Escuela de Graduados

Ensayo Implicaciones del alza del sueldo mínimo en Chile y su impacto social, en la economía y el desempleo. Una Mirada desde la estrategia de Recursos Humanos.

Profesores:

Sr. Horacio Sanhueza B. Sra. Ester Fecci P. José Alarcón B. Nemorino Mayorga N. Carlos Soto A.

Presentado por:

Valdivia, 26 de Abril 2013

Introducción

En el presente trabajo, presentaremos nuestra discusión y análisis de la metodología e implicancias que influyen en la decisión de mantener o aumentar el actual salario mínimo, considerando las diversas posturas en indicadores técnicos asociados, los cuales pueden de una u otra medida, demarcar las bases de cálculo que definen la cifra final, que entendemos, permita generar un desarrollo sustentable de la economía del trabajo. Las políticas públicas que influyen en la modificación de la ley de salario mínimo, intentan demostrar un fuerte compromiso con la estabilidad económica del país, que ostenta una solvencia ejemplar, dada por una tasa de crecimiento comparativamente acelerada respecto a las economías más importantes del mundo, lo cual es usado como uno de los argumentos que tiende a detener la discusión de un aumento mayor al 10% del actual salario mínimo, que afectaría directamente en un aumento del desempleo y su consecuente baja en el consumo. Para nuestro análisis, recopilamos la información recientemente disponible acerca de las implicancias y alcances de esta ley de salario mínimo, en el recurso humano, las empresas, el gobierno y el mercado laboral en general. La revisión es de carácter teórica basada literatura y artículos contingentes además de la reciente ley de reajuste de salario mínimo. Si nuestro país se compara con los pares de américa latina, pese a ostentar favorables cifras económicas, al realizar dicho análisis se evidencia un menor salario mínimo para los trabajadores chilenos, que al incorporar otros indicadores técnicos sitúa a Chile con una fuerte brecha social que privilegia una desigualdad en la distribución de ingresos significativamente alta.

1

Reseña Ley de Reajuste Salario Mínimo

El gran compromiso que asumen los gobiernos democráticos con la ciudadanía ha sido históricamente sobre la base de generar políticas que tiendan a mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente bajo la vía de mejorar los ingresos, que permita mejorar el poder adquisitivo y por ende superar el umbral que se mantiene bajo la línea de pobreza. No obstante, cada vez que se conforma el escenario de discusión para realizar los ajustes necesarios en bien de su alza, hay constantes fuerzas que resisten de una u otra manera que dichas alzas se materialicen; citando diversos impactos económicos que comprometería la estabilidad, calidad y acceso al empleo, dado que la gran mayoría de las pequeñas empresas de Chile, tienen a su fuerza de trabajo con este nivel de remuneración y manifestaron una tendencia a desvincular personas en virtud de la necesidad de mantener los costos de las empresas. Pero hemos querido consensuar nuestro esfuerzo en dar una mirada imparcial para discutir cuales son las reales implicancias que limitan una mejoría al salario mínimo, considerando que hay cifras interesantes de considerar, como lo es el volumen de población que lograría situarse en el límite de la superación de la pobreza, tema que bajo las condiciones actuales de salario mínimo, está lejos de ofrecer un impulso para que ese grupo de personas logren superarla. Según lo planteado por organismos como “América Solidaria”1, es imposible superar la pobreza con sueldo líquido inferior a los $250.000.- y este criterio sustenta la cifra mínima a percibir por cualquier trabajador. Dado que con un monto inferior es imposible suplir las constantes alzas en productos y servicios básicos como el pan, la bencina, la locomoción. Lo interesante es segmentar estos datos de manera apropiada, considerando que en los hogares de extrema pobreza, menos de una persona trabaja por familia y éstas están compuestas por más de 4 personas, lo cual genera un distorsión importante, si lo que se persigue es ofrecer un ingreso que permita solventar el rompimiento del círculo de la pobreza. Para este caso en particular la

1

En Chile está constituida como Fundación, donde se captan voluntarios del país para enviarlos a distintas zonas del Continente, así como también tienen la función de acoger a jóvenes profesionales que vienen de otros países de Latinoamérica y El Caribe.

