Está en la página 1de 66

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Serie Taboo 01

CHEYENNE McCRAY

TOMANDO

INSTRUCCIONES

Taking Instructions (2007)

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Serie Taboo 01

ARGUMENTO:

Jessica Grayson es una estudiante de primer año de la universidad que ha estado loca por su profesor durante todo el año. Él es sexy e inalcanzable… y ella está decidida a meterse en su cama.

Salir con una de sus propias estudiantes es un tema tabú y Craig Bennett intenta nunca romper esa regla escolar… Hasta que encuentra un regalo de fin-de-semestre en su oficina… la magnífica estudiante que él no ha podido mantener fuera de su cabeza. Y está desnuda, y sentada sobre su escritorio.

No pasa mucho tiempo antes de que Jessica descubra que está consiguiendo más de lo que esperaba. Ella averigua exactamente quién tiene el control a la vez que aprende cómo le gusta jugar al profesor. Un completo nuevo mundo de BDSM se abre para ella y ser una mala chica nunca se sintió tan bueno.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Serie Taboo 01

CAPÍTULO 1

Jessica Grayson

levantó la vista

de

su

ensayo para mirar al profesor

Bennett. Su boca se hizo agua y se retorció en su asiento para aliviar el dolor

entre los muslos.

Profesor, si, claro. El hombre era tan malditamente hermoso y construido como si acabara de salir de la revista de un gimnasio que no se parecía a ningún profesor o profesora que hubiera tenido.

Cabello oscuro enmarcaba sus rasgos cincelados. Tenía una mandíbula angulosa, los pómulos altos y ojos azules tan bonitos como el claro cielo de Arizona.

Ella tenía algo con los hombres con traseros apretados, y sus pantalones le quedaban bien ajustados. A veces, cuando se alejaba del podio había podido dar una buena mirada a su paquete. Definitivamente digno de desenvolverse como el resto de su delicioso cuerpo. Anchos hombros, bíceps que se flexionan debajo de las mangas ceñidas de sus camisas.

Ella

apostaría

su

último

par

de

bragas

a

que

tendría ondulados

abdominales y un pecho liso sobre el que pudiera deslizar sus manos para sentir su grupo de músculos debajo de sus palmas. Y ella clavaría las uñas en su culo tenso mientras él la cabalgaba con fuerza.

Jessica se retorció en su asiento y sonrió para sus adentros cuando cogió al profesor Bennett mirándola de nuevo. Se inclinó hacia delante un poco más para que sus pechos se vieran como si se hubieran derramado fuera de su sostén. Su garganta trabajó antes de que él volviera su mirada hacia el podio. Jessica sonrió. Era el final del segundo semestre de su primer año en la Universidad de Arizona. Sería una estudiante de segundo año en el otoño. Había encontrado a un hombre que quería más que a nada. Y tenía la intención de atraparlo. Todo el semestre se había puesto camisas o blusas con cuellos que mostraban su escote y hacían hincapié en sus pechos. Llevaba pantalones cortos o faldas diminutas que apenas cubrían nada. Y él se había fijado en ella. Ah, sí, definitivamente la miraba cuando pensaba que ella no se daba cuenta.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Cuando estaba escribiendo notas o trabajando en un documento,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Cuando estaba escribiendo notas o trabajando en un documento, había levantado la vista a través de sus pestañas para verlo mirándola. Él trataba de parecer casual, pero ella sabía que había una conexión entre ellos que iba más allá de pura lujuria. A veces sus ojos se encontraban y se sostenían la mirada antes de que él apartara la vista y volviera a hacer lo que fuera que había estado haciendo hasta ese momento. Jessica bajó la mirada de nuevo a su trabajo final y trató de concentrarse en terminar su ensayo. Lo había hecho bien, Inglés era su mejor tema, pero con Craig Bennett detrás de ese podio, ocultando lo que más quería ver, tenía que esforzarse para mantenerlo fuera de su cabeza y escribir.

Era el último día antes del receso de verano, y ella no tenía intención de pasarlo sola. Iba a dar al profesor Bennett momentos que nunca olvidaría.

La mirada de Craig Bennett se mantuvo extraviada en los pechos de Jessica Grayson. Maldita sea, su alumna era tetona. Era una suerte para él estar detrás de un podio cuando daba sus conferencias o sus alumnos verían su constante erección cada vez que estaba alrededor de Jessica.

En este momento su clase tenía la cabeza baja, mientras que estudiaba minuciosamente sus trabajos académicos. Eso le dio tiempo a Craig para permitirse disfrutar de algunas fantasías acerca de Jessica. Si ella no fuera su alumna, la invitaría a salir y la follaría como si no hubiera un mañana. Tendría que azotarla por ser una chica mala, convirtiendo su culo en una agradable sombra de color rosa.

En ese momento, Jessica lo miró y le dio esa pequeña sonrisa sexy que le daba cada vez que tenía la oportunidad. Ella se movió en su asiento para estirarse y girar uno de sus dedos en su largo pelo negro y lo miró con los ojos tan verdes y sensuales que apenas podía pensar, mucho menos conseguir tener su erección bajo control.

—Profesor Bennett, —dijo una voz femenina a la izquierda del podio. — ¿Dónde quiere que dejemos los ensayos?

Craig sacudió su atención hacia…¿cual era su nombre?

—Yo lo tomaré—dijo a la pequeña rubia mientras ella miraba a Jessica y de regreso a Craig. Por su expresión, él sabía que ella lo había pillado mirando a Jessica. Se aclaró la garganta y miró hacia abajo a su ensayo de Inglés. Gloria -ése era su nombre.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Gracias, Gloria. —Centró su atención en ella, incluso cuando

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Gracias, Gloria. —Centró su atención en ella, incluso cuando sintió el calor de la mirada de Jessica. —Ten un buen receso de semestre.

Gloria miró a Jessica otra vez. —Si. Usted también—dijo con una sonrisa en su voz.

Craig la despidió llevando su atención al ensayo. Como siempre, su trabajo era excelente.

Cristo, sin embargo, tenía que conseguir sacar de su cabeza a Jessica Grayson. Ella era su estudiante, por el amor de Dios. Había visto que se había inscrito en un semestre de otoño, con él, Inglés 210, Introducción a Escribir Ficción. Sabía a lo que prefería introducirla.

Iba a ser un jodido infierno tenerla en su clase de nuevo y no fantasear sobre sus pechos, y cómo sus labios carnosos se sentirían envueltos

alrededor de su polla. Miró a Jessica,

y

fue

un

error. Ella

lo miraba, sus

pezones presionando contra la tela de su camiseta de corte bajo y sus labios húmedos con un ligero brillo en ellos. Se dio la vuelta y apretó los dientes. Iba a tener que cerrar la puerta de su oficina y hacer frente a su erección tomando su polla en la mano tan pronto como terminara la clase. Más estudiantes se acercaron a él, entregando sus trabajos lo que por suerte le ayudó a centrarse en la clase y evitar mirar a Jessica.

Cuando el timbre para despedir a la clase llegó por los altavoces, dejó escapar un suspiro de alivio. Final del semestre, basta de fantasear acerca de Jessica. Mierda, ¿que tenía, veinte, veintiuno? El tenía treinta. Era un poco viejo para que hubiera nada entre ellos. Incluso si no tuviera que preocuparse por la ética entre maestros y estudiantes. Infiernos, acababa de obtener su puesto como profesor permanente. Y no quería meter la pata.

Los restantes estudiantes le traían sus ensayos que él organizaba pulcramente para no ver la belleza de pelo negro que se estaba tomando su tiempo para llegar hasta el podio. No estaba seguro de si iba a ser capaz de obtener una palabra coherente, cuando finalmente ella le diera su ensayo. Ella fue la última, por supuesto. Él sabía que amaba torturarlo, y ella hizo un trabajo condenadamente bueno de eso. Volvió a apilar los papeles con esmero, tratando de mantener la calma. Todo el semestre se había estado burlando de él, coqueteando y dando a entender que le gustaría ser algo más que la mascota del profesor. Y seguro como el infierno, él quería hacer de ella justamente eso: correa, collar y todo.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Él supo el instante en que ella llegó. Ninguna

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Él supo el instante en que ella llegó. Ninguna otra mujer olía de la forma en que ella lo hacía. Caliente, sensual y cálida vainilla.

Levantó la cabeza para ver que era, de hecho, el último estudiante en la sala. Mierda, su mano tembló un poco mientras tomaba su ensayo. El podio estaba entre ellos, gracias a Dios. Sus pantalones eran sin duda una tienda de campaña donde su polla presionaba contra el material.

—¿Cuáles son tus planes para este receso de verano, profesor Bennett? — Le preguntó Jessica en su suave voz de fóllame. Si ella no se iba, su polla estaba a punto de estallar. Se aclaró la garganta otra vez.

—Nada especial.

—En

serio. —La palabra era un ronroneo de sus labios que

casi

le hizo

gemir en voz alta. —Mi familia va a Europa por el verano, así que voy a estar sola.

Craig le dio una sonrisa forzada. —Parece que estamos en el mismo barco. —Ah infierno. ¿Por qué

fue y

admitió eso? Como si la niña necesitara algún estímulo. Tal como esperaba, le dio otra de sus sonrisas que hizo que su pene se endureciera.

—Tal vez podríamos reunirnos para tomar un café

...

o tal vez la cena.

—Escucha. —Él se armó de valor y se obligó a decir lo que no quería. —Tú eres mi alumna. No sería ético que me citara contigo.

Ella arqueó las cejas, una mirada inocente de su expresión.

—¿Quién dijo algo acerca de citas café juntas. O cenando.

...

sólo dos personas solitarias tomando

—Lo siento, Jess… Señorita Grayson. —Maldita sea, era lo único que podía hacer para sacar su mente de su polla…en su cuerpo, en cualquier número de posiciones…y forzarse a decir las palabras que debía. —No puedo.

—Pero tú quieres—le susurró ella y guiñó un ojo antes de caminar hacia la puerta.

darse vuelta y

Vestía una falda diminuta de color rojo que dejaba ver sus increíblemente largas y tonificadas piernas. Su camiseta roja a juego moldeaba su figura, disminuyendo hasta su pequeña cintura. La miró hasta que desapareció por la puerta, entonces aspiró en una profunda respiración. Le llevó un rato conseguir tener su erección bajo control. Tenía que pensar en los montones de ensayos que tenía que calificar. En su abuela. En la reunión de su facultad esta tarde. En cualquier cosa menos en Jessica.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Cuando tuvo las cosas bajo control, lo que significaba

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Cuando tuvo las cosas bajo control, lo que significaba conseguir que su polla cooperara, metió los papeles en su maletín, lo cerró y se dirigió fuera del aula. El golpe de la puerta hizo eco cuando entró en el pasillo casi vacío. Los estudiantes estaban más que listos para las vacaciones de verano y parecía que nadie estaba interesado en dar vueltas. No es que él tuviera la intención de estar por aquí más de lo que debía. Le había dicho a Jessica la verdad, no tenía absolutamente nada interesante planeado, y más que nada le encantaría tener a esa chica en su cama y mantenerla allí todo el receso. Una chica como ella probablemente podría disfrutar de sus juguetes y un poco de bondage. Quizá mucho bondage.

Mierda. Estos iban

a

ser

tres largos meses antes de que las clases

comenzaran de nuevo. Craig hizo el camino a su oficina, tratando de llevar su mente a otras cosas sin éxito. Definitivamente iba a necesitar masturbarse para tener el dolor en su ingle bajo control. Abrió la puerta de su oficina, entró y de inmediato cerró la puerta. Se dio la vuelta…

Y rápidamente bajó su maletín. Jessica Grayson estaba sentada en su escritorio. Desnuda.

CAPÍTULO 2

Oh Dios. El cuerpo de Jessica era aún más bello de lo que Craig había imaginado, de lo que había sido en muchas de sus fantasías. Su largo pelo negro caía sobre sus hombros delicados hasta su fina cintura. Sus pechos eran grandes, sus pezones altos e impertinentes. Cada pedacito de su cuerpo era firme y tonificado desde sus hombros a sus tobillos. Y si pudiera verlo, apostaría que tendría un buen culo también.

—Hola, profesor. —Jessica apoyó

las manos

a

cada lado

de

ella

en

el

escritorio. —Necesito ayuda con una asignación—agregó en un ronroneo.

Las palabras no venían a Craig. No podía moverse. Tal vez debería intentar recoger la mandíbula del piso, pero en ese momento se sentía como si fuera necesario un esfuerzo monumental para hacerlo.

Jessica se deslizó de la mesa y su corazón se aceleró cuando ella caminó lentamente hacia él. Sus caderas tenían un balanceo natural y cuanto más se

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones acercaba, incluso podía decir que sus pezones estaban tensos

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

acercaba, incluso podía decir que sus pezones estaban tensos y pidiendo ser chupados.

Su polla

estaba tan dura que era un milagro que no se viniera en sus

pantalones.

Cuando

Jessica

estaba tal

vez

a

una

pulgada de él,

extendió la mano y

deslizó sus manos en su pelo. La sensación fue tan erótica que casi gimió en

voz alta.

—¿Sabes lo sexy que eres? —Susurró mientras traía su cabeza hacia abajo de modo que sus labios se acercaran.

—Jessica. No. No podemos…— comenzó cuando ella lo tiró hacia abajo para que sus labios se encontraran.

Él estaba perdido. No había vuelta atrás.

Jessica le mordió el labio inferior y él gimió. Ella inmediatamente deslizó la lengua en su boca.

Casi sin darse cuenta,

llevó las manos a su culo y apretó su cuerpo tan

cerca que sintió sus pezones a través de su camisa. Apretó su polla contra su vientre y ella gimió en su boca y lo besó aún con más pasión.

Craig no pudo evitar la sensación de satisfacción que le dio tener a Jessica donde estaba. Ella hizo pequeños sonidos de lloriqueo mientra apretaba las mejillas de su culo con las manos y la besaba con dominio y control.

Si Jessica Grayson quería jugar, estaba malditamente seguro de mostrarle con exactitud como jugaba él.

Jessica no

podía creer

la intensidad que el profesor Bennett estaba

poniendo en su beso. Ella no había estado segura de cómo reaccionaría al

encontrarla en su oficina, desnuda, pero ahora lo sabía.

Dios, era un besador increíble. La forma en que la sostenía, la forma en

que

su

boca

tomó

el

control

de

la

suya,

era

total y completamente

dominante y la encendió más, si eso era posible. Él negó con la cabeza, como si estuviera saliendo de un sueño. —¿Cuántos años tienes, Jessica? Su corazón latió un poco más rápido. —¿Importa? Él frunció el ceño.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Sabes que lo hace. Si quieres jugar conmigo, juegas

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Sabes que lo hace. Si quieres jugar conmigo, juegas con mis reglas.

El acero

de

su

voz

avivó

el fuego

dentro de

ella.

Se sintió traviesa.

Encantada y avergonzada. Y obligada a responder.

—Acabo de cumplir los veinte años—dijo mientras cogía el botón de sus pantalones. —Edad suficiente para saber lo que quiero cuando lo veo.

—No es edad suficiente para beber—dijo mientras se acercaba y cogía un puñado de su pelo, la expresión de su mirada intensa. —Pero edad suficiente para follar.

Sus muslos se volvieron húmedos y las emociones rodaron a través de su vientre.

—Malditamente correcto.

—Tienes que entender algo, Jessica. —Su puño agarró con más fuerza el pelo. —No dejo de ser el profesor cuando dejo el podio. Cuando se trata de sexo, la clase es mía también. Yo soy el jefe. Lo que digo se hace. Si no puedes vivir con eso, vete ahora.

Ella

se

estremeció y no fue porque estaba

desnuda. Fue la emoción

causada por sus palabras. La forma en que habló con ella fue tan caliente.

—Voy a hacer lo que quieras.

Le soltó el pelo y llevó la mano entre los dos para deslizar los dedos en su coño.

Jessica quedó sin aliento por tan inmediato y atrevido movimiento y echó la cabeza hacia atrás, rompiendo el beso. Arrastró su boca desde su barbilla a lo largo de su cuello. Lentos, eróticos besos que la pusieron más húmeda que nunca.

Y su olor picante y masculino.

Ella montó su mano duro mientras frotaba las palmas sobre sus hombros y sus brazos. No se cansaba de tocarlo.

—Bien—murmuró, mientras su boca se acercaba a su pecho. —Salvaje. Me gusta salvaje.

Jessica le

apretó el bíceps

y

gimió. Todo

lo

que

decía

la

encendía,

superando todos los sueños húmedos que había tenido sobre él. Le pellizcó el clítoris y ella dio un pequeño grito de sorpresa y excitación. —Dime lo que realmente quieres, Jessica.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones ¿Acaso no era obvio? Ella quería su polla en

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

¿Acaso no era obvio? Ella quería su polla en su interior tanto que apenas podía soportar la espera. —Yo-yo quiero que me folles.

—Menos de dos puntos, y esa es la única vez que voy a ser agradable—dijo mientras sus labios se frotaban sobre su pezón. —No soy todo lo que quieres. Tenías fantasías antes de conocerme. Dime esas fantasías.

Sintió un

poco de

calor

subir

por

su

aferraba a sus hombros con más fuerza.

cuello al mismo tiempo que

se

—He fantaseado acerca de ti follándome en el aula. —Gritó cuando él mordió su pezón. —Doblándome directamente sobre el podio.

Dio lo que sonó como un gruñido de aprobación mientras continuaba volviéndola loca con su boca y manos.

—¿Qué más? —Um ... —Jessica…—Su

tono

sostenía

pellizcaba el clítoris de nuevo.

una nota de advertencia mientras le

—He pensado en tener sexo contigo en un lugar público. —Gritó al tiempo que tocaba el lugar correcto con los dedos. —Y en tu casa. —Nadie nunca la había hecho actuar así. —Oh, Dios, profesor Bennett. Sí, allí mismo—se retorcía contra su mano—ahí.

Él dio una risa suave mientras trazaba su pezón con la lengua.

—La Srta. Grayson, ha sido una muy mala chica. —Movió los dedos de su clítoris y los puso dentro de su núcleo. —No tienes permitido llegar al orgasmo hasta que yo de el permiso. —Él le mordió suavemente el pezón. — ¿Entiendes, Srta. Grayson?

Jessica se retorció aún más.

—Sí, profesor. —Sus palabras salieron en un jadeo pesado—Voy a hacer todo lo que desee.

Le mordió el otro pezón y ella gritó, esta vez más fuerte.

—Vas a tener

que estar

en

silencio—dijo mientras lamía el lugar que

acababa de morder. —O voy a tener que darte otro castigo.

La forma en que dijo castigo envió una emoción a través de ella que fue directamente a su coño.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Maldita sea, estás mojada—dijo mientras movía la cabeza arriba

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Maldita sea, estás mojada—dijo mientras movía la cabeza arriba de sus pechos y hundió el rostro en su cabello. Sacó los dedos de su núcleo y ella hizo un sonido de decepción.

—Arrodíllate. Ahora—dijo en un tono de completa autoridad.

Una sacudida de sorpresa y emoción se disparó a través Jessica. Si había pensado que tenía algún control sobre lo que estaba ocurriendo entre ellos, estaba recibiendo una llamada de atención. Este hombre no perdía el tiempo.

Ella cayó de rodillas en la fina alfombra industrial de su oficina. Lo miró mientras la empujaba hacia abajo sobre sus hombros, guiándola a la posición en que la quería. Sus ojos eran como fuego azul, sus rasgos intensos, su mandíbula rígida. Ver el poder apenas contenido en su rostro la hizo temblar y la emoción corrió desde su vientre hasta el centro entre sus muslos de nuevo.

Se obligó a apartar su mirada de él hacia el botón de sus pantalones. Dios, su erección era enorme. Ella no podía esperar a ver qué se sentía al tener un verdadero hombre, un hombre verdaderamente grande, dentro de ella.

Ella agarró su polla a través de sus pantalones, sintiendo la longitud y el grosor de él. Su boca se hizo agua y él siseó entre dientes.

—Desabróchame los pantalones. Ahora, Srta. Grayson.

Ella

se

estremeció

de

emoción,

amando

la

manera

en

que

seguía

desempeñando su papel con ella. Él era el maestro y ella su alumna.

Jessica le desabrochó los pantalones con facilidad y abrió la cremallera. No llevaba ropa interior y su polla liberada de sus confines estaba justo enfrente de sus labios en un instante.

—Chúpame la polla, Srta. Grayson. —El puño de su mano en el pelo era lo suficientemente apretado para que lo sintiera en sus raíces. —Y mírame.

Su cuerpo entero era una carga eléctrica mientras ella obedecía. Cuando ella agarró su pene con una mano sentía la piel suave sobre la dureza de su erección.

Fue para ella una inmensa satisfacción que él gimiera cuando tomó su polla en su boca. Probó la pre-eyaculación en la cabeza de su erección antes que el sabor salado de su piel.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Ella movió la mano al mismo tiempo que su

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Ella movió la mano al mismo tiempo que su boca mientras lo miraba. La intensidad de su mirada mientra veía su polla deslizarse dentro y fuera de su boca era casi más de lo que podía soportar.

Empuñó su pelo más fuerte

y empezó

a follar

su boca empujando las

caderas hacia adelante. Lo tomó tan profundo como pudo. Era muy grande.

Jessica estaba tan malditamente excitada que se tenía que venir. Deslizó los dedos de su mano libre en sus pliegues y comenzó a acariciar su clítoris.

Dejó de mover las caderas y sacó su polla de su boca.

—Yo no te di permiso para masturbarte, autorización. ¿Entiendes?

Srta. Grayson. No te toques sin

—Está bien. —Jessica

retiró la mano, de alguna manera sintiendo

la

necesidad de obedecer todo lo que le decía.

—Cuando me responda, diga—Sí, profesor. —La miró tan poderoso y dominante que Jessica se estremeció, no de miedo sino de la lujuria. —¿Está claro?

—Sí—dijo. Él arqueó una ceja. —Sí, ¿qué? Ella tomó una respiración profunda. —Sí, profesor Bennett. Le regaló una sonrisa tan sensual que

ella la

sintió por todo su cuerpo.

Miró su reloj, luego de nuevo a ella. —Vístete, Srta. Grayson. —¿Qué? —El impacto en su voz era evidente.

Metió la erección de nuevo en sus pantalones, subió la cremallera abotonó.

y

los

—No te dirigiste a mí adecuadamente. Con la desobediencia viene el castigo.

Oh Por Dios, ¿en qué se había metido? Pero tenía que admitir que estaba más caliente de lo que jamás había estado en su vida.

Jessica tragó saliva. —Uh, sí, el profesor Bennett. ¿Por qué quieres que me ponga mi ropa? Cruzó los brazos sobre su pecho y le dio una mirada severa.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Srta. Grayson, tendrá que obedecerme sin cuestionar nada si

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Srta. Grayson, tendrá que obedecerme sin cuestionar nada si desea continuar con esto, ¿está claro?

Dios, no quería que esto terminara. —Sí, profesor Bennett.

Él sonrió de nuevo y le acarició la parte superior de la cabeza.

—Bueno. Te

voy

a

dar

instrucciones para llegar a mi casa. Si deseas

continuar donde lo dejamos, estarás esperando. Desnuda. —Mientras estaba de rodillas, su corazón latía como loco, él se movió en torno a su escritorio. Abrió el cajón del centro y deslizó algunas cosas. —Tengo una reunión de profesores ahora. —Él trajo una llave plateada, la llevó a donde ella estaba de rodillas y se la entregó. —¿Sabes cocinar?

Maldita sea. Esa era otra cosa en que era muy buena. —Sí, profesor. Comenzó escribiendo en un pedazo de papel. —Prepara algo de comer para nosotros, lo que quieras. Ella tomó el papel cuando se lo entregó. —Sí, profesor.

La agarró por los hombros y la atrajo de tal manera que ella estaba de pie. Su cuerpo se estremeció como un loco cuando rozó sus labios sobre los de ella. Sus ojos eran aún muy oscuros, casi ahumados.

—Te veré cuando llegue a casa, Srta. Grayson. —Sí, profesor—susurró mientras él recogía su maletín. Abrió la puerta, salió y cerró con fuerza detrás de él. Jessica se dejó caer en una silla frente a su escritorio.

—Wow—fue lo único que podía pensar en decir mientras estaba sentada allí, aturdida por un momento. ¿Qué diablos acababa de pasar? ¿Si ella iba a su casa podría estar metiéndose más profundo de lo que debería?

Maldita sea.

Ella se levantó de la silla, se dio prisa con su ropa y salió de la oficina lo más rápido que pudo.

* * * * *

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Serie Taboo 01

Craig sonrió cuando se dirigía a su casa. Había cambiado las tornas con Jessica Grayson. Se preguntó si estaría esperándolo cuando llegara allí o si ella se había escapado.

Estaba dispuesto a apostar dinero a que le estaba esperando, tal y como le había ordenado. La forma en que le había obedecido sin cuestionamientos en su oficina, le dijo un montón de cosas, incluyendo el hecho de que la pequeña Señorita Grayson podía ser agresiva en el exterior, pero por dentro era una sumisa nacida, hasta la médula.

Su casa estaba en un lote de un acre en las afueras de Tucson. Había comprado la propiedad antes de que los precios de la vivienda y la población hubieran explotado en la zona y se alegró de su semi-personalizada casa construida con algunos espacios para respirar. Y a una distancia suficiente de sus vecinos para que no pudieran escuchar los gritos de Jessica.

Los gritos de placer.

éxtasis. Le iba a enseñar a esa chica sobre el verdadero

Cuando conducía en su camino de entrada, no se sorprendió

al

ver

el

pequeño auto deportivo rojo esperando delante. Ardiente y deportivo, al

igual que su dueña. En el momento

en

que entró en

su casa, su estómago

gruñó. Aroma a

carne asada y verduras venía de la cocina, junto con algo que olía como a tortillas frescas de harina. Él puso su maletín en el suelo y deposito las llaves en la mesa de entrada.

Craig pasó junto a la sala formal y comedor hacia la cocina abierta, rincón y sala de estar. Él se detuvo en la puerta de la cocina. Apoyó un hombro contra la pared, cruzó los brazos sobre su pecho y sonrió cuando vio a Jessica poniendo la mesa. Llevaba un delantal, pero tenía su trasero hacia él y tuvo una vista clara de su culo y sus muslos bien formados. Dios, no podía esperar a follar ese culo.

Su cabello negro osciló y se volvió hacia él con un jadeo. —Yo-yo no te he oído entrar, Profesor.

Él se apartó de la pared y se dirigió hacia ella. El delantal que llevaba cubría sus senos y su coño.

—Yo no quería que la grasa me salpique sobre la piel—dijo cuando llegó hasta ella, un poco nerviosa.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Eso es bueno, nena. —Se inclinó hacia abajo y

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Eso es bueno, nena. —Se inclinó hacia abajo y rozó sus labios sobre los de ella y suspiró. —No me gustaría que te lastimes. —La rodeó y le desató el delantal. —Pero ahora que estoy en casa quiero ver tu hermoso cuerpo.

Ella se estremeció bajo

su tacto

mientras le

quitaba el

delantal

y

lo

arrojaba sobre un mostrador. Mierda. Su cuerpo era tan hermoso que casi le

quitó el aliento.

—Todo está sobre la mesa. —Sonaba como si ella estuviera teniendo dificultades para hablar mientras él apretaba ambos pezones. —Yo-uh, he hecho fajitas con tortillas de harina hechas en casa.

Él la besó suavemente otra vez.

—Huele maravilloso. —Craig la soltó y miró los enrojecidos, pezones duros. —Tengo algo que me gustaría que uses. —Hizo un gesto a la mesa. — Toma asiento. Volveré enseguida.

No pasó mucho tiempo para que regresara con un par de anillos de pezón de cristal verde que hacía juego con el color de sus ojos.

Ella abrió mucho los ojos cuando se sentó y apretó uno de sus pezones para que estuviera aún más duro, a continuación, deslizó el lazo del anillo en el pezón. Lo apretó con las correderas del collar y jadeó.

—¿Te duele, bebé? —Preguntó.

Se mordió el labio inferior profesor.

y asintió con

la cabeza antes de decir: —Sí,

—Bien. —Él tomó su otro pezón y lo apretó muy duro, puso el anillo en el pezón y lo apretó. —¿Ahora, es que empieza a sentirse bien en una forma de placer-dolor?

Ella bajó la mirada en sus pechos y le devolvió la mirada. —Sí, profesor.

—Vas a darme de comer ahora. —Amaba el contraste de ella desnuda con los anillos en los pezones, mientras él estaba con la ropa puesta. Dios, su polla se iba a reventar.

—Sí, profesor—dijo.

Cogió una tortilla de harina y empezó carne, cebolla y pimientos.

a llenarla con crujientes tiras de

Cuando terminó, se levantó, se

lo ofreció

y

él

lo

mordió.

Mantuvo la

mirada fija en la de ella mientras él lo devoraba hasta el último bocado. Ella

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones gimió mientras sostenía dedos. su muñeca con la mano

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

gimió mientras sostenía dedos.

su

muñeca con la

mano y

lamía cada uno de

sus

—Yo

te

daré

de

comer.

—Él

estaba

teniendo

un

momento

verdaderamente difícil para conversar. Maldita sea, pero necesitaba tenerla en su cuarto de juguetes.

Después de que le dio de comer una fajita, llevó un vaso de té helado a sus labios. En el momento en que se tragó el té, deslizó su mano libre en sus pliegues y comenzó a acariciar su clítoris. Ella gimió y movió sus caderas contra su mano.

Metió dos dedos en su núcleo y frotó el pulgar contra su clítoris. —¿Estás cerca, bebé? —Sí. —Se retorció y echó la cabeza hacia atrás. —Dios, sí.

—Eso es otro castigo. —Retiró su mano y ella lo miró con sorpresa en su rostro.

—¿Qué he hecho? —Preguntó.

—Doble castigo. —Se paró, la tomó de la mano y la elevó de manera que sus cuerpos estuvieran nivelados. Podía sentir el calor de su cuerpo a través de su ropa. —No te diriges a mí correctamente.

Él

la agarró

por

tener nada puesto.

el culo

y frotó

su

polla contra su vientre,

deseando no

—Lo siento, profesor Bennett. —Sonaba sin aliento. —No voy a hacerlo de nuevo.

—Pero todavía necesitas ser castigada. —Tomó su boca en un beso rápido, con hambre, llevándola tan cerca que sintió sus anillos de pezón a través de su camisa. Levantó la cabeza y miró a los ojos verdes que estaban vidriosos de pasión.

—Pero tenemos que hablar de una cosa antes de llevar este asunto a más. —Apartó el pelo de su cara. —Necesitas una palabra de seguridad. En el momento en que dices esta palabra termina todo y te enviaré a casa en ese pequeño coche deportivo rojo.

El ceño fruncido. —No lo entiendo, hum… profesor. Le tomó el rostro entre sus manos.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —¿Sabes algo de bondage y dominación, Srta. Grayson? ¿Nalgadas,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—¿Sabes algo de bondage y dominación, Srta. Grayson? ¿Nalgadas, azotes y una variedad de otros métodos de castigo sexual?

Sus ojos se abrieron y también sus labios. —¿Me vas a azotar?

—Uh-huh—dijo mientras cepillaba los labios sobre los de ella. —Y te prometo que te va a gustar.

Ella parpadeó.

—¿En serio?

—Mmmmmm

—Él le acarició el cuello, pasando por alto el hecho de que

... estaba olvidando llamarlo profesor. —Los anillos de pezón…dime, ¿te hicieron daño, pero ahora el dolor tiene una sensación intensa de placer en el?

Ella gimió. —Sí. Bueno, voy a intentarlo. ¿Así que elijo una palabra de seguridad y detendrás cualquier cosa que no me guste? Él levantó la cabeza. —Todo se detiene y te vas a casa. Así que piensa con cuidado. Se detuvo un momento y luego contuvo el aliento. —Álgebra. Se echó a reír. —¿Por qué eliges eso? Jessica arrugó la nariz. —Porque me gusta el álgebra. Negó con la cabeza y sonrió. —Vamos entonces. Tengo algunos juguetes que quiero mostrarte. Ella arqueó las cejas. —¿Juguetes?

—Síp. —Agarró su mano y le rozó los labios sobre los de ella una vez más. —Te he dado algo de clemencia, Srta. Grayson, pero de aquí en adelante yo soy tu profesor y tú eres mi estudiante.

Ella le dio esa sonrisa sexy que le gustaba y sus ojos brillaban de deseo. —Sí, profesor Bennett.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Serie Taboo 01

CAPÍTULO 3

La mano de Craig se sentía grande y caliente alrededor de los dedos de Jessica mientras la conducía a la escalera que bajaba a lo que él llamó su "calabozo". Sólo el nombre del lugar donde la llevaba la hizo temblar. El aire frío rozó su piel desnuda y le dolían los pezones. Ella estaba tan mojada entre los muslos por estar desnuda, mientras que su profesor todavía estaba vestido.

Cuanto

más

bajaba

las

escaleras,

más

nerviosa

estaba.

¿Calabozo?

¿BDSM? ¿Palabra de seguridad?

 

¿Castigos?

 

Tragó saliva.

Craig le

cruzaba el pecho con

su

mano libre

y

le

tiraba de los anillos

colgando de sus pezones. Ella dio un jadeo suave con cada tirón. Dolió, pero

se sentía bien. Una combinación que nunca había reunido,

—Yo tengo esta habitación construida a mi gusto—dijo al llegar a la parte inferior de las escaleras y ver hacia un par de puertas dobles delante de ella.

El estómago de Jessica se apretó aún más.

Abrió las puertas y entró en completa oscuridad hasta que oyó un clic y vino la luz.

Ella contuvo la respiración. Era una habitación hermosa, pero llena de las cosas más extrañas que jamás había visto. La habitación tenía moqueta gruesa color vino tinto, armarios de madera de cerezo, las paredes marrones y un techo blanco.

En una de las paredes había un panel de madera de cerezo con un surtido de artículos que le hacía latir el corazón más rápido. Como látigos, floggers, consoladores y muchas cosas que no tenía ni idea de para que se utilizaban.

Una enorme cruz en forma de X dominaba una esquina, un columpio en otra… ¿Y era eso un cepo?

Una punzada de

temor se apoderó de ella, al mismo tiempo sentía

entusiasmo y curiosidad. Era una inusual combinación de emociones que le

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones hacía hormiguear la piel. Ella miró a su profesor

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

hacía hormiguear la piel. Ella miró a su profesor de la universidad, los ojos muy abiertos.

—Deja que te presente a mis "juguetes"—dijo con una sonrisa maliciosa. Empezó con el cepo.

—Esto te inmoviliza por completo por lo que puedo azotarte o follarte por detrás. —Jessica apretó su mano más estrechamente, sin realmente querer. El cepo estaba hecho para que la persona tuviera que estar en sus manos y rodillas, la cabeza, las muñecas y los tobillos restringidos.

—Por aquí hay una silla especialmente diseñada. —Hizo un gesto a una silla de montar de cuero, completa con estribos, salvo que tenía un consolador grande que sobresalía de donde la persona estaría cuando la montara. Sus mejillas se calentaron a la vista de la polla de goma.

—Este es un espaciador de bloqueo. —Él le dirigió una mirada que ardía con fuego. —Puedo verte en él ahora, tu culo en el aire, los tobillos y las muñecas atadas a la barra mientras te follo.

Las

rodillas de Jessica casi

se doblaron con

diciéndole la palabra follar.

la imagen. Y su profesor

A continuación le mostró algo que parecía la silla más extraña que había visto.

—Esto tiene veintiocho sujetadores diferentes para que te restrinja, —le dijo al oído. —Puedes arrodillarte en esta parte baja, inclinarte sobre la cima y te ataré. ¿Alguna vez has sido follada por el culo, Srta. Grayson?

La atención de Jessica fue hacia su cara de nuevo. —Um, no, profesor. —Nosotros nos encargamos de eso. Uh-oh. Sin embargo, la idea también la intrigaba. Realmente la intrigaba.

Él la llevó a la pared de los juguetes que había visto, que también tenía una superficie rica de madera de cerezo debajo de ella, con un gabinete que incluía varios cajones.

—En tus manos y rodillas, Srta. Grayson. —Craig abrió uno de los cajones mientras ella obedecía.

Sus labios se entreabrieron, cuando sacó un tubo de lubricante y una cosa con tirantes negros y una especie de objeto de goma en él.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Un tapón anal con arnés—Lubricó el tapón y casi

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Un tapón anal con arnés—Lubricó el tapón y casi se sintió mareada por todas las sensaciones extrañas zumbando a través de su cuerpo. Puso el tubo hacia abajo antes de acercarse. Ella se tensó de forma automática cuando se arrodilló detrás de ella. —Relájate, cariño—murmuró. —Va a sentirse muy bien una vez que te adaptes a él.

Uh-uh. Seguro. Relájate.

—Confía en mí. Lo disfrutarás. Una vez que te acostumbres a él. —Poco a poco, empujó el tapón más allá del apretado anillo de su ano y no se detuvo con su grito de sorpresa. Sólo siguió metiéndolo, manteniendo las cosas con calma hasta que el tapón estaba enterrado completamente en su interior.

Oh. Dios. Nunca había sentido algo así antes. Dolió, pero se sentía bien. Entonces se dio cuenta de lo llena que se sentía con éste dentro de ella y de cuanta humedad crecía entre sus muslos.

El abrochó el cinturón del arnés a su alrededor hasta que el tapón estaba firmemente en su lugar y no había manera de que se fuera a salir. Una cinta corrió a través de los pliegues de su coño, contra su clítoris, y se retorció por la necesidad de venirse.

—Párate, Srta. Grayson. —Se había trasladado al frente de ella y le tendió la mano.

Ella la tomó y se encontró a un suspiro de distancia de él. El calor de su cuerpo irradiada a través de su ropa y sus ojos eran oscuros, con deseo. Le encantaba que la necesidad de su mirada fuera por ella.

Puso su mano en la parte baja de la espalda y continuó guiándola por la gran sala. Se sentía extraño caminar con un tapón en el culo, pero también muy excitante.

—Una cama de bondage—dijo, señalando a una superficie acolchada de cuero lo suficientemente grande como para ser una cama doble, pero elevada del suelo con patas de madera que parecían que podían subirse o bajarse, y había restricciones (sorpresa, sorpresa) sujetas a su alrededor.

—Y esta

es

una

barra de

suspensión. —Hizo un

gesto a un dispositivo

parecido a un gancho de ropa gigante, con cadenas que formaban un triángulo en la barra de suspensión. Colgaba del techo de una larga y gruesa cadena de eslabones.

Había incluso una jaula y una silla de bondage. La jaula le hizo levantar las cejas.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Nunca habría adivinado su profesor de la universidad sexuales

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Nunca habría adivinado su profesor de la universidad sexuales pervertidos.

era

de

gustos

La sorprendió poniéndola con fuerza contra su pecho, y tomando su boca en un áspero y dominante beso. Tomó el mando de su boca, su lengua dominando la de ella, sus labios duros e inflexibles.

Fue un beso –para-morir-por-él–.

Cuando levantó la cabeza, sintió el ascenso y caída de su pecho contra el de ella y su mente daba vueltas.

Le tomó la mano y la guió a lo que él había llamado una cama de bondage. Mariposas le hicieron cosquillas en el vientre mientras le ayudaba a dar un paso hacia arriba y sentarse en el borde.

—Acuéstate sobre tu espalda y separa las piernas—dijo en un tono que fue, sin duda una orden. —Los brazos sobre tu cabeza.

Jessica se mordió el interior de la mejilla mientras obedecía. Sentía escalofríos, hormigueo y emoción mientras él ligaba sus tobillos y muñecas en los puños de piel de modo que estuviera con las piernas abiertas.

El tope del tapón se sentía aún más cómodo dentro de su cuerpo y tan profundo, y una de las correas del arnés frotaba su clítoris. El aire frío se movió en la sala desde los ventiladores de arriba y sus pezones se pusieron más duros dentro de los anillos de pezón. El aire rozó su coño y el recortado pelo de su pubis.

Después de que estuvo restringida, se arrodilló cerca de ella y olió su loción de afeitar picante. Suavemente mordió su oreja, luego tomó uno de sus pechos y deslizó el anillo de pezón quitándolo.

Al instante sintió una oleada de dolor, seguido por placer y jadeó. Él repitió el acto con el

anillo del otro pezón con los mismos resultados, y esta vez ella gimió. Murmuró cerca de ella.

—Te ves tan condenadamente sexy bebé, que te quiero follar ahora. Pero tendrá que esperar. —Su sonrisa se convirtió en una mirada severa cuando se apartó de ella. —Ahora su primer castigo por ser una chica mala en la escuela, Srta. Grayson.

Jessica se estremeció con anticipación. Ni en un millón de años, habría creído que estaría en esta posición. Literalmente. Pero con Craig… Algo en él la había atraído desde el primer momento en que lo vio. Algo más que el

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones hecho de que él era el profesor más guapo

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

hecho de que él era el profesor más guapo en el campus. Algo sobre la forma en que sonreía, la forma en que hablaba con autoridad, pero con los pies sobre la tierra. Era obvio que estaba siempre en completo control de su clase cuando enseñaba.

Ahora tenía dispuesta.

el control total de ella. Y ella era una estudiante más que

Craig le sorprendió tomando una larga pluma de avestruz de un cajón debajo de la cama de bondage.

—Parte de tu castigo es la anticipación y retrasar la gratificación.

Oh, estaba bien con la anticipación.

Era la demora en la gratificación por

lo que ella no estaba tan loca. Ella lo quería a él, y lo quería ahora.

—¿Por

qué

no

te

sacas la ropa, profesor?

—Ella se

movió contra sus

ataduras, poniéndolas a prueba. Frunció el ceño, pero ella vio un brillo en sus ojos.

—Guarda silencio y no me hables, a menos que yo diga que puedes. No hagas ningún sonido. Si lo haces, voy a añadir otro castigo. —Corrió la pluma por su vientre, la sensación de suavidad, haciendo cosquillas la hizo retorcerse, y apenas contuvo un suspiro. —¿Entiendes, Srta. Grayson?

Jessica empezó a decir que sí, pero apretó fuerte la mandíbula y asintió con la cabeza.

Con una leve sonrisa, Craig dijo: —Bien. Y luego empezó a acariciarla con la pluma. ¡Oh Dios! Quería gritar, gemir, pedir que se detuviera,

rogar que siga

adelante. Todo lo que podría hacer era apretar las mandíbulas y contener

todos los sonidos construyéndose dentro de ella.

El deslizó la pluma por sus pezones, produciendo su contracción y dolor por la inflamación de los anillos de los pezones. Deslizó la pluma hasta el ombligo, donde envió sensaciones zumbando directamente a su coño.

Jessica pensó que su

cabeza

iba

a

estallar de nuevo por contener sus

gritos. Por no mencionar el hecho de que su cuerpo no iba a poder aguantar

mucho más sin entrar en auto-combustión.

Cuando llegó a su pubis, ella movió la cabeza de lado a lado y cerró los ojos, tratando de

centrarse en no hacer ruido y no en lo que estaba haciendo con ella.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Mírame—exigió y la forzó a abrir los ojos. Sus

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Mírame—exigió y la forzó

a abrir los ojos. Sus ojos azules ardían de

pasión. —Quiero que veas todo. Maldición. Se tragó otro grito cuando rozó la pluma sobre su montículo y

se trasladó al interior de uno de sus muslos. Por lo menos él no le dijo que no podía tirar de sus ataduras. Agitó

las

piernas fuerte por las sensaciones de él acariciando la pluma por el interior de su muslo hasta la rodilla, y luego todo el camino hasta el pie. Tenía un brillo diabólico en los ojos cuando se encontró con la pluma a lo largo del empeine de su pie y le hizo cosquillas.

Tanto

una risita como

un

apretó los dientes aun más.

grito se abrieron

paso en

su garganta, pero

Lo que era más increíble fue el hecho de que su coño estaba poniéndose más húmedo con cada golpe de pluma, cada suave toque susurrado. Le dolía tanto que quería gritar y venirse, era doloroso, mientras que también estaba siendo placentero.

El sudor

estalló en

su

frente mientras le hacía

cosquillas en el otro

empeine y luego trasladó la pluma hasta el interior de su pierna. Era una auténtica tortura, golpeó en contra de sus ligaduras y las lágrimas se filtraron desde las esquinas de sus ojos. La necesidad de llegar al orgasmo era tan grande que no estaba segura de que ella pudiera aguantar más, y tampoco podía ya aguantar sus gritos.

Tenía una sensación de que podría ganarse otros dos castigos, y no estaba segura de poder tomar otro de esta manera.

Llevó la pluma subiendo por su lado, y ahora se estaba mordiendo el interior del labio tan duro que probó sangre. Ella no podía dejar de retorcerse y quería cerrar los ojos para luchar contra los sentimientos intensos que estaban creciendo dentro de ella, pero no se atrevió.

—Eso esta bien, nena—murmuró mientras se burlaba de sus pezones con la pluma. —Lo estás haciendo bien.

¿Bien?

Ella se estaba volviendo

loca

pulmones le permitieran.

por

gritar tan fuerte

como sus

Con sus piernas abiertas, él fue capaz de continuar a partir de su lado hacia las axilas, y pensó que iba a morir. Risas dolorosas por la sensación de

cosquilleo se agolpaban

en

su

pecho. Él

sólo sonrió

y siguió adelante,

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones arrastrando la pluma a sus muñecas, palmas y yemas

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

arrastrando la pluma a sus muñecas, palmas y yemas de los dedos. Y luego se fue hacia su otro lado, repitiendo el mismo tortuoso descenso.

Las lágrimas continuaron rodando sobre los lados de su cara. Cuando llegó a la cintura se trasladó de manera que su cara estaba cerca de ella.

—Muy bien, señorita Grayson. —besó y lamió la ¿Quieres que te folle ahora?

sal de las lágrimas. —

Jessica casi gritó, "¡Sí!" Pero se las arregló para mantenerlo en su lugar y asentir. Sólo el pensamiento de su cuerpo presionado contra el suyo y su polla dentro de su coño era suficiente para hacer su clímax.

Craig le dirigió una mirada primitiva de hambre y necesidad

y

puso la

pluma a su lado en la cama de bondage antes de retroceder en la cama y

acomodarse entre sus muslos.

Apretó su cuerpo contra el suyo y la tela de su camisa y pantalones puso su cuerpo en llamas porque su la piel estaba tan sensible.

—Mmmmm—murmuró mientras le acariciaba el pelo al lado de su cara.

Quería gemir por el calor de su aliento y la sensación de su cuerpo sólido contra el de ella. Su erección presionaba contra su vientre y tuvo que morderse el interior de su mejilla para contener otro gemido que quería escapar.

Con una mirada intensa en sus ojos, Craig se acomodó de tal manera que

quedó

de

rodillas

entre

sus

muslos

y comenzó a desabrocharse los

pantalones.

 

CAPÍTULO 4

Jessica contuvo el aliento mientras Craig se bajó la cremallera y sacó su polla. Era tan duro y tan grande como recordaba y se le hacía agua la boca, imaginando que deslizaba sus labios sobre su erección de nuevo.

Pero ahora lo quería dentro de ella. Tuvo que luchar muy duro para no pedirle que se diera prisa mientras él se tomaba su tiempo. Tomó su polla

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones una mano mientras se apuntalaba con cabeza. con su

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

una mano mientras se apuntalaba con cabeza.

con

su otra palma al lado de su

—¿Me quieres en tu interior, Srta. Grayson? —Su voz era grave, seductora, prometiéndole placer más allá de su imaginación.

Una vez más, Jessica quería gritar: "Sí, sí, sí!", Pero solamente asintió con la cabeza.

Lentamente empuñó su polla mientras miraba y se retorcía, su coño cada vez más húmedo con cada golpe de su mano.

Movió su palma arriba y abajo de su longitud y vio una perla de su venida

en

la

cabeza

de

su erección. Su polla estaba

tan

cerca de

su núcleo que

estaba conteniendo la respiración, esperando ese momento cuando

finalmente entrara.

Craig

se inclinó sobre

sus

talones y

incredulidad. ¿Qué estaba haciéndole?

ella dejó escapar el aliento con

Pero cuando él metió la mano en su bolsillo trasero y sacó un condón, ella dio un suspiro de alivio. Iba a hacerlo. El finalmente iba a tomarla.

El maldito hombre se tomó su tiempo desgarrando el paquete para abrirlo y lo arrojó en el suelo, luego rodó el condón por encima de su erección. Tiró contra sus ataduras con frustración.

Oh Dios, ella lo necesitaba tanto en su interior. Tanto.

Cuando trajo la polla a su coño, sacó el arnés del tapón anal a un lado. Deslizó su erección

en su núcleo, sólo una fracción, todo su cuerpo temblaba. Apoyó ambas manos a cada lado de su cabeza.

—¿Estás lista para que te folle, Srta. Grayson? ¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! Jessica asintió con la cabeza. Craig estrelló su polla gruesa en su interior.

Ella no lo pudo evitar. El grito arrancó de su garganta antes de que pudiera detenerlo. Se sentía tan bien. Era tan grueso, tan profundo que se sentía como si su erección le tocara el ombligo.

En el momento

en

que

el grito

se

le

escapó,

Craig se

detuvo, la ingle

apretada contra la suya, su polla enterrada todo el camino.

Él negó con la cabeza.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Chica mala, Srta. Grayson. Eso te hará ganar otro

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Chica mala, Srta. Grayson. Eso te hará ganar otro castigo.

—Profesor, por favor. —Ella simplemente quería que la follara, ahora mismo no le importaba nada sobre los castigos.

—No te puedes venir sin mi permiso. —Se deslizó saliendo de ella hasta la mitad. —¿Entiendes?

—Sí, profesor. —Sólo fóllame!

Puesto que ella ya estaba en problemas, Jessica gimió con cada impulso. La combinación del tapón anal y su polla estaba fuera de este mundo. ¿Cómo sería ser follada por el culo?

El clímax construido en su interior era tan intenso que no sabía cómo iba a retenerlo por mucho tiempo más.

—Jesucristo, te sientes bien. —Craig sonaba ronco mientras continuaba sus golpes lentos. —Tan. Jodidamente. Apretada.

Otra ola

de

sudor cubrió la

piel

de

Jessica y

el calor quemó

en cada

terminación nerviosa. Estar extendida abierta para Craig y ser incapaz de tocarlo, de alguna manera hizo que todo se sintiera aún más intenso.

Ella

empezó

a

temblar

mientras

luchaba

contra

su

orgasmo que se

acercaba. Su cuerpo se puso más y más caliente.

—Tengo que venirme, profesor, por favor. ¡Estoy tan cerca!

Craig se detuvo, sacó su pene y se arrodilló entre sus muslos. Ella lo miró con incredulidad mientras se quitaba el condón, metía la polla de nuevo en sus pantalones y los abrochaba de nuevo.

—Que…

—No te has ganado tu orgasmo todavía. —Él caminó lejos de ella y tiró el preservativo en una papelera mientras sus ojos se abrían y dejó caer su mandíbula.

Un toque de su clítoris y ella se vendría. Sólo un toque.

—Sin

importar

que—dijo

cuando

regresó

y

comenzó

a

desatar

sus

ligaduras—no te tocarás a ti misma o tendrás un orgasmo sin mi permiso.

¿Entiendes? Jessica se tragó un grito. —Sí, profesor. Él soltó el último puño.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Desafortunadamente, agregaste otro castigo por gritar cuando te dije

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Desafortunadamente, agregaste otro castigo por gritar cuando te dije que permanecieras en silencio.

Craig la ayudó a bajar de la cama de bondage y la mantuvo mientras sus piernas temblaban. La cogió por la barbilla y le inclinó la cara hacia arriba. Su contacto produjo escalofríos a lo largo de ella.

—¿Estás segura que deseas continuar? —preguntó suavemente. —Las cosas están a punto de ponerse mucho más intensas.

—¿Más intenso que esto, profesor? —Preguntó. Una sonrisa curvó la comisura de su boca.

—¿Cuánto crees que puedes tomar? ¿Hasta dónde estás dispuesta a llegar?

—A cualquier parte contigo. —Ella acerco su mano y la puso sobre la suya. —Estoy lista para cualquier cosa. Siempre y cuando me permitas venirme.

Él negó con la cabeza.

—Eso tendrá que

esperar, nena. Si quieres jugar

conmigo y con

mis

juguetes, tendrás que estar abierta a cualquier cosa y todo. Si no lo estás, di

tu palabra de seguridad y te enviaré a casa. ¿Palabra de seguridad? ¿Enviar a casa? ¡No! Craig apoyó la frente en la suya. —¿Confías en mí, Jessica? Ella no lo dudó. —Sí, profesor. Confío en ti. Le dio otra sonrisa mientras se apartaba. —Entonces vamos a ver un poco más de mis juguetes. —Está bien—dijo.

—Vamos a probar los cepos, Srta. Grayson. —Le tomó la mano de nuevo y le temblaban las piernas cuando empezó a llevarla al artilugio en el suelo. — No puedo esperar a ver ese culo hermoso tuyo en el aire y listo para que lo azote.

El corazón de Jessica se aceleró a toda marcha. Oh Por Dios. ¿Podría ella realmente

...

?

Lo hacía. Y el hecho de que la excitaba y le hacía retorcerse era más que una sorpresa.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones En poco tiempo, ella estaba de rodillas con el

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

En poco tiempo, ella estaba de rodillas con el cuello firmemente sujeto en el cepo. Los codos doblados y sus antebrazos contra la alfombra. Cerró sus muñecas en las restricciones fijadas al suelo, y luego sus tobillos.

Ella no podía moverse, excepto para mirar hacia arriba y retorcerse un poco por estar tan encendida. Sus pechos y coño estaban abiertos para su examen… Alrededor del arnés que sostenía el tapón anal dentro. Y el tapón… Se sentía tan profundo y duro. Se preguntó una vez más como algo más grande se sentiría ahí.

Un sonido como un timbre sonó en la sala. —Será mejor que vea quién está aquí. —Craig se paró y le sonrió. El corazón de Jessica latía como loco.

—¿No me dejarás aquí de esta manera, verdad

profesor?

... Frotó una de las mejillas de su culo luego la pellizcó.

—Volveré, señorita Grayson. —Lo observó salir por la puerta del calabozo, su culo apretado flexionándose por debajo de sus pantalones.

Si hubiera podido mover la cabeza lo suficiente, Jessica la habría golpeado contra el piso alfombrado.

Una vez más, se preguntó qué estaba haciendo, y

si estaba loca, y de

nuevo tuvo que admitir lo caliente que estaba.

Sin embargo, cuando oyó un par de voces masculinas cada vez más cerca, su corazón latía tan fuerte que lo sintió contra su esternón.

¡No traería a otro hombre aquí! Lo hizo.

Como estaba de frente a la puerta, lo vio al momento en que entró con Craig.

Un oficial de policía. Viniendo directamente hacia ella.

—Veo que has capturado a la sospechosa—dijo el hombre con una mirada sombría en su rostro.

Craig le guiñó un ojo mientras su quijada cayó.

No podía creer que acababa de dejar a otro hombre entrar en el calabozo mientras ella estaba desnuda y restringida.

¡Y un policía!

Cheyenne McCray Tomando Instrucciones Serie Taboo 01 Él llegó hasta ella, se agachó y se quitó
Cheyenne McCray
Tomando Instrucciones
Serie Taboo 01
Él
llegó hasta ella,
se agachó
y
se
quitó las
gafas de aviador. Tenía

magníficos ojos chocolate, el pelo oscuro y lo que parecía un musculoso cuerpo bajo el uniforme de policía.

—¿Puedo tocar a tu esclava? —Dijo el hombre con una voz profunda que le causó un escalofrío.

¿Esclava?

—No me molesta—dijo Craig y sonrió cuando ella cortó su mirada con la suya. —¿Te importa, Jessica?

—Uhhhhh ...

Ella abrió la boca mientras el gran hombre arrastraba sus dedos callosos desde sus hombros, hasta llegar a la mejilla de su culo, causando piel de gallina y un hormigueo.

Él esbozó una sonrisa lenta que provocó una dosis extra de mariposas revoloteando en su estómago.

—¿Vas a compartir hoy, hermanito? ¿Hermanito? ¿Compartir?

—Jessica, conoce a mi hermano mayor, el oficial Dave Bennett. Te dirigirás a él como Oficial.

—Hola, oficial. —La voz de Jessica tembló mientras miraba a Dave.

—Tengo tres hermanos. —La boca de Craig se elevó en una sonrisa. —Los

cuatro solteros

y nos gusta compartir nuestros juguetes.

... Dave apretó una mano en su culo y le sonrió.

—Me gusta lo que veo, Jessica. —Dijo su nombre en una caricia, luego se volvió su mirada a Craig y alzó las cejas. —Sexy como el infierno, ¿no? —Craig se arrodilló delante de ella y corrió uno de sus dedos sobre sus labios lentamente, con un movimiento sensual.

—El Oficial Bennett va a unirse a nosotros a menos que digas tu palabra de seguridad, y entonces estarás fuera.

Jessica se mordió el labio inferior. Ella estaba tan restringida, tan a su merced, que podían hacer cualquier cosa con ella. Pero Craig le había dado una palabra de seguridad, y ella confiaba en él.

¿Pero dos hombres? Dos hombres muy, muy hermosos.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Su maestro y un poli. Dios, eso era caliente.

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Su maestro y un poli. Dios, eso era caliente. —Sí, profesor—dijo.

—Ahora es el momento de tu castigo por no estar callada cuando se te instruyó—dijo.

¿Ser puesta en un cepo no era suficiente castigo? Supongo que no.

Se acercó a la pared con los floggers, los látigos y otros juguetes. Mientras tanto, Dave arrastraba sus dedos por su espalda desde el cuello hasta el culo y a la inversa, lo que la hizo temblar de nuevo.

Su vientre apretado en anticipación… miedo y emoción se convirtieron en una sola cosa.

—Creo que mientras yo castigo a la Srta. Grayson—dijo Craig mientras elegía un flogger de la pared—puedes leerle sus derechos, oficial Bennett.

—Es una buena idea.

—Dave se

mudó

cerca

de

la

caja de

madera de

cerezo. Él puso su cinturón de armas dentro de una de los cajones y cerró con

llave.

El corazón de Jessica tronó mientras los dos hombres volvían a ella. Craig llevaba un flogger de cuero con correas de gamuza suave, y Dave se desabrochó el pantalón del uniforme.

Ambos hombres eran increíblemente hermosos, y cuando la polla de Dave y las bolas fueron liberadas de sus pantalones, vio que estaba tan bien dotado como lo que había visto de Craig en la oficina y probado.

Craig

estaba detrás mientras Dave se arrodilló frente a ella, su polla

a

pulgadas de su boca. Su boca se hizo agua y su coño hormigueó. —Usted tiene el derecho a permanecer en silencio—dijo el oficial Bennett, mientras tomaba un puñado de su pelo y movía la polla a sus labios. —Cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra ... Puso la polla en su boca con un empuje de sus caderas y ella chupó.

"Parece que ella opta por permanecer en silencio." Dave bombeaba su polla dentro y fuera de su boca y ella chupó y lamió el eje. Él sabía tan bien como Craig lo hizo y olía a fresco aire libre.

Craig empezó

a arrastrar las

correas

de

piel

de ante

del flogger por la

espalda hasta su culo en una caricia que la hizo gemir alrededor de la polla de Dave. Craig se deslizó a través de las correas de cada mejilla de su culo y el tapón anal.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones En este momento el tapón se sentía tan erótico,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

En este momento el tapón se sentía tan erótico, el arnés frotaba su clítoris cuando empezó a moverse un poco. Continuó deslizando de las correas sobre su piel, relajándola, hasta el punto que se olvidó de que iba a azotarla.

Hasta que él hizo chasquear alrededor de la polla de Dave.

las correas a través de su culo y ella gritó

Continuó metiendo la polla en su boca mientras ella se movía por el dolor. Craig frotó los dedos sobre el punto caliente que acababa de azotar y se encontró con que el dolor en realidad estaba empezando a sentirse bien.

Craig azotó el flogger en su culo en varias ocasiones, cada vez frotando la zona que había golpeado antes de azotarla otra vez. David liberó su cabello y se agachó para apretar retorciendo sus dos sensibilizados pezones. Sus ojos se llenaron de lágrimas por eso y la flagelación, pero lo que realmente le provocó esas lágrimas fue darse cuenta de cuanto deseaba a estos dos hombres. Lo mucho que quería que ambos la follaran.

¡Dios! Nunca había soñado con estar con dos hombres. ¡Al mismo tiempo! Dos muy calientes, calientes, calientes hombres.

Y estaba tan cerca de venirse. La correa del arnés se frotaba con fuerza contra su clítoris y con la polla de Dave en su boca y Craig azotándola, ella se retorcía. Tan, tan cerca.

Craig se inclinó sobre su espalda y arrastró sus labios sobre la curva de su oreja.

—No te vengas, bebé, o conseguirás otro castigo. Jessica gimió. Dave sacó la polla de la boca de Jessica y ella miró a sus magníficos ojos. —¿Has dicho que la esclava tiene otro castigo pendiente? —Ella no hizo lo que se le dijo. —Empezó a desatar las ligaduras de sus tobillos y ella se hundió con alivio. Estaba empezando a sentir calambres. —Entonces, ¿Cuál será su siguiente castigo? Dave se levantó, metió su pene muy erguido y las bolas de nuevo en el pantalón del uniforme y miró el equipo en la habitación a su alrededor. Mientras tanto, Craig liberó sus muñecas y abrió la parte del cepo que había retenido su cuello.

Rodó

sobre

su

cadera

y

se

sorprendió

cuando

ambos

hombres

se

arrodillaron a su lado. Craig le frotó los tobillos mientras que Dave se mudó a

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones su espalda, llevándola entre sus brazos. Se relajó en

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

su espalda, llevándola entre sus brazos. Se relajó en él mientras le frotaba el cuello, luego sintió la dureza de su pene pegado a su espalda.

Craig se levanto de modo que estuvo a caballo sobre ella, las rodillas a ambos lados de sus caderas. Ella contuvo la respiración mientras los hombres la sostenían entre ellos, la ropa áspera contra su piel desnuda. Los ojos de Craig se mantuvieron en los suyos mientras tomaba sus muñecas y las masajeaba. Su culo quemaba por la azotaina y el tapón anal se sentía muy profundo ya que ahora estaba sentada en él, y la correa del arnés contra su clítoris estaba volviéndola loca, mientras ellos trabajaban para quitarle la ligera inflamación.

Estaba en el cielo sexual. Y de la frustración. Craig se inclinó y rozó sus labios sobre los de ella. —¿Lista para más Srta. Grayson? Jessica dio un suave gemido. —Sí, profesor Bennett.

CAPÍTULO 5

Jessica pensó que iba a morir si no tenía un orgasmo. Si esto no era un castigo, no sabía lo que era.

—¿Qué es lo que decides, Dave? Craig miró desde donde estaba a caballo sobre Jessica para encontrarse con la mirada de su hermano.

—Ella necesita un poco de experiencia en la silla. Dave se levantó detrás de ella al mismo tiempo que Craig lo hacía, llevándosela entre ellos y apretándola de forma que quedó emparedada entre ambos hombres.

—¿No lo cree usted, señorita Grayson?—Dave murmuró a su oído. Jessica se quedó sin aliento. —Sí, oficial Bennett. Craig movió la boca flotando sobre la suya.

—Has sido una niña muy mala, Srta. Grayson. —Su aliento era caliente sobre sus labios. —¿No?

—Sí, profesor—murmuró, —lo he sido.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Le tomó la mano y la llevó a la

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Le

tomó

la mano

y

la

llevó

a

la

silla que parecía un caro caballete de

madera de cerezo y cuero. Ambos hombres la ayudaron en la silla de montar de modo que sus pies quedaran en los estribos, con las manos llevando las riendas, la correa del arnés que había estado sobre su clítoris a un lado, y el coño justo por encima de la polla de goma.

—Cabálgalo, Srta. Grayson, dijo Craig

en

una

voz de mando,

y ambos

tiraron hacia debajo de ella, de modo que la polla empujó en su coño, duro.

Ella gritó, agarrando las riendas apretadas en los puños. El dolor de la entrada de un dispositivo tan grande huyó mientras el placer extremo se hacía cargo. Estaba llena por delante y por detrás con el tapón anal y la polla de goma.

Craig azotó una mejilla de su culo ya sensible. —¡Inclínate hacia delante y cabalga!

Jessica obedeció, frotando sus pechos contra la cabeza de la silla mientras se empujaba hacia arriba y hacia abajo en el consolador, utilizando los estribos como palanca. Craig y Dave daban palmadas a cada lado de su culo mientras cabalgaba el pene.

Ella echó la cabeza hacia atrás, sus pechos empujaron alto. Cada hombre apretó uno de sus pezones y gimió. Sin embargo, cuando ambos se inclinaron hacia adelante y cada uno aspiró uno de sus pezones, gritó. No dejaban de abofetearle el culo. Duro.

—Estoy tan cerca—, exclamó Jessica—¿puedo venirme, profesor? ¿Por favor? Su pezón se deslizó de su boca caliente y le dio una palmada a su culo. —No. Cabalga hasta que te den permiso para parar.

Dave

dejó de

chupar el otro pezón

y

lo mordió ligeramente

antes de

liberarlo, y luego le dio un manotazo duro en el culo.

Jessica gimió. Era demasiado, ¿cómo podría durar?

Lo siguiente que supo, fue que ambos hombres la estaban ayudando fuera de la silla, y sintió una sensación inmediata de pérdida cuando el consolador ya no estaba. Pero luego decidió que preferiría tener la polla de Craig profundo en su interior, mientras él la follaba. Maldita sea, teniendo en cuenta las líneas contra sus pantalones, él y su hermano eran grandes. No tenían que preocuparse de que el consolador los eclipsara.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Ahora había dos cuerpos masculinos presionando a ambos lados

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Ahora había dos cuerpos masculinos presionando a ambos lados de ella, con dos pollas, una muy erguida empujando su vientre y la otra justo encima de su culo. Los hombres eran tan altos y grandes que la hacían sentir pequeña y delicada.

Craig besó y retorció los pezones mientras Dave le apretó las mejillas del culo y pasó las manos ásperas en su cuerpo por detrás, como si tratara de tocar cada parte de ella que pudiera alcanzar.

Su mente

daba vueltas desde el beso de

Craig

y ella

le echó

los brazos

alrededor de su cuello y se presionó contra él. El cuerpo de Dave se apretó contra su espalda y él la mordió en el cuello.

—Maldita

sea,

tu

esclava

tiene

buen

sabor—

murmuró Dave—.Me

pregunto cómo sería probar todo el sabor de ella.

—Voy a averiguar y te haré saber, dijo Craig, mientras levantaba la cabeza y miraba a los ojos de Jessica.

Sus rodillas querían fallar sólo por el deseo en su mirada. Dave se echó a reír. —Haz eso, hermanito.

Craig besó un camino por su cuerpo, haciendo una pausa para succionar los sensibles pezones, y se dirigió a su ombligo, donde lanzó su lengua dentro, enviando más calor húmedo entre sus muslos. Hundió la cara en contra de sus pliegues y bañó su clítoris.

—Oh, Dios mío—, dijo Jessica, mientras sus rodillas dejaban de funcionar. Sólo Dave sosteniéndola por la espalda impidió que cayera al suelo.

Craig rió suavemente y ella gimió. Agarró sus caderas y su barba de un día erosionaba la suave piel entre sus muslos. Al mismo tiempo, Dave le apartó el pelo largo a un lado y rozó besos a lo largo de su la nuca, lo que la hizo temblar.

—No… no puedo aguantar mucho más tiempo, profesor. Su respiración salía en pesados jadeos mientras sensaciones exquisitas la llenaban, haciendo que cada parte de su cuerpo zumbara y sus piernas temblaran. —No, señorita Grayson, dijo Craig mientras se apartaba y la miraba. Quería gritar por la pérdida de contacto de su lengua sobre su clítoris.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones La miró mientras empujaba dos dedos en su coño

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

La miró mientras empujaba dos dedos en su coño y jadeó. Su núcleo tuvo

un pequeño espasmo del borde.

por el movimiento, traicionando lo cerca que estaba

Craig se levantó y asintió con la cabeza a su hermano, que seguía detrás de ella. Inclinó la cabeza hacia arriba y atrás, sólo hasta ser capaz de ver la sonrisa de Dave.

Su vientre se llenó de mariposas y miró de nuevo a Craig, pero se había volteado y caminaba hacia los gabinetes de "juguetes". Dave agarró los brazos a los costados, como si estuviera sosteniendo a su prisionera mientras Craig sacaba un pañuelo de seda negro y un par de puños de cuero.

Jessica se quedó sin aliento y su cuerpo se estremeció. ¿Qué iban a hacer con ella ahora?

—Creo que la señorita Grayson

tiene que

parar y tener tiempo para

"pensar" acerca de las cosas, dijo Craig mientras Dave la guiaba por los

brazos, siguiendo a Craig.

Todo su

cuerpo se estaba volviendo loco por la necesidad de tener un

maldito orgasmo, ¿y ellos querían que parara y pensara en "cosas"?

Llegaron a la barra de suspensión que se veía como un perchero enorme, colgando del techo de una cadena.

Dave le estabilizó, mientras que Craig tomó cada una de sus muñecas y las adjuntó a cada lado de la barra.

Cuando estuvo esposada a la barra, los dedos de los pies apenas tocaban la alfombra. ¿Su corazón nunca dejaría de correr?

Craig se paró frente a ella y le sonrió. Pasó los nudillos a través de una de sus mejillas. ¿Por qué no estaba desnudo todavía? ¿Por qué no lo estaba Dave?

¿Por qué estaba colgada de esta manera?

Pero Dios, esto era caliente. El tapón aún estaba en su culo y sus brazos estaban extendidos ampliamente delante de su profesor y un policía.

Craig señaló un rincón

del techo. Ella

siguió con

la

mirada y

quedó sin

aliento cuando vio una cámara posicionada justo hacia ella.

—¿Estoy siendo grabada?—Su voz se elevó mientras el miedo corría por ella.—Um, ¿profesor?

—No—Craig dio a cada uno de sus pezones un golpecito. —Eso es para que pueda mantener un ojo en ti desde el piso de arriba para asegurarme de

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones que estás bien, mientras venir. Su boca se abrió.

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

que estás bien, mientras venir. Su boca se abrió. —¿Me estás dejando? Él sonrió.

"piensas" acerca de tus castigos y lo que está por

—No, hay audio, así que puedes gritar tu palabra de seguridad si deseas poner fin a esto, señorita Grayson.

Craig

llegó

con

la

bufanda y le

vendaron los ojos antes de que pudiera

pensar en una respuesta adecuada.

Todo quedó completamente a oscuras. Él la había vendado tan bien que no había luz en absoluto.

—Tengo miedo, profesor, susurró.

—¿Quieres detenerte? —preguntó.—En cualquier momento puedes ir a casa. Si quieres quedarte y jugar, prometo que vas a estar bien y vamos a follarte tan duro y tan bien que tendrás el orgasmo más increíble de tu vida.

Jessica se quedó sin aliento y Craig tomó su boca en un beso posesivo. Sus manos recorrían su cuerpo y su lengua exploró su boca. Su mente daba vueltas por el beso y su tacto, magnificado por no poder ver, colgando de la barra de suspensión, y el tapón en el culo. Dave se presionó contra ella por la espalda y palmeó sus pechos.

Luego se detuvo y se apartó de ella. Las lágrimas que se derrababan de los ojos de Jessica eran absorbidas por la bufanda. Tenía que venirse tanto que estaba a punto de gritar.

Craig rozó sus labios sobre los de ella.

—Estaré de vuelta, señorita Grayson. Después de que hayas tenido la oportunidad de pensar acerca de lo mala que has sido. ¿Te acuerdas de tu palabra de seguridad?

Asintió con la cabeza. —Sí, profesor.

—Buena chica. —La besó de nuevo y entonces el calor de su cuerpo ya no estaba.

—Di la

palabra y

voy a venir

luego te enviaré a casa.

por

ti—dijo, su

voz

sonaba

más lejos. —Y

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Un momento después oyó la puerta de la mazmorra

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Un momento después oyó la puerta de la mazmorra cerrarse. Se había quedado sola, con los ojos vendados, más excitada de lo que alguna vez había estado en su vida. Jessica dio un suave gemido. ¿En que se había metido? Dave se echó a reír mientras él y Craig subían las escaleras desde el sótano. —¿Dónde encontraste esa bebé? Craig negó con la cabeza, todavía incapaz de creer que había tomado la oferta de Jessica.

—Ella es una de mis estudiantes. Sonrió y miró a su hermano mayor. —Ha estado detrás de mí todo el semestre. Entré en mi oficina al final de las clases de hoy y estaba sentada en mi escritorio sin una maldita cosa sobre ella.

—No jodas. Dave

arqueó las

escaleras y salió al vestíbulo.

cejas

al llegar

a

la parte

superior de las

—Nunca pensé que irías allí, pero infiernos, ella te hizo una oferta que no podías rechazar.

—No es broma. —Craig se frotó la erección a través de sus pantalones.— Pero creo que mi polla se va a caer si no la follo pronto.

—Ella va a ser un paseo salvaje—dijo Dave cuando estaban en la sala de estar delante de la televisión.

Craig activó el control de volumen especial para el sótano para escuchar a Jessica claramente si tenía necesidad de él.

poder

A medida que comenzaba a ver una entrada de béisbol con su hermano, se preguntó por el sentimiento extraño de posesión que sentía con Jessica. Si tenía que ser honesto consigo mismo, él no quería compartir en absoluto.

Una vez, eso era todo. Luego ella era suya.

Al mismo tiempo que veía el partido, en una ventana más pequeña en la TV con doble pantalla, Craig mantenía un ojo en Jessica para asegurarse de que todo estaba bien. Sólo verla allí con su bello cuerpo desnudo, el tapón en su culo, sus pechos sobresaliendo, con la cabeza inclinada hacia atrás y los ojos vendados, se encontró mirándola a ella y no al juego. Se ajustó a si mismo, acomodándose en el sofá, tratando de conseguir dejar de pensar en follar a Jessica.

Sí, como si fuera a suceder.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Después de que una buena media hora había pasado,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Después de que una buena media hora había pasado, Craig se dirigió hacia la escalera de la mazmorra y Dave sonrió y se levantó de su asiento.

Llegaron en un tiempo récord. Craig no podía contenerse, permanecer en calma, sensato, el profesor-a-cargo. Una vez en el calabozo, se quitaron la ropa silenciosamente, luego fueron hacia Jessica.

Jessica se sentía ni aquí ni allá. Había caído en un lugar donde la realidad no existía. Solo el fuego en su cuerpo y la inconciencia del momento. Se sentía casi borracha.

Cuando Craig habló, ni siquiera la sobresaltó.

—Hola, cariño. Cepilló sus labios sobre los de ella y Jessica olió su aroma embriagador. —¿Pensaste en lo mala chica que has sido?

Jessica asintió con la cabeza. —Voy a ser buena, te lo prometo, profesor.

—Excelente, Srta. Grayson. Lanzó su lengua para tocar la línea de sus labios y su estómago saltó cuando llegó lo suficientemente cerca para frotar su cuerpo desnudo contra el suyo, su pene presionando en su vientre.

Ojalá pudiera verlo, pero todavía tenía los ojos vendados. —Un examen más y vas a graduarte con honores—dijo.

Ella esperaba por Dios que el "examen", incluyera follarla porque ella iba a morir si no lo tenía en su interior.

Manos fuertes trabajaron en el arnés a su alrededor, y un momento después éste fue removido y el tapón anal retirado. De inmediato sintió una sensación de vacío, pero sabía que probablemente no iba a durar por mucho tiempo.

Otro cuerpo de hombre se presionó a ella por la espalda y se estremeció entre la calidez de su dura carne. La sensación era erótica más allá de las palabras.

—¿A quién quieres follándote por el culo, Srta. Grayson—dijo Craig—¿y a quién quieres en tu coño? No había duda en su mente a quien ella quería en su coño.

—Yo…Yo quiero que el Oficial Bennett folle mi culo. Quiero que tu folles mi coño, profesor.

—¿Ahora, bebé? —dijo Craig, un borde duro de su voz como si estuviera teniendo un momento difícil para contenerse.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Sí. —Ella no estaba por encima de la mendicidad.—Por

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Sí. —Ella no estaba por encima de la mendicidad.—Por favor, fóllame, profesor. Por favor.

Ojalá pudiera ver tocarlo.

su hermoso cuerpo y sus hermosos ojos. Ojalá pudiera

Pero ser

vendada había hecho todos sus sentidos más agudos. El más

mínimo roce de su piel contra la suya la encendía.

 

Craig

la agarró por debajo

de

los muslos y

levantó sus piernas. Dave le

agarró por la cintura y luego la colocó de modo que su polla estaba a la

entrada de su ano, y la erección de Craig estaba justo en su canal.

—Vamos a ver si pasa su final—dijo Craig, al mismo tiempo que él y Dave se estrellaban contra ella.

Jessica gritó y lágrimas se derramaron de sus ojos detrás de la venda. La sensación de tenerlos a los dos en su interior, al mismo tiempo era casi demasiado. Se sentía tan llena, tan necesitada de un orgasmo que ella casi gritó de nuevo mientras se mantenían todavía dentro de ella. Dave era mucho más grande que el tapón anal y su entrada en el culo había dolido, pero ahora se sentía tan condenadamente bien.

—Vas a conseguir la mejor follada de tu vida, señorita Grayson. —Craig se mantuvo apretado a ella, todavía sin moverse.

Ella asintió con la cabeza, las lágrimas todavía escapaban de sus ojos. —Sí, profesor y oficial.

Dave hizo un sonido de satisfacción y luego los dos hombres comenzaron a entrar y salir de su cuerpo.

Ella se volvió salvaje en sus brazos. A pesar de que estaba esposada a una barra, se retorcía y se retorcía y lloraba con cada golpe de sus pollas.

—Oh Dios, profesor. —Sus palabras vinieron como un sollozo.—Necesito venirme, tengo que venirme.

—Todavía no, señorita Grayson—dijo él y gimió.—Has sido una chica tan mala todo el semestre que estamos componiendo eso ahora.

Se aferró

a

su

pezón

con su

boca caliente y Dave le mordió el hombro

desde atrás, ambos hombres continuaron follándola, duro y rápido.

Su cuerpo se sacudió, cada parte de ella empezó a temblar. Luchó contra el orgasmo que se aproximaba con todo lo que tenía. Su coño, el culo, los pezones, Dave mordió, sus cuerpos calientes, sudorosos, los ojos vendados, todo a lo que la había sometido y todo lo que le había negado.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones ¡Era demasiado! —Todavía no…— comenzó Craig. Pero ella explotó.

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

¡Era demasiado! —Todavía no…— comenzó Craig.

Pero ella explotó. Su orgasmo se la llevó con tanta fuerza que ella gritaba y lloraba y se resistía. Su corazón golpeaba y sentía como si su piel estuviera en llamas, su cuerpo entero en fuego. Las sensaciones no se detenían mientras continuaron empujando dentro y fuera de su cuerpo. Se sentía como si estuviera volando, pero anclada al mismo tiempo por los dos hombres que estaban follándola.

Orgasmo tras orgasmo sacudieron su cuerpo. —No más, profesor—sollozó.—No puedo soportarlo más.

—No pasaste tu final—dijo Craig con voz ronca por el esfuerzo.—Te viniste sin permiso.

—Lo siento, profesor. —Jessica se estremeció por el placer extremo mientras que más espasmos arrasaban en ella. Sintió su núcleo oprimiendo su polla con cada contracción de su coño. Sintió la opresión en el culo mientras Dave se conducía dentro y fuera.

Dave dio un grito, bombeó sus caderas unas cuantas veces más y luego se mantuvo aún dentro de ella. Craig lo siguió unos momentos más tarde, un fuerte grito rasgando de él. Su núcleo se cerró sobre su polla y ella sentía cada pulso.

Por un momento, los tres se quedaron allí. Sudorosos, los cuerpos de los hombres adheridos contra el suyo, y el olor fuerte del sexo y la testosterona.

Dave se retiró y se sintió parcialmente vacía sin él dentro de ella. Soltaron cada uno de sus puños de cuero, liberándola, y ella se desplomó contra Craig. Él la abrazó con fuerza y Dave le quitó la venda de los ojos.

Parpadeó, enfocando lentamente la sala, mientras miraba hacia arriba a los ojos de Craig. Continuó sintiendo las contracciones residuales y cuando él se movió un poco, se desató un conjunto más de espasmos.

Se

echó hacia

atrás y

lo miró. Maldición, era

hermoso. La tomó por

sorpresa dándole un duro, exigente y posesivo beso.

Finalmente la dejó resbalar por su cuerpo y retiró su polla. Ahora se sentía completamente vacía. Apenas pudo mantenerse de pie mientras Dave y Craig se deshacían de sus condones.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Parece que tendrás que tomar un nuevo examen si

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Parece que tendrás que tomar un nuevo examen si planeas pasar esta clase, señorita Grayson—dijo Craig con una expresión seria.—¿Crees que puedes pasar al siguiente?

Dio un débil, agotado asentimiento, a pesar de que no estaba segura en absoluto.

—Sí, profesor.

CAPÍTULO 6

Jessica se dejó

caer en una piscina de agotamiento mientras Craig la

instalaba en un sofá de aspecto extraño en el calabozo. Se sentía muy dolorida y bien utilizada. Casi podía sentir ambas pollas en su interior al mismo tiempo y la idea la hizo retorcerse, su coño estaba dolorido otra vez. Después de lo que le habían hecho pasar, tanto tiempo que la habían hecho esperar por un orgasmo, ¿por qué estaba tan lista para otra ronda?

Dave la observaba mientras se ponía su uniforme y luego abría la gaveta donde había dejado su cinturón de armas, y se ponía su equipo. De acuerdo con esa gran protuberancia en el pantalón del uniforme, tenía una erección de nuevo mientras la miraba. Casi sonrió sabiendo que ella encendía al gran poli lo suficiente como para que él la deseara de nuevo.

Sin embargo, Craig

era

a

quien ella quería. Había sido asombroso ser

tomada por dos hombres, pero ahora quería a Craig todo para ella.

Se deslizó en su ropa y otra vez era la única que no estaba vestida. No le importaba. Se sentía malditamente bien.

Cuando Dave terminó de vestirse, se dirigió a ella y se arrodilló al lado de donde estaba acurrucada en el sofá.

La besó ligeramente en los labios y palmeó sus pechos, y ella contuvo el aliento.

—Un

placer

conocerte,

Jessica,

murmuró

antes

de ponerse de pie,

volviéndose hacia su hermano. Para sorpresa de Jessica, Craig no se veía feliz, se veía casi celoso.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones ¿Cómo de asombroso era eso? Dave golpeó a Craig

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

¿Cómo de asombroso era eso? Dave golpeó a Craig en la espalda.

—Nos vemos en un par de días, hermano. —Dave miró a Jessica y le dio Craig una mirada perversa.—Si no antes.

Craig parecía tan molesto, Jessica tenía ganas de reír. Pero compuso su expresión y golpeó a su hermano en la espalda a cambio.

—Hablaremos de eso después.

David hizo un guiño a Jessica luego se dirigió a través de las puertas del calabozo, dejando a Craig y Jessica solos.

Craig fue directamente a ella y no pudo evitar una sonrisa. Se convirtió en un grito de asombro cuando le recogió en sus brazos y la abrazó.

—Eres tan hermosa bebé—, murmuró mientras la abrazaba. —Desde la primera vez que te vi, me hiciste caer de culo.

Jessica sonrió. —Te tomaste el tiempo suficiente. La comisura de la boca de Craig se torció. —Tuve una pequeña persuasión extra.

Soltó una risa suave, le echó los brazos alrededor de su cuello y le sostuvo la mirada, hipnotizada por sus hermosos ojos celestes. La besó con fuerza antes de llevarla a través de la mazmorra, a las puertas y hacia arriba por las escaleras.

Su camisa estaba caliente contra su carne desnuda, y su olor a sexo, sudor y hombre era un afrodisíaco ¿alguna vez iba a tener suficiente de él? Se preguntó si alguna vez había tomado a otras estudiantes en su calabozo, y el pensamiento le hizo fruncir el ceño.

—Hey—.Tocó sus labios con el dedo mientras la llevaba a una habitación enorme. —¿Por qué el ceño fruncido?

Ella negó.

—Nada.

Craig sacó la colcha gruesa y la acomodó sobre la cama para que ella estuviera sentada con las piernas colgando del borde. Se enderezó a si misma con sus manos a cada lado en el colchón mientras lo miraba.

Tenía una expresión severa en su rostro.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —No acepto la mentira. Si mientes, te castigan. ¿Entendido,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—No acepto la mentira. Si mientes, te castigan. ¿Entendido, señorita Grayson? Jessica se mordió el labio inferior y asintió con la cabeza. —Sí, profesor. —Ahora dime lo que estabas pensando. Sus mejillas se calentaron un poco.

—Me preguntaba si alguna vez habías llevado a otra estudiante a tu casa y a tu calabozo.

—Y estabas celosa. —Su tono era cuestión de hecho. Ella miró hacia otro lado. —Sí.

Él

rió suavemente, sorprendiéndola. Cuando se volvió a mirarlo, él le

sonrió.

—Jessica, ningún otra estudiante ha estado cerca de esta casa. Tú eres la primera y la única.

Un peso que no se había dado cuenta había estado allí, se deslizó de sus hombros y ella sonrió con alivio.

No tenía dudas de que había tenido otras mujeres aquí, pero al menos ninguna de sus alumnas.

—Eso está mejor. —Él comenzó a despojarse de su ropa de nuevo y la tiró a un lado. Su mirada hambrienta estuvo en su físico hermoso y su piel dorada. Parecía que se las arreglaba para conseguir un poco de sol. La forma en que su cuerpo se flexionaba mientras se movía le hacía agua la boca y su coño dolía. Sabía como era tenerlo dentro de ella y quería más.

Cuando estaba desnudo se acercó a la cama. —Acuéstate y deslízate más para que haya espacio suficiente para mí.

Jessica obedeció. Se estremecía con deseo y necesidad mientras él subía a la cama y se acercaba a ella. La atrajo hacia sí rudamente, le sujetó las piernas con su muslo y ella contuvo el aliento.

—Maldita sea, Jessica. El empuñó un poco de su pelo y se lo llevó a la nariz y audiblemente inhaló.—Estás tan jodidamente caliente.

—¿Tengo que llamarte profesor en este momento? —Colocó sus palmas contra su pecho mientras su mirada se encontraba con la suya.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —No. — Soltó su cabello y trazó el pulgar

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—No. — Soltó su cabello y trazó el pulgar sobre los labios.—Por ahora sólo estamos Craig y Jessica, ¿de acuerdo?

Ella asintió y sonrió, y Craig reemplazó su dedo pulgar con sus labios. Era amable esta vez, corriendo ligeramente su lengua a lo largo de la costura de sus labios antes de caer en su boca para una exploración suave. Lo probó disfrutando de su sabor, e incluso del suyo propio desde el momento en que había lamido sus pliegues más temprano. Suaves gemidos se levantaron dentro de ella y se acurrucó más cerca de él mientras una de sus manos recorría su cuerpo desde el cuello hasta su culo.

La erección de Craig presionaba en su vientre y se frotó contra él y juró que lo sintió crecer aún más duro. Su beso siguió siendo lento, como si estuviera saboreándola. Mordisqueó ligeramente su labio inferior y atrapó sus suspiros en la boca. Su mano libre seguía acariciando su carne, vagando sobre su cuerpo, explorando sus curvas.

Por su parte, Jessica deslizó una de sus manos hacia abajo por su pecho desnudo y de nuevo hacia arriba, amando el juego de sus músculos debajo de sus dedos con cada movimiento que hacía. Sus bíceps eran firmes, duros, como si los trabajara con regularidad. Su respiración se volvió más rápida mientras le clavaba los dedos en la mejilla del culo y su beso se volvió un poco más urgente, como si estuviera teniendo un momento más y más difícil para controlarse a sí mismo. Cuando liberó su culo apretado, le acarició la piel hacia abajo por el muslo y ahuecó sus testículos, luego tomó su dura polla.

Mientras acariciaba su longitud, contuvo el aliento contra sus labios. —No voy a durar mucho tiempo si sigues así.

—No quiero que te contengas, Craig. —Ella se permitió probar decir su nombre por primera vez, y le gustó la forma en que sonaba procedente de ella.

Le dio un sonido estrangulado mientras capturaba su mano en la suya.

—Créeme, si comience.

no te detienes

esto terminará antes de que realmente

Jessica no pudo evitar la risa suave que se le escapó, y él se echó hacia atrás, encontrando su mirada. —Eres tan hermosa—, murmuró, sorprendiéndola.—Te he deseado durante tanto tiempo.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Lo mismo digo. —Ella besó la comisura de su

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Lo mismo digo. —Ella besó la comisura de su boca.—Demasiado para dejarte ir sin captar tu atención.

Esta vez se echó a reír. —Bebé, tienes más de mi atención.

—Y más de lo que esperaba. —Ella se retorció contra él recordando a los dos hombres dentro de ella y sentir el aguijón de la flagelación y azotes en el culo. Sus pezones estaban adoloridos por los anillos de los pezones. Pero le encantaba.

—Si alguna vez quieres dejar de…

—Lo sé, mi palabra de seguridad. Movió su cara a la curva de su cuello, inhalando el masculino aroma mientras hablaba. —Pero eso no va a suceder.

—¿Crees que puedes tomar cualquier cosa que te doy? —preguntó con voz ronca, muy excitada. Jessica lamió un camino desde el cuello hasta la barba en la mandíbula. —Sip. Cualquier cosa. Craig se apartó, le agarró el hombro y la miró a los ojos. —Puedo empujar muy duro.

—Y yo puedo tomarlo. —Llegó a la boca y le mordió el labio inferior. — Quiero todo lo que tienes para ofrecer.

Un gruñido primitivo que no pudo contener se levantó en Craig. —¿Dijiste que tu familia se ha ido por el verano? Jessica dio un grito ahogado cuando metió los dedos en su coño. —A Europa hasta septiembre. —Su voz estaba completamente sin aliento. —No tengo ningún plan.

—Ahora sí. —Él levantó su dedo dentro de su núcleo duramente. Maldita sea, estaba mojada y resbaladiza. —Voy a follarte y azotarte tantas veces que vas a estar adolorida todo el verano.

Ella gimió y apretó las caderas contra su mano. —Eso es lo que quiero. Pasarlo contigo. La satisfacción fluía a través de Craig.

—Vas a ser mi juguete sexual. —Él deslizó sus dedos fuera de su canal y los llevó a sus labios. —Y tengo la intención de jugar duro contigo.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Ella gimió cuando él movió la mano y luego

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Ella gimió cuando él movió la mano y luego deslizó sus dedos entre sus labios, dejándola probarse a sí misma.

—Chupa—exigió, y ella obedeció como si estuviera programada para hacer lo que él quisiera.

Infiernos, sí que este iba a ser un verano que ninguno de ellos jamás olvidaría. No estaba dispuesto a preocuparse por el inicio del próximo semestre. Por ahora tenía la intención de disfrutar de su cuerpo exuberante y todo lo que tenía para ofrecer.

Que era más de lo que había esperado. Había tomado todo lo que le había hecho y estaba lista para más.

Y desde este punto en adelante pensaba mantenerla para sí mismo. Dejarla tener la experiencia de dos pollas en ella a la vez fue una base. Él no tenía ninguna intención de dejar otra persona en su interior. Ni siquiera a su hermano otra vez. Y que Dave se vaya a la mierda.

—Todavía hay un castigo por llegar. —Contuvo el aliento mientras Jessica chupaba sus dedos.

—Pero ahora mismo, voy a follarte, a montarte quieres? Sacó los dedos de su boca y ella asintió. —Por favor. Ahora.

duro. ¿Es eso lo que

—Debería hacerte esperar. —Pellizcó su pezón, la dura protuberancia estaba entre sus dedos pulgar e índice. Jadeó y sabía que no era sólo de la sensación, sino del dolor de los anillos de los pezones. —Llegaste sin permiso en el calabozo.

—¿Puedes castigarme más tarde? —Su mano encontró su polla de nuevo y frotó el pulgar sobre la gota de semen en su cabeza. —Has dicho que podríamos ser Craig y Jessica, por ahora.

—Lo hice, ¿no es cierto? —Él tomó su boca con otro beso, tan hambriento por ella, que apenas podía contenerse. Ella se retorció en su contra, cada momento más salvaje. Sí, esto iba a ser un infierno de verano.

—Por favor no me hagas esperar más. —Apretó su polla.—Te quiero dentro de mí de nuevo.

Craig

no podía

esperar a estar

en

su

dulce coño de nuevo. Tuvo que

estirarse, pero se acercó y sacó un condón de una gran caja en el cajón. No

tardó mucho en tener su polla cubierta y sus caderas entre las piernas de

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Jessica. Colocó la cabeza de su erección en su

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Jessica. Colocó la cabeza de su erección en su núcleo y apoyó las manos a ambos lados de la cabeza. Ella lo miró con sus hermosos ojos verdes. Sus rasgos estaban rojos, sus párpados cerrados mientras esperaba que él se condujera en ella.

Se retorció debajo de él y hundió los dedos en su culo. —No me hagas esperar, por favor, Craig.

A él le gustaba la forma en que decía su nombre, tanto como le gustaba que lo llamara profesor, cuando jugaba a la estudiante traviesa.

Jessica era definitivamente una estudiante traviesa. Y disfrutaba de la enseñanza de una lección o dos. Más bien, muchas más.

—¿Quieres mi polla, bebé? —Bajó la cabeza y le mordió ligeramente el labio inferior. —¿Me quieres dentro de ti?

—¡Sí! —Su expresión parecía casi como si estuviera siendo torturada.

Agarró

el culo

con

más fuerza, su uñas causando dolor placentero en su

carne. Craig sonrió y cerró de golpe su polla en el núcleo de Jessica, ella gritó.

Jesucristo, estaba apretada. Apretó los dientes y se mantuvo inmóvil por un momento. Que lo aspen si no estaba cerca de venirse ya. Su polla le dolía y ya estaba al borde del precipicio.

Apretó los ojos bien cerrados, respiró hondo y miró hacia abajo a Jessica. Ella arqueó sus caderas hacia arriba y empezó a follarla lentamente. Él sacudió sus caderas juntas, sintiendo la presión de la carne de uno contra la del otro. Dios, se sentía incluso mejor que la primera vez que la había tomado con Dave.

El sudor ya había estallado en su frente y estaba húmedo. Se sonrojó, sus labios entreabiertos, los ojos fijos en él. Su aroma a vainilla caliente le llenaba mientras respiraba profundo, deleitándose en ella y el olor de su almizcle.

Sacó su polla dentro y fuera a un ritmo lento, construyendo su necesidad de llegar al orgasmo. Puede que no estuvieran jugando roles ahora mismo, pero aún así disfrutaba de hacerla desearlo hasta que estaba lista para gritar.

—Oh Dios, Craig. —Ella levantó sus caderas y movió las piernas por debajo de él. Maldita sea, pero amaba una mujer salvaje.

—Demasiado lento. ¡Vas demasiado lento!

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Se contuvo. Tenía un montón de entrenamiento en autocontrol,

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Se contuvo. Tenía un montón de entrenamiento en autocontrol, aunque ahora no era uno de esos momentos en que era capaz de controlarlo fácilmente.

—Bebé, voy exactamente tan rápido como vas a conseguir ahora mismo.

Jessica gimió, pero siguió retorciéndose debajo de él. Rastrilló las uñas por su espalda y silbó entre dientes por el dolor y el placer que estaba dándole.

Una

gota de

sudor

rodó por

el

lado

de

su

cara mientras luchaba

por

contenerse y por hacerla esperar. Pero él estaba a punto de perder su auto-

control.

 

El hombre

estaba

conduciéndola a

la

locura. Otra

vez.

Se

sentía tan

jodidamente

bien

dentro

de

ella.

Tan

grande…

llenándola,

estirándola,

llegando profundo en su interior. ¡Pero él iba demasiado malditamente lento!

 

El

sudor

brillaba

en

su

frente

y

parecía

que estaba luchando para

contenerse. Bueno, estaba sufriendo también.

Miró hacia abajo donde se unían, y su vientre hizo volteretas de nuevo mientras miraba su polla deslizarse dentro y fuera de ella. Sacudió y alzó las caderas hacia arriba para encontrarse con él en la medida de lo posible, pero aún así tomó las cosas con calma.

Demasiado. Jodidamente. Lento. Ella iba a morir.

Por alguna razón, esto era aún más intenso que lo que había sucedido en el calabozo. Tal vez porque eran sólo ellos dos y ella lo había querido durante tanto tiempo.

Respiró hondo los

olores

del

sexo

y

la

esencia masculina picante. La

llenaba, extendiéndose a lo largo de ella. Clavó las uñas en su culo de nuevo, deseando que la tomara más rápido.

Finalmente cogió el ritmo y se encontró haciendo pequeños gritos mientras su larga polla golpeaba ese tan especial lugar dentro de ella. Su erección la acarició, lo que la hizo acercarse más y más hacia el orgasmo. Inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. Sus muslos empezaron a temblar alrededor de sus caderas.

—Mírame, bebé. —Su voz sonó como un gruñido. —Mírame follarte.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Las emociones giraron a través del vientre de Jessica

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Las emociones giraron a través del vientre de Jessica cuando abrió los ojos y vio su expresión feroz. Tenía la mandíbula apretada, los músculos faciales rígidos.

Sus

caderas pistoneaban dentro de ella más fuerte, más rápido, más

profundo. La sala estaba empezando a girar en espiral.

—Voy a venirme—dijo mientras el mundo estaba cerca de girar fuera de control.

—Espera. —Golpeó su cadera contra la suya, sus empujes tan fuerte que sentía como si su coño fuera molido por el impacto. —Va a ser mucho mejor si te contienes por solo un poco más de tiempo.

—No sé si puedo. —Jessica cogió su bíceps a medida que su mareo crecía y el cuarto comenzaba a desvanecerse.

—Un poco más, bebé. ——Su voz era áspera, como lija. No tenía duda de que estaba en el borde y frenándose demasiado.

La sensación de girar en su cabeza se hizo más intensa. Se sentía fuera de su cuerpo, como si estuviera fuera sí misma.

—Por favor. —Dios, estaba tan cerca. —Por favor, déjame venirme.

Él no respondió mientras sus caderas se estrellaban contra ella con mayor rapidez. Agitó su cabeza de lado a lado. No podía más. ¡No podía!

—Ahora, Jessica—gritó.

Todo en su universo dejó de girar. Todas las sensaciones se apresuraron a su coño, luego se ampliaron a su músculos abdominales, el pecho, y a lo largo de todo su cuerpo cuando su orgasmo se estrelló contra ella.

Ella

gritaba y lloraba

y

no

podía controlar

lo salvaje

forma en que se volvió loca en sus brazos.

que se sentía o la

Craig gritó su nombre y sentía el pulso de su polla mientras se venía. Se metió un par de veces más, y luego sus brazos cedieron y estaba fijando a Jessica a la cama. Su peso se sentía bien y se aferró a él mientras su coño continuaba palpitando alrededor de su polla.

Con un gemido, Craig se retiró de ella y tiró el preservativo a la mesita de noche, presumiblemente en una papelera. Luego se acomodó sobre su espalda y tiró de ella en sus brazos para que su cabeza descansara sobre su pecho. Ella dio un suspiro estremecido y todo su cuerpo se relajó contra el

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones suyo. No pasó mucho tiempo hasta que cayó en

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

suyo. No pasó mucho tiempo hasta que cayó en un profundo y satisfecho sueño.

CAPÍTULO 7

Jessica despertó, sintiéndose un poco desorientada. Se levantó de la cama y miró parpadeando la luz del sol derramándose a través de las persianas de madera de roble. La sábana se había caído de su pecho hasta la cintura, dejando al descubierto sus desnudos pechos. Su corazón comenzó a golpear mientras lentamente miraba por la habitación.

La habitación del profesor Bennett. La habitación de Craig.

El calor

quemó a

través de ella mientras caía

en

la cuenta

de

lo

que

acababa de hacer por la tarde y la noche anterior, junto con un poco de

triunfo por haber terminado en la cama del profesor Bennett. Sonrió lentamente, satisfecha. Había aterrizado justo donde quería estar. Aunque no exactamente en la manera en que lo había imaginado.

Más calor ruborizó su piel cuando pensó en Craig y su hermano, un oficial de policía, follándola. Wow. Ni en sus sueños más locos se hubiera imaginado a sí misma desnuda en un cepo, o montando una polla de goma en una silla de montar, colgando de un techo o siendo follada en el coño y el culo al mismo tiempo.

Sólo los pensamientos estaban haciendo a sus pliegues ponerse húmedos de nuevo y endurecer sus pezones. Se sentía adolorida entre sus muslos, un dolor bueno por ser montada duro. El ligero dolor en el culo era un poco diferente, pero recordaba lo bien que se sintió una vez que había ido más allá de la explosión inicial de dolor y tuvo al policía empujando dentro y fuera de ella.

Dios, estaba caliente otra vez.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Buenos días, señorita Grayson—dijo la voz de Craig desde

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Buenos días, señorita Grayson—dijo la voz de Craig desde la puerta y su atención se desvió para encontrarse con su mirada. Llevaba una bandeja de cama y su sonrisa devastadora. Era tan hermoso, en estrechos pantalones de mezclilla y una camisa azul ceñida que hacía que sus ojos parecieran aún más azules y describía todos sus deliciosos músculos. —Ya son las diez. Te dejé dormir hasta tarde, imaginé que probablemente estabas agotada. ¿Se había acostado tan tarde? —Buenos días, profesor—dijo, casi sintiéndose avergonzada por alguna razón. Tal vez era porque, como ella, él sin duda estaba pensando en todas las cosas pervertidas que habían hecho la noche anterior. —Siéntate un poco más arriba—dijo cuando llegó hasta ella. La cama se hundió por su peso mientras se sentaba cerca de ella. —¿Hambrienta bebé? La sorpresa la llenó mientras empujaba contra las almohadas y la cabecera y acomodaba la bandeja en su regazo. Se quedó mirando la bandeja y su estómago gruñó por el olor de los huevos revueltos, salchichas, brownies y tostadas, dispuestos en el plato. Una rosa blanca moteada de rosa se arqueaba por encima del plato y la copa de jugo de naranja. Jessica lo miró y sonrió. —Gracias. Craig la besó ligeramente en los labios y pellizcó retorciendo uno de sus pezones al descubierto. —Me imaginé que tendrías un buen apetito después de anoche. El calor se precipitó sobre ella otra vez, y él sonrió. Empezó a recoger un tenedor, pero negó con la cabeza. —Déjame que te alimente. Procedió a llevar un bocado de huevos revueltos a su boca y ella lo tomó. —Dime acerca de tu familia—dijo mientras cortaba una salchicha y luego la clavaba con su tenedor. El hecho de que Craig estaba interesado en algo más que su cuerpo le hizo sentir calor en su interior. Tragó el huevo y sonrió.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Tengo un hermano mayor y una hermana mayor. Mi

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Tengo un hermano mayor y una hermana mayor. Mi hermano está casado y tiene dos niños, y mi hermana está saliendo con un hombre mucho más joven y dice que no quiere volver a casarse.

Craig se echó a reír y puso el trozo de salchicha en sus labios. Masticó, estaba delicioso.

—¿Cuál es la diferencia de edad entre tu hermana y el hombre con el que está saliendo? — preguntó.

Jessica le dio una especie de mirada tímida. —Nueve años. Ella tiene veintinueve años y él mi edad.

Eso lo hizo sonreír. Bebió un sorbo de su vaso de jugo de naranja y luego dijo: —Y tú eres todo lo opuesto al salir con un hombre mucho mayor.

Su vientre se agitó y lo miró, sin tomar un sorbo de jugo de naranja que él le ofrecía.

—¿Es eso lo que estamos haciendo? —, preguntó casi en un susurro. — ¿Salir?

Dejó el vaso

de

jugo

de naranja en

la

bandeja de cama y se inclinó de

modo que su cara estaba cerca de la suya. —¿Qué quieres que sea, Jessica? ¿Un rollo de una noche o algo más? —Salir. —Tragó saliva por la emoción en su cuerpo. —Definitivamente saliendo. —Bien. —Tomó su boca en un beso dulce y probó el jugo de naranja en la lengua. —Quiero más de ti que sólo tu cuerpo. Quiero conocer el resto de ti también. Wow, fue todo lo que podía pensar. Craig tomó un triángulo de pan tostado con mantequilla y ella tomó un bocado mientras lo sostuvo cerca de su boca. —Soy diez años mayor que tú—, dijo mientras comía la tostada—¿Eso no te molesta? Sacudió la cabeza y se llevó una servilleta a los labios y se limpió una miga. —¿Y a ti? Se encogió de hombros y clavó otro trozo de salchicha. —El hecho de que eres mi alumna era lo único impidiéndome que te invitara a salir. —Comió el trozo de salchicha mientras hablaba, su corazón latía con fuerza.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Ahora sólo tienes que dejar esa clase en la

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Ahora sólo tienes que dejar esa clase en la que estás inscrita en el otoño, y no vas a ser más mi alumna. —Dejó el tenedor en el plato y colocó la frente junto a la suya. —¿Suena como un plan?

—Considéralo hecho—se las arregló para decir antes de que la besara de nuevo.

Cuando él se alejó,

podía ver el deseo chispeando en sus ojos, y cuando

miró hacia abajo se dio cuenta de la gran protuberancia en sus pantalones vaqueros.

—Necesitas terminar tu desayuno, y será mejor que cambiemos de tema antes de que haga de ti mi almuerzo.

Jessica sonrió, luego comió mientras hablaba.

—Has conocido a mi hermano mayor—dijo mientras le daba de comer, y su rostro enrojeció por el calor. — Pero esa es la última vez que lo voy a dejar poner sus manos sobre ti. —La dejó beber un poco de jugo de naranja. — Porque eres mía, Jessica Grayson, y no tengo la intención de compartirte de nuevo.

Ella casi se fundió en un charco en ese mismo momento.

Mientras continuaba alimentándola, le hacía preguntas sobre sus padres que habían ido a Europa por el verano. Su hermano vivía en Sacramento y su hermana en Washington.

—Ella odia la lluvia, sin embargo—dijo Jessica, —si no fuera por su novio y el trabajo fantástico que tiene como ingeniero informático, creo que se mudaría de nuevo en un latido del corazón. Ella se mudó sólo para salir de la casa, creo. Siempre ha sido una especie de rebelde, supongo.

Craig levantó una ceja mientras dejaba el tenedor en la bandeja de cama. Extendió la mano y rozó su mano primero sobre un pezón y luego el otro.

—¿Y tú? — le dio una sonrisa pícara. —Tengo la sensación de que eres una de esas personas que va por todo lo que quiere hasta que lo consigue.

El cuerpo de Jessica hizo cosas locas mientras él la tocaba, y sintió más calor por sus palabras.

—Siempre he tenido impulso, y trabajo duro. He tenido puras A desde que estaba en la escuela primaria. El fracaso no es una opción.

—Me di cuenta. Pellizcó uno de sus pezones y ella jadeó. —Entonces, ¿qué te hizo ir detrás de mí?

Se aclaró la garganta.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones —Um, bien. No es sólo que eres apuesto, sino

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

—Um, bien. No es sólo que eres apuesto, sino que pareces ser el tipo de hombre que quiero conocer mejor.

—Y querías follarme. —Craig sonrió y le pellizcó los pezones sensibles. — ¿Cómo te sientes ahora?

—Dolorida—dijo, y Craig rió.

Él respondió

a

sus

preguntas a cambio. No

sólo

tenía un policía

por

hermano, sino que había dos hermanos más. Uno de ellos era terapeuta físico y el otro era ejecutivo de una empresa.

—¿Están todos en el BDSM? —preguntó. Craig se encogió de hombros.

—Dave lo está, obviamente. Drew y John se metieron en eso también. Dave nos contó todo sobre eso cuando estábamos sentados una noche viendo el fútbol, y a todos nos pareció que sonaba muy malditamente caliente.

—¿Han hecho esto todos juntos? Él negó con la cabeza.

—Dave nos contó sobre

algunas fiestas y convenciones de BDSM y las

comprobamos. Nos gustó lo que vimos. Jessica respiró hondo. —¿Has “compartido” mujeres con todos tus hermanos?

—No. Él tomó una servilleta y se limpió los labios con ella. —Sólo con Dave y sólo en un par de ocasiones. Eran sus sumisas en ambas ocasiones. Esta fue la primera vez que compartí mi mujer con él.

Su estómago se disparó. —¿Por qué yo?

Craig encontró su mirada.

—La verdad

yo no quería compartirte, quería mantenerte para mí. Pero

... Dave pasó y pensé que podrías disfrutarlo. ¿Lo hiciste?

—Realmente lo hice, fue una experiencia que nunca olvidaré. —Hizo una pausa-. —Pero yo sólo quiero estar contigo de ahora en adelante.

Eso sacó otra sonrisa de él. —Me alegro de que sientas lo mismo que yo.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Tomó la bandeja de cama con su plato casi

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Tomó la bandeja de cama con su plato casi vacío y se acercó a un aparador bajo donde dejó la bandeja. Tenía una gran vista de su culo y lo bien que se veía en sus vaqueros. Se volvió sosteniendo la rosa blanca y rosa.

—¿Qué piensas ahora que has llegado a conocer cómo me gusta jugar?

—Honestamente—dijo con un aleteo en el estómago, —nunca he hecho algo así antes, pero realmente me encendió todo lo que me hiciste.

—Eres tan condenadamente hermosa. Se sentó en el borde de la cama y trazó la curva de su cuello con el capullo de rosa. —¿Mis juguetes pueden darte cualquier fantasía más allá de lo que ya hemos hecho, Jessica?

Ella se estremeció mientras rozaba la rosa sobre su esternón. —Me gustaría probar un poco de todo. Esa sonrisa suya era tan devastadoramente sexy.

—Créeme, hay mucho que me gustaría hacer para ti y contigo. —Cepilló la piel suave entre sus pechos con la rosa. —¿Qué quieres hacer hoy?

Sus pezones estaban tan duros y el dolor entre sus muslos tan grande que sus palabras salieron en un susurro ronco.

—Lo que quieras, profesor.

—Mmmmm

—Craig bajó la cabeza y le acarició el cuello mientras

... deslizaba la rosa por su vientre hasta su abdomen. —Tengo un montón de cosas que me gustaría hacerte, Srta. Grayson. Lo cual nos lleva a una cosa. — Señaló con la rosa hacia el doblez de la sábana que ocultaba su montículo. — Todavía tengo que castigarte por alcanzar el clímax sin permiso.

Dijo castigarte de una manera que la hizo estremecerse. Su culo ardía aún de la noche anterior, pero aún así, estaba preparada para cualquier cosa que quisiera hacer con ella.

—Voy a ser buena la próxima vez. Te lo prometo, profesor Bennett. —Aún necesitas que te castigue—.Negó con la cabeza. —Fuiste una niña muy, muy mala, Srta. Grayson.

Quitó la sábana de su regazo y la tiró a un lado de manera que su cuerpo estaba completamente al descubierto.

—Probablemente quieras tomar una ducha. No es necesario vestir algo para lo que vamos a hacer—dijo mientras le hacía cosquillas en el montículo

con

la rosa.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Su corazón latía. Mientras tomaba su mano, sacó las

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Su corazón latía. Mientras tomaba su mano, sacó las piernas por el lado de la cama y él la ayudó a ponerse de pie. La besó suavemente luego le señaló una puerta que conducía a lo que obviamente era el cuarto de baño principal, pudo ver que era de mármol y bronce a través de la puerta. Comenzaba a dirigirse al cuarto de baño cuando golpeó su culo, duro. Gritó y le devolvió la mirada.

—No me hagas esperar demasiado tiempo—dijo con la mirada dominante que significaba que estaban jugando roles de nuevo.

—Sí, profesor—dijo antes de ir al baño.

La ducha se sintió maravillosa,

el

calor

del

agua la

alivio de los dulces

dolores en su cuerpo. Cuando terminó, se secó el pelo con un secador y estudió su rostro en el espejo. Sus labios estaban hinchados de los besos de Craig y cuando se volvió y miró por encima del hombro a su culo, vio que estaba aún rosa de los azotes y las palizas.

Después de que su cabello se secó, lo esponjó alrededor de sus hombros, abrió la puerta y salió del cuarto de baño. Fue una experiencia erótica caminar desnuda, sobre todo cuando vio a Craig todavía en sus pantalones vaqueros, una camiseta y un par de zapatillas de correr. Y su gran erección se perfilaba claramente en contra del algodón de sus vaqueros.

—Te tomaste un tiempo demasiado largo, Srta. Grayson. Él tenía una expresión severa. —Eso sólo te hizo ganar un segundo castigo.

Jessica se quedó sin aliento por la emoción y ese toque sensual de miedo. ¿Qué haría con ella?

—Lo siento, profesor—dijo.

—Ven. —Le

tendió

la mano

y

la

tomó. Avanzó

tan

dificultades para mantenerse con él.

rápido que tenía

Una vez más, la condujo hasta el calabozo, abrió la puerta y la dejó dentro antes de cerrar la puerta detrás de ellos.

—Esta vez, el timbre de la puerta puede sonar sin parar, pero no vamos a detenernos, Srta. Grayson—dijo y Jessica trató de no sonreír.

—Sí, profesor. La llevó hasta

el sofá de aspecto extraño. La iluminación

atenuada del

ambiente hizo a la escena parecer un poco exótica. El aire rozaba su piel mientras ella se movía, y el aroma del almizcle era fuerte.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones El sofá era difícil de describir. Tenía una enorme

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

El sofá era difícil de describir. Tenía una enorme joroba a la izquierda que se elevaba la longitud de un torso antes de curvarse de nuevo. El lado derecho se veía casi como un sofá normal.

—Acuéstate sobre la joroba, Srta. Grayson.

Se arrodilló en el extremo más bajo y cubrió con su cuerpo la parte alta y redondeada. La superficie estaba cubierta con un material de suave piel que se sentía suave en sus senos y su pubis.

Craig le puso grilletes en las muñecas y los tobillos, extendiéndola amplia mientras lo hacía, dejando al descubierto su coño. Frotó las manos sobre su culo dolorido.

—Perfecto, murmuró. —Todo lo que hizo y dijo la encendió, y estaba tan mojada que podía oler su propio almizcle.

Volvió el rostro para que su mejilla estuviera contra la piel y lo vio irse a la pared de los juguetes. Regresó con una pelota verde con correas a cada lado de ella y lo que parecía un tipo de escobilla de mano para barrer.

—Puesto que has sido tan mala, vas a obtener una paliza fuerte—dijo. —Y no vas a ser capaz de gritar. Se trata de una mordaza de bola, y puedes morderla cuando sientas algún dolor.

Jessica abrió la boca por la sorpresa y de inmediato deslizó la pelota dentro todo lo que podía, atando luego las correas detrás de su cabeza. Con los ojos muy abiertos, lo miró. No sólo no podía moverse, no podía hacer un sonido. Un indefenso, aunque excitante sentimiento se apoderó de ella. Era totalmente vulnerable y ni siquiera podía decir su palabra de seguridad.

Su mirada se encontró con Craig y parecía grave.

—Si en algún momento quieres que me detenga, levanta dos dedos. Va a ser en lugar de la palabra de seguridad. ¿Entiendes, Srta. Grayson?

Su corazón latía con fuerza, ella asintió con la cabeza.

Cuando se

movió hacia su espalda,

un

escalofrío se arrastró por su

columna vertebral mientras colocaba una de sus manos en la parte baja de su

espalda. Frotó una mejilla de su culo con la mano en círculos lentos y sensuales.

Justo cuando ella comenzó a relajarse, la mano de Craig aterrizó duro en la mejilla que había estado acariciando. Sus ojos se humedecieron y gritó detrás de la mordaza de bola, pero no salió ningún sonido. Él la abofeteó de nuevo y

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones esta vez mordió la bola. Sus mientras la zurraba.

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

esta vez

mordió la

bola. Sus

mientras la zurraba.

ojos se

llenaron de lágrimas por el dolor

Pero fue tan extraño, cuanto más duro la zurraba, más húmedo se ponía su coño, y más necesitaba venirse. Ella quería ser follada tanto que podía casi gritar, y lo hubiera hecho si no fuera por la mordaza de bola. En lugar de eso mordió sobre la bola y sintió el aguijón, la quemazón y el placer extraño que venía con la paliza.

—Esto es por ser tan mala chica y venirte sin permiso—dijo Craig en una voz severa. —¿Te vas a venir otra vez sin que yo lo diga?

Ella movió la cabeza de lado a lado, lo mejor que pudo con la cara contra la piel.

Se

detuvo bruscamente, y ella dio

quemaba.

un

suspiro de

alivio.

Dios,

el

culo

—Muy bien, señorita Grayson. Has tomado tu primer castigo bien. Ahora el segundo.

Jessica casi gimió. Estaba amando esto, pero al mismo tiempo no sabía cuánto más podía manejar. La estaba llevando hasta el límite.

Lo siguiente que sintió fue lo que tenía que ser la escoba siendo deslizada suavemente sobre su culo. No estaba hecha de paja, sino de algo suave, como hebras de fibra.

Se sentía tan bueno mientras él recorría con la escobilla sobre su culo, la espalda, los muslos y, después, su coño.

Una vez más la azotó cuando comenzó a relajarse. Se quedó sin aliento por la sorpresa. La escobilla no la afectó tan gravemente como los azotes lo habían hecho, pero realzó las sensaciones en su culo, por lo que más lágrimas fluyeron por sus mejillas. Esta vez le dio un manotazo a su coño, no tan duro como en el culo, pero lo suficientemente fuerte que se sacudió con sorpresa.

Increíblemente, se acercaba más y más al orgasmo. Se retorció bajo sus palmadas, frotando su pubis contra la piel, y tiró de sus ataduras. Un gemido trató de escapar a través de la mordaza. Un gemido de dolor, placer y excitación.

Craig se detuvo y tiró la escobilla a un lado y se dejó caer contra la piel, relajando su cuerpo en el domo sobre el que estaba arqueada.

—Has manejado bien tus castigos. —Craig se subió al sofá detrás de ella y sintió la aspereza de sus vaqueros contra su culo y muslos doloridos. Pero

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones aún mejor fue la erección muy desnuda que había

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

aún mejor fue la erección muy desnuda que había liberado de su pantalón que se presionó ahora contra su culo.

Jessica luchó contra sus ataduras, con ganas de tenerlo dentro de ella. Su coño estaba en llamas, tanto por las palmadas como por la necesidad de venirse.

Craig se inclinó sobre

ella,

su

camiseta rozando su espalda, y le hizo

cosquillas en la oreja con su aliento. Se sentía tan bien tener su duro cuerpo contra ella. Le gustaba la sensación de la ropa áspera contra su piel desnuda y movió el culo para que la rozara la erección.

Su voz era profunda y sensual y la hizo temblar de necesidad. —Te has ganado un buen polvo, bebé. ¡Sí, Dios, sí!

Estrelló su polla en su coño y ella quería gritar en éxtasis. Pero mordió la mordaza de bola en lugar de eso y gimió.

—No te vengas sin permiso—dijo en un gruñido.

Craig la folló duro y rápido. Se condujo dentro y fuera sin piedad, tan profundo y grueso, y tocando ese lugar dentro de ella que la estaba volviendo loca. Esta vez las lágrimas escocían en sus ojos por la necesidad de venirse. Estaba tan fuertemente restringida mientras estaba sobre la joroba que apenas podía retorcerse bajo él.

Su cuerpo se apretó más y más fuerte hasta que ella estaba tan cerca del orgasmo, en un borde que la hizo sentir como si estuviera en la cresta de una ola antes de estrellarse contra la costa.

—Estás tan. Jodidamente. Apretada—gruñó Craig mientras sostenía sus caderas y empujaba dentro y fuera a un ritmo alucinante. Sus vaqueros restregaban contra su culo sensible, y movió las manos de sus caderas a sus pezones, inclinándose para poder apretarlos y retorcerlos, mientras la tomaba.

Jessica gimió y lloró, y luchó contra el orgasmo que estaba corriendo hacia

ella. Craig la llevó a lo largo de la cresta de esa ola, a lo largo de ella, a lo

largo de ella ... hormigueaba.

Todo su cuerpo empezó a temblar, su mente giraba, su piel

—¡Ahora, bebé! —gritó.

Su

orgasmo se estrelló contra ella

con

tal

fuerza que sentía

como si

pudiera rasgar directamente las restricciones y volar.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Todo su cuerpo estaba en llamas y se resistió

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Todo su cuerpo estaba en llamas y se resistió tanto como fue posible por la forma en que estaba clavada en el sofá y restringida. Craig no detuvo su ritmo y ella quería gritar a medida que las olas pasaban a través de ella, una tras otra, y tras otra. Se sentía como si nunca fuera a terminar. El placer casi se convirtió en dolor porque no creía que fuera a sobrevivir otro orgasmo.

Craig dio un grito y apretó sus pechos duros. Sus caderas se sacudieron y sólo la penetró unas pocas veces más antes de detenerse y apuntalarse apretado contra su culo.

Parecía que su cuerpo se había rendido mientras se hundía contra ella en la joroba de piel. Craig continuó retorciendo sus pezones, causando más espasmos en su núcleo, apretando y soltando su polla dentro de ella. Sentía el pulso de su polla que latía con su liberación.

Jessica gimió detrás de

la

mordaza de

bola y sintió las restricciones

sosteniendo las muñecas y los tobillos en su lugar. Le encantaba la sensación de su cuerpo sobre el de ella y no quería dejar ir este momento nunca.

No quería dejarlo ir a él, nunca.

CAPÍTULO 8

El verano pasó demasiado rápido. Jessica suspiró mientras yacía sobre la manta en Ka'anapali Beach en Maui, justo debajo de su complejo hotelero. Craig estaba frotando aceite bronceador con aroma a coco en su espalda, prestando mucha atención a los hombros y el cuello y trabajando su magia, mientras que la masajeaba. No es que ella estuviera tensa. Con todo el sexo fabuloso, estaba satisfecha y relajada casi todo el tiempo.

Habían pasado todos los días de sus vacaciones de verano juntos. Se había quedado en su casa y habían hablado de todo bajo el sol y hecho cosas increíbles bajo la luna.

Su parte superior se desató, pero ella estaba acostada boca abajo sobre la manta, mientras Craig trabajaba el aceite sobre su espalda. El sol era caliente sobre su espalda y sus manos eran tan talentosas. Craig se estaba tomando

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones libertades, aceitando los lados de sus pechos y deslizando

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

libertades, aceitando los lados de sus pechos y deslizando sus dedos por debajo para pellizcar sus pezones.

Jessica se echó a reír. —Eres un profesor malo.

—Mmmm

...

Él se acercó y le murmuró al oído, —Me gustaría follarte, aquí

y ahora, en frente a toda esta gente. Sensaciones de hormigueo bajaron por su espalda hasta el diminuto bikini de tiras que Craig había comprado para ella. Su culo estaba completamente desnudo, pero todo bronceado por todo lo que se habían asoleado en San Diego, Los Ángeles, Tucson y ahora Hawaii, por lo que las marcas de color rosa de ser azotada en realidad no se veían. Su coño dolía y estaba humedeciendo el trozo de tela que cubría sus pliegues. —Tienes tan buen culo, dijo mientras empezó a frotar el aceite primero en una mejilla y luego en la otra. —Estoy tan dispuesto a follarlo otra vez. —Y estoy tan lista para ti, dijo con voz ronca, que traicionó lo mucho que lo deseaba. Otra vez. Y otra vez. No se cansaba de él, y parecía que opinaba lo mismo sobre ella. Craig pellizcó una de las mejillas de su culo dolorido por la paliza que le había dado ayer por ser una chica mala. Ella le había molestado a propósito, toqueteando su polla en público sin autorización y frotando el culo contra su ingle con tanta frecuencia como le fue posible para hacerlo ponerse completamente erecto. Ella sonrió mientras él se movía hacia abajo para aceitar sus muslos y pantorrillas. Había sido sólo una excusa para azotarla y follarla duro, y le encantaba. A veces a propósito haría cosas que la metieran en problemas para que la castigara de alguna manera erótica. Incluso llegaría al clímax sin permiso sólo para meterse en problemas otra vez.

Craig se movió de nuevo hacia arriba en su cuerpo, frotando su carne mientras movía las manos debajo de sus pechos para pellizcar los pezones. Él se inclinó hacia ella y sintió el aroma de su carne caliente con el sol y el aceite de coco.

Sólo podía imaginar su cuerpo pulido deslizando uno contra el otro y sus pechos le dolían aún más a medida que él los acariciaba.

—Vamos a volver a nuestra habitación, señorita Grayson. Dio un mordisco duro al lóbulo de su oreja y ella dio un pequeño grito. —Es hora de que te

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones castigue por no usar nada que te cubra en

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

castigue por no usar nada que te cubra en la playa hoy y dejar que todos los hombres vean tu cuerpo perfecto.

Por lo general llevaba algo envuelto alrededor de la cintura para que su culo desnudo no pudiera ser visto desde que ella sólo llevaba tangas de tiras.

El dolor entre sus muslos se hizo más intenso. —Lo siento, profesor. No lo volveré a hacer.

—Demasiado tarde para eso. Ató las correas del top y luego le pellizcó el culo sensible, lo que la hizo dar un grito ahogado. —Esta vez voy a tener un nuevo castigo.

Oh Dios. No podía esperar.

Craig le ayudó a ponerse en pie, y sus ojos eran oscuros por la excitación. Con satisfacción, vio su gran erección justo antes de que se atara una toalla a la cintura. Sacudió la arena de la manta de playa y la puso sobre su brazo, junto con su toalla, antes de tomar su mano y caminar por la playa con ella.

A medida que sus pies se hundían en la arena mientras caminaban por la playa, ella miró a Craig y encontró su ardiente mirada.

Oh, sí, ella estaba en un paseo salvaje.

Después de haberse lavado la arena de sus pies en una de las estaciones, entró en el hotel. Era contra de las reglas caminar en un bikini de tiras sin cubrirse, y se sentía absolutamente malvada por ir contra las reglas. Se las arreglaron para llegar a los ascensores sin ser descubiertos. En tan sólo unos minutos la campana del ascensor sonó, entraron en el y Craig pulsó el botón de la planta 25a.

Craig la sorprendió cuando la empujó contra la pared, dejando caer todo lo que había estado llevando. —¿Qué… comenzó cuando liberó su erección de su pantalón, sacó a un lado el trozo de material que cubría su sexo, y metió la polla en su coño.

—Oh, Dios mío, gritó mientras se conducía dentro y fuera de ella, duro y rápido.

—Eres una provocadora, ¿no es así, Srta. Grayson?, le dijo mientras la follaba.

—Si. Oh Dios sí, profesor.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones El peligro de quedar atrapados en el ascensor la

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

El peligro de quedar atrapados en el ascensor la acercó al orgasmo más rápido que nunca antes. Continuó bombeando dentro y fuera, su respiración era fuerte y rápida mientras los pisos pasaban de largo.

—Ya casi hemos llegado, acertó a decir, refiriéndose, tanto a su piso como a su orgasmo.

—Vente, nena, exigió y llegó a su clímax con su orden.

Su canal se cerró sobre su polla mientras nuevas sensaciones se difundían

a

través

de

ella,

las

sensaciones causadas por el amenaza de ser

descubiertos.

 

Él emitió un gruñido fuerte y sintió el pulso de su polla en su núcleo, su semen bombeando dentro de ella. Se estremeció y Craig se retiró de ella mientras la campana sonaba en su piso.

Sus piernas estaban tan

flojas por la experiencia que apenas podía

soportar mientras recogía las toallas, manta y crema solar. Fijó su tanga para que su coño no se viera, justo a tiempo para que la puerta se abra y una pareja de ancianos entrara.

Craig tomó su mano. —Disculpe, dijo con un guiño a la pareja. Jessica evitó sus miradas. Sabía que probablemente olía a sexo -el semen de Craig y su almizcle. Este verano, ambos se habían hecho exámenes para no tener que usar condón, y ella estaba tomando la píldora, por lo que el sexo era mejor que nunca.

Se echaron a reír mientras corrían por el pasillo hacia su habitación, él a la cabeza.

—¿Qué piensas de tu castigo, Jessica?, dijo en voz baja y áspera mientras sacaba la tarjeta de acceso del bolsillo de su traje de baño y abría la puerta con ella. La arrastró y la lanzó en el interior, la inmovilizó contra la puerta cuando se cerró. Tomó su boca con un duro beso y luego levantó la cabeza y la miró. —¿Tenías miedo de ser atrapada?

Se lamió los labios húmedos y asintió con la cabeza. —Mucho.

—Bien. Presionó con más fuerza contra ella, desató la soga del top y cada lado de la tanga, tirando los pedazos de tela fuera de su cuerpo y los arrojó al suelo. —Es mejor que tengas cuidado o voy a encontrar más maneras de castigarte.

Jessica asintió con

la cabeza y apretó su erección

hombre era insaciable. Y también ella.

contra su vientre. El

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones La besó con fuerza y ferozmente, luego, el beso

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

La besó con fuerza y ferozmente, luego, el beso se hizo más sensual. Le tomó el rostro entre sus manos y besó en la comisura de su boca, sus labios viajando hasta su oreja, donde le susurró, —Tengo algo para ti.

Con

curiosidad, lo siguió por

la habitación del hotel

de lujo.

Para

su

sorpresa había un ramo de rosas blancas con puntas rosa, una botella de champán frío en un cubo de plata, un plato de fresas cubiertas con chocolate y un regalo. La caja era del tamaño de una tostadora y envuelto con un lazo rosa.

—¿Qué es todo esto?, preguntó, su vientre revoloteando. El aire fresco de la habitación de hotel rozó su piel desnuda mientras se movía hacia la mesa.

Se le acercó por detrás y la agarró por la cintura y apoyó la barbilla en su hombro.

—Hoy es nuestro aniversario de diez semanas,

desde el día que te

encontré desnuda en mi oficina. —Craig—, dijo, con un nudo en la garganta—simplemente no puedo creer que… —Ábrelo, dijo, sujetándola fuertemente por la cintura. Jessica se mordió el labio inferior, preguntándose qué demonios había comprado para celebrar su aniversario de diez semanas. Quitó el lazo y arrancó el papel de regalo, levantó la tapa de una caja blanca. Todo lo que vio fue un papel tisú. —Vamos, continúa, la convenció. Comenzó a excavar a través del tisú y luego se detuvo cuando llegó a una caja de joyería de terciopelo negro del tamaño de una caja de anillo. Ella ahogó un grito mientras la levantaba del papel y la sostuvo en sus manos que temblaban tanto que no podía abrirla. Craig liberó su cintura para cubrir sus manos y la ayudó a levantar la tapa. Jessica golpeó una mano sobre su boca y sus ojos se abrieron. Ubicado en el terciopelo negro estaba un diamante solitario de por lo menos un quilate.

—Te amo. Le dio vuelta en sus brazos de modo que se enfrentaran entre sí. —Se que sólo han pasado diez semanas, pero yo sé lo que quiero, y eres tú, nena. Podemos tener tanto tiempo de compromiso como quieras, pero di que vas a casarte conmigo.

Cheyenne McCray

Cheyenne McCray Serie Taboo 01 Tomando Instrucciones Jessica se inclinó hacia adelante y presionó su rostro

Serie Taboo 01

Tomando Instrucciones

Jessica se inclinó hacia adelante y presionó su rostro contra su pecho mientras apretaba la caja. Levantó la cabeza y lo miró. Por una vez parecía un poco inseguro de sí mismo y lo encontró mucho más adorable.

Sonrió, sintiendo vértigo y escalofríos, y sin poder creerlo. —Sí. Se estiró hacia arriba y apretó los labios contra los suyos. —Te amo tanto, Craig. No pudo decir que sí lo suficientemente rápido.

Él sonrió, tomó el diamante y le colocó el anillo en su dedo antes de arrojar la caja a un lado. Cayó a la alfombra con un golpe sordo.

Mientras la conducía hacia atrás, a la cama, cayó sobre ésta y casi rió. Se deslizó entre sus piernas y entró en un empuje duro.

Lo llevó dentro de ella, dándole la bienvenida, sintiendo tanto amor por el hombre que había deseado por meses.

La lujuria se había convertido en un amor tan profundo que lo sentía a lo largo de todo su ser.

Mantuvo el ritmo lento, haciendo el amor con ella como nunca lo había hecho antes. Sus ojos nunca dejaron los suyos, y cuando ella montó la ola de éxtasis, siguió con ella.

Una sensación de paz y felicidad se alivió a través de Jessica cuando le dio vuelta en sus brazos y la sostuvo como si nunca fuera a dejarla ir.

FIN

Títulos de la serie TABOO:

  • 01 – Tomando instrucciones

  • 02 – Tomándolo legalmente

  • 03 – Tomando el trabajo

  • 04 – Tomándolo personalmente