Está en la página 1de 8

HIPERDIMENSIONAL

El estado de varias dimensiones físicamente que conozco hasta el


momento, son 4.

Tres son físicos y la cuarta no pertenece a la física.

Y la única explicación que existe hasta el momento se basa en la


dinámica de los cuerpos.

1- ) La región de los estados en reposo de los cuerpos.

2- ) La región de los estados relativista de los cuerpos.

3- ) L a región de los estados de congelación de los cuerpos.

4- ) La región inmaterial o región de nuevas dimensiones.

Esto quiere decir que la cuarta dimensión está compuesta por


subniveles, que comprenden otras dimensiones.

Por a hora conozco que la única forma de alcanzar estas regiones o


dimensiones es realizando un viaje a la velocidad superior a la de
luz.

La velocidad de la luz en este caso queda como punto de


referencia, para velocidades mayores que la luz.

Mientras más superamos la velocidad de la luz nuevas dimensiones


se hallaran.

Pero así como puede existir una soni fusión nuclear acústica, lo cual
no se necesita enorme energía y temperatura para fusionar el
átomo, así mismo no se necesita realizar un viaje a la velocidad
igual o superior a la luz para teletransportarnos a otras
dimensiones.

Debería de existir una frecuencia determinada que nos conecte con


otras dimensiones y converger con esta dimensión.

Si vibráramos a una frecuencia armónica determinada y nos


sintonizarnos no con los cuerpos celeste, si no con otras
dimensiones y convergiéramos en un punto del espacio-tiempo,

Seguramente nos tele transportamos a otras dimensiones.

Esta barrera o cortina que nos separa de otra dimensión, no es otra


cosa que un portal en un punto cualquiera del espacio-tiempo.
Para transportarnos en diferentes dimensiones deberíamos vibrar
en otras frecuencias armónicas diferentes.

¿Será que las llaves para abrir estas barreras serian las vibraciones
armónicas de orden superior y orden subsiguientes y pasar por la
barrera por efecto túnel?

Es la única forma que existe en donde no se necesita de enorme


energía, para trasladarnos a otras dimensiones paralelas a la
nuestra.

El efecto túnel se puede apreciar en las reacciones nucleares,


cuando se bombardea un núcleo atómico con protones o con
partículas alfa de energía no muy elevada de un orden de 4 a 7Mev.

Pero con partículas muy energética del orden de 10Mev. O más son
repelidos por los protones en los núcleos atómicos.

La partícula atraviesa el núcleo por efecto túnel, indicando su


naturaleza ondulatoria.

Por ejemplo dos núcleos atómicos pueden actuar como un universo


de dos mundo paralelo donde el electrón con una energía
determinada atraviesa la barrera por efecto túnel, este es un
fenómeno en física nuclear donde se demuestra la naturaleza
ondulatoria de la partícula.

El electrón no solo es un corpúsculo, sino que también actúa como


onda, el electrón en una mitad de su tiempo puede atravesar el
núcleo vecino y la otra mitad de su tiempo volvería estar en su
átomo original.

Esta es una idea de que en nuestro universo (nuestro átomo) y


nosotros sus electrones, podemos atravesar la barrera de otro
universo paralelo (átomo vecino) por efecto túnel.

Debería de existir un rango de frecuencia armónica de orden


superior, donde nos daría una energía clave E = hv, para atravesar
la barrera del otro universo por efecto túnel, como si nosotros
fuéramos una onda en el universo con una energía determinada.

Al decir que somos una onda en el universo, si vibramos a


frecuencias armónicas claves, nuestro cuerpo se volvería de
energía, como si fuéramos fantasma con cuerpos, al estar en este
estado podemos realizar un viaje en el tiempo o nos tele
transportamos a otras dimensiones.

Pienso que no solo la velocidad de la luz o mayor que la luz nos


pueda llevar a realizar estos viajes a otros tiempos o a otras
dimensiones.
Por ejemplo la transmisión de energía de las dimensiones
superiores a la nuestra, se la puede relacionar al gradiente de
temperatura, ósea siempre las temperaturas elevadas se
distribuyen sobre las temperaturas bajas.

