Está en la página 1de 106
rporn La ideologia del poder y el poder de la ideologia INDICE Introduccién: demarcaciones y desviaciones ... ... ... .. 1. LA FORMACIGN IDEOLOGICA DE LOS SUJETOS HUMANOS I. La dialéctica general de la ideologfa, 13.—II. Subjetividad y papel: breve digresiGn sobre le teorfa de Jos papeles, 17.—III. El uni- ‘verso ideolégico: Jas dimensiones de 1a subjetividad humana, 19.— IV. Ego-ideologias y alter-ideologias, 24. 2, EL MATERIALISMO HISTORICO DE LAS MDEOLOGEAS . L Te EIST de, ot sistemas ideolGgicos, 27,—II. 1. La generacién de las ideologfas y el cambio material, 34. 3. La consrrruci6N WEOLSGICA DE LAS CLASES .. I. Ego-ideologies de eds, 45.—IL. Alterideologis de ‘lase, 5 50 TIL, Ideologias de clase ¢ ideologias no de clase, 55.—IV. Elabora ciones y permuteciones de Jas idcologfas de clase, 60. 4, EL ORDEN SOCIAL DE LAS IDEOLOGfAS .. I, El proceso social de 1s ideologla, 63—II. 1. La organizacién social del discurso ideolégico, 66.—III. Aparatos ideolégicos, 69. 5. Ipgonocfa ¥ PoveR Potfrico I, Formes de dominacién ideolégica, 74—II. Legitimidad, consenso y conciencia de clase: ercefsmos y problemas de la teorfa polf- tiea, 80. 6. CAMBIO SOCIAL Y PODER DE LA IDEOLOGfA .. I. Procesos de movilizacién ideolégica, 92.—IT. " sujros poltios y desviacién ideolégica, 99. 13 42 63 4 vit Géran Therborn dadas de forma explicita, y no (como han tendido a Kacer los matxis- tas contempordneos) soslayadas con un silencio vergonzante, o sim- plemente repetidas, interpretadas y reinterpretadas en una serie in- terminable de exégesis marxoldégicas. Lo que aquf se pretende es una nueva formulacién de una teorfa de la determinacién material y de las ideologias de clase. Creo, por tiltimo, que el tratamiento habitual de la ideologia en Ja teorfa y el andlisis politicos es insatisfactorio, Por ello examinaré concepciones tales como la dicotomia fuerza/consentimiento, la legi- timidad, el consenso y la conciencia de clase revolucionaria, en cuan- to condiciones previas y factores esenciales del cambio revolucionario, sometiéndolas a un andlisis critico en el contexto de las principales tesis aqu{ expuestas. Estas preocupaciones criticas, por supuesto, no son exclusivas de este ensayo, que patte de otras contribuciones previas que abrieron nuevos caminos. Espero —ésa es mi intencién— que conecte con las investigaciones, reflexiones y debates actuales, algunos de los cuales son divergentes, otros paralelos, y otros convergentes. Antes de someter el texto al juicio del lector, un autor debe dar las gracias a todos los que le han ayudado, En este caso son muchos y mi deuda de gratitud es muy grande. He sacado un enorme pro- vecho del gran ndmero de criticas detalladas y constructivas realiza- das por Perry Anderson, Francis Mulhern, Gunnar Olofsson y Erik Olin Wright. También he recibido valiosos comentarios de Anthony Barnett, Robin Blackburn y Terry Freiberg, de los miembros de mi seminario sobre ideologfa en la Escuela de Verano de la Universidad de Boston (1978), y de los participantes en el interesantisimo taller sobre «La autoridad en las sociedades industriales», organizado en Bruselas por el European Consortium for Political Research y la Ca- nadian Political Science Association en abril de 1979. Kjel Tornblom me ha prestado una valiosa ayuda bibliogréfica. Patrick Camiller se ha esmerado por hacer mi inglés imprimible. Muchas gracias a todos. GORAN THERBORN Goteburgo, abril de 1980,