2

propuesta es ajustar según el IPC de los pobres, que incorpora productos y servicios que ellos consumen, los cuales son significativamente distintos a los considerados en el cálculo del IPC tradicional. Si se considera los diferentes argumentos que sustentan las resistencias a realizar modificaciones estructurales en los criterios de reajuste del salario mínimo, termina decantando en un tema central que es el desempleo, especialmente hoy, que se habla de lograr una situación de pleno empleo, lo cual sabemos que no es así, por razones que no es menester de este ensayo. Expuesto lo anterior, nuestro planteamiento pretende definir las implicancias y repercusiones de mantener tendencias marcadas por ajustes insuficientes a las rentas mínimas de Chile, por lo cual es no menos importante el impacto que se produce en el capital humano como factor estratégico en el éxito sustentable de las empresas. Si las condiciones salariales no garantizan la satisfacción del mínimo standard de necesidades básicas, difícilmente se podrá esperar un compromiso de alta eficiencia y productividad en el recurso humano, ya que las desazones de las circunstancias van en directo desmedro del crecimiento de la empresa. No obstante, se asegura que no se quiere desestabilizar la actual condición de pleno empleo, sin necesariamente haber mediado la discusión entre el Estado, Las Empresas y los Trabajadores. No observamos un análisis sobre lo que ocurriría con un aumento significativo del salario mínimo, con su consecuente aumento de demanda por mejorar la capacidad adquisitiva de las personas, lo cual activaría el consumo y por ende la empleabilidad aumentaría en el sector comercial. También se ha intentado, por parte del gobierno, entregar un apoyo económico a través del “bono marzo”, lo cual sigue siendo insuficiente dado que no es un apoyo permanente sino meramente circunstancial. Lo cual es discutible sobre, si el monto entregado permite a las familias superar la barrera de la pobreza, o es conveniente discutir la utilización de dichos recursos para incentivar la creación de más y mejores empleos como una política de largo plazo, con programas de capacitación coherentes con las necesidades del mercado laboral.
3

Si consideramos lo planteado hasta aquí, es evidente que no podríamos desconocer el profundo problema social que acarrea este tema en Chile, sin siquiera mencionar los otros grandes aspectos que poseen una marcada desigualdad para la ciudadanía, como es la Educación, Salud, Vivienda, Impuestos a las personas y Pensiones. Esto nos lleva a reflexionar y considerar que los gobiernos no han generado las condiciones para que el tema se discuta bajo igualdad de condiciones entre el Estado, Trabajadores y Empresa, lo cual es fundamental para generar las condiciones mínimas aceptables para crear capital humano como factor estratégicos para el desarrollo global del país. Un trabajador con todas esas injusticias y desigualdades tiene pocas probabilidades de comprometerse profundamente con la visión y misión de la empresa, ya que desde el punto de vista de remuneración, no alcanza a satisfacer las necesidades más básicas para él y su familia. Tenemos la convicción que la fórmula actual de cálculo del salario mínimo, sobre la base del desempleo es arbitraria e inflexible, dado que una persona con un salario inferior a los $440.000.- pesos destina casi el 100% al gasto, lo cual garantiza que el incentivo sobre el consumo causará algún impacto sobre el crecimiento económico, al generar las condiciones necesarias para mejorar la calidad de vida. Esto permitiría también abrir más y mejores condiciones de créditos de calidad, que den una oportunidad de acceder a bienes que hoy están lejos de alcanzar a una tasa de interés abrumadora que detienen aún más el estancamiento social de los deciles más pobres. Creemos que el Estado, si se lo propone en serio, puede implementar un sistema a través de incentivos directos o beneficios tributarios a las PYMES para suplir el costo del alza en los salarios mínimos. Sabemos que el cobre y otros sectores han generado importantes excedentes que permitirían suplir dichos costos, ya que tienden a ser marginales frente a los volúmenes de transacciones, de manera de generar los instrumentos que contribuyan a la equidad. Propondremos mirar otros modelos sociales que ofrezcan menos desigualdad, que hayan respondido satisfactoriamente a las últimas crisis económicas, referenciando las bases para estructurar un modelo de mejoría progresiva en los diferentes aspectos e intereses de la sociedad, incorporando la remuneración mínima como un factor coadyuvante del desarrollo social del país.

4

El cuerpo de trabajadores de este país debe crear y validar instancias representativas, alejadas de ideologías en particular, que no estén amparadas en políticas partidistas que dividen en vez de ser inclusivas; a fin de tener legitimidad frente a esta mesa de discusión con los empresarios y el Estado. La experiencia e historia muestran que en todos los mercados (inclusive el del trabajo) sujetos a la libre competencia, que es intervenido en alguna medida por el Estado fijando precios mínimos o máximos, tienda a aumentar o disminuir dependiendo del caso, la informalidad de los mismos. Por lo cual, es muy fácil “decir” que el sueldo mínimo debe aumentarse a 250 mil o 300 mil si el único efecto que tendrá será el de incrementar el “mercado negro” del trabajo, añadiendo más personas a trabajar informalmente con la consecuente pérdida país, al desestabilizar indicadores de desempleo y también desincentivar la inversión extranjera.

¿Por qué se fija un Salario Mínimo?

Chile suscribió en el año 1970 el convenio 131 y el Acuerdo 134, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Estos acuerdos obligan a los países firmantes a establecer salarios mínimos, definiendo objetivos y criterios para su determinación. La OIT recomienda que el salario mínimo se constituya en un elemento de toda política establecida para eliminar la pobreza y asegurar la satisfacción de necesidades de todos los trabajadores y sus familias, adicionalmente, los factores económicos, incluidos los requerimientos del desarrollo económico, los niveles de productividad y la conveniencia de alcanzar y mantener un alto nivel de empleo. Las discusiones sobre el salario mínimo se fundan en la ignorancia fundamental: un salario mínimo no es una concesión que hace el gobierno a los trabajadores sino una prohibición, a los empleadores formales, se les prohíbe pagar menos de cierta suma y a los trabajadores se les prohíbe aceptar trabajo por menos de cierta suma. Desde el punto de vista de un mercado en competencia perfecta la mano de obra pasa a formar parte de la oferta laboral, la demanda es realizada por las empresas ya sea de carácter privada o pública. En este escenario el precio es fijado por el mercado, sin la intervención de los
5

actores sociales sindicato y estado. Sin embargo la práctica ha demostrado que El Laissez Faire2 tiene fallas importantes a la hora de realizar negociaciones dejando al trabajador individual con nulo poder requiriendo protección del estado benefactor. Por una parte se señala que un alza en el precio del trabajo tendría como consecuencia una aumento en el desempleo debido a que por temas de competitividad en mercados nacionales e internacionales no se estaría siendo eficiente en estructura de costo, otros empresarios más radicales señalan que la sustentabilidad de las organizaciones se haría inviable. Una mirada desde el PIB donde la demanda interna o donde el consumo es el componente predominante y alza en el ingreso de las personas haría aumentar el dinamismo económico. Gráfico I: Mercado Laboral en Chile

Fuente: Elaboración Propia en base a INE, primer trimestre 2013

En Chile la población económica activa es de 8.242.600 personas, que corresponden a los mayores de 15 años, de los cuales el 93,83% se encuentra realizando alguna actividad económica, de los cuales el 5% se encuentra cesante y cerca al 1% busca trabajo por primera vez, entre ellos estudiantes recién egresado de enseñanza media, técnico profesional y universidades.
2

Adam Smith (1789), teoría de libre mercado donde las fuerzas de mercado se acomodan de manera por sí misma y de manera eficiente para fijar el precio.

6

Datos empíricos señalan que el 60% de empleos en Chile corresponden a los entregados por las pequeñas y medianas empresas; es decir alrededor de 4.945.488 personas. A estas estructuras de capital le es difícil pagar más de lo que la legislación impone, es decir contratan trabajadores desde $193.000. Si eventualmente se aprobase subir el salario mínimo a $201.900 por el congreso, con un aumento nominal de $8.900, la PYME para poder mantener los mismos costos tendría que despedir a un trabajador cada 21 trabajadores (193.000/8.900). A nivel macro habría un incremento de 556.000 personas cesantes, en el total país el porcentaje de cesantes seria de 11,94% versus el 5% actual. Sin embargo este análisis se encuentra sesgado ya que no considera al recurso humano como factor estratégico para alcanzar objetivos económicos, empresariales y sociales. Un trabajador con una mayor poder adquisitivo podrá satisfacer de mejor manera su canasta de consumo, mayor motivación en la funciones a desempeñar, menor rotación de los cargos donde se podrán evitar la deserción y la fuga de capitales entiendo que muchas veces se transforma esta última en costos hundidos por concepto de capacitación

Tabla I: Población Económica Activa mayor de 15 años (ambos sexos), primer trimestre 2013.

7

Tabla II: Inactivos (ambos sexos), primer trimestre 2013.

