FRANQUÉU CONCERTAU 31/71

a asamblea convocada para el próximo 28 de septiembre tiene un carácter especialmente importante dada la coyuntura económica y política en la que nos encontramos. Por ello, nos gustaría que contara con la mayor participación posible de la afiliación de forma que sirviera, no solo para refrendar un balance anual o las personas que formarán parte del secretariado y de la permanente, sino sobre todo, para debatir y aprobar las estrategias a seguir este curso que comienza. En una situación en la que organizaciones sindicales como la nuestra se quedan sin más recursos que las cotizaciones de la afiliación y donde los liberados quedan reducidos a la mínima expresión, se hace necesaria la contribución de todos, haciendo realidad un proyecto colectivo asambleario, en la que la participación en la toma de decisiones y en las tareas a realizar refuercen la eficiencia y nos permita afrontar las necesarias luchas que nos esperan. Os presentamos un documento que queremos sirva de partida para realizar un debate en el que analicemos la realidad y que de ahí deriven las acciones que queramos llevar a cabo. En él se plantea la necesidad de ir más allá de la mera resistencia y plantearnos un sindicalismo como movimiento sociopolítico que luche por los cambios sociales y económicos necesarios. Esperamos que os motive lo suficiente.

L

núm. 165

Setiembre 2012

Dep. Lleg. 90/86

XUNTA AÑAL ORDINARIA
Centro Municipal Integrado de El Llano
Xixón, C/ Rio de Oro 37

’asamblea convocada pal próximu 28 de setiembre tien un calter especialmente importante dada la coyuntura económica y política na que mos atopamos. Por ello, prestaríanos que cuntara cola mayor participación posible de l’afiliación de forma que sirviera, non solo para refrendar un balance añal o les persones que van formar parte del secretariáu y de la permanente, sinón sobre too, pa debatir y aprobar les estratexes a siguir esti cursu qu’entama. Nuna situación na qu’organizaciones sindicales como la nuestra queden ensin más recursos que les cotizaciones de los sos afiliaos y afiliaes y onde los lliberaos queden reducíos a la mínima espresión, fáise necesaria la contribución de toos y toes, faciendo rialidá un proyectu colectivu asambleariu, nel que la participación na toma de decisiones y na xera por facer refuercien la eficiencia y mos permita encarar les necesaries lluches que mos esperen. Presentámosvos un documentu que queremos sirva d’aniciu pa entamar un debate nel qu’analicemos la rialidá y que d’ehí deriven les acciones que queramos desendolcar. Nél plantégase la necesidá de dir acullá de la mera resistencia y planteganos un sindicalismu como movimientu sociopolíticu que lluche polos cambeos sociales y económicos necesarios. Esperamos que vos motive enforma.

L

SUATEA

28 DE SETIEMBRE DE 2012
18:00 hores

L

a conseyería aplicó’l desendolque del Decretu Wert, lo que supunxo’l despidu al menos de 500 interinos. SUATEA presentó, tanto nel Conseyu Escolar d’Asturies como na Mesa Sectorial, propuestes pa reducir dafechu l’impactu d’eses midides. Nun s’aceptaron les nuestres enmiendes principales y agora en tolos centros de secundaria ta ampliándose la xornada llaboral y llectiva del profesoráu de Secundaria, FP, Réximen Especial, etc., aumentando’l númberu de grupos y d’alumnos y alumnes que cada docente tien d’atender y ello depués de la reducción salarial a la que los sucesivos gobiernos mos sometieron… La Conseyería publicó places na primer convocatoria pa profesoráu interín de les que nun se sabe si van ser convocaes otra vuelta o si yá taben ocupaes nel momentu de la so publicación. Nun se publicaron les comisiones de serviciu nin se

