Está en la página 1de 13

Spine- .172 13.97cm X 21.

59cm

Colección Novela 84
Abalorios

La ronda del capitán Frans sin el teniente Willen


Esta es una obra con un particular estilo, en parte novelada y en
parte dramatizada, para comenzar a leerla y no abandonarla hasta el
final.
El capitán Sam (el personaje principal), a través de un guion literario,
narra una historia policiaca en la cual él y su ayudante deben dilucidar
si su mentor y amigo se suicidó o fue asesinado y cuál es el destino de
un cuadro que se sospecha podría ser una de las pinturas perdidas de
Rembrandt. Una trama apasionante que mantiene en vilo al lector.

Miguel Antonio Amador nació en Guantánamo,


Cuba. Culminó la educación primaria y secundaria

Miguel Antonio Amador


en su ciudad natal.
Obtuvo la Licenciatura en Economía (1969) en
la Universidad de La Habana. Ha realizado varios
trabajos de investigación sobre el desarrollo de la
industria azucarera y ha publicado diversos artículos
e informes sobre temas azucareros.
Actualmente se encuentra radicado en Miami,
Estados Unidos, junto a su esposa e hijos. La ronda del capitán Frans sin el
teniente Willen es su primera obra de ficción.

$ 14.50 ISBN 978-1-59835-088-3


51450

9 781598 350883

LaRondaCapitanFrans-FinalCover 1 1/8/09 11:21:18 AM


Copyright ©2008 Miguel Antonio Amador
All rights reserved.
www.cbhbooks.com

Managing Editors: Estela Serafini and Francisco Fernández


Designer: Ricardo Potes

Published in the United States by CBH Books.


CBH Books is a division of Cambridge BrickHouse, Inc.

Cambridge BrickHouse, Inc.


60 Island Street
Lawrence, MA 01840
U.S.A.

No part of this book may be reproduced or utilized


in any form or by any means, electronic or mechanical,
including photocopying, recording, or
by any information storage and retrieval system
without permission in writing from the publisher.

ISBN 978-1-59835-088-3
Library of Congress Control Number: 2008943173

First Edition
Printed in Canada
10 9 8 7 6 5 4 3 2 1

La ronda del capita�n/82/12-09-04 4 1/26/09 3:54:26 PM


Dedicatoria

A mamá Sara y Villy;


quienes siempre decían
que estaba pensando en las musarañas...

A Ybe, Migue, Ernes y Mimí;


quienes piensan lo mismo,
aunque no me lo dicen...

A Ale;
quien me inspiró
para que las comenzara a escribir.

La ronda del capita�n/82/12-09-05 5 1/26/09 3:54:26 PM


Índice

A modo de Prólogo 9

Capítulo I
Samuel le dice a Wilson que lo va a matar
y Lucho quiere que lo dejen fuera 11

Capítulo II
El guion 17

Escena Primera 18

Escena Segunda 19

Escena Tercera 20

Escena Cuarta 22

Escena Quinta 24

Escena Sexta 26

Escena Séptima 28

Escena Octava 32

La ronda del capita�n/82/12-09-07 7 1/26/09 3:54:26 PM


Escena Novena 35

Escena Décima 36

Escena Décima Primera 37

Escena Décima Segunda 41

Escena Décima Tercera 54

Escena Décima Cuarta 55

Escena Décima Quinta 61

Escena Décima Sexta 64

Escena Décima Séptima 65

Escena Décima Octava 69

Escena Décima Novena 71

Escena Vigésima 73

Capítulo III
Sam toma una buena decisión 77

La ronda del capita�n/82/12-09-08 8 1/26/09 3:54:26 PM


Miguel Antonio Amador

A MODO DE PRÓLOGO

Sam sabía que, tarde o temprano, tenía que conseguir


un lector para toda aquella historia que había ido redactan-
do. Wilson había sido claro: “Escribe, no como si fuera para
ti; debes escribir con la certeza de que aquello que cuentes
alguien lo leerá, lo valorará, lo criticará”, pero hasta aquel
momento el único lector de su relato había sido él mismo. El
candidato más prometedor para ser su primer lector, fuera
de él, era sin duda Lucho, pero Sam sabía que aún no era el
momento propicio. Estaba consciente de que todavía debía
esperar; faltaba que ocurrieran otros hechos importantes.
El devenir, más que su imaginación, sería el encargado de
completar el relato.
Mientras ayudaba a preparar el desayuno en la espa-
ciosa cocina, no dejaba de pensar en ello. Una reciente
llamada había vuelto a activar sus recuerdos y sin poder
evitarlo, fue rememorando todo aquello que había plasmado
en blanco y negro y comenzó a relatarlo mentalmente, desde
el inicio, como si se lo contara a alguien muy cercano, un
hipotético lector o cómplice.

La ronda del capita�n/82/12-09-09 9 1/26/09 3:54:27 PM


Miguel Antonio Amador

CAPÍTULO I

SAMUEL LE DICE A WILSON QUE LO


VA A MATAR Y LUCHO QUIERE QUE LO
DEJEN FUERA

Sucedió una tarde en el antiguo departamento de


Sam, el heredado de sus padres, el que estaba junto a la
desembocadura del río. Wilson, Lucho y Sam jugaban a
las cartas.
Sam miró a Lucho como el cazador que pierde una
presa.
—No seas cobarde Lucho, que no se diga.
—No es cobardía. ¿Piensas que soy tonto? Hace un mo-
mento nos engañaste con un bluff y no es tu costumbre hacer
un bluff tras otro. A mí no me engañas, debes tener una buena
mano.
—Quizás ahí está el engaño.
Wilson se sonrió y trató de mirar directamente a los ojos
del sargento Sam, pero este le esquivó la mirada.
—Lo siento por ti, Sam, pero coincido con Lucho
—Wilson también tiró sus cartas sobre la mesa.
—Otro cobarde —Sam viró sus cartas y se inclinó para
recoger la apuesta y mirar las cartas que Wilson y Lucho
habían tirado sobre la mesa. Se sonrió maliciosamente.

11

La ronda del capita�n/82/12-09-011 11 1/26/09 3:54:27 PM


La ronda del capitán Frans sin el teniente Willen
—No, Sam, no es problema de cobardía. Es que ya
entré en una etapa en que una de mis cabezas funciona
más que la otra. Ahora utilizo más la que me sirve para
razonar.
—Creo que todos llegaremos a esa etapa —Lucho, con
la intención de seguir, y utilizando el mismo tono irónico, fue
a agregar algo más, pero Wilson le hizo un gesto para que lo
dejara continuar.
—No seas mal pensado, Lucho. Todos tenemos dos ce-
rebros, uno emocional y otro neocortical, el intelectual. Este
último es el que se ocupa del razonamiento. El mismo que tú
utilizaste…
Los tres sonrieron.
Wilson señaló hacia la pierna derecha de Sam y le
comentó:
—Te veo con mucho mejor ánimo. ¿Cómo va esa
fractura?
Sam se miró la pierna y el yeso que la cubría hasta la
altura del muslo.
—No me duele. Lo que me fastidia es el escozor y que
me tiene aquí varado. Por momentos me siento algo deprimi-
do. No me gusta esta inactividad.
—Dicen que la mejor forma de librarse de la depresión
es hacer aquello que nos gusta, que nos pueda hacer felices.
El único problema es que si todo el mundo pusiera en práctica
este consejo... —hizo aquí un paréntesis— se nos acaba la
felicidad a los que hacemos casi siempre lo que nos viene en
gana.
—Sé que muchas de las cosas que te gustaría realizar
ahora no podrás hacerlas, pero debes respetar los consejos del
médico. Nada de actividad física. Te quedan otras opciones,

12

La ronda del capita�n/82/12-09-012 12 1/26/09 3:54:27 PM


Miguel Antonio Amador
pero la que mejor se aviene a ti, conociéndote bien, es la de
contador de cuentos. Tómalo como un hobby.
—¿Escribir? Hace años que lo único que es-
cribo son informes, reportes y uno que otro correo
electrónico ocasionalmente.
Wilson se tomó su tiempo y luego continuó su sutil
proceso de convencimiento.
—Yo escribo largas cartas. Las que me gustan las
envío o las guardo, las otras, a la basura. No te imagi-
nas el papel que he consumido. Pero lo importante es que
me saca de la rutina e incluso me ayuda a ordenar mis
pensamientos.
—¿Sigues usando la vieja máquina de escribir?
—Como si hubiera acabado de comprarla. La compu-
tadora es para navegar por la web, leer noticias y enviar
correos.
—¿Y sobre qué escribo y qué modalidad uso? ¿Una no-
vela, un cuento, una obra de teatro, un guion o un relato para
una película, o bien largas cartas, como haces tú? No, Wil-
son, me falta la práctica, no domino el oficio, la técnica.
Lucho trajo dos tazas de café y se sentó para participar
en la conversación. Wilson y Sam apuraron sus respectivas
tazas.
—Lucho, te quedó exquisito. Es un crimen no fumarse un
cigarrillo después de una buena taza de café.
Sam miró a Wilson como pidiéndole permiso y este le sonrió
en tono aprobatorio.
—Lucho, abre la ventana, por favor.
Wilson esperó a que Lucho fuera a abrir la ventana y
regresara, para responderle a Sam.

13

La ronda del capita�n/82/12-09-013 13 1/26/09 3:54:28 PM


La ronda del capitán Frans sin el teniente Willen
—No te preocupes en cuanto a la modalidad. Solo
escribe. Los profesionales dicen que cualquier novela o
cuento es más sudor que otra cosa. Si tienes un tema, una his-
toria, una trama, pues adelante. Con todas tus vivencias como
policía, eso no es lo que te faltará.
Sam meditó un rato sobre todo lo que le había sugeri-
do su viejo amigo. Lucho anotó algo en una libreta. Luego,
con la misma pluma, garabateó en el yeso de Sam.
—Me parece que yo también voy a aplicar la idea
de Wilson. Tú escribe un relato y yo otro. Los inter-
cambiamos y...
—No me parece que sea tan sencillo —interrumpió
Sam—. Hay que darles un perfil psicológico a los personajes,
describir lugares, ambientes. No sé… No creo… Yo soy muy
directo, concreto. Incluso en mis reportes soy muy ahorrati-
vo en cuanto al léxico. ¿Y lo del título de la obra? Hay que
encontrar un buen título y está también...
Wilson, que no había dejado de observarlo con cierto as-
pecto paternal, se inclinó ligeramente hacia adelante, como
para darle mas énfasis a lo que iba a decir. Interrumpió a Sam,
quien parecía que no iba a parar de encontrar argumentos para
evadir la idea de su mentor.
—No te preocupes por el título; este aparecerá más
tarde o más temprano. La misma historia te lo revelará
en su momento. Escribe, no como si fuera para ti; debes
escribir con la certeza de que aquello que cuentes alguien
lo leerá, lo valorará, lo criticará —miró a Lucho como su-
giriendo un posible primer lector y continuó— como ya te
dije, la dificultad no está en el estilo o el género que elijas
—se reclinó en el asiento con la sensación de que había
ganado la primera parte de su batalla.

14

La ronda del capita�n/82/12-09-014 14 1/26/09 3:54:28 PM


Miguel Antonio Amador
Wilson observó detenidamente el rostro de Sam,
que en ese momento era un fiel reflejo de sus
pensamientos.
—Desde el inicio sé que te gustó la idea, así que no des
más rodeos. No me engañes; no estamos jugando al póquer.
¡Vamos, Sam!
—¿Y tú me ayudarás con lo que te comenté en cuanto al
perfil de los personajes? La descripción de...
—Eso debes dejarlo en manos de tu personaje princi-
pal: el lector. Él llenará tus lagunas, definirá todo lo rela-
tivo a los espacios, el ritmo, el tiempo. Él encontrará los
mejores lugares, la ciudad, el país, los giros y entonacio-
nes de las conversaciones. Incluso sustituirá expresiones o
las adaptará a su léxico. Si le interesa la trama, olvídate de
tus preocupaciones en cuanto a la modalidad y el género y
todo lo demás; da lo mismo que sea un cuento, una novela,
un guion, cualquier cosa que te salga. Ningún cómplice es
demasiado crítico.
—¿Te refieres al lector?
Wilson movió la cabeza afirmativamente.
Sam y Lucho se miraron un poco sorprendidos de
la voz apasionada y del tono que Wilson le ha dado a su
coloquio, algo lejanos a la forma pausada que este solía
utilizar.
—Comienza a escribir lo que se te ocurra. Te sugiero
que combines hechos y personajes reales con otros de fic-
ción. Todo ello nos lo pasas a Lucho y a mí. Ya tienes dos
lectores.
—Creo que uno solo. En mi primer relato, la víctima
serás tú. Voy a matarte.

15

La ronda del capita�n/82/12-09-015 15 1/26/09 3:54:28 PM


La ronda del capitán Frans sin el teniente Willen

Wilson y Lucho se rieron. Lucho le puso una mano en el


hombro a Wilson y, dirigiéndose a Sam, casi le susurró:
—Si yo aparezco en el relato, no me hagas copartícipe de
tu crimen. Es más, creo que soy yo el que debe descubrir al
asesino. En todo cuento debe haber un héroe.
—Parece que ya tenemos una víctima, un villano y un
héroe. Quizás Wilson me pueda ayudar a encontrar un móvil y
tú, Lucho, sugerir las circunstancias, la ocasión.

16

La ronda del capita�n/82/12-09-016 16 1/26/09 3:54:28 PM


To continue enjoying this book,
ORDER A COPY OF
La ronda del capitán Frans
sin el teniente Willen
By Miguel Antonio Amador

CBHbooks.com
Amazon.com
Barnes&Noble.com

CBH Books: The publishing company that says YES!

¿Quieres publicar un libro? ¡CBH Books está buscando autores!

Everyone has a story to tell… yours might get published! We are now accepting
submissions for a collection of true stories: www.100plusts.com

Todos tenemos una historia que contar… ¡la tuya podría aparecer en un libro! Estamos
buscando historias reales para publicar una antología. Entra a: www.100ymas.com

También podría gustarte