Está en la página 1de 14

CIUDADANOS DIPUTADOS INTEGRANTES DE LA LXI LEGISLATURA DEL CONGRESO DEL ESTADO DE OAXACA. P R E S E N T E S.

Los suscritos DIPUTADOS FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO Y PÁVEL RENATO LÓPEZ GÓMEZ, INTEGRANTES DE LA FRACCIÓN PARLAMENTARIA DEL PARTIDO DEL TRABAJO DE ESTA LEGISLATURA DEL HONORABLE CONGRESO DEL ESTADO, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 50 Fracción I de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, 70 y 72 del Reglamento Interior del Congreso del Estado de Oaxaca, sometemos a la consideración de esta soberanía la siguiente INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO MEDIANTE EL CUAL SE REFORMA EL ARTÍCULO 143 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL ESTADO DE OAXACA, basándonos para ello en la siguiente:

EXPOSICION DE MOTIVOS.

La relación y convivencia de pareja, basada en el afecto, es expresión genuina de la naturaleza humana y constituye un cauce destacado para el desarrollo de la personalidad. El matrimonio, considerado, como una institución jurídica de relevancia social que permite realizar la vida en común de la pareja.

La sociedad evoluciona en el modo de conformar y reconocer los diversos modelos de convivencia, por ello el legislador no debe ignorar la realidad, debe actuar en consecuencia, y evitar toda quiebra entre el Derecho y los valores de la sociedad cuyas, relaciones ha de regular. Nuestra realidad social deviene mucho más plural y dinámica. La convivencia como pareja entre personas del mismo sexo basada en la afectividad, ha sido objeto de rechazo y discriminación en muchas de sus formas, sin embargo el reconocimiento y aceptación social creciente, ha venido superado arraigados prejuicios y estigmatizaciones. Se admite, que esta convivencia en pareja es un medio a través del cual se desarrolla la personalidad de un amplio número de personas, convivencia mediante la cual se prestan entre sí apoyo emocional y económico, sin más trascendencia que la que tiene lugar en una estricta relación privada, dado su, hasta ahora, falta de reconocimiento legal.

La historia evidencia una larga trayectoria de discriminación basada en la orientación sexual, discriminación que con la presente iniciativa se pretende remover. El establecimiento de un marco de realización personal que permita que aquellos que libremente adoptan una opción sexual y afectiva por personas de su mismo sexo puedan desarrollar su personalidad y sus derechos en condiciones de igualdad, se ha convertido en exigencia de un amplio sector, una exigencia a la que esta medida trata de dar respuesta.

En el año 2010, la COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS publicó el informe especial sobre VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS Y DELITOS COMETIDOS POR HOMOFOBIA, en dicho estudio se revela que la violación a los derechos humanos y los delitos cometidos en agravio de la población LGBTTT, México ocupa el segundo lugar de América Latina en crímenes por homofobia durante el periodo 1995-2006 y llega a la cifra de 420 homicidios cometidos en dicho periodo.

Por su parte la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha señalado que la dignidad humana, como derecho fundamental superior reconocido por el sistema jurídico mexicano, deriva, entre otros, el libre desarrollo de la personalidad, es decir, el derecho de todo individuo a elegir, en forma libre y autónoma, cómo vivir su vida, lo que comprende, entre otras expresiones, la libertad de contraer matrimonio o no hacerlo; la de procrear hijos y decidir cuántos, o bien, decidir no tenerlos; la de escoger su apariencia personal; así como su libre identidad sexual.

La Constitución Federal no excluye las relaciones de pareja de una forma diferente a la que haya existido hasta el momento, regulación que dé cabida a las nuevas formas de relación afectiva. Pero, además, la opción reflejada en esta iniciativa tiene fundamentos constitucionales en los artículos 1 y 4 de nuestra Carta Magna, que deben ser tomados en cuenta por el constituyente permanente. Así, la promoción de la igualdad efectiva de los ciudadanos en el libre

desarrollo de su personalidad, la preservación de la libertad en lo que

a las formas de convivencia se refiere, y la instauración de un marco

de igualdad real en el disfrute de los derechos sin discriminación alguna por razón de sexo, opinión o cualquier otra condición personal son valores consagrados constitucionalmente, cuya vigencia debe reflejarse en la regulación de las normas que delimitan el estatus del ciudadano, en una sociedad libre, pluralista y abierta.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo 1º y 4º establece lo siguiente:

Artículo 1. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico

o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social,

las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias

sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad

humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Artículo 4o. El varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta

protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

En función de lo previsto por las disposiciones constitucionales referidas, la regulación del matrimonio que ahora se pretende legislar, trata de dar satisfacción a una realidad palpable, cuyos cambios ha impulsado un amplio sector de la sociedad mexicana, y la oaxaqueña no es ajena a dicho reclamo; con la contribución de los grupos organizados que han venido defendiendo el respeto pleno de derechos para todos, con independencia de su orientación sexual, realidad que requiere un marco jurídico que determine los derechos y obligaciones de todos cuantos formalizan sus relaciones de pareja.