Existirá una energía superior a la nuestra, si es así ¿Cómo sería?

¿Energía a base de energía oscura?

La fuente de la llamada energía oscura es infinita, por ende si se la


puede reactivar tendríamos energía literalmente gratis o
extremadamente barata.

Así como en la tierra existen energía química dispuestas a ser


convertida en otros tipos de energía, como energía eléctrica,
térmica, mecánica, etc.

El universo ofrece un tipo de energía diferente a la que existen en


la tierra a base de los elementos químicos.

La energía del universo es una energía formadas por partículas


exóticas que no interactúan con la materia, y ni si quiera con la luz
y la radiación.

Parecería que estas partículas estuviesen congeladas en el espacio


–tiempo, por lo cual tendría que haber la forma de reactivarlas, con
el fin de utilizar esta fuente inagotable de energía eterna.

Quizás su dinámica no se encuentre en los movimientos acelerados,


caso contrario su energía estaría reactivada, no poseen velocidad,
por lo cual poseen energía cinética nula.

Lo que si estoy seguro es que poseen energía potencial y su


dinámica se encuentra en el interior de la partícula, la dinámica
interna de la partícula hacen que dichas partículas genere
movimientos de rotación y posean movimientos elásticos puro,
estos movimientos elásticos lo generan las explosiones de estrellas
o cualquier tipo de energía perturbadora que pongan en
movimiento elástico a la energía oscura.

Como los movimientos son solo elásticos, estas partículas vuelven a


su estado inicial o en reposo.

La energía oscura no absorbe y ni emite energía equivalentes, lo


cual la convierte en materia oscura o muerta.

Es un mar infinito de energía oscura, que no nos damos cuenta que


la tenemos en nuestra narices.

Coexisten paralelamente con la materia y energía que conocemos,


pero no interactúan.
La luz solar la hacen invisible, no interactúan con los fotones, pues
son transparentes entre sí.

La solución sería de aprovechar su dinámica interna y reactivarlas


con campos magnéticos adecuadamente diseñados para este tipo
de partícula-onda exótica.

Tiene que existir una energía E = hv que active a la energía oscura,


cuya energía sea equivalente a la energía interna de la partícula y
la frecuencia interna de la partícula.

Sería una fuente infinita de energía.

Los micros vórtice de energía que forman internamente dichas


partículas pueden actuar como portales del tiempo o portales para
trasladarnos a otras dimensiones.

Los patrones dimensionales están relacionados en una serie de


números y de oscilaciones vibratoria determinada.

En dimensiones geométricas podemos decir que somos de una


dimensión tridimensional en las regiones física en la materia.

EL HOMBRE UN SER DE ENERGIA

Como seres materiales estamos limitados por un sistema de leyes


naturales, pero no estamos limitados en las leyes artificiales y
descubrimientos que hacemos atreves de las cosas materiales y
naturales.

El propósito de nuestras vidas es llegar al pleno conocimiento y dar


paso a una nueva ciencia, que quizás nos de informaciones valiosas
y descubrimientos nunca antes visto, y nunca antes experimentado.

Podemos aplicar esta famosa relación de E = m = hv, esta


pequeña ecuación y relación nos enseña la descomposición de la
materia en energía, de los fraccionamientos de las partículas
atómicas en partículas secundarias o subatómicas.

Podemos integrar esta ecuación a nuestras investigaciones para


dar paso a descubrimientos inesperados, por ejemplo si E= hv, la
energía es el producto de la frecuencia multiplicada por la
constante de Planck.

Nosotros estamos compuestos de energía sin lugar a dudas, esta


energía se encuentra en forma de partículas y estas partículas
forman parte de los átomos, los átomos forman moléculas, es todo
un sistema integrado y relacionado.
Si una partícula posee una energía que depende de la frecuencia en
que vibre, ¿existirá una frecuencia donde la partícula cambie su
naturaleza y viceversa?

Es lógico que si la hay, puesto que las partículas materiales poseen


doble naturaleza la ondulatoria y la corpuscular.

¿Será que podemos nosotros tener esta doble naturaleza?

¿Cuál será la frecuencia que nos lleve a este estado inmaterial o


estado de energía?

