ENCUENTRO  con la

M I N I S T E R I O
BOLETÍN #10/12

3

2

3

Música
z

Desarrollo

z

Entre  las  inquietudes  que  se  presentaron,  hay  cuatro  que  4enen  que   ver  con  el  lugar  que  4ene  la  música  secular  en  la  vida  de  un   cris4ano.     Entendemos  por   música  secular  aquella  que  ha  sido  compuesta   para   ocasiones   dis4ntas   a   las   del   servicio   del   culto   de   adoración,   la   devoción  familiar  o  privada.    Las  preguntas  pues,  dicen  así: Si  estoy  enamorado  ¿es  malo  que  lleve  una  serenata?  ¿Puedo  llegar  a   tener   una  vida  verdaderamente  cris4ana  si  a  veces  sigo  escuchando  y   cantando   música   del   mundo?   ¿Es   lícito   realizar   eventos   donde   se   entona   música   regional   mexicana   en   una   ins4tución   cris4ana?   ¿…   podemos   escuchar   música  clásica  de  origen  cultural  o  Gpico,  aunque   no  alabe  a  Dios  directamente?   Los  principios   bíblicos  que  rigen  nuestra  selección  de  música   para  la  alabanza  a   Dios  deberían  regir  también  nuestra  selección   de   música   secular.     Estos   principios   están   contenidos   en   dos   citas   bíblicas  que  a  con4nuación  se  presenta.     La  primera:  “Así,  si  coméis  o   bebéis,  o   hacéis  otra  cosa,  hacedlo  todo  para  la  gloria  de  Dios”  (1ra   Corin4os  10:31).    La  segunda:  “Por  lo   demás,  hermanos,  todo  lo  que   es   verdadero,  todo  lo  honorable,  todo  lo  justo,  todo   lo  puro,  todo  lo   amable,   todo  lo  que  es  de  buen  nombre;  si  hay  virtud  alguna,  si  algo   digno   de  alabanza,   en   esto   pensad”  (Filipenses  4:8).  En  todo   lo   que   hago,   mi  primer  obje4vo  ha  de   ser  el   agradar  a  Dios.     Lo  más   loable,   lo  más  valioso  de  la  vida  y  de  lo  que  me  rodea,  deben  ser  la  fuente  de   inspiración   de   todo   mi   quehacer,   incluyendo   la   música.   Podemos,   pues,   valernos   de   estos   dos   principios   para   hacer   una   buena   selección  en  relación  a  toda  la  música  que  escuchamos  o  ejecutamos.     Aunque   mucha   de   la   música   secular   que   se   escucha   hoy,   4ene   desde   el   punto   de   vista   de   la   transmisión   de   valores,   sus   objeciones,   existe   otra,   posiblemente   menos   conocida,   que   es   apropiada  y  puede  cumplir  también   la  función  de  elevar  y  enriquecer   nuestra  vida.     Dios  nos  ha  rodeado  de  muchas  cosas  valiosas  y  bellas   y   ha  habido   quienes  se  han   inspirado   en   ellas;   de  ahí   la   razón   que   haya   canciones   inspiradas   en   la   naturaleza,   la   familia,   la   patria,   el   amor  filial,  patrio   o  román4co,  la   libertad,  etc.,  cuya  poesía  expresa   ideales  de   alto  valor  moral.    Esta   sería  la  primera  caracterís4ca  de  la  

Es maestra normalista y tiene una Maestría en Música por la Universidad Andrews. Actualmente se desempeña como Directora General del Conservatorio de Música de la Universidad de Montemorelos en Montemorelos, N.L.

Norka H. de Castillo

por:

nnn

Boletín #10/12 “Encuentro con la Música”
música  secular  aceptable;  canciones  cuya  letra  magnifique  los  grandes  valores  de  la  vida:  todo  aquello  que  es   verdadero,  honorable,  justo,  puro,   amable  en   este  mundo;  aquello  que  sea  de  buen  nombre,  si   hay  alguna   virtud   o   algo   digno   de   alabar,   de   esto   cantemos.     Por   el   contrario,   entonces,   las   canciones   cuyas   letras   encomian  el  vicio,  la  miseria,  la  corrupción,  el  amor   ilícito,  el  despecho,  la  rebeldía,  etc.,  no  cons4tuyen  el   repertorio  adecuado  para  un  cris4ano.   El   segundo   elemento   que   hemos  de   cuidar   es  la   música  en   sí   misma.     Debemos  evitar   aquellas   canciones   y/o   piezas   cuya   música   invita   a   bailar;   esto   es,   música   en   la   que   el   ritmo   es   el   elemento   predominante   y  por  lo  tanto  incita  al   cuerpo.     Debemos  evitar  la  música  de  los   es4los  populares  como  el   rock,  el  jazz,  los  blues  y  géneros  similares  ya  que  al  escucharlos  o  ejecutarlos   pueden   abrir  nuestra  mente  a   pensamientos  impuros  y   llevarnos  a  una  conducta  reprobable.    Comentaré,  para  terminar,  que  el  es4lo  de   interpretación   que  elegimos  debe  recibir   también   especial   atención.     Elementos   a   ser  tomados  en  cuenta   serían:  evitar   la   personificación  de  ar4stas,  especialmente  aquellos  de  dudosa  reputación;  evitar  los  es4los   suges4vos,   el  sen4mentalismo   enfermizo,   los  suspiros  y   otras  distorsiones  de   la   voz;   evitar     también   los   niveles   excesivos   de   amplificación   al   momento   de   escuchar   o   interpretar   la   música,   ya   que   además   de   deteriorar   nuestro   sen4do   audi4vo,   llegan   a   cauterizar   la   sensibilidad   y   eventualmente   destruirán   la   apreciación  por  aquello  que  es  mejor.     Creo  que  conforme  nos  vayamos  acercando  al  fin  de  los  días  en  este   mundo,  la  diferencia  entre  los   hijos  de  Dios  y   los  hijos   de  este  mundo,  será  más   marcada.     Estaríamos  en  el  mundo,  dijo   Cristo,   pero  no   perteneceríamos  al  mundo.    Procuremos  siempre  que  la  música  que  escuchamos  o  interpretamos  sea  de  tal   naturaleza,  que  nos  permita  hacer  de  la  presencia  de  Cristo,  una  realidad  constante  en  nuestra  vida.