LA MEJORA DEL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN EL AULA DE CIENCIAS A TRAVÉS DE LA GESTIÓN DEL AULA GONZÁLEZ GONZÁLEZ, Benigno Martín

, IES El Palmar (Murcia), departamento de Física y Química

RESUMEN Con mucha frecuencia se dice que una de las bases del éxito del proceso de enseñanzaaprendizaje en ciencias puede radicar en saber relacionar suficientemente los conceptos y contenidos abstractos con la realidad concreta y cotidiana. Los modelos científicos se construyen mediante la acción conjunta de la comunidad científica, que tiene a disposición de sus miembros herramientas poderosas para representar aspectos de la realidad. El científico se sirve de ellos para explicar, interpretar y comunicar la realidad [Galagovsky y Adúriz, 2001]. Los modelos científicos suelen tener un nivel de abstracción alto debido al, también alto, grado de formalización. Este hecho hace que, muchas veces, los alumnos encuentren dificultad en la comprensión de los conceptos científicos. Aprender ciencias requiere, por tanto, reconstruir en el aula los conceptos científicos. Los recursos didácticos ayudan al docente a ello, pero además éste debe conocer los elementos de organización y gestión del aula que garanticen la comunicación en el aula y la efectividad del proceso enseñanza aprendizaje [González, 2002]. En el presente trabajo se abordan aquellos elementos que se consideran fundamentales para organizar y gestionar el aula de ciencias. Son los siguientes: 1.- Discurso del profesor: interacción verbal y no verbal 2.- Motivación, elogio y refuerzo 3.- Preparación y gestión de tareas 4.- Distribución y ocupación de espacios y del uso del tiempo

1

y que se manifiesta en motivaciones. y en ella acceden los estudiantes a lo que conocemos por currículo escolar explícito a través del proceso enseñanza-aprendizaje. en ella tienen lugar la mayor parte de las interacciones alumno-alumno y alumno-profesor. con mucha frecuencia se dice que una de las bases del éxito del proceso de enseñanza-aprendizaje en ciencias puede radicar en saber relacionar suficientemente los conceptos y contenidos abstractos con la realidad concreta y cotidiana. por tanto. A partir de las investigaciones en psicología y en ciencia cognitiva se sabe que apropiarse de cualquier aspecto de la realidad supone representárselo. y tiene por objetivo posibilitar al alumnado alcanzar los objetivos de la etapa.. es decir. el núcleo del oficio docente y el espacio donde se desarrolla el proceso de enseñanza-aprendizaje de las ciencias. intereses. es evidente la importancia que adquieren los modelos en la Didáctica de las Ciencias. capacidades y estilos y ritmos de aprendizaje diversos. Si bien nuestra vida cotidiana. La atención a la diversidad transciende. El aula es. la ley educativa en vigencia. en ella ejercen fundamentalmente su profesión los docentes. sin lugar a dudas. Introducción Una consecuencia derivada de las características básicas de los actos de aprender y enseñar es atender a la diversidad de los alumnos que tiene el profesorado en su aula. sin lugar a dudas..Distribución del poder para ganar autoridad 6. Las investigaciones en el campo educativo permiten afirmar que educar en la diversidad implica adoptar un modelo de gestión del aula que haga más fácil y accesible el aprendizaje.5. el eje de la vida diaria de los centros escolares. construir un modelo mental 2 . De hecho. El aula es. científica y escolar está impregnada por los modelos como vía que facilita la comprensión y el entendimiento de los mensajes que se reciben desde los diferentes campos.Reacción del profesor ante la disrupción en el aula 1.

