ENCUENTRO  con la

M I N I S T E R I O
BOLETÍN #12/12

3

2

3

Música
z

Desarrollo

z

Es maestra normalista y tiene una Maestría en Música por la Universidad Andrews. Actualmente se desempeña como Directora General del Conservatorio de Música de la Universidad de Montemorelos en Montemorelos, N.L.

Norka H. de Castillo

por:

nnn

En  este  bole*n  trataré  de  compar2r   lo  que  creo  en  relación  a   la   inquietud   expresada,   de   cómo   saber   que   la   música   que   promovemos   hoy   en   día  en   la   iglesia  (UM)   es   la   adecuada   para  la   alabanza,  si  a  lo   largo  de  la  historia  se  ha  visto  que  melodías  que  en   un   momento   se   consideraron   completamente   inaceptables   para   el   culto,  con  el  2empo  se  han  llegado  a  considerar  aceptables.   Este   hecho   histórico   ha   sido   tomado   por   algunos   para   defender  la  entrada  profusa  e  indiscriminada  de  elementos  y  es2los   musicales   seculares  al  culto  de   adoración  a   Dios,   arguyendo   que  el   2empo   se  encargaría  de  san2ficarlos.  Como  lo   hemos  comentado  ya,   esto   es   imposible.   La   Biblia  dice   que   hay   enemistad   entre   Dios  y   el   mundo   (San2ago   4:4);   nos   ordena   a   no   mezclar   lo   sacro   con   lo   profano  (Ezequiel  22:26);  nos  pide  que  no  tratemos  de  conformarnos   a  este  mundo  (Romanos  12:2)  y  el  consejo  constante  a  los  hebreos  al   entrar  a  la  2erra  prome2da  fue:  “no  hagan  como  ellos  hacen”  (Éxodo   23:24).   La  música,  aunque  de   origen  divino,  ha  sido  entregada  al  ser   humano   como   vehículo   de   expresión,   por   lo   que   ha   ido   evolucionando   con   el   hombre   a   través   de   los   siglos.     Hoy   es   fácil   notar   las   marcadas   diferencias   que   han   exis2do   entre   el   canto   gregoriano,  el  canto  sagrado   de   los  judíos,   los  corales  de  Lutero,  la   salmodia   Calvinista,   los   himnos   de   Isaac   Wa\s   y   la   himnodia   americana.     Esta  introducción   de   elementos   tomados   de  melodías   populares,  a   los  cantos  religiosos,  ha   respondido  a  variados  mo2vos.     El   lujoso   es2lo   de   la   iglesia   bizan2na   hizo   que  Ambrosio   creara  los   sencillos   himnos   an2fonales,   basados   en   melodías   que   cantata   el   pueblo;  la  suntuosidad  de  la  liturgia  católica  romana  condujo  a  Lutero   a   convencerse  de  la   necesidad  de  componer   himnos  que   estuvieran   más  cerca  de  la  feligresía,  para  que  ellos  también  pudieran  cantarlos.     Esto   produjo   variadas  reacciones;   algunas   jus2ficadas   y   otras  quizá   injus2ficadas.    Los  seres  humanos  reaccionamos  al  cambio.    Por   otro   lado,   también   es   cierto   que   nuestros   sen2dos   2enden   a   desensibilizarse  con  el  paso  del  2empo  y  la  constante  exposición  a  las   mismas   experiencias,   por   lo   que   es   preciso   aceptar   que   éstos   (nuestros  sen2dos),  por  sí  solos,  no  pueden  ser  una  guía  segura  en  la   selección   de   lo   que  es  propio   o   no   es   propio  para   ser   usado   en   la  

Boletín #12/12 “Encuentro con la Música”
adoración.     De   la  historia   aprendemos   cosas   muy   valiosas;   dice   el   libro   La   Educación,   página   169,   que   podemos  ver  a  través  de  ella  a  los  agentes  de  Dios  ejecutando  silenciosa  y   pacientemente  los  consejos  de  Su   voluntad,  en   el   desenvolvimiento   de   los  acontecimientos.     Sin   embargo,  toda  vez   que   nuestro  interés   sea   saber  cuál  es   Su  voluntad  en  relación  a  cualquier  asunto  específico,  necesitaremos  ir  a  la  Biblia,  y  buscar  en   ella,  no  los  relatos  de  cómo  se  han  conducido  las  generaciones  pasadas,  ya  que  podrían   haberse  equivocado,   si  no  los  principios  e  indicaciones  que  ella  con2ene,  en  relación  a  la  cues2ón  que  nos  ocupe.   Como   podemos   ver,   este   asunto   no   es,   ni   ha   sido   sencillo.     No   se   trata   de   preferencias   generacionales  o  de  tomar  a  la  ligera  lo  que  nos  relata  la  historia,  resignados  a  que  ésta  debe  forzosamente   repe2rse.    Aunque  no  podemos  negar,  que  esta  evolución  musical,  en  algunos  casos  ha  resultado  inofensiva,   en   otros  casos,   el   mismo   hecho   le  ha  robado  a  nuestros  cultos  mucho   de  la  solemnidad  y   reverencia  que   nuestro  Dios  merece.    Tristemente   nuestra  sociedad  no   puede  ser  calificada  como  una  sociedad  orientada  a   la  devoción  y   la  comunión   con   Dios.     Pertenecemos  a  la  iglesia   de  Laodicea,   a  la  que  se   le   aconseja  que   compre  de  Dios  el  colirio  que  le  permita  ver  con  claridad  en  medio  de  tanta  confusión  (Apocalipsis  3:18).   Entonces,  ¿cómo  poder  saber  que  la  música  que  promovemos  hoy  es  la  adecuada  para  la  alabanza  a   Dios?  Aplicando  los  principios  bíblicos,  a  la  adoración  de  hoy.    Creo  que  cada  generación  es  responsable  ante   Dios,  de  buscar   cuidadosamente  la  orientación  bíblica  y  aplicarla  a  sus  días.    Pienso   que   hoy  más  que  nunca   antes,  necesitamos  en   cada   una  de   nuestras   iglesias,   un   grupo  de  hermanos  fieles   y  comprome2dos,   que   cons2tuidos   en   la   Comisión   de   Música  de   la  misma,   se  mantengan   estudiando   este   tema  con   oración   y   guiados  por  el  Espíritu  Santo  sean  los  responsables  de  orientar  y  dirigir  al  resto  de  la  hermandad  en  relación   a  esta  ac2vidad  espiritual  tan  importante.   Permítanme  quedar  hasta  aquí  en  este  número,  y  concluir  en  nuestro   próximo  número  con  el  tema.     Les  invito,  como  siempre,   a  no   aceptar   a   ciegas  lo  que  aquí   se  expone,   sino,  a  buscar   con   oración   en   las   fuentes  inspiradas,  cuál  sea  la  voluntad  de  Dios  para  nosotros  hoy.