orígenes en la confluencia de dos procesos simultáneos en el tiempo: en Colombia, con la promoción de prácticas sistemáticas de rendición pública de cuentas de las OSC promovida en el marco de la Red de ONG por la Transparencia y con el liderazgo de la Federación Antioqueña de ONG; y en Uruguay, con el trabajo del Instituto de Comunicación y Desarrollo, apoyado por la Red Civicus - Alianza Mundial para la Participación Ciudadana, que desarrolló estudios sobre prácticas de transparencia y rendición de cuentas en las OSC en nueve países de la región”.

De esta manera, recuerda Cruz, la Iniciativa Regional Rendir

Cuentas “se nutre de experiencias y saberes de muchas personas y organizaciones y viene creciendo de manera sostenida: empezó con la alianza entre Colombia y Uruguay, sumó a Ecuador y Argentina y luego a República Dominicana y Perú, y ya para la fecha, al finalizar el año 2012, cuenta con el interés de Nicaragua, Chile, Bolivia y Paraguay. Sin duda alguna, es una construcción colectiva en la diversidad y la pluralidad de ONG del continente, hoy día son más de seiscientas organizaciones rindiendo cuentas, y es precisamente la riqueza de esta información la que se pondrá a disposición de los participantes para enriquecer los debates propuestos en este evento.”

Finaliza su intervención refiriéndose al potencial y riqueza del Centro Virtual para la Transparencia y la Rendición de Cuentas de la Sociedad Civil (www.rendircuentas.org), un bien público regional

construido y desarrollado en el marco de la Iniciativa Regional y que facilita las labores de investigación, sistematización de saberes y su divulgación, así como la formación de actores claves en las OSC. “Las ONG vinculadas a Rendir Cuentas venimos a Medellín a compartir todo lo que hemos hecho en conjunto y a aprender de ustedes y sus experiencias, venimos a descubrir caminos y afianzar alianzas que ayuden a una renovada cooperación para el fortalecimiento de las OSC como actoras claves y confiables del desarrollo.”

construido y desarrollado en el marco de la Iniciativa Regional y que facilita las labores de

c laudia p at R icia R est R epo M ontoya

Vicealcaldesa de Educación, Cultura, Participación, Recreación y Deporte de Medellín

Presenta saludos de parte del Alcalde Aníbal Gaviria Correa, “quien seguramente estaría complacido de estar en el evento pero lamentablemente no puede acompañarnos”.

Inicia su reflexión evocando el poder de la palabra y la conversación deseando que “el poder de la conversación nos acompañe durante este periodo y que persista en la región”. Dice que “la conversación otorga a la palabra el poder que ella tiene de innovación y creación”, que “la palabra es camino y vínculo de encuentro y construcción de nuevas realidades” y que la palabra “encuentro” es hermosa porque es buscar lo común. “Levantar escenarios de diálogo para que la ciudadanía se tome la palabra es un reto importante, una invitación”.

Dice Restrepo que para Medellín “es un honor contar con un evento de esta naturaleza, tanto como el proceso que representa” y que “la persistencia y vitalidad de las expresiones de la sociedad civil hacen parte de la transformación de Medellín, que es también un logro de ustedes”. Y agrega que: “la transformación de Medellín es esencialmente una transformación

17
17

social, de encuentros, de una relación dialógica. La Alianza Medellín Antioquia es un ejercicio de coherencia porque competen al municipio de Medellín responsabilidades frente al departamento. Medellín debe estar en Antioquia, esto es un reto para todos, el tema es relevante y es histórico; es ni más ni menos el tema de la ciudad región, de la sustentabilidad y sostenibilidad de la ciudad, que está en la región.”

A continuación Restrepo propone dos reflexiones: la primera, trae a colación a Ortega y Gasset en la frase “yo soy yo y mis circunstancias y si no la salvo a ella, no me salvo yo”, y afirma que “nos convoca nuestra circunstancia, Medellín es el gran reto, lo que ha hecho Medellín con más altura en sus últimos años es transformar sus circunstancias para salvarse a ella. Vamos es a las nuevas circunstancias que nos habitan; tenemos que volver a conversar sobre convivencia porque nos llegaron nuevas circunstancias; las ONG nos han enseñado a hacer el ejercicio dialógico de entender las nuevas circunstancias, recogerlas con afecto y entenderlas para transformarlas.”

“Estamos seguros de que incorporando y erigiendo como principios rectores del Gobierno Público la transparencia y la legalidad social, podremos potenciar el desarrollo de las capacidades de los antioqueños”

18
18

La segunda reflexión es sobre transparencia, cuentas claras, rendición de cuentas, legalidad y coherencia. “No se concibe transparencia sin coherencia; si no tenemos adentro no podemos señalar afuera. Siempre nos ponemos afuera, pero el ejercicio de rendición de cuentas es personal, todo pasa por las personas.”

social, de encuentros, de una relación dialógica. La Alianza Medellín Antioquia es un ejercicio de coherencia

b eat R iz W hite c o RR ea

Secretaria de Participación Ciudadana y Desarrollo Social de la Gobernación de Antioquia

Saluda a los asistentes y destaca los valores sobre los cuales están edificados el liderazgo y el empuje regional: solidaridad, trabajo constante, creatividad, innovación, entre otros. A la vez, reconoce que esos valores se han mezclado en la cultura regional con prácticas y antivalores como

admirar a quien desprovisto de límites éticos saca ventaja sobre el otro, a

quien pasa los límites entre la legalidad y la ilegalidad, a quien incurre en prácticas que ponen el beneficio personal por encima del colectivo social y sus organizaciones. “Desde Antioquia hemos contribuido en los últimos 20 años a que en Colombia haya síntomas de degradación e injusticia social; aparezcan fenómenos como el narcotráfico, el paramilitarismo y la delincuencia altamente organizada dedicada a la extorsión y el secuestro”. Por esto, insiste: “este evento nos brinda como sociedad la bella oportunidad ética para revisarnos desde los ámbitos sociales y reformular nuevos sentidos de vida en las relaciones con el otro, nuevos referentes para hacernos reconocer, buscar otra escala de valores y promover un pacto por la legalidad y la vida, recuperando el valor de la ley y la norma como principio fundamental para la convivencia.”

White destaca que el Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 pone sobre la mesa el fortalecimiento de la legalidad, la recuperación de la institucionalidad y el desarrollo de las capacidades de solidaridad de los antioqueños. “Se trata de revisar nuestro sistema cultural de manera reflexiva, mirarnos hacia adentro y mirarnos a los ojos y mirar el resto del país”. Y agrega que “estamos seguros de que incorporando y erigiendo como principios rectores del Gobierno Público la transparencia y la legalidad social, podremos potenciar el desarrollo de las capacidades de los antioqueños y la ganancia será ilimitada, en términos de crecimiento económico, oportunidades para nuestra población y alcance de la convivencia.”

También señala que el departamento le está apostando a una participación movilizadora, a través de dos líneas de su plan de desarrollo que promueven y desarrollan capacidades en la ciudadanía y en las organizaciones sociales para ejercer el control social y la rendición pública de cuentas. “Apostamos, entonces, por la conformación y fortalecimiento de las veedurías ciudadanas y el ejercicio transparente de cumplir con la responsabilidad pública y social de hacer control que tenemos todos y todas.”

19
19

Foro “Retos para las OSC en el contexto”. Rosa inés Ospina, Codirectora de la iniciativa Regional de la Sociedad Civil Rendir Cuentas y Consejera Rectora de Transparencia por Colombia, Rubén Fernández Andrade, Gerente del Programa Antioquia Legal de la Gobernación de Antioquia.

  • 1 Guzmán Ibarra no pudo asistir a presentar su trabajo en Medellín por dificultades de última hora con los vuelos. El gerente del Programa Antioquia Legal, Rubén Fernández, quien hasta hace poco se desempañaba como Presidente de la Corporación Región de Medellín y vicepresidente de la CCONG, hizo una breve reseña del trabajo y desarrolló algunos elementos a manera de comentarios.

20
20
2
2

La sociedad civil de América Latina ante los procesos de integración regional

Principales desafíos - Una reflexión sobre las experiencias a partir de Mercosur 1

Conferencia de Guzmán Ibarra 2

Comentarios de Rubén Fernández Andrade

i nt R oducción El presente ensayo tiene como objetivo plantear un esbozo de estudio de
  • i nt R oducción

El presente ensayo tiene como objetivo plantear un esbozo de estudio de caso con base en algunas características del proceso de integración regional iniciado hace más de dos décadas y denominado Mercosur. El proceso se encuentra en convergencia hacia otro proyecto de integración más grande: Unasur.

2

G uzmán I barra

Guzmán Ibarra es politólogo de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, con Maestría en Ciencias Sociales de FLACSO. Docente, investigador y analista político. Actualmente se desempeña como Profesor de Teoría Social, Teoría del Estado y Teoría de la Democracia en la Universidad Nacional de Asunción y en la Universidad Católica de la misma ciudad.

Es Coordinador del Proyecto de Fortalecimiento de la Sociedad Civil, ejecutado por la Organización Semillas para la Democracia. Trabajó en el ámbito de Mercosur Social en la creación y gestión de varias instancias como la Secretaría Permanente del Mercosur Social, el Instituto Social del Mercosur, la Comisión de Coordinación de Ministros de Asuntos Sociales, el Grupo Técnico Social, el Grupo de Indicadores Sociales del Mercosur, el Plan Estratégico de Acción Social, entre otros.

21
21

En términos cuantitativos, la diferencia de Mercusur y Unasur es que la última tiene dos países miembros más: Guyana y Surinam. Desde el punto de vista cualitativo, Unasur se plantea desafíos más profundos: políticos, de seguridad, energéticos, cuya factibilidad en el mediano o largo plazo será necesario analizar.

En este marco, el objetivo específico es resaltar la limitada participación de la sociedad civil en ambos procesos y la exclusiva preponderancia de los ejecutivos nacionales.

A su vez, el ensayo se propone discutir la posibilidad de incidir desde unidades pequeñas, como las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en el rumbo de la integración, con base en el trabajo conjunto, la organización en redes, la articulación y la cooperación horizontal (sur-sur). Es decir, incidir desde lo local hacia lo regional y así constituir una integración más participativa y legítima.

La globalización, o mundialización del capital, o internalización del capital, o las diferentes variantes conceptuales que se utilizan para denominar a la realidad interméstica 4 actual, junto con el advenimiento de una sociedad posindustrial, determinan el contexto en el que se da la interacción internacional en materia política y económica, la cual se estructura entre grandes economías o grandes bloques.

Dentro de cada bloque resaltan las asimetrías. En muchos casos, como el paraguayo, las economías nacionales no han pasado por una etapa de industrialización, sustitución de importaciones o creación de un Estado de Bienestar. En otros estados-nación,

  • 4 Mezcla de lo local con lo externo

22
22

la industrialización se dio únicamente en algunas regiones,

mientras que en otras persisten modelos de producción de subsistencia.

a spectos est R uctu R antes de la integ R ación latinoa M e R

a spectos est R uctu R antes de la integ R ación latinoa M e R icana

La estructuración de una matriz de desafíos de la sociedad civil latinoamericana ante los procesos de integración en curso, se puede resumir en cinco aspectos centrales:

  • 1. La limitada participación orgánica de las OSC en los procesos de Integración.

  • 2. La preponderancia y exclusividad de los ejecutivos nacionales, lo cual a veces implica fortaleza pero a la larga debilidad. No se niega que la integración es un proceso eminentemente político, sólo que la dependencia limitada a gobiernos de turno no garantiza un desarrollo sólido de la institucionalidad.

  • 3. La posibilidad de influir desde lo local y desde las praxis concretas en los procesos regionales. Y no sólo desde el ámbito de las políticas públicas, sino desde las acciones llevadas a cabo por las ONG y las OSC. Hay varios ejemplos que nutren esta propuesta, como las diferentes iniciativas existentes y los puntos en común a nivel regional en la mayoría de los temas afrontados.

“El objetivo específico es resaltar la limitada participación de la sociedad civil en ambos procesos y la exclusiva preponderancia de los ejecutivos nacionales”

  • 4. La necesidad de definición de una agenda de la sociedad civil frente a la integración: de la multiplicidad de temas que se trabajan, cuáles son aquellos que deberían fortalecerse para mejorar el proceso de integración. Temas como la rendición de cuentas, la transparencia, la participación e incidencia en las políticas públicas, la lucha por la igualdad y la construcción de ciudadanía.

  • 5. Y por último, la opor tunidad de iniciar un proceso de constitución de una sociedad civil latinoamericana. Ésta no sólo es reaseguro de la legitimidad en la toma de decisiones, sino un garante del mantenimiento de la democracia por sobre los gobiernos. Una sociedad civil articulada y organizada a nivel regional constituye una herramienta para el sostenimiento de la democracia como sistema de gobierno.

23
23

Sin embargo, antes de avanzar, debemos realizar algunas precisiones de orden metodológico, que tienen que ver con la comparación y su pertinencia en cada caso, pues somos una región, pero una región muy desigual, tanto entre estados como dentro de cada estado. Este aspecto es denominado “asimetrías” en el proceso del Mercosur y su abordaje y mitigación es fundamental para consolidar la integración. De la misma forma, se deben tener en cuenta los desafíos regionales a la razón de la dinámica de intercambio político entre las diferentes sociedades civiles, las características institucionales de sus estados, sus propias praxis y la historia de los procesos de integración.

Es bien sabido que la disposición y la facilidad de la participación de la sociedad civil en la toma de decisiones dependerán de la estructura institucional de los estados-nación y su cultura política. Hay países donde el peso político de la sociedad civil es tan grande que es capaz de incidir en la clase política para la toma de decisiones, hay otros países donde las OSC se encuentran cooptadas e incluso algunos donde el propio concepto de “sociedad civil” es cuestionado.

Las temáticas comunes de las OSC y las ONG, como la anticorrupción, la transparencia, el acceso a la información, la rendición de cuentas o la participación e incidencia en las políticas públicas, son compatibles como instrumentos de diálogo y convergencia respecto a los procesos de integración regional. Es necesario que sepamos y participemos en la toma de decisiones que involucran a nuestras sociedades y que estructurarán un marco internacional basado en bloques regionales. ¿Sabemos a cabalidad los planteamientos de nuestros ejecutivos en estos procesos? Muchas de las reuniones donde se discuten estos temas no son públicas, como la realizada en el mes de noviembre por Unasur.

