Está en la página 1de 2

Duende Ale y su tesoro

Alguna vez os pas de estar jugando y de repente tener hambre?

A m eso me pasa muchas veces y a nuestra pequea protagonista tambin le pas. Escuchad, escuchad! Duende Ale era una valiente pirata que quera encontrar el tesoro de Barba Negra pero tena que luchar contra Lucho, que era el terrible Dios de los mares, que quera a toda costa que Duende Ale no se hiciera con el botn. Duende Ale gritaba alzando su espada: voy a por ti! Mientras corra y se lanzaba sobre Lucho. Vaya! Se me olvid decir que Lucho era un peluche que la sola acompaar en sus juegos. Cuando estaban enfrascados en una batalla se escuch un sonido que hizo retumbar a Duende Ale y que se agarrase la tripa tena un poco de hambre! Como su madre haba salido a hacer un recado fue a todo correr hasta la cocina porque saba que all haba un secreto guardado sabis que era? Era algo delicioso y era su pequeo tesoro La verdad es que no sabamos muy bien como haba empezado aquello Ah! Su tesoro eran galletas que iban regalndole o dndole por los sitios tena un montn. Adems como saban que las coleccionaba, sus amigos se las guardaban y se las daban. Como era un tesoro muy especial estaba escondido en un estante alto detrs de otros botes en la cocina, que solo su madre y ella saban dnde era. Duende Ale se dirigi all, se estir y estir pero no llegaba. Vaya pens que haba crecido un montn! Me lo dijo la amiga de mi mami!- pens ella y se march corriendo a su cuarto. Cuando volvi traa un oso grande lo puso en el suelo intent subir a caballito pero se caa, luego lo acost y ella se subi encima, se estir y estir pero no llegaba se baj y volvi a ir a su cuarto. Fue a por otro peluche de los grandes lo puso encima del otro y se subi mientras contaba un oso, dos osos. Se estir y estir y no llegaba Duende Ale se baj muy enfada y hambrienta. Sali de la cocina y fue a por un tercer oso lo coloc encima y a medida que suba contaba 1, 2 y 3. Cuando estaba en la cima se estir y estir y sabis qu?

Tatatatatatatatatatachan Duende Ale al bote de galletas lleg y en lo alto de la montaa de 1,2,3 osos se sent y sabis lo mejor de todo? Su tesoro se comi. Colorn colorado este cuento, que hambre me ha dado, se ha acabado.

Isabel Sern Blog: http://renacuajosinfatil.blogspot.com Publicado: 10-04-2013