2001]. reconstruir en ella los conceptos científicos. Los modelos científicos suelen tener un nivel de abstracción alto debido al. Los modelos del sentido común se construyen a partir de la experiencia cotidiana en el mundo natural y de las interacciones sociales. Los recursos didácticos ayudan al docente a ello. grado de formalización. La disrupción lleva consigo la pérdida de 3 . Las afirmaciones hechas hasta el momento permiten afirmar que el aula es un espacio privilegiado para la educación y para la enseñanza de las ciencias. los alumnos encuentren dificultad en la comprensión de los conceptos científicos. 1999]. 2004]. que tiene a disposición de sus miembros herramientas poderosas para representar aspectos de la realidad. y fuerza al profesor a invertir buena parte del tiempo de enseñanza en hacerle frente.de esa realidad [Izquierdo. va transformándose en modelo científico. Por poco frecuente y grave que sea. como no podía ser menos. los profesores de ciencias que diariamente se encuentran en sus explicaciones con conceptos teóricos y abstractos. Pero también el aula es un espacio privilegiado para la prevención de los conflictos y de los problemas de convivencia [Olmedilla. interpretar y comunicar la realidad [Galagovsky y Adúriz. para los que no existen ejemplos perceptibles en el entorno. El científico se sirve de ellos para explicar. también alto. Aprender ciencias requiere. la disrupción interrumpe y distorsiona el desarrollo normal de las tareas en el aula. 2004]. de difícil comprensión. por tanto. la comprensión y el razonamiento. Se aprende ciencia cuando ese modelo mental. pero además éste debe conocer los elementos de organización y gestión del aula que garanticen la comunicación en el aula y la efectividad del proceso enseñanza aprendizaje [González. Los modelos científicos se construyen mediante la acción conjunta de la comunidad científica. La disrupción (desafíos a las normas de convivencia en el aula) es el problema por excelencia a que se enfrentan cada día los profesores de Enseñanza Secundaria y. también denominado modelo del sentido común. Este hecho hace que. muchas veces.

tiempo y de energía. Discurso e interacción promueven y refuerzan determinados tipos de relaciones interpersonales. Está directamente relacionado con el tipo o modo de interacción verbal y no verbal que se establece en el aula.1. 2. con el aprendizaje de los alumnos y con las relaciones interpersonales que se desarrollan dentro del aula. 2. Discurso del profesor: interacción verbal y no verbal El discurso de profesor está compuesto por todo el conjunto de textos y mensajes que de manera explícita comunica en el aula. que los elementos de lo que se denomina organización y gestión del aula están directamente relacionados con la disrupción. de autonomía o de dependencia… y bloquean otros. como las cooperativas o competitivas. como las de igualdad. El lenguaje verbal está cargado de código simbólico. sobre todo en los ámbitos de la Didáctica y de la Psicología Educativa. para ser decodificado e interpretado correctamente por sus alumnos.. pero hay que destacar que también va cobrando fuerza la investigación en el ámbito de la Didáctica de las Ciencias. A continuación se presentan y describen aquellos elementos de la organización y gestión del aula que se consideran más relevantes de cara a mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje de las ciencias y la comunicación y las relaciones interpersonales en el aula. Es decir. sino para que 4 . participación.. hechos que influyen negativamente en el proceso enseñanza-aprendizaje de todos los alumnos en el aula de ciencias. y la incomunicación dentro del aula. Los elementos de la organización y la gestión el aula La investigación educativa sobre la organización y gestión del aula es extensa. Pero no sólo para su comprensión. es decir. Numerosos investigadores en el campo educativo afirman que muchas conductas disruptivas se pueden prevenir y abordar mediante la organización y la gestión del aula. por lo que el profesor debe estructurar muy bien su discurso para convertirlo en didáctico.

divertido y que genere nuevos intereses y necesidades al alumnado. al lugar… • • Utilizar un vocabulario preciso. de manera que permita romper la monotonía y que el alumnado nos escuche con interés sostenido. a los objetivos previstos.éste se convierta en un discurso motivador. visual y adaptado al alumnado Mensajes consistentes y claros. objeción o argumento Mención de comportamientos y observaciones específicas La voz debe ser clara y suficientemente fuerte. Además. 5 . Algunos de los elementos más significativos que facilitan la comunicación didáctica del docente son los siguientes: • Acomodación de los contenidos a las necesidades y tipo de alumnado. tener empatía Aceptación o acuerdo parcial con una crítica. tono y vocabulario) deben ser los adecuados a la situación de aprendizaje. redundar y profundizar en los aspectos de difícil comprensión Información positiva y recompensante Estados emocionales facilitadores. al momento. la mirada… y contribuye a aumentar la comunicación en el aula. apoyados en los conocimientos adquiridos y en la experiencia de los alumnos y alumnas • • • • • • Repetir. con la mirada. con nuestra postura y acercamiento o distancia establecida con el alumnado. la comunicación no verbal permite completar el significado de nuestra explicación a través de las señales gestuales. Es la comunicación no verbal la que nos permite comunicar actitudes y sentimientos interpersonales. Expresar sentimientos Escuchar activamente. al conocimiento que tienen sobre el tema a explicar. La comunicación no verbal es uno de los aspectos comunicativos que actúa como regulador de la comunicación verbal y supone un apoyo indiscutible para ésta. con los gestos y el tacto. Los elementos básicos de la locución (caudal.