24
24

La dirigencia política regional señala constantemente el sueño de la “patria grande”, o que nuestros pueblos son hermanos, ¿pero realmente nuestros gobiernos lo son? ¿Es válido el esquema de estado-nación como única forma de relacionamiento internacional? Por ahora todavía sí, pero cada vez menos. Muchos de nuestros principales problemas son más globales que nacionales.

Algunos autores señalan que lo distintivo de la globalización es que incide en la realidad local. Ahora ¿es posible que lo local incida en lo global? ¿O en lo regional? La hipótesis sostenida en el ensayo es que sí y más adelante me referiré a la forma.

A modo de conceptualización planteamos cuatro nociones que se reiteran en el ensayo y que es importante entenderlas.

“¿Es válido el esquema de estado- nación como única forma de relacionamiento internacional? Por ahora todavía sí, pero cada vez menos”

1. Institucionalidad de la integración

Cuando hablamos de institucionalidad, al decir de Max Weber, nos referimos a la distribución político-administrativa, aquellas construcciones formales, legales constituidas para un fin y como medio para lograrlas. Lo que se llama la burocracia .

La institucionalidad de la región es el reflejo de los objetivos de la integración. Institucionalidad débil o limitada es igual a proceso de integración laxo.

Y la cuestión es que se plantea actualmente una integración regional sin instituciones regionales, sin institucionalidad regional y sin gobiernos regionales. Más bien, como el caso de Mercosur y Unasur, se nota más una tendencia de intergubernamentalismo que de supranacionalidad.

25
25
  • 2. La interguber namentalidad

La intergubernamentalidad, significa que el proceso de integración queda en manos de los gobiernos, es decir, los poderes ejecutivos y específicamente las cancillerías. Con un mayor nivel de simplificación, incluso podemos hablar sólo de cancillerías.

  • 3. La supranacionalidad

La supranacionalidad presupone la entrega de cierta par te de la soberanía a un gobierno regional, compuesto por autoridades e instituciones regionales que piensen por encima de la lógica del interés nacional y lo hagan en clave regional.

Obviamente no podemos pensar en una distribución equitativa del poder y de las decisiones, la mayoría de las veces se verán influidos por los países más grandes. No obstante, la garantía de la supranacionalidad es que la proporción de los beneficios de la integración es ventajosa para la generalidad de los pueblos y el derecho público internacional protegerá a los más débiles.

En el futuro cercano y en el marco de la convergencia de los procesos de integración, ya sea en un contexto intergubernamental o supranacional, será todavía más necesaria la presencia de una ciudadanía regional como garante del respeto a la democracia representativa y a los principios básicos de convivencia democrática. Una ciudadanía regional puede establecer una agenda de integración ciudadana, puede proteger a las minorías coyunturales en países con instituciones democráticas débiles (como el caso paraguayo) y puede además servir para fortalecer a las mismas instituciones.

26
26

Una ciudadanía regional puede evitar los quiebres institucionales, formular, diseñar, ejecutar y evaluar políticas públicas regionales con mucho más éxito y legitimidad que los propios estados-nación.

4. Participación orgánica de la sociedad civil

El conce pto de participación ciudadana, en el contexto de la integración, se refiere a la necesidad de que la sociedad civil participe en la confección de las decisiones en materia de políticas públicas de integración. Pero que su participación no se limite a plasmar sus objetivos en los comunicados presidenciales de cada semestre, sino que constituyan guías de acción política real.

Una ciudadanía regional puede evitar los quiebres institucionales, formular, diseñar, ejecutar y evaluar políticas públicas regionales

l a sociedad civil en los p R ocesos actuales de integ R ación en el c ono s u R

En primer lugar, como hemos advertido, debemos describir brevemente el origen y el sentido inicial de los procesos de integración. En el caso del Mercosur, nació como respuesta a los procesos de globalización e integración económica, son miembros plenos cinco países (durante los primeros 20 años fueron sólo 4 países) y Venezuela es objetada actualmente por Paraguay, que a su vez se encuentra suspendido.

El proceso de integración tenía como objetivo central el aspecto comercial y sobre todo el aduanero (en gran medida esto se aplica a las experiencias en Centroamérica y en el Caribe). Aquí lo relevante guarda relación con las mercancías y no tanto con las personas, mucho menos con la sociedad civil. Es decir, estamos hablando de una integración de los mercados. Varios autores sudamericanos remiten esta intencionalidad originaria al enfoque predominantemente neoliberal de los ejecutivos en la década del 90.

“Aquí lo relevante guarda relación con las mercancías y no tanto con las personas, mucho menos con la sociedad civil. Es decir, estamos hablando de una integración de los mercados”

27
27

A esta visión exclusivamente arancelaria y aduanera de la integración le siguió un desarrolló casi insignificante de la institucionalidad política. Más de 15 años pasaron para que se conformara un Parlamento del Mercosur, todavía prácticamente intrascendente en cuanto a decisiones, pues la última palabra siempre la tienen los ejecutivos.

De hecho, este débil crecimiento del Mercosur en sus primeros 15 años, y un relativo y rápido avance desde 2004, coincide con la presencia de poderes ejecutivos con mayor afinidad ideológica (Kirchner, Lula, Vásquez y Duarte Frutos-Lugo). En ese marco se dio un mayor dinamismo, saliendo de la matriz eminentemente aduanera y enfocándose con mayor interés en los aspectos políticos y sociales del bloque. De hecho, en 2005 se crea el Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur, que tiene como objetivo principal reducir las asimetrías y desarrollar infraestructura civil de integración.

“La configuración de la integración y su institucionalidad debieran basarse en una lógica de convergencia desde las realidades locales, que frecuentemente son realidades regionales”

28
28

Tanto el avance vertiginoso de los últimos ocho años, como el letargo de la primera década, se deben más que nada al interés de los gobiernos de turno. La sociedad civil tuvo poco que ver en ambos procesos.

Recién a partir del 2006, la sociedad civil va ganando protagonismo mediante la participación en Cumbres Sociales que se realizan rutinariamente durante cada semestre. A su vez, al interior de cada estado existen capítulos nacionales de participación de la sociedad civil. Sin embargo todavía no se puede hablar de una representación orgánica y la sociedad civil participante es en gran medida afín a los gobiernos de turno.

La vinculación ideológica de los ejecutivos nacionales es fundamental para entender los éxitos y fracasos de la integración. Ha dinamizado

algunos procesos y en este sentido es una fortaleza, en cambio, su

debilidad reside en que la integración depende de la variabilidad de cada uno. Todavía no se han consensuado una agenda estratégica de la integración y los mecanismos para involucrar a la sociedad civil en este proceso.

En consecuencia es necesario diseñar y constituir instituciones que puedan servir como articuladores del proceso de integración regional. Pero esta constitución de la institucionalidad de los procesos debe tener un correlato con la realidad. Y en este caso, partiendo de la cuestión de la sociedad civil, debe basarse en las cosas que de hecho se hacen en la realidad e inciden en la misma. Hablamos de las acciones de la sociedad civil.

Partimos de la necesidad de tomar los temas que aborda la sociedad civil (transparencia, incidencia política, control, rendición de cuentas, lucha contra la corrupción, construcción de agendas ciudadanas, lucha contra la pobreza, políticas sociales, entre otras) e incorporarlos al debate regional. En la medida en que la integración no se acerque a la sociedad civil y no incida y se complemente con sus acciones, ésta no será reconocida.

La configuración de la integración y su institucionalidad debieran basarse en una lógica de convergencia desde las realidades locales, que frecuentemente son realidades regionales. Es decir, avanzar desde una lógica diferenciada y en ocasiones incluso simultanea entre lo intergubernamental y lo supranacional. Hay ámbitos en que la intergubernamentalidad tiene menos reticencia y hay sectores en donde la lógica de la supranacionalidad puede forzar procesos de construcción institucional.

La incorporación de la sociedad civil al proceso de integración ayudará a legitimar el mismo proceso. La evidencia empírica, la experiencia

29
29

actual en el Mercosur, ha demostrado el muy superior dinamismo de las organizaciones sociales y la sociedad civil y su altamente desarrollado sentido de compromiso y visión regional, por sobre la lógica del “interés nacional”, de la monopólica conducción de las cancillerías al proceso de integración.

Las instituciones a diseñar o modificar deberán constituirse sobre la base de las demandas de la sociedad civil organizada, realmente existente y con una lógica de políticas públicas con participación de la sociedad civil y tendiente a la convergencia. Entonces hablaríamos de un tipo específico de políticas locales, nacionales y regionales, que de hecho ya tienen la participación de la sociedad civil o que puedan incorporarla gradualmente de acuerdo con las características institucionales de cada país y el nivel de desarrollo de las OSC.

Combinando estas miradas, local, nacional regional, con la participación de la sociedad civil, se estructurará una institucionalidad supranacional que realmente tenga que ver con la

“Las instituciones a diseñar o modificar deberán constituirse sobre la base de las demandas de la sociedad civil organizada, realmente existente”

30
30

realidad local y concreta de los ciudadanos e incida en sus vidas.

actual en el Mercosur, ha demostrado el muy superior dinamismo de las organizaciones sociales y la

l as asi M et R ías en la integ R ación R egional

El planteamiento de Sigmund Bauman sobre la globalización y sus consecuencias humanas, señala cómo la ley global, los procesos globales, inciden en lo local; en cambio, lo local tiene una incidencia menos importante sobre lo global. En este caso, la propuesta es construir la institucionalidad y las políticas a partir de lo local, desde problemas concretos y cotidianos, y en función de estos, teniendo en cuenta las necesidades estratégicas y globales del bloque. Son dos

dimensiones simultáneas en un mismo proceso. (Bauman, 2006)

Obviamente, no podemos platear la construcción de una institucionalidad sólo a partir de las realidades locales particulares, sino también respecto a las especificidades y realidades político-institucionales. Es decir, hablamos también de la construcción de la institucionalidad en el marco de profundas asimetrías institucionales, históricas. No es lo mismo plantearse el desarrollo de una institucionalidad de lo social, desde un país con una tradición de Estado de Bienestar como Uruguay o Argentina, que desde un Estado-Nación, al decir de Michel Mann, con limitaciones en su capacidad infraestructural, y despótica, como Paraguay.

Un estado con un nivel bajo de capacidad infraestructural tendrá menor incidencia en la realidad. Algunos estudiosos distinguen este tema en asimetrías estructurales y asimetrías políticas. (IPEA, 2010)

Aquí el enfoque es importante para comprender. Si tomamos una dimensión estatal, como estado-nación, por ejemplo Paraguay. Y luego si la modificamos desde el punto de vista de las asimetrías a una dimensión territorial, por ejemplo subnacional (provincia, departamento, estado, etc.) la cuestión cambiaría radicalmente. Hay distritos en Paraguay que tienen un PIB per cápita igual o superior los demás socios del Mercosur o del resto de América Latina. Existen regiones en Brasil, en el nordeste, donde los indicadores sociales (Índice de Desarrollo Humano, coeficiente de Gini, no son mejores que los de Paraguay). También hay provincias en Argentina que tienen un menor IDH que Paraguay.

Si apreciamos el siguiente gráfico “Mapa 1”, que fue tomado del documento de la Cepal “La hora de la Igualdad” , se puede apreciar bien lo que indico. El mapa señala las Necesidades Básicas Insatisfechas, relacionadas con el material que predomina en la vivienda, hacinamiento, acceso al agua potable, saneamiento básico, etc. Como sabemos el NBI es un indicador de la pobreza estructural y está claro

31
31

M apa 1

América del Sur: población menor de 18 años con una o más privaciones graves en las divisiones administrativas menores, alrededor de 2000

(en porcentajes)

M apa 1 América del Sur: población menor de 18 años con una o más privaciones

Fuente: Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) - División de Población de la CEPAL, en el marco del proyecto conjunto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) “Estudio para la América Latina y el Caribe sobre pobreza infantil, desigualdad y ciudadanía”, sobre la base de procesamientos especiales de los microdatos censales.

32
32

que la pobreza estructural tiene otra expresión territorial. Y está claro, también, que las asimetrías son fundamentalmente entre estados-nación y pero también al interior de cada estado.

Entonces, ¿cuál sería el abordaje adecuado de las asimetrías desde el punto de vista de las políticas públicas o de la participación de la sociedad civil? ¿Puede plantearse este abordaje en términos nacionales o regionales? ¿No existen quizás problemas sociales que tienen más bien una expresión territorial supranacional aunque no estén en un mismo estado-nación?

Obviamente, en el aludido contexto no podemos hablar de empleo decente, protección social, horas y condiciones de trabajo decente, seguro social, etc. Bien, este es un ejemplo con una expresión territorial muy concreta y que creo constituye un marco adecuado para el planteamiento de soluciones regionales, desde una perspectiva nacional y local en una lógica de convergencia de políticas públicas y de la participación de la sociedad civil.

De hecho se da en la realidad, pero no de una forma articulada e institucionalizada. Hay acciones concretas en la zona, por ejemplo relacionadas con el combate a la explotación infantil, la prostitución, temas vinculados a la seguridad, etc. Las mismas constituyen un laboratorio de políticas públicas regionales.

Y si analizamos la acción de la sociedad civil en las zonas de frontera, o por temas, encontraremos que existe un trabajo coordinado, pues la realidad que los afecta es la misma.