¿Solo las partículas atómicas tienen esta naturaleza, siendo el


hombre formado de dichas partículas?

¿Y si estamos formados de dichas partículas, no pensamos que


nuestro sistema de partículas se comporte como una partícula
única?

¿Ósea que somos seres de energía pura?

Claro que sí, es obvio, esta energía esta en todo nuestro cuerpo en
forma de energía estática, que nos dan cargas eléctricas estáticas.

Si vibráramos a ciertas frecuencias esta energía se sentiría en


nuestros cuerpos y la transmitiéramos a otros cuerpos.

La frecuencia clave debería de ser medida con precisión para un


sistema de partículas integrado, como somos nosotros los seres
materiales.

Como seres de energía podemos vibrar a frecuencias armónicas, a


una frecuencia dada y relacionada, es por este motivo que la clave
para encontrar estas frecuencias está en la ecuación de Einstein y
de la relación E = m = hv.

Por ejemplo si utilizamos la relación sin conocimientos y la


aplicamos para hallar la frecuencia que nos llevaría a obtener una
doble naturaleza, obtendríamos resultados erróneos y la frecuencia
para que un ser humano pase hacer un ser de doble naturaleza la
humana (carne y huesos) y la de energía (ondulatoria), por lo que el
hombre se comportaría, como una onda de energía corporal.

En este estado podemos conectarnos a otras dimensiones, viajar a


velocidades relativa o igual a la luz.

Seriamos seres de energía corporal inteligentes.

Si calculamos la frecuencia que nos llevaría a este estado,


utilizando la relación relativista, como por ejemplo: Un hombre
pesa 70 Kg. Calcular la frecuencia que nos llevaría a este estado
energético.
E=m = 70Kg. (3.0 m/s = 6.3 Joule

De la relación E = m = hv

La frecuencia seria: v = 6.3 Joule / 6.63 J.s = 9.5


Hz.

Esta frecuencia es muy exagerada y no concuerda, a esta


frecuencia nos llevaría a la desimanación de nuestro cuerpo en sus
partículas componentes.

No queremos desintegrarnos por completo, solo queremos estar en


un estado de doble naturaleza, en donde nuestro cuerpo no pierda
su forma y nuestros órganos sigan funcionando bien.

Este estado corporal es el que nos daría la vida eterna, tendría


nuestro cuerpo una doble función sin alterar nuestra naturaleza
humana material.

Puesto que esta frecuencia depende de la masa del cuerpo, la


velocidad que la ecuación indica no sería la necesaria, a la
velocidad de la luz nos llevaría a obtener estas frecuencias.

Si bien no es necesario alcanzar una velocidad igual o relativa a la


luz, para poder alcanzar una doble naturaleza, sería suficiente si
nuestro cuerpo estuviera confinado en un molde y estuviera
expuesto a un campo electromagnético de frecuencia determinada,
se tendría que especificar la frecuencia del campo
electromagnético, si nuestro cuerpo vibrara en el molde y entrara
en concordancia de fase con la frecuencia del campo
electromagnético inducido en un molde o en confinamiento
adecuado, se esperaría que la energía de nuestro cuerpo circule,
hasta que forme nuestro cuerpo un campo electromagnético igual
al campo electromagnético inducido entrando en resonancia
magnética.

A este punto y con una frecuencia vibratoria determinada, tendría


que ver un efecto en nuestro cuerpo, sin alterar nuestros órganos
humanos.

La cuestión sería: Alcanzamos la doble naturaleza reactivando


nuestra energía interna sin alterar ningún órgano humano, o
sucedería que nuestros órganos se verían afectados y no pasaría
absolutamente nada.

Pues debería ocurrir lo que esperamos, siempre y cuando nuestro


cuerpo vibre a una frecuencia armónica constructiva y no
destructiva.
Esto quiere decir que nuestro cuerpo no sea alterado en nada, sin
sufrir ningún daño.

¿Existen dichas frecuencias vibratorias en los diferentes niveles de


frecuencias en el universo, que a tal punto nuestros cuerpos sean
transformados, sin ser destruido?

Es la pregunta del experimento que se debe realizar con un ser


vivo.