Está en la página 1de 8

Nuestros lectores quieren hablar… sobre cómo fueron abandonados

por la Sociedad Watchtower

La Watchtower dio la espalda a sus hermanos testigos cubanos que


emigraron legalmente a los Estados Unidos huyendo de la persecución
religiosa.

‘Tienen que amarse los unos a los otros’. Es el amor con obras lo que identifica
el que alguien sea un verdadero cristiano. El amarse es un mandato de Jesús,
no de los profetas de la antigüedad o de los apóstoles bajo inspiración Divina.
(Mar. 12:31; Mat. 22:39) Jesús dio claras lecciones y en cuanto a la mas
importante cualidad de un seguidor suyo. ‘Solo si se aman unos a otros son mis
verdaderos discípulos’. Uno no ama si lo desea, tiene que hacerlo si quiere ser
un seguidor de Cristo.

La falta de amor de la sociedad se hizo muy evidente cuando recurrimos a ella


por ayuda y fuimos abandonados. Tocamos y no se nos escucho. Todo con el
absurdo pretexto de que no son una organización para sacar a alguien de un
país. Lea nuestra historia, escúchela de nosotros, los que fuimos abandonados
por nuestra hermandad internacional.

Los Testigos Cristianos de Jehová hicimos una aplicación para un programa


especial de personas perseguidas por cuestiones políticas o religiosas en la
Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana, la gran mayoría de los
que sometimos nuestra aplicación fuimos aprobados a viajar de forma
permanente a los Estados Unidos, pero no pudimos contar con el apoyo de
nuestros hermanos de fe para ser patrocinados.

Lea más adelante cómo se desarrollo todo, seremos lo mas breves posible.
¿Quienes fueron los que dieron de su tiempo y nos patrocinaron para que
pudiéramos huir de la persecución del sistema totalitario cubano por causa de
predicar las buenas nuevas? ¿Nuestros hermanos testigos de Jehová? ¿Cuánto
esfuerzos hizo la sociedad para que pudiéramos ser apoyados por nuestros
hermanos de fe?

Al igual que el ‘sacerdote’ y el ‘levita’, de la parábola de Jesús en Lucas


10: 30-37, la enriquecida sociedad Watchtower ‘vio’ la situación de los
hermanos refugiados cubanos y discretamente ‘paso por el otro lado’,
dejando abandonados a sus íntegros hermanos de fe.
Nunca contestaron a las llamadas de las agencias patrocinadoras para que
patrocinaran a sus hermanos perseguidos que arribábamos en los diferentes
aeropuertos y estábamos amontonados en los campamentos de refugiados en
todos los Estados Unidos. ¿No harían lo mismo con usted si estuviera en una
situación similar?

Hay que destacar que este fue un asunto muy criticado por los hermanos, pero
como ustedes saben, el temor al hombre es un lazo y es ese pánico a los
ancianos -que no son más que represores de la asociación- es lo que ha hecho
que los hermanos callen este asunto de tanta falta de amor y tanto desprecio.

No solo el testimonio de las voces de todos los testigos cubanos lo muestra,


también muchos documentos enseñan que nunca estuvieron presentes para
apoyar a sus hermanos, como la guía para refugiados que vemos a
continuación.
Muchos no hablan de esto por la gran vergüenza que sienten, ya que aun se
sienten orgullosos de ser testigos. Y desafortunadamente nuestro orgullo nunca
nos ha permitido reconocer nuestros graves errores. Tal ves todas esas
personas, miembros de otras religiones, puedan tener una adoración que no
armoniza del todo con la Biblia, pero si saben lo que es el compañerismo
cristiano verdadero. Nosotros, eso no lo conocemos. El único amor al que
hemos sido entrenados es amar a la sociedad o a la organización de Jehová,
pues serle desamorado a ella es ser desamorados a nuestros Dios. Todo testigo
que aun cree en la organización Watchtower como la verdadera, sabe bien que
lo que digo es cierto. Esta es la mentalidad en la que hemos sido adoctrinados
profundamente incluso desde niños. Léalo usted mismo la participación de
ellos aquí en el tercer párrafo de la lámina. Ellos estuvieron allí solo para
ayudarnos, ni siquiera nos estimularon a participar en ir a sus iglesias.