Volviendo a la dimensión de estados-nación, sin duda, Latinoamérica tiene como uno de sus déficits más importantes la desigualdad. Si observamos el Índice de Gini de la región, se puede ver con claridad lo

“Si observamos el Índice de Gini de la región, se puede ver con claridad lo desiguales que somos. Mucho más todavía si lo vemos por subunidades nacionales. Y en este aspecto, somos iguales en nuestra desigualdad”

33
33

desiguales que somos. Mucho más todavía si lo vemos por subunidades nacionales. Y en este aspecto, somos iguales en nuestra desigualdad.

i ndice de g ini del ing R eso

 

1997-2010

Argentina

48

Brasil

56

Bolivia

60

Chile

55

Colombia

55

Paraguay

55

Uruguay

45

Venezuela

48

Fuente: http://datos.bancomundial.org/ indicador/SI.POV.GINI

desiguales que somos. Mucho más todavía si lo vemos por subunidades nacionales. Y en este aspecto,

d esa F íos ciudadanos

La realidad de la globalización o mundialización ha condicionado que no sólo los mercados tienen a integrarse y depender mutuamente, sino también los problemas sociales. Hoy en día, el modelo de estado-nación es insuficiente para combatir el crimen internacional, las drogas, las epidemias, la migración, el desempleo, el tipo de cambio, la inflación. En consecuencia la conformación de una estructura institucional y una ciudadanía global constituyen las garantías para la ejecución de un proceso de integración verdadero.

De hecho, los procesos de integración han sido más bien de los ejecutivos nacionales, por lo que algunos críticos señalan al Mercosur

34
34

o la Unasur como “club de presidentes”. Y es que ha resultado más compleja la integración de los demás poderes del Estado, como el legislativo (hay un parlamento del Mercosur que es cuasi testimonial) y los sistemas internacionales de justicia se ven debilitados con el alejamiento de sus miembros (como el caso de Venezuela y la Corte Interamericana de Derechos Humanos). Pero bien, volviendo a las metas y los objetivos de la integración, deben dar cuenta de las necesidades de los pueblos.

El primer tema, y cuasi excluyente, es la desigualdad. Si vemos el Índice de Gini encontramos que vivimos en una de las regionales más desiguales del mundo, donde los índices de pobreza e indigencia son inaceptables, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de nuestros países son los más importantes productores de alimento del planeta. Por ejemplo: Paraguay, que geográficamente es un país pequeño, es uno de los principales productores de carne y cereales del mundo.

El segundo tema es la consolidación de la democracia. Con los grandes avances demostrados y con este periodo de más de dos décadas de democracia en la región, vivimos un contexto inédito en la historia. Sin embargo, con las especificidades en cada país, todavía falta democratizar la democracia, superar la visión minimalista de la misma, reducida a la legitimidad de origen. Y lograr la participación constante de la sociedad civil de manera organizada y orgánica.

El tercer aspecto es la constitución de una agenda ciudadana regional teniendo como base el cumplimiento de requisitos esenciales en materia de dignidad, salud, educación y servicios básicos, como punto de partida de la construcción de una democracia y un gobierno regional.

“El tercer aspecto es la constitución de una agenda ciudadana regional teniendo como base el cumplimiento de requisitos esenciales en materia de dignidad, salud, educación y servicios básicos”

35
35

Sostiene Fernández que los principales problemas de la región latinoamericana ya no son los de la pobreza, sino los de la desigualdad (asimetría)

3636
3636

R etos pa R a las osc en el contexto actual

Rubén Fernández Andrade 5

En su condición de anterior Presidente de la Corporación Región de Medellín y Vicepresidente de la CCONG, Rubén Fernández hizo un perfil de las OSC como actores de los procesos de integración, lo cual implica ser sujetos colectivos con agenda, capacidad de agenciamiento y capital político representado en la legitimidad para participar.

Sostiene Fernández que los principales problemas de la región latinoamericana ya no son los de la pobreza, sino los de la desigualdad (asimetría) y que la resolución sostenible de los problemas de pobreza pasa por la redistribución de los ingresos. Por eso, retomando a Guzmán Ibarra, refuerza los cuatro retos o desafíos ciudadanos fundamentales para América Latina: la lucha contra la desigualdad, la consolidación de la democracia plena, la agenda

ciudadana regional (carta de ciudadanía) y la ciudadanía regional.

Para enfrentar estos desafíos es indispensable consolidar procesos de integración regional que se han iniciado, pero que no tienen ni la profundidad ni la amplitud suficientes. En este sentido “el principal proceso de integración en marcha en la región es Unasur, que sin embargo, está absolutamente centrado en los ejecutivos de los países miembros, sin ninguna participación de la sociedad civil, ni siquiera de parlamentarios, y esto, seguramente, tiene que ver con la debilidad de las Organizaciones de la Sociedad Civil en la región”. Agrega Fernández: “la integración genuina no puede ser sólo de estados sino con participación de la sociedad”, por lo cual atribuye a las organizaciones de la sociedad civil un papel central

como actoras de la integración regional. Y aclara lo que significa ser actoras sociales: “ser sujeto colectivo con agenda, con capacidad de agencia y legitimidad”.

 

La agenda

Para Fernández, la agenda debe implicar una construcción deliberativa, superando el corporativismo, que incluya la defensa de los bienes públicos y la defensa política del sector, lo que implica fijarse unos objetivos políticos que movilicen la energía de las organizaciones. Se trata de politizar la agenda de la sociedad civil.

Tener objetivos políticos “no es sumar necesidades o reivindicaciones o propuestas; tiene que ver con dotarse de una plataforma política de objetivos generales que movilizan un conjunto significativo de personas y una diversidad de intereses”. Agrega que diversidad sin suficiente tejido es dispersión y que sumar diversidad supone la construcción deliberativa de la agenda; no es sumar sino deliberar públicamente para la construcción de la agenda desde nuestras diversidades y contradicciones. Pone como

5

r ubén F ernández a ndrade

Es gerente del programa Antioquia Legal, puesto en marcha en 2012 por la Gobernación del Departamento de Antioquia, para promocionar una cultura política de la legalidad, fortalecer las rentas departamentales como fuente de inversión social, perseguir la evasión, la elusión, la adulteración, el contrabando y la apropiación ilegal.

3737
3737

ejemplo la construcción del marco internacional para la eficacia del desarrollo de las OSC, proceso que fue construido a partir de organizaciones ciertamente diversas de más de 70 países y que confluyó en la aprobación de los “Principios de Estambul para las OSC” y el consenso de Siem Reap.

La superación del corporativismo tiene que ver con “plantear los propios problemas como problemas de la sociedad”. Por ejemplo, “la política pública de discapacidad es un caso único en Medellín, no conocemos de otras latitudes municipales que tengan una política pública de discapacidad, pero es el resultado de la gestión de las OSC que se ocuparon del tema en la ciudad y fueron capaces de consignarlo como política pública. Finalmente, la superación del corporativismo tiene que ver con construirnos y concebir las OSC como bienes públicos”. Fernández invita a politizar la agenda ciudadana en el más genuino sentido aristotélico de la palabra, es decir, la política como un deber ciudadano y se refiere a la “capacidad de incidencia” como la capacidad de hacer las cosas para que esa agenda sea una realidad, para lo cual debe haber siempre congruencia entre medios y fines. “Tenemos el estricto deber de ser congruentes”. Por ejemplo, ¿de dónde vienen nuestras finanzas? Pues para financiar causas sociales no se puede legitimar cualquier tipo de medios.

 

La agencia

Afirma Fernández que la agencia conlleva: congruencia de medios y fines, acción comunicativa, articulación, capacidad de representación de intereses colectivos y financiamiento público para la acción de las OSC. “Nuestra agencia debe consistir en una acción comunicativa, que es distinto a comunicar lo que hacemos, es hacer las cosas como una manera de dialogar con los otros,

38
38

acción comunicativa es mucho más que tener un comunicador, es saber que en todo generamos mensajes”.

Sin embargo, las OSC afrontan limitaciones en su capacidad de agencia porque tienen muy poca agregación de intereses, muy pocas organizaciones de segundo grado, lo cual es una gran debilidad. La capacidad de agencia también está limitada por la escasez de financiación, por lo cual vale la pena asumir la discusión sobre el financiamiento público para la acción de las organizaciones sociales: “El capital social de un territorio es un bien público”.

 

La legitimidad

Finalmente, Fernández expresa que a las OSC y las ONG, como actoras sociales, las debe caracterizar la legitimidad, una legitimidad que no es un bien dado, que no está ganada, ni es inaccesible, sino que se construye y se destruye. Explica que el mundo contemporáneo se caracteriza en términos culturales por la impugnación de toda legitimidad, lo que incluye la legitimidad de las OSC: son impugnadas desde el Estado, desde las mismas organizaciones de base y desde la lógica de los mercados sociales.

Por esto, la legitimidad hay que construirla cada día desde diversas fuentes posibles y complementarias: la representatividad de la OSC (numérica y porcentual); la singularidad de la representación y la causa que la mueve, en la cual se juega la hondura de la democracia; y/o la dimensión del interés público asociado a su gestión. Pero, sobre todo, relaciona la legitimidad con el valor de la transparencia, al que califica como una obligación de las OSC y las ONG: sin transparencia, no hay legitimidad y, por tanto, tampoco hay capacidad de incidir en el desarrollo local ni en la integración regional.

39
39
3
3

Nuevas realidades sociales

en Antioquia y las OSC

Las ONG y los nuevos contextos,

entre la crisis y la reinvención

Max Yuri Gil Ramírez

Nuevas realidades sociales en Colombia

Lucía González Duque

Las ONG en los nuevos contextos sociales. Una mirada desde la Federación Antioqueña de ONG

“Nuevas Realidades Sociales en Antioquia y las OSC”. Gloria Vela Mantilla Moderadora, Lucía Victoria González Duque, Coordinadora del Proyecto por la Equidad del Centro Fe y Culturas de Medellín, Max Yuri Gil, Director de la Corporación Región.

40
40

Raúl Fernando Montoya Ruiz

Conversatorio con el público

Modera: Gloria Vela

D urante la primera jornada del Encuentro Regional de ONG y

la Conferencia Internacional de OSC se realizaron dos paneles.

El primero de ellos sobre el papel de las Organizaciones de la

Sociedad Civil frente a las nuevas realidades sociales del departamento de Antioquia, cuya capital Medellín fue la sede de los dos eventos, este, además de examinar la situación de las ONG y las OSC en el departamento, permitió extrapolar el análisis al conjunto del país y establecer hilos conductores con lo que ocurre en otras partes de América Latina.

En este primer panel participaron Max Yuri Gil Ramírez, director de la Corporación Región de Medellín, con la ponencia “Las ONG y los nuevos contextos, entre la crisis y la reinvención”; Lucía González, vinculada el Centro de Fe y Culturas, con la ponencia “Nuevas realidades sociales en Colombia”; y Raúl Montoya, Presidente de la Federación Antioqueña de ONG presentando “Las ONG en los nuevos contextos sociales. Una mirada desde la Federación Antioqueña de ONG”. Al final de las presentaciones se hizo un conversatorio con el público presente en el recinto. Sirvió de animadora y moderadora del panel, Gloria Vela Mantilla.

41
41
l as ong y los nuevos contextos , ent R e la c R isis y

l as ong y los nuevos contextos , ent R e la c R isis y la R einvención

Max Yuri Gil Ramírez 1

N Ver presentación complementaria

Max Yuri Gil, en su intervención “Las ONG y los nuevos contextos, entre la crisis y la reinvención”, planteó cómo las relaciones entre las organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos atraviesan por nuevos momentos de relacionamiento en virtud de la globalización, la crisis europea, los giros de la cooperación internacional y la calificación de nuestros países en países de renta media, entre otros. Estos son cambios y relaciones que si bien afectan a las organizaciones en general, afectan todavía más las “OSC-ONG de interés público”, es decir, a aquellas que históricamente han hecho mayor énfasis en derechos humanos, género, jóvenes y democracia local.

Gil afirma que hay cambios en el mundo de la cooperación internacional en virtud de la crisis europea y el correspondiente recorte

de recursos frescos, como es el caso de la cooperación española,

Hay una transferencia de la responsabilidad del Estado a las ONG y la corresponsabilidad entendida así le hace daño a la sociedad civil y propone un modelo de Estado discutible

42
42

italiana, francesa e irlandesa y menciona el ejemplo de Caritas Internacional, que anuncia por primera vez que hace recolección de alimentos y ropa de segunda mano para los ciudadanos españoles. Y destaca que “65% de las ONG españolas están abocadas a nuevas fuentes de financiación, que los fondos de cooperación han caído en un 40%, que entre 20 y 30% de las ONG españolas pueden desaparecer en un año si no hay acción gubernamental de apoyo”.

En este contexto, las prioridades de la cooperación hoy son África y Asia y es más rentable invertir en la cooperación china que en Colombia o América Latina. De hecho Colombia hoy hace parte de los 40 países de renta media alta por desempeño macroeconómico. Gil cita además un análisis reciente en el diario El Espectador que habla de

Colombia como la tercera economía de América Latina y candidata a

entrar en el club de los países desarrollados a través de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos – OCDE.

Sostiene Gil que las relaciones entre las ONG y el Estado están en un punto de giro y que las modalidades de contratación con el Estado ponen en primer orden las preguntas de si las organizaciones no gubernamentales son lo mismo o son distintas al Estado cuando ejecutan sus recursos y sus programas, si la perspectiva de gobernabilidad disuelve las diferencias entre Estado y organizaciones de sociedad civil, y si tener objetivos comunes quiere decir que es lo mismo ser OSC o ser Estado. “Pareciera que estamos viviendo la expresión de una colonización del mundo de las OSC por parte de la gobernabilidad pública”, dice, y agrega que hay una transferencia de la responsabilidad del Estado hacia las ONG y que la corresponsabilidad entendida así le hace daño a la sociedad civil y propone un modelo de Estado discutible.

1

m ax Y ur I G I l r amírez

Sociólogo de la Universidad de Antioquia, con Maestría en Ciencia Política del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia. Desde hace varios años ha sido socio de la Corporación Región, integrante de su Junta Directiva, Presidente y Director General de la Corporación. Su trayectoria está ligada al tema de derechos humanos, siendo investigador coordinador de la Unidad Permanente de Derechos Humanos de Medellín, coordinador del Observatorio de Derechos Humanos del Instituto Popular de Capacitación, coordinador de investigación en Derechos Humanos de la Personería de Medellín, Jefe del programa de Derechos Humanos de la Corporación Región y catedrático de las Universidades de Antioquia y EAFIT.

43
43

En la ejecución de proyectos y programas cobran inusitada importancia los protagonismos, los tamaños y ubicaciones de los logos, las marcas, los nombres de las entidades

Según Gil, parte de lo que las ONG proponían a la sociedad ha sido incorporado por la institucionalidad pública, particularmente en temas de derechos humanos, jóvenes, género, igualdad y democracia local. Las complejidades actuales de la contratación –como convenios de asociación– implican contrapartidas muy difíciles de cumplir para las ONG y parecieran imponerse un enfoque y unos criterios tecnocráticos y simplistas que califican las propuestas de las ONG por bajos costos sin preguntarse por la calidad y la pertinencia de las mismas. Se impone un indicador de creciente desempeño financiero en los últimos años y en la ejecución de proyectos y programas; así mismo, cobran inusitada importancia los protagonismos, los tamaños y ubicaciones de los logos, las marcas, los nombres de las entidades, los “operadores”, los apoyos, los patrocinios. Y como si fuera poco,

en este nuevo escenario adverso para las organizaciones sociales, las ONG tienen nuevos “competidores” frente a los recursos públicos en manos del Estado: el Sistema Nacional de Naciones Unidas, fundaciones empresariales, organizaciones de consultores sociales, universidades.

Los retos de las OSC

Para Gil, los retos centrales para la acción y la sostenibilidad de las OSC son:

la movilización de la sociedad en tor no a que la premisa de que las OSC son un bien público que hay que preservar;

la acción institucional de fortalecimiento de las OSC sobre la base del respeto a la autonomía y la transparencia, y

la transformación de las ONG en la renovación de sus agendas, la calidad de sus acciones, la rendición pública de cuentas y la flexibilización y dinamización de sus modelos de gestión.

44
44
n uevas R ealidades sociales en c olo M bia Lucía González Duque Ver presentación complementaria

n uevas R ealidades sociales en c olo M bia

Lucía González Duque 2

N Ver presentación complementaria

Derrotar el silencio que nos carcome Hacernos de nuevo las preguntas Re-juntarnos

Lucía González hace un duro cuestionamiento a la relación ONG-Estado planteando que “hay un proyecto de derecha y neoliberal de descrédito de las ONG que caló en la cultura”. Afirma que las OSC progresivamente vienen siendo suplantadas por “contratistas precarios” que no construyen acumulados de saberes en las organizaciones. La pregunta es oportuna y necesaria: ¿cuál es el lugar de las ONG y las OSC? ¿Cuál es el lugar del gremio? ¿Cuál es el relacionamiento del gremio y sus organizaciones con los gobiernos, el sector privado, las organizaciones comunitarias, de base, los sindicatos, las comunidades y organizaciones rurales, las redes internacionales y particularmente latinoamericanas, con las clases sociales altas, con la academia y con los políticos?

2

l ucía G onzález d uque

Arquitecta y trabajadora cultural, ha ocupado cargos de dirección en entidades públicas y privadas que desarrollan proyectos sociales y culturales. Ha sido directora del Museo de Antioquia, asistente de dirección en la Corporación Viva la Ciudadanía y directora del Departamento Administrativo de Planeación de la Gobernación de Antioquia. Actualmente es coordinadora del Proyecto Equidad Centro de Fe y Culturas.

Las OSC progresivamente vienen siendo suplantadas por “contratistas precarios” que no construyen acumulados de saberes en las organizaciones

45
45

Vale la pena volver a preguntar si estamos construyendo conocimiento y se difunde para formar sociedad y masa crítica

“La opinión y la formación de opinión esta cooptada por los contratos, ni se diga el silencio que impone el gobierno por la vía de contratos precarios a las organizaciones comunitarias, silencio impuesto por la contratación precaria y la falta de diálogo entre pares”, señala González.

González plantea a las OSC-ONG que vale la pena volver a preguntar si estamos construyendo conocimiento y si este se difunde para formar sociedad y masa crítica; si estamos ayudando a pensar a la sociedad y vamos adelante en ese pensamiento; si hacemos parte vital de la construcción de la agenda pública, si proponemos de manera proactiva a

los gobiernos y a la sociedad agendas concertadas de acciones integrales.

En este contexto, enuncia como retos frente a las nuevas realidades:

reconstruir el lugar de las ONG y OSC; construir pensamiento renovado frente a la agenda y los cambios globales y locales; una actuación más cruzada y horizontal con otros actores sociales; proactividad y creatividad; renovación de los lenguajes y construcción de nuevos sentidos; priorizar, por ejemplo, qué sujetos queremos formar, la lucha contra la desigualdad, la generación de espacios de trabajo; repensar la pobreza, los nuevos conflictos urbanos, la ética planetaria, las masculinidades, las economías extractivas, alternativas al campo.

También menciona, como retos: atención integral a víctimas, reconciliación, lucha contra todas las discriminaciones, agenda posconflicto. Y, en el caso específico de la ciudad de Medellín, pide plantearse: de qué conflicto urbano estamos hablando, sus raíces, sus motivaciones, acciones integrales de lucha contra el flagelo fratricida y silencioso de la violencia cotidiana y la prostitución de todo tipo. Urge definir cómo luchar contra la tecnocracia, el eficientísimo, el paternalismo, el populismo, el descrédito, la contratación precaria, la destitución de las OSC. González termina preguntándose ¿cómo afrontar la preservación de esos acumulados y los aportes que aún hay que hacer? ¿A quién le corresponde?

46
46
l as ong en los nuevos contextos sociales . Una mirada desde la Federación Antioqueña de

l as ong en los nuevos contextos sociales .

Una mirada desde la Federación Antioqueña de ONG

Raúl Fernando Montoya Ruiz 3

N Ver presentación complementaria

Montoya inició su presentación haciendo un balance sobre las ONG antioqueñas federadas y que hacen rendición pública de cuentas (el 86%), destacando que en 2011 estuvieron presenten en las nueve subregiones del departamento, beneficiando al 30% de la población del departamento (1.974.258 personas), especialmente jóvenes, niñez y primera infancia, adultos y adultos mayores; con 1.040 proyectos sociales y económicos en los campos de educación, desarrollo comunitario, salud, convivencia ciudadana, desarrollo productivo y generación de ingresos.

Destacó que las ONG antioqueñas hicieron aportes significativos al logro de las metas establecidas por Colombia para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, especialmente en lo que tiene que ver con la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, lograr la educación básica universal, promover la igualdad entre géneros y fomentar la alianza mundial para el desarrollo.

En materia de recursos, de acuerdo con las cifras presentadas en los ejercicios de Rendición Social y Pública de Cuentas, las ONG adscritas

3

r aúl F ernando m onto Ya r u I z

Sociólogo y docente de la Universidad de Antioquia, magíster en estudios urbano-regionales, ha sido director de la Fundación Biblioteca Diego Echavarría Misas, miembro del Consejo Asesor del Plan Estratégico del Aburrá Sur y actualmente presidente del Consejo Directivo de la Federación Antioqueña de ONG.

47
47

Asumir enfoques desde los cuales las ONG se asumen como actores del desarrollo, resignifican lo público, apuestan por el desarrollo humano, innovan en modelos y métodos para la práctica social, en el marco de la cultura de la transparencia

a la Federación Antioqueña movilizaron U$153.290 millones de dólares en 2011, de los cuales 46% provinieron del sector público, 28% fueron propios, 14% del sector privado y 6% de cooperación internacional.

Con respecto a las nuevas realidades que afrontan las OSC en Antioquia, el país y la región, Montoya hace énfasis en “repensar las OSC en los nuevos contextos desde enfoques territoriales”, entender las nuevas dinámicas de la cooperación internacional y repotenciar los saberes acumulados en el nuevo escenario del posconflicto en Colombia. En este orden de ideas, invita a asumir enfoques desde los cuales las ONG se asumen como actoras del desarrollo, resignifican lo público, apuestan por el desarrollo humano, innovan en modelos y métodos para la práctica social, en el marco de la cultura de la transparencia y la legalidad y asumen claramente la asociatividad, la interinstitucionalidad y el trabajo en redes como estrategia para el desarrollo misional y la sostenibilidad.

Éstas son condiciones para enfrentar los grandes retos de las ONG en

el nuevo contexto: las ONG como bienes públicos es la nueva cuestión social; inserción relacional e inserción ocupacional, fortalecimiento de las OSC en la agenda pública, alianzas público-privadas, relación directa con los planes de desarrollo, incidencia en políticas públicas para el desarrollo, presencia y acción equitativa en el territorio regional (departamento de Antioquia); seguir luchando por la inclusión, la igualdad y la erradicación de la pobreza.

48
48
c onve R sato R io con el público Al final del panel “Nuevas realidades sociales

c onve R sato R io con el público

Al final del panel “Nuevas realidades sociales en Antioquia y las OSC”, moderado por Gloria Vela Mantilla, se realizó un conversatorio con el público asistente.

Preguntas e intervenciones:

¿Cómo creen que las TIC pueden apoyar la superación de los retos de las OSC y las ONG, y si creen que los emprendimientos sociales son alternativa a las dificultades económicas de las OSC-ONG? Édgar Rodríguez, desarrollador de tic para organizaciones sociales y emprendimientos sociales.

Hay un preocupante balance de gestión: ¿Cómo se explica la inversión con alianzas que muestran las ONG, que estén hablando de que el 46% de sus ingresos son de contratación y que algunas estén emitiendo bonos para la autofinanciación? ¿Hasta qué punto las ONG han estado de espaldas a las comunidades y llegan a las comunidades como operadoras de contratos? José Posada, coordinador Plan de Desarrollo Belén.

Vemos liderazgos comunitarios extraídos de la vigilancia de recursos públicos convertidos en operadores y silenciados por quienes nos contratan; vemos pugna entre organizaciones y líderes por la contratación, ciudadanos

veedores enfrentados con los líderes por una pérdida total de rumbo. Víctor Hugo Quintero, Veeduría ciudadana comuna 6 de Medellín.

¿Cuáles son las dificultades que tiene la construcción de la democracia? ¿Cómo se construye democracia sin organizaciones de la sociedad civil fuertes, con capacidad de agencia? En esto hay responsabilidad de todos, tenemos que reinventarnos, ¿son las ONG las organizaciones que la sociedad requiere? ¿Qué piensan los gobiernos de la crisis de las ONG? Las administraciones municipales y departamentales están lejos de esa preocupación, imponen

“Hay que hacer una reflexión profunda al interior de las administraciones municipales sobre el relacionamiento con las ONG como un asunto legal o como un asunto de construcción de democracia”

49
49

“Es necesarios construir agendas específicas de relacionamiento con el ámbito de lo público estatal en función de tales especificidades, a partir del valor agregado de cada uno de los actores y hacernos cargo de diferenciar los distintos actores de la sociedad civil”

un legalismo absurdo, invitan a que nos asociemos, eso hacemos, pero nos imponen la invisibilización. Hay que hacer una reflexión profunda al interior de las administraciones municipales sobre si el relacionamiento con las ONG

como un asunto legal o como un asunto de construcción de democracia. Soledad Betancur, investigadora del instituto Popular de cultura –iPc.

¿Qué rol le cabe a los gremios? Partimos de una sociedad diversa donde hay otras redes diferentes a las federaciones y confederaciones. Sabemos que tenemos restricciones que no nos permiten hacernos más visibles. La Confederación Colombiana de ONG no puede incidir en todos los temas, hay un proceso de reflexión más amplio sobre el rol de las OSC y ONG. Hay una sociedad civil que incide, que defiende los derechos humanos y genera conocimientos a partir de experiencias en el territorio, pero falta visibilidad, reconocimiento. Fortalecer la relación Estado- Sociedad Civil pasa por la concepción de que somos aliados del desarrollo, no “operadores” de contratos del Estado. Las redes de organizaciones responden a sus propias dinámicas territoriales y desde allí nos tenemos que repensar. Liliana Rodríguez, directora de cc ONG.

Para constituir actores hay que tener agenda, capacidad de agencia y legitimidad. Una de las características de la sociedad civil es su diversidad

necesaria, que además debe crecer; ¿confundimos la necesaria diversidad con la incapacidad de capturar entre nosotros la heterogeneidad de la sociedad civil? ¿Es posible construir una agenda desde la sociedad civil reconociendo la heterogeneidad de las organizaciones civiles? No es lo mismo organizaciones sociales que se dedican a labores de monitoreo y vigilancia de políticas sociales

o abogacía que las que se dedican a brindar servicios. Es necesarios construir agendas específicas de relacionamiento con el ámbito de lo público estatal en función de tales especificidades, a partir del valor agregado de cada uno de los actores y hacernos cargo de diferenciar los distintos actores de la sociedad civil desde los cuales hay que construir fortalezas. Dra. Nuria cunill, asesora centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo – cLAD.

50
50

Comentarios de los panelistas:

Lucía González Duque: ¿Quién paga la innovación, la sistematización, la investigación, la comunicación acumulada por las ONG? La innovación social es un proyecto que hay que presentar a la Alcaldía de Medellín, un proyecto de comunicación colectiva entre OSC-ONG para contar a Medellín, por ejemplo, es un proyecto poderoso, una mesa de acuerdos con la Alcaldía y la Gobernación para superar la relación servil y que no construye acumulado, nivelación y desarrollo.

Hay que refundar el relacionamiento OSC-ONG. No es la Ley 80, que en Medellín se aplica con fundamentalismo; es lamentable que la Confederación no tenga el lugar y el relacionamiento que tiene que tener, hay que preguntarse si la Confederación tiene la Junta Directiva que requieren las organizaciones para éste momento particular.

Max Yuri Gil: La crisis es más profunda con organizaciones que trabajan en democracia, derechos humanos y género. Sobre contratación, hay que corregir cosas en el programa de presupuesto participativo, sobre todo cosas que tienen que ver con la competencia entre operadores baratos, contradicciones entre ONG y organizaciones comunitarias, reproducción de corrupción, reinvención a partir de las T IC, comunicación y agenda sustantiva, no solamente sobre democracia, igualdad, equidad, sino también con innovaciones en las formas, por ejemplo, el ciberactivismo bajo el concepto de estrategia de comunicación pública.

Raúl Fer nando Montoya: La forma de relación contractual con el Estado ha desvirtuado e instrumentalizado las relaciones ONG-comunidades, que ya son “beneficiarios”. Sobre estrategias para promover la vinculación a la Federación están en la web. ¿Y qué está haciendo la Federación frente a la escasez de recursos?: hay planes, acciones y grandes preocupaciones, también un gran temor a competir con los federados.

La forma de relación contractual con

el Estado ha desvirtuado e instrumentalizado las relaciones

ONG-

comunidades, que ya son “beneficiarios”.

51
51
4
4

Socialización de

políticas públicas locales

para el fortalecimiento de las organizaciones sociales

Control social preventivo: Gobiernos confiables

Socialización de políticas públicas para el fortalecimiento de las organizaciones sociales. Carlos Andrés Pérez, Secretario de Evaluación y Control del Municipio de Medellín. Natalia Londoño Vélez, moderadora, Rocío Pineda, Secretaria de Equidad de las Mujeres de la Gobernación de Antioquia, Adriana Córdoba, Veedora Distrital de Bogotá

52
52

Adriana Córdoba Alvarado

Las ONG frente a las políticas públicas en equidad de género

Rocío Pineda

Lineamientos para una política pública de

fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil de Medellín

Carlos Andrés Pérez

Conversatorio con el público

Modera: Natalia Londoño Vélez

E l segundo panel del Encuentro Regional de ONG y la Conferencia

Internacional de OSC, realizado durante la Jornada Inicial, estuvo

dedicado a la socialización de políticas públicas claves que los

gobiernos locales han implementado para el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil.

La Veedora Distrital de Bogotá Adriana Córdoba Alvarado presentó la ponencia “Control Social Preventivo: Gobiernos Confiables”, en la que explicó la política implementada desde la Veeduría Distrital en relación con la transparencia en la gestión de los recursos públicos y la participación de la sociedad civil en la veeduría a dicha gestión. El Secretario de Evaluación y Control de la Alcaldía de Medellín Carlos Andrés Pérez presentó los “Lineamientos para una Política Pública de Fortalecimiento de Organizaciones de la Sociedad Civil de Medellín”, haciendo énfasis en que se trata de una política en construcción, participativa e incluyente, que está formalmente incorporada en el plan de desarrollo de Medellín 2012-2016. Y la Secretaria de Equidad de Género de la Gobernación de Antioquia Rocío Pineda hizo una explicación de la política de equidad de género que la actual Gobernación de Antioquia está desarrollando desde la Secretaria de Equidad de Género, destacando su relación con el fortalecimiento de las OSC y las ONG de mujeres y el ejercicio de la ciudadanía plena de las mujeres.

Los tres expositores coincidieron en aspectos como la disminuida relación entre las OSC y el E stado, la escasa definición de los roles de cada uno de los actores que intervienen, la falta de indicadores

53
53

para medir esas políticas públicas que están formuladas pero no implementadas y la preocupación por la baja participación ciudadana y la poca formación para hacer control social.

Otro aspecto importante abordado en el panel fue la necesidad de fortalecer el compromiso ciudadano para hacer que lo público sea de todos y romper la idea que lo público es de nadie y, sobre todo, generar conciencia para que las políticas públicas sobrevivan a las vigencias de los gobiernos y así evitar lo que Adriana Córdoba llamó “Complejo de Adán”, según el cual cada gobernarte realiza su plan de gobierno sin tener en cuenta los antecedentes de políticas públicas ya construidas.

Otro aspecto importante abordado en el panel fue la necesidad de fortalecer el compromiso ciudadano para hacer que lo público sea de todos y romper la idea que lo público es de nadie

54
54
para medir esas políticas públicas que están formuladas pero no implementadas y la preocupación por la

c ont R ol social p R eventivo : g obie R nos con F iables

Adriana Córdoba Alvarado 1

N Ver presentación en PDF

En su ponencia la Veedora Distrital de Bogotá hizo énfasis en el rol que deben asumir las organizaciones sociales en el control social preventivo para lograr gobiernos confiables. En ese marco, expuso los

1

a dr I ana c órdoba a lvarado

Veedora Distrital de Bogotá. Es trabajadora Social de la Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca, especializada en Planeación Urbana y Regional con Maestría en Administración y Planeación del Desarrollo Regional. Ha sido consultora de políticas de juventud e infancia para el Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas (UNFPA), oficial de políticas de adolescencia del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

planteamientos que orientan las acciones de la Veeduría Distrital de Bogotá, aludiendo en primer lugar a algunos elementos conceptuales, siendo el primero de ellos la corrupción.

Córdoba señala la pobreza y la violencia como principales consecuencias de la corrupción, la cual está asociada y originada en factores como la baja participación ciudadana, la deficiente atención de quejas y reclamos, la ineficiencia administrativa y las fallas en la contratación. Por otro lado, afirma que “el 89% de las políticas eficientes sobre corrupción son preventivas y tienen que ver directamente con la participación ciudadana.”

Igualmente señala que la lucha contra la corrupción exige un cambio cultural y la corresponsabilidad de la sociedad civil en la valoración y el cuidado de lo público, expresada en una mayor conciencia de lo público, un incremento del nivel de racionalidad colectiva en la toma de decisiones públicas y un mejoramiento de la eficiencia de la gestión, lo cual conducirá a tener gobiernos confiables.

Deben generarse cambios en los comportamientos individuales y colectivos, que desarrollen una cultura de la legalidad y del cuidado y respeto de lo público

Este cambio cultural conlleva tener cero tolerancia con los hechos de corrupción e implementar acciones de control preventivo. Deben generarse cambios en los comportamientos individuales y colectivos, que desarrollen una cultura de la legalidad y del cuidado y respeto de lo público, a la vez que deben producirse cambios institucionales que eliminen situaciones que originan corrupción.

Sobre el rol de las organizaciones sociales, Córdoba plantea que deben promover en la ciudadanía la valoración, respeto y cuidado de lo público, fortalecer sus capacidades para ejercer un control social incidente e incluyente a la gestión pública, fijar objetivos específicos alrededor de consolidar procesos de articulación y cooperación, elevar el reconocimiento público al control social y fortalecer las capacidades institucionales en el rol específico del control social.

55
55

Programa de Transparencia, Integridad y Anticorrupción

La ponencia de Adriana Córdoba describió el Programa Transparencia, Probidad, Lucha contra la Corrupción y Control Social Efectivo e Incluyente de la Veeduría Distrital, que se propone “promover un cambio cultural de rechazo a la corrupción y de corresponsabilidad en la construcción de probidad y defensa de lo público, donde el Gobierno Distrital, los entes de control, los servidores públicos, los contratistas, los interventores, el sector privado, las organizaciones sociales, los medios de comunicación y la ciudadanía, apliquen normas y comportamientos que favorezcan la probidad y la cultura de la legalidad.”

El objetivo principal del Control Social Incidente e Incluyente es promover en la ciudadanía la valoración, respeto y cuidado de lo público y fortalecer sus capacidades para ejercer un control social incidente e incluyente a la gestión pública.

Para la Veeduría Distrital, control social incidente quiere decir acciones que aceleran, promueven reforman o proponen manera de hacer las acciones públicas y control social incluyente quiere decir que permita y promueva el

Construir colectivamente una política de transparencia, probidad y autorregulación, basada en los principios de “cambio de comportamientos”

56
56

acceso de personas que han estado por fuera y cuyas claves principales son los factores tiempo, cómo hacerlo y el impacto y su visibilización.

Los objetivos específicos del programa son:

1. c onsolidar pr ocesos de articulación y cooperación para el ejercicio del control social preventivo y efectivo desde la ciudadanía.

2. Elevar el reconocimiento público al contr ol social y generar estímulos e incentivos para su fortalecimiento.

3. For talecer las capacidades institucionales para promover y fortalecer un

control social incidente e incluyente.

El programa tiene como metas:

  • 1. 32 procesos de contr ol social articulados a la gestión pública por sector (12) y por territorio (20) localidades. Observatorio distrital, por sector y por localidad.

  • 2. 7 alianzas público privadas para el control social a la contratación, la interventoría y a la gestión pública en siete sectores estratégicos.

  • 3. Un sistema efectivo de infor mación pública y de petición y rendición permanente de cuentas con mecanismos de innovación social.

Enfoque del control social

Generar comportamientos proclives a la probidad, rechazar comportamientos que generan riesgos de corrupción y armonizar la moral con la Ley

El programa está basado en un enfoque que establece tres ejes:

For talecimiento de la capacidad institucional: que implica construir colectivamente una política de transparencia, probidad y autorregulación, basada en los principios de “cambio de comportamientos”; identificar los riesgos en los procesos de la gestión pública y contar con un sistema de alertas tempranas y medidas preventivas para atenderlas, e implementar los programas de transparencia en los sectores y localidades, mejorando la gestión y elevando la confianza ciudadana.

Cultura ciudadana y de la legalidad: orientado a g enerar comportamientos proclives a la probidad, rechazar comportamientos que generan riesgos de corrupción y armonizar la moral con la Ley, para lo cual se deben promover procesos de formación formal y no formal en niñas, niños, adolescentes y ciudadanos, elevando capacidades para valorar y defender lo público; premiar los comportamientos que favorezcan la probidad

57
57

Se deben promover procesos de formación formal y no formal en niñas, niños, adolescentes y ciudadanos, elevando capacidades para valorar y defender lo público

y la transparencia; promover procesos de cultura ciudadana y de legalidad que favorezcan comportamientos de transparencia, probidad y rechazo a la corrupción y elevar el nivel de conciencia ciudadana.

Control social preventivo para el cuidado de lo público, incluyente

e incidente, que contempla acciones de promoción de nuevas formas y actores que ejerzan el derecho al control social en sectores estratégicos de la gestión pública; ejercicios de control social con resultados que incidan y generen impactos en la ejecución de las políticas públicas y procesos de articulación, cooperación y corresponsabilidad en el ejercicio del control social entre los diferentes actores públicos y privados de la ciudad.

Mecanismos de control social

Finalmente, el programa aborda el tema de los mecanismos que permitan innovar el control social, ordenar el conocimiento, visibilizar el impacto del control social en la gestión y aportar evidencias del ejercicio del control social.

La Veeduría Distrital ha hecho un diseño metodológico organizado alrededor de los grandes indicadores de desarrollo de la sociedad, que tienen que ver con la sostenibilidad económica, ambiental, institucional y social que permiten ordenar el conocimiento y hacer el seguimiento a partir de variables normativas (competencias políticas públicas), institucionales (sectores instancias de coordinación interinstitucional), de garantía de derechos (control social-instancias ciudadanas, acceso a la información) y de corresponsabilidad (observatorios, sector privado) con sus respectivos indicadores, 34 en total.

58
58
l as ong FR ente a las políticas públicas en equidad de géne R o Rocío

l as ong FR ente a las políticas públicas en equidad de géne R o

Rocío Pineda 2

La Secretaria de la Gobernación de Antioquia introdujo su charla expresando que hablaría desde la perspectiva y enfoque de los derechos de las mujeres y/o la ciudadanía plena de las mujeres. Afirma que “las políticas públicas en equidad de género que el E stado viene ampliando obedecen a las demandas de las mujeres organizadas y que esta es una relación que debe permanecer. Hay un vínculo y una relación ineludible entre sociedad civil y estado en términos de la implementación de políticas públicas”.

Por ejemplo, los lineamientos de política de equidad de género fueron una conquista importante desde una gran mesa de organizaciones de mujeres en Bogotá. Inclusive las políticas de mujeres de las Naciones Unidas fueron presionadas por las organizaciones del mundo que obligaron a los estados a definir políticas públicas. Por tanto, hay que destacar una y otra vez el papel de las organizaciones de mujeres,

2

r ocío P I neda

Secretaria de Equidad de Género de la Gobernación de Antioquia, con especialización en Investigación Social y Maestría en “Sociedad, Género y Políticas Públicas”. Fue Secretaria de Las Mujeres de la Alcaldía de Medellín, Directora de Derechos y Derecho Internacional Humanitario de la Gobernación de Antioquia, consultora de la Unión Europea - Acción Social sobre políticas públicas de equidad de género, Coordinadora del Área Mujer y Trabajo de la Escuela Nacional Sindical y fundadora e integrante de varias organizaciones de mujeres.

“Cuando el tema son las políticas de equidad de género y la búsqueda de mecanismos para que se cumplan, entonces aparecen las resistencias”

59
59

sus dinámicas y sus demandas para que el estado reconozca y asuma desarrollos constitucionales y políticas públicas.

No obstante, siempre hay un déficit entre demandas sociales y respuestas institucionales, más todavía en un tema que genera tantas resistencias, sostiene Pineda: “Nadie se niega a programas de salud, educación y otros, pero cuando el tema son las políticas de equidad de género y la búsqueda de mecanismos para que se cumplan, entonces aparecen las resistencias”. Y esas resistencias son parte de los obstáculos que debemos reconocer y enfrentar, agrega.

Pineda planteó brechas en las políticas públicas y en la sostenibilidad económica de las OSC y las ONG. Entre las brechas en políticas públicas llaman la atención los asuntos de movilización, relacionamiento y conceptualización. Agrega sobre movilización que suele suceder que haya procesos de mucha movilización social para que el estado asuma la responsabilidad de la formulación de una política, pero luego las organizaciones se tranquilizan, cuando en realidad, es allí donde comienza el verdadero trabajo para su implementación; por ejemplo, en la primera mitad del siglo XX el derechos de las mujeres a elegir y ser elegidas

“Las organizaciones son agentes y actores del desarrollo, las mujeres no son beneficiarias del desarrollo sino actoras del desarrollo”

60
60

estuvo precedido de una gran movilización social pero una vez se dio, las organizaciones prácticamente desparecieron.

Sobre relacionamiento dice que “la democracia precaria, el Estado cooptado, el déficit de democracia, entre otros, generan dificultades para que personas que tienen funciones de estado comprendan la dimensión de la implementación de políticas públicas y conciban a la sociedad civil como gestora de esas políticas públicas. Parte de esas dificultades son distanciamientos que generan problemas de actuación de las organizaciones con el estado, lo que suscita preguntas por las reglas de juego y el papel del Estado, entre otras.