excitación. En la fase inicial del desarrollo de un tema. La motivación de los alumnos antes de iniciar una tarea o de entrar en un determinado tema es algo que en muchas ocasiones puede descuidarse. sino lo más importante. Por ello es muy importante que el docente. La motivación permite conectar con el grupo de clase y crear un clima adecuado y positivo. empatía. de control (permite al docente obtener el feed-back inmediato de los niveles de atención y comprensión). Podemos considerar como elementos favorecedores los siguientes: 6 . emociones. Los ojos pueden usarse para comunicar no sólo el conocimiento. desprecio. El contacto visual resulta un medio auxiliar en el manejo de la clase. El proceso de enseñanza-aprendizaje sólo es posible si los alumnos y alumnas están dispuestos y tienen voluntad de aprender. en la motivación individual y grupal y en la prevención de problemas de disciplina. 2. reguladora (solicita o elimina preguntas o respuestas. y que influye considerablemente en el aprendizaje y en la disrupción en el aula. una atención personalizada. Motivación. emplee estrategias y recursos para motivar a su alumnado. afecto. elogio y refuerzo Es uno de los elementos fundamentales de lo que conocemos como estilo de enseñanza. solicita o disuade hablar en un momento determinado) y expresiva (transmite sentimientos. actividad o Unidad Didáctica es muy importante la motivación. confianza…) 2.La mirada es uno de los elementos no verbales con más poder para favorecer la participación. asumiendo que la motivación es de naturaleza distinta para cada uno de los alumnos y que ésta no es constante en el tiempo. Si el profesor tiene expectativas positivas hacia sus estudiantes es muy probable que mediante el feedback éstos tengan también expectativas positivas hacia el profesor y hacia la asignatura. La mirada puede tener una función cognoscitiva (el alumno o alumna tiende a desviar la mirada cuando tiene dificultades de comprensión). seguridad. la motivación y la atención de los alumnos y alumnas.

precisa y concisa y estimulante. las tareas deben reflejar la funcionalidad de los contenidos tratados. • Definir claramente los objetivos que se pretender desarrollar y su relación con las necesidades de los alumnos. pero su carácter estratégico justifica que se trate como un elemento más de la organización y gestión del aula.3. Comprobar los conocimientos previos del alumnado y exponer la necesidad.• Despertar la atención de los alumnos mediante la utilización de ejemplos concretos. anécdotas o curiosidades de su ámbito y relación social. El elogio y el refuerzo aumentan la autoestima. y posibilitan además de la mejora del proceso enseñanza-aprendizaje en el aula la disminución de la disrupción. Las tareas que se llevan a cabo en el aula deben acercar los contenidos a la realidad de los alumnos. Preparación y gestión de tareas. 1999] y deben 7 . bien ordenada y articulada. 2004]. mencionado en el apartado anterior. Durante el desarrollo del tema el profesor debe. forma parte del discurso del profesor. Sólo poniendo de manifiesto aspectos cotidianos de la ciencia se consigue un acercamiento del alumnado y se mejoran las actitudes de éstos hacia la ciencia [Aragón. La administración y dosificación de elogios y refuerzos en general es otro de los elementos clave en la gestión del aula. • Exponer con mucha claridad los contenidos que se van a tratar y su relación con los abordados con anterioridad. entre otros aspectos. Además. utilidad y aplicabilidad de los contenidos para los alumnos del grupo. una de las características que definen el interés por un contenido o una tarea es el grado de aplicabilidad y utilidad percibido por el alumno [Campanario y Moya. 2. De hecho. asegurarse de que su explicación es comprensible para todo el grupo de manera que ésta sea sencilla.

se facilita ofreciendo un modelo confeccionado que denominamos analogía [Newton y Newton. pequeño grupo) y actividades de ampliación y de refuerzo. Más tarde. actividades individuales y grupales (gran grupo. de manera que sirvan de repaso y enlace con lo tratado y den una imagen global de la materia. a medida que el alumno va adquiriendo un mayor conocimiento del concepto. gen. ya que favorece la visualización de los conceptos científicos. Por tanto. 1995]. en este caso. Y.). la construcción del modelo que facilite la comprensión puede no resultar fácil. El proceso de construcción.. la analogía puede considerarse como un recurso didáctico que se puede utilizar en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las Ciencias y que tiene la finalidad de ayudar a los alumnos a crear modelos mentales iniciales que van a ser la base de futuros aprendizajes. conceptos que en la mayoría de los casos son abstractos. En este sentido cabe destacar que el modelo analógico o analogía puede posibilitar esta construcción. Las tareas deben relacionar los nuevos contenidos con otros ya tratados.. este modelo inicial es sustituido por otros modelos más próximos al significado del concepto. Cuando el alumno se encuentra frente a un nuevo concepto teórico y abstracto. tal como muestra la Figura 1. o ante una situación problemática que entraña dificultad. No se debe olvidar que aprender ciencias requiere reconstruir en el aula los conceptos científicos.adaptarse a los distintos ritmos de aprendizaje: sólo si el alumno ve la posibilidad de afrontar y completar las mismas aumenta su motivación y su predisposición hacia el aprendizaje. las tareas deben contemplar el uso de las TIC. cuyo significado proviene de la imaginación de los científicos y para el que no existen ejemplos perceptibles en el entorno (como átomo. Es muy importante el uso de recursos didácticos variados que faciliten la reconstrucción de los conceptos científicos. desarrollo y síntesis. 8 . por supuesto. actividades de inicio.

y contribuye de esta manera a un aprendizaje menos memorístico y más significativo [Clement. 1983]. Facilita la visualización de los conceptos teóricos abstractos. Permite construir el conocimiento y desarrollar el pensamiento creativo. por tanto. Glynn. La familiaridad facilita la correlación de la información y. las comparaciones facilitan la conexión entre el conocimiento adquirido previamente y lo que se pretende aprender [Reigeluth. 1991. por tanto. 2004) 1993. estas comparaciones actúan como puentes que permiten relacionar el conocimiento previo de los alumnos y el nuevo conocimiento a aprender.La comparación relaciona. como comenta Glynn (1991). Puede considerarse como un recurso didáctico útil para aplicar en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Contribuye a que los alumnos tengan un aprendizaje significativo. la elaboración de modelos mentales más comprensibles. La analogía conecta el nuevo conocimiento con el que ya tienen los alumnos. 1991. Y es que. dos situaciones. 1995. averiguar en primer lugar el conocimiento que poseen los alumnos y 9 . facilita el recuerdo de la información y su contextualización y favorece una disposición positiva hacia el aprendizaje. 1988. Es decir. 1989]. Este modelo de comprensión es el objetivo de la analogía. El profesor debe. Relaciona una situación familiar al alumno con otra nueva o desconocida. Figura 1: evolución de los modelos mentales de un concepto científico (González. también. Duit. Vosniadou y Ortony.

conectarlo posteriormente con el nuevo conocimiento a aprender. Figura 3. 70 y vol. y como el par conjugado ácido-base. como los números cuánticos “n”. 10 . Figura 2: analogía del número cuántico “n” Figura 3: analogía del número cuántico “l” Figura 4: analogía del número cuántico “ml” Figura 5: analogía del par conjugado A-B Las imágenes anteriores de las figuras que se muestran como Figura 2. que forman parte del currículo de física y química de la Educación Secundaria. vol. 71) muestran cuatro analogías que permiten visualizar conceptos teóricos y abstractos. “l” y “ml”. Figura 4 y Figura 5 (obtenidas del Journal of Chemical Education. De esta manera se posibilita que cada uno de los alumnos adquiera un modelo mental inicial que sirva de base para organizar la información de lo que se aprende.

