PONENCIA  EN  APOYO  Al  PROYECTO  DE  LEY:  

 

P.  de  la  C.  488  Para  enmendar  los  Artículos  3.1,  3.2,  3.3,  3.4,  y  3.5  de  la  Ley  número  54  del  15  de   agosto  del  1989,  “Ley  de  Prevención  e  Intervención  con  la  Violencia  Doméstica”   Presentado  por  los  representantes  Vega  Ramos,  Vargas  Ferrer  y  Báez  Rivera     Se  dirige  a  ustedes  Shariana  Ferrer  Núñez,  miembro  del  Partido  del  Pueblo  Trabajador  y  una  de   las  personas  más  jóvenes  en  deponer  en  esta  vista  pública.  Ayer,  16  de  abril  de  2013  rendí  mi   planilla   sobre   ingresos   para   con   ello   contribuir   a   que   el   Estado   pueda   brindar   servicios   y   garantías   al   pueblo   trabajador.   Ayer,   fui   igual   en   las   responsabilidades   como   ciudadana.   Hoy   exijo  ser  igual  en  derechos.     El  Partido  del  Pueblo  Trabajador  comparece  ante  estas  vistas  públicas  para  apoyar  el  proyecto   de   ley   de   la   Cámara   de   Representantes   488,   que   propone   la   enmienda   de   varios   artículos   de   la   Ley  54  para  la  Prevención  e  Intervención  con  la  Violencia  Doméstica,  con  el  fin  de  que  esta  ley   brinde  protección  a  todas  las  parejas  sin  importar  el  estado  marital,  la  orientación  sexual,  ni  la   identidad   de   género.   Nuestro   apoyo   a   este   proyecto   se   fundamenta   en   nuestro   programa   político,  en  el  cual  favorecemos  la  diversidad  de  las  familias,  incluyendo  las  que  están  formadas   por   parejas   del   mismo   sexo.   Además,   defendemos   los   derechos   humanos   y   civiles   de   toda   persona,  independientemente  de  su  raza,  género,  orientación  sexual  o  de  su  origen  nacional  y   promovemos   la   eliminación   de   todas   las   formas   de   discriminación   por   motivo   de   género   y   orientación  sexual1.     La   intención   de   este   Proyecto   de   ley   es   la   de   hacer   explícita   la   protección   legal   ante   este   problema  de  violencia  dentro  de  las  parejas  sin  importar  si  están  casadas,  si  cohabitan,  si  tienen   una   relación   consensual   o   si   los/as   integrantes   de   dichas   parejas   son   hombres   o   mujeres,   heterosexuales,   bisexuales,   homosexuales   o   transgénero.   La   Ley   54   de   Violencia   Doméstica  
                                                                                                                       
1

 Programa  del  Partido  del  Pueblo  Trabajador.  Según  enmendado  en  la  asamblea  del  10  de  mayo  del  2012.  

1    

aprobada  en  1989,  fue  desarrollada  después  de  un  largo  proceso  en  el  que  participaron  muchos   grupos  y  sectores  sociales  y  en  la  que  se  utilizó  un  lenguaje  inclusivo  que  en  ningún  momento   daba   a   entender,   que   estaba   dirigida   única   y   exclusivamente   a   la   protección   de   parejas   conformadas  entre  hombre  y  mujer  (de  hecho,  siempre  se  hace  alusión  al  término  “personas”   en   el   texto   de   la   ley)2.   Desgraciadamente,   a   pesar   de   que   la   intención   de   la   Ley   54   era   la   de   incluir  toda  la  diversidad  de  parejas  que  existen  en  Puerto  Rico,  el  Tribunal  Supremo  en  el  2003,   en   el   caso   Pueblo   v.   Ruiz   Martínez3,   en   su   decisión   mayoritaria   interpretó,   que   dicha   ley   no   era   aplicable   a   parejas   del   mismo   sexo.   Esta   decisión   excluye   por   tanto,   a   un   grupo   de   la   población   única  y  exclusivamente  por  razón  de  su  orientación  sexual,  o  bien,  desprotege  a  una  pareja  ante   la   ley   por   el   simple   hecho   de   estar   compuesta   por   personas   del   mismo   sexo.   El   actual   Juez   presidente   del   Tribunal   Supremo   Hernández   Denton,   en   ese   momento   Juez   Asociado,   en   su   opinión  disidente  expresa:  “La  decisión  de  este  Tribunal  tiene  el  efecto  de  tratar  a  este  sector   minoritario   de   la   población   como   ciudadanos   de   segunda   clase,   privándoles   de   derechos   reconocidos  a  otras  personas”4.     Por   tanto,   hasta   el   momento,   y   después   de   la   interpretación   del   Tribunal   Supremo   a   este   respecto,   un   sector   de   la   población   específico,   queda   totalmente   excluido   de   ser   protegido   por   la   Ley   54.   Esto   quiere   decir   que   si   en   una   pareja   compuesta   por   ejemplo   por   mujeres,   se   produce  violencia,  la  mujer  violentada  no  tiene  derecho  a  acogerse  a  esta  ley,  estará  en  peligro   de  que  vuelvan  a  violentarla,  no  tendrá  opciones  para  protegerse  de  ese  peligro  y  el  resultado   de  todo  esto  es  un  continuo  atentado  contra  su  dignidad  e  incluso  contra  su  vida,  no  sólo  por   parte   de   su   pareja,   si   no   por   parte   del   Estado   que   no   la   protege,   sólo   por   el   hecho   de   ser   lesbiana  o  mantener  una  relación  con  otra  mujer.  Por  otro  lado,  tampoco  la  mujer  que  en  este   caso  agrede,  podría  ser  procesada  según  las  disposiciones  de  esta  ley  tal  y  como  la  interpretó  el   Tribunal   Supremo.   Esa   violencia   ejercida   al   interior   de   esa   pareja   de   mujeres,   es   la   misma,  
                                                                                                                       
2

 

 Ley  de  Prevención  e  Intervención  con  la  Violencia  Doméstica.  Ley  Núm.  54  de  15  de  agosto  de  1989,  efectiva  el  15  de  agosto   de  1989,  según  enmendada.  (8  L.P.R.A.  sec.  601  et  seq.)   3  Pueblo  v.  Ruiz  Martínez  2003  TSPR  52  158  DPR   4  Opinión  disidente  emitida  por  el  Juez  Asociado  Señor  Hernández  Denton,  a  la  cual  se  une  la  Juez  Asociada  Señora  Naveira  de   Rodón.  Pueblo  v.  Ruiz  Martínez  2003  TSPR  52  158  DPR  

2    

exactamente  la  misma,  que  se  ejerce  dentro  de  las  parejas  compuestas  por  hombre  y  mujer.  Y   por  supuesto,  es  también  la  misma  que  se  puede  producir  dentro  de  una  pareja  de  hombres.   Entonces,   por   qué   no   se   puede   proteger   a   la   persona   violentada   y   no   se   puede   procesar   a   la   persona  que  violenta,  bajo  las  mismas  condiciones  que  sí  aplican  a  parejas  del  sexo  opuesto.  A   este   respecto,   el   Licenciado   Hiram   Meléndez   Juarbe,   en   su   análisis   de   la   interpretación   del   Tribunal  Supremo,  desde  el  derecho  constitucional  a  la  igual  protección  de  las  leyes  concluye:   “De  esta  forma,  no  solamente  la  exclusión  que  provee  la  interpretación  de  la  Ley  54  relega  al  (a   la)   maltratante   homosexual   y   lesbiana   a   la   pena   menor   del   delito   general   de   agresión,   sino   que   le   priva  a  las  víctimas  homosexuales  y  lesbianas  (y  exclusivamente  a  estas)  de  las  herramientas   que  están  disponibles  a  todas  las  personas  igualmente  situadas  para  solicitar  ayuda  del  Estado   ante   la   violencia   profundamente   personal   y   psicológica   que   la   Ley   54   intenta   remediar.   Ello,   como   si   el   dolor   físico   y   emocional   sufrido   por   homosexuales   y   lesbianas   en   este   tipo   de   violencia  fuese  menor  o  distinto  en  alguna  manera  constitucionalmente  relevante  al  que  sufren   los  heterosexuales”5.     Según   Meléndez   Juarbe,   esa   decisión   es   inconstitucional   y   viola   los   principios   más   básicos   de   igual  protección  de  las  leyes,  según  la  Enmienda  Decimocuarta  de  la  Constitución  de  los  Estados   Unidos   y   su   jurisprudencia   y   también   el   Artículo   II,   Sección   1   de   la   Constitución   de   Puerto   Rico,   en  cuanto  a  la  dignidad  e  igualdad  del  ser  humano  ante  la  ley.  Además  en  su  opinión,  debería   ser  la  Asamblea  Legislativa  la  que  remedie  el  efecto  que  tuvo  la  decisión  del  Tribunal  Supremo   del  2003  sobre  la  Ley  546.       Por  tanto,  debido  a  la  frágil  situación  del  estado  de  derecho  vigente  en  relación  a  la  violencia  en   parejas   del   mismo   sexo   es   imprescindible   que   se   apruebe   el   proyecto   de   ley   488   que   hoy   apoyamos,  ya  que  a  través  de  su  aprobación,  puede  incluirse  de  una  manera  específica  y  clara   al  grupo  de  población  que  quedó  excluido  de  la  protección  de  la  ley  54,  mediante  la  decisión  del   Tribunal   supremo.   De   esta   manera,   las   personas,   ya   sean   mujeres,   hombres,   lesbianas,  
                                                                                                                       
5

 

 Hiram  Meléndez  Juarbe.  El  menosprecio  como  objetivo  constitucionalmente  ilegítimo.  Revista  para  el  Análisis  del  Derecho,   ISSN-­‐e  1698-­‐739X,  Nº.  1,  2009   6  Ibid  

3    

homosexuales   o   transgénero   que   estén   sometidas   a   violencia   dentro   de   sus   parejas,   sean   éstas   del  mismo  o  distinto  sexo,  podrán  acogerse  a  las  disposiciones  de  la  Ley  54  y  podrán  también   recibir  servicios  de  orientación,  psicológicos,  de  protección  a  su  seguridad,  de  igual  forma  que   las  personas  heterosexuales  han  podido  hacerlo  desde  siempre  y  hasta  ahora.       Según  el  profesor  José  Toro  Alfonso  que  ha  realizado  estudios  sobre  violencia  doméstica  entre   parejas  del  mismo  sexo  en  Puerto  Rico,  la  prevalencia  de  violencia  en  relaciones  heterosexuales   y   homosexuales   es   muy   similar,   un   30   por   ciento   de   las   parejas   heterosexuales   y   un   30   por   ciento  de  las  parejas  del  mismo  sexo,  tienen  relaciones  de  violencia7.  La  violencia  dentro  de  la   pareja   en   el   caso   de   las   relaciones   del   mismo   sexo,   se   silencia   aún   más,   se   agrava   aún   más,   por   la  discriminación  social,  además  de  legal,  solamente  por  el  hecho  de  ser  lesbiana  o  gay.  Urge   por   tanto,   la   aprobación   de   este   proyecto   para   poder   ofrecer   salidas   a   las   situaciones   que   muchas  personas  pueden  estar  viviendo  en  este  momento  y  a  las  que  no  le  pueden  dar  solución   de  la  misma  manera  que  lo  pueden  hacer  otras.     Este   proyecto   488   también   es   cónsono   con   la   reciente   reautorización   en   el   pasado   mes   de   marzo   por   el   Senado   y   la   Cámara   de   Estados   Unidos,   de   la   Violence   Against   Women   Act   (conocida  como  VAWA),  que  se  trata  de  una  ley  a  nivel  federal  que  provee  fondos  a  agencias  de   gobierno   y   organizaciones   que   trabajan   contra   la   violencia   doméstica,   incluidas   las   de   Puerto   Rico.   En   esta   reautorización   de   VAWA   2013,   se   prohíbe   la   discriminación   de   personas   gays,   lesbianas,   bisexuales   y   transgénero   sobrevivientes   de   violencia,   para   garantizar   que   todas   las   víctimas   de   violencia   tengan   el   mismo   acceso   a   servicios   y   protección8.   Aprobar   el   proyecto   488,   con   sus   enmiendas   a   la   ley   54,   significaría   entonces   eliminar   la   distorsión   que   podría   crearse   al   tener   una   ley   de   violencia   doméstica   en   Puerto   Rico   que   no   incluye,   es   decir,   discrimina  a  las  parejas  del  mismo  sexo,  y  por  otro  lado,  recibir  fondos  de  una  ley  federal  que   prohíbe  esa  discriminación.  
                                                                                                                       
7

 

 Diálogo  Digital,  Ley  54:  más  allá  de  la  orientación  sexual  (Gobierno,  sociedad  y  exclusión),  diciembre  2012   National  Network  to  End  Domestic  Violence.  The  Violence  Against  Women  Reauthorization  Act  of  2013:     Safely  and  Effectively  Meeting  the  Needs  of  More  Victims.  Marzo  2013  
8

4    

 

 

 Además,  este  proyecto  de  ley  también  incluye  a  parejas  de  distinto  sexo  independientemente   de   su   estado   marital,   es   decir,   que   las   personas   que   componen   la   pareja   pueden   o   no   estar   casadas   entre   sí   o   con   otra   persona   y   esto   no   va   a   ser   un   criterio   para   estar   o   no   protegido   por   la  ley  54.  Esto  quiere  decir  que  en  el  caso  por  ejemplo  de  que  una  mujer  cuyo  estatus  marital  es   casada,  pero  es  violentada  por  su  pareja,  con  la  cual  no  está  casada,  podría  ser  protegida  por   las  disposiciones  de  la  ley  54.  Esta  inclusión  “sin  importar  estatus  marital”  pondría  solución  a  lo   que  fue  sentencia  del  Tribunal  Supremo  en  el  2011  en  el  caso  Pueblo  v.  Flores  Flores9,  donde  se   estipuló,  que  la  Ley  54  no  aplicaba  en  ese  caso  porque  la  mujer  violentada  estaba  casada  con   otra   persona,   y   mantenía   una   relación   “adultera”   con   quién   la   agredió.   Aunque   no   fue   una   decisión  mayoritaria,  sino  una  sentencia,  y  por  lo  tanto  no  sienta  precedente  en  jurisprudencia,   esa   podría   ser   la   línea   de   interpretación   del   Tribunal   Supremo   en   casos   similares,   con   lo   que   es   importante  que  el  proyecto  488,  incluya  la  aclaración  “sin  importar  el  estatus  marital”,  ya  que   de   esta   manera   se   evitarían   posibles   sentencias   o   decisiones   que   desprotegen   de   la   ley   54   a   personas   víctimas   de   violencia,   por   el   único   criterio   de   su   estatus   marital   con   otra   persona.   Violencia  en  la  pareja  es  violencia  en  la  pareja,  estés  casado/a  o  no  con  la  persona  que  la  ejerce   o   con   otra   persona   distinta.   Por   tanto,   la   protección   de   la   ley   debe   dirigirse   hacia   todas   las   posibles  víctimas  de  esa  violencia.     Por   todas   estas   razones,   apoyamos   que   el   Proyecto   de   la   Cámara   488   sea   aprobado   para   garantizar  la  inclusión  de  todo  tipo  de  parejas  de  una  forma  explícita  y  clara  en  la  Ley  Núm.  54   de   Prevención   e   Intervención   con   la   Violencia   Doméstica   y   de   esta   forma   evitar   la   posible   discriminación  de  cualquier  persona  que  pueda  estar  siendo  objeto  de  violencia  doméstica.   Por  último  sugerimos  que  para  que  aún  sea  más  explícita  la  inclusión  anteriormente  citada  se   añada  en  el  proyecto  488,  una  enmienda  a  la  ley  54  en  su  Artículo  1.3,  Definiciones  (i)  y  (k),  que   leerían  de  la  siguiente  manera:  
                                                                                                                       
9

 Pueblo  v.  Flores  Flores  2011  TSPR  38  181  DPR  

 

5    

(i)

"Relación  de  pareja"  significa  la  relación  entre  cónyuges,  ex  cónyuges,  las  personas   que   cohabitan   o   han   cohabitado,   las   que   sostienen   o   han   sostenido   una   relación   consensual   íntima sin   importar   el   estado   marital,   la   orientación   sexual,   ni   la   identidad  de  género  y  los  que  han  procreado  entre  sí  un  hijo  o  una  hija.    

 

(k)

"Violencia   doméstica"   significa   un   patrón   de   conducta   constante   de   empleo   de   fuerza  física  o  violencia  psicológica,  intimidación  o  persecución  contra  una  persona   por   parte   de   su   cónyuge,   ex   cónyuge,   una   persona   con   quien   cohabita   o   haya   cohabitado,   con   quien   sostiene   o   haya   sostenido   una   relación   consensual   sin   importar  el  estado  marital,  la  orientación  sexual,  ni  la  identidad  de  género  o  una   persona  con  quien  se  haya  procreado  una  hija  o  un  hijo,  para  causarle  daño  físico  a   su  persona,  sus  bienes  o  a  la  persona  de  otro  o  para  causarle  grave  daño  emocional.  

Es  importante  que  más  allá  de  las  letras  y  el  papel,  este  proyecto  humanice  el  tema  de  la   violencia  doméstica  que  viven  algunas  parejas,  todo  tipo  de  parejas.  Violencia  es  violencia  y   no   se   escoge   ser   víctima   de   ella.   Esperamos   que   el   proyecto   y   nuestras   recomendaciones   sean  aprobadas  por  el  cuerpo  legislativo.   Le  agradecemos  su  tiempo  y  disposición.     Shariana  Ferrer  Núñez   Caucus  de  Género  y  Derechos  Democráticos   Partido  del  Pueblo  Trabajador  

6    

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful