Está en la página 1de 4

He visto en infinidad de partidos de

fútbol base, cómo mientras se disputa


el encuentro, el hijo que está en el
terreno de juego es corregido por su
padre, que está en la grada, dejando al
hijo en una encrucijada de difícil
solución para un chaval; o hago caso a
mi padre que es mi referente en la
vida diaria o a mi entrenador que es el
técnico responsable durante muchas horas a la semana de mi
educación deportiva.

Creo que en el fútbol de las categorías inferiores, los padres no


deben influenciar a sus hijos y deben de tener confianza en los
técnicos que están trabajando con ellos, por que a la larga eso es
perjudicial en su progresión como personas y como deportistas.

Muchos padres creen que sus hijos van para figuras y se


interfieren en la labor de los técnicos, para que sus hijos tengan
más protagonismo, y eso tiene un efecto contrario en los
chavales, volviéndolos individualistas y sin sentimiento de
equipo, y lo que es peor cargan de una presión a los chavales
que a esa edad no están preparados para sobrellevarla.

La labor de los padres es educar a sus hijos en los valores de la


vida, y los técnicos prepararlos físicamente, técnicamente y
tácticamente. Por esa razón los entrenadores de fútbol base
deben de ser titulados y con preparación, por que a esa edad es
en donde se sientan las bases para llegar a ser un buen jugador
de fútbol.

La cadena más importante de fútbol base a nivel internacional es


la del Ajax C. F., aquí los equipos técnicos de las categorías
inferiores realizan captaciones en todas las regiones de Holanda
buscando jóvenes valores que tengan proyección de futuro.

Al terminar la elección de los chavales que cumplen los


requisitos de selección, el siguiente paso es hablar con los
padres para indicarles algunas normas indispensables para que
su hijo pueda formar parte de esta prestigiosa cadena de fútbol
holandesa. Condición sin ecuanum es que los padres tienen
prohibido asistir a entrenamientos y a partidos de sus hijos. No
pueden inmiscuirse en el trabajo de los técnicos hasta que
finalice la formación de su hijo en el paso por todas las categorías
inferiores, siempre que la progresión vaya siendo la adecuada a
los niveles en los que trabaja el Ajax.

No es de extrañar la aparición de
jugadores jóvenes holandeses con
una técnica y una educación táctica
por encima de la media a esta edad
tan precoz. Pero los que no han
logrado llegar a cumplir su sueño,
seguro que su formación como
deportistas y como personas ha sido
la adecuada y habrán adquirido una buena educación para poder
conseguir las metas que se propongan.
Los padres entrenadores, ejercen una influencia negativa a sus
hijos, así como los padres que hacen entender a sus hijos que son
unas figuras. Esto a la larga puede producir un estancamiento
deportivo y personal a sus hijos, por eso desde aquí pido que
dejen trabajar a los técnicos cualificados y notarán la evolución
de sus hijos.

Recordar sobre todo que a esta edad el


fútbol es un juego, es una puerta que les
abrimos a los niños para que se
enganchen a un modo de vida sano y
noble, y los padres debemos de
tomárnoslo de esa manera, lo de menos
son los resultados de los partidos, lo
importante es que nuestros hijos están
aprendiendo unos valores de compañerismo, competencia sana,
sentimiento de grupo, amistad, etc.. que estando en casa jugando
a la play o enganchado al ordenador no lo lograrán nunca.

Hay muchos técnicos de fútbol base, que son como unos tutores
de los chavales, que en algunos casos son como segundos
padres, y es bueno que exista una comunicación fluida entre
padres y entrenadores sobre todo en temas de índole personal,
estudios, malas notas, etc. Por eso es de valorar el trabajo de
todos los técnicos del fútbol base, por eso pediría a los padres
que aprovechen esta oportunidad y no interfieran en la parcela
de los técnicos.

UN SALUDO FRANCIS SANTANA