En los alumnos de menores habilidades el contacto con otros más aventajados les sirve para abrir nuevas perspectivas y para aumentar 11 . Las sesiones de aula suelen responder igualmente a un patrón definido en cuanto a la distribución del tiempo.2. el porcentaje de tiempo que se dedica a trabajo grupal (pequeño grupo o gran grupo) tiene una incidencia directa en el aprendizaje y en la prevención de la disrupción. en el trabajo en grupo los componentes actúan conjuntamente para conseguir un mismo fin. según el tamaño del grupo o herradura. No facilita la comunicación y la participación. La distribución en forma de herradura facilita también el trabajo en pequeños grupos. Para ello debe seleccionar los espacios más adecuados.progresan en el aprendizaje. Así. fluida. el profesor aparece como miembro más del grupo. y es una distribución adecuada para una clase magistral tradicional. pero impide que los alumnos se vean entre sí. Distribución y ocupación de espacios y del uso del tiempo El espacio aula. Además. con el rendimiento de los alumnos y con la mayor o menor presencia de disrupción. Siempre que sea posible es preferible utilizar una distribución en forma de herradura (distribución U) o doble herradura. por ejemplo. El profesor debe organizar y gestionar el aula para que la comunicación sea efectiva. La distribución tradicional del alumnado en filas y columnas permite que éstos vean al profesor. ya que la distribución lo coloca a la misma altura que los demás miembros del grupo. Y también éste tiene relación con el clima del aula. son factores esenciales que pueden facilitar o condicionar el proceso de enseñanza-aprendizaje.4. por lo tanto. lo que contribuye a crear un clima más favorecedor y potencia la participación del alumnado. los problemas de disrupción escolar que pueden surgir en él. distribuir dicho espacio y colocar el mobiliario de manera que propicie una comunicación adecuada. Como sabemos. De esta manera se favorece la comunicación cara a cara. su organización y su gestión. así como la comunicación que se establece en el seno del grupo y. de manera que todos los integrantes del grupo –independientemente de sus habilidades cognitivas. abierta y eficaz.

innovación y. El profesor puede organizar el currículo de la asignatura en torno a los centros de interés del grupo de alumnos que tiene en el aula. tales como la tutoría de alumnos menos aventajados. las discusiones. contribuyendo todo ello a una mejora del aprendizaje. y permiten vincular el aprendizaje en el aula con las vivencias personales. dependiendo del tipo de actividades que se pretendan desarrollar en el aula. 2. En los alumnos de nivel medio. aportan a los alumnos motivación. En los alumnos más aventajados es recomendable proporcionar situaciones que ofrezcan oportunidades de desarrollo. el desarrollo de su trabajo y las puestas en común les lleva a evolucionar más de lo que habrían realizado individualmente. posibilita que éstos: • se responsabilicen de su propio aprendizaje mediante la participación en su evaluación y en la del grupo de clase • • tomen decisiones para mejorar su proceso de aprendizaje conozcan las claves que posibilitan que el aprendizaje sea exitoso 12 . Distribución del poder para ganar autoridad El profesor tiene que tomar decisiones sobre cómo ejerce su autoridad en el aula.5. ilusión. Los centros de interés aportan al profesor creatividad. y si transfiere cierta cuota de poder a los alumnos permitiendo que éstos participen en la organización del currículo de la asignatura y permitiendo que participen en la evaluación. Los centros de interés son ideas fuerza en torno a las que convergen las necesidades e intereses de los alumnos. imaginación. mediante la autoevaluación y evaluación mutua. o el planteamiento de cuestiones de ampliación. participación en las tareas y actividades diarias y mejora de la convivencia en el aula. La participación de los alumnos en la evaluación. salir de la rutina. En cualquier caso conviene organizar grupos homogéneos y heterogéneos. por lo tanto. cómo la presenta y la legitima ante los alumnos. .su nivel de autoestima y de motivación.

El tipo de reacción del profesor ante la disrupción es uno de los principales indicadores que el grupo de alumnos. el compañerismo. La investigación educativa pone de manifiesto que la cooperación como principio regulador de la convivencia en el aula conduce a la apropiación.• • • se apropien de los criterios de evaluación conozcan el progreso de su aprendizaje y el del resto del grupo de clase desarrollen el respeto. la comunicación en el aula y el trabajo colaborativo. a ser posible con el máximo rigor.6. • reacción pasiva: por economía de esfuerzo y tal vez por impotencia. Reacción del profesor ante la disrupción en el aula. decide hacer como que no se entera. mejorando con ello la convivencia en el aula • • mejoren su autoestima desarrollen determinadas competencias básicas 2. y • reacción cooperativa: traslada inmediatamente el problema y la situación al conjunto de la clase y al propio implicado o implicados. aplicando las normas acordadas al respecto. al desarrollo de su autonomía y responsabilidad [Olmedilla. la implicación. 2004): • reacción agresiva: el profesor percibe la disrupción como una agresión personal y reacciona agresivamente a su vez. utiliza para relacionarse con su profesor. a una mayor oportunidad de autorregulación por parte del alumnado y. 13 . especialmente los disruptivos. 2004]. • reacción asertiva: afronta la disrupción con decisión y temple. Los tipos de reacción a la disrupción se pueden sintetizar en (Olmedilla. en definitiva. buscando la rectificación inmediata o el consenso del grupo acerca de una posible acción o sanción.

VA: National Association of Secondary School Principals. Los Estilos de Aprendizaje. Barcelona. Alambique. ISBN: 84-7827-156-2. & Webb. 14 . y Honey. (2000). ED434413). AA. M. D.VV. P.. Ciencias de la Naturaleza.P. pp.apaceureka. AA. L. La Evaluación PISA en Ciencias. Mª. AA. AA. C. (ERIC Document Reproduction Service No. Tenerife. London. Sevilla. Ed..” Breaking Ranks: Making it happen. Graó. 109-116. Álvarez Pérez. Ediciones Mensajero. (1999). G. Plan de Objetivos y contenidos Prioritarios POCP.VV. J. (1997).org/revista/Volumen1/Numero2/Vol1Num2. (1999). Graó. Madrid. (1998). Connecting the curriculum to “real life. nº 57.D. Ed. (2001). Cómo hacerlo? Propuestas para educar en la diversidad. ISBN 84-7827-229-1. E. Gallego.. Ediciones S. L. Bottoms. Disponible en: http://www. Bilbao.M. Conceptos clave en la didáctica de las disciplinas. Reston.: 84-271-1914-3. La ciencia de lo cotidiano. y Soler Vázquez. 1(2). ¿Qué hacemos con los alumnos diferentes? Cómo elaborar adaptaciones curriculares. Ed. (2008). Consejo Escolar de Canarias. ISBN. M.VV. ISSN 1133-9837. Barcelona.Bibliografía Aragón. J.htm [Consulta: 18 enero 2008] Alonso. (2004). (2003). Barcelona. Graó. El constructivismo en el aula. ISBN: 84-3485634-4. Astolfi. Diada Editora. Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias. VV.

On the Role of Analogies and Metaphors in Learning Science. Science Education. Vol. New Jersey.º 3. pp. nº 6. Journal of Chemical Education. 563-586. pp.. (1999). 1241-1257. nº 5. (1994). n. Vol. 649-650. A. 70. El concepto de “modelo didáctico analógico”. C. Portland. Vol. pp. Barcelona. Pictorial Analogies VII: Quantum Numbers and Orbitals. 3-12. nº10. Clement. (1993). Duit. N. Using Bridging Analogies and Anchoring Intuitions to Deal with Students´Preconceptions in Physics. Los programas-guía de actividades: una concreción del modelo constructivista de aprendizaje de las ciencias. Observed Methods for Generating Analogies in Scientific Problem Solving. Evaluación en la Educación Secundaria. pp.nwrel. OR: Northwest Regional Educational Laboratory. nº 2 Junio 2001. Gil Pérez. (1991). Barcelona. Modelos y analogías en la enseñanza de las ciencias naturales. London. ¿Cómo enseñar ciencias? Principales tendencias y propuestas. Enseñanza de las Ciencias. Investigación en la Escuela. y Moya. J. A. Giné Freixes.30. Fortman. Enseñanza de las Ciencias. Journal of Chemical Education. Disponible en: http://www. Barcelona. 15 . Pictorial Analogies XI: Concentrations and Acidity of Solutions. Vol.html [Consulta: 25 marzo 2005] Campanario. pp.org/request/oct00/index. nº 8. pp. 12. (1993). Clement. Vol 75. 179-192. (2000). L. (2000). J. 17 (2). (1988). J. Oxford.(1987). & Fager. Valencia. London. 19. D. Brewster. R. Increasing student engagement and motivation: From time-on-task to homework. J. y Martínez Torregrosa. Galagovsky. Ed. y Adúriz-Bravo.. pp. London. (2001). y Parcerisa A. 649-672. J. Graó. J. Journal of Research in Science Teaching. J.M. 430-432. Fortman. 71. Cognitive Science. 231-242. pp. ISBN: 84-7827-245-3. A. Vol.

B. S. (2005). (1991). Glynn. VII Congreso Internacional sobre Investigación en la Didáctica de las Ciencias.M. Ciencia en tus manos. Project-based learning.. ISSN 0212-4521. S. ED407586).). nº 9. Tusquets-Museo de la Ciencia. año 2005.es/servlet/extaut?codigo=335729 [Consulta: 25 julio 2008] Hann. B. (2006). The Psychology of Learning Science. B.).M. Vol. Disponible en: http://www. 23–28). 10º. V. Cap. Florida.unirioja. (1991). Explaining Science Concepts: A Teaching with Analogies Model. pp. Aprender a Aprender. B. y González Expósito. González González. Cultura y Deportes. Una Propuesta del Taller de Fomento de Autonomía de Aprendizaje en la ESO. Barcelona.asp?p=424] [Consulta: 05 marzo 2008] González González.org/educacion/dgoie/publicace/scripts/detalle. (2004). Investigando la materia del Universo. Granada. ISBN: 84-689-9503-3.M. Disponible en: http://dialnet. Consejería de Educación. (1995).E. Harwell.gobiernodecanarias. FL: University of South Florida. Glynn. Harwell (Eds. Promising practices for connecting high school to the real world (pp. Proyectos y experimentos que revelan los secretos de la ciencia. Science Teacher. Tenerife. Conceptual Bridges. Glynn.M. Las Analogías en el Proceso Enseñanza-Aprendizaje de las Ciencias de la Naturaleza. Servicio de publicaciones de la Universidad de La Laguna. New Jersey. 25-27. González González. Blank & S. (1997). S. In W. 219240. Using analogies to explain scientific concepts. J. R. La analogía y su presentación en los libros de texto de Enseñanza Secundaria. Dirección General de Ordenación e Innovación Educativa del Gobierno de Canarias. (2005). 16 .Yeany. pp. Britton (Eds. Número Extra. Tampa. London. La Laguna. (ERIC Document Reproduction Service No. González González. S. 62.

Barcelona. F. Olmedilla. pp. Norwood. Similarity and analogical reasoning: A synthesis. L. La ciencia de los alumnos. 17 . Perales Palacios. Enseñanza de las Ciencias. Marfil. y Luengo. (1989).. Barcelona. L. (1983). Vol. Educational Studies. Graó. pp. New Jersey. Oxford. In S. (1995). S. Katz. A. (1999).J. A. Similarity and analogical reasoning. Meaningfulness and instruction: Relating what is being learned to what a student knows. (2000). (1991). nº 331. (1989). Cuadernos de pedagogía. número extra. pp. 12. Ed. (2003). Vosniadou. F. M. & Chard. Las dinámicas del diseño y el desarrollo del currículum: cambio control y consenso-conflicto. D. El pacto en el aula: una propuesta para afrontar la disrupción. nº 332. P. Alcoy.. Reigeluth.G. (2004). Didáctica de las Ciencias Experimentales.. Vol.M. Barcelona. and Ortony. nº 3.. Revista de Educación. Málaga.. J. McCourt. 379-393. Engaging children’s minds: The project approach. 275-297. Using Analogy to Help Young Children Understand. Frank (2005). Newton. pág. Olmedilla. Ortony (Eds). 21. pág. NJ: Ablex. P. Aportación de un modelo cognitivo de ciencia a la enseñanza de las ciencias. ISBN: 847827-321-2. Cambridge University Press. Izquierdo. y Cañal de León. Vosniadou and A. Maeva Ediciones. Elzevir. 1-17.C. Barcelona. y Montero Moreno. London. Diez nuevas competencias para enseñar. J. J. Madrid. Perrenoud.M. (2004). ISSN 0210-0630. ISSN 0034-8082. El Profesor. ISBN: 84-96231-82-8. Newton. Instructional Science. 36-40. S. Hierrezuelo Moreno. Cambridge. 197-218. C.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful