Está en la página 1de 237

Escuela Superior de Administración Pública

Subdirección de Proyección Institucional Departamento de Capacitación

MEJORE SU EMPLEABILIDAD

GUÍA DE MEJORAMIENTO DE COMPETENCIAS PARA SERVIDORES PUBLICOS Y CIUDADANOS EN GENERAL

MEJORE SU EMPLEABILIDAD GUÍA DE MEJORAMIENTO DE COMPETENCIAS PARA SERVIDORES PUBLICOS Y CIUDADANOS EN GENERAL 1
Director MAURICIO ARIAS ARANGO Subdirectora de Proyección Institucional LUZ AMPARO GON ZÁLEZ AGUDELO Jefe Departamento

Director MAURICIO ARIAS ARANGO

Subdirectora de Proyección Institucional LUZ AMPARO GONZÁLEZ AGUDELO

Jefe Departamento de Capacitación JUAN CARLOS FRANCO DUQUE

Coordinación del Proyecto ORLANDO JOVEN CUELLAR I.C.T.

Fotomecánica, montaje, impresión y acabados GRUPO DE PUBLICACIONES Y RECURSOS EDUCATIVOS

Bogotá D.C. Marzo de 2006

CONTENIDO

PARA INICIAR

6

PRIMERA PARTE

9

CAPÍTULO 1

Constitución Política de Colombia, teoría y práctica de estructura del Estado

10

1.1 Los principios fundamentales del estado colombiano

10

1.2 Preguntas

20

CAPÍTULO 2

De los derechos, las garantías y los deberes en la constitución colombiana

22

2.1 Los derechos fundamentales

25

2.2 Derechos sociales, económicos y culturales

33

2.3 Derechos colectivos y del ambiente

34

2.4 De la protección y aplicación de los derechos

35

2.5 De los deberes y obligaciones

36

2.6 Preguntas

37

CAPÍTULO 3

La organización del estado colombiano

40

3.1 Conceptos básicos y principios del Estado Colombiano

40

3.2 La estructura del estado colombiano

41

3.3 Preguntas

55

CAPÍTULO 4

El régimen de la función pública

59

4.1 La función

59

4.2 Los servidores

60

4.3 La provisión de cargos

61

4.4 Las

61

4.5 Preguntas

63

CAPÍTULO 5

Fundamentos de la administración pública Colombiana y derecho administrativo

 

64

5.1 La Función Administrativa

64

5.2 La Administración Pública

65

5.3 Principios, finalidades y modalidades de la función Administrativa

67

5.4 Fundamentos de Derecho Administrativo

70

5.5 Preguntas

76

SEGUNDA PARTE

Cómo asumir los actuales procesos de inducción y reinducción en el estado 77

Asuma el proceso de la formacion permanente

82

Comprensión de lectura I

90

Comprensión de lectura II

90

Doce maneras simples de hacer fácil la lectura

92

Enriquezca su vocabulario

97

Completar oraciones

97

Viso – espacialidad

98

Relaciones espaciales

101

Competencia comunicativa

108

Pongamos en práctica la competencia comunicativa

109

Sinónimos

111

Antónimos

114

Analogías:

116

Razonamiento verbal

120

Aptitud verbal

124

Lecturas complementarias

127

Comprensión de lectura III

132

Competencias en matemáticas

133

Aptitud numérica

133

La técnica del problema

133

Visión retrospectiva

141

Sugerencias para el estudio fácil y comprensivo de las matemáticas 142

Fraccionarios

143

Razones y proporciones

147

El porcentaje tanto por ciento

148

Regla de tres

150

Regla de tres simple o compuesta

151

El tanto por ciento

153

Álgebra

154

Aptitud matemática

158

Razonamiento numérico

163

Aptitud numérica

168

Jeroglíficos matemáticos

170

El mundo del razonamiento

171

Razonamiento abstracto

176

Razonamiento correlacionado

180

Razonamiento tridimensional

181

Razonamiento bidimensional

181

Problemas de repaso

182

Reflexione y recuerde

187

TERCERA PARTE RESPUESTAS

RESPUESTAS PRIMERA PARTE

189

Capítulo 1

190

Capítulo 2

194

Capítulo 3

196

Capítulo 4

202

Capítulo 5

202

RESPUESTAS SEGUNDA PARTE

205

Enriquezca su vocabulario

207

Completar oraciones

208

Palindromas

208

Respuestas sinónimos

208

Respuestas antónimos

209

Analogías:

210

Razonamiento verbal

212

Aptitud verbal

212

El mundo de los fraccionarios

213

Aplicación de los fraccionarios

213

Aptitud matemática

214

Razonamiento numérico

217

Aptitud numérica

224

Razonamiento

225

Razonamiento abstracto

228

Problemas de repaso

230

BIBLIOGRAFIA

237

PARA INICIAR

Retomemos algunos conceptos que encontramos en las leyes colombianas, en las normas de calidad o en documentos sobre competencias, evaluación del desempeño, carrera administrativa y en general en el actual ambiente laboral colombiano:

¿CÓMO SE DEFINE LA EMPLEABILIDAD?

La empleabilidad es la capacidad de la persona de vincularse dependientemente a un puesto de trabajo, hacer carrera, permanecer en ella y ante circunstancias de desvinculación articularse fácilmente a otro empleo dependiente o crear una unidad productiva.

¿CUÁNDO HE DESARROLLADO MIS COMPETENCIAS PARA LA EMPLEABILIDAD?

Cuando soy valioso para el mercado o para la propia organización porque soy competente para obtener resultados en ambientes de calidad esperada.

¿QUÉ SON LAS COMPETENCIAS LABORALES?

Son el conjunto de conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes que aplicadas o demostradas en situaciones del ámbito productivo, tanto en un empleo como en una unidad para la generación de ingreso por cuenta propia, se traducen en resultados efectivos que contribuyen al logro de los objetivos de la organización o negocio.

¿PARA QUÉ ME SIRVEN LAS COMPETENCIAS?

El haber desarrollado y contar con competencias básicas, ciudadanas y laborales facilita a las personas construir y hacer realidad su proyecto de vida, ejercer la ciudadanía, explorar y desarrollar sus talentos y potencialidades en el espacio productivo, lo que a la vez les permite consolidar su autonomía e identidad personal y mejorar su calidad de vida y la de sus familias.

¿CÓMO MEJORO MIS COMPETENCIAS LABORALES?

Coloca en práctica los siguientes aspectos:

- DESARROLLA MOTIVACION POR LO QUE HACES.

- ACTUA EFICIENTEMENTE.

- PREPARATE.

- REVISA TU METODO DE ESTUDIO Y TRABAJO. - MEJORA TUS HABILIDADES Y DESTREZAS.

- EJERCITA TUS APTITUDES.

Siguiendo este manual lograrás retarte a ti mismo y superar las pruebas que tu desempeño laboral exija.

SI SIGUES HACIENDO LO QUE SIEMPRE HAS HECHO, SEGUIRÁS OBTENIENDO LO QUE SIEMPRE HAS OBTENIDO.

Lair Rivero.

PRIMERA PARTE

Señor lector a continuación encontrará un compendio teórico, en cinco capítulos, sobre la Constitución Política de Colombia, la estructura del Estado, deberes, derechos, garantías, derecho administrativo y régimen de la función pública.

Lea cuidadosamente, escriba las inquietudes o preguntas que tenga y dialogue con sus compañeros sobre estos temas.

Al final de cada capítulo encontrará una serie de preguntas: Desarróllelas y confronte sus respuestas con las respuestas propuestas por el autor o por los catedráticos y autoridades en la materia.

CAPÍTULO 1

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA, TEORÍA Y PRÁCTICA DE ESTRUCTURA DEL ESTADO

María del Rosario Bonilla Márquez *

Jairo Díaz Pinzón **

1.1 LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL ESTADO COLOMBIANO

Nuestra Carta Magna, “norma básica sobre la cual se funda y sostiene todo el orden jurídico, la organización y el funcionamiento del Estado” 1 , elaborada con la participación pluralista y democrática de muchos colombianos y colombianas interesados en los destinos del país y convocados mediante la Asamblea Constituyente de 1991, contempla los elementos necesarios para garantizar el bienestar a todos los habitantes del territorio. Por ello en su Preámbulo invoca la soberanía del Pueblo así:

“El Pueblo de Colombia, En ejercicio de su poder soberano, representado por sus delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana, decreta, sanciona y promulga la siguiente:

Constitución Política de Colombia”

* Socióloga especializada en Gestión Pública, con una formación profesional enfocada en el desarrollo social, la gestión pública, la planeación para el desarrollo, el fortalecimiento público, la descentralización y la participación ciudadana en la construcción de las políticas públicas. Con experiencia en investigación, consultoría, docencia, dirección, planeación, gestión, seguimiento de proyectos y publicación de materiales pedagógicos en las áreas mencionadas.

** Politólogo. Profesor universitario e investigador en temas de Gobierno y Administración Pública. Candidato al Doctorado en Gobierno y Administración Pública. IUIOG-Universidad Complutense de Madrid. D.E.A. en Ciencias Políticas con especialidad en estudios de América Latina. Universidad Paris III. Sorbonne Nouvelle. Magíster en Ciencias Jurídicas y Políticas. Universidad Paris VIII. Licenciado en Ciencias Políticas. Universidad Paris VIII.

1 Corte Constitucional. Sentencia C-536 de 1998.

Este Preámbulo no representa otra cosa que la invocación del Estado Social de Derecho, un Estado que pensando en la calidad de vida de sus habitantes, invita y permite que la ciudadanía se vincule directamente a las decisiones y a la gestión de su desarrollo. A partir del Preámbulo, se esbozan los principios que lo sustentan y que son la expresión de su sentido democrático. A continuación se presentan cada uno de ellos y su análisis respectivo.

Como decíamos, la Constitución Política es la Carta Magna o norma de normas y contiene los principios generales del ordenamiento del Estado y la estructura que los sustenta, todo ello en el marco de la ley. Se organiza mediante 13 títulos y 380 artículos tal como se presenta en el cuadro siguiente.

LA ESTRUCTURA DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

TÍTULO

TEMA

ARTÍCULOS

I

De Los Principios Fundamentales

1 a 10 11 a 95

II

De Los Derechos, las Garantías y Los Deberes

III

De los Habitantes y del territorio

96 a 102

IV

De la Participación Política y de los Partidos Políticos

103

a 112

V

De la Organización del Estado

113

a 131

VI

De la Rama Legislativa

132

a 187

VII

De la Rama Ejecutiva

188

a 227

VIII

De la Rama Judicial

228

a 257

IX

De las Elecciones y de la Organización Electoral

258

a 266

X

De los Organismos de Control

267

a 284

XI

De la Organización Territorial

285

a 331

XII

Del Régimen Económico y de la Hacienda Pública

332

a 337

XIII

De la Reforma de la Constitución

374

a 380

El artículo 1 define a Colombia como “Un Estado Social de Derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el

trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”.

1.1.1 Estado Social de Derecho. Ante todo es un desarrollo en cuanto a las formas de Estado que históricamente se han asumido en Occidente. Si hacemos algo de memoria vamos a recordar que la humanidad ha pasado del estado absolutista, al estado de derecho y a la nueva concepción del estado social y democrático de derecho.

Quiere decir que el Estado, esa institución política y jurídica que congrega elementos tan diversos

e importantes como la población, el territorio, la organización, la soberanía y los poderes para

administrarlo, entre otros, hoy en día se asume como social y democrático en tanto que se debe a

la

sociedad pero además la convoca para que actúe corresponsablemente en el camino por hacia

el

desarrollo. Igualmente quiere decir que todas las personas tienen derechos y que al Estado con

sus gobiernos le corresponde garantizarlos y establecer las condiciones necesarias para que se cumplan en el marco de la igualdad de oportunidades, la equidad, la convivencia y muy particularmente de la prevalencia del interés particular sobre el interés público. Por ello, hablar de

Estado Social de Derecho hace referencia a su “objetivo social, a una concepción democrática del poder y a la sumisión de los anteriores al derecho2 .

La noción de Estado Social de Derecho es un tanto nueva, pues se instaura hasta el siglo XX. Primero existieron los estados absolutistas en los que todo el poder y la autoridad reposaban en el monarca o rey; no había división de poderes y tanto las leyes como su aplicación o la solución de los conflictos que surgieran eran responsabilidad absoluta de quien detentaba el poder. Posteriormente se crea el Estado de Derecho como oposición al absolutismo, su base era el respeto por los derechos individuales que en ese momento no iban más allá del derecho a la vida,

a la integridad, a la libertad, a la igualdad y a la propiedad privada. Se buscaba ubicar el origen

del poder en el pueblo y para este efecto se estableció la división de funciones, para que el poder saliera de la potestad de una sola persona y pasara a ser asumido en diferentes instancias.

Posteriormente, en la medida en que la sociedad fue avanzando en la definición y concreción de otros tipos de derechos humanos, se fue configurando el Estado Social de Derecho que como decíamos anteriormente tiene una serie de condiciones más avanzadas en términos de su perspectiva de equidad social y de vinculación ciudadana a los asuntos públicos.

2 Corte Constitucional, Sentencia de Mayo 11 de 1993, citada por Younes Moreno, Diego en “Derecho Constitucional Colombiano”.Biblioteca Jurídica DIKE, Documentos ESAP, Bogotá, 1993

Pues bien, nuestro Estado es Social de Derecho y ello se expresa muy claramente en el artículo 2o de la Constitución que nos dice que: “Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo.

Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias, y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares.”

TITULO I. DE LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES ARTICULO 1o. Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.

ARTICULO 2o. Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes

consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica

y la vigencia de un orden justo. Las autoridades de la República están instituidas para

proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias,

y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del

Estado y de los particulares.