Nuestros documentos de viaje y pasaportes indican que nuestra inmigración


era legal y aprobada y financiada por el gobierno americano, nunca se les
pidió dinero a la Watchtower, pero aun así la sociedad siempre encontró
excusas para no apoyarnos por medio de encontrar hermanos dispuestos a
patrocinarnos.
Los refugiados incluso devolvimos el dinero utilizado para pagar nuestro pasaje
de salida y el de nuestras familias. Ese dinero devuelto sin intereses, era
utilizado nuevamente por la embajada de Estados Unidos para sacar otros
refugiados. Muchos hermanos a los que conocí personalmente en Cuba y con los
cuales servimos a Jehová hombro a hombro, nunca pagaron de vuelta ese
dinero basándose en que “total este es el mundo del Diablo, donde quiera que
estemos”. ¡Que buen ejemplo de amor y agradecimiento! Otros si lo hicimos y
gustosamente.

Hasta fuimos a reuniones donde se pedía a los refugiados que dieran su


testimonio sobre el trato que le dio su agencia patrocinadora al llegar a los
Estados Unidos. Claro, eso eran unos de los momentos en que uno no dice que
es testigo.

¿Cuántas lágrimas se derramaron en ese aeropuerto José Marti de la Habana


cuando veíamos irse a nuestros hermanos, familias enteras, niños que vimos
crecer, y hermanos que compartimos juntos el mismo cuarto de prisión?
Compartíamos hasta el agua que tomábamos, todo ese miserable alimento que
solo daba para sostenerse durante el día. Y fue mucho mas doloroso saber que
la millonaria Watchtower dejó a nuestros hermanos consiervos tirados como
estiércol, pues éramos nada más que un grupo de cubanos muertos de hambre.

Las agencias patrocinadoras se ponían en contacto con la organización


religiosa de cada familia de refugiados. Todas acudieron a ayudar a sus
hermanos incluso, todos nosotros fuimos patrocinados por personas que
practicaban una fe muy diferente a la nuestra, aun así, ellos no
consideraron eso, apartaron el prejuicio y fueron nuestros amoroso
patrocinadores. Llegamos flacos, derribados y traumatizados.

Aun recordamos que muchos hermanos, principalmente de la ciudad de la


Habana, después de haber sido aprobados, se les demoró extremadamente la
fecha de vuelo, algunos fueron detenidos nuevamente por el gobierno cubano,
pues ellos (el gobierno cubano) pensaban que eran ellos los que no querían irse
antes de dejar algún anciano nuevo que pudiera seguir llevando adelante la
congregación. Otros habían sido expulsados de sus empleos después de
presentar a las oficinas de inmigración cubana su carta de aprobación por la
sección de intereses americana.

Estos hermanos contactaron con la oficina de intereses de EEUU explicando su


situación de acoso por parte del gobierno cubano y que por favor los sacaran
cuanto antes, pues las prisiones en Cuba no son ningún paraíso y ya algunos
estaban viejos y enfermos, la oficina les explico que la demora era la falta de
patrocinador y que por favor que contactaran a sus hermanos en los EEUU para
que alguien se ofreciera, pero desafortunadamente cuando se daba el
nombre el teléfono y la dirección de la sociedad, ella nunca respondía. La
oficina de intereses decido sacar a muchos sin tener aun el patrocinador para
evitar que fueran nuevamente encarcelados. Pero esto trajo serios problemas y
muchos de nuestros hermanos quedaron por más de una semana durmiendo en
centros de refugiados y noches enteras en aeropuertos esperando su
patrocinador, que siempre era alguien de otra religión. ¡Que vergüenza! Solo
tuvieron patrocinadores testigos aquellos hermanos que pudieron
suministrar el teléfono y la dirección de hermanos amigos.

La gran mayoría de los hijos de los hermanos que viajaron bajo este programa
con sus padres terminaron apartándose y enfriándose espiritualmente al ver el
trato tan hipócrita que nos dio la Gran Organización de Jehová. Muchos
veníamos con grandes deseos de dedicarnos a servir en Betel, la obra de
misioneros, construir salones, pero todo se derrumbó en un viaje de tan solo 90
minutos de vuelo. Nunca llegamos a pensar que nuestras vidas darían un
tremendo giro de una manera tan brusca. ¡De la organización de la que nos
sentíamos orgullosos pertenecer, hoy estábamos desamparados!

Allí la Watchtower se portaba como una ramera que solo recibe en su cama al
cliente que tiene dinero y puede pagar su calor humano. Pero aun así seria
ofender a las remeras, pues muchas se ocupan muy bien de sus hijos y algunas
han mostrado verdadera fe en Dios y han dado protección a sus siervos. Por
favor lea el relato Bíblico de Rahab la ramera en Josué 2:1-16 y podrá ver
toda la ayuda y el apoyo que dio aquella prostituta a los espías buscados que
José envió.