Nuestro alto Tribunal reconoce como un hecho indiscutible que la naturaleza humana es sumamente compleja, lo cual, en la especie, se representa con uno de los aspectos que la conforman, que es la preferencia sexual de cada individuo, la que indudablemente orienta también su proyección de vida, sobre todo, en este caso, la que desee o no tener en común con otra persona, ya sea de diferente o de su mismo sexo. Es, por tanto, la orientación sexual de una persona, como parte de su identidad personal, un elemento relevante en el proyecto de vida que tenga y que, como cualquier persona, incluye el deseo de tener una vida en común con otra persona de igual o distinto sexo y que, en modo alguno, deberá limitarlo en la búsqueda y logro de su felicidad. En este punto, destaca también que dentro de los derechos fundamentales, se encuentra el derecho a la identidad personal y

sexual, entendiéndose por el primero, el derecho de todo individuo a

ser uno mismo, en la propia conciencia y en la opinión de los demás,

de acuerdo con sus caracteres físicos e internos y sus acciones, que

lo individualizan ante la sociedad y permiten identificarlo, lo que

implica, además, la identidad sexual, que lo proyecta frente a sí y

socialmente desde su perspectiva sexual, así como su preferencia u

orientación sexual y que, por tanto, se inscribe dentro de la

autodeterminación de las personas e incide en el libre desarrollo de las

mismas, al ser un elemento que innegablemente determinará sus

relaciones afectivas y/o sexuales con personas de diferente o de su

mismo sexo y de ahí, su elección de con quién formar una vida común

y tener hijos, si es que desea hacerlo.

Actualmente, el Código Civil para el Estado Libre y Soberano de

Oaxaca establece lo siguiente:

Artículo 143.- El matrimonio es un contrato civil celebrado entre un solo hombre y una sola mujer, que se unen para perpetuar la especie y proporcionarse ayuda mutua en la vida.

El contrato de matrimonio solamente se disuelve por la muerte de alguno de los cónyuges o por el divorcio.

El Estado procurará, por todos los medios que estén a su alcance, que las personas que vivan en concubinato contraigan matrimonio. Para la realización de este fin, que es de orden público, se efectuarán campañas periódicas de convencimiento.

Hay concubinato cuando un solo hombre y una sola mujer solteros se unen, como si estuvieren casados. Salvo disposición de la ley en otro sentido, cuando este Código hable de concubina o se entenderá que se

refiere a las personas que viven en las condiciones supuestas en este precepto

Como hemos venido precisando, la sociedad ha venido

evolucionando, de ahí que tocante a la regulación del matrimonio, la

disposición civil vigente en Oaxaca, no se ajusta al espíritu contenido

en los artículos 1 y 4 de la Constitución Federal, ni a los Tratados

Internacionales que reconocen los derechos humanos de todas las

personas relativos a la igualdad y a la no discriminación; tampoco es

acorde con la Declaración Universal de los Derechos Humanos en sus

artículos 2 y 7; contraviene el artículo 2 de la Declaración Americana

de los Derechos y Deberes del Hombre, en donde se encuentra la

garantía de plenos derechos y libertades a toda persona sin distinción

alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de

cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica,

nacimiento o cualquier otra condición. México es estado firmante de la

Convención sobre el consentimiento para el matrimonio de 1962, que

entre otros aspectos establece que toda persona tiene derecho de

casarse sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o

religión.

En países como Holanda (desde 2001), Bélgica (desde 2003),

España (desde 2005), Canadá (desde 2005), Sudáfrica (desde

2006), Noruega (desde 2009), Suecia (desde 2009), los matrimonios

entre personas del mismo sexo, están debidamente regulados en sus

legislaciones.

Por el contrario, la legislación de 78 países criminaliza las relaciones homosexuales, y en Irán, Mauritana, Arabia Saudita, Sudán y Yemen están castigadas con la pena de muerte, según la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales.

Para el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon,

la homofobia es “un ultraje moral, una grave violación de los derechos

humanos y una crisis de salud pública”, refiere en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

En nuestro país, el 29 de diciembre del año 2009, se publica en la Gaceta Oficial del Distrito Federal las modificaciones al artículo 146 del Código Civil del Distrito Federal, en dicha disposición legal por primera vez se legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuyo ámbito de aplicación es el Distrito Federal.

En el contexto antes señalado, nuestra legislación Civil Oaxaqueña debe adecuarse a la realidad, modificando la ley en la que se permita que el matrimonio sea celebrado entre personas del mismo

o distinto sexo, con plenitud e igualdad de derechos y obligaciones

cualquiera que sea su composición. En consecuencia, los efectos del matrimonio, que se mantienen en su integridad respetando la configuración objetiva de la institución, serán únicos en todos los ámbitos, con independencia del sexo de los contrayentes.