ARTICULO 3o. La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece.

ARTICULO 4o. La Constitución es norma de normas. En todo caso de incompatibilidad entre la Constitución y la ley u otra norma jurídica, se aplicarán las disposiciones constitucionales.

Es deber de los nacionales y de los extranjeros en Colombia acatar la Constitución y las leyes, y respetar y obedecer a las autoridades.

ARTICULO 5o. El Estado reconoce, sin discriminación alguna, la primacía de los derechos inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la sociedad.

ARTICULO 6o. Los particulares sólo son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes. Los servidores públicos lo son por la misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones.

ARTICULO 7o. El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana.

ARTICULO 8o. Es obligación del Estado y de las personas proteger las riquezas culturales y naturales de la Nación.

ARTICULO 9o. Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia.

De igual manera, la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración latinoamericana y del Caribe.

ARTICULO 10. El castellano es el idioma oficial de Colombia. Las lenguas y dialectos de los grupos étnicos son también oficiales en sus territorios. La enseñanza que se imparta en las comunidades con tradiciones lingüísticas propias será bilingüe.

Revisemos a continuación algunos de estos principios fundamentales:

1.1.2 Unitario. Colombia es una sola República con unidad en cuanto a las decisiones políticas y administrativas de carácter estratégicamente importante para el país y particularmente en lo referente a sus

relaciones internacionales. Aunque detenta autonomías regionales, su nivel central ubicado en la Capital, todavía ejerce tutela administrativa y política hacia todo el territorio; se cuenta con un solo centro de referencia, un mismo régimen constitucional y las mismas leyes para todas las entidades territoriales que lo constituyen.

Hablar de un Estado unitario es entender que nuestro país no es federado aunque haya logrado avances en cuanto a las autonomías locales a partir de las normas que se vienen aplicando desde 1986 para fortalecer la vida departamental y muy especialmente la municipal. Esto nos lleva a un tercer principio fundamental del Estado Colombiano.

1.1.2 Descentralizado y con Autonomía Territorial. Descentralizar es transferir poder de un centro hacia fuera, bien sea hacia los territorios o bien hacia dependencias que hacen parte de una estructura administrativa. Es la “Atribución que se otorga a las personas jurídicas públicas, distintas a la Nación (por ejemplo los departamentos y los municipios), para autogobernarse mediante la radicación en ellas de de ciertas facultades para que las ejerzan autónomamente” 3 . En este sentido podemos hablar de que nuestro Estado se ha descentralizado territorialmente y también por servicios; en cuanto a la primera forma porque desde hace casi veinte años viene reconociendo la diversidad nacional y la necesidad de instalar las necesarias competencias locales para fortalecer la vida municipal, no solamente con el traslado de nuevas funciones y recursos para cumplirlas, sino muy especialmente con la transferencia de competencias políticas que indudablemente han contribuido a configurar las democracias locales. Así, quienes habitan hoy en un municipio pueden elegir, acompañar y vigilar a sus gobernantes y cuentan con mayor capacidad de vincularse a la vida pública 4 .

El Título XI de la Constitución hace referencia a la organización territorial del Estado Colombiano. En su artículo 286 dice que: “son entidades territoriales los departamentos, los distritos, los municipios y los territorios indígenasIgualmente en el 287 se establece que “las entidades territoriales gozan de autonomía para la gestión de sus intereses, y dentro de los límites de la Constitución y la ley. En tal virtud tendrán los siguientes derechos:

1. Gobernarse por autoridades propias.

2. Ejercer las competencias que les correspondan.

3. Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el cumplimiento de sus funciones.

3 Younes Moreno, Diego en “Derecho Constitucional Colombiano”.Biblioteca Jurídica DIKE, Documentos ESAP, Bogotá, 1993

4 Ver las leyes y las normas

situado fiscal, entre otras. Art 286 de la CPC, Ley 11 de 1986, Acto legislativo No 1 de 1986,

relacionadas con Elección Popular de Alcaldes, competencias municipales,

4.

Participar en las rentas nacionales.”

Para la democracia colombiana el haber avanzado en cuanto a la descentralización política implica capacidad de gobierno y garantía de que en los municipios y los departamentos la comunidad designa directamente a las personas que conoce y en las que confía porque han demostrado no solamente un conocimiento profundo de su realidad local, sino porque además se han demostrado comprometidas con su desarrollo en tanto que han hecho parte de él. Hoy, después de más de una década de elección popular de alcaldes, la vida municipal se muestra bien diferente a aquella en la que resultaban gobernados por personas foráneas, elegidas desde las capitales de departamento, sin ninguna cercanía ni compromiso con la realidad local. De igual manera, hoy se cuenta con unas Juntas Administradoras Locales, que elegidas por voto popular, se han constituido en expresión de democracia local. La aplicación autónoma de una serie de mecanismos de decisión ciudadana en los municipios, como la consulta popular, entre otros, son también la expresión de los avances en términos de la descentralización de las decisiones políticas, y todo ello no quiere decir otra cosa, que gobernarse por medio de sus propias autoridades.

La descentralización por servicios consiste en que el nivel central le otorga funciones o competencias a entidades que se crean para ejercer una actividad determinada 5 . Igualmente se prevé la desconcentración que es otra forma de transferir funciones y también la delegación. Sin embargo, es necesario aclarar que aunque parecen similares y con mucha frecuencia se confunden, ni desconcentrar, ni delegar responden al sentido de la descentralización que como bien decíamos es transferencia de poder. “La desconcentración se refiere a la transferencia de autoridad para la toma de decisiones a instancias o agencias subordinadas al ente central. Estas agencias no tienen, necesariamente, ni personería jurídica propia, ni presupuesto, ni reglamento administrativo propio. La delegación transfiere competencias, poder de decisión o funciones - de manera temporal – siempre y cuando así lo determine el cuerpo legal.” 6

1.1.3 Democrático y Participativo. Nuestro Estado es democrático porque sus decisiones tienen como punto de partida la voluntad del Pueblo, que elige mediante el voto no solamente a sus representantes sino también el programa de gobierno o la acción administrativa que considera conveniente.

5 Younes Moreno, Diego Op. Cit., 6 Manrique Reyes, Alfredo, Democracia Local y Derechos Humanos, una Guía Práctica para la Comprensión y Aplicación de los Derechos Humanos en los Municipios Colombianos; Bogotá: PNUD, Personería de Bogotá, D.C., 2005

La Constitución hace referencia a una nueva democracia que avanza de la representación a la participación directa. (Así, en su artículo 3 se enuncia que La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece”.) En este sentido se han constituido los escenarios y las condiciones necesarias para garantizar que el Pueblo se exprese libre y democráticamente y que además se vincule directamente a las diferentes actividades públicas. Se pasa entonces del voto como forma exclusiva de decisión ciudadana, a una interlocución permanente y variada entre los ciudadanos y ciudadanas como fuente de poder y a unas instituciones públicas pensadas para el servicio de la comunidad.

Los desarrollos en este sentido se contemplan en las Leyes 131 y 134 de 1994, la primera hace referencia al voto programático y la segunda a los mecanismos de participación. A partir de estas leyes podemos decir que en Colombia la sociedad puede expresarse democráticamente mediante su participación en el voto, los referendos, los plebiscitos, las consultas populares, los cabildos abiertos, las iniciativas legislativas y la revocatoria del mandato.

Cuadro No 1 Los Mecanismos de Participación Ciudadana y Política

Fundamento

Normativo

Legal

y

De Origen Institucional

De Origen Social

Ley 131 de 1994

Voto Programático

Ley 134 de 1994

Referendo

Plebiscito

Cabildo Abierto

Consulta Popular

Iniciativa Legislativa Revocatoria del Mandato

1.1.4 Pluralista. Varios de los artículos de nuestra Constitución se refieren al pluralismo con que se debe realizar la gestión del Estado en tanto que somos una sociedad plural, con diferentes y múltiples características culturales, credos e intereses. Colombia es un gran territorio habitado por diferentes etnias y culturas que la hacen muy rica culturalmente; no basta sino recorrerlo para verificar

empíricamente que colombianos y colombianas, aún unidas por un mismo sentido de patria y de nacionalidad, somos diferentes. Así vemos que en su artículo 7 se plantea que el “Estado

reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana”. De igual manera en el 70 se invoca la cultura como el elemento que fundamenta la nacionalidad, pero aquí no se habla de una cultura en particular sino de “la Cultura en sus diversas manifestaciones” a las que se les “reconoce la igualdad y la dignidad de todas las que conviven en el país” y con ello asume la coexistencia sin discriminación de distintos grupos sociales con características, intereses y perspectivas diferentes ante la vida, ante la sociedad y muy particularmente ante sus instituciones. Además, en su artículo 10, se prevé que aunque exista un idioma oficial las lenguas

y los dialectos de los grupos étnicos también se aceptan como parte de la autonomía indígena.

Igualmente, y con el propósito de garantizar la defensa de las diferentes tradiciones organizativas

de las comunidades indígenas, en el artículo 330 se hace referencia a sus formas autónomas de gobierno.

1.1.5 Respetuoso de la dignidad humana.

La condición de Estado Social de Derecho descansa en la aceptación, reconocimiento y apropiación de la doctrina de los Derechos Humanos. En tanto que estos Derechos son declaraciones con respecto a la dignidad que debe tener todo ser humano solamente por haber nacido, el Estado Colombiano, que se fundamenta en ellos, comparte y proclama la dignidad humana como principio de respeto y reconocimiento de lo que se debe retribuir a cada persona. Por ello en su artículo 5 la Constitución reza: “El Estado reconoce, sin discriminación alguna, la

primacía de los derechos inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la sociedad”.

El tema de la dignidad humana expresada mediante los derechos tiene tal importancia para el Estado Colombiano que se trata especialmente en los capítulos 2, 3 y 4 de la Carta. Como veremos más adelante cada uno de éstos se dedica a profundizar sobre los diferentes tipos de derechos y sobre las garantías para protegerlos y darles cumplimiento.

1.1.6 Respetuoso del Trabajo.

Se parte de asumir el trabajo como clave para la organización productiva de la Sociedad y como

fuente de realización personal para todas las personas: “El trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del Estado. Toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas” (art 25). Por esta

razón buena parte del articulado se dirige a determinar los aspectos más relevantes con respecto a

la protección, la promoción y las condiciones en que se debe garantizar el trabajo. En el artículo 53

se dan las bases para la formulación del Estatuto de Trabajo; en el 54 se menciona la obligación

de ofrecer formación profesional y técnica a quienes lo requieran y la ubicación laboral de las personas con alguna discapacidad.

Igualmente se definen las garantías para la defensa del trabajo mediante el artículo 55 “Se garantiza el derecho de negociación colectiva para regular las relaciones laborales, con las excepciones que señale la ley. Es deber del Estado promover la concertación y los demás medios para la solución pacífica de los conflictos colectivos de trabajo.” Por su parte el artículo 56 establece: “Se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos esenciales definidos por el legislador. La ley reglamentará este derecho”.

1.1.7 Fundado en la Solidaridad de las personas que la integran.

Decíamos al comienzo que una de las características del Estado Social de Derecho es la vinculación de la ciudadanía a las acciones públicas y que para ello se proponen varios mecanismos que trascienden el ejercicio electoral y articulan muy profundamente a la población a los distintos momentos de la planeación, la ejecución y el control de la política pública. Pues bien, esta característica de nuestro Estado descansa en el principio de la solidaridad. Invoca la participación solidaria de todas y todos para que entre cada sector de la sociedad y cada parte de la institucionalidad se construya el desarrollo del país.

1.1.8 Con Prevalencia en el interés general.

Finalmente se cierra el marco de los fundamentos constitucionales con la consigna mayor para el Estado: todo lo que se haga dentro de él tendrá como propósito garantizar que prime el interés colectivo sobre el particular. Esto nos indica que cuando se toman las decisiones públicas se debe tener en cuenta a quiénes y por qué razón afecta o beneficia. Los intereses colectivos están por encima de los intereses individuales y aún cuando a veces los grupos de presión que más acceso tienen a las decisiones tratan de imponer sus intereses por sobre los de la comunidad, al Estado le corresponde mediar y armonizar los conflictos que se puedan presentar por ello pero siempre atendiendo lo que se relaciona directamente con la mayoría. El artículo 58 por ejemplo, hace referencia a la propiedad privada y la subordina, si es necesario al interés colectivo: “Cuando de

la aplicación de una ley expedida por motivos de utilidad pública o interés social, resultaren en conflicto los derechos de los particulares con la necesidad por ella reconocida, el interés privado deberá ceder al interés público o social” 7 .

7 Constitución Política de Colombia, 1991

1. ¿Qué es el Estado?

2. ¿Qué es la Constitución?

1.2 PREGUNTAS

3. ¿Establezca la característica más importante de la forma de estados absolutistas?

4. ¿Qué es el Estado de Derecho?

5. ¿Por qué se creó el Estado social de Derecho?

6. Según la Constitución Política de Colombia. ¿Cuáles son los fines del Estado Social de Derecho?

7. ¿Cuántos procesos de elección popular de alcaldes se han vivido en el país?

8. ¿Qué es un Estado Unitario?

9.

La Descentralización es:

10.

¿Qué es la Descentralización por servicios?

11.

Nombre cinco entidades descentralizadas de carácter nacional

12.

¿Cuál es la diferencia entre delegar y desconcentrar?

13.

¿Cuál de los siguientes no representa autonomía territorial?

1. Departamento.

2. Distrito.

3. Comuna.

4. Municipio.

14.

¿Cuál de los siguientes no es mecanismo de Participación?

1.

Cabildo Abierto.

2.

Consejo de Gobierno.

3.

Plebiscito.

4.

Referendo.

5.

Consulta Popular.

15.

Colombia es un país pluralista porque:

16.

¿Cómo se expresa en la Constitución el fundamento que hace referencia al respeto por la dignidad humana?

CAPÍTULO 2

DE LOS DERECHOS, LAS GARANTÍAS Y LOS DEBERES EN LA CONSTITUCIÓN COLOMBIANA

Jairo Díaz Pinzón **

Los Derechos Humanos son las consignas, asumidas por la Humanidad para determinar las condiciones de dignidad con las que debe contar cualquier persona por el simple hecho de haber nacido: “El concepto de derechos humanos hace referencia primeramente al sentido de la dignidad humana, de la dignidad humana, que es antes que cualquier formulación jurídica o política, una condición o cualidad moral, inherente a todo ser humano sin ningún tipo de limitaciones, sean

estas económicas, físicas, culturales , raciales , sexuales, etc

cualidades esenciales: la libertad y la plena igualdad de los seres humanos.” 8

Dignidad que se sitúa entre dos

Nuestra Constitución Política cuenta, dentro de su estructura normativa, con un amplio grupo de artículos consagrado a los derechos, las garantías, las formas de protección y aplicación de cada uno los derechos y los deberes de las personas con respecto a éstos. Desde su artículo 11 al 82 trata de los derechos, tanto los fundamentales como los sociales, económicos y culturales; del 83 al 94 se refiere a la protección y aplicación de los derechos anteriores, y en el 95 establece puntualmente las obligaciones y los deberes a los que todo colombiano o colombiana está comprometido.

Los derechos consagrados en los tres primeros capítulos del Título II han recibido a lo largo de la historia diversas denominaciones: En la antigüedad se les llamó “derechos naturales”, “derechos inherentes”, “derechos naturales, esenciales e inalienables”, “derechos del hombre” y “derechos de aplicación inmediata”. 9

Actualmente se les conoce como Derechos Humanos, denominación plasmada en la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada y proclamada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con la petición expresa a los Países Miembros de que publicaran el texto de la Declaración y dispusieran que fuera "distribuido, expuesto, leído y

8 Madrid Malo Garizabal, Mario Derechos Fundamentales, Bogotá: Instituto de Derechos Humanos, ESAP,

1992

9 Ibid, Pág 28

comentado en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios"

Los primeros 15 artículos de la citada Declaración constituyen uno de los marcos de referencia de nuestros Derechos Fundamentales y por eso parece pertinente citarla a continuación:

 

Declaración Universal de los Derechos Humanos

 

La Asamblea General proclama la presente Declaración Universal de Derechos Humanos como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

Artículo 1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2. 1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. 2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

 

Artículo 4. Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

Artículo 5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo

6.

Todo

ser

humano

tiene

derecho,

en

todas

partes,

al

reconocimiento

de

su

personalidad jurídica.

 

Artículo 7. Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 8. Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10. Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Artículo 11.

1.

Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se

pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado

todas las garantías necesarias para su defensa.

2.

Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueron

delictivos según el Derecho nacional o internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que

la

aplicable en el momento de la comisión del delito.

Artículo 12. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio

o

su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a

la

protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Artículo 13.

1.

Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un

Estado.

2.

Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Artículo 14.

1.

En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en

cualquier país.

2.

Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos

comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 15.

1.

Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

Teniendo como eje central de su articulado al ser humano en tanto sujeto de derechos, la Declaración Universal de los Derechos del Hombre constituye la brújula política y jurídica a través de la cual los países asociados, e incluso quienes no forman parte del organismo internacional, organizan sus estructuras políticas, administrativas y jurídicas, privilegiando el respeto y práctica de las libertades individuales. Miremos a continuación como en nuestra Constitución Política de Colombia se consagran estas declaraciones universales y se dan las pautas para su protección y cumplimiento.

2.1 LOS DERECHOS FUNDAMENTALES

2.1.1 El Derecho a la vida.

El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte”, establece el artículo 11 de la Constitución de 1991. El derecho a la vida es el primero y más importante de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución Política de la República de Colombia. Este derecho y los llamados derechos primarios de las personas son los soportes centrales para el desarrollo integral del ser humano, sin los cuales es inconcebible la estructuración de los órdenes políticos, sociales, económicos y culturales de una nación.

El carácter de inviolabilidad del derecho a la vida, en un sentido negativo, implica que ningún otro ser humano, ni ninguna autoridad pública pueden poner en peligro o lesionar este derecho. Como un ejemplo que sirve de excepción, se menciona la legítima defensa, definida en nuestra normatividad penal como “la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la agresión”. 10

En sentido positivo, el carácter de inviolabilidad del derecho a la vida hace relación al deber que tienen el Estado y los particulares de resguardar y mejorar las condiciones sociales, económicas, políticas y ambientales que garanticen una real y digna calidad de vida para los hombres y mujeres de una sociedad determinada.

La segunda parte del citado artículo 11: No habrá pena de muerte”, expresa la voluntad de los legisladores de no aplicar la pena de muerte en el territorio colombiano 11 .

2.1.2 El derecho a no ser desaparecido. El artículo 12 de la Constitución expresa: “Nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes”.

La primera parte de este artículo“Nadie será sometido a desaparición forzada”, pone de presente la importancia que tiene para el desarrollo de los seres humanos la garantía jurídica y

10 Ibid, Pág. 30.

11 El acto legislativo No 3 de 1910, en su artículo 5, estableció: “El legislador no podrá imponer la pena capital en ningún caso”. La Constitución de 1886, en su artículo 29, permitía la pena capital en los casos que se definieran como más graves, para sancionar exclusivamente los delitos de traición a la patria en guerra extranjera, parricidio, asesinato, incendio, asalto en cuadrilla de malhechores, piratería y ciertos delitos militares definidos por las leyes del Ejército.

política, de que su existencia, su corporeidad, sus atributos éticos y morales, no sean objeto de ocultamiento forzado bajo el argumento de preservar el orden público del régimen vigente.

Los tratadistas especializados en el tema enuncian cuatro hechos a partir de los cuales se tipifica la desaparición forzada:

1. La aprehensión de una persona por servidores públicos o por particulares que obran bajo la determinación o con la complicidad de aquéllos.

2. La reclusión de la persona aprehendida.

3. La ocultación de la persona reclusa.

4. La negativa dolosa de las autoridades a reconocer la aprehensión, la reclusión, o uno u otro hecho.

La tortura, es un hecho punible, no solamente en la legislación colombiana sino también en el ordenamiento jurídico internacional. Al respecto, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, expresa en su artículo 1 que:

“todo acto por el cual se infrinjan intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que ella haya cometido, o se sospeche que haya cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infringidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia”.

Los “tratos crueles, inhumanos o degradantes, relacionados igualmente en el artículo 12, son hechos también punibles en la legislación internacional, tanto así que, en el artículo 16 de la citada Convención de 1984 se estipula: “Todo Estado parte se comprometerá a prohibir en cualquier territorio bajo su jurisdicción otros actos que constituyan tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y que no lleguen a ser tortura como se define en el artículo 1º”.

2.1.3 El derecho a la intimidad. El derecho a la intimidad aparece reconocido en la Carta Política de 1991 en el artículo 15 al establecer que: “Todas las personas tienen derecho a su intimidad personal y familiar y a su buen nombre, y el Estado debe respetarlos y hacerlos respetar”.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos lo reconoce en su artículo 12. Igual reconocimiento aparece plasmado en el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el artículo 11 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

La intimidad es entendida como sinónimo de vida privada, es decir, como aquellas situaciones, circunstancias y/o conjunto de actos que por su carácter muy personal, no están expuestos a la observación ni a la divulgación frente a otros seres humanos.

El derecho a la intimidad personal y familiar forma parte del llamado Derecho a la Seguridad, o garantía reconocida a los seres humanos, contra la indebida injerencia de las autoridades, privadas o públicas. Su reconocimiento, igualmente, está orientado a protegerlo contra los riesgos que las relaciones comerciales y políticas de las sociedades modernas imponen a los ciudadanos.

En sentido amplio, el derecho a la intimidad personal y familiar implica la inviolabilidad del domicilio escogido, de la casa de habitación, de la correspondencia escrita y/o a través de los modernos medios de comunicación, tales como la Internet.

El derecho al buen nombre de las personas hace alusión a tres bienes del fuero interno de las personas: el honor, la honra y la fama o buen nombre propiamente dicho.

El honor de las personas se refiere, en primer lugar, a la solvencia o prestigio moral de cada una de ellas, a sus características raciales y/o culturales derivadas de su condición de ser humano. En segundo lugar, certifica, avala, los méritos propios de un ser humano concreto y singularizado.

La honra hace referencia al reconocimiento social del honor, entendido como la sumatoria de las virtudes, calidades y cualidades personales. El derecho a la honra de toda persona impone el acatamiento de las otras personas, de los Estados y de las organizaciones multinacionales.

La fama o buen nombre propiamente dicho, es el juicio que de una persona se han hecho otras personas. En relación a este derecho, Madrid-Malo, expresa que, “Tal juicio puede ser favorable o negativo, por lo que tradicionalmente se ha distinguido entre buena fama y mala fama” 12 . Otro autor, Francesco Carrara la define como “la opinión que los demás tienen de nuestras buenas cualidades, así espirituales como corporales” 13 .

12 Op. Cit, Pág. 60

13 Carrara Francesco, Programa de Derecho Criminal, Vol. III, Bogotá, Ed, Temis, 1964.

2.1.4

El libre desarrollo de la personalidad.

El artículo 16 de la Constitución expresa que: Todas las personas tienen derecho al libre

desarrollo de su personalidad sin más limitaciones que las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico”.

El libre desarrollo de la personalidad es la facultad de los seres humanos para desplegar su autonomía personal. Es decir, la independencia plena del ser humano para actuar sin que sea interferido por otros; para diseñar las rutas de su vida y adoptar los ideales que su libre elección le señalen. Sus límites son: los que imponen los derechos de los demás y, los señaladas por el orden jurídico. El primero da cuenta de las restricciones que el ejercicio de los derechos de los otros impone al ejercicio de los derechos de uno. Los de orden jurídico son los que se refieren a las normas expedidas por los legisladores que normalmente se encuentran en los códigos de policía y en los códigos penales.

2.1.5 De la libertad de conciencia.

La Carta Política en su artículo 18 señala que “Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie

será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia”.

De acuerdo con la Enciclopedia jurídica Omega, la libertad de conciencia “Consiste en el derecho de sustentar los principios morales que tenga el individuo por más verdaderos para fundamentar sus ideas, es una libertad de pensamientos, de creencias personales, que se relacionan con la libertad religiosa, porque la religión es un conjunto de principios morales” 14 .

El artículo 39 de la Constitución Política de 1986 expresaba: “Nadie será molestado por razón de sus opiniones religiosas, ni compelido por las autoridades a profesar creencias ni a observar prácticas contrarias a su conciencia”.

Posteriormente, mediante el Acto Legislativo número 1 de 1936, en el artículo 13 se expresó que el Estado garantizaba la libertad de conciencia. Suprimió la mención de las autoridades y fusionó el antiguo artículo 40, relativo a la libertad de cultos y el número 56, que facultaba al gobierno para celebrar concordatos.

Observando estos desarrollos, el artículo 18 de la Constitución de 1991, constituye un notable avance en la enunciación de la libertad de conciencia ya que la desvincula de la libertad religiosa

14 Enciclopedia jurídica Omega, Barcelona, Editorial Arcano, 1987.

en la medida en que las expresiones “convicciones” o “creencias” son más comprensivas a las de “opiniones religiosas” plasmadas en la Constitución de 1886.

No obstante, para algunos constitucionalista como Carlos Lleras de la Fuente, la redacción del artículo 18 expresa en el fondo una preocupante indefinición ya que, “con la desvinculación del ingrediente religioso o cualquier otro, la norma pierde precisión y claridad, pues convicciones o creencias en hechizos, brujos, sortilegios, hierbas medicinales o mágicas, eventualmente encuentran amparo constitucional” 15 .

2.1.6 Derecho a la objeción de conciencia 16 Asociado a la libertad de conciencia, está el derecho a la objeción de conciencia. Hay diferentes definiciones de conciencia. Así, para Dubois 17 , la conciencia es “la voz interior que dicta la regla del obrar”. Hervada dice que la conciencia es el dictamen que la razón emite para señalar la conformidad de un acto humano con los deberes que regulan el comportamiento de la humanidad 18 ,”.

Existen igualmente diversas definiciones de objeción de conciencia. Por ejemplo, para Venditti 19 , es “la resistencia a obedecer un imperativo jurídico, invocando la existencia de un dictamen de conciencia que impide sujetarse al comportamiento prescrito”.

Para Joseph Raz, la objeción de conciencia consiste “en una violación del derecho en virtud de que al agente le está moralmente prohibido obedecerlo, ya sea en razón de su carácter general (o porque) se extiende a ciertos casos que no debieran ser cubiertos por él 20 ”.

En los escritos especializados sobre el tema se distinguen varias formas de objeción de conciencia 21 .

1. La objeción Profesional: es la de quien rehúsa tomar parte en la fabricación y el comercio de armas de guerra, o en cualquier investigación científica sobre instrumentos, máquinas o sustancias a los cuales puede llegar a dárseles un uso bélico.

15 Lleras de la Fuente Carlos y otros, Interpretación y génesis de la Constitución de Colombia, Bogotá, Departamento de publicaciones, Cámara de Comercio, 1992.

16 Este apartado tiene como fuente central la obra de Mario Madrid-Malo Garizabal, Op Cit. 17 Dubois O. P., Los actos humanos, Barcelona, Editorial Herder, 1962.

18 Hervada Javier, Cuatro lecciones de derecho natural, Pamplona, Editorial Eunsa, 1989.

19 Citado por P. Suárez, Gustavo en la objeción de conciencia al servicio militar en España, Anuario de Derechos Humanos, Madrid, 1990.