En lo conceptual, hay brechas en funcionarios que creen que la sociedad

civil y sus organizaciones son agentes que pueden o no ser tenidos en

cuenta, cuando en realidad son indispensables: “Las organizaciones son agentes y actoras del desarrollo, las mujeres no son beneficiarias del desarrollo sino actoras del desarrollo y bajo ese concepto la relación sociedad civil-estado cambia de norte.” Ambos actores deben reconocer el papel de cada quién en el desarrollo.

También se refiere a la brecha para entender y acoplar las políticas públicas a las poblaciones, pues, dice, el estado funciona e implementa políticas públicas por sectores, no por poblaciones, generando disociaciones y grandes dificultades para acoplar las políticas poblacionales al sector. Sobre brechas en sostenibilidad económica, afirma que “la estructura actual del Estado requiere transformación porque hoy hay cortapisas para la implementación de las políticas públicas poblacionales. El Estado está confor mado por sectores y funcionan así: emergen nuevos sujetos sociales que reclaman ser reconocidos y poco a poco se imponen, pero ese funcionamiento del Estado pone cortapisas, los sectores tienen muchas dificultades para acoplar la política poblacional al sector.

“Hay que valorar qué experticias y metodologías constituyen factores esenciales para el desarrollo, así como la concepción de las organizaciones sociales como actores del desarrollo”

La contratación estatal tiene un basamento en la obra física, la infraestructura física, pero los parámetros contractuales de la infraestructura deben ser distintos a los parámetros de contratación de lo que tiene que ver con el desarrollo humano, porque son procesos: de formación, de cultura política, de construcción de ciudadanía y sujetos de derechos; hay que poner esto en la mesa y debatirlo.

Por ejemplo, dice Pineda, la figura de las vigencias futuras tiene exigencias claves para seguir ejecutando un proyecto de un año fiscal a otro, difícilmente uno puede demostrar que un proceso de formación humana debe seguirlo un mismo actor, y es porque la sociedad no lo ve como algo esencial para el desarrollo, hay que valorar qué experticias y metodologías constituyen factores esenciales para el desarrollo, así como la concepción de las organizaciones sociales como actoras del desarrollo.”

61
61
l inea M ientos pa R a una política pública de F o Rtaleci M iento

l inea M ientos pa R a una política pública de F o Rtaleci M iento de o R ganizaciones de la sociedad civil de M edellín

Carlos Andrés Pérez 3

N Ver presentación en PDF

El Secretario de Evaluación y Control del Municipio de Medellín anunció la política pública de fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil como “una política en construcción, participativa e incluyente” y apoyó su presentación en el siguiente recorrido: marco normativo, legitimación, el proceso, la ruta, la línea 5 del Plan de Desarrollo de Medellín; problemas centrales, objetivos de la política pública, principios, fortalecimiento de las organizaciones sociales, definición de fortalecimiento de la política pública y estrategias.

Tales lineamientos tienen como marco normativo la Carta Democrática Interamericana (Art. 6º), que dice:

“La participación de la ciudadanía en las decisiones relativas a su propio desarrollo es un derecho y una responsabilidad. Es también

3

c arlos a ndrés P érez

Secretario de Evaluación y Control del Municipio de Medellín, abogado de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia Bolivariana. Magister en ciencia política del Instituto de Estudios Políticos de la Udea, especialista en Derecho Constitucional. Se ha desempeñado como Secretario de Desarrollo Social y Subsecretario de Control de Tránsito de Medellín. Ha trabajado en las áreas de derecho penal, constitucional y administrativo como funcionario judicial.

62
62

una condición necesaria para el pleno y efectivo ejercicio de la democracia. Promover y fomentar diversas formas de participación fortalece la democracia.”

También se basan en la Constitución Política de Colombia:

“El Estado contribuirá a la organización, promoción y capacitación de las asociaciones profesionales, cívicas, sindicales, comunitarias, juveniles, benéficas o de utilidad común no gubernamentales, sin detrimento de su autonomía con el objeto de que constituyan mecanismos democráticos de representación en las diferentes instancias de participación, concertación, control y vigilancia de la gestión pública que se establezcan”.

Pérez afirma que: “Medellín requiere fortalecer las organizaciones de la sociedad civil como prioridad para construir un modelo de gestión público, en sentido amplio, en el que cuenten con condiciones de sostenibilidad y actuación y espacios de interacción y confianza.”

Origen y desarrollo de la propuesta

La iniciativa de construir política pública de las OSC ha sido liderada por la Federación Antioqueña de ONG, la Secretaria de Participación Ciudadana de la Alcaldía de Medellín, la Confederación de Cooperativas de Antioquia, el Comité Intergremial de Antioquia, la Asociación de Entidades Culturales de Antioquia, la Corporación Región y la Alianza Fondo Focus.

En términos de legitimación se han adelantado acciones para vincular a todos los actores, contextualizar y consultar organizaciones sociales sobre sus realidades, problemáticas y aspiraciones; se han

“Medellín requiere fortalecer las organizaciones de la sociedad civil como prioridad para construir un modelo de gestión público, en sentido amplio”

63
63

Se han adelantado acciones para vincular a todos los actores, contextualizar y consultar organizaciones sociales sobre sus realidades, problemáticas y aspiraciones

realizado talleres con expertos e investigadores que consolidaron la condición y el panorama de las organizaciones, así como encuentros con organizaciones culturales, cooperativas, redes locales, gremiales, ONG, ambientales y juveniles. También se han realizado foros públicos y encuentro zonales de socialización de hallazgos de consultas y validación y legitimación de los objetivos, metas y estrategias de la política.

La ruta crítica que ha seguido la formulación de los lineamientos de política inician en un comité gestor que la convoca y lidera, un equipo técnico que elabora el proyecto, un comité operativo que realiza consultas, talleres de expertos que revisan, validan y complementan, encuentros con OS c por zonas y redes que validan y complementan, una mesa de impulso

que la revisa y orienta, la Secretaría de Participación c iudadana que le da trámite interno y el c oncejo de Medellín que adelanta el proceso de debate para elevarla a nivel de acuerdo municipal y pasarla a sanción del Alcalde Municipal . Una vez aprobada, seguirá un proceso de reglamentación, difusión y desarrollo, basado en un plan operativo.

La política está anclada al componente “Sociedad participante” de la línea 5 del Plan de Desarrollo Municipal, “Legalidad, legitimidad e institucionalidad para la vida y la equidad”, el cual contiene cuatro programas específicos que respaldan la formulación y ayudan a la implementación de los lineamientos de la política:

Programa “Participación, movilización y organización para la vida y la equidad”.

Programa “Comunicación política y democracia”.

Programa “Formación en competencias ciudadanas para la participación”. Programa “Fortalecimiento estratégico de la planeación social participativa”.

64
64

Problemas, objetivos y metas

Los principales problemas que enfrentan las OSC, de acuerdo con los lineamientos, son:

Bajos niveles de participación de los/as habitantes de la ciudad en

organizaciones sociales. Dificultades en materia de sostenibilidad y gestión.

Débil organización de nivel superior.

Bajos y deficientes niveles de comunicación entre las organizaciones,

entre estas y sus bases y entre estas y la sociedad y el E stado. Bajo reconocimiento del valor de la organización social.

Pocas capacidades financieras, técnicas, políticas, comunicativas y legales, entre otras, de las organizaciones existentes, para convocar mayor participación ciudadana, aportar a la construcción de lo público y cualificar la cultura política en el marco de la democracia para garantizar un mejor desarrollo local.

Son objetivos de la política pública:

Generar una cultura política democrática y de construcción de lo

público. Contribuir a un ambiente social y cultural que valore la existencia, la

acción y la autonomía de las organizaciones sociales de la sociedad civil. Fomentar nuevos liderazgos, la participación de los diferentes

núcleos poblacionales, el relevo generacional y las demás prácticas de democratización del poder en las organizaciones sociales de la sociedad civil. Mejorar las capacidades técnico-políticas y la profesionalización del talento humano.

65
65

Potenciar la capacidad investigativa, de sistematización y producción

de conocimientos de los y las integrantes de las organizaciones sociales de la ciudad. Promover la generación de capacidades de sostenibilidad y gestión

en las organizaciones sociales de Medellín bajo condiciones de transparencia, rendición de cuentas y medición del impacto social.- Crear canales e instancias adecuados de relacionamiento y concer tación entre las organizaciones sociales de la sociedad civil y el E stado.

Son principios de la política pública:

Respeto y la promoción de los derechos humanos y la justicia social.

Equidad, igualdad de género y promoción de los derechos de las

mujeres y las niñas. Empoderamiento, apropiación democrática y par ticipación de todas

las personas. Promoción de la sostenibilidad ambiental.

Transparencia y la rendición de cuentas.

“Esta es una iniciativa que responde a las expectativas de la sociedad civil organizada y su construcción ha sido participativa e incluyente”

66
66

Fortalecimiento de las organizaciones sociales

La política pública de fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil de Medellín entiende el fortalecimiento como “el proceso mediante el cual las personas, las organizaciones, las instituciones y las sociedades (individual y colectivamente) desarrollan sus aptitudes para realizar funciones básicas, resolver problemas y definir y alcanzar objetivos” (PNUD, 2005).

En ese contexto, se entiende el fortalecimiento de la política pública como “El proceso continuo, en el que las organizaciones sociales aumentan

sus capacidades y eficacia en relación con los objetivos propuestos, los

recursos financieros, humanos y técnicos y el entorno social en general, preservando su autonomía y capacidad de autodeterminación”.

Termina la presentación el secretario Pérez afirmando que “esta es una iniciativa que responde a las expectativas de la sociedad civil organizada y su construcción ha sido participativa e incluyente”, que “los diferentes enfoques, intereses y perfiles de los demás sectores involucrados pueden reducir su favorabilidad en cuanto crean tensiones que no reconocen en ella oportunidades para su implementación y gestión” y que “esta política debe hacer énfasis en su socialización y apropiación por parte de más y cualificados actores sociales para que estos identifiquen puntos de convergencia para el fortalecimiento de las organizaciones sociales, construyan identidades y proyectos comunes sin detrimento de las particularidades de cada sector”.

c inco est R ategias de F o R taleci M iento

Para lograr el fortalecimiento de las OSC y las ONG, la política pública de Medellín comprende cinco líneas estratégicas:

  • 1. Promoción pública y reconocimiento: incluye un programa permanente de comunicación pública a favor de las organizaciones y de invitación a la ciudadanía a auto- organizarse, acciones comunicativas en medios masivos y alternativos, un programa de fortalecimiento y estímulo de prácticas individuales y colectivas de transparencia y rendición de cuentas y un informe anual sobre el estado y desarrollo de las organizaciones sociales.

  • 2. Formación de capacidades: comprende un fondo de financiamiento de actividades de interés público de las OSC,

67
67
 

estímulos para la creación de programas académicos y una oferta de formación en las Instituciones de Educación Superior, becas a líderes sociales, servicio de asesoría y capacitación administrativa, gestión de relaciones internacionales, escuela de formación ciudadana, formación en derechos humanos y democracia y en asociacionismo y democracia.

  • 3. Promoción de las comunicaciones y el encuentro: estímulo y apoyo para la creación de redes de comunicadores de organizaciones sociales afine; apoyo para la realización de eventos internacionales en la ciudad sobre temas afines a las OSC, Programa de “Medellín, ciudad del encuentro” entre las organizaciones de la ciudad, con el país y el mundo; acceso a medios masivos y alternativos de comunicación, creación de una plataforma digital y proyecto de capacitación y fortalecimiento de comunicadores populares.

  • 4. Promoción del asociacionismo y la organización de segundo, tercer y cuarto grado: esta estrategia busca, mediante un “Fondo especial de fortalecimiento del asociacionismo de las OSC”, apoyar financiera, técnica y logísticamente y por períodos determinados de tiempo, la creación y/o fortalecimiento de asociaciones, federaciones y confederaciones de distinto tipo de organizaciones de la sociedad civil.

  • 5. Disposiciones especiales: consideración especial en el pago de servicios públicos domiciliarios, exoneración del impuesto de industria y comercio, políticas administrativas de contratación más flexible, estímulo al relevo generacional, estímulo a la participación de las mujeres en las OSC, aportes al trabajo de liderazgo y promoción de la participación del sector productivo y gremial.

68
68
c onve R sato R io con el público Al final del panel “Socialización de políticas

c onve R sato R io con el público

Al final del panel “Socialización de políticas públicas locales para el fortalecimiento de las organizaciones sociales”, se realizó un conversatorio con los asistentes.

Preguntas e intervenciones:

  • - Hay que llamar la atención sobre la adopción jurídica de las políticas públicas. Son 13 ó 14 políticas públicas adoptadas por Ordenanza en la Gobernación de Antioquia, la última la de Acción Comunal en el 2011; pero los procesos de participación mueren en la expedición de la Ordenanza o la Ley ¿La implementación de los objetivos de las políticas públicas dónde queda? Juan Esteban Villegas Aristizábal. Diputado de la Asamblea Departamental de Antioquia.

  • - Da envidia que se reúnan gobier no y sociedad civil a discutir el fortalecimiento de las organizaciones. En Nicaragua no hay diálogo entre gobierno y sociedad civil autónoma. ¿Cómo reconocemos y respetamos el papel del otro, es una pregunta a reflexionar en profundidad en América Latina. c laudia Pineda, Nicar agua.

  • - ¿Cómo va a ser el for talecimiento de las organizaciones? Blanca c or rales, Mesa Ambiental c omuna 6 de Medellín.

  • - ¿Tienen explicación sobre cómo se va a desarrollar la iniciativa de fortalecimiento de organizaciones sociales? ¿Cómo observan el fortalecimiento de la asociatividad? Gutiérrez. Ecuador.

  • - Reivindicar el fortalecimiento de las organizaciones sociales como una obligación positiva de los estados, más allá de una buena práctica, es una forma de concreción de los derechos humanos, los

“Reivindicar el fortalecimiento de las organizaciones sociales como una obligación positiva de los estados es una forma de concreción de los derechos humanos”

69
69

derechos civiles y políticos. El enfoque de obligaciones positivas del E stado supone otro cuadro al tema: una estrategia específica para las organizaciones, explicar lo del fondo de fortalecimiento de organizaciones sociales; ampliar sobre la Ley de Información en Colombia. tania De Rosa, Ur uguay.