La presente medida, sin lugar a dudas tendrá beneficios de índole social, de combate a la discriminación y sobre todo en materia de salud pública, pues una de las conclusiones a las que arribó el XI Congreso Nacional sobre VIH celebrado en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas del 27 al 30 de noviembre de 2009, fue que la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, contribuye a la eliminación de obstáculos para la prevención y atención del VIH/SIDA.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, al resolver la Acción de Inconstitucionalidad 2/2010, tomó en consideración la opinión de especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, quienes concluyeron: "La legalización del matrimonio homosexual puede tener efectos positivos. Primero, porque la experiencia internacional demuestra que la legalización de las uniones civiles de las personas homosexuales genera una mayor aceptación y respeto por parte de la población. Y segundo, porque es posible que el reconocimiento y regulación legal de las uniones homosexuales ayude a fortalecer la pluralidad social y contribuya así a la integración definitiva de las personas homosexuales en todos los ámbitos. La ley puede ayudar a reducir la intolerancia en la medida en que el Estado Mexicano se resuelva a castigar legalmente, con rigor, todo acto de discriminación, violencia o segregación homofóbica."

Por lo anterior, propongo reformar el artículo 143 del Código Civil para el Estado de Oaxaca, para quedar de la siguiente manera:

Artículo 143.- El matrimonio es un contrato civil celebrado entre dos personas con capacidad jurídica, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua.

El contrato de matrimonio solamente se disuelve por la muerte de alguno de los cónyuges o por el divorcio.

El Estado procurará, por todos los medios que estén a su alcance, que las personas que vivan en concubinato contraigan matrimonio. Para la realización de este fin, que es de orden público, se efectuarán campañas periódicas de convencimiento.

Hay concubinato cuando dos personas solteras se unen, como si estuvieren casados. Salvo disposición de la ley en otro sentido, cuando este Código hable de concubina o concubino, se entenderá que se refiere a las personas que viven en las condiciones supuestas

en este precepto.

Como normalmente acontece, la medida legislativa propuesta incidirá en una adaptación terminológica de los distintos artículos del código civil y de las disposiciones legales que se refieren a la figura del matrimonio, así como de una serie de normas del mismo

ordenamiento legal que contienen referencias explícitas al sexo de sus integrantes.

Primigeniamente, las referencias al marido y a la mujer deberán sustituirse por la mención a los cónyuges. En virtud de la nueva redacción del código civil, la acepción jurídica de cónyuge será la de persona casada con otra, con independencia de que ambas sean del mismo o de distinto sexo.

De ahí que, no obstante la referencia al binomio formado por el marido y la mujer subsiste en los artículos relativos a que se refieran a supuestos que puedan producirse en matrimonios heterosexuales.

En conclusión, todas las referencias al matrimonio que contienen nuestros ordenamientos jurídicos han de entenderse aplicables tanto al matrimonio conformado por dos personas del mismo sexo como al integrado por dos personas de distinto sexo.

Por lo tanto, sometemos a la consideración de esta soberanía el

siguiente:

PROYECTO DE DECRETO:

ARTÍCULO UNICO: Se

REFORMA

el artículo 143

del Código

Civil para el Estado de Oaxaca, para quedar de la siguiente forma:

ARTÍCULO 143.- El matrimonio es un contrato civil celebrado entre dos personas con capacidad jurídica, en donde ambos se procuran respeto, igualdad y ayuda mutua.

El contrato de matrimonio solamente se disuelve por la muerte de alguno de los cónyuges o por el divorcio.

El Estado procurará, por todos los medios que estén a su alcance, que las personas que vivan en concubinato contraigan matrimonio. Para la realización de este fin, que es de orden público, se efectuarán campañas periódicas de convencimiento.

Hay concubinato cuando dos personas solteras se unen, como si estuvieren casados. Salvo disposición de la ley en otro sentido, cuando este Código hable de concubina o concubino, se entenderá que se refiere a las personas que viven en las condiciones supuestas en este precepto.

T R A N S I T O R I O:

UNICO: El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.

ATENTAMENTE. SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN. “EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ”.

DIP. FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO.

DIP. PÁVEL RENATO LÓPEZ GÓMEZ.

Dado en el Palacio Legislativo de San Raymundo Jalpan, Oax., a los cuatro días del mes de diciembre del año 2012.

OFICIO: 4/12/2012/GPPT.

San Raymundo Jalpan, Oax., a 04 de diciembre del 2012.

DIP. JAVIER VILACAÑA JIMENEZ. PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DE LA LXI LEGISLATURA DEL ESTADO DE OAXACA. P R E S E N T E.

Los que suscriben DIPUTADOS FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO Y PAVEL RENATO LÓPEZ GÓMEZ, integrantes de la Fracción Parlamentaria del Partido del Trabajo de esta Legislatura del Honorable Congreso del Estado, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 70 y 72 del Reglamento Interior del Congreso del Estado de Oaxaca, solicitamos tenga a bien inscribir dentro del orden del día de la próxima sesión ordinaria de esta honorable asamblea el documento que contiene la siguiente Iniciativa de Ley con Proyecto de Decreto.

INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO MEDIANTE EL CUAL SE REFORMA EL ARTÍCULO 143 DEL CÓDIGO CIVIL PARA EL ESTADO DE OAXACA.

Aprovechamos la ocasión para enviarle un cordial saludo.

ATENTAMENTE. SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCIÓN “EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ”

DIP. FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO

DIP. PÁVEL RENATO LÓPEZ GÓMEZ