El patrocinador: todo lo que tiene que hacer es recoger a los refugiados en el


aeropuerto y llevarlos a su nuevo apartamento pagado por la agencia
patrocinadora, no se le pide dinero. Luego llevarlos al médico, llevarlos a su
iglesia, a la agencia que les consigue empleo y ayudarlos a integrarse a su
nueva vida. Pero no tienen que pagar nada, ni tan poco reciben paga alguna,
solo lo hacen voluntariosamente. ¿Ningún hermano testigo podía hacer eso?

Rahab la ramera hizo obras mayores, y era una mujer que ejerció fe por las
cosas que escuchó que Jehová había hecho en el mar Rojo, hasta arriesgó su
vida para proteger a los espías que servían a Jehová. Júzguelo usted mismo.
Por ello no se si decirle ramera a la sociedad Watchtower, tal vez sería darles
una título muy digno o quizás vituperar las rameras.

Aun los devotos e inocentes padres de estos jóvenes testigos se pregunta que le
pasó al entusiasmo que sentían sus espirituales hijos por la organización de
Jehová antes de viajar a EEUU, como es que aguantaron persecución en Cuba y
aquí se enfriaron.

Para Papi y Mami, aquí esta la respuesta a su gran pregunta:

Gracias al entendimiento de Jehová mediante su palabra la Biblia, nos dimos


cuenta que las oraciones hechas en el salón a favor de los hermanos presos
por causa de la verdad, para que no les falte nada, son solo un rito que
‘hacen para ser vistos por los hombres’. (Mat. 23:5) ¿En cuanto más no nos
estarán engañando?
‘El que no es fiel el lo poco no es fiel en lo mucho’ dijo nuestro gran maestro
Cristo Jesús, y lo que paso no fue poco, fue demasiada agua la que corrió
debajo del puente.

Si no fuese porque aun tengo a mis padres, suegros, hermanos, hermanas y


cuñados metidos en la secta ya les hubiese puesto a la Watchtower un letrero
de “SE VENDE” del tamaño de los Estados Unidos, pero debo seguir teniendo
paciencia y actuando discretamente para que nuestro Señor Jesucristo me
ayude a despertarlos del sueño espiritual donde aun permanecen.

Los testigos ‘por fuera realmente parecen hermosos’ (Mat. 23:27) Si usted
quiere descubrir quines son, asóciese con ellos, dígales que le contesten sus
preguntas sin evasión acerca de su bochornoso pasado, todo su profetizar
fallido, que le muestren con la Biblia sus doctrinas no escogiendo las palabras
de un solo versículo.

El amor de nosotros como asociación internacional es tan real como lo fue la


profecía de Rutherford (segundo presidente de la Watchtower) de que “antes
del Armagedón los patriarcas de la antigüedad resucitarían y que por lo tanto
había que construirles un palacio para que vivieran”.

Luego él mismo se mudó a la mansión y allí vivió de las contribuciones de sus


inocentes hermanos. Pídale al testigo que lo visita que le muestre esa profecía
de Rutherford con la Biblia. Si es un joven tal vez no sepa ni del asunto.
Cuando les haga muchas preguntas, no lo visitarán mas, pues en su registro
marcarán su casa como la de alguien que no esta abierto a la verdad de
Jehová. No se deje engañar, preguntar no es errar. (Mat. 24:4)

‘Todo hombre es hallado mentiroso’. (Rom. 3:4, Tito 1:2) Por eso investigue
personalmente y escuche todo argumento, apresurarse a comprometerse con
un culto tan peligroso, donde los únicos beneficiados son los americanos que
están en la elite y viven de la secta, incluso se han hecho millonarios, puede
lamentarlo para toda su vida. Si usted no teme a la verdad, no hay nada que
temer ni nada que perder.

Este asunto de no patrocinar a los hermanos fue mucho más allá de


simplemente ignorarlo. La sociedad tomó decisiones sobre este asunto incluso
llegando a violar su neutralidad cristiana y en mi próximo texto diré con quién,
el por qué, y presentaré las pruebas en este mismo blog, si el dueño de este
blog me concede el privilegio nuevamente de continuar hablando de lo que he
visto y oído.

Muchas gracias por su tiempo y espero que mientras más personas lean nuestro
texto más horas podremos reportar en el informe mensual del servicio de
campo de este mes.

(contribuido)

Nota: Si desea enviarnos su experiencia con la “madre organizacion” o


simplemente quiere desahogarse mediante sus comentarios relativos a como se
vive la religión entre los testigos de Jehová, contáctese con el editor del blog
al 9328737@gmail.com

http://testigoscristianosdejehova.blogspot.com/2009/03/nuestros-lectores-quieren-hablar-
sobre_12.html