Comentarios de los panelistas:

“Todavía es un reto fundamental el fortalecimiento de las OSC, no hay que pensar en relevo generacional, no nos jubilamos en ciudadanía”

70
70

Rocío Pineda. Se distinguen tres momentos claramente diferenciables:

políticas que obedecen a movilización de las mujeres: formulada la política baja la marea y se entrega la responsabilidad a los agentes del estado. Quedan faltando: los planes territoriales para la implementación de la política, presupuestos e indicadores. En esas condiciones queda sujeta la política a la buena o mala voluntad del gobernante.

Todavía es un reto fundamental el fortalecimiento de las OSC, no hay que pensar en relevo generacional, no nos jubilamos en ciudadanía, más bien tenemos que concentrarnos en mecanismos

para acordar reglas de juego sobre roles de actores en políticas públicas. Las políticas públicas no son la normatividad expedida sino los planes territoriales de acción con sus presupuestos y sistemas de seguimiento y evaluación que garanticen la superación de problemas; y para esto, el control social, tan importante como la formulación

de la política. Sobre financiación

apenas empezamos a abordar el

tema

...

eso

...

... estamos hablando de agentes claves del desarrollo.

Adriana Córdoba: Que la movilización social que impulsó la formulación, impulse la implementación. Debe haber más conocimiento, visibilización, metas e indicadores, y una forma de diálogo con la institucionalidad. Bogotá tiene 17 políticas públicas sociales, tenemos

que llegar a una ciudadanía capaz de agendar a los políticos.

¿Cómo reconocer el rol del otro? Con mayor comprensión de la necesidad de corresponsabilidad en la construcción de lo público, compartir reglas entre desconocidos, lo público se construye con responsabilidad, compartiendo reglas entre desconocidos.

Sobre el fortalecimiento de las ONG: mediciones y log ros en tiempos, cómo hacerlo e impacto de lo que se hace. Más allá de las reuniones, como mecanismo tradicional, tener una mayor racionalidad colectiva (combatir el alto pensamiento mágico, la baja racionalidad colectiva, la esquizofrenia de recibir sin dar, tomar decisiones más razonables, no hacer coro a dar todo). Se hacen alianzas cuando solos no podemos hacerlo, hay que encontrar el valor agregado de estar juntos.

Carlos Andrés Pérez: No se entienden ni se aplican diferencias entre políticas de gobierno y de E stado. “Las políticas públicas que no se adelantan adecuadamente lo primero que pierden es lo público”, cuando el público no está implicado, no hizo parte, no se beneficia ... se convierte en un acto administrativo que no es realmente política pública. Las políticas públicas tiene que estar en la gente, la salida es implicarnos y apropiarnos de las políticas públicas.

Para for talecer las OSC presentes

voluntad política; leer y

... aplicar lo que se conoce de la comunidad en virtud de la relación

de cercanía que tienen los líderes sociales. Hay una relación de

corresponsabilidad entre E stado y ongs y también hay que dar solidez

a las organizaciones comunitarias

...

sostenibilidad en el tiempo.

Claro, tenemos una obligación constitucional, adelantamos gestión para responder a rentabilidad social, evaluar índices más allá de criticar al estado, ver las deficiencias institucionales en sentido de capacidades, entre ellas la de representación y resultados.

71
71
5
5

Debates temáticos

por grupos

Mesas de trabajo Encuentro Regional de ONG 2012

Relatoría Juan Fernando Sierra

Carlos Andrés Pérez, Secretario de Evaluación y Control del Municipio de Medellín.

72
72
u na sociedad civil que asu M e p R opositiva M ente el R eto

u na sociedad civil que asu M e p R opositiva M ente el R eto de R einventa R se

Relatoría de Juan Fernando Sierra

La última sesión de trabajo de esta primera jornada del 7to Encuentro Regional de ONG se desarrolló a través de cuatro mesas de trabajo simultáneas: (i) transparencia , legalidad y legitimidad , donde Rubén Fernández abrió la conversación con una presentación sobre los retos para las OSC en el contexto actual; (ii) fortalecimiento organizacional , donde Liliana Rodríguez inició la conversación desde su experiencia como directora de la CCONG, organización de cuarto nivel dedicada al fortalecimiento de las ONG; (iii) equidad e inclusión , Lucía González fue la encargada de mover la conversación retomando sus preguntas provocadoras del panel de la mañana; y (iv) situación de posconflicto y organizaciones sociales , donde Jorge Ignacio Castaño motivó la conversación con una presentación sobre las diferencias entre los tipos de conflictos y los retos para las OSC en este escenario.

Las discusiones en las mesas de trabajo se articularon en torno al análisis de las nuevas realidades sociales en Colombia y los retos particulares para las OSC, a la luz de las presentaciones de la mañana. Por lo tanto, el presente texto es una síntesis de las reflexiones desarrolladas por estos grupos de trabajo en la tarde del 6 de diciembre de 2012.

Las reflexiones desarrolladas en los grupos temáticos tienen un contexto que puede ser expresado en la siguiente hipótesis desarrollada a lo largo

El proceso político iniciado en la Constituyente de principios de la década de los noventa en Colombia enfrenta hoy una crisis de crecimiento que está suponiendo una reinvención de la sociedad civil, del Estado y de las relaciones entre ambos

73
73

El punto de partida para preguntarse por las inequidades y el papel de las OSC frente a ellas es la pregunta por el otro, por cómo vive el otro

del día. El proceso político iniciado en la Constituyente de principios de la década de los noventa en Colombia enfrenta hoy una crisis de crecimiento que está suponiendo una reinvención de la sociedad civil, del Estado y de las relaciones entre ambos.

En el marco de esta crisis de crecimiento hay más preguntas e incertidumbres que certezas. Este es un momento de transición en el que apenas comienza a abrirse un diálogo al interior de los actores y entre ellos para enfrentar la crisis y reinventarse hacia adentro y en las relaciones entre ellos y con otros actores de la sociedad. Sin embargo, en la conversación que se inicia, ya hay pistas sobre el tipo de desafíos que

enfrenta la sociedad civil para reinventarse y reposicionarse en la

sociedad colombiana. Asumir propositivamente los retos de este momento hace parte de la actitud para enfrentarlos.

En este contexto, los debates adelantados por las mesas de trabajo del Encuentro arrojaron una serie de elementos que pueden agruparse en cuatro líneas temáticas, que se sintetizan a continuación.

1. Aportar a que haya más equidad en la sociedad reduciendo desigualdades y creando capacidades para el ejercicio de derechos

Una línea de reflexión en las mesas de trabajo fue el tema de las inequidades que afectan a las sociedades latinoamericanas en general y a la sociedad colombiana en particular, y que constituye uno de los ejes de trabajo esenciales para las organizaciones de la sociedad civil. Las siguientes son las principales reflexiones al respecto.

74
74

La problemática de las desigualdades e inequidades de nuestra sociedad es de una alta complejidad, tanto para el análisis como para el tratamiento.

De manera paradójica, tenemos un modelo de desarrollo en el que contamos con más tecnología y más recursos y al mismo tiempo mayor desigualdad, condición a la que nos hemos acostumbrado. Hoy vemos el problema no tanto en términos de pobreza, salario e ingresos, sino de desigualdad.

Abordar los conceptos de desigualdad y de inequidad implica tener en cuenta muchos más elementos que generan exclusión de unos e inclusión de otros (poblaciones, territorios) y que tienen un soporte cultural en valores individualistas y en la indiferencia frente al otro. Desde ese enfoque, el modelo asistencialista para enfrentar las problemáticas sociales aumenta las inequidades.

El punto de partida para preguntarse por las inequidades y el papel de las OSC frente a ellas es la pregunta por el otro, por cómo vive el otro. ¿Por qué permitimos que tanta gente viva en la miseria? Afortunadamente, cada vez más estos asuntos son parte de las agendas sociales y políticas, tanto de las organizaciones de la sociedad civil como de los gobiernos y el sector privado, en gran parte por el trabajo de las OSC y las ONG.

Alcanzar la igualdad en el reconocimiento de la dignidad y reconocer al otro como sujeto de derechos son condiciones necesarias para que haya más equidad, lo cual es una tarea no solo de los gobiernos sino también de la sociedad civil.

La creación de capacidades para el disfrute de libertades es un horizonte para la realización de derechos, lo que supone ir más allá de las políticas sociales orientadas a los subsidios. Para la generación de esas capacidades y el logro pleno de los derechos se requieren procesos formativos de los ciudadanos como sujetos de derechos que se movilizan para exigirlos a partir de diagnósticos de realidades de inequidad y propuestas de soluciones que impacten los verdaderos factores generadores de las inequidades.

75
75

2. Aportar a aumentar la organización y la participación ciudadana en una situación de posconflicto

El contexto sociopolítico actual de la sociedad colombiana hace indispensable reflexionar el papel de las OSC y las ONG en una situación de posconflicto, que entraña para el Estado y para ellas mismas unos retos distintos pero no menos (quizá más) exigentes que la situación de conflicto que ha vivido el país por más de cinco décadas. A continuación la síntesis de las reflexiones que sobre este tema se dieron en las mesas de trabajo.

Es indispensable que la sociedad en su conjunto se reapropie del gobierno y del Estado como instrumentos para el monopolio de la fuerza, de la justicia, de la tributación y de la redistribución de la riqueza.

76
76

En nuestro contexto nacional hemos creído equivocadamente que el conflicto armado es el único conflicto, pero en realidad el conflicto colombiano tiene tres escenarios: la confrontación armada, la violencia del narcotráfico y la delincuencia organizada.

El conflicto es propio de lo social y es una oportunidad en el proceso

de cambio, lo cual conlleva tomar conciencia de nuestros conflictos sociales y ganar en la búsqueda de soluciones democráticas, para quitarle terreno al conflicto armado, pues este se alimenta de la no tramitación democrática de los conflictos sociales.

Los conflictos sociales deben tramitarse en el marco de la legalidad, lo que supone la existencia de un Estado que haga frente de manera adecuada y democrática al conflicto social, ambiental, etc. Un Estado débil en enfrentar estos conflictos termina creando condiciones que favorecen el escalamiento de los conflictos armados.

Igualmente indispensable para cerrarle el camino al conflicto armado es que la sociedad en su conjunto se reapropie del gobierno y del Estado como instrumentos para el monopolio de la fuerza, de la justicia, de la tributación y de la redistribución de la riqueza. Deben encontrarse las maneras de que en el posconflicto los actores armados que negociaron su desmovilización

no retornen a actividades violentas y que el Estado se fortalezca.

Las organizaciones de la sociedad civil tienen como papel clave contribuir a aumentar la organización y la participación social y ciudadana que permita presionar por la existencia y efectividad de políticas públicas de atención, prevención y promoción que permitan ir más allá de la lógica de los subsidios, para garantizar el acceso de las poblaciones en riesgo a los beneficios y derechos que les corresponden como ciudadanos de un Estado Social de Derecho, democrático y participativo.

e l papel de las osc en el poscon F licto

La presentación de Jorge Ignacio Castaño 1 , “Situación de posconflicto y organizaciones de la sociedad civil”, aporta elementos importantes para el debate sobre el papel de las OSC en una situación de posconflicto. El primero de ellos se relaciona con la claridad que hace sobre el contexto de los conflictos en Colombia, en el cual diferencia cuatro tipos de violencia: la de la confrontación armada con los grupos armados irregulares, la del narcotráfico, la

El contexto sociopolítico actual de la sociedad colombiana hace indispensable reflexionar el papel de las OSC y las ONG en una situación de posconflicto

1

J or G e I G nac I o c astaño

Asesor de paz de la Gobernación de Antioquia, ingeniero Geólogo de la Universidad Nacional y especialista en Mediación de Conflictos de la Universidad de Medellín y del Instituto Universitario Kurtz Bosh, de Suiza.

Ha sido analista de desarrollo estratégico de Comfama, miembro de la Comisión Facilitadora de Paz de Antioquia y de la Comisión Exploratoria del Gobierno Nacional para el proceso con las AUC.

77
77

La trasparencia, como valor esencial de las organizaciones de la sociedad civil, es una fortaleza desde la cual se construye su legitimidad

de la delincuencia común y la de los conflictos sociales (intrafamiliar, escolar, laboral, comunitaria, ambiental, entre otras).

Esta precisión es importante porque permite diferenciar unos ámbitos de abordaje para su solución. En tanto que los tres primeros se abordan, principalmente, desde políticas de seguridad, orden público y justicia penal; los conflictos sociales se abordan desde políticas sociales, económicas y de convivencia.

No obstante hay intersecciones entre las tres primeras violencias y la de los conflictos sociales, en las cuales emergen problemáticas comunes: la situación de las víctimas, de los

desplazados, de los reinsertados, de los adolescentes y jóvenes vinculados al microtráfico, de los combos y los parches, de los jóvenes infractores.

Frente a estas problemáticas se deben desarrollar una serie de estrategias de solución, en cuya implementación están llamadas a desempeñar un papel importante las organizaciones de la sociedad

civil:

promoción del valor de la vida, desmonte de barreras e

imaginarios que impiden la convivencia, promoción de políticas en materia de derechos humanos, desaprendizaje de la violencia, inclusión social y cultural de adolescentes en riesgo, prevención de la vinculación a organizaciones ilegales, entre otras.

3. Ganar legitimidad desde la transparencia

Otro de los temas abordados por las mesas de trabajo es la legitimidad de las OSC y las ONG, puesta en cuestión desde algunos sectores y con distintos intereses. La trasparencia, como valor esencial de las organizaciones de la sociedad civil, es una fortaleza desde la cual se construye su legitimidad, como lo expresa la siguiente síntesis.

78
78

La legitimidad de actores como las ONG no es un hecho dado, debe ser una construcción y es un desafío ganarla. Hoy esta legitimidad es cuestionada desde diversos actores de la sociedad e incluso por otros actores de la sociedad civil, y en muchos países hay hostigamiento a las acciones de estas organizaciones. A ello ha contribuido el que ciertos actores han utilizado la figura jurídica para incurrir en actos de corrupción o el que no se entregue información solicitada en el marco de procesos de veeduría.

