Está en la página 1de 4

Competencias, conocimientos, capacidades y

habilidades
En medios educativos se habla de competencias y el término empieza
a llegar a las aulas, a las reuniones de profesores, a las pruebas de
evaluación, etc. A menudo como sinónimo de conocimiento,
capacidad o habilidad. Esto no hace más que profundizar en la
confusión existente sobre el significado preciso de cada uno de estos
términos, por consiguiente, puede ser pertinente proponer algunas
definiciones simples y operativas.

Cuando alcanzamos la comprensión de un saber desde su lógica


interna, la que permite seguir profundizando en su construcción y
desarrollo, decimos que hemos alcanzado el dominio o adquisición de
un conocimiento.

Cuando relacionamos este conocimiento concreto con un contexto de


realidad y ampliamos nuestro campo cognoscitivo entendiendo e
interpretando el conocimiento en función de la realidad con la que se
relaciona, nos hallamos frente a una capacidad.

Cuando esta capacidad se manifiesta y permite la aplicación del


conocimiento sobre una realidad específica para su transformación,
estamos situados en el dominio de las habilidades.

Cuando una realidad compleja exige seleccionar entre el universo de


conocimientos, capacidades y habilidades relacionadas con dicha
realidad, aquellas que se requieren para su comprensión y
transformación nos encontremos frente a una competencia. Su
desarrollo en la persona exige no tan sólo capacidad de gestión global
de las mismas sino también un cierto grado de conjunción con
determinadas actitudes y valores personales.

EJEMPLOS:

Cuando alcanzamos la comprensión de un saber desde su lógica


interna, la que permite seguir profundizando en su construcción y
desarrollo, decimos que hemos alcanzado el dominio o adquisición de
un conocimiento.

• Conocimiento: Conocer la estimación y medida de distancias en


planos y mapas a partir de la escala numérica.

Cuando relacionamos este conocimiento concreto con un contexto de


realidad y ampliamos nuestro campo cognoscitivo entendiendo e
interpretando el conocimiento en función de la realidad con la que se
relaciona, nos hallamos frente a una capacidad.
• Capacidad: Saber aplicar la estimación y medida (entendiendo e
interpretando el conocimiento) de distancias en planos y mapas
(contexto de realidad) a partir de la escala numérica.

Cuando esta capacidad se manifiesta y permite la aplicación del


conocimiento sobre una realidad específica para su transformación,
estamos situados en el dominio de las habilidades.

• Habilidad: Dado un plano de un piso (contexto de realidad


específica), determinar (aplicación del conocimiento) las
dimensiones reales de la cocina, del comedor (transformación).

Cuando una realidad compleja exige seleccionar entre el universo de


conocimientos, capacidades y habilidades relacionadas con dicha
realidad, aquellas que se requieren para su comprensión y
transformación nos encontremos frente a una competencia. Su
desarrollo en la persona exige no tan sólo capacidad de gestión global
de las mismas sino también un cierto grado de conjunción con
determinadas actitudes y valores personales.

• Competencia básica: En el Instituto hay que construir un campo


de fútbol sala, se pretende que el campo tenga las medidas
reglamentarias (realidad compleja), elabora y estima (capacidades
y habilidades) el plano del patio así como las dimensiones del
campo y expón los resultados a tus compañeros /as.

Tareas tipo para la competencia matemática:

• Dado un texto en el cual corresponde información numérica


diversa (horas, años, medidas de longitud, medidas de peso,
fracciones, costes, etc., pero sin los valores numéricos), rellenarlo
con los números adecuados y con la escritura formal que
corresponda.

• Lectura de la información de una tabla de doble entrada; por


ejemplo, información de un horario de trenes y deducción de la
hora en la que tiene que cogerse, a la que llega a su destino, si
todos los trenes tardan el mismo tiempo, etc.

• Dada una noticia de prensa con información cuantitativa de tanto


por ciento, lectura en profundidad para captar si en la expresión
hay errores o no. Por ejemplo: Los estados han decidido dedicar
un 0,7% de su PIB a los países del tercer mundo. ¿Quiere decir
eso que se dedicarán al Tercer Mundo 7 de cada 100 euros del
PIB? Justifica tu respuesta.

• Presentación de una situación cotidiana de compra de bienes o


servicios para la clase (por ejemplo contratar la semana blanca
para irnos a esquiar al Pirineo), considerando diferentes aspectos
expresados en diversos apartados. El alumno/a tendrá que calcular
el coste para cada chico/a o para cada familia.

• Elaboración de un presupuesto para pintar la escuela, buscando


información y valorando la necesidad de resultados exactos o
aproximados.

• Presentación de situaciones de proporcionalidad directa; por


ejemplo, cambio de ingredientes de una receta de cocina en
función del número de comensales, y deducción de la información
que haga falta.

• Ante una variación de magnitudes físicas de un fenómeno,


valoración de si varían proporcionalmente y determinación de la
variación cuantitativamente.

• Observación de si es capaz de plantear un proceso de solución y


ejecutarlo, así como si es capaz de valorar la solución o soluciones
obtenidas (ej.: simulación de la organización de una actividad para
obtener dinero para un viaje, planificación de las actividades, los
gastos, previsión de ganancias...).

• Planteamiento de una situación de compra de un objeto


(ordenador, bicicleta...) que pueda interesarles. Observación de
precios, pago de impuestos, descuentos, posible compra a plazos,
etc.

• Planificación de los gastos personales mensuales.

• Verificación de si la selección del instrumento y su uso son


adecuados a la situación planteada: - Ej.: simulación de la
necesidad de comprar una valla para rodear el recinto escolar y
decidir qué medidas hace falta tomar. Ej.: simulación de la
necesidad de preparar un menú para 30 alumnos/as durante un
día para irnos de acampada y decidir las cantidades que hace falta
comprar a partir de la lectura de datos de envases alimenticios.

• Cálculo de las dimensiones de la sala de clase, la superficie de una


vivienda, de una habitación, de un campo de deportes, etc.
• Estimación de distancias en el patio del colegio, en el parque, en el
barrio, en la ciudad, en espacios mayores...; estimación del peso
de objetos de uso común de diferentes órdenes de magnitud: un
coche, una persona, un libro, una pastilla...

• Dar una información con datos de medida erróneos y detección de


qué valores no pueden estar bien (sobre azúcar de 50 g; botella
de refresco de 2 cl, etc.).

• Utilización de métodos de medida indirecta para calcular la altura


de una torre, la anchura de un río, la hora solar, etc.

• Descripción de un itinerario por la ciudad o pueblo donde viven


para guiar a un turista de un sitio a otro.

• Estimación y medida de distancias en planos y mapas a partir de


la escala numérica. Ej.: a partir del plano de un piso, determinar
las dimensiones reales de la cocina, del comedor. A partir del plano
del patio estimar las dimensiones del campo de futrito. A partir de
las dimensiones del plano del parque estimar las dimensiones a un
área de juegos, etc.

La capacidad puede entenderse como la potencialidad de hacer una


cosa. Implica poder, aptitud, pero es un concepto estático. La
competencia sería la plasmación de esa potencialidad en acto, la
capacidad llevada a contextos determinados, concretos, ligada a la
acción. Se trata entonces de un concepto dinámico. Los dos
conceptos están íntimamente unidos: se necesita ser capaz para ser
competente; la capacidad se demuestra siendo competente (ya que
soy de ciencias, me recuerda al decímetro cúbico y al litro: uno es
potencial, almacén; el otro el relleno, el líquido en sí –el agua, el
vino,...)