Dentro de los inactivos Potencialmente Activos se encuentran personas con menores competencias físicas, muchas veces estas personas se desempeñan dentro del mercado del teletrabajo3 que es nicho importante donde el las ministerios de economía y del trabajo tienen mucho que aportar en tema de fiscalización, incentivos a desarrollar a estas tareas que son cada vez demandadas. A modo de crítica, un porcentaje relevante de inactivos en la fuerza laboral se debe a las barreras arquitectónicas de las infraestructuras de las empresas e instituciones de gobierno que no permiten un libre desplazamiento y hegemonía a personas con capacidades diferentes

El siguiente grafico muestra una serie histórica entre porcentaje salarial y PIB per capital, se considera mini- salario el cual es inferior al 30% del PIB per capital en este escenario de
3

Trabajo a distancia por medio de tecnologías de la información.

8

privilegia el crecimiento económico más que las políticas de distribución, equidad y desarrollo. También existe el concepto maxi- empleo que son los salarios que alcanzan el 75% del PIB per capital, lo que no se muestra del todo positivo ya que con este aparece el mercado del trabajo informal.

9

10

Conclusiones

Al realizar el análisis de las cifras descritas por el crecimiento del país, no hay una coherencia entre dicho comportamiento económico y la evolución del salario mínimo, acentuando la inequidad en la distribución de riquezas del país. No existen instancias válidas que representen a los trabajadores, empresarios y el estado en igualdad de condiciones, para discutir y consensuar los ajustes que deben sufrir los salarios mínimos. El comportamiento del salario mínimo se ha situado durante gran parte de los últimos períodos sobre el monto crítico que define el mini-salario mínimo. Pero en los últimos años, ese indicador ha demostrado una tendencia a posicionarse por debajo de la línea del mini-salario mínimo. Se hace indispensable que Chile cuente con un proyecto país, que permita incluir los mecanismos para subsanar el posible impacto económico sobre las PYMES, si está definido como tema de fondo el alza del salario mínimo. Generando los incentivos necesarios en aquellos sectores con mayores riquezas, para participar de un sistema tributario que permita financiar las inequidades que se evidencian en el actual sistema. Bajo las actuales condiciones de salario mínimo no es factible aplicar en toda su magnitud, los aspectos relacionados al Capital Humano como Factor estratégico de las empresas, ya que el trabajador que recibe dicho salario tiene necesidades básicas insatisfechas con un poder mucho más fuerte en sus motivaciones, que las esperadas bajo un programa de creación y obtención de talentos. La evolución que ha presentado en los últimos años el ajuste al salario mínimo no nos proyecta a mejoras sustancialmente importantes para el futuro, lo cual nos confronta con el escenario que tendrá que abordar el mercado laboral cuando hagan ingreso las nuevas generaciones, que vienen condicionadas a otro standard de gastos y comodidades, que frente a las limitaciones que ofrece el mini-salario mínimo actual, generará (creemos) un shock laboral y

11

social en torno a la brecha entre ingresos disponibles y aspiraciones requeridas por dichos individuos.

Bibliografía

Salarios e inflación en América Latina. Resultados de investigaciones recientes en la Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica y Chile; Roberto Frenkel; Desarrollo Económico Vol. 25, No. 100, 25th Aniversario de "Desarrollo Económico" (Jan.- Mar., 1986), pp. 587-622 Publicado por: Instituto de Desarrollo Económico y Social Disponible en URL:
http://www.jstor.org/stable/3466847

Ejecutivo afina fórmulas de financiamiento de bono marzo y aumento del salario mínimo (2013), Diario Financiero (11 de marzo 2013), Disponible en URL:
http://www.df.cl/ejecutivo-afina-formulas-de-financiamiento-de-bono-marzo-y-aumento-delsalario-minimo/prontus_df/2013-03-12/010514.html

Informe de Análisis Económico y Social: El Salario Mínimo y sus Implicancias Sociales en Chile. Fundación Instituto de Estudios Laboral (2010), Disponible en URL:
http://www.monitoreolaboral.cl/Informes_Economicos_Social/XLII%20El%20Salario%20Minimo %20y%20sus%20Implicancias%20Sociales%20en%20Chile.pdf

Salario Mínimo, R. Pineda (2013), Diario La tercera, publicado el 22 de marzo 2013, Disponible en URL: http://www.politicaygobierno.cl/?p=8075 La propuesta de aumento del sueldo mínimo y sus implicancias para las Pymes, (2012), CNN chile (2 de mayo 2012), Disponible en URL:
http://cnnchile.com/noticia/2012/05/02/la-propuesta-de-aumento-del-sueldo-minimo-y-susimplicancias-para-las-pymes

12