EL CURSU DE LOS RECORTES
sabe a quien s’adxudicaron les places correspondientes. Convocóse en delles especialidaes a mui poques persones de la llista d’interinos quedando places vacantes a les que nun pudieron los que nun taben convocaos. Al nun se facer convocatoria la segunda selmana de setiembre pa que’l profesoráu pudiera incorporase nel aniciu de cursu, miles d’alumnos y alumnes de tolos niveles empecipiaron el cursu ensin profesor. Nun se repunxeron places de docentes xubilaos dende 2010 –unes 800 sigún les nuestres estimaciones- y nun se sustituyeron nin por profesoráu definitivu nin por interín. Esmantelóse la rede de Centros de Profesoráu y Recursos (de 7 a 4) y púnxose ensin concursu previu a los asesores de los que queden: reducción de 37 puestos de trabayu. La conseyería niega a munchos centros la dotación del profesoráu necesariu p’apoyu, pa sustituyir a los cargos directivos o pa desdobles. Mantúvose l’aumentu de la ratio nos grupos d’infantil de 3 años de 20 a 25 alumnos y alumnes alcordada pol gobiernu anterior. Munchos grupos d’alumnos y alumnes n’infantil y primaria xubieron enforma les ratios, xenerando problemes d’espaciu en dellos centros mientres permitióse l’aumentu de ratio na concertada al nun derogar la conseyería l’ampliación autorizada pol gobiernu saliente.

setiembre 2012

Quitóse’l pagu del branu al profesorau interín qu’ocupa vacante per tol cursu, como se ve nos contratos firmaos esta selmana pol profesoráu d’infantil y primaria. Los programes de beques pa llibros de testu reducieron el so ambitu y reducióse’l númberu de families que van tener derechu a elles. Xunta la xuba del IVA del material escolar, esto va afectar gravemente a les families más desfavorecies. Toes estes midides respuenden prácticamente a un intentu de recortar na educación pública y que seya la comunidá educativa la que pague una crisis qu’en nengún casu xeneró. SUATEA vuelve a desixir prioridá pa la escuela pública y fai un llamáu al profesoráu y a la comunidá educativa a participar nes próximes movilizaciones anunciaes. Nel ámbitu estatal y dada la situación de graves recortes qu’afecta a tol enseñu públicu en toles CCAA programáronse movilizaciones en principiu pa los próximos miércoles. N’Asturies, depués de les movilizaciones entamaes, empezando pol exitosa fuelga del 22 de mayu, la marcha en defensa de la escuela pública entamada pol MSEPA, la fuelga de profesoráu interín y les numberoses concentraciones y manifestaciones del colectivu pel branu, SUATEA comprométese a siguir lluchando pola escuela pública y escontra los recortes: a les movilizaciones del sector tolos miércoles añádese de secute la convocatoria de manifestación pal miércoles 26 en Xixón escontra los recortes, en defensa de los servicios públicos y escontra l’esmantelamientu d’Asturies.

setiembre 2012

o cabe duda de que la situación económica en el ámbito europeo y mundial está marcando más que nunca nuestras vidas. Nada de esto es una casualidad o el fruto de una catástrofe natural, sino de la guerra de clases que la minoría dominante, las élites del capitalismo globalizado, están conduciendo, con éxito hasta ahora, contra la mayoría. En el estado español, a partir del 2010, los sucesivos gobiernos rebajan y congelan sueldos, se recortan ayudas sociales, se desmantelan y privatizan servicios públicos como la sanidad y la educación, además de suprimir las ayudas a parados/as y personas sin ingresos. Las sucesivas reformas laborales abaratan el despido, aumentan el paro, precarizan el trabajo y las condiciones laborales y no parece que se den por satisfechos todavía. No contentos con todo ello, nos retrasan la edad de jubilación y nos disminuyen el importe de las pensiones (reforma Zapatero 2011), pero no es bastante: se prepara para el último trimestre del 2012 una nueva reforma del sistema de pensiones aún más depredatoria. A este conjunto de medidas liquidatorias del estado social y de los derechos sociales más elementales les llaman “reformas”. Y se justifica su necesidad en “la crisis económica” y el no menos socorrido “nos lo exige Europa”. Van acompañadas de la propaganda machacona sobre auténticos lugares comunes resumibles en las expre-