La legitimidad es una condición para construir autonomía. Ello supone que se reconozca la especificidad propia de la sociedad civil, a diferencia del sector empresarial. Esta especificidad debe tener unos indicadores propios, que no son los mismos de las acciones mercantiles, por ejemplo, al igual que debe tener un marco específico para entender y medir el impacto social de su gestión.

La legitimidad tiene que ganarse por una acción basada en valores como la transparencia y el buen servicio, por la imagen que proyectan, por el profesionalismo en lo que hacen, teniendo en cuenta la heterogeneidad de roles que cumplen y la diversidad de organizaciones que existen. La transparencia es un mecanismo para la construcción de legitimidad, por eso hay que rendir cuentas y mostrar resultados. Eso permite ganar el reconocimiento y el respaldo que se necesita en esta labor.

4. Fortalecerse integralmente como bienes públicos para el desarrollo y la democracia

Un último tema clave de debate es el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil, el cual se aborda desde la base de que las OSC son bienes públicos que contribuyen al cumplimiento de los derechos humanos, el logro del desarrollo y la consolidación de la democracia. Al respecto las conclusiones más importantes son:

79
79

El fortalecimiento debe ser integral e incluir los sentidos fundacionales, además de elementos de tipo técnico, administrativo y financiero

80
80

El fortalecimiento de las OSC y las ONG no se da en abstracto, es necesario precisar de qué fortalecimiento se trata y ello depende de los fines que tiene. Éste debe tener un sentido estratégico, entendido como un medio para consolidar la democracia. Se trata de fortalecer actores estratégicos del desarrollo, actores que trabajan para la construcción de ciudadanía, actores críticos para el control social del Estado. En este sentido, el fortalecimiento crea condiciones para la garantía de realización de derechos ciudadanos, como un interés colectivo; las organizaciones de la sociedad civil no tienen como propósito fundamental canalizar recursos o generar empleo.

Este enfoque supone entender el fortalecimiento de las OSC como un proceso de largo aliento y no como un ejercicio de acciones puntuales o de intervención en contextos específicos; un proceso sostenido en el tiempo que requiere financiación.

El fortalecimiento debe ser integral e incluir los sentidos fundacionales, además de elementos de tipo técnico, administrativo y financiero; debe ser un fortalecimiento de cada organización en lo interno y de la acción que desarrolla en la sociedad. Por

tanto, debe incluir el reconocimiento del rol social y político de las

organizaciones de la sociedad civil y su visibilización.

Es necesario reconocer la diversidad de las organizaciones y la diversidad de roles que desempeñan para definir estrategias diferenciadas y pertinentes de fortalecimiento.

Es indispensable hacer la sistematización de experiencias para identificar lecciones aprendidas y hacer réplicas.

Es importante precisar que quién hace el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil es un conjunto de actores, no uno solo: academia, Estado, empresas y las mismas ONG, que

deben expresar y negociar el fortalecimiento que quieren.

Hay que afrontar el desafío de desarrollar y acompañar organizaciones de la sociedad civil en lo rural, pues las existentes están concentradas en lo urbano.

a lianza po R el desa RR ollo y la t R anspa R encia

Rubén Fernández animó el trabajo en grupos en la sesión de la tarde, a partir del siguiente planteamiento hecho desde su responsabilidad actual como Gerente del Programa Antioquia Legal de la Gobernación de Antioquia:

Los problemas sociales a los que deben atender las OSC hoy:

 
  • a. Desigualdades sociales

i.

Entre personas

ii. Entre regiones

  • b. Violencia: intrafamiliar, comunitaria, común, conflicto armado

  • c. Cultura de la ilegalidad - Corrupción

La solución:

 

Una postura coherente y comprensiva dentro del Plan de Desarrollo Antioquia la más Educada que se propone como modelo de desarrollo para el departamento y sus municipios.

Condición:

 

Desarrollo ambientalmente sostenible y sustentable. En este contexto, Fernández expresó la necesidad de establecer una alianza entre las OSC y los gobiernos para promover la solución de los problemas sociales y el cuidado de los bienes públicos a cargo del Estado y de los particulares. Una alianza que significa apoyo y exigencia mutuas

para profundizar en la transparencia y la rendición de cuentas.

Fernández expresó la necesidad de establecer una alianza entre las OSC y los gobiernos para promover la solución de los problemas sociales y el cuidado de los bienes públicos

81
81

Conversatorio la transparencia y la rendición de cuentas en el fortalecimiento de las instituciones y las organizaciones. Sergio Fajardo Valderrama Gobernador de Antioquia, Nuria Cunill, especialista en la democratización de las relaciones Estado- Sociedad y consultora del Banco Mundial, el PNUD, el gobierno de Brasil, el BiD y la Flacso.

82
82
6
6

Conversatorio: La transparencia

y la rendición de cuentas

en el fortalecimiento de las

instituciones y organizaciones

Sergio Fajardo Valderrama 1

Gobernador de Antioquia

Nuria Cunill 2

Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas

Rosa Inés Ospina Robledo

Codirectora Rendir Cuentas y Miembro de Transparencia Internacional

Ana María Cano Busquet

Animadora

E sta conversación entre el Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo y sus dos invitadas abrió la segunda jornada del Encuentro Regional de ONG y la Conferencia Internacional de OSC y estuvo

animada por la periodista Ana María Cano. A continuación un resumen de los principales argumentos desarrollados:

Se inició con una introducción de Rosa Inés Ospina, Directora de la Iniciativa Regional de la Sociedad Civil Rendir Cuentas y miembro

  • 1 s er GI o F a J ardo v alderrama

Sergio Fajardo fue elegido Gobernador de Antioquia para el periodo 2012-2016; anteriormente fue alcalde de Medellín y ex candidato a la Vicepresidencia de la República. Es licenciado, magister y doctorado en matemáticas, ha sido catedrático, investigador, periodista y dirigente de organizaciones sociales.

  • 2 n ur I a c un I ll

Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas. Ha sido funcionaria internacional y asesora del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD); Editora en Jefe de la revista Reforma y Democracia, ha sido colaboradora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales – FLACSO.

E sta conversación entre el Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo y sus dos invitadas abrió la

Para ver video del conversatorio, haga clic aquí: http://www.youtube.

com/watch?v=A8ZEpnhIR_

s&feature=youtu.be

83
83

individual de Transparencia Internacional, en la que resaltó la presencia de líderes de la sociedad civil y representantes de Rendir Cuentas de ocho países de América Latina, preocupados sistemáticamente por cómo fortalecer la sociedad civil a través de instalar una cultura de la trasparencia en sus organizaciones y de la práctica de rendición de cuentas activa, asunto que requiere además diálogo con otros actores y muy especialmente con los líderes de gobiernos democráticos y abiertos con las OSC, como es el caso del Gobernador Fajardo. “Tenemos estándares comunes de rendición de cuentas y somos 600 organizaciones en América Latina usándolos, pero ¿cuáles son las implicaciones que tiene este ejercicio colectivo para el fortalecimiento de las instituciones democráticas? De eso es de lo que queremos conversar con el señor Gobernador y la Doctora Nuria Cunill.”

Ospina resalta que hay un nuevo escenario en América Latina para la sociedad civil, con cambios en estilos de gobierno,

modelos de desarrollo, entrada de países al concepto de renta

La puerta de entrada a la corrupción en lo público es la politiquería, la forma como se llega al poder:

“Según la forma como se llega al poder, así se gobierna”

84
84

media y dificultades de financiación de las OSC y añade una nueva pregunta para la conversación: ¿en esas nuevas condiciones, como debería ser el relacionamiento del gobierno con las OSC?”

El Gobernador Sergio Fajardo Valderrama plantea que “la corrupción produce indignación pero la gente no lo alcanza a percibir. El mundo de la corrupción es el mundo de la oscuridad, lo opuesto de la oscuridad es la transparencia. La oscuridad de la que estamos hablando tiene componentes inteligentemente construidos, mecanismos sofisticados. La corrupción es la empresa criminal más difícil de combatir, más difícil que

combatir las ‘bacrim’ y las guerrillas.”

También señala Fajardo que el desorden en la administración es una condición de corrupción. “En lo público tenemos que ser impecables, es nuestra responsabilidad. La corrupción es un robo que la gente no siente, el corrupto roba y enseguida reparte lo que roba y así arrodillan a la gente; así las pérdidas por corrupción son muy difíciles de establecer.”

Agrega el Gobernador que la puerta de entrada a la corrupción en lo público es la politiquería, la forma como se llega al poder: “Según la forma como se llega al poder, así se gobierna, la lucha contra la corrupción es una forma distinta de hacer la política, de entender la política, la transparencia es una forma de gobernar. En síntesis: hacer visible la corrupción es muy complicado, hay que poner luces en la oscuridad.”

La lucha contra la corrupción comienza por problematizar quiénes ocupan los espacios de poder en el sistema político y en la administración pública

Y enfatiza: “Corrupción es finalmente robar el futuro, las posibilidades de desarrollo, los derechos fundamentales”.

Corrupción, pobreza y clientelismo

Nuria Cunill , experta en desarrollo de instituciones públicas y asesora del CLAD, inicia su intervención destacando esta oportunidad de encuentro entre las organizaciones de la sociedad civil del continente y un gobierno reconocido por sus gestiones en el contexto de Colombia, pues es algo que no ocurre todos los días ni en todos los países. Retomando las palabras del gobernador dice que “la lucha contra la corrupción comienza por problematizar a quiénes ocupan los espacios de poder en el sistema político y en la administración pública, toda vez que es allí donde se toman las decisiones importantes. Y añade: los estudios muestran que en América Latina los grandes obstáculos para el efectivo desarrollo no son de orden económico estrictamente; para tener una salud de calidad, una educación de calidad, en estricto sentido y comparados con países que proveen servicios públicos de calidad,

85
85

“ H oy día cualquiera tiene una ONG, las hay que están hechas para meterse y vivir en el mundo de las ONG y minar su credibilidad, hay que identificar claramente quiénes realmente representan a las ONG”

el problema de acceso a derechos sociales básicos no está en la falta de recursos en la sociedad sino en la gestión que de esos recursos hacen los gobernantes; es así como tenemos grandes diferencias entre países y gobernantes, como la capacidad del Estado de cobrar impuestos a quienes se les debe cobrar impuestos.”

Continua Cunill : en la región hay una altísima correlación entre bajas condiciones de ciudadanía, pobreza e inequidad y sistemas administrativos altamente clientelares y corporizados que sirven a intereses de orden particular más que a intereses públicos. Por eso, insiste, la lucha contra la corrupción comienza por problematizar a quienes ocupan las instancias de poder interpelándolos por cómo democratizar el sistema político y el aparato del Estado, que es el que termina dirimiendo nuestra capacidad de ejercer los derechos sociales –a una salud digna, una educación y vivienda dignas–, entonces, el primer problema es la efectiva democratización.

Rosa Inés Ospina complementa: “Desde las OSC el compromiso con la transparencia significa lucha contra la corrupción y también asumir la responsabilidad como OSC, salir de la oscuridad, pero también democratizar, dar información, generar espacios y mecanismos de información (de poder); son tres lugares: corrupción, democratización, información.

Ana María Cano introduce nuevos elementos a la conversación:

“El encuentro sociedad civil- gobierno marca la diferencia. ¿Hasta qué punto la sociedad civil comprende que las ONG la representan y pueden ser instrumentos muy útiles de movilización pública? ¿Cómo hacer a la sociedad mas consiente sobre las OSC como expresión de organización de la sociedad para combatir la corrupción?

Y añade: si bien las ONG son un principio de movilización contra la corrupción, hay que estar alertas para detectar las ONG de fachada

86
86

y que de manera peligrosa le hacen el juego a la corrupción. El instrumento de la información en el sector público y el de las ONG tiene que brindar mucha información y difundir ampliamente casos exitosos de combate a la corrupción, y generar políticas educativas para que nuevas generaciones tengan otra actitud frente a lo público y la participación en la política. Finalmente, pregunta: ¿los Indignados no será una expresión de revaloración de lo político?

Rosa Inés Ospina retoma esta pregunta para insistir en la necesidad de escuchar lo que las OSC tienen que decir y están diciendo en relación con su gestión, y respetar y apoyar los mecanismos que las mismas han encontrado para autorregularse y rendir cuentas. “Llevamos ya más de 6 años promoviendo ejercicios públicos de Rendición Social de Cuentas dice Ospina, en Colombia han participado más de 450 organizaciones de todo el país, mostrando qué hacemos, dónde lo hacemos, qué recursos manejamos y de dónde provienen esos recursos; sin embargo, cuando los políticos quieren silenciar la voz de las organizaciones sociales, argumentan que somos cerrados, que nadie nos conoce y se escudan en un caso aislado de mal manejo o de corrupción para intentar desacreditar a todo el sector, como si uno pudiera, por ejemplo, desacreditar a todo el sector empresarial por un escándalo de corrupción particular”. Concluye Ospina: “indudablemente tenemos mucho más camino por recorrer, pero ya iniciamos la instalación de una cultura de la trasparencia en las organizaciones como principio ético, como proyecto político y nos hemos ido fortaleciendo como organizaciones y como sector por la vía de prepararnos para el escrutinio del público en general, no solo de los donantes o el E stado. Insisto, la trasparencia es un mecanismo para prevenir la corrupción pero también una responsabilidad ética por ser organizaciones que manejamos bienes de interés público. Corresponde entonces a los demás actores sociales, empezando por los gobiernos, respetar y comprender estos procesos de autorregulación y dialogar con los mismos.”

“No hay duda de que la corrupción profundiza las desigualdades sociales de manera dramática”

87
87

El Gobernador Fajardo se refiere al tema de la credibilidad de las ONG. “Para la sociedad civil es muy difícil entender lo que está pasando, la corrupción es muy sofisticada, el papel de la sociedad civil es el de ser y pedir transparencia pero, ojo, hoy día cualquiera tiene una ONG, las hay que están hechas para meterse y vivir en el mundo de las ONG y mina