20 Raz Joseph, The Authority of Laww: Essays on Law and Morality, Ed, Claredon Press, Oxford, 1979, citado por José Luis Gordillo, La objeción de conciencia, Barcelona, Editorial Paidós, 1993,

21 Ver, G, Mattai y G, Higuera, “Voz, Objeción y Disenso”, En: Nuevo Diccionario de Teología Moral, Madrid, Ediciones Paulinas, 1990. Citado por Mario Madrid-Malo Garizabal.

2. la objeción médica u objeción sanitaria: es la de quien rehúsa intervenir en operaciones relacionadas con la interrupción voluntaria del embarazo, o en actos dirigidos a suprimir deliberadamente la vida de un enfermo. Se trata de la objeción contra el aborto y la eutanasia, que pueden manifestarse en los países donde tales prácticas ya no son plenamente reprimidas.

3. La objeción a donar sangre: es la de quien rehúsa a someterse a la extracción sanguínea forzosa que se ha decretado en una ley. No debe confundirse esta objeción con el rehusamiento de quienes rechazan para sí o para otros la transfusión de sangre, pues con tal conducta no se incumple un deber impuesto por el ordenamiento jurídico.

4. La objeción fiscal: es la de quien rehúsa el pago total o parcial de un impuesto, por considerar moralmente inaceptable su destinación. Hay lugar a esta objeción cuando los tributos son aplicados al financiamiento de gastos militares o de campañas abortistas.

5. La objeción al juramento: es la de quien rehúsa poner a Dios por testigo o por garante en el marco de actuaciones administrativas, por ejemplo, al posesionarse de un cargo público, o de procesos judiciales. En el caso colombiano, esta forma de objetar fue reconocida por la Sentencia T-547 de 1993.

6. La objeción al culto cívico: es la de quien rehúsa participar en ceremonias públicas cuya finalidad sea honrar al Estado y rendir honores a sus emblemas. Esta objeción se da especialmente entre los miembros de la agrupación religiosa denominada Testigos de Jehová , los cuales se niegan a cantar el himno nacional, tributar honores a la bandera, prestar juramento de fidelidad a la patria y a sus símbolos.

7. La objeción al sufragio: es la de quien rehúsa emitir su voto en elecciones y en cualquier forma de consulta popular. Solo puede manifestarse en países donde las leyes impongan a los ciudadanos la obligación de sufragar.

8. La objeción al mandato superior: es la de quien rehúsa cumplir una orden impartida por el funcionario al cual está jerárquicamente subordinado.

9. La objeción al servicio militar: es la de quien rehúsa, según el caso:

a) Cumplir la conscripción o servicio que se presta siendo soldado durante el término previsto en la ley.

b) Intervenir en cualquier guerra.

c) Luchar en determinado conflicto bélico.

d) Emplear ciertas armas.

2.1.7 El derecho a la libertad de cultos o libertad religiosa. Para el tratadista Madrid Malo el “derecho a la libertad religiosa es el que toda persona tiene para creer, descreer o no creer, y para manifestar cualquiera de estas tres actitudes interiores mediante conductas positivas o negativas. En el caso concreto de los creyentes, el derecho a la libertad religiosa es el que cada uno de ellos ejerce cuando se adhiere a una religión y realiza todos aquellos actos por medio de los cuales el ser humano expresa su religiosidad” 22 .

La libertad religiosa está reconocida en varios documentos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos que en su artículo 18 expresa:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

En el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, el artículo 18. Observación general sobre su aplicación, dispone:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza.

2. Nadie será objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar su libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección.

3. La libertad de manifestar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el

22 Madrid-Malo Mario Garizabal.

orden, la salud o la moral públicos, o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

4. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Igualmente, dentro del texto de la Declaración Americana de Derechos Humanos, Artículo 12. Libertad de Conciencia y de Religión, se expresa.

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión. Este derecho implica la libertad de conservar su religión o sus creencias, o de cambiar de religión o de creencias, así como la libertad de profesar y divulgar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado.

2. Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la libertad de conservar su religión o sus creencias o de cambiar de religión o de creencias.

3. La libertad de manifestar la propia religión y las propias creencias está sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley y que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos o los derechos o libertades de los demás.

4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Nuestra actual Constitución Política, a través del artículo 19, consagra la libertad de cultos de la siguiente manera: “Se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual y colectiva”. “Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley”.

La mención “difundirla en forma individual y colectiva”, implica la posibilidad de su propagación por el medio que se considere el más adecuado. En este sentido, se puede propagar por medio de la palabra, de los escritos, de los medios visuales y audiovisuales y, en fin, a través de los medios que el entorno social establece para divulgar las creencias entre los fieles.

2.1.8 De la libertad de expresión.

La Constitución de 1991 establece, en su artículo 20, que “se garantiza a toda persona la

libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación”. Adicionalmente expresa que los medios masivos de comunicación “son libres y tienen

responsabilidad social”. Finalmente, la norma preceptúa que “se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de equidad” y que no habrá censura”.

La libertad legal otorgada a las personas de expresar libremente sus opiniones hace parte de las características básicas de un sistema democrático, en el entendido que el principio rector que lo anima es el de “mantener una continua aptitud para responder a las preferencias de los ciudadanos sin distinciones políticas entre ellos”. Como afirma Robert Dahl 23 , para la real materialización de estos principios los ciudadanos deben tener igualdad de oportunidades para:

1. Formular sus preferencias.

2. Manifestar públicamente dichas preferencias entre sus partidarios y ante el gobierno, individual y colectivamente.

3. Recibir por parte del gobierno igualdad de trato, es decir, éste no debe hacer discriminación alguna por causa del contenido o del origen de tales preferencias.

2.2 DERECHOS SOCIALES, ECONÓMICOS Y CULTURALES

Los denominados derechos de “Segunda Generación” o “Derechos Humanos de Segunda Generación”, surgen en la primera mitad del siglo XX. Son aquellos derechos que permiten al individuo reclamar del Estado y, particularmente, de las autoridades públicas, la protección de los derechos económicos, sociales y culturales.

Inicialmente se consagraron en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, aprobada el 2 de Mayo de 1948 y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Con estos referentes internacionales y fruto de la presión ejercida por diversos sectores sociales, en Colombia, a partir de la Constitución de 1991 se plasmaron en el Capítulo 2. “De los Derechos Sociales, Económicos y Culturales”, del Título II., “De los Derechos, las Garantías y los Deberes.”

El texto constitucional señala como núcleo fundamental de la sociedad a la familia, proclamando su protección integral hasta el punto que faculta a la ley para declarar la inalienabilidad e inembargabilidad del patrimonio familiar (artículo 42).

Los derechos y oportunidades de la mujer son reconocidos en pie de igualdad a los de los hombres estipulando taxativamente la prohibición de que sea discriminada. Además, señala que durante el

23 Dahl Robert, La poliarquía. Madrid, Editorial Tecnos, S.A., 1989.

embarazo y después del parto gozará de asistencia y protección por parte del Estado colombiano (Artículo 43).

Históricamente ausentes de la protección estatal, los niños y los adolescentes son igualmente acogidos al reconocerles derechos fundamentales, dentro de los cuales podemos citar: la vida, la integridad física, la salud, la seguridad social; a tener una familia y a no ser separada de ella.

El texto constitucional estipula, igualmente, que los niños serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos. A diferencia de lo sucedido a lo largo de la historia de la República, los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás (Artículo 44). A los adolescentes se les otorga el derecho a la protección y a la formación integral (Artículo 45)

Los nuevos derechos de protección y asistencia a las personas de la tercera edad, el derecho a la seguridad social y el derecho a la salud así como el derecho a la vivienda digna, forman, igualmente, parte de los Derechos Humanos de Tercera Generación consagrados en el texto constitucional promulgado en 1991.

2.3 DERECHOS COLECTIVOS Y DEL AMBIENTE

Uno de los principales aportes de la nueva Constitución para la consolidación del Estado Social de Derecho está representado por el especial énfasis que se hace en el Capítulo 3 del Título II, de los derechos colectivos, relacionados con la protección del medio ambiente. Para algunos analistas, este derecho, que no se concreta en una persona determinada, sino en la colectividad, representa un notable avance en dirección a superar el individualismo, ya que el derecho se puede hacer visible sólo en el momento de reclamar el derecho mismo.

El disfrute de un ambiente sano es uno de los derechos de tercera generación, es decir, aquellos que se predican respecto de la humanidad en su conjunto, sin distinciones individuales. Para Lleras de la Fuente, “el goce de un ambiente sano implica la conservación y aprovechamiento racionalizado del entorno o hábitat del ser humano, que aparece como límite al desarrollo y libertad económica de las personas, y que podría expresarse como una libertad sujeta a una función ecológica o humanista” 24 .

Los derechos que consagra el Capítulo 3, son los siguientes:

24 Lleras Carlos, Op, Cit., Pág. 183.

Artículo 78. Control a la calidad de bienes y servicios.

Artículo 79. Derecho a gozar de un medio ambiente sano.

Artículo 80. Deber del Estado en planificar el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales para un desarrollo sostenible.

Artículo 81. Prohibición sobre armas, residuos nucleares y desechos tóxicos.

Artículo 82. Deber del Estado en materia de espacio público.

2.4 DE LA PROTECCIÓN Y APLICACIÓN DE LOS DERECHOS

Dentro de los mecanismos con que cuentan los ciudadanos, a partir de la promulgación de la Constitución de 1991, se encuentra la Acción de Tutela, complementaria de otras acciones y medios de defensa de la Constitución. Esta acción, según el tratadista Diego Younes, “consistente en la posibilidad de reclamar ante los jueces, mediante un procedimiento sumario, la protección de los derechos fundamentales, cuando resulten vulnerados o amenazados por una autoridad pública y procede cuando no se dispone de otro medio judicial de defensa” 25 .

Nuestra Constitución la consagra en el artículo 86, en los siguientes términos:

“Toda persona tendrá acción de tutela para reclamar ante los jueces, en todo momento y lugar, mediante un procedimiento preferente y sumario, por sí misma o por quien actúe a su nombre, la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que éstos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública.

La protección consistirá en una orden para que aquel respecto de quien se solicita la tutela, actúe o se abstenga de hacerlo. El fallo, que será de inmediato cumplimiento, podrá impugnarse ante el juez competente y, en todo caso, éste lo remitirá a la Corte Constitucional para su eventual revisión.

Esta acción solo procederá cuando el afectado no disponga de otro medio de defensa judicial, salvo que aquella se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable.

25 Younes Diego, Derecho Constitucional colombiano, Bogotá, ESAP, 1993, pág 158.

En ningún caso podrán transcurrir más de diez días entre la solicitud de tutela y su resolución.

La ley establecerá los casos en los que la acción de tutela procede contra particulares encargados de la prestación de un servicio público o cuya conducta afecte grave y directamente el interés colectivo, o respecto de quienes el solicitante se halle en estado de subordinación o indefensión”.

2.5 DE LOS DEBERES Y OBLIGACIONES

Además de consagrar los Derechos, la Constitución Política nos plantea, los Deberes, es decir aquellas obligaciones que se tienen como habitantes de un territorio y que implican que entre todos y todas se construya el bienestar, la convivencia y la calidad de vida. Las Personas por el hecho de ser sujetos de derechos debe retribuir con unas obligaciones y muy especialmente cumplir con lo que le demandan la Constitución y las leyes.

El ejercicio de las libertades y derechos reconocidos en la Constitución colombiana implica responsabilidades

Toda persona está obligada a cumplir la Constitución y las leyes

Fuente: Artículo 95 Constitución Política de Colombia.

2.6 PREGUNTAS

1. ¿Con qué propósitos la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos?

2. ¿Cuáles Estados deben aplicarla?

3. ¿Por qué se deben enseñar y difundir los principios de los derechos humanos?

4. ¿Cuáles son estos hechos?

5. ¿Puede una persona ser recluida sin notificación a sus allegados?

6. ¿Pueden las autoridades negar la detención de una persona una vez que esta se ha llevado a cabo?

Recordemos:

“¿Qué hay en común entre los franceses Jean Claudel y Pierre Boisgontier, el ucraniano Pavel Petrenko, el español Carmelo Sanz, los griegos Demetrio Tsirlis y Timoteo Kouloumbas, el israelí Nir Keinan y los colombianos Mauricio Murillo, Germán Montenegro y Rolando Chara? Todos ellos se rehusaron por motivos morales a prestar el servicio militar obligatorio en sus países de origen. Todos ellos fueron encarcelados por esa negativa. Todos ellos pertenecen a un numeroso grupo de hombres que a lo largo de veinte siglos han desobedecido la ley para ser fieles al

pronunciamiento moral de su razón. A tales hombres se les conoce como objetores de conciencia, porque en ésta se origina su actitud rehusante” 26 .

7. ¿Qué son Derechos de Segunda Generación?

8. ¿Cuáles son los Derechos de segunda Generación?

9. Enuncie cuatro Derechos Fundamentales de los niños

10. ¿Que es un Derecho de Tercera Generación?

11. Los derechos de Tercera Generación ¿son de cobertura individual y/o colectiva?

12. Enuncie dos Derechos de Tercera Generación

13. ¿En qué consiste la acción de Tutela?

26 Tomado de Mario Madrid-Malo Garizabal, Estudios sobre derechos fundamentales, Bogotá, Defensoría del Pueblo, 1995.

14. ¿En cuáles casos se puede interponer la acción de Tutela?

15. ¿Está obligada toda persona a cumplir la Constitución y las leyes?

16. ¿Están obligados los ciudadanos a propender por el logro y el mantenimiento de la paz?

CAPÍTULO 3

LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO COLOMBIANO

3.1 CONCEPTOS BÁSICOS Y PRINCIPIOS DEL ESTADO COLOMBIANO

Para el cumplimiento de sus principios fundamentales y muy particularmente de los derechos humanos consagrados constitucionalmente, el Estado colombiano, en consonancia con los desarrollos políticos y jurídicos mundiales ha venido configurando su modelo de Estado Social de Derecho. Éste responde a unos conceptos básicos: la legalidad, la separación de poderes y la colaboración armónica entre las ramas del poder público.

¿Qué quiere decir cada uno de estos conceptos? Revisemos un poco.

Cuando se habla de legalidad se está haciendo referencia a que la ley se impone, y los gobernantes de turno deben someterse a ella pues la ley no es otra cosa que la expresión de la voluntad general. Ellos como representantes del Pueblo deben garantizar que todas sus acciones estén enmarcadas dentro de unas leyes que representan los acuerdos sociales asumidos para garantizar la convivencia y que por ello dan la marca y los derroteros para la sociedad. En este sentido el poder se despersonaliza, es decir, que ya no reside en el Gobernante sino en la Sociedad, en el Pueblo que soberanamente genera poder y lo administra y protege mediante leyes.

El concepto de separación de poderes deriva de una serie de consideraciones que se hicieron las sociedades con respecto a los posibles abusos que se presentaban cuando el poder se encontraba monopolizado en una sola persona. El soberano cuya autoridad tenía una clara ascendencia religiosa, no se sentía obligado a dar cuenta de las demandas ni de las necesidades ciudadanas y mucho menos asumía al Pueblo como un ordenador de su gestión. Así la sociedad fue estableciendo la necesidad de distinguir los poderes públicos y de separarlos entendiendo que para que un Estado funcionara democráticamente era necesario la existencia de un poder legislativo para hacer la ley, un poder ejecutivo para desarrollarla y un poder judicial para resolver los conflictos derivados de su aplicación. Para cada uno de estos poderes se crearon las ramas correspondientes: la legislativa, la ejecutiva y la judicial cada una con sus respectivas instituciones; igualmente se fueron configurando organismos de otro tipo que se consideraban necesarios para el adecuado funcionamiento del Estado que no cabían en esta división. Así se crearon otros órganos separados con una cierta autonomía e independencia para desempeñar funciones que no correspondían estrictamente a las ramas mencionadas. En este sentido el artículo 113 de la Constitución Política dice: “Son Ramas del Poder Público, la legislativa, la ejecutiva, y la

judicial….“Además

de

los

órganos

que

las

integran

existen

otros,

autónomos

e

independientes, para el cumplimiento de las demás funciones del Estado”.

Como complemento y teniendo en cuenta que las ramas no podían configurarse como instancias independientes y sin la articulación necesaria para garantizar la unidad del Estado se estableció el principio de colaboración armónica entre las Ramas del Poder Público, y por ello el mismo artículo 113 dice que: “Los diferentes Órganos del Estado tienen funciones separadas pero colaboran armónicamente para la realización de sus fines”. Igualmente se instituyen los llamados órganos de control cuya misión es vigilar y ser garantes de la adecuada gestión del Estado. Así el artículo 117 reza que “El Ministerio Público y la Contraloría General son Órganos de Control”, el 116 que “La Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, el Consejo Superior de la Judicatura, La Fiscalía General de la Nación, los Tribunales y los Jueces administran Justicia. También lo hace la Justicia Penal Militar” y el 120 hace referencia a que “La Organización Electoral está conformada por el Consejo Nacional Electoral, La Registraduría del Estado Civil y por los demás organismos que establezca la Ley”.

3.2 LA ESTRUCTURA DEL ESTADO COLOMBIANO

3.2.1 Las Ramas del Poder.

Las ramas del poder son distribuciones complementarias de un solo poder que se instituyeron para garantizar que las funciones públicas se desempeñaran con una cierta independencia pero sin perder la unidad necesaria para garantizar la integralidad de la gestión. “El poder público solo es uno, y su unidad es una de las características esenciales emanadas del principio de la soberanía. No puede existir antes o en el Estado más que un poder: el poder público, que al estructurarse el Estado ha de constituirse en el poder del Estado. Que para su funcionamiento se distribuya la

acción en distintas ramas que hagan efectivo su funcionamiento de acuerdo con los fines propuestos es cosa distinta. Por eso se habla de funciones de poder o más técnicamente de ramas y órganos que ejercen estas funciones.” 27 Como se mencionaba, las ramas son la legislativa, la ejecutiva y la judicial. Vamos a mirar en que consiste cada una.

27 Manrique Reyes, Alfredo,Fundamentos de la Organización y Funcionamiento del Estado Colombiano, Bogotá, Universidad de Rosario, Biblioteca Jurídica DIKE, 2004

LAS RAMAS DEL PODER PÚBLICO

LEGISLATIVA

EJECUTIVA

 

JUDICIAL

 

1. PRESIDENTE

 

Corte Constitucional

2. VICEPRESIDENTE

 

3. MINISTERIOS

 

Consejo Superior de la Judicatura

CONGRESO

Interior y Justicia Relaciones Exteriores

 

SENADO

 

Y

Hacienda y Crédito Público Defensa Nacional Agricultura y Desarrollo Rural Protección Social

 

Corte Suprema de Justicia

CÁMARA

Consejo de Estado

Minas y Energía Comercio, Industria y Turismo Educación Nacional

Fiscalía General de la Nación

Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial Transporte Cultura y el Ministerio de Comunicaciones

4.

DEPARTAMENTOS ADMINISTRATIVOS

 

Presidencia de la República Seguridad, DAS Función Pública Nacional de Estadísticas DANE

 

Nacional de Economía Solidaria y el DNP

 

5.

LAS SUPERINTENDENCIAS

 

Notariado y Registro Servicios Públicos Domiciliarlos Superservicios Financiera de Colombia Subsidio Familiar Nacional de Salud Industria y Comercio Superintendencia de Puertos y Transporte. Sociedades Economía Solidaria

6.

ENTIDADES DESCENTRALIZADAS

 

Establecimientos Públicos Empresas Industriales y Comerciales del Estado Sociedades de Economía Mixta

La Rama Legislativa.

El artículo 114 de la Constitución dice: “Corresponde al Congreso de la República reformar la Constitución, hacer las leyes y ejercer control político sobre el gobierno y la administración. El Congreso de la República, estará integrado por el Senado y la Cámara de Representantes.” El Senado está integrado por 100 congresistas elegidos por circunscripción nacional y dos senadores adicionales, elegidos en circunscripción nacional especial por las comunidades indígenas. La Cámara, está conformada por 2 representantes de cada uno de los departamentos y por el Distrito Capital; igualmente por uno más por cada doscientos cincuenta mil habitantes o fracción mayor de ciento veinticinco mil que tengan en exceso sobre los primeros doscientos cincuenta mil. “Los senadores y representantes son elegidos directamente por el Pueblo para un periodo de cuatro años que se inicia el 20 de julio siguiente a la elección, representan al pueblo y sus actuaciones deben consultar la justicia y el bien común 28 ”.

Senado y Cámara, como integrantes de una misma institución que hace las leyes, tienen claras funciones constituyentes, de control político, y excepcionalmente electorales o judiciales.

La función constituyente del Congreso se relaciona con las acciones de reforma constitucional que comparte con el Pueblo mediante la Asamblea Constituyente y los referendos y plebiscitos. La función legislativa la desempeña haciendo las leyes que expresan la voluntad soberana del Pueblo. En estas leyes se plasman asuntos relacionados con lo que se considera necesario mandar, prohibir, permitir o castigar.

En su papel de veedor de los intereses ciudadanos realiza funciones de control político al ejecutivo y para ello requiere y emplaza a los Ministros de Despacho y a otras altas autoridades, procede con mociones de Censura si lo considera necesario y eleva mociones de observación para llamar la atención sobre la forma de operar de determinadas entidades. También cumple de manera excepcional funciones electorales cuando participa en el proceso de elección del Contralor General de la República, del Procurador General de la Nación, de los Magistrados de la Corte Constitucional, del Vicepresidente y del Defensor del Pueblo. Finalmente, y también de manera excepcional realiza funciones judiciales para juzgar por responsabilidad política a altos funcionarios del Estado como los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo de Estado y de la Corte Constitucional, los miembros del Consejo Superior de la Judicatura y el Fiscal General de la Nación.

28 Younes Moreno Op. Cit, Pág 203

El Congreso produce las leyes y éstas pueden ser de diverso tipo: orgánicas, estatutarias, marco y comunes. Younes Moreno nos presenta una clasificación de ellas. 29

Leyes Orgánicas: “Tienen una jerarquía superior entre todas las leyes, es ordenadora, posee carácter de permanencia y estabilidad. Por medio de ellas se definen los reglamentos de Congreso, las normas sobre preparación, aprobación y ejecución del Plan de Desarrollo; la ley de apropiaciones, la ley general del plan de desarrollo, la ley de asignación de competencias a las entidades territoriales, las atribuciones, los órganos de administración, los recursos de las regiones y su participación en el manejo de las regalías; la definición de los principios para la adopción del estatuto especial para cada región, el ordenamiento territorial, entre otros.”

Leyes Estatutarias: Se caracterizan por constituir una extensión o prolongación de la Constitución, de naturaleza estable y con procedimientos dificultosos para su expedición. Regulan las siguientes materias: los derechos y deberes fundamentales de las personas, los procedimientos y recursos para su protección, la administración de justicia; la organización y régimen de los partidos y movimientos políticos; estatuto de oposición y funciones electorales, los estados de excepción”.

Leyes Ordinarias: “También denominadas comunes, son las demás leyes”. El Congresos funciona mediante comisiones constitucionales permanentes que tratan temas especializados, agrupados estratégicamente por sectores de la política pública y del funcionamiento del Estado. Estas son:

Comisión 1a ASUNTOS CONSTITUCIONALES.

Reforma Constitucional Leyes estatutarias Organización Territorial Reglamentos de los Órganos de Control Normas generales sobre la contratación administrativa Notariado y registro Estructura y Organización de la Administración Derechos, Garantías y Deberes Estrategias y Políticas de Paz Asuntos Étnicos Propiedad Intelectual

29 Ibid, Pág 210

Comisión 2a RELACIONES EXTERIORES.

Política Internacional Defensa Nacional y Fuerza Pública Carrera Diplomática Comercio Exterior Política Portuaria Servicio Militar Zonas Francas y de Libre Comercio

Comisión 3a HACIENDA PUBLICA.

Hacienda y Crédito Público Impuestos y Contribuciones Exenciones Tributarias Banco de la República Monopolios, créditos, regulación económica Planeación Nacional

Comisión 4a

Leyes Orgánicas de Presupuesto Sistema de Control Fiscal Bienes Nacionales Propiedad Industrial Reforma u organización de los Establecimientos Públicos Control de Calidad y Precios

PRESUPUESTO.

Comisión 5a REGIMEN AGROPECUARIO.

Régimen Agropecuario Ecología, Medio Ambiente y Recursos Naturales Adjudicación y recuperación de tierras Asuntos marítimos, de minas y energía Corporaciones Autónomas Regionales

Comisión 6a COMUNICACIONES.

Comunicaciones, sistemas digitales e informática Tarifas Calamidades Investigación Científica y Tecnológica Espacio aéreo Turismo Obras Públicas Educación Cultura

Comisión 7a SEGURIDAD SOCIAL Y FAMILIA

Estatutos de los Servidores Público y de los trabajadores particulares Régimen salarial público Seguridad Social, Salud Carrera Administrativa Recreación Deporte Vivienda Asuntos de Mujer y Familia

3.2.1.2 La Rama Ejecutiva. Como se planteaba anteriormente, la Rama Ejecutiva del Estado Colombiano se encarga de poner en práctica la política y cumplir las leyes. Está conformada de la siguiente manera: Por el Presidente, el Vicepresidente, los 12 ministerios, los departamentos administrativos, las superintendencias y las entidades descentralizadas.

El Presidente. El articulo 188 de la Constitución dice que “El Presidente de la República simboliza la unidad nacional y al jurar el cumplimiento de la Constitución y las leyes, se obliga a garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos.” En este sentido el Presidente como máxima autoridad ejecutiva tiene tres funciones. Como Jefe del Estado dirige las relaciones internacionales, la Fuerza Pública, el orden público, las operaciones de Guerra y la seguridad exterior. Como Jefe de Gobierno nombra y separa ministros y directores de departamentos administrativos, sanciona y promulga las leyes, ejerce la potestad reglamentaria de éstas, presenta informes al Congreso, nombra Gerentes de establecimientos públicos; finalmente como Suprema Autoridad Administrativa crea, suprime o fusiona empleos y entidades de la administración central, vigila la correcta recaudación de los recursos públicos, vigila la prestación de los servicios sociales, educación, salud, domiciliarios, vigila la actividad financiera y bursátil y organiza el crédito público.

El Vicepresidente. La segunda autoridad en jerarquía de la Rama Ejecutiva es el Vicepresidente quién ejerce el reemplazo en faltas temporales o absolutas del Presidente y además puede asumir cualquier cargo de la rama Ejecutiva si el Presidente lo considera pertinente.

Los Ministerios En cabeza de sus correspondientes ministros, tienen las siguientes funciones: dirigir, ordenar y ejecutar el conjunto general de las políticas públicas y la prestación de los servicios públicos. Los Ministros son los representantes directos del Presidente en los diferentes sectores y en este sentido se constituyen en los Jefes de la Administración, formulan la Política, dirigen la actividad administrativa y cumplen la Ley.

Ministerios Interior y Justicia Relaciones Exteriores Hacienda y Crédito Público Defensa Nacional Agricultura y Desarrollo Rural Protección Social Minas y Energía Comercio, Industria y Turismo Educación Nacional Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial Transporte Cultura

Para el adecuado desempeño de sus correspondientes sectores los Ministros llevan a cabo funciones de carácter político y de carácter administrativo; dentro de las primeras se constituyen en órganos de comunicación del Gobierno con el Congreso, presentan proyectos de ley, y toman parte de los debates que allí se realizan. Dentro de las funciones administrativas llevan a cabo la vigilancia y el mandato legal que se ha otorgado a su ministerio, participan en la coordinación y control de los establecimientos públicos, de las empresas industriales y comerciales, de las sociedades de economía mixta y de los adscritos o vinculados a su despacho, entre otras. 30

Los Departamentos Administrativos 31 Cumplen una función similar a la de los ministerios pero más centrada en temáticas específicas y sin atribuciones políticas. Su condición es básicamente técnica. Sus directores no pueden ser citados a las plenarias del Congreso pero sí a las comisiones permanentes. Son:

Departamento Administrativo de la Presidencia de la República Departamento Administrativo de Seguridad, DAS

30 Ibid, Pág 235 31 ibid, Pág 236

Departamento Administrativo de la Función Pública Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas DANE Departamento Administrativo Nacional de Economía Solidaria

Las Superintendencias. Son entidades de control, inspección y vigilancia de la prestación de un servicio público determinado; “son organismos técnicos a través de los cuales el Presidente de la República por delegación ejerce inspección y vigilancia de las entidades asignadas a cada superintendencia, adscritas a los Ministerios, tienen personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio.” 32

En la actualidad son:

Notariado y Registro

Servicios Públicos Domiciliarlos Superservicios

Financiera de Colombia

Subsidio Familiar

Nacional de Salud

Industria y Comercio

Superintendencia de Puertos y Transporte.

Sociedades

Economía Solidaria

Las Entidades Descentralizadas. Las entidades descentralizadas de cualquier nivel son aquellas que en razón al tipo de funciones que desempeñan tienen autonomía administrativa, cuentan con patrimonio propio en tanto que la mayoría genera sus propios recursos, tienen personería jurídica y Junta Directiva. Sus directores o gerentes son designados por el Presidente en su condición de jefe de gobierno. Pueden ser establecimientos públicos, empresas industriales y comerciales del Estado y sociedades de economía mixta.

Establecimientos Públicos. Son entidades descentralizadas por servicios adscritas a un ministerio o departamento administrativo, cuyo fin es atender funciones administrativas. Cuentan con personería jurídica, autonomía administrativa, y patrimonio independiente. Creados o autorizados por ley se rigen por el derecho público, no existen en el mundo privado.

32 Manrique Reyes Alfredo. Op Cit. Pág 255

Empresas Industriales y Comerciales del Estado. Las Empresas Industriales y Comerciales del Estado cumplen funciones de industria y comercio al igual que los particulares. Se les aplica el régimen privado en cuanto a estas actividades, mas no con respecto a su organización o administración

Sociedades de Economía Mixta. Son entidades que se constituyen con aportes del sector privado y del sector público. Desarrollan actividades comerciales o industriales.

3.2.1.3 La Rama Judicial. Es la rama del poder dedicada a la administración de la justicia, “Corresponde la rama judicial, aplicar e integrar el derecho (…) Los jueces son los guardianes de la soberanía del pueblo y de la supremacía constitucional y en consecuencia custodios de los derechos reconocidos, de las garantías conferidas y de los poderes constituidos.” 33

El artículo 228 de la Constitución Política de Colombia dice: “La Administración de Justicia es función pública. Sus decisiones son independientes. Las actuaciones serán públicas y permanentes con las excepciones que establezca la ley y en ellas prevalecerá el derecho sustancial. Los términos procesales se observarán con diligencia y su incumplimiento será sancionado. Su funcionamiento será desconcentrado y autónomo.”

La Corte Constitucional. La Corte Constitucional está conformada por nueve magistrados, con conocimientos en diversas especialidades del Derecho, elegidos por el Senado de la República. Su función primordial es decidir sobre las diferentes demandas de inconstitucionalidad que se promuevan desde diferentes instancias. En ese orden de ideas decide sobre:

Demandas de los ciudadanos contra los actos reformatorios de la Constitución.

La constitucionalidad de la convocatoria a un referendo o a una asamblea constituyente para reformar la Constitución.

La constitucionalidad de los referendos sobre leyes y de las consultas populares y plebiscitos de orden nacional.

Las demandas de inconstitucionalidad que presenten los ciudadanos contra los decretos con fuerza de ley dictados por el gobierno.

33 Younes Moreno. Op. Cit., Pág 251.

Las demandas de inconstitucionalidad que presenten los ciudadanos contra las leyes.

Decidir sobre las excusas por la inasistencia de personas naturales o jurídicas a indagaciones emplazadas por cualquier comisión permanente del Congreso de la República.

La constitucionalidad de los decretos legislativos que dicte el gobierno con fundamento en

la declaratoria de estados de excepción.

Decidir sobre la constitucionalidad de los proyectos de ley que hayan sido objetados por los gobiernos como inconstitucionales, y de los proyectos de leyes estatutarias.

Revisar las decisiones judiciales relacionadas con la acción de tutela.

Decidir la exequibilidad de los tratados internacionales y de las leyes que los aprueben,

La Corte Suprema de Justicia. Máximo tribunal de la jurisdicción ordinaria, integrada por 23 magistrados, elegidos por la misma corporación, de listas conformadas por el Consejo Superior de la Judicatura, para períodos de ocho años. Tiene como funciones:

Juzgar al Presidente de la República, a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo de Estado y de la Corte Constitucional, a los miembros del Consejo Superior de la Judicatura y al Fiscal general de la Nación.

Investigar y juzgar a los miembros del Congreso de la República.

Juzgar, previa acusación del Fiscal General de la Nación, a los Ministros del Despacho, al Procurador General de la Nación, al Defensor del Pueblo, a los agentes del Ministerio Público.

Juzgar a los directores de los Departamentos Administrativos, al Contralor General de la República, a los embajadores y jefes de misión diplomática o consular, a los gobernadores,

a los magistrados de tribunales y a los generales y almirantes de la Fuerza Pública.

Consejo Superior de la Judicatura. Encargado de la administración de la Rama Judicial y de ejercer la función disciplinaria. Sus funciones especializadas las ejerce por medio de dos salas: la Sala Administrativa y la Sala Disciplinaria.

El Consejo de Estado. Decide sobre las acciones de nulidad por inconstitucionalidad de los decretos dictados por el gobierno, cuya competencia no corresponda a la Corte Constitucional. Igualmente actúa como cuerpo consultivo del gobierno en asuntos de administración, debiendo ser oído necesariamente en los casos que la Constitución y las leyes lo determinen. Prepara y presenta proyectos de actos

reformatorios de la Constitución y proyectos de ley y decide sobre los casos de pérdida de la investidura de los congresistas.

La Fiscalía General de la Nación. Entidad encargada de realizar y coordinar las investigaciones en materia penal, asegurar la comparecencia de los presuntos infractores de la ley penal, adoptando las medidas de aseguramiento; calificar y declarar precluidas las investigaciones realizadas; dirigir y coordinar las funciones de policía judicial que en forma permanente cumplen la Policía Nacional y los demás organismos que señala la ley; igualmente debe velar por la protección de las víctimas y testigos.

3.2.2 Los Órganos de Control.

Son aquellas entidades del Estado encargadas de realizar la vigilancia y el control de las acciones públicas en todas sus dimensiones; en este sentido hacen un seguimiento al comportamiento de

quienes están al servicio de las instituciones, de la forma en que éstos cumplen con sus funciones

y del manejo que se hace de los recursos públicos. La vigilancia que ejercen tiene un sentido

profundo cual es el de garantizar que el Estado, a través de sus instituciones y con el agenciamiento de sus funcionarios y funcionarias, lleve a cabo la sagrada misión de cumplir con

los derechos humanos. En ese orden de ideas los organismos de control ejercen la representación

y la defensa de la ciudadanía.

Los órganos de control son el Ministerio Público, conformado por la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría de Pueblo; y la Contraloría de la República: El artículo 118 de la Constitución Política de Colombia dice “El Ministerio Público será ejercido por el Procurador General de la Nación, por el Defensor del Pueblo, por los procuradores delegados y los agentes del ministerio público, ante las autoridades jurisdiccionales, por los personeros municipales y por los demás funcionarios que determine la ley. Al Ministerio Público corresponde la guarda y promoción de los derechos humanos, la protección del interés público y la vigilancia de la conducta oficial de quienes desempeñan funciones públicas.”

El articulo 119 se refiere a la Contraloría así: “(… ) tiene a su cargo la vigilancia de la gestión fiscal y el control de resultado de la administración”

La Contraloría General de la República. Ejerce el control fiscal para vigilar la gestión fiscal de la administración y de los particulares o entidades que manejen fondos o bienes de la Nación. Una modificación de su ejercicio de control,

a partir de la Constitución del 91, radica en que ahora este se realiza de manera posterior y

selectiva yaciendo más énfasis en la calidad de la gestión que en el procedimiento mismo. Por ello se hable de control financiero, de gestión y de resultados

El Contralor es elegido por el Congreso para un período igual al del Presidente de la República, de terna integrada por candidatos presentados por la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado.

El Ministerio Público. Encargado de velar por los derechos humanos y de sancionar a los funcionarios públicos por faltas de tipo disciplinario. Como decíamos anteriormente está conformado por la Procuraduría General de la Nación, por la Defensoría del Pueblo y por los personeros municipales.

Procuraduría General de la Nación. Entre sus funciones cabe destacar algunas como la protección de los derechos humanos en colaboración con la Defensoría del Pueblo, defender los intereses de la Sociedad, velar por el ejercicio diligente de las funciones administrativas, ejercer la vigilancia sobre la conducta oficial de quienes ejercen funciones públicas, adelantar investigaciones e imponer las sanciones correspondientes y defender las garantías fundamentales, el patrimonio público y el orden jurídico. 34

Defensoría del Pueblo. Según el artículo 282 de nuestra Constitución al Defensor del Pueblo le corresponde vigilar y velar por la promoción, el ejercicio y la divulgación de los derechos humanos. Para estos efectos desempeña una serie de funciones relacionadas con la formación a la población sobre el ejercicio y defensa de sus derechos ante las autoridades competentes o ante las entidades de carácter privado. Igualmente puede interponer acciones populares en asuntos relacionados con su competencia y presentar proyectos de ley sobre materias relativas a su competencia.

3.2.3 La Organización Electoral

Entendiendo que en el marco del Estado Social de Derechos el voto se constituye en uno de los fundamentos de la democracia y del ejercicio de la ciudadanía, nuestra Constitución Política instauró una institucionalidad especial tanto para preservarlo como para garantizar su desarrollo legítimo, por ello reza: “El voto es un derecho y un deber ciudadano. El Estado velará porque

se ejerza sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos….La Organización Electoral suministrará igualitariamente a los votantes instrumentos en los

34 Ibid, Pág 280

cuales deben aparecer identificados con claridad y en iguales condiciones los movimientos y partidos políticos con personería jurídica y los candidatos. La ley podrá implantar mecanismos de votación que otorguen más y mejores garantías para el libre ejercicio de este derecho de los ciudadanos.” 35

Las entidades que conforman la organización electoral son el Consejo Nacional Electoral y la Registraduría Nacional del Estado Civil.

El Consejo Nacional Electoral. Constituido por nueve miembros elegidos por el Congreso de la República para un período institucional de cuatro años mediante postulación de los partidos o movimientos políticos que además de ser servidores públicos, tendrán las mismas calidades, inhabilidades, incompatibilidades y derechos de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y podrán ser reelegidos por una sola vez.

Entre sus funciones están las de ejercer la vigilancia de la organización electoral y elegir o remover al Registrador Nacional del Estado Civil.

Registraduría Nacional del Estado Civil. Se ocupa de los procesos de identificación de los habitantes de todo el territorio colombiano y de la organización y vigilancia de todos los procesos electorales que se surtan dentro de él.

3.2.4 La Organización Territorial.

En consonancia con los avances generados desde la aplicación de las políticas de descentralización territorial en nuestro país, la Constitución Política dispuso las condiciones para

dotar de autonomía a sus territorios consolidando lo que se ha llamado sus entidades territoriales. Éstas tienen autonomía para la gestión de sus asuntos y para la planificación de su desarrollo territorial. 36 Para garantizar su autonomía se les atribuyen los siguientes derechos:

1. Gobernarse por autoridades propias.

2. Ejercer las competencias que les correspondan.

3. Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el cumplimiento de sus

funciones.

4. Participar en las rentas nacionales.

35 Constitución Política de Colombia, Art., 258

36 Younes Moreno. Op. Cit. Pág 311

Las entidades territoriales son los Departamentos, los Distritos, los Municipios y los Territorios Indígenas.

3.2.5 Los Órganos Autónomos Independientes.

Finalmente el estado Colombiano cuenta con unos órganos independientes, que aún siendo muy importantes por el tipo de función que desempeñan, no pueden ser ubicados en ninguna de las agrupaciones anteriores por la particularidad de sus acciones. Estos son las Corporaciones Autónomas Regionales, la Comisión Nacional de Televisión, la Comisión Nacional del Servicio

Civil, la Junta Directiva del Banco de la República y las Universidades Públicas.

3.4

PREGUNTAS

1. ¿Cuáles son Principios que sustentan la estructura del Estado Colombiano?

2. ¿Qué es la Rama Legislativa y cómo está constituida?

3. ¿Cuáles son las funciones de la Rama Legislativa?

4. ¿Cuántos y cuáles son los diferentes tipos de leyes que se expiden en el Congreso?

5. ¿Qué es la Rama Ejecutiva y cómo está constituida?

6. ¿Qué son los ministerios?

7. ¿Cuántos y cuáles son los ministerios?

8. ¿Qué son los Departamentos Administrativos?

9. ¿Cuáles son los Departamentos Administrativos?

10. ¿Qué son las Superintendencias?

11. ¿Cuántas y cuáles son las Superintendencias?

12. ¿Qué son las entidades descentralizadas?

13. ¿Qué tipos de entidades descentralizadas existen?

14. ¿Qué es la Rama Judicial?

15. Qué entidades conforman la Rama Judicial?

16. ¿Qué hace La Corte Constitucional?

17. ¿Qué hace Corte Suprema de Justicia?

18. ¿Qué hace el Consejo de Estado?

19.

¿Qué hace La Fiscalía General de la Nación?

20. ¿Qué son los Órganos de Control?

21. ¿Cuál es la función de La Contraloría General de la República?

22. ¿Cuál es la función de la Procuraduría General de la Nación?

23. ¿Cuál es la función de la Defensoría del Pueblo?

24. ¿Qué es la Organización Electoral?

25. ¿Qué es Consejo Nacional Electoral?

26. ¿Cuál es la función delConsejo Nacional Electoral?

27. ¿Cuál es la función de la Registraduría Nacional del Estado Civil?

28. ¿Qué son los Órganos Autónomos Independientes?

CAPÍTULO 4

EL RÉGIMEN DE LA FUNCIÓN PÚBLICA

4.1 LA FUNCIÓN PÚBLICA

Ninguna autoridad del Estado podrá ejercer funciones distintas de las que le atribuyen la Constitución y la ley.

De la Función Pública

En Colombia no habrá empleo público que no tenga funciones detalladas en ley o reglamento y para proveer los de carácter remunerado se requiere que estén contemplados en la respectiva planta y previstos sus emolumentos en el presupuesto correspondiente.

Ningún servidor público entrará a ejercer su cargo sin prestar juramento de cumplir y defender la Constitución y desempeñar los deberes que le incumben.

Antes de tomar posesión del cargo, al retirarse del mismo, o cuando autoridad competente se lo solicite deberá declarar, bajo juramento, el monto de sus bienes y rentas. Dicha declaración sólo podrá ser utilizada para los fines y propósitos de la aplicación de las normas del servidor público.

Sin perjuicio de las demás sanciones que establezcan la ley, el servidor público que sea condenado por delitos contra el patrimonio del Estado, quedará inhabilitado para el desempeño de funciones públicas

Fuentes:

Título V Constitución Política de Colombia. Capítulo 2. Artículos: 122. Concordancias: 6, 90, 121, 123, 150-23, 189-14.

4.2

LOS SERVIDORES PÚBLICOS

Son servidores públicos los miembros de las corporaciones públicas, los empleados y trabajadores del Estado y de sus entidades descentralizadas territorialmente y por servicios. Los servidores públicos están al servicio del Estado y de la comunidad; ejercerán sus funciones en la forma prevista por la Constitución, la ley y el reglamento. La ley determinará el régimen aplicable a los particulares que temporalmente desempeñen funciones públicas y regulará su ejercicio. La ley determinará la responsabilidad de los servidores públicos y la manera de hacerla efectiva.

Fuentes:

Título V de la Constitución Política de Colombia. Artículos: 123. Concordancias: 6, 23, 25, 26, 40-7, 56, 122, 124 al 129, 150-19-e-f- 23, 208 al 211.

Artículo 124. Concordancias: 6, 83, 86, 90, 150-23, 178-3-4-, 198, 214-5.

Esta norma debe interpretarse conjuntamente con los artículos 299 y 312 que establecen respectivamente: los diputados no tendrán la calidad de funcionarios públicos, ni los concejales de empleados públicos. ¿Se contradicen estos artículos? ¿Los últimos son excepciones al principio general?

Debe anotarse previamente que existen diversas clases de servidores públicos, tales como:

Funcionarios públicos, empleados públicos, trabajadores oficiales, entre otros. En consecuencia, tanto diputados como concejales tienen la calidad genérica de servidores públicos, sin que los diputados puedan tener la calidad de funcionarios públicos y los concejales de la de empleados públicos. Todo esto sin perjuicio de que la ley les atribuya otra cualquiera de carácter especial y sui generis.

Este artículo atribuye, igualmente, a la ley la competencia para determinar el régimen aplicable a los particulares que temporalmente desempeñen funciones públicas, v. gr. los jurados electorales, árbitros, conciliadores y auxiliares de la justicia.

4.3

LA PROVISIÓN DE CARGOS

Los empleos en los órganos y entidades del Estado son de carrera. Se exceptúan los de elección popular, los de libre nombramiento y remoción, los de trabajadores oficiales y los demás que determine la ley.

Los funcionarios, cuyo sistema de nombramiento no haya sido determinado por la Constitución o la ley, serán nombrados por concurso público.

El ingreso a los cargos de carrera y el ascenso en los mismos, se harán previo cumplimiento de los

requisitos y condiciones que fije la ley para determinar los méritos y calidades de los aspirantes.

El retiro se hará: por calificación no satisfactoria en el desempeño del empleo; por violación del

régimen disciplinario y por las demás causales previstas en la Constitución y la ley. En ningún caso la filiación política de los ciudadanos podrá determinar su nombramiento para un

empleo de carrera, su ascenso o remoción.

Fuentes:

Artículo 125. (Concordancias: 40-7, 73, 110, 126, 130, 150-19-f-23, 189-13-14, 214-3, 217, 218, 268-8, 278-1, 368-10.

4.4 LAS PROHIBICIONES

Los servidores públicos no podrán nombrar como empleados a personas con las cuales tengan parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil, o con quién estén ligados por matrimonio o unión permanente. Tampoco podrán designar a personas vinculadas por los mismos lazos con servidores públicos competentes para la intervención en su designación.

Se exceptúan de lo previsto en este artículo los nombramientos que se hagan en aplicación de las normas vigentes sobre ingreso o ascenso por méritos.

Los servidores públicos no podrán celebrar por sí o por interpuesta persona, o en representación de otro, contrato alguno con entidades públicas o con personas privadas que manejen o administren recursos públicos, salvo las excepciones legales.

A los empleados del Estado y de sus entidades descentralizadas que ejerzan jurisdicción,

autoridad civil o política, cargos de dirección administrativa, o se desempeñen en los órganos judicial, electoral, de control, les está prohibido tomar parte en las actividades de los partidos y movimientos y en las controversias políticas, sin perjuicio de ejercer libremente el derecho al sufragio.

Los empleados no contemplados en esta prohibición podrán participar en dichas actividades y controversias en las condiciones que señale la ley.

La utilización del empleo para presionar a los ciudadanos a respaldar una causa o campaña política constituye causal de mala conducta.

Nadie podrá desempeñar simultáneamente más de un empleo público ni recibir más de una asignación que provenga del tesoro público, o de empresas o de instituciones en las que tenga parte mayoritaria el Estado, salvo los casos expresamente determinados por la ley.

Entiéndase por tesoro público el de la Nación, el de las entidades territoriales y el de las descentralizadas.

Los servidores públicos no podrán aceptar cargos, honores o recompensas de gobiernos extranjeros u organismos internacionales, ni celebrar contratos con ellos, sin previa autorización del Gobierno.

Fuentes:

Título V Constitución Política de Colombia. Artículo: 126. Concordancias: 25, 26, 33, 125, 127, 129, 180, 196, 204, 233, 291, 292, 299. Artículo: 127. Concordancias: 109, 126, 180, 219-1. Artículo: 128. Concordancias: 126, 127. Artículo: 129. Concordancias: 126 al 128, 189-18, 220.

4. 5 PREGUNTAS

1. ¿Un servidor público puede ejercer funciones distintas de las que le atribuyen la Constitución y la ley?

2. ¿Puede existir en Colombia empleos públicos que no tengan funciones señaladas en la ley y los reglamentos?

3. ¿Los servidores públicos pueden celebrar contratos en representación de otro con entidades públicas?

4. ¿Lo pueden hacer con personas privadas que manejen o administren recursos públicos?

CAPÍTULO 5

FUNDAMENTOS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA COLOMBIANA Y DERECHO ADMINISTRATIVO

5.1 LA FUNCIÓN ADMINISTRATIVA

El funcionamiento de la Administración Pública Colombiana descansa en una serie de principios y reglas que le determinan a todas sus instituciones los derroteros para ejercer su misión. Ellos derivan de las competencias y funciones que se le dan a Presidente de la República en el artículo 189, numerales 15 y 16, de nuestra Constitución Política para: “Suprimir o fusionar entidades u organismos administrativos nacionales y modificar la estructura de los Ministerios, Departamentos Administrativos y demás entidades u organismos administrativos nacionales”. Igualmente del artículo 209 que dice “La función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento en los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad, mediante la descentralización, la delegación y la desconcentración de funciones.” La ley 489 de 1998 se encarga de dar piso jurídico a este articulado y se aplica, no solamente para las entidades de la Rama Ejecutiva del Poder Público y de la Administración Pública sino también a los servidores públicos que laboran en ellas. En ella se expresan las reglas sobre delegación y desconcentración, las características de las entidades descentralizadas, los principios de racionalización administrativa, desarrollo administrativo, participación y control interno 37 .

¿QUÉ ES LA FUNCIÓN ADMINISTRATIVA?

La función administrativa es aquella actividad que concreta la voluntad del Estado en un mundo fáctico, que aplica las normas jurídicas en los casos concretos 38 .

Al tenor del Artículo 209 de la Constitución Política de Colombia de 1991, “La función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento en los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad, mediante la descentralización, la delegación y la desconcentración de funciones”.

37 Congreso de Colombia, Ley 489 de 1998, Pág 2

38 Lleras de la Fuente, Carlos y otros, Interpretación y génesis de la Constitución de Colombia, Cámara de Comercio de Bogotá, 1993.

La regulación de la función administrativa está señalada por el artículo 1. Objeto de la Ley 489 de

1998 que determina, igualmente, la estructura y define los principios y reglas básicas de la

organización y funcionamiento de la Administración Pública.

5.2 LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

Acción de servir a los demás en todo aquello que sea manifiestamente común y que

trascienda el ámbito privado.

También, ordenamiento institucional, normativo, cultural y social.

Instrumento de gobierno y herramienta de servicio a la comunidad para alcanzar el

bienestar de toda la sociedad y lograr la disminución de los desequilibrios generados por

la desigual distribución de los recursos.

5.2.1 Integración de la Administración Pública

La Administración Pública se integra por los organismos que conforman la Rama Ejecutiva del

Poder Público y por todos los demás organismos y entidades de naturaleza pública que de

manera permanente tienen a su cargo el ejercicio de las actividades y funciones administrativas o

la prestación de servicios públicos del Estado Colombiano.

Organismos Principales De La Administración

La Presidencia de la República, los ministerios y los departamentos administrativos, en lo nacional, son los organismos principales de la Administración.

El Sector Central

Los ministerios, los departamentos administrativos y las superintendencias constituyen el Sector

Central de la Administración Pública Nacional.

El Sector Descentralizado

Los organismos y entidades adscritas o vinculadas a un Ministerio o un Departamento Administrativo que gocen de personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio o capital independiente conforman el Sector Descentralizado de la Administración Pública Nacional y cumplen sus funciones en los términos que señale la ley.

El Nivel Territorial

Las gobernaciones, las alcaldías, las secretarías de despacho y los departamentos administrativos son los organismos principales de la Administración en el correspondiente nivel territorial. Los demás que les están adscritos o vinculados, cumplen sus funciones bajo su orientación, coordinación y control en los términos que señale la ley, las ordenanzas o los acuerdos, según el caso.

Las asambleas departamentales y los concejos distritales y municipales son corporaciones administrativas de elección popular que cumplen las funciones que les señalan la Constitución Política y la ley.

ENTIDADES Y ORGANISMOS ESTATALES SUJETOS A RÉGIMEN ESPECIAL

El Banco de la República, los entes universitarios autónomos, las corporaciones autónomas regionales, la Comisión Nacional de Televisión y los demás organismos y entidades con régimen especial otorgado por la Constitución Política se sujetan a las disposiciones que para ellos establezcan las respectivas leyes. Artículo 40 Ley 489

De la Orientación y Control

La orientación, control y evaluación general de las actividades de los organismos y entidades administrativas corresponde al Presidente de la República y en su respectivo nivel, a los ministros, los directores de departamento administrativo, los superintendentes, los gobernadores, los alcaldes y los representantes legales de las entidades descentralizadas y sociedades de economía mixta de cualquier nivel administrativo.

En

el

orden

nacional,

los

ministros

y

directores

de

departamento

administrativo

orientan

y

coordinan

el

cumplimiento

de

las

funciones

a

cargo

de

las

superintendencias,

las

entidades

descentralizadas

y

las

sociedades

de

economía

mixta

que

les

estén

adscritas

o

vinculadas

o

integren

el

Sector

Administrativo

correspondiente. Artículo 41 Ley 489

5.3 Principios, finalidades y modalidades de la Función Administrativa La Ley en mención se encarga de determinar tanto los principios como las finalidades y las modalidades de la función administrativa, el cuadro siguiente nos ilustra sobre estos:

PRINCIPIOS Y FINALIDADES

 

MODALIDADES

BUENA FE

COMPETENCIA ADMINISTRATIVA

IGUALDAD

MORALIDAD

COORDINACION

CELERIDAD

ECONOMÍA

DESCENTRALIZACION

IMPARCIALIDAD

ADMINISTRATIVA

EFICACIA

EFICIENCIA

DESCONCENTRACION

PARTICIPACIÓN

ADMINISTRATIVA

PUBLICIDAD

RESPONSABILIDAD

 

DELEGACION

TRANSPARENCIA

SATISFACCIÓN

DE

LAS

NECESIDADES

GENERALES

DE

TODOS LOS HABITANTES

En desarrollo del principio general de cumplir con la democratización de la Administración Pública, el artículo 32 de la Ley 489 dice que: “Todas las entidades y organismos de la Administración Pública tienen la obligación de desarrollar su gestión acorde con los principios de democracia participativa y democratización de la gestión pública. Para ello podrán realizar todas las acciones necesarias con el objeto de involucrar a los ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil en la formulación, ejecución, control y evaluación de la gestión pública.”

Para estos efectos la Administración deberá llevar acabo una serie de actividades relacionadas con la participación ciudadana:

Convocar a audiencias públicas.

Incorporar a sus planes de desarrollo y de gestión las políticas y programas encaminados a fortalecer la participación ciudadana.

Difundir y promover los mecanismos de participación y los derechos de los ciudadanos.

Incentivar la formación de asociaciones y mecanismos de asociación de intereses para representar a los usuarios y ciudadanos.

Apoyar los mecanismos de control social que se constituyan.

Aplicar mecanismos que brinden transparencia al ejercicio de la función administrativa.

Igualmente y para garantizar el ejercicio de las veedurías ciudadanas y del correspondiente control social, la Administración deberá propiciar:

a) Eficacia de la acción de las veedurías. Cada entidad u organismo objeto de vigilancia por parte

de las veedurías deberá llevar un registro sistemático de sus observaciones y evaluar en forma oportuna y diligente los correctivos que surjan de sus recomendaciones, con el fin de hacer eficaz la acción de las mismas. Lo anterior sin perjuicio de las consecuencias de orden disciplinario, penal y de cualquier naturaleza que se deriven del ejercicio de la vigilancia. Las distintas autoridades de

control y de carácter judicial prestarán todo su apoyo al conocimiento y resolución en su respectivo ramo de los hechos que les sean presentados por dichas veedurías.

b) Acceso a la información. Las entidades u organismos y los responsables de los programas o

proyectos que sean objeto de veeduría deberán facilitar y permitir a los veedores el acceso a la información para la vigilancia de todos los asuntos que se les encomienda en la presente ley y que no constituyan materia de reserva judicial o legal. El funcionario que obstaculice el acceso a la información por parte del veedor incurrirá en causal de mala conducta.

c) Formación de veedores para el control y fiscalización de la gestión pública. El Departamento Administrativo de la Función Pública, con el apoyo de la Escuela Superior de Administración Pública, diseñará y promoverá un Plan Nacional de Formación de Veedores en las áreas, objeto de intervención. En la ejecución de dicho plan contribuirán, hasta el monto de sus disponibilidades presupuestales, los organismos objeto de vigilancia por parte de las veedurías, sin perjuicio de los recursos que al efecto destine el Ministerio del Interior a través del Fondo para el Desarrollo Comunal. 39

¿A qué se refieren las modalidades de la acción administrativa? Veámoslo:

La Competencia Administrativa hace referencia a que cada organismo o entidad deberá llevar a cabo exclusivamente las funciones que le son inherentes y que le han sido definidas por la ley. Que en este sentido ninguna podrá inmiscuirse en las funciones y tareas de otras entidades pero que sí se podrán concertar acciones entre ellas en cumplimiento de los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad.

La Coordinación que se refiere a la búsqueda de la armonía y la colaboración entre las diferentes entidades para facilitar el cumplimiento de sus funciones.

La Descentralización Administrativa Se mencionaban anteriormente las diferentes formas de descentralización que se pueden llevar a cabo para cumplir con la función administrativa pública y decíamos que descentralizar es transferir poder de un centro hacia fuera, bien sea hacia los territorios o bien hacia dependencias que hacen parte de una estructura administrativa. En este orden de ideas, la Administración Pública obra mediante un ejercicio de descentralización que implica el traslado de autonomías de un centro a unos entes que siguen haciendo parte de la administración pero que adquieren capacidades especiales para decidir sobre sus asuntos de competencia y sobre la forma en que administran sus recursos y realizan sus funciones.

La Desconcentración Administrativa, según el artículo 8 de la Ley 489 es: “la radicación de competencias y funciones en dependencias ubicadas fuera de la sede principal del organismo o entidad administrativa, sin perjuicio de las potestades y deberes de orientación e instrucción que corresponde ejercer a los jefes superiores de la Administración, la cual no implica delegación y podrá hacerse por territorio y por funciones”.

39 Ley 489, artículo 34

La Delegación: La misma Ley, en su artículo 9º hace referencia a la delegación como a la transferencia de funciones entre autoridades o a partir de niveles de jerarquía, es decir que los directores o los gerentes de las entidades pueden trasladar funciones y tareas de su competencia, a funcionarios de alta jerarquía para que estos le apoyen en el cumplimiento de la misión institucional. “Sin perjuicio de las delegaciones previstas en leyes orgánicas, en todo caso, los ministros, directores de departamento administrativo, superintendentes, representantes legales de organismos y entidades que posean una estructura independiente y autonomía administrativa podrán delegar la atención y decisión de los asuntos a ellos confiados por la ley y los actos orgánicos respectivos, en los empleados públicos de los niveles directivo y asesor vinculados al organismo correspondiente, con el propósito de dar desarrollo a los principios de la función administrativa enunciados en el artículo 209 de la Constitución Política y en la presente ley.”

5.4 FUNDAMENTOS DE DERECHO ADMINISTRATIVO

A partir del Profesor Libardo Rodríguez 40 , el derecho administrativo puede definirse, en una

primera aproximación, como el derecho de la administración. Para el Tratadita francés Jean Rivero 41 , es, una rama del derecho público que rige la administración.

Para una mejor comprensión del universo del derecho administrativo, uno y otro autor coinciden en

la necesidad de explicar los sentidos con los cuales es utilizado el vocablo administración.

a) Sentido material o funcional. El vocablo designa, una actividad: el hecho de administrar un órgano o los órganos que ejercen esa actividad.

b) Sentido orgánico. El vocablo se emplea para señalar los órganos o personas que manejan la entidad, negocio o empresa, razón por la cual contempla los asuntos privados como los asuntos públicos.

c) En sentido estricto. El vocablo administración designa a la administración pública, denominada dentro de la esfera del derecho público, simplemente la administración.

Dentro de esta perspectiva, la administración es concebida como integrante de la esfera de lo público para diferenciarla de la actividad desempeñada por los particulares, actividad comprendida dentro de la administración privada.

40 Libardo Rodríguez, Derecho administrativo, general y colombiano, Temis, Bogotá, 2000. 41 Jean Rivero, Droit Administratif, Dalloz, 1999.

5.4.1

El Derecho Administrativo en el Derecho Colombiano

Según el profesor Libardo Rodríguez, las fuentes formales en el derecho administrativo

colombiano, se pueden clasificar de la siguiente manera:

a) Fuentes escritas. Se ubican dentro de ellas aquellas normas jurídicas que hacen parte del llamado derecho originario (La Constitución y las normas constitucionales), que bien pueden calificarse de “fuente de fuentes”. También las normas jurídicas que conforman el derecho derivado realizado por los organismos legislativos ordinarios (Congreso de la República) y concretados en Leyes (de diferente rango, ámbito, trámite legislativo y efectos jurídicos) o por organismos legislativos excepcionales (El Gobierno Nacional) y concretados en decretos con fuerza de ley. Igualmente hacen parte de estas fuentes escritas, los actos jurídicos o administrativos del orden nacional, seccional o local emitidos por la Administración Pública, las autoridades estatales y las personas privadas cuando unas y otras cumplen funciones públicas. Estas fuentes del derecho derivado, configuran las que llamaremos fuentes principales o creadoras del derecho.

b) Fuentes no escritas. En este grupo de fuentes ubicamos aquellas que en su esencia y constitución van más allá de la norma jurídica, pero no pueden existir sin aquella. Estas fuentes podemos llamarlas fuentes accesorias, auxiliares o complementarias del derecho, porque en estas interviene la actividad intelectiva del ser humano, cuando interpreta, aplica métodos y argumentalística para desentrañar la esencia o el espíritu de las normas jurídicas, o bien por el transcurso del tiempo se asimilan actos, actuaciones, sucesos o hechos relevantes e idóneos para resolver asuntos jurídicos. En consecuencia, son fuentes no escritas entonces, la Jurisprudencia, la Doctrina, la costumbre praeter legem y los principios universales del derecho.

5.4.2 Organización de la Jurisdicción en lo Contencioso Administrativo

De conformidad con los lineamientos constitucionales y legales, el Consejo de Estado es el cuerpo supremo consultivo del gobierno en asuntos de la administración y el Tribunal Supremo de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo. También está investido de la facultad de preparar proyectos de ley y códigos.

El Consejo de Estado ejerce sus funciones jurisdiccionales y de consulta por medio de tres (3) Salas, integradas así: La Plena, por todos sus 27 miembros; la de lo Contencioso Administrativo, por veintitrés (23) Consejeros, y la de Consulta y Servicio Civil, por los cuatro Consejeros restantes.

Funciones

Las funciones del Consejo de Estado se encuentran enmarcadas en la Constitución Política de Colombia y en la legislación, la cual para el caso presente está consagrada en el Código Contencioso Administrativo, con las modificaciones últimas establecidas en las Leyes 270 de 1996 y 446 de 1998. En tercer lugar el Consejo de Estado, debidamente autorizado por las citadas disposiciones, se ha dado su propio reglamento a través de los Acuerdos de Sala Plena correspondientes.

De conformidad con los lineamientos constitucionales y legales, el Consejo de Estado es el cuerpo supremo consultivo del gobierno en asuntos de la administración y el Tribunal Supremo de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo. También está investido de la facultad de preparar proyectos de ley y códigos.

El Consejo de Estado ejerce sus funciones jurisdiccionales y de consulta por medio de tres (3) Salas, integradas así: la Plena, por todos sus 27 miembros; la de lo Contencioso Administrativo, por veintitrés (23) Consejeros, y la de Consulta y Servicio Civil, por los cuatro Consejeros restantes.

Según la Constitución Política en su artículo 237, sus principales atribuciones son:

1. Desempeñar las funciones de Tribunal Supremo de lo contencioso administrativo, conforme a las reglas que le señale la ley.

2. Conocer de las acciones de nulidad por inconstitucionalidad de los decretos dictados por el gobierno Nacional, cuya competencia no corresponda a la Corte Constitucional.

3. Actuar como cuerpo supremo consultivo del Gobierno en asuntos de administración, debiendo ser necesariamente oído en todos aquellos casos que la Constitución y las leyes determinen.

4. En los casos de tránsito de tropas extranjeras por el territorio nacional, de estación o tránsito de buques o aeronaves extranjeros de guerra, en aguas o en territorio en espacio aéreo de la nación, el gobierno debe oír previamente al Consejo de Estado.

5. Preparar y presentar proyectos de actos reformatorios de la Constitución y proyectos de ley.

6. Conocer de los casos sobre pérdida de la investidura de los congresistas, de conformidad con la Constitución y la ley.

7. Darse su propio reglamento y ejercer las demás funciones que determine la ley.

5.4.3 Los Actos Administrativos Nacionales, Seccionales y Locales 42 El tercer gran grupo normativo de fuentes escritas y derivadas del Derecho Administrativo, esta constituido por los llamados Actos Administrativos expedidos por la Administración Pública o Estatal a nivel nacional, por la Administración Departamental y Provincial a nivel Seccional y por la Administración Pública Municipal y Distrital a nivel Local. Igualmente todos aquellos actos administrativos expedidos por las denominadas “autoridades” estatales y las personas privadas cuando unas y otras cumplan funciones públicas, según el artículo 1, 81 a 83 del Código Contencioso Administrativo (C.C.A.).

El acto administrativo constituye una decisión jurídico-administrativa realizada por una persona adscrita o vinculada a una entidad, organismo, dependencia o sección administrativa y perteneciente a una cualquiera de las tres ramas del poder público, a los “organismos del control” (Contraloría y Procuraduría), a los “órganos electorales” (Registrador del Estado Civil y los Consejos electorales) de cualquier nivel, jerarquía o ámbito territorial (Nacional, Seccional o local) y funcional; así como por personas jurídicas de derecho privado, cuando unos y otros, ejerzan una “función administrativa” estatal por disposición del ordenamiento jurídico vigente o por delegación constitucional o legal. (Ver artículos 2,4,6,122 a 125, 209, 300, 303, 311, 314 y 323 Constitución Política y artículos 1, 81 a 83 del Código Contencioso Administrativo (C.C.A.).

El acto administrativo como acto jurídico que es, crea, extingue o modifica situaciones jurídicas individuales (personales o concretas) y generales (abstractas o impersonales). Este acto surge a la vida jurídica desde el momento mismo en que se manifiesta la decisión final ius-administrativa por la autoridad o persona competente, previo un procedimiento administrativo breve, sumario o normal previsto en el ordenamiento jurídico vigente. El acto es válido y existe entonces, a partir de la notificación (acto subjetivo) o desde la publicación (acto objetivo), respectiva, momento desde el cual se presume ajustado al ordenamiento jurídico.

Igualmente, el acto administrativo como decisión jurídica unilateral se exterioriza efectivamente en forma verbal, escrita, tácita o gestualmente, aún cuando el destinatario o destinatarios no hayan dado su consentimiento. El acto administrativo no es la única actividad, gestión o manifestación que deriva efectos jurídicos de parte de la llamada administración pública o estatal, aunque sí la de mayor relevancia, estudio y tratamiento jurídico-social. Son manifestaciones de la actividad administrativa que generan efectos jurídicos y responsabilidad estatal, las vías de hecho, las operaciones administrativas y los hechos administrativos.