N

Los últimos desarrollos de la crisis económica y el nuevo marco social y político
Documento asamblea anual 2012 Borrador de trabajo

algunas orientaciones para una política sindical
siones “estadomalocorrupcióndeudapublicainsosteniblfuncionariosholgazanes” y “privadoausteridadtrabajarmásganarmenosbueno”. De manera que resulta necesario desmontar una visión de la crisis que comparten sustancialmente las fuerzas políticas mayoritarias y está consiguiendo imponerse en una opinión pública bajo el cañoneo constante de los medios de comunicación mayoritarios, contra toda evidencia empírica. Debemos descender, por tanto, del nivel de las generalizaciones, incluso de las obviedades “crisis capitalista, crisis de superproducción, etc.” A la realidad concreta de una crisis en la que datos y hechos están incontestablemente de nuestra parte. En efecto, desde el punto de vista económico la situación no puede ser más preocupante: el estado español ha entrado de lleno en el fenómeno de crisis de la deuda externa: el conjunto de la economía española debe 1,78 billones de euros a acreedores extranjeros, según los datos más recientes del Banco de España sobre un indicador, el de la deuda externa. La citada cantidad comprende tanto la deuda pública, más moderada que la de otros estados, como el endeudamiento privado, singularmente alto. Y supone un reflejo de cómo la expansión económica del ciclo que arrancó en 1996 y concluyó en 2008, asociado a la puesta en marcha de la unión monetaria, se financió intensamente tomando prestado

el ahorro de otros países (recurso al endeudamiento privado con el exterior). La deuda externa del país equivale al 169% del producto interior bruto (PIB) y a casi 38.000 euros por cada ciudadano. España presenta también la singularidad de que su deuda pública es más modesta que la de la mayoría de los demás estados desarrollados. Equivale al 17% del producto interior bruto (PIB), lo que adeudan a inversores extranjeros. El endeudamiento público con éstos últimos ascendía a finales de marzo de 2012 a 255.000 millones de euros, equivalente al 14% de toda la deuda externa de la economía española. Debe señalarse que el crecimiento tanto de la deuda como del déficit público se produce a partir de 2008 como efecto de la crisis económica (las ayudas a la banca, la disminución de ingresos y los gastos del desempleo), nunca como causa de la misma. El resto mayoritario del endeudamiento exterior es responsabilidad del sector privado. La banca, financiadora durante los años de expansión del «boom» inmobiliario, debe fuera de España casi 800.000 millones de euros y el resto de los actores económicos del sector privado (empresas no financieras y hogares) acumula compromisos pendientes por valor de 437.000 millones de euros. La banca y los inversores de Alemania y Francia son, por ese orden, los grandes acreedores de la economía española. 3

Es una cifra enorme, que exige pagos de rentas, intereses y amortizaciones, e implica la necesidad de renovar préstamos, créditos y emisiones de bonos, (300.000 millones en 2012), en un contexto de crisis financiera internacional no resuelta, que eleva continuamente los intereses a pagar, las primas de riesgo, y el monto total de la deuda. De lo expuesto debe extraerse una conclusión inmediata: ni el estado, ni el gasto público, ni la deuda pública están en el origen de la crisis, no son causa, luego las políticas de reducción del gasto público nada pueden hacer para contribuir a la “salida”, más bien todo lo contrario. Estamos ante una enorme crisis de deuda privada, por cuyo origen es pertinente preguntarse: esa deuda se dispara a partir del establecimiento de la moneda única que provocó un aflujo de capitales externos (básicamente de los países excedentarios de la eurozona), hinchando la famosa burbuja inmobiliaria y financiado a crédito las importaciones desde esos mismos países (Alemania). Así pues hemos asistido a un crecimiento drogado por el crédito externo, basado efectivamente en el “ladrillo” y que se desvaneció en el aire al primer soplo sobre Europa de la crisis de las subprime norteamericanas. A partir de 2009, el crédito se seca, los acreedores externos exigen el pago de las deudas y la desconfianza en una economía desahuciada hace casi imposible la financiación del propio estado en “los mercados internacionales”, puesto que las normas del euro prohíben al banco de España financiar al estado. Todo ello agravado por la imposibilidad de devaluación monetaria, atrapados en el cepo del euro, que no permite otra posibilidad que una deflación salarial (rebaja de los costes salariales) permanente para 4

intentar, vanamente, ganar o al menos mantener la “competitividad”. Así pues, estamos ya en una quiebra traumática, ante la cual una de las salidas que se intente puede ser un proyecto de “rescate” según los modelos griegos, irlandés o portugués, que, como se sabe, no significan más que un intento temporal de evitar la catástrofe, pero que en modo alguno implican un salvamento real de economías desahuciadas. Puede ser un abandono o expulsión del euro o cualquier otra forma imprevista, pero, en cualquier caso, no se trata ni de “salida”, ni de “soluciones”:

ni el estado, ni el gasto público, ni la deuda pública están en el origen de la crisis, no son causa, luego las políticas de reducción del gasto público nada pueden hacer para contribuir a la “salida”, más bien todo lo contrario
profundizar en el ajuste y los recortes, implica agravar la situación económica y social, es decir más paro, pobreza, marginación y desigualdad, sin que con ello se resuelva la situación de quiebra de la economía, por lo cual imponer un ajuste indefinido cada vez más duro acabará por ser insostenible socialmente y para el régimen democrático y de libertades. Es muy importante comprender que la crisis de la economía española es similar a la de los países periféricos del euro, Grecia, Italia, Portugal, Irlanda e incluso Francia. La diferencia de ritmos de la crisis

es provocada por características secundarias de cada uno de los países, pero sus causas y desarrollo son semejantes: la moneda única, actuando durante más de 10 años sobre economías con diferenciales de productividad, inflación, mercado de trabajo, fiscalidad, etc. acentuados, produce un desequilibrio creciente de su balanza de pagos, ocasionando, primero burbujas especulativas de diverso tipo y después un crecimiento exponencial de la deuda externa: bastó que la crisis comenzada en 2008 en USA empeorara el clima económico, para que estas economías, exprimidas por el núcleo duro del euro (el antiguo área del marco), se desplomasen. No se trata de un fenómeno inédito en la historia económica de los últimos cien años: sin remontarse a la crisis de 1929, las crisis de las economías latinoamericanas de los años noventa, seducidas por los cantos de sirena de los tratados de libre comercio y el “enganche” a una moneda fuerte (dolarización) produjeron catástrofes de las que algunos países aún están recuperándose y otros se han convertido en un estado de excepción permanente (Méjico, Honduras Guatemala..) como periferia reducida a reserva de mano de obra barata, para mayor beneficio del centro (USA). Lo más grave es que nuestras élites ya sabían que esto ocurriría, al igual que nuestros expertos económicos: la decisión de entrar en el euro, a pesar de todo, fue una decisión de clase. Si llegaban las dificultades, solo cabía devaluar el valor de la fuerza de trabajo y suprimir los servicios públicos, un objetivo largamente acariciado. La economía española no es viable en la zona euro, pero eso no importa cuando se participa en un proyecto de construcción de una burguesía europea a medio plazo: La trampa

setiembre 2012

del euro, armada silenciosamente durante diez años por la Alemania neo-mercantilista, se ha cerrado definitivamente sobre la economía española. A la fase actual de carnicería social y desmantelamiento, le seguirá la del “shopping a buen precio” por parte del capitalismo germano sobre sus ruinas humeantes. La primera consecuencia política ha sido el desgaste durante el año 2011del PSOE, que ha sufrido la derrota electoral más importante de su historia. Ha perdido más de 4 millones de votos y 59 diputados, provocando una cómoda mayoría parlamentaria del PP que sube poco más de medio millón de votos. Por el contrario, la derecha del PP ha aumentado su base con una movilización permanente entorno a la defensa de valores reaccionarios y nacional-católicos, evitando apoyar institucionalmente los planes de ajuste, hasta su llegada al gobierno. Es importante señalar que las políticas de ajuste han ocasionado ya grietas importantes en el orden político construido desde la “transición”, que se reflejan, de momento, en el distanciamiento y la hostilidad hacia la “clase política”, la caída del consenso en torno a la monarquía, la justicia y otras instituciones, sin que termine por aflorar una alternativa política consistente. En cualquier caso, tras cuatro años de gestión de la crisis es evidente que ni el PP ni el PSOE van a cambiar sus políticas, pues no tienen otras en el marco del sistema actual y comparten, como objetivo esencial, el mantenerse en la moneda única, respaldando el modelo (neoliberal) que implica. La inmensa mayoría de la izquierda, incluyendo a los sindicatos, sigue sin querer enterarse de la situación dramática en que estamos. De ahí que, con ingenuidad, se hable de la salida progresista, con la idea de que con algunos sa-

setiembre 2012

crificios pronto se recuperará la “normalidad”, se saldrá de la crisis y se volverá al viejo orden anterior. Una vez más topamos con el prejuicio de que el euro es una especie de reflejo del internacionalismo proletario y que basta con exigir “más Europa” o una política “progresista europea”. No se entiende en absoluto la naturaleza de la moneda única, quienes y para qué la han puesto en marcha, a pesar de que la catástrofe económica y social que han provocado está ante los ojos de todos. Por el contrario, la normalidad capitalista consistirá en el despojo laboral permanente de los trabajadores y trabajadoras, en la depredación y sujeción de los estados periféricos de la zona euro, suponiendo que ésta sobreviva, pues el agravamiento de las tensio-

La inmensa mayoría de la izquierda, incluyendo a los sindicatos, sigue sin querer enterarse de la situación dramática en que estamos. De ahí que, con ingenuidad, se hable de la salida progresista, con la idea de que con algunos sacrificios pronto se recuperará la “normalidad” y se saldrá de la crisis.
nes, no sólo económicas sino políticas, entre esa periferia y su núcleo duro depredador es inevitable. Además, para las trabajadoras y trabajadores del sector público se dibuja, como daño colateral, una perspectiva aún peor: comunidades autónomas y ayuntamientos se han hecho cada vez más dependientes

de las rentas obtenidas del desarrollo urbanístico. Cuando éste se detuvo, ocasionó el colapso de las administraciones territoriales y locales. En esa situación, la extensión de los mecanismos de mercado a la prestación de los servicios públicos se presenta como un ahorro de costes a las arcas públicas y una mayor eficiencia y calidad de los mismos. Sin embargo, la privatización significa, sencillamente, la transferencia de dinero público al sector privado con el fin de alimentar unas tasas de beneficio decrecientes, que, sin otras alternativas de inversión, ha concentrado la mirada de la especulación sobre los «activos» públicos; ya no sólo con el propósito de hacerse cargo de alguna empresa pública rentable sino, de una forma mucho más audaz, con el objetivo de «gestionar» una parte sustancial del gasto público de las Administraciones. La principal consecuencia, en el ámbito laboral público, puede ser una creciente proletarización, hasta hacer irreconocibles los rasgos funcionariales y/o de empleo garantizado que hoy todavía conserva una mayoría. Para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras, hay una voluntad clara de arrasamiento, previa la demolición de la negociación colectiva y la reducción de la actividad sindical a los sindicatos de “empresa” y para la “empresa”(véase el proceso en la FIAT italiana o en Wisconsin durante 2010-11). Baste con considerar, como ejemplo, que si se llegan a poner en práctica medidas como la propuesta consolidación de los activos bancarios (fondos de reserva de las entidades bancarias que no pueden ir al crédito ni a la inversión directa) unida al recorte de más de 100.000 millones del presupuesto público, supondrá unos efectos de contracción de la actividad econó5

mica que darían la puntilla final a la economía española, la superación de los 7 millones de parados y la paralización de la actividad económica. La deflación del valor del trabajo que ello supone, nos situará a todos en los niveles salariales de hace 60 años. Obviamente, antes de llegar a esa situación el sistema se habría desintegrado. Pero el mero hecho de que todo ello se proponga seriamente, es indicador del grado de fanatismo ultraliberal de las élites. Nos encontramos, por tanto, en una situación inédita desde el final del franquismo: hay en marcha un proceso efectivo de cambio de las reglas de juego propias del estado social, en las que nos hemos movido en las últimas décadas. No se trata tan sólo de un cambio drástico en la distribución del producto social, sino del final abrupto de los mecanismos de regulación del conflicto, sin que quede espacio legal más que para la colaboración sindical en ese proyecto. Se exigirá de las organizaciones sindicales que se limiten a gestionar y negociar aspectos secundarios de las condiciones laborales, exclusivamente a nivel de empresa, sin poner en causa las nuevas reglas. Por tanto, desde el punto de vista de nuestro sindicato, no queda más alternativa que una oposición consecuente, que, por la dimensión y naturaleza misma del proceso, no puede limitarse a una política de resistencia, en cualquier caso imprescindible, pero condenada al fracaso si no derrotamos el conjunto de políticas del ajuste fiscal. Como en las postrimerías del franquismo, no es el tiempo de hacer sindicalismo a secas, sino del sindicalismo como movimiento sociopolítico orientado al cambio del marco político-económico del adversario de clase (su constitución material). Debemos conseguir poner en pie 6

una apuesta colectiva por lo que podríamos llamar resocialización de la economía; un horizonte de luchas centrado en la defensa y expansión de los servicios públicos y de los bienes comunes, la conquista de medios efectivos de distribución del producto social y el control y subordinación de los poderes financieros a mecanismos de intervención democrática. Se trata, en definitiva, de articular un reformismo fuerte centrado en

Nos encontramos en una situación inédita desde el final del franquismo: hay en marcha un proceso efectivo de cambio de las reglas de juego propias del estado social, en las que nos hemos movido en las últimas décadas
lo económico y social, que conllevará por sí mismo la necesidad de cambios políticos. Pero no se trata de expedir, simplemente, otras recetas económicas, que de todas formas existen y funcionan como demuestran las economías latinoamericanas liberadas del consenso de Washington, como si se tratase de meras cuestiones técnicas que por sí mismas pudiesen arreglar las cosas. No cabe duda que ante los enormes problemas de legitimidad y dé retorno al crecimiento que la crisis suscita, las élites dominantes están dispuestas a transitar cualquier camino menos el del compromiso social y la renuncia a parte del inmenso poder que hoy detentan. Pero el compromiso de los “treinta gloriosos” no cayó del cielo, fue el fruto de décadas de intensa lucha (de clases) e inmensos sufrimientos de la clase trabajadora. Así pues,

cualquier propuesta de reforma será contemplada con la misma hostilidad feroz que si les hablásemos de los planes quinquenales, o del comunismo libertario. Para ellos, efectivamente, no hay alternativa. Y sin embargo ésta alternativa existe y debe ser propuesta si queremos evitar caer, más bien con rapidez y para mucho tiempo, en la barbarie colectiva: En primer lugar proponer y luchar por la salida, lo más ordenada posible, de la eurozona, donde no hay vida posible para los países periféricos ( y debe incluirse ahí también a Francia). La salida del euro no arregla por sí sola todos los problemas, pero es la condición necesaria, si bien no suficiente, para que pueda caminarse en otra dirección. No puede llevarse a cabo otra política económica en el marco del euro, y esto es algo que la izquierda política y sindical no parece haber comprendido del todo. En cualquier caso, la probable ruptura de la moneda única tendrá lugar con este gobierno o con el gobierno de “salvación nacional”, técnico o de coalición PPPSOE que le suceda. Y que estas fuerzas gestionen el post-euro es algo que habría que evitar por todos los medios, si no queremos un epílogo acorde con la tragedia que vivimos. El “¡ que se vayan todos!” debería fijarse ya como objetivo político de inhabilitación práctica de todas las fuerzas proeuro. En segundo lugar, sería imprescindible situar como elemento central de cualquier política económica alternativa que, allí donde lo privado ha fallado estrepitosamente (y estamos ante un gigantesco fallo de mercado), sólo cabe la acción de lo público, procediendo a la socialización de la inversión, la socialización del empleo y la socialización del crédito. Efectivamente, no se puede espe-

setiembre 2012

rar que el sector privado cree empleo y “tire” de la economía hacia el crecimiento, no se trata sólo de una cuestión ideológica, es que no puede hacerlo, y no podrá en mucho tiempo. Recae por tanto en el estado la única posibilidad y responsabilidad de asumir la inversión productiva, porque millones de personas no pueden esperar indefinidamente el milagro de la resurrección de los muertos. Por socialización del empleo debe entenderse la responsabilidad complementaria de que la inversión tenga como finalidad última, no el beneficio, sino la ocupación y la satisfacción de necesidades sociales. Por tanto es el estado el responsable de crear empleo , utilizando el gasto, el crédito y el reparto del trabajo. Por socialización de la banca debe entenderse la nacionalización del crédito, imprescindible para alcanzar los objetivos anteriores, mediante la creación de una banca pública y/o la nacionalización parcial o total de la existente, de cualquier modo quebrada y necesitada irremediablemente del rescate público. Nada nuevo, ni radical, aunque parezca lo contrario: son las condiciones imprescindibles de éxito para políticas keynesianas, como han demostrado H. Minsky y otros economistas académicos post-keynesianos ya en 1975. Pero esto es solo un aspecto: el de una verdad técnica (el euro es insostenible, la financiarización produce catástrofes, la acción económica del estado pude mejorar las cosas y solucionar los problemas). Sin el otro lado, el de las luchas del trabajo socializado capaces de transformarse en acción política, no vamos a ninguna parte. Ninguna medida, por elaborada que sea, puede eludir la lucha inevitable entre intereses sociales opuestos. Baste recordar que desde la re-

setiembre 2012

forma de la constitución de agosto de 2011 las políticas keynesianas son anticonstitucionales. Se trata, además, de una cuestión que no es sólo nacional, ni técnica, sino política, social y europea. Una izquierda digna de ese nombre debería afrontarla en esa escala continental. Y aquí surgen dilemas que no resultará fácil resolver, puesto que no se vislumbra siquiera la posibilidad de una actuación conjunta a escala europea capaz de promover un cambio. Por el contrario, la dinámica económica creada por el reflejo monetario del neoliberalismo, el euro, está exacerbando las contradicciones entre los distintos estados de la zona euro, sin que se pueda prever otra posibilidad que su estallido final. Aún en el caso de que una serie de circunstancias, hoy improbables, permitiesen la supervivencia de la zona euro, se habría materializado el peor de los escenarios: una periferia europea sometida a un régimen colonial, perdida su soberanía política y económica y que durante décadas sería sometida a un empobrecimiento de sus poblaciones , convertidas en reserva de mano de obra barata para el centro exportador (antigua área del marco). Eso supone que las rupturas sólo son posibles a escala estatal, aunque traigan consigo costes que, en todo caso, serán preferibles al sometimiento a un ajuste fiscal eterno e inútil, atrapados en el dogal del euro. Contra esta posibilidad se moviliza todo un aparato propagandístico que nos amenaza con todos los males del infierno, en una operación permanente de terrorismo psicológico disuasorio. En realidad la pretendida devaluación catastrófica (50%-60%) asociada a la ruptura de la eurozona resulta absolutamente desmentida por procesos similares anteriores y por la propia lógica del mercado de cambios, que efectuaría simplemente

un reequilibrio del diferencial de inflación acumulado, desde la entrada del euro, con la moneda más fuerte (Alemania), y que sería en la actualidad de un 12% a lo sumo. Esta ruptura debe ir acompañada con la esperanza de su propagación mediante las luchas en otros estados de la UE.. Es una tarea sindical dejar en evidencia la quiebra absoluta de un proyecto ( el de unión monetaria) fruto de la arrogancia de unas élites políticas y económicas tan ignorantes como prepotentes, que han embarcado a millones de europeos y europeas en una chapuza de dimensiones colosales y con consecuencias catastróficas. Sus (expertos) no pueden seguir abriendo la boca, recetando purgas y sangrías medievales rebautizadas como medidas de austeridad, han perdido toda credibilidad y toda respetabilidad. Quienes ocupan la escena política y mediática no nos ahorran prácticamente ninguno de los lugares comunes que el transcurrir de la crisis se ha encargado de desmentir: la racionalidad de los mercados, el estado que debe adelgazar, la necesidad de privatizaciones, las liberalizaciones como poción mágica, la desregulación del mercado de trabajo como factor fundamental para el crecimiento ... es preciso que se callen y reconozcan, de rodillas, sus errores. Y que pidan perdón por el inmenso sufrimiento que han provocado y provocan a millones de personas. Es más que probable que los dilemas del euro se resuelvan por si solos con su estallido inevitable, o con su voladura controlada, pero en cualquier caso suponen efectivamente una economía en ruinas y una catástrofe social, sin que podamos eludir las cuestiones de las formas y modelos de su reconstrucción y que fuerzas sociales y políticas dirigirán el proceso. La otra cuestión determinante para 7

el futuro próximo, inseparable de la crisis del euro, es la del pago de la deuda externa. Del volumen de la misma y de la vigencia del mecanismo económico que le da origen se desprende que la deuda es impagable, no importa los sacrificios que se hagan, o que se “audite” y se establezca una deuda legítima y otra que no lo es. La recuperación de la soberanía monetaria, la vuelta al crecimiento económico centrado en las necesidades de la inmensa mayoría, , habiendo domesticado a la finanza, permitirían plantear la cuestión de la deuda externa en términos no traumáticos, como la experiencia de diversos estados tras la II Guerra Mundial, o la más reciente de países latinoamericanos demuestran fehacientemente. Pero hemos dicho: “domesticar a la finanza” y esta expresión refleja la enorme dificultad de una tarea que debe partir de la constatación de la absoluta asimetría de poder que hoy se da. Lo que nos lleva a una tercera y última cuestión: la que tiene que ver con las formas de resistencia, de lucha y de ofensiva política y social. Los datos de los cuatro últimos años, demuestran que las trabajadoras y trabajadores han peleado contra las consecuencias de la crisis por todas partes, también en Asturias y en el estado español: el éxito innegable de la huelga general del 29-M y la del 22-Mayo en la educación pública, han estado entre los pocos acontecimientos reconfortantes de los últimos tiempos. Aunque los titulares mediáticos sobre su fracaso o a lo sumo medio éxito, estaban escritos previamente en el guión, lo cierto es que la huelga y la movilización social masiva que

las acompañaron nos permiten considerar que estamos iniciando una nueva fase del conflicto social, donde hasta ahora sólo hemos conocido agresiones y humillaciones. Este éxito ha hecho enmudecer a los centros financieros europeos y a la propia troika, que han percibido por primera vez que algo puede ir mal en sus previsiones sobre la escasa resistencia social a sus políticas, y no sólo en el estado español. La pretendida “inutilidad” de la huelga general machaconamente propagada por los altavoces mediáticos se ve de nuevo desmentida.

XUNTA AÑAL ORDINARIA
Centro Municipal Integrado de El Llano
Xixón, C/ Rio de Oro 37

Lo cierto es que la mera convocatoria sindical del 29 de marzo sirvió ya, primero, para obligar al PP a revisar a la baja sus objetivos de ajuste presupuestario en un punto y medio, lo que no evitó un aumento de la conciencia social de lo que suponen las políticas de “austeridad” y recorte que comenzaron a pasar factura política en las elecciones de Asturias y Andalucía. El problema, sin embargo, es que la mayoría de estos movimientos no han conseguido levantar su resistencia y su combatividad al nivel necesario para responder a los ata-

Necesitaremos desarrollar formas de resistencia más combativas, más radicales y más prolongadas, para poder bloquear los programas de austeridad y plantear políticas alternativas a un tiempo.

ques a los que se enfrentan. También hemos podido constatar que las clases dominantes pueden hacer frente a huelgas generales de una jornada, sin pestañear. Por sí mismas, esas movilizaciones no les harán retroceder. Las que más éxito han tenido, en Guadalupe y Martinica (2008), han durado más de un mes. Para lograr éxito, estas luchas adoptaron la forma de huelgas generales ilimitadas, acompañadas de acciones insurreccionales en las calles, incluyendo el levantamiento de barricadas, ocupaciones de fábricas, creación de comités de barrios, etc. Necesitaremos desarrollar formas de resistencia más combativas, más radicales y más prolongadas, para poder bloquear los programas de austeridad y plantear políticas alternativas a un tiempo. Las crisis son momentos donde el capital se reestructura y purga sus mecanismos digestivos, pero también momentos para reinventar las formas y las estrategias de lucha. Esta reinvención sólo puede ser el resultado de un duro trabajo de militantes organizados en la base de los movimientos, y especialmente en el movimiento sindical. Desde ahora, y para bastante tiempo, la alternativa estará entre la aceptación de las “reformas estructurales” que la oligarquía -española y europea- considera imprescindibles para alterar a su favor la correlación de fuerzas y el modelo social de bienestar ahora en crisis, o la ruptura radical con esas políticas: sólo esa ruptura puede evitar que vivamos peor, mucho peor que la anterior generación. Por no hablar de cómo vivirán las nuevas generaciones.

setiembre 2012

28 DE SETIEMBRE DE 2012
